Está en la página 1de 13

“Los constructores de la Argentina moderna .

La familia Morh-Bell y su modo de vida en


San Rafael”

Capítulo 1
Historia de un padre de familia
I-1.-La llegada de sus ancestros

Quizás podríamos iniciar el desarrollo de esta investigación partiendo de la idea muy


frecuentemente difundida en la historiografía actual de la importancia del rol del padre en
el devenir de la burguesía como clase dominante de un período histórico que llamaremos
“modernidad”.

Durante los siglos XVIII y XIX se produce el surgimiento de los Estados-nación


tanto en Europa y Norteamérica (centro) como en las áreas de influencia económica y
política de las potencias hegemónicas (periferia) según el esquema de economía-mundo
deWallerstein (cit. en Grüner, E.; 1997:147).

América Latina no fue la excepción de la regla, y a partir de la ingerencia del Reino


Unido principalmente y Estados Unidos en el desarrollo político y económico de la región,
se buscaba imponer una forma de estado constitucional-liberal desde lo político y un
sistema económico capitalista apegado a los postulados de Adam Smith y David Ricardo, a
partir de la acción protagónica de “élites letradas” impregnadas por esta línea de
pensamiento que ejecutaran con obediencia y eficiencia los pasos necesarios y ineludibles
para la consecución del” proceso de modernización” de América Latina y la ubicación de
la región dentro de la división internacional del trabajo como productora de materias
primas y los bienes primarios.
En Argentina este proceso adquirió rasgos distintivos.
Por un lado, se presentaba como obstáculo casi insalvable la “ignorancia” de hábitos

laboriosos de la mano de obra nativa constituida por aborígenes, gauchos y esclavos.

De acuerdo con el proyecto de nación era necesaria e imprescindible la llegada


masiva de inmigrantes que poblaran el “desierto argentino” y desarrollaran una verdadera
“cultura del trabajo” entre tantos “vagos y mal entretenidos”. Múltiples posturas con
respecto a cómo debía generarse la afluencia inmigratoria surgieron en un grupo intelectual
de orientación liberal llamado “la generación del 37”, cuyos máximos exponentes
Sarmiento y Alberdi coincidían en la necesidad de recibir inmigrantes de Europa
anglosajona.
“Los constructores de la Argentina moderna .La familia Morh-Bell y su modo de vida en
San Rafael”

…“La inmigración europea era ese agente que debía jugar el papel de implantar
nuevos hábitos y nuevos comportamientos que, a través del ejemplo cotidiano (la
educación por las cosas) serían luego imitadas por los nativos”(…)(Devoto,F.;2003:85-
86)
..”El rol de la inmigración era entonces mucho más vasto que el de proveer mano de
obra (o si se prefiere fuerza de trabajo) para una economía en expansión o, como más
tarde se dijo, de crear una demanda de tierra que valorizase a la enorme cantidad
disponible. Mucho más que eso, la inmigración debía cambiar a la Argentina.”(…)
(Devoto, F.; 2003:85-86)
Durante el ciclo Rivadaviano se intentó captar inmigrantes de Gran Bretaña a los
cuales se les suministraría terrenos para que éstos se establecieran y desarrollaran tareas
agrícola-ganaderas. Las parcelas se encontraban en la provincia de Buenos Aires y allí se
asentaron los primeros colonos galeses, ingleses, escoceses e irlandeses que mediante el
sistema de enfiteusis usufructuarían éstas, generando mecanismos de crecimiento
económico, innovación tecnológica y desarrollo socio cultural allí donde la “civilización”
no se había impuesto a la “barbarie” del indio y del gaucho.
El anhelo del “negro” Rivadavia chocó con una triste realidad. Aquellos colonos, de
condición muy humilde y de muy poco número, no produjeron, en ese momento histórico
el impacto esperado y muchos se volvieron a su país de origen. Es que el presidente ”for
export” carecía de un conocimiento acabado acerca de las demandas del conglomerado
emergido después de Mayo de 1810.
“La inmigración tenía que poblar el desierto y colonización agrícola, construir la
sociabilidad argentina, que la extensión y el despoblamiento hacían inexistente. En ella los
inmigrantes eran los actores de un cambio, pero no principalmente en su condición de
portadores de una cultura especial, en sentido amplio, sino en tanto ellos serían los brazos
de una agricultura cuyo poder de transformación sería extraordinario ya que eliminaría al
desierto y sus productos sociales y políticos”( Devoto ,F.; 2003: 85)
En este contexto de una Argentina naciente colonizada económicamente por
Inglaterra, sobrellevando el letargo rosista, se produce la llegada al país del grupo
familiar Mohr-bell, circunscribiendo su llegada dentro de las llamadas “migraciones
tempranas” (Devoto, F.; 2003: 30) entre 1830 y 1840. Este proceso de adaptación tiene
rasgos distintivos y singulares en relación al arribo y establecimiento de otros inmigrantes.
Un dato que puede validar esta afirmación es la fecha de llegada de los antepasados de
“Los constructores de la Argentina moderna .La familia Morh-Bell y su modo de vida en
San Rafael”

Leonardo Mohr-Bell al país, ocurrida aproximadamente hacia l830-1840 (Fuente Nº 1, ver


anexo, pág. 1).

Los Watt de Aberdeen y los Mohr-Bell de Edimburgo, se dedicaron a realizar tareas


rurales en estancias de la provincia de Buenos Aires y posteriormente de la Banda
Oriental (Uruguay), presumiblemente a partir de contactos con compatriotas ya asentados
en esas tierras y vinculados al circuito productivo estanciero saladeril de la llanura
pampeana. Quizás por esta razón, el enfrentamiento de los Mohr-Bell con las condiciones
de vida que les imponía el nuevo medio no fuera tan violento como el de otros inmigrantes
y el proceso de desarrollo social del grupo familiar en estas latitudes no tuviera grandes
obstáculos para su desenvolvimiento debido a una eficaz inserción en el mundo del trabajo.
… “Ellos no vinieron acá para invertir, sino para buscar hacer alguna vida de algo.
Ellos no traían nada. La mayoría de ellos (inmigrantes escoceses) se dedicaron a trabajar
en las estancias ganaderas de la provincia de Buenos Aires durante el siglo XIX y les fue
bien. Pienso que de ahí se armaron de su capital…” (Fuente Nº 2, ver anexo, pág.4)
Hay que tener en cuenta la situación de la provincia de Buenos Aires durante la primera
mitad del siglo XIX. Desde lo económico puede observarse un precario sistema económico
de auto subsistencia caracterizado por la escasez y el riesgo permanente de
desabastecimiento de productos básicos de la canasta familiar e insumos agrícolas. El
“Los constructores de la Argentina moderna .La familia Morh-Bell y su modo de vida en
San Rafael”

atraso de las relaciones de producción sumado a la baja densidad de población (cantidad de


habitantes por kilómetro cuadrado) y las largas distancias que separaban un centro poblado
de otro; sumergían a Buenos Aires y a la llanura pampeana en sentido amplio en un
aislamiento generalizado.
Por eso para muchos, el desierto era el paisaje dominante de esta región. Esto
contrastaba con el clima que dominaba en aquellos lugares; templado y húmedo; ideal para
desarrollar actividades agrícolas y ganaderas.
Puede decirse finalmente que estos pioneros escoceses traían consigo valores y
normas morales que pueden ejemplificarse en sus acciones y conductas. Tal es el caso del
abuelo o el padre de Etelvina Mackulloch que en su diario personal narraba día a día la
principal actividad transformadora de una naturaleza virgen aún de las manos del hombre;
que curiosamente era “cortar cardos” haciendo suya la tierra que desmontaba allá por
Chascomús. “Otra cosa que recuerdo es que cuando me encontré con un primo en Buenos
Aires que me mostró un diario, una agenda que llevaba el padre o el abuelo de mi abuela
paterna (Mackulloch). El vino acá y se radico cerca de Chascomús. En esa época en la
provincia de Buenos Aires era puros cardos y él escribe que su tarea principal todos los
días era cortar cardos. Desmontar la tierra para el cultivo. Todos los días igual…” ( Fuente
Nº 2,ver anexo, pág. 5) Muchos aspectos propios de la idiosincrasia de estos colonos
británicos que precedieron a Leonardo se pueden observar en la historia de vida de este
escocés por lazo sanguíneo y cultural y argentino de nacimiento. En el próximo apartado
nos referiremos a la trayectoria de Leonardo mediante el análisis de su devenir social en
los diferentes sitios donde residió y desarrolló sus prácticas sociales.
“Los constructores de la Argentina moderna .La familia Morh-Bell y su modo de vida en
San Rafael”

I-2.-Leonardo y sus primeros años en Buenos Aires.

Si nos circunscribimos a la historia de vida de Leonardo Mohr-Bell, podemos


consignar como relevante el pormenorizado recuento de sus experiencias como estudiante,
ya que en su cronología cita a dos escuelas privadas de origen británico, como lo fueron
Pennington y Lomas Academy y a las institutrices que lo formaron intelectualmente.
“1886/1890 Cinco años, Escuela del R.Pennington en Temperley
1890/1891 Un año, Escuela por la Governanta Miss Marshall.
1891/1894 Cuatro años, en el Colegio Lomas Academy” (Fuente Nº 1, ver anexo, pág.1)
El contraste de esta formación intelectual con las actividades agrícola-ganaderas que
desarrolló en estancias de la provincia de Buenos Aires, supone una suerte de
complementación entre lo teórico y lo empírico y una consiguiente versatilidad para
devenir en diversos ámbitos e interactuar con individuos de diferente condición social y
cultural. Pero no obstante, esta complementación que se da entre el saber científico y el
empírico puede observarse una cierta reminiscencia y valoración de las experiencias de
vida a partir de la elaboración de la cronología.
“Los constructores de la Argentina moderna .La familia Morh-Bell y su modo de vida en
San Rafael”

No realiza un relato de sus experiencias estudiantiles al estilo de Miguel Cané en su


obra “Juvenilia”, sino que valoriza y pone a la misma “altura” la inserción cultural, social,
económica y política, el desarrollo intelectual y la inserción en el mundo del trabajo y la
producción con la formación de su familia y el nacimiento de sus hijos. “…Así es en la
experiencia donde se elaboran las normas morales, los principios de vida, los principios
de legitimidad de todo lo que en el hombre es material o profano. Esta es la característica
de la mentalidad burguesa, no sólo no se parte de un sistema de ideas, sino que esas ideas,
de origen diverso, o nacidas como reacción frente a circunstancias de la vida o a nuevas
maneras de vivir, no se integran originariamente entre sí , formando un corpus. Todo lo
que constituye la concepción burguesa de la vida reconoce siempre un origen
experiencial, que luego progresivamente se ira elaborando en forma más abstracta”…
(Romero, J.L., 1987:57)

Puede apreciarse en Leonardo, la concepción romántica de la historia y su


representación mediante el modelo del “árbol”… “enraizado como está en el suelo y
alimentado por el clima que le es propio; además se trata de un ser vivo que crece
.Progresa y nunca retrocede .Lo mismo que la imagen de la historia como biografía,
mencionada anteriormente, el árbol es sencillo en su pasado y se complica y ramifica y el
futuro…” ( Bernal, M. ; 1993: 199).
Su escrito es fundamentalmente una autobiografía, y como tal, expresa la
trascendencia de los hechos vividos mediante la selección personal de Leonardo. Comienza
con el reconocimiento de sus raíces familiares y culturales, sigue por la consideración de
su desarrollo social e individual y marca el carácter evolutivo y dinámico de su propia
historia y a través de la proyección a futuro que constituyen la creación de una familia
propia de la cual fue líder, la consiguiente descendencia y el legado o herencia familiar
material y cultural a posteriori . “1878- Nacimiento 17 de noviembre de 1878 en Lomas de
Zamora, Provincia de Buenos Aires.1878- Bautizado el 12 de diciembre de 1878 según el
rito de la Iglesia Escocesa, por el Reverendo Francisco Gibbie”.1911 . 8 de mayo – Se casó
con Etelvina Mackulloch. 1912. 12 de mayo – Nació Diego Francisco (Panchito), primer
hijo. 1912. 2 de diciembre: Llegó a San Rafael y empezó a formar la finca “El Deseado”
(Fuente Nº 1, ver anexo, pág.2)
Obsérvese que en la consignación de los hechos utiliza el relato en tercera persona
refiriéndose a su propia vida como si se tratara de otro individuo.
“Los constructores de la Argentina moderna .La familia Morh-Bell y su modo de vida en
San Rafael”

… “La historia es la memoria de la experiencia humana” según Barraclowgh (Cit. en


Sánchez Prieto, S.; 1997: 81)
Se inició en el mundo del trabajo durante el año 1895, momento en el cual ingresó al
“Banco de Londres” ubicado en Buenos Aires desempeñando diversas tareas desde el 16
de enero de ese año hasta el 18 de abril de 1896. Luego trabajó en una casa de comercio
(Fuente Nº 1, ver anexo, pág.1).
Después de realizar la conscripción se trasladó hacia Montevideo, Uruguay y de allí
a diversos sitios en los cuales ejerció la función de administrador en varias estancias de la
zona durante un lapso de once años. (Fuente Nº 1, ver anexo, pág.2). Vemos en Leonardo
la necesidad de plasmar, utilizando cierto rigorismo temporal, en un escrito
acontecimientos relacionados con su desarrollo consignando en las etapas de su devenir
como individuo y como parte integrante de la sociedad. La idea de considerar a este sujeto
como protagonista indivisible y actuante mediante sus manifestaciones individuales y
sociales tiene asidero en la constante actitud de este pionero escocés caracterizada por
elementos constitutivos del modo de vida burgués. Por un lado, asumir dentro del grupo
familiar el rol de líder, a través de la iniciativa de fundar una empresa fruti hortícola en San
Rafael(…) “La experiencia cotidiana de la ganancia y la reinversión, de la diversificación
de las inversiones y de la formación de compañías va abriendo camino a la idea de que la
riqueza se acumula y que esto es propio de la economía mercantil(…) Así como la riqueza
se acumula, la forma más visible y característica de esta acumulación, claramente ligada a
la experiencia cotidiana de la ciudad, es el atesoramiento del dinero(…)”(Romero, J.L.;
1987: 108).
Lo material pasa a ser sinónimo de lo real; es la evidencia sensible a nuestra
percepción como seres humanos de la acción transformadora de aquellos hombres que,
como Leonardo, edificaron su propio proyecto de vida en diferentes contextos socio-
históricos. El cree firmemente en la idea de progreso constante e indefinido; asociándolo al
esfuerzo individual y colectivo y la comunidad de intereses dentro del grupo familiar. De
esta manera el progreso individual trasciende lo meramente material y se proyecta hacia las
dimensiones social, política y cultural de la realidad social.
Esto se puede comprobar si reflexionamos acerca del modo en que redacta sus
memorias: “Empezó a formar la finca “El Deseado” refiriéndose al proceso de
establecimiento en San Rafael. “Empezó a formar” quizás puede interpretarse como:
empiezo a transformar el marco natural con el cual me encuentro y le doy una forma única
y personal que tiene directa relación con el hábitat que intento edificar para desarrollar mi
vida social e individual.
Leonardo no llega solo a estas tierras; trae consigo a su familia y viene acompañado
por su hermano Alberto.
“1913 – Julio – Se hicieron las primeras plantaciones en “El Deseado” (Fuente Nº 1,
ver anexo, pág. 2)
Leonardo ubica como hecho relevante en su vida los primeros indicios de
productividad de la empresa familiar y lo pone en el mismo nivel de importancia de
acontecimientos tales como el hito fundacional de “El Deseado” y el nacimiento de sus
hijos, entre otros.
La legitimación social de este sujeto protagonista como hombre público, está
reconocida por Leonardo en su testimonio escrito a partir de su casamiento con Etelvina
“Los constructores de la Argentina moderna .La familia Morh-Bell y su modo de vida en
San Rafael”

Mackulloch el ocho de mayo de 1911 en Uruguay. Es evidente la necesidad de formar una


familia propia en una sociedad en la cual el celibato era mal visto. Los célibes y solitarios
eran cuestionados por la sociedad. Replicaba Flaubert: “Los célibes: todos ellos son unos
egoístas y unos perdidos. Habría que hacerles pagar un impuesto. Se están preparando para
una triste vejez” (Citado en Ariés, P., Duby, G.; 1992; 297). La posibilidad de generar una
descendencia a traves de perpetuar el apellido Mohr-Bell, ofrecía a Leonardo una
proyección hacia el futuro. “A fin de cuentas, los hombres se casan más que las mujeres,
aunque lo hagan más tarde, ya que la vida de hogar ofrece comodidades y confiere
respetabilidad” (Perrot, h, 1992; 297)
El respeto y la honorabilidad jugaban un papel muy importante en la consideración
social de los sujetos en ese momento histórico.
Otro detalle a resaltar de la sociedad en la que Leonardo devenía es la fuerte condena
social de algunos sectores ideológicos a la figura del gaucho: el cual encarnaba la antitesis
del padre de familia respetable.
Según Pierre Vilar: “La familia es un hecho demográfico, también un hecho
económico y un hecho jurídico, pero fundamentalmente es una relación humana”. (Durán,
D., Cichercia, R., 1997; 135)
I-3.-La incursión en San Rafael.
Los tres elementos que constituyen la “organización familiar son el parentesco, la
residencia y las actividades económicas compartidas (Durán, D., Cichercia, R., 1997:
135). Estos se materializaron con la llegada de los
Morh-Bell a San Rafael.
El parentesco estaba determinado por el lazo de consanguinidad aunque según la
mirada de los sanrafaelinos a los Mohr-Bell (de origen escocés) eran reconocidos como
ingleses… “Acá me consideran un inglés pero yo de inglés no tengo nada ya que no
puedo acceder a la ciudadanía británica, inclusive teniendo tíos que pelearon en la
segunda guerra mundial como voluntarios”…, comentaba Miguel Mohr-Bell (Fuente Nº
2, ver anexo, pág. 5)
La residencia estaría representada por la fundación de “El Deseado” donde
habitaba todo el grupo familiar hasta el año 1923. 1923. oct. 31. Salió de “El Deseado”.
1923. oct. 31. Ocupó casa “La Uruguaya”. (Fuente Nº 1, ver anexo, pág. 3)
Las actividades económicas en común son condición indispensable para el
desarrollo de la empresa familiar; aspecto que desarrollaremos más adelante.
Quizás podríamos incluir a Leonardo Mohr-Bell dentro de los 15914 inmigrantes
(Los Andes; 1982: 69) que se instalaron en la provincia durante el año 1912. Pero si
hiciéramos esto caeríamos en la trampa de las rígidas e inexpresivas estadísticas. Y
precisamente la intención de este trabajo es utilizar toda clase de instrumentos, técnicas
y herramientas relacionadas con el análisis histórico para poder comprender e
“Los constructores de la Argentina moderna .La familia Morh-Bell y su modo de vida en
San Rafael”

interpretar las evidencias que nos ofrece esa porción pequeña de pasado que
pretendemos relacionar con nuestro presente.
La llegada de Leonardo a San Rafael por primera vez está registrada en su cronología
el día 15 de junio de 1912. 1912- junio 15- Primera visita a San Rafael. (Ver fuente Nº;
pág.). La decisión de cambiar drásticamente la realidad social de aquel Uruguay ganadero
en el cual realizaba sus actividades laborales por el oasis prometedor y prolífico que
representaba San Rafael no fue tarea fácil. Por otra parte, en la Argentina se estaba
desarrollando un profundo proceso de crecimiento poblacional y económico no sólo en la
región pampeana, sino también en otras regiones como Cuyo, que comenzaron a incidir en
la producción vitivinícola y fruti hortícola. Mendoza fue una provincia que ejemplificó
dicho proceso” (…) La provincia mantuvo un crecimiento durante todo el siglo XIX , con
tasas promedio de 27 por mil medio anual, merced a la extensión de sus estancias, que
producían frutas, hortalizas, uvas y aceitunas y la producción de vinos de forma artesanal.
La consolidación de su frontera sur en l879, la incorporación de nuevas tierras de cultivo
en los oasis de los ríos Diamante y Atuel, la llegada del ferrocarril en l885 y con éste la
inmigración extranjera, provocó la duplicación en su población en poco tiempo. En el
período ínter censal l895-l914, alcanzó su máximo crecimiento de la historia, con una tasa
del 47 por mil medio anual, contando en esta última fecha con 277.555 habitantes, 32% de
los cuales eran extranjeros, principalmente españoles (41.500) e italianos
(28.000)”(…)(Celton, D.; 2003:59). “Ahora lo que no sé es por qué se afincaron
acá.”(Fuente Nº 2, ver anexo, pág. 3)
Se desconocen por cierto las motivaciones que atrajeron a estos escoceses a
desarrollarse en estas tierras. Aunque en esa época se encontraban en circulación algunas
publicaciones que promocionaban a San Rafael como una región promisoria (Lloyd, R.;
1911:111-128). Lo que si es verificable es que al momento del ingreso a estos lugares
traían consigo un importante capital acumulado (ver fuente Nº; pág.) Ese patrimonio fue
invertido en la compra de una propiedad ubicada en las Paredes, denominada “El
Deseado.” (…) “La pequeña empresa familiar donde trabajan todos bajo la mirada del
padre es una aspiración ampliamente compartida y el tema de algunas utopías
perpetuamente recurrentes.”(…) “El varón, inseguro de su identidad social, encontraría en
ella de nuevo su dignidad de jefe de familia. (…)” (Perrot, M.; 1991:12). Esta empresa era
un proyecto compartido con su hermano Alberto. Se ubicaba entre las calles El Toledano,
Zamarbide y Las Vírgenes y ocupaba aproximadamente cien hectáreas. Allí construyeron
“Los constructores de la Argentina moderna .La familia Morh-Bell y su modo de vida en
San Rafael”

una vivienda en la cual residía el grupo familiar y que posteriormente fuera ocupada
solamente por Alberto y su familia.
“M- Leonardo Mohr-Bell y él vino con un hermano mayor, creo que le llevaba ocho
años y… se llamaba Alberto Mohr-Bell y fundaron la propiedad ahí donde estaba
Zingaretti que se llamaba la finca “El Deseado”. Era al norte…
L- Yo vi una foto en una muestra que hubo de una empresa fruti hortícola.
M- Si, si estaba en ese lugar.
L- ¿Dónde está Zingaretti actualmente?
M- No, del otro lado del canal más hacia el oeste pasando el canal cerca de la calle
El Toledano a la calle Zamarbide y por atrás está la calle Las Vírgenes.
L- Ah…
M- Cien hectáreas habían por ahí, eso creo que es lo que ellos crearon en la finca
“El Deseado” y eran los dos hermanos. Se hicieron el chalet ahí que era de mi tío abuelo,
Alberto”… (Fuente Nº 2, ver anexo, pág. 2)
El proceso de establecimiento de Leonardo Mohr-Bell y su grupo familiar coincide
con momentos trascendentes en el devenir histórico de la región. Por un lado, la
constitución de la Colonia Francesa como cabecera del departamento en l903 y, por otro, el
crecimiento poblacional de la zona debido a una densa corriente inmigratoria y la
fundamental importancia en el desarrollo de las comunicaciones, que tuvo la llegada del
ferrocarril a San Rafael en noviembre de ese año. Estos factores confluyeron, entre otros,
en el desarrollo político-económico y cultural de una sociedad sanrafaelina en plena
configuración. “La inmigración masiva, la expansión del ferrocarril y la colonización
agrícola-ganadera significaron profundos cambios institucionales y demográficos,
marcando una tendencia general de crecimiento en el país” (Celton, D.; 2003: 47).
Y, en ese contexto de un San Rafael floreciente y prometedor, se desenvuelve la
trama que supuso la adaptación de la familia Mohr-Bell al “nuevo medio”.
Consideraremos la adaptación de este grupo humano como sinónimo de desarrollo
individual y de reproducción social. Por esto es preciso definir desarrollo: “Los tres
factores clásicos del desarrollo son: la herencia, el medio físico y el medio social, Pero no
se ha observado jamás una conducta debida a la maduración, sin elementos de ejercicio,
ni una acción del medio que no se injerte en estructuras internas”(…) “Si se tiene en
cuenta esta interacción fundamental de los factores internos y externos, entonces toda
conducta es una asimilación de lo dado a esquemas anteriores (a diversos grados de
“Los constructores de la Argentina moderna .La familia Morh-Bell y su modo de vida en
San Rafael”

profundidad, asimilación a esquemas hereditarios) y toda conducta es al mismo tiempo


acomodación de estos esquemas a la situación actual. De ahí que la teoría del desarrollo
recurra necesariamente a la noción de equilibrio, ya que toda conducta tiende a asegurar
un equilibrio entre los factores internos y externos o, más generalmente, entre la
asimilación y la acomodación(…)”(Piaget, J.; l979: 147) Si desglosamos estos factores del
desarrollo podríamos afirmar que la herencia de los Mohr-Bell tiene estrecha relación con
las prácticas sociales y el modo de vida que sus antepasados les habían legado y que ellos
se encargaron de mantener. ...“M- Volviendo al tema de las costumbres; los británicos (no
tanto los irlandeses) han mantenido sus costumbres, su idioma, su religión (…Mis
antepasados eran muy religiosos. Tengo libros de religión de aquella época. La religión
era presbiteriana escocesa, muy similar a la anglicana con influencia del calvinismo. Era
protestante. Y por lo que contaban mis padres, respetaban los días domingos, iban a la
iglesia, festejaban con mucha austeridad y no realizaban ninguna actividad laboral. Esto
ocurría durante los siglos XIX y principios del siglo XX. Mis padres ya no fueron tan
creyentes a tal extremo”. (Fuente Nº 2, ver anexo, pág. 3). Por otro lado, los distintos
vaivenes de esta familia en relación con los cambios geográficos, producto de las sucesivas
migraciones que esta realizó durante la segunda mitad del siglo XIX y principios del XX,
supuso una relación dialéctica en cuanto a la adaptación al medio social mediante la
asimilación de patrones culturales y de conducta y la acomodación de éstos a realidades
sociales diferentes. Esa asimilación de experiencias vividas con anterioridad se refleja en el
carácter conmemorativo de los nombres que impusieron a sus residencias: “El Deseado” y
“La Uruguaya”.
Esta familia se dedicó en primera instancia a la producción fruti hortícola mediante la
elaboración de frutas desecadas y mermeladas (Acosta, C.O.; 1997: 228) bajo la dirección
de Leonardo. Las técnicas de elaboración fueron apropiadas por estos inmigrantes
escoceses a partir del asesoramiento de productores lugareños ya establecidos en San
Rafael y dedicados a este “metier”. Los productores de origen británico, entre ellos los
Mohr-Bell tendrían estrecha vinculación con la dirección de la “Argentins Fruits
Distributors” durante la décadas de 1930 y 1940 (Acosta, C.O; 1997: 227). Leonardo,
constituido ya en el rol de líder familiar, trató de aportar innovaciones tecnológicas en la
actividad productiva realizada en su propiedad, incorporando un horno para desecar fruta
proveniente de California (Acosta, C.O; 1997: 228).
“Los constructores de la Argentina moderna .La familia Morh-Bell y su modo de vida en
San Rafael”

Posteriormente a esto comienza una nueva etapa en el devenir de los Mohr-Bell


relacionadas con la producción vitivinícola. Esta coincide temporalmente con el período de
mayor desarrollo de esta actividad en la provincia (Cortese, C.; 1992:2).
La rápida inserción social de Leonardo en San Rafael provocó en él una fuerte
necesidad de involucrarse con las problemáticas de su comunidad. Este “interés por la
cosa pública” (Fuente Nº 2, ver anexo, pág.4) lo llevó a ocupar diferentes cargos políticos:
concejal municipal, jefe político del departamento, diputado provincial y diputado “por
Mendoza” (Fuente Nº 2, ver anexo, pág). La vocación política de Leonardo se ve truncada
debido al descubrimiento de “matufias que habían en el manejo de la política.” (Fuente Nº
2, ver anexo, pág. 4) Puede reconocerse en el devenir de este hombre dos fundamentos
básicos del modo de vida burgués, como lo son la vinculación del ascenso social y
económico con la ocupación de diversas funciones en los espacios de dominio privado
como líder familiar y a través de la política, representando a su comunidad como legislador
y funcionario en el ámbito público. (Romero, J.L; 1987:).
Volviendo al quehacer económico de Leonardo Mohr-Bell, podríamos utilizar como
punto de referencia el establecimiento en la residencia denominada “La Uruguaya” (31 de
octubre de 1923) ubicada entre las calles Bentos y Los Filtros del distrito Las Paredes y la
instalación de una bodega para la producción de vinos dentro de la misma propiedad. Esto
significó el primer indicio del naufragio económico coincidente con un período de crisis
provincial debido a la súper producción de vinos. (Cortese, C., 1992:3) “Otras bodegas
sobrevivieron a la crisis pero la nuestra no” (Fuente Nº 2, ver anexo, pág.5)
.
“Los constructores de la Argentina moderna .La familia Morh-Bell y su modo de vida en
San Rafael”

Finalmente, Miguel Mohr-Bell, ochenta años después afirma que el colapso


financiero se debió en gran medida a la “acefalía” de la familia, (Fuente Nº 2, ver anexo,
pág. 9), lo que prueba una vez más la fundamental importancia del padre como jefe de
la empresa familiar. Otro detalle a resaltar versa sobre la descendencia. Cuando
Leonardo muere el 23 de Marzo de 1926, lo hace también su hermano Alberto en el
mismo año, lo que obliga a Etelvina Mackulloch (esposa de Leonardo) a enfrentarse con
actividades que eran sólo reservadas al jefe de familia y esto provocó la decadencia
económica del grupo familiar.
… “Lo que si se es que mi abuela perdió mucha de la fortuna que ellos tenían
después de la muerte de mi abuelo. Ella se quedó viuda muy joven y no supo afrontar
las exigencias de la empresa familiar. Lo que me ha comentado mi padre es que tenían
muchas hectáreas de viña. Una vez que ya había fallecido mi abuelo, mi abuela
administró esta propiedad siendo mi padre y mis tíos muy jóvenes y hubo una
superproducción de vino durante los años treinta y se formó una junta de gobierno que
no sé cómo se llamaba que expropió estas tierras y arrancó todas las viñas. Y lo más
curioso de esto es que el gobierno expropió las tierras, arrancó las viñas y se las entregó
a pequeños colonos y ¿que hicieron estos después? Plantaron viñas otra vez. Y hoy en
día están con viñas abandonadas…” (Fuente Nº 2, ver anexo, pág. 4)