Está en la página 1de 25

UNIVERSIDAD NACIONAL AGRARIA DE LA SELVA

FACULTAD DE RECURSOS NATURALES RENOVABLES

DIRECCION DEL DEPARTAMENTO ACADEMICO DE CIENCIAS


AMBIENTALES

ESCUELA PROFESIONAL DE INGENIERIA AMBIENTAL

PRACTICA N° 5

“CARGA ORGANICA”

INTEGRANTE : RUIZ LEANDRO, NICOLLY

PROFESOR : Ing. Jose Luis PAREDES SALAZAR

CURSO : TRATAMIENTOS DE AGUAS RESIDUALES


INDUSTRIALES

CODIGO : M20903

CICLO : 2019 – 1

FECHA : 5 de junio del 2019

Tingo María – Perú


2019
I. INTRODUCCIÓN

La materia orgánica disuelta en los efluentes industriales constituye


la mayor amenaza a los recursos acuáticos receptores tales como: arroyos, ríos,
lagos y océanos. La descarga de estos efluentes puede conllevar a la muerte de
peces y otras especies marinas, los cuales durante su descomposición
demandan una cantidad apreciable de oxígeno disuelto, y disminuyen su
concentración a valores intolerables, alterando de esta manera el uso potencial
del recurso agua. Estas descargas producen además, el crecimiento acelerado
de plantas acuáticas, originando el problema de eutrofización o envejecimiento
prematuro del cuerpo de agua. Para solucionar problemas de este tipo, se suele
diseñar y construir plantas de tratamiento con el propósito de remover los
contaminantes de los caudales de las aguas residuales, de tal manera, que el
efluente tratado sea seguro para ser descargado al ambiente, cumpliendo con la
normativa legal establecida.

La adición de carbón activado en polvo (CAP) a los procesos


biológicos tiene algunas ventajas tales como mayor eficiencia en la remoción de
contaminantes, capacidad para soportar variaciones en el flujo y la concentración
de contaminantes, remoción de contaminantes orgánicos tóxicos, nitrificación y
reducción de la toxicidad del efluente. La adición de CAP reduce los orgánicos
biodegradables, medidos con la prueba de demanda bioquímica de oxígeno
(DBO) y también los orgánicos totales, medidos con las pruebas de demanda
química de oxígeno (DQO) y carbono orgánico total (COT). El mecanismo por el
cual se reducen los orgánicos en el proceso bio-oxidación aerobia con adición
de carbón activado está afectado por la concentración de equilibrio del CAP en
el tanque de aeración, la edad del lodo, y el tiempo de retención hidráulico (TRH)
de la unidad.

1.1. Objetivos

Conocer la diferencia de remoción de DBO en sistemas de reactor


aerobio con carbón activado suspendido y fijo.
II. MARCO TEÓRICO
2.1. Materia orgánica en el agua

Los compuestos orgánicos en el agua son generalmente descritos


como materia orgánica natural, y está compuesta de substancias que derivan de
vegetación y de organismos acuáticos que son generalmente resistentes a
procesos de degradación biológica. Estos compuestos podrían incluir ácidos
húmicos, fúlvicos, carbohidratos poliméricos, proteínas y ácidos carboxílicos
(Dibona P. et al., 1992).

La materia orgánica está presente en todas las aguas superficiales


y es la causante del color amarillento parduzco que se observa a veces en el
agua. Sin embargo cuando el agua parece incolora el nivel de compuestos
orgánicos puede ser incluso elevado. La caracterización de la materia orgánica
natural depende del origen del que deriva y de la degradación química y
biológica. Aunque la presencia de materia orgánica en el agua es conocida
desde hace muchos años, fue en los 70 cuando se identificó que reaccionaba
con el cloro formando subproductos de la desinfección, donde los principales
componentes son los conocidos trihalometanos. Desde entonces, se ha
empezado apreciar la reacción de la materia orgánica natural con desinfectantes
y otros productos químicos utilizados en el tratamiento del agua y de la influencia
que ejerce sobre casi todos los aspectos del tratamiento del agua (Mary Drikas,
2003).

2.2. Materia orgánica expresada como carbono orgánico

El método más común de medición del material orgánico es medir el


contenido de carbono orgánico del agua. El carbono orgánico total incluye
substancias disueltas y particuladas de la materia orgánica natural y cobra
importancia si existe mucha materia particulada en el agua como en los lagos
eutróficos.

El carbono orgánico disuelto indica la concentración de carbono en


las moléculas orgánicas presentes en una muestra de agua tras ser filtrada a
través de poros de 0.45 micras. En general las concentraciones de carbono
orgánico disuelto (DOS) en agua superficial oscilan entre 1-10 mg/l. Los valores
más altos de carbono orgánico disuelto se deben a exceso de crecimiento de
algas (Schreiber, B. 2006).

El carbono orgánico disuelto (DOC) tiene mayor interés dado que el


particulado es fácilmente eliminado por coagulación y floculación. En los
efluentes de agua tratada o recursos naturales de agua, el carbono orgánico
disuelto es una medida de los componentes orgánicos que permanece después
de que los compuestos rápidamente biodegradables hayan sido consumidos.
Esto no quiere decir que el DOC en agua naturales, tratamiento de agua
convencional o residual, sea inerte biológicamente ya que estos compuestos
podrían ser degradados biológicamente muy lentamente por lo que proporcionan
aun carbono y energía para las bacterias.

2.3. Medición de la fracción biodegradable de la materia orgánica.

La materia orgánica natural está compuesta de fracciones


biodegradables y no biodegradables. La fracción biodegradable está compuesta
de carbohidratos y compuestos de bajo peso molecular. La materia orgánica
biodegradable es muy importante en tratamiento de agua dado que proporciona
de energía y es un recurso de carbono para las bacterias favoreciendo su
recrecimiento. Algunos compuestos de bajo peso molecular pueden ser usados
en el metabolismo sin embargo las de alto peso molecular necesitan primero una
hidrólisis enzimática.

2.4. Carbono orgánico disuelto biodegradable

Como indica su nombre el BDOC es la fracción de carbono orgánico


disuelto que puede estar disponible para las bacterias. El BDOC constituye la
cantidad de DOC que se elimina del agua por los organismos heterotróficos
debido a la síntesis celular y mineralización.

Dependiendo del grado de biodegradación, el DOC en el agua puede


ser dividido en 3 fracciones llamadas, rápidamente biodegradable, lentamente
biodegradable y no biodegradable (Yavich A.A., et al., 2004).
2.5. Carbono orgánico asimilable

EL AOC representa la fracción del DOC que puede ser fácilmente


asimilada por la biomasa durante el crecimiento bacteriano. A diferencia del
BDOC el AOC representa el carbono orgánico que es asimilado rápidamente
(fácilmente biodegradable) durante la síntesis celular por lo que el AOC
representa una pequeña fracción del BDOC, siendo generalmente inferior al 10%
del BDOC en el agua (Chris C.et al., 2005). Y comprende una gama amplia de
componentes orgánicos rápidamente biodegradables, como azucares, ácidos
orgánicos, nucleicos, aldehídos, cetonas y alcoholes (Hammes F. et al., 2005).

2.6. Carbono orgánico disuelto no biodegradable

Esta fracción tiene mucha importancia en tratamiento de agua ya que


actúa como precursor en la formación de los subproductos de la desinfección.
Sin embargo, en los sistemas de distribución no se considera de importancia
debido a la falta de biodegradabilidad. Esta fracción puede eliminarse en
pretratamientos de ozonización o por adsorción en carbón activo.

2.7. Problemas en tratamiento de agua debido a la materia orgánica

En los últimos años se ha puesto gran esfuerzo en desarrollar


métodos para eliminación de material orgánica en el agua. La reducción de
materia orgánica minimiza la formación de subproductos de la desinfección a la
vez que reduce la cantidad de desinfectante residual para controlar el
crecimiento de bacterias en los sistemas de distribución. Lo que contribuye a
mejorar del control de las plantas y calidad del agua para los consumidores
(Chris C.et al., 2005).

Tratamientos convencionales emplean coagulación y floculación,


sedimentación y filtración, siendo estos los métodos más comúnmente utilizados
para eliminación de turbidez y color. Del mismo modo la coagulación y floculación
es efectiva para la eliminación de materia orgánica presente en el agua. Tras la
coagulación alrededor de un 50% de la materia orgánica inicial queda aún en el
agua por lo que se requieren métodos que minimicen las concentraciones de
materia orgánica. El contenido de carbono orgánico disuelto reacciona con los
agentes de la desinfección produciendo subproductos de la desinfección. Del
mismo modo el carbono orgánico es utilizado por las bacterias heterotróficas
para su reproducción y como recurso energético, ya que las bacterias
heterotróficas requieren carbono, nitrógeno y fosforo en un ratio de
aproximadamente 100:10:1 (C: N: P) donde el carbón orgánico es a menudo el
nutriente limitante (Clark R. et al., 2001).

Las consecuencias debidas a la presencia de carbono orgánico en


el agua incluyen, perdida de desinfección residual, generación de toxinas, olores,
indeseados subproductos de desinfección, crecimiento bacteriológico, formación
de biofilm en las redes de distribución.

En varias sistemas de distribución de agua se ha encontrado una


correlación entre el carbón orgánico asimilable y el crecimiento de coliformes,
aumentando los valores de AOC crecían los valores de coliformes. Por otro lado
se encontró que había una respuesta rápida en el crecimiento de coliformes en
aguas que habían sido tratadas con ozono (Clark R. et al., 2001).

Tratamientos para eliminar el carbono orgánico, en particular las


fracciones biodegradable y asimilables limitarían el crecimiento biológico y
formación de biofilms en los sistemas de distribución.

2.8. Tratamientos físicos y químicos para la eliminación de la materia


orgánica

La coagulación y la floculación han sido siempre tratamientos


convencionales para reducir carbón orgánico disuelto y biodegradable.

Generalmente se utiliza el aluminio como coagulante inorgánico para


eliminación de material orgánica, color y turbidez a pH comprendidos entre 6 y
7. Altas concentraciones de coagulante puede mejorar la reducción de carbono
orgánico disuelto. La optimización de la coagulación se consigue variando la
dosis y el pH. La coagulación mejorada (a bajo pH) es una opción a considerar
para eliminar una porción significativa de carbono orgánico disuelto en plantas
donde se usa el coagulante. La coagulación mejorada con control de pH
(alrededor de 5.8) puede eliminar aproximadamente 40-60% del carbono
orgánico disuelto, de esta forma se consigue minimizar los requerimientos de la
desinfección y a la vez se reducen los compuestos derivados de la desinfección.
La fracción de la materia orgánica que se elimina por la adsorción de los
coágulos incluye ácidos húmicos y fúlvicos. Sin embargo, existe una fracción de
la materia orgánica formada por compuestos polares neutros que no se pueden
eliminar por coagulación a pesar de incrementar la dosis de coagulante o variar
el pH (Dibona P. et al., 1992).

Tratamientos químicos de oxidación de la materia orgánica como la


ozonización, UV/H2O2 y la cloración, producen una disminución del peso de los
compuestos orgánicos. Esta reducción en el peso molecular que corresponde
con el aumento de la biodegradabilidad puede optimizarse para conseguir un
rendimiento máximo del carbono orgánico disuelto en el proceso biológico aguas
debajo de la dosificación (Di Bernardo L. et al., 2006).

Por otra parte, se utilizan también para la eliminación de materia


orgánica en el agua, adsorbentes como el carbón activo que reduce
significativamente el carbono orgánico disuelto adsorbiendo los compuestos de
carbono orgánico en las caras de las partículas del carbón. El carbón activo se
utiliza mediante la dosificación de carbón activo en polvo, o filtrando el agua a
través de un lecho de carbón activo. Con el paso del tiempo el lecho la materia
orgánica satura las partículas del carbón y pierde la adsorción, pero el filtro se
activa biológicamente debido a la colonización de bacterias y continúa
reduciendo el carbono orgánico del agua. La vida del carbón activo granular en
fase de adsorción es más reducida que la del carbón activo biológico, 10 años
frente a 3 años aproximadamente. Sin embargo, el carbón activo en polvo es el
más comúnmente utilizado, aunque requiere equipos de dosificación
especializados para cumplir con los requisitos de seguridad y salud debido a los
problemas asociados con el polvo (Jurg Keller et al., 2010).

Las resinas de intercambio iónico (MIEX) es un proceso que se


diseñó específicamente para la reducción del carbón orgánico disuelto del agua.
Dentro del lecho de resinas, los compuestos orgánicos anicónicos se
intercambian con los iones cloruros en la superficie de las resinas. Las resinas
se limpian mediante interacción magnética y son después reactivadas mediante
un baño de salmuera. Como alternativa los compuestos orgánicos pueden
precipitar con cal y salmuera y después pueden volver a enviarse al tanque de
intercambio iónico. Este método asegurado de eliminación de materia orgánica
es sin embargo muy costo y requiere gran esfuerzo en la operación para
regenerar las resinas (Chris Chow et al., 2005).

2.9. Tratamiento Biológico

Los procesos biológicos utilizados en el tratamiento de agua


consisten en su mayoría en una filtración a través de un lecho donde se permite
que los organismos colonicen el lecho siendo estos los responsables de la
degradación de los compuestos orgánicos en el agua. Los filtros más usados en
general, son los filtros de arena y los de carbón activo (Jurg Keller et al., 2010).

La filtración a través de carbón activo que usa los microbios


colonizadores de las partículas del carbón para eliminar la materia orgánica del
agua a través de la bioasimilación es conocida por el nombre de BAC, filtración
por carbón activo biológico.

Los filtros de carbón activo son usados generalmente con agentes


oxidantes, sobre todo con el ozono. La oxidación convierte los compuestos
orgánicos en compuestos más fácilmente asimilable por los microbios. El BAC
puede utilizarse por si solo sin necesidad del ozono, sin embargo el ozono no
puede usarse sin el BAC debido a que aumenta las concentraciones de AOC y
BDOC (Jurg Keller et al., 2010).

2.10. Oxígeno disuelto

El agua generalmente contiene materiales orgánicos que son


descompuestos por microorganismos los cuales utilizan el oxígeno del agua. La
cantidad de oxigeno necesaria por los organismos para la descomposición se
conoce como la demanda biológica de oxigeno (DBO). Los niveles de oxígeno
disuelto fluctúan según las estaciones y durante las 24 horas del día. Los niveles
de oxígeno disuelto varían también con la temperatura y con la altitud a la que
se encuentre el recurso de agua. Descargas por ejemplo de refrigeración de
máquinas incrementan la temperatura del agua y por ello disminuye el contenido
de oxígeno.

Varios estudios han mostrado que se produce una reducción de


oxígeno disuelto al pasar el agua por carbón activo granular debido a la actividad
biológica del filtro (Thiel P. et al., 2006).
Por tanto al diseñar un sistema de tratamiento biológico es necesario
evaluar la máxima concentración de oxigeno que van a consumir los
microorganismos para suministrar suficiente oxígeno al sistema. Scholz and
Martin, demostraron que altos contenidos de oxígeno disuelto en el agua
facilitaba el crecimiento de protozoos y rotíferas en el filtro de carbón activo
biológico (Scholz and Martin, 1998), mejorando de esta forma la eficiencia en la
eliminación de la demanda química de oxígeno, al igual que fue observado
también por Madoni en 2001 (Madoni et al., 2001). En el 2000 en un estudio en
Western Australia, se observó que para degradar 0.5 mg/L de BDOC se
necesitaba alrededor de 5.3 mg/L de oxigeno (Franzmann P.D. et al., 2000).

2.11. Tipo de medio filtrante

La selección del tipo de medio para biofiltración no es meramente


económica, sino que es un criterio técnico cuya selección va a depender también
del recurso de agua a tratar y de la concentración de sus contaminantes.

Se entiende que el medio filtrante del biofiltro debería proporcionar


las siguientes características en cuanto a las partículas del lecho:

a) Superficie adecuada para el rápido crecimiento de la biomasa.

b) Gran superficie para permitir el crecimiento de la biomasa

c) Textura de la superficie adecuada para favorecer la retención de


la biomasa evitando desprendimientos.

Para la eliminación de compuestos orgánicos en tratamiento de agua


potable los mejores medios de filtración conocidos son, el carbón activo granular,
la arena y la antracita. Existiendo diferencias entre ellos como las encontradas
por LeChevalliert en 1992 que demostró que el carbón activo granular eliminaba
más materia orgánica que filtros de arena o antracita, concretamente encontró
un 11% mayor de eliminación del AOC en los de carbón (LeChevallier M.W. et
al., 1992).
Compararon valores de carbono orgánico pasando el agua a través
de una columna de arena y otra de carbono activo granular obteniendo mejores
rendimientos en el carbón activo (12 % de eliminación de carbono orgánico
soluble en carbón y 5% en la arena). Considerando que la arena no tenía apenas
capacidad de adsorción se determinó que la capacidad de adsorción del carbón
era la diferencia entre el carbono orgánico soluble retenido por el filtro de carbón
menos el retenido por la arena, siendo así la diferencia entre ese resultado y el
carbón soluble retenido por el carbón, el carbono orgánico consumido por la
actividad biológica (considerando que la actividad biológica de la arena es igual
que en el carbón) (Brunet Carreras R. et al., 2012).

Figura 1: Modelo conceptual sobre las posibilidades de fraccionamiento del


carbón orgánico a la entrada, salida e interior de los filtros de arena y carbón
activo (Brunet Carreras R. et al., 2012).
2.12. Lavado de filtros

El lavado de los filtros es una operación necesaria para la


eliminación de partículas biológicas y no biológicas acumuladas en el lecho del
filtro. Según diferentes estudios y plantas el lavado se hace con aire, agua y en
algunos casos se clora el agua de lavado para desinfectar el lecho filtrante. Un
lavado efectivo de los filtros hace que se elimine el exceso de partículas y parte
de la biomasa mientras otra parte se mantienen en el filtro para la siguiente
carrera de filtración. (Ahmad et al., 1998).

Autores como Niquette (Niquette et al., 1998) mostraron que el


lavado de los filtros mejoraba la eficiencia de biofiltración mientras que otros
investigadores muestran la preocupación de perder la biomasa o inhibir la
bioactividad del filtro tras el lavado (Ahmad et al., 1998).

Miltner (1995), y Emelko (2006) no observaron diferencias en la


eliminación de material orgánica con el efecto del aire o agua de lavado en los
filtros bajo distintas condiciones.

Hozalski y Bouwer (2001) determinaron que menos del 60% de


perdida de biomasa en los filtros no afectaría el rendimiento del biofiltro.
III. MATERIALES Y METODOLOGÍA

3.1. Ubicación

La práctica se llevó a cabo el día Martes 28 de abril del 2019 a las


4:00 pm en el laboratorio del curso de Tratamiento de aguas Residuales
Industriales de la Universidad Nacional Agraria De La Selva, ubicado en la ciudad
de Tingo María, provincia de Leoncio Prado, Departamento de Huánuco,
geográficamente se localiza a 9º17'08" de latitud sur y 75º 59'52" de longitud
Oeste, a 660 metros sobre el nivel del mar y una temperatura promedio anual de
24º

3.2. Materiales
- 2 baldes de 5L
- 2 motores pequeños
- 1 tubo de 1 pulgada 1/2
- 2 tapas de adaptadores
- Baba de cacao
- 100 ml de agua residual
- 45.48 g Carbón activo
- Pegamento para tubo
- Alambre con una élice
3.3. Metodología
Se realizó la adaptación de los 2 baldes a tratar, el primer balde que
era de Sistema de cultivo fijo y el otro de Sistema de cultivo suspendido.
Se quitó la baba del cacao con ayuda de aproxidamente 1L de agua.

Se colocó pegamento en el tubo para que se adhiera el carbón


activado y se realizó los respectivos pesos de el carbon junto con el tubo.

También se Colocó 6.250 ml mezcado con la baba del cacao y 500


ml de microorganismos, luego se determine la muestra de DBO inicial.

La bomba del biorreactor empezó a funcionar desde las 3:20 pm


hasta las 5:30 pm durante 2 min de agitación (más de la mitad fué realizada
manualmente para el system fijo) y 1 min de descanso.
Cumplido el tiempo se dejó reposando por 20 min y se sacó la
muestra para medir el OD de la DBO final.

Luego se colocó en 3 frascos la muestra del OD al 1 N para el Cultivo


suspendido y para el fijo. Finalmente se llevó a encubar por el transcurso de 5
días
IV. RESULTADOS
4.1. Determinación de la DBO en el cultivo fijo

Muestra OD inicial (mg/L) OD final (mg/L) DBO (mg/L) PROMEDIO


Repetición 1 6.46 2.07 382.99
Muestra Repetición 2 6.46 2.35 354.99 354.323333
inicial Repetición 3 6.46 2.65 324.99
Agua destilada 6.47 5.9
Repetición 1 5.34 2.65 336.63 411.13
Muestra
Repetición 2 5.34 1.16 485.63
final
Agua destilada 6.71 6.03

% REMOCIÓN DE LA DBO EN EL CULTIVO FIJO


Parámetro Muestra inicial Muestra final % Remoción
DBO (mg/L) 354.32 411.13 -16.03

4.2. Determinación de DBO en el cultivo suspendido

Muestra OD inicial (mg/L) OD final (mg/L) DBO (mg/L) PROMEDIO


Repetición 1 6.46 2.07 382.99
Muestra Repetición 2 6.46 2.35 354.99 354.32
inicial Repetición 3 6.46 2.65 324.99
Agua destilada 6.47 5.9
Repetición 1 3.91 0.88 546.26 554.26
Muestra
Repetición 2 3.91 0.72 562.26
final
Agua destilada 6.65 6.37

% REMOCIÓN DE LA DBO EN EL CULTIVO SUSPENDIDO


Parámetro Muestra inicial Muestra final % Remoción
DBO (mg/L) 354.32 554.26 -56.43
V. DISCUSION

A mayor temperatura existe mayor actividad biológica de los


microorganismos y por lo tanto la descomposición de la materia orgánica es más
rápida. Sin embargo, de acuerdo a los resultados de las curvas del progreso de
la DBO a 20 y 30°C en sus diferentes diluciones, donde se muestran las etapas
carbonosa, la nitrificación y parte de la fase de decaimiento, ésta última se
presentó en mayor grado en la curva de DBO a 20 'C a dilución de 1.25 mi, en
vez de presentarse a SO^C; podemos concluir que aún conociendo la influencia
de diversos factores sobre los microorganismos, es difícil predecir con exactitud
el progreso de la Demanda Bioquímica de Oxígeno en condiciones
específicas.(Magdalena, 1994).

VI. CONCLUSIONES

DBO en el cultivo fijo subio de 354.32 a 411.13, aumentando en vez


de disminuir, errores de instalación de equipos y el movimiento lento del alambre
con el élice dentro del equipo para la adecuada mezcla y activacion de los
microorganismos.

DBO en el cultivo suspendido subio de 354.32 a 554.26, las medidas


hallados son debido a la instalación del equipo como el carbon activado con el
rotor puesto que le da el movimiento no fue bien instalado, dado que se tuvo que
levanter la tapa para el giro del carbon activado pegado al tubo que estaba en
medio del equipo.

VII. REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

Chow C W K, Fabris R, van Leeuwen J, Wang D S, Drikas M, 2008.


Assessing natural organic matter treatability using high performance size
exclusion chromatography. Environmental Science and Technology, 42(17):
6683–6689.

Dibona P., Helmick J., (eds) 1992 Control of biofilm growth in drinking
water distribution systems. USEPA, Washington DC: 11

Alex A. Yavich, Kyung-Hyuk Lee, Kuan-Chung Chen, Lars Pape,


Susan J. Masten. Evaluation of biodegradability of NOM after Ozonation.
Department of Civil and Environmental Engineering, Michigan State University,
East Lansing, MI 48824, USA Received 11 June 2003

Urs von Gunten, Egli T., Hammes F., Helbin J., Kaegi R., Pronk W.
WAVE 21 Project 2009. EAWAG Drinking Water for the 21st Century. 2009. Nr
20

Ina Kristiana, Cynthia Joll, Anna Heitz, 2010.Powdered activated


carbon coupled with enhanced coagulation for natural organic matter removal
and disinfection by-product control: Application in a Western Australian water
treatment plant. Chemosphere 83, 661– 667

Hammes F., and Egli T. (2005). New method for assimilable organic
carbon determination using flow-cytometric enumeration and natural microbial
consortium as inoculum. Environmental Science and Technology, 39, 3289-3294.

Di Bernardo L., Tangerino E., (2006) Removal of humic substances


in slow sand and in slow sand-activated carbon filtration using ozone and
hydrogen peroxide as pre-oxidants. In: Recent Advances in Slow sand and
Alternative Biofiltration Processes, IWA Publishing London: 224-30.

VIII. ANEXOS
Imagen N°01: Acondicionando las piezas q faltan para los biorreactores.

Imagen N°02: Sacando las semillas del cacao.

Imagen N°03: Separando la baba de las semillas del cacao.


Imagen N°04: Moviendo manualmente el Sistema de cultivo fijo.

Imagen N°05: Dejando reposar los dos sistemas por 20 min.


Imagen N°06: Sistemas en reposo.

Imagen N°07: Miendo el OD del cultivo fijo.


Imagen N°09: Absorbiendo la muestra del cultivo suspendido.

Imagen N°10: Colocando 3 ml de de la muestra del cultivo suspendido 1.


Imagen N°11: Absorbiendo 3 ml de Muestra de cultivo

Imagen N°12: Colocando 3 ml de de la muestra del cultivo


suspendido 2.
Imagen N°13: Colocando el agua destilada encima de los 3ml de la
muestra.

Imagen N°14: Botellas prepadas para la encubación del OD del


cultivo fijo.
Imagen N°15: Botellas prepadas para la encubación del OD del
cultivo suspendido.

Imagen N°16: Botellas colocadas en la cámara de encubación.