Está en la página 1de 3

Tipos de migración

"Se da el nombre de migración o movimiento migratorio, al desplazamiento, con traslado de


residencia de los individuos, desde un lugar de origen a un lugar de destino o llegada y que
implica atravesar los límites de una división geográfica (Población, s.f.)

1. Migración interna
Comprende los movimientos dentro de una misma región, estado o país. La migración
interna es un componente decisivo de los procesos de redistribución espacial de la
población y tiene implicaciones para comunidades, hogares y personas.
1.1. Para las comunidades,
En particular las de origen y las de destino, tiene efectos demográficos tanto en
materia de crecimiento como de estructura de la población, sociales, culturales y
económicos.
1.2. Para los hogares y las personas,
La migración, en particular si se enmarca en una estrategia elaborada, es un
recurso para el logro de determinados objetivos, los que pueden ser tan variados
como enfrentar una crisis económica o mejorar la calidad de vida. (cepal, s.f.).
Estas migraciones se pueden producir por cuestiones climatológicas, políticas o
ideológicas. Ejemplo de una migración interna es cuando alguien, nacido en un
pueblo pequeño, decide marcharse a la ciudad (de su mismo país) en busca de
oportunidades laborales. Es el caso de las zonas rurales que migran a la zona urbana
por mejores condiciones de vida.

2. Migración externa o migración internacional.


Constituye movimientos migratorios en los que las personas se asientan en otra
región, estado o país diferente .Entonces la migración externa
o migración internacional es aquella que proviene de países o regiones distintas (y a
menudo alejadas) de los de destino. Es decir, se habla de migración externa para
distinguirla de la migración proveniente de sectores del mismo país o de la misma
región. Esto resulta especialmente pertinente si existe un cruce fronterizo entre las
regiones de origen y destino.
Esta diferencia entre la migración externa y la interna permite el estudio y la medición
del flujo migratorio de y hacia una región determinada, construyendo así una balanza
migratoria o saldo migratorio, que es la diferencia entre la emigración y la
inmigración. Aquellos países cuyos ciudadanos suelen migrar presentan saldos
migratorios negativos, mientras que aquellos que suelen recibir migrantes presentan
saldos migratorios positivos. Nótese que estos términos son de índole matemática y
no apreciativa (un saldo positivo no quiere decir necesariamente algo bueno, ni malo).
A lo largo de la historia ha habido enormes migraciones externas, especialmente las
motivadas por conflictos bélicos de gran envergadura. Cuando las capacidades de
recibir al número de migrantes sobrepasan a una nación, suelen presentarse crisis de
refugiados o desplazados, cuando no crisis humanitarias.
Las migraciones internacionales pueden clasificarse siguiendo los siguientes
criterios:
2.1. Criterio geográfico o espacial,
Que distingue entre migraciones intercontinentales e intra-continentales. Las
primeras hacen referencia al desplazamiento de la población de un continente a
otro, en tanto que las migraciones intra-continentales suponen el paso de un país
a otro dentro del mismo continente.

2.2. Las migraciones mixtas,


son aquéllas que, realizándose de un continente a otro, no suponen el traspaso
estricto de las fronteras de un país, pues se dirigen a las colonias del mismo. En
este supuesto, aunque no se rebasen los límites estatales, el cambio geográfico es
lo suficientemente importante como para que se le considere como migración
internacional.
2.3. Criterio de tiempo.
Este criterio distingue entre migraciones definitivas y temporales. En las primeras
existe la intención de no regresar al país de origen. Las migraciones temporales
suponen el abandono del país de origen durante un período definido, pues existe
la firme voluntad de regresar al país de origen.

2.4. Criterio de iniciativa del desplazamiento,


Que distingue entre migraciones autónomas y migraciones políticas.
Las primeras tienen su origen en la voluntad espontánea de trasladarse a otras
tierras. Las migraciones por iniciativa política son el resultado de graves
situaciones políticas, sociales o ideológicas, que originan la adopción de una
política de carácter migratorio para un determinado sector de la población.

2.5. Criterio que toma como referencia la finalidad de la migración.


Aquí se pueden distinguir entre migraciones con finalidades económicas,
políticas, sociales, ideológicas, culturales, etc. (migraciones externas , s.f.)

3. Transferencia de población, migración involuntaria o migración forzada.


En este caso, las personas son obligadas por el gobierno a salir del lugar. La migración
forzada como aquella movilidad humana ocasionada por anomalías o conflictos
ajenos a la dinámica de acumulación de capital, es el caso de la violencia desatada
por conflictos políticos, étnicos, religiosos o comunitarios; la violencia generada por
las guerras, guerrillas y narcotráfico; también por la irrupción de catástrofes naturales
como huracanes, ciclones, tsunamis, inundaciones, sequías, etcétera; también se
refiere al desplazamiento ocasionado por la realización de grandes obras de
infraestructura, como fraccionamientos, presas, etcétera. Por tanto, los migrantes
forzosos están catalogados como refugiados, asilados, exiliados y desplazados.
Presenta dos casos:

3.1. Migración por violencia, conflictos y catástrofes.


Los conflictos sociales, políticos y comunitarios; los desastres naturales y la
realización de obras de infraestructura y urbanización, afectan severamente a
comunidades, grupos sociales, familias e individuos, al grado de obligarlos a
abandonar sus lugares de origen, incluyendo su propio país. En este rubro se
distinguen las categorías de asilo, refugio y desplazamiento. Estas modalidades,
que afectan de manera particular a las poblaciones de los países subdesarrollados,
están reconocidas en el derecho internacional y, en consecuencia, existen
instrumentos legales de protección.

3.2. Migración por despojo, exclusión y desempleo.


La globalización neoliberal provoca tensiones sociales permanentes que despojan
a amplios sectores de la población de los países subdesarrollados de sus medios
de producción y subsistencia, y los obliga a emigrar en la búsqueda de una fuente
de sustento familiar. Los mayores flujos migratorios laborales contemporáneos
caen en esta categoría, cuyo sello característico es la vulnerabilidad y explotación
extrema. Esta forma de migración, aun cuando dispone de ciertos medios de
protección como los contemplados en la Convención Internacional sobre la
protección a las familias migratorias. (Protección de los Derechos de todos los
Trabajadores Migratorios y sus Familias, 1990).