Está en la página 1de 7

EL SER HUMANO UNA ESPECIE EN DECADENCIA

En la sociedad actual se distinguen, básicamente, dos problemas: el primero, radica en que


el hombre se ha vuelto víctima y esclavo de sus propios inventos, olvidando el origen de su
condición humana, explota la naturaleza indeterminadamente sin tener en cuenta sus
consecuencias; y el segundo, el imperio de la ciencia positiva exclusivista que ha tratado
de imponer la lógica para abordar los asuntos humanos sin dar cuenta de la realidad. Toda
esta problemática ha generado una decadencia de lo humano, la misma que se podría
mejorar adecuando espacios para la comunicación y las relaciones humanas. De esta forma
poder lograr una sociedad más feliz y en paz.

En las últimas décadas la humanidad ha asistido a una gran evolución tecnológica y


científica: el computador, los viajes espaciales, Internet, telefonía móvil entre otros
múltiples descubrimientos y adelantos científicos en todas las esferas del conocimiento, los
cuales invaden y hacen parte de la cotidianidad de la mayoría de seres humanos; en cierta
medida, casi dependemos de esos maravillosos avances que la tecnología y las ciencias han
dispuesto para el hombre. Sin lugar a dudas, en la carrera apresurada de la cientificidad y la
tecnología, los aportes de las ciencias positivas, también llamadas ciencias duras, han sido
cuantiosos.

Sin embargo, es paradójico constatar que muestra más conocimientos adquiere el hombre
sobre su entorno, sobre la naturaleza, sobre lo exterior a él, en el campo de los valores, la
convivencia, la calidad de vida y la comprensión de la realidad humana, el panorama es
menos alentador.

Es posible observar cómo crecen diariamente, en forma alarmante, la pobreza, el


desempleo, los conflictos y desigualdades sociales, el deterioro ambiental; así mismo, los
trabajos en su mayoría son más alienantes, inestables y mal remunerados, por mencionar
sólo algunos de los problemas sociales que aquejan la sociedad actual. Y esto no se debe a
que las ciencias sociales o humanas no hayan aportado en este aspecto: sería injusto
desconocer los enormes esfuerzos que disciplinas como la psicología, la sociología, las
ciencias del lenguaje entre otras, han realizado para tratar de comprender los asuntos
humanos; el problema radica, por un lado, en el imperio de la ciencia positiva exclusivista
que ha tratado de imponer la lógica del método científico para abordar los asuntos
humanos, privilegiando los lenguajes matemáticos, econométricos, contables, a través de
los cuales se pretende explicar con base en modelos y en supuestos (que uniformizan y
desconocen la individualidad) la realidad humana; por otro lado y sumando a lo anterior el
hombre se ha vuelto víctima y esclavo de sus propias invenciones, olvidando el origen de
su condición humana.

La teoría de la evolución propone que la vida se originó de organismos unicelulares que


con el paso de millones de años se fueron transformando para dar origen a nuevas especies
pluricelulares más complejas, de donde se generaron posteriormente las plantas y los
animales, entre éstos el Homo Sapiens, es decir, el Hombre, ese animal maravilloso al que
la evolución le concedió la posibilidad de caminar erguido, de utilizar las manos y que
además dotó de un cerebro extremadamente complejo, que le permite pensar, sentir,
representar, expresar y comunicar todo lo que sucede dentro de sí y en su entorno.

A pesar de lo anterior, en Occidente las ideas religiosas que ejercían bastante influencia
sobre la vida de los hombres, lo consideraban el amo y señor de la naturaleza, legitimando
la utilización de ésta para satisfacer sus necesidades. Posteriormente, con el surgimiento
del capitalismo, alimentado por las ideas religiosas protestantes, se validó la utilización de
ésta como recurso económico explotable. Al ignorar que el hombre hace parte de la
naturaleza y que ésta hace parte del él, se está negando el origen de la vida humana. Esto
permite explicar la explotación intolerable de los recursos naturales en la búsqueda
maximalista de la acumulación de riqueza, olvidando que todo atentado contra la naturaleza
y el medio ambiente, es un ataque contra la especie humana, contra sí mismo, lo que puede
ocasionar la propia destrucción.

Revisando la historia de Occidente, “desde hace casi dos siglos, con el nacimiento de la
revolución industrial, la afirmación de la Razón y del Progreso, y las grandes revoluciones
políticas americana y francesa, entramos en una sociedad que se mueve al ritmo del
crecimiento económico y de las aspiraciones democráticas“ (1) , bajo el modelo económico
capitalista. Éste es el panorama que circunscribe la sociedad Occidental: el imperio de lo
financiero, todas las esferas económicas, políticas, sociales y culturales han sido
avasalladas por la lógica financiera dominante, en la cual la empresa juega un papel muy
importante, o como lo dice Jean François Chanlat , en la que se rinde “culto a la empresa”

Bajo este panorama, los asuntos humanos también han sido reducidos a los intereses de la
lógica financiera; la ética, los valores humanos han sido desplazados por los valores
económicos; los hombres sólo cuentan por su hacer, por lo que producen, y son
considerados un factor de producción.
Amparados en este reduccionismo, y en el afán de cientificidad, los discursos económicos,
políticos, administrativos, contables, han pretendido explicar la complejidad de las
relaciones humanas que éstos involucran (donde lo individual y lo social se entrecruzan y
en las cuales el hombre se convierte en objeto y sujeto) desde una lógica formal y racional
en la que se privilegian los modelos matemáticos, para cuantificar las variables humanas.
Los asuntos humanos se han reducido a modelos que no dan cuenta de la realidad, que
desconocen la individualidad, la historia personal de cada hombre; de ahí la impertinencia
de éstos para explicar y responder sus propias necesidades.

Científicos como Piaget, Freud entre otros, demostraron que cada ser humano, desde sus
propias experiencias - en la lactancia, en la vida escolar, en el juego, en las relaciones con
sus padres, en su desarrollo sexual - construye su personalidad, su propio ser. Sin embargo,
como el hombre es un ser social, esa construcción de sí mismo sólo es posible en relación
con los otros; por tanto, los otros juegan un papel trascendental en la formación de la propia
identidad, y en facilitar relaciones que se tejen a través de la comunicación, el lenguaje, la
palabra. Éstas últimas adquieren una vital importancia en la vida humana, y así lo afirma
Gudorf cuando define al hombre como “el animal que habla”. A través del lenguaje, el
hombre se construye a sí mismo y construye el entorno que le rodea; es decir, que
“construye su mundo a través del lenguaje y el espacio humano; es en esencia un universo
de palabras”.

Estos múltiples factores que intervienen en la construcción de un ser humano, evidencian la


complejidad que éste encierra y lo absurdo que resulta pretender reducirlo a modelos
formales y cuantitativos.

A pesar de los numerosos estudios que las ciencias del lenguaje han realizado en la
sociedad actual, éste no ha sido tratado con el cuidado que le merece: la comunicación se
reduce al esquema mecánico de transmisor – mensaje – canal – receptor, esquema que
desconoce y mutila las posibilidades constructoras del lenguaje mencionadas anteriormente.
Igualmente, la palabra y el lenguaje han perdido, por un lado, la dimensión ética, la cual
exige un compromiso en cuanto a cumplir lo que se dice, escuchar para ser escuchado,
contestar a lo que se pregunta, y por el otro lado, el lenguaje se ha inundado con la lógica
financiera y los términos de la empresa. En todos los contextos se utilizan
inapropiadamente las palabras productividad, utilidad, maximización, rendimiento, recurso,
cliente, mercado, por mencionar sólo algunos términos. Situación preocupante por dos
razones: en primer lugar ,porque demuestra una vez más que la lógica financiera se ha
instaurado en la conciencia de la mayoría de los hombres; y en segundo lugar, por las
implicaciones que tiene el lenguaje en la construcción de la realidad, en la cual lo
económico y financiero desplazan lo humano.

Todos estos problemas que aquejan la realidad de las sociedades actuales, demuestran una
decadencia de lo humano. Las organizaciones y la administración no han sido ajenas a esta
situación, se han convertido en escenarios donde lo humano se ha ido desplazando por la
técnica y la máquina, en busca de la productividad, la eficiencia y la maximización de
utilidades; el hombre se ha reducido a un factor de producción. El lenguaje utilizado
también da cuenta de ello, al referirse al hombre como el recurso humano, el capital
intelectual, el costo de mano de obra; ello demuestra la borrosa concepción humana que
subyace a éstas, con una visión instrumental del hombre, que privilegia el hacer antes que
el pensar, restringiendo la comunicación, la afectividad, y que antepone los intereses de la
organización, netamente económicos, a los intereses individuales.

Quizá si la sociedad actual permitiera a los hombres un espacio para la reflexión, para la
comunicación, para las relaciones humanas, existirían menos problemas sociales, menos
cárceles, menos hospitales, menos guerras, más familias unidas, más organizaciones
exitosas, y finalmente, lo más importante: más hombres felices.

El hombre es una especie en decadencia o también podríamos decir una especie en vía de
extinción y no por su gran progreso, sino por la forma en que progresamos.

El hombre con el pasar de los años se ha visto rodeado de cambios que han influido mucho
tanto en el ambiente como en la sociedad buscando mejorar la calidad de vida. Pero ¿Qué
ha pasado? Nosotros como seres pensantes no estamos midiendo la consecuencia de
nuestros actos ya que intentando buscar una mejor vida estamos destruyéndonos a nosotros
mismos lentamente y consigo destruyendo el mundo en el que vivimos.

Toda persona busca tener demasiado dinero y una buena posición social sin importar las
consecuencias de sus actos por ejemplo la explotación de minas. Las personas que realizan
esta actividad son unos insensibles e inconscientes porque todo el mundo sabe que esto trae
como consecuencia contaminación química por los tóxicos empleados y la intoxicación de
las personas. Por este factor y muchos otros, en diferentes partes del mundo ha habido
muertes, nacimientos con malformaciones, sequias, muertes masivas de animales, etc. todo
esto por la mente enferma del hombre, por la avaricia de tener más sabiendo que uno como
persona puede vivir con muy poco y muy bien, y lo que nos sobre lo podríamos dar a otras
personas así dando una solución a la pobreza en el mundo.
Si seguimos con esta mentalidad tan enferma lo que vamos a conseguir en vez de una mejor
calidad de vida, es la destrucción de la especie humana, del planeta tierra y todo ser vivo así
que desde hoy comprometámonos a tratar de cambiar este futuro tan negro que nos espera.
Y no es imposible esto se puede hacer, nosotros como seres pensantes y racionales que
dicen que somos, podemos vivir sin estar atados a la tecnología que en vez de ayudar a la
supervivencia humana nos está condenando a morir lentamente en medio de la
contaminación, guerra nuclear, tensión nerviosa, enfermedades industriales entre otras
cosas.
EL SER HUMANO UN ESPECIE EN DECADENCIA

ANDRES FERNEY FERNANDEZ CAMARGO

ANGEL DAVID MOLINA ORTIZ

ANDRES FELIPE BECERRA RONDON

BRANDON STEVEN RAMIREZ

SNEYDER PADILLA

CRISTIAN ALFREDO ANTOLINEZ

INSTITUCION EDUCATIVA ALONSO CARVAJAL PERALTA

FILOSOFIA

CHITAGA

2019

También podría gustarte