Está en la página 1de 4

Nelson Mandela

(Nelson Rolihlahla Mandela; Mvezo, Transkei, 1918 - Johannesburgo, 2013)


Activista y político sudafricano que lideró los movimientos contra el apartheid y
que, tras una larga lucha y 27 años de cárcel, presidió en 1994 el primer
gobierno que ponía fin al régimen racista. El siglo XX dejó dos guerras
mundiales, los campos de exterminio y el terror atómico, pero también grandes
campeones de la lucha contra la injusticia, como Mahatma Gandhi o Martin Luther
King. El último y más carismático de ellos fue Nelson Mandela.

Como la de cualquier niño africano en las zonas rurales, la infancia de Nelson


Mandela transcurrió entre juegos y en estrecho contacto con las tradiciones de
su pueblo. Hijo del jefe de una tribu, se le puso de nombre Rolihlahla, que
significa revoltoso, pero a los siete años, con el fin de que pudiera asistir a la
escuela metodista, fue bautizado con el nombre de Nelson en la iglesia de
Transkei; ya famoso, sus compatriotas lo llamarían Madiba, por el nombre de su
clan.
Adolfo Hitler
Adolf Hitler (Braunau am Inn, Austria-Hungría, 20 de abril de 1889-
Berlín, Alemania, 30 de abril de 1945) fue un político, militar, pintor y
escritor alemán, de origen austrohúngaro; canciller imperial desde 1933
y Führer —líder— de Alemania desde 1934 hasta su muerte. Llevó al poder
al Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán o Partido Nazi, y lideró un
régimen totalitario durante el período conocido como Tercer Reich o Alemania
nazi. Además, fue quien dirigió a Alemania durante la Segunda Guerra Mundial,
que inició con el propósito principal de cumplir sus planes expansionistas
en Europa.
Hitler se afilió al Partido Obrero Alemán, precursor del Partido Nazi, en 1919, y
se convirtió en su líder en 1921. En 1923, tras el pronunciamiento en la
cervecería Bürgerbräukeller de Múnich, Hitler intentó una insurrección, conocida
como el Putsch de Múnich, tras cuyo fracaso fue condenado a cinco años de
prisión. Durante su estancia en la cárcel redactó la primera parte de su libro Mi
lucha (en alemán, Mein Kampf), en el que expone su ideología junto con
elementos autobiográficos. Liberado ocho meses después, en 1924, Hitler
obtuvo creciente apoyo popular mediante la exaltación del pangermanismo,
el antisemitismo y el anticomunismo, sirviéndose de su talento oratorio apoyado
por la eficiente propaganda nazi y las concentraciones de masas cargadas de
simbolismo.
Fue nombrado canciller imperial (Reichskanzler) en enero de 1933 y, un año
después, a la muerte del presidente Paul von Hindenburg, se autoproclamó líder
y canciller imperial (Führer und Reichskanzler), asumiendo así el mando
supremo del Estado germano. Transformó la República de Weimar en el Tercer
Reich y gobernó con un partido único basado en el totalitarismo y
la autocracia de la ideología nazi.
Óscar Arnulfo Romero
(Óscar Arnulfo Romero y Galdámez, también llamado San Óscar Romero o San
Romero de América; Ciudad Barrios, 1917 - San Salvador, 1980) Arzobispo
salvadoreño. Formado en Roma, inició su carrera eclesiástica como párroco de
gran actividad pastoral, aunque opuesto a las nuevas disposiciones del Concilio
Vaticano II. En 1970 fue nombrado obispo auxiliar de El Salvador, y en 1974
obispo de Santiago de María.

Llego a El Salvador, fue nombrado párroco del pequeño lugar de Anamorós


(departamento de La Unión), y luego párroco de la iglesia de Santo Domingo y
encargado de la iglesia de San Francisco (diócesis de San Miguel). Trabajador y
tradicionalista, solía dedicarse a atender a los pobres y a los niños huérfanos.
En 1967 fue nombrado secretario de la Conferencia Episcopal de El Salvador
(CEDES), estableciendo su despacho en el Seminario de San José de la Montaña
que, dirigido por los jesuitas, era la sede de la CEDES. Tres años después el
papa Pablo VI lo ordenó obispo auxiliar de El Salvador.
Eva Perón
(Eva Duarte de Perón, llamada Evita Perón; Los Toldos, Argentina, 1919 -
Buenos Aires, 1952) Política argentina. Hija ilegítima de Juan Duarte y de Juana
Ibarguren, vivió pobremente en su pueblo natal hasta que a los dieciséis años
huyó a Buenos Aires. En la capital argentina trabajó como actriz en pequeños
locales y en la radio, y a partir de 1935 comenzó a gozar de cierta popularidad,
si bien sus papeles carecían de relevancia.

En tales circunstancias conoció al coronel Juan Domingo Perón, con quien inició
una relación íntima y se casó en 1945. Este mismo año, Perón fue destituido de
sus cargos de la secretaría de Trabajo y de la vicepresidencia de la nación y
confinado en la isla de Martín García. Entonces mostró Eva su gran energía y
carisma para conectar con los sectores nacionalistas del ejército afines a su
marido y con los trabajadores, que se habían beneficiado de las medidas sociales
impulsadas por Perón desde su puesto.

Una vez liberado, Perón se presentó a las elecciones de febrero de 1946 y obtuvo
un rotundo triunfo. A pesar de la popularidad de que gozaba, ella no aceptó
ningún cargo oficial y prefirió impulsar una política social desde la presidencia
de una fundación que llevaba su nombre. Financiada con fondos públicos, la
Fundación Eva Perón repartió ayudas sociales a los más necesitados.

También podría gustarte