Está en la página 1de 2

Anaximandro (en griego antiguo Ἀναξίμανδρος; Mileto, Jonia; c. 610 a. C.-c. 545 a. C.

)[2] fue un filósofo y


geógrafo de la Antigua Grecia. Discípulo y continuador de Tales,[3][4] y compañero y maestro de
Anaxímenes, consideró que el principio de todas las cosas (arché) es lo ápeiron

Se le atribuye solo un libro, conocido con el título Sobre la Naturaleza.[6] El libro se ha perdido y su
palabra ha llegado a la actualidad mediante comentarios doxográficos de otros autores.[7] Se le atribuye
también una carta terrestre, la medición de los solsticios y equinoccios por medio de un gnomon,
trabajos para determinar la distancia y tamaño de las estrellas y la afirmación de que la Tierra es
cilíndrica y ocupa el centro del universo.

Vida:

Anaximandro, hijo de Praxíades, nació en Mileto durante el tercer año de la 42ª Olimpiada (610 a. C.).[9]
Según Apolodoro de Atenas,[10] tenía la edad de sesenta y cuatro años durante el segundo año de la 58ª
Olimpiada (547-546 a. C.) y murió poco tiempo después, habiendo vivido principalmente en la época de
Polícrates, tirano de Samos (538-522 a. C.).

Compatriota y alumno de Tales, también parece que fue uno de sus parientes (según la Suda).[11] La
muerte de Anaximandro fue contemporánea al nacimiento de Heráclito.[12][13]

En sus Discursos,[14] Temistio menciona que Anaximandro habría sido «el primero de los griegos
conocidos en publicar una obra escrita sobre la naturaleza» y, por este mismo hecho, sus textos habrían
estado entre los primeros documentos griegos escritos en prosa.[15][16]

Sin embargo no existe ninguna mención de sus textos antes de Aristóteles, y por esa razón se supone a
veces[17] que, en tiempos de Platón, su filosofía había caído en el olvido; fue Aristóteles quien la
redescubrió, y es debido a Aristóteles, a Teofrasto y a varios doxógrafos que sus fragmentos han sido
conservados.[18] Teofrasto escribió que Anaximandro fue el primero en llamar «mundo» al universo.[19]

Las Vidas, opiniones y sentencias de los filósofos más ilustres[20] de Diógenes Laercio cuentan que
Anaximandro, cantando en cierta ocasión, se le burlaron los muchachos, y habiéndolo advertido, dijo:
«Es menester cantar mejor por causa de los muchachos».

De acuerdo con Eliano, los milesios le habrían encargado dirigir una colonia en Apolonia, en la costa
tracia del Ponto Euxino, lo cual hace pensar que fue un ciudadano de cierta notoriedad.[21] Explica
Eliano, en la Varia Historia,[22] que los filósofos dejaban a veces la comodidad de sus pensamientos para
ocuparse de asuntos políticos. Es muy probable que fuera enviado en calidad de legislador para aportar
una constitución o incluso para mantener allí el poder en nombre de Mileto.

Escritos.

(D-K 12 A 7) Temistio, Orat. 36 p. 317: [Anaximandro] fue el primero de los griegos que conocemos que
se atrevió a publicar un tratado en prosa sobre la naturaleza.

(D-K 12 A 2) Suda: escribió Sobre la naturaleza, un Perímetro de la Tierra, Sobre las estrellas fijas, una
Esfera celeste y algunas otras

Lo «ápeiron»

Lo ápêiron como contenido del arché

(D-K 12 A 9) Simplicio, Fís. 24, 13-25: entre los que dicen que es uno, en movimiento e infinito,
Anaximandro de Mileto, hijo de Praxíades, que fue sucesor y discípulo de Tales, dijo que el principio y
elemento de todas las cosas existentes era lo ápeiron [indefinido o infinito], y fue el primero que
introdujo este nombre de «Arché» o principio. Afirma que este no es agua ni ningún otro de los
denominados elementos, sino alguna otra naturaleza ápeiron, a partir de la cual se generan todos los
cielos y los mundos que hay en ellos. Ahora bien, a partir de donde hay generación para las cosas, hacia
allí también se produce la destrucción, «según la necesidad; en efecto, se pagan mutuamente culpa y
retribución por su injusticia, de acuerdo con la disposición del tiempo», hablando así de estas cosas en
términos más bien poéticos

Intereses relacionados