Está en la página 1de 3

ECOSISTEMAS ESTRATEGICOS PARA LA SOCIEDAD: BASES

CONCEPTUALES Y METODOLOGICAS.

En Colombia los ecosistemas estratégicos, son una fuente de servicios que mejora
la calidad de vida de la humanidad. La labor que cumplen estos ecosistemas es
irreemplazable y no puede ser realizada tan fácilmente por el hombre y el
desarrollo de la tecnología, es por eso que la conservación y la sensibilización de
los seres humanos, debería empezar a educarse desde que somos pequeños,
para que así quizás, el daño que el mismo hombre está causando a la naturaleza,
se pueda ver compensando con nuevas estrategias de conservación y cuidado.

Los ecosistemas estratégicos garantizan la oferta de bienes y servicios


ambientales esenciales para el desarrollo humano sostenible del país. Estos
ecosistemas se caracterizan por mantener equilibrios y procesos ecológicos
básicos tales como la regulación de climas, del agua, realizar la función de
depuradores del aire, agua y suelos; la conservación de la biodiversidad, por lo
que son aquellas unidades ambientales específicas de la naturaleza como los
bosques, ríos o cuencas, entre otros que, debido a su formación biológica,
características físicas, estructuras y procesos, proveen de bienes y/o servicios
vitales para el desarrollo sostenible de una sociedad.

Los principales ecosistemas estratégicos en Colombia son los Páramos


Humedales y Manglares.

Los Páramos: Se caracterizan por tener alta humedad y viento seco, son
considerados fábricas de agua. La vegetación predominante son los frailejones,
guardarocíos, macollas, musgos, entre otros.

Los Manglares: Es un tipo de bosque adaptado a zonas con suelos húmedos


expuestos a condiciones salinas y a inundaciones periódicas de mareas. Se
encuentran en litorales y desembocaduras de ríos.

Los Humedales: Es una zona de la superficie terrestre que está temporal o


permanentemente inundada, regulada por factores climáticos y en
constante interrelación con los seres vivos que la habitan. Estos son los
ecosistemas más productivos del mundo y desempeñan diversas funciones como
control de inundaciones, protección contra tormentas; recarga y descarga de
acuíferos (aguas subterráneas); control de erosión; retención de sedimentos y
nutrientes.
ECOSISTEMAS COMO PROVEEDORES DE BIENES Y SERVICIOS
AMBIENTALES

Existen diversas categorías de bienes y servicios aportados por los ecosistemas a


la sociedad el cual detallaré a continuación:

Ecosistemas que satisfacen necesidades básicas de la sociedad

En este ecosistema destacamos las cuencas hidrográficas, páramos y bosques


porque son los que abastecen las necesidades básicas de una sociedad, tales
como agua, aire, alimento y energía depende en un alto grado cuando no
completamente del aporte de los sistemas naturales.

Ecosistemas para la producción económica

Este sistema se encarga de producir bienes de consumo para la sociedad, los


procesos productivos, industriales y agropecuarios, dependen en alto grado de
insumos naturales como agua, energía, suelos, materias primas, y no solo de
capital financiero y humano o de procesos productivos artificiales.

Ecosistemas para la prevención de riesgos

Este sistema tiene como función evitar los cambios catastróficos como
deslizamientos, inundaciones, terremotos, huracanes. No obstante, desarrolló a lo
largo de milenios mecanismos reguladores de tales cambios, que tienden a
evitarlos o a amortiguarlos. Así, los bosques tienen la capacidad de amortiguar las
crecientes e inundaciones, a través de su influencia sobre los ciclos hidrológicos,
pero así mismo disminuyen los riesgos de erosión o deslizamiento y pueden, por
esta vía, moderar incluso los efectos de los terremotos y los huracanes.

Ecosistemas en relaciones políticas y sociales.

Son aquellos que cumplen funciones de importancia en el mantenimiento de


condiciones adecuadas para el desarrollo e interacción de países que tienen un
ecosistema en común. Ya que el medio ambiente cobra creciente importancia en
las relaciones internacionales, en la medida que se reconoce el carácter global de
muchos procesos de perturbación, como el cambio climático o el deterioro de la
capa de ozono.

Ecosistemas para el equilibrio ecológico

Son extensiones que se conservan en su estado natural para ser sostenedoras en


condiciones adecuadas para el bienestar y el desarrollo. Uno de los aspectos más
significativos, es su influencia sobre el clima, de cuya regularidad depende el éxito
de adaptaciones seculares como la agricultura, base de la seguridad alimentaria
en un planeta sobrepoblado, donde el 30% de toda la producción biológica
primaria es monopolizada por la humanidad. La regulación hídrica es otra función
primordial, El tercer aspecto es la generación y mantenimiento de diversidad y
riqueza biológica, un potencial enorme en Colombia.

Ecosistemas como receptores de desechos (vertederos).

En este ecosistema encontramos que la naturaleza es receptora y recicladora de


los desechos de la humanidad, que sólo ahora inicia tímidos esfuerzos para
complementar la acción de la máquina recicladora natural, otra enorme
infraestructura gratuita al servicio de la sociedad.

Ecosistemas como proveedores de recursos naturales

Bajo esta categoría se incluyen aquellos productos no cultivados que se obtienen


de la naturaleza, siguiendo métodos fundamentalmente extractivos o con niveles
apenas reconocibles de manejo.