Está en la página 1de 31

"Año de la lucha contra la corrupción e impunidad"

HABEAS CORPUS

DOCENTE:
Dr.: ROLNDO TITTO.
CURSO:
DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL.
ALUMNOS:
 LEADY DIANA SUMALAVE PALOMINO
 JOSE AYQUIPA UMERES
 GREGORY
 JHON SANTACRUZ
CUSCO- PERU

2019
PRESENTACIÓN:

ANTE TODO UN CORDIAL SALUDO DOCTOR ROLANDO TITTO; ES GRATO

DIRIGIRNOS A USTED PARA PRESENTARLE EL SIGUIENTE TRABAJO

MONOGRAFICO CON EL TEMA: ‘’HABEAS CORPUS’’ DE DANDO A

CONOCER LA VITAL IMPORTANCIA QUE TIENE EL TEMA DENTRO DEL

DESAROLLO DE LA CARRERA PROFECIONAL, SIN MÁS QUE DECIR,

PONEMOS A SU TOTAL DISPOSICIÓN NUESTRO TRABAJO

MONOGRAFICO.

GRACIAS

2
INDICE PAGINA:

INTRODUCCION……………………………………………………………..4

HABEAS CORPUS………………………………………………………..…5

HABEAS CORPUS REPARADOR.………………….…………..….………7

HABEAS CORPUS RESTRINGIDO.……………………………..…………8

HABEAS CORPUS CORRECTIVO...……………………………….……….9

HABEAS CORPUS PREVENTIVO………………………….……………...16

HABEAS CORPUS TRASLATIVO………………………………………….16

HABEAS CORPUS INSTRUCTIVO…………………………………………18

HABEAS CORPUS INNOVATIVO…………………………………………..19

HABEAS CORPUS CONEXO……….……………………………………….21

CONCLUCIONES……………………………………………………………..30

BIBLIOGRAFIA………………………………………………………………..31

3
INTRUDUCCION:

La libertad es un derecho esencial del ser humano.


El derecho a la libertad como garantía fundamental no
tiene carácter absoluto ni irrestricto.
Cuando la privación de la libertad se convierte en arbitraria el Hábeas
Corpus cumple una importante función.
El habeas corpus es una institución jurídica que obliga a que toda
persona detenida se la presente en un plazo preventivo determinado
ante el juez de instrucción, quien podría ordenar la libertad inmediata
del detenido si no encontrara motivo suficiente de arresto.
Es así pues que el derecho que posee todo ciudadano que se
encuentra detenido y a la espera de comparecer de manera
inmediata y pública ante un tribunal o una autoridad. Los jueces, al
oír el testimonio del detenido, determinan si el arresto es legal o ilegal
y, por lo tanto, pueden decretar que finalice.

4
HABEAS CORPUS

El Habeas Corpus proviene del término latín habeas corpus que significa
"tendrás tu cuerpo libre". El Hábeas Corpus es una de las garantías que
regula los derechos fundamentales de un individuo y depende de un
mandato constitucional.

El Hábeas Corpus, por lo tanto, constituye una institución de orden


jurídico que busca evitar los arrestos arbitrarios y que garantiza la libertad
personal del individuo. El recurso suele emplearse para impedir abusos
por parte de las autoridades ya que obliga a dar a conocer la situación
del detenido ante un juez. Es decir que toda persona que se viera privada
de su libertad o que sintiera amenazada su seguridad individual, puede
solicitar a un juez con jurisdicción en la zona en cuestión un mandamiento
de Hábeas Corpus a través del cual se le restituya su libertad.

Esto significa que la libertad es un espacio donde no existen las


coacciones o impedimentos externos para el desarrollo completo de un
individuo; un acto que es ejecutado con el dominio absoluto de las
facultades por parte de un individuo, es un hecho concebido en libertad

El concepto de Hábeas corpus identifica al derecho que posee todo


ciudadano que se encuentra detenido y a la espera de comparecer de
manera inmediata y pública ante un tribunal o una autoridad. Los jueces,
al oír el testimonio del detenido, determinan si el arresto es legal o ilegal y,
por lo tanto, pueden decretar que finalice. El Habeas Corpus es un
procedimiento jurídico mediante el cual cualquier ciudadano puede
comparecer inmediatamente ante el juez para que este determine sobre la
legalidad del arresto.

El habeas corpus es una institución jurídica que obliga a que toda persona
detenida se la presente en un plazo preventivo determinado ante el juez
de instrucción, quien podría ordenar la libertad inmediata del detenido si
no encontrara motivo suficiente de arresto.

5
Es importante, antes de terminar, dejar claro que el Hábeas Corpus no es
un procedimiento, sino un proceso. Su finalidad es velar por la libertad de
una persona y las resoluciones tomadas a partir de él responden a esta
exigencia.

Se dice que el Hábeas corpus se remonta a la época de los romanos,


cuando su objetivo era exhibir al hombre libre que era detenido por
otra persona. Esta herramienta jurídica, por lo tanto, estaba enfocada a los
casos en los cuales se violaba la libertad entre ciudadanos y no frente a
decisiones de los gobernantes.

EL HABEAS CORPUS A NIVEL MUNDIAL:


Diversas organizaciones promueven entre sus principios el derecho de
acceder al habeas corpus mundial como parte fundamental de
los derechos humanos. Asimismo, sobre la realidad de las diversas
legislaciones nacionales y acuerdos internacionales existentes, estas
organizaciones promueven la aplicación del habeas corpus a los
detenidos sin motivación legal.

Para la efectividad de un habeas corpus mundial es imprescindible la


existencia de un tribunal internacional que vele por su cumplimiento y
garantice los derechos ante las detenciones ilegales y torturas.

HABEAS CORPUS SEGÚN NUESTRA LEGISLACION PERUANA.

En nuestra legislación peruana una vez declarada la independencia del


Perú, la Constitución de 1860 consagró la disposición de que nadie podrá
ser arrestado sin mandato escrito del juez, excepto flagrante delito,
debiendo ser puesto dentro de las 24 horas a disposición del juzgado que
corresponde.

La Constitución de 1920 fue el primer texto constitucional que consagro


el habeas corpus señalándolo como recurso y el Código de
Procedimientos en Materia Criminal de ese mismo año lo reglamentó.

6
Posteriormente la Constitución de 1933 amplió el ámbito de aplicación
del habeas corpus a todos los derechos constitucionales, dando lugar
al hábeas corpus civil. Su reglamentación se dio en el Código de
Procedimientos Penales de 1940.

BIEN JURÍDICO QUE TUTELA EL HABEAS CORPUS:

En el derecho comparado, el habeas corpus, tutela dos derechos


fundamentales: la libertad individual relativa a su libertad de movimiento y,
por tanto, a no ser objeto de detenciones arbitrarias; y el derecho a
la integridad personal, a no ser objeto de daños en su persona, como
lesiones, tortura o muerte. En ese sentido, tiene como propósito el reponer
las cosas al estado anterior a la privación, perturbación o amenaza de
dichos derechos; por lo cual tiene un carácter sumario y potencialmente
eventual, en tanto se autoriza desde que aparece posible una violación
eventual a estos derechos, para evitar que la violación se torne irreparable.
Lógicamente, de tornarse irreparable la violación, la acción de garantía
pierde su objeto.

1.- EL HABEAS CORPUS REPARADOR:

Dicha modalidad se utiliza cuando se produce la privación arbitraria o ilegal


de la libertad física como consecuencia de una orden policial; de un
mandato judicial en sentido lato -juez penal, civil, militar-; de una decisión
de un particular sobre el internamiento de un tercero en un centro
psiquiátrico sin el previo proceso formal de interdicción civil; de una
negligencia penitenciaria cuando un condenado continúe en reclusión
pese a haberse cumplido la pena; por sanciones disciplinarias privativas
de la libertad; etc. En puridad, el hábeas corpus reparador representa la
modalidad clásica o inicial destinada a promover la reposición de la libertad
de una persona indebidamente detenida.

7
El Hábeas Corpus Reparador se encuentra contenido en la Norma
Fundamental en el Art. 200° inciso 1, con la siguiente fórmula "Procede
ante el hecho u omisión, por parte de cualquier autoridad, funcionario o
persona que vulnera la libertad individual o los derechos constitucionales
conexos con la libertad individual, y especialmente cuando se trata del
debido proceso, y la inviolabilidad del domicilio"; y está modalidad
de Hábeas Corpus Reparador ha sido recogido por el Art. 25° inciso 7 del
Código Procesal Constitucional, consagrando: "El derecho de no ser
detenido sino por mandato escrito y motivado del Juez, o por las
autoridades policiales en caso de flagrante delito; o si ha sido detenido, a
ser puesto dentro de las 24 horas o en el término de la distancia, a
disposición del Juzgado que corresponda, de acuerdo con el Art. "1" del
inciso 24) del Art. 2° de la Constitución sin perjuicio de las excepciones
que en él se consignan".

Que en sus inicios está modalidad o tipo de Hábeas Corpus se utilizó en


la mayoría de los casos para lograr la inmediata libertad de la persona
indebidamente detenido.

Fin reparador: la persona que se vea ilegalmente privada de su libertad


puede solicitar la rectificación del caso en el que se encuentra vinculada y
el juez deberá restituirle su libertad;

2.- EL HÁBEAS CORPUS RESTRINGIDO:

Esta modalidad de Hábeas Corpus, se emplea cuando la libertad física o


de locomoción es objeto de molestias, obstáculos, perturbaciones o
incomodidades que, en los hechos, configuran una seria restricción para
su cabal ejercicio. Es decir, que, en tales casos, pese a no privarse de la
libertad al sujeto, "SE LE LIMITA EN MENOR GRADO".

Entre otros supuestos, cabe mencionar la prohibición de acceso o


circulación a determinados lugares; los seguimientos perturba torios

8
Este tipo de Hábeas Corpus también es llamado accesorio o limitado, en
realidad se trata de una modalidad del Hábeas Corpus Reparador. Según
Néstor Pedro Sagüés: Hábeas Corpus citando a este autor, por nuestra
constitucionalista Susana Ynes Castañeda Otsu, dice : "en este caso no
se trata de atender los supuestos de detención o de amenaza, sino el caso
de molestias restrictivas (pero no extensivas) de la libertad personal, el
sujeto no es privado completamente de su libertad corporal pero enfrenta
hechos de vigilancia abusiva, de impedimento para acceder a ciertos
lugares".

Su finalidad de esta modalidad de Hábeas Corpus Restringido, según


nuestra constitucionalista CASTAÑEDA OTSU, SUSANA YNES, "Es
evitar perturbaciones o molestias menores a la libertad individual que no
configuren una detención o prisión". Continúa diciendo la autora
con autoridad especializada "Que en nuestro medio sería adecuado para
frenar las reiteradas citaciones policiales para esclarecimiento de hechos,
especialmente de personas que han estado en prisión".

3. HABEAS CORPUS CORRECTIVO.-

Pretende el cese del maltrato, incomunicaciones, reclusiones, e


internamientos en centros de salud que sean considerados inhumanos o
degradantes. Procede contra los actos lesivos de integridad personal, la
que debe ser valorada por el juez. Es el Hábeas Corpus destinado a
corregir el trato indebido, irrazonable o desproporcionado en prisión, y de
ser el caso, disponer el cambio de lugar de la detención cuando fuera el
adecuado.

El inciso 17 del artículo 25 del Código Procesal Constitucional contempla


el hábeas corpus correctivo. Dicha modalidad se emplea cuando se
producen actos que agravan en forma ilegal o arbitraria las condiciones en
que se cumplen las penas privativas de libertad o las medidas coercitivas
de carácter personal (prisión preventiva), afectándose al procesado o
sentenciado de manera innecesaria e ilegal. Es decir, se otorga esta

9
modalidad de hábeas corpus para lograr que la medida de restricción de
la libertad que cumple un imputado o condenado, se haga conforme a la
regulación prevista en la Constitución o la ley.

Antes de la aprobación del Código Procesal Constitucional, ya el Tribunal


Constitucional había declarado la existencia del hábeas corpus correctivo
(véanse los Expedientes N° 0318-1996-HC/TC y 0590-2001-HC/TC), a
partir de una interpretación de los alcances de la Convención Americana
de Derechos Humanos.

En todo ordenamiento jurídico, cuando se trata de la elaboración de un


sistema de penas, se hace imperiosa la necesidad de concebirlo tomando
en cuenta las Reglas Mínimas del Tratamiento de los Reclusos, aprobada
por el Consejo Económico y Social de la Organización de Naciones
Unidas, mediante Resolución 663 del 31 de julio de 1957. Se tratan de
principios rectores de alcance general que deben impartirse de modo
imparcial, sin hacer diferencias de trato fundadas en causas religiosas, de
raza, sexo, opinión política o de cualquier otra índole.

Las reglas referidas al tratamiento de los detenidos y reclusos tienen que


ver con su correcto registro, su alojamiento por separación de categorías,
el adecuado estado de los locales y establecimientos, las condiciones de
higiene personal, alimentación, servicios médicos, el régimen de disciplina,
sanciones y medios de coerción, así como la forma en que deben tener
contacto con el mundo exterior; todo lo cual podrá dar lugar a un proceso
de hábeas corpus, en caso estas condiciones no se presten
adecuadamente y con ello se trasgredan los derechos de los detenidos o
reclusos.

En el Exp. N° 726-2002-HC/TC, caso Alejandro Rodríguez Medrano, el


Tribunal Constitucional, señaló que:

“Este tipo de hábeas corpus, denominado en la doctrina como “correctivo”,


se deriva de la interpretación conjunta de los artículos 5.4 y 25.1 de la
Convención Americana de Derechos Humanos. El primero de ellos, puesto

10
que garantiza el derecho a que los procesados estén separados de los
condenados, salvo en circunstancias excepcionales, y que sean sometidas
a un tratamiento adecuado a su condición de personas no condenadas;
mientras que el segundo, porque garantiza el derecho de contar con un
recurso sencillo, rápido y eficaz para la protección de los derechos
reconocidos en la Constitución o en la Convención; recurso que la Corte
Interamericana de Derechos Humanos ha señalado que esencialmente
está constituido por el hábeas corpus y el amparo”.

Como vemos, el hábeas corpus correctivo procede cuando se verifican


situaciones ilegales o arbitrarias respecto de las formas o condiciones en
que se cumplen las detenciones o las penas privativas de la libertad, con
la finalidad de salvaguardar a la persona de tratamientos carentes de
razonabilidad y proporcionalidad. En efecto, el máximo intérprete de la
Constitución ha señalado que el hábeas corpus correctivo procede
“cuando se producen actos de agravamiento ilegal o arbitrario respecto de
las formas o condiciones en que se cumplen las penas privativas de
libertad. Por ende, su fin es resguardar a la persona de tratamientos
carentes de razonabilidad y proporcionalidad, cuando se ha determinado
cumplir un mandato de detención o de pena”.

Asimismo, en el Expediente N° 726-2002-HC/TC, dicho colegiado señaló


que: “Mediante este medio procesal puede efectuarse el control
constitucional de las condiciones en las que se desarrolla la restricción del
ejercicio de la libertad individual, en todos aquellos casos en que ésta se
haya decretado judicialmente”.

En síntesis, el hábeas corpus correctivo está destinado a corregir el trato


indebido, irrazonable o desproporcionado en prisión, y de ser el caso,
disponer el cambio de lugar de la detención cuando no fuera el adecuado.
Landa Arroyo enseña que no sólo se restringe al ámbito carcelario, sino
también cabe si el afectado es interno en instituciones privadas o públicas,
como centros educativos en calidad de internados, entidades encargadas
del tratamiento de toxicómanos, enfermos mentales, centros de

11
readaptación juvenil, centros de salud, etc. Éste tipo de hábeas corpus
busca subsanar la agravación de las limitaciones legalmente impuestas; o
sea, que no solo busca tutelar la libertad individual sino que tiene por
objeto efectuar un control de las condiciones en que se lleva a cabo una
detención o reclusión ordenada por la ley.

CASOS EN LOS QUE CORRESPONDE LA INTERPOSICIÓN DEL


HÁBEAS CORPUS CORRECTIVO

En el Expediente N° 1429-2002-HC/TC, el Tribunal Constitucional señala


que el hábeas corpus correctivo se presenta “respecto de derechos
directamente conexos con el de la libertad, así como respecto de derechos
diferentes a la libertad, pero que su eventual lesión se genera,
precisamente, como consecuencia directa de una situación de privación o
restricción del derecho a la libertad individual. Tal es el caso de personas
que se hallan cumpliendo una pena privativa de libertad o de personas
detenidas como consecuencia de una medida cautelar de detención. Sin
embargo, también se extiende a aquellas situaciones diversas en las que
también se verifica cierta restricción de la libertad debido a que se hallan
bajo una especial relación de sujeción tuitiva. Es el caso, por ejemplo, de
personas internadas sometidas a tratamiento en centros de rehabilitación
o de estudiantes internados, ya sea en dependencias públicas o privadas”.

De esta manera, el hábeas corpus correctivo procede ante la amenaza o


acto lesivo del derecho a la vida, la integridad física y psicológica; o del
derecho a la salud de los reclusos o personas que se encuentran
internados en establecimientos de tratamiento público o privados (tal es el
caso de personas internadas en centros de rehabilitación y de menores,
en internados estudiantiles, etc.). Igualmente, esta modalidad es idónea
en los casos en que, por acción u omisión, se incurre en una violación o
amenaza del derecho al trato digno o cuando se producen tratos
inhumanos o degradantes. Es también admisible la presentación de esta
modalidad en los casos de arbitraria restricción del derecho de visita
familiar a los reclusos; de ilegitimidad del traslado de un recluso de un

12
establecimiento penitenciario a otro; y por la determinación penitenciaria
de cohabitación en un mismo ambiente de reos en cárcel de procesados y
condenados.

El detenido por acción policial, en los casos que la ley prevé, y el recluido
por orden judicial –detención preventiva o en cumplimiento de una pena-
tiene derecho a un tratamiento que no sea contrario a los estándares
mínimos de protección de los derechos fundamentales. Cuando la
detención, ya sea policial o judicial, y la reclusión en cumplimiento de una
sentencia condenatoria o resolución disponiendo la prisión preventiva del
procesado no son ejecutadas con razonabilidad y proporcionalidad
habilitan la procedencia del hábeas corpus correctivo.

Sin embargo, los presupuestos precedentemente enunciados para la


procedencia del hábeas corpus correctivo no pueden ser determinados en
abstracto, sino, por el contrario, casuísticamente y atendiendo a las
circunstancias concretas conexas al caso. Desde esta perspectiva amplia
se puede afirmar que el hábeas corpus correctivo procede también en
aquéllos supuestos en que se produce una retención por violencia
doméstica o familiar hacia las mujeres, menores de edad, ancianos y otros
en estado de dependencia.

En los casos de actos lesivos a la integridad personal -física, psicológica


o moral-, procedería un hábeas corpus correctivo, en tanto no se busque
la libertad de la persona; sino que cesen los maltratos, estado de
incomunicación, las condiciones de detención, de reclusión, inclusive de
hospitalización, que puedan considerarse inhumanas, humillantes y
degradantes.

El Tribunal Constitucional, en el Expediente N° 0774-2005-HC/TC, reiteró


la vigencia del hábeas corpus correctivo de la siguiente manera:

“El proceso de hábeas corpus no sólo protege la libertad física


propiamente dicha, sino que su ámbito de protección se extiende también

13
a la libertad de movimiento, a la libertad de tránsito y al derecho a la
integridad personal. Su tutela se prolonga ante la amenaza o acto lesivo
del derecho a la vida, la integridad física y psicológica o el derecho a la
salud de las personas que se hallan recluidas en establecimientos penales
e incluso personas que, bajo una especial relación de sujeción, se
encuentran internadas en establecimientos de tratamiento, públicos o
privados. Por ello, es legítimo que ante la afectación de tales atributos, o
ante la lesión de aquellos derechos directamente conexos al de la libertad
o ante la lesión de derechos diferentes al de la libertad, cuya afectación se
genere como consecuencia directa de una situación de privación o
restricción del derecho a la libertad individual puedan ser protegidos a
través del proceso de hábeas corpus, que la tipología elaborada por la
doctrina ha denominado como correctivo”.

En la sentencia recaída en el Expediente N° 0590-2001-HC/TC, caso


Abimael Guzmán Reynoso, el Tribunal Constitucional había dejado
sentado el principio de que el hábeas corpus correctivo “opera en todo
ámbito, ya sea cuando la reclusión se cumpla en un establecimiento
penitenciario común o en un penal militar, o el internamiento se efectúe en
un establecimiento público o privado”. En tales supuestos, constituye
obligación del juez realizar una investigación sumaria a fin de constatar, in
situ, las condiciones de reclusión. En dicha diligencia judicial, el juez debe
tomar la declaración tanto del beneficiario del hábeas corpus como de la
autoridad que ha sido emplazada.

IV. LA CONSTATACIÓN IN SITU DE LAS CONDICIONES DE


RECLUSIÓN

En el Expediente No. 2333-2004-HC/TC, caso Natalia Foronda Crespo y


otras, el Tribunal Constitucional desarrolló los alcances de la diligencia
judicial de constatación de las condiciones de reclusión y precisó que “(…)
la constatación in situ que impone como regla todo hábeas corpus
correctivo, no puede interpretarse como la presencia meramente formal
del juez en el lugar donde se tiene recluida a una persona y la sola toma

14
de dicho [sic] de las partes involucradas. Tal diligencia supone, que, según
las características de los hechos reclamados, el juez deberá verificar
directamente la existencia de los hechos denunciados o, en su caso,
disponer la comparecencia del personal especializado que pueda
contribuir a la determinación exacta de los hechos susceptibles de
investigación. Si se trata, por ejemplo, de actos de tortura física o maltrato
síquico, deberá disponer, según sea el caso, la presencia de personal
médico o siquiátrica que participe en la citada diligencia. Por otra parte, y
en lo que respecta a la toma de dicho, el interrogatorio deberá
circunscribirse a la dilucidación de los hechos denunciados, prescindiendo
de temas colaterales o de los que resulten irrelevantes para resolver el
fondo de la controversia”.

V. EXIGENCIAS PRÁCTICAS DEL HÁBEAS CORPUS CORRECTIVO

Las siguientes son las exigencias prácticas del hábeas corpus correctivo:

Aunque la privación de la libertad como consecuencia de una sentencia


condenatoria no constituye una detención indebida, es indispensable en
los supuestos de hábeas corpus correctivo que el juez efectúe una
investigación in situ.

La presencia del juez en el lugar de reclusión no debe entenderse como


meramente formal. Su obligación es verificar directamente la realidad de
la denuncia y, de ser el caso, disponer de personal especializado que
pueda colaborar en la determinación exacta de los hechos denunciados.

Los interrogatorios no deben versar sobre temas colaterales o irrelevantes.

El punto central de esta modalidad de hábeas corpus es el de examinar si


las condiciones de reclusión, detención o internamiento resultan lesivas de
los derechos fundamentales o contrarias a los principios constitucionales.

Aun cuando no es posible determinar a priori que pueda resultar implicado,


el análisis debe centrarse en los derechos a la vida, la integridad, a la
salud, a no ser objeto de penas o tratos inhumanos u degradantes, a la

15
dignidad e, incluso, a la contravención de principios constitucionales que
incidan negativamente en la situación de las personas.

4.- EL HÁBEAS CORPUS PREVENTIVO:

Éste podrá ser utilizado en los casos en que, no habiéndose concretado la


privación de la libertad, existe empero la amenaza cierta e inminente de
que ello ocurra, con vulneración de la Constitución o la ley de la materia.
Al respecto, es requisito sine qua non de esta modalidad que los actos
destinados a la privación de la libertad se encuentran en proceso de
ejecución; por ende, la amenaza no debe ser conjetural ni presunta.

En efecto, en el caso Patricia Garrido Arcentales y otro contra el capitán


PNP Henry Huertas (Exp. N.° 399-96-HC/TC), el Tribunal Constitucional
precisó: “Que, en cuanto a las llamadas telefónicas a través de las cuales
se amenazaría con detener a los recurrentes, según afirman, este Tribunal
considera que no se han dado los supuestos para que se configure una
situación que constituya amenaza a la libertad personal que haga
procedente la acción de Hábeas Corpus, es decir, tal y como lo consagra
el artículo 4° de la Ley N.° 25398, se necesita que ésta sea cierta y de
inminente realización; se requiere que la amenaza sea conocida como
verdadera, segura e indubitable, que se manifieste con actos o palabras
que no dejen duda alguna de su ejecución y propósito e inminente y
posible, esto es, que no deje duda sobre su ejecución en un plazo
inmediato y previsible”.

5.- HABEAS CORPUS TRASLATIVO.-

Este tipo de hábeas corpus se plantea cuando el plazo de detención o


como ahora se diría el plazo de prisión preventiva ha vencido, o se ha
excedido, o cuando habiéndose dispuesto la libertad de una persona ésta
no se ejecuta de forma inmediata, y la persona todavía continúa recluida.

16
El hábeas corpus traslativo también lo encontramos en el Nuevo Código
Procesal Constitucional, específicamente en el artículo 25 inciso 14 que
expresamente señala lo siguiente: “El derecho a la excarcelación de un
procesado o condenado, cuya libertad haya sido declarada por el juez”.

Como ejemplo podemos citar el caso de aquel procesado en el que se ha


declarado fundado su pedido de libertad provisional o se ha declarado
fundado su pedido de beneficio penitenciario ya sea semi libertad o
liberación condicional, o ha sido absuelto (siendo que se encontraba con
prisión preventiva), o habiendo sido condenado éste ha sido con carácter
de suspendido (siendo que se encontraba con prisión preventiva).

La motivación de este hábeas corpus, o la razón de ser de este proceso


constitucional radica en que las autoridades u operadores jurídicos deben
actuar con diligencia y prontitud, ya que la libertad personal es uno de los
bienes jurídicos más preciados, motivo por el cual habiéndose dispuesto
la libertad de una persona que se encontraba privada de la misma, esta
debe ejecutarse de forma inmediata, toda vez que estar recluido en el
calabozo de una comisaría o en un centro penitenciario puede significar la
diferencia entre el bienestar o un perjuicio no sólo para la integridad física
sino para la vida misma.

Es por ello, tal como lo señala un criminólogo argentino en su obra


Victimología, que un juez debe tener mucho cuidado cuando envía a una
persona a la cárcel, ya que en buena cuenta lo puede estar condenando a
la pena de muerte, toda vez que en los establecimientos penales suelen
ocurrir reyertas, motines, incendios, es por esta razón que los jueces
deben motivar debidamente su mandato de detención o su prisión
preventiva en términos del Nuevo Código Procesal Penal. En este sentido
el interno ya sea en calidad de procesado o condenado puede convertirse
en una víctima, en este caso del sistema penal.

17
6.- HABEAS CORPUS INSTRUCTIVO:

Esta modalidad podrá ser utilizada cuando no sea posible ubicar el


paradero de una persona detenida-desaparecida. Por consiguiente, la
finalidad de su interposición es no sólo garantizar la libertad y la integridad
personal, sino, adicionalmente, asegurar el derecho a la vida, y desterrar
las prácticas de ocultamiento o indeterminación de los lugares de
desaparición.

En efecto, la Corte Interamericana de Derechos Humanos, en el caso


Ernesto Castillo Páez vs. República del Perú, (párrafo 84 de la sentencia
del 3 de noviembre de 1997), estableció lo siguiente:

"Habiendo quedado demostrado como antes se dijo (supra, párrafo 71),


que la detención del señor Castillo Páez fue realizada por miembros de la
Policía del Perú y que, por tanto, se encontraba bajo la custodia de éste,
la cual lo ocultó para que no fuera localizado, la Corte concluye que la
ineficacia del recurso de hábeas corpus es imputable al Estado,
configurando con ello una violación del artículo 25° de la Convención en
relación con el artículo

La sentencia al EXP. N.º 5490–2007–PHC/TC, del 27 de noviembre de


2007 es interesante por la relevancia jurídica de los temas que trae
consigo. Estos temas pueden ser reunidos en dos grupos. El primero es el
tipo de agresiones constitucionales (lo que a su vez permitirá determinar
tanto al agresor como al derecho fundamental agredido) que pueden
concurrir en una demanda constitucional como el hábeas corpus. Y el
segundo es el tipo de hábeas corpus que termina resolviendo el Tribunal
Constitucional, en este punto interesante es comprobar como la finalidad
de la sentencia constitucional no es conseguir el cese de la agresión del
derecho fundamental, sino más bien la de asegurar ese cese. A
continuación se abordará el estudio de estos temas. Y se empezará
estudiando el significado del hábeas corpus innovativo resuelto por el

18
Tribunal Constitucional en la sentencia mencionada al inicio. Luego se
pasará al estudio de las distintas agresiones constitucionales presentes en
el caso, para terminar mostrando la eficacia de un hábeas corpus
innovativo frente al aseguramiento del cese de las agresiones
constitucionales ocurridas.

7.- HÁBEAS CORPUS INNOVATIVO:

Según ha manifestado el Tribunal Constitucional, la demanda de hábeas


corpus que resuelve es del tipo llamado hábeas corpus innovativo. Cómo
él mismo se ha encargado de recordarlo, esta modalidad se configura
“cuando, pese a haber cesado la amenaza o la violación de la libertad
personal, se solicita la intervención jurisdiccional con el objeto de que tales
situaciones no se repitan en el futuro, en el particular caso del accionante
(Vid. Exp. 2553– 2003–HC/TC)”.1

Esta definición al margen de un necesario contexto normativo es equívoca.


Y lo es porque daría a entender que la demanda de hábeas corpus
procedería siempre y en todo supuesto en el que haya cesado la agresión
(en su modalidad de amenaza o de violación efectiva) del contenido
constitucional del derecho a la libertad personal.2 Precisamente por esa
razón, el Alto Tribunal de la Constitución recuerda que tal entendimiento
del hábeas corpus innovativo debe enmarcarse dentro del significado del
segundo párrafo del artículo 1 CPConst. Este necesario marco normativo
permite concluir que el hábeas corpus innovativo sólo procederá cuando
la agresión al derecho fundamental ha cesado con posterioridad a la
presentación de la demanda constitucional. Si el cese hubiere acontecido
con anterioridad, necesariamente la demanda tendría que haberse
declarado improcedente. El mencionado segundo párrafo del artículo 1
CPConst. en estricto define una situación excepcional, por lo que requiere

1
EXP. N.º 5490–2007–PHC/TC, del 27 de noviembre de 2007, F. J. 2.
2
HUERTA GUERRERO, Luis. “Tipos de hábeas corpus en el ordenamiento jurídico peruano”, en CASTILLO
CÓRDOVA

19
de justificación. La regla general establece que si la finalidad de un proceso
constitucional de la libertad es regresar las cosas al estado anterior de
producida la agresión del contenido constitucional del derecho
fundamental, y esa finalidad ya ha sido conseguida al momento de dictar
sentencia, entonces habría sustracción de la demanda y la demanda
constitucional debería ser declarada improcedente.

A esta regla general, sin embargo, el Legislador le ha creado una


excepción: sólo habrá improcedencia si es que la sustracción de la materia
ha acontecido con anterioridad a la interposición de la demanda. ¿Cuál
puede ser la justificación de esta excepción? La justificación parece haber
sido la de lograr por parte del juez constitucional una mayor protección del
derecho fundamental a través de tres declaraciones. La primera es la
declaración jurídica de que en el caso que resuelve ha habido realmente
violación del derecho constitucional, aunque esa violación haya
desaparecido al momento de pronunciar la sentencia.

Se trata de una sanción jurídica por la que se advierte a la comunidad en


general y al agresor en particular, que ahí hubo verdadera violación de un
derecho constitucional. La segunda declaración es la que contiene la
orden al agresor de que en el futuro no vuelva a cometer ese mismo acto
agresor u otro sustancialmente semejante, respecto del concreto agredido
o de algún otro en iguales circunstancias.3

Y la tercera declaración contiene el apercibimiento de que si el agresor no


obrase según la orden dada, se le terminarían aplicando multas fijas o
acumulativas4, sin perjuicio de que se le siga el juicio penal
correspondiente. En este contexto cobra virtualidad plena el
reconocimiento por parte de los redactores del proyecto que hoy es el
Código Procesal Constitucional, de que “reconociendo que los procesos

3
Las expresiones del artículo 1 CPConst. son: “disponiendo que el emplazado no vuelva a incurrir en las
acciones u omisiones que motivaron la interposición de la demanda”.
4
El texto normativo ha dispuesto como una posible sanción más la destitución del agresor. Sin embargo,
ese “disponer la destitución del responsable”
20
constitucionales deben ser el instrumento más sólido y expeditivo de todos
los que conforman la tutela de los derechos en un sistema jurídico
(atendiendo a que su violación constituye un agravio a las bases del
sistema jurídico), se ha extendido su ámbito de eficacia aun a aquellos
casos en los que cesa el agravio”.5

8.- HABEAS CORPUS CONEXO:

Además de los derechos enunciados en el artículo 25 del Código Procesal


Constitucional, también procede el hábeas corpus en defensa de los
derechos constitucionales conexos con la libertad individual,
especialmente cuando se trata del debido proceso y la inviolabilidad del
domicilio.

“Cabe utilizarse cuando se presentan situaciones no previstas en los tipos


anteriores. Tales como la restricción del derecho a ser asistido por un
abogado defensor libremente elegido desde que una persona es citada o
detenida; o de ser obligado a prestar juramento; o compelido a declarar o
reconocer culpabilidad contra uno mismo, o contra el o la cónyuge, etc. Es
decir, si bien no hace referencia a la privación o restricción en sí de la
libertad física o de la locomoción, guarda, empero, un grado razonable de
vínculo y enlace con éste. Adicionalmente, permite que los derechos
innominados –previstos en el artículo 3° de la Constitución– entroncados
con la libertad física o de locomoción, puedan ser resguardados.”

Proceso de Hábeas Corpus: Expediente Nº 2663-2003-HC/TC

Fecha: Publicada el 12 de abril de 2004 en el portal electrónico del Tribunal


Constitucional peruano.

Esta institución procesal, permite que los derechos innominados o


llamados también “derechos constitucionales no escritos”, “cláusula de los

5
AA. VV., Código Procesal Constitucional. Comentarios, exposición de motivos, dictámenes e índice
analítico, Palestra editores, Lima, 2004, p. 146.

21
derechos no innominados”, “derechos análogos”, “derechos
complementarios” o “cláusula de los derechos implícitos” – previstos en el
artículo 3° de la Constitución – entroncados con la libertad física o de
locomoción, puedan ser resguardados.

Establece que este tipo de habeas corpus procede en defensa de los


derechos constitucionales conexos a la libertad individual y de manera
especial, como derechos constitucionales conexos, al debido proceso y la
inviolabilidad del domicilio.

Se precisa que la enunciación señalada en el artículo 25° del CPC que


dice textualmente “procede el habeas corpus ante la acción u omisión que
amenace o vulnere los siguientes derechos que enunciativamente
conformen la libertad individual”, es decir no solo está referida a un listado
de casos principales sino busca la protección de derechos que no se
encuentran expresamente señalados en el

citado artículo, conocido legislativamente como “técnicas abiertas” (en


contraposición, con las “técnicas cerradas” cuyo listado es taxativo; y que
aplicado al habeas corpus significaría que tendrían tutela jurídica
únicamente los casos señalados o enumerados expresamente en la norma
legal serán materia de protección).

Así como refiere Roberto ALFARO PINILLOS, gracias al uso de “técnicas


abiertas” por parte del CPC para el habeas corpus, el hecho que
determinados derechos – o supuestos- no hayan sido incorporados
positivamente (no estén regulados expresamente) en el artículo 25° del
CPC, no significa la imposibilidad de protegerlos mediante el proceso de
habeas corpus; pues dada la importancia y trascendencia social de estos
derechos – vinculados a la libertad individual directamente y/o a su esencia
misma, expresada en diversos matices o de derechos conexos- no pueden
quedar desamparados de tutela efectiva de parte del Estado.

22
Sobre el mismo tema de nuevos derechos vía el habeas corpus Luis
SAENZ DAVALOS (2004: p.14) señala lo siguiente: “un aspecto que
merece puntualizarse, (…); que al igual como ocurre con el amparo y su
ámbito de protección, resulta perfectamente posible por vía de habeas
corpus, individualizar nuevos derechos apelando a técnicas como la de la
cláusula de los derechos implícitos reconocida en el artículo 3° de la
Constitución o incluso a los derechos complementarios reconocidos en los
instrumentos nacionales. Dicha línea de razonamiento se sustenta en el
hecho de que el listado contenido en el código –

articulo 25° “derechos protegidos” del habeas corpus-, no tiene carácter


taxativo sino meramente enunciativo por lo que puede individualizarse y
correlativamente tutelarse nuevos derechos, siempre que los mismos se
encuentren vinculados a la libertad estrictamente individual o se
encuentren por la naturaleza de las cosas, indisolublemente ligados a su
ejercicio”.

Ante esto se entiende que los derechos constitucionales mencionados


pueden presentar una relación de conexidad con el derecho a la libertad
individual, sin negar la posibilidad de que existan otros derechos
constitucionales que igualmente pueden cumplir con dicha relación de
conexidad; pero, ¿cómo se presenta la relación de conexidad de un
derecho constitucional con la libertad individual?, este punto trataremos a
continuación.

REQUISITOS PARA LA PROCEDENCIA DEL HABEAS CORPUS


CONEXO

Las acciones de garantía solamente procederán en caso de violaciones


que afecten el contenido esencial de los derechos constitucionales.

La Constitución señala que el habeas corpus procede ante las violaciones


de la libertad individual o de derechos conexos a la libertad individual. Para
el resguardo de los derechos constitucionales conexos a la libertad

23
individual, existe el llamado habeas corpus conexo. Este habeas corpus
requiere reunir dos requisitos para su procedencia. En primer lugar, es
necesario que se demuestre la afectación (como lesión o amenaza) de un
derecho constitucional y, en segundo lugar, debe alegarse
convincentemente que este derecho constitucional tiene un grado
razonable de vinculación con la libertad individual.

A este último requisito se le conoce como el requisito de la conexidad, La


conexidad exige simplemente que el ejercicio del derecho constitucional
afectado esté vinculado a la libertad individual. El Código Procesal
Constitucional en su artículo 25 ha acogido esta concepción amplia del
habeas Corpus como proceso constitucional al admitirlo solo ante la
eventual vulneración del derecho a la libertad personal en la expresión
enunciativa de dicho dispositivo, existiendo la conexión entre el
instrumento sirviente (proceso instrumental) y el derecho material servido
(derecho a la libertad personal).

Por ello se requiere, para la procedencia de un habeas corpus conexo es


la amenaza o violación al contenido esencial de un principio o derecho
constitucionalmente protegido, y que el ejercicio de este derecho
constitucional afectado esté vinculado a la libertad individual. Tal
conexidad se presenta cuando por ejemplo, la vigencia del derecho
constitucional constitutivo del debido proceso garantiza las condiciones
para resguardar al procesado de una privación o restricción de la libertad
individual arbitraria. La procedencia del habeas corpus conexo ante una
violación de este derecho no requiere una directa afectación de la libertad
individual, sino que basta con que se produzca una decisión judicial sin
motivación y, por tanto, se generen las condiciones para una privación
ilegítima de la libertad, aunque esta no se haya producido o sea inminente
su producción, por eso se dice que ampara además la “amenaza”.

Esta es la conexidad propia del habeas corpus conexo, es decir, se trata


de la violación de derechos constitucionales que, en el caso concreto,
están vinculados a la libertad individual, si se produce la violación a un

24
derecho constitucional que asegura las condiciones para el ejercicio del
derecho a la libertad individual, procederá el habeas corpus conexo. En
este último caso, no se lesiona o pone en peligro concreto la libertad
individual, sino que tiene lugar una violación de otro derecho constitucional
que crea las condiciones idóneas para afectar la libertad individual, aunque
en el caso concreto no se haya producido aún una real afectación o una
puesta en peligro de la libertad individual.

ALGUNOS SUPUESTOS

EL HABEAS CORPUS CONEXO POR INVIOLABILIDAD


DELDOMICILIO:

Con relación al derecho a la inviolabilidad de domicilio, tiene un


reconocimiento constitucional en el artículo 2° inciso 9) de la Norma
Fundamental que reconoce el derecho “a la inviolabilidad del domicilio.
Nadie puede ingresar en él, ni efectuar investigaciones o registros sin
autorización de la persona que lo habita o sin mandato judicial, salvo
flagrante delito o muy grave peligro de su perpetración. Las excepciones
por motivos de sanidad o de grave riesgos son reguladas por la ley”. El
derecho a la inviolabilidad de domicilio pasa a formar parte del ámbito de
tutela del habeas corpus (Art. 25, in fine), lo que resulta razonable
atendiendo a la ampliación que ha merecido en la jurisprudencia
comparada el concepto de domicilio o, de modo más exacto, el
replanteamiento de la forma típica de entender los supuestos en los que
se produce una lesión a este derecho. En esta perspectiva el derecho a la
inviolabilidad de domicilio se convierte en un “derecho a la libertad en el
domicilio” que protege a la persona en dicho ámbito contra cualquier
injerencia exterior que impide o dificulte su libertad de movimientos. Si bien
el objeto de protección de este derecho estaba vinculado a la propiedad
en la época del constitucionalismo primigenio, en la actualidad el domicilio
hace referencia a todo lugar en que se despliega la vida privada.

25
2. DERECHOS CONEXOS. VINCULACION ENTRE LA LIBERTAD
PERSONAL Y TUTELA PROCESAL EFECTIVA

Debe entenderse que la letra “y” en la expresión “ (…) Libertad individual


y la tutela procesal efectiva (…)”, en aplicación lógico-jurídica, significa
conjunción, lo que quiere decir que solo si se transgrede, quebranta o viola
alguno de los derechos que forman parte de la tutela procesal efectiva, de
forma patente, clara, visible o perceptible y necesariamente conduce a la
privación de la libertad individual, es posible alcanzar el asunto
controvertido para llegar a un pronunciamiento de fondo válido.
Consecuentemente, la procedencia, en su tercera exigencia, acumula la
libertad individual y tutela procesal efectiva porque esta exigencia se
presenta también al comienzo del propio artículo 4, cuando trata del
amparo (“resoluciones judiciales firmes dictadas con manifiesto agravio a
la tutela procesal efectiva […]”). (STC Exp. N° 9598-2005-PHC/TC, S, f. j.

3. DERECHO CONEXOS. DERECHO A UN TRADUCTOR E


INTÉRPRETE COMO REPRESENTANTE DEL DERECHO DE DEFENSA

El ejercicio del derecho de defensa no es posible si al recurrente no se le


designa traductor o interprete, y –acorde a la Convención- que este
derecho es una garantía mínima del procesado para el respeto de su
derecho al debido proceso y a su identidad cultural, en consecuencia, para
su validez, así lo ha señalado la Comisión Interamericana de Derechos
Humanos “(…)” toda declaración de una persona que no comprenda o no
hable adecuadamente el idioma en el cual esta le es tomada, carece de
valor.” (STC Exp. N° 4719-2007-PHC/TC, S, f. j. 17).

En este sentido, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, en


el artículo 14.3, establece las siguientes garantías mínimas: “a) A ser
informada sin demora, en un idioma que comprenda y en forma detallada,
de la naturaleza y causas de la acusación formulada contra ella”, y “f) A
ser asistida gratuitamente por un intérprete, si no comprende o no habla el

26
idioma empleado en el tribunal”; y la Convención Americana sobre los
Derechos Humanos (en adelante la Convención) establece en el artículo
8.2. “a. derecho del inculpado de ser asistido gratuitamente por el traductor
o interprete, si no comprende o no habla el idioma del juzgado o tribunal”;
cabe precisar que la Convención establece una condición para ser asistido
en juicio por un intérprete, en el caso que no se comprenda o no hable el
idioma del juzgado o tribunal. (STC Exp. N° 4719-2007-PHC/TC, f.j. 15).

VI. RIESGOS, PROBLEMAS Y APORTES

El habeas Corpus, como es sabido un proceso judicial de carácter


constitucional que tiene como finalidad proteger la libertad de la persona y
los derechos constitucionales conexos con ella (por ejemplo: el derecho
de ingresar, transitar y salir del territorio nacional, el derecho a no ser
incomunicado) ante violaciones o amenazas de violación provenientes de
una autoridad o de un particular. Lo puede presentar el mismo afectado o
cualquier otra persona en su nombre; si el Juez comprueba que
efectivamente aquéllas se han producido, ordena la inmediata libertad de
la persona o, si fuera el caso, ordena que se suspenda la violación o
amenaza de violación de un derecho conexo a la libertad individual.

El contenido de este derecho fundamental ha evolucionado positivamente


para entenderse como el derecho que tiene toda persona de decidir
libremente cómo actuar y de poder actuar como ha decidido, sin afectar
igualmente los derechos de otras personas; el habeas corpus resultará
entonces aplicable no solo a los casos de lesión o de efectiva puesta en
peligro de este derecho fundamental, sino también a los casos de
violaciones de derechos constitucionales distintos a la libertad individual,
pero que garantizan el disfrute de este derecho constitucional.

Sin embargo, ante ello el alcance para la protección de este derecho,


mediante el Habeas Corpus Conexo, es una tarea importante para el
Tribunal Constitucional, a través de la emisión de sentencias uniformes y
claras, haciendo más sencillo el entendimiento de los requisitos que se

27
requiere lograr la protección de los derechos “conexos”; así como del
trabajo que realice los doctrinarios en el estudio de este fenómeno que se
está convirtiendo en una acción recurrente por los justiciables, justamente
porque la difusión de sus alcances no está claramente limitado; pero como
limitar algo tan ilimitado como es la libertad individual, nosotros creemos
que solo se debe recurrir a esta acción, cuando la privación de este
derecho se vea gravemente vulnerado o amenazado; pues existe otras
acciones, igualmente amparables con la misma urgencia, como es la
Tutela de derechos, que se interpone inmediatamente ante el Juez Penal
cuando los derechos, por ejemplo al debido proceso de ven vulnerado o
amenazado, por la autoridades competentes. Asimismo se debe tener
presente que el Hábeas Corpus conexo no consiste en determinar la
responsabilidad penal de la persona a favor de quien se interpone, ya que
por medio de este proceso sólo se verifica si existe amenaza o afectación
de la libertad individual y, en caso que esta se verifique, ordenar se
repongan las cosas al estado anterior de la violación o amenaza de
violación.

Otro punto, importante, para la debida interpretación del contenido y


alcances de los derechos constitucionales protegidos por el Habeas
Corpus conexo, es que deben entenderse de conformidad con la
Declaración Universal de los Derechos Humanos, los tratados sobre
derechos humanos, así como de las decisiones adoptadas por los
tribunales internacionales sobre los derechos humanos constituidos según
tratados de los que el Perú es parte.

Es menester indicar que el Habeas Corpus conexo también procede ante


la vulneración a un plazo razonable de una detención preventiva, al
respecto debemos acotar que el artículo 9.3 del Pacto Internacional de
Derechos Civiles y Políticos, establece que “toda persona detenida, tendrá
derecho a ser juzgada dentro de un plazo razonable o a ser puesta en
libertad. Sumado a ello el artículo 7.5 de la Convención Americana de

28
Derechos Humanos reconoce el derecho de “toda persona detenida o
retenida (…) a ser juzgada dentro de un plazo razonable o a ser puesta en
libertad, sin perjuicio de que continúe el proceso”…. En este orden ideas
vemos en la praxis que muchos jueces penales a solicitud del Fiscal en su
requerimiento de prisión preventiva dictan en la mayoría de los casos
prisión preventiva por el máximo legal establecido en el articulo 272 inciso
1) del Código Procesal Penal es decir, hasta por un máximo de 09 meses,
sin tener en cuenta que en algunos casos como son - flagrancia delictiva-
no resulta lógico imponer tal medida pues como se sabe, el Fiscal cuenta
con los elementos de convicción necesarios para una pronta acusación
directa u otra medida que no necesariamente pueda conllevar a continuar
con una investigación que tendrá un lapso de 120 días más su prórroga
por 60 días mas, no resultando razonable que el imputado pueda seguir
estando en prisión cuando en el menor lapso posible pueda culminar su
proceso y quizás el imputado podría solicitar la reserva del fallo
condenatorio u cualquier otra medida que pueda convenir a sus intereses,
creemos que el derecho a un plazo razonable es un derecho que se debe
de amparar dada la importancia que tiene una prisión preventiva siendo
considerada como la última medida en que se debe adoptar para asegurar
los objetivos del proceso penal.

29
CONCLUCIONES:

El habeas corpus es una garantía constitucional, que protege a la libertad


de la persona, cuando exista una detención arbitraria o sin autorización del
juez, estas decisiones deben estar motivadas y conforme a ley.

Se debe plantear al instante cuando a una persona sin razón alguna es


detenida de su libre tránsito, si el agente tiene de la calidad de un
funcionario público o servidor público, estos serán amonestados por abuso
de autoridad sin justo título (ordenanza judicial), para la detención del
sujeto.

En los casos de delitos graves no se puede interponer el habeas corpus,


ya que el sujeto está dentro de un proceso, o se le va abrir un proceso en
el ámbito penal, ya que en el transcurso del mismo se podrá absolver o
detener todo depende del agente infractor (capacidad procesal) y la
magnitud de daño ocasionado.

30
BIBLIOGRAFIA:

 Código Procesal Constitucional. Comentarios, exposición de


motivos.
 Dr. Luís Alfredo Alarcón Flores - Revista "Licenciados en
Derecho"
 Nuevos derechos vía el habeas corpus Luis SAENZ DAVALOS
(2004: p.14)
 Código Procesal Constitucional. Comentarios, exposición de
motivos, dictámenes e índice analítico, Palestra editores, Lima,
2004, p. 146
 Las expresiones del artículo 1 CP Const. son: “disponiendo que el
emplazado no vuelva a incurrir en las acciones u omisiones que
motivaron la interposición de la demanda”.
 El texto normativo ha dispuesto como una posible sanción más la
destitución del agresor. Sin embargo, ese “disponer la destitución
del responsable

31