Está en la página 1de 987

Valencia, 27, 28 y 29 de Marzo de 2019

XXXV CONGRESO
Asociación Española
de Abastecimientos
de Agua y Saneamiento
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

CT1 - 01 Caracterización de una estación de aforo conociendo su sección........................................................................................................... 5


CT1 - 02 Ecología acuática y gestión: Casos de aplicación en embalses y agua industrial.................................................................................. 11
CT1 - 03 Estabilidad y eficacia de la monocloramina como desinfectante............................................................................................................ 21
CT1 - 04 Éxito en la aplicación de los CFDs a casos complejos .......................................................................................................................... 31
CT1 - 05 Experiencias en dos plantas potabilizadoras de cuantificación del riesgo microbiológico cryptosporidium........................................... 40
CT1 - 06 Garantía de calidad del agua con sensores multiparamétricos en línea en redes en alta...................................................................... 49
CT1 - 07 Guía para la elaboración de planes de emergencia ante situaciones de sequía en sistemas de abastecimiento urbano..................... 59
CT1 - 08 Mejora de la eficiencia de sondeos de abastecimiento aplicando tecnologías sostenibles.................................................................... 69
CT1 - 09 Microalgas y cianobacterias. Tratamientos en suministros de agua potable.......................................................................................... 79
CT1 - 10 Pilotaje a escala industrial de diferentes tecnologías basadas en membranas
de ultrafiltración para el tratamiento de agua potable.............................................................................................................................. 93
CT1 - 11 PORTABLECRAC. Solución portátil para la regeneración electroquímica del carbón activo............................................................... 103
CT1 - 12 Potabilización de las aguas del Nervión en la ETAP de Venta alta. Primer paso: Planta piloto de Etxebarri....................................... 110
CT2 - 01 Avances de la microbiología clínica a la microbiología ambiental ........................................................................................................ 121
CT2 - 02 Caracterización de la materia orgánica para optimizar tratamiento de aguas de consumo humano.................................................... 130
CT2 - 03 Compuestos productores de olor en las aguas destinadas al consumo humano en la Comunidad de Madrid.................................... 140
CT2 - 04 Cuantificación de mejoras sanitarias y de calidad del agua inherentes a la implantación de la ISO 22000......................................... 149
CT2 - 05 El problema de los microplásticos en las aguas y su investigación...................................................................................................... 156
CT2 - 06 Estabilidad de muestras y compatibilidad de medidas para la determinación de cloro........................................................................ 167
CT2 - 07 Guías de técnicas de trabajo para laboratorios de control de calidad de aguas: Toma de muestras puntuales.................................. 172
CT2 - 08 Herramienta de caracterización y selección de métodos analíticos...................................................................................................... 177
CT2 - 09 Impacto de los bacteriófagos como nuevo indicador de la calidad del agua........................................................................................ 184
CT2 - 10 Implantación de un método para la detección de virus en aguas de consumo humano....................................................................... 190
CT2 - 11 Implantación de un método para la detección de virus infecciosos en agua de mar............................................................................ 196
CT2 - 12 Incorporación de la evaluación cuantitativa de riesgos químicos y microbiológicos a los PSA............................................................ 200
CT2 - 13 La nueva Directiva de Aguas de Consumo: Novedades e impactos..................................................................................................... 210
CT2 - 14 Reglas de decisión para declarar la conformidad de los resultados analíticos..................................................................................... 220
CT3 - 01 Algoritmos inteligentes para la detección de fugas............................................................................................................................... 225
CT3 - 02 Caracterización de elementos hidráulicos en banco de ensayos.
Aplicación en simulación de llenado-vaciado de conducciones............................................................................................................. 235
CT3 - 03 Gestión de consumos en la red de abastecimiento aplicando las TIC. La experiencia de EMACSA................................................... 245
CT3 - 04 Selección de la mejor técnica disponible para el cruce de cauces por conducciones hidráulicas........................................................ 254
CT3 - 05 Caracterización de transitorios hidráulicos en condiciones normales de operación para la red gestionada por CYII.......................... 263
CT3 - 06 Control de calidad a origen de contadores de agua domiciliarios......................................................................................................... 272
CT3 - 07 Gestión dinámica de la presión en la red. Presente y futuro................................................................................................................. 282
CT3 - 08 Guía de buenas prácticas para la selección y adquisición de contadores de agua fría........................................................................ 291
CT3 - 09 Guía técnica para la gestión patrimonial de infraestructuras en redes de abastecimiento................................................................... 301
CT3 - 10 Influencia meteorológica y antropogénica en la calibración del sistema de previsión de la demanda................................................. 311
CT3 - 11 La red de distribución y los transitorios hidráulicos. Operando bajo estrés........................................................................................... 321
CT3 - 12 Manual para el mantenimiento de depósitos de abastecimiento a poblaciones................................................................................... 331
CT3 - 13 Necesidad de un pacto para el agua urbana desde la perspectiva de los fabricantes de productos de construcción......................... 342
CT3 - 14 Proyecto EMBER: Análisis de indicadores eléctricos para mantenimiento predictivo en electrobombas sumergibles........................ 349
CT3 - 15 Tubería de hinca con PRFV.................................................................................................................................................................. 358
CT3 - 16 Uso de la telelectura para el cálculo del caudal de fugas y del rendimiento técnico hidráulico en contínuo........................................ 369
CT4 - 01 Aplicación de modelos integrados de Cuenca para planificación de inversiones de drenaje urbano................................................... 376
CT4 - 02 Aplicación en climatización del aprovechamiento energético de las
redes de agua en la Mancomunidad de la comarca de Pamplona........................................................................................................ 387
CT4 - 03 Contaminación de las aguas pluviales en una red unitaria urbana. El caso de Madrid........................................................................ 398
CT4 - 04 Control de la explotación de colectores en relación con los impactos sobre las masas de agua......................................................... 403
CT4 - 05 Desarrollo de una plataforma de prevención para el mantenimiento de redes de saneamiento “GESTOR”........................................ 412
CT4 - 06 Estimación de caudal vertido a medio receptor mediante técnicas de dinámica de fluidos computacional......................................... 422
CT4 - 07 Evaluación del riesgo asociado a inundaciones y DSS para la ciudad de Badalona
en un contexto de cambio climático. El proyecto BINGO...................................................................................................................... 428
CT4 - 08 Instrumentación de la red de saneamiento de EMACSA...................................................................................................................... 439
CT4 - 09 Mitigación efectiva de olores, corrosión y emisiones de gases de efecto invernadero en redes de saneamiento............................... 449

2
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

CT4 - 10 Sistemas de saneamiento unitario en medios costeros con elevados


objetivos de protección ambiental: Una realidad en la ría de Ferrol..................................................................................................... 458
CT4 - 11 Soluciones sostenibles para conducciones enterradas......................................................................................................................... 468
CT5 - 01 Calidad del Agua Regenerada de la ERA Camp de Tarragona............................................................................................................. 481
CT5 - 02 Caracterización microbiológica de lodos y suelos. Establecimiento de indicadores sobre la fermentabilidad de los lodos................. 493
CT5 - 03 Centro de excelencia de tecnologías de depuración y reutilización...................................................................................................... 504
CT5 - 04 Contaminación emergente en nuestras aguas residuales: La “Amenaza Fantasma”........................................................................... 513
CT5 - 05 Control avanzado global en una EDAR inteligente: Evolución hacia la eficiencia y autonomía........................................................... 521
CT5 - 06 Diseño de la EDAR más avanzada de España (EDAR Lagares)......................................................................................................... 525
CT5 - 07 Eliminación de nitrógeno en retornos por desamonificación tras hidrólisis térmica. Experiencias en EDAR Lagares......................... 535
CT5 - 08 Estudio de la eliminación de Clostridium en tratamiento terciario de aguas residuales mediante ozonización.................................... 545
CT5 - 09 Etapas de purificación para la valorización del biogás.......................................................................................................................... 555
CT5 - 10 Evaluación de un prototipo preindustrial de digestión anaerobia seca para el tratamiento de lodos EDAR: LIFE ANADRY............... 565
CT5 - 11 Gestión de lodos en Cataluña. Un análisis histórico............................................................................................................................. 572
CT5 - 12 Gestión sostenible de residuos en estaciones depuradoras de aguas residuales para la generación de recursos............................. 584
CT5 - 13 HYDROSLUDGE 3D: Herramienta para el diseño de nuevas EDAR mediante simulación computacional de fluidos......................... 590
CT5 - 14 Identificación y minimización de microfibras en el tratamiento de aguas residuales urbanas: FIBERCLEAN...................................... 592
CT5 - 15 Los Sanitation Safety Plans como nueva herramienta para la gestión de riegos en aguas regeneradas............................................ 598
CT5 - 16 Microplásticos un problema emergente para el mundo del agua.......................................................................................................... 605
CT5 - 17 Naturalización de efluentes de EDAR mediante tratamiento con humedales artificiales...................................................................... 614
CT5 - 18 Nuevos requerimientos UE para la reutilización de aguas regeneradas.............................................................................................. 622
CT5 - 19 Panorámica de la gestión de lodos de depuración en España............................................................................................................. 629
CT5 - 20 Pruebas de residuos líquidos de alta carga orgánica para codigestión anaerobia con fangos mixtos en EDAR................................. 634
CT5 - 21 Puesta en marcha y operación de la tecnologia Saving-E para optimizar
el funcionamiento de las estaciones de depuración de aguas residuales urbanas ............................................................................. 643
CT5 - 22 Reingeniería de la codigestión mediante dosificación automática de residuos.................................................................................... 649
CT5 - 23 Smart Inspection: Nuevas tecnologías en la detección de fugas de biogás en plantas de tratamiento de aguas residuales.............. 657
CT5 - 24 Tecnología aplicable para la valorización de lodos de EDAR para la coproducción de biocombustibles............................................. 666
CT5 - 25 Tecnología híbrida EO&O3 de bajo consumo energético para la reutilización de aguas de proceso................................................... 677
CT5 - 26 Tratamiento coste efectivo de activación medioambiental para disfunciones del sistema biológico de las EDAR............................... 682
CT6 - 01 Canal Colabora: con quienes nos necesitan......................................................................................................................................... 686
CT6 - 02 Cómo transformar la experiencia de cliente en las compañías de agua............................................................................................... 692
CT6 - 03 El agua, un poderoso elemento de igualdad. Comunicación y sensibilización..................................................................................... 702
CT6 - 04 El cliente digital en Suez....................................................................................................................................................................... 709
CT6 - 05 La gestión social de una empresa......................................................................................................................................................... 714
CT6 - 06 Mejorando la relación directa con el cliente. Comunicación efectiva de las afectaciones en el servicio de abastecimiento................ 717
CT6 - 07 Nueva modalidad de pago, 12 gotas..................................................................................................................................................... 723
CT6 - 08 Sistema de medición de la experiencia de cliente en Canal de Isabel II.............................................................................................. 725
CT6 - 09 Uso de la telelectura (Smart Metering) como pilar tecnológico y operativo para la gestión.................................................................. 736
CT7 - 01 Análisis organizativo y funcional de entidades reguladoras de los servicios urbanos del agua en Europa.......................................... 746
CT7 - 02 Antecedentes y novedades en el impuesto especial de hidrocarburos y de electricidad...................................................................... 757
CT7 - 03 Cátedras de operadores de Agua Urbana: Un nuevo modelo para la gestión de la I+D+i................................................................... 760
CT7 - 04 El papel de las Diputaciones en la gestión del servicio de agua potable y alcantarillado..................................................................... 770
CT7 - 05 Inyección de Biogás en la red de gas natural. Una visión desde el sector del agua............................................................................ 781
CT7 - 06 La planificación estratégica en las empresas de aguas, caso de Canal de Isabel II............................................................................ 791
CT7 - 07 Las tarifas de los servicios de agua y la Ley de contratos del sector público de 2017......................................................................... 800
CT7 - 08 Normas internas de la contratación que posibiliten el acceso de las PYMES en la contratación pública............................................ 808
CT7 - 09 Aplicación de la norma UNE-EN15643-5 a la evaluación de la sostenibilidad de las canalizaciones.................................................. 814
CT7 - 10 Viaje en el tren de la seguridad y salud laboral..................................................................................................................................... 820
E - 01 El comienzo laboral de la mujer en una empresa del agua. El caso del Canal de Isabel II................................................................... 826
TD - 01 La revolución digital en el mundo del agua............................................................................................................................................ 837
TD - 02 Control avanzado de vertidos industriales a redes de saneamiento...................................................................................................... 840
TD - 03 Gestión en tiempo real de la eficiencia energética en redes de abastecimiento de agua..................................................................... 850
TD - 04 Eficiencia energética de redes de agua. Nuevo enfoque holístico usando técnicas de Machine Learning........................................... 857
TD - 05 Sostenibilidad e innovación, más allá de la gestión del agua................................................................................................................ 867

3
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

TD - 06 GO-Aigüa: Soluciones a la digitalización de procesos del ciclo del agua.............................................................................................. 877


TD - 07 Herramienta basada en minería de datos para automatización del diseño de sistemas inteligentes en EDAR.................................... 878
TD - 08 Inteligencia para la seguridad del agua digital....................................................................................................................................... 887
TD - 09 Internet de las cosas. La solución esperada para la telelectura de contadores de agua...................................................................... 896
TD - 10 iSM: Gestión avanzada para la detección de fugas e intrusismo a tiempo real..................................................................................... 905
TD - 11 IZEUS. Digitalización de la gestión energética...................................................................................................................................... 912
TD - 12 La telelectura de contadores de agua como medio hacia la transformación digital............................................................................... 917
TD - 13 Localización de fugas en terreno con Machine Learning....................................................................................................................... 925
TD - 14 Metodología de análisis y reconstrucción de datos para caudalímetros................................................................................................ 927
TD - 15 Optimización del diseño y la operación de EDAR utilizando herramientas de simulación integral........................................................ 934
TD - 16 Plataforma IOTSENS WATER para la gestión del abastecimiento de agua de Castellón de la Plana.................................................. 944
TD - 17 Optimización de las inversiones y reducción de las pérdidas comerciales: Aseguramiento de ingresos.............................................. 953
TD - 18 Previsión de fallos en tuberías: Combinando análisis estadístico con Open Data y datos en contínuo................................................ 962
TD - 19 Retos en la conexión de un modelo hidráulico con el SCADA.............................................................................................................. 969
TD - 20 WIM by SITRA, novedoso software de gestión y control de agua industrial.......................................................................................... 978

4
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

CARACTERIZACIÓN DE UNA ESTACIÓN DE AFORO


CONOCIENDO SU SECCIÓN
Tejera López, Elena María – Canal de Isabel II, S. A.
García de la Chica, Ángel M. – Canal de Isabel II, S. A.
Fernández Delgado, Francisco Javier – Canal de Isabel II, S. A.

SUMARIO
Los efectos cada vez más presentes del cambio climático, unidos al esperado crecimiento de la población, están im-
pulsando la aparición de estrategias destinadas a asegurar una mayor eficacia en la gestión de la demanda del agua.

En este sentido, desde Canal de Isabel II se ha desarrollado una línea de trabajo, dentro del Plan Estratégico 2018-
2030, orientada a garantizar la continuidad del suministro a través de acciones que persiguen, entre otras cosas, la
disminución del agua no controlada (Línea Estratégica 1).

Para el seguimiento de este objetivo es fundamental la precisión en la medida del agua derivada, es decir, del agua
que circula por los canales desde los embalses a las estaciones de tratamiento.

Para ello, se parte de una situación inicial en la que se dispone de 12 Estaciones de aforo dentro de la red de aduc-
ción de Canal de Isabel II, desde las que se mide, de manera continua y precisa, el nivel de agua mediante limníme-
tros ultrasónicos, conectados con el Centro de Control de la empresa. A partir del nivel se obtiene el caudal que
circula por el canal a través de curvas de gasto, que resultan de la caracterización de la Estación de aforo.

Las Normas ISO sobre medida del caudal en lámina libre, necesarias para la caracterización de la Estación de aforo,
se centran en canales abiertos con secciones desconocidas, dando el resultado con una precisión del orden del 10%.

En este artículo se van a indicar las primeras conclusiones de un método que se está desarrollando en Canal de
Isabel II con las características siguientes:

• Mejoras en la precisión de la medida del caudal sobre los resultados publicados hasta la fecha, que se ob-
tienen al medir previamente la sección del canal mediante los mejores métodos topográficos existentes con
incertidumbres por debajo del 1%. De esta forma, se dispone de una relación biunívoca entre el nivel del agua,
indicado anteriormente, y la sección mojada.

• Simplificación en la caracterización de la Estación de aforo mediante la utilización del conocimiento de la


sección. Conociendo con precisión la sección mojada, se puede simplificar el método de obtención de la ve-
locidad media. Ambas medidas dan como resultado la medida del caudal a una determinada altura de lámina.

Es decir, este artículo introduce la novedad de aplicar el método descrito por las normas para canales con secciones
desconocidas, en Estaciones de aforo de las que se tiene un conocimiento muy preciso de su sección; permitiendo
simplificar el procedimiento de medición y reducir el error en el cálculo del caudal. Así, se ha elegido una Estación
de aforo (La Dehesa), considerada prioritaria por el volumen de agua que circula por ella, y se ha llevado a cabo un
estudio con los datos recogidos en varios aforos con distintas alturas de lámina y en diferentes épocas del año. De
este análisis, se concluye que es posible identificar puntos característicos de una sección del canal que permitan
conocer la velocidad media asociada a una determinada altura de lámina y, por tanto, a un área mojada. Por último,
se ha estimado el error cometido al calcular el caudal con esta simplificación y se ha validado el método.

PALABRAS CLAVE
Estación de aforo, curva de gasto, altura de lámina, área mojada, velocidad media.

CARACTERIZACIÓN DE UNA ESTACIÓN DE AFORO CONOCIENDO SU SECCIÓN

5
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

INTRODUCCIÓN
Antecedentes

Los antecedentes de esta publicación se remontan a 2016 cuando la Subdirección de Telecontrol de Canal de Isabel
II decide retomar el proyecto “Aforos” con la intención de revisar las curvas de gasto de sus principales Estaciones de
aforo. Para ello, se realiza un estudio inicial con 8 aforos en la Estación objeto del presente artículo, empleando dos
tipos de tecnologías distintas en busca del mejor método: un Molinete Universal y un perfilador Doppler por pulsos.

De los resultados obtenidos en las mediciones realizadas en La Dehesa se extrajeron una serie de conclusiones:

• El error relativo entre las mediciones hechas con el equipo Doppler y el valor obtenido a través de la curva
de gasto estaba comprendido entre (7,81; 21,57)%.

• El error relativo entre las mediciones hechas con el Molinete y el valor calculado mediante la curva de gasto
se encontraba dentro del intervalo (7,04; 10,18)%.

• El error relativo entre los métodos empleados (dispersión en la medida) estaba comprendido entre (0,257;
14,951)%.

• El Molinete tenía buena repetibilidad, mientras que el Doppler no.

Por tanto, a la vista de la gran dispersión existente entre las mediciones y el caudal calculado mediante la curva de
gasto, se estableció la necesidad de actualizar dicha curva en cada una de las Estaciones de aforo, empezando por
aquellas consideradas como prioritarias.

Para tal tarea se decidió emplear como equipo de medida un Molinete Universal con calibración acreditada y se fijó
como tarea imprescindible la caracterización de las secciones transversales en las que se iban a efectuar las medi-
das, optando por un método topográfico con incertidumbres inferiores al 1%.

Figura 1: Medida de sección en Estación de aforo.

CARACTERIZACIÓN DE UNA ESTACIÓN DE AFORO CONOCIENDO SU SECCIÓN

6
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Estación De Aforo

En la siguiente tabla se muestran las principales características de la Estación analizada:

Tabla 1: Características Estación de aforo.

LA DEHESA
Altura máxima agua (m) 40.367
Área mojada máxima (m ) 2
9,8325
Ancho máximo (m) 3,55
Alturas más frecuentes (m) 1,4-1,6
Forma Pera

METODOLOGÍA
Determinación del perfil de velocidades

Para la determinación del perfil de velocidades de la Estación de aforo se define una malla de puntos que distan en
altura 200 mm y están distribuidos sobre verticales separadas también 200 mm.

Se decide establecer la malla tomando como referencia la forma de la sección, para barrer una mayor zona de me-
dición.

El cálculo del aforo se lleva a cabo mediante la siguiente expresión:

QT = Ʃvi × Ai

Donde,

QT: caudal total, resultado del aforo y asociado a una determinada altura de lámina en m3/s

vi: velocidad puntual del agua medida con el molinete en cada punto de la malla en m/s

Ai: área asociada a cada velocidad puntual en m2. Se obtiene gráficamente mediante un programa CAD (su-
perficies azules de “Figura 1”). Valor conocido con precisión inferior al 1% gracias a la medición topográfica.

Para los puntos frontera se deja un área sin considerar con velocidad asociada nula, que se marca tomando como
criterio el radio de la hélice del molinete utilizado.

Figura 2: Malla de puntos y cálculo áreas (azules) La Dehesa.

CARACTERIZACIÓN DE UNA ESTACIÓN DE AFORO CONOCIENDO SU SECCIÓN

7
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Calculando el caudal con esta malla se obtiene el perfil de velocidades de la Estación, lo que sirve de base para el
desarrollo del método simplificado de resolución de aforos.

Tabla 2: Tabla resumen resultados aforos La Dehesa

Aforo 1 Aforo 2 Aforo 3 Aforo 4


Caudal total QT (m /s)
3
6,9408 9,6503 8,0500 7,5484
Velocidad media vm (m/s) 1,52 1,67 1,59 1,55
Área mojada AT (m2) 4,5589 5,7695 5,0683 4,8653

Método simplificado

El objetivo del método simplificado es buscar un punto característico de la sección de aforo en el que, independien-
temente del nivel de lámina de agua, se pueda medir la velocidad y obtener, a partir de ella, el valor de velocidad
media del aforo. Este valor junto con el área mojada, que se conoce con gran precisión, bastarían para calcular el
caudal de agua correspondiente a cada altura de lámina.

El proceso seguido para la identificación del punto característico es el siguiente:

1. Cálculo para cada punto de la malla en los 4 aforos del porcentaje que representa su velocidad sobre la
velocidad media del aforo: vi /vm × 100 (%).

2. Cálculo de la diferencia entre los vi /vm × 100 (%) de un mismo punto de la malla en distintos aforos. En este
paso se estudian todas las posibilidades: aforo 1-2, 1-3, 1-4, 2-3, 2-4, 3-4.

3. Selección de aquellos puntos en los que la diferencia anterior en la totalidad de las posibilidades es inferior
al 1%.

Los puntos obtenidos se recogen a continuación:

Figura 3: Posibles puntos característicos La Dehesa.

Donde las dos primeras columnas representan las coordenadas en milímetros respecto al origen (0,0), situado sobre
el punto más bajo de la sección en su eje de simetría; las cuatro siguientes los valores de vi /vm × 100 (%) para esos
puntos en cada uno de los 4 aforos y las columnas restantes las diferencias entre vi /vm × 100 (%).

Figura 4: Representación de los posibles puntos característicos La Dehesa.

CARACTERIZACIÓN DE UNA ESTACIÓN DE AFORO CONOCIENDO SU SECCIÓN

8
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

4. Selección del mejor punto: cálculo de la desviación típica (s) de los valores obtenidos para cada aforo.

Figura 5: Desviaciones típicas y promedios.

Se elige como punto característico el (0,1120) por tener la menor desviación típica y por tanto, la menor dispersión
de valores.

Los demás puntos también se medirán y servirán como comprobación de la correcta resolución del aforo.

Error cometido con el método simplificado

Tomando como valor verdadero de la relación vi /vm ×100 (%) en el punto (0,1120) el promedio de los obtenidos en
los 4 aforos analizados (113,20%), se comprueba el error que se estaría cometiendo si, en vez de calcular el caudal
mediante la malla completa (QT), se hiciera con el método simplificado (Qi = vmi × AT). Para ello se halla la velocidad
media (vmi) a partir del porcentaje anterior y las velocidades del punto característico medidas en cada aforo (vi).

Tabla 3: Error cometido con método simplificado.

Aforo 1 Aforo 2 Aforo 3 Aforo 4


Velocidad en (0,1120) vi (m/s) 1,72 1,89 1,80 1,76
Velocidad media vmi (m/s) 1,52 1,67 1,59 1,55
Área mojada AT (m2) 4,5589 5,7695 5,0683 4,8653
Caudal total QT (m3/s) 6,9408 9,6503 8,0500 7,5484
Caudal simplificado Qi (m /s)
3
6,9269 9,6328 8,0591 7,5644
Error cometido (%) –0,20 –0,18 0,11 0,21

Figura 6: Comparativa entre caudales.

CARACTERIZACIÓN DE UNA ESTACIÓN DE AFORO CONOCIENDO SU SECCIÓN

9
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Validación del método simplificado

Para validar el método se calcula el error anterior en 2 aforos distintos a los de este artículo:

Tabla 4: Validación método.

Aforo 1 Aforo 2 Aforo 3 Aforo 4


Velocidad en (0,1120) vi (m/s) 1,72 1,89 1,80 1,76
Velocidad media vmi (m/s) 1,52 1,67 1,59 1,55
Área mojada AT (m2) 4,5589 5,7695 5,0683 4,8653
Caudal total QT (m /s)
3
6,9408 9,6503 8,0500 7,5485
Caudal simplificado Qi (m /s)3
6,9269 9,6328 8,0591 7,5644
Error cometido (%) -0,20 -0,18 0,11 0,21

Al obtenerse errores inferiores al 1%, se da por validado el método.

CONCLUSIÓN
Las principales conclusiones obtenidas en este trabajo son las siguientes:

• Los resultados confirman la hipótesis de que se puede identificar una serie de puntos en una sección de
aforo en los que midiendo la velocidad se tiene información precisa de la velocidad media asociada a esa al-
tura de lámina.

• Dichos puntos se mantienen constantes con independencia del nivel de agua del canal.

• El error cometido por utilizar el método simplificado basado en los puntos característicos en lugar de la malla
completa es inferior en todos los casos al 1%; incluso en aforos no utilizados en la definición del modelo.

• Se confirma que se mantiene la precisión en la medida del agua derivada, optimizando en tiempo de medición.

REFERENCIAS
UNE-EN ISO 748 (2009). Medida de caudal de líquidos en canales abiertos utilizando medidores de caudal o flota-
dores. Versión oficial en español, de la Norma Europea EN ISO 748:2007, que a su vez adopta la Norma Internacio-
nal ISO 748:2007.

UNE-EN ISO 18365 (2014). Selección, establecimiento y operación de una estación de aforo. Versión oficial en es-
pañol, de la Norma Europea EN ISO 18365:2013, que a su vez adopta la Norma Internacional ISO 18365:2013.

Ven Te Chow, Ph. D. (1999). Hidráulica de canales abiertos. Edición de Martha Edna Suárez R. Santafé de Bogotá,
McGraw-Hill.

OMM 2010-1 (2010). Manual on Stream Gauging. Volume I – Fieldwork. WMO-No. 1044.

OMM 2010-2. (2010). Manual on Stream Gauging. Volume II – Computation of Discharge. WMO-No. 1044.

CONTACTO
Elena María Tejera López
Canal de Isabel II, S. A.
Ctra. Majadahonda a Boadilla, s/n, km.0,800
28220 Majadahonda (Madrid)
91 545 10 00 Ext. 5855
emtejera@canaldeisabelsegunda.es

CARACTERIZACIÓN DE UNA ESTACIÓN DE AFORO CONOCIENDO SU SECCIÓN

10
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

ECOLOGÍA ACUÁTICA Y GESTIÓN:


CASOS DE APLICACIÓN EN EMBALSES
Y AGUA INDUSTRIAL
Escot, Carmelo – EMASESA
Reyes, Isabel – EMASESA
Pérez Ullén, María – EMASESA

SUMARIO
EMASESA gestiona el ciclo integral del agua de Sevilla y su área metropolitana, con una población abastecida de
más de 1.300.000 habitantes, para lo cual tiene asignado unos recursos en origen compuestos de 6 embalses, si-
tuados en el río Rivera de Huelva y en el río Viar, además del propio río Guadalquivir. Hace ya más de 30 años que
la empresa desarrolla un programa de vigilancia de los recursos en origen, de tal forma que la situación limnológica
que presentan en cada momento es tenida en cuenta en la toma de decisiones a la hora de la gestión de los mismos.

Presentamos una serie de ejemplos que permiten entender el papel de la ecología acuática en la gestión activa de los
ecosistemas acuáticos destinados al abastecimiento, tanto para la producción de agua potable, como para la de agua
industrial. Aplicar criterios ecológicos en la estrategia de gestión de sus recursos en origen ayuda a EMASESA a man-
tener una alta calidad en el servicio al ciudadano, reduciendo el impacto económico y ambiental de su actividad.

PALABRAS CLAVE
Limnología, gestión activa, especies invasoras, sostenibilidad.

INTRODUCCIÓN
Los recursos superficiales destinados al abastecimiento de agua potable e industrial normalmente se diseñan para
cubrir la dotación establecida para una población determinada, teniendo en cuenta factores, entre otros, como los
económicos, sociales y climáticos. Pero no sólo es importante el volumen de agua disponible en origen, sino la ca-
lidad de la misma, de tal forma que se pueda ofrecer un servicio que satisfaga sobradamente las expectativas del
ciudadano en cuanto a calidad, cantidad y precio.

La limnología es la parte de la ecología que se centra en los ecosistemas acuáticos continentales y abarca estudios
en todos los niveles de organización, desde individuos, poblaciones y comunidades hasta complejos ecosistemas.
Además la ecología acuática trata una de las características distintivas de los sistemas limnológicos, como es su
estrecha relación con su entorno terrestre, de tal forma que los ríos, lagos y embalses son en gran medida un refle-
jo de lo que reciben de sus cuencas. (Cooke and Kennedy, 2001; Whitaker et al., 1995)

Por tanto, entender la estructura y funcionamiento limnológico de los ecosistemas acuáticos, teniendo en cuenta el
uso al que se va a destinar y los procesos de tratamiento que se aplicarán, permite lograr mejoras significativas en
la calidad del agua captada y en la eficiencia del tratamiento que se aplique (Prats et al., 2014).

EMASESA gestiona el ciclo integral del agua de Sevilla y su área metropolitana, principalmente para producción de
agua potable, pero también es responsable del abastecimiento de agua de refrigeración y riego al Parque Científi-
co-Tecnológico de Cartuja.

ECOLOGÍA ACUÁTICA Y GESTIÓN: CASOS DE APLICACIÓN EN EMBALSES Y AGUA INDUSTRIAL

11
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

La vigilancia de la calidad de los recursos hídricos ha ido evolucionando a la par que lo fueron los conocimientos
científicos en el campo de la limnología. Esto ha permitido concluir que la visión clásica de la dinámica de los em-
balses basada en la variabilidad estacional no era suficiente para conocer los procesos que determinan cambios a
corto plazo en las características físico-químicas y biológicas del agua (Armengol y Dolzs, 2004). A esta escala
temporal, las variables meteorológicas y la gestión hidráulica juegan un papel importante en el funcionamiento del
embalse (Escot et al., 2002). Tras una dilatada experiencia, de más de 45 años, en la gestión de las aguas superfi-
ciales, EMASESA tiene implantado un Programa de Vigilancia de los Ecosistemas Acuáticos que consta de cuatro
niveles que se complementan mutuamente: Sistema de Alerta Temprana, Vigilancia de la calidad del agua en origen,
Investigación e Integración de los conocimientos limnológicos.

Sistema de alerta temprana

Permite en los propios embalses de captación directa, El Gergal y La Minilla, y a través de la observación a tiempo
real, durante 24 horas y los 365 días del año, detectar eventos (grandes avenidas, proliferaciones de algas, vertidos,
incendios etc..) que puedan comprometer la calidad del agua que está siendo utilizada en esos momentos. Una vez
que el Sistema de Alerta se activa, pueden movilizarse sólo los departamentos de EMASESA o implicar a otros es-
tamentos externos para su solución.

Por ejemplo durante 2018 el Sistema de Alerta Temprana detectó y resolvió 11 incidencias, de entidad leve o mode-
rada, siendo las más repetidas las relativas a incendios forestales y a cambios del color del agua por crecimiento de
algas.

Vigilancia de la calidad del agua

El objetivo es el seguimiento de la calidad del agua de los embalses del Rivera de Huelva, Rivera de Cala, Viar y del
propio Río Guadalquivir antes de su llegada a la ETAP Carambolo y del agua industrial desde el origen en la dárse-
na del río Guadalquivir hasta su red de distribución. Se ha implantado un sistema regular de muestreo, que en el
caso de los dos embalses de captación directa, son de periodicidad semanal y durante los cuales se analizan las
propiedades físicas, químicas, microbiológicas y biológicas de toda la columna de agua. Además, el Sistema de Vi-
gilancia establece muestreos extraordinarios siempre que sea necesario, no sólo en los propios ecosistemas acuá-
ticos, sino que se amplía a la cuenca de cada uno de ellos e incluso a todo el sistema de aducción. En el ámbito del
agua industrial, el seguimiento de la colonización se realiza mediante muestreos mensuales en 12 puntos, pasando
a ser semanales durante la época de reproducción (abril hasta octubre) y donde se analizan las propiedades físicas,
químicas y biológicas.

También como ejemplo para 2018, el Sistema de Vigilancia ha supuesto la realización de un total de 140 muestreos,
32.011 análisis físico-químicos y 6.089 análisis biológicos.

Investigación

En el seno de los sistemas naturales tienen lugar procesos que son difíciles de entender y que necesitan ser estu-
diados con más detalle. EMASESA afronta este reto estableciendo un Plan de Investigación a corto y medio plazo,
que abarca distintas disciplinas y donde intervienen, a parte de los recursos humanos y materiales que la empresa
tiene destinados para este fin, universidades y centros de investigación nacionales e internacionales. Esto ha deter-
minado la participación en más de 25 proyectos de investigación, 50 ponencias a congresos, 45 publicaciones en
revistas nacionales e internacionales, algunas de ellas con un alto grado de impacto en la comunidad científica y
técnica y la realización de 5 tesis doctorales.

Integración de los Conocimientos Limnológicos

El cruce de los resultados de los tres primeros niveles permite integrar toda la información generada, en el marco de
la limnología y mejorar significativamente el conocimiento del funcionamiento de los ecosistemas acuáticos implica-
dos en el abastecimiento. También permite transferir hacia los laboratorios nuevas técnicas analíticas, la implanta-
ción de avanzados equipos de medida y sobre todo, contribuyen a fortalecer las bases científicas y tecnológicas
sobre las que cimentar las actuaciones de la empresa, mejorando la aplicación del conocimiento en apoyo de la
gestión y utilización sostenible de los ecosistemas acuáticos implicados en el abastecimiento.

ECOLOGÍA ACUÁTICA Y GESTIÓN: CASOS DE APLICACIÓN EN EMBALSES Y AGUA INDUSTRIAL

12
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

EJEMPLOS DE GESTIÓN ACTIVA BASADA EN LA ECOLOGÍA ACUÁTICA


A continuación se van a exponer algunos ejemplos que permiten entender el papel de la ecología y en particular de
la limnología en la gestión activa de los ecosistemas acuáticos que EMASESA desarrolla.

Ecosistemas acuáticos destinados al abastecimiento de agua potable

El abastecimiento de agua a Sevilla y su área metropolitana (1.300.000 personas) se cubre por un sistema de 4
embalses situados en el río Rivera de Huelva (Aracena, Zufre, La Minilla y El Gergal) 1 en el Rivera de Cala (Cala)
y 1 embalse en río Viar (Los Melonares), tributarios del Río Guadalquivir. Excepto el embalse de Cala que se
utiliza para la producción hidroeléctrica, el uso principal es el de abastecimiento. A todo ello hay que añadir la
posibilidad de utilizar, en caso extremo de sequía, la captación de emergencia en el Río Guadalquivir en la presa
de Alcalá del Río.

Figura 1. Situación geográfica de los embalses de abastecimiento a Sevilla y su área metropolitana.

La superficie total de la cuenca de recepción es de 2.287 km2, en las provincias de Huelva y Sevilla, con una capa-
cidad máxima de almacenamiento de agua de 641 hm3.

Las cuencas presentan una litología silícea, por lo que las aguas que la atraviesan se caracterizan por su baja mi-
neralización. Estos embalses están incluidos en el grupo I de embalses españoles (Margalef et al., 1976, Armengol
et al., 1991), aunque, el Rivera de Huelva tienen una reserva alcalina más elevada que otros embalses de este
grupo, ya que reciben algunos aportes de agua de la zona caliza de la Sierra de Aracena (Toja, 1976).

La zona de la sierra que abarca la cuenca se caracteriza por su baja densidad de población, concentrada en peque-
ños núcleos urbanos. Predomina el monte adehesado de encinas o alcornoques, matorral mediterráneo y que en
algunas ocasiones se sustituyen por olivos y pastos. Estas zonas suelen emplearse para la ganadería extensiva:
porcino, apicultura, uso cinegético, corcho y leña.

Todo lo anterior determina un agua en origen de muy buena calidad, con la prácticamente ausencia de fertilizantes
y pesticidas, y siendo la contaminación difusa la principal vía de entrada de nutrientes (nitrógeno y fósforo) a los
distintos cuerpos de agua.

Desde el punto de vista limnológico y a una escala anual, los embalses presentan un ciclo térmico monomíctico y
holomíctico, con un periodo corto de mezcla (de otoño a primavera) y uno de estratificación el resto del año (Figu-
ra 2), con un epilimnion y un hipolimnion perfectamente separados en mayo. La estratificación térmica influye nota-
blemente en las características químicas y biológicas de la masa de agua, ya que en todos los embalses se registra
un hipolimnion anóxico (Figura 2) estival, que determina la movilización de nutrientes y metales del sedimento hacia

ECOLOGÍA ACUÁTICA Y GESTIÓN: CASOS DE APLICACIÓN EN EMBALSES Y AGUA INDUSTRIAL

13
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

el agua. Esto, unido a diferentes concentraciones de nutrientes aportadas por cada una de las subcuencas, deter-
minan distintos estados tróficos de los ecosistemas acuáticos.

Figura 2. Variación anual de la distribución batimétrica del oxígeno disuelto (mg/l) y la temperatura del agua ºC)
en el embalse de La Minilla.

El proceso de estratificación afecta fuertemente a los gradientes químicos y biológicos en las dinámicas verticales
de los ecosistemas lenticos (Reynolds,1992; Watanabe, 1992). Además de estos procesos naturales, a los embal-
ses se les somete a muchas maniobras de manejo que suponen cambios hidrodinámicos en los cuerpos de agua.
Es bien conocido el efecto de las entradas de agua a través de los trasvases entre embalses y los cambios hidrodi-
námicos producidos por los flujos de salida a distintas profundidades destinados al uso de esta agua (Armengol et
al., 1986; Han et al., 2000; Marce et al., 2006).

Por tanto, los flujos de entradas procedentes de trasvases en cascada y los flujos de salida son los factores más
influyentes en los gradientes químicos verticales (Armengol et al., 1986; Vidal y Om Tubau, 1993; Komárková y He-
jzlar, 1996) y determinan cambios en la calidad del agua y en los procesos ecológicos de los embalses (Kimmel et
al., 1990; Moreno-Ostos et al., 2008; Owens et al., 1986; Wetzel, 1983).

Este proceso es el que se observa en el embalse de La Minilla por los trasvases realizados desde el embalse de
Zufre. En la época de estratificación, como resultado de esta entrada de agua, se produce una segunda termoclina
profunda en el embalse de La Minilla que determina un estrato intermedio en la columna de agua con una composi-
ción química diferente y de mejor calidad para el tratamiento. La profundidad de esta zona intermedia va a estar en
función de la temperatura del agua de entrada procedente de Zufre y de la distribución del calor en la columna de
agua de La Minilla.

Para el trasvase se selecciona un agua de la zona hipolimnética de Zufre para obtener un agua con una temperatu-
ra lo más baja posible. Normalmente la temperatura que se puede conseguir a la salida está en torno a los 12 ºC. El
agua tras recorrer los 11 km de río, entra en el embalse de La Minilla a una temperatura próxima a los 15 ºC. El agua
de entrada se sitúa sobre los 18 m de profundidad, formándose una termoclina secundaria, que es incluso más po-
tente que la superior (Figura 3). Cuantificando las diferencias de densidad debido a las temperaturas entre estratos
de agua adyacentes mediante el índice RTRM (Relative Thermal Resistance to Mixing, Kortmann, 1981) se puede
observar claramente esta termoclina más profunda entre los 17 y 19 m (Figura 3). A estas profundidades se sitúa la

ECOLOGÍA ACUÁTICA Y GESTIÓN: CASOS DE APLICACIÓN EN EMBALSES Y AGUA INDUSTRIAL

14
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

compuerta inferior de la torre de toma, lo que permite captar un agua de mejor calidad, al evitar las temperaturas
superiores a los 25 ºC y las acumulaciones de algas de la zona superficial, donde se sitúa la otra compuerta de
captación, y los elementos reducidos, como el manganeso disuelto y el amonio, que se acumulan en las zonas pro-
fundas (Figura 4).

Figura 3. Perfiles de oxígeno disuelto (mg/l), temperatura (ºC) y RTRM, antes del trasvase (A) y durante el trasvase (B)
en el embalse de La Minilla.

Figura 4. Perfiles de la biomasa de cianobacterias (µg/l), temperatura (ºC, manganeso disuelto (µg/l) y amonio (mg/l)
durante el trasvase en el embalse de La Minilla.

Esta situación determina que, aunque exista una homogeneización térmica de la columna de agua a finales de año,
el embalse mantiene aún la estratificación química. En algunas ocasiones se ha mantenido esta situación hasta los
inicios del año siguiente, como en el ciclo hidrológico 2016-2017 en el que el embalse se mezcló en enero (Figura 5).
En esta ocasión el paso de un frente de bajas presiones determinó que el proceso de mezcla tuviera lugar durante

ECOLOGÍA ACUÁTICA Y GESTIÓN: CASOS DE APLICACIÓN EN EMBALSES Y AGUA INDUSTRIAL

15
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

un corto periodo de tiempo determinando una reducción importante del oxígeno en las capas superficiales por la
oxidación de los elementos reducidos que ascendieron desde el fondo (Escot et al., 2004). De esta manera, un co-
nocimiento adecuado de los mecanismos que regulan la estructura térmica y química en los ecosistemas lenticos
son de interés fundamental para la calidad del agua y su gestión especialmente en el caso de embalses con múlti-
ples profundidades de extracción (Moreno-Ostos et al., 2008).

Figura 5. Perfiles de oxígeno disuelto (mg/l), temperatura (ºC) y RTRM una vez que en el embalse de La Minilla
entró en circulación completa.

Existen otros muchos ejemplos en los que se pone en evidencia la importancia de la integración de los conocimien-
tos limnológicos en la gestión activa de estos embalses por parte de EMASESA. Desde situaciones donde se pro-
duce un incremento de la turbidez, originado por entradas de agua de escorrentía, hasta crecimientos masivos de
fitoplancton, sobre todo de cianobacterias, que potencialmente pueden determinar episodios de toxicidad.

El conocimiento de estos episodios, que en algunas ocasiones son de muy corta duración, permiten seleccionar el
embalse y la profundidad de captación más adecuados, incluso una estrategia de trasvases más eficiente sobre todo
en embalses en cadena como son los que forman parte del abastecimiento a Sevilla y su área metropolitana.

Ecosistemas acuáticos destinados al abastecimiento de agua industrial

Después de la Exposición Universal de Sevilla en el año 1992, EMASESA se hace cargo de la explotación de la red
de refrigeración de la Isla de La Cartuja, donde se ubica actualmente el Parque Científico-Tecnológico Cartuja.

Desde el año 2001, se constató una importante colonización biológica (Figura 6 y 7) de tres especies exóticas, los
bivalvos Mytilopsis leucophaeata (Conrad,1831) y Corbicula fluminea (Muller, 1774), acompañados por el hidrozoo
Cordylophora caspia (Pallas, 1766), incluidas las tres en el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras (Real
Decreto 630/2013), y una especie de briozoo, Plumatella repens (Linnaeus, 1758) que, aunque es nativa, ha mos-
trado durante estos años un carácter invasivo. Este crecimiento masivo tanto en la estación de bombeo, como en el
interior de la red de presión provocaba un número elevado de quejas por parte de los usuarios por atascos en los
filtros de las acometidas y la consiguiente parada de los sistemas de refrigeración de los edificios.

ECOLOGÍA ACUÁTICA Y GESTIÓN: CASOS DE APLICACIÓN EN EMBALSES Y AGUA INDUSTRIAL

16
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Figura 6. Aspecto de la colonización biológica en la zona de impulsión de la estación de bombeo (A)


y en uno de los testigos situados en la red de presión (B).

A B

Figura 7. Detalle de una de las bombas colonizadas por el mejillón de agua salobre, M. leucophaeata,
y por el hidrozoo C. caspia.

En este caso, la ecología acuática, como soporte en el control del crecimiento biológico de estas especies, ha per-
mitido minimizar significativamente las afecciones en la estación de bombeo y en el sistema de distribución y por
tanto, mantener un servicio de calidad a los usuarios del Parque Científico-Técnológico. El conocimiento de los ci-
clos de vida de estas especies ha sido importante para el establecimiento de las diferentes estrategias de gestión,
basadas en métodos físicos y químicos:

• Control físico. Se actúa sobre los ejemplares adultos, eliminando la colonización existente por métodos me-
cánicos, impidiendo su entrada a la red mediante un filtro autolimpiante y con técnicas de ultrasonidos que
también pueden afectar a las fases larvarias.

• Control químico. Con este método se pretende impedir nuevas implantaciones, actuando principalmente
sobre las fases larvarias, dosificando en el agua un biocida no oxidante y de rápida hidrólisis y mediante la
utilización de pinturas anti-incrustantes, libres de estaño, en la superficie de todas las bombas.

Respecto al control químico activo, la cloración es un método usado ampliamente para combatir la colonización de
otras especies de mejillón como Dreissena polymorpha en sistemas industriales de refrigeración de agua. Por razo-
nes de mantenimiento de las instalaciones y sobre todo ambientales, la cloración continua a bajas dosis no es siem-
pre un método viable o aceptable, por lo que se aplican cloraciones intermitentes. Desafortunadamente, la cloración
intermitente no es efectiva para controlar la colonización de M. leucophaeata (Rajagopal et al., 2002).

ECOLOGÍA ACUÁTICA Y GESTIÓN: CASOS DE APLICACIÓN EN EMBALSES Y AGUA INDUSTRIAL

17
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Verween et al. (2002) desarrolló un sistema de alerta temprana para predecir la llegada de larvas de M. leucophaea-
ta a un sistema de refrigeración de agua en Antwerp, Bélgica, ya que las larvas son mucho más sensibles al biocida.
Estos autores indican que el conocimiento del ciclo de vida de este bivalvo es una importante herramienta para
combatir su colonización.

En este sentido, EMASESA viene desarrollando desde 2001 el seguimiento de estas especies invasoras, sobre todo
de la presencia de larvas del mejillón y de las formas de resistencia (estatoblastos) del briozoo tanto en la dársena,
como en la red, lo que le permite ajustar la dosificación y de esta forma minimizar el impacto económico y ambiental
que está produciendo la colonización de estas especies exóticas.

Figura 8. Evolución estacional de la temperatura del agua y de la densidad de larvas de M. leucophaeata


en la dársena del río Guadalquivir en la zona de impulsión y en el interior de la red de presión.

La presencia de larvas veliger de M. leucophaeata en la dársena del río Guadalquivir y en el interior de la red de
presión, se ha investigado en relación con la temperatura para determinar el periodo de reproducción. La abundan-
cia total de larvas de M. leucophaeata mostró un claro patrón de variación estacional, tanto en la dársena como en
el interior de la red, con la mayor abundancia en los meses de primavera y verano y mínimo en otoño e invierno
(Figura 8). La densidad máxima encontrada en estos 14 años de estudio ha sido de 154.000 larvas/m3 en la Dárse-
na del Guadalquivir en 2018. El inicio de la reproducción tiene lugar en abril, cuando la temperatura alcanza los 20
°C y se observan más de dos máximos bien diferenciados de larvas durante la época de reproducción. El ciclo re-
productivo de esta especie finaliza en octubre y está claramente influenciado por la temperatura del agua. La iden-
tificación de la época de reproducción anual y su relación con la temperatura del agua, permite anticiparnos para
definir bien el inicio y el final del ciclo reproductivo y por tanto modular las pautas de dosificación de biocida a lo
largo del año. Como se ha comentado anteriormente, con esta estrategia, ajustada al ciclo vital de las especies, se
consigue minimizar los costes económicos de la presencia de estas especies invasoras en las infraestructuras hi-
dráulicas y el impacto del uso de un biocida sobre el medio natural.

CONCLUSIÓN
Seleccionar el embalse y la profundidad de captación más adecuadas, las estrategias de trasvases, las pautas de
dosificación de biocidas, etc., son algunos ejemplos de gestión activa que EMASESA desarrolla basándose en la
ecología acuática.

A corto plazo, entre otros aspectos, la limnología aplicada facilita la explotación y mantenimiento de las infraestruc-
turas hidráulicas, el proceso de potabilización, la eficiencia en el suministro de agua industrial, contribuye a reducir
el consumo energético o permite anticiparse a eventos que puedan comprometer la calidad del agua en origen. A
largo plazo, garantiza la calidad ambiental del ecosistema acuático, tanto desde el punto de vista de la conservación

ECOLOGÍA ACUÁTICA Y GESTIÓN: CASOS DE APLICACIÓN EN EMBALSES Y AGUA INDUSTRIAL

18
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

de su biodiversidad, como de la garantía del uso del agua. En último término, permite el uso sostenible del recurso
hídrico y una mayor eficiencia de la actividad empresarial, al suministrar agua con garantía de calidad y al menor
coste posible a los ciudadanos.

REFERENCIAS
Armengol, J., Crespo, M., Morgui, J. A., Vidal, A. (1986). Phosphorus budget and forms of phosphorus in the Sau
reservoir sediment: an interpretation of the limnological record. Hydrobiologia, 143, 331-336.

Armengol, J., Dolz, J. (2004). La gestión a corto plazo del agua de los embalses. En ponencias del II Congreso In-
ternacional de Ingeniería Civil, Territorio y Medio Ambiente, 20-24.

Armengol, J., Riera, J. L., Morgue, J. A. (1991). Major ionic composition in the Spanish reservoirs. Verh. Internat.
Verein. Limnol., 24, 1363-1366.

Cooke, G. D., Kennedy, R. H. (2001). Managing drinking water supplies. Lake and Reservoir Management, 17(3),
157-174.

Escot, C., Risco, M., Armengol, J., Basanta, A. (2004). El efecto meteorológico como un factor clave para desarrollo
de pulsos de fitoplancton en embalses de abastecimiento. XII Congreso de la Asociación Española de Limnología y
IV Congreso Ibérico de Limnología. Porto (Portugal) (pp. 5-9).

Escot, C., Vidal, R., Martín, A., Basanta-Alvés, A., Aguado, F. (2002). Some observations on the effect of manage-
ment of water supply reservoir in Seville (Southern Spain) on water quality. 4th International Conference on reservoir
limnology and water quality. Ceske Budejovice, Czech Republic. Extended Abstract, 87-88.

Folino, N. C. (1999). The Freshwater Expansion and Classification of the Colonial Hydroid Cordylophora (Phylum
Cnidaria, Class Hydrozoa). Marine Bioinvasions. Proceedings of the First National Conference, pp. 139-144.

Han, B. P., Armengol, J., Garcia, J. C., Comerma, M., Roura, M., Dolz, J., Straskraba, M. (2000). The thermal struc-
ture of Sau Reservoir (NE: Spain): a simulation approach. Ecological Modelling, 125(2-3), 109-122.

Kennedy, R. (1999). Reservoir design and operation: limnological implications and management opportunities. En
Tundisi, J. G. and Straskraba, M. (eds.), Theoretical Reservoir Ecology and its Application. Backhuys Publishers, The
Netherlands: 1-28.

Kimmel, B. L., Lind, O. T., Paulson, L. J. (1990). Reservoir primary production. En Thornton, K. W., Kimmel, B. L.,
Payne, F. E. (eds.), Reservoir Limnology: Ecological Perspectives. Wiley, New York, pp. 133-193.

Komárková, J., Hejzlar, J. (1996). Summer maxima of phytoplankton in the R& ı´mov Reservoir in relation to hydro-
logic parameters and phosphorus loading. Arch. Hydrobiol., 136, 217-236.

Kortmann, R. W. (1981). RTRM. Lakeline. Ecosystem Consulting Services, Inc.

Marcé, R., Moreno Ostos, E., Ordóñez, J., Feijoo, C., Navarro, E., Caputo, L., and Armengol, J. (2006). Nutrient flu-
xes through boundaries in the hypolimnion of Sau reservoir: expected patterns and unanticipated processes. Limne-
tica, 25(1-2), 527-540.

Marelli, D. C., Gray, S. (1983). Conchological redescriptions of Mytilopsis sallei and Mytilopsis leucophaeata of the
brackish Western Atlantic (Bivalvia: Dreissenidae). Veliger, 25, 185-193.

Margalef, R., Planas, D., Armengol, J., Vidal, A., Prat, N., Guiset, A., Toja, J. and Estrada, M. (1976). Limnología de
los embalses españoles. D.G. Obras Hidráulicas, Sev. Publ. M.O.P. Madrid: 422+85 pp.

Moreno-Ostos, E., Marcé, R., Ordóñez, J., Dolz, J., Armengol, J. (2008). Hydraulic management drives heat budgets
and temperature trends in a Mediterranean reservoir. International Review of Hydrobiology, 93(2), 131-147.

Owens, E. M., Effler, S. W., Trama, F. (1986). Variability in thermal stratification in a reservoir. Water Res. Bull. 22,
219-227.

ECOLOGÍA ACUÁTICA Y GESTIÓN: CASOS DE APLICACIÓN EN EMBALSES Y AGUA INDUSTRIAL

19
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Prats, J., Morales-Baquero, R., Dolz, J., Armengol, J. (2014). Aportaciones de la limnología a la gestión de embalses.
Ingeniería del agua, 18, 80-94.

Reynolds, C. S. (1992). Dynamics, selection and composition of phytoplankton in relation to vertical structure in
lakes. Arch. Hydrobiol. Beih. Ergebn. Limnol., 35, 13-31.

Rajagopal, S., Gaag, M., Velde, G., Jenner, H. A. (2002). Control of brackish water fouling mussel, Mytilopsis leuco-
phaeata (Conrad), with sodium hypochlorite. Archives of Environmental Contamination and Toxicology, 43(3), 296-300.

Siddall, S. E. (1980). Early development of Mytilopsis leucophaeata (Bivalvia, Dreissenacea). Veliger, 22, 378-379.

Schuchert, P. (2004). Revision of the European athecate hydroids and their medusae (Hydrozoa, Cnidaria): Families
Oceanidae and Pachycordylidae. Revue Suisse de Zoologie, 111, 315-369.

Toja, J. (1976). Estudio ecológico comparado de dos embalses con distinto grado de eutrofia: Aracena y La Minilla.
Ph.D. Thesis, University of Barcelona, Spain.

Verween, A., Degraer, S., Vincx, M. (2002). Reducing the economic impact of an invasive bivalve, Mytilopsis leuco-
phaeata, in the harbour of Antwerp. En Mees, J., Seys, J. (ed.). VLIZ Young Scientists’ Day, Brugge. VLIZ Special
Publication, 7, pp. 53.

Vidal, C., Om Tubau, J. (1993). The eutrophication processes in Sau. In Sau Reservoir (NE Spain): long term study.
Verh. Internat. Verein. Limnol., 25, 1247-1256.

Watanabe, Y. (1992). Effects of thermal stratification on trophic linkages among plankton communities in eutrophic
lakes. Arch Hydrobiol. Beih Ergebn. Limnol., 35, 1-12.

Wetzel, R. G. (1983). Limnology. Saunders Coll. Philadelphia

Whitaker, V. A., Matvienko, B., Tundisi, J. G. (1995). Spatial heterogeneity of physical and chemical conditions in a
tropical reservoir wetland. Lakes & Reservoirs: Research & Management, 1(3), 169-175.

Wood, S. T. (2001b). Bryozoans. Pages 505-525 in Thorp, James and Alan Covich (eds.) Ecology and Classification
of North American Freshwater Invertebrate, Second Edition. Academic Press.

CONTACTO
Carmelo Escot Muñoz
Empresa Metropolitana de Abastecimiento y Saneamiento de Aguas de Sevilla, S.A. (EMASESA). Estación de Eco-
logía Acuática. Avd. Leonardo da Vinci, 10. 41092-Sevilla
Telf.: 955477743
cescot@emasesa.com

ECOLOGÍA ACUÁTICA Y GESTIÓN: CASOS DE APLICACIÓN EN EMBALSES Y AGUA INDUSTRIAL

20
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

ESTABILIDAD Y EFICACIA DE LA MONOCLORAMINA


COMO DESINFECTANTE
Amado González, Margarita – Canal de Isabel II
González Lucena, María – Canal de Isabel II
López Martínez, Bárbara – Canal de Isabel II
García Torrijos, Elvira – Canal de Isabel II
Serrano Canencia, Ana Belén – Canal de Isabel II
García Lechosa, Ricardo – Canal de Isabel II
Arozamena Ramos, Eduardo – Canal de Isabel II

SUMARIO
Uno de los grandes hitos sanitarios de los siglos XIX y XX fue la desinfección del agua de consumo humano. Ello ha
conllevado la reducción e incluso desaparición de enfermedades no solo digestivas, sino también dérmicas y respi-
ratorias.

La desinfección del agua suele tener lugar en la última fase del proceso de tratamiento, con el fin de conseguir una
cantidad residual de desinfectante para controlar la existencia de patógenos en la red de distribución, y así preservar
su calidad hasta el grifo del consumidor.

En la mayoría de los abastecimientos de España la vía de desinfección es mediante cloro libre, el cual tiene un alto
poder de desinfección, pero un tiempo de permanencia en agua bastante corto. Esto lleva asociado un modelo de
gestión basado en numerosas plantas de tratamiento y recloradoras en la red, además de un aumento en subpro-
ductos de desinfección tales como trihalometanos o ácidos haloacéticos.

En cambio, en la Comunidad de Madrid, Canal de Isabel II ha optado por un sistema de desinfección basado en
cloro combinado, y más específicamente en la monocloramina, ya que el agua tratada en sus 14 ETAP es transpor-
tada a lo largo de 17.434 km de red hasta llegar al grifo del consumidor. Por ello, aunque es conocido que la mono-
cloramina tiene menor poder desinfectante que el cloro libre, ofrece 2 ventajas clave técnico-económicas: un mayor
tiempo de permanencia del cloro residual en red, lo que permite reducir los gastos en tratamiento, y una menor for-
mación de subproductos de la desinfección, lo que incide directamente en la salud de la población abastecida.

Actualmente, los cambios normativos respecto a productos biocidas hacen necesario determinar, entre otras cosas,
la capacidad desinfectante o eficacia de los productos utilizados para desinfección, lo que puede llevar a un replan-
teamiento de la gestión del agua en algunos abastecimientos, ya que se tendrá que llegar al equilibrio entre la capa-
cidad desinfectante y el cumplimiento con los límites establecidos de calidad para consumo humano, sobre todo
para los subproductos de la cloración. Esto conllevará a un análisis de las ventajas e inconvenientes de cada pro-
ducto, sobre todo desde el punto de vista sanitario.

Por estas razones, se procede en un primer momento a evaluar el efecto del pH en el porcentaje de monocloramina
disponible en el agua desinfectada, para determinar a qué valor obtenemos mayor cantidad y estabilidad de nuestro
desinfectante. Aunque, por otro lado, también es conocido que el poder desinfectante de la monocloramina puede
variar con el pH, por lo que en segundo lugar se valorará este efecto dentro del intervalo comprendido entre 6,5 y
9,5 unidades de pH, por ser el que establece el R.D. 140/2003, de 7 de febrero, por el que se establecen los criterios
sanitarios de la calidad del agua de consumo humano. Para esta determinación se ha optado por utilizar bacterias
coliformes de la especie E. coli, tanto por su facilidad de tratamiento en el laboratorio, como por ser buenos indica-
dores de los procesos de desinfección.

ESTABILIDAD Y EFICACIA DE LA MONOCLORAMINA COMO DESINFECTANTE

21
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

El estudio se lleva a cabo tanto con agua de salida de ETAP, como con agua de puntos de red singulares de la Sie-
rra Norte de Madrid. Esta zona cuenta con unas características particulares, ya que la baja densidad de población
genera altos tiempos de retención, lo que nos permitirá conocer la estabilidad y la capacidad desinfectante de la
monocloramina en la red de distribución.

PALABRAS CLAVE
Desinfección, monocloramina, cloraminas inorgánicas, agua de consumo, capacidad desinfectante.

INTRODUCCIÓN
La desinfección del agua es un tema clave desde el punto de vista sanitario, sobre todo para evitar la propagación
de aquellas enfermedades que tienen este medio como vía de difusión. Por ello, es habitual que las diferentes nor-
mativas sanitarias referentes a la calidad del agua de consumo humano exijan la presencia de una determinada
cantidad de desinfectante residual secundario en la red de distribución, hasta su destino final en el grifo del consu-
midor.

En cuanto a la elección de dicho desinfectante, hay varios aspectos clave que hay que tener en cuenta, como son
la formación de subproductos que conlleva su empleo, y la capacidad del mismo de mantener una capacidad bacte-
riológica aceptable a lo largo de toda la red de distribución, que evite y controle el crecimiento del biofilm y los recre-
cimientos bacterianos (Tratamiento de desinfección del agua potable, Ramírez Quirós).

Para conseguir una capacidad desinfectante apropiada a lo largo de la red de distribución, es necesario tener en
cuenta el tiempo de retención que se prevé que vaya a tener el recurso, así como la tipología y la morfología de dicha
red. En el caso de la mayoría de las redes de distribución, se componen de una ETAP y uno o varios depósitos cer-
canos a la población de destino, en los cuales se realiza la cloración con cloro libre. En cambio, en el caso de Canal
de Isabel II se trata el agua de prácticamente toda la Comunidad de Madrid y algunos municipios aledaños en 14
ETAP, y esta agua es distribuida a lo largo de 17.434 km de red hasta el grifo del consumidor.

Con estas características, se tendrían 2 opciones: La primera consistiría en elegir un desinfectante lo suficientemen-
te eficaz y construir y gestionar varias estaciones intermedias donde se suministre más cantidad de desinfectante
secundario, mientras que la segunda opción sería buscar un desinfectante eficaz y además persistente en el tiempo,
para minimizar en lo posible los puntos en los que se redosifica desinfectante.

Los desinfectantes residuales más habituales son los derivados del cloro, en especial el cloro libre, el dióxido de
cloro y las cloraminas. Cada uno de ellos tienen diferentes propiedades respecto a capacidad oxidante, estabilidad
residual, toxicidad, capacidad de control del biofilm y potencial de formación de subproductos (Tratamiento de des-
infección del agua potable, Ramírez Quirós).

Tabla 1: Comparativa de los tres principales compuestos derivados de cloro utilizados como desinfectante secundario (Trata-
miento de desinfección del agua potable, Ramírez Quirós).

Límite del residual


Oxidante Estabilidad residual Control biofilm Subproductos
mg/l (USEPA)
Cloro libre Muy buena 4 Buena Mala
Dióxido de cloro Buena 0,8 Buena Buena
Cloraminas Excelente 4 Muy buena Muy buena

Dentro de las principales opciones, desde Canal de Isabel II se optó por la desinfección secundaria con cloraminas
inorgánicas, ya que no solamente prima buscar un desinfectante eficaz, sino que también sea lo suficientemente
estable para poder llegar con niveles aceptables hasta su destino.

Las cloraminas inorgánicas son compuestos que se forman cuando el cloro disuelto y el amonio reaccionan. Duran-
te esta reacción se forman tres tipos diferentes de cloraminas: monocloraminas (NH2Cl), dicloraminas (NHCl2) y tri-
cloraminas(NCl3). Las reacciones de las cloraminas son competitivas entre sí, dependiendo fuertemente del pH, de

ESTABILIDAD Y EFICACIA DE LA MONOCLORAMINA COMO DESINFECTANTE

22
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

la relación Cl2:NH3, de la temperatura y del tiempo de contacto (Tratamiento de desinfección del agua potable, Ra-
mírez Quirós).

Sin embargo, las cloraminas no sólo presentan ventajas frente a otros desinfectantes, sino que también presentan
inconvenientes, como son el menor poder oxidante y bactericida que el cloro residual libre, y la nitrificación. Este
fenómeno puede ocurrir cuando hay un exceso de amonio libre, un nivel bajo de cloramina residual, excesivos tiem-
pos de retención en el sistema de distribución y altas temperaturas, las cuales favorecen el crecimiento de bacterias
nitrificantes.

Reglamento de biocidas

En el año 2012 entra en vigor el Reglamento (UE) N.º 528/2012 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 22 de
mayo de 2012, relativo a la comercialización y el uso de los biocidas, introduciendo los cambios normativos que han
generado la necesidad de la realización del presente estudio.

Dentro del marco del registro y autorización para el uso de la monocloramina como biocida en la UE, se comenzaron
a realizar las determinaciones de los diferentes tipos de cloraminas inorgánicas, ya que era preciso adjuntarlo a la
documentación a tramitar.

Para ello, se investigó la existencia de diferentes métodos para realizar dicho análisis y se buscó en la bibliografía
cuáles eran las condiciones idóneas para nuestro desinfectante, para controlar sus condiciones de reacción y con-
seguir que la concentración de monocloramina sea lo más alta posible.

Después de dichas comprobaciones teóricas, se realizó el estudio necesario para la utilización de la monocloramina
como biocida, obteniéndose los resultados de la siguiente tabla. En ella, se comprueba que, en general, el 90% del
cloro total corresponde a monocloramina, independientemente del sistema de generación.

Tabla 2: Concentración media de cloraminas inorgánicas en 6 ETAP de CYII.

Método DPD
Plantas
Cloro combinado (mg Cl2/L) Cloro total
de tratamiento Cloro libre
MCA (mg Cl2/L) DCA (mg Cl2/L) TCA (mg Cl2/L) (mg Cl2/L)

Planta 1 0,00 (0,00-0,00) 1,70 (1,63-1,75) 0,10 (0,08-0,16) 0,00 (0,00-0,00) 1,74 (1,64-1,82)
Planta 2 0,00 (0,00-0,00) 1,87 (1,77-2,16) 0,15 (0,08-0,25) 0,00 (0,00-0,00) 1,93 (1,75-2,15)
Planta 3 0,00 (0,00-0,00) 1,52 (1,37-1,72) 0,10 (0,05-0,16) 0,00 (0,00-0,00) 1,59 (1,30-1,90)
Planta 4 0,00 (0,00-0,00) 1,62 (1,46-1,79) 0,06 (0,03-0,11) 0,00 (0,00-0,00) 1,69 (1,59-1,78)
Planta 5 0,00 (0,00-0,00) 1,62 (1,55-1,70) 0,11 (0,04-0,22) 0,00 (0,00-0,00) 1,59 (1,41-1,76)
Planta 6 0,00 (0,00-0,00) 1,58 (1,40-1,95) 0,08 (0,03-0,10) 0,00 (0,00-0,00) 1,68 (1,54-2,01)

En cambio, se observa que la Planta-2, correspondiente a la ETAP de Pinilla, tiene mayores niveles de dicloramina,
en torno a un 10-20%, llegando incluso al 40%. También se detecta en estas pruebas que para poder obtener una
mayor cantidad de monocloramina en esta planta, el pH de salida debía estar muy cercano a 8 y además se debía
llegar a una mayor proporción cloro/amoniaco.

OBJETIVO DEL TRABAJO


Este estudio se está realizando desde el año 2016, por lo que los objetivos del estudio han ido variando según los
resultados obtenidos a lo largo del tiempo.

Por un lado, se quería evaluar, en condiciones reales, el efecto del pH en el porcentaje de monocloramina. Para ello
se ajustó el pH de salida de la ETAP de Pinilla por encima de 8.0 unidades, y se ha comparado el nivel de nitritos
durante los meses de verano con el año anterior a la subida, asegurando que el nivel de monocloramina es mayor
al 90% (1.5-2 ppm).

ESTABILIDAD Y EFICACIA DE LA MONOCLORAMINA COMO DESINFECTANTE

23
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

El ámbito de aplicación es precisamente el área abastecida por dicha ETAP, que abastece a una parte importante de
la Sierra Norte de Madrid.

En segundo lugar, a la vista de los resultados obtenidos en los años previos de estudio, se procede al estudio de la
capacidad desinfectante de la monocloramina según el pH, para las bacterias Escherichia coli.

En esta parte del estudio, se ha ampliado el ámbito de aplicación del mismo al área abastecida por las ETAP de
Pinilla y Torrelaguna, así como se ha incluido un análisis de la desinfección en la ETAP de Santillana.

MÉTODOS Y TÉCNICAS
Estudio de estabilidad de la monocloramina

Para el estudio de estabilidad de la monocloramina, se realizaron análisis de los parámetros de control que influyen
en dicha estabilidad. Por lo tanto, se decidió determinar las concentraciones de amonio, monocloramina, diclorami-
na, cloro total, pH y nitritos.

El método empleado para la determinación de amonio es el de Berthelot o del azul de indofenol, midiéndose la ab-
sorbancia del compuesto producido a 660 nm.

La determinación del otro compuesto nitrogenado, los nitritos, se hace mediante la diazotación de la sulfanilamida
en medio ácido y su posterior asociación con NED, midiendo la absorbancia del compuesto coloreado a 540 nm.

Para la determinación de monocloramina y dicloramina, se emplean métodos diferentes según se realicen los
análisis en el laboratorio o “in situ”. Así, en el laboratorio se emplea el método 4500-Cl F, del libro Standard Me-
thods for the Examination of Water and Wastewater, mientras que en los análisis “in situ” se aplica el método de
HACH 10270, derivado del método del azul de indofenol, utilizando para ello el equipo HACH SL1000 y los reac-
tivos Chemkey ®.

Por último, el análisis de amonio libre se ha realizado tanto por el método del azul de indofenol, como mediante el
equipo de HACH SL1000 y sus reactivos Chemkey ®.

Estudio de la capacidad desinfectante de la monocloramina

En cuanto al estudio de la capacidad desinfectante de la monocloramina se han realizado los análisis de caracteri-
zación empleando los mismos métodos físico-químicos descritos en el estudio de la estabilidad, y los análisis de
capacidad desinfectante aplicando la metodología descrita en los párrafos siguientes.

Se han tomado 5 litros de muestra de agua de consumo de cada punto analizado y se han llevado al laboratorio para
realizar el análisis en el mismo día.

Después, con hidróxido cálcico o ácido clorhídrico, se ha modificado el pH en el intervalo comprendido entre 6.5 y
9.5 unidades en las muestras de ETAP, y entre 8.0 y 9.5 unidades en las muestras de red de distribución. Las mues-
tras resultantes se han introducido en frascos estériles de bacteriología de 500 mL sin tiosulfato. Además, se ha
procedido a realizar una muestra blanco añadiendo tiosulfato, y una pequeña alícuota del agua original se analiza
para conocer las características físico-químicas.

Posteriormente, se ha inoculado cada una de las muestras con E. coli NCTC 9001 mediante la adicción de Bioball
HighDose – 10 K de BioMérieux, con lo que se obtienen unas concentraciones teóricas de microorganismos de 2000
UFC/100 mL.

Finalmente, se siembra cada muestra mediante Colilert-18 y bandejas de QTRAY 2000 en diferentes tiempos. Se
han empleado frascos de 100 mL de Colilert con tiosulfato, por lo que es en el momento de la siembra en el que se
detiene la reacción con el cloro.

En cuanto a los puntos de muestreo elegidos, han sido la ETAP de Santillana y diferentes Estaciones Oficiales de
Muestreo (EOM) con valores habituales de pH comprendidos entre 9.0 y 9.5 unidades. Se decidió estudiar 2 puntos
con agua procedente de la ETAP de Pinilla (Horcajo de la Sierra y Robledillo de la Jara) y 3 puntos con agua proce-
dente de la ETAP de Torrelaguna (Navalafuente, El Espartal y Valdepiélagos).

ESTABILIDAD Y EFICACIA DE LA MONOCLORAMINA COMO DESINFECTANTE

24
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Todos los puntos corresponden a un ramal de la red de distribución diferente y, además, 2 de ellos tienen caracte-
rísticas especiales: Navalafuente, con menor tiempo de retención, pero con tramos nuevos de tubería, y Horcajo de
la Sierra, con agua que ha sido tratada adicionalmente en una recloradora. Con ello, se determinará si existen dife-
rencias entre los diferentes puntos más allá de la concentración de cloro o del valor de pH.

Tabla 3: Resumen de puntos de muestreo y tiempos de contacto de las bacterias con el cloro.

ETAP Estación oficial de muestreo


Punto Santillana Horcajo Robledillo El Espartal Navalafuente Valdepiélagos
Fecha 22/05/2018 25/06/2018 23/10/2018 23/10/2018 29/10/2018 29/10/2018 12/11/2018
30 10 10 10 10 10 10
150 25 25 25 25 25 25
T. contacto
270 10 40 40 40 40 50
(minutos)
55 55 55 55 55 100
70 70 70 70 70 165

RESULTADOS
Durante el mes de marzo de 2016 se llevó a cabo, dentro de los trabajos para obtener el registro y autorización para
el uso de la cloramina como biocida en la UE, el análisis de monocloramina de varias ETAPs de Canal de Isabel II
mediante el método del DPD. Dicho análisis se realizó haciendo una diferenciación entre las distintas especies de
cloraminas, según el método 4500-Cl F, indicado en el libro Standard Methods for the Examination of Water and
Wastewater.

En la ETAP de Pinilla se observó que en las condiciones habituales de tratamiento (pH 7-7.5 Un.), el 60% del cloro
total combinado era monocloramina y el 40% restante dicloramina, como se puede ver en el Gráfico 1. El mayor
porcentaje de dicloramina en el Depósito de Gargantilla (Punto Oficial de Muestreo) y en el Depósito de Nuevo Por-
tachuelo es debido a la descomposición de la monocloramina en dicloramina. Es una reacción que no está contro-
lada y hay una serie de reacciones que compiten entre sí.

En cambio, cuando se regula la relación cloro/amoniaco y el pH es más alto, aumenta la concentración de monoclo-
ramina y además se mantiene más constante la proporción a lo largo de la red de distribución.

Figura 1. Concentración de cloraminas en la ETAP de Pinilla y su red de distribución (Año 2016. Gráfico derecho antes y
Gráfico izquierdo después de las pruebas de regulación de pH y relación Cl2/NH3).

A la vista de los resultados, en el mes de marzo se modifican las condiciones de tratamiento de la ETAP de Pinilla.
Además, este cambio ha generado variaciones en el nivel de nitritos a través de la red de distribución durante los
meses de verano del mismo año, lo que motiva que se comience a hacer el seguimiento del cloro total y de los nitri-
tos desde el año 2015 hasta el año 2017, obteniéndose los datos representados en las gráficas adjuntas, en las que
las barras de color azul corresponden al año 2015, las rojas al 2016 y las verdes al año 2017.

ESTABILIDAD Y EFICACIA DE LA MONOCLORAMINA COMO DESINFECTANTE

25
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Figura 2. Evolución del cloro y de los nitritos en las entradas de las estaciones recloradoras de la red de la ETAP de Pinilla
(abril y septiembre de 2015, 2016 y 2017).

Se puede apreciar que en el mes de abril de 2016 el cloro a la entrada de las recloradoras era bastante similar que
en el mismo periodo del año 2015. En cambio, si comparamos el nivel de nitritos, la diferencia comienza a ser signi-
ficativa en algunos puntos de la red como son Horcajo y Prádena, reiterándose los resultados en los meses poste-
riores.

Además, a partir del mes de septiembre se comienza a apreciar también diferencias en la cantidad de cloro a la
entrada de las recloradoras, siendo mucho mayor a los años anteriores. En cuanto al valor de nitritos, vemos que la
disminución comienza a ser generalizada.

Como consecuencia de los resultados obtenidos, se han reducido el nivel de nitritos en la red y se han podido cerrar
las recloradoras de Villavieja y Gascones antes que en años anteriores, lo que ha supuesto un ahorro en costes.

Si ampliamos el estudio al año 2017, se puede apreciar que se obtienen niveles de cloro total cada vez mayores en
toda la red de distribución, a la vez que continúa la disminución de la concentración de nitritos. Por ello, durante el
año 2017 se ha suprimido el uso de 17 recloradoras.

Por lo tanto, a la vista de los resultados obtenidos, se podría decir en primer lugar que el efecto que tiene el pH en
el porcentaje de la monocloramina parece depender de las características del agua tratada. Así, para conseguir una
estabilidad de la monocloramina adecuada se tendrían que realizar ensayos en cada planta a diferentes valores de
pH de salida, teniendo en cuenta las variaciones en varios puntos de la red de distribución.

Por otro lado, se han detectado varios aspectos clave a la hora de evitar la nitrificación cuando tenemos una red con
tiempos de retención muy altos y comienzan a subir las temperaturas. Para ello, primero se debería prevenir la for-
mación de dicloramina aumentando tanto el pH de salida por encima de 8.0 unidades, como la relación Cl2/NH3. En
el caso de la ETAP de Pinilla, el punto crítico de dicha relación es 4:1, o incluso un poco mayor.

Además, se detecta como necesaria la determinación de monocloramina dentro del análisis rutinario de la planta de
tratamiento, así como el de amonio libre en la red de distribución.

Sin embargo, tras este importante paso en la mejora de la calidad del agua, se detectó en la bibliografía que la ca-

ESTABILIDAD Y EFICACIA DE LA MONOCLORAMINA COMO DESINFECTANTE

26
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

pacidad desinfectante de la monocloramina se ve disminuida con valores altos de pH. Por ello, se procede a estudiar
la capacidad desinfectante de la monocloramina a valores de pH superiores a 8.0 unidades. Además, los puntos de
muestreo se han elegido teniendo en cuenta aquellos que según la información que teníamos serían más críticos,
con valores de pH habituales entre 9.0 y 9.5 unidades.

Las primeras pruebas se realizaron en ETAP los días 22/05/2018 y 25/06/2018. En la prueba preliminar se obtuvie-
ron bacterias solamente en las muestras con tiempo de contacto de 30 minutos. Por lo tanto, se ve necesario realizar
las pruebas con un tiempo de contacto máximo de 2 horas y media.

Se propone repetir el ensayo a lo largo del año 2019 en otra ETAP que tenga la posibilidad de dosificar dióxido de
cloro, para corroborar los resultados obtenidos y tenerlos en cuenta para mejoras futuras en el tratamiento.

Figura 3. Evolución de la concentración de bacterias en el tiempo, a diferentes valores de pH.

Tras realizar las pruebas previas en planta de tratamiento, se procedió a evaluar varios puntos de la red de distribu-
ción, ya que el objetivo principal de este estudio era determinar en qué medida la capacidad desinfectante de la
monocloramina se ve disminuida en los puntos en los que de manera habitual se tienen valores de pH elevados,
dentro del intervalo de 9.0 y 9.5 unidades.

Estos valores suelen darse en puntos de la red con altos tiempos de retención y la Sierra Norte de Madrid se trata
de una zona en la que el agua tiene que recorrer muchos kilómetros hasta su destino final, frente al poco consumo
de la zona debido a la baja población. También se ha querido añadir al estudio un caso en el que el pH alto es debi-
do a una instalación de tuberías reciente, como es Navalafuente.

Así, se han tomado como puntos de muestreo las EOM de Horcajo de la Sierra y Robledillo de la Jara, con agua
procedente de la ETAP de Pinilla, y las EOM de Navalafuente, Valdepiélagos y El Espartal, con agua procedente de
la ETAP de Torrelaguna. Además, cada agua proviene de un final de línea diferente.

En todos los casos, se aprecia como al disminuir el pH de 9,5 a 8,0 unidades, aumenta la eficacia de la monoclora-
mina. También se detecta que la velocidad de disminución de las bacterias parece proporcional a la concentración
de cloro total y al tiempo de contacto de la muestra de estudio, por lo que sigue la Ley de Chick-Watson.

Figura 4. Evolución de la concentración de bacterias en el tiempo, a diferentes valores de pH.

ESTABILIDAD Y EFICACIA DE LA MONOCLORAMINA COMO DESINFECTANTE

27
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Para cuantificar dichos resultados, se procede a buscar la relación de la concentración de cloro por el tiempo (CxT)
frente al logaritmo de reducción de bacterias (1-log(Bf/Bo)). Se aprecia que dicha relación se ajusta aproximadamen-
te a una línea recta, con valores de R2 comprendidos entre 0.863 y 0.948. No se aprecian diferencias significativas
respecto a la diferente procedencia del agua.

Figura 5: CxT vs log de reducción de bacterias en el tiempo, a diferentes valores de pH.

En la siguiente tabla se pueden ver las características de las diferentes rectas obtenidas.

Tabla 4: Rectas CxT vs log reducción de bacterias. Comparativa de valores de pendiente y R2 según pH.

pH 9,5 pH 9,0 pH 8,5 pH 8,0


Pendiente 0,0095 0,0161 0,0380 0,0535
R2 0,8630 0,9183 0,9434 0,9480

A la vista de los resultados se evidencia que la pendiente, que representa el coeficiente de letalidad específica de
Chick-Watson a un pH determinado, aumenta notablemente según decrece el pH. En el gráfico anterior también se
aprecia un cambio abrupto de la pendiente entre los valores de 8.5 y 9.0 unidades de pH, siendo aún más drástico
en relación con la pendiente de pH 9.5 unidades.

Finalmente, se ha querido hacer un análisis de la eficacia de la capacidad desinfectante tomando como valores de
referencia los indicados en la normativa europea de biocidas. En el Anexo 4 de la Guía de Regulación de Productos
Biocidas, Volumen II Eficacia, se propone que la eficacia de reducción sea de 2 unidades logarítmicas a los 10 mi-
nutos de tiempo de contacto, y de 4 unidades logarítmicas a los 25 minutos de contacto. Tal y como se puede apre-
ciar en la tabla adjunta, en general no se alcanza la eficacia indicada en dicha guía con la concentración de 2.0 mg/L.
Tan sólo se podría conseguir el valor de desinfección requerido a pH 8.0 unidades, con los valores de monoclorami-
na obtenidos habitualmente en la salida de ETAP (>1.9 mg/L).

Se hace un estudio pormenorizado con diferentes valores que se pueden detectar de forma habitual en diferentes
puntos de la red de distribución. Por poner un ejemplo, se ve que con 0,5 mg/L Cl2, el tiempo para reducir 2 unidades
logarítmicas la concentración de bacterias iría de 38 minutos a más de 3 horas y media, y para reducir 4 unidades
logarítmicas tendrían que pasar de 1 hora y 53 minutos a 10 horas y media, dependiendo del pH.

ESTABILIDAD Y EFICACIA DE LA MONOCLORAMINA COMO DESINFECTANTE

28
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Tabla 5: Comparación del tiempo (min) necesario para obtener una reducción de bacterias de 2 o 4 unidades logarítmicas,
según el valor de cloro.

pH 9,5 pH 9,0 pH 8,5 pH 8,0


C × T para log 2 107,4 65,6 31,9 19,0
C × T para log 4 317,9 189,4 84,5 56,4
Cloro 0,05 mg/L 214,8 131,2 63,7 38,0
Cloro 0,08 mg/L 134,2 82,0 39,8 23,7
Tiempo para Cloro 1,2 mg/L 89,5 54,7 26,5 15,8
reducir log 2
(min) Cloro 1,5 mg/L 71,6 43,7 21,2 12,7
Cloro 2,0 mg/L 53,7 32,8 15,9 9,5
Cloro 2,2 mg/L 48,8 29,8 14,5 8,6
Cloro 0,05 mg/L 635,8 378,8 169,0 112,7
Cloro 0,08 mg/L 397,4 236,7 105,6 70,5
Tiempo para Cloro 1,2 mg/L 264,9 257,8 70,4 47,0
reducir log 4
(min) Cloro 1,5 mg/L 211,9 126,3 56,3 37,6
Cloro 2,0 mg/L 159,0 94,7 42,2 28,2
Cloro 2,2 mg/L 144,5 86,1 38,4 25,6

Sin embargo, a la vista de unos resultados que a priori pueden parecer alarmantes, no debemos olvidar que nuestro
desinfectante ha demostrado ser lo suficientemente eficaz para evitar el crecimiento de bacterias de E. coli a lo largo
de todos estos años tratando el agua con monocloramina.

CONCLUSIÓN
De este extenso estudio realizado, se pueden sacar varias conclusiones. Por un lado, en lo referente a la estabilidad
de la monocloramina, se han detectado como aspectos clave tanto conseguir tener a la salida de planta un pH por
encima de 8.0 unidades, como la relación Cl2/NH3. Estos datos son orientativos, por lo que se debería investigar en
cada planta cuales son los valores óptimos para el agua a tratar.

Asimismo, parece que otro de los puntos clave para aumentar la estabilidad de la monocloramina y reducir la nitrifi-
cación es conseguir tener un pH superior a 8.0 unidades a lo largo de la red de distribución, y que llegado a ese
punto comienzan a aumentar los valores de cloro total en dicha red.

Respecto a la capacidad desinfectante de la monocloramina, se ha apreciado que, tanto al finalizar la etapa de tra-
tamiento, como en la red de distribución, se aseguraría la eficacia del tratamiento con valores de pH de 9.0 unidades
como máximo, siempre que exista suficiente tiempo de retención.

Por último, parece que el intervalo óptimo de pH sería el comprendido entre 8.0 y 8.5 unidades, ya que permite ase-
gurar una buena estabilidad de la monocloramina, a la vez que una desinfección aceptable.

RECONOCIMIENTOS
A la Titulada Superior Elvira García Torrijos y a todos aquellos que trabajaron en el estudio previo para la legalización
de las cloraminas, el cual aportó datos concluyentes para la realización de este estudio.

REFERENCIAS
AWWA (2013). Nitrification Prevention and Control in Drinking Water. Second Edition.

AWWA (2006). Water Chlorination/Chloramination Practices and Principles. Second Edition.

ESTABILIDAD Y EFICACIA DE LA MONOCLORAMINA COMO DESINFECTANTE

29
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

APHA, AWWA, WPCF (1963). Métodos Estándar para el examen de aguas y aguas de desecho. Undécima edición.
Edición en español.

APHA, AWWA, WPCF. Standard Methods for the Examination of Water and Wastewater, 23rd ed.

National Research Council (US) Safe Drinking Water Committee (1980). Drinking Water and Health Volume 2.

Ramírez Quirós, F. (2005). Tratamiento de Desinfección del Agua Potable. Canal Educa.

Valentine, R. L., Ozekin, K, Vikesland, P. J. (1998). Chloramine Decomposition in Distribution System and Model
Waters. AWWA Research Foundation and American Water Work Association.

CONTACTO
Margarita Amado González
maramado@canaldeisabelsegunda.es

Eduardo Arozamena Ramos


earozamena@canaldeisabelsegunda.es

Ricardo García Lechosa


rgarcialechosa@canaldeisabelsegunda.es

Elvira García Torrijos


elvigt@gmail.com

María González Lucena


mgonlu@canaldeisabelsegunda.es

Bárbara López Martínez


blopezmartinez@canaldeisabelsegunda.es

Ana Belén Serrano Canencia


abserrano@canaldeisabelsegunda.es

ESTABILIDAD Y EFICACIA DE LA MONOCLORAMINA COMO DESINFECTANTE

30
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

ÉXITO EN LA APLICACIÓN DE LOS CFDS A CASOS


COMPLEJOS
Calabuig Belda, Antonio – Global Omnium
Ayllón Mesa, Miguel Ángel – Global Omnium
Sancho Iranzo,Heliodoro – Global Omnium

SUMARIO
La Dinámica de Fluidos Computacional (CFD), está experimentando un importante crecimiento en el sector de la
ingeniería hidráulica. Dentro del grupo Global Omnium se está aplicando esta tecnología al diseño óptimo instalacio-
nes y a la mejora del funcionamiento de instalaciones existentes.

Desde su implementación, son numerosos los estudios donde se han aplicado este tipo de técnicas, dividiendo los
mismos en dos grandes grupos: los que hacen referencia al diseño de nuevas instalaciones y, los que hacen refe-
rencia al análisis de distintos sistemas hidráulicos a los que se les quería dotar de funcionalidad adicional, o bien,
resolver funcionamientos deficientes de los mismos.

En referencia a la aplicación de técnicas CFD en el diseño de nuevas instalaciones, cabe destacar la realización de
los siguientes proyectos:

• Diseño de cámaras de contacto en instalación de oxidación avanzada, dimensionadas para 3 m3/s en la


ETAP de El Realón.

• Diseño de una cámara de reparto a decantadores situada aguas abajo de las cámaras de contacto de la
instalación de oxidación avanzada.

• Diseño del sistema de ventilación en edificio de generación de ozono, enmarcado dentro del proyecto de
oxidación avanzada.

Respecto a los proyectos donde se han aplicado técnicas CFD para, principalmente, detección y corrección de pro-
blemas de funcionamiento, se destacan los siguientes:

• Estudio fluidodinámico del delfinario del Parque Oceanográfico de Valencia. Las técnicas CFD se han utili-
zado para analizar problemas de diseño y operación en el delfinario.

• Estudio de la problemática de un decantador del tipo Accelator. Mediante la aplicación de técnicas CFD se
detecta la problemática actual y se analizan distintas propuestas blandas de actuación hasta la definición de
la solución final.

• Estudio de tiempos de permanencia en depósitos de almacenamiento de agua potable. Analizados los tiem-
pos de permanencia en el interior de un conjunto de depósitos, se proponen una serie de actuaciones para
optimizar esta variable, la cual afecta de forma directa tanto a la calidad del agua como al aprovechamiento
del volumen útil de los depósitos.

• Estudio de formación de vórtices en depósitos de agua potable. Se realizan estudios CFD para la definición
final de curvas de vaciado de depósitos.

• Utilización de una balsa de almacenamiento de agua destinada a riego agrícola para eliminar parte de los
sólidos sedimentables en la propia balsa. En este caso, la solución propuesta permite disipar toda la energía
del agua, aumentando el volumen útil de la balsa, favoreciendo la sedimentación en el interior de la misma.

ÉXITO EN LA APLICACIÓN DE LOS CFDs A CASOS COMPLEJOS

31
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

• Mejora de la agitación en el depósito de homogeneización de fangos de la planta potabilizadora de La Presa.


Debido a las propiedades del fango, tanto el número, como la potencia y la posición de los agitadores instala-
dos, no permiten conseguir una mezcla homogénea, acumulándose el fango en determinadas zonas. Median-
te la modelización CFD se ha conseguido, ampliando el número de agitadores y modificando la posición y la
orientación de los mismos, encontrar una solución óptima.

• Estudio del funcionamiento de decantadores, como los Densadeg, donde se estudian soluciones para ga-
rantizar el óptimo funcionamiento de los mismos para distintos caudales de funcionamiento.

• Mejora de la aspiración de los grupos de bombeo del agua tratada en la ETAP de El Realón.

• Estudio del reparto de caudales a reactores biológicos.

PALABRAS CLAVE
CFD, Diseño, Optimización, ETAP.

INTRODUCCIÓN
Las técnicas de modelado y simulación basadas en la mecánica de fluidos computacional, CFD, son ya una herra-
mienta madura para el modelado y simulación de escenarios con fluidos en 3D. Están siendo ya utilizadas en un
gran número de aplicaciones con éxito, y existen un gran número de comunidades de usuarios. Distintos códigos,
tanto comerciales como abiertos, están muy extendidos entre las ingenierías especializadas y, el número de usua-
rios que utiliza este número de técnicas crece de forma exponencial, al igual que los campos en los que se aplica.

OpenFOAM es la herramienta seleccionada para el desarrollo de los trabajos presentados, debido principalmente al
potencial que tienen las herramientas de código abierto y libre distribución, donde en este caso resulta posible la
modificación del código, para la inclusión de la totalidad de aspectos que se deseen modelar en el proyecto.

Estos códigos permiten realizar una simulación 3D de la hidrodinámica de los sistemas estudiados. Con la geome-
tría modelada del recinto a estudiar, y definidas adecuadamente las condiciones de contorno, entradas y salidas de
caudal, paredes, materiales, etc., y una buena caracterización del fluido, esta técnica permite determinar la hidrodi-
námica del sistema con gran detalle.

En los siguientes puntos se desarrollan algunos de los trabajos citados en el sumario. Todos ellos han sido desarro-
llados íntegramente dentro del grupo Global Ómnium, como trabajos solicitados tanto por clientes internos como
externos al grupo.

PROYECTO DE OXIDACIÓN AVANZADA


En las instalaciones de la ETAP de la Presa se ha proyectado una nueva línea de tratamiento, con la finalidad de
mejorar las características organolépticas del agua, mediante la adición de ozono como medio desinfectante.

Son varias las instalaciones del proceso donde se ha intervenido mediante la aplicación de técnicas CFD.

En primer lugar, se ha realizado un estudio referente a la ventilación del edificio que albergará los sistemas de ge-
neración de ozono y los mezcladores estáticos donde se produce la inyección y mezcla en la línea del agua.

En este caso, se ha modificado la configuración del sistema de entradas y salidas de aire, probando distintos esce-
narios mediante la simulación CFD, con la finalidad de conseguir una renovación completa del aire en todo el volu-
men del edificio de 2 plantas. Por otra parte, se ha asegurado la existencia de corrientes principales en las partes
bajas de cada planta, ya que el ozono tiene una mayor densidad que el aire, por lo que en caso de fuga el mismo se
evacuaría con rapidez.

ÉXITO EN LA APLICACIÓN DE LOS CFDs A CASOS COMPLEJOS

32
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Figura 1. Estudio de renovación del aire en sistema de oxidación avanzada.

El siguiente sistema donde se han utilizado técnicas CFD consiste en la cámara de mezcla existente aguas abajo
del edificio anterior.

Para el diseño de las cámaras de contacto era necesario garantizar un tiempo de contacto mínimo de 10 minutos.
Con la aplicación de las técnicas CFD se juega con la geometría a fin de conseguir que el tiempo de contacto real
coincida con el valor deseado. Se realizaron simulaciones fluidodinámicas, cuantificando tiempos de contacto reales
mediante simulación de ensayos RTD, hasta garantizar un diseño óptimo de las cámaras de contacto. Por otro lado,
se realizó un estudio del funcionamiento hidráulico de partes más específicas como la entrada de caudal, aberturas
inferiores, funcionamiento del vertedero, pérdidas de carga de la cámara, etc.

Figura 2. Líneas de corriente en cámara de contacto.

Ya, por último, los CFD han sido de aplicación en el diseño del sistema de reparto de caudales existente aguas aba-
jo de las cámaras de contacto. El reparto de caudales a los decantadores resulta ser un factor condicionante en el
rendimiento de los mismos, por lo que conviene asegurar que el diseño del sistema de reparto funcione de forma
adecuada. En este sentido, se ha diseñado un sistema de reparto de caudales basado en técnicas CFD, estudiando
más de 30 configuraciones distintas, hasta encontrar finalmente un diseño óptimo del mismo, asegurando un repar-
to igual a los 6 decantadores existente aguas abajo del sistema de reparto de caudales.

ÉXITO EN LA APLICACIÓN DE LOS CFDs A CASOS COMPLEJOS

33
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Figura 3. Funcionamiento sistema distribución de caudales.

DELFINARIO PARQUE OCEANOGRÁFIC DE VALENCIA


En las instalaciones del parque existen grandes tanques destinado a la exhibición, cuidado, conservación e investi-
gación, tanto de peces como de mamíferos marinos.

Las técnicas CFD se han utilizado para analizar problemas de diseño y operación en el delfinario. El diseño de las
piscinas, puede conducir directamente a un mal funcionamiento hidráulico, presentando problemas como cortocir-
cuitos hidráulicos, zonas muertas, y mezcla deficiente de desinfectantes químicos, entre otros. La dinámica de flui-
dos computacional se utiliza para llevar a cabo un análisis integral del problema y sugerir soluciones efectivas, que
pueden resultar tanto en beneficios económicos, como en la mejora del bienestar del medio marino

Las instalaciones del delfinario del parque Oceanogràfic de Valencia cuentan con un total de 5 tanques conectados,
cuyas dimensiones varían entre los 9 × 9 × 3 m. (piscina médica) a los 49 × 30 × 11 m. (piscina de exhibición). El
volumen total de las instalaciones del delfinario ronda los 26.000 m3, convirtiéndolo en el más grande de Europa.
Cuanta con un total de 42 puntos de entrada y 24 puntos de salida de caudal, 10 de los cuales son skimmers y los
14 restantes desagües de fondo.

Figura 4. Modelo 3D delfinario Ocenogràfic.

Tabla 1: Características piscinas delfinario.

ÉXITO EN LA APLICACIÓN DE LOS CFDs A CASOS COMPLEJOS

34
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

A la hora de realizar el modelo hidrodinámico del delfinario, resulta imprescindible el conocimiento de los distintos
caudales que circulan por cada uno de las conducciones, especialmente en los puntos de entrada de caudal. Para
ellos, se realiza una campaña de medición de caudales “in situ” mediante la utilización de un caudalímetro portátil.
Se utiliza un caudalímetro de FLEXIM, modelo FLEXUS F401 H2O. Como herramienta de apoyo se utiliza un medi-
dor de espesores por ultrasonidos TM-8811.

Figura 5. Campaña de medición de caudales.

Debido a la imposibilidad de realizar mediciones en cada uno de los puntos finales de entrada de agua en los tan-
ques, resulta necesaria la elaboración de una herramienta complementaria, que considere la totalidad del sistema
hidráulico del delfinario, permitiendo de esta forma cuantificar los distintos caudales en cada uno de los puntos de
entrada del sistema. Este modelo se lleva a cabo mediante la utilización del software EPANET.

Figura 6. Modelo complementario realizado con EPANET.

Para la validación del modelo hidrodinámico se utiliza un velocímetro acústico de alta resolución para la medida de
velocidades 3D (Vectrino) en una amplia variedad de usos. La tecnología utilizada es la de efecto doppler de pulso
coherente, caracterizada por un valor umbral próximo a cero y una gran precisión. Adicionalmente se toman mues-
tras del agua en los puntos donde se realizaron las mediciones para evaluar en ellas la concentración de cloro y los
niveles de oxígeno disuelto (para posteriores modelos).

ÉXITO EN LA APLICACIÓN DE LOS CFDs A CASOS COMPLEJOS

35
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Figura 7. Montaje sistema de mediciones.

En cuanto a los resultados obtenidos referentes a las mediciones con el medidor tipo Vectrino, tras procesar los
datos medidos y comparar los mismos con los del modelo matemático, estos son prácticamente coincidentes.

Figura 8. Validación del modelo hidrodinámico.

Finalizado y validado el modelo hidrodinámico del delfinario, se detectan numerosos puntos con recirculaciones
excesivas, zonas muertas, cortocircuitos hidráulicos, caminos preferenciales, etc.

Una de las consecuencias directas de la problemática anteriormente detectada resulta ser la deficiente mezcla de
los parámetros químicos en el interior del delfinario, arrojando niveles, por ejemplo, de cloro, muy dispares en fun-
ción del punto donde se realicen las muestras. Una mala elección en el punto de muestreo del cloro se puede tradu-
cir en la presencia de altas concentraciones en puntos del delfinario, en contraposición a los puntos donde se reali-
zan los muestreos, donde los niveles pueden ser muy bajos (mala mezcla), afectando de forma indirecta al bienestar
de los delfines.

Resulta por tanto muy importante conocer cuál es la hidrodinámica actual del sistema del delfinario, con tal de poder
gestionar de una manera eficiente el mantenimiento del mismo.

Figura 9. Hidrodinámica delfinario Oceanogràfic.

ÉXITO EN LA APLICACIÓN DE LOS CFDs A CASOS COMPLEJOS

36
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Trabajos futuros consistirán en la modelización del comportamiento de los parámetros químicos utilizados para des-
infectar el agua presente en el delfinario y, posteriormente, en la propuesta de soluciones que finalicen con la pro-
blemática detectada.

DECANTADOR ACCELATOR
En el presente caso se analizó el funcionamiento de un decantador Accelator. El decantador objeto de estudio pre-
sentaba una serie de deficiencias durante su funcionamiento normal, siendo necesario trabajar a un caudal máximo
inferior en un 30% al de diseño.

Además del problema de insuficiencia de capacidad, existe un problema adicional derivado de la acumulación de
fangos justo en la abertura existente entre las zonas de recirculación y mezcla del decantador.

Se realizó un modelo CFD del estado actual del decantador funcionando al caudal de diseño, donde se evidenció un
incorrecto funcionamiento hidráulico del decantador Accelator.

Figura 10. Líneas de corriente decantador Accelator.

Se detectó un flujo ascendente en la abertura donde se produce la acumulación de fangos, cuando el flujo debería
ser, estrictamente, en sentido inverso. El contraflujo detectado, junto con la cohesividad del fango formado, se iden-
tifican como los causantes del incorrecto funcionamiento del decantador Accelator.

Figura 11. Incorrecto funcionamiento hidráulico del decantador.

Con tal de solucionar los problemas detectados, se analizaron mediante la aplicación de técnicas CFD distintas
propuestas de solución al problema. La solución final propuesta consistió en la eliminación del tramo recto situado
en la parte inferior de la campana troncocónica, y, la colocación de un deflector en la parte interior de la campana.

ÉXITO EN LA APLICACIÓN DE LOS CFDs A CASOS COMPLEJOS

37
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Figura 12. Sección plano recirculación en solución final.

Adicionalmente, se consiguió mejorar el comportamiento final, mediante la colocación de un deflector del flujo en el
paso superior del decantador, uniformizando e incrementando a su vez la componente tangencial de la velocidad
sobre la campana troncocónica.

Finalmente, se realizó un análisis más allá de la solución de la problemática actual del decantador. Se analizaron las
causas en origen del incorrecto funcionamiento del decantador, hasta llegar a la conclusión de que el mismo presen-
ta una profundidad insuficiente. En este sentido, se modeló un nuevo decantador con las mismas características que
el estudiado, pero con mayor profundidad (en analogía a decantadores del mismo tipo que funcionan correctamente)
y, efectivamente, se verificó que aumentando la profundidad 0,5 m, el decantador funcionaba correctamente.

TIEMPO DE PERMANENCIA EN DEPÓSITOS


Hasta el momento, a la hora de diseñar depósitos para el almacenamiento de agua potable, no se había prestado
atención a la configuración interna de los mismos, únicamente se tenía en cuenta el volumen útil. Una vez surge la
preocupación de entender cómo se comporta el agua en el interior de los depósitos, se evidencian problemas hasta
el momento no tenidos cuenta, tales como existencia de cortocircuitos, caminos preferenciales, elevados tiempos de
permanencia, etc.

Se ha realizado un estudio mediante la aplicación de técnicas CFD, donde se han evaluado los tiempos de perma-
nencia de un total de 5 depósitos distintos. Prácticamente, la mayoría de los depósitos estudiados presentaba tiempos
de permanencia elevados, debido principalmente a la configuración de los mismos. La configuración típica entra-
da-salida de caudal por un mismo punto o, entrada-salida alineadas, propicia la existencia de caminos preferenciales
y, por tanto, un gran “volumen muerto”, lo cual afecta negativamente a la calidad del agua almacenada.

Figura 13. Configuración actual y propuesta de solución en depósito de Albalat.

ÉXITO EN LA APLICACIÓN DE LOS CFDs A CASOS COMPLEJOS

38
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Son numerosas las propuestas de soluciones estudiadas, siendo las más efectivas en la mayoría de los casos, la
disposición de muros internos que permitan configurar un canal.

Figura 14. Resultados simulación CFD estado actual y solución depósito Albalat.

En las instalaciones del depósito de Albalat ya se está ejecutando la solución propuesta, la cual consiste, tal y como
se mostraba en las figuras anteriores, en disponer una serie de muros en el interior del depósito. Una vez finalizadas
las obras en el depósito, se realizarán una serie de ensayos para proceder con la validación de los modelos.

Figura 15. Proceso de construcción muros internos en depósito de Albalat.

Entendida a problemática, a la hora de realizar el diseño de nuevos depósitos, se pueden solucionar en origen todos
los problemas detectados, optimizando tanto en tiempo como en recursos y, garantizando un óptimo funcionamiento
y aprovechamiento de los depósitos desde el inicio.

CONCLUSIÓN
Las técnicas CFD suponen, desde el punto de vista ingenieril, un punto de inflexión en el proceder de las ingenierías.
Permiten aportar un plus de calidad en los nuevos proyectos desarrollados dentro del grupo Global Omnium y, el
poder abordar el análisis y la búsqueda de soluciones óptimas y económicas, para el caso de las instalaciones que
funcionan de forma deficiente. Todo ellos con la ventaja adicional de los costes relativamente bajos, con respecto a
las técnicas tradicionales de análisis y diseño que presentan las técnicas CFD.

CONTACTO
Antonio Calabuig Belda
Global Omnium
C/Botiguers, 3 – P.E. Táctica
46980 Paterna (Valencia)
963860682
ancabel@globalomnium.com

ÉXITO EN LA APLICACIÓN DE LOS CFDs A CASOS COMPLEJOS

39
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

EXPERIENCIAS EN DOS PLANTAS POTABILIZADORAS


DE CUANTIFICACIÓN DEL RIESGO MICROBIOLÓGICO
POR CRYPTOSPORIDIUM
Vicente-Javier Macián-Cervera – EMPRESA MIXTA VALENCIANA DE AGUAS SA-Global Omnium
Jose-Javier Rodriguez-Subiza – ATLL Concesionària de la Generalitat de Catalunya, S.A.

Comisión n.º1 de AEAS: Grupo de Ingeniería de Tratamiento de Aguas

SUMARIO
En las últimas dos décadas se ha desarrollado un interés especial en el sector de la potabilización del agua, relativo
a la cuantificación de la seguridad de la calidad del agua suministrada y en esa línea se espera precisamente que
cambien las próximas legislaciones nacionales por recomendaciones de la WHO, con los llamados Planes de Segu-
ridad del Agua. En líneas generales, la microbiología presente en el agua se diferencia en la no-resistente a desin-
fectantes químicos y la que sí lo es. La que presenta más riesgo a los sistemas, es precisamente la del segundo
grupo, debido a que las legislaciones obligan a unas concentraciones de cloro libre residual en red, mantendrán in-
activa la microbiología no-resistente, sin embargo la resistente no se verá afectada. En este caso la única estrategia
viable para su eliminación es el tratamiento convencional multi-barrera que ofrecen las plantas potabilizadoras.

Por otra parte, ocurre que las metodologías de análisis no revelan con exactitud la realidad presente en el agua,
están en continuo desarrollo. Téngase en cuenta que la toma de muestras para su análisis es un proceso aislado y
discreto y con ciertas frecuencias, mientras que la potabilización es un proceso de flujo normalmente continuo.

Con todo ello, es desde el año 1993, cuando cambia drásticamente el panorama en el sector. Ello se debe a un
brote epidemiológico que sucedió en Milwaukee, en abril de 1993, enfermando a más de cuatrocientas mil personas,
con casi un centenar de fallecidos y paralizando completamente la ciudad. De toda la potencial microbiología pre-
sente en el agua, aquella que se considerada de mayor amenaza sobre la calidad del agua de los abastecimientos
que se alimentan de agua superficial, es un protozoo considerado por la WHO como el patógeno emergente de más
peligrosidad, llamado genéricamente cryptosporidium, que fue el que ocasionó el brote de Milwaukee de 1993.

Han pasado más de veinte años de este episodio, y en España, a nivel general en Europa y en la mayor parte de
países del mundo, no hay regulación explícita para este protozoo, para su control y tratamiento a pesar de ser cons-
ciente de su existencia y que, como se presenta, existe una gran distancia entre las regulaciones de los países an-
glosajones y el resto de países.

Se exponen dos casos de, uso de indicadores de proceso y cálculo en tiempo real aplicado a un sistema SCADA,
que permiten cuantificar el riesgo por cryptosporidium, partiendo de parámetros indirectos del propio tratamiento,
con esto, el operador de planta y el personal técnico pueden tener información sobre si las maniobras de producción
incrementan o no el riesgo microbiológico desde el punto de vista de la seguridad del agua producto. Las aproxima-
ciones expuestas pretenden ayudar a orientar el tratamiento con el claro objetivo de maximizar la seguridad micro-
biológica del agua producida en cada momento.

EXPERIENCIA EN LA ETAP DE LA PRESA (VALENCIA)


El caso de estudio se realiza en la ETAP de La Presa (Manises, Valencia, España). Esta ETAP abastece a una po-
blación censada de 859.885 habitantes (fuente: www.ine.es [1]).

EXPERIENCIAS EN DOS PLANTAS POTABILIZADORAS DE CUANTIFICACIÓN DEL RIESGO MICROBIOLÓGICO POR CRYPTOSPORIDIUM

40
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

En un estudio realizado de 2006 a 2010, en el abastecimiento a la ciudad de Valencia, se comenzó a tomar muestras
y a analizar cryptosporidium. Se detectaron algunas concentraciones positivas de ooquistes en red. De alguna ma-
nera, en el sistema de abastecimiento, se podía concluir que podría entrar cryptosporidium, siendo al mismo tiempo
todas las detecciones a la salida de la ETAP, de resultado era negativo. Por otra parte, se referencia el resultado de
unos análisis que fueron realizados sobre muestras de la toma de agua bruta de la ETAP de La Presa. En este es-
tudio se publican valores de detecciones positiva dentro de la línea de proceso de la ETAP [2], si bien en salida de
la ETAP no se detectó presencia de los protozoos.

El esquema de tratamiento de la ETAP es de una planta de tres líneas de proceso de agua que se concentran y
mezclan a salida de la planta, según el siguiente esquema:

Figura 1. Diagrama de proceso ETAP La Presa.

La ETAP de La Presa (Manises, Valencia) es una de las dos plantas que alimentan el sistema de abastecimiento de
Valencia y su área metropolitana. La planta tiene una capacidad nominal de 3,4 m3/s. La planta capta agua de los
ríos Turia y Júcar (a través del canal Júcar-Turia) y también dispone de un campo de pozos. El tratamiento de la
planta es convencional, con algunas adaptaciones y mejoras (corrección de pH con CO2, dosifcación de CAP, filtra-
ción en CAG, desinfección por UV).

El cryptosporidium, es un protozoo habitualmente presente en las aguas superficiales, y dado su propio ciclo vital,
su reducido tamaño, su dificultad de eliminación en las ETAPs, su agresividad a la salud y su demostrada relación
con brotes epidemiológicos documentados, es una de las mayores amenazas a los abastecimientos de agua po­
table.

El proceso de retención en la ETAP, que siguen los protozoos, puede seguir dos procesos diferenciados: retención
e inactivación. La retención es un proceso físico, realizado en tratamientos unitarios de decantación y filtración en
lecho granular. La Inactivación es un proceso que puede ser químico o físico; químico en el caso de la dosificación
de productos químicos que en condiciones adecuadas inactivan los protozoos (cloro Cl2, dióxido de cloro COl2 u
ozono O3) y físico en el caso del empleo de procesos no químicos como la irradiación UV.

Para evaluar el impacto de las consecuencias que tendría la presencia del protozoo en el agua potable, es necesa-
rio el empleo de modelos que liguen la dosis percibida por el usuario y las consecuencias probables en el organismo
de éste. Es lo que se llama modelos dosis-respuesta. El modelo dosis-respuesta es clave en la evaluación de ries-
gos microbiológicos, pues es la herramienta que proporciona la relación entre la dosis de exposición y la probabili-
dad de infección [19] en el individuo, a partir del cual se puede analizar el resto de consecuencias (enfermedad,
muerte...). Cuando se produce la ingestión, se desencadena una secuencia de eventos [12] que, en determinadas
circunstancias, puede tener un fin fatal.

Los brotes epidemiológicos hídricos causados por cryptosporidium, se originan con exposición a unas dosis dema-
siado bajas como para obtener datos dosis-respuesta a partir de experimentación directa [4]. Para aplicación de
análisis de riesgos, se parte de relaciones dosis-respuesta a relativamente elevadas dosis, como son las empleadas
con huéspedes voluntarios [3] y de ahí se infiere el comportamiento a bajas dosis, que será, probablemente, la si-
tuación real a la que se enfrentarán los consumidores.

EXPERIENCIAS EN DOS PLANTAS POTABILIZADORAS DE CUANTIFICACIÓN DEL RIESGO MICROBIOLÓGICO POR CRYPTOSPORIDIUM

41
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

En cuanto a los valores de tolerabilidad de la probabilidad de infección individual anual, la Organización Mundial de
la salud, clasifica en unos niveles de riesgo bajo, medio y alto, limitados superiormente por la probabilidad anual de
infección individual. Así el nivel de riesgo bajo es de 10–4, medio es de 10–2 y alto es 0,7.

La elección del modelo dosis-respuesta influye significativamente en la estimación de infecciones y consecuente-


mente enfermedades generadas por la ingesta de agua contaminada con el cryptosporidium. Debido a las limitacio-
nes de los estudios de inoculación en personas (poco número de personas y dosis muy elevadas) no es posible
decir con certeza cuál de los modelos descritos proporciona la “mejor” estimación de la infectividad del cryptospori-
dium y por tanto cual es el mejor modelo para realizar el análisis cuantitativo de riesgo microbiológico derivado. El
modelo más extendido es el negativo exponencial.

Para determinar la dosis, es fundamental conocer la cantidad de ooquistes ingeridos, por lo que si es estimada la
concentración de ooquistes, deberá conocerse el volumen de agua ingerido por el usuario. Para ello es necesario
disponer de encuestas realizadas sobre la población servida por el sistema de abastecimiento que suministren infor-
mación sobre el volumen diario ingerido.

El modelo teórico realizado, original del presente estudio, consiste en un esquema solicitación-respuesta-conse-
cuencias, reflejado en el siguiente esquema:

Figura 2. Estructura del modelo de riesgo.

La solicitación al sistema, está básicamente, compuesta por la concentración de entrada de ooquistes. El sistema
es la ETAP, y la respuesta es la retención y la eliminación de ooquistes que hace la planta, y en función de esto se
determina el riesgo potencial.

Para estimar la reducción en el tratamiento de la ETAP se adicionan las reducciones en tratamiento convencional
con el modelo Le Chevallier de 1992 [5]. Para estimar inactivación en el tratamiento de la ETAP por dióxido de cloro
se utiliza, el modelo CSTR con la ecuación de Chick-Watson, que suele ser el recomendado [8] para la elaboración
de análisis cuantitativo de riesgo. Bajo estas hipótesis la ecuación de Chick-Watson, adopta la siguiente forma, per-
mitiendo calcular directamente con este modelo la inactivación de los microorganismos.Pa ra estimar inactivación en
el tratamiento de la ETAP por irradiación UV, se utiliza el modelo Qian de 2004 [6].

La distribución de ooquistes en agua tratada, se obtiene aplicando las reducciones calculadas en el párrafo anterior,
a la distribución de ooquistes de entrada. La porción de ooquistes infectivos se determina a partir de los modelos
USEPA en los programas ICR e ICRSS de la implantación de la LT2ESWTR, adoptando distribuciones triangulares.
Las encuestas de ingestión de agua presentan la información de los volúmenes diarios ingeridos por persona ajus-

EXPERIENCIAS EN DOS PLANTAS POTABILIZADORAS DE CUANTIFICACIÓN DEL RIESGO MICROBIOLÓGICO POR CRYPTOSPORIDIUM

42
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

tados a una distribución estadística, en función de los datos disponibles. La dosis respuesta con una exposición es
aplicado por el modelo exponencial, a partir de ello se calcula el riesgo de infección individual con múltiples exposi-
ciones consideradas independientes entre sí.

El modelo ha sido desarrollado en R© [7], dado que es un entorno en el que se han implementado muchas técnicas
estadísticas, tanto clásicas como modernas. Algunas están incluidas en el entorno base de R© y otras se acompañan
en forma de bibliotecas (packages). Se ha utilizado la versión R© 2.15.2 (2012-10-26).

Por tanto, el procedimiento de cálculo ha consistido en el esquema siguiente:

Figura 3. Proceso de cálculo conceptual.

Este es el modelo conceptual, que realiza la estimación del riesgo a partir del estudio estadístico de los análisis
históricos. Ahora bien, cómo se puede integrar un modelo de simulación del riesgo en tiempo real? Se leen del Sca-
da las variables subrrogadas y éstas se registran en la BDD corporativa, a ésta se aportan las distribuciones esta-
dísticas fijas (p. ej. la distribución de ooquistes de entrada en la ETAP), se realizan los cálculos sobre R y se vuelcan
los resultados que se representan de nuevo en el SCADA, según el siguiente esquema:

Figura 4. Modelo de cálculo de riesgo.

EXPERIENCIAS EN DOS PLANTAS POTABILIZADORAS DE CUANTIFICACIÓN DEL RIESGO MICROBIOLÓGICO POR CRYPTOSPORIDIUM

43
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

El modelo desarrollado presenta una estructura que, partiendo de datos operacionales de Scada, pueden estimar la
capacidad de reducción de ooquistes que efectúa la planta potabilizadora. Supone una herramienta de apoyo a la
toma de decisiones de operación n que destaca por su capacidad de ser replicable a cualquier ETAP y de ser capaz
el modelo, incluso de implementarse en línea.

EXPERIENCIA EN LA ETAP DE CARDEDEU (BARCELONA)


En el seno de la Comisión Primera de AEAS, la experiencia de la ETAP de la Presa ha servido de inspiración para
orientar una línea de trabajo en la ETAP del Ter consistente en dotar de nuevas herramientas al personal que opera
la planta para evaluar en tiempo real el riesgo microbiológico. Con dichas herramientas se espera que el personal
pueda visualizar en tiempo real las consecuencias de determinadas maniobras, de determinados resultados analíti-
cos o la necesidad de activar alertes que modifiquen las consignas de operación previamente establecidas.

La ETAP del Ter (Cardedeu, Barcelona) tiene una capacidad de tratamiento máxima de 8 m3/s. Trata agua proceden-
te de la salida de un sistema de 3 embalses dispuestos en serie sobre el tramo medio del rio Ter. Estos 3 embalses
(Sau, Susqueda y El Pasteral) tienen una capacidad máxima de almacenamiento de 403 hm3. El agua se capta de
la salida del sistema de embalses.

El agua captada es sometida en el punto de captación a un desbaste y un tamizado mediante malla filtrante de luz
de paso de 0,27 mm. Una vez captada es transportada hasta la ETAP del Ter mediante una conducción subterránea
de 3 metros de diámetro y 56 kilómetros de longitud. La ETAP cuenta con la siguiente secuencia de operaciones
unitarias: (1) preoxidación secuencial con dióxido de cloro e hipoclorito sódico en proporciones variables, (2) ajuste
de pH mediante CO2, (3) coagulación con policloruro de aluminio de alta basicidad, (4) floculación a entrada de
decantadores mediante almidón modificado o poliDADMAC, (5) decantación estática mediante decantadores de
contacto de fangos tipo pulsator, (6) filtración rápida en lecho de CAG, (7) desinfección final con hipoclorito sódico y
(8) almacenamiento en depósitos de regulación con una capacidad máxima de 550.000 m3 y un tiempo de retención
variable entre 10 h. y 68 h. El tiempo de retención hidraúlica del agua en la red de distribución desde la salida plan-
ta hasta el primer punto de consumo es siempre superior a 10 horas.

Figura 5. Diagrama de proceso ETAP del Ter.

EVALUACIÓN CUANTITATIVA DE RIESGO MICROBIOLOGICO EN LA ETAP DEL TER


Sobre el proceso de la ETAP del Ter ATLL ha realizado una evaluación quantitativa del riesgo microbiológico (QMRA)
por protozoos. Dicho QMRA se ha realizado precisamente con ooquistes de Cryptosporidium como patógeno de
referencia. La elección de Cryptosporidium se realizó por, entre otras razones, su resistencia extrema a la desinfec-
ción química, su elevada persistencia en el medio ambiente, su pequeño tamaño en relación a otros protozoos pa-
tógenos y su baja dosis infectiva. El resultado del último QMRA realizado dio un resultado de 1,92 × 10-6 siendo este
un valor muy inferior al considerado aceptable internacionalmente (1,0 × 10-4). En el modelo utilizado en la evalua-
ción del riesgo las principales fuentes de variación son la concentración de ooquistes en la entrada de la ETAP y la
reducción que los mismos experimentan por efecto del tratamiento en la ETAP.

El control analítico de la concentración de protozoos en aguas con baja carga es un proceso que no permite ser
aplicado como método de control sistemático. Esto es así, no solo por el elevado coste de las determinaciones ana-
líticas, sino por el hecho que las dificultades metodológicas del recuento de ooquistes de Cryptosporidium requiere
de personal técnico especializado y el tiempo desde la toma de muestras hasta la obtención de resultados resulta
excesivo para ser utilizado como guía del proceso de potabilización.

EXPERIENCIAS EN DOS PLANTAS POTABILIZADORAS DE CUANTIFICACIÓN DEL RIESGO MICROBIOLÓGICO POR CRYPTOSPORIDIUM

44
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

ESTIMACIÓN DE LA CARGA DE OOQUISTES DE CRYPTOSPORIDIUM EN AGUA


CAPTADA Y DE LA EFICACIA DEL TRATAMIENTO EN LA ETAP DEL TER
Diferentes estudios muestran que las aguas utilizadas para la producción de agua potable presentan una elevada
variación espacial y temporal en la concentración e ooquistes señalando que el principal riesgo para la salud se
produce cuando las aguas son afectadas por fenómenos de fuerte escorrentía superficial como la que se produce
tras intensas lluvias [11].

El enfoque de barreras múltiples que se aplica en las plantas potabilizadoras combinando diferentes desinfectantes,
una adecuada coagulación y una óptima clarificación del agua son a garantía de una reducción del riesgo microbio-
lógico en el agua potable hasta niveles aceptables [9]. Como referencia genérica un tratamiento convencional de
coagulación, sedimentación y filtración elimina el 99,9% de los ooquistes presentes en el agua captada, y cual es el
requerimiento para cada tipo de agua dependen de la propia concentración de ooquistes en dicha agua. [8].

Para estimar la variación de la concentración de ooquistes en el agua captada por la ETAP del Ter se tiene en cuen-
ta los siguientes factores de evaluación del riesgo (F1) el tiempo de retención hidraúlico del agua en el sistema de
embalses (F2) la concentración de E. coli en el agua captada y (F3) la existencia de fenómenos de fuertes lluvias en
el área próxima al punto de captación y al trazado de la tubería de aducción.

Para estimar la eficacia del tratamiento de potabilización en la eliminación de ooquistes en la ETAP del Ter se valora
el funcionamiento de diferentes procesos que se convierten en factores de evaluación del riesgo (F4) preoxidación
con dióxido de cloro e hipoclorito sódico y desinfección final del agua previamente filtrada (F5) decantación del agua
previamente coagulada y floculada (F6) filtración del agua previamente decantada.

Tanto los factores que estiman la carga de ooquistes en el agua captadas como la eficacia del proceso de tratamien-
to dan como resultados escenarios de de Riesgo Alto, Riesgo Medio y Riesgo Bajo. La representación gráfica del
nivel de riesgo se representa en el sistema SCADA mediante un indicador de escala de colores rojo, amarillo y ver-
de. La variación en el tiempo de dicho indicador por respuesta a cambios en las condiciones ambientales, en las
consignas de operación o en los resultados analíticos deben visualizarse en tiempo real.

F1: Tiempo de retención hidráulico (TRH) en embalses del tramo medio del Ter

La persistencia de ooquistes de Cryptosporidium en aguas superficiales en condiciones naturales es muy elevada.


En las condiciones habituales la tasa de eliminación de Cryptosporidium varía entre 0,005 y 0,037 logaritmos por día
[12]. Es decir para eliminar 1 logaritmo se requiere entre 26 y 200 días. Una disminución del TRH en los embalses
debería suponer un incremento significativo de la concentración de ooquistes en el agua captada.

El 90% del volumen de agua que entra a los embalses procede de la aportación del rió Ter al embalse de Sau y esta
aportación concentra la práctica totalidad de la contaminación microbiológica que entra al embalse. Por tanto se
utiliza el TRH en el conjunto de los embalses. Además debe establecerse un periodo de tiempo razonable para el
cálculo del TRH ya que el TRH anual se considera no representativo de las situaciones de bajos TRH que se dan
después de episodios de abundantes precipitaciones.

En la tabla número 1 se muestran los caudales máximos promedio del periodo 1995-2018 para diferentes periodos de
tiempo (entre 1 y 38 días) y el TRH calculado para embalses llenos ya que la política de gestión de los embalses del Ter
siempre tiende a llenarlos y mantenerlos llenos siempre por debajo de los correspondientes resguardos de seguridad.

Tabla 1. Caudales Máximos promedio y Tiempo de Retención Hidraúlico en los embalses de Sau, Susqueda y Pasteral antes
de ser captada por la ETAP del Ter.

Tiempo de retención hidráulico


Número de días para el cálculo Caudal máximo promedio
en días con embalses
del caudal máximo promedio (m3/s)
a máxima capacidad
1 550 8
8 240 19
19 120 38
38 115 40

EXPERIENCIAS EN DOS PLANTAS POTABILIZADORAS DE CUANTIFICACIÓN DEL RIESGO MICROBIOLÓGICO POR CRYPTOSPORIDIUM

45
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Basándose en los resultados mostrados en la Tabla 1 se estableció el criterio de utilizar un periodo de 40 días para
el cálculo del tiempo de retención hidráulico diario. En la figura 7 se muestra el tiempo de retención hidráulico calcu-
lado a diario para el periodo 1995-2018 y considerando los datos de caudal y reserva real de los 40 días anteriores
al día de cálculo.

Figura 6. Tiempo de retención hidráulico calculado a 40 días en los embalses del Ter para el periodo 1995-2018.

Con los resultados representados en la figura 7 se estableció como criterio para evaluar el riesgo de incremento de
la concentración de ooquistes en aguas captadas se estableció un valor de TRH de 200 días como valor límite por
debajo del cual se considera existe un Riesgo Alto de concentraciones superiores al valor medio característico del
agua del Ter captada por la ETAP.

F2: Concentración de E.coli en el agua captada de la ETAP del Ter

E. coli puede ser utilizado como parámetro subrogado de la presencia de concentraciones elevadas de ooquistes de
Cryptosporidium. La probabilidad de elevadas concentraciones de ooquistes de Cryptosporidium es baja si los resul-
tados de E. coli se mantienen por debajo de ciertos límites. En la ETAP del Ter ser realiza un seguimiento diario de
la concentración de la carga de E.coli mediante analíticas de laboratorio así como mediante la existencia de un
analizador online de dicho parámetro.

F3: Precipitaciones en las áreas de influencia de la captación y de la tubería de aducción y seguimiento de


turbiedad en el punto de captación de la ETAP del Ter

El embalse de El Pasteral (1,5 hm3) es un embalse con un tiempo de retención inferior a las 24 horas por lo que su
cuenca interna de aportaciones se considera área de influencia de la captación. La tubería de aducción es una tu-
bería de 3 metros de diámetro por la cual circula el agua captada a lámina libre. La tubería tiene una longitud de 56
kilómetros y discurre a profundidades muy variables en función de la orografía. En episodios de fuertes precipitacio-
nes pueden producirse fenómenos de intrusión de aguas subterráneas circundantes.

Se han definido una red de pluviómetros con registro de precipitaciones en tiempo real sobre la cual se han estable-
cido límites por encima de los cuales se activa un aviso de Riesgo Alto de incremento de la carga microbiológica del
agua y por tanto de riesgo alto de incremento de la concentración de ooquistes de Cryptosporidium.

En el punto de captación (inicio de la tubería de aducción) y en la salida del embalse de Susqueda existen analiza-
dores online de turbiedad que son visualizados en el SCADA de la planta. Se han establecido límites en dichos
analizadores como indicadores de un Riesgo Alto de incremento de la concentración de ooquistes de Cryptospori-
dium en el agua captada.

F4: Rendimiento de eliminación en el proceso de tratamiento mediante preoxidación y en desinfección pos-


terior a la filtración

Se calculan lo logaritmos de inactivación mediante la utilización de dióxido de cloro y cloro siguiendo las últimas
referencias bibliográficas disponibles. La determinación de los logaritmos de inactivación se realiza en tiempo real
mediante las lecturas obtenidas por los analizadores online de cloro y dióxido de cloro residual, la lectura del caudal

EXPERIENCIAS EN DOS PLANTAS POTABILIZADORAS DE CUANTIFICACIÓN DEL RIESGO MICROBIOLÓGICO POR CRYPTOSPORIDIUM

46
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

de tratamiento y la información que proporciona SCADA del estado de operatividad o reserva de decantadores y
depósitos de almacenamiento.

F5: Rendimiento de eliminación mediante decantación del agua previamente coagulada y floculada

A partir del rango de logaritmos de inactivación de inactivación descritos en la bibliografía se establecen 3 escena-
rios diferentes en función de la operación realizada en decantadores. Cuando todos los decantadores operativos
presentan un lecho de fangos bien formado se asigna el valor máximo de logaritmos de eliminación, el valor mínimo
se asigna cuando el 25% de los decantadores se encuentran sin lecho bien formado. La estabilidad de caudales en
la decantación y la lectura del analizador online de turbiedad hace variar el valor de logaritmos de inactivación entre
los valores máximo y mínimo.

F6: Rendimiento de eliminación mediante filtración del agua previamente filtrada

A partir del rango de logaritmos de inactivación descrito en la bibliografía se establecen 3 escenarios diferentes en
función de la operación realizada en filtros. Cuando la consigna de caudal de filtración se ha mantenido estable
dentro de valores predefinidos como aceptables se asigna un valor inicial máximo de logaritmos de inactivación,
inestabilidad en la consigna de caudales de filtración o trabajar a caudales por encima del valor aceptable se asigna
el valor mínimo de logaritmos de inactivación. Los valores máximo o mínimo de logaritmos de inactivación son mo-
dificados hasta un valor medio mediante el cálculo en tiempo real del indicador de clarificación de la ETAP del Ter
con datos obtenidos del analizador online de turbiedad o mediante determinaciones analíticas realizadas en labora-
torio por los operarios de planta.

CONCLUSIONES
La evaluación Cuantitativa de Riesgo Microbiológico QMRA se obtiene a partir de modelos en los que la carga de
microorganismos y la eficacia de los procesos de eliminación de los mismos son más importantes (por su variabili-
dad) que los datos de consumo de agua o la infectividad (mucho más estables)

Las dificultades analíticas para determinar la carga de ooquistes de Cryptosporidium en el agua captada y también
para controlar su presencia en el agua potable producida no deberían impedir disponer de herramientas que orien-
ten el tratamiento en función del riesgo microbiológico. Dichas herramientas deben incluir tanto una evaluación de
las posibles variaciones en la carga microbiológica del agua captada como todos los parámetros de operación que
se consideren pueden mejorar o empeorar el rendimiento esperado en la eliminación de microorganismos en el
proceso de potabilización.

Se considera posible incorporar a sistemas SCADA indicadores que midan en tiempo real el riesgo microbiológico
en una planta potabilizadora. El objetivo de dichos indicadores es aportar información y conocimiento al perso-
nal que opera las plantas potabilizadoras y, de esta manera, incrementar la seguridad microbiológica del agua
producida.

REFERENCIAS
http://www.ine.es

Alonso, J. L., Amorós, G., Cuesta, G., Moreno, Y., Soriano, A. (2012). “Rapid and sensitive detection of Giardia cysts
from glass slides”, Póster presentado por el Instituto de Ingeniería del Agua y Medio Ambiente (IIAMA) de la Univer-
sidad Politécnica de Valencia (UPV) en 112TH General Meeting of the American Society of Microbiology, San Fran-
cisco, USA (Junio 2012).

Schijven, J. F., Teunis, P. F. M., Rutjes, S. A., Bouwknegt, M., de Roda, A. M. (2011). “QMRAspot: A tool for quantita-
tive microbial risk assessment from surface water to potable water”, Water Research, Vol. 45, pp. 5564-5576.

Pontius, F. W. (2003). “Drinking water regulation and health”, Ed. John Wiley & Sons.

Le Chevallier, M. W., Norton, W. D. (1992). “Examinig relationships between particle counts, and Giardia and Cryp-
tosporidium and Turbidity”, Journal American Water Works Association, vol. 84, n.º12, pp. 54-60.

EXPERIENCIAS EN DOS PLANTAS POTABILIZADORAS DE CUANTIFICACIÓN DEL RIESGO MICROBIOLÓGICO POR CRYPTOSPORIDIUM

47
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Qian, S. S., Schmelling, D. C., Linden, K. G., Cotton, C. (2004). “Ultraviolet light inactivation of protozoa in drinking
water: a Bayesian meta-analysis”, Water Research, vol. 38, pp. 317-326.

http://www.r-project.org

U.S. Environmental Protection Agency (EPA) (2006). National Primary Drinking Water Regulations: Long Term 2
Enhanced Surface Water Treatment Rule. Federal Register, vol. 71, n.º. 3, Thursday, January 5. Rules and Regula-
tions.

Betancourt, W. Q., Rose, J. B. (2004). Drinking water treatment processes for removal of Cryptosporidium and Giar-
dia” Veterinary Parasitology, 126, 219-234.

Korich, D. G., Mead, J. R., Madore, M. S., Sinclair, N. A., Sterling, C. R. (1990). “Effects of Ozone, Chlorine Dioxide,
Chlorine, and Monochloramine on Cryptosporidium parvum Oocyst Viability” APPLIED AND ENVIRONMENTAL MI-
CROBIOLOGY, May, vol. 56, n.º 5, p. 1423-1428.

Swaffer, B., Abbott, H., King, B., van der Linden, L., Monis, P. (2018). “Understanding human infectious Cryptospori-
dium risk in drinking water supply catchments” Water Research, 138, 282e292.

Medema, G., Tenuis, P., Blokker, M., Deere, D., Davison, A., Charles, P., Loret, J. F. (2009). “Risk Assessment of
Cryptosporidium in Drinking-water” World Health Organization.

CONTACTO
Nombre: Vicente-Javier Macián-Cervera
Empresa: EMIVASA – Empresa Mixta Valenciana de Aguas S.A.
Dirección: ETAP La Presa – Ctra. Quart-Domeño km.7 desv. Dcha.
Teléfono: 963860600
Email: jmacian@emivasa.es

Nombre: José Javier Rodríguez Subiza


Empresa: ATLL Concessionària de la Generalitat de Catalunya, S.A.
Dirección: ETAP Ter – Afores s/n 08440 Cardedeu (Barcelona)
Teléfono: 938461826
Email: jjrodriguez@atll.cat

EXPERIENCIAS EN DOS PLANTAS POTABILIZADORAS DE CUANTIFICACIÓN DEL RIESGO MICROBIOLÓGICO POR CRYPTOSPORIDIUM

48
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

GARANTÍA DE CALIDAD DEL AGUA CON SENSORES


MULTIPARAMÉTRICOS EN LINEA EN REDES EN ALTA
Fargas Marquès, Andreu – Consorci d’Aigües de Tarragona
Colom Feliu, Agustí – Consorci d’Aigües de Tarragona

SUMARIO
Para garantizar la calidad del agua distribuida, el Consorci d’Aigües de Tarragona (CAT) ha replanteado la monitori-
zación de la calidad del agua, ampliando el seguimiento en continuo de la misma, con el despliegue de una red de
estaciones de alerta con sensores multiparamétricos por toda su red de distribución. Esta mejora supone la utiliza-
ción de las mejores técnicas disponibles en la actualidad para la monitorización on-line de los parámetros críticos del
agua del CAT en su red. Las estaciones de alerta se han equipado con un sensor óptico que permite el control de
los parámetros de color, turbidez, UV 254 nm, carbono orgánico total y disuelto. Y también se monitorizan mediante
otros sensores ya existentes, parámetros como el cloro, la conductividad eléctrica y parámetros calculados. Todas
estas mediciones se sincronizan con los resultados del laboratorio del CAT, con acreditación UNE-EN ISO/IEC
17025, obteniéndose resultados con diferencias no significativas respecto a los obtenidos por los analizadores de un
laboratorio convencional, lo que debería permitir usar las mediciones en continuo para la vigilancia sanitaria, según
establece el nuevo RD 902/2018.

PALABRAS CLAVE
Agua de consumo humano, calidad, sensores ópticos, SMART, color, turbidez, carbono orgánico total COT o disuel-
to COD, UV 254 nm, conductividad eléctrica, cloro libre, ISO 17025, ISO 22000, RD 902/2018.

INTRODUCCIÓN
El Consorci d’Aigües de Tarragona (CAT) fue creado el 2 de abril de 1985 a partir de la Ley 18/81 de 1981, de actua-
ciones en materia de aguas en las comarcas de la provincia de Tarragona. El CAT dispone de una concesión máxima
de 4m³/s, a captar de los caudales del río Ebro a la altura de Campredó (Tortosa), para uso urbano e industrial en la
provincia de Tarragona.

Toda el agua captada es potabilizada en una ETAP situada en el municipio de l’Ampolla (Tarragona). Y a partir de
este punto se distribuye de forma ramificada a través de 400 km de tuberías, 23 bombeos y 120 llegadas a depósito
consorciado. La red del CAT abastece al 85% de la población de la provincia y 36% de su territorio, equivalente a
una población de 800.000 personas en invierno y 1.500.000 en verano.

El CAT dispone de la certificación ISO 22000 de Gestión de la Seguridad Alimentaria, que implica buscar las mejores
soluciones para garantizar la inocuidad de su producto final, el agua distribuida a los consorciados. Bajo este princi-
pio se está trabajando con el objetivo de tener un control en tiempo real de la calidad del agua en todas las fases del
proceso de producción y en su posterior distribución en la red, que permita garantizar la mejor calidad en todo mo-
mento. Esta mejora se enmarcaría dentro del proceso de aplicación de tecnologías SMART para el control de la
calidad de las aguas.

El enfoque aplicado al control de la calidad del agua con medición en continuo ha sido validado por la reciente pu-
blicación y entrada en vigor, el pasado 2 de agosto de 2018, del “Real Decreto 902/2018, de 20 de julio”. Con esta
modificación, la vigilancia sanitaria del agua se puede realizar con sensores en continuo con la misma validez que
las determinaciones de muestreo puntual analizado por el laboratorio.

GARANTÍA DE CALIDAD DEL AGUA CON SENSORES MULTIPARAMÉTRICOS EN LINEA EN REDES EN ALTA

49
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

La aprobación del Real decreto respalda el despliegue de la red de sensores multiparamétricos que está llevando a
cabo el CAT desde 2017 y que finalizará en 2020, con una inversión total de 250.000 €.

CALIDAD DEL AGUA PRODUCIDA EN TIEMPO REAL


Desde su puesta en marcha en 1989, el CAT ha tenido medidores de calidad del agua en línea. La Estación de aler-
ta a la salida de la ETAP de l’Ampolla siempre ha controlado la turbidez y el cloro residual en continuo. A lo largo de
los años ha ido evolucionando, en base a la mejor tecnología disponible, hasta el formato actual (Fargas, A. et al.
(2018)). Esta instalación es crítica como garantía del agua distribuida. Los parámetros medidos en la actualidad se
recogen en Tabla 1.

Tabla 1: Parámetros medidos en Estación Alerta ETAP Ampolla

Paràmetro Unidades Terminal Sensor


pH Unit pH ENDRESS-HAUSER MEMOSENS
CLORO LIBRE mg Cl2/L CM442 LIQUIDINE AMPEROMETRICO CC142D
TEMPERATURA °C PT 100
TUBIDEZ EPA NTU
TURBIDEZ ISO FTU
UV 254 nm Abs/m
CARBONO ORGANICO TOTAL EQUIVALEN­
mg C/L
TE (COT) S::CAN i-SCAN
CARBONO ORGANICO DISUELTO EQUIVA- CONCUBE
mg C/L
LENTE (COD)
COLOR APARENTE HAZEN(mg Co-Pt/L)
COLOR VERDADERO HAZEN(mg Co-Pt/L)
CONDUCTIVIDAD ELECTRICA 20 °C µS/cm CONDULYSER
UV-VIS SPECTOMETRIA nm SPECTROLYSER
PARTICULAS (TAMAÑO/DISTRIBUCIÓN) Particulas/mL ParticleSense Laser, técnica de bloqueo

Para complementar el control del proceso de potabilización, en la captación de Campredó (Tortosa) de los canales
del río Ebro, el CAT siempre ha tenido medida de turbidez. Este control ha ido ampliándose con nuevos parámetros,
siendo en 2009 cuando se creó una Estación de alerta en la captación de agua del Ebro, que aglutinó y mejoró los
parámetros medidos. En la actualidad, la estación mide Turbidez, pH, Oxígeno disuelto, Conductividad, Índice
UV254 nm, Mercurio y partículas.

Todo el proceso de potabilización también está controlado en línea con 16 turbidímetros, 3 sensores UV 254 nm, 1
sensor de oxígeno disuelto, 1 sensor de pH y 3 sensores de ozono residual.

El despliegue de sensores se ha integrado en un SCADA de calidad del agua, que permite tener una visión clara del
buen funcionamiento del proceso de producción en todo momento, como puede observarse en la Figura 1.

GARANTÍA DE CALIDAD DEL AGUA CON SENSORES MULTIPARAMÉTRICOS EN LINEA EN REDES EN ALTA

50
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Figura 1. Control en línea del agua producida en la ETAP de l’Ampolla.

CALIDAD DEL AGUA DISTRIBUIDA EN TIEMPO REAL


El control en tiempo real de los procesos ha ido extendiéndose en todo los ámbitos, hecho que ha permitido garan-
tizar la calidad del agua producida. Sin embargo, en las redes de distribución, la garantía de calidad del agua sigue
dependiendo en muchos casos exclusivamente del muestreo manual.

El principal objetivo del CAT es subministrar agua de calidad con los máximos estándares de seguridad alimentaria.
La normativa está en continua evolución y cada vez es más estricta, y en el futuro será obligatorio disponer de Pla-
nes Sanitarios del Agua. Por este motivo, desde 2015 el CAT está certificado según ISO 22.000.

La introducción del concepto de Plan de Sanitario del Agua, y los procesos de garantía de la calidad del agua, junto
con la mejora continua que llevan asociados, han hecho replantear el enfoque existente. De este proceso nace la
implantación por parte del CAT de una red de sensores multiparamétricos para la garantía de la calidad del agua en
tiempo real en la red de distribución.

Cloro residual

El embrión de la red multiparamétrica ha sido la medida del cloro residual en la red. El cloro residual es el principal
Punto Crítico de Control (PCC) del CAT, especialmente debido a la red completamente ramificada con distribución
desde un extremo, Figura 2.

Para mejorar el control y la garantía de calidad del agua, desde 2010 y con finalización en 2019, el CAT ha implan-
tado una red de electrocloraciones que le permiten garantizar el cloro residual en toda la red (Colom, A. et al (2017)).
La inversión total alcanza los 1,5 M€.

Para controlar su funcionamiento, se ha desplegado una red de 22 sensores de cloro residual, que se completará
con 4 nuevos sensores en 2019, para alcanzar los 26 medidores en línea en la red, Figura 3.

El control en línea y en tiempo real de las electrocloraciones y de la medida de cloro residual ha supuesto una re-
ducción drástica de las anomalías de cloro en la red del CAT.

GARANTÍA DE CALIDAD DEL AGUA CON SENSORES MULTIPARAMÉTRICOS EN LINEA EN REDES EN ALTA

51
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Figura 2. Red de cloración del CAT.

Figura 3. Red de sensores de cloro residual del CAT.

Sensores multiparamétricos

En base a la experiencia adquirida con el despliegue de sensores de cloro residual, el CAT se planteó en 2015 me-
jorar el control global del agua suministrada.

Durante el año 2016, el CAT colaboró con EMATSA, suministradora de agua en baja de la ciudad de Tarragona, en
la implantación de tecnologías de sensorización en línea para el control del agua distribuida en la red de baja
(Raich-Montiu, J. et al. (2016)). Estos equipos están en operación en EMATSA desde entonces, la cual dispone de
5 estaciones de medición que son visibles desde el SCADA del CAT.

GARANTÍA DE CALIDAD DEL AGUA CON SENSORES MULTIPARAMÉTRICOS EN LINEA EN REDES EN ALTA

52
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Las conclusiones alcanzadas permitieron poner en marcha un plan para la implantación entre 2017 y 2020 de una
red de 16 sensores multiparamétricos que complementaran las medidas de cloro residual existentes.

De la licitación realizada resultó adjudicatario s::can Messtechnik, por lo que el sensor multiparamétrico está forma-
do por una unidad de control Scan Concube con dos sensores. Por un lado, un sensor óptico multiparamétrico
“i-SCAN”, que es a la vez un turbidímetro o nefelómetro y un espectrofotómetro miniaturizado. En el caso de la
turbidez cumple con la especificación de la norma de turbidez ISO-7027, con fuente a 860 nm y la turbidez EPA
180.1 simulando una fuente de luz blanca o de tungsteno. Y por otro lado, un conductímetro Condulyser,

Cabe destacar que ninguno de los sensores de la Estación de Alerta requiere reactivos para su funcionamiento,
exceptuando los propios utilizados para los ajustes del analizador.

Estaciones de alerta de distribución

Con la incorporación de los sensores multiparamétricos, el CAT dispone en la actualidad de una red de estaciones
de alerta desplegada en la red de distribución. Actualmente están activas 8 estaciones de alerta de las 16 estaciones
que se han planificado, Figura 5.

Los parámetros medidos en las estaciones de alerta se recogen en la Tabla 2.

Tabla 2: Parámetros medidos en Estaciones de alerta de distribución.

Paràmetro Unidades Terminal Sensor


ENDRESS-HAUSER AMPEROMETRICO
CLORO LIBRE mg Cl2/L
CM442 LIQUIDINE CC142D
TEMPERATURA °C PT 100
TUBIDEZ EPA NTU
TURBIDEZ ISO FTU
UV 254 nm Abs/m
CARBONO ORGANICO TOTAL EQUIVALEN­TE (COT) mg C/L S::CAN
i-SCAN
CONCUBE
CARBONO ORGANICO DISUELTO EQUIVALENTE
mg C/L
(COD)
COLOR APARENTE HAZEN(mg Co-Pt/L)
COLOR VERDADERO HAZEN(mg Co-Pt/L)
CONDUCTIVIDAD ELECTRICA 20 °C µS/cm CONDULYSER

Además, se ha aprovechado la potencia de cálculo de la electrónica CONCUBE de S::CAN para centralizar todos
los parámetros medidos y calcular parámetros nuevos. Se han creado parámetros de utilidad como la concentración
de Sulfatos, a partir de la correlación con la conductividad eléctrica; el Índice de Langelier, por diferencia entre el pH
real y pH de saturación; y sólidos en suspensión calculados por regresión con la turbidez ISO.

El hecho de disponer de los mismos equipos en toda la red, también facilita la comparación de los resultados obte-
nidos entre las distintas estaciones de alerta.

GARANTÍA DE CALIDAD DEL AGUA CON SENSORES MULTIPARAMÉTRICOS EN LINEA EN REDES EN ALTA

53
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Figura 4. Estación de alerta EB10-Riudoms.

Figura 5. Red de estaciones de alerta de distribución del CAT.

SCADA DE CALIDAD DEL AGUA


La implantación de la nueva red de sensores, junto con la mejora de los equipos existentes, ha hecho replantear
cómo gestionar los datos de calidad del agua. Se ha diseñado un nuevo SCADA de calidad del agua, que permite
acceder de forma rápida a toda la información disponible de calidad.

Por un lado, puede validarse el funcionamiento de la captación y la ETAP, Figura 1. Y luego puede controlarse la
evolución del agua por toda la red. Para esto se han diseñado mapas temáticos por valor medido: cloro, turbidez,
color real, conductividad e índice UV 254. En las Figuras 6 y 7 pueden verse los mapas de turbidez e índice UV254.

GARANTÍA DE CALIDAD DEL AGUA CON SENSORES MULTIPARAMÉTRICOS EN LINEA EN REDES EN ALTA

54
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Figura 6. Mapa de turbidez en la red de distribución del CAT.

Figura 7. Mapa de índice UV254 en la red de distribución del CAT.

Estos mapas se complementan con el acceso en el SCADA a los datos de una estación de alerta específica, dónde
pueden analizarse los datos completos de un punto, Figura 8.

GARANTÍA DE CALIDAD DEL AGUA CON SENSORES MULTIPARAMÉTRICOS EN LINEA EN REDES EN ALTA

55
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Figura 8. Datos recopilados de una estación de alerta de distribución del CAT - Perafort.

Para cada parámetro se han definido niveles de alarma, que generan avisos tanto al operador de la sala de control
cómo al personal de laboratorio.

Además, el sistema implementado, permite el acceso móvil a los datos de las estaciones de alerta, incluyendo visio-
nado de los gráficos de tendencia en tiempo real, hecho que permite hacer un seguimiento de la calidad del agua de
la red en todo momento y desde cualquier lugar, Figura 9.

Figura 9. Datos de una estación de alerta desde el móvil.

   

VIGILANCIA SANITARIA
La implementación de la red de sensores multiparamétricos supone una mejora de la vigilancia sanitaria del agua
distribuida. En el primer año de datos disponibles, desde la puesta en marcha de las primeras estaciones de alerta
en distribución, ya se han detectado variaciones de los parámetros medidos fuera de lo estándar en tres ocasiones.

GARANTÍA DE CALIDAD DEL AGUA CON SENSORES MULTIPARAMÉTRICOS EN LINEA EN REDES EN ALTA

56
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Hasta el momento, las fluctuaciones detectadas han estado asociadas a cambios de regímenes de funcionamiento,
y sin llegar a valores fuera su valor reglamentario. Esto, pero, permite valorar la importancia de la medida en conti-
nuo, pues estos efectos no habrían sido detectados sin medida en continuo.

En el primer caso detectado, la turbidez aumenta y el cloro disminuye al poner en marcha un bombeo asociado a un
depósito de regulación de gran tamaño. En el segundo caso, la turbidez aumenta al poner en marcha la combinación
de bombeo de máximo caudal, que no había funcionado desde su instalación. Y en el último caso, el color verdade-
ro aumenta con la combinación de bombeo máxima, indicando un posible problema de corrosión en la tubería de
aspiración, Figura 10.

Figura 10. Fluctuación del color verdadero (inferior), con el caudal bombeado (superior).

Actualmente se está trabajando para fijar un sistema de verificación y calibración de los equipos que permita homo-
logar sus resultados según lo previsto en el nuevo RD 902/20018.

La validación de los resultados obtenidos se realiza mediante comparación con los resultados del laboratorio del
CAT, con acreditación UNE-EN ISO/IEC 17025. Los datos iniciales de validación de la estación de alerta a la salida
de la ETAP indican que los resultados obtenidos con los equipos de medición en continuo son perfectamente cohe-
rentes (Fargas, A. et al. (2018)). Esto debería permitir utilizar sus valores como resultado analítico similar a los de un
boletín de análisis convencional, como propone el nuevo RD 902/20018. Actualmente las mediciones en continuo
complementan los resultados de laboratorio pero no los sustituyen.

Al mismo tiempo los equipos están sometidos a un plan de verificación y calibración con el objetivo de garantizar su
buen estado y funcionamiento.

CONCLUSIONES
La introducción de estaciones de medida multiparamétrica en la red en alta del CAT supone un salto cualitativo en
la garantía de la calidad del agua distribuida.

Actualmente el CAT dispone de 11 parámetros medidos en continuo, Tabla 3, en las distintas fases del proceso que
permiten garantizar que el agua producida y distribuida cumple con los mejores estándares de calidad del agua.

GARANTÍA DE CALIDAD DEL AGUA CON SENSORES MULTIPARAMÉTRICOS EN LINEA EN REDES EN ALTA

57
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Tabla 3: Parámetros medidos en línea en el CAT.

Sensorica de tratamiento Sensorica de red


Parametros
EB0 ETAP EB1 ETAP Red
Temperatura X X X X
pH X X (4) X
Conductividad X X X X
Oxígeno disuelto X X
Turbidez X X (15) X X
Mercurio X X
Partículas X X
Cloro libre X X
Índice UV 254nm X X X
TOC - COD X
Color X

La medida en continuo está destinada a ser imprescindible en las redes de agua, si se quiere garantizar de forma
real la calidad en todo momento, como demuestra el hecho que en un año de funcionamiento, la red de sensores ha
permitido detectar comportamientos de la calidad del agua hasta el momento no conocidos.

A la vez, el cambio reglamentario que supone el RD 902/20018, con la incorporación de la medida en continuo en la
vigilancia sanitaria, supone validar el camino iniciado en el CAT con el despliegue de la red de sensores multipa-
ramétricos.

REFERENCIAS
Fargas, A., Ruana, J. F., Colom, A., Fàbregas, J. (2018). Validación de la medición en continuo de la estación de
alerta de la Etap de l’Ampolla según real Decreto 902/2018. Tecnoaqua Noviembre-Diciembre.

Colom, A., Fargas, A. (2017). Experiencia del CAT en electrocloraciones en línea en redes en alta. XXXIV Jornadas
AEAS 2017. Tarragona.

Raich-Montiu, J., Peris, R., Gutiérrez, J., Milán, D., Weingartner, A. (2016). Importance Of Hardware And Software
Of On-Line Monitoring Stations For Long Time Day-To-Day Operation In Distribution Networks. SINGAPORE INTER-
NATIONAL WATER WEEK 2016.

CONTACTO
Andreu Fargas Marquès
Consorci d’Aigües de Tarragona
Autovia T-11, km 14 Tarragona/Reus
646460485
afargas@ccaait.cat

GARANTÍA DE CALIDAD DEL AGUA CON SENSORES MULTIPARAMÉTRICOS EN LINEA EN REDES EN ALTA

58
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

GUÍA PARA LA ELABORACIÓN DE PLANES


DE EMERGENCIA ANTE SITUACIONES DE SEQUÍA
EN SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO URBANO
Comisión I: Grupo de Trabajo de Planificación

Carmen Marta Soriano Roncero – Canal de Isabel II


Mitxel Corcuera Barrera – Aguas del Añarbe
Eduardo Elguezabal Alcorta – Consorcio de Aguas Bilbao-Bizkaia
Andrés García Hernández – EMASESA
Andrés Guerra-Librero – AEAS
Jordi Molist Gazapo – Agencia Catalana del Agua
Iñigo Otaola Ormaetxea – Consorcio de Aguas Bilbao-Bizkaia
César Samperio Blanco – AMVISA
Koldo Urkullu San Cristóbal – Consorcio de Aguas Bilbao-Bizkaia
Fernando Vázquez Brea – EMASESA
Pablo Antonio Alcocer Sánchez – Canal de Isabel II
Javier Prieto Mateos – Canal de Isabel II

SUMARIO
Según Ley 10/2001, de 5 de julio, del Plan Hidrológico Nacional, para los órganos responsables de sistemas de
abastecimiento urbano que atiendan, singular o mancomunadamente, a una población igual o superior a 20.000
habitantes, se establece la obligación de disponer “Planes de Emergencia ante Situaciones de Sequía” siem-
pre acordes con el marco definido en los Planes Especiales de Actuación en Situaciones de Alerta y Eventual Sequía
(PES) aprobados en los respectivos Organismos de Cuenca y, en concreto, a su reciente revisión que incorpora
novedades en cuanto a la diferenciación de situaciones de sequía.

Los Planes de Emergencia ante Situaciones de Sequía están indicados para articular una serie de herramientas
de previsión y análisis de riesgos, control, organización de toma de decisiones, así como de medidas de
gestión, que permiten anticiparse a dichos fenómenos de escasez de recursos para lograr atenuar sus frecuen-
cias e intensidades, y paralelamente tratan de minimizar los efectos negativos de tipo socioeconómico, ambien-
tal, etc., mientras perduren dichas situaciones extremas.

La “Guía” que aquí se presenta, facilita la tarea de elaboración de dichos planes y, además, pone a disposición del
usuario la herramienta GESPLEM (GEStión de PLanes de EMergencia) que la acompaña, la cual permite el cálculo
de los umbrales de inicio de los diferentes estadios de sequía en el sistema de abastecimiento de agua en estudio.

Por lo tanto, la Guía ayudará en el proceso de elaboración de Planes de Emergencia ante situaciones de Se-
quía para aquellos abastecimientos de poblaciones o mancomunidades que estando obligados o no, por ley,
busquen incorporar en la gestión de su abastecimiento una herramienta complementaria o alternativa con la que
anticiparse a las situaciones de escasez de recurso, reduciendo así los negativos efectos socioeconómicos que
puedan provocar las situaciones de sequía.

GUÍA PARA LA ELABORACIÓN DE PLANES DE EMERGENCIA ANTE SITUACIONES DE SEQUÍA EN SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO URBANO

59
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

PALABRAS CLAVE
Sistema de abastecimiento, Planes de Emergencia, Escasez coyuntural, Gestión de Recursos, umbrales de riesgo,
GESPLEM.

INTRODUCCIÓN
En el ámbito de la planificación hidrológica, con la necesaria revisión de los Planes Especiales de Actuación en Si-
tuaciones de Alerta y Eventual Sequía tras la aprobación de los Planes Hidrológicos de demarcación del segundo
ciclo de la Directiva Marco del Agua, se establece un nuevo marco de actuación en lo que a la gestión de las sequías
se refiere.

Esta revisión de los PES, por su parte, ha tratado de adaptar éstos a las variaciones incorporadas en los Planes
Hidrológicos de Cuenca, actualmente en el segundo ciclo de planificación (2015-2021), en aspectos tales como los
caudales ecológicos, los recursos, los condicionantes del cambio climático, las demandas... Además, una de las
novedades más importantes que se incluye en dichos Planes es la diferenciación de las situaciones de sequía, dis-
tinguiendo, por un lado, la sequía prolongada, asociada a una disminución de las aportaciones en régimen natural
por causas meteorológicas, y, por otro, la denominada escasez coyuntural, relacionada con una disminución de los
recursos hídricos disponibles para atender las demandas establecidas en la planificación hidrológica.

Los PES definen las actuaciones para prevenir y, llegado el caso, hacer frente a los escenarios de escasez, pero
planifican las mismas a nivel de cuenca, estableciendo unos umbrales mínimos en las reservas para activar restric-
ciones de uso, movilización de recursos extraordinarios, los medios e infraestructuras necesarias y otras medidas
complementarias. Por tanto, de cara a completar esa planificación preventiva y atenuante, los abastecimientos, a
través de los Planes de Emergencia, pueden contemplar otras medidas adicionales más específicas y concretas,
de conformidad con sus competencias y basadas en la experiencia de gestión de los sistemas de abastecimiento de
los que son responsables, así como establecer sus propios escenarios de escasez de acuerdo con sus necesidades
buscando un mayor grado de detalle en la definición de los umbrales de escasez.

En este contexto, y conforme a la legislación vigente, la cual contempla la obligatoriedad en la implementación de


los Planes de Emergencia ante situaciones de sequía en los municipios mayores de 20.000 habitantes, desde el
Grupo de Trabajo de Planificación de la Comisión 1.ª de AEAS se han llevado a cabo los trabajos para la redac-
ción y el desarrollo de la presente Guía, que sirve de apoyo para la elaboración de los Planes de Emergencia ante
situaciones de sequía en sistemas de abastecimiento urbano.

La Guía para la elaboración de Planes de Emergencia ante situaciones de Sequía se estructura en una serie de
apartados en los que se especifica qué capítulos deben contemplarse en el Plan de Emergencia, cuál es la informa-
ción que es necesaria recopilar para cumplimentarlos y cómo debe organizarse la misma.

DESCRIPCIÓN DEL SISTEMA DE ABASTECIMIENTO


En primer lugar, es necesario realizar la descripción del sistema de abastecimiento y de las instalaciones asociadas,
donde se incluyan, al menos, los siguientes conceptos:

a) Infraestructuras de captación.

Para las cuales será conveniente indicar algunos datos descriptivos de las mismas relativos a su ubicación,
trazado y capacidades, diferenciando, en su caso, las que se refieran a infraestructuras para captación de
aguas superficiales (especificando si se trata de embalse, captación directa, trasvase...así como sus capaci-
dades máximas de almacenamiento o volúmenes disponibles sin almacenamiento junto con el periodo de
tiempo al que se refiera) de las que sean indicadas para aprovechamiento de las aguas subterráneas (apor-
tando caudales de explotación o volúmenes disponibles de extracción especificando periodo de utilización).

b) Infraestructuras de transporte.

Precisando las infraestructuras de las que se dispone y qué elementos de la red se encargan de conectar,
identificando su trazado, el punto de inicio y punto de entrega final.

GUÍA PARA LA ELABORACIÓN DE PLANES DE EMERGENCIA ANTE SITUACIONES DE SEQUÍA EN SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO URBANO

60
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

c) Infraestructuras de Tratamiento de Agua Potable (ETAP).

Incorporando la procedencia del agua a tratar en cada ETAP (en caso de poder tratar agua de diferentes
fuentes) indicando las capacidades máximas con la que pueden trabajar.

d) Aguas Regeneradas.

Especificando detalle del volumen de agua regenerada que se incorpora al sistema, así como el tipo de uso
al que se destina, entendiendo que, en esta Guía, se hace referencia a las aguas regeneradas como un incre-
mento de la disponibilidad del recurso.

La información puede disponerse en tablas como la siguiente que ayuden a sintetizar los principales datos recopilados:

Figura 1. Infraestructuras de captación de aguas superficiales.

RECURSOS DISPONIBLES EN EL SISTEMA


Con el fin de que las demandas de agua puedan ser atendidas, los sistemas de abastecimiento utilizan una serie de
recursos de distintas procedencias y con diferentes condiciones de uso.

Resulta imprescindible la evaluación periódica de la disponibilidad de todos ellos, y que sea además con la calidad
adecuada para su tratamiento de acuerdo con su procedencia, características y condicionantes de uso.

Es necesario identificar y describir los recursos:

a) Recursos Principales de Almacenamiento Superficial:

• Series anuales de aportaciones de entrada a los embalses (distribución mensual).

• Capacidad máxima de embalse.

• Curva característica de embalse (Curva volumen/superficie del embalse).

• Coeficientes de evaporación en embalse (mensuales).

b) Aguas Subterráneas:

• Volumen máximo almacenable en el acuífero.

• Recarga:

— Serie de aportaciones de recarga (distribución mensual).

— Volumen de recarga en función del nivel del acuífero (ec.polinómica de 3er grado).

c) Resto de Recursos:

• Volumen anual disponible.

• Capacidad máxima mensual de detracción.

GUÍA PARA LA ELABORACIÓN DE PLANES DE EMERGENCIA ANTE SITUACIONES DE SEQUÍA EN SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO URBANO

61
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Se recomienda consignar la información más relevante en tablas como la siguiente:

Figura 2. Series anuales de aportaciones a los embalses.

Por otro lado, es recomendable también realizar un análisis y clasificación de los diferentes recursos disponibles
según la fuente de procedencia (si se trata de aguas superficiales, subterráneas, trasvase, desaladoras u otros
recursos), la autonomía de uso (si se trata de un recurso de uso condicionado por concesiones o autorizaciones
expresas, si es un recurso compartido o de uso exclusivo por el sistema) o la prioridad de utilización (diferencian-
do entre los recursos de uso ordinario, estratégico y complementario o de emergencia).

De acuerdo con la información recogida en la clasificación de los recursos disponibles, será necesario determinar
cuáles son los recursos que van a poder ser utilizados en cada una de las fases de escasez. Con este fin, puede
cumplimentarse con un sí o no una tabla resumen como la siguiente:

Figura 3. Utilización de los recursos en fases de escasez.

DEMANDA
Otro apartado de la Guía, imprescindible en el Plan de Emergencia, es el relativo a la demanda de abastecimiento.
El operador deberá determinar cómo está estructurada su demanda, el consumo aproximado de los distintos tipos
de usuarios, la eficiencia de sus redes de distribución, etc.

En caso de no disponer de información fiable, este apartado sirve como guía metodológica a la hora de estimarla, lo
que será fundamental de cara a poder establecer las medidas a considerar en los Planes de Emergencia ante situa-
ciones de escasez coyuntural.

A continuación, se recoge la clasificación de las demandas propuestas en la Guía:

• Doméstico.

• Comercial.

• Institucional o Municipal.

• Agropecuarios:

— Riego Privado.

— Ganadero Urbano.

GUÍA PARA LA ELABORACIÓN DE PLANES DE EMERGENCIA ANTE SITUACIONES DE SEQUÍA EN SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO URBANO

62
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

• Industrial.

• Agua No registrada.

• Otros.

REGLAS DE OPERACIÓN
Los sistemas de abastecimiento deberán definir un conjunto de reglas de operación que, cumpliendo tanto los crite-
rios de garantía como los objetivos medioambientales y garantizando las condiciones de calidad exigibles al sumi-
nistro, permitan el mejor aprovechamiento posible de los recursos hídricos naturales de que disponen.

DEFINICIÓN DE LOS ESCENARIOS DE ESCASEZ COYUNTURAL


Si bien uno de los cometidos fundamentales de los PES es la determinación de los umbrales que definen los
escenarios de escasez coyuntural y de sequía prolongada; sin perjuicio de lo anterior, los operadores de abas-
tecimiento urbano podrán estudiar de manera independiente su sistema de captación de recursos hídricos con el
objetivo de obtener unos umbrales de escasez más rigurosos para, a partir de estos, planificar su programa de
medidas frente a los escenarios de escasez coyuntural de forma más completa y adecuada a su situación y nece-
sidades.

En este sentido, para aquellos operadores que vayan a calcular sus propias fases de escasez, desde el grupo de
planificación de la Comisión 1.ª de AEAS se ha desarrollado GESPLEM v2.0, una herramienta de apoyo para el
cálculo de los umbrales o condiciones determinantes de los niveles de riesgo en los sistemas de abastecimiento de
agua, a través de la cual, por tanto, se pueden calcular las fases de escasez para un sistema de abastecimiento
concreto.

En la Guía, se pone a disposición del usuario tanto la herramienta como un manual en el que se detalla cómo uti-
lizarla.

Previamente a definir un sistema de fases de escasez en un sistema de abastecimiento dado, es necesario estable-
cer un indicador o sistema de indicadores del estado del sistema basado en parámetros hidrológicos. Este indica-
dor a emplear, por regla general, se establece como suma de los almacenamientos disponibles en el sistema de
abastecimiento. No obstante, será recomendable que dicho sistema sea coherente y compatible con el definido en
el PES de cuenca.

Considerando la suma de almacenamientos como indicador, una fase de escasez se define como el almacena-
miento mínimo necesario en el sistema al principio de un mes dado para que no se entre en la siguiente fase
en un número determinado de meses, siempre que se cumplan determinadas condiciones de demandas que
se deben satisfacer, y dados unos recursos definidos de entrada al sistema.

Una vez identificados los elementos que son determinantes en la confección del sistema de fases, la demanda de
cálculo, los recursos disponibles, el indicador a emplear..., queda dimensionar el periodo de anticipación con el que
trabajar, es decir, definir las duraciones de cálculo de las distintas fases de escasez. En la Guía se establecen algu-
nas indicaciones sobre cómo determinar, de manera aproximada, estas duraciones de las fases.

GUÍA PARA LA ELABORACIÓN DE PLANES DE EMERGENCIA ANTE SITUACIONES DE SEQUÍA EN SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO URBANO

63
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Figura 4. Ejemplo de umbrales de escasez calculados con GESPLEM.

ACTUACIONES PREVISTAS EN LOS ESCENARIOS DE ESCASEZ COYUNTURAL


Uno de los objetivos principales de los Planes de Emergencia es organizar la toma de decisiones y medidas de
gestión que permitan anticiparse a los fenómenos de escasez de recursos, minimizando sus posibles efec-
tos adversos. En este apartado de la Guía, se proponen una serie de recomendaciones con el objetivo de facilitar
esta labor.

Para ello, se han considerado los siguientes estados, a partir de los cuales se definen las distintas fases de escasez:

• Normalidad.

• Prealerta.

• Alerta.

• Emergencia.

Las actuaciones que se sugieren, en todo caso orientativas, pueden clasificarse de la siguiente manera:

• Preventivas, de identificación de condiciones de inicio.

• De administración, gestión y operación de los sistemas de suministro.

• Orgánicas, institucionales y de carácter legal y normativo.

• Actuaciones sobre las infraestructuras y los recursos.

• Actuaciones sobre la demanda y de incidencia social.

GUÍA PARA LA ELABORACIÓN DE PLANES DE EMERGENCIA ANTE SITUACIONES DE SEQUÍA EN SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO URBANO

64
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

IDENTIFICACIÓN Y ANÁLISIS DE LAS ZONAS Y CIRCUNSTANCIAS DE MAYOR


RIESGO PARA CADA ESCENARIO DE ESCASEZ
En los sistemas de abastecimiento, pueden existir zonas que presenten una especial vulnerabilidad a los eventuales
efectos producidos por los escenarios de escasez. Por ello, es necesario realizar un análisis y detección de las áreas
más vulnerables a estas situaciones, la identificación de aquellos usos y circunstancias sobre los que haya que
prestar una mayor atención, intensificar el seguimiento, etc.

ESTUDIOS ECONÓMICOS SOBRE LOS COSTES Y VÍAS DE FINANCIACIÓN


DE LAS MEDIDAS CONTEMPLADAS
Las diferentes medidas englobadas en cada escenario de sequía, prealerta, alerta y emergencia producen un estrés
no sólo en el medio natural y social sino también en el equilibrio económico y financiero del gestor del sistema de
abastecimiento. De acuerdo con el artículo 9 de la Directiva Marco del Agua, los Estados miembros actuarán confor-
me al principio de recuperación de costes, donde se incluyen los servicios relacionados con el agua, los costes
medioambientales y los relativos a los recursos.

De esta manera, los costes derivados de la aplicación de las diferentes medidas consideradas en los Planes de
Emergencia deberían ser considerados y recuperados mediante la aplicación de las tarifas, bien mediante la reper-
cusión en dichas tarifas después de que se produjera el escenario de sequía, bien mediante su provisión de forma
que su eventual impacto ya estuviera recogido en las tarifas ordinarias.

ANEXO. HERRAMIENTA GESPLEM V.2.0


La herramienta GESPLEM permite calcular los umbrales o condiciones determinantes de los niveles de riesgo
en los sistemas de abastecimiento de agua ante situaciones de escasez y eventual sequía.

La estructura de la información de los apartados anteriores de la Guía para la elaboración de los Planes de Emer-
gencia ha sido implementada en la herramienta para facilitar su uso.

El cálculo de los niveles de reserva que desencadenarían el inicio de cualquiera de las fases de sequía se realiza a
partir de la curva de nivel de volúmenes almacenados que definen el inicio de la fase inmediatamente anterior. Para
su confección se busca en cada mes el nivel de reserva mínimo necesario para que en un determinado periodo a
partir de ese mes no se pase a la fase siguiente ni en el caso de que la aportación sea la más desfavorable de las
conocidas.

El usuario deberá además introducir cierta información adicional en la herramienta a través del archivo generar_pro-
yecto.xls de MS Excel. Concretamente:

• Serie de aportaciones en régimen natural a la totalidad de los embalses del sistema.

• Serie de aportaciones mínimas: serie única definida por el usuario para la fase de emergencia.

• Series de volúmenes a emplear para la recarga de pozos tipo 1 (véase apartado Recursos del Anexo I de
la Guía).

Posteriormente, definirá el número y la duración de las fases que se quieran incorporar al sistema, así como la cla-
sificación y prioridad de uso de los recursos que se consignen.

GUÍA PARA LA ELABORACIÓN DE PLANES DE EMERGENCIA ANTE SITUACIONES DE SEQUÍA EN SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO URBANO

65
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Figura 5. Ejemplo GESPLEM, pestaña “Proyecto”.

Finalmente, completará la información relativa a los embalses (en el que todos los que forman parte del sistema se
unifican en un embalse único a efectos de cálculo), los recursos y los consumos, de la manera en la que se indica
en el anexo.

Figura 6. Ejemplo GESPLEM, pestaña “Recursos”.

Una vez introducidos los datos necesarios en los distintos apartados, queda configurado el escenario de cálculo. El
cálculo de cada una de las fases de sequía se realiza mes a mes, mediante un balance global del sistema.

Al final del proceso, la herramienta devuelve, fase por fase, los distintos umbrales que configuran las “alarmas” en
cada sistema de abastecimiento, los cuales permitirán anticiparse a la situación de escasez, consiguiendo organizar
las diferentes medidas a adoptar, y minimizando los posibles efectos adversos a los que se exponga el sistema ante
dicha situación extrema.

GUÍA PARA LA ELABORACIÓN DE PLANES DE EMERGENCIA ANTE SITUACIONES DE SEQUÍA EN SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO URBANO

66
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Figura 7. Ejemplo GESPLEM, pestaña “Calcular”.

CONCLUSIÓN
La Guía para la elaboración de Planes de Emergencia ante situaciones de sequía en sistemas de abastecimiento
urbano expone qué aspectos deben tenerse en cuenta a la hora de elaborar un Plan de Emergencia y establece las
pautas necesarias para servir de apoyo a los sistemas de abastecimiento encargados de llevarlo a cabo. Además,
realiza propuestas para estructurar y organizar la toma de decisiones y medidas de gestión que permitan anticiparse
a los fenómenos de escasez y minimizar sus posibles efectos adversos, uno de los principales objetivos del Plan de
Emergencia.

Por otro lado, la Guía pone a disposición del usuario la herramienta GESPLEM V.2.0, la cual permite el cálculo de
los distintos umbrales de inicio de escasez coyuntural en el sistema de abastecimiento de agua en estudio.

Además, las recomendaciones y consideraciones incluidas en esta Guía, así como las metodologías planteadas,
tienen carácter general siguiendo el marco de referencia establecido por los Planes de Sequías de las distintas De-
marcaciones Hidrográficas, por lo que podrían aplicarse a diferentes tipos de sistema de abastecimiento, desde los
más sencillos a otros más complejos.

REFERENCIAS
Guía para la elaboración de Planes de Emergencia en Poblaciones Medianas. AEAS, 2014.

Borrador de la Guía para la elaboración de Planes de Emergencia ante situaciones de sequía en Sistemas de Abas-
tecimiento Urbano. José de Castro y Francisco Cubillo. AEAS. 2007.

Ley 10/2001, de 5 de julio, del Plan Hidrológico Nacional modificada por Ley 11/2005, de 22 de junio.

Reglamento del Dominio Público Hidráulico que desarrolla los títulos preliminar, I, IV, V, VI, VII y VIII del texto refun-
dido de la Ley de Aguas, aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/2001, de 20 de julio.

GUÍA PARA LA ELABORACIÓN DE PLANES DE EMERGENCIA ANTE SITUACIONES DE SEQUÍA EN SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO URBANO

67
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

REAL DECRETO 907/2007, de 6 de julio, por el que se aprueba el Reglamento de la Planificación Hidrológica.

ORDEN ARM/2656/2008, de 10 de septiembre, por la que se aprueba la instrucción de planificación hidrológica.

Revisión de los Planes Especiales de Actuación en Situaciones de Alerta y Eventual Sequía de las Cuencas Hidro-
gráficas españolas.

RD 1620/2007 de 7 de diciembre, por el que se establece el régimen jurídico de la reutilización de las aguas depu-
radas.

Guía para la aplicación del RD 1620/2007, elaborada por el MMAMRM.

GUÍA PARA LA ELABORACIÓN DE PLANES DE EMERGENCIA ANTE SITUACIONES DE SEQUÍA EN SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO URBANO

68
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

MEJORA DE LA EFICIENCIA DE SONDEOS


DE ABASTECIMIENTO APLICANDO TECNOLOGÍAS
SOSTENIBLES (INYECCIÓN DE CO2 LÍQUIDO)
Ramirez Bermudez, Antonio Jesús – AQUATEC, PROYECTOS PARA EL SECTOR DEL AGUA
Bueso Sanchez, Salvador – AQUATEC, PROYECTOS PARA EL SECTOR DEL AGUA
Barrera Garcia, Alberto – AQUATEC, PROYECTOS PARA EL SECTOR DEL AGUA
Cantudo Muñoz, Angel – AQUATEC, PROYECTOS PARA EL SECTOR DEL AGUA

SUMARIO
La eficiencia y productividad de sondeos de abastecimiento está condicionada por la permeabilidad de cada uno de
los tres elementos por los que transita el agua hacia su interior: rejillas de la entubación, filtro de grava y acuífero en
su entorno próximo. Los procesos de incrustación y colmatación que afectan a estos elementos, por finos moviliza-
dos, precipitación de sales, deterioro de tubería y biofilm, provocan su obstrucción (clogging) y pérdida de permea-
bilidad, que se traducen en una disminución de productividad e incremento en los costes de explotación.

Los sistemas de limpieza y rehabilitación de pozos Aqua Freed® y Aqua Gard® se basan en la aplicación de CO2 lí-
quido. La operación incluye un desarrollo físico-mecánico, que moviliza elementos adheridos, la disolución de preci-
pitados y la eliminación del biofilm, obteniendo mayor efectividad que los tratamientos convencionales y un radio de
acción superior. También cuenta con la ventaja de su compatibilidad medioambiental, al no generar subproductos
peligrosos ni aguas ácidas, lo cual posibilita que la purga se pueda verter al medio tras simple decantación. Aqua
Freed® está diseñado para tratamientos intensivos puntuales, o de choque, mientras que Aqua Gard® es un trata-
miento preventivo que limita la generación de procesos que desencadenan la obstrucción/incrustación.

La aplicación de tecnologías inocuas con el medioambiente que permitan la rehabilitación de una captación de
aguas subterráneas en lugar de ejecutar una nueva, contribuye: (1) a la reutilización y por tanto a la economía cir-
cular, y (2) a la reducción de costes de explotación, tanto desde el punto de vista energético, al mejorar la eficiencia
y productividad de los sondeos, como de mantenimiento, al prolongarse la vida útil de la captación.

En esta comunicación se expondrá la base metodológica de la tecnología mencionada, la descripción e indicadores


de estado antes y después del tratamiento de dos casos en los que ha sido aplicada y un análisis del impacto eco-
nómico y amortización de la rehabilitación realizada en un sondeo.

PALABRAS CLAVE
Aqua Freed®, Aqua Gard®, rehabilitación, sondeos, sostenible, eficiencia, reutilización.

INTRODUCCIÓN
Todos los pozos y sondeos sufren procesos de degradación de sus elementos sumergidos asociados a la corro-
sión, creación de biofilm, movilización de finos y precipitados de sales minerales, que afectan tanto a las rejillas de
entrada de agua, como al resto del entubado, filtros de grava, entorno más próximo del acuífero y a la propia elec-
trobomba.

Los efectos más evidentes de estos procesos suelen traducirse en pérdidas de caudal específico, eventos de turbi-
dez, o aparición de flóculos de materia orgánica, que ocasionan incrementos de costes de producción, pérdidas de

MEJORA DE LA EFICIENCIA DE SONDEOS DE ABASTECIMIENTO APLICANDO TECNOLOGÍAS SOSTENIBLES (INYECCIÓN DE CO2 LÍQUIDO)

69
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

calidad del agua, una incertidumbre sobre el comportamiento del pozo y, en definitiva, una disminución de la garan-
tía de suministro.

Aqua Freed® y Aqua Gard®, tecnologías basadas en la inyección de CO2 líquido, se muestran como alternativas a
los métodos tradicionales de rehabilitación y mantenimiento de sondeos (acidificación, air-lift, etc.), siendo estas
totalmente limpias y amigables con el medioambiente, y permitiendo la recuperación y reutilización de la captación.

FUNDAMENTO
Aqua Freed® y Aqua Gard® son dos métodos, desarrollados y patentados por la compañía estadounidense Subsur-
face Technologies Inc., de rehabilitación y mantenimiento recurrente de sondeos basados en la inyección de CO2
líquido bajo condiciones de presión y temperatura controladas. La tecnología se aplica a captaciones de agua sub-
terránea que sufren pérdidas de caudal específico, fenómenos de arrastres - turbidez, alta carga bacteriana y degra-
dación de elementos sumergidos, logrando la recuperación total o parcial de su capacidad productiva inicial.

La aplicación de CO2 líquido bajo condiciones de presión y temperatura pre-establecidas ejerce sobre el exterior e
interior del sondeo, así como el acuífero más próximo, tres efectos principales:

• Agitación mecánica: asociada a los pulsos de energía generados por el cambio de fase de líquido a gas, que
desprende y moviliza adherencias.

• Disolución de precipitados: por aumento de la presión parcial del CO2 disuelto.

• Higienización y eliminación de biofilm: por el efecto bacteriostático del CO2, acción mecánica y modificacio-
nes del pH y temperatura que se producen en el sondeo y su entorno.

Aqua Freed®: es un tratamiento de choque con el que se logra la recuperación y reutilización de captaciones de
agua subterránea, que debido a las problemáticas indicadas anteriormente, han dejado de ser explotadas o han
sufrido una disminución importante en el régimen de explotación de las mismas.

Con la aplicación de esta tecnología se recupera total o parcialmente el caudal de extracción, se controlan los even-
tos de turbidez y arrastres, se reducen los riesgos de degradación de los elementos sumergibles, y en definitiva, se
reducen los costes energéticos de extracción de agua.

Las ventajas que tiene esta tecnología respecto a los métodos tradicionales son principalmente la escasa agresivi-
dad que tiene el método ante los elementos sumergidos, no genera aguas ácidas tras su aplicación y tiene un radio
de acción mucho mayor, por lo que resulta mucho más efectiva.

Aqua Gard®: es un tratamiento de mantenimiento recurrente basado en la inyección periódica de CO2 para evitar el
desarrollo de las patologías descritas, aplicándose en sondeos y pozos ya rehabilitados mediante Aqua Freed®.

Este método tiene la ventaja de que no es necesario la extracción del equipo de bombeo instalado en el interior del
sondeo para su aplicación y que la duración de la actuación es mínima respecto a otros métodos, por lo general con
un máximo de 24 horas de parada de funcionamiento de la captación.

METODOLOGÍA
La aplicación de Aqua Freed® lleva implícitas dos fases, una previa consistente en el cepillado de las paredes del
pozo y eliminación de adherencias para facilitar la penetración del CO2 líquido y otra post-inyección, que supone el
desarrollo de los tramos filtrantes del pozo y del entorno próximo del acuífero mediante swabbing, una combinación
de air-lift con obturadores y movimiento vertical oscilante del hisopo (ver Figura 1).

La aplicación del tratamiento incluye:

1.º Cepillado de paredes y eliminación de adherencias: Cepillado intensivo del interior de la tubería de re-
vestimiento, especialmente de los tramos de filtros, con objeto de facilitar el paso del CO2 a la formación
acuífera.

MEJORA DE LA EFICIENCIA DE SONDEOS DE ABASTECIMIENTO APLICANDO TECNOLOGÍAS SOSTENIBLES (INYECCIÓN DE CO2 LÍQUIDO)

70
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

2.º Inyección de CO2 líquido:

a) Preparación e instalación de equipo: tubería de inyección, cierre presurizado y válvulas de seguri-


dad.

b) Operación de inyección del CO2 a condiciones de presión y temperatura apropiadas.

c) Reposo (10 – 12 h).

3.º Desarrollo y limpieza de rejillas mediante swabbing: Desarrollo por tramos con obturadores a efectos de
maximizar la estimulación y penetración en el acuífero y extraer la mayor cantidad de partículas del entorno,
se emplea una hora de desarrollo por metro de rejilla.

Los restos generados por la limpieza y desarrollo del pozo se extraen durante la etapa de swabbing y se conducen
al punto de vertido que se habilite.

A diferencia de los métodos tradicionales de rehabilitación de sondeos, la adición de CO2 líquido al agua subterránea
no supone un riesgo medioambiental para el entorno, y en este sentido se garantiza en todo momento un agua de
purga con pH entre 5,6 y 7(o del mismo orden que la captada por el pozo antes del tratamiento), similar, si es el caso,
al pH del agua de lluvia y susceptible de verterse al medio tras su simple decantación. Además, supone riesgos
mínimos para el entubado e integridad estructural del pozo.

Figura 1. Esquema del dispositivo de trabajo de Aqua Freed® y Aqua Gard®.

Para la aplicación de Aqua Gard®, solo hay que dotar a la captación con una tubería de inyección del CO2 y un ca-
bezal de presurización (ver Figura 2). La duración de la inyección es de horas no es necesario que se desinstale el
equipamiento montado en el interior de la captación, y el tiempo de parada no suele superar las 24 horas.

Figura 2. Dispositivo de trabajo de Aqua Gard®.

MEJORA DE LA EFICIENCIA DE SONDEOS DE ABASTECIMIENTO APLICANDO TECNOLOGÍAS SOSTENIBLES (INYECCIÓN DE CO2 LÍQUIDO)

71
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

CASOS DE APLICACIÓN
Para la aplicación de Aqua Freed® es necesario realizar un diagnóstico previo de la captación con el objetivo de
determinar el origen de la pérdida de la capacidad de extracción, la cual puede ser debida a varios factores:

• Procesos de colmatación e incrustación de la tubería de revestimiento, macizo de gravas y acuífero más


próximo.

• Colapso parcial de la captación.

• Agotamiento del acuífero.

• Desajuste y deterior del equipo de impulsión.

Este diagnóstico integral consta de cuatro etapas de trabajo:

1. Análisis de datos históricos de caudales y evolución de niveles estáticos y dinámicos.

2. Reconocimiento videográfico y testificación geofísica.

3. Ensayo de bombeo escalonado de corta duración.

4. Diagnóstico electromecánico de la captación.

Una vez realizados los trabajos indicados y analizados los resultados, se determina el origen de la pérdida de la
capacidad de extracción o de los eventos de turbidez y arrastres. En el caso de ser por procesos de colmatación e
incrustación se recomienda la aplicación de la tecnología Aqua Freed®. A continuación se exponen dos casos de
aplicación, comparando la situación previa y posterior al tratamiento.

Torrella de Montgrí (Girona)

Sondeo de 35 metros de profundidad y 700 mm de diámetro de entubación en chapa de acero al carbono, perforado
y entubado en el año 2005. Se venía registrando una reducción en la productividad del sondeo desde el 2009, pa-
sando de una extracción de 204 m3/h (56,6 l/s) a 78 m3/h (21,7 l/s) en 2014 (ver Figura 3).

Figura 3. En rojo evolución de caudal instantáneo (m3/h) del pozo. A partir del año 2009 el pozo comienza
a perder caudal de forma progresiva.
Fuente: AQUATEC.

Por otra parte, el análisis conjunto de los datos de niveles estáticos y dinámicos durante la explotación de la capta-
ción permite conocer la evolución del caudal específico del pozo (Qs: caudal aportado por unidad de descenso),
parámetro indicador de la productividad de la captación.

MEJORA DE LA EFICIENCIA DE SONDEOS DE ABASTECIMIENTO APLICANDO TECNOLOGÍAS SOSTENIBLES (INYECCIÓN DE CO2 LÍQUIDO)

72
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

En la tabla 1 queda resumida dicha evolución, y como se observa, existe una reducción progresiva desde el año de
su construcción. El hecho de tratarse de una pérdida gradual y no repentina, así como un alto grado de incrustación
de la tubería de revestimiento, apunta a la existencia de procesos generadores de incrustaciones y colmatación de
rejillas, que con su crecimiento van dificultando la entrada de agua al interior de la captación.

Tabla 1: Evolución de caudal específico.

Evolución del caudal específico


Fecha N.E. (m) N.D. (m) Q (l/s) Qs (l/s/m)
2005 2,6 13,8 56,6 5,0
2006 2,5 15,6 56,7 4,4
2007 3,2 17,3 59,0 4,2
2008 3,7 20,0 54,0 3,3
2009 3,9 20,1 46,7 2,9
2010 3,5 20,3 43,9 2,6
2014 3,7 19,9 23,0 1,4

Determinada la causa de este descenso en la capacidad productiva del sondeo, se lleva a cabo la rehabilitación del
mismo mediante la tecnología Aqua Freed®, basado en la inyección de CO2 líquido con la obtención de los siguientes
resultados (Figuras 4, 5, 6, 7 y 8):

• Aspectos visuales:

Figura 4. Vista Lateral. Estado de incrustación Figura 5. Vista Lateral. Estado del primer tramo
del primer tramo de filtro. de filtro tras la operación de limpieza.

Figura 6. Vista lateral. Situación previa Figura 7. Vista lateral. Situación final
del segundo tramo de tubería. 100% de la tubería de la tubería tras la limpieza observada a la
de filtro obstruida. misma profundidad.

MEJORA DE LA EFICIENCIA DE SONDEOS DE ABASTECIMIENTO APLICANDO TECNOLOGÍAS SOSTENIBLES (INYECCIÓN DE CO2 LÍQUIDO)

73
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

• Caudal específico:

Para la evaluación de la capacidad de extracción del sondeo una vez realizada la rehabilitación, se lleva a
cabo una prueba de bombeo escalonada con la que se verificó una mejora en el caudal instantáneo de explo-
tación de 23,8 l/s a 76,3 l/s (321% de mejora), y del caudal específico, que se incrementó de 1,3 l/s/m a 18
l/s/m (ver Figura 8).

Figura 8. Gráfico Q-Nivel Dinámico del ensayo previo y posterior. Se observa que tras la limpieza se superan los valores
iniciales del pozo obtenidos en 2005.
Fuente: AQUATEC.

Una vez realizado el tratamiento de choque, se lleva a cabo al año siguiente el mantenimiento recurrente de la cap-
tación mediante Aqua Gard®, con el objetivo de impedir un nuevo desarrollo de incrustaciones tal y como se muestra
en la Figura 9.

Figura 9. Comparación del estado de colmatación del sondeo antes, inmediatamente después y tras un año
de la rehabilitación.

Hellín (Albacete):

Sondeo construido en marzo de 2006 mediante el método de rotopercusión, con una longitud inicial de 71 m, entu-
bado con tubería metálica de 450 mm de diámetro hasta el metro 56 y 400 mm entre el metro 56 y el 100. El tramo
filtrante se encuentra entre los metros 34 y 75.

MEJORA DE LA EFICIENCIA DE SONDEOS DE ABASTECIMIENTO APLICANDO TECNOLOGÍAS SOSTENIBLES (INYECCIÓN DE CO2 LÍQUIDO)

74
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

El seguimiento continuo de los niveles estáticos del pozo muestra claramente un ascenso del nivel piezométrico de
26 m en el año 2006 a 16 m (ver Figura 10). Sin embargo, el caudal de explotación pasó de 180 l/s a 60 l/s con un
descenso aproximado de 5 metros, esto refleja un descenso en el caudal específico de 24 l/s/m, lo que motivó a
realizar la rehabilitación del sondeo.

Figura 10. Evolución piezométrica del sondeo.


Fuente: AQUATEC.

Figura 11. Visión lateral. Imagen de la tubería Figura 12. Visión lateral tras limpieza. Imagen
de revestimiento totalmente colmatada. de ranura descolmatada y abierta.

Con el análisis del ensayo de bombeo tras la realización del tratamiento Aqua Freed® se verifica que para un des-
censo aproximado de 5 metros el caudal de extracción pasó de 60 l/s a 180 l/s, lo que ha supuesto una mejora
considerable del caudal específico (ver Figura 13).

MEJORA DE LA EFICIENCIA DE SONDEOS DE ABASTECIMIENTO APLICANDO TECNOLOGÍAS SOSTENIBLES (INYECCIÓN DE CO2 LÍQUIDO)

75
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Figura 13. Gráfico Q-Nivel Dinámico del ensayo previo y posterior.


Fuente: AQUATEC.

IMPACTO ECONÓMICO
Para la cuantificación del impacto económico del tratamiento se expone a continuación el caso de un sondeo en
Palafolls (Barcelona). Se trata de una captación ejecutada en 1998 con una profundidad de 43 metros, un diámetro
de 600 mm y 7,5 metros de tubería ranurada.

Tras su construcción en 1998, el caudal específico del sondeo se sitúa en torno a 22 l/s/m para un caudal de explo-
tación de 110 l/s. A lo largo del tiempo la capacidad productiva del pozo se reduce progresivamente, siendo los re-
gistros de explotación durante los años 2013 y 2014 próximos a 2,5-3,0 l/s/m para un caudal de 66 l/s. Tras la apli-
cación del tratamiento se consigue recuperar la capacidad inicial de extracción de la captación tal y como se
muestra en la Figura 14 y en las Figuras 15 y 16.

Figura 14. Gráfico Q-Nivel Dinámico del ensayo previo y posterior.


Fuente: AQUATEC.

MEJORA DE LA EFICIENCIA DE SONDEOS DE ABASTECIMIENTO APLICANDO TECNOLOGÍAS SOSTENIBLES (INYECCIÓN DE CO2 LÍQUIDO)

76
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Figura 15. Vista lateral. No se aprecia el inicio Figura 16. Vista lateral. Estado del mismo tramo
del tramo de tubería troquelada. de tubería tras la limpieza.

El tratamiento de limpieza y desarrollo con Aqua Freed® ha logrado la recuperación de las características hidráulicas
originales del pozo, se ha mejorado el caudal específico de la captación (casi del 800% con respecto a valores pre-
vios al tratamiento), y se ha obtenido una mayor capacidad productiva a la vez que una disminución muy significati-
va del descenso generado durante el bombeo (que supone una reducción de la altura manométrica de elevación).

A partir de los datos del volumen anual de bombeo del pozo, las nuevas características hidráulicas del pozo y el
precio medio del kWh, se ha calculado el impacto económico que ha supuesto el tratamiento. La mejora de la efi-
ciencia hidráulica del pozo supone una reducción del ratio de consumo energético del 62%.

Dado que se extraen anualmente unos 451.000 m3, y el coste del kWh es de 0,1047 €, esta mejora de rendimiento
supone un ahorro de 36.664 kWh o 3.839 € anuales, cifra que justifica un mantenimiento recurrente mediante Aqua
Gard® valorado en 2.000 €, por tanto el beneficio económico es claro manteniendo además la garantía de suministro
por parte de la captación.

Tabla 2: Cuantificación de la mejora Pre y Post Aqua Freed®.

Pre Aqua Freed Post Aqua Freed Variación (%)


Q (l/s) 67,0 108,0 62%
Descenso (m) 26,2 4,8 -82%
Caudal específico (l/s/m) 2,5 22,4 779%
Potencia (kW) 31,6 19,7 -38%
Ratio consumo (kWh/m ) 3
0,132 0,051 -62%
Consumo (kwh/año) 59.558 22.894 -62%
Coste (€/año) 6.236 2.397 -62%

CONCLUSIÓN
Las tecnologías Aqua Freed® y Aqua Gard®, basadas en la inyección de CO2 líquido, se presentan como alternativas
más eficaces, limpias, no agresivas y compatibles con el medioambiente para la rehabilitación y el mantenimiento
de captaciones de agua subterránea, frente a métodos tradicionales más agresivos con los elementos del sondeo,
que además generan residuos y aguas de purga que requieren de un tratamiento antes de su vertido al medio.

Tal y como se ha expuesto en este documento, los resultados de estos tratamientos son claros, consiguiendo tres
objetivos tan importantes como son:

1. Reutilización de sondeos.

2. Mantener o aumentar la garantía de suministro.

3. Reducción en los costes de extracción y mantenimiento de las captaciones.

MEJORA DE LA EFICIENCIA DE SONDEOS DE ABASTECIMIENTO APLICANDO TECNOLOGÍAS SOSTENIBLES (INYECCIÓN DE CO2 LÍQUIDO)

77
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Por todo ello, esta tecnología se posiciona a la vanguardia de los métodos de rehabilitación de sondeos por eficacia,
fiabilidad y sostenibilidad ambiental.

REFERENCIAS
Mansuy, N., Layne Geosciences Inc. Water Well Rehabilitation – A Comprehensive Guide to Understanding Pro-
blems and Solutions. CRC Press (Lewis Publishers), January 1999.

Mansuy, N., Gregory, P., Miller, Ph. D. Subsurface Technologies Inc. Water Well Rehabilitation – Treatment Approach
to Reduce Well Maintenance Costs. ULTRAPURE WATER® July/August 2007.

Ramírez Bermudez, A. J., Bueso Sanchez, S., Barrera Garcia, A., Cantudo Muñoz, A. Desarrollo y limpieza de son-
deos con CO2. Análisis del estado actual de la tecnología en España. Congreso Ibérico sobre Agua Subterránea,
Medio Ambiente, Salud y Patrimonio. Salamanca Noviembre 2018.

Villanueva Martinez, M., Iglesias Lopez, A. (1984). Pozos y Acuíferos. Técnicas de evaluación mediante ensayos de
bombeo. Instituto Geológico y Minero de España.

CONTACTOS
Antonio Jesús Ramírez Bermúdez
AQUATEC, PROYECTOS PARA EL SECTOR DEL AGUA
Av. Teniente Montesinos 8, Edificio Z, Planta 7. Murcia.
681 303 691
antoniojesus.ramirez@aquatec.es

Salvador Bueso Sanchez


AQUATEC, PROYECTOS PARA EL SECTOR DEL AGUA
Av. Teniente Montesinos 8, Edificio Z, Planta 7. Murcia.
650 510 224
sbueso@aquatec.es

Alberto Barrera Gacia


AQUATEC, PROYECTOS PARA EL SECTOR DEL AGUA
Av. Teniente Montesinos 8, Edificio Z, Planta 7. Murcia.
679 626 807
abarrera@aquatec.es

Angel Cantudo Muñoz


AQUATEC, PROYECTOS PARA EL SECTOR DEL AGUA
C/ Padre Ferrer, 52, 16. Granada
608 259 495
acantudo@aquatec.es

MEJORA DE LA EFICIENCIA DE SONDEOS DE ABASTECIMIENTO APLICANDO TECNOLOGÍAS SOSTENIBLES (INYECCIÓN DE CO2 LÍQUIDO)

78
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

MICROALGAS Y CIANOBACTERIAS.
TRATAMIENTOS EN SUMINISTROS DE AGUA POTABLE
Cabero García, Julen – SUEZ
Bartolomé Quintano, Mikel – CABB
Amado Gonzalez, Margarita – CYII
Escot Muñoz, Carmelo – EMASESA
Rodríguez Subiza, José Javier – ATLL
Sanchis Carbonell, Javier – Global Omnium
García Castillo, Javier – FACSA
Castillo Gonzalez, Angel – Consorcio de la Rioja

Comisión n.º1 de AEAS: Grupo de Ingeniería de Tratamiento de Aguas

SUMARIO
Las microalgas y cianobacterias son organismos que se encuentran habitualmente en las masas de agua y que, en
determinadas ocasiones, pueden desarrollar proliferaciones importantes de sus poblaciones (blooms), produciendo
problemas en los suministros de agua potable.

Desde hace varios años, el grupo de Tecnologías de Tratamiento de Agua Potable de la Comisión n.º1 de AEAS
trabaja en un estudio profundo de los distintos tratamientos existentes para la eliminación o reducción de dichos
organismos, partiendo por un lado de una amplia recopilación de artículos técnicos publicados a nivel mundial, así
como de libros específicos de la materia, y por otro lado, en la experiencia de muchos años de empresas de reco-
nocido prestigio que se dedican a la investigación, diseño, operación y mantenimiento de instalaciones de tratamien-
to y suministro de agua potable.

El estudio pretende concluir en una guía de tratamientos estructurada en tres partes principales. En primer lugar, una
descripción general de la problemática, origen, causas, situación en España e impacto en los suministros de agua. A
continuación, la parte principal del documento desarrolla una amplia descripción de los tratamientos existentes para com-
batir las microalgas y cianobacterias, incluyendo tanto los tratamientos conocidos desde hace décadas, como las últimas
investigaciones en la materia. La última parte se compone de diferentes anexos en los cuales se aportan tablas, resúme-
nes e información obtenida de la abundante bibliografía analizada, y que se consideran interesantes por los autores.

Relacionado con la problemática estudiada, se aborda también la importancia de la vigilancia limnológica en la ges-
tión de estas proliferaciones en el agua en origen, los aspectos ligados a los olores y sabores que pueden aportar
estos organismos al agua potable, la toxicidad potencial de algunos de ellos y los problemas de explotación que
pueden causar en las ETAPs.

Los tratamientos analizados engloban la clarificación, oxidación con distintos métodos (cloro gas, dióxido de cloro,
cloraminas, ozono, UV, permanganato potásico, ferrato o sulfato de cobre), adsorción con carbón activo (en solitario
o asociado al dióxido de titanio, o mediante adsorción basada en hierro), biodegradación, tratamientos con membra-
nas, aireación, procesos de oxidación avanzada fotoquímicos o no fotoquímicos (diversas combinaciones de peróxi-
do de hidrógeno, UV, ozono, dióxido de titanio, sulfato férrico y dióxido ferroso), ultrasonidos, así como el proceso
Fenton y el proceso Fenton optimizado.

La descripción de los tratamientos se completa con casos de estudio en instalaciones concretas, tanto a nivel nacio-
nal como internacional.

MICROALGAS Y CIANOBACTERIAS. TRATAMIENTOS EN SUMINISTROS DE AGUA POTABLE

79
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

PALABRAS CLAVE
ETAP, microalgas, cianobacterias, tratamientos, agua potable, guía, procesos, eutrofización.

INTRODUCCIÓN
Las microalgas y cianobacterias son organismos microscópicos que se encuentran de forma natural en las masas de
agua y que, en determinadas ocasiones, pueden llegar a producir problemas en los suministros de agua potable. Estos
organismos forman parte del fitoplancton, que es el conjunto de organismos vegetales (fotosintéticos) autótrofos que
contiene células procariotas (cianobacterias) y eucariotas (microalgas) que habitan próximos a la superficie de la co-
lumna de agua donde son capaces de percibir la luz necesaria para realizar la fotosíntesis. (ROUCO, M., 2011).

Las microalgas son organismos microscópicos, principalmente unicelulares y eucariotas, que pueden formar colo-
nias de gran tamaño. Pueden determinar episodios de turbidez en el agua si adquieren densidades altas (Chorus,
Dr. I. y F.E.A., 2012), así como aportar niveles elevados de materia orgánica al agua de abastecimiento. Por otro
lado, las cianobacterias son organismos procariotas (a veces se las denomina algas procariotas) que poseen como
pigmento fotosintético primario clorofila a, se catalogan en el reino monera y comparten características comunes con
las bacterias fotosintéticas. Esto las hace únicas en cuanto a su fisiología, tolerancia a condiciones extremas y flexi-
bilidad adaptativa. Durante mucho tiempo se han considerado algas Cianofitas o literalmente algas verde-azuladas.
(Peleato, M. L., 2017) (UNESCO, 2009)

Desde un punto de vista muy básico y generalista se puede decir que las algas comunes se reducen o eliminan
mediante tratamientos sencillos y que las cianobacterias necesitan tratamientos más complejos. La inquietud princi-
pal desde un punto de vista sanitario en relación a estos organismos es su potencial toxicidad y los crecimientos
masivos (blooms), por lo que durante las últimas décadas se vienen investigando en profundidad. Una de las carac-
terísticas de las cianobacterias es la creación de natas, que resulta de una acumulación de células, por lo que la
concentración tóxica aumenta, con el consiguiente riesgo para las personas, el ganado y la fauna silvestre.

Es importante puntualizar que no todos los géneros de cianobacterias producen toxinas, y que incluso los géneros
catalogados como potencialmente tóxicos no desarrollan toxicidad en todos los casos. Por ejemplo, los blooms de
Microcystis aeruginosa se caracterizan por su heterogeneidad, presentando “parches” de alta y baja toxicidad, tanto
a escala espacial, como temporal (Martin Montaño et. al., 2000).

Las algas verdes-azuladas, al igual que las algas comunes, pueden ser eliminadas mediante tratamientos primarios.
El mayor problema se presenta si en el tratamiento de eliminación se daña el citoplasma de las células, lo que pro-
duce una liberación de las toxinas contenidas al medio, con la consiguiente necesidad de realizar tratamientos adi-
cionales. Así mismo, durante su ciclo de vida estas algas también pueden liberar metabolitos responsables de ge-
nerar problemas de olores y sabores en el agua (Degrémont, 2014).

Cuando se profundiza en el tratamiento más adecuado para prevenir, minimizar, reducir o eliminar un problema que
pueda surgir en un suministro de agua potable, nos encontramos con que existen muchos tipos distintos de micro-
algas y cianobacterias, que dan lugar a unas problemáticas muy diferentes y que afectan de manera muy distinta a
los seres vivos consumidores del agua. Por otro lado, tratamientos que son adecuados para un determinado tipo de
cianobacteria, no tienen efecto en otros, e incluso se puede dar el caso que acentúen más el problema.

Todo esto, ha llevado al Grupo de Trabajo de Tecnologías de Tratamiento de Agua de la Comisión n.º1 de AEAS a
trabajar durante varios años en un Guía que permita mostrar los problemas que la presencia masiva de microalgas
y/o cianobacterias pueden producir en los suministros de agua potable y las soluciones y tratamientos disponibles
para evitarlos o al menos mitigarlos. Esta ponencia pretende dar difusión a dicho trabajo, el cual se encuentra en un
estado bastante avanzado.

Para la elaboración del mismo se ha realizado una amplia recopilación de artículos técnicos publicados a nivel mun-
dial, así como libros específicos de esta materia. Por otro lado, se ha plasmado la experiencia de muchos años de
empresas de reconocido prestigio que se dedican al tratamiento del agua potable, tanto en la investigación como en
el diseño, operación y mantenimiento de instalaciones de suministro de agua potable.

El documento está dividido en varias partes:

MICROALGAS Y CIANOBACTERIAS. TRATAMIENTOS EN SUMINISTROS DE AGUA POTABLE

80
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

• Una primera parte, en la que se describe de manera general el tema, el origen, las causas, la situación en
España y la problemática en suministros de agua.

• La parte principal del documento describe profusamente los tratamientos disponibles para la eliminación de
microalgas y cianobacterias, incluyendo tanto los tratamientos conocidos desde hace décadas como las últi-
mas investigaciones en este campo.

• La última parte recoge en diferentes anexos tablas, resúmenes e información obtenida de la bibliografía
analizada y que se consideran interesantes.

ORIGEN DE LA PROBLEMÁTICA

Hace 3.500 millones de años, en los océanos, se originó la vida. Los primeros seres vivos eran organismos heteró-
trofos que se alimentaban de la materia orgánica que había en el medio (“sopa biológica”). Con el paso del tiempo,
empezó a escasear la materia orgánica y se produjo la evolución a los primeros organismos autótrofos, capaces de
fabricar su propia materia orgánica a partir de sustancias más simples y abundantes en el medio, utilizando la ener-
gía solar. Eran los primeros organismos fotosintéticos (cianobacterias y microalgas), los cuales, con la actividad fo-
tosintética, crearon la atmósfera oxigenada que hoy conocemos. (Medel, R. A., 2016).

Su éxito colonizador se debe a su intrínseca capacidad para prosperar bajo condiciones ambientales variables y
adversas.

Como se observa en la Figura 1, las cianobacterias, gracias a sus características fisiológicas, morfológicas y adap-
tativas, son capaces de vivir en condiciones no adecuadas o desfavorables para otros seres vivos. Es decir, son
capaces de vivir bajo factores abióticos para otras especies, como por ejemplo las algas eucariotas.

Estas notables capacidades para prosperar en medios adversos no significan que el grado de desarrollo de una
comunidad de cianobacterias sea independiente de los factores externos.

Figura 1. Efectos de ecosistemas acuáticos (UNESCO, 2009).

Los principales factores ambientales que regulan en crecimiento del fitoplancton son la luz, la temperatura y la dis-
ponibilidad de nutrientes. Existen también otros factores a tener en cuenta como son los ligados a los condicionantes
hidráulicos (tiempo de residencia del agua), las variables meteorológicas, principalmente el viento y el efecto de la
depredación por parte del zooplancton. En relación a este último punto, los principales depredadores del fitoplancton
son el zooplancton y los moluscos bivalvos bentónicos.

El crecimiento del fitoplancton requiere de la incorporación a sus células de una cierta cantidad de componentes
inorgánicos que han de estar disponibles en el medio. Algunos de estos elementos, como el carbono, nitrógeno,
oxígeno, etc., son necesarios en cantidades relativamente elevadas, mientras que otros como el fósforo, magnesio,
potasio, etc., únicamente son necesarios en pequeñas cantidades, algunos incluso a niveles traza (sílice, hierro,
etc.). La mayor o menor disponibilidad en el medio de estos elementos, sobre todo el mitrógeno y el fósforo, puede
limitar su crecimiento y explicar muchos de los crecimientos masivos de algas que ocurren en los ecosistemas acuá-
ticos.

MICROALGAS Y CIANOBACTERIAS. TRATAMIENTOS EN SUMINISTROS DE AGUA POTABLE

81
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

EUTROFIZACIÓN
De entre todos los factores ambientales, morfológicos y fisiológicos anteriormente expuestos, es importante resaltar
y profundizar en los aspectos ligados a la disponibilidad de nutrientes ya que han mostrado ser determinantes en la
configuración y evolución de un ecosistema límnico.

La eutrofización es un término ligado a la ecología utilizado para describir un conjunto de síntomas que sufren los
ecosistemas acuáticos como consecuencia de la acumulación de nutrientes. Esta acumulación de nutrientes puede
ser natural, por la propia evolución del ecosistema (aportes naturales de ríos, erosión, etc.), o acelerada por causas
antrópicas (vertidos de aguas residuales).

La eutrofización conduce gradualmente al incremento de la productividad general del ecosistema acuático, pudiendo
llegar a ser desmesurado, y resultando en una disminución de la biodiversidad, colonización excesiva de plantas acuá-
ticas, reducción del nivel de oxígeno disuelto en el agua (establecimiento de condiciones anóxicas), mortandad de
peces y otros vertebrados, etc. Todo ello resulta en una disminución de la calidad del agua del ecosistema y la poten-
ciación del crecimiento de especies oportunistas, como las cianobacterias. Si el agua de este ecosistema es suscepti-
ble de ser utilizada para el abastecimiento, la eutrofización del mismo resulta en un empeoramiento de la calidad del
recurso, dificultando su potabilización, obligando a implementar tratamientos no convencionales costosos, y no descar-
tándose, a pesar de los esfuerzos, conseguir un agua producto no exenta de ciertos olores y/o sabores no agradables.

Los nutrientes con un rol protagonista en el proceso de eutrofización de una masa de agua son el nitrógeno y el
fósforo, ya que a menudo uno u otro son los elementos limitantes en la productividad del ecosistema acuático.

Índices de estado trofico

Resulta necesario disponer de criterios que permitan valorar el estado trófico de un sistema acuático con el objetivo
de caracterizarlo y tomar decisiones de gestión. Para ello pueden utilizarse criterios físicos (grado de turbidez del
agua o transparencia), químicos (concentración de nutrientes) y biológicos (concentración de clorofila a, biodiversi-
dad, presencia de especies indicadoras, etc.).

(NAUMANN, 1929) empezó su clasificación de los lagos en aquellos transparentes, con pocas algas (oligotróficos)
y verdes (eutróficos). Añadió los factores causales que producían el grado de intensidad de crecimiento algal (grado
de verdor), como por ejemplo la cantidad de nitrógeno y fósforo, a los que llamó “factores de producción”. Los lagos
oligotróficos pasaron a ser aquellos que tenían bajas producciones causadas por bajas concentraciones de nutrien-
tes y los lagos eutróficos pasaron a ser aquellos lagos verdes donde se encontraban elevadas concentraciones de
nutrientes que provocaban las elevadas densidades de algas. La categoría mesotrófica fue añadida para describir
situaciones intermedias entre la oligotrofia y la eutrofia. El término hipereutrófico fue propuesto por Wetzel en 1966
con objeto de describir situaciones de extrema eutrofia donde la luz, y no los nutrientes, pasaba a ser el factor am-
biental que controlaba el crecimiento de las algas. (Wetzel, 2001)

Existen tablas prácticas y sencillas de utilizar desde un aspecto de vista de gestión de un abastecimiento como las de
la OCDE (1982), MARGALEF (1983), EPA (1976) o CHE (2005). Desde un punto de vista más científico o académico,
existen otros índices compuestos que se generan a partir de la cuantificación y combinación de diferentes parámetros.

El Índice de estado trófico de Carlson (1977) o TSI (Trophic State Index) es uno de los índices más utilizados. Puede
variar entre 0 (oligotrófico) y 100 (hipereutrófico). Se obtiene a partir de una transformación de la transparencia del
disco de Secchi (DS). El mismo índice puede determinarse a partir de otros parámetros, tales como la concentración
de clorofila y fósforo total en superficie, cuya relación con la transparencia calcula previamente. La propuesta de
Carlson (Carlson, 1977) fue modificada posteriormente por AIZAKI et al (1981) dando lugar a una serie de fórmulas
de cálculo.

De acuerdo a los valores que alcanzan el TSI podemos diferenciar cuatro categorías:

• Oligotrófico (TSI ≤ 30)

• Mesotrófico (30 < TSI ≤ 60)

• Eutrófico (60 < TSI ≤ 90)

• Hipereutrófico (TSI > 90)

MICROALGAS Y CIANOBACTERIAS. TRATAMIENTOS EN SUMINISTROS DE AGUA POTABLE

82
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Tabla 1: Ejemplos de valores medidos de transparencia, fósforo y clorofila correspondientes


a un valor puntual de TSI obtenido.

Transparencia
TSI Fósforo (μg/L) Clorofila (μg/L)
disco Secchi (m)
0 64 0,75 0,04
10 32 1,5 0,12
20 16 3 0,34
30 8 6 0,94
40 4 12 2,6
50 2 24 6,4
60 1 48 20
70 035 96 56
80 0,25 192 154
90 0,12 384 427
100 0,06 768 1.183

Un aspecto que es particularmente interesante conocer de los lagos y embalses es el grado de eutrofia que cabe
esperar según los aportes de nutrientes y las condiciones hidrológicas de los mismos. En términos generales la
cuestión que se plantea más frecuentemente es determinar el nivel máximo de nutrientes que puede admitir un lago
o embalse, de manera que no sobrepasen ciertos límites de eutrofia.

Con el propósito de resolver estas cuestiones varios autores han diseñado distintos métodos de evaluación. Entre
ellos figura Vollenweider quien desarrolló unas relaciones semiempíricas de carga-respuesta. El modelo de Vo-
llenweider fue construido para lagos de Europa y consiste en graficar la carga anual de fósforo en el área como
función del cociente de la profundidad media y el tiempo de residencia hidráulico (Figura 2). Además, se pueden
efectuar correlaciones con la concentración de clorofila, profundidad de Secchi y la tasa de agotamiento del oxígeno
en el hipolimnion.

Figura 2. Estimación del nivel trófico de acuerdo a la curva de carga de fósforo


de Vollenweider (VOLLENWEIDER 1976).

SITUACIÓN EN ESPAÑA
El tema que nos ocupa no se circunscribe a las masas de agua dulce. La proliferación de microalgas en el mar es un
fenómeno mundial y en España se ha agudizado en los últimos años. Aunque se trata de un fenómeno natural, la mano

MICROALGAS Y CIANOBACTERIAS. TRATAMIENTOS EN SUMINISTROS DE AGUA POTABLE

83
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

del hombre ha agravado las plagas de algas por diferentes causas como la práctica agrícola y vertido de nutrientes,
espacios cerrados (calas o puertos) o el cambio climático (incremento de temperatura) (Rodriguez, J., 2016)

Un problema común en todos los embalses, consiste en mantener un equilibrio dinámico entre las relaciones atómi-
cas del carbono, nitrógeno y fósforo de las aguas. Las algas necesitan para su desarrollo unas relaciones C:N:P del
orden de 100:16:1 respectivamente. (Relación de REDFIELD, 1934)

De los embalses analizados en España, las cianobacterias son cuantiosas en alrededor del 50% de ellos. Los datos
sobre toxicidad indican que alrededor del 65% de las muestras en las que las cianobacterias eran abundantes presen-
taban cianotoxinas. Combinando ambos datos se puede decir que alrededor del 25% de los embalses españoles
pueden presentar en algún momento cianotoxinas en concentraciones variables. Las toxinas más habituales en aguas
españolas son las Microcistinas, y en particular la variante LR, que es la más tóxica, aunque también se puede encon-
trar en abundancia la variante RR, siendo menos tóxica que la anterior. (Quesada, A., Carrasco, D. y Cires, S., 2006).

España es uno de los países que posee legislación concreta respecto a las cianotoxinas en aguas de consumo. El
Real Decreto 140/2003 establece el valor de 1 µg/L de Microcistinas totales a la salida de las estaciones de trata-
miento de agua potable (ETAPs), pero no establece que tipos de Microcistinas se han de medir ni recomienda nin-
guna metodología para hacerlo. El resto de variantes de cianotoxinas, como la Cilindrospermopsina, que ha sido
encontrada en aguas españolas en concentraciones elevadas, no están incluidas en el Real Decreto. (Hoyos, C. et
al., 2008).

Toxicidad cianobacteriana en España

La gestión de las masas de agua se puede dividir en dos aspectos principales:

1. Identificación y cuantificación de las cianobacterias encontradas.

2. Análisis de su toxicidad y las toxinas asociadas.

La siguiente tabla es una recopilación de orden y género de las cianobacterias más frecuentemente encontradas en
España.

Tabla 2: Cianobacterias planctónicas potencialmente tóxicas en España (Dirección General del Agua de la Secretaría de
Estado de Medio Rural y Agua del Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino, 2011).

Nueva nomenclatura
Orden Género Especie Toxinas (del género)
en revisión
Coelosphaerium kuetzingianum — Hepatotoxinas, neurotoxinas.
aeruginosa —
flos-aquae —
Chroococcales Microcystis ichthyoblabe — Microcistinas.
novacekii —
viridis —
Woronichinia naegeliana — Microcistinas.
affinis Dolichospermum affine
bergii —
Dolichospermum
circinalis
circinale
Dolichospermum
crassa Anatoxinas, cilindrospermopsi-
Nostocales Anabaena crassum
nas, cicrocistinas, saxitoxinas.
cylindrica —
Dolichospermum
flos-aquae
flos-aquae
Dolichospermum
lemmermannii
lemmermannii

MICROALGAS Y CIANOBACTERIAS. TRATAMIENTOS EN SUMINISTROS DE AGUA POTABLE

84
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Nueva nomenclatura
Orden Género Especie Toxinas (del género)
en revisión
Dolichospermum
macrospora
macrosporum
Dolichospermum
mendotae
mendotae
Dolichospermum Anatoxinas, cilindrospermopsi-
Anabaena perturbata
perturbatum nas, cicrocistinas, saxitoxinas.
Dolichospermum
planctonica
planctonicum
Dolichospermum
solitaria
solitarium
elenkinii —
Anabaenopsis Anatoxinas, microcistinas.
milleri —
Nostocales Sphaerospermum
aphanizomenoides
aphanizomenoides
flos-aquae —
Anatoxinas, cilindropermopsinas,
Aphanizomenon gracile —
microcistinas, saxitoxinas.
Cuspidothrix
issatschenkoi
issatschenkoi
ovalisporum —
Cilindrospermopsinas, saxitoxi-
Cylindrospermopsis raciborskii —
nas.
curvata — Anatoxinas, cilindrospermopsi-
Raphidiopsis
mediterranea — nas, saxitoxinas.
Limnothrix redekei — Microcistinas.
agardhii —
Anatoxinas, microcistinas,
Oscillatoriales Planktothrix isothrix —
saxitoxinas.
rubescens —

PROBLEMÁTICA EN SUMINISTROS DE AGUA POTABLE


En los ecosistemas acuáticos, bajo determinadas condiciones ambientales, se produce un desarrollo masivo de
estos organismos que es comúnmente llamado “bloom” o “afloramiento”. Estos blooms ocasionan graves problemas
económicos y ecológicos en la gestión del agua y en los ecosistemas acuáticos. Este incremento de biomasa puede
influir en el equilibrio del ecosistema, disminuir la calidad de las aguas, puede aportar olor o sabor al agua destinada
para el abastecimiento e incluso producir episodios de riesgo para la salud humana (Cobo, 2015) (Hadi Dehghani,
2016).

Toxicidad

Las cianotoxinas se pueden clasificar según su mecanismo de acción en el que intervienen en neurotóxicas, hepa-
totóxicas, citotoxinas y dermatotóxicas.

Por un lado, las hepatoxinas son las cianotoxinas más comunes que se encuentran en dos familias de compuestos,
microcistina y nodularinas, teniendo como órgano diana principal el hígado. Las neurotoxinas afectan a nivel neuro-
nal o interaccionan entre las neuronas y el músculo, dividiéndose en tres grandes grupos de toxinas producidas por
las cianobacterias: anatoxina-a, anatoxina-a (s) y saxitoxinas. Estas últimas también son producidas por dinoflage-
lados (mareas rojas). Las saxitoxinas y anatoxinas son las sustancias más neurotóxicas; no obstante, en los lagos
y ríos no son tan frecuentes como las microcistinas. Las citotoxinas son toxinas que afectan directamente a la sínte-
sis de proteínas, abarcando un amplio abanico de efectos sobre los organismos. La más habitual es la cilindroesper-
mopsina. Las dermatotoxinas son toxinas que ocasionan reacciones alérgicas, como irritaciones oculares y nasales

MICROALGAS Y CIANOBACTERIAS. TRATAMIENTOS EN SUMINISTROS DE AGUA POTABLE

85
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

y reacciones en la piel. Este tipo de toxinas también se han atribuido a otros grupos de algas como a las clorofitas.
Por último, las ictiotoxinas fundamentalmente provocan mortandades de peces y están relacionadas en muchos
casos con grupos de algas diferentes a las cianobacterias (Carrasco Gata, 2007).

TRATAMIENTOS DE ATENUACIÓN O ELIMINACIÓN DE ALGAS


EN EL MEDIO NATURAL
En la actualidad se está invirtiendo mucho esfuerzo en describir todas las variables ambientales que intervienen en
estos episodios con el fin de predecirlos y prevenirlos. Ante un afloramiento de cianobacterias, los organismos en-
cargados de la gestión, tratamiento y potabilización del agua de abastecimiento se encuentran con interferencias en
el proceso propio de potabilización. Entre estas incidencias se pueden citar: incremento de la materia orgánica,
disminución del oxígeno disuelto y cloro residual, incremento del contenido de trihalometanos, mayor gasto de coa-
gulante, mayor tendencia a la flotación de los fangos y más rápida colmatación de los filtros.

Dentro de las metodologías existentes para el tratamiento de estos blooms, existen diferentes tipos:

• Métodos que actúan directamente sobre los factores que afectan a la producción primaria del ecosistema,
disminuyendo los aportes de nutrientes en la cuenca receptora y/o actuando directamente sobre la luz inci-
dente.

• Métodos físicos/mecánicos para disminuir la biomasa de cianobacterias, con el uso de ultrasonidos, radia-
ción ultravioleta, sombreado, agitación masiva, filtración, etc.

• Métodos químicos, como la aplicación de dispersantes, oxidantes, algicidas, etc.

• Métodos biológicos, utilizando otros organismos vivos o en descomposición para mitigar el afloramiento y/o
toxicidad.

El objetivo del método a utilizar ante cualquier afloramiento debe la retirada y/o eliminación no disruptiva de células
de cianobacterias sanas e intactas. Si las cianobacterias portadoras de cianotoxinas se liberasen en el agua debido
a daño celular y/o descomposición natural, la sedimentación y la filtración convencionales no proporcionarían una
eliminación suficiente. Cada proceso debe evaluarse para determinar el rendimiento de eliminación de células y
optimizarse mitigando el riesgo.

La dosificación de alguicidas (sulfato de cobre p.e.) ha sido uno de los métodos tradicionales empleados para el
control de algas en los embalses. No obstante, estos métodos se evitan desde hace años, cuando no están estric-
tamente prohibidos, por los efectos colaterales que producen en la vida acuática en general.

La reducción de nutrientes en el agua puede disminuir el crecimiento potencial de algas y cianobacterias, sobre todo
en el caso de poblaciones planctónicas, pero es probable que sea menos efectivo en relación a las formas bentó­
nicas.

TRATAMIENTOS DE MICROALGAS Y CIANOBACTERIAS EN EL PROCESO


DE POTABILIZACIÓN
La Guía en la que estamos trabajando en este grupo de la Comisión n.º1 pretende recopilar el máximo número de
tecnologías de tratamiento disponibles en la actualidad y analizar su efectividad en la reducción de microalgas y
cianobacterias. Hay que tener en cuenta que, en determinados casos, los procesos están en investigación por lo que
el documento pretende aportar una orientación sobre la posible idoneidad o no del tratamiento en concreto. En estos
casos, es importante verificar el comportamiento caso por caso.

Para reducir el riesgo de la presencia de cianotoxinas en el agua potable, es ampliamente aceptada la necesidad de
una aproximación por etapas.

MICROALGAS Y CIANOBACTERIAS. TRATAMIENTOS EN SUMINISTROS DE AGUA POTABLE

86
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Figura 3. Aproximación por etapas (HE, X. et al., 2016).

Como norma general, se puede decir que el proceso de coagulación-floculación habitualmente resulta ser un apro-
piado tratamiento para la eliminación de células en procesos posteriores. Las siguientes pautas deben ser conside-
radas para la optimización del proceso:

• Realizar un seguimiento de los parámetros de turbidez, pH y DQO.

• Realizar una dosificación adecuada del coagulante acorde con la biomasa algal de entrada.

• Minimizar la turbulencia, manteniendo flujo uniforme.

• Adecuar las velocidades del floculador.

• Extraer los fangos con mayor frecuencia que la habitual si es necesario para evitar la acumulación y por
tanto la mayor probabilidad de liberación de cianotoxinas, si éstas se encuentran presentes.

• Evitar la cloración antes de la filtración, o al menos minimizarla, para evitar la lisis de las cianobacterias.

• Aumentar la velocidad de la filtración.

El proceso de desinfección del agua en las ETAPs debe evaluarse para la eliminación de cualquier cianotoxina di-
suelta que pueda escapar de los procesos.

• La aplicación de cloro es efectiva para la destrucción de muchas cianotoxinas. Es una recomendación gene-
ral que los valores de cloro total sean de al menos 20 mg*min/l, aunque éste puede variar bajo condiciones
específicas (pH, temperatura, cloro total y residual).

• Las cloraminas no son efectivas para la destrucción de cianotoxinas en aplicaciones de tratamiento de agua.

• Uno de los métodos más efectivos para la eliminación de cianotoxinas es la aplicación de ozono, que reac-
ciona más rápidamente con las cianotoxinas que otros oxidantes comunes. Aunque el peróxido de hidrógeno
en solitario tiene un efecto reducido en la eliminación de las cianotoxinas, su aplicación combinada con el
ozono es incluso más efectiva que la del ozono en solitario.

Con respecto al tratamiento por adsorción:

• El uso de carbón activo es recomendable ya que potencia la adsorción de cianotoxinas. Puede dosificarse
de forma discontinua y en diferentes puntos del tratamiento (antes o después de la decantación generalmen-
te). Además, una vez utilizado se elimina del tratamiento por lo que no existe riesgo de liberación de las cia-
notoxinas previamente adsorbidas.

• El carbón activo granular (CAG) se utiliza después de la filtración para la desinfección y eliminación de olor
y sabor del agua. Modificando este tiempo de tratamiento con CAG se consigue la eliminación de cianoto­
xinas.

En general, cualquier proceso de filtración por membranas es efectivo frente a la eliminación de cianobacterias, pero
puede no serlo tanto frente a algunas cianotoxinas teniendo en cuenta el diámetro de poro y el riesgo de lisis celular.

La efectividad de los tratamientos para eliminar algas y cianobacterias dependerá del tipo de tratamiento y tipo de
algas a eliminar, pero como directrices generales se pueden plantear las siguientes pautas:

Minimizar la preoxidación

La preoxidación con cloro y ozono puede suponer la rotura de las células, y por lo tanto la liberación de sus toxinas.
En algunos casos la preoxidación puede ser necesaria para cumplir con los requerimientos de eliminación de Giar-
dia y virus, y por ello no se puede prescindir de la misma, pero sí minimizar su impacto.

MICROALGAS Y CIANOBACTERIAS. TRATAMIENTOS EN SUMINISTROS DE AGUA POTABLE

87
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Ajustar la coagulación, decantación y filtración

Un cuidadoso control de la coagulación y la filtración puede incrementar la efectividad del tratamiento de eliminación,
ya que la eliminación de células intactas en estos procesos reducirá significativamente las toxinas presentes en el
agua tratada.

No reutilizar el agua de lavado

El agua de lavado puede contener grandes concentraciones de algas y cianobacterias y por ello presenta un poten-
cial de liberación de toxinas alto.

Ajustar la postfiltración y la desinfección

Una vez que las células de algas y cianobacterias han sido retiradas, las toxinas solubles pueden ser destruidas
mediante cloro y ozono. La eficiencia dependerá de la dosis de reactivo y de las toxinas presentes. El uso de carbón
activo para este fin también ha demostrado ser efectivo para eliminar toxinas solubles. (ENVIRONMENTAL PUBLIC
HEALTH 2010)

Problemática de toxicidad. Microcistina

Las microcistinas son las cianotoxinas que más frecuentemente se suelen encontrar. Se conocen más de 70 varian-
tes de microcistina (MC) diferentes, siendo las más estudiadas las MC-LR, MC-RR, MC-YR, de las cuales la más
abundante es la microcistina LR. Se pueden clasificar en 3 grupos de diferente nivel de toxicidad (muy elevada,
elevada y moderada), estando la Microcistina-LR (MC-LR) en el grupo de toxicidad muy elevada (Vergara, et al.,
2005). Por ello, la OMS establece un límite de 1 µg/l para microcistina-LR en las aguas potables que ha sido adop-
tado en la legislación de muchos países. La legislación brasileña incluso recoge recomendaciones para saxitoxinas
(3 µg/l) y para cilindrospermopsinas (15 µg/l).

La cloración de aguas contaminadas con microcistinas presenta el riesgo potencial de formación de subproductos
de desinfección indeseables (MC-DBPs), cuya toxicidad debe considerarse, si bien disminuye con el tiempo de con-
tacto con el cloro. (Zong, W. et al., 2015).

Figura 4. Control de MCs y MC-DBPs en tratamientos de agua potable (Zong, W. et al., 2015).

Como para el resto de cianotoxinas, existe la posibilidad de que éstas se encuentren retenidas en el interior de las
cianobacterias o que ya hayan sido liberadas al medio acuático. Por ello, se plantea la necesidad de eliminar las célu-
las de cianobacterias intactas antes de liberar las toxinas (toxinas intracelulares) o el tratamiento de las toxinas disuel-
tas (toxinas extracelulares). Los procedimientos convencionales de tratamiento de agua (coagulación, floculación y
decantación), son eficientes para la eliminación de la MC-LR intracelular. Sin embargo, no son suficientes para eliminar
MC-LR extracelular. Por lo tanto, se requieren procesos adicionales de tratamiento químico (Park, J. A. et al., 2017).

Problemática de olor y sabor

Las causas de los olores y sabores son probablemente los problemas más complejos de estudiar y resolver de
cuantos se plantean en un abastecimiento de agua. Es necesario considerar cada incidencia desde un punto de
vista individual, resultando de ella una serie de procedimientos de actuación que no necesariamente pueden ser
aplicados de forma general a la mayoría de los casos. Por ello es preferible la prevención, impidiendo en lo posible

MICROALGAS Y CIANOBACTERIAS. TRATAMIENTOS EN SUMINISTROS DE AGUA POTABLE

88
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

la formaciónde substancias que produzcan sabor y olor. Por otro lado, los compuestos generadores de olores y sa-
bores originados por las cianobacterias son perceptibles por los sentidos humanos a concentraciones tan bajas
como 10 ng/l. (Zamyadi, A. et al., 2015).

Como posibles fuentes de olores y sabores en el agua deben considerarse los actinomicetos ya que han sido recien-
temente identificados en la literatura como productores de geosmina y MIB (Hobson, O. et al., 2010).

La guía dividirá los tratamientos en los siguientes grandes grupos: clarificación, oxidación, adsorción, biodegrada-
ción, membranas, procesos de oxidación avanzada y aeración.

La clarificación engloba los procesos de coagulación, floculación, decantación, flotación y filtración.

Dentro de los procesos de oxidación, se analizan específicamente los tratamientos para reducir cianobacterias, para
prevenir los compuestos generadores de olores y sabores y los tratamientos correctivos, si es el caso. Se analiza
cómo se comportan los siguientes oxidantes:

• Cloro.

• Dióxido de cloro (ClO2).

• Cloraminas (NH2Cl).

• Ozono (O3).

• Ultravioleta (UV).

• Permanganato potásico (KMnO4).

• Ferrato (FeO4–)–.

• Sulfato de cobre (CuSO4).

En relación a los procesos de adsorción, la aproximación necesaria es diferente si se pretende reducir o eliminar
toxinas que están presentes en el agua o si el objetivo es reducir compuestos generadores de olor y/o sabor. Los
materiales analizados son el carbón activo, ya sea en polvo (CAP) o granular (CAG), el tratamiento combinado de
CAG con oxido de titanio (TiO2) y la adsorción basada en el hierro.

Dentro de los procesos de oxidación avanzada, existe una gran variedad de ellos que se pueden englobar en pro-
cesos fotoquímicos y no fotoquímicos. La siguiente tabla muestra una división de dichos tratamientos:

Tabla 3: Procesos de oxidación avanzada (AOP) para reducción de microalgas y cianobacterias.

Fotoquímicos No-fotoquímicos
Ultravioleta/Ozono (UV/O3) Ozono/Peróxido de hidrógeno (O3/H2O2)

Ultravioleta/Peróxido de hidrógeno (UV/H2O3) Proceso Fenton (Fe(II)/H2O2)

Ultravioleta/Dióxido de titanio (UV/TiO2) Proceso Fenton optimizado (TTP/oxalato/EDTA)

Dióxido ferroso

Persulfato activado con ion metálico ferroso (Fe2+/S2O82–)

Permanganato potásico/óxido de hierro (KMnO4/Fe2(SO4)39H2O)

Permanganato potásico/carbón activo en polvo (KMnO4/PAC)

CONCLUSIÓN
Desde hace décadas se sabe que las microalgas y cianobacterias pueden suponer, y en algunos casos lo son, un
gran inconveniente para los suministros de agua potables, ocasionando problemas ligados a la turbidez, atasca-

MICROALGAS Y CIANOBACTERIAS. TRATAMIENTOS EN SUMINISTROS DE AGUA POTABLE

89
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

mientos, olores, sabores, y en algunos casos llegando a generar sustancias tóxicas en ocasiones difíciles de elimi-
nar del agua. En los últimos años, se ha observado cómo con el cambio climático y el calentamiento global del pla-
neta se ha incrementado la aparición de estos organismos en las masas de agua que alimentan a las Estaciones de
Tratamiento de Agua Potable.

A la hora de elegir el tratamiento más adecuado para prevenir, minimizar, reducir o eliminar un problema que pueda
surgir en un suministro de agua potable, nos encontramos con que existen muchos tipos distintos de microalgas y
cianobacterias, que dan lugar a unas problemáticas muy diferentes y en diferente grado, y que potencialmente pue-
den afectar a los seres vivos consumidores del agua. Por otro lado, tratamientos que son adecuados para un deter-
minado tipo de problema o circunstancia, no tienen efecto en otros, e incluso se puede dar el caso que acentúen más
el problema. La guía en la que estamos trabajando el Grupo de Tecnologías de Tratamiento de Agua de la Comisión
n.º1 de AEAS puede ser una herramienta muy útil para, por un lado, analizar y prevenir problemas potenciales a
futuro, y por otro, ver qué soluciones y tratamientos existen a día de hoy para cada problema concreto.

RECONOCIMIENTOS
A Manuel Liceras (Canal de Isabel II) por su experiencia y disponibilidad para realizar importantes aportaciones en
la elaboración de esta Guía.

REFERENCIAS
APHA (2012). “Standard methods for the examination of water and wastewater.” By American Public Health Associa-
tion. Washington DC: 22nd Edition.

Carlson, R. E. (1977). A trophic state index for lakes. University of Minesota: Limnological Research Center.

Carrasco Gata, D. (2007). “Cianobacterias planctónicas y cianotoxinas en embalses españoles.” Madrid: Tesis doc-
toral.

Chorus, Dr. Ingrid & Federal Environment Agency (2012). “Examples of guidance values or standards and other na-
tional regulations or recommendations for managing cyanotoxins in drinking-water.” In Current approaches to Cya-
notoxin risk assessment, risk management and regulations in different countries, 4-14. Umweltbundesamt, ISSN
1862-4804.

Chorus, I., J. (1999). Bartram. Toxic cyanobacteria in water: a guide to their public health consequences, monitoring
and management. Guía, Ginebra: World Health Organization.

Degrémont (2014). Manual Técnico del agua. 5. Traducido por Degrémont España. Vol. 1. 2 vols. Bilbao: Grupo de
comunicación Loyola, ISBN: 978-84-271-3615-5.

Dirección General del Agua de la Secretaría de Estado de Medio Rural y Agua del Ministerio de Medio Ambiente,
Medio Rural y Marino (2011). “Catálogo de cianobacterias planctónicas potencialmente tóxicas de las aguas conti-
nentales españolas.” Madrid: Catálogo General de Publicaciones Oficiales.

Hadi Dehghani, M. (2016). “Removal of cyanobacterial and algal cells from water by ultrasonic waves.” Journal of
Molecular Liquids, 222, 1109-1114.

He, X., Liu, Y. L., Conklin, A., Westrick, J., Weavers, L. K., Dionysiou, D. D., Lenhart, Mouser, P. J., Szlag, D., Walker,
H. W. (2016). “Toxic cyanobacteria and drinking water: Impacts, detection, and treatment.” Harmful Algae, 54, 174-
193.

Hobson, O., Fazekas, C., House, J., Daly, R., Kildea, T., Giglio, S., Burch, M., Lin, T., Chen, Y. (2010). Tastes and
Odours in Reservoirs. Informe de investigación, Adelaida: CRC for Water Quality and Treatment Project. Research
Report, 73, 1-98.

Hoyos, C., Villen de la Fuente, L., Martin del Pozo, D., Conde, L., Alonso, A. M., Gonzalez, M. E., Verdugo, M., Aviles,
J. (2008). “Problemas de cianobacterias en aguas de recreo y aguas de consumo.” CEDEX, Ingeniería Civil, 151, 1-7.

MICROALGAS Y CIANOBACTERIAS. TRATAMIENTOS EN SUMINISTROS DE AGUA POTABLE

90
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Martin Montaño, A., Carrillo, E., Costas, E., Basanta, A. (2000). Indentificacion de serotipos de Microcystis aerugino-
sa con distinto grado de toxicidad en un embalse de abastecimiento.Tecnología del Agua, 199, 54-59.

Medel, R. A. (2016). Los protictas: algas y protozoos. https://biochemiapuntesdermedelparatodos.wikispaces.com

Naumann, E. (1929). “the scope and chief problems of regional limnology.” University of Lund, Sweden.

Park, J. A., Yang, B., Park, C., Choi, J. W., Van Genuchten, C. M., Lee, S. H. (2017). “Oxidation of microcystin-LR by
the Fenton process: Kinetics, degradation intermediates, water quality and toxicity assessment.” Chemical Enginee-
ring Journal, 309, 339-348.

Peleato, M. L. (2011). Las cianobacterias cooperación versus competencia. Discurso de ingreso, Zaragoza: Socie-
dad cooperativa de artes gráficas.

Quesada, A., Carrasco, D., Cires, S. (2006). “Cianobacterias en aguas de consumo y de recreo: un problema de
todos.” Researchgate, 1-9.

Rodriguez, J. (2016). “Conciencia Eco”. http://www.concienciaeco.com/2016/08/23/cambio-climatico-invasion-de-al-


gas/.

Rouco, M. (2011). “Mecanismos genéticos y estrategias adaptativas de productores primarios (Microalgas y Ciano-
bacterias) en un escenario de cambio global.” Doctorado, Madrid.

UNESCO (2009). «Cianobacterias Planctónicas del Uruguay-Documento Técnico.» In Manual para la identificación
y medidas de gestión, edited by Sylvia Bonilla, 105.

Vergara, Y., Moya, A., Peleato, M. L., Sevilla, E., Lopez, S. (2005). “Nuevos riesgos para el agua potable: Microcisti-
na. Mejora de la calidad del agua de consumo por eliminación de toxinas.” INFORME CIENTIFICO-TECNICO, Za-
ragoza.

Vollenweider, R. A. (1976). Advances in defining critical loading levels for phosphorus in lake eutrophication. Verba-
nia Pallanza (Italy): Istituto Italiano di Idrobiologia.

Wetzel, R. G. (2001). Limnology. Lake and river ecosystems. San Diego: Third Ed. Academic Press.

WORLD HEALTH ORGANIZATION (2015). MANAGEMENT OF CYANOBACTERIA IN DRINKING WATER SU-


PPLIES: Information for regulators and water suppliers. Documento Técnico, Ginebra: World Health Organization.

Zamyadi, A., Sawade, E., Ho, L., Newcombe, G., Hofmann, R. (2015). “Impact of UV/H2O2 Advanced Oxidation and
Aging Processes on GAC Capacity for the Removal of Cyanobacterial Taste and Odor Compounds.” Environmental
Health Insights, 1-10.

Zong, W., Sun, F., Pei, H., Hu, W., Pei, R. (2015). “Microcystin-associated disinfection by-products: The real and
non-negligible risk to drinking water subject to chlorination.” Chemical Engineering Journal, 279, 498-506.

CONTACTO
Julen Cabero García
SUEZ
c/Ibarrekolanda, 19 – 48015 Bilbao
944 76 38 00
julen.cabero@suez.com

Mikel Bartolomé Quintano


mbartolome@consorciodeaguas.eus

Margarita Amado Gonzalez


maramado@canaldeisabelsegunda.es

MICROALGAS Y CIANOBACTERIAS. TRATAMIENTOS EN SUMINISTROS DE AGUA POTABLE

91
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Carmelo Escot Muño


cescot@emasesa.com

José Javier Rodríguez Subiza


jjrodriguez@atll.cat

Javier Sanchis Carbonell


jsanchis@globalomnium.com

Javier García Castillo


jgarcia@facsa.com

Ángel Castillo González


acastillog@larioja.org

MICROALGAS Y CIANOBACTERIAS. TRATAMIENTOS EN SUMINISTROS DE AGUA POTABLE

92
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

PILOTAJE A ESCALA INDUSTRIAL DE DIFERENTES


TECNOLOGÍAS BASADAS EN MEMBRANAS
DE ULTRAFILTRACIÓN PARA EL TRATAMIENTO
DE AGUA POTABLE
Añó Soto, Miguel – Emivasa-Grupo Global Omnium
Macián Cervera, Javier – Emivasa-Grupo Global Omnium
Martí Cervera, Carlos – Emivasa-Grupo Global Omnium
Sancho Iranzo, Heliodoro – Emivasa Global Omnium

SUMARIO
La mejora de la calidad del agua suministrada es uno de los principales objetivos marcados por las empresas y ad-
ministraciones públicas que gestionan el abastecimiento de agua potable a Valencia y su Área Metropolitana.

Con el fin de avanzar hacia la consecución de este objetivo, la colaboración entre la Entidad Metropolitana de Ser-
vicios Hidráulicos (EMSHI) y el Ayuntamiento de Valencia (EMIVASA) ha permitido llevar a cabo un piloto a escala
industrial, con la finalidad de realizar una comparativa real entre distintas tecnologías basadas en membranas de
ultrafiltración, adaptando y optimizando los parámetros de operación a las necesidades reales del agua bruta a
tratar.

Las membranas de ultrafiltración ofrecen una barrera selectiva absoluta, adaptándose a las posibles variaciones de
la calidad de agua entrada, con un ensuciamiento de membranas controlado y un rendimiento hidráulico mayor que
el de los filtros de lecho granular. Todo ello en un espacio reducido y con la posibilidad de ampliación modular de la
planta si la demanda aumenta en un futuro. Además, se trata de un proceso fácilmente automatizable, que propor-
ciona una calidad del permeado constante y excelente con independencia de la calidad agua bruta.

Comercialmente, la tecnología de ultrafiltración no es intercambiable entre las diferentes configuraciones del merca-
do. Cada una presenta unas eficiencias de separación diferentes en función de material, tamaño de poro, filtración
y debe evaluarse su viabilidad para el agua a tratar, a fin de extraer los conocimientos y evitar un cambio de tecno-
logía posterior. Del mismo modo, la tecnología a emplear debe adaptarse a la línea de tratamiento existente en la
planta potabilizadora.

Teniendo en cuenta que dentro de los planes directores de las dos plantas potabilizadoras que suministran agua
potable a Valencia y su Área Metropolitana se contempla la incorporación de líneas de tratamiento basadas en mem-
branas de ultrafiltración para el 100% de su capacidad nominal, es necesario realizar una adecuada selección de la
tecnología a emplear, pues condicionará tanto el diseño de la nueva infraestructura a llevar a cabo como los costes
de operación y mantenimiento.

Desde que en 2016 se completó la construcción de un prototipo, en la Planta Potabilizadora de La Presa (Manises,
Valencia), con una capacidad de tratamiento de 2000 m3/día, se ha realizado un seguimiento riguroso del funciona-
miento de los diferentes módulos. Dicha planta alberga cuatro líneas de tratamiento independientes y de similar
capacidad basadas en las diferentes tecnologías de membranas de ultrafiltración de fibra hueca existentes en el
mercado:

• Ultrafiltración atmosférica fuera-dentro (PVDF) – UF Out-In Submerged.

• Ultrafiltración dentro-fuera horizontal (PES/PVP). – UF In-Out Horizontal.

PILOTAJE A ESCALA INDUSTRIAL DE DIFERENTES TECNOLOGÍAS BASADAS EN MEMBRANAS DE ULTRAFILTRACIÓN PARA EL TRATAMIENTO DE AGUA POTABLE

93
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

• Ultrafiltración dentro-fuera vertical (PES/PVP). – UF In-Out Vertical.

• Ultrafiltración fuera-dentro vertical (PVDF). – UF Out-In Vertical.

El estudio en la planta piloto ha permitido demostrar la fiabilidad técnica y la viabilidad ambiental y económica de la
tecnología de membranas de ultrafiltración directa como una alternativa eficaz a los sistemas de pretratamiento
convencionales del agua. Igualmente se ha estudiado la influencia de otras variables, tales como la temperatura del
agua y la procedencia del agua a tratar, en el rendimiento de cada una de las tecnologías objeto de estudio durante
el periodo de 2017 y 2018.

PALABRAS CLAVE
Ultrafiltración, viabilidad, pilotaje, alternativa al pretratamiento, mejora calidad, comparativo tratamiento convencional.

INTRODUCCIÓN
La Planta Potabilizadora de la Presa, trata aguas superficiales procedentes del Río Júcar a través del Canal Jú-
car-Turia y del Río Turia. Su tratamiento puede realizarse de forma independiente o bien mezcladas entre sí en di-
ferentes proporciones.

El agua a tratar, independientemente de su procedencia, se caracteriza por una elevada dureza, alta mineralización,
concentraciones elevadas de sólidos puntuales producidas por arrastres, durante fuertes precipitaciones, y un bajo
contenido en materia orgánica. La turbidez media anual varía entre 5-14 NTU de entrada, en condiciones normales, y
30-100 NTU en días de lluvias intensas. A la salida del proceso de decantación se obtienen turbideces de 1-3 NTU.
Estas dos corrientes por separado (agua bruta y decantada), constituyen la corriente de alimentación de la ­planta ­piloto.

Los cambios en la calidad del agua bruta debidos al estrés hídrico de los ríos, la carga de contaminantes microbio-
lógicos y químicos, legislaciones cada vez más exigentes y nuevas técnicas analíticas más precisas, plantean la ne-
cesidad de incorporar tratamientos más selectivos con respecto a los convencionales con el fin de obtener la mejor
calidad de agua tratada.

La Planta Potabilizadora de La Presa consta de un tratamiento convencional mejorado basado en una preoxidación,
coagulación-floculación-decantación y filtración con carbón activo en grano en primera etapa. En los últimos años
las mejoras en la línea de tratamiento desarrolladas se han centrado en el ajuste de pH, oxidantes como dióxido de
cloro para evitar reaccionar con precursores de formación de trihalometanos y una desinfección final mediante luz
ultravioleta. El tratamiento actual presenta ciertas vulnerabilidades al disponer de una única etapa de filtración a
continuación de la decantación. El correcto funcionamiento de los decantadores, los tiempos de filtrado lento des-
pués de contralavados, la duración de las carreras de filtración (“Break point” del lecho) y las tasas de filtración
elevadas, aumentan la probabilidad de introducir patógenos indeseados como virus, protozoos o bacterias.

Las variaciones de la calidad implican mayores demandas de oxidantes en el pre-tratamiento, generando problemas
de olor y sabor y subproductos de la desinfección, así como necesidad de coagulante en la decantación, que origi-
nan mayores cantidades de fango y aluminio disuelto. La ultrafiltración es la tecnología óptima para resolver estos
inconvenientes.

Figura 1. Esquema tratamiento La Presa y Pilotaje de las cuatro configuraciones de membranas de UF.

PILOTAJE A ESCALA INDUSTRIAL DE DIFERENTES TECNOLOGÍAS BASADAS EN MEMBRANAS DE ULTRAFILTRACIÓN PARA EL TRATAMIENTO DE AGUA POTABLE

94
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

El objetivo del pilotaje de membranas de ultrafiltración es el estudio de la mejora de la calidad del agua con respec-
to a la obtenida en el tratamiento convencional, empleándola como primera etapa de eliminación de sólidos. La eli-
minación de virus, protozoos y bacterias, así como la reducción de precursores de trihalometanos, ácidos haloacé-
ticos o partículas de menor tamaño, aseguran la calidad del permeado, así como la protección y optimización de
módulos de ósmosis inversa y filtros de carbón activo. También, se propone como alternativa al pretratamiento, la
alimentación de las membranas directamente con agua bruta del Río Turia y Canal Jucar-Túria.

El piloto evalúa la evolución de los módulos en continuo, durante un periodo representativo que abarca las diferentes
estaciones, afectadas por los cambios de temperatura y calidad del agua. Se analizan los siguientes aspectos:

• Analíticas del agua bruta y permeado de cada configuración de módulos.

• Parámetros hidráulicos como Permeabilidad, Presión transmembrana, flux, recuperaciones, presiones de


entrada.

• Efecto de la coagulación directa en aguas decantadas o brutas.

• Consumos energéticos y de reactivos.

• Tipos de ensuciamiento, lavados químicos y sus frecuencias

• Necesidad de un pretratamiento previo a los módulos mediante filtro autolimpiable.

• Ciclo de vida de los módulos.

CONSIDERACIONES DE DISEÑO
Existen una serie de vulnerabilidades que han ido surgiendo durante el pilotaje y que son de vital importancia en el
desarrollo a escala industrial de un proyecto de membranas de ultrafiltración.

Pretratamiento

En una primera etapa de funcionamiento de las membranas se trabajó con agua decantada como alimentación (2-3
NTU), disponiendo de pre-filtros de 130 µm que posteriormente se sustituyeron por otros de 200 µm debido a su
rápida colmatación. El ensuciamiento de los pre-filtros de mallas producía que las bombas de alimentación trabaja-
sen a mayor frecuencia, por encima del rango óptimo de consumo energético. Se requería la parada de los módulos
para su limpieza manual. Este modo de operación fue ya inviable con la alimentación directa a los módulos de UF
con agua bruta.

Por ello, se hizo indispensable instalar un filtro autolimpiable con boquillas de nylon de aspiración sobre una malla
de 200 µm. El consumo energético de las bombas de alimentación se estabilizó en valores de diseño óptimo y se
pudo trabajar también con agua bruta de alimentación (10-15 NTU) de forma continuada.

Tabla 1: Porcentaje reducción consumo energético tras la instalación prefiltro.

Módulos % Reducción consumo


IN-OUT V 42,61%
IN-OUT H 47,41%
OUT-IN S 33,46%
OUT-IN V 16,99%

Importancia de la temperatura

La temperatura ha resultado ser un factor muy importante ya que afecta a la viscosidad del agua y provoca más
resistencia a través de la membrana. Un descenso en la temperatura del agua a tratar, supone un aumento de la
presión transmembrana (TMP) y la disminución de la permeabilidad (un 2-3% por cada grado centígrado que des-
ciende). Al operar a flux constante (caudal que pasa a través de la superficie de membrana), a menores temperatu-
ras, la bomba de alimentación debe aumentar su frecuencia y por tanto su consumo energético también.

PILOTAJE A ESCALA INDUSTRIAL DE DIFERENTES TECNOLOGÍAS BASADAS EN MEMBRANAS DE ULTRAFILTRACIÓN PARA EL TRATAMIENTO DE AGUA POTABLE

95
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Las variaciones observadas a lo largo del periodo de funcionamiento muestran, que por debajo de temperaturas del
agua de 15 ºC (se ha llegado hasta 8 ºC), las presiones transmembrana aumentan entre un 30 a un 37%, por el
efecto combinado de ensuciamiento y temperatura.

En la selección de las bombas de impulsión y diseño de la capacidad de la instalación, las variaciones debidas a la
temperatura han de considerarse para mantener la producción deseada.

Gráfica 1. Evolución anual de la TMP y la presión de entrada con respecto la temperatura.

Efecto de la coagulación directa

La utilización del filtro autolimpiable, así como la coagulación directa sobre los módulos de UF, resulta imprescindible
para el correcto funcionamiento en continuo con el tratamiento de agua bruta como fuente de alimentación. Su buen
rendimiento puede suponer la supresión de la etapa de decantación en periodos de turbidez de entrada baja, con el
consiguiente ahorro en reactivos.

El sistema instalado se basa en un mezclador estático sobre el que se inyecta una dosificación de policloruro de
aluminio de alto peso molecular. Se distribuye al sistema de membranas y se forma una torta sobre el propio módu-
lo. Esta torta proporciona una capa filtrante, mejorando la retención de partículas más pequeñas (2-10 µm) y se
elimina con facilidad mediante el contralavado. La incorporación de la dosificación de coagulante es más efectiva en
los módulos PES/PVP In-Out y ayuda a estabilizar el aumento de la presión transmembrana utilizando agua directa
del Rio Turia y Canal Júcar-Turia. Se puede apreciar la estabilidad del comportamiento añadiendo concentraciones
entre 1-3 ppm de PAC, en los módulos Out-In V y PES In-Out (gráfica 2 y 3):

Gráficas 2 y 3. Variación de la TMP con coagulación directa en In-Out V y Out-In V con agua bruta.

SEGUIMIENTO DEL PILOTAJE


Evaluación del sistema de reactivos

El ensuciamiento es el factor más importante a tener en cuenta en los procesos de membranas, ya que afecta nota-
blemente a su rendimiento. Además, supone la reducción del flujo permeado, un aumento de las resistencias de

PILOTAJE A ESCALA INDUSTRIAL DE DIFERENTES TECNOLOGÍAS BASADAS EN MEMBRANAS DE ULTRAFILTRACIÓN PARA EL TRATAMIENTO DE AGUA POTABLE

96
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

filtración (PTM) y frecuentes limpiezas químicas. Por ello, el ensuciamiento de la membrana conduce a costes ope-
rativos mayores y una vida útil más corta.

Según su origen, existen básicamente cuatro tipos de ensuciamiento que afectan a las membranas de ultrafiltración:

• Ensuciamiento por Partículas debido a la turbidez y sólidos en suspensión. Se ha minimizado con la incor-
poración del filtro autolimpiable y la dosificación de coagulante (concentraciones 1-3 o 5-7 ppm), lo que ha
favorecido la eficacia de los lavados hidráulicos.

• Ensuciamiento Biológico. Existe un residual de cloro 0,4-0,8 ppm en el agua de alimentación procedente del
decantador por lo que durante la experiencia el ensuciamiento ha sido reducido.

• Ensuciamiento Inorgánico. Se controla mediante limpiezas ácidas con HCl a pH 2. En el pre-tratamiento, se


añade CO2 para ajustar el pH a 7,5 y reducir el índice de Langelier entre + 0.5 y –0.5 (poder incrustante). En
los chequeos de las membranas, no se ha observado ningún tipo de precipitado.

• Ensuciamiento Orgánico. La materia orgánica disuelta es habitual, aunque no se manifieste en grandes


concentraciones. El Carbono Orgánico Total a controlar durante todo el año es relativamente bajo, entre 1,2 y
2,1 ppm. Los lavados alcalinos con NaOCl y NaOH a pH 12 han sido los que han mostrado mayor recupera-
ción de permeabilidad.

Las membranas en material PES presentan mayores frecuencias de limpieza, en diseño, pero a menores concen-
traciones de oxidante que las de PVDF. Los lavados CEB (Chemical Enhanced Backwash) en los módulos In-Out
V y H, han funcionado correctamente diariamente, obteniendo recuperaciones entre 30-40 LMH/bar, en compara-
ción a las de PVDF Out-In que alcanzaban entre 6-16 LMH/bar con frecuencias de 3,5 dias y 7 dias. En la gráfica se
realiza un seguimiento de varios meses sobre las presiones transmembrana antes/después de un CEB. En la ma-
yoría de los lavados la diferencia es proporcional y estable y la disminución de la presión transmembrana está más
relacionada con la influencia de los cambios en la temperatura del agua.

Gráfica 4. Valores presiones transmembrana antes y después de lavado CEB.

Se ha constatado que existen periodos donde el ensuciamiento es menor y pueden optimizarse los lavados utilizan-
do menores concentraciones de hipoclorito y tiempos de remojo, en especial en módulos PES In-Out. La acción de
los lavados ácidos es más contenida y su frecuencia podría espaciarse en el tiempo. Por el contrario, en los módulos
PVDF Out-In V, las frecuencias de lavado sí han debido aumentarse con respecto a las de diseño. La menor frecuen-
cia de lavado en estas membranas era una ventaja añadida a la robustez del material, pero la necesidad de incre-
mentar los lavados, junto a la desventaja de la aireación, terminará perjudicando su vida útil.

Finalizado el periodo del pilotaje, se realizó una autopsia de fibras en uno de los módulos PES IN-OUT. Se procedió
a una limpieza de las fibras utilizando los agentes empleados en el lavado químico, con los reactivos utilizados dia-
riamente y otros agentes comerciales disponibles, analizando la recuperación de permeabilidad alcanzada con
respecto a la de fibras nuevas.

PILOTAJE A ESCALA INDUSTRIAL DE DIFERENTES TECNOLOGÍAS BASADAS EN MEMBRANAS DE ULTRAFILTRACIÓN PARA EL TRATAMIENTO DE AGUA POTABLE

97
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Tabla 2: Optimización Lavados químicos autopsia.

Lavado preparado con agua osmotizada a 20 ºC


500 ppm, NaOCl + NaOH pH12 1548 lmbh (96%)
Divos11 1% con 500 ppm NaOcl 1549 lmbh (96%)
2% Genesol 704 941 lmbh (58%)

Un análisis EDX (Energy Dispersive X-ray) determinó que el ensuciamiento debido a partículas encontradas en el
interior de las fibras estaba constituido por un 1% de aluminio, 1% de Silice, 1% de cloruros y 1% de Calcio.

Un lavado químico más intensivo que el CEB, denominado CIP (Cleaning in Place) se ha realizado cada tres meses.
En un primer momento la recuperación de este tipo de lavado siempre es efectiva, tal como se muestran en la si-
guiente gráfica 5, pero a lo largo de los posteriores ciclos de filtración parece perderse este efecto, alcanzándose los
mismos resultados que en los lavados CEB.

Gráfica 5. Operación de lavado CIP a Módulo In-Out.

También se han realizado varios lavados químicos utilizando metabisulfito sódico y ácido ascórbico más hipoclorito
sódico siendo éstos, algo menos efectivos (recuperaciones 15-20%).

Recuperación hidráulica

La recuperación hidráulica de los módulos viene condicionada a la duración y frecuencia de las limpiezas. La ope-
ración continua de los módulos ha ido enfocada a igualar o incluso mejorar las proyecciones de diseño. Sin embar-
go, en el caso Out-In V los rendimientos son menores debido a que las frecuencias de lavados se aumentaron y el
ensuciamiento ha obligado a operar a menor flux que el proyectado. En el caso Out-In S se optimizó el sistema
posteriormente, recuperando agua en el llenado/vaciado del cassete y esto hizo recuperar mes a mes el porcentaje.

Tabla 3: Recuperaciones hidráulicas con diferentes aguas.

In-Out H In-Out V Out-In V Out-In S


Agua decantada 93.83% 94.23% 88.31% 91.33%
Agua bruta + Coagulante 92.02% 95.71% 84.91% 94.00%
Proyectadas 91,70% 94,30% 91,00% 96,89%

Cabe destacar que el proceso de filtrado es mediante “final ciego”, ampliamente utilizado para aguas con baja con-
centración de sólidos y por ello esos valores en las recuperaciones.

Consumo energético

Las variaciones en el consumo energético han estado ligadas principalmente a la colmatación de los prefiltros exis-
tentes antes de la propia membrana, problema solucionado mediante el pretratamiento con un filtro autolimpiable, a
las variaciones de la temperatura y al incremento de la presión de operación por ensuciamiento de los módulos. Otro
factor de diferenciación importante ha sido la utilización de las soplantes en los módulos PVDF Out-In. Se adjunta

PILOTAJE A ESCALA INDUSTRIAL DE DIFERENTES TECNOLOGÍAS BASADAS EN MEMBRANAS DE ULTRAFILTRACIÓN PARA EL TRATAMIENTO DE AGUA POTABLE

98
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

gráfico de la evolución de los consumos energéticos a lo largo de la experimentación. Con estos resultados se cons-
tata que los consumos energéticos se encuentran por encima de lo proyectado en todas las configuraciones.

Gráfico 6. Consumo energético anual de las cuatro configuraciones.

También se han analizado, en un periodo posterior, los consumos energéticos con las diferencias obtenidas con agua
bruta y adición de coagulante en línea con respecto al periodo mayoritario de funcionamiento de agua decantada.

Al contener mayor cantidad de sólidos en el agua bruta, el ensuciamiento es más rápido creándose coloides que
floculan gracias al coagulante y que forman una torta que ejerce más resistencia al paso de agua, incrementando
las necesidades de presión de entrada. En general los consumos aumentan entre un 8.8-12.4%.

Calidad de permeado y comparación con tratamiento convencional

La calidad del permeado obtenida no muestra diferencias significativas entre módulos, siendo excelente en todo
ellos. Se ha comparado la calidad del permeado de las membranas con el filtrado en carbón activo del tratamiento
convencional, para la misma agua de entrada. En el permeado de los módulos, las partículas totales/ml superan
apenas las 100, mientras que a la salida de los filtros de carbón (amarillo) dependen en su mayoría del caudal que
atraviesa el filtro, de la carrera de filtración y/o de la colmatación del lecho, alcanzando hasta los 300 part tot/ml.

Los módulos ofrecen la ventaja de que obtienen la misma calidad de permeado con independencia de las variacio-
nes en las características del agua de entrada.

Gráfico 7. Contaje de partículas salida permeado UF y filtros carbón activo.

En cuanto a porcentajes de eliminación, el rendimiento de retención de partículas comprendidas entre 2-5 µm por
las membranas, con respecto al tratamiento convencional, es significativo. Si bien en promedio el rendimiento de
eliminación es un 8.5% superior para la UF, en situaciones más desfavorables de filtración el rendimiento de la UF
mejora hasta más del 20%. La eliminación en partículas de 3 µm es menor debido a que en el agua existen en mayor
proporción.

PILOTAJE A ESCALA INDUSTRIAL DE DIFERENTES TECNOLOGÍAS BASADAS EN MEMBRANAS DE ULTRAFILTRACIÓN PARA EL TRATAMIENTO DE AGUA POTABLE

99
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Gráfico 8. Porcentaje de reducción de los diferentes tamaños de partículas.

   

En cuanto a los parámetros analizados microbiológicamente se acentúan los excelentes rendimientos de retención.
Se han realizado un total de 3689 analíticas de coliformes, E.coli y clostridium de los cuales 582 de filtrada en
carbón activo (FA2), 714 de entrada en los módulos de membranas, 690 de módulos In-Out H, 681 de In-Out V, 596
de Out-In V y 426 los Out-In P.

También se han analizado 14 muestras de legionella por cultivo y 14 analíticas de Crypstosporidium Parvum y Giar-
dia Lambia por el método EPA. Cabe destacar que algún positivo es debido principalmente a la toma de muestra y
desaparece en la siguiente muestra al desinfectarse.

El gráfico muestra los porcentajes de analíticas de cada parámetro microbiológico negativo:

Gráfico 9. Porcentajes de eliminación de parámetros microbiológicos.

Además, cabe destacar el estudio metagenómico de poblaciones eucariotas y procariotas utilizando la secuencia-
ción dirigida (amplificación del gen 16s y 18S rDNA). Se han analizado las secuencias de bases de los permeados
de cada una de las configuraciones de membranas de ultrafiltración en comparación con la entrada al pilotaje y se
han obtenido eliminaciones de secuencias de bacterias y protozoos elevadas.

Parámetros de control representativos

Los parámetros que mejor definen el comportamiento y la evolución de los módulos de UF son la permeabilidad y la
presión transmembrana. El modo de operación a flux constante se ha mantenido en todos los módulos, excepto para
los Out-In V PVDF. La permeabilidad en dicho módulo ha ido descendiendo durante el pilotaje, requiriéndose mayo-
res presiones de operación. Pese a la realización de lavados químicos más frecuentes, no se ha registrado mejoría,
probablemente debido a la rotura de haces de fibras, tal y como se detectó en la realización de los test de integridad.

PILOTAJE A ESCALA INDUSTRIAL DE DIFERENTES TECNOLOGÍAS BASADAS EN MEMBRANAS DE ULTRAFILTRACIÓN PARA EL TRATAMIENTO DE AGUA POTABLE

100
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Gráfico 10. Comparativa de Permeabilidad con la temperatura 2017-2018. Out-In V.

Las presiones transmembrana y las permeabilidades han sido más estables en las In-Out PES y Out-In Sumergida,
con pequeño aumento de la TMP especialmente en la H (horizontal). En las siguientes gráficas se observa la com-
parativa con respecto 2017-2018 de permeabilidad corregida en el caso de las In-Out y la Out-In S.

Gráfico 11. Comparativa de Permeabilidad corregida 2017-2018. In-Out H.

Gráfico 12. Comparativa de Permeabilidad corregida 2017-2018. In-Out V.

Gráfico 13. Permeabilidad 2017-2018. Out-In S.

PILOTAJE A ESCALA INDUSTRIAL DE DIFERENTES TECNOLOGÍAS BASADAS EN MEMBRANAS DE ULTRAFILTRACIÓN PARA EL TRATAMIENTO DE AGUA POTABLE

101
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

El estudio de la permeabilidad se completó analizando la variación experimentada con las distintas calidades de
agua a tratar. La incorporación de agua bruta con coagulante (1-3 ppm PAC) no ha supuesto un empeoramiento
significativo de la permeabilidad, tal y como muestra el gráfico adjunto.

Gráfico 14. Comparativa de Permeabilidad con diferentes aguas.

CONCLUSIÓN
La ultrafiltración es una tecnología efectiva para conseguir una reducción muy efectiva de los sólidos en suspensión
(turbidez), así como barrera ante bacterias, virus y material coloidal. Es una alternativa al tratamiento convencional,
reduciendo los requerimientos de la preoxidación, así como un pretratamiento efectivo previo a una filtración de
carbón activo y/o una ósmosis inversa. Sin embargo, es necesario demostrar la fiabilidad técnica y la viabilidad am-
biental y económica de la tecnología para las aguas específicas a tratar.

El pilotaje ha permitido demostrar la efectividad de todas las configuraciones de membranas en cuanto a retención
de partículas y porcentajes de eliminación de contaminantes microbiológicos, así como la optimización de las distin-
tas condiciones de operación en los diferentes escenarios de agua a tratar. No obstante, la evolución de los paráme-
tros significativos de control del proceso, el ensuciamiento de las membranas y la recuperación de las condiciones
de operación de las membranas tras los lavados ha sido diferente para cada módulo.

Del mismo modo, se ha constatado la necesidad de considerar variables de diseño significativas para el proyecto de
la planta industrial, tales como la temperatura, la selección de un pretratamiento adecuado, la necesidad y optimiza-
ción de una dosificación de coagulante y la selección de los reactivos de limpieza más adecuados.

CONTACTO
Miguel Añó Soto
Global Omnium. Emivasa
Carretera Quart a Domeño, km 7, La Presa, Manises (Valencia)
649 71 05 67
miaso@emivasa.es

PILOTAJE A ESCALA INDUSTRIAL DE DIFERENTES TECNOLOGÍAS BASADAS EN MEMBRANAS DE ULTRAFILTRACIÓN PARA EL TRATAMIENTO DE AGUA POTABLE

102
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

PORTABLECRAC. SOLUCIÓN PORTÁTIL


PARA LA REGENERACIÓN ELECTROQUÍMICA
DEL CARBÓN ACTIVO
Ayllón Mesa, Miguel Ángel – Global Omnium
Martí Cervera, Carlos – Global Omnium
Mascarós Vicedo, Javier – Global Omnium

SUMARIO
En 2017, el mercado global de carbón activo se valoró en más de 4 billones de dólares. Asimismo, la previsión de
demanda de carbón en los próximos años apunta un crecimiento exponencial. Actualmente, tanto el sector del
agua como el sector químico requieren de grandes de cantidades de carbón activo para la eliminación de ciertos
contaminantes del agua. Dichos contaminantes son principalmente cloro residual añadido tras determinados pro-
cesos industriales, materia orgánica y compuestos químicos responsables la mayoría del aporte de color, olor y
sabor al agua. En el proceso de filtración, el carbón se va saturando a medida que el agua fluye a través de él,
adsorbiendo los contaminantes presentes en el agua, hasta el punto que es necesaria su completa renovación o
regeneración. En instalaciones con pequeños volúmenes de carbón activo, la opción más común es la retirada del
mismo, su gestión como residuo y la posterior reposición mediante carbón activo virgen. Además del coste econó-
mico asociado, dicha opción conlleva laboriosas operaciones de extracción, transporte, vertido y renovación. Este
aspecto es especialmente crítico al considerar que Europa importa cerca del 80% del consumo interno de carbón
activo, lo que genera un encarecimiento importante del producto. Por otro lado, en instalaciones de mayor tamaño,
regenerar el carbón es una opción más viable desde el punto de vista económico. Hoy día, existen diversas técni-
cas para la regeneración del carbón activo: métodos térmicos, biológicos, oxidativos con aire húmedo y vapor. De
todos ellos, el más extendido es la regeneración térmica. A pesar de conseguir reducir los costes hasta un 50%, la
regeneración térmica sigue siendo un tratamiento de coste elevado, principalmente asociado al significante consu-
mo energético, la necesidad de un servicio externo y las mermas de carbón que se producen en el proceso de re-
activación.

Con la finalidad de mejorar la flexibilidad operativa del proceso y conseguir una notable reducción del impacto am-
biental y económico, Portablecrac propone una ambiciosa alternativa: la regeneración in situ del carbón activo me-
diante tratamientos electroquímicos. A través de la aplicación de una corriente eléctrica entre dos electrodos en un
medio ácido, se consigue polarizar el material poroso modificando el equilibrio de adsorción de las especies reteni-
das. De este modo, se consigue la desorción de la mayoría de los contaminantes y una recuperación importante de
las propiedades iniciales del carbón activo.

El proyecto Portablecrac, subvencionado por el programa europeo Horizonte 2020, se estructura en tres fases de
trabajo bien diferenciadas. Por una parte, se procederá a la adaptación y diseño de prototipos para la regeneración
del carbón; más tarde se validarán técnicamente y económicamente dichos prototipos, y finalmente, se caracteriza-
rá el residuo generado con el fin de determinar el tratamiento óptimo para la eliminación de la carga contaminante.
La naturaleza compacta y móvil de los equipos permitirá la demostración e integración de la tecnología en instala-
ciones existentes y otros escenarios industriales. Durante la ejecución del proyecto, se pretende que la tecnología
electroquímica evolucione desde su operación en modo discontinuo a modo continuo; con ello, se facilitará el esca-
lado óptimo de los prototipos para el alcance de las necesidades de usuarios potenciales.

Así pues, nos encontramos ante una prometedora alternativa que persigue ofrecer oportunidad de negocio, sosteni-
bilidad y generación de empleo favoreciendo una economía circular.

PORTABLECRAC. SOLUCIÓN PORTÁTIL PARA LA REGENERACIÓN ELECTROQUÍMICA DEL CARBÓN ACTIVO

103
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

PALABRAS CLAVE
Regeneración, carbón activo, prototipo, tratamiento, portátil, H2020.

INTRODUCCIÓN
La iniciativa Portablecrac forma parte del ‘European Union´s Horizon 2020 Research and Innovation Programme’.
Posee un coste total de 2,8M € y tiene una duración de 36 meses. El consorcio lo componen siete organizaciones
de tres países europeos: Contactica S.L. (coordinador del proyecto, España), Envirohemp S.L. (España), Universi-
dad de Alicante (España), Grado Zero Innovation S.R.L (Italy), Emivasa (España), Agri-Pro (Portugal) y Universidad
de Vigo (España).

El proyecto Portablecrac tiene como objetivo el desarrollo de una tecnología medioambientalmente y económica-
mente beneficiosa, capaz de regenerar el carbón activo agotado en la pequeña, mediana y gran industria. Actual-
mente, no existen soluciones portátiles para ofrecer dicho servicio. Por tanto, el mayor enfoque recaerá en la crea-
ción de un equipo compacto y portátil, que mejore significativamente la flexibilidad de operación, a un coste menor
que el suponen las prácticas actuales.

Las demostraciones en planta piloto proporcionarán evidencia de la escalabilidad y replicabilidad en diferentes con-
textos. Uno de los retos más importantes será, migrar de escala de laboratorio a escala industrial.

Figura 1. Portablecrac. Solución sostenible y económica para la regeneración de carbón activo.

La regeneración electroquímica del carbón activo propuesta en el proyecto, se basa en estudios previos realizados
por la Universidad de Alicante, en colaboración con EMIVASA. Entre las ventajas más relevantes destacan:

• Condiciones a presión atmosférica y temperatura ambiente

• Regeneración “in-situ”

• Recuperación de la superficie específica del carbón por encima del 75%

• Elevada recuperación del volumen de microporo y mesoporo

• Inexistencia de mermas de carbón

• Menor consumo eléctrico y posibilidad de compatibilizarse con energías renovables

• Menor coste económico en comparación con técnicas existentes

• Tecnología medioambientalmente más sostenible

PORTABLECRAC. SOLUCIÓN PORTÁTIL PARA LA REGENERACIÓN ELECTROQUÍMICA DEL CARBÓN ACTIVO

104
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

ESTRUCTURA DEL PROYECTO


El proyecto engloba tres escenarios: la adaptación de tecnologías existentes, diseño y posterior fabricación de pro-
totipos para la regeneración electroquímica; el tratamiento del residuo generado en el proceso; y por último, el de-
sarrollo de actividades de demostración de los prototipos junto con una validación técnica y económica para el ac-
ceso al mercado.

En cuanto a los prototipos, se desarrollarán tres tipos diferentes con el fin de adaptarse a las necesidades de rege-
neración de los clientes.

• Prototipo en discontinuo. Basándose en estudios previos realizados con una célula de capacidad de 15
Kg de carbón, se pretende diseñar y fabricar un prototipo versátil con una capacidad de 100 Kg de carbón
activo con operación en modo discontinuo. El prototipo consiste en dos compartimentos, con sus respectivos
electrodos, separados por una membrana iónica. Dicho diseño está orientado a instalaciones con bajas nece-
sidades de regeneración.

Figura 2. Prototipo en discontinuo. Capacidad 15 Kg de carbón.

Figura 3. Plano 3D del prototipo en discontinuo. Capacidad 100 Kg de carbón.

• Prototipo vertical de lecho fluidizado fijo/móvil de carbón con electrodos fijos. Consiste en un reactor
cilíndrico vertical con opción de operar en modo continuo o discontinuo. La opción en modo continuo permiti-
rá incrementar el volumen de carbón activo a regenerar. El diseño se desarrollará en dos fases: la primera
consistirá en la construcción de un reactor capaz de procesar 10 Kg de carbón con ambos modos de opera-
ción y, posteriormente, se optará por uno de mayor capacidad que opere únicamente en modo continuo. Por

PORTABLECRAC. SOLUCIÓN PORTÁTIL PARA LA REGENERACIÓN ELECTROQUÍMICA DEL CARBÓN ACTIVO

105
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

tanto, dicho prototipo está enfocado para suplir necesidades de regeneración de instalaciones de tamaño
medio.

Figura 4. Prototipo vertical en discontinuo. Capacidad 15 Kg de carbón.

• Prototipo de bandas con lecho móvil de carbón. Basándose en los principios de la tecnología de deshi-
dratación eléctrica de fangos por filtro banda se propone, en primer lugar, el diseño y fabricación de un proto-
tipo de bandas de reducido tamaño que opere en modo continuo. La electrificación de las bandas se combina
con la dosificación pulverizada de electrolito. La banda superior móvil, está polarizada negativamente y toma
la función del cátodo, mientras que la banda inferior fija, actúa como ánodo. Posteriormente, se procederá a
la electrificación de un filtro banda de escala industrial. Dicho equipo ofrecerá servicio a instalaciones con
mayores necesidades de regeneración.

Figura 5. Prototipo de bandas en fase de construcción.

PORTABLECRAC. SOLUCIÓN PORTÁTIL PARA LA REGENERACIÓN ELECTROQUÍMICA DEL CARBÓN ACTIVO

106
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Figura 6. Filtro banda.

Los prototipos descritos dependen de corriente eléctrica continua que puede ser suministrada, bien por una fuente
convencional o directamente por una fuente de energía renovable. Los resultados obtenidos a escala piloto demues-
tran que la densidad de corriente óptima a aplicar es 0,025 A/cm2 de electrodo. Una vez fijada la intensidad para
cumplir con la densidad de corriente establecida, la tensión eléctrica varía dependiendo de la distancia entre los
electrodos y la concentración de electrolito. El electrolito, compuesto por una disolución de ácido sulfúrico y agua a
una concentración 0,5M, se recircula a un caudal establecido por los tiempos de residencia deseados. Por otro lado,
los tiempos de tratamiento óptimos varían entre 1 – 4 horas, produciéndose una regeneración significante en la pri-
mera hora de tratamiento. Los parámetros descritos están sujetos a estudio de optimización.

Gráfico 1. Recuperación del área específica del carbón (SBET) dependiendo del tiempo de tratamiento
y caudal de electrolito (menor caudal en azul y mayor caudal en amarillo).

La automatización del proceso proporciona un control total de la regeneración en cada uno de los prototipos. Así
pues, se permitirá escalar la cantidad de carbón activo a regenerar, modificar los tiempos de proceso y variar la
corriente eléctrica a aplicar.

La generación de efluentes con compuestos orgánicos e inorgánicos desorbidos durante el proceso de regenera-
ción, es un factor relevante a abordar dentro del proyecto. La mayor preocupación se encuentra en los compuestos
orgánicos complejos y estables, que podrían constituir una amenaza para el medioambiente, incluso a pequeñas

PORTABLECRAC. SOLUCIÓN PORTÁTIL PARA LA REGENERACIÓN ELECTROQUÍMICA DEL CARBÓN ACTIVO

107
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

concentraciones. Así pues, se buscarán soluciones de tratamiento, como la oxidación avanzada, capaces de trans-
formar dichos compuestos en otros menos nocivos. Por otro lado, las especies inorgánicas también podrán ser eli-
minadas mediante electrodiálisis. El objetivo último será minimizar el grado contaminante del electrolito, para bien
reutilizarlo o cumplir con los límites de vertido establecidos.

Otra de las principales fases de trabajo está enfocada en la validación técnica y económica de los prototipos, tanto
en plantas de tratamiento de agua como en la industria química. La definición de indicadores de proceso será clave
para evaluar el rendimiento de cada equipo.

La validación técnica considerará varios aspectos:

• Correcto funcionamiento del prototipo acorde a sus especificaciones técnicas y funcionales

• Valoración de la eficacia de la regeneración electroquímica. Mediante la aplicación de métodos de isotermas


de adsorción de nitrógeno se permitirá caracterizar detalladamente las propiedades del carbón regenerado y
determinar el rendimiento del proceso. Entre los parámetros de estudio más relevantes se encuentra: la velo-
cidad de adsorción, ABET y volumen de microporo y mesoporo

Gráfico 2. Velocidad de adsorción frente a la presión relativa. Se percibe una notable recuperación
de la capacidad de adsorción del carbón activo a las 4 horas de tratamiento.

• Asegurar la compatibilidad del prototipo con las condiciones actuales de operación en la industria química y
del agua

• Evaluación de riesgos operacionales y medioambientales

Por otro lado, se realizará un estudio económico global de viabilidad, que identifique y cuantifique los beneficios
económicos previstos sobre el usuario final.

En base a los resultados técnicos y al análisis del coste del ciclo de vida, los equipos se someterán a una validación
económica:

• Valoración de la disponibilidad de consumibles con el fin de asegurar un suministro mínimo de los mismos
para la correcta operación y mantenimiento

• Estimación del coste asociado a los posibles ajustes requeridos

• Análisis de rentabilidad frente al margen económico de mejora

• Desarrollo del ecodiseño en prototipos, explorando el uso adecuado de los recursos con el menor impacto
posible en la sociedad y el medioambiente

PORTABLECRAC. SOLUCIÓN PORTÁTIL PARA LA REGENERACIÓN ELECTROQUÍMICA DEL CARBÓN ACTIVO

108
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Inicialmente, Portablecrac permitirá regenerar carbón activo saturado en plantas de tratamiento de agua e industrias
químicas de España y Portugal. Posteriormente, los resultados se trasladarán a diferentes industrias del resto de
Europa con necesidades similares.

Figura 6. Potenciales industrias para la adaptación de la tecnología Portablecrac.

CONCLUSIÓN
Portablecrac es una solución flexible que permitirá una regeneración in situ del carbón activo mediante equipos
compactos y portátiles, capaces de adaptarse a las necesidades del cliente. Se estima que esta novedosa tecnolo-
gía reduzca las emisiones de CO2 hasta un 90% respecto a la fabricación de carbón activo, y un 75% respecto a la
regeneración térmica. La prevista reducción de la huella de carbono, las menores demandas energéticas y la reduc-
ción del volumen de residuo, respaldará el cumplimiento de los requerimientos ambientales regionales y europeos,
acatando las directrices oficiales aprobadas por la Unión Europea y la Organización para la Cooperación y el Desa-
rrollo Económicos. Finalmente, se prevé que la tecnología descrita conduzca a la creación una nueva línea de pro-
ducción con el consecuente incremento de puestos de trabajo, llegándose a desarrollar una economía circular.

REFERENCIAS
Statistics Market Research Consulting Pvt Ltd (August 2018). Activated Carbon – Global Market Outlook (2017 –
2026). www.researchandmarkets.com

García-Otón M. et al., (2005). Electrochemical Regeneration of Activated Carbon Saturated with Toluene. Journal of
Applied Electrochemistry.

Berenguer R. et al., (2016). Electrocatalytic degradation of phenol on Pt- and Ru-doped Ti/SnO2-Sb anodes in an
alkaline medium. Applied Catalysis B: Environmental. http://www.watertreatmentguide.com/

CONTACTO
Miguel Ángel Ayllón Mesa
Global Omnium. Emivasa
C/ Botiguers, 3 – P.E.Táctica
46980 Paterna (Valencia)
963 86 06 82
maayllon@globalomnium.com

PORTABLECRAC. SOLUCIÓN PORTÁTIL PARA LA REGENERACIÓN ELECTROQUÍMICA DEL CARBÓN ACTIVO

109
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

POTABILIZACIÓN DE LAS AGUAS DEL NERVIÓN


EN LA ETAP DE VENTA ALTA. PRIMER PASO:
PLANTA PILOTO DE ETXEBARRI
Arrieta Morales, Javier – Cadagua
Bartolomé Quintano, Mikel – Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
Paunero Herrero, Santos – Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
Suescun Rojas, Jose María – Cadagua

SUMARIO
El Consorcio de Aguas de Bilbao Bizkaia (CABB) ha concluido recientemente una importante infraestructura que le
permitirá el día de mañana incorporar hasta 2.000 l/s de agua potabilizada procedente del río Nervión a su paso por
Etxebarri a la red de abastecimiento del área metropolitana de Bilbao. De esta forma, en caso de producirse una
situación excepcional de sequía o interrupción temporal del servicio habitual desde los embalses del Zadorra, la
ciudadanía podrá disponer de una alternativa viable de abastecimiento. La mejora de la situación medioambiental
del río Nervión ha permitido poner en marcha este proyecto innovador. No obstante, como paso previo y con el ob-
jetivo de garantizar no solo el suministro, sino también la máxima calidad, el CABB, en colaboración con Cadagua,
han diseñado, construido y se encuentran en la actualidad operando una planta piloto. Esta instalación ensayará
durante al menos dos años diferentes combinaciones de procesos de tratamiento con el objetivo de determinar qué
tecnología de potabilización deberá aplicarse en la ETAP de Venta Alta. El diseño y construcción de la planta piloto
se ha realizado bajo filosofía BIM, bajando a un detalle de diseño en 3D fuera de lo común y con un concepto de
prefabricación y construcción modular que facilitan las fases de montaje y puesta en marcha. Durante el periodo de
operación no solo se estudiarán las mejores configuraciones y procesos para el estricto cumplimiento del Real De-
creto 140/2003, sino que se prestará especial atención a los denominados contaminantes prioritarios y emergentes,
así como a la presencia de bacterias resistentes a antibióticos. En este ambicioso proyecto también colaboran insti-
tuciones y centros de investigación como la Universidad de Granada, la Universidad del País Vasco y el Centro
Tecnológico Gaiker-IK4.

PALABRAS CLAVE
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia, Cadagua, potabilización, contaminantes emergentes, planta piloto, ozono, oxi-
daciones avanzadas, BIM,

ANTECEDENTES
El Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia es el organismo responsable de la gestión del ciclo integral del agua en el
ámbito de 80 municipios de la provincia de Bizkaia, los cuales comprenden una población de más de un millón de
habitantes que representa el 91,3% de la población de Bizkaia y el 48,2% de la Comunidad Autónoma del País Vas-
co.

Actualmente el sistema de abastecimiento está formado por 26 plantas de potabilización (ETAP) de diferentes tama-
ños, siendo la principal la ETAP de Venta Alta, la cual trata un caudal medio de 2.400 l/s y abastece a una población
de 750.000 habitantes. La ETAP de Sollano es la segunda planta en tamaño con 450 l/s y la ETAP de Garaizar la
tercera con 180 l/s. El resto son plantas de menor tamaño, tratando la mayoría de ellas menos de 25 l/s.

POTABILIZACIÓN DE LAS AGUAS DEL NERVIÓN EN LA ETAP DE VENTA ALTA. PRIMER PASO: PLANTA PILOTO DE ETXEBARRI

110
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

La ETAP de Venta Alta se construyó en dos fases. La primera de ellas data de los años 60 (1967 concretamente) y
se basa en un tratamiento tradicional para aguas del tipo A2. Dispone de 4 decantadores tipo Pulsator y 16 filtros de
arena, además de las dosificaciones de relativos (coagulante, floculante, cloro gas, sosa para ajuste del pH y ácido
hexafluorosilícico). Esta planta se alimentaba inicialmente con aguas del Nervión, en una época, los años 60, en la
que la calidad del agua del río no era la de hoy, ni muchísimo menos.

Fotografía 1. 1.ª fase ETAP Venta Alta (1970).

Posteriormente, en los años 80, y manteniendo en paralelo en servicio la primera, Cadagua construyó la segunda
fase, que ya contemplaba un tratamiento bastante más afinado para aguas del tipo A3, e incluía preozonización,
coagulación-floculación, decantación en 4 decantadores tipo Acentrifloc, filtración sobre arena, ozonización interme-
dia, filtración sobre carbón activo y desinfección final con cloro gas.

Fotografía 2: ETAP Venta Alta (2015).

POTABILIZACIÓN DE LAS AGUAS DEL NERVIÓN EN LA ETAP DE VENTA ALTA. PRIMER PASO: PLANTA PILOTO DE ETXEBARRI

111
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

La construcción de una etapa de filtración sobre carbón activo y dos etapas de ozonización (preozonización y ozo-
nización intermedia) tenía el objeto de poder tratar con garantías tanto aguas del Nervión como las aguas proceden-
tes de los embalses del Zadorra (incorporadas al sistema pocos años antes), tanto por separado como de forma
conjunta.

Para cuando se terminó de construir la segunda fase (año 1984), a la ETAP de Venta Alta ya llegaban las aguas del
Zadorra (1971), las cuales eran de bastante mejor calidad que las del Nervión. Además, en agosto de 1983, Bizkaia
sufrió unas inundaciones históricas, las cuales todavía se recuerdan por su enorme impacto social y económico, que
a nivel del abastecimiento supusieron que el río Nervión se llevase por delante el antiguo bombeo que abasteciera
a Venta Alta hasta hacía poco más de 10 años. En esta tesitura, la captación del Nervión quedó abandonada hasta
nuestros días.

Con los años, el tratamiento de ozono implantado en Venta Alta quedó fuera de uso. Se trataba de una tecnología
de los años 80, hoy muy superada, muy costosa energéticamente y complicada de operar, que generaba ozono a
partir del oxígeno atmosférico con un rendimiento bajo. Además, la buena calidad de las aguas del Zadorra no justi-
ficaba su dosificación.

En los últimos años, ya entrado el siglo XXI, con el sistema de abastecimiento ya muy desarrollado, se plantearon
dos nuevos retos.

Por un lado, se empezó a prestar especial atención a aspectos que se plantean en sistemas de abastecimiento de-
sarrollados y consolidados, como son los productos residuales de la desinfección, los contaminantes emergentes y
la implementación de planes de emergencia o alternativos al sistema de abastecimiento principal, es decir, a los
aspectos relacionados con la gestión de riesgos.

Por otro lado, la concesión del río Nervión, que como se ha dicho quedó abandonada tras las inundaciones de 1983,
debía rehabilitarse o se extinguiría el aprovechamiento y el CABB perdería la posibilidad de utilizar ese recurso.

En estas circunstancias, el Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia decidió recuperar la antigua captación y renovarla
completamente con el fin de dotar al sistema Zadorra de un abastecimiento alternativo para ser utilizado en caso de
sequía extrema o incidente grave en la aducción del sistema Zadorra a la ETAP de Venta Alta. Así, recientemente se
han terminado las obras de construcción del nuevo bombeo de Etxebarri, capaz de bombear 2.000 l/s hasta la ETAP
de Venta Alta para su tratamiento.

Fotografía 3. Bombeo Etxebarri. Fotografía 4. Bombeo Etxebarri.

Es evidente que la calidad de las aguas del río Nervión ha mejorado enormemente desde los años 60 y 70. No en
vano, el Plan Integral de Saneamiento del Bilbao Metropolitano ha invertido desde el año 1979 más de 1.000 millo-
nes de euros con ese objetivo. Sin embargo, todavía quedan actuaciones importantes por realizar, como es el sa-
neamiento del medio Nervión, donde poblaciones del tamaño de Llodio y Amurrio permanecen aún sin conectar al
saneamiento. Con todo, los estudios de seguimiento de calidad que se realizan de forma continua atestiguan que a
día de hoy las aguas del Zadorra siguen siendo de mayor calidad.

POTABILIZACIÓN DE LAS AGUAS DEL NERVIÓN EN LA ETAP DE VENTA ALTA. PRIMER PASO: PLANTA PILOTO DE ETXEBARRI

112
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Fotografía 5. Río Nervión sin saneamiento. Fotografía 6. Actualmente.

Una vez decidido recuperar la captación del río Nervión, surgió la necesidad de asegurarse de que la ETAP de Ven-
ta Alta fuera capaz de tratar con garantías las aguas del Nervión y cumplir los objetivos de calidad marcados por el
RD 140/2003 y otras normativas o directivas aplicables que de un modo u otro están sobre la mesa y llegarán en un
futuro próximo. Para ello se planteó la necesidad de construir una planta piloto que, replicando la línea de tratamien-
to de la 2.ª fase de la ETAP de Venta Alta, se complementase con las tecnologías hoy en día disponibles capaces
de tratar aguas de la calidad de las del Nervión y producir un agua de la mejor calidad organoléptica posible, y por
supuesto, cumpliendo con total garantía la normativa sanitaria exigible. Esta planta, ubicada junto al bombeo de
Etxebarri, se terminó de construir en julio de 2018 y desde entonces se está experimentando en ella con aguas pro-
cedentes del río Nervión.

Fotografía 7. Planta piloto de Etxebarri (2018).

DISEÑO DE LA PLANTA PILOTO


Como se ha comentado en los antecedentes, la Planta Piloto replica las tecnologías disponibles en la 2.ª fase de la
ETAP de Venta Alta, e incorpora una serie de tecnologías adicionales con el fin de testear diversas opciones para
producir, no solo un agua apta desde el punto de vista sanitario, sino un agua de la mejor calidad organoléptica.

Con este fin la planta, que ha sido diseñada para un caudal medio de 6,25 m3/h y un caudal máximo de 10 m3/h,
incorpora las siguientes opciones de tratamiento:

• Pre-oxidación con ozono con dos opciones de inyección del O3: mediante difusión en placa porosa en la
columna de agua y mediante Venturi y mezclador estático en tubería. Las dosis previstas habituales en
pre-oxidación varían entre 0,5 y 2 mg/l.

POTABILIZACIÓN DE LAS AGUAS DEL NERVIÓN EN LA ETAP DE VENTA ALTA. PRIMER PASO: PLANTA PILOTO DE ETXEBARRI

113
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

• Pre-oxidación con diversos reactivos como son Cl2, ClO2 y KMnO4 mediante inyección en mezclador estático
en la tubería de agua bruta. Las concentraciones máximas estimadas de estos reactivos son 5 mg/l, 2 mg/l y
1,6 mg/l respectivamente.

• Dosificación de carbón activo en polvo como coadyuvante a la floculación en concentraciones máximas de


10 mg/l.

• Dosificación de coagulante y sosa con posibilidad de utilizar sulfato de alúmina, policloruro de aluminio u
otros coagulantes en concentraciones variadas en función de la calidad del agua del río.

• Dosificación de floculantes en línea y mezclador estático, como Polydacmac o almidón.

• Decantación mediante decantador de recirculación Accentrifloc con una velocidad ascensional media de 2 m/h.

• Filtración sobre arena con un lecho filtrante de 1 metro de altura y velocidades de entre 4,5 y 7,5 m/h.

• Lavado de filtros mediante agua y aire con velocidades de 28 m/h para el agua y 32 m/h para el aire.

• Oxidación avanzada en tres torres en serie de contacto de ozono con tiempos de retención de entre 6,2 y
9,9 minutos y dosis habituales de entre 0,5 y 2 mg/l. Así mismo, se incorpora la posibilidad de dosificar peróxi-
do de hidrógeno (H2O2) en una concentración molar 2:1 con el ozono.

• Desinfección y oxidación mediante luz ultravioleta con lámparas de media presión.

• Filtración sobre carbón activo en un lecho de 0,95 m de altura y velocidades de filtración de entre 8 y 12,7 m/h.

• Depósito de agua tratada y cloración final mediante cloro o dióxido de cloro.

La instalación se completa con 5 paneles multiparamétricos de análisis on-line así como medidores en continuo de
TOC y THM.

Como un objetivo adicional de este proyecto cabe destacar la concepción modular del mismo, de tal forma que sea
fácilmente desmontable y transportable a otras posibles localizaciones para continuar los estudios. Desde este pun-
to de vista se ha subdivido la planta en diferentes módulos de tamaño contenedor de 20 pies, transportables, con-
tando cada uno de ellos con conexiones rápidas para proceso, electricidad, instrumentación y control. Todas las
instalaciones se diseñan apoyadas sobre la estructura de cada módulo, de tal forma que se puede transportar en
conjunto. Además se completa con cuatro casetas prefabricadas de 20 pies que contienen las instalaciones anexas
necesarias para el funcionamiento de la planta en cualquier otro emplazamiento (almacenamiento y dosificación de
químicos, laboratorio, CCMs, control etc).

Figura 1. Modulo N.º1. Preozonización, preoxidaciones Figura 2. Modulo N.º2. Coagulación-floculación


y dosificación de carbón activo en polvo. y clarificación.

POTABILIZACIÓN DE LAS AGUAS DEL NERVIÓN EN LA ETAP DE VENTA ALTA. PRIMER PASO: PLANTA PILOTO DE ETXEBARRI

114
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Figura 3. Modulo N.º3. Filtración sobre arena. Figura 4. Modulo N.º4. Agua lavado de filtros
y bombeo a postozonización.

Figura 5. Modulo N.º5. Postozonización Figura 6. Modulo N.º6. Filtración sobre carbón activo
y desinfección UV. y cloración final.

Para la elaboración del modelo 3D se ha bajado a un nivel de detalle fuera de lo común en nuestro sector y el resul-
tado ha sido muy satisfactorio al minimizar los trabajos en obra, optimizar el plazo de construcción y ayudar a la
comprensión del proyecto por todos los agentes involucrados. El aspecto final de toda la instalación se muestra en
la siguiente fotografía.

Fotografía 8. Vista de la Planta Piloto terminada.

POTABILIZACIÓN DE LAS AGUAS DEL NERVIÓN EN LA ETAP DE VENTA ALTA. PRIMER PASO: PLANTA PILOTO DE ETXEBARRI

115
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

CONFIGURACIONES OPERACIONALES
La planta piloto de Etxebarri ofrece la posibilidad de adoptar múltiples configuraciones de operación. El siguiente
grafico muestra los posibles tratamientos en cada una de las etapas.

Figura 7. Listado de etapas de tratamiento y opciones de configuraciones.

Por otro lado las aguas del Río Nervión a su paso por la localidad de Etxebarri tienen, en base a los resultados ana-
líticos y a diferentes Índices de Calidad Químicos y Biológicos, y en relación al Real Decreto 1541/1994, una calidad
de agua calificada como del tipo A2/A3, lo cual implica que necesitaría un tratamiento intenso para su empleo como
fuente de agua a potabilizar.

La siguiente tabla muestra a modo de ejemplo algunos de los parámetros medidos en análisis previos en el punto
de toma, en relación con los niveles requeridos en el RD 140/2003.

Tabla 1: Analítica previa del rio Nervión en Bolueta.

Valor máximo % reducción mínimo


Compuesto Unidades R.D 140/2003
registrado a conseguir
Color mg/l 20 15 25,00
Amonio mg/l 0,509 0,5 1,77
1,2 Dicloroetano μg/l 4,63 3 35,21
Hierro μg/l 550 200 63,64
Manganeso μg/l 73 50 31,51
Níquel μg/l 75 20 73,33
Nitritos mg/l 0,389 0,1 7429
Oxidabilidad mg/l 12,31 5 59,38
Trihalometanos* μg/l 116,57 100 14,21
Bacterias aerobias a 22 ºC N.º Col/ml 1.000 100 90,00
Coliformes totales UFC/100 ml 30.000 0 100,00
Escherichia coli UFC/100 ml 1.700 0 100,00
Enterococos UFC/100 ml 1.273 0 100,00
Clostridium perfringens UFC/100 ml 982 0 100,00
Salmonella UFC/1.000 ml 0 0 100,00
* Los Trihalometnaos se analizan en las aguas del rio Nervión una vez sometidas a un tratamiento de cloración.

POTABILIZACIÓN DE LAS AGUAS DEL NERVIÓN EN LA ETAP DE VENTA ALTA. PRIMER PASO: PLANTA PILOTO DE ETXEBARRI

116
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Así mismo, durante los análisis previos al pilotaje se detectaron una serie de sustancias prioritarias por encima o
cercanos a los Niveles de Calidad Ambiental (NCA) recogidos en las listas de las diferentes regulaciones europeas,
así como en el RD 817/2015. La siguiente tabla muestra los parámetros detectados por encima de los NCA.

Tabla 2: Sustancias prioritarias detectadas.

Compuesto Unidades Valor Norma C.A.


Cadmio μg/l 0,086 0,09
Diurón μg/l 0,232 0,2
Fluoranteno μg/l 0,028 0,0063
Plomo μg/l 4,2 1,2
Níquel μg/l 26,16 4
Benzo(a) Pireno μg/l 0,007 0,00017
Benzo(b) Fluoranteno μg/l 0,011 0,017
Benzo(g,h,i) Perileno μg/l 0,007 0,0082
Heptacloro μg/l < 0,01 0,000002
Heptacloro Epóxido μg/l < 0,01 0,000002

Por todo ello y teniendo en cuenta el amplio abanico de posibilidades que ofrece la planta piloto de Etxebarri, se
plantea inicialmente un periodo de estudio de dos años de duración. El primer año se ha dividido en tres fases de 4
meses cada una, en las que se contrastarán las diferentes configuraciones (8 configuraciones) de proceso diseña-
das. Tras este período, se entrará en una segunda etapa de proyecto de otro año de duración en la que se estudia-
rán más a fondo y se optimizarán las configuraciones que mejores resultados hayan presentado en el primer año de
proyecto, así como otras pruebas complementarias relacionadas con el uso de reactivos para coagulación–flocula-
ción, mezclas de aguas de diferentes orígenes, etc.

Figura 16. Configuraciones a testear el primer año de operación.

PRIMEROS MESES DE OPERACIÓN


Durante los primeros tres meses de operación se ha puesto en marcha la instalación y se han ido probando las di-
ferentes alternativas tanto de pre-oxidación como de oxidaciones avanzadas.

El mayor reto al que a día de hoy nos hemos enfrentado es la gestión de la gran variabilidad de la calidad del agua
del río Nervión en función de las precipitaciones registradas. A modo de ejemplo se muestra en el siguiente gráfico

POTABILIZACIÓN DE LAS AGUAS DEL NERVIÓN EN LA ETAP DE VENTA ALTA. PRIMER PASO: PLANTA PILOTO DE ETXEBARRI

117
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

el efecto de la pluviosidad en el caudal del río. Éste ha pasado de valores de 1,3 m3/s a primeros de octubre a 35
m3/s el día 8 tras las primeras lluvias, para volver a bajar a niveles de 2,4 m3/s y finalmente alcanzar valores de 186
m3/s el día 29 de octubre. Estos cambios tan bruscos llevan aparejados arrastres de contaminantes, materia orgáni-
ca, nitrógeno amoniacal, turbidez, ... y presumiblemente otros productos tóxicos utilizados habitualmente en la agri-
cultura y ganadería como pesticidas, etc.

Gráfico 1. Registro de precipitaciones y caudal en el río Nervión.

El siguiente gráfico muestra el incremento registrado en la concentración de nitrógeno amoniacal en el río tras unas
fuertes lluvias registradas el día 9 de octubre.

Gráfico 2. Variaciones de Caudal y de Amonio en el río Nervión.

Similares perfiles se pueden obtener de otros parámetros como por ejemplo la turbidez, aunque como se aprecia en
el siguiente gráfico, en el caso de la turbidez, el río tarda más en recuperar los valores iniciales. El siguiente gráfico
muestra el caudal en el río vs la turbidez entre Octubre y Noviembre del 2018. Durante las lluvias de finales de Oc-
tubre se registró en la Planta Piloto valores de turbidez superiores a 300 NTUs.

POTABILIZACIÓN DE LAS AGUAS DEL NERVIÓN EN LA ETAP DE VENTA ALTA. PRIMER PASO: PLANTA PILOTO DE ETXEBARRI

118
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Gráfico 3. Variaciones de Caudal y de Turbidez en el río Nervión.

En cualquier caso y a pesar de estas fuertes fluctuaciones, la planta piloto ha sido capaz de gestionarlas adecuada-
mente y producir un efluente que cumple con garantías los objetivos de calidad marcados por el RD 140/2003.

En estos primeros meses de operación, y de entre todos los parámetros analizados de forma semanal, cabe desta-
car la presencia del bromuros, y sobre todo la gran variabilidad registrada en la concentración de este elemento, con
rangos de entre 60 y 550 µg/l. Es importante recordar que este compuesto es especialmente relevante en presencia
de ozono debido al riesgo de formación de bromatos BrO3. Los bromatos son sin duda compuestos de interés por
su toxicidad y por su capacidad de combinarse con trihalometanos (THM). Por todo ello el seguimiento de la concen-
tración de bromuros y bromatos supondrá una parte importante del estudio.

Respecto a la presencia de contaminantes emergentes y prioritarios, en estos primeros meses podemos concluir
que su presencia en el río Nervión es anecdótica, no apareciendo ninguno de ellos de forma recurrente en las ana-
líticas, sino de forma esporádica. No obstante se continuará con su análisis y seguimiento para poder tener un re-
gistro a lo largo de todo el año.

Durante el resto del proyecto se prestara especial atención también a la calidad del agua en relación con la propues-
ta de refundición de la Directiva 98/83 CE, modificada en 2003, 2009 y 2015. Esta propuesta establece niveles más
restrictivos para algunos parámetros (cromo, plomo...), e incorpora otros nuevos como los alteradores endocrinos
(B-estradiol, nonilfenol o bisfenol A) así como compuestos como los cloratos y cloritos, y nuevos parámetros micro-
biológicos como las bacterias coliformes, recuento heterotrófico en placas a 22 ºC o colifagos somáticos.

CONCLUSIÓN
El CABB es responsable del abastecimiento de agua potable del 91,3% de la población de Bizkaia. La mayor parte
del agua potabilizada proviene de los embalses de la cuenca del Zadorra en Alava. Considerando el contexto histó-
rico y geográfico surge la oportunidad de implementar un plan de emergencia o suministro alternativo. Este plan
pasa por la potabilización del agua del rio Nervión el cual ha mejorado enormemente en las últimas décadas gracias
al Plan Integral de Saneamiento del Bilbao Metropolitano. No obstante, y como paso previo, el CABB se planteó la
necesidad de asegurar a través de un estudio en planta piloto que las aguas del río Nervión pueden ser tratadas en
la ETAP de Venta Alta con total garantía normativa y organoléptica. Para ello confió en Cadagua para diseñar, cons-
truir y operar una planta piloto que incorpora no solo las actuales tecnologías disponibles en la ETAP de Venta Alta,
sino que se complementa con un gran número de tecnologías disponibles susceptibles de ser implementadas si
fuera necesario en la propia ETAP. Tras los primeros 3 meses de operación se ha evidenciado la gran variabilidad
de algunos parámetros como la turbidez, nitrógeno amoniacal o materia orgánica en función del régimen de lluvias.
La planta piloto ha sido capaz de adaptarse a estas fluctuaciones manteniendo un efluente acorde a las exigencias

POTABILIZACIÓN DE LAS AGUAS DEL NERVIÓN EN LA ETAP DE VENTA ALTA. PRIMER PASO: PLANTA PILOTO DE ETXEBARRI

119
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

del RD 140/2003. En el relativamente corto periodo de tiempo que llevamos operando la planta también han surgido
otros elementos de interés que serán motivo de seguimiento detallado a lo largo del periodo de ensayos, como son
las puntualmente altas concentraciones de bromuros o la generación de trihalometanos.

RECONOCIMIENTOS
Nuestro reconocimiento a todo el equipo del CABB involucrado en este ambicioso proyecto y cuyo criterio y conoci-
miento está siendo imprescindible para llevarlo a buen puerto (Santos Paunero, Luis María Hernando, Maite Caba-
ñas y Mikel Bartolomé), al equipo de I+D+i de Cadagua responsable del seguimiento diario de la planta piloto (Patri-
cia Maeso y Jose María Suescun), al equipo de Gaiker formado por Ana Urkiaga y Javier Etxebarria cuya asesoría
técnica y colaboración diaria resulta vital, y finalmente al equipo colaborador de la Universidad de Granada (Miguel
Angel Gomez).

CONTACTO
Javier Arrieta Morales
Cadagua
Gran Via 45 – 8.ª, Bilbao
620 88 90 48
jam@cadagua.es

POTABILIZACIÓN DE LAS AGUAS DEL NERVIÓN EN LA ETAP DE VENTA ALTA. PRIMER PASO: PLANTA PILOTO DE ETXEBARRI

120
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

AVANCES DE LA MICROBIOLOGÍA CLÍNICA


A LA MICROBIOLOGÍA AMBIENTAL
Galofré Porcar, Belén – Aigües de Barcelona
Fernández Alba, Sonia – CETAQUA
Paraira Faus, Miquel – Aigües de Barcelona

SUMARIO
Los avances en el campo de la detección e identificación de microorganismos están muy desarrollados en el campo
de la Microbiología Clínica. El nivel de criticidad que exige una rápida resolución a nivel clínico de una situación de
rutina, frente al que pueda suponer una rápida detección a nivel ambiental, puede explicar por qué la tecnología
avanza más rápidamente en el ámbito clínico.

Si hablamos de identificación de microorganismos, hoy en día a nivel hospitalario, a partir de un cultivo en placa y
con un simple procedimiento que puede llevar como máximo 10 minutos de trabajo, puede identificarse un microor-
ganismo mediante la tecnología matrix-assisted laser desorption/ionization time-of-flight mass spectrometry (MAL-
DI-TOF MS), siempre y cuando se disponga de una base de datos adecuada. Estas bases de datos ya son de uso
comercial en el campo clínico, pero todavía no están disponibles a nivel comercial en el sector ambiental.

Si hablamos de detección de microorganismos, de nuevo en el Laboratorio de Microbiología del hospital se pueden


encontrar fácilmente sistemas rápidos o muy rápidos de screening de patógenos. Estos equipos sólo requieren de
una muestra con una gran concentración de un microorganismo patógeno para que éste pueda ser detectado fácil-
mente. El tipo de muestra que se requiere (muestra altamente concentrada de microorganismo patógeno) es una
muestra típica en el ámbito clínico pero, de nuevo, no es habitual en el campo del análisis ambiental.

Los últimos proyectos de I+D en los que ha participado el Laboratorio de Aguas de Barcelona -AQUAVALENS a nivel
europeo (FP7), DRINKING WATER LIBRARY a nivel nacional (Convocatoria Retos-Colaboración 2015) y FEPS1305
(proyecto interno de Suez)-, han permitido dar un paso adelante en el camino para la resolución de las dos dificulta-
des anteriormente citadas, con el objetivo de poder implementar los últimos avances tecnológicos surgidos del
mundo clínico al ámbito de la Microbiología Ambiental.

PALABRAS CLAVE
Agua de consumo, concentración de microorganismos, identificación MALDI-TOF MS, rápida detección de patóge-
nos, FilmArray®, Rexeed™.

INTRODUCCIÓN
En la presente ponencia se presentan los principales logros conseguidos en estos proyectos (identificación rápida y
simultánea de patógenos mediante la tecnología FilmArray® y desarrollo de una base de datos ambiental para la
identificación rápida de microorganismos aislados en agua mediante la tecnología MALDI-TOF MS) y cómo los la-
boratorios de nuestro sector se podrán beneficiar de estos avances surgidos en el mundo clínico, aportando mucho
más potencial al trabajo “clásico” del Laboratorio de Microbiología de Aguas.

AVANCES DE LA MICROBIOLOGÍA CLÍNICA A LA MICROBIOLOGÍA AMBIENTAL

121
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Proyecto DRINKING WATER LIBRARY

Convocatoria Retos-Colaboración 2015 (RTC-2015-4496-2): Desarrollo de una biblioteca de perfiles MALDI-TOF


MS para la identificación de cepas bacterianas presentes en aguas de consumo (DRINKING WATER LIBRARY).

El porqué del proyecto:

Más allá de los grupos de microorganismos exigidos en la actual legislación de aguas de consumo (RD140/2003) y
de aguas preparadas envasadas para el consumo humano (RD1799/2010), no se puede negar la existencia de una
flora bacteriana autóctona de cada manantial, envasadora, cuenca hidrográfica, etapa de tratamiento o red de dis-
tribución que, lejos de representar un peligro para la salud humana, tienen un papel importante en la configuración
final de la calidad del agua en cada uno de esos ámbitos.

Si bien la composición físico-química del agua resulta fácilmente medible, esto no ha sido siempre así desde el pun-
to de vista biológico; no obstante, actualmente existen técnicas que nos permiten empezar a construir ese conoci-
miento de la calidad del agua por lo que a nivel microbiológico se refiere, más allá de los parámetros indicadores
clásicos de contaminación fecal.

En el año 2008 apareció en el mercado el sistema MALDI Biotyper, técnica que permite la identificación y clasifica-
ción de microorganismos basada en el perfil de espectros de masas MALDI-TOF MS en un tiempo de entre 10-30
minutos de trabajo y a un coste inferior a 3 euros (sin contar la amortización del equipo): esta técnica representó un
avance en cuanto a tiempo y precio se refiere con respecto a las identificaciones por cultivo, y un avance también
en cuanto al expertise requerido frente a técnicas de identificación basadas en biología molecular (extracción DNA,
Polymerase Chain Reaction (PCR) del gen del 16S rRNA, secuenciación y análisis bioinformático), manteniendo
una alta robustez y exactitud en la identificación.

En un inicio, la base de datos a desarrollar por la casa comercial era evidentemente la que el mercado reclamaba
en primer lugar: una base de datos de ámbito clínico para que el microbiólogo del hospital pudiera resolver identifi-
caciones de manera rápida, segura y a bajo coste.

Con la técnica disponible, y desde nuestro punto de vista, únicamente faltaba el desarrollo de una base de datos de
microorganismos aislados en aguas para poder empezar, de una manera rápida, fácil y de bajo coste, a construir
conocimiento de toda la fracción bacteriana cultivable de muestras de aguas.

Descripción del consorcio:

Con el claro objetivo de desarrollar una biblioteca de perfiles MALDI-TOF MS para la identificación de cepas bacte-
rianas presentes en aguas de consumo, se generó el consorcio formado por:

• Aigües de Barcelona (AB) – Centro Tecnológico del Agua (CETAQUA).

• Fundació Bosch i Gimpera – Universitat de Barcelona (FBG-UB).

• Colección Española de Cultivos Tipo - Universidad de Valencia (CECT-UV).

El proyecto fue aceptado con el código (RTC-2015-4496-2) y se ha desarrollado en los tres años de la convocatoria
(2015-2018).

Objetivo del proyecto:

Creación de una base de datos de perfiles MALDI-TOF MS de bacterias de aguas de consumo (redes de distribu-
ción, ETAPs, aguas embotelladas y de manantial).

Desarrollo del proyecto:

El proyecto se llevó a cabo en 2 etapas claramente diferenciadas:

AVANCES DE LA MICROBIOLOGÍA CLÍNICA A LA MICROBIOLOGÍA AMBIENTAL

122
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Etapa 1:

A partir de la totalidad de la colección de cepas bacterianas de referencia depositadas en la CECT, esta institución
seleccionó aquellas cepas que tenían un origen acuático. Como se indica en la Figura 1, estas cepas se regenera-
ron, se crearon sus perfiles Main Spectrum Profile (MSP) para MALDI-TOF MS y se incorporaron un total de 199
cepas de referencia a la base de datos, que se denominó Drinking Water Library (DWL).

Figura 1. Esquema de selección, creación e incorporación de cepas de referencia bacterianas a la DWL.

Por otra parte, en esta primera etapa el resto de socios, AB-CETAQUA y FBG-UB, obtuvieron aislados bacterianos
procedentes de cultivos de colonias a partir de muestras de agua de diferentes orígenes: río, Estación de Tratamien-
to de Agua Potable (ETAP), red de distribución, aguas embotelladas y de manantial. Estos aislados ambientales se
procesaron por MALDI-TOF MS, y después del análisis las colonias podían resultar identificadas o no identificadas
mediante la base de datos comercial. El objetivo del proyecto eran los aislados no identificados con esta base de
datos. Después de un estudio de los perfiles de interés se seleccionaron los aislados a enviar a identificar a la CECT,
llevando a cabo un agrupamiento de los aislados no identificados mediante análisis de dendrogramas (formando
agrupaciones o clústers) y enviando aquellos representantes de clúster o singles de interés para el proyecto. Estos
aislados se conservaron en solución de glicerol a -60ºC. En la Tabla 1 se muestra un resumen de todos los aislados
bacterianos que se procesaron durante el proyecto en función de los distintos orígenes. Se muestrearon un total de
77 matrices: 2 de manantiales, 12 de aguas embotelladas, 50 de red distribución (que pertenecían a 42 municipios
diferentes) y 13 de ETAP. Se analizaron un total de 209 muestras, 2 de manantiales, 30 de aguas embotelladas, 109
de red de distribución y 68 de ETAP. Y, finalmente, se analizaron un total de 3809 colonias, perteneciendo 356 a
manantiales, 1926 a aguas embotelladas, 1085 a red de distribución y 442 a ETAP.

Tabla 1. Matrices, muestras y colonias analizadas de los diferentes orígenes de los aislados bacterianos.

Etapa 2:

Los aislados de interés conservados en glicerol se recuperaron en medio de cultivo y fueron enviados a la CECT
para su depósito y posterior identificación mediante análisis de las secuencias del gen 16S rRNA y caracterización
fenotípica por Gas Chromatography Fatty Acid Methyl Esters (GC FAME). Una vez identificados los aislados bacte-
rianos, se crearon sus MSP para MALDI-TOF MS, y por último se incorporaron a la base de datos DWL.

Resultados:

1) Creación de la base de datos Drinking Water Library (DWL): como se indica en la Figura 2, la base de
datos DWL está compuesta por 320 MSP, de los cuales 199 corresponden a cepas bacterianas de referencia
de la CECT y 121 a aislados bacterianos.

AVANCES DE LA MICROBIOLOGÍA CLÍNICA A LA MICROBIOLOGÍA AMBIENTAL

123
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Figura 2. Base de datos DWL.

En la Figura 3 se muestra el origen de los de los 121 aislados bacterianos: 45 aislados proceden de red de
distribución, 35 de aguas embotelladas, 29 de aguas de proceso y 12 de manatiales.

Figura 3. Origen de los MSP de los aislados incorporados a la DWL.

2) Mejora de la base de datos DWL a la identificación de aislados bacterianos de aguas de consumo


con MALDI-TOF MS: en la Figura 4 se observa que, usando la base de datos comercial de Bruker, el porcen-
taje de identificación a nivel de especie era de un 29% y, tras el desarrollo de la DWL, se pasó a tener un 76%
de aislados bacterianos identificados.

Figura 4. Mejora de la base de datos DWL a la identificación de aislados con MALDI-TOF MS.

3) Creación de un servicio de identificación de aislados ambientales mediante MALDI-TOF MS (AB, FBG-UB,


CECT-UV).

4) Estudio de biodiversidad bacteriana realizada exclusivamente con los aislados bacterianos de aguas em-
botelladas y de manantiales.

AVANCES DE LA MICROBIOLOGÍA CLÍNICA A LA MICROBIOLOGÍA AMBIENTAL

124
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

5) Listado de géneros bacterianos aislados de aguas de consumo. Un total de 98 géneros componen la base
de datos DWL, de los cuales 53 ya estaban presentes en la base de datos comercial de Bruker y 45 géneros
son nuevos, no presentes anteriormente, habiendo sido aportados durante el proyecto.

6) Se considera que unos 69 aislados pueden corresponder a posibles nuevos taxones, siendo 68 cepas can-
didatas a nueva especie y una cepa candidata a nuevo género.

Conclusiones:

• MALDI-TOF MS es una técnica rápida, de bajo coste y de fácil realización para la identificación de bacterias.

• La identificación de cepas ambientales requiere de una base de datos previamente creada para ello.

• Es una técnica útil para realizar el estudio de biodiversidad de bacterias cultivables.

• Se ha desarrollado la primera biblioteca nacional creada exclusivamente a partir de bacterias aisla-


das en aguas de consumo para MALDI-TOF MS, constituyendo ello un primer paso para una aproxima-
ción al conocimiento de la Microbiología de bacterias cultivables más allá de la legislación.

Proyecto REXFILM

Contexto:

El proyecto RexFilm es un proyecto interno de Aigües de Barcelona, desarrollado conjuntamente con CETAQUA
dentro del marco del proyecto europeo AQUAVALENS, y que integra también tecnología validada en un proyecto
interno (R+i Alliance) del grupo Suez, de nombre FEPS1305PH3.

• Aquavalens.

El Laboratorio de Aigües de Barcelona participó en el proyecto europeo AQUAVALENS (http://aquavalens.


org/), el objetivo del cual era mejorar las técnicas de detección de microorganismos patógenos en aguas de
consumo y aguas destinadas a preparación de alimentos, con el propósito de disminuir el número de brotes
infecciosos relacionados con el agua y los alimentos.

En este proyecto, Aigües de Barcelona y CETAQUA participaron en el Work Package 10 como empresa sumi-
nistradora de un gran abastecimiento de agua. En este WP debían testearse a escala real las técnicas de
concentración y detección que se habían desarrollado en fases anteriores. Se definió un extenso plan de mues-
treo (11 meses), que incluía: muestreos de la ETAP, de la red de distribución, así como muestreos en casos de
situaciones de alerta o intrusismos, o en situaciones de alteración operacional o limpiezas de depósitos.

Uno de los principales resultados del proyecto fue la validación del filtro comercial Rexeed™, un filtro concen-
trador de microorganismos, con el cual se pueden muestrear entre 10 y 1000 litros de agua de red. Este filtro
retiene los principales grupos de microorganismos: bacterias, virus y protozoos. A partir del eluado del filtro de
unos 500ml aproximadamente, se realizaba una segunda concentración, utilizando el dispositivo Centricon® 70
plus, de filtración centrífuga, para pasar a un volumen final de 2-3ml. A partir de este concentrado, se testearon
diferentes kits de PCR (polimerase chain reaction) y FISH (fluorescence in situ hibridation) que se habían vali-
dado en las fases previas del proyecto (resultados publicados en la revista técnico-científica TecnoAqua).

• FEPS1305PH3, R+i Alliance.

Previamente, desde el Laboratorio de Aigües de Barcelona, conjuntamente con CETAQUA, se participó en un


proyecto interno del grupo Suez en el que se validó un equipo comercial denominado FimlArray®, que se emplea
en el ámbito clínico para la multidetección rápida (presencia/ausencia) de microorganismos patógenos de inte-
rés clínico, utilizando técnicas moleculares (PCR). El sistema funciona con diferentes paneles en función de los
microorganismos de interés, y en el caso del proyecto FEPS1305PH3 se trabajó con el panel de detección de
patógenos gastrointestinales, que permite la detección en una hora de los tres grupos principales de microorga-
nismos (virus bacterias y protozoos) más presentes en situaciones críticas gastrointestinales. Este sistema
usado en clínica se basa en el hecho que la muestra que va a analizarse (heces) contiene una elevada carga de
microorganismo/s que están causando una gastroenteritis severa o de difícil diagnóstico. En ese proyecto inter-
no se validó el uso de la tecnología en el campo ambiental y para un volumen máximo de 5 litros de agua.

AVANCES DE LA MICROBIOLOGÍA CLÍNICA A LA MICROBIOLOGÍA AMBIENTAL

125
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Como se indica en la Figura 5, este trabajo con el equipo FimlArray®, y el trabajo previo con el filtro del proyecto
AQUAVALENS, que también permitía concentrar los tres grupos de microorganismos, hicieron pensar en la posibili-
dad de unir ambos procesos, lo que constituyó propiamente el proyecto conocido como RexFilm.

Figura 5. Esquema origen del proyecto RexFilm.

Consorcio:

Proyecto interno de Aigües de Barcelona, desarrollado con el centro tecnológico CETAQUA.

Desarrollo del proyecto:

Se llevó a cabo coincidiendo con el proyecto europeo AQUAVALENS, durante el periodo enero-junio 2017. Los ob-
jetivos principales fueron dos:

• Estimar los límites de detección del equipo FilmArray® para los distintos microorganismos analizados con el
tándem Rexeed™- Centricon® +FilmArray®

• Evaluar el potencial del sistema Rexeed™- Centricon® como método de concentración de muestras para el
analizador FilmArray® en diferentes matrices de agua (agua regenerada, de ETAP y de redes de distribución)
analizando muestras a escala real. Un porcentaje importante de las muestras del plan analítico AQUAVALENS
se pasaron también por el equipo FimlArray® y se obtuvo un mapa de resultados de muestras de diferentes
orígenes.

Resultados:

1) Límites de detección del tándem Rexeed™-Centricon®+FilmArray® en agua de distribución dopada:

Los resultados presentados a continuación se obtuvieron dopando muestras de la red de distribución en la Platafor-
ma de Sensores de Aigües de Barcelona, como se muestra en la Figura 6, los dopajes de virus, bacterias y proto-
zoos se realizaron en volúmenes de 100L de agua y con una n=4 en el caso de virus, n=3 para bacterias y un n=2
en el caso de protozoos.

AVANCES DE LA MICROBIOLOGÍA CLÍNICA A LA MICROBIOLOGÍA AMBIENTAL

126
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Figura 6. Izda: Diseño experimental en Plataforma Sensores Collblanc. Dcha: Dopaje de muestras de distribución.

Como se puede observar en la Tabla 2, los límites de detección obtenidos en el diseño experimental fueron 104-105
cg/L para virus, 1-50 UFC/L en el caso de bacterias y 0.5-1 (oo)q/L en el caso de protozoos.

Tabla 2. Límites de detección Rexeed™+FilmArray®.

2) Mapa de resultados: el uso del equipo FilmArray®, después de una concentración de agua mediante el
sistema Rexeed™-Centricon®, permitió evaluar de manera cualitativa la calidad de las diferentes matrices
analizadas (ETAP, red de distribución y agua regenerada). En la Tabla 3 se puede observar el número de
positivos por patógeno en cada matriz considerando todas las campañas llevadas a cabo, así como el porcen-
taje de positividad para cada matriz. Con este mapa de resultados puede compararse la calidad de las aguas
de diferentes ERAs, así como la evolución de la calidad del agua a través de las etapas de tratamiento de una
ETAP: en este último caso, se puede observar como disminuye el porcentaje de positividad desde un 40% en
agua de río de entrada a ETAP, hasta un 0% en la etapa final del tratamiento, manteniéndose este porcentaje
de 0% a lo largo de la red de distribución.

Tabla 3. Resultados análisis muestras proyecto RexFilm.

AVANCES DE LA MICROBIOLOGÍA CLÍNICA A LA MICROBIOLOGÍA AMBIENTAL

127
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

El tiempo necesario para realizar estos ensayos está alrededor de 5 horas desde que el filtro Rexeed™ con la mues-
tra ya filtrada llega al laboratorio.

Conclusiones:

Referente a los límites de detección estimados:

• Los valores para bacteria y protozoos son muy buenos.

• En el caso de los virus, son un poco más elevados.

Por otra parte, el mapa de resultados permite confirmar el uso del tándem Rexeed™- Centricon®+FilmArray®, como
una técnica:

• Apta para la detección de patógenos en aguas, ampliando el espectro de microorganismos más allá de los
indicadores de contaminación fecal.

• Permite hacer un seguimiento de la calidad del agua en todo su ciclo integral.

• Permite dar una respuesta rápida (5 horas desde que la muestra llega al laboratorio). Esta rapidez puede ser
muy útil en situaciones de intrusismo en depósitos u otras instalaciones de la red de distribución (incluidos
casos de bioterrorismo), así como hacer controles extraordinarios en operaciones de mantenimiento si se
considera necesario.

CONCLUSIONES FINALES
Como se ha visto, la aplicación de técnicas de detección e identificación típicas del sector clínico son trasladables al
sector ambiental, permitiendo aportar nuevas herramientas rápidas y potentes de identificación de microorganismos
que hasta la fecha no se analizaban de manera sistemática en los laboratorios de aguas (y medioambientales en
general). Esto permite ampliar mucho el conocimiento de la Microbiología de las Aguas y por tanto mejorar su segu-
ridad.

En este sentido, el trabajo en entornos colaborativos (proyectos nacionales o internacionales), en los que interven-
gan empresas, centros de investigación y universidades, y en el que queden claramente definidos las necesidades
y objetivos, resulta una buena manera de abordar este hito.

Como resultado de los proyectos presentados, se ha desarrollado primera librería a nivel nacional creada exclusiva-
mente a partir de bacterias aisladas en aguas de consumo para una identificación rápida y sencilla mediante la
tecnología MALDI-TOF MS, y se ha validado el acoplamiento del sistema de filtración-concentración Rexeed™-Cen-
tricon® con el equipo FilmArray® para la detección rápida simultánea de los principales microorganismos causantes
de brotes gastrointestinales. Éstas son por tanto tecnologías que ya están a disposición del sector.

RECONOCIMIENTOS

- Convocatoria Retos-Colaboración 2015: 

- Proyecto Europeo AQUAVALENS: 

Protecting the health of Europeans by improving methods for the detection of pathogens in drinking water and water used in
food preparation (EU grant number 311846 www.aquavalens.org)

- Proyecto interno SUEZ: 

AVANCES DE LA MICROBIOLOGÍA CLÍNICA A LA MICROBIOLOGÍA AMBIENTAL

128
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

CONTACTO
Belén Galofré
Aigües de Barcelona
Calle General Batet 5-7,08028 BARCELONA
93 342 26 56
bgalofré@aiguesdebarcelona.cat

AVANCES DE LA MICROBIOLOGÍA CLÍNICA A LA MICROBIOLOGÍA AMBIENTAL

129
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

CARACTERIZACIÓN DE LA MATERIA ORGÁNICA


PARA OPTIMIZAR TRATAMIENTO DE AGUAS
DE CONSUMO. EXPERIENCIA EN ETAP VALMAYOR
Arozamena Ramos, Eduardo – Canal de Isabel II, S.A.
Alonso Álvarez, Jaime – Canal de Isabel II, S.A.
López Fernández, Leticia – Acciona Agua

SUMARIO
El empleo de varias técnicas de caracterización de materia orgánica (MO) ha permitido optimizar el tratamiento en
la ETAP de Valmayor, especialmente cuando el agua bruta presenta una mayor concentración de materia orgáni-
ca. Las técnicas clásicas de caracterización (medida de carbono orgánico total-COT, espectrofotometría ultraviole-
ta-UVA) pueden combinarse con otras técnicas más avanzadas (espectrometría de fluorescencia, fraccionamiento
de materia orgánica LC-OCD-OND), para optimizar los tratamientos de oxidación, separación sólido-líquido, desin-
fección y adsorción. Las ventajas son:

1. Reducción significativa de los precursores de subproductos halogenados y nitrogenados mediante proce-


sos de separación sólido-líquido y de oxidación, especialmente mediante ozono (vía molecular), controlados
por indicadores de eliminación de MO.

2. Optimización de la dosificación de coagulantes mediante el estudio del comportamiento de la fracción hú-


mica y de la absorbancia específica SUVA asociada a dicha fracción.

3. Reducción de los compuestos oxidables mediante ozono por la vía molecular (p.ej. metabolitos de algas
con kO3> 100 M-1·s-1) mediante la vigilancia del espectro de fluorescencia, evitando la formación de com-
puestos fácilmente biodegradables que induzcan el recrecimiento de microorganismos en la red.

4. Detección de compuestos demandantes de monocloramina mediante los espectros de absorción en el ul-


travioleta asociados a ciertas fracciones de materia orgánica

PALABRAS CLAVE
Materia Orgánica, Fluorescencia, Fraccionamiento de materia orgánica, Subproductos, Caracterización de materia
orgánica.

INTRODUCCIÓN
La materia orgánica es una mezcla de compuestos muy heterogénea, cuya retención es necesaria en cualquiera de
las fases de tratamiento por las siguientes razones:

• Interferencia con los procesos de oxidación, adsorción y desinfección, empeorando su eficacia y agotando
prematuramente el carbón activo en grano.

• Generación de subproductos de desinfección, especialmente halogenados.

CARACTERIZACIÓN DE LA MATERIA ORGÁNICA PARA OPTIMIZAR TRATAMIENTO DE AGUAS DE CONSUMO. EXPERIENCIA EN ETAP VALMAYOR

130
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

• Promoción de recrecimientos microbiológicos en la red de abastecimiento, si la materia orgánica es fácil-


mente asimilable.

• Empeoramiento de la calidad organoléptica del agua.

La caracterización de todas las moléculas orgánicas no es posible ni práctica. Por ello, la materia orgánica suele
caracterizarse en grupos de compuestos que comparten propiedades fisicoquímicas. Los parámetros globales tra-
dicionales (COT, UVA254, SUVA) se complementan con caracterizaciones agrupando por el tamaño de las molécu-
las o las propiedades ópticas de los compuestos (absorbancia, fluorescencia).

Anteriormente se ha demostrado (Cáceres-2017) que es posible modelizar el tratamiento de las aguas de Valmayor
mediante un análisis estocástico de ciertos parámetros de calidad del agua bruta, anticipando las dosis de reactivos.
Complementariamente, puede conseguirse un control adicional de los efectos del tratamiento sobre la calidad del
agua mediante estas técnicas.

TÉCNICAS DE FRACCIONAMIENTO Y CARACTERIZACIÓN DE MATERIA


ORGÁNICA
Se describen a continuación las técnicas de caracterización empleadas en este estudio.

Medida Carbono Orgánico Total y Absorbancia En Ultravioleta

Carbono orgánico total (COT). Esta medida clásica es un indicador, entre otros, del potencial de formación de ciertos
subproductos como trihalometanos (THM). Es sencilla, fiable y requiere una preparación mínima (por ejemplo, con
filtros de polietersulfona hidrófila de 0,45 μm).

En EE. UU., la eliminación de COT está legislada para garantizar el cumplimiento de la norma de subproductos,
considerando la coagulación como mejor técnica de tratamiento para este fin. Para las características de las aguas
de Valmayor, la retención de COT debiera ser un 45%, habiéndose superado holgadamente este porcentaje. Esta
medida es la principal variable de control, en detrimento de la turbidez en los ensayos de jarras o jar-test realizados
en la ETAP de Valmayor para escoger la dosificación adecuada de coagulante y floculante.

Absorbancia a 254 nm (UVA254). Es un parámetro correlacionado con compuestos orgánicos de elevado peso mole-
cular, aromáticos y fácilmente coagulables, tales como las sustancias húmicas y fúlvicas. Se ha propuesto la ratio
UVA254/DOC (SUVA) como indicador del porcentaje de materia orgánica retenida a efectos de evitar la formación de
THM (Archer, 2006). Las aguas de Valmayor requerirían, según este criterio, un 40%, habiéndose superado holga-
damente este requisito.

Matriz de excitación-emisión. Espectro de fluorescencia

Los espectros de fluorescencia de excitación/emisión (EEM) dan información cualitativa sobre la naturaleza de la
materia orgánica natural existente en el agua. Dichos espectros representan agrupaciones de compuestos según la
ubicación de los picos de respuesta de emisión fluorescente ante una luz excitante (normalmente en el rango ultra-
violeta), dentro de un diagrama tridimensional de excitación/emisión. El origen de la materia orgánica puede cono-
cerse por la ubicación de estos picos de respuesta. Este método es rápido, con elevada sensibilidad y relativamen-
te económico.

La medida de la respuesta dada por el equipo en los espectros de fluorescencia puede cuantificarse mediante la inte-
gración del volumen de la señal de respuesta del espectrofluorómetro, en las longitudes de onda de excitación y emi-
sión de referencia. Integrando en un rango determinado, se obtiene una medida del volumen, definido como unidades
arbitrarias de fluorescencia. El procedimiento de medida supone normalizar la temperatura del agua, sustrayendo el
espectro de un agua Milli-Q, para eliminar las bandas de dispersión Raman y corrigiendo el efecto de filtro interno, si
la absorbancia y el carbono orgánico disuelto superan ciertos valores límite. Aunque ciertos autores proponen límites
estrictos UVA254 < 5 m–1 y DOC < 1 mg/L, otros autores (Li-2016) proponen valores límite más elevados, dependiendo
del empleo de un patrón Suwannee River NOM, 2R101N -International Humic Substances Society (IHSS, Minnesota,
USA), que permite detectar si el efecto de filtro interno es significativo, así como para verificar la reproducibilidad de los
ensayos.

CARACTERIZACIÓN DE LA MATERIA ORGÁNICA PARA OPTIMIZAR TRATAMIENTO DE AGUAS DE CONSUMO. EXPERIENCIA EN ETAP VALMAYOR

131
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

El análisis de estas matrices de excitación/emisión puede modelizarse mediante un modelo matemático PARAFAC,
que desagrega la señal del espectro de excitación/emisión en 3-7 componentes mayoritarios, permitiendo identificar
estructuras orgánicas similares. No obstante, la información adicional que aportan estos complejos modelos mate-
máticos no supone un avance significativo sobre el manejo de los datos agregados, a efectos de la inmediatez ne-
cesaria en la operación de la ETAP.

La medida de la fluorescencia aporta información sobre el origen y la naturaleza de la materia orgánica presente en
el agua bruta y también se ha correlacionado con ciertos compuestos presentes en el agua. Su eliminación es un
indicador de la eficacia de la oxidación de dichos compuestos (Gerrity-2012, Li-2016, Baghoth-2011).

Fraccionamiento de materia orgánica

La Cromatografía Líquida-Detección de carbono orgánico (LC-OCD/OND/UVD) basa la separación en la cromato-


grafía de exclusión por tamaños (SEC) seguida de multidetección del carbono orgánico (OCD), absorbancia de ul-
travioleta (UVD) y nitrógeno orgánico (OND).

El ensayo mide las distintas fracciones de materia orgánica, estudiándose sus implicaciones desde el punto de
vista del tratamiento. La evolución a través de la planta de dos de las fracciones más relevantes de materia orgá-
nica puede observarse en las figuras 3-A y 3-B. Las fracciones estudiadas son sustancias húmicas, building bloc-
ks, biopolímeros y compuestos orgánicos de pequeño peso molecular (ácidos y neutros). Del mismo modo, se
estudia la absorbancia específica de las sustancias húmicas y el contenido en proteínas de los biopolímeros
(Huber-2010).

VIGILANCIA DE LOS PROCESOS DE TRATAMIENTO DE AGUA DE CONSUMO


HUMANO
Caracterización del agua bruta

Las características de la materia orgánica del agua del embalse de Valmayor pueden resumirse en:

• Agua superficial con moderada concentración de carbono orgánico disuelto (COD) y alta concentración de
biopolímeros.

• Los biopolímeros tienen bajo contenido de aminoácidos (15-25%) y son probablemente producidos a partir
de algas y bacterias, en procesos fotosintéticos.

• Los compuestos húmicos son una mezcla de ácidos húmicos acuagénicos y pedógenicos fúlvicos (FA), típi-
cos de los grandes ríos con cierto impacto antropogénico. En los diagramas HS se ha observado que los

compuestos húmicos tienen un peso molecular medio Mn = 604 ± 14 g/mol y una aromaticidad de 2,75 ± 0,42
L/(mg·m), que es un valor propio de los ríos europeos continentales (Tabla 1 Fig 1-A).

Tabla 1.- Caracterización de sustancias húmicas del agua bruta de Valmayor y de ríos europeos.

Aromaticidad
Mn (g/mol)
[L/(mg × n)]
VALMAYOR 604 ± 14 2,75 ± 0,42
Rin 675 2,2
Ems 673 2,5
Meno 590 2,6
Sena 580 2,0

CARACTERIZACIÓN DE LA MATERIA ORGÁNICA PARA OPTIMIZAR TRATAMIENTO DE AGUAS DE CONSUMO. EXPERIENCIA EN ETAP VALMAYOR

132
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Figura 1 A. Diagrama HS de caracterización de sustancias húmicas del agua bruta en ETAP Valmayor y en varios ríos euro-
peos. A: agua bruta de la ETAP de Valmayor. B y C agua filtrada por arena y al agua tratada respectivamente. Se observa que
descienden tanto la aromaticidad como el peso molecular de las sustancias húmicas. Fig. 1-B.- Espectro de fluorescencia de
excitación/emisión EEM típico del agua bruta de ETAP Valmayor, marcando fluoróforos.

El estudio de la fluorescencia muestra que existen dos grupos de fluoróforos (Fig. 1-B), agrupados en zonas de
respuesta con longitudes de onda de excitación/emisión (Henderson-2009):

• λexc/emi = 300/425 nm: zonas C1 (fulvioides) y C2 (humioides). Asociados a actividad biológica de fotosíntesis,
generando sustancias semejantes a los ácidos húmicos y fúlvicos.

• λexc/emi = 225/350 nm: zona T2 (triptofanoide). Aminoácidos asociados al origen antropogénico de la MO pre-
sente en el agua y a su degradación por microorganismos.

Control de la separación sólido-líquido

La eliminación de COT en la ETAP de Valmayor supera el 48% y la reducción de la ratio UVA254/DOC (SUVA) su-
pera el 50%, (Fig. 2-A y B), que unido a la elevada retención de las moléculas de mayor tamaño (sustancias húmicas
y biopolímeros especialmente aromáticos), permite calificar el proceso de separación sólido-líquido como muy efi-
ciente. Los compuestos húmicos se han eliminado entre un 48 y un 66% y los biopolímeros entre un 52 y un 83%.
Estos parámetros se comportan como excelentes subrogados de la cantidad de materia orgánica que puede rete-
nerse mediante coagulación, mostrando que una reducción adicional de carbono orgánico disuelto por este proceso
no es posible o económicamente eficiente. La filtración apenas tiene impacto en el carbono orgánico disuelto, fun-
cionando como un tamiz mecánico de eliminación de flóculos no decantados. La retención de sustancias húmicas y
biopolímeros se adoptó como parámetro indicador de la eficacia de la separación sólido-líquido, con un valor guía
de un 50%. Los datos estadísticos de la evolución de estos parámetros pueden consultarse en las Fig. 3_A y B.

Figura 2 A y B. Datos estadísticos de absorbancia UVA254 y carbono orgánico en agua bruta, preoxidada, decantada, filtrada
sobre arena y filtrada sobre carbón activo. Las barras representan la mediana, la media, los cuartiles y el percentil 5% y 95%.

CARACTERIZACIÓN DE LA MATERIA ORGÁNICA PARA OPTIMIZAR TRATAMIENTO DE AGUAS DE CONSUMO. EXPERIENCIA EN ETAP VALMAYOR

133
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

El empleo de subrogados (COT y UVA254) para vigilar la formación de subproductos clorados está muy extendido y
ha sido validado (existen correlaciones entre el potencial de formación y el subrogado donde R2 alcanza 0.75-0.82,
por ejemplo, Golea-2017). No es eficiente el empleo como indicador de la fracción hidrófoba, sin obtener una mejor
correlación que los subrogados antedichos.

Figura 3 A y B. Concentración de sustancias húmicas y biopolímeros. Agua bruta, preoxidada, decantada, filtrada por arena y
tratada. ETAP Valmayor.

Se han analizado los dos grupos más relevantes de subproductos clorados de desinfección: trihalometanos y ácidos
haloacéticos (THM y HAA5). Estos están contemplados en las regulaciones y recomendaciones de mayor reconoci-
miento internacional (Krasner-2012). El buen comportamiento de los THM aparece representado en la Fig. 4, sin
superarse 25 μg/L.

Se analizaron, también, los siguientes haloacetatos: monocloroacético MCAA, monobromoacético MBAA, dicloroa-
cético DCAA, tricloroacético TCAA y dibromoacético DBAA, presentándose en la Tabla 2. La legislación más restric-
tiva es la estadounidense y limita la suma de estos cinco haloacetatos (ΣHAA5) a 60 μg/L, teniendo un buen compor-
tamiento en este aspecto.

Tabla 2.- Resultados de HAA5 en depósito ETAP Valmayor.

MCAA DCAA TCAA MBAA DBAA ΣHAA5


Concentración μg/L 0,6 2,3 2,1 <LOQ 0,2 5,3

Figura 4. Concentración de los cuatro THM (cloroformo, bromo formo, diclorobromometano y bromodiclorometano)
y la suma de THM. ETAP Valmayor.

CARACTERIZACIÓN DE LA MATERIA ORGÁNICA PARA OPTIMIZAR TRATAMIENTO DE AGUAS DE CONSUMO. EXPERIENCIA EN ETAP VALMAYOR

134
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Control de la ozonización

La ozonización por vía molecular (sin generación de radicales hidroxilos) es un proceso selectivo que ataca los com-
puestos con constante cinética kO3 > 100 M–1 × s–1, especialmente los dobles enlaces C=C, las aminas no protonadas
y los sistemas aromáticos activos (von Gunten, 2003 a y b), como en ciertos metabolitos generados por algas y
cianobacterias (microcistinas, anatoxina, cilindropermopsina, saxitoxina, BMAA...).

El espectro de fluorescencia representado como matriz de excitación/emisión, midiendo en la región correspondien-


te a compuestos húmicos (Li, 2016), sirve como parámetro subrogado de la eliminación de estos compuestos sus-
ceptibles de ser oxidados por ozono. Una reducción superior a un 50% de esta medida se ha correlacionado con una
eliminación completa de estos compuestos sensibles al ozono. Adicionalmente, el mismo autor (Li, 2017) ha corre-
lacionado reducciones de esta medida con incrementos en el carbono orgánico biodegradable y con la formación de
bromato a partir de bromuro (respectivamente un 80% y un 90%). Por ello, se ha estudiado este parámetro como
subrogado de la eficacia oxidante del ozono por vía molecular, limitándolo a un 50%-80%.

No se han encontrado en el agua bruta compuestos como los enumerados más arriba, pero se ha podido validar dichos
resultados analizando los efectos de la ozonización sobre los precursores nitrogenados de N-nitrosodimetilamina
(NDMA). Este subproducto se produce en la reacción de la monocloramina con compuestos precursores potencialmen-
te formadores: NDMAFP, cuya eliminación, para no comprometer la desinfección, es clave para el control de NDMA. La
oxidación con ozono por vía molecular tiene buenos resultados para eliminar NDMAFP en agua bruta (De Vera 2014).
Las concentraciones de NDMA en la salida de la ETAP de Valmayor y su red fueron inferiores a 2 ng/L, muy inferiores a
los valores límite de NDMA en el agua de consumo humano (según OMS y Australia 100 ng/L y según California y Ale-
mania 10 ng/L). La etapa de ozonización disminuyó muy eficazmente la concentración de precursores en todos los ca-
sos, conforme con recientes estudios (Russell-2017) que refieren resultados semejantes a los obtenidos (60-90%).

El estudio de la formación de NDMA conforme a métodos normalizados (Farré, 2016) condujo a un valor máximo de
precursores en el agua bruta de 41.9 ± 2.4 ng/L, en ensayos realizados entre 2015 y 2018 (Fig. 6). La búsqueda de
los precursores más recurrentes en la literatura (tromicinas, ranitidina, tetraciclinas) no fue concluyente pues su
significación fue desdeñable (<10%). Adicionalmente, se investigaron métodos analíticos para buscar precursores
mediante espectrometría de masas de alta resolución e interpretando los datos obtenidos como indicador (van Kre-
velen, disimilaridad Bray-Curtis o intercomparación PCoA), líneas en las que se están obteniendo resultados prome-
tedores (precursores en región H/C ≥ 1,5).

Figura 5-A y B. Correlación de aromaticidad y absorbancia específica SUVA de sustancias húmicas con el potencial
de formación de NDMA.

Adicionalmente se observaron correlaciones de la eliminación de precursores con diversos parámetros (Fig. 5_A y B):

• Fluorescencia total (λex/λem = 200-365/300-662 nm): Coeficiente de determinación R2 = 0.69.

• Aromaticidad de sustancias húmicas: R2 = 0.87.

• Absorbancia específica (SUVA) de sustancias húmicas: R2 = 0.901.

Se ha adoptado una regla para la eliminación de estos compuestos relacionando la eliminación de NDMAFP
con la ratio O3/DOC, observándose un óptimo de ≈ 0.5 g_O3/g_DOC. Ratios menores de O3/DOC≈ 0,10-0,25
g_O3/g_DOC no consiguen eliminar de forma eficaz los potenciales formadores de NDMA (η ≈ 5-9%) coinci-
diendo con investigaciones previas (Liao 2014 y 2017). Será precisa una investigación más profunda para
validar dicha regla de operación, especialmente con los diferentes escenarios del embalse.

CARACTERIZACIÓN DE LA MATERIA ORGÁNICA PARA OPTIMIZAR TRATAMIENTO DE AGUAS DE CONSUMO. EXPERIENCIA EN ETAP VALMAYOR

135
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Figura 6. Concentración de precursores de NDMA a través de la ETAP de Valmayor durante los tres muestreos. Concentración
final inferior a 2 ng/L. Barras de error corresponden a desviación estándar (n = 3).

En lo referente al comportamiento de las fracciones de la materia orgánica con la ozonización, se eliminan parte de
las sustancias húmicas, especialmente las que retienen UV (desciende la aromaticidad) y también los compuestos
neutros de bajo peso molecular. Pueden aparecer ácidos de pequeño peso molecular si la oxidación es enérgica y
algunos compuestos hidrófobos pueden pasar a biopolímeros por hidrofiliación.

Estabilidad del desinfectante

La ETAP de Valmayor dosifica monocloramina como desinfectante residual. Aunque la monocloramina es más esta-
ble que el cloro libre, existen ciertas variables que pueden empeorar la estabilidad. La inestabilidad de la monoclo-
ramina está relacionada con una menor capacidad desinfectante y con la liberación de amoniaco, disponible para la
nitrificación, que retroalimenta el mismo proceso de destrucción de monocloramina. Este proceso se atribuye a
compuestos solubles de origen microbiológico, presentes por una actividad biológica elevada.

Recientemente se ha observado que la fracción de MO cuyo peso molecular está entre 200 y 1000 Da presenta un
incremento en la absorbancia a λ = 230 nm y una reducción a λ = 254 nm, siendo la relación entre ambos un indica-
dor de la caída de monocloramina (Moradi-2016).

En las pruebas realizadas en una zona abastecida por la ETAP de Valmayor, con problemas de nitrificación incipiente se
reprodujeron estos ensayos observándose que las fracciones de ácidos y neutros de pequeño peso molecular (<350 Da)
presentaban sendos picos en la absorbancia a λ = 230 nm, no apareciendo picos de absorbancia a λ = 254 nm (Fig. 7).

Figura 7. Cromatograma de exclusión por tamaños (SEC) LC-OCD/OND/UVD254 (azul) y UVD230 (rojo).
Marcados picos en t = 25’ y 30’ correspondientes a compuestos de pequeño peso molecular.

CARACTERIZACIÓN DE LA MATERIA ORGÁNICA PARA OPTIMIZAR TRATAMIENTO DE AGUAS DE CONSUMO. EXPERIENCIA EN ETAP VALMAYOR

136
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Por otro lado, la bioestabilidad o limitación de los compuestos orgánicos fácilmente asimilables, disponibles para los
organismos heterótrofos como fuente de carbono y/o energía, mejora ligeramente por la actuación del carbón activo
en grano, reteniendo parcialmente compuestos orgánicos neutros de pequeño peso molecular (LMWN) que sirven
como sustrato al biofilm en la red. Los ácidos orgánicos de pequeño peso molecular (LMWA) pueden aparecer si
existe actividad biológica intensa en los filtros de carbón activo en grano (Tabla 3).

Tabla 3. Resultados de retención en la etapa de filtración de carbón activo en grano de diversas fracciones de materia orgánica
(biopolímeros y LMWN).

Biopolímeros LMWN
Concentración en agua filtrada por arena (μg/L) 205 528
Retención (%) 18,4% 27,6%

CONCLUSIÓN
Las técnicas descritas de caracterización de la materia orgánica permiten obtener parámetros subrogados e indica-
dores de la eficacia del tratamiento. Concretamente aportan información sobre:

• Caracterización del agua bruta: la fluorescencia y el fraccionamiento de la materia orgánica aportan informa-
ción sobre la naturaleza de esta y su origen. Dicha información puede ser muy útil para detectar un origen
antropogénico de la materia orgánica en el agua bruta.

• Proceso de separación sólido-líquido (coagulación-floculación-decantación-filtración): La eficacia en la re-


tención de las sustancias húmicas y los biopolímeros, detectados por fraccionamiento de la materia orgánica,
es un buen indicador del rendimiento del proceso. Ello tiene evidentes derivadas tanto desde el punto de
vista de calidad química (generación de subproductos halogenados) como microbiológica (i.e. turbidez como
subrogado de los microorganismos esporulados). Adicionalmente, la reducción de carbono orgánico total y de
la absorbancia son buenos indicadores del rendimiento de eliminación de los precursores de trihalometanos.

• Proceso de oxidación con ozono: No tiene impacto sobre el contenido global de materia orgánica, pero pro-
duce una transformación de los compuestos. Se eliminan parte de las sustancias húmicas, especialmente las
que retienen UV (desciende la aromaticidad). El rendimiento de eliminación de compuestos fluoróforos (supe-
rior a un 50% medido según la respuesta del espectrómetro de fluorescencia) es un buen indicador del rendi-
miento de eliminación de compuestos susceptibles de oxidación mediante ozono por vía molecular, como
ciertos metabolitos de las algas y los precursores de NDMA. En ozonización intermedia, no hay generación
de ácidos orgánicos de bajo peso molecular que pudieran empeorar la bioestabilidad del agua.

• Estabilidad de la monocloramina: Existen indicios de que el comportamiento de la materia orgánica a efectos


de estabilidad de la monocloramina puede anticiparse midiendo la absorbancia en dos diferentes longitudes
de onda (230 y 254 nm) de la fracción orgánica correspondiente a compuestos de menor peso molecular.

RECONOCIMIENTOS
Especial reconocimiento a J. Iñaki Urrutia y a su Área de Análisis Medioambiental de la Subdirección de Calidad de
las Aguas de Canal de Isabel II, S.A.

REFERENCIAS
Archer, A. D., Singer, P. C. (2006). An evaluation of the relationship between SUVA and NOM coagulation using the
ICR database. Jour. AWWA, 98:7, pp 110-123.
Baghoth, S. A., Sharma, S. K., Guitard, M., Heim, V., Croue, J. P., Amy, G. L. (2011). Removal of NOM constituents
as characterized by LC-OCD and F-EEM during drinking water treatment. J. Water Supply. Res. Technol. AQUA
60(7), 412-424.

CARACTERIZACIÓN DE LA MATERIA ORGÁNICA PARA OPTIMIZAR TRATAMIENTO DE AGUAS DE CONSUMO. EXPERIENCIA EN ETAP VALMAYOR

137
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Cáceres, L., Urrutia, J. I., Arozamena, E., Marcé, R. (2017). Calidad del embalse y tratamiento en la ETAP. Modelos
de regresión y escenarios de gestión. XXXIV Jornadas Técnicas AEAS. Tarragona
De Vera, G. A., Stalter, D., Gernjak, W., Keller, J., Weinberg, H. S., Farré, M. J. (2014). Towards reducing DBP for-
mation potential of drinking water by favouring direct ozone over hydroxil radical reactions during ozonation Water
Research, 87, 49-58.
Farré, M. J., Insa, S., Mamo, J., Barceló, D. (2016). Determination of 15 N-nitrosodimethylamine precursors in diffe-
rent water matrices by automated on-line solid-phase extraction ultra-high-performance-liquid chromatography tan-
dem mass spectrometry; Journal of Chromatography A, 1458, 99-111. doi 10.1016/j.chroma.2016.06.064.
Gerrity, D., Gamage, S., Holady, J. C., Mawhinney, D. B., Quiñones, O., Trenholm, R. A., Snyder, S. A. (2011). Pi-
lot-scale evaluation of ozone and biological activated carbon for trace organic contaminant mitigation and disinfection
Water Research 45 2155-2165.
Golea, D. M., Upton, A., Jarvis, P., Moore, G., Sutherland, S., Parsons, S. A., Judd, S. J. (2017). THM and HAA for-
mation from NOM in raw and treated surface waters. Water Res. 2017 Apr 1;112:226-235. doi: 10.1016/j.wa-
tres.2017.01.051. Epub 2017 Jan 29.
Henderson, R. K., Bakera, A., Murphy, K. R., Hamblya, A., Stuetza, R. M., Khana, S. J. (2009). Fluorescence as a
potential monitoring tool for recycled water systems: A review. Water Research, 43, 863-881.
Huber, S. A., Balz, A., Abert, M., Pronk, W. (2011). Characterisation of aquatic humic and non-humic matter with si-
ze-exclusion chromatography-organic carbon detection-organic nitrogen detection (LC-OCD-OND) Water Research,
45, 879-885.
Krasner, S. W., Mitch, W. A., Westerhoff, P., Dotson, A., (2012). Formation and control of emerging C- and N-DBPs
in drinking water. Journal AWWA 104, E582-E595.

Liao, X., Wang, Ch., Wang, J., Zhang, X., Chen, Ch., Krasner, S. Suffet, I. (2014). Nitrosamine precursor and DOM
control in an effluent affected drinking water. Journal AWWA, 106:7, E307-E318.

Liao, Xiaobin & Chen, Chao & Yuan, Baoling & Wang, Jun & Zhang, Xiaojian (2017). Control of nitrosamines, THMs
and HAAs in heavily impacted water with O3-BAC. Journal AWWA 109:6 E215-E225. 10.5942/jawwa.2017.109.0057.

Li, W.-T., Majewsky, M., Abbt-Braun, G., Horn, H., Jin, J., Li, O., Zhou, Q, Li, A.-M. (2016). Application of portable
online LED UV fluorescence sensor to predict the degradation of dissolved organic matter and trace organic conta-
minants during ozonation Water Research, 101, 262-271.

Li, W.-T., Cao, M. J., Tessora Young, T., Ruffino, B., Dodd, M., Li, A.-M., Korshin, G. (2017). Application of UV absor-
bance and fluorescence indicators to assess the formation of biodegradable dissolved organic carbon and bromate
during ozonation. Water Research, 111, 154-162.

Moradi, S., Liu, S., Chow, C. W. K., van Leeuwen, J., Cook, D., Drikas, M., Amal (2017). R.Developing a chloramine
decay index to understand nitrification: A case study of two chloraminated drinking water distribution systems. J.
Envir. Sci., 57, 170-179.

Organización Mundial de la Salud (2018). Guías para la calidad del agua de consumo humano: cuarta edición que
incorpora la 1ª adenda ISBN 978-92-4-354995-8. Lic. CCBY-NC-SA 3.0 IGO

Russell, Caroline & A. Brown, Richard & Porter, Katie & Reckhow, David. (2017). Practical Considerations for Implemen-
ting Nitrosamine Control Strategies. Journal American Water Works Association, 109:6, 10.5942/jawwa.2017.109.0054.

Von Gunten, U. (2003a). Ozonation of drinking water: Part I. Oxidation kinetics and product formation. Water Re-
search, 37, 1443-1467

Von Gunten, U. (2003b). Ozonation of drinking water: Part II. Disinfection and by-product formation in presence of
bromide, iodide or chlorine Water Research, 37, 1469-1487.

CARACTERIZACIÓN DE LA MATERIA ORGÁNICA PARA OPTIMIZAR TRATAMIENTO DE AGUAS DE CONSUMO. EXPERIENCIA EN ETAP VALMAYOR

138
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

CONTACTO
Eduardo Arozamena Ramos
Canal de Isabel II, S.A.
C/ Santa Engracia, 125 28003 Madrid.
+34 91 545 16 32
earozamena@canaldeisabelsegunda.es

CARACTERIZACIÓN DE LA MATERIA ORGÁNICA PARA OPTIMIZAR TRATAMIENTO DE AGUAS DE CONSUMO. EXPERIENCIA EN ETAP VALMAYOR

139
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

COMPUESTOS PRODUCTORES DE OLOR


EN LAS AGUAS DESTINADAS AL CONSUMO HUMANO
EN LA COMUNIDAD DE MADRID
Urrutia Gutiérrez, J. Iñaki. – Sub. Calidad de las Aguas. Canal de Isabel II. Madrid
Costas, Eduardo – Facultad de Veterinaria. Universidad Complutense de Madrid.

SUMARIO
Aproximadamente el 12% de las reclamaciones en el agua de los consumidores en la Comunidad de Madrid se
deben a las condiciones organolépticas de ésta, en concreto al sabor/olor de la misma.

Aunque la bibliografía identifica un número considerable de fuentes de olor, ya sean de origen natural o no, lo habi-
tual es que en las aguas embalsadas las fuentes de compuestos productores de olor se deban a la presencia y
concentración de diversos tipos de fitoplancton, hongos o bacterias. Sin embargo, no siempre se correlacionan los
fenómenos de altos valores de estos compuestos con elevadas concentraciones de clorofila (Dzialowski et al, 2009).

En la rutina de seguimiento de la calidad en los embalses gestionados por Canal de Isabel II, en la Comunidad de
Madrid, habíamos malinterpretado la presencia de algunas cianobacterias como las responsables de concentracio-
nes de Geosmina principalmente, y, en menor relevancia, el 2-2-MetilIsoBorneol (MIB) y 2-4-6-TriCloroAnisol (TCA)
(a los que nos referimos como Compuestos Productores de Olor, o CPO)

El seguimiento exhaustivo -desde la Facultad de Veterinaria de la U.C.M.- en los embalses de Canal de Isabel II de
situaciones en las que en el agua bruta se ha observado concentraciones por encima de 5 ng/L de Geosmina, ha
permitido identificar como causante, prácticamente en exclusividad, de la misma a una bacteria denominada Step-
tomyces coelicolor,

El empleo de técnicas bioquímicas de marcaje sobre las paredes celulares de la bacteria (inmunofluorescencia)
permite -mediante la supervisión al microscopio de fluorescencia- identificar al causante, e incluso realizar recuen-
tos, de forma que, asociado a la cuantificación de la geosmina por cromatografía de gases, podemos disponer de
una herramienta para anticiparnos al florecimiento del Streptomyces, alertando a la E.T.A.P. de esta circunstancia
para que disponga de las medidas preventivas en el tratamiento, seleccionar la toma para el abastecimiento donde
la concentración de Streptomyces sea menor, o incluso actuar en los requerimientos ecológicos de éstos para difi-
cultar su asentamiento.

PALABRAS CLAVE
Olor, Geosmina, Embalses, Streptomyces, Inmunofluorescencia.

INTRODUCCIÓN
El análisis de la bibliografía sobre los organismos causantes de la producción de metabolitos que alteran las condi-
ciones organolépticas se refiere, frecuentemente, al fitoplancton presente en los embalses, según los géneros encon-
trados y la cantidad de células de cada uno de éstos (Palmer, 1962). La mayor parte de las investigaciones (Izaguirre
et al, 2004) concretan en algunos géneros de Cianobacterias como los responsables de la producción de compuestos
orgánicos, como la Geosmina, probablemente con un objetivo alelopático, favoreciendo la persistencia de su estirpe
frente a otros competidores. Además, algunas de estas cianobacterias son ampliamente reconocidas por su toxicidad,
por la producción de cianotoxinas (microcistinas, anatoxinas, saxotoxinas, cilindropermopsinas, etc.).

COMPUESTOS PRODUCTORES DE OLOR EN LAS AGUAS DESTINADAS AL CONSUMO HUMANO EN LA COMUNIDAD DE MADRID

140
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Sin embargo, en diversas ocasiones, durante el seguimiento de la calidad de los recursos embalsados que emplea
el Canal de Isabel II en la Comunidad de Madrid, se han observado alarmas por el deterioro de la calidad organo-
léptica de estas fuentes que no estaban acompañadas de la presencia de cianobacterias, ya sea de las reconocidas
como productoras de estos compuestos orgánicos, como de otras, tal como señalan diversos autores (Klausen et al,
2004. Vajdic, A. 1971, Gerber et al (1979) en Taylor et al 2006)

Los compuestos productores de olor, la Geosmina, el MIB y el TCA, aunque no afectan a la calidad del agua desde
un punto de vista sanitario, son causantes de malos olores y sabores, alteraciones organolépticas que afectan a la
satisfacción del consumidor de agua de boca.

El conocimiento de los organismos implicados en la producción, evolución y dinámica anual deberían permitir establecer
medidas específicas de prevención y orientar su estrategia de control al diferenciar si el responsable de su producción es
una bacteria o un alga. En estos procesos se encuentra implicado Streptomyces. Este género bacteriano es conocido por
los metabolitos que puede producir, algunos para beneficio humano (se conocen más de 6000 compuestos) y, en este
caso, para desagrado de los consumidores de agua de grifo sensibles a estos compuestos tan volátiles, más aún cuando
se combina con otras sustancias (desinfectantes) empleadas y se distribuye por la red. Esta bacteria, ubicua, aunque más
frecuente en el suelo (Zaitlin, et al, 2006), se localiza en las aguas embalsadas a cualquier profundidad, aprovechando el
soporte de otros organismos planctónicos, lo que puede llevar a confusión sobre el causante del episodio de olor y sabor.

El método de determinación cromatográfica es el habitualmente empleado para determinar la concentración de es-


tos CPO, que —según la sensibilidad del afectado— pueden pasar desapercibidos, o producir un intenso rechazo
(hacia los 10 ng Geosmina/L).

Hasta el final de los estudios realizados, en contadas ocasiones se ha identificado la presencia de MIB, y en ningún
caso de TCA, con lo que los trabajos se han centrado preferentemente, en la Geosmina,

OBJETIVOS
Para la identificación de los organismos productores de CPO se pretende aplicar técnicas moleculares basadas en
anticuerpos específicos (Costas E, et al, 1996, López-Rodas, et al, 1998).

Las peculiaridades de estos CPO, y a diferencia con otros (Microcistinas), determinan el interés de este trabajo, ya que:

• Los microorganismos asociados a la aparición de Geosmina generan enzimas (sintasas) que catalizan la
reacción de su formación. Existen diversidad de estas enzimas según los tipos de microorganismos (por ejem-
plo, la de Streptomyces coelicolor es distinta a la de las cianobacterias). Pero solo hay un único producto final,
la Geosmina, a diferencia de las Microcistinas (y a la mayor parte de las cianotoxinas, compuestas por oligo-
péptidos/aminoácidos), de las que existe gran variedad:

• La Geosmina es difícil de biodegradar, dependiendo de las condiciones, puede perdurar en el tiempo.

• Si alcanza la red de distribución, en combinación con productos del tratamiento, puede provocar un impor-
tante rechazo del consumidor, precisando la purga de la misma para su eliminación, con la consiguiente pér-
dida tanto del recurso, como de la imagen de la empresa suministradora.

Partimos de experiencias previas, ya que se conocen las herramientas biotecnológicas para detectar las enzimas
que catalizan la formación de Geosmina, o bien los genes que expresan éstas.

Sin embargo, resulta un objetivo relevante establecer la detección de la Geosmina directamente asociada a un mi-
croorganismo, porque visualmente se observa la fluorescencia al microscopio, mediante técnicas que normalmente
han servido para detectar proteínas o péptidos, para lo cual se conjuga la Geosmina con varios péptidos.

Adicionalmente, se pretende identificar al organismo generador en nuestros recursos hídricos.

Con todo ello intentaremos determinar cuatro escalones de alerta temprana, de menor a mayor certidumbre, que
ofrezcan menos tiempo de respuesta cuanta más certidumbre exista:

• Detección del organismo generador de Geosmina en los recursos embalsados empleados por el Canal de
Isabel II.

COMPUESTOS PRODUCTORES DE OLOR EN LAS AGUAS DESTINADAS AL CONSUMO HUMANO EN LA COMUNIDAD DE MADRID

141
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

• Empleo de la enzima que cataliza la formación de geosmina o los genes que expresan dichas enzimas.

• Reconocimiento de la Geosmina propiamente dicha, localizada sobre el microorganismo generador. Para la


identificación de los COP, se optó por una técnica biomolecular inmunológica que utiliza anticuerpos específi-
cos basada en la inmunización de ratones contra dos diferentes antígenos: Geosmina y MIB. La obtención de
los anticuerpos se consiguió tras la conjugación de Geosmina y MIB a pequeños péptidos para incrementar la
reactividad antigénica.

• Detección y cuantificación por métodos cromatográficos.

MATERIAL Y MÉTODOS
El desarrollo de la metodología a aplicar consiste en simultanear los análisis cromatográficos de muestras de agua
donde se detecta Geosmina (LC >5 ng /L), con las pruebas inmunológicas, para lo que, en primer lugar, se deben
obtener los anticuerpos específicos.

El trabajo experimental se inició en septiembre de 2014, desde la Facultad de Veterinaria, Cátedra de Genética, de
la U. Complutense de Madrid. Se indujo la producción de anticuerpos frente a Geosmina y MIB a través de la inocu-
lación intraperitoneal de los antígenos en ratones (Costas et al, 2018). La obtención de los anticuerpos se realizó en
dicho centro de investigación, siguiendo protocolos estandarizados atendiendo a la normativa vigente. Una vez ob-
tenidos se titularon y se congelaron alícuotas. El marcado de los anticuerpos se llevó a cabo mediante observación
con microscopio de Epifluorescencia. Con el fin de tener plena seguridad acerca de que se produjera un marcado
positivo, sólo de los organismos productores, se prepararon una serie de controles para evitar falsos positivos y
falsos negativos, en ninguno de estos controles se produjo un marcado positivo.

El sistema inmune de los mamíferos es capaz de producir anticuerpos frente a epítopos de tamaños comprendidos
entre 5-34 Angstroms (Å). La Geosmina y el MIB son moléculas ligeramente hidrofóbicas con tamaños moleculares
del orden de 6 Å y, por tanto, son moléculas pequeñas, en el límite de la posibilidad de ser reconocidas como anti-
génicas. Es por esta razón por la que se realizó una conjugación complementaria a pequeños péptidos para incre-
mentar la reactividad antigénica, una práctica habitual en la síntesis de anticuerpos cuando los epítopos presentan
tamaño pequeño.

En la figura 1 se refleja un esquema del funcionamiento del sistema empleado (Towbin, et al, 1979). Se utilizó un
anticuerpo frente a la molécula objetivo (Geosmina /MIB), llamado anticuerpo primario. Además, se utiliza un segun-
do anticuerpo (anticuerpo secundario) que se conjuga con un fluorocromo y es el que permite visualizar la detección.
El anticuerpo frente a Geosmina (o MIB) identifica a este sustrato uniéndose a él. Como a su vez el anticuerpo pri-
mario se ha conjugado con un anticuerpo secundario que es fluorescente, la presencia de Geosmina /MIB se termi-
na estimando como una medida de fluorescencia.

Figura 1. Fundamento del marcaje de Geosmina con la tecnología de anticuerpos.

Además de la identificación de los CPO se quiso dar un paso más allá, aislando anticuerpos para la identificación de
los propios organismos productores. Así, se purificaron anticuerpos frente a proteínas específicas de la pared celular
de Streptomyces coelicolor, la bacteria sospechosa de ser responsable de la producción de CPO en los embalses
gestionados por Canal de Isabel II.

COMPUESTOS PRODUCTORES DE OLOR EN LAS AGUAS DESTINADAS AL CONSUMO HUMANO EN LA COMUNIDAD DE MADRID

142
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

La ventaja de identificar el organismo productor es que se marca específicamente a éste, independientemente de lo


que ocurre con la concentración de CPO que se encuentre en la columna de agua. Por ejemplo, podría suceder que
no hubiera una cantidad detectable por técnicas cromatográficas de CPO en la columna de agua y, sin embargo,
haber una alta población de microorganismos que están empezado a producir CPO muy activamente (pero que
estos CPO todavía no se han acumulado en el agua a la concentración mínima detectable). Podría darse el caso
opuesto, es decir, que hubiera una alta concentración de CPO en la fase acuosa y, sin embargo, ya no exista la
población de microorganismos productores de CPO que la ha originado.

Así, resulta fundamental tener en cuenta este desfase temporal entre presencia de microorganismos productores de
CPO y concentración de éstos en la columna de agua de cara a la correcta gestión del problema.

Figura 2. Esquema del funcionamiento de los anticuerpos.

En la figura 2 se ilustra de forma esquemática el funcionamiento del sistema de detección en los dos casos: cuando
lo que se detecta es la molécula (izquierda), o el organismo productor (derecha). Como puede verse, el principio es
el mismo y sólo cambia el anticuerpo que identifica a la molécula o la célula.

El marcado con anticuerpos se valoró mediante inmunofluorescencia indirecta (IFI), siguiendo una escala semicuan-
titativa, consistente en trabajar “a doble ciego” y, según la valoración de los resultados, se ajustó a la escala de la
Tabla 1.

Tabla 1: Escala de inmunofluorescencia indirecta.

Señal Escala en la señal de fluorescencia


+++ Fluorescencia alta (marcado intenso porque están produciendo mucha Geosmina).
++ Fluorescencia media (marcado moderado porque están produciendo una cantidad media de Geosmina).
+ Fluorescencia baja (escaso marcado porque están produciendo poca Geosmina).
– Sin señal de fluorescencia (no hay marcado porque no están produciendo Geosmina).

Posteriormente, otro observador independiente evaluó las mismas muestras. Los resultados de ambas observacio-
nes deben coincidir.

Un ejemplo real del marcado de organismos productores de mucha, media, poca y ninguna Geosmina en muestras
de agua del Canal de Isabel II se resume en la figura 3: las muestras corresponden (de izquierda a derecha) a los
puntos de muestreo de Las Nieves (17/8/15) (+++), la Colmenareña (17/8/15) (++); Las Nieves 18/01/16 (+); Colme-
narejo (20/01/16) (–), del entorno del embalse de Valmayor,

A mayor intensidad de fluorescencia corresponde una mayor concentración de Geosmina en el microorganismo.

COMPUESTOS PRODUCTORES DE OLOR EN LAS AGUAS DESTINADAS AL CONSUMO HUMANO EN LA COMUNIDAD DE MADRID

143
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Figura 3. Valoración del marcado en una IFI con un anticuerpo primario anti-geosmina.

Análogamente, se procedió a comprobar la eficacia de la detección inmunológica de los organismos productores de


MIB. Para ello se utilizó la misma metodología que en el caso de la Geosmina, salvo que el anticuerpo primario uti-
lizado fue un anticuerpo anti- MIB. Lógicamente, las explicaciones acerca de la base molecular y la escala de mar-
cado son las mismas que en el caso de la Geosmina. El sistema de detección inmunológica también funcionó exce-
lentemente en el caso de organismos productores de MIB, como se observa en la figura 4. No existió reacción
cruzada, es decir, los anticuerpos anti Geosmina no marcaron organismos productores de MIB, ni viceversa.

Figura 4. Ejemplo de marcado de microorganismos productores de MIB.

RESULTADOS OBTENIDOS
Una vez desarrollados los procedimientos inmunológicos para la obtención de anticuerpos capaces de detectar los
organismos productores de CPO, se procedió a su aplicación en muestras reales de la zona de un trasvase al em-
balse de Valmayor, principalmente. También se estudiaron muestras de otras zonas de la cuenca y muestras de
carbón activo procedentes de Valmayor. Algunas imágenes representativas de los marcados que se obtuvieron se
detallan en la figura 5.

Uno de los resultados más importantes del presente estudio es haber identificado al responsable de la producción
de Geosmina (ver figura 5), organismo identificado en todas las muestras, independientemente de su origen. La
detección inmunológica basada en IFI con anticuerpos específicos siempre produjo un resultado muy claro. Sólo se
marcaba un tipo de microorganismo colonial, en general con elevada intensidad (+++) y como se ha dicho, siempre,
incluso en muestras de carbón activo de la planta de tratamiento, se trató de un actinomiceto del género Streptomy-
ces, concretamente S. coelicolor. A veces este marcaje se observaba junto a un alga, esto podría deberse a que la
bacteria precisa un soporte físico donde “apoyarse” para obtener la materia orgánica que precisa, por lo que no es
inhabitual que se sustente sobre algas como Staurastrum (tradicionalmente considerada como sápida), cuando en
realidad el productor de la Geosmina es la citada bacteria.

COMPUESTOS PRODUCTORES DE OLOR EN LAS AGUAS DESTINADAS AL CONSUMO HUMANO EN LA COMUNIDAD DE MADRID

144
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Figura 5. Identificación de la presencia de Streptomyces en muestras reales.

Como comparación, se muestra la imagen de otro organismo no productor, Staurastrum, que se encontró en dife-
rentes muestras y que, sin embargo, no puede relacionarse con la producción de Geosmina, Figura 6.

Figura 6. Aspecto de un marcado positivo (salida de Las Nieves), negativo (Staurastrum) en la producción de Geosmina y
estructura filamentosa del S. coelicolor. Derecha: marcado positivo en colonia de microorganismos (Streptomyces) productores
de Geosmina (40x). Detalle de la estructura filamentosa característica de S. coelicolor (100x).

COMPUESTOS PRODUCTORES DE OLOR EN LAS AGUAS DESTINADAS AL CONSUMO HUMANO EN LA COMUNIDAD DE MADRID

145
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Aunque la distribución de Streptomyces es ubicua (se localiza en el suelo, sobre plantas, en el agua, etc) respecto
a la distribución de los organismos, en la zona de las Nieves-Valmayor se comprobó que los microorganismos pro-
ductores de Geosmina están mayoritariamente presentes en el biofilm del fondo, y no en la columna de agua. Un
modelo de lo sucedido, de acuerdo con los resultados obtenidos, se ilustra en la Figura 7.

Figura 7. Modelo de distribución de S. coelicolor en Valmayor.

El hecho de disponer de un anticuerpo frente al organismo productor permite predecir la dinámica del proceso de
aparición de CPO en la columna de agua. En este sentido, podría establecerse una red de alerta temprana que
detectase cuándo puede empezar a incrementarse la cantidad de CPO en un determinado emplazamiento antes de
su detección por métodos analíticos cromatográficos e, incluso, antes de la detección de las enzimas que catalizan
la formación de la Geosmina, o de los genes que las expresan, que se justifica en la existencia de un método paten-
tado para detectar enzimas de producción de Geosmina y/o genes que las expresan. No obstante, ese método,
aunque también es una alerta temprana, incorpora dos aspectos relevantes:

• Resulta más incierto, pero proporciona mayor tiempo de respuesta que la detección de Geosmina porque
existen variedad de enzimas que catalizan la formación de Geosmina.

• Es más seguro, pero con menor capacidad de reacción, que la detección de un único microorganismo.

Respecto a la producción de MIB hay que destacar que, en este caso, tampoco hay un sólo organismo responsable
según la bibliografía; destacan los Actonomycetes, pero también hay bacterias (bacilos), cianobacterias, bacterias
epífitas sobre colonias de microalgas, e incluso alguna colonia de microalgas (ver figura 8).

Los organismos que aparecen en esta figura corresponden a muestras de agua del embalse de Valmayor. No se
detectaron organismos productores de MIB en ninguna de las otras muestras de la cuenca, ni en el carbón activo.

Figura 8. Organismos potencialmente productores de MIB.

COMPUESTOS PRODUCTORES DE OLOR EN LAS AGUAS DESTINADAS AL CONSUMO HUMANO EN LA COMUNIDAD DE MADRID

146
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

CONCLUSIONES
De los resultados obtenidos se formulan las siguientes conclusiones:

• Los anticuerpos obtenidos frente a Geosmina y MIB permitieron detectar, mediante inmunofluorescencia
indirecta, a los organismos productores de Geosmina y MIB en las muestras del embalse proporcionadas por
Canal de Isabel II.

• S. coelicolor es el principal organismo responsable de la producción de Geosmina en los embalses gestio-


nados por Canal de Isabel II.

• Los tres controles que se diseñaron para la comprobación de la eficacia del reconocimiento de los anticuerpos
permitieron evaluar la enorme especificidad de los anticuerpos obtenidos, tanto frente a Geosmina como a MIB.

• Las posibilidades de aplicación de esta técnica son de gran trascendencia para la gestión del agua. No solo
porque permite identificar a los microorganismos responsables de la producción de CPO, sino también iden-
tificar el momento en que se está produciendo la excreción de éstos.

Además, se han abierto nuevas posibilidades de desarrollo:

• Tomando como base de partida los anticuerpos desarrollados para la detección de Geosmina y MIB, así
como S. coelicolor, se podría desarrollar una red de alerta temprana para predecir cuándo se va a producir un
incremento en la concentración de estos compuestos y realizar una gestión acorde del agua, según las tomas
disponibles en las torres de captación de cada embalse.

• Profundizar en el estudio de los factores que favorecen y perjudican el crecimiento de S. coelicolor para tener
datos a la hora de actuar sobre los requerimientos ecológicos de éstos y así favorecer la gestión de agua.

RECONOCIMIENTOS
Especial reconocimiento, por su dedicación e interés, a D. Jaime Flores Cabeza, D. Eduardo Arozamena, y al per-
sonal de la Subdirección de Calidad de las Aguas del Canal de Isabel II.

REFERENCIAS
Costas, E., López Rodas, V. (1996). Enumeration and separation of the toxic dinoflagellate Alexandrium minutum
from natural samples using immunological procedures with blocking antibodies. J. Exp. Mar. Biol. Ecol., 198, 81-87.

Costas, E., López Rodas, V., García, C., Salgado, E. (2018). Desarrollo de un biofiltro autorregenerable para la eli-
minación de compuestos productores de olor en embalses de abastecimiento. Apuntes para la Innovación. N.º 8.
Canal de Isabel II, S.A.

Dzialowski, A., Smithb Val, H., Hugginsa, D., deNoyellesc, F., Lima, N., Bakera, D., Beury J. (2009). Development of
predictive models for geosmin-related taste and odor in Kansas, USA, drinking water reservoirs. Water Research, 43,
2829-2840.

Izaguirre, G, Taylor, W. D. (2004). A guide to geosmin- and MIB- producing cyanobacteria in the United States. Water
Sci. Technol., 49(9), 19-24.

Klausen, C., Jorgensen, N., Burford, M., O’Donahue, M. (2004). Occurrence of odour-producing actinomycetes and
other bacteria in the North Pine River Dam, Brisbane, Australia. Griffith Research Online (Griffith University), 20 pp.

López-Rodas, V., Aguilera, A., González-Gil, S., Costas, E. (1998). Immunogenetical analysis of Prorocentrum spe-
cies by antibodies. En, Harmful algae. Wyatt et al (Edts.). IOC. UNESCO, pp 280-282.

Palmer, M. (1962). Algas. Ed. Interamericana, S.A., 91 pp.

Taylor, W., Lossee, R., Torobin, M., Izaguirre, G., Sass, D., Khiari, D. (2006). Early Warning and Management of
Surface Water taste-and- Odor Events. Awwa Reserch Foundation, 373 pp.

COMPUESTOS PRODUCTORES DE OLOR EN LAS AGUAS DESTINADAS AL CONSUMO HUMANO EN LA COMUNIDAD DE MADRID

147
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Towbin, H., Staehelint, T., Gordon, J. (1979). Electrophoretic transfer of proteins from polyacrylamide gels to nitroce-
llulose sheets: Procedure and some applications. Proc. Natl. Acad. Sci. USA, vol. 76, n.º 9, pp. 4350-4354, Bioche-
mistry.

Vajdic, A. (1971). Actinomycetes and tastes and odours in water supplies. A review. Research Branch Publication, N
41. AJ Hariis Editor.

Zaitlin, B., Watson, S. (2006). Actinomycetes in relation to taste and odour in drinking water: Myths, tenets and truths.
Water Research, 40, 1741-1753.

CONTACTO
J. Iñaki Urrutia Gutierrez.
Canal de Isabel II, SA
Santa Engracia 125, 28003, Madrid
91-545-1214
jurrutia@canaldeisabelsegunda.es

COMPUESTOS PRODUCTORES DE OLOR EN LAS AGUAS DESTINADAS AL CONSUMO HUMANO EN LA COMUNIDAD DE MADRID

148
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

CUANTIFICACIÓN DE MEJORAS SANITARIAS


Y DE CALIDAD DEL AGUA INHERENTES
A LA IMPLANTACIÓN DE LA ISO 22000
Cabeza de la Fuente, Antonio – Aigües de Barcelona
Paraira Faus, Miquel – Aigües de Barcelona

SUMARIO
Aunque la implantación de Planes Sanitarios del Agua se inició ya hace más de una década a instancia de las reco-
mendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que en el año 2004 incluyó este concepto en sus
Guidelines for Drinking-water Quality (1) y en el año 2009 lo desarrolló más ampliamente en su Manual para el de-
sarrollo de planes de seguridad del agua (2), no ha sido hasta muy recientemente que estos modelos se han reco-
gido en la legislación europea y nacional (3,4).

Durante este lapso de tiempo, diversos abastecimientos han optado por adaptar el modelo de la norma ISO 22000 (5),
procedente de la industria alimentaria, y que cuenta con la ventaja de ser certificable e integrable al resto de sistemas
de gestión más estándares (ISO 9001, ISO 14001, etc.). Paralelamente, se ha editado la norma UNE-EN 15975-2 (Se-
guridad en el suministro de agua potable. Directrices para la gestión del riesgo y las crisis. Parte 2) (6), que incorpora
las bases de los PSA de la OMS a la gestión en abastecimientos de aguas, y que en la actualidad no es certificable.

Por tanto, actualmente se dispone de 2 modelos básicos para la implantación de los sistemas de gestión preventiva
del riesgo sanitario en abastecimientos de aguas de consumo, el modelo ISO 22000 y el modelo PSA OMS/Norma
UNE-EN 15975-2. Ambos comparten la misma base conceptual y permiten la adecuada gestión de los riesgos en un
abastecimiento con una visión preventiva, si bien tienen algunas diferencias básicas que conviene recordar:

• ISO 22000. Para productos alimentarios en general, gestión de los peligros mediante el Plan APPCC, es
certificable y contiene requisitos adicionales como: el Árbol de decisiones para clasificar los peligros, la Ca-
racterización del Producto o el Plan DDD.

• PSA / EN 15975-2. Enfocado al agua potable, gestión de los peligros mediante el concepto de barreras múl-
tiples, no es certificable y es un sistema conceptualmente más flexible y basado en el expertise.

Aguas de Barcelona inició la implantación de un Sistema de Gestión Preventiva del Riesgo Sanitario en el año 2008,
basándose en los conceptos desarrollados por la OMS, si bien decidió adaptarlo a los requerimientos de la norma
ISO 22000 para poder proceder a la certificación del modelo. La certificación se consiguió en el año 2009 para los
ámbitos de captación, producción, transporte y distribución de agua de consumo, es decir, para todo el ámbito del
sistema de abastecimiento. Ésta constituyó en aquel momento la primera certificación ISO 22000 obtenida en un
abastecimiento de aguas de consumo en España.

El tiempo que ya ha transcurrido desde la certificación, junto con todas las mejoras y evoluciones incorporadas al
sistema desde aquel entonces, han permitido obtener numerosos beneficios (cualitativos y cuantitativos), así como
conseguir diferentes mejoras cuantitativas a nivel sanitario y de calidad del agua. En la presente ponencia se hace
un repaso de estos beneficios y mejoras alcanzados tras casi una década de implantación del sistema.

PALABRAS CLAVE
Mejoras sanitarias, beneficios, Planes Sanitarios del Agua, ISO 22000, calidad del agua, indicadores.

CUANTIFICACIÓN DE MEJORAS SANITARIAS Y DE CALIDAD DEL AGUA INHERENTES A LA IMPLANTACIÓN DE LA ISO 22000

149
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

INTRODUCCIÓN
El reto de la implantación de los Planes Sanitarios del Agua en Aigües de Barcelona se planteó a partir de algunas
motivaciones iniciales como:

• La mejora y el cambio en el modelo de gestión de la calidad del agua según las recomendaciones de la OMS
(pasando de “correctivo” a preventivo).

• Ser la primera empresa del sector en obtener la certificación ISO 22.000 en España.

• Avanzarse a las exigencias legislativas que se preveían en aquel momento (futura Directiva Europea sobre
Aguas de Consumo).

• Establecer una priorización de las necesidades de inversión enfocadas a garantizar la inocuidad del agua.

• La integración de la certificación ISO 22.000 con el resto de los sistemas certificados: ISO 9.001, ISO 14.001,
OHSAS 18.001, etc.

Transcurrida casi una década desde la implantación del sistema ISO 22000, se ha estimado oportuno llevar a cabo
una evaluación de los beneficios del proceso, así como cuantificar diferentes mejoras obtenidas en la calidad del
agua.

BENEFICIOS Y MEJORAS OBTENIDOS


Los beneficios y mejoras obtenidos se pueden clasificar en diferentes grupos:

Beneficios globales

A nivel global se destacan los siguientes beneficios:

• Una mejora respecto a la “sensibilidad” de toda la organización en lo relativo a la calidad del agua y a su
garantía sanitaria, prevaleciendo siempre el enfoque preventivo frente a la visión correctiva anterior. Además,
este hecho ha permitido mejorar sustancialmente en lo que respecta a las comunicaciones entre los diferentes
departamentos involucrados en el proceso de potabilización y distribución del agua, así como su involucración
en la gestión y mejora del sistema.

• El incremento de la confianza por parte de municipios y consumidores a los que se abastece y también de
las autoridades sanitarias, mejorando la imagen de profesionalidad y alto nivel de servicio de la empresa.

• La mejora de las capacidades de comunicación: web, anuncios, facturas, artículos técnicos, artículos divul-
gativos, presentaciones en jornadas y congresos, etc.

Beneficios y mejoras técnico-operativas

En cuanto a las mejoras técnico-operativas obtenidas se pueden destacar las siguientes:

Analizadores on-line y control en continuo de la calidad del agua

En primer lugar, la implantación del sistema ISO 22000 en Aigües de Barcelona ha supuesto un fuerte impulso a la
implantación de analizadores on-line a lo largo de todo el sistema de abastecimiento para la vigilancia en continuo
de la calidad del agua desde su captación hasta su distribución (Figs. 1 y 2).

CUANTIFICACIÓN DE MEJORAS SANITARIAS Y DE CALIDAD DEL AGUA INHERENTES A LA IMPLANTACIÓN DE LA ISO 22000

150
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Figura 1. Analizadores on-line en la captación de la ETAP de Sant Joan Despí.

Figura 2. Analizadores on-line de diversas fases de tratamiento en la ETAP de Sant Joan Despí.

Esta automatización en los controles analíticos, además de transformar la vigilancia de la calidad del agua, ha per-
mitido un control minucioso de los Puntos de Control Críticos del Sistema, la optimización de los procesos de trata-
miento y de distribución del agua, así como anticiparse a problemáticas antes de que se produzcan (análisis de
tendencias).

Con el despliegue de esta amplia red de analizadores on-line a lo largo de todo el Sistema de Abastecimiento, se ha
potenciado el control en continuo (control preventivo) frente a los controles tradicionales de laboratorio (acciones
correctivas). En la actualidad se dispone de unos 200 analizadores on-line en la red de distribución y más de 100
analizadores en la ETAP de Sant Joan Despí, todos ellos conectados a sistemas de tratamiento y gestión de datos
(SCADA y LIMS). Además, este cambio en la manera de gestionar el control de la calidad del agua ha permitido un
trabajo de mayor valor añadido para los técnicos del Telecontrol (Fig. 3).

Figura 3. Técnicos del Telecontrol en Aigües de Barcelona.

Debido al papel crítico de estos analizadores en el actual sistema ISO 22000, Aigües de Barcelona desarrolló hace
unos años una plataforma para la validación de sensores on-line (Fig. 4): esta instalación permite someter a los
nuevos equipos a condiciones operativas análogas a las reales, simulando además eventos, y validar su funciona-

CUANTIFICACIÓN DE MEJORAS SANITARIAS Y DE CALIDAD DEL AGUA INHERENTES A LA IMPLANTACIÓN DE LA ISO 22000

151
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

miento antes de decidir si se incorporan a la explotación. El poder disponer de esta instalación pionera ha constitui-
do por tanto otro de los beneficios obtenidos gracias a la implantación del sistema ISO 22000.

Figura 4. Plataforma de validación de sensores on-line.

Mejoras operativas en las ETAPs

La principal ETAP gestionada por Aigües de Barcelona, la ETAP de Sant Joan Despí, es una planta de elevada com-
plejidad, con numerosos procesos de tratamiento, desde los más convencionales hasta los más avanzados. La im-
plantación de la norma ISO 22000 ha supuesto una reflexión continua sobre la idoneidad de los diferentes procesos
y prácticas operativas, cosa que ha permitido optimizar diferentes aspectos para un mayor control y una mejor
gestión de los Puntos de Control Críticos del Sistema. Algunos de los más destacados son:

• Adecuación de la explotación de la etapa de ozonización, para un mejor control en la generación de ­bromatos.

• Adecuación de la planificación de la regeneración del carbón activo, para tenerlo en el mejor estado posible,
aumentando así su capacidad de adsorción y retención de los contaminantes con mayor facilidad.

• Mejora en el control de la conductividad del agua osmotizada, como indicador del paso de compuestos por
esta fase.

• Minimización de la turbidez en el agua filtrada por arena, como indicador de posibles peligros ­microbiológicos.

• Automatización de la post-cloración, disminuyendo el número de incidencias por exceso y defecto de cloro.

• Consignas de explotación en cuanto al número de membranas en marcha en la etapa de ósmosis inversa,


condicionadas a la minimización del nivel de trihalometanos en la salida de la ETAP.

• De forma general, la automatización del control analítico mediante la incorporación de analizadores on-line.

Mejoras operativas en la Red de Abastecimiento

También han sido optimizados los procesos y prácticas operativas inherentes al transporte y distribución del agua de
consumo. Uno de los aspectos más críticos del sistema de abastecimiento de Aigües de Barcelona antes de la im-
plantación de la norma ISO 2000 era la aparición de niveles elevados de trihalometanos en puntos críticos del mismo
(puntos más remotos de la red, especialmente en épocas calurosas). La implantación del sistema ISO 22000 ha
conllevado la modificación de toda una serie de prácticas operativas que pueden incidir en la evolución de los nive-
les de estos compuestos: así, se han reducido al máximo posible los tiempos de residencia del agua en los depósi-
tos, se han modificado los regímenes de explotación de los mismos cuando ha sido necesario, se han optimizado
los niveles de las recloraciones, etc.

Paralelamente, en los puntos más críticos se han instalado sistemas “satélite” de reducción de trihalometanos, los
denominados sistemas TRS (Trihalomethanes Removal System, Fig. 5), que permiten reducciones de los niveles
comprendidos entre el 25 y el 50%, según su configuración. Estos sistemas, basados en la realización de un strip-
ping del agua en el propio depósito (más sistemas de mezcla y ventilación), se controlan desde el Centro de Control

CUANTIFICACIÓN DE MEJORAS SANITARIAS Y DE CALIDAD DEL AGUA INHERENTES A LA IMPLANTACIÓN DE LA ISO 22000

152
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Operativo de la compañía y, junto con la correcta operación de las ETAP y el control del potencial de formación de
trihalometanos, permiten prevenir la aparición de cualquier valor que no cumpla con las exigencias legales.

Figura 5. Esquema de un sistema TRS para la reducción de los niveles de trihalometanos.

Además, para verificar el funcionamiento de estos sistemas, se han instalado 5 analizadores on-line de trihalometa-
nos distribuidos en puntos estratégicos de la red de abastecimiento y se ha desarrollado un sistema basado en un
modelo matemático de predicción on-line del potencial de formación de trihalometanos del agua tratada a la salida
de la ETAP de Sant Joan Despí. Con todo ello, se dispone de una estrategia preventiva robusta y “multi-barrera” que
evita la aparición de cualquier incumplimiento por trihalometanos.

Y, por último, se han incorporado mejoras en las diferentes operaciones llevadas a cabo en la red de abastecimien-
to que pueden tener incidencia en la calidad del agua (limpieza y desinfección de depósitos, puesta en servicio de
tuberías tras reparaciones, etc.), especialmente a nivel de sensibilización de su criticidad, de incorporación de las
mejores prácticas operativas y de coordinación/comunicación ante cualquier problemática.

MEJORAS EN LA CALIDAD DEL AGUA


El tiempo transcurrido desde la implantación del sistema ISO 22000 ha hecho posible llevar a cabo un ejercicio de
cuantificación de las mejoras obtenidas desde entonces en diferentes parámetros e indicadores de calidad del agua,
permitiendo demostrar la eficacia del sistema implantado en este sentido. Se incluyen a continuación, a modo de
ejemplo, algunas de las más significativas.

Ejemplos de la disminución del número de incidencias de trihalometanos y de exceso de cloro residual libre (Figs. 6
y 7):

Figura 6. Número de incidencias de trihalometanos en la Red de Distribución.

CUANTIFICACIÓN DE MEJORAS SANITARIAS Y DE CALIDAD DEL AGUA INHERENTES A LA IMPLANTACIÓN DE LA ISO 22000

153
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Figura 7. Número de incidencias de Cloro residual libre (exceso) en la Red de Distribución.

En ambos casos se puede observar que, tras el momento de implantación del sistema ISO 22000, las incidencias
han ido disminuyendo gradualmente, hasta su práctica desaparición.

Ejemplos de la disminución del número de incumplimientos del RD 140/2003 de calidad del agua (Tabla 1) y de la
reducción de las concentraciones medias de trihalometanos tanto en la red de distribución como a la salida de
la ETAP de Sant Joan Despí (Tabla 2).

Tabla 1: Incumplimientos Calidad del agua (RD 140/2003).

Parámetro Antes ISO 22000 (2008) Después ISO 22000 (2017)


Trihalometanos 24 0
Coliformes totales 7 0
Clostridium perfringens 5 1

Igualmente, se puede observar que, después de la implantación de la ISO 22000, los incumplimientos prácticamen-
te han desaparecido.

Tabla 2: Reducción de las concentraciones medias de trihalometanos

Incidencias de calidad
Valores medios (μg/l)
(valores > 100 μg/l)
Trihalometanos
Antes ISO 22000 Tras ISO 22000 Antes ISO 22000 Tras ISO 22000 Reducción
(2008) (2017) (2008) (2017) (%)
ETAP Sant Joan Despí 68 0 96,9 13,5 86
Red de distribución 116 0 96,0 44,8 53

En la tabla anterior se observa que, además de haber desparecido las incidencias por trihalometanos -tanto en la
red de distribución como en la ETAP-, se ha conseguido una reducción muy significativa de los niveles medios de
los mismos, que en el caso de la planta de tratamiento se ha acercado al 90%.

Implementación de cálculo de indicadores globales de verificación (Tabla 3):

Tabla 3: Cálculo de indicadores globales.

Indicador 2008 2017


Calidad microbiológica (% cumplimiento) ND 99,8%
Calidad físco-química (% cumplimiento) ND 100%
Desinfección del agua (Red) 97,7% 99,9%

CUANTIFICACIÓN DE MEJORAS SANITARIAS Y DE CALIDAD DEL AGUA INHERENTES A LA IMPLANTACIÓN DE LA ISO 22000

154
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Se observa una mejora importante del resultado del indicador de desinfección del agua (porcentaje de valores con-
formes). En el caso de los indicadores globales de calidad microbiológica y físico-química del agua, si bien no se
medían antes de la implantación del sistema, se puede ver que se obtienen valores excelentes, del 100% de confor-
midad o cercanos; hay que tener en cuenta que estos indicadores contemplan todos los parámetros legislados y
engloban las determinaciones llevadas a cabo en miles de muestras cada año.

CONCLUSIONES
Ha quedado claro pues que, tras casi una década de implantación de la ISO 22000, los beneficios y mejoras obte-
nidos por la compañía han sido múltiples: se ha conseguido trabajar como un verdadero equipo y toda la organiza-
ción cree y confía en el sistema.

La calidad del agua es una prioridad y se tiene en cuenta en todos los ámbitos de la empresa: se asegura el cumpli-
miento en continuo con el uso de unos 250 analizadores on-line, repartidos entre la ETAP de Sant Joan Despí y la
red de distribución.

Además, se realizan inversiones con el foco puesto en la minimización del riesgo sanitario para así garantizar, no
sólo el cumplimiento legal, sino también la seguridad sanitaria del agua distribuida.

El importante descenso experimentado en el número de incidencias e incumplimientos del RD 140/2003 en los últi-
mos años respecto a los valores de los años previos a la adopción de la ISO 22000, confirman a este modelo de im-
plantación de los Planes Sanitarios del Agua como una opción muy recomendable para los abastecimientos de agua.

RECONOCIMIENTOS
A todo el personal técnico de Aigües de Barcelona involucrado en el Sistema ISO 22000, sin cuyo esfuerzo y dedi-
cación no hubiera sido posible alcanzar todas las mejoras que se han descrito en la presente ponencia.

REFERENCIAS
Guidelines for Drinking-water Quality. WHO, 4th Edition, 2011.

Manual para el desarrollo de Planes de Seguridad del Agua (OMS, 2009).

Directiva (UE) 2015/1787 de la Comisión, de 6 de octubre de 2015, por la que se modifican los anexos II y III de la
Directiva 98/83/CE del Consejo, relativa a la calidad de las aguas destinadas al consumo humano.

RD 902/2018, de 20 de julio, por el que se modifica el RD 140/2003.

Norma UNE-EN ISO 22000: Sistemas de gestión de la inocuidad de los alimentos. Requisitos para cualquier orga-
nización en la cadena alimentaria. Noviembre 2018.

Norma UNE-EN 15975-2: “Seguridad en el suministro de agua potable. Directrices para la gestión del riesgo y las
crisis. Parte 2: Gestión del riesgo”. Septiembre 2014.

CONTACTO
Antonio Cabeza de la Fuente
Aigües de Barcelona
C/ General Batet, 1-7, 08028 Barcelona
93 342 26 42
acabezad@aiguesdebarcelona.cat

CUANTIFICACIÓN DE MEJORAS SANITARIAS Y DE CALIDAD DEL AGUA INHERENTES A LA IMPLANTACIÓN DE LA ISO 22000

155
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

EL PROBLEMA DE LOS MICROPLÁSTICOS


EN LAS AGUAS Y SU INVESTIGACIÓN
Rafael Marín Galvín – Empresa Municipal de Aguas de Córdoba, S.A. (EMACSA)
Antonio Rosado Sanz – IPROMA; Miquel Paraira Faus-AIGÜES DE BARCELONA
Itxaso Carranza Egaña – IPROMA; José Ignacio Jiménez Jiménez-AQUALIA
Íñigo Pérez-Baroja Verde – AGQ Labs; Mariano Parra Salmerón-LABORATORIO MUNUERA
Manuel Borrego – Empresa Metropolitana de Aguas de Servilla, S.A. (EMASESA)
Rocío Pérez Recuerda – Empresa Municipal de Aguas de Málaga, S.A. (EMASA)
Silvia Lacorte – IDAEA-Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)

Grupo de Trabajo de Microplásticos-Comisión II AEAS

SUMARIO
Estudios llevados a cabo en aguas oceánicas, continentales y aguas residuales de todo el mundo ponen de mani-
fiesto la presencia de microplásticos en estos medios, cuyo origen es variado y fruto del sistema de vida implantado
en la sociedad actual, con la práctica habitual del “usar y tirar”: bolsas, prendas de vestir, cosméticos, pinturas, bo-
tellas de plásticos y neumáticos, son ejemplos. Los microplásticos se detectan incluso en organismos marinos de
diferente ubicación dentro de la cadena trófica y que los ingieren como alimento de forma accidental lo que les
puede provocar diferentes afecciones negativas: desde obstrucciones internas hasta riesgos toxicológicos. En el
caso del medio acuático, la UE pretende alcanzar el buen estado ecológico de las aguas marinas en 2020, reducien-
do el uso de plásticos de un solo uso e incidiendo en la legislación de cosméticos y detergentes (ricos en microper-
las que generan estos residuos) así como sobre la reducción de fibras procedentes del lavado de textiles. Asimismo,
existen programas de la ONU para combatir la contaminación generada por microplásticos y contribuir a mitigar su
incidencia. En este problema, aparte de la contribución ciudadana (aplicación de rutinas de uso poco sostenibles),
tiene incidencia el desconocimiento real de cómo investigar los microplásticos en las aguas. No existen técnicas
contrastadas ni normativas aplicables al efecto. Dicho esto, podemos plantearnos la situación con respecto a las
aguas de consumo. En este sentido, a día de hoy los escasos ensayos publicados no han resultado del todo objeti-
vos, por lo que es necesario dar un paso hacia delante para poder valorar la situación y el entorno en el que nos
encontramos. En todo caso, con los datos actuales nada hace pensar que el agua de consumo pueda ser un foco
de riesgo para el consumidor ni pueda dejar de ser seguro su consumo.

PALABRAS CLAVE
Microplásticos, agua residual, agua de consumo, polietileno, polipropileno, poliestireno, espectrocoscopía IR, espec-
troscopía Raman.

INTRODUCCIÓN: UN GRAVE PROBLEMA AMBIENTAL


El término microplástico se aplica a restos <5 mm de tamaño tratándose de partículas primarias o secundarias re-
sultado de la desintegración de elementos plásticos más grandes. Se trata de un problema creciente especialmente
por su acumulación en ambientes marinos. Así, se han encontrado importantes concentraciones de microplásticos
tanto en aguas oceánicas libres (aguas del Ártico y de la Antártida) como en profundidades abisales (>5.000 m):
hasta 4.000 partículas/m3 en algunos ambientes marinos según algunos datos recientes [1-5].

EL PROBLEMA DE LOS MICROPLÁSTICOS EN LAS AGUAS Y SU INVESTIGACIÓN

156
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Los microplásticos se usan en variados productos de cuidado personal tales como pasta dentífrica, cremas faciales
y exfoliantes habiendo sustituido a los elementos naturales (semillas, conchas de piedra pómez o arcillas). Se en-
cuentran asimismo en textiles sintéticos por lo que los lavados de estas prendas arrojan hasta 100 fibras por L de
agua. Por otro lado, los pellets plásticos de pocos mm de diámetro, se emplean en tintas de impresión, sprays,
molduras de inyección y abrasivos. Finalmente, la fragmentación de plásticos por tiempo de exposición al medio,
temperatura o irradiación UV genera nuevos microplásticos. En este sentido, las fuentes más comunes de basuras
plásticas son el transporte marino, la pesca, las piscifactorías, las plataformas petrolíferas y los cruceros, todas ellas
con origen marino, y las aguas residuales, la agricultura y horticultura (explotaciones bajo cubiertas plásticas) y los
vertederos ilegales, éstas con origen terrestre. La tipología de los microplásticos corresponde entre otros, a los si-
guientes polímeros: tereftalato de polietileno (PET), polietileno de alta y baja densidad, policloruro de vinilo, polipro-
pileno (el más seguro) y poliestireno. Por su parte, los orígenes de estos residuos al medio acuático suelen ser:

• Bolsas domésticas de basura, con unos 500 años de persistencia.

• Prendas de vestir sintética (emisión en cada lavado de una cazadora de hasta 1.900 fibras).

• Cepillos dentales que se van deteriorando con el uso cotidiano.

• Pinturas y accesorios (brochas): cada lavado emite del orden de 106-1012 partículas.

• Botellas plásticas de un uso (bebidas y alimentos).

• Neumáticos: emisión de más de 20 g de residuos por cada 100 km de uso.

• Microperlas de cosméticos y fibras faciales: >8 × 1018 microperlas emitidas al medio en EE.UU. durante 2015.

• Una fuente muy importante y difusa es la del agua de tormentas.

De todas las anteriores fuentes, neumáticos y textiles son las mayoritarias [6]. Una vez en el agua, los microplásticos
con densidad superior a la del agua de mar (1,02 g/cc) tenderían a sedimentar en el ambiente marino, mientras que
los de densidad inferior, flotarían. Ya en el océano, tanto en fase de flotación como en su proceso de sedimentación,
son ingeridos por organismos marinos filtradores (ostras y mejillones) dificultando su digestión. También las balle-
nas, que se alimentan vía filtración, podrían ingerirlos sufriendo problemas estomacales, y además estrés adicional
por obstrucción del sistema filtro-alimentador de su boca. Con respecto a los nanoplásticos (<50 nm), se han encon-
trado en organismos acuáticos tales como gusanos plantónicos (sagitta setosa), hallándose fibras de poliestireno en
especies de daphnia (crustáceos plantónicos) las cuáles obturan su tracto intestinal provocando la muerte de estos
organismos.

Por otro lado, los microplásticos contienen aditivos químicos para mejorar sus prestaciones, siendo en todo caso
potenciales absorbentes de contaminantes orgánicos apolares como pesticidas (DDT y otros) y PCB, todos estos
reconocidos como disruptores endocrinos y por tanto con capacidad mutagénica y carcinogénica. Además, los con-
juntos “microplásticos-compuestos adsorbidos” podrían irse liberando más o menos rápidamente en el interior de los
organismos superiores potenciando su acción toxicológica. A hacer un recorrido por la presencia de microplásticos
en el entorno acuático, a reseñar los métodos analíticos para su cuantificación, así como a su posible incidencia en
el ser humano vía consumo de aguas potables se enfocará este trabajo.

MICROPLÁSTICOS EN AGUAS NATURALES (OCÉANOS Y AGUAS CONTINENTALES)


Las partículas de macro y microplásticos se encuentran en casi todos los medios acuáticos del planeta, desde océa-
nos y mares, hasta en aguas continentales (ríos, lagos y embalses). El aumento de desechos plásticos en los océa-
nos ha sido constante en estos años [7] estimándose que entre 5 y 13 millones de T/año de plástico (1,5% al 4% de
la producción mundial) acaban en los mares [8]. El plástico, más del 80% de la basura marina, es transportado por
las corrientes, a veces a distancias muy largas, formando zonas densas de basura marina que queda atrapada en
las corrientes oceánicas [8]. También se produce su degradación hacia microplásticos, que según su densidad po-
drán flotar en la superficie o depositarse en los sedimentos del lecho marino.

A principios de los años 70 del siglo pasado [9,10] ya se detectaron microplásticos de poliestireno de entre 0,2 mm
y 2,5 mm en las aguas superficiales del océano del Atlántico Norte, siendo este material el tipo de microplástico más

EL PROBLEMA DE LOS MICROPLÁSTICOS EN LAS AGUAS Y SU INVESTIGACIÓN

157
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

frecuente en la superficie de los océanos [1-3]. Las fuentes de estos residuos en los océanos son muchas y variadas
siendo su proporción exacta difícil de determinar [4], aunque sí hay algunas estimaciones. En primer lugar, el origen
terrestre que alcanza el 80% del total, sobre todo en zonas industrializadas o de mayor densidad de población [5],
así como en zonas cercanas a plantas de tratamiento de residuos siendo la entrada de desechos plásticos a lo largo
de la costa principalmente por los ríos, y estimándose que hasta el 80% de los residuos sólidos encontrados en
playas provendrían de ríos cercanos [11,12]. Entre los objetos de plástico más habituales se incluyen los desechos
de construcción y aquellos residuos derivados del turismo costero, de las actividades agrícolas, y del envasado de
productos de alimentación y bebida. El 20% restante procedería de vertidos desde los propios océanos, con la pes-
ca como la actividad humana que más contribuye a esta situación (restos de aparejos, redes, boyas, etc.).

En un estudio realizado entre 2007 y 2013 en 1.571 lugares del mundo [13], se concluyó que actualmente hay 5,25
trillones de piezas de plástico presentes en la superficie de los océanos, con una masa de al menos 268.940 millo-
nes de T, de las que el 13% se consideran microplásticos, procedentes de la degradación de plásticos más grandes,
mientras que los microplásticos que se añaden intencionadamente a determinados productos (cosméticos, deter-
gentes, pinturas, etc.), suponen una proporción relativamente pequeña del total [8]. Se calcula que UE vierte entre
75.000-300.000 T/año de microplásticos en el medio ambiente [8] de los que muchos alcanzan aguas continentales
superficiales (lagos y ríos). Además, se han hallado grandes cantidades de microperlas procedentes de productos
de cuidado personal en diversos estudios que abarcan todo el mundo: los Grandes Lagos de Norteamérica [14],
Lago Garda (Italia) [15] o el lago Taihu (China) [16-17]. Aquí, en el río Yangtzé, Presa de las Tres Gargantas [18], se
hallaron concentraciones de microplásticos tres veces más altas que en el resto del río, concluyéndose por el tama-
ño y su forma que probablemente fueran originados por la degradación de piezas de plástico más grandes.

Por otro lado, en el lago Ontario (Canadá) se observó que no existían microplásticos en el sedimento a más de 8 cm
de profundidad, por lo que se dedujo que aquellos comenzaron a acumularse alrededor de 1977 [19]. Los tipos de
microplásticos más abundantes encontrados en los sedimentos fueron: polietileno (74%) y polipropileno (17%), con
un tamaño entre 0,5 y 3,0 mm. Asimismo, en el río Danubio en Austria [20] se concluyó que la cantidad de microplás-
ticos encontrados en la zona (ligados a efluentes industriales) durante un periodo de un año, supondrían el equiva-
lente al lanzamiento de 2,7 millones de botellas de plástico de 1,5 L al río. En este sentido, estudios recientes [21-22]
encontraron microplásticos y fibras plásticas en organismos acuáticos (gusanos planctónicos, larvas, moluscos,
peces) y en productos de origen marino como la sal común [23]. De este modo, es previsible que la concentración
de microplásticos en el ambiente acuático aumente en los próximos años, como resultado del aumento de la produc-
ción de materiales plásticos, la mala gestión de sus residuos [24], las microperlas y la degradación de los desechos
de plásticos [25]. Sin embargo, muchas regiones del mundo se han dotado de legislación destinada a reducir el uso
de bolsas de plástico desechables, fuente importante de microplásticos para el medio acuático. También, varios
países (como EEUU y Canadá) han adoptado ya medidas para restringir la utilización de microplásticos en diversos
productos de cuidado personal.

En el caso de la UE se ha establecido la obligación de que los EEMM adopten medidas para reducir el consumo de
bolsas de plástico, mitigar el impacto de las fibras procedentes del lavado de textiles y para controlar y reducir la
basura marina. Asimismo se van a desarrollar medidas concretas destinadas a reducir la pérdida o abandono de los
aparejos de pesca y acuicultura en el mar así como medidas innovadoras para recuperar parte de los plásticos flo-
tantes [8]. Se pretende alcanzar el buen estado ecológico de las aguas marinas en 2020, reduciendo la basura
marina hasta en un 30%. En concreto, un proyecto alemán pretende cuantificar los microplásticos ligados a las
aguas residuales urbanas y contribuir a mitigar su incidencia. Finalmente, a escala mundial existen programas de la
ONU (PNUMA) para combatir la contaminación generada por estos residuos.

MICROPLÁSTICOS EN AGUAS RESIDUALES


Las aguas residuales proceden del agua empleada en usos domésticos, urbanos y/o industriales, así como la mez-
cla de todas las anteriores. En la directiva 91/271 CEE, del Tratamiento de Aguas Residuales Urbanas, se definieron
las siguientes tipologías de aguas residuales:

• Aguas residuales domésticas: aquellas procedentes de zonas de viviendas y servicios generadas principal-
mente por el metabolismo humano y las actividades domésticas.

• Aguas residuales industriales: las vertidas desde locales utilizados para efectuar cualquier actividad comer-
cial o industrial, y que no sean domésticas ni aguas de escorrentía pluvial.

EL PROBLEMA DE LOS MICROPLÁSTICOS EN LAS AGUAS Y SU INVESTIGACIÓN

158
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

• Aguas residuales urbanas: las residuales domésticas o la mezcla de estas con aguas residuales industriales
y/o aguas de escorrentía pluvial.

Todas ellas habitualmente se recogen en un sistema colector y son enviadas mediante un emisario terrestre a una
EDAR (Estación Depuradora de Aguas Residuales). No obstante, las industrias que viertan a colector habrán de
acondicionar previamente sus aguas. En las EDAR se intenta conseguir una calidad de agua depurada adecuada a
los niveles de exigencia que marca la legislación, dirigida por inquietudes de la sociedad y por el estado del arte de
la depuración industrial en cada caso.

Con respecto a los microplásticos, existen muy pocos estudios realizados en plantas de tratamiento de aguas residua-
les y efluentes depurados. Uno de los más destacados, lo elaboró el Instituto de Estudios Medioambientales (ubicado
en Holanda) en cuatro Estaciones de Tratamiento de Aguas residuales donde se comprobó la descarga de entre 9 y
91 partículas/L en agua depurada, siendo 52 partículas/L el valor medio medido [26]. Otros estudios similares se han
desarrollado en depuradoras de San Petersburgo (Rusia), París (Francia) y Nueva York (EEUU). Por otra parte, un
estudio de microplásticos en la EDAR de S. Petersburgo (2014) determinó que la concentración de estos a la entrada
de la EDAR descendía significativamente con el tratamiento físico y tras el reactor biológico, si bien no se eliminaban
del todo del efluente depurado [27]. Más recientemente un estudio en las depuradoras de Nueva York, determinó que
25 de las 34 EDAR muestreadas presentaban estas sustancias [28] siendo sus orígenes las partículas de microplásti-
cos de productos de cuidado personal y las fibras lavandería descargadas a las aguas residuales municipales.

Lo anterior coincide con otro estudio realizado en Suecia [29]: se generaban más de 1.000 T/año de microplásticos
(productos de cuidado personal y lavado de fibras sintéticas), de los cuáles tras depuración pasaban al medioam-
biente entre 4 y 30 T/año. El diámetro de la mayoría de estas partículas era >300 µm, y se sigue estudiando el des-
tino de las partículas con diámetro <20 µm. Este estudio también indicaba que la eficacia de retención en lodos de
depuración es superior al 90% para partículas >20 µm y del 98% si el diámetro de las partículas es >300 µm, mien-
tras que la retención de estos compuestos en lodos procedentes de tratamientos físicos era insignificante. Finalmen-
te, existen varios estudios de diferentes autores [30, 31] donde se determina la presencia de partículas de microplás-
ticos en fangos de depuración.

ANÁLISIS DE MICROPLÁSTICOS EN AGUAS


Los microplásticos (fragmentos, fibras o esferas plásticas de tamaño entre 1 mm y 5 mm) son polímeros sintéticos,
principalmente de polietileno (PE), polipropileno (PP), poliestireno (PS), cloruro de polivinilo (PVC), policarbonato
(PC) y polietileno tereftalato (PET), con variados tamaño, forma, densidad y color. Los niveles que se detectan en
aguas oscilan según el tipo de agua (río, agua residual, mar, lagos, potable, embotellada). Mientras que las metodo-
logías analíticas para determinar los microplásticos en aguas de mar y residuales están bien desarrolladas [32] el
análisis en aguas continentales, y específicamente aguas de captación y consumo, es hoy en día un reto analítico
de elevada complejidad debido al pequeño tamaño de las partículas (1-300 µm), su baja concentración, y su natu-
raleza química variable, polímeros puros o mezclas complejas.

Las metodologías analíticas clásicas tienen como objetivo (i) preconcentrar elevados volúmenes de agua para llegar
a detectar los microplásticos; (ii) cuantificar de forma fiable el número de partículas plásticas por volumen de agua;
(iii) identificar la naturaleza química de los polímeros y (iv) eliminar la contaminación externa durante el procesado y
análisis de las muestras. El protocolo analítico estándar consta de varias etapas, y puede variar ligeramente según
el tipo de aguas a analizar [32] respondiendo a las siguientes fases:

• Preconcentración a través de tamices,

• Digestión,

• Flotación,

• Filtración con tamices, y

• Análisis final para identificación de materiales.

El muestreo debe ser representativo y proporcionar datos cuantitativos. Mientras que muchos estudios de aguas de
río utilizan muestreos con redes de plancton que dificultan precisar el volumen muestreado, la tendencia actual es

EL PROBLEMA DE LOS MICROPLÁSTICOS EN LAS AGUAS Y SU INVESTIGACIÓN

159
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

filtrar un volumen determinado de agua (1-10 L) a través de tamices de distinto tamaño de malla, lo que permite una
cuantificación exacta [33]. Una vez realizado el muestreo, el análisis posterior de microplásticos requiere el procesado
de la muestra, con la finalidad de eliminar la materia orgánica y particulada que interfiere en su identificación [34].

Los métodos de digestión más comúnmente utilizados usan NaOH, ácidos nítrico HNO3 o HCl, o una oxidación con
H2O2 en presencia de Fe (II) con o sin H2SO4 para eliminar la materia orgánica. Sin embargo, el uso de ácidos fuer-
tes puede degradar los polímeros plásticos [35]. Después, la concentración de partículas se realiza por flotación ya
que la mayoría de microplásticos tienen una densidad entre 0,8 y 1,4 kg/L y flotan en un medio hipersalino. Así, el
uso de sales (NaCl, ZnCl2), aceite de oliva o sucrosa [36] produce la precipitación de partículas y la flotación de la
fracción de microplásticos, posibilitando su recuperación de forma selectiva sobre un filtro de membrana de 1 µm o,
si los fragmentos son grandes, su recogida en una placa de Petri de vidrio [37]. Analíticamente, una primera etapa
consiste en la caracterización física y morfológica a fin de determinar su tamaño, forma y color. Si el tamaño es
grande, la inspección puede realizarse visualmente mediante un microscopio óptico o estero-microscopio con distin-
tos aumentos (típicamente 45 X) equipado con cámaras fotográficas para procesar las imágenes adquiridas. Sin
embargo, en este estadio aún no es posible identificar el tipo concreto de polímeros.

La segunda etapa, la más compleja de todo el proceso analítico, es la identificación de la naturaleza química de los
microplásticos y su cuantificación. Muchos estudios expresan la cantidad de partículas por litro, pero no identifican
el tipo de plástico (PP, PET, policarbonato, etc.), o sencillamente hacen referencia a las partículas gruesas (fragmen-
tos >300 mm) lo que puede generar información errónea o sesgada con graves implicaciones en el ámbito de la
seguridad en el consumo del agua. De este modo, las técnicas de detección han ido evolucionando para analizar
fragmentos cada vez más pequeños e identificar polímeros. Si bien es relativamente fácil identificar plásticos de
tamaño >300 mm, la dificultad de analizar microplásticos de <300 mm queda patente en la bibliografía [36]. Inicial-
mente se propuso el uso de la “hot needle”, que consistía en calentar una aguja y exponerla encima del fragmento
para identificar si era un plástico, aunque esto sólo sirve para determinar fragmentos relativamente grandes y no
permite identificar el tipo de polímero.

Actualmente las técnicas analíticas utilizan instrumentación sofisticada, costosa y de difícil manejo, como la espec-
troscopía de infrarrojos (IR) o IR con transformada de Fourier (FTIR) con “attenuated total reflection” (ATR), las
cuales posibilitan discriminar los polímeros en función de su estructura molecular a través de su espectro caracte-
rístico. Existen otras técnicas como la espectroscopia RAMAN, que proporciona información química y morfológica
de las partículas, aunque la presencia de color puede interferir la identificación del microplástico. Para solucionar
este problema, se ha propuesto el uso del tinte Nile Red para teñir las partículas plásticas y facilitar la detección
mediante espectroscopía Raman con fluorescencia [38]. También se ha descrito el uso de la microscopía electróni-
ca, que produce una imagen de elevada resolución pero tiene el inconveniente de ser una técnica costosa y destruc-
tiva, y además con problemas electrostáticos. Finalmente, la CG-EM con pirólisis analiza los productos de degrada-
ción térmicos y es capaz de identificar el tipo de polímero y aditivos sin el uso de disolventes, por lo que se minimiza
la contaminación externa.

El gran reto actual es determinar fragmentos en el intervalo de 1-300 µm, con técnicas muy sensibles, capaces de
identificar fragmentos inmovilizados sobre un filtro sin necesidad de separar las partículas de forma individual, lo que
imposibilita analizarlas todas. Para esto hay pocos estudios disponibles, debido a la dificultad de procesado y pos-
terior análisis eficaz de fragmentos pequeños, lo que se potencia por la contaminación ambiental externa de la
muestra durante el procesado en el laboratorio, por el material utilizado e incluso por el vestuario de los analistas.
Todo ello comportaría realizar controles de calidad para verificación de los resultados obtenidos usando blancos, si
bien no se suelen llevar a cabo por la falta de patrones de microplásticos.

Por lo dicho IPROMA ha abordado una estrategia para cuantificar microplasticos <20 µm (V Congreso iberoame­
ricano de Laboratorios-Lisboa, 2018): se trataba de obtener una técnica cuantitativa para poder fijar un umbral que
informe objetivamente del contenido de microplásticos. A modo de ejemplo, si en un agua se hallan 1.000
­partículas de PET por L, con dimensiones medias de 10 µm × 3 µm × 3 µm, esto equivaldría a una concentración
de 0,086 mg/L de PET: en la Tabla 1 se comparan resultados de concentración estimada en masa y recuentos de
partículas.

EL PROBLEMA DE LOS MICROPLÁSTICOS EN LAS AGUAS Y SU INVESTIGACIÓN

160
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Tabla 1: Relación entre masa y recuento de partículas (Borg Olesen, 2017).

Tipo de partícula % masa % partículas Tipo de partícula % masa % partículas


Polietileno 0,01 0,11 Epóxido 0,02 0,23
Polipropileno 0,30 1,03 Poliacetal 0,01 0,11
Poliéster 3,11 3,22 Acetato de celulosa 0,15 0,23
Poliamida 0,37 0,69 Proteína 1,90 10,57
Policloruro de vinilo 0,15 0,23 Celulosa 92,98 82,18
Poliuretano 1,21 1,49 Poliuretano pinturas 0,10 0,23
Poliestireno 0,05 0,11 Resina alquídica 0,16 0,46

La metodología que plantea IPROMA, a diferencia de la clásica, no se fundamenta en la medición de partículas, sino
en la propiedad intrínseca que presentan los plásticos, descrita por varios autores apoyándose en estudios de de-
gradación y descomposición térmica de polímeros [39,40] que a determinada temperatura sufren la ruptura de polí-
meros, originándose distintos compuestos: desde el monómero, caso del poliestireno, a otros polímeros, como el
caso de polipropileno.

Para aislar los posibles microplásticos del agua, se ha utilizado la filtración de entre 250 mL y 5.000 mL según la
naturaleza de la muestra y contenido en sólidos, a través de un filtro de cuarzo de 47 mm CHM QF1 previamente
acondicionado. El residuo filtrado es lavado con distintos reactivos para eliminar materia orgánica, compuestos or-
gánicos y grasas según la secuencia: agua – H2O2 – agua – acetona – agua – metanol – agua, y posteriormente
secado a 90 ºC durante 60 minutos. El filtro es troceado en 4 partes y se introduce en un tubo de acero de ATD 650
quedando listo para el análisis. Se muestran imágenes del proceso seguido, así como imágenes tomadas al micros-
copio de partículas retenidas en los filtros (Figura 1).

Figura 1. Proceso de separación de partículas de un agua.

Para cada uno de los plásticos de estudio, se obtuvo el “patrón” cromatografico en las condiciones mencionadas. En
la Figura 2, se muestran algunos cromatogramas obtenidos de algunos plásticos. Además, se han efectuado rectas
de calibrado de los distintos plásticos obteniendo unas significativas correlaciones lineales que demuestran que la
degradación térmica no es errática, y que se puede cuantificar según la cantidad del subproducto de degradación
generado.

EL PROBLEMA DE LOS MICROPLÁSTICOS EN LAS AGUAS Y SU INVESTIGACIÓN

161
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Figura 2. Cromatogramas de diferentes plásticos encontrados en aguas.

De los análisis llevados a cabo acerca del contenido en microplásticos para algunas muestras de aguas, se presen-
tan como ejemplo los resultados expuestos en la Tabla 2: se deducen concentraciones muy bajas y del orden de
unidades de mg/L solamente.

Tabla 2: Resultados de análisis en distintos tipos de aguas

Contenido de plásticos en aguas (mg/L)


Referencia PE PET PP NYLON PU PVC CAUCHO PS PACN CEL LN
Agua Mineral 1
<0,005 0,006 <0,005 <0,005 <0,005 <0,005 <0,005 <0,005 <0,005 <0,005 <0,005
en PET
Agua Mineral 2
<0,005 0,005 <0,005 <0,005 <0,005 <0,005 <0,005 <0,005 <0,005 <0,005 <0,005
en vidrio
Agua del grifo 1 <0,005 0,01 <0,005 <0,005 <0,005 0,025 <0,005 0,006 <0,005 0,036 <0,005
Agua del grifo 2 <0,005 0,005 <0,005 <0,005 <0,005 <0,005 <0,005 <0,005 <0,005 <0,005 <0,005
Agua Milli Q <0,005 <0,005 <0,005 <0,005 <0,005 <0,005 <0,005 <0,005 <0,005 <0,005 <0,005

PE, polietileno; PET, polietileno tereftalato; PP, polipropileno; PU, poliuretano; PVC, policloruro de vinilo; PS, poliestireno; PACN,
poliacrilonitrilo; CEL, celulosa; LN, lana.

Por último y pese a lo dicho, actualmente existe incertidumbre sobre las concentraciones y tipos de microplásticos
en aguas debido a discrepancias según el método analítico utilizado. Por tanto, surge la necesidad de desarrollar
metodologías armonizadas y fiables que permitan validar los resultados proporcionados por los distintos laboratorios
[34]. Esto permitirá homogeneizar las unidades utilizadas, categorizar los tipos de polímeros o mezclas y sobretodo
proporcionar información sobre partículas pequeñas, que son las que podrían detectarse en aguas potables a con-
centraciones más elevadas y que podrían causar preocupación por su posible impacto sobre la salud del ­consumidor.

INCIDENCIA Y RIESGO REAL DE LOS MICROPLÁSTICOS EN AGUAS DE CONSUMO


Las vías preferentes de exposición a microplásticos para el ser humano son: uso de cosméticos, alimentación y bebi-
das, así como ingestión de polvo relacionado con el desgaste de superficies plásticas. Aunque el riesgo asociado a
los cosméticos parece descartarse, sí se ha datado la presencia de estos sustratos en varios alimentos tales como
mejillones, cerveza y miel lo que ha movilizado a la EFSA (Agencia Europea de Seguridad Alimentaria) sobre el tema.

EL PROBLEMA DE LOS MICROPLÁSTICOS EN LAS AGUAS Y SU INVESTIGACIÓN

162
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Sin duda un problema relevante a escala global puede ser la acumulación de contaminantes con capacidad toxicoló-
gica, por ejemplo, bifenilos policlorados, hidrocarburos aromáticos policíclicos, polibromo-difeniléteres, nonilfenoles,
ftalatos o bisfenol A (usado en envasado de alimentos) que pueden ser adsorbidos por los microplásticos y de aquí
pasar a la cadena alimentaria. Una vez dentro del organismo, pasarían a los tejidos. Además, los nanoplásticos
(<20 mm) podrían acceder directamente a las células humanas con su posible afección derivada e esta circunstancia.

Como introducción al tema, si existiesen microplásticos en aguas brutas destinadas a potabilización, antes de llegar
al consumidor, deberían superar la barrera impuesta por el propio tratamiento en las ETAP que representa un factor
de seguridad para el consumidor. En general, el tratamiento convencional aplicado es muy eficaz: la decantación
elimina gran parte de todos los sólidos presentes en el agua en curso de tratamiento, la filtración sobre arena puede
eliminar partículas de hasta 10 mm, y los procesos de oxidación (ClO2) degradar las partículas de microplásticos a
unidades más pequeñas, según un estudio llevado a cabo en Irlanda por la EPA [42]. Si aparte del tratamiento con-
vencional se empleasen técnicas más eficaces (microfiltración, nanofiltración, ósmosis inversa) la presencia de mi-
croplásticos en un agua tratada podría reducirse aún más.

Dicho lo anterior, debe plantearse ahora la potencial presencia de microplásticos en aguas de consumo: no hay
muchas referencias al respecto. En primer lugar, cabe citar un reciente estudio realizado por Orb Media (EEUU) y
una extraordinaria repercusión mediática [43]. Este estudio se extendió a 159 muestras distribuidas por EEUU, Lí-
bano, Indonesia, Uganda, India, Ecuador y varios países de Europa: Eslovaquia, Reino Unido, Alemania, Suiza, Ir-
landa, Francia e Italia. El espectro abarcó metrópolis como Nueva Delhi o Yakarta, y pequeñas ciudades como Pi-
nebluff (EEUU, 1.400 h). Las tomas de muestras se llevaron a cabo por particulares, sin formación en el control de
calidad de aguas y con una sistemática cuestionable desde el punto de vista académica y técnico.

Como conclusiones generales, el 83% de las muestras analizadas contenían microplásticos, con un tamaño mayo-
ritario comprendido entre 100 mm y 5 mm de longitud (99,7% de las muestras), oscilando los porcentajes a escala
mundial entre el 17% en Nueva Delhi y el 94% en EEUU y Líbano. También ha de indicarse que ya el agua testigo
(desionizada) presentaba una significativa tasa de detección de microplásticos, del 17%. En este resultado puede
haber influencia del método de procesado del agua para su análisis la cual se almacenó en recipientes de polietileno
de alta densidad. Asimismo, el rango de detección varió entre 0 y 57 partículas por L, con un valor medio de 4,34
partículas/L. Así, considerando un consumo medio de 2 L/hab y día, la ingesta de fibras podría ser de 8,68 partícu-
las/hab. No obstante, el principal hándicap de este estudio y que le resta validez objetiva (aunque no mediática,
desafortunadamente) es que no ha sido llevado a cabo por profesionales ni sus resultados han sido contrastados
por expertos.

Por otro lado, el único estudio consistente y de acuerdo a los cánones y usos admitidos por la comunidad científica
internacional, llevado a cabo hasta la fecha sobre el tema, ha sido el de la Asociación Noruega de aguas [44], que
publicó sus resultados en 2018. Abarcó 24 aguas de grifo en salida de ETAP de este país: 23 de estas muestras
contenían menos de 1 partícula de microplástico/L y la muestra positiva contuvo 2,4 partículas/L. Además, se testa-
ron estas aguas en las redes de distribución, obteniendo que 19 de éstas tampoco mostraron presencia de micro-
plásticos y que las aguas con presencia contuvieron entre 2,0 y 3,7 partículas/L. Además, el estudio de este orga-
nismo, llevado a cabo por expertos, indicó que los microplásticos >150 mm no eran absorbidos por el ser humano
(sin existir estudios contrastados que indicasen ninguna afección toxicológica en humanos por parte de la OMS, EPA
ni de otros organismos internacionales) y que de los de inferior tamaño sólo se absorbía una pequeña fracción luego
eliminada del organismo vía heces fecales. Como conclusión, el agua de los abastecimientos noruegos era total-
mente segura.

Pero, ¿qué conclusiones para el consumidor puede concluirse de todos estos datos? Hagamos el siguiente cálculo:
supongamos una fibra típica de microplásticos (PET el más frecuentemente encontrado en aguas) de unos 10 mm
x 1 mm x 1 mm (que permitiría su entrada en el organismo) y que se encontrase en 1 L de agua, y apliquemos para
establecer la masa, la densidad media del PET empleado en botellas y pack para líquidos (0,925 g/cc). Con este
procedimiento concluimos que la concentración media de microplásticos en el agua de grifo podría potencialmente
estimarse en ≈ 9 mg/L, inferior a la admitida para muchos metales pesados según la normativa vigente, también
inferior a la de tricloroetileno+tetracloroetileno, y casi dos órdenes de magnitud inferior al límite admisible para THM
(100 mg/L).

Además, y considerando la posibilidad de adsorción de compuestos orgánicos potencialmente toxicológicos sobre


la superficie de los microplásticos, su concentración esperable sería varios órdenes de magnitud inferior: suponga-
mos dos órdenes. Así, la presencia de orgánicos adsorbidos podría ser de 10-2 mg/L, muy similar a las concentracio-

EL PROBLEMA DE LOS MICROPLÁSTICOS EN LAS AGUAS Y SU INVESTIGACIÓN

163
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

nes más bajas admisibles para orgánicos en aguas según el RD 140/2003 (aldrín, dieldrín, heptacloro y heptacloro
epóxido). Aún más, en base a las valoraciones de riesgo realizadas hasta la fecha, ni la OMS ni ningua normativa
internacional de referencia sobre calidad de aguas de consumo humano hasta la fecha contempla la necesidad de
controlar microplásticos en este producto. Como resumen y ante la inexistencia de estudios toxicológicos objetiva-
mente contrastados acerca de la potencial incidencia toxicológica de los microplásticos sobre el ser humano, puede
deducirse que la seguridad en el consumo de agua de grifo está totalmente garantizada cumpliendo todos los están-
dares de calidad exigibles.

Con respecto a las aguas embotelladas, también existen pocos estudios al efecto. Recientemente Orb Media (EEUU)
ha llevado a cabo otro muestreo [45] a escala mundial, que adolece de los defectos reseñados para el realizado en
aguas de grifo, sobre más de 250 botellas de 11 marcas. Los resultados medios hablan de 325 partículas/L, cantidad
sensiblemente superior a la detectada para aguas de grifo, y de que el 90% de las aguas embotellas contenía más
partículas que las del agua de grifo. Por otro lado, otro estudio llevado a cabo con aguas embotelladas de Alemania
[41], indicaba que aguas de envases retornables y de un solo uso contenían una media de 118 partículas/L, aguas
envasadas en tetrabrik contenían una media de 11 partículas/L y aguas envasadas en vidrio contenían 50 partícu-
las/L de media, así como que hasta el 80% de las partículas de microplásticos encontradas eran <50 mm. No obs-
tante, de estos datos y con las evidencias actuales, no pueden extraerse consecuencias toxicológicas para el ser
humano.

CONCLUSIONES
La presencia de microplásticos (<5 mm de tamaño) en aguas oceánicas se extiende hasta entornos tan remotos
como los océanos Ártico y Antártico y profundidades abisales (>5.000 m de profundidad: 4.000 partículas/m3) así
como en aguas de ríos y lagos de todo el mundo (Norteamérica, Europa, Asia). También penetran en organismos
marinos filtradores, plancton y organismos superiores (ballenas, tortugas). Según algunos estudios, se estima que
la acumulación de microplásticos en las aguas se inicia en el entorno de 1975, constituyendo el plástico el 80% de
la basura marina, y accediendo a este medio vía terrestre fundamentalmente, desde bolsas, textiles, pinturas, bote-
llas, neumáticos y productos cosméticos. Se cifra en unos 35.000 millones de T el contenido de microplásticos en la
superficie de los océanos lo que justifica la adopción de programas internacionales para minimizar este problema
ambiental (UE, ONU).

Por otro lado, los escasos estudios realizados sobre las aguas residuales de diferentes lugares del mundo (Rusia,
EEUU, Francia) indican que aquellas contienen microplásticos los cuales, tras el proceso de su depuración en las
EDAR, aún persisten en el agua depurada en cantidades del orden de 50 partículas/L. Asimismo, hasta el 90% de
las partículas originales pasa a los fangos de depuración en las depuradoras.

Con respecto al análisis de microplásticos en aguas, no existen metodologías consensuadas y las clásicas pasan
por un proceso de concentración, digestión, flotación, filtración, y cuantificación final de fibras mediante espectros-
copía IR o RAMAN, siendo poco eficientes para partículas <300 mm de tamaño. Recientemente se ha abordado la
determinación y cuantificación de partículas muy pequeñas (<20 mm) no mediante su aislamiento de la matriz vía
filtración y posterior cuantificación, sino mediante la aplicación del comportamiento térmico de los polímeros que
conforman los microplásticos: estos se degradan según secuencias conocidas lo que permite la identificación y
cuantificación conjunta de todos los presentes en la matriz estudiada. Con este procedimiento, los resultados obte-
nidos indican contenidos de plásticos en aguas del orden o inferiores a pocos mg/L.

En relación al agua de consumo, existen muy pocos estudios contrastados sobre presencia de microplásticos en
aguas de grifo o de botella, pero los disponibles hablan de una presencia mínima de partículas en aguas sobre el
total muestreado, y en estos casos del orden de 2-3 partículas/L. Si se lleva a cabo una estimación sobre concen-
tración en masa de microplásticos en aguas de grifo, así como de los potenciales orgánicos adsorbidos sobre ellos,
los valores obtenidos resultan muy bajos y del orden de los umbrales aplicados para los orgánicos más restringidos
en las normativas aplicables sobre aguas de consumo (RD 140/2003).

Dado que no hay normativas internacionales al efecto, ni indicaciones de la OMS, se ha de concluir que, con los
datos disponibles, el consumo de agua de grifo es totalmente seguro tanto desde la óptica de las propias partículas
sólidas potencialmente existentes, como considerando su potencial capacidad de adsorción de compuestos orgáni-
cos negativos para el ser humano.

EL PROBLEMA DE LOS MICROPLÁSTICOS EN LAS AGUAS Y SU INVESTIGACIÓN

164
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

En el caso del agua embotellada, tampoco se dispone de estudios contrastados, pero sí se percibe que contiene
aproximadamente dos órdenes de magnitud más de partículas que el agua del grifo pero, como se indicó más arriba,
estos datos tampoco pueden aseverar objetivamente un efecto negativo sobre la salud del consumidor.

REFERENCIAS
Andrady, A. L. (2011). Marine Pollution Bulletin, 62, 1596-605.

Ivar do Sul, J. A, Costa, M. F. (2014). Environmental Pollution, 185:352-64.

Rochman, C. M., Manzano C., Hentschel, B. T., Simonich, S. L. M. (2013). Env. Sci. and Tech., 47:13976-84.

UNEP (2016). United Nations Environment Programme, Nairobi.

Derraik, J. G. B. (2002). Marine Pollution Bulletin, 44, 842-852.

De la Sota Zubillaga, A. (2017). Actas XXXIV Jornadas Técnicas AEAS, 553-562 y ref. citadas allí.

Neufeld, L., Stassen, F., Sheppard, R., Gilman, T. (2016). World Economic Forum.

Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo, al Consejo, al Comité Económico y Social Europeo y al Co-
mité de las Regiones. COM (2018) 28).

Carpenter, E. J., Smith, K. L. (1972). Science, 175:1240-1.

Colton, J. B., Knapp, F. D., Burns, B. R. (1974). Science, 185:491-7.

Araújo, M. C., Costa, M. F. (2007). Environ. Qual. An. Int. J., 18, 6-12.

Rech, S., Macaya-Caquilpán, V., Pantoja, J. F., Rivadeneira, M. M., Jofre Madariaga, D., Thiel, M. (2014). Marine
Pollution Bulletin, 82, 66-75.

Eriksen, M., Lebreton, L. C. M., Carson, H. S., Thiel, M., Moore, C. J., Borerro, J. C., Galgani F., Ryan, P. G., Reisser
J. (2014). PLoS One, 9, e111913.

Eriksen, M., Mason, S., Wilson, S., Box, C., Zellers, A., Edwards, W., Farley, H. Amato, S. (2013). Marine Poll. Bull.,
77, 177-82.

Imhof, H. K., Ivleva, N. P., Schmid, J., Niessner, R., Laforsch, C. (2013). Current Biology, vol. 23, Issue 19, 7, october,
r867-r868.

Lei Su, Yingang Xue, Lingyun Li, Dongqi Yang, Huahong Shi. (2016). Env. Poll., vol. 216, september, 711-719.

Horton, A. A., Walton, A., Spurgeon, D. J., Lahive, E., Svendsen, C. (2017). Science of the Total Environment, 586
(2017) 127-141.

Zhang, K., Gong, W., Lv. J., Xiong, X., Wu, C. (2015). Env. Poll., 204:117-23.

Corcoran, P. L., Norris, T., Ceccanese, T., Walzak, M. J., Helm, P. A., Marvin, C. H. (2015). Env. Poll., 204, 17-25.

Lechner, A., Ramler, D. (2015). Env. Poll., 200, 159-60.

Eerkes-Medrano, D., Thompson, R. C. Aldridge, D. V. (2015). Water Research, 75, 63-82.

Tanaka, K., Takada, H. (2016). SCI. REPORTS, 6, 34351. DOI: 10.1038/srep34351.

Íñiguez, M.ª .E., Conesa, J. A., Fullana, A. (2017). SCI. REPORTS, 7, 8620. DOI:10.1038/s41598-017-09128-x

Jambeck, J. R., Geyer R., Wilcox, C., Siegler, T. R., Perryman, M., Andrady, A., Narayan, R. Law, K. L. (2015). Scien-
ce, 347, 768-71.

Law, K. L., Thompson, R. C. (2014). Science, 345, 144-5.

EL PROBLEMA DE LOS MICROPLÁSTICOS EN LAS AGUAS Y SU INVESTIGACIÓN

165
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Leslie, H. A., Van Velzen, M. J. M., Vethaak, A. D. (2013). Amsterdam: Institute for Environmental Studies, VU Uni-
versity Amsterdam. Final Report R-13/11).

Talvitie, J., Heinonen, M. (2014). HELCOM. BASE project 2012-2014.

Office of New York State Attorney General Eric T. Schneiderman. (2015). Disponible en: http://ag.ny.gov/pdfs/Micro-
beads_Report_5_14_14.pdf).

Magnusson, K., Eliasson, K., Fråne, A., Haikonen, K., Hultén, J., Olshammar, M., Stadmark, J., Voisin, A. (2016).
Swedish Environmental Protection Agency, Report number C 183).

Habib, D., Locke, D.C., Cannone, L. J. (1998). Water, Air, and Soil Pollution, 103(1-4), 1-8.

Bayo, J., Olmos, S., López-Castellanos, J., Alcolea, A. (2016). Int. Journal of Int. Sustainable Develop. and Planning,
11(5), 812-821.

Masura, J., Baker, J., Foster, G., Arthut, C. (2015). NOAA Marine Debris Program. NOAA Technical memorándum
NOS-OR&R-48.

Dyachenko, A., Mitchell, J., Arsem, N. (2017). Anal. Methods, 9, 1412-1418.

Rochman, C. M., Regan F., Thompson, R. C. (2017). Anal. Methods, 9, 1324-1325.

Claessens, M., Van Cauwenberghe, L., Vandegehuchte, M. B., Janssen, C. R. (2013). Mar. Poll. Bull., 70, 227-233.

Rodrigues, M. O., Gonçalves, A. M. M., Gonçalves, F. J. M., Nogueira, H., Marques, J. C., Abrantes, N. (2018). Eco-
logical Indicators, 89, 488-495.

Silva, A. B., Bastos, A. S., Justino, C. I. L., da Costa, J. P., Duarte, A. C., Rocha-Santos, T. A. P. (2018). Analytica
Chimica Acta, 1017, 1-19.

Erni-Cassola, G., Gibson, M. I., Thompson, R. C., Christie-Oleza, J. A. (2017). Environ. Sci. Technol., 51 13641-
13648.

Hourston, D. J. (2010). Degradation of plastics and polymers. Ed. Elsevier B.V., vol. 2, 18-53.

Sarker, M., Rashid, M. M. (2013). Int. J. of Sustainable Energy and Environment, 1(3), 78-86.

Shymanski, D., Goldbeck, C., Humpf, H. U., Frust, P. (2018). Water Research, 129, 154-162.

Mahon, A. M., Officer, R., Nash, R., O´Connor, I. (2017). EPA Research. Report, 210.

Orb Media (2017). https://orbmedia.org/stories/Invisibles_final_report/multimedia.

Asociación Noruega de Aguas (2018). Mapping microplastics in Norwegian drinking water, 6 pág.

Orb Media (2018). Reproducido en: https://www.bbc.com/mundo/noticias-43411826.

CONTACTO
R. Marín Galvín
C/De los Plateros,1; 14006-Córdoba
rmargal@emacsa.es.

A. Rosado Sanz
Avda. Pirineos,9, nave 17; 28703-S.S. Reyes (Madrid)
arosado@iproma.com.

EL PROBLEMA DE LOS MICROPLÁSTICOS EN LAS AGUAS Y SU INVESTIGACIÓN

166
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

ESTABILIDAD DE MUESTRAS Y COMPATIBILIDAD


DE MEDIDAS PARA LA DETERMINACIÓN DE CLORO
RESIDUAL LIBRE Y TOTAL EN AGUAS DE CONSUMO.
ESTUDIO INTERCOMPARATIVO

Existen documentos normativos relacionados con el establecimiento de pautas para la toma de muestras y su con-
servación, que también incluyen indicaciones sobre condiciones de realización de ensayos. En el caso concreto del
análisis de cloro residual libre y total, en muestras de agua de consumo humano, se indica que su realización debe
ser de forma inmediata o casi inmediata (menos de 15 minutos) desde el momento de la toma. Esto supone un pro-
blema importante para los laboratorios que, debido al elevado número de muestras que toman a diario, la determi-
nación in situ supone una ralentización realmente considerable del proceso de toma, o bien para los laboratorios que
necesitan tener una medida más precisa realizada con los equipos disponibles en las instalaciones permanentes y
que, por lo general, ofrecen resultados más fiables que los equipos portátiles.

Tomando como referencia la sistemática propuesta en el Anexo C de la norma UNE-EN ISO 5667:3 2013, el Grupo
de Trabajo ha realizado un ejercicio de comparación interlaboratorios organizado por un proveedor comercial inde-
pendiente acreditado UNE-EN ISO/IEC 17043, con el fin de comprobar si se pueden establecer pautas de toma y
almacenamiento de muestras que permitan la determinación más allá de la prácticamente inmediata.

El protocolo de actuación se organizó en dos ejercicios realizados durante los meses de septiembre y octubre de
2017, con el objeto de evaluar la variación de la concentración de cloro residual libre y total con el tiempo en el con-
junto de los 21 laboratorios participantes, determinando su concentración en el agua matriz proporcionada por el
organizador desde su preparación en el laboratorio y hasta pasadas 24 horas, tomando también medidas en tiempos
intermedios (1h, 2h, 4h, 8h), en dos frascos de diferente material y a dos temperaturas de trabajo.

Este estudio permite confirmar que se puede superar el tiempo establecido de 15 minutos, dependiendo de la tem-
peratura de conservación y del tipo de envase utilizado.

INTRODUCCIÓN
Con el fin de contar con datos experimentales que confirmen o no los periodos de estabilidad indicados en algunos
documentos normativos para la determinación de cloro residual libre y total en aguas de consumo, se establece un
esquema de ensayos intercomparativos como sigue:

• Dos niveles de concentración: 0,2 mg/l y 1 mg/l.

• Dos temperaturas de conservación: 5 ºC y temperatura ambiente.

• Dos tipos de envases: vidrio topacio y polietileno de alta densidad.

Para asegurar la independencia en cuanto a las muestras analizadas y al tratamiento de los resultados obtenidos,
se contratan los servicios de IELAB como proveedor comercial acreditado UNE-EN ISO/IEC 17043 para ejercicios
de intercomparación. En este ejercicio participan 21 laboratorios asociados a la Asociación Española de Abasteci-
mientos de Aguas y Saneamiento (AEAS), donde cada uno de ellos realizó 40 determinaciones por concentración
(dos réplicas para cada tiempo), obteniéndose un total de 840 resultados.

El esquema se resume en la Figura 1:

ESTABILIDAD DE MUESTRAS Y COMPATIBILIDAD DE MEDIDAS PARA LA DETERMINACIÓN DE CLORO RESIDUAL LIBRE Y TOTAL EN AGUAS DE CONSUMO.
ESTUDIO INTERCOMPARATIVO
167
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Figura 1

El proveedor comercial emite los informes de valoración del desempeño individuales para cada laboratorio partici-
pante, observándose en general z-scores correctos en los diferentes tiempos de conservación analizados (hasta
24 h). Cabe destacar la robustez del ejercicio, tanto desde el punto de vista del número de participantes como del
tratamiento de los datos.

RESULTADOS
A partir de los datos obtenidos en los ejercicios de intercomparación, a ambas concentraciones, se ha llevado a cabo
dos estudios:

1. Estabilidad de las muestras, calculándose a tiempo cero el valor medio de cada concentración () y el valor
medio para cada tiempo de conservación, temperatura y envase (), de modo que si la diferencia entre estos
valores es superior a 0,89 veces la desviación estándar del ejercicio:
– –
X B – X A > 0,89 s

Entonces, se considera que el tiempo de conservación se ha superado. Este análisis está basado en el inclui-
do en el Anexo C de la norma UNE-EN ISO 5667:3 2013 “Protocolo utilizado en los estudios holandeses de
validación”, aunque en lugar de utilizar la desviación estándar obtenida en la validación del método por cada
laboratorio, se ha considerado la desviación estándar del ejercicio. El estudio se ha adaptado al número de
repeticiones realizadas a cada tiempo de análisis. En este caso el criterio en cuanto a la diferencia en las
medias es más exigente que el indicado por el estudio holandés, y por tanto también se asegura en todo mo-
mento el criterio tomado para considerar si se ha superado el tiempo de conservación.

A partir de los datos experimentales, se obtiene el siguiente cuadro resumen en el que se expresa el tiempo
de conservación:

ESTABILIDAD DE MUESTRAS Y COMPATIBILIDAD DE MEDIDAS PARA LA DETERMINACIÓN DE CLORO RESIDUAL LIBRE Y TOTAL EN AGUAS DE CONSUMO.
ESTUDIO INTERCOMPARATIVO
168
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

HPDE ambiente HPDE 5 °C Vidrio ambiente Vidrio 5 °C


Cloro libre rango bajo 2h 2h 8h 24 h
Cloro libre rango alto 2h 2h 8h 24 h

Cloro total rango bajo 8h 8h 24 h 24 h


Cloro total rango alto 24 h 24 h 24 h 24 h

Los resultados del cuadro nos indican que en todos los casos el uso de vidrio topacio y refrigeración asegura
un tiempo de conservación de la muestra de 24 horas, independientemente del valor de concentración de la
muestra a estudio.

2. Tiempo de conservación máximo de las muestras mediante prueba t y cálculo de incertidumbre.

Para conocer si existe variación significativa entre la concentración inicial de cloro en la muestra y la concen-
tración medida a un tiempo determinado, se ha realizado prueba de significación mediante la prueba t. Esta
se ha llevado a cabo comparando los resultados obtenidos a cada uno de los tiempos en que se han realiza-
do las medidas con respecto a los resultados obtenidos inicialmente (a t = 0 horas).

Con anterioridad a la prueba de significación mediante la prueba t, se ha realizado para cada uno de los su-
puestos descritos anteriormente, la prueba F. Con esta prueba se ha estudiado la varianza de cada uno de los
grupos de datos a un tiempo determinado con respecto al tiempo inicial. De este modo, se conoce si las va-
rianzas son iguales o desiguales, con el fin de aplicar la prueba t según dicho resultado.

En las siguientes tablas se expresa el tiempo durante el cual las concentraciones de cloro a un tiempo deter-
minado e inicialmente no son significativamente diferentes.

HPDE ambiente HPDE 5 °C Vidrio ambiente Vidrio 5 °C


Cloro libre rango bajo 0h 0h 0h 1h
Cloro libre rango alto 1h 2h 8h 24 h

Cloro total rango bajo 4h 4h 8h 24 h


Cloro total rango alto 24 h 24 h 24 h 24 h

Se observa en el caso del cloro libre que la conservación en vidrio topacio a 5 ºC puede llegar para concen-
traciones en torno a 1mg/l hasta las 24 horas, mientras que a concentraciones en torno a 0,2 mg/l solamente
se podría mantener 1 hora antes de que exista un cambio significativo en la concentración de cloro inicial de
la muestra.

Aun así, este hecho no indica que la muestra haya superado el tiempo de conservación, ya que este depende
en gran medida de las características del método de ensayo, tales como la incertidumbre asociada al resulta-
do. Así, se consideró interesante por parte del grupo de trabajo estudiar la aportación del cambio de la con-
centración a lo largo del tiempo a la incertidumbre del resultado, ya que como se indica en la guía G-ENAC-09
Rev. 1 Julio 2005 en el punto 6.6 (Importancia de las contribuciones a la incertidumbre): “no todas las fuentes
de incertidumbre identificadas durante la evaluación de la incertidumbre realizan contribución significativa a la
incertidumbre combinada”.

Por lo que se decidió calcular la incertidumbre del resultado teniendo en cuenta la aportación debida al cambio
de concentración con el fin de comprobar si es significativa. Para ello, se calculó la incertidumbre asociada al
valor consenso para cada uno de los supuestos del ejercicio de intercomparación y para cada uno de los
tiempos de conservación de las muestras.

Los resultados obtenidos para la estimación de la incertidumbre expandida para cada uno de los casos en los que
es necesario tener en cuenta la diferencia entre el valor consenso a tiempo t = 0 h y a un tiempo determinado tanto
para cloro libre residual como para cloro total son los siguientes:

ESTABILIDAD DE MUESTRAS Y COMPATIBILIDAD DE MEDIDAS PARA LA DETERMINACIÓN DE CLORO RESIDUAL LIBRE Y TOTAL EN AGUAS DE CONSUMO.
ESTUDIO INTERCOMPARATIVO
169
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

CLORO LIBRE RESIDUAL:

TABLA INCERTIDUMBRE EXPANDIDA (mg/l)


t=0h t=1h t=2h t=4h t=8h t = 24 h
HDPE AMB 1,0 mg/l 0,182 0,201 0,194 0,202 0,264
HDPE AMB 0,2 mg/l 0,051 0,054 0,058 0,065 0,069 0,108
HDPE 5 ºC 1,0 mg/l 0,180 0,177 0,181 0,179
HDPE 5 ºC 0.2 mg/l 0,059 0,051 0,060 0,060 0,071 0,087
VIDRIO AMB 1,0 mg/l 0,184 0,179
VIDRIO AMB 0,2 mg/l 0,066 0,047 0,064 0,068 0,064 0,084
VIDRIO 5 ºC 1,0 mg/l 0,182
VIDRIO 5 ºC 0.2 mg/l 0,066 0,043 0,060 0,047 0,071

Se indican en azul los resultados que superan la incertidumbre inicial (t = 0 h).

En algunos casos, se observa que, pese a la diferencia significativa que se apreciaba en la prueba t de la concen-
tración en la muestra con el paso del tiempo, se produce una bajada en la incertidumbre asociada al resultado.

Estudiando los datos se observa que este hecho se produce porque existe una mejora de la incertidumbre asociada
a la dispersión de los resultados conforme pasa el tiempo que hace que, en algunos casos en los que la conserva-
ción de la muestra es mejor, por ejemplo vidrio topacio a 5 ºC, la aportación a la incertidumbre por parte de la dife-
rencia en las medidas de los valores consenso a diferentes tiempos, es poco significativa y no aporta lo suficiente
como para superar el valor inicial de incertidumbre.

Esto no ocurre en otros casos, como por ejemplo con frasco de plástico HDPE a temperatura ambiente, ya que el
cambio en la concentración de cloro en estas condiciones de conservación es tan importante que hace que su apor-
tación a la incertidumbre sea muy significativa.

Teniendo en cuenta la incertidumbre expandida para cada uno de los tiempos de conservación, los resultados posi-
bles emitidos por el laboratorio con la incertidumbre indicada en las tablas contendrán el valor real de la muestra a t
= 0. Dado que el laboratorio emitirá en su informe de ensayo el resultado con la incertidumbre estimada en valida-
ción, que corresponde con muestra recién tomada (t = 0 h), se puede concluir que en los casos en los que la incer-
tidumbre calculada a cada tiempo de conservación de muestra es inferior a la que se estima inicialmente a t = 0 h,
el resultado contiene el valor real de concentración inicial de la muestra, por tanto, el laboratorio puede conservar la
muestra hasta ese número de horas.

Así, por ejemplo, en la siguiente tabla se pueden observar los tiempos de conservación de las muestras para las
diferentes condiciones de conservación teniendo en cuenta los casos en los que el resultado del valor consenso a
las diferentes horas ± incertidumbre del método, contienen el valor de concentración de la muestra a t = 0.

HPDE ambiente HPDE 5 °C Vidrio ambiente Vidrio 5 °C


Cloro libre rango bajo 0h 2h 2h 8h
Cloro libre rango alto 1h 4h 24 h 24 h

Cloro total rango bajo 8h 8h 24 h 24h


Cloro total rango alto 24 h 24 h 24 h 24h

CONCLUSIÓN
Mediante este estudio de diferentes formas de acercamiento al cálculo del tiempo de conservación de muestras, se
puede indicar que el tiempo de conservación de muestra tanto para cloro residual libre como para cloro total aumen-
ta enormemente con el uso de vidrio topacio en los frascos de muestra, así como de refrigeración en la temperatura
de conservación. De esta forma se puede conseguir que el tiempo de conservación de muestras llegue al menos

ESTABILIDAD DE MUESTRAS Y COMPATIBILIDAD DE MEDIDAS PARA LA DETERMINACIÓN DE CLORO RESIDUAL LIBRE Y TOTAL EN AGUAS DE CONSUMO.
ESTUDIO INTERCOMPARATIVO
170
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

hasta las 8 horas para el caso de cloro libre residual y 24 horas para el caso de cloro total.

De todos modos, algunos resultados de los estudios realizados indican que el cloro libre residual puede llegar a te-
ner un tiempo de conservación de muestra de 24 horas.

Para comprobar este hecho y además asegurar que dichas conclusiones se mantienen para muestras con diferen-
tes características en su matriz, se va a completar el estudio mediante la comprobación de los requisitos indicados
en el Estudio Holandés para la conservación de muestras (Anexo C de la norma UNE-EN ISO 5667:3 2013) con
análisis en diferentes muestras por los laboratorios que forman el Grupo de Trabajo.

RECONOCIMIENTOS
Agradecemos el soporte recibido tanto por la AEAS como por los Laboratorios participantes para poder llevar a cabo
el estudio presentado.

REFERENCIAS
Standard Methods for the Examination of Water and Wastewater 22nd edition 1060C.

UNE-EN ISO 5667-3:2013. Calidad del agua. Muestreo. Parte 3: Conservación y manipulación de las muestras de
agua.

G-ENAC - 09 Rev. 1 Guía para la expresión de la incertidumbre en los ensayos cuantitativos (Julio 2005).

CONTACTO
Jesús Manuel Esteban Rodríguez
Responsable Laboratorio AqualiaLAB – ÁVILA (FFC – AQUALIA)

Pedro Pablo Morillas Bravo


Coordinador de Garantía de Calidad – Canal de Isabel II, S.A.

ESTABILIDAD DE MUESTRAS Y COMPATIBILIDAD DE MEDIDAS PARA LA DETERMINACIÓN DE CLORO RESIDUAL LIBRE Y TOTAL EN AGUAS DE CONSUMO.
ESTUDIO INTERCOMPARATIVO
171
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

GUÍAS DE TÉCNICAS DE TRABAJO


PARA LABORATORIOS DE CONTROL DE CALIDAD
DE AGUAS: TOMA DE MUESTRAS PUNTUALES
Pedro Pablo Morillas Bravo
Coordinador del Grupo de Trabajo de Laboratorios- Comisión 2.ª y 5.ª AEAS
Canal de Isabel II, S.A.
C/ Santa Engracia 125, 28003 – Madrid
Telf.: 915 451 000 / Fax: 915 451 442
Correo electrónico: ppmorillas@canaldeisabelsegunda.es

SUMARIO
El objeto de esta presentación es dar la máxima difusión al trabajo realizado por la AEAS, a través de su Comisión
2.ª y 5.ª, en relación con la acreditación de laboratorios de control de calidad de aguas.

Existen diversos textos legales que incluyen la obligación, para los laboratorios de control, de implantar Sistemas de
Gestión de la Calidad basados en la norma internacional ISO 17025.

Con el fin de intentar desarrollar sistemáticas de trabajo homogéneas de cara a dar cumplimiento a los requisitos de
la citada norma, la AEAS puso en marcha en 2011 un Grupo de Trabajo para la elaboración de una guía constituida
por documentos que contemplen el desarrollo de estas sistemáticas para varios requisitos de la norma indicada.
Hasta la fecha se han editado tres partes a esa Guía.

Esta actuación consensuada va a permitir disponer de unas pautas comunes de funcionamiento e interpretación de
información que facilitará y homogeneizará el proceso de evaluación de la conformidad de estos laboratorios.

INTRODUCCIÓN
Este documento constituye la tercera parte de la Guía para el funcionamiento de los Laboratorios de Ensayos de
Aguas, editada por la Asociación Española de Abastecimientos de Agua y Saneamiento (AEAS) a través de sus
Comisiones Segunda y Quinta.

El Grupo de Trabajo se ha centrado en la toma de muestra al entender que la recogida de la muestra representativa
constituye uno de los elementos fundamentales de un programa de control de calidad, a fin de obtener datos reales
de las características físicas, químicas, biológicas, microbiológicas y radiológicas de una determinada masa de
agua.

Es importante que la muestra de agua tomada sea homogénea y representativa, y que el proceso de toma, trans-
porte y conservación no modifiquen las propiedades a analizar. Este proceso es esencial para evitar resultados de
ensayo cuya fiabilidad pueda ser cuestionada a consecuencia de procesos de toma incorrectos.

En junio de 2018 se editó el documento relacionado con las sistemáticas para realizar la toma de muestras puntua-
les manuales de aguas continentales, marinas, tratadas y residuales. Este documento pasó a revisión para incluir
también las muestras compuestas en las matrices correspondientes.

El objeto de la guía es proponer una sistemática que permita llevar a cabo las actuaciones necesarias para la reali-
zación de toma de muestras puntuales manuales en diferentes matrices de agua (continental, consumo, residual y

GUÍAS DE TÉCNICAS DE TRABAJO PARA LABORATORIOS DE CONTROL DE CALIDAD DE AGUAS: TOMA DE MUESTRAS PUNTUALES

172
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

marina).No se incluyen por tanto características asociadas a una toma de muestra, tales como plan estadístico de
toma de muestra, frecuencias de toma de muestras y distribución espacial de las mismas.

No se pretende establecer directrices de obligado cumplimiento, pero sí aportar criterios homogéneos de funciona-
miento basados en la experiencia, y buena práctica de los laboratorios integrantes del Grupo de Trabajo, de tal forma
que el mismo pueda ser un referente a tener en cuenta. Los ejemplos incluidos en esta guía deben interpretarse
como tal, ya que pueden existir otras alternativas igualmente válidas.

El Grupo de Trabajo está constituido por miembros de laboratorios de ensayo acreditados, con amplia experiencia
en los ensayos relacionados y cuya participación pretende plasmar dicha experiencia en los documentos que se les
solicitan. La relación de participantes es la siguiente:

Coordinador:
Pedro Pablo Morillas Bravo CANAL DE ISABEL II, S.A.
Miembros activos:
Joan Boix Berna AGUAS DE BARCELONA
Lluís Vázquez Millà AGUAS DE BARCELONA
Isabel de Blas Bravo AGUAS MUNICIPALIZADAS DE ALICANTE
Itziar Larumbe Hernández AGUAS-AÑARBE
Estíbaliz Alda Tobar C. DE AGUAS DE BILBAO-VIZCAYA
Isabel Echarri Gurtubay C. DE AGUAS DE BILBAO-VIZCAYA
Josepa Fàbregas Serrà C. DE AGUAS DE TARRAGONA
Consuelo Juan Rodríguez EMASESA
Jesús Manuel Esteban Rodríguez FCC-AQUALIA
Carina González Taboas GAMASER
M.ª José Vázquez García INTERLAB
Begoña García Asensi IPROMA
Marta Pedemonte Almirall LAB. Dr. OLIVER RODES
Pilar González Valdés LABAQUA
Ramón Bouza Deaño LABS& TECHNOLOGICAL SERVICES AGQ SL
Mikel Manzanos Areta MANCOMUNIDAD COMARCA DE PAMPLONA

CRITERIOS TÉCNICOS PARA LA TOMA DE MUESTRAS PUNTUALES


El documento se estructura como sigue:

1. Aspectos generales: competencia del personal, medidas de seguridad, condiciones ambientales y limpieza
de material.

2. Preparación de la toma de muestra, con la definición del objetivo de la toma, identificación de los puntos de
toma, documentos, registros, reactivos y equipos requeridos, trazabilidad del proceso.

3. Sistemática de toma en función de los parámetros a analizar, matrices y puntos de toma de muestra.

4. Conservación, transporte y almacenamiento de las muestras, con propuestas concretas de actuación en


cuanto a condiciones de temperaturas de conservación.

5. Proceso de recepción en el laboratorio.

6. Actuaciones de control de calidad para la toma de muestras mediante el uso de blancos, duplicados o
muestras adicionadas.

GUÍAS DE TÉCNICAS DE TRABAJO PARA LABORATORIOS DE CONTROL DE CALIDAD DE AGUAS: TOMA DE MUESTRAS PUNTUALES

173
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Se incluyen también tres anexos que aclaran y desarrollan el contenido del documento:

• ANEXO 1: Tabla comparativa de tipo de envase, conservantes, condiciones de conservación y plazo cadu-
cidad por parámetro.

• ANEXO 2: Equipos y dispositivos de toma de muestras.

• ANEXO 3: Estabilidad de muestras y compatibilidad de medidas para la determinación de cloro residual libre
y total en agua de consumo.

Aspectos generales

Dentro de este apartado se han incluido aquellas consideraciones que deben tenerse siempre en cuenta a la hora
de llevar a cabo una toma de muestras. En primer lugar, se ha estimado la competencia del personal como elemen-
to clave en este proceso, al tratarse de un factor esencial para garantizar la fiabilidad de los resultados derivados de
este proceso.

Otros elementos tratados son las medidas de seguridad necesarias y obligatorias para llevar a cabo estas actuacio-
nes, la posible afección derivada de determinadas condiciones ambientales, así como las condiciones de limpieza
de todo el material utilizado durante el proceso de toma.

Preparación de la toma de muestra

En este apartado, la guía plasma la necesidad de entender que este proceso debe estar debidamente planificado,
en el que se detallen al menos:

• Objetivo de la toma de muestra y parámetros a analizar.

• Identificación y localización del punto o puntos de toma de muestra.

• Tipo de envases en función de los análisis a realizar.

• Equipos, accesorios y material auxiliar necesario en función de las características del punto de toma y de los
análisis a realizar.

• Condiciones de transporte y conservación.

• Documentos aplicables y registros necesarios para asegurar la trazabilidad del proceso.

En la guía se explican y ponen ejemplos para cada uno los puntos anteriores, así como documentos normativos de
posible aplicación.

Sistemática de la toma de muestra

En este apartado, la guía considera dos orientaciones, para la realización del proceso:

• Partiendo de los parámetros que se quieren analizar con posterioridad, ya sean físico-químicos, microbioló-
gicos o patógenos de otro tipo, estableciendo entonces la tipología de envases a emplear, la prelación en el
llenado de los mismos y su conservación hasta la realización de los ensayos relacionados.

• Basar el proceso en la matriz a evaluar (agua de consumo, continental, marina y residual), los puntos de
toma y el objeto de la misma.

Conservación, almacenamiento y transporte

La conservación solo retrasa los cambios químicos y biológicos que inevitablemente se producen tras la toma de
muestra, ya que nunca puede conseguirse la estabilidad completa, independientemente del tipo de muestra, por lo
que es esencial analizar la muestra con el mínimo retraso posible.

Para una correcta conservación de las muestras entre la toma y su análisis en el laboratorio, además de las carac-
terísticas que deben tener los envases de toma la guía se centra y desarrolla tres factores: necesidad de adición de
reactivos conservantes, tiempo y temperatura de conservación.

GUÍAS DE TÉCNICAS DE TRABAJO PARA LABORATORIOS DE CONTROL DE CALIDAD DE AGUAS: TOMA DE MUESTRAS PUNTUALES

174
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Recepción en el laboratorio

La guía presenta requerimientos mínimos para asegurar que se disponen de pautas adecuadas de manipulación,
protección, conservación y de la disposición final de la muestra, de modo que la integridad de la muestra no se vea
afectada. Se indica la necesidad de contar con sistemas de identificación apropiados, y de identificar y registrar
aquellas anomalías o desviaciones respecto a las condiciones especificadas.

Control de calidad del proceso de toma

La guía, en este apartado, se centra en la preparación de un programa documentado de control de calidad en la


toma de muestra, con tres objetivos fundamentales:

a) Controlar y detectar errores que permitan rechazar muestras no válidas.

b) Demostrar que las posibles fuentes de error están controladas adecuadamente.

c) Estimar la variabilidad de la toma de muestra (mediante replicados/duplicados de muestras).

El esfuerzo realizado en el control de calidad de toma de muestra depende de los objetivos del programa, y puede
revisarse atendiendo a los datos históricos disponibles en el laboratorio.

En el desarrollo del programa se explican varias alternativas:

• Análisis de blancos, para la identificación de errores relacionados con la contaminación debido a los enva-
ses, el transporte o al propio proceso de toma de muestras.

• Análisis de duplicados, utilizados para estimar la repetibilidad del proceso analítico y, en la toma de muestra,
tiene como objetivo evaluar la variabilidad asociada a la toma.

• Análisis de muestras adicionadas, que permite identificar errores relacionados con la contaminación de reci-
pientes de toma y del proceso, resultando útil para la verificación de errores debidos a inestabilidad de la
muestra (compuestos orgánicos volátiles, metales traza, nutrientes, etc.).

En cuanto a los Anexos, el anexo 1 incluye una tabla comparativa de envases, tiempos y condiciones de almacena-
miento atendiendo a los parámetros físico-químicos y microbiológicos a analizar. La comparación se ha realizado
atendiendo a los requisitos establecidos en la norma UNE-EN ISO 5667-3 y el Standard Methods (1060 Collection
and preservation of samples), y permite identificar similitudes y diferencias entre ambos documentos.

El anexo 2 incorpora imágenes de diferentes dispositivos de toma de muestra, de uso habitual.

Por último, el anexo 3 incorpora los resultados del estudio experimental realizado por 21 laboratorios miembros de
la Comisión 2.ª de la AEAS, centrado en la evaluación del tiempo de conservación de las muestras de aguas de
consumo para la determinación de cloro libre y total, replicando el esquema propuesto en el anexo C de la norma
UNE-EN ISO 5667-3.

CONCLUSIÓN
El documento elaborado aborda los elementos básicos y esenciales para la realización sistematizada de la toma de
muestras puntual en diferentes matrices de agua, proponiendo pautas concretas y criterios de aceptación para ac-
tuaciones controvertidas como los procesos de conservación y tiempos de realización de ensayos.

Esta actuación consensuada va a permitir disponer de unas pautas comunes de funcionamiento e interpretación de
información que facilitará y homogeneizará el proceso de evaluación de la conformidad de estos laboratorios.

RECONOCIMIENTOS
Los miembros del Grupo de Trabajo agradecen el soporte recibido por el personal de los Laboratorios participantes.

El Grupo de Trabajo ha estado asistido en la revisión final del documento por numerosos vocales de la Comisión 2.ª
de la AEAS.

GUÍAS DE TÉCNICAS DE TRABAJO PARA LABORATORIOS DE CONTROL DE CALIDAD DE AGUAS: TOMA DE MUESTRAS PUNTUALES

175
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

REFERENCIAS
Se incluyen aquí las referencias de carácter general utilizadas para la elaboración de la guía presentada. El detalle
de las referencias utilizadas puede consultarse en la propia guía.

1. Directiva (UE) 2015/1787 de la Comisión, de 6 de octubre de 2015, por la que se modifican los anexos II y III de
la Directiva 98/83/CE del Consejo, relativa a la calidad de las aguas destinadas al consumo humano.

2. Guía para el funcionamiento de los laboratorios de ensayo de aguas. Parte I Criterios para el aseguramiento de
la calidad de los ensayos - Revisión 1 (www.aeas.es)

3. Guía para el funcionamiento de los laboratorios de ensayo de aguas. Parte II – Criterios para la validación de
métodos de ensayo físico-químicos y microbiológicos (www.aeas.es)

4. Serie de normas ISO 5667 Water quality – Sampling.

5. Real Decreto 742/2013, de 27 de septiembre por el que se establecen los criterios técnico-sanitarios de las pis­
cinas.

6. Real Decreto 865/2003, de 4 de julio, por el que se establecen los criterios higiénico-sanitarios para la prevención
y control de la legionelosis.

CONTACTO
El documento puede descargarse en la página web de la AEAS: http://www.aeas.es/

Datos de contacto del Coordinador, en representación del Grupo de Trabajo:

Pedro Pablo Morillas Bravo


Coordinador de Garantía de Calidad - Canal de Isabel II, S.A.
Correo electrónico: ppmorillas@canaldeisabelsegunda.es

GUÍAS DE TÉCNICAS DE TRABAJO PARA LABORATORIOS DE CONTROL DE CALIDAD DE AGUAS: TOMA DE MUESTRAS PUNTUALES

176
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

HERRAMIENTA DE CARACTERIZACIÓN Y SELECCIÓN


DE MÉTODOS ANALÍTICOS
Ballester Caudet, Ana – Grupo de investigación MINTOTA, Universidad de Valencia
Campíns Falcó, Pilar – Grupo de investigación MINTOTA, Universidad de Valencia
Pérez Cabo, Bibiana – GAMASER (Global Omnium)
Sancho Sánchez, Raquel – GAMASER (Global Omnium)
Lorente Vila, Mónica – GAMASER (Global Omnium)
Sastre Salas, Guadalupe – GAMASER (Global Omnium)
González Taboas, Carina – GAMASER (Global Omnium)

SUMARIO
La implementación de principios de desarrollo sostenible tiene como reto principal alcanzar un compromiso óptimo
entre la mejora de la sostenibilidad del método de análisis y el aumento de la calidad de los resultados analíticos. Es
el objetivo primordial de lo que se conoce como la Química Analítica Verde (GAC en sus siglas en inglés). La GAC
se fundamenta en una serie de principios que sirven de guía para definir el marco de los procedimientos analíticos
“verdes”. En base a estos principios, se realiza una caracterización cualitativa de los aspectos sostenibles de los
métodos analíticos. No obstante, existe cada vez mayor interés en complementar dicha caracterización mediante
una evaluación cuantitativa, una opción posible es considerar posibles puntos de penalización (PPs) que permiten
comparar distintos parámetros de calidad y las diferentes etapas de los procesos analíticos. Con la finalidad de dis-
poner de un criterio objetivo para elegir entre distintos métodos de análisis el de menor impacto ambiental y mayor
sostenibilidad, el grupo de investigación MINTOTA ha propuesto una nueva herramienta GREENCOST que ha apli-
cado en colaboración con la empresa GAMASER para caracterizar procedimientos físico-químicos y microbiológicos
de control de calidad de aguas y muestras sólidas ambientales teniendo en cuenta los aspectos clave que los defi-
nen, como son la sensibilidad, selectividad, robustez, un límite de detección acorde con la normativa vigente, trata-
miento de muestra, características de la técnica, sostenibilidad, seguridad y coste efectivo.

En concreto, la herramienta de evaluación GREENCOST incluye una serie de variables organizadas en cinco blo-
ques distintos. El primer bloque se corresponde con los parámetros de calidad o figuras de mérito relativos al méto-
do analítico objeto de estudio. El segundo bloque se asocia al riesgo químico y sanitario al que se expone el perso-
nal analista y el medio ambiente, así como a la seguridad de dicho personal. A continuación, dos bloques evalúan el
impacto ambiental asociado al método de análisis mediante la evaluación de los residuos generados y el cálculo de
su huella de carbono. Por último, se realiza una estimación del coste económico anual asociado al método analítico.
La evaluación conjunta de los bloques indicados anteriormente permite caracterizar el método de análisis y estable-
cer comparaciones para seleccionar el procedimiento más sostenible y más rentable. La penalización global obteni-
da, escalada en un rango de 0 a 4, se indica en un hexágono regular dividido en seis triángulos equiláteros, uno para
cada bloque de variables excepto la toxicidad y seguridad que se engloban en un mismo triángulo.

Entre los métodos evaluados se incluye la determinación de pesticidas en aguas mediante cromatografía de ga-
ses y líquida acopladas a espectrometría de masas (GC-MS y LC-MS, respectivamente). El empleo de GREEN-
COST permite comparar entre los métodos de manera fácil y visual por simple inspección de los pictogramas
hexagonales. Así, por ejemplo, se concluye que la determinación cromatográfica por GC-MS presenta desventa-
jas frente a la técnica LC-MS dado que supone un tratamiento de muestra más complejo y de mayor riesgo para
la seguridad.

HERRAMIENTA DE CARACTERIZACIÓN Y SELECCIÓN DE MÉTODOS ANALÍTICOS

177
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

PALABRAS CLAVE
Química Analítica Verde, sostenibilidad, figuras de mérito, toxicidad, seguridad, impacto ambiental, coste

INTRODUCCIÓN
El objetivo primordial de la Química Analítica Verde (Keith, Gron and Young, 2007) es la implementación de princi-
pios de desarrollo sostenible en los laboratorios de análisis para reducir el impacto ambiental que sus actividades
puedan derivar. La puesta en práctica de principios más sostenibles tiene como reto principal alcanzar un buen
compromiso entre la mejora del aspecto sostenible del método de análisis y el aumento de la calidad de los resulta-
dos analíticos. En base a los principios de la Química Verde, existe cada vez mayor interés en establecer las bases
de una evaluación cuantitativa que permita caracterizar la sostenibilidad de los métodos de análisis. Algunos autores
(Gałuszka et al., 2012; Phan, Gallardo and Mane, 2015; Płotka-Wasylka, 2018)”ISSN”:”01659936”,”abstract”:”We
propose the analytical Eco-Scale as a novel comprehensive approach to evaluating the greenness of analytical me-
thodology. It is based on assigning penalty points to parameters of an analytical process that are not in agreement
with the ideal green analysis. This approach compares different parameters and different steps of the analytical pro-
cess. Traditional green chemistry metrics (e.g., Atom Economy, E-factor and Reaction Mass Efficiency han introdu-
cido para algunos aspectos parciales puntos de penalización.

La elaboración de una herramienta que permita evaluar la sostenibilidad de los métodos analíticos es una tarea
compleja, dada la diversidad de matrices de muestra y la variedad de parámetros que han de ser considerados. Sin
embargo, tener a disposición un criterio objetivo para elegir entre distintos métodos de análisis el de menor impacto
ambiental y mayor sostenibilidad resulta ser de gran utilidad en el desarrollo de procedimientos cada vez más ver-
des. El grupo MINTOTA ha trabajado en el tema (Campins Falcó, P, Herráez Hernández, R, Molins Legua, C, Moliner
Martínez, Y,; Molins-Legua et al., 2006; Pla-Tolós et al., 2016)”ISBN”:”0165-9936”,”ISSN”:”01659936”,”abstract”:”We
have critically evaluated the main parameters involved in determining ammonium in water samples, in order to select
the most suitable method appropriate to the requirements of the analysis. We compared several methods: reference
(ion-selective electrodes, Nessler and indophenol con el objetivo de caracterizar los procedimientos teniendo en
cuenta los aspectos clave que los definen (ver Figura) y las características de comportamiento de las técnicas ins-
trumentales empleadas para llevar a cabo el análisis químico.

Figura 1. Aspectos clave que definen a los métodos analíticos.

ESTRUCTURA DE LA HERRAMIENTA GREENCOST


La herramienta de evaluación incluye una serie de variables organizadas en cinco bloques distintos. El primer blo-
que se corresponde con los parámetros de calidad o figuras de mérito relativos al método analítico objeto de estudio.
El segundo bloque se asocia al riesgo químico y sanitario al que se expone el personal analista y el medio ambiente,
así como a la seguridad de dicho personal. A continuación, dos bloques evalúan el impacto ambiental asociado al
método de análisis estudiado mediante la evaluación de los residuos generados y el cálculo de su huella de carbono.
Por último, se realiza una estimación del coste económico anual asociado al método a partir de los gastos princi­
pales.

HERRAMIENTA DE CARACTERIZACIÓN Y SELECCIÓN DE MÉTODOS ANALÍTICOS

178
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Evaluación de las figuras de mérito

Se distinguen dos bloques respecto a las necesidades del parámetro a controlar relativo a la muestra/método y al
control de calidad: figuras de mérito FM-1 y Figuras de mérito FM-2. El bloque FM-1 incluye los parámetros relativos
al tratamiento de la muestra, los descriptivos del método y la calibración. La penalización máxima propuesta para
cada sección se indica en la tabla 1. Cuanto mayor sean los puntos de penalización, peor adaptación de las figuras
de mérito del procedimiento al control del parámetro químico-físico.

Tabla 1: Parámetros considerados en la evaluación de las figuras de mérito FM-1.

Tratamiento de muestra Descriptivos del método Calibración


Preservación Modalidad método Frecuencia
Conservación Modo operativo Tiempo requerido
Tamaño Posibilidad portabilidad Número patrones
Número reactivos/disolventes Método/muestra Ajuste lineal R2
Cantidad reactivos/disolventes Analitos/muestra Límites LOD, LOQ
Instrumental vs preparación al método Tiempo de análisis/muestra Rango de trabajo y linealidad
Número muestras/semana Robustez Precisión
Pretratamiento
18 10 17

En los descriptivos del método, las modalidades a considerar son tipo in-line, on-line y off-line, siendo esta clasifica-
ción acorde al lugar donde se realiza el procedimiento analítico. La variante in-line es aquella en la que la medición
tiene lugar mediante la introducción del dispositivo de análisis en la zona de muestreo donde ocurre el proceso físi-
co-químico, mientras que la opción on-line supone la extracción de la muestra y posterior análisis en una estación
fija cercana a la zona de muestreo. Por otro lado, las metodologías de análisis que sólo pueden realizarse en el la-
boratorio requieren de la toma de muestra en el lugar y transporte al laboratorio para su análisis (modalidad off-line),
siendo la opción menos favorable desde el punto de vista sostenible. Es por ello que cada vez existe mayor interés
en el desarrollo de dispositivos de análisis in situ (Jornet-Martínez et al., 2017; N. Jornet-Martínez, S. Bocanegra-Ro-
dríguez, R. A. González-Fuenzalida, C. Molins-Legua, 2019), es decir, aquellos en los que la determinación analítica
se realiza en el mismo lugar donde se produce el fenómeno físico-químico, siendo la opción más sostenible.

La precisión del método se evalúa mediante la ecuación de Horwitz(2002/657/CE, 2002) según la expresión:

RSDR (%) = 2(1-0,5 × logC)

donde C es la concentración del analito y RSDR es la desviación estándar relativa calculada a partir de resultados
generados bajo condiciones de reproducibilidad. El valor Horrat hace referencia a la repetibilidad de los resulta-
dos (RSDr) y establece la relación RSDr = 0,66 × RSDR.

El bloque FM-2 abarca los parámetros relativos al control de calidad o verificación y la exactitud del método analítico
(véase tabla 2).

Tabla 2: Parámetros considerados en la evaluación de las figuras de mérito FM-2.

Control de calidad / Verificación Exactitud


Frecuencia Frecuencia
Tiempo requerido Tiempo requerido
Número de patrones Niveles de concentración
Magnitud (% RSD)
Selectividad
10 12

HERRAMIENTA DE CARACTERIZACIÓN Y SELECCIÓN DE MÉTODOS ANALÍTICOS

179
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

La función incertidumbre (Uf) permite evaluar la idoneidad del método de análisis a partir de la ecuación:

(√ LOD
2 )
2
Uf = + (0,1 × C)2

La ecuación anterior define un valor máximo de incertidumbre a partir del límite de detección del método (LOD) y la
concentración del analito C en la muestra. La exactitud del método (en %) se compara con la desviación estándar
Uf
relativa definida a partir de la función Uf según RSD (Uf, %) = × 100.
c
Evaluación de la toxicidad y seguridad

Tomando como referencia la clasificación y etiquetado de los productos químicos del sistema globalmente armoni-
zado (SGA) (Tarín et al., 2004) esquematizados en la figura 2, el procedimiento de evaluación ha consistido en el
registro de los pictogramas presentes en los reactivos utilizados en cada método estudiado. A continuación, la asig-
nación de los puntos de penalización se realiza en base a los parámetros indicados en la tabla 3 a partir de datos
encontrados en la literatura científica (Phan, Gallardo and Mane, 2015). Del mismo modo, se evalúan y penalizan
los criterios de seguridad listados en la tabla 3.

Figura 2. Pictogramas del Sistema Mundialmente Armonizado de Clasificación y Etiquetado de productos químicos.

Tabla 3: Penalización de la toxicidad de los posibles productos químicos empleados.

Toxicidad Seguridad
Toxicidad aguda Explosivos
Corrosivo Inflamables
Irritante Comburentes
Lesiones oculares graves/ Irritación ocular Gases bajo presión
Sensibilizante respiratorio/cutáneo Sustancias autorreactivas
Mutagénico Pirofóricos
Carcinógeno Sustancias experimentan calentamiento espontáneo
Tóxico Gases inflamables activados por agua
Toxicidad sistémica para órgano diana Peróxidos orgánicos
Toxicidad para el medio ambiente acuático Corrosivos para metales
Cantidad de reactivo Cantidad de reactivo
27 25

HERRAMIENTA DE CARACTERIZACIÓN Y SELECCIÓN DE MÉTODOS ANALÍTICOS

180
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Evaluación de los residuos

Los criterios de penalización se basan en función de la cantidad de residuos producidos tras el análisis, la posibilidad
de realizar un tratamiento de los mismos (reciclado) y el tipo de material desechable generado una vez finalizado el
análisis. Los puntos de penalización se calculan de acuerdo con valores encontrados en la bibliografía (Gałuszka
et al., 2012; Płotka-Wasylka, 2018). Los parámetros considerados se resumen en la tabla 4.

Tabla 4: Criterios de penalización de los residuos generados en un análisis químico.

Residuos
Cantidad
Tratamiento
Material desechable
18

Evaluación del impacto ambiental

La cuantificación del impacto ambiental se realiza mediante la estimación de la huella de carbono (Pla-Tolós et al.,
2016) a partir de la expresión siguiente:

kg CO2 eq = Potencia equipo (kW)× tiempo análisis (h) × 0,247 kg CO2/kWh

Los kilogramos de CO2 equivalentes se obtienen al multiplicar la energía eléctrica consumida por el equipo instru-
mental por el tiempo de análisis de la muestra (en horas) y por un valor constante del Factor de emisión de referen-
cia igual a 0,247 kg CO2/kWh.

Evaluación del coste económico.

La estimación del coste económico anual del método analítico evaluado se realiza en base a los siguientes criterios:

• Promedio del número de muestras analizadas al año

• El tiempo de análisis (en horas) por muestra

• Coste del equipo instrumental y su periodo de amortización estimado en 10 años

• Sueldo del personal cualificado al año suponiendo un coste de 15 €/hora

• Consumo eléctrico tomando como referencia un coste de 0,15 €/Wh

• Coste de reactivos y material fungible

A modo de ejemplo, se muestran los resultados de la evaluación de los métodos de análisis de determinación de
pesticidas en aguas mediante cromatografía líquida y de gases acoplada a espectrometría de masas.

HERRAMIENTA DE CARACTERIZACIÓN Y SELECCIÓN DE MÉTODOS ANALÍTICOS

181
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Figura 3. Histogramas de las variables del método analizadas para la determinación de pesticidas en aguas mediante GC-MS
(azul) y LC-MS (rojo).

Figura 4. Pictogramas del hexágono regular para la determinación de pesticidas en aguas mediante GC-MS (izquierda)
y LC-MS (derecha).

CONCLUSIÓN
Se demuestra que la herramienta GREENCOST de caracterización y selección de métodos analíticos permite a
través de un pictograma establecer comparaciones cuantitativas entre métodos. Resulta una herramienta útil de
apoyo a la toma de decisiones sobre la planificación y organización en un laboratorio, permitiendo comparar méto-
dos y elegir aquellos de mayor sostenibilidad y mejor relación coste-beneficio, de acuerdo con los principios estable-
cidos por lo que se conoce como Química Analítica Verde.

HERRAMIENTA DE CARACTERIZACIÓN Y SELECCIÓN DE MÉTODOS ANALÍTICOS

182
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

RECONOCIMIENTOS
Pilar Campíns Falcó y Ana Ballester Caudet agradecen a la Generalitat Valenciana la financiación recibida en el
proyecto PROMETEO 2016/109. Pilar Campíns Falcó y GAMASER agradecen la ayuda AEST/2018/034.

REFERENCIAS
2002/657/CE: Decisión de la Comisión, de 12 de agosto de 2002, por la que se aplica la Directiva 96/23/CE del
Consejo en cuanto al funcionamiento de los métodos analíticos y la interpretación de los resultados. (2002).

Campins Falcó, P, Herráez Hernández, R, Molins Legua, C, Moliner Martínez, Y, J. Verdú Andrés. Estudio multidis-
ciplinar de la potencialidad de la reutilización de agua de la EDAR de Pinedo para uso agrícola. CONVENIO ENTRE
LA GENERALITAT A TRAVÉS DE LA CONSELLERIA DE AGRICULTURA, MEDIO AMBIENTE, CAMBIO CLIMÁTI-
CO Y DESARROLLO RURAL Y LA UNIVERSIDAD DEVALENCIA PARA LA EJECUCIÓN DE PROYECTOS DE IN-
VESTIGACIÓN APLICADA A RECURSOS HÍDRICOS EN LA COMUNITAT VALENCIANA. 2016 http://www.agroam-
bient.gva.es/documents/163005665/163936896/Memoria-EDAR-PINEDO-DEF-UV/62a5e874-8a40-4159-b8b1-
9ba3cfa9f2ba.

Gałuszka, A. et al. (2012). ‘Analytical Eco-Scale for assessing the greenness of analytical procedures’, TrAC Trends
in Analytical Chemistry, 37, pp. 61-72. doi: 10.1016/j.trac.2012.03.013.

Jornet-Martínez, N. et al. (2017). ‘Trends for the Development of In Situ Analysis Devices’, Encyclopedia of Analytical
Chemistry. Chichester, UK: John Wiley & Sons, Ltd. doi: 10.1002/9780470027318.a9593.

Keith, L. H., Gron, L. U., Young, J. L. (2007). ‘Green Analytical Methodologies’, Chemical Reviews, 107(6), pp. 2695-
2708. doi: 10.1021/cr068359e.

Molins-Legua, C. et al. (2006). ‘A guide for selecting the most appropriate method for ammonium determination in
water analysis’, TrAC Trends in Analytical Chemistry, 25(3), pp. 282-290. doi: 10.1016/j.trac.2005.12.002.

N. Jornet-Martínez, S. Bocanegra-Rodríguez, R. A. González-Fuenzalida, C. Molins-Legua, P. campíns-F. (2019).


‘Processing and Sustainability of Beverages’, The Science of Beverages. A. Grumeze and A.M. Holban. Elsevier Inc.
doi: 10.1016/B978-0-12-815259-1.00009-4.

Phan, T. V. T., Gallardo, C., Mane, J. (2015). ‘GREEN MOTION: a new and easy to use green chemistry metric from
laboratories to industry’, Green Chemistry, 17(5), pp. 2846–2852. doi: 10.1039/C4GC02169J.

Pla-Tolós, J. et al. (2016). ‘A sustainable on-line CapLC method for quantifying antifouling agents like irgarol-1051
and diuron in water samples: Estimation of the carbon footprint’, Science of The Total Environment, 569–570, pp.
611–618. doi: 10.1016/j.scitotenv.2016.06.181.

Płotka-Wasylka, J. (2018). ‘A new tool for the evaluation of the analytical procedure: Green Analytical Procedure In-
dex’, Talanta, 181, pp. 204-209. doi: 10.1016/j.talanta.2018.01.013.

Tarín, S. et al. (2004). NTP 726: Clasificación y etiquetado de productos químicos: sistema mundialmente armoniza-
do (GHS).

CONTACTO
Pilar Campíns Falcó
Departamento de Química Analítica, Facultad de Química, Universidad de Valencia
Dr. Moliner, 50, Edificio E, 2.º piso, 46100 Burjasot, Valencia
Fax: (+)34963543447
pilar.campins@uv.es

HERRAMIENTA DE CARACTERIZACIÓN Y SELECCIÓN DE MÉTODOS ANALÍTICOS

183
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

IMPACTO DE LOS BACTERIÓFAGOS COMO NUEVO


INDICADOR DE LA CALIDAD DEL AGUA
Soria Soria, Elena – LABAQUA, S.A.
Yáñez Amorós, M. Adela – LABAQUA, S.A.
Catalán Cuenca, Vicente – LABAQUA, S.A.

SUMARIO
Históricamente el control microbiológico del agua se ha venido realizando mediante el análisis de indicadores bac-
terianos de contaminación fecal como Escherichia coli. Sin embargo, se ha demostrado ampliamente las limitacio-
nes que estos indicadores presentan, y principalmente que estas bacterias son habitantes habituales del tracto
gastrointestinal de humanos y animales de sangre caliente, por lo que no es posible distinguir entre las bacterias de
origen natural y aquellas bacterias de origen fecal encontradas en el agua. Además, la ausencia de bacterias indica-
doras de contaminación fecal no implica necesariamente ausencia de patógenos

Como alternativa a los indicadores bacterianos, se ha propuesto el empleo de bacteriófagos de origen entérico, que
tienen demostrado ser indicadores virales adecuados en el agua. Los bacteriófagos son virus que infectan un hués-
ped bacteriano para la replicación y presentan ventajas complementarias y adicionales a los indicadores bacterianos
porque son más abundantes que las bacterias en el medio ambiente, por lo general persisten por más tiempo en el
ambiente y brindan información sobre patógenos virales que no están representados adecuadamente al estudiar
solo indicadores bacterianos. Los problemas como la dificultad de recuperación de las células lesionadas no se
produce en los indicadores virales, lo que es una ventaja cuando los efectos claros del proceso de tratamiento deben
evaluarse y certificarse.

En la última década, se han creado diversas regulaciones en diferentes países para impulsar los controles virales y
contemplan el análisis de bacteriófagos como indicadores virales. La Comisión Europea trabaja desde hace años en
la revisión de la Directiva 98/83/CE, que regula calidad de las aguas de consumo y en la propuesta de nueva Direc-
tiva hecha pública el 1 de febrero de 2018 se incluye el parámetro colifagos somáticos, un grupo de bacteriófagos
que infecta células de E. coli, como indicador de contaminación. Así mismo, también aparecen los bacteriófagos
como parámetro en la propuesta de Directiva Europea de requisitos mínimos de calidad para el agua reutilizada.

El papel que las futuras regulaciones en materia de calidad del agua otorgan a los indicadores virales se traducirá
en impactos tanto sociales como económicos y requerirán de una serie de medidas y acciones para hacer frente
a los mismos. Por nombrar algunos de ellos, se incrementará significativamente la demanda de análisis de este
parámetro, algo que ya se ha experimentado en los últimos meses. Con ello surge la necesidad de que los labo-
ratorios de ensayo del sector del agua adquieran la competencia técnica para el ensayo de determinación y cuan-
tificación  de bacteriófagos e integren este parámetro en su sistema de calidad. En este sentido, se plantean
nuevas necesidades para los laboratorios, en cuanto a las actividades de control de calidad, como la disponibili-
dad de materiales de referencia y de ejercicios de intercomparación entre laboratorios. Por último, la implementa-
ción de la nueva legislación de calidad del agua de consumo humano, abre un nuevo nicho de mercado, no explo-
rado aún en nuestro país, propicio para el desarrollo y comercialización de métodos rápidos tipo kit para la
detección de bacteriófagos que simplifiquen los procedimientos de ensayo actuales y permitan la obtención de
resultados rápidos.

PALABRAS CLAVE
Indicador, bacteriófagos, colifagos somáticos, virus entéricos, métodos rápidos, calidad del agua.

IMPACTO DE LOS BACTERIÓFAGOS COMO NUEVO INDICADOR DE LA CALIDAD DEL AGUA

184
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

INTRODUCCIÓN
Tal y como indica la Organización Mundial de la Salud, “la salubridad y la calidad del agua son fundamentales para
el desarrollo y el bienestar humanos” (WHO, 2017). Teniendo en cuenta el papel de los microorganismos como cau-
santes de enfermedades, el control de la calidad microbiológica del agua se vuelve una herramienta imprescindible
para garantizar el desarrollo y el bienestar de la humanidad. Sin embargo, debido a la gran variedad de microorga-
nismos de transmisión hídrica existentes es prácticamente imposible monitorizar la presencia de cada uno de ellos.
En su lugar, el empleo en la monitorización de la calidad del agua de organismos modelos que sustituyan a los pa-
tógenos es una herramienta muy útil y por ello extendida en las legislaciones nacionales e internacionales. La pre-
sencia de microorganismos modelos en el agua sugiere la existencia de contaminación con materia fecal y, por ello,
la posible presencia de patógenos. Los microorganismos modelo pueden tener la función índice (su presencia impli-
ca la presencia de patógenos) o función indicadora (cuando el microorganismo posee características de comporta-
miento similares al patógeno, de resistencia ambiental o resistencia al tratamiento), o ambas funciones al mismo
tiempo.

El grupo de bacterias coliformes y principalmente la especie Escherichia coli, se usa como principal parámetro indi-
cador de la calidad del agua, ya que su presencia en el agua indica que otros patógenos intestinales pueden estar
presentes en el agua. No obstante, la ausencia de bacterias indicadoras de contaminación fecal no implica necesa-
riamente ausencia de patógenos (Jagals y col., 2006). Por otro lado, el grado de resistencia de diferentes patógenos
a los procesos de purificación del agua es muy variable y dependiente de muchos factores. Además, generalmente
los virus y parásitos son más resistentes a los procesos de tratamiento que las bacterias que se utilizan como indi-
cadores de contaminación y por ello serían más fiables en la evaluación de la calidad del agua (WHO 2008). Desde
hace años los colifagos somáticos, bacteriófagos F-RNA específicos y bacteriófagos de Bacteroides fragilis se pos-
tulan como indicadores de contaminación fecal, particularmente en sistemas de agua de consumo humano (Jofre y
col., 1986; Payment y Franco, 1993). Aunque no existe una correlación numérica exacta entre las concentraciones
de virus entéricos y colifagos en distintos tipos de muestras e incluso se han detectado virus entéricos en muestras
que carecían de colifagos (WHO, 2011), sí que hay consenso a la hora de afirmar que su capacidad para actuar
como indicadores de virus entéricos es muy superior a la de las bacterias (Mocé-Llivina y col., 2005).

Los bacteriófagos (fagos) son virus que utilizan bacterias como huéspedes para su replicación. Los colifagos usan
la bacteria Escherichia coli y otras bacterias relacionadas como huéspedes, por lo que pueden liberarse desde estos
huéspedes a las heces humanas y de otros animales de sangre caliente.

Los colifagos se multiplican preferentemente en el tracto gastrointestinal, pero también son capaces de replicarse en
ambientes acuáticos. Dentro de éstos, los colifagos somáticos son un amplio grupo de fagos con una gran variedad
de tipos morfológicos, pertenecientes a las familias Mycoviridae, Siphoviridae, Podoviridae y Microviridae, que ini-
cian la infección adhiriéndose a receptores de la pared celular de las bacterias. Pueden provocar la lisis de las célu-
las huésped en 20-30 minutos en condiciones óptimas (WHO, 2008).

Los bacteriófagos comparten muchas características con los virus humanos, como composición, estructura y modo
de multiplicación. Su resistencia en el agua y alimentos parece más próxima a la de los virus entéricos humanos que
la de las bacterias fecales que se utilizan habitualmente como indicadoras. Otra de sus ventajas como indicadores
sobre las bacterias es que evitan el problema de la no detección de bacterias en estado viable no cultivable (VBNC).
La presencia de colifagos en agua tras los procesos de tratamiento, conlleva la posibilidad de permanencia de virus
entéricos humanos, por lo que requiere de investigación del fallo en la eficiencia del tratamiento. Por ello, los colifa-
gos son modelos útiles para evaluar el comportamiento de virus entéricos (gastrointestinales) en ambientes acuáti-
cos y su sensibilidad a tratamientos y procesos de desinfección. No obstante, parece que no hay correlación directa
entre las concentraciones de colifagos encontradas y las concentraciones de virus entéricos (WHO, 2011).

En este sentido, los colifagos son muy útiles y complementan a las bacterias de origen fecal, por lo que se está
proponiendo su incorporación como nuevo parámetro en las legislaciones y programas de control de calidad del
agua de muchos países. Por ejemplo, la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (US-EPA), Austra-
lia, Colombia, Canadá y Francia ya han aprobado el uso de bacteriófagos para la evaluación de diferentes paráme-
tros en el agua. En España, la monitorización de la presencia de bacteriófagos en agua no está contemplada en las
legislaciones nacionales todavía. La propuesta publicada en febrero de 2018 sobre la revisión de Directiva Europea
sobre calidad del agua de consumo humano, incluye los colifagos somáticos como nuevo parámetro indicador, si-
guiendo las recomendaciones de la OMS (WHO, 2017). También se contempla el análisis de bacteriófagos en la

IMPACTO DE LOS BACTERIÓFAGOS COMO NUEVO INDICADOR DE LA CALIDAD DEL AGUA

185
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

propuesta de Reglamento de la Comisión Europea relativo a los requisitos mínimos para la reutilización del agua,
publicada en mayo de este mismo año, lo que refleja claramente la tendencia a extender el uso de este parámetro
como indicador de la calidad de agua de diversos orígenes y usos.

IMPACTO DE LOS BACTERIÓFAGOS COMO INDICADOR DE CONTAMINACIÓN


Impacto de la propuesta de nueva directiva europea de agua de consumo humano

La propuesta de nueva Directiva Europea de calidad del agua de consumo humano va enfocada a mejorar la calidad
del agua de consumo humano y hacer más accesible la información a los ciudadanos. El documento es el fruto de
la evaluación REFIT (Evaluation of the Regulation on Nutrition and Health Claims), la implementación de la respues-
ta de la Comisión a la iniciativa ciudadana ‘Right2Water’ y la contribución al cumplimiento de los Objetivos de Desa-
rrollo Sostenible. Se prevé sea adoptada por todos los Estados miembros de la Unión Europea y transpuesta a le-
gislaciones nacionales a partir de 2020.

Los principales pilares de la política de la UE sobre calidad del agua potable son:

1. Velar por que la calidad del agua potable se controle mediante normas basadas en los resultados científicos
más recientes.

2. Garantizar un seguimiento, evaluación y aplicación eficaces y eficientes de la calidad del agua potable.

3. Ofrecer a los consumidores información adecuada, oportuna y apropiada.

En el control de calidad microbiológica del agua destinada al consumo humano, los parámetros indicadores son: i)
bacterias coliformes, ii) enterococos, iii) Escherichia coli, iv) recuento de microorganismos heterótrofos cultivados a
22 ºC, v) esporas de Clostridium perfringens, y vi) colifagos somáticos. Los cuatro primeros parámetros ya existían
en las legislaciones anteriores. Se ha incorporado el estudio de esporas de C. perfringens como el indicador de
protozoos más adecuado, y los colifagos somáticos como indicador viral. Ya en las recomendaciones de la OMS
para esta directiva se propone el estudio de colifagos somáticos tanto en agua de captación (superficial y subterrá-
nea) como en la fase post-tratamiento.

La Comisión Europea publicó en febrero de 2018 el Documento de Evaluación de Impactos que acompaña a la
propuesta de revisión de la Directiva Europea. En términos generales, según este informe de evaluación de impacto,
la implementación de la nueva Directiva de agua potable supondrá la reducción de la población en la UE expuesta
a riesgo sanitario desde 20 millones de personas a entre 4.7 y 4.1 millones. Según las previsiones, las nuevas me-
didas reducirían los posibles riesgos para la salud vinculados al agua potable de un 4% a menos de un 1% (EU/
SWD, 2017).

Por otro lado, la confianza en los programas de tratamiento y distribución de agua potable se incrementaría, con
consecuencias positivas adicionales tanto económicas como en el impacto medioambiental al reducirse el consumo
de agua embotellada en un 17%, y por ello las emisiones de CO2 y la generación de residuos plásticos. La estima-
ción en cuanto a nuevas oportunidades de empleo en el sector de análisis y tratamiento es de unos 1.000 empleos
adicionales en la UE, en contraste con un potencial pequeño impacto negativo en la industria de agua embotellada.
No se prevén impactos significativos en los presupuestos públicos a raíz de la implementación de esta legislación

El mercado europeo de control de calidad del agua albergará, en los próximos años, una porción mayoritaria del
mercado global, principalmente por la adopción de estas nuevas legislaciones. Como consecuencia, el análisis de
bacteriófagos, como parámetro de control de calidad del agua, experimentará un aumento exponencial y emergerá
como un nuevo segmento de mercado.

Aunque actualmente, a nivel nacional, el tamaño del mercado de análisis de bacteriófagos es actualmente muy mo-
desto (unos 10.000 análisis anuales), en base al número de análisis de E. coli en el ámbito de suministro de agua
potable (unos 350.000 análisis anuales), se prevé alcanzar un mercado similar a largo plazo para los análisis de
bacteriófagos. Un exhaustivo análisis de impactos se recoge en el documento editado por la Comisión Europea ci-
tado en el apartado de Referencias.

IMPACTO DE LOS BACTERIÓFAGOS COMO NUEVO INDICADOR DE LA CALIDAD DEL AGUA

186
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Implicaciones metodológicas

En los últimos meses, la demanda de servicios analíticos que cubran los nuevos parámetros de la propuesta de
Directiva europea se ha incrementado paulatinamente, y se prevé un aumento exponencial a partir del próximo año.
Como es política habitual, los laboratorios de ensayo que lleven a cabo los análisis de los parámetros recogidos en
la nueva Directiva deberán estar amparados por la acreditación según norma ISO/IEC 17025 u otras normas nacio-
nales o internacionales que garanticen un nivel equivalente de calidad. Por tanto, las empresas de captación, sanea-
miento y distribución de agua potable, y también las agencias de salud pública, deberán planificar acciones a corto
plazo para poder dar cumplimento a las exigencias de la nueva legislación.

Los colifagos somáticos pueden detectarse mediante ensayos de laboratorio estandarizados. En los últimos años se
ha extendido la aplicación del método descrito en la norma EN ISO 17705-2. Con este método, conocido como mé-
todo de la doble capa, se incuba la muestra junto a un cultivo de células huésped y tras el periodo de incubación se
realiza el recuento de placas (zonas de lisis), pudiéndose obtener resultados en 24 horas. El volumen de muestra es
variable en función de la concentración de colifagos esperada, siendo generalmente de 100 mL en el caso de agua
potable, por lo que en ocasiones se sugieren protocolos de c concentración (Méndez y col., 2004; Helmi y col., 2011)
y más reducido en muestras que por su origen se prevé una elevada concentración de colifagos.

Aunque están surgiendo numerosos proyectos de evaluación de la remoción de bacteriófagos en las plantas de
tratamiento del agua, como experiencias previas a la implementación de la nueva legislación, actualmente son muy
pocos los laboratorios que tienen el ensayo de determinación de bacteriófagos en su alcance de acreditación, por lo
que se prevé un incremento en las actividades de adquisición y demostración de competencia técnica al respecto.

Necesidad de métodos rápidos y materiales de referencia que faciliten el cumplimiento


de la nueva legislación

El método estándar de determinación de colifagos somáticos (descrito en la norma EN ISO 17705-2) es laborioso,
siendo su principal dificultad el número de etapas y materiales necesarios, así como conseguir el cultivo de células
huésped a la densidad celular apropiada para el ensayo.

Los laboratorios de análisis deberán validar sus métodos de ensayo, acorde a las normas y guías recomendadas,
para lo cual, se requieren materiales de referencia apropiados. Asimismo, se incrementará la demanda de ejercicios
de intercomparación entre laboratorios para dar cumplimiento a los requisitos de la norma ISO/IEC 17025 en cuanto
al control de calidad de los resultados analíticos.

Todo ello constituye el marco propicio para la aparición en el mercado de nuevos productos y servicios relacionados
con el control de calidad de la determinación de bacteriófagos en aguas.

Por otro lado, en consonancia con la tendencia de los laboratorios a la implementación de métodos rápidos, la inclu-
sión de los bacteriófagos como indicadores en todos los programas de monitorización de la calidad del agua propi-
ciará la comercialización de métodos rápidos tipo kit para la detección de bacteriófagos que simplifiquen los proce-
dimientos de ensayo actuales y permitan la obtención de resultados rápidos.

CONCLUSIÓN
El uso de los bacteriófagos como indicador viral de contaminación del agua se venía perfilando en los últimos años,
pero ha sido con la reciente publicación de la propuesta de nueva Directiva europea de la calidad del agua de con-
sumo humano, cuando ha saltado a la primera línea de interés para los gestores de las plantas de tratamiento y
sistemas de distribución y las agencias de salud pública. Según la Comisión Europea, el impacto será positivo, tan-
to en los costes asociados a la reducción del riesgo sanitario como ambiental.

A pesar de que existen métodos normalizados para su análisis, la adopción de la nueva legislación constituye un
reto, al implicar un aumento de actividad de un sector tan amplio como el del agua potable. Los laboratorios de en-
sayo deberán adquirir la competencia técnica para su análisis, así como dotarse de todos los recursos necesarios
para incluirlo en su sistema de calidad.

IMPACTO DE LOS BACTERIÓFAGOS COMO NUEVO INDICADOR DE LA CALIDAD DEL AGUA

187
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

REFERENCIAS
Helmi, K, Jacob, P, Charni-Ben-Tabassi, N., Delabre, K., Arnal, C. (2011). Comparison of two filtration-elution proce-
dures to improve the standard methods ISO 10705-1 & 2 for bacteriophage detection in groundwater, surface water
and finished water samples. Lett Appl Microbiol 53(3), 329-35.

Jagals, P. Traore, H. N., Barnard, T. G. (2006). Inflammatory Potential Measurement as a Supplement to Health-Re-
lated Microbial Water-Quality Assessment; Report No. TT1444/1/06; Water Research Commission: Pretoria, South
Africa.

Jofre, J., Bosch, A., Lucena, F., Girones, R., Tartera, C. (1986). Evaluation of Bacteroides fragilis bacteriophages as
indicators of the virological quality of water. Water Sci. Technol., 18, 167-173.

Méndez, J., Audicana, A., Isern, A., Llaneza, J., Moreno, B., Tarancón, M. L., Jofre, J., Lucena, F. (2004). Standardi-
sed evaluation of the performance of a simple membrane filtration-elution method to concentrate bacteriophages
from drinking water. J Virol Methods, 117(1), 19-25.

Mocé-Llivina, L., Lucena, F., Jofre, J. (2005). Enteroviruses and bacteriophages in bathing waters. Appl. And Environ.
Microbiol., 71(11), 6838-6844.

Payment, P., Franco, E. (1993). Clostridium perfringens and somatic coliphages as indicators of the efficiency of
drinking-water treatment for viruses and protozoan cysts. Appl. And Environ. Microbiol 59, 2418-2424.

UNE-EN ISO 10705-2:2002. Calidad del agua. Detección y recuento de bacteriófagos. Parte 2: Recuento de colifa-
gos somáticos.

UNE-EN ISO/IEC 17025:2017. Requisitos generales para la competencia de los laboratorios de ensayo y calibración.

Assessing microbial safety of drinking-water: improving approaches and methods (OECD & WHO, 2003).

Directiva 98/83/CE del Consejo de 3 de noviembre de 1998 relativa a la calidad de las aguas destinadas al consumo
humano.

Propuesta de revisión de la Directiva Europea del Parlamento y el Consejo sobre calidad del agua destinada a con-
sume humano. Comisión Europea, Bruselas, 1.2.2018. http://ec.europa.eu/environment/water/water-drink/review_
en.html (Último acceso el 11-12-2018).

Executive Summary of the Impact Assessment. Accompanying the document Proposal for a Directive of the European
Parliament and the Council on the quality of water intended for human consumption. European Commission Brussels,
1.2.2018. https://eur-lex.europa.eu/legal-content/EN/TXT/?qid = 1519213340992&uri = CELEX:52017SC0449 (Últi-
mo acceso el 11-12-2018).

EU/SWD (2017) Commission staff working document Impact Assessment Accompanying the document Proposal
for a Directive of the European Parliament and of the Council on the quality of water intended for human consump-
tion. Brussels, 1.2.2018 http://ec.europa.eu/environment/water/water-ddrink/pdf/revised_drinking_water_directive_
impact_assessment.pdf (Último acceso el 11-12-2018).

Iniciativa ciudadana “Right2Water”: http://www.right2water.eu/. (Último acceso el 11-12-2018).

Propuesta de Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo relativo a los requisitos mínimos para la reutiliza-
ción del agua. Comisión Europea, Bruselas, 28.5.2018. http://ec.europa.eu/transparency/regdoc/rep/1/2018/ES/
COM-2018-337-F1-ES-MAIN-PART-1.PDF (último acceso el 11-12-2018).

WHO/UNICEF (2000). Global Water Supply and Sanitation Assessment; World Health Organization, Geneva, 2000.
https://www.who.int/water_sanitation_health/monitoring/jmp2000.pdf. (Último acceso el 11-12-2018).

WHO (2008). Guidelines for Drinking-water Quality. Third Edition. Volume 1-Recommendations. World Health Orga-
nization, Geneva, 2008. https://www.who.int/water_sanitation_health/dwq/fulltext.pdf (Último acceso el 11-12-2018).

WHO (2011) Guidelines for Drinking-water Quality. Fourth edition. http://apps.who.int/iris/bitstream/10665/44584/1/


9789241548151_eng.pdf (Último acceso el 10/12/2018).

IMPACTO DE LOS BACTERIÓFAGOS COMO NUEVO INDICADOR DE LA CALIDAD DEL AGUA

188
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

WHO (2017). Drinking Water Parameter Cooperation Project. Support to the revision of Annex I Council Directive
98/83/EC on the Qyuality of Water Intended for Human Consumption (Drinking Water Directive). Recommendations.
WHO, Regional Office for Europe, Bonn, 11 September 2017. http://ec.europa.eu/environment/water/water-drink/pdf/
WHO_parameter_report.pdf (Último acceso el 10/12/2018).

CONTACTO
Elena Soria Soria
LABAQUA
Pol. Ind. Las Atalayas
C/ Del Dracma, 16-18
03114 Alicante
Telf: 96 510 60 70
e-mail: elena.soria@labaqua.com

IMPACTO DE LOS BACTERIÓFAGOS COMO NUEVO INDICADOR DE LA CALIDAD DEL AGUA

189
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

IMPLANTACIÓN DE UN MÉTODO PARA LA DETECCIÓN


DE VIRUS INFECCIOSOS EN AGUAS
DE CONSUMO HUMANO
Sastre, Guadalupe – GAMASER
Piqueras, Joaquin – GAMASER
Sancho, Raquel – GAMASER
González, Carina – GAMASER
Cuevas, Enric – IATA-CSIC
Randazzo, Walter – UVEG, IATA-CSIC
Sánchez, Gloria – IATA-CSIC

SUMARIO
Los virus entéricos, principalmente norovirus (NoV) y el virus de la hepatitis A (VHA), son una de las principales
causas de brotes de transmisión alimentaria, en muchos casos asociado a la contaminación del agua. Actualmen-
te las técnicas moleculares son las más habituales para la detección de estos patógenos en aguas y alimentos,
aunque todavía existen dudas acerca del significado de la presencia de estos genomas víricos en términos de
seguridad alimentaria. Por lo tanto, resulta importante validar métodos para (i) detectar NoV y VHA en aguas de
consumo y (ii) evaluar su potencial infectividad. En este estudio, se han optimizado protocolos para la concentra-
ción, detección y cuantificación de virus entéricos en muestras de agua de entrada y salida de estación de trata-
miento de agua potable (ETAP), acoplando tratamientos de viabilidad para inferir la potencial infectividad de las
muestras. El método de floculación con hidróxido de aluminio combinado con el sistema oficial RT-qPCR para la
detección de virus en alimentos, ISO 15216:2017, ha sido validado para detectar y cuantificar NoV genogrupo I
(GI), NoV GII y VHA en aguas de entrada de ETAP, demostrando niveles de recuperación del 13,1, 7,5, y 0,6%,
respectivamente. Por otro lado, se ha evaluado la filtración tangencial con cartuchos de diálisis para la concentra-
ción de virus a partir de 20 L de agua de consumo, optimizando la etapa de concentración secundaria mediante
la floculación con polietilenglicol. Utilizando este procedimiento, se obtuvieron niveles de recuperación de 38,5,
23,1, y 3,8% para NoV GI, NoV GII y VHA. Finalmente, estos procedimientos se han transferido a los laboratorios
de GAMASER donde se ha analizado la presencia de virus entéricos potencialmente infecciosos en dos plan-
tas de tratamiento de agua potable. Los resultados para la detección de estas muestras han sido negativos para
la presencia de NoV GI, NoV GII y VHA, con un nivel de recuperación de mengovirus superior al 1%, validando
así los resultados.

PALABRAS CLAVE
Norovirus, virus de la hepatitis A, métodos de concentración, RT-qPCR.

INTRODUCCIÓN
El agua se ingiere como parte de la dieta, se utiliza para el riego de cultivos, para el lavado y limpieza de los alimen-
tos durante su preparación y, además, es parte esencial en muchos productos alimentarios. La presencia de virus
entéricos humanos (por ejemplo, norovirus humano, virus de la hepatitis A y E, etc.) en agua está bien documentada
pudiendo representar una importante amenaza para la salud del consumidor. De hecho, los virus entéricos humanos
se pueden encontrar en el medio acuático en la mayoría de los casos por descarga de efluentes de plantas de tra-

IMPLANTACIÓN DE UN MÉTODO PARA LA DETECCIÓN DE VIRUS INFECCIOSOS EN AGUAS DE CONSUMO HUMANO

190
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

tamiento de aguas residuales (EDAR) o fallos en los procesos de depuración (Rodríguez-Lázaro et al., 2012). Ade-
más, el agua de riego es uno de los vehículos de contaminación de productos vegetales (especialmente verduras de
hoja verde regadas por aspersión) y varios brotes víricos se han atribuido al uso de agua de riego contaminada
(Dentinger et al., 2001; Falkenhorst et al., 2005; Ethelberg et al., 2010).

Los virus entéricos son responsables de diversas patologías desde gastroenteritis, normalmente leves, hasta pato-
logías más graves como hepatitis agudas, miocarditis o incluso meningitis o encefalitis aséptica. La importancia de
la transmisión de virus a través del agua se destaca por el hecho de que la Agencia de Protección Ambiental de los
EE. UU. (EPA) ha incluido recientemente los NoV en la lista de contaminantes (CL 4-EPA’s Cuarta Lista de Candi-
datos a Contaminantes), que actualmente no están sujetos a ninguna regulación nacional de agua potable primaria,
confirmando la necesidad de una normativa específica para el control de virus entéricos en aguas (EPA, 2016).
Hasta la fecha, las normativas de control para la gestión y uso de aguas regeneradas no contemplan el control de
los virus entéricos, sino únicamente el uso de indicadores bacterianos.

Actualmente, la detección de virus entéricos humanos en aguas y alimentos se basa principalmente en el uso de
métodos moleculares, y recientemente se ha publicado una norma ISO para la detección y cuantificación de NoV y
VHA en algunas matrices alimentarias y agua embotellada (ISO 15216-1:2017). Aunque estas técnicas son las más
específicas y sensibles entre las disponibles, no informan sobre la potencial infectividad de dichos patógenos. Por
ello, recientemente, técnicas moleculares cuantitativas (RT-qPCR) acopladas a marcadores de viabilidad han abier-
to una oportunidad para obtener información sobre la integridad de la cápside viral y así poder inferir la infectividad
de la muestra analizada (Moreno et al., 2015, Randazzo et al., 2016).

El objetivo global de este trabajo fue poner a punto un método rápido capaz de concentrar, detectar y cuantificar la
presencia y la potencial infectividad de virus entéricos en muestras de aguas de entrada y salida de una estación de
tratamiento de agua potable (ETAP) y así definir el riesgo para el consumidor.

MATERIAL Y MÉTODOS
Virus, extracción y RT-qPCR de viabilidad

En este estudio se empleó la cepa HM-175 del VHA, la cepa vMC0 de mengovirus y muestras clínicas positivas para
NoV GI y GII. La extracción de ARN viral se llevó a cabo utilizando el kit NucleoSpin® RNA Virus (Macherey-Nagel
GmbH & Co.) siguiendo las instrucciones del fabricante. Las cuantificaciones se obtuvieron utilizando el kit RNA
UltraSense One-Step (Invitrogen) con cebadores, sondas y condiciones descritas en la ISO 15216-1:2017 utilizando
el LightCycler 480 (Roche Diagnostics). Las curvas de cuantificación se establecieron mediante el uso de materiales
de referencia provenientes del Departamento de Salud y Asistencia Social del Reino Unido. En la RT-qPCR de via-
bilidad se utilizó PMAxx (Biotium) y Tritón como descrito por Randazzo et al., 2016.

Validación de la recuperación de virus en muestras de aguas

Con el fin de evaluar la recuperación de NoV GI, NoV GII y VHA en agua de entrada y salida de ETAP, se inocularon
200 mL y 20 L de agua con 3 concentraciones distintas de cada uno de los virus, añadiendo el mengovirus como
control de proceso. Las muestras de agua de entrada de ETAP (200 mL) se concentraron con el protocolo de flocu-
lación con hidróxido de aluminio (Detection of enteric viruses, 2011). Las muestras de agua de salida de ETAP (20
L) se concentraron mediante filtración tangencial con cartuchos de diálisis Reexed-25A (Asahi) (McMinn et al., 2017;
Aquavalens project). Además, se evaluó la concentración secundaria mediante polietilenglicol (PEG) y filtración
mediante filtros Amicon 100K (Millipore). A partir de las muestras concentradas se extrajo el ARN y los virus se cuan-
tificaron como se ha descrito anteriormente. La recuperación del procedimiento en cada una de las muestras se
estableció mediante el uso de mengovirus.

Análisis de muestras de contaminación natural

Se realizaron muestreos en dos ETAPs de la Comunidad Valenciana durante 6 semanas y se tomaron dos muestras
semanales tanto de entrada como salida de la ETAP que fueron enviadas al laboratorio y analizadas como se ha
descrito anteriormente.

IMPLANTACIÓN DE UN MÉTODO PARA LA DETECCIÓN DE VIRUS INFECCIOSOS EN AGUAS DE CONSUMO HUMANO

191
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

RESULTADOS
Límite de detección en muestras de aguas mediante floculación con hidróxido de aluminio

Con el fin de establecer un método para detectar y cuantificar virus entéricos en agua de entrada de ETAP (200 mL),
inicialmente se evaluó una metodología basada en la floculación con hidróxido de aluminio y se estableció el límite
de detección (LoD) mediante el programa PODLOD (v. 9) como descrito por Wilrich y Wilrich (2009). Paralelamente
se utilizó el mengovirus como control de proceso, con un nivel de recuperación superior al 1%, validando así los
resultados. Utilizando este procedimiento, los niveles de recuperación fueron del 13,1, 7,5, y 0,6%, NoV GI, NoV GII
y VHA respectivamente (Tabla 1).

Tabla 1: Límite de detección siguiendo el protocolo de floculación con hidróxido de aluminio.

Nivel de inoculación

Virus 10 copias
6
10 copias
5
104 copias 103 copias
LoD95%
inoculado genómicas/L genómicas/L genómicas/L genómicas/L
Log copias
Recuperación Total muestras/ Total muestras/ Total muestras/
genómicas/L
(%) muestras positivas muestras positivas muestras positivas
4/4
NoV GI 4/4 2/4 0/4 4,08
(13,1)
4/4
NoV GII 4/4 1/4 0/4 4,64
(7,5)
4/4
VHA 4/4 1/4 0/4 5,46
(0,6)

Puesta a punto y límite de detección en muestras de aguas de consumo

Inicialmente se realizó una prueba preliminar inoculando los virus en estudio en 20 L de agua de consumo, filtración
a través de los cartuchos Reexed-25A y concentración secundaria mediante polietilenglicol (PEG) durante 24 horas
o utilizando filtros de concentración comerciales, Amicon. La detección y cuantificación de mengovirus, NoV GI, NoV
GII y HAV se evaluó siguiendo el procedimiento de RT-qPCR descrito en la ISO 15216-1:2017. Los resultados mos-
traron que la concentración con PEG fue considerablemente más eficaz que el sistema comercial Amicon para
mengovirus, NoV GI y GII, mientras que para VHA se registraron recuperaciones similares (Tabla 2).

Tabla 2: Comparación de métodos de concentración secundaria de virus entéricos en aguas de consumo previa concentración
con cartuchos Reexed-25A.

Concentración Valores Log copias Recuperación


Virus
secundaria de cuantificación genómicas/l (%)
PEG 24 h 23,82 ± 0,16 5,83E+06 11,15
Mengovirus
Amicon 28,25 ± 0,06 1,53E+06 2,92
PEG 24 h 24,82 ± 0,03 1,25E+07 6,90
NoV GI
Amicon 29,42 ± 0,29 2,33E+06 1,28
PEG 24 h 30,95 ± 0,13 2,66E+05 20,86
NoV GII
Amicon 35,85 ± 0,35 4,02E+04 3,15
PEG 24 h 32,03 ± 0,27 1,31E+05 3,70
VHA
Amicon 34,16 ± 0,79 1,42E+05 4,01

Por otro lado, se estableció el porcentaje de recuperación y límite de detección del procedimiento de filtración tan-
gencial con cartuchos Reexed-25A mediante la contaminación artificial de cantidades conocidas de NoV GI, NoV
GII, HAV y mengovirus en 20 L de agua. Esto se realizó con 3 niveles de inoculación diferentes y se evaluaron dos
procedimientos de concentración secundaria, floculación con PEG durante 1h o durante toda la noche. Los límites

IMPLANTACIÓN DE UN MÉTODO PARA LA DETECCIÓN DE VIRUS INFECCIOSOS EN AGUAS DE CONSUMO HUMANO

192
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

de detección establecidos con el protocolo de filtración tangencial con cartuchos Reexed-25A y concentración se-
cundaria 24 h con PEG fueron de 4,63, 5,93, 4,87 y 5,82 copias genómicas/L, para mengovirus, NoV GI, NoV GII y
VHA, respectivamente (Tabla 3). Utilizando este procedimiento los niveles de recuperación fueron del 38,5, 23, y
3,8%, NoV GI, NoV GII y VHA respectivamente.

Tabla 3: Límite de detección de virus en aguas de consumo mediante filtración con cartuchos Rexeed.

Nivel Nivel
Nivel de inoculación 1 LoD 95%
Concentración inoculación 2 inoculación 3
Virus
secundaria Log copias Log copias Log copias Log copias
Recup. (%)
genómicas/l genómicas/l genómicas/l genómicas /l
Inóculo inicial ≈ 8,5 ≈ 7,5 ≈ 6,5
Mengovirus PEG 24h 6,84 ± 0,15 13,17 5,88 ± 0,06 4,08 ± 0,05 4,63
PEG 1h 6,32 ± 0,08 3,85 5,95 ± 0,04 4,69 ± 0,08 4,63
Inóculo inicial ≈ 7,5 ≈ 6,5 ≈ 5,5
NoV GI PEG 24h 7,29 ± 0,11 38,25 6,08 ± 0,06 4,80 ± 0,26 5,93
PEG 1h 6,72 ± 0,05 10,05 6,21 ± 0,09 4,77 ± 0,01 5,60
Inóculo inicial ≈ 5,5 ≈ 4,5 ≈ 3,5
NoV GII PEG 24h 5,17 ± 0,13 23,07 4,58 ± 0,11 n 4,87
PEG 1h 5,16 ± 0,05 21,85 4,57 ± 0,04 4,19 ± 0,08 4,29
Inóculo inicial ≈ 6,5 ≈ 5,5 ≈ 4,5
VHA PEG 24h 5,00 ± 0,15 3,81 4,84 ± 0,21 3,27 ± 0,33 5,82
PEG 1h 4,54 ± 0,15 1,33 4,97 ± 0,08 3,45 ± 0,19 5,59

n, negativo; Recup.:% de recuperación.

Análisis de muestras de contaminación natural

Finalmente se analizaron muestras de entrada y salida de dos ETAPs. Cada muestra se analizó en paralelo con y
sin tratamiento con reactivo de viabilidad (PMAxx y Triton). Todas las muestras de agua analizadas, tanto de entrada
(n = 28) como de salida (n = 28) fueron negativas para NoV GI, NoV GII y VHA, con un nivel de recuperación de
mengovirus superior al 1%, validando así los resultados.

CONCLUSIÓN
En conclusión, en este trabajo se han desarrollado procedimientos basados en PCR de viabilidad para la detección
de virus entéricos en aguas de ETAP con objeto de dar una respuesta rápida en el caso de episodios de gastroen-
teritis o hepatitis asociados a la presencia de estos patógenos en aguas. Estos procedimientos se han basado en
floculación con hidróxido de aluminio para muestras de aguas de entrada de ETAP y un sistema de filtración tangen-
cial con cartuchos Rexeed combinado con una concentración secundaria de 24 h con PEG (Figura 1). Estos proce-
dimientos se unen a los procedimientos que GAMASER ya tiene implementados para la detección de virus infeccio-
sos en muestras de aguas de entrada y salida de EDAR.

IMPLANTACIÓN DE UN MÉTODO PARA LA DETECCIÓN DE VIRUS INFECCIOSOS EN AGUAS DE CONSUMO HUMANO

193
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Figura 1. Esquema del análisis de virus en muestras de aguas de ETAP.

RECONOCIMIENTOS
Este trabajo fue parcialmente financiado por el proyecto AGL2017-82909 del Ministerio de Economía y Competitivi-
dad. E. Cuevas es beneficiario de un contrato cofinanciado con un proyecto de la Generalitat Valenciana (APO-
TIP/2018/007).

REFERENCIAS
Aquavalens project. High yield on site pathogen concentration of 20-100L of different types of water http://aquava-
lens.org/documents/8375848/0/260116_RepDel6-2_Sampling_AQWP6.Final.pdf/1902c30b-6c02-45b5-9f56-ba7a-
199c00bf

Detection of enteric viruses (2011). Standard Methods for the Examination of Water and Wastewater. American Pu-
blic Health Association, the American Water Works Association and the Water Environment Federation.

Dentinger et al. (2001). An outbreak of hepatitis A associated with green onions. Journal of Infectious Diseases,
183(8), 1273-1276.

EPA (2016). Drinking Water Contaminant Candidate List 4-Final (ed.) E.P.A.

Ethelberg et al. (2010). Outbreaks of gastroenteritis linked to lettuce, Denmark, January 2010. Eurosurveillance,
15(6), 1.

Falkenhorst, et al. (2005). Imported frozen raspberries cause a series of norovirus outbreaks in Denmark, 2005. Euro
surveillance, 10(9).

ISO 15216-1 (2017). Microbiology of the food chain - Horizontal method for determination of hepatitis A virus and
norovirus using real-time RT-PCR - Part 1: Method for quantification. Geneva, Switzerland.

McMinn et al. (2017). Concentration and quantification of somatic and F+ coliphages from recreational waters, Jour-
nal of Virological Methods, 249, 58-65.

IMPLANTACIÓN DE UN MÉTODO PARA LA DETECCIÓN DE VIRUS INFECCIOSOS EN AGUAS DE CONSUMO HUMANO

194
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Moreno et al. (2015). Application of viability PCR to discriminate the infectivity of hepatitis A virus in food samples.
Int. J. Food Microbiol, 201, 1-6.

Randazzo et al. (2016). Evaluation of viability PCR performance for assessing norovirus infectivity in fresh-cut vege-
tables and irrigation water. Int. J. Food Microbiol., 229, 1-6.

Rodríguez-Lázaro et al. (2012). Virus hazards from food, water and other contaminated environments. FEMS Micro-
biology Reviews, 36(4), 786-814.

Wilrich, C., Wilrich, P. T. (2009). Estimation of the POD function and the LOD of a qualitative microbiological measu-
rement method. J. AOAC Int., 92, 1763-1772.

CONTACTO
Carina González Taboas
GAMASER
Ronda Isaac Peral, 4 Paterna Valencia
963980700
cgonzalez@gamaser.es

IMPLANTACIÓN DE UN MÉTODO PARA LA DETECCIÓN DE VIRUS INFECCIOSOS EN AGUAS DE CONSUMO HUMANO

195
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

IMPLANTACIÓN DE UN MÉTODO PARA LA DETECCIÓN


DE VIRUS INFECCIOSOS EN AGUA DE MAR
Sastre, Guadalupe – GAMASER
Piqueras, Joaquín – GAMASER
Sancho, Raquel – GAMASER
González, Carina – GAMASER
Rubio-Guerri, Consuelo – Fundación Oceanogràfic

SUMARIO
Diversos estudios avalan la abundancia de virus en los Océanos, estableciéndose una media en torno a 107 virus/
ml. A su vez, algunos de estos virus han producido miles de muertes en delfines como es el caso de Morbillivirus de
los cetáceos. Además, otros virus no tan letales como Herpesvirus o Poxvirus se ha demostrado que produce lesio-
nes de piel que da grandes problemas tanto en los mamíferos marinos salvajes como los que viven en medio con-
trolado. Es por ello que sería de gran interés conocer la relación que existe entre los virus que hay en el agua con
los virus que se encuentran en los animales que habitan en él. Para ello, se ha elegido como modelo el Oceanogrà-
fic y sus instalaciones. En cada uno de los tanques seleccionados se obtendrán 30 litros de agua en distintas fases:
punto de origen de extracción del agua, antes de la filtración, después de la filtración y en distintos puntos del tan-
que. De aquí se obtendrá el viroma de estas muestras usando técnicas convencionales.

Con este estudio lo que se pretende es conocer un poco más la epidemiología de los mismos y qué correlación
encontramos entre los virus que encontramos en el agua, con los virus que encontramos en los animales e incluso
la posibilidad de encontrar virus humanos en estos ambientes controlados y cómo afecta a la relación de los mismos
con los que se encuentran en los animales.

PALABRAS CLAVE
Virus, agua marina, PCR convencional

INTRODUCCIÓN
Los ambientes acuáticos de los acuarios públicos albergan muchas especies de anfibios, peces, mamíferos marinos
y reptiles para la educación y el disfrute del público, y para mejorar la comprensión científica de la biología de los
sistemas acuáticos. Estos sistemas cerrados y controlables son monitoreados intensivamente para reducir la acu-
mulación de desechos metabólicos, materiales orgánicos y toxinas a través de procesos biológicos, químicos y físi-
cos bajo una vigilancia rigurosa de los parámetros de calidad del agua. De esta manera, los acuarios pueden man-
tener una calidad de agua adecuada e intentar imitar el estado de autorregulación de los hábitats acuáticos nativos.
Por lo tanto, los acuarios podrían considerarse sistemas modelo ideales para descubrir las interacciones entre el
organismo y el medio ambiente.

Hasta la fecha, escasos estudios han caracterizado las estructuras poblacionales generales asociadas con especies
animales o agua en acuarios. Estos estudios han revelado que el agua en los acuarios no solo contiene una variedad
de especies animales, sino también una gran variedad de microorganismos. Antes de las aplicaciones comunes de
la tecnología de secuenciación de próxima generación (NGS), en un estudio basado en el cultivo llevado a cabo por
Raja et al. (2006) se realizó un examen cualitativo y cuantitativo de la población microbiana en el agua del acuario y

IMPLANTACIÓN DE UN MÉTODO PARA LA DETECCIÓN DE VIRUS INFECCIOSOS EN AGUA DE MAR

196
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

se encontró una gran diversidad, pero con una gran abundancia de poblaciones de Vibrio, así como otros patógenos
humanos potenciales.

Otro estudio basado en la secuenciación de la biblioteca de clones del gen 16S rRNA informó de 42 taxones bacte-
rianos asociados con materiales de filtro en dos sistemas de recirculación acuícola de peces de agua dulce (Sugita
et al., 2005). Los autores observaron diferencias significativas tanto en la densidad bacteriana como en la composi-
ción entre los dos sistemas diferentes.

Utilizándose también el método de la biblioteca de clones del gen 16S rRNA en comparación con las comunidades
microbianas asociadas al moco de coral entre ambientes acuáticos y acuarios nativos y se encontró una diversidad
significativamente mayor de microorganismos de moco de coral en el ambiente acuático nativo que el mantenido en
el acuario cerrado (Kooperman et al., 2007).

Un estudio más reciente que utiliza NGS por Smith et al. (2012) sugirió que el agua de acuario es un sistema poco
estudiado, compuesto por un total de 30 filos, siendo los más comunes Proteobacteria, Bacteroidetes y Planctomy-
cetes. En el mismo, se describen las secuencias más estrechamente relacionadas con las especies bacterianas que
tienen el potencial de causar enfermedades en peces, humanos y otras especies.

A medida que ha ido disminuyendo el coste de la NGS y ha ido aumentando el interés en examinar el papel que
ejerce el entorno en la configuración de patrones de microbioma (Kembel et al., 2012; Adams et al., 2015; Lax et al.,
2015), los acuarios se han perfilado como sistemas modelo ideales de estudio. Se ha podido comprobar a través de
la NGS cómo el microbioma del acuario cambia con varias perturbaciones del sistema, tales como el reemplazo del
agua del acuario o el tiempo (Van Bonn et al., 2015).

Parte importante del microbioma son los virus, no existiendo hasta el momento suficientes estudios al respecto
en los acuarios, siendo muy bajo el número de artículos publicados, los cuales se limitan a abordar las enferme-
dades víricas e infecciones de especies de peces importantes para la industria de la acuicultura (Bernoth y Crane,
1995).

Los virus son las entidades biológicas más abundantes y diversas de la Tierra, con concentraciones típicas que van
de 109 a 1010 partículas similares a virus (VLP) por litro de agua de mar (Bergh et al., 1989; Fuhrman, 1999) y de 108
a 109 VLPs por gramo de heces humanas (Kim et al., 2011). Sus obligadas relaciones parasitarias con una amplia
gama de hospedadores, particularmente con bacterias, afectan y controlan la abundancia y diversidad de las pobla-
ciones de hospedadores y median la transferencia horizontal de genes debido a su capacidad para empaquetar ADN
de un hospedador bacteriano e integrar el ADN en otras células huésped bacterianas (Wommack y Colwell, 2000).
Además, los fagos que se cree que son la mayoría de los virus en los océanos son responsables de aproximada-
mente del 10 al 50% de la mortalidad bacteriana total (Suttle, 1994; Weinbauer, 2004) y liberan materia orgánica
disuelta de las células biológicas, lo que influye en la biogeoquímica global (Wommack y Colwell, 2000; Weinbauer,
2004). Todo esto, enfatiza la importancia de examinar los viromas junto con los microbiomas en el ecosistema de
acuario controlado.

El acuario Oceanogràfic ubicado en Valencia, utiliza el mar Mediterráneo, como fuente de agua para todos los siste-
mas de acuario. Cada sistema de acuario es un ecosistema único cerrado y controlable pero que imita los hábitats
acuáticos nativos.

Por ello, los objetivos de este estudio son (i) detectar la presencia de virus mediante técnicas convencionales (ii)
para investigar el efecto de acuarios altamente controlados el manejo de la estructura del virus así como la riqueza
de virus, (iii) para examinar el impacto de la exposición del acuario al contacto humano mediante el examen de virus
potencialmente de origen humano en exposiciones táctiles, y (iv) correlacionar los resultados con los encontrados
en los animales que habitan en los distintos tanques.

MATERIAL Y MÉTODOS
Toma de muestras

Se obtendrán 30 L en distintos puntos de distintos tanques del Oceanogràfic: leones, delfinario, morsas y belugas.
En estos tanques seleccionados se tomarán las muestras: punto de origen, antes de filtración, después de filtración
y en varios puntos del tanque donde están los animales. Las muestras de agua se tomarán sumergiendo directa-

IMPLANTACIÓN DE UN MÉTODO PARA LA DETECCIÓN DE VIRUS INFECCIOSOS EN AGUA DE MAR

197
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

mente los cubos debajo de la superficie del agua. Además, se realizará la vigilancia rutinaria de la calidad del agua
incluyendo mediciones del pH, salinidad, temperatura, amoníaco, nitrito y nitrato del agua.

Extracción de ADN y detección de virus

La generación del viroma se realizará siguiendo el procedimiento descrito por Kim et al. (2015). Brevemente, las
partículas virales en aproximadamente 30 l de cada muestra de agua se concentrarán usando un sistema de ultra-
filtración de fibra hueca equipado con un filtro de diálisis desechable (corte de peso molecular de 30 kDa) inmedia-
tamente después de la recolección de la muestra. Las partículas virales contenidas en los concentrados resultantes
se concentrarán y purificarán para posteriormente realizar la extracción del ADN y RNA, utilizando el kit NucleoS-
pin® RNA Virus (Macherey-Nagel GmbH & Co.) siguiendo las instrucciones del fabricante.

Las extracciones, se guardarán a -80 ºC hasta que se vayan a analizar. Se analizarán los siguientes virus inicialmen-
te: Adenovirus, Herpesvirus, Poxvirus y Papillomavirus. Se harán mediante PCR convencional para poder detectar
cualquier tipo de virus y así tener más información sobre el contenido viral de las distintas muestras. Se seguirán los
protocolos publicados previamente por Welleham (2004) para Adenovirus, por VanDevanter (1996) para Herpesvi-
rus, por Bracht (2006) para Poxvirus y por Forslund (1999) para Papillomavirus. Si alguna de las muestras es posi-
tiva para cualquiera de estas PCRs, se secuenciará y a partir de la secuencia, se desarrollará una PCR a tiempo real
para su detección con más sensibilidad.

RESULTADOS Y CONCLUSIONES
Desde 2010 se han encontrado distintos virus en los mamíferos del Oceanogràfic y por eso esperamos encontrar al
menos algunos de los virus descritos anteriormente. En 2012 se describió por primera vez Adenovirus en delfines
que produjo una gastroenteritis severa (Rubio-Guerri et al. 2015). Lo que no se pudo describir es cómo entró el virus
al tanque y cómo se transmitía. Con este estudio esperamos encontrar Adenovirus en el agua del delfinario y podre-
mos ver si tiene origen marino o es humano. Por otro lado, en el tanque de leones marinos, los animales tienen le-
siones de piel y de ojos producidas por Herpesvirus, Poxvirus, así que esperamos estudiar si estos virus vienen de
fuera o son los propios animales los que se lo transmiten entre ellos.

En conclusión, este estudio nos ayudará a entender mejor la epidemiología de estos virus que dan tantos problemas
en acuarios.

REFERENCIAS
Adams, R. I., Bateman, A. C., Bik, H. M., and Meadow, J. F. (2015). Microbiota of the indoor environment: a me-
ta-analysis. Microbiome 3, 49. doi: 10.1186/ s40168-015-0108-3.

Bergh, O., Borsheim, K., Bratbak, G., Heldal, M. (1989). High abundance of viruses found in aquatic environments.
Nature 340, 467–468. doi: 10.1038/ 340467a0.

Bernoth, E. M., Crane, M. S. J. (1995). Viral diseases of aquarium fish. Semin. Avian Exot. Pet Med. 4, 103–110.

Bracht, A. J., Brudek, R. L., Ewing, R. Y., Manire, C. A., Burek, K. A., Rosa, C., Beckmen, K. B., Maruniak, J. E., Ro-
mero, C. H. (2006). Genetic identification of novel poxviruses of cetaceans and pinnipeds. Arch. Virol.151, 423-438.
doi: 10.1007/s00705-005-0679-6.

Forslund, O., Antonsson, A., Nordin, P., Stenquist, B., Hansson, B. G.(1999). A broad range of human papillomavirus
types detected with a general PCR method suitable for analysis of cutaneous tumours and normal skin. J. Gen. Virol.
80, 2437-2443.

Fuhrman, J. A. (1999). Marine viruses and their biogeochemical and ecological effects. Nature 399, 541-548. doi:
10.1038/21119

Kembel, S. W., Jones, E., Kline, J., Northcutt, D., Stenson, J., Womack, A. M., et al. (2012). Architectural design in-
fluences the diversity and structure of the built environment microbiome. ISME J. 6, 1469-1479. doi: 10.1038/is-
mej.2011.211

IMPLANTACIÓN DE UN MÉTODO PARA LA DETECCIÓN DE VIRUS INFECCIOSOS EN AGUA DE MAR

198
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Kim, Y., Aw, T. G., Teal, T. K., Rose, J. B. (2015). Metagenomic investigation of viral communities in ballast water.
Environ. Sci. Technol. 49, 8396–8407. doi: 10.1021/acs.est.5b01633

Kim, M. S., Park, E. J., Roh, S. W., Bae, J. W. (2011). Diversity and abundance of single-stranded DNA viruses in
human feces. Appl. Environ. Microbiol. 77, 8062-8070. doi: 10.1128/AEM.06331-11

Kim, Y., Aw, T. G., Rose, J. B. (2016). Transporting ocean viromes: invasion of the aquatic biosphere. PLoS ONE
11:e0152671. doi: 10.1371/journal.pone. 0152671.

Kooperman, N., Ben-Dov, E., Kramarsky-Winter, E., Barak, Z., Kushmaro, A. (2007). Coral mucus-associated bacte-
rial communities from natural and aquarium environments. FEMS Microbiol. Lett. 276, 106-113. doi: 10.1111/j. 1574-
6968.2007.00921.x

Lax, S., Nagler, C. R., and Gilbert, J. A. (2015). Our interface with the built environment: immunity and the indoor
microbiota. Trends Immunol., 36, 121-123. doi: 10.1016/j.it.2015.01.001

Raja, K., Fernando, O., Thavasi, R., Jayalaksmi, S., Balasubramanian, T. (2006). Diversity of bacterial populations in
recirculating marine aquarium with different marine ornamental fishes. Res. J. Microbiol. 1, 448-452. doi: 10.3923/
jm.2006.448.452

Rubio-Guerri, C., García-Párraga, D., Nieto-Pelegrín, E., Melero, M., Álvaro, T., Valls, M., Crespo, J. L., Sánchez-Viz-
caíno, J. M. (2015). Novel adenovirus detected in captive bottlenose dolphins (Tursiops truncatus) suffering from
self-limiting gastroenteritis. BMC Vet. Res. 11:53. doi: 10.1186/s12917-015-0367-z.

Sugita, H., Nakamura, H., Shimada, T. (2005). Microbial communities associated with filter materials in recirculating
aquaculture systems of freshwater fish. Aquaculture 243, 403-409. doi: 10.1016/j.aquaculture.2004. 09.028

Suttle, C. A. (1994). The significance of viruses to mortality in aquatic microbial communities. Microb. Ecol. 28, 237-
243. doi: 10.1007/BF00166813

Van Bonn, W., LaPointe, A., Gibbons, S., Frazier, A., Hampton-Marcell, J., Gilbert, J. (2015). Aquarium microbiome
response to ninety-percent system water change: clues to microbiome management. Zoo Biol. 34, 360-367. doi:
10.1002/zoo.21220

VanDevanter, D. R., Warrener, P., Bennett, L., Schultz, E. R., Coulter, S., Garber, R. L., Rose, T. M. (1996) Detection
and analysis of diverse herpesviral species by consensus primer PCR. J. Clin. Microbiol.34, 1666-1671.

Weinbauer, M. (2004). Ecology of prokaryotic viruses. FEMS Microbiol. Rev. 28, 127-181. doi: 10.1016/j.femsre.2003.
08.001

Wellehan, J. F., Johnson, A. J., Harrach, B., Benko, M., Pessier, A. P., Johnson, C. M., et al. (2004). Detection and
analysis of six lizard adenoviruses by consensus primer PCR provides further evidence of a reptilian origin for the
atadenoviruses. J. Virol. 78,13366-9. doi: 10.1128/JVI.78.23.13366-13369.2004.

Wommack, K. E., Colwell, R. R. (2000). Virioplankton: viruses in aquatic ecosystems. Microbiol. Mol. Biol. Rev. 64,
69-114. doi: 10.1128/mmbr.64.1.69-114.2000

CONTACTO
Nombre y apellidos: Carina González Taboas
Empresa: GAMASER
Dirección: Ronda Isaac Peral, 4 Paterna Valencia
Teléfono: 963980700
Email: cgonzalez@gamaser.es

IMPLANTACIÓN DE UN MÉTODO PARA LA DETECCIÓN DE VIRUS INFECCIOSOS EN AGUA DE MAR

199
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

INCORPORACIÓN DE LA EVALUACIÓN CUANTITATIVA


DE RIESGOS QUÍMICOS Y MICROBIOLÓGICOS
A LOS PSA
Fernando Valero – ATLL Concessionària de la Generalitat de Catalunya, S.A.
Emilio Bonet – GAMASER
Antonio Cabeza – Aigües de Barcelona
Lucila Cuberos – EMASESA
Iñaki Etxarri – SCPSA
Luis Eyre – Canal de Isabel II
Jon Ander Etxebarría – Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
Mercedes Martínez – SUEZ

SUMARIO
La actualización legislativa del RD140/2003, que significa la Directiva 2015/1787, incluye ya la necesidad de que los
distintos gestores incorporen un sistema preventivo de gestión de la calidad sanitaria del agua, de acuerdo con los
Planes Sanitarios del Agua (OMS) y con otras normas internacionales como la norma UNE 15975-2. AEAS a través
de la comisión 2.ª en colaboración con el entonces MSSSI elaboró en 2014 una fichas para ayudar a los abasteci-
mientos a redactar sus PSA propios, intentando estandarizar una documentación útil con independencia del ámbito
y tamaño de sus asociados. Actualmente y según lo dispuesto en la Disposición adicional segunda del RD 902/2018,
el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social ha puesto a disposición de los gestores de las infraestructuras
de las zonas de abastecimiento la herramienta denominada GEPSA, de apoyo de los PSA, que está disponible en
la página web del Ministerio y que incluye en su base las citadas fichas. El gestor de la infraestructura podrá utilizar
dicha herramienta u otros procedimientos que estime convenientes para la elaboración de los PSA.

Por otra parte la modificación de la Directiva Europea de aguas de consumo (en borrador) incluye referencias direc-
tas al PSA y extiende las evaluaciones de riesgo a modelos cuantitativos. Por ello, desde AEAS, se ha creído con-
veniente, incorporar a los trabajos ya elaborados una nueva y sencilla herramienta para calcular el riesgo cuantitati-
vo puntual (determinista) a nivel químico (QCRA) y microbiológico (QMRA), asociado al abastecimiento.

La herramienta se incluye como anexo del documento base que la sustenta y está realizada en formato de hoja de
cálculo para los compuestos químicos y para los parámetros microbiológicos y dispone de anexos con información
complementaria para facilitar los cálculos. El resultado obtenido debe ser interpretado correctamente por el gestor
del abastecimiento dado que algunos parámetros necesarios para el cálculo no siempre están disponibles y se debe
recurrir a estudios externos recogidos en la bibliografía.

PALABRAS CLAVE
Riesgo, PSA, GEPSA, QMRA, QCRA, HQ, ELCR.

INTRODUCCIÓN
La forma más eficaz de garantizar sistemáticamente la seguridad de una Zona de Abastecimiento (ZA) es aplicando
un planteamiento integral de evaluación y gestión de los riesgos que abarque desde la captación hasta la distribu-
ción del agua potabilizada al consumidor. Este tipo de planteamientos es la base de los “Planes Sanitarios del Agua”

INCORPORACIÓN DE LA EVALUACIÓN CUANTITATIVA DE RIESGOS QUÍMICOS Y MICROBIOLÓGICOS A LOS PSA

200
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

(PSA o WSP en sus siglas en inglés), que tanto la OMS como la UE están demandando a los EEMM. Actualmente
y ante la reciente publicación del RD 902/2018, se incorpora al derecho interno español lo dispuesto en la Directiva
2015/1787, de la Comisión por la que se modifican los Anexos II y III de la Directiva 98/83/CE, relativa a la calidad
de las aguas destinadas al consumo humano, adoptando nuevos criterios básicos para el control de su calidad y los
métodos de análisis utilizados, mencionando específicamente la incorporación de los PSA a las ZA.

Habitualmente, para llevar a cabo esta evaluación, los gestores pueden enfocar su trabajo hacia el desarrollo de una
evaluación semicuantitativa mediante matrices de riesgo, basadas en la información que proviene de datos analíti-
cos de parámetros legislados y en la experiencia obtenida del trabajo en el propio abastecimiento. Este enfoque
tiene una parte subjetiva, pero es correcto y acorde a la normativa y se recoge en la herramienta GEPSA desarro-
llada por el Ministerio de Sanidad Consumo y Bienestar Social.

Sin embargo esta evaluación podría ser más objetiva y más fácil de relacionar con objetivos de salud si se comple-
menta o sustituye por una evaluación cuantitativa. Este enfoque cuantitativo, recogido en la Norma UNE 15975-2,
significa un valor añadido al gestor al explotar la información analítica disponible, para obtener una evaluación tan-
gible que reforzará el sistema de prevención en el que se basa su PSA.

Con esta finalidad, el presente documento elaborado por el “Grupo de Gestión de Riesgo” de la Comisión 2.ª de
AEAS, incluye una sencilla herramienta, que permite el cálculo del “riesgo cuantitativo” (QRA) tanto para peligros
químicos (QCRA) como para microbiológicos (QMRA), de manera simple, en formato hoja de cálculo. Para ello es
imprescindible disponer de un elevado número de datos analíticos químicos y microbiológicos, del mayor periodo
posible y siempre representativo del proceso de producción o distribución a evaluar.

El objetivo es que el gestor pueda evaluar el riesgo asociado a la presencia en su abastecimiento de contaminantes
químicos o microbiológicos en función de los datos de que disponga tanto a nivel del parámetro analizado como de
la población estudiada. Esta información debe ayudar a elaborar los PSA de acuerdo con las características de la
ZA, revisarlos y actualizarlos periódicamente.

EVALUACIÓN DEL RIESGO CUANTITATIVO (QRA)


La evalaución del riesgo cuantitativo (Quantitative Risk Analysis, QRA), es una herramienta objetiva de evaluación
de riesgo, que se aplica a los parámetros:

• Químicos (Quantitative Chemical Risk Assessment, QCRA), para los compuestos cancerígenos y no cance-
rígenos.

• Microbiológicos (Quantitative Microbiological Risk Assessment, QMRA), para los grupos: bacterias, virus y
protozoos

El requisito fundamental para hacer esta aproximación es de disponer de datos analíticos, de un periodo homogéneo
representativo del proceso de tratamiento (Figura 1).

Figura 1. Diagrama evaluación del riesgo en función de tipo de peligro mediante el método cuantitativo.

INCORPORACIÓN DE LA EVALUACIÓN CUANTITATIVA DE RIESGOS QUÍMICOS Y MICROBIOLÓGICOS A LOS PSA

201
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

El procedimiento se basa en cuatro etapas consecutivas

1. Identificación de peligros.

2. Evaluación de la exposición.

3. Relación dosis-respuesta.

4. Gestión del riesgo.

ETAPA 1. Identificación del peligro, donde se realiza una descripción de los posibles compuestos o microorganismos
(legislados y no legislados) que pueden suponer un riesgo para la población presentes en la ZA, así como una bre-
ve descripción de su efecto nocivo sobre la salud.

En microbiología no es siempre posible disponer de datos directos de los microorganismos patógenos de interés, en
cuyo caso se puede recurrir a microorganismos de referencia.

ETAPA 2. Evaluación de la dosis de exposición, donde se describe la metodología y los datos utilizados para calcu-
lar la dosis de una determinada sustancia o microorganismo, atendiendo a las características de la población (con-
sumo de agua potable ingerida, peso,..) y a factores de ajuste específico (factor de absorción, infectividad,...). En
este apartado se deberían utilizar datos reales de las concentraciones de cada sustancia o microorganismo encon-
tradas en el agua a la salida del punto de producción y/o en la red de distribución; cuando no es posible se utilizan
datos relacionados con el agua en origen y se tiene en cuenta la capacidad de reducción de cada etapa (barrera)
durante el proceso de potabilización (Figura 2).

La dosis de exposición calculada tiene en cuenta parámetros establecidos en estudios epidemiológicos que se ex-
traen de bases de datos internacionalmente aceptadas, como la denominada “IRIS” (Sistema Integrado de Informa-
ción de Riesgos) que es la base de datos de la EPA que identifica y caracteriza los valores de toxicidad de riesgo de
cáncer y los peligros para la salud que no son cancerígenos de los compuestos químicos que se encuentran en el
ambiente.

Figura 2. Esquema de la etapa 2. Válido tanto para la evaluación de parámetros químicos (Q) como de biológicos (B).

ETAPA 3. Relación dosis-respuesta (Evaluación de los efectos). En esta etapa se valora el riesgo asociado a una
respuesta (afectación de algún órgano vital, sintomatología, enfermedad o muerte) en función de una dosis conocida
de un contaminante químico o microbiológico, calculado en la etapa anterior.

INCORPORACIÓN DE LA EVALUACIÓN CUANTITATIVA DE RIESGOS QUÍMICOS Y MICROBIOLÓGICOS A LOS PSA

202
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

ETAPA 4. Caracterización del riesgo. La información sobre la dosis de exposición y los efectos sobre la salud, obte-
nida en las etapas anteriores, se combinan para generar una medida cuantitativa del riesgo que debe valorarse por
el gestor de la ZA.

El QRA se puede llevar a cabo mediante dos aproximaciones: la puntual o determinística, y la estocástica o proba-
bilística que se basa en las simulaciones de Montecarlo. En este caso se ha escogido la primera de ellas, la puntual,
para la que se parte de tres escenarios que representan al mejor (valores más bajos), al medio y al peor (valores
más elevados) de los casos. Se basa en evaluar de manera sencilla, el riesgo asociado a la presencia de determi-
nados contaminantes microbiológicos o químicos y relacionar su ingesta con factores poblacionales como el volu-
men de agua ingerido, peso de la población, infectividad, reducción en el proceso de tratamiento, recuperación del
método... Se trata siempre de evaluar si la presencia del microorganismo o compuesto se encuentra en una concen-
tración considerada segura por estamentos internacionales como la OMS o la EPA. Sus valores son siempre más
estrictos que los incluidos en la legislación de aguas de consumo, pero a cambio permiten evaluar de manera pre-
ventiva la evolución del parámetro y adecuarlo a grupos poblacionales, cambios de tratamiento puntuales o planifi-
cados, cambios de calidad puntual (cambios de origen, mezclas, riadas, vertidos,...).

Para valorar cuál es la concentración de las sustancias a las que están expuestas la población, se utiliza la fórmula,

Dosis estimada diaria = (C × 10^(-DR) × F × V)/P

Donde:

• C es la concentración de la sustancia presente en el agua (mg/L).

• DR es el valor de reducción/eliminación de la sustancia a lo largo del tratamiento (unidades logarítmicas,


ulogs).

• F es el factor de absorción (valores de 0 a 1).

• V es el volumen de agua que consume una persona por día (L/hab. día).

• P es el peso medio de un individuo de la población (kg).

EVALUACIÓN DEL RIESGO CUANTITATIVO QUÍMICO (QCRA)


En el caso del QCRA se desarrolla un cálculo específico en virtud de si el compuesto es “no cancerígeno” o “cance-
rígeno”.

Para los compuestos “no cancerígenos”, se puede evaluar el riesgo asociado teniendo en cuenta la dosis estimadas
diaria calculada anteriormente y las dosis diarias permitidas o dosis de referencia (RfD) extraída de la bibliografía
(IRIS), para la mayoría de los contaminantes valorados. Así se calcula el cociente de peligro HQ (Hazard Quocient),
según la fórmula siguiente:

HQ = [Dosis estimada diaria (Dosis)]/[Dosis diaria máxima permitida (RfD)]

Con la aproximación puntual se pretende valorar, de una manera rápida y muy conservativa, los valores de HQ co-
rrespondientes a cada sustancia, de manera que se establece, según la EPA que:

• Valores de HQ ≥ 1, indicarán que la exposición al producto es superior al valor de referencia, por lo que se
debe valorar la necesidad de aplicar nuevas medidas para reducir el riesgo hasta niveles aceptables.

• Valores de HQ < 1, indican que el nivel de exposición a través de la ingesta de agua potable es inferior a los
valores de referencia y que la exposición al producto químico a través del consumo de agua potable es impro-
bable que produzca un efecto adverso en la población.

En el caso de los compuestos con efecto “cancerígeno”, se utiliza como en el caso anterior la información generada
en las etapas anteriores. Para las sustancias cancerígenas, al contrario del caso de las sustancias con efecto no
cancerígeno, se considera que no existe un nivel de exposición que no lleve asociada una probabilidad, por peque-
ña que sea, de desarrollar una respuesta cancerígena.

INCORPORACIÓN DE LA EVALUACIÓN CUANTITATIVA DE RIESGOS QUÍMICOS Y MICROBIOLÓGICOS A LOS PSA

203
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Para estos casos la expresión de la potencia tóxica del contaminante se realiza a través del “factor de potencia de
cáncer” o factor de pendiente (en inglés Slope Factor, SF), extraída de la bibliografía (IRIS), que indica el incremen-
to en la probabilidad de desarrollar un cáncer, a lo largo de una vida, por la exposición crónica a una dosis unitaria
de un determinado contaminante. Como en el caso del RfD, no existen valores de SF para todas las sustancias que
se puedan valorar dentro de la identificación de peligros en el abastecimiento, dada la falta de información científica
o insuficiente que permita valorar una dosis de referencia segura para la población. De esta manera para los pará-
metros con efecto “cancerígeno”, sólo se puede tener en cuenta para aquellos parámetros de los cuales se dispone
de información del valor de su SF. El resto de parámetros, se deben evaluar atendiendo a su posible efecto tóxico
como si fuesen “no cancerígenos” para los que se utiliza el valor de RfD, que está más extendido.

El cálculo se conoce como el exceso de riesgo de cáncer de una vida (ELCR, Excess Lifetime Cancer Risk). Es un
valor sin unidades que se calcula como el producto de:

ELCR = Dosis estimada diaria (Dosis) × Curva de potencial de cáncer (SF)

En este caso, se establece según la EPA que:

• Si ELCR > 1 × 10–4 hay que reducir el riesgo, dado que puede aumentar el índice de casos de cáncer.

• Si 1 × 10–4 < ELCR < 1 × 10-6 hay que evaluar y estudiar las acciones correctoras/oportunas, caso en caso
en función costes, población expuesta y otras circunstancias de interés.

• Si ELCR < 1 × 10–6 generalmente no suponen ningún tipo de peligro para la población.

EVALUACIÓN DEL RIESGO CUANTITATIVO MICROBIOLÓGICO (QMRA)


En el caso de los parámetros microbiológicos, no es posible disponer de información de todos los posibles microor-
ganismos presentes, por lo que se establecen tres tipos de grupos, representados por microorganismos modelo:
bacterias (modelo: Campylobacter spp.), virus (modelo: enterovirous) y protozoos (modelo Cryptosporidium). Ade-
más no siempre es posible que los abastecimientos dispongan de datos de estos parámetros no legislados y de
análisis complicado. Por ello también se puede recurrir a realizar aproximaciones a otros de más fácil análisis, que
denominaremos microorganismos de referencia y que son respectivamente: Escherichia coli, colifagos y Clostridium
perfringens (Figura 3).

Existen varios modelos para establecer cuál es la probabilidad que se produzca una infección (respuesta) en función
de la dosis de exposición. De acuerdo con el modelo ligado a la “single hit theory”, se supone que cada partícula de
patógeno ingerido actúa independientemente y tiene una probabilidad individual de causar infección (Haas, 1983).

En este tipo de evaluación, la dosis diaria se calcula según una fórmula, común para los tres grupos (bacterias, virus
y protozoos):

Dosis diaria = C × 10–DR × V × (1/R) × I

Donde:

• C es la concentración del microorganismo (bacterias, virus, protozoos).

• DR es la reducción que sufren los microorganismos a lo largo del tratamiento (en unidades logarítmicas).

• V es el volumen de agua que consume la población (L/hab/dia).

• R es el% (en tanto por uno) de la recuperación del método de detección.

• I es la Infectividad.

INCORPORACIÓN DE LA EVALUACIÓN CUANTITATIVA DE RIESGOS QUÍMICOS Y MICROBIOLÓGICOS A LOS PSA

204
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Figura 3. Evaluación del riesgo microbiológico.

A partir de este cálculo existe un modelo de dosis-respuesta diferente para bacterias y virus por un lado y protozoos
por otro.

En el caso de infecciones causadas por bacterias y virus transmitidas por el agua, el modelo de dosis-respuesta más
aceptado, se ha visto que sigue un modelo de distribución del tipo Beta-Poisson. Así la probabilidad de infección
diaria, según la ecuación (Haas et. al., 1999) sería:

(
P (inf/día) = 1 – 1 +
Dosis
β
α) 
donde:

• Dosis: es la dosis de exposición diaria de la población.

• α y β son parámetros que describen la probabilidad de infección (dato bibliográfico).

Por otra parte,el modelo de infección por Cryptosporidium, sigue una distribución de tipo exponencial el cual se
ajusta al modelo descrito por la fórmula:

P (Inf/día) = 1-e–r × D

donde:

• “D” se la dosis de exposición del microorganismo en la población (oocistes/hab/día).

• “r” es la fracción del patógeno que sobrevive a todas las barreras del huésped y es capaz de iniciar un pro-
ceso infectivo en el huésped. Estos valores de “r” se pueden encontrar en la bibliografía científica a pesar de
que no existen valores de dosis-respuesta para todos los microorganismos patógenos. Uno de los valores
más utilizados es el descrito por Teunis et. al., 1999 (r = 0,0044).

INCORPORACIÓN DE LA EVALUACIÓN CUANTITATIVA DE RIESGOS QUÍMICOS Y MICROBIOLÓGICOS A LOS PSA

205
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Para evaluar la probabilidad de infección anual, el cálculo se realiza mediante una misma fórmula para bacterias,
virus y protozoos:

Prob. (infección/anual) = 1 – (1 – Prob.(infección/día)365

El gran número de microorganismos presentes en el agua, las variaciones temporales y espaciales y las limitaciones
metodológicas hacen que sea poco práctico establecer sistemas para hacer una vigilancia de rutina de todos ellos,
y por lo tanto, establecer unos valores de concentración máxima aceptable para cada uno de los patógenos. En
cambio, la protección de la salud pública se puede conseguir mediante el establecimiento de objetivos basados en
el tratamiento.

En el caso de los parámetros microbiológicos, lo normal es que a la salida del tratamiento el valor sea habitualmen-
te “no detectado” o simplemente “0”, debido a la etapa final de desinfección, por lo que conviene disponer de datos
de reducción en las distintas etapas. Habitualmente se suele calcular el porcentaje de eliminación entre la entrada
de planta y la salida. Estos datos pueden ser propios a partir del microorganismo de referencia o de su indicador, o
pueden ser bibliográficos. Con estos datos se puede evaluar por ejemplo el riesgo asociado a un fallo en una etapa
unitaria del proceso. De esta manera desviar alguna etapa por avería o mantenimiento, podría incrementar el riesgo
asociado a la presencia del microorganismo, y se necesitaría recalcularlo para ver si es aceptable o si, en caso con-
trario, debe pararse el tratamiento o tomar medidas preventivas adicionales.

Para establecer el grado de tratamiento necesario, hay que considerar el riesgo aceptable o tolerable. El caso más
extendido es el de utilizar un modelo con un valor aceptado de una probabilidad de infección por cada 10.000 habi-
tantes (1.10-4), de acuerdo con instituciones internacionales como la EPA (2002).

Este enfoque sencillo permite asumir como parte de la gestión del riesgo (ante la falta de determinada información)
que, por ejemplo, se tomen para el cálculo los valores más elevados posibles, representado entonces el peor esce-
nario (por ejemplo la dosis calculada a partir del valor más alto de un compuesto analizado, un volumen alto de in-
gesta, ...). De esta manera si el resultado final en ese caso, es claramente inferior al valor de 10-4 recomendado por
organismos internacionales, el abastecimiento será seguro para ese parámetro. Si no fuese así, será el gestor quien
deba interpretar el resultado. Por ejemplo puede considerar que el valor máximo utilizado para el cálculo no es real-
mente el más apropiado para su abastecimiento, porque la concentración del compuesto utilizada fue un valor máxi-
mo puntual y sería más correcto tomar valores medios. Por otra parte si finalmente el riesgo analizado fuese eleva-
do, el gestor tendrá que tomar las medidas oportunas, como por ejemplo incluir nuevas barreras de reducción en el
tratamiento, dilución del agua producto, etc.

La Figura 4, representa un ejemplo de la herramienta de cálculo para la evaluación del QCRA, en este caso para un
compuesto cancerígeno legislado como el As. Su estrutura es semejaene para los compuestos químicos canceríge-
nos y para el QMRA.

INCORPORACIÓN DE LA EVALUACIÓN CUANTITATIVA DE RIESGOS QUÍMICOS Y MICROBIOLÓGICOS A LOS PSA

206
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Figura 4. Detalle de la herramienta de cálculo del QRA. Ejemplo para el QCRA del compuesto As y resultado de su ELCR
indicando unos valores de 10–6 y por tanto sin riesgo para la salud.

CONCLUSIÓN
La evaluación del riesgo asociado a la alteración de calidad del agua de consumo producida y distribuida por un
abastecimiento, es una parte fundamental de la redacción de un PSA.

La clásica evaluación semicuantiatativa basada en matrices de riesgo, tiene un componente subjetivo que puede ser
minimizado mediante el empleo complementario o substitutivo de una evaluación cuantitativa.

El documento redactado por el grupo de trabajo de la comisión 2.ª de AEAS al que hace referencia esta ponencia,
estructura y documenta las aproximaciones necesarias para hacer la evaluación cuantitativa de compuestos quími-
cos (clasificados en cancerígenos y no cancerígenos) y de parámetros microbiológicos (asociados a la presencia de

INCORPORACIÓN DE LA EVALUACIÓN CUANTITATIVA DE RIESGOS QUÍMICOS Y MICROBIOLÓGICOS A LOS PSA

207
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

organismos patógenos de los grupos bacterias, virus y protozoos). Este tipo de evaluación se inicia con el cálculo de
la dosis a la que estaría sometido un individuo. Su cálculo se basa en los datos analíticos de la presencia del com-
puesto o microorganismo y posteriormente en un ajuste en función de la población estudiada (peso individuos, vo-
lumen ingesta agua, ...). Después se llevan a cabo una serie de cálculos basados en ajustes específicos, como la
capacidad de cada una de las etapas de tratamiento para reducir su presencia. Este ajuste es necesario cuando no
se dispone de datos del parámetro a valorar en el producto final y es necesario partir del agua captada y analizar el
efecto (aditivo) de las distintas barreras a lo largo del proceso, para reducir su presencia.

La determinación puede hacerse mediante una aproximación puntual o determinística, o mediante una más comple-
ja de tipo estocástico o probabilístico. En la herramienta de este documento se ha optado por la aproximación pun-
tual, para la que se parte de tres escenarios que representan al mejor (valores más bajos), al medio y al peor (valo-
res más elevados) de los casos.

La herramienta es sencilla pero su resultado debe ser interpretado correctamente por el gestor del abastecimiento
dado que algunos parámetros necesarios para el cálculo no siempre están disponibles y se debe recurrir a estudios
externos recogidos en la bibliografía.

Este tipo de evaluación permite al gestor retroalimentar su sistema con nuevos datos y nueva información, que refle-
je una mejora en el abastecimiento y en su conocimiento. También debería utilizarse para el diseño de nuevas etapas
en el proceso de potabilización o en la mejora de las existentes. Esta evolución positiva deberá reflejarse en la actua-
lización periódica del cálculo de la evaluación del riesgo, y también servirá para redistribuir los recursos hacia el
control de aquellos parámetros más problemáticos o de nueva aparición, y reducir (o incluso dejar de analizar, según
se recoge en el RD 902/2018) el control de los que no están presentes en la Z.A. o que no lo están en concentración
suficiente como para que pueda preverse su presencia en el agua de consumo distribuida a la población.

RECONOCIMIENTOS
Al grupo de trabajo de la Comisión 2.ª de AEAS que elaboró las fichas que sirvieron de base para la elaboración de
los PSA a los diferentes abastecimientos.

REFERENCIAS
DIRECTIVA (UE) 2015/1787 DE LA COMISIÓN de 6 de octubre de 2015 por la que se modifican los anexos II y III
de la Directiva 98/83/CE del Consejo, relativa a la calidad de las aguas destinadas al consumo humano

Directiva 98/83/CE del Consejo, de 3 de noviembre de 1998, relativa a la calidad de las aguas destinadas al consu-
mo humano.

EPA (2002). Long Term 1 Enhanced Surface Water Treatment Rule (LT1ESWTR).

GEPSA Gestión de Planes Sanitarios del Agua (GEPSA) http://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/salu-


dAmbLaboral/calidadAguas/PSA.htm(nov 2018).

Hass, C. N.(1983). Estimation of risk due to low dose of microorganisms: A comparison of alternative methodologies.
Am. J. Epidemiol, 118, 573-582.

Haas, C. N., Rose, J. B., Gerba, C. P. (1999). Quantitative microbial risk assessment. John Wiley, New York, NY.

IRIS Integrated Risk Information System. https://www.epa.gov/iris (nov 2018).

OMS (2009). Water safety plan manual (WSP manual).Step-by-step risk management for drinking-water suppliers

Real Decreto 140/2003, de 7 de febrero, por el que se establecen los criterios sanitarios de la calidad del agua de
consumo humano

Real Decreto 902/2018, de 20 de julio,

Teunis, P. F. M., Nagelkerke, N. J. D., Haas, C. N. (1999). Dose response models for infectious gastroenteritis. Risk
Anal., 19(6), 1251-1260.

INCORPORACIÓN DE LA EVALUACIÓN CUANTITATIVA DE RIESGOS QUÍMICOS Y MICROBIOLÓGICOS A LOS PSA

208
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

UNE-EN 15975-2:2014. Seguridad en el suministro de agua potable. Directrices para la gestión del riesgo y las cri-
sis. Parte 2: Gestión del riesgo.

CONTACTO
Fernando Valero Cervera
ATLL Concessionària de la Generalitat de Catalunya S.A.
Sant Martí de l’Erm, 30, 08970 Sant Joan Despí, Barcelona
Teléfono: 936029600
Email: fvalero@atl.cat

INCORPORACIÓN DE LA EVALUACIÓN CUANTITATIVA DE RIESGOS QUÍMICOS Y MICROBIOLÓGICOS A LOS PSA

209
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

LA NUEVA DIRECTIVA EUROPEA DE AGUAS


DE CONSUMO: NOVEDADES E IMPACTOS
Paraira Faus, Miquel – Aigües de Barcelona
Goizueta Sánchez, Miguel – Canal de Isabel II

SUMARIO
La Comisión Europea trabaja desde hace años en la revisión de la Directiva 98/83/CE, que regula calidad de las
aguas de consumo. En la confección de la misma se ha contado con la colaboración de diferentes agentes, siendo
especialmente relevante el trabajo encargado a especialistas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para la
revisión de los parámetros químicos y microbiológicos a contemplar y sus respectivos límites (valores paramétricos).

El 1 de febrero de 2018, la Comisión hizo pública la Propuesta de nueva Directiva, iniciándose el proceso de revi-
sión, previo a la aprobación por parte del Parlamento Europeo y del Consejo de la Unión. Esta propuesta presenta
novedades muy relevantes, no únicamente centradas en la calidad del agua (como en la Directiva vigente), que se
pueden agrupar en los siguientes bloques temáticos principales:

1. Revisión de parámetros y valores paramétricos (Anexo I).

2. Modelo de Evaluación y Gestión Riesgos (PSAs).

3. Nuevo modelo de control (analíticas) y frecuencias (Anexo II).

4. Materiales en contacto con el agua.

5. Acceso al agua de consumo.

6. Información al público.

El impacto de las novedades incluidas en la propuesta sobre los operadores de los abastecimientos podría llegar a
ser importante si ésta se aprueba en los términos planteados inicialmente. Sin embargo, la Directiva debe ser refren-
dada tanto por el Parlamento Europeo como por el Consejo de la Unión. Ambas instituciones están revisando el
texto y proponiendo enmiendas, proceso en el cual han recibido además aportaciones de diferentes stakeholders,
tales como EUREAU (asociación en la cual se encuentra representada AEAS). El Parlamento Europeo ya ha votado
las enmiendas formuladas por los diferentes grupos políticos y adoptado un texto de posicionamiento final (Octubre
2018), mientras que el Consejo de la Unión todavía se encuentra en este proceso, disponiendo de un documento de
posicionamiento elaborado por la Presidencia austríaca (Noviembre 2018), que todavía debe ser refrendado.

En los próximos meses se desarrollarán las negociaciones entre Parlamento, Consejo y Comisión para intentar lle-
gar a un acuerdo sobre el texto final de la Directiva. El calendario va a quedar muy probablemente interrumpido por
el proceso de elecciones europeas de Mayo de 2019 y la posterior constitución del nuevo Parlamento.

En la presente ponencia se repasan las diferentes novedades planteadas en la propuesta de Directiva de Aguas de
Consumo y se comparan con las posiciones del Parlamento Europeo y del Consejo de la Unión. Por otra parte, se
destacan los posibles impactos que podría tener sobre el sector en España las novedades más relevantes.

PALABRAS CLAVE
Directiva Europea, calidad del agua, aguas de consumo, gestión de riesgos, valores paramétricos, información al
público, acceso universal.

LA NUEVA DIRECTIVA EUROPEA DE AGUAS DE CONSUMO: NOVEDADES E IMPACTOS

210
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

INTRODUCCIÓN
La nueva Directiva Europea sobre Aguas de Consumo propuesta por la Comisión Europea toma como base estruc-
tural la anterior Directiva 98/83/CE, manteniendo gran parte de los artículos, si bien actualizados, e introduciendo
artículos nuevos, algunos de considerable relevancia.

En la siguiente tabla se detalla la estructura de la propuesta de nueva Directiva:

Tabla 1: Estructura de la nueva Directiva de Aguas de Consumo (propuesta de la Comisión Europea).

Artículo Contenido Artículo vigente


1 Objetivo 1
2 Definiciones 2
3 Exenciones 3
4 Obligaciones generales 4
5 Normas de Calidad 5
6 Punto de cumplimiento 6
7 Enfoque basado en el riesgo para la seguridad del agua Novedad
8 Valoración de riesgo de masas de agua utilizadas para la Novedad
captación de agua destinada al consumo
9 Valoración de riesgo en el suministro Novedad
10 Valoración de riesgo en la distribución doméstica Novedad1
11 Control 7
12 Medidas correctivas y restricciones de utilización 8
13 Acceso al agua destinada al consumo humano Novedad
14 Información al público Novedad2
15 Información sobre el seguimiento de la implantación Novedad2
16 Acceso a la justicia Novedad
17 Evaluación Novedad
18 Revisión de los Anexos 11
19 Ejercicio de delegación Novedad
20 Procedimiento de Comité 12
21 Sanciones Novedad
22 Transposición 17
23 Derogación 16
24 Entrada en vigor 18
25 Destinatarios 19
1
  Contiene algunos aspectos del anterior artículo 10 (para instalaciones interiores).
2
  Contienen algunos aspectos del anterior artículo 13.

Dejando de lado los aspectos eminentemente legales (artículos 15 a 25), de una primera revisión de la tabla anterior
se desprende que los aspectos novedosos más relevantes del articulado, son la obligatoriedad de la introducción del
modelo de gestión y valoración de riesgos (artículos 7 a 10), ya apuntada en la Directiva 2015/1787, y las medi-
das para garantizar el acceso al agua (“acceso universal”), así como la información al ciudadano (parcialmente
contemplada en el vigente artículo 13), más desarrollada en la propuesta, incluyendo un nuevo Anexo IV específico.

Destaca la desaparición de los artículos 9, que supone la eliminación de las excepciones; 10, relativo a las caracte-
rísticas que deben cumplir los materiales y sustancias en contacto con el agua (mantiene alguna disposición al
respecto en el nuevo artículo 10 para las instalaciones interiores); y 13, aunque las obligaciones referentes a infor-
mación al ciudadano e informes a la Comisión quedan redistribuidos entre los nuevos artículos 14 y 15.

LA NUEVA DIRECTIVA EUROPEA DE AGUAS DE CONSUMO: NOVEDADES E IMPACTOS

211
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

También se han revisado los Anexos, con la siguiente correspondencia con la Directiva 98/83/CE:

Tabla 2: Anexos de la actual Directiva 98/83/C y de la nueva propuesta de Directiva de Aguas de Consumo.

Directiva 98/83/CE Propuesta nueva Directiva 2018


ANEXO I: Parámetros y valores paramétricos ANEXO I: Parámetros y valores paramétricos
Parte A: Parámetros Microbiológicos. Parte A: Parámetros Microbiológicos.
Parte B: Parámetros Químicos. Parte B: Parámetros Químicos.
Parte C: Parámetros Indicadores. Parte C: Parámetros relevantes en la valoración de riesgo de
la distribución doméstica.
ANEXO II: Control ANEXO II: Control
Cuadro A: parámetros que deben analizarse. Parte A: objetivos generales de los programas de control.
Cuadro B: Frecuencia de muestreo. Parte B: Parámetros “core” y frecuencias de muestreo.
Parte C: Valoración del riesgo del Suministro.
Parte D: Métodos y puntos de muestreo.
ANEXO III: Especificaciones para el análisis de los pará- ANEXO III: Especificaciones para el análisis de los pará-
metros metros
ANEXO IV: Plazos de incorporación a la legislación nacional y ANEXO IV: Información a proporcionar on-line al público
plazos de aplicación
ANEXO V: Cuadro de correspondencias

Los aspectos más destacables de los Anexos, se pueden resumir pues en los siguientes puntos:

• Supresión de los parámetros Indicadores del Anexo I en la propuesta inicial de la Comisión.

• Introducción de 2 nuevas partes en el Anexo II (Control), una referente a la valoración del riesgo en el sumi-
nistro (parte C) y otra referente a métodos y puntos de muestreo (parte D).

ANÁLISIS DE LAS NOVEDADES


1. Revisión de parámetros y valores paramétricos (Anexo I)

La importante tarea de poner al día la lista de parámetros a controlar en el agua de consumo, así como sus límites
(valores paramétricos), se ha basado en un trabajo encargado por la Comisión a 2 grupos de expertos de la OMS.
La Comisión ha tenido en cuenta en buena parte las propuestas de estos expertos, si bien para algunos parámetros
propone valores paramétricos más estrictos (p.ej.: Cloratos, PFAS), atendiendo al principio de precaución. Los pa-
rámetros propuestos y las enmiendas planteadas por Parlamento y Comisión se resumen a continuación.

Tabla 3: Propuestas para la Parte A del Anexo I de Comisión, Parlamento Europeo y Consejo de la Unión.

PARTE A – PARÁMETROS MICROBIOLÓGICOS


Propuesta Directiva Parlamento Europeo Consejo de la Unión
Clostridium perfringens, incluyendo
Clostridium perfringens, esporas* Clostridium perfringens, esporas
las esporas
Enterococos Enterococos* Enterococos*
E. coli* E. coli* E. coli*
Colífagos somáticos Colífagos somáticos Colífagos somáticos
Bacterias coliformes Pasado a Indicadores Pasado a Indicadores
Recuento de microorganismos totales a 22 °C Pasado a Indicadores Pasado a Indicadores
Turbidez (< 1 NTU) Pasado a Indicadores Pasado a Indicadores

*  Parámetros “core”, para los cuales no podrá reducirse nunca la frecuencia de control establecida en el Anexo II.

LA NUEVA DIRECTIVA EUROPEA DE AGUAS DE CONSUMO: NOVEDADES E IMPACTOS

212
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Tabla 4: Propuestas para la Parte B del Anexo I de Comisión, Parlamento Europeo y Consejo de la Unión.

PARTE B – PARÁMETROS QUÍMICOS


Propuesta Parlamento Europeo
Parámetro Consejo de la Unión (enmiendas)
Directiva (enmiendas)
Acrilamida 0,10 μg/l = =
Antimonio 5,0 μg/l = 20,0 μg/l
Arsénico 10 μg/l = =
Benceno 1,0 μg/l = =
Benzo(a)pireno 0,010 μg/l = =
Beta-estradiol 0,001 μg/l = Pasado a Lista de Vigilancia
Bisfenol-A 0,01 μg/l 0,1 μg/l Pasado a Lista de Vigilancia
Boro 1,0 mg/l = 2,4 mg/l
Bromato 10 μg/l = =
Cadmio 5,0 μg/l = =
Clorato 0,25 mg/l = = pero 0,7 si ClO2
Clorito 0,25 mg/l = = pero 0,7 si ClO2
Cromo 25 μg/l = =
Cobre 2,0 mg/l = =
Cianuro 50 μg/l = =
1,2-dicloroetano 3,0 μg/l = =
Epiclorhidrina 0,10 μg/l = =
Fluoruro 1,5 mg/l = =
Ácidos haloacéticos 80 μg/l = = Sólo si se desinfecta el agua
Plomo 5 μg/l = =
Mercurio 1,0 μg/l = =
Microcistina-LR 1,0 μg/l = = Sólo aguas de origen superficial
Níquel 20 μg/l = =
Nitrato 50 mg/l = =
Nitrito 0,50 mg/l = =
Nonilfenol 0,3 μg/l = Pasado a Lista de Vigilancia
Pesticidas (ind.) 0,10 μg/l = =
Total pesticidas 0,50 μg/l = =
PFAS (ind.) 0,10 μg/l = PFOA (4 µg/l) y PFOS (0,40 µg/l)
Total PFAS 0,50 μg/l 0,30 μg/l Pasados a Lista de Vigilancia
Hidrocarburos aromáticos policíclicos 0,10 μg/l = =
Selenio 10 μg/l = 30 μg/l
Tetracloroeteno y tricloroeteno 10 μg/l = =
Total trihalometanos (THM) 100 μg/l = =
Uranio 30 μg/l = =
Cloruro de vinilo 0,50 μg/l = =

LA NUEVA DIRECTIVA EUROPEA DE AGUAS DE CONSUMO: NOVEDADES E IMPACTOS

213
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Resumiendo, los parámetros de nueva incorporación respecto a la Directiva 98/83/CE son:

• Parte A: incorporación de los Colífagos somáticos y traslado de Turbidez, Coliformes, Recuento Total a
22 ºC y esporas de C. perfrigens de la vigente Parte C a la nueva Parte A.

• Parte B: Disruptores endocrinos (beta-estradiol, bisfenol-A y nonilfenol), Clorato, Clorito, Ácidos haloa-
céticos, Microcistina-LR, PFAS y Uranio.

Par el caso de los disruptores endocrinos, aduciendo a la falta de evidencias científicas de efectos nocivos sobre
la salud humana a estos niveles, el último documento de la Presidencia del Consejo (pendiente de votación) propo-
ne trasladarlos a una lista de vigilancia (“watch list”) en una nueva Parte E, para que sean monitorizados en las
masas de agua, sin fijar de momento límite.

Para el caso de los cloratos y cloritos, la OMS proponía un VP de 0,7 mg/l, pero la propuesta de la Comisión lo
rebaja a 0,25 mg/l. Por la seria limitación al uso del dióxido de cloro que podría suponer, el Consejo propone incluir
una nota que permita hasta 0,7 mg/l si se emplea este biocida.

En cuanto a los PFAS, la propuesta de la Comisión no concreta las sustancias a controlar, lo que puede suponer un
problema analítico importante (además de la dificultad de cumplir con el límite para compuestos como el ácido tri-
fluoroacético, presente a niveles superiores incluso en el agua de lluvia). Por ello el documento del Consejo incluye
en el Anexo I únicamente los compuestos para los cuales existen evidencias de efectos nocivos sobre la salud hu-
mana (PFOS y PFOA, que eran los propuestos por el grupo de expertos de la OMS). Los PFAS como grupo gené-
rico de compuestos plantea pasarlos a la lista de vigilancia (parte E), como en el caso de los disruptores endocrinos.

Finalmente, por lo que respecta a la microcistina-LR y los ácidos haloacéticos, el documento del Consejo introduce
notas aclaratorias, delimitando en qué situaciones será necesario su control.

Conviene destacar por otra parte que la propuesta de la Comisión elimina los parámetros Indicadores (Parte C),
pero que tanto el Parlamento Europeo como el Consejo de la Unión requieren que esta lista se mantenga como en
la Directiva vigente.

La propuesta de nueva Directiva incluye además en el Anexo I una lista de parámetros “relevantes” para la valora-
ción del riesgo en la distribución doméstica (instalaciones interiores), concretamente:

Tabla 5: Propuesta de la Comisión de parámetros a controlar en instalaciones interiores.

Parámetro Valor paramétrico (VP)


Legionella 1.000/l
Analizar Legionella pneumophila si Legionella > 1.000/l. Si L. pneumophila no está presente,
el VP para Legionella será <10.000/l
Plomo 5 ug/l

El Consejo de la Unión no propone enmiendas en este punto, mientras que el Parlamento Europeo ha propuesto
controlar siempre tanto Legionella como L. penumophila, con VPs de 10.000/l y 1.000/l, respectivamente. Por tanto,
la nueva Directiva supondrá en cualquier caso el requerimiento legal de analizar, por primera vez, Legionella en
aguas de consumo.

2. Modelo de valoración y gestión de riesgos (PSAs)

En el Anexo I, Parte C, párrafo 1 de la Directiva 2015/1787 ya se introducía la utilización del modelo de valoración y
gestión de riesgos, pero no de forma obligatoria, sino como herramienta a utilizar por los EEMM en los casos en que
desearan establecer excepciones respecto a los parámetros y frecuencias de muestreo. En los párrafos siguientes
se establecían las condiciones de aplicación de los resultados de la valoración, contemplándose tanto la ampliación
de la lista de parámetros como su reducción, así como incrementos o reducción de frecuencias.

La Propuesta de nueva Directiva, sin embargo, introduce en el articulado (Art. 7 a 10) el modelo de gestión de ries-
gos, haciéndolo obligatorio para todos los tamaños de abastecedores, a excepción de los que suministren menos de
10 m3/día o a menos de 50 habitantes, exentos de la Directiva.

LA NUEVA DIRECTIVA EUROPEA DE AGUAS DE CONSUMO: NOVEDADES E IMPACTOS

214
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Se incluyen por su importancia las definiciones de tamaño de abastecedores dadas en la Propuesta, y en las en-
miendas propuestas por Parlamento y Consejo:

Tabla 6: Categorías de abastecedores.

Denominación
Propuesta Parlamento Consejo
abastecedor
Muy pequeño <50 m3/d o <250 h
Pequeño <500 m3/d o <5.000 h <500 m3/d o <2.500 h <1.000 m3/d o <5.000 h
Medio <5.000 m /d o <25.000 h
3

Grande <5.000 m /d o <50.000 h


3
<20.000 m3/d o <100.000 h <10.000 m3/d o <50.000 h
Muy grande >5.000 m3/d o >50.000 h >20.000 m3/d o >100.000 h >10.000 m3/d o >50.000 h

Los elementos del modelo de gestión de riesgos deberán ser:

a) Una valoración de los peligros en las masas de agua destinadas a consumo humano, a realizar por los
EEMM en un plazo de 3 años desde la entrada en vigor, y revisión cada 3 años. Para la valoración deberán
tenerse en cuenta, entre otros, los elementos siguientes:

i. Identificación de los peligros y posibles fuentes de contaminación, usando para ello las revisiones del
impacto de la actividad humana y la información de las presiones significativas recogidas de acuerdo a
lo dispuesto en la Directiva 2000/60/EC.

ii. Análisis regulares, incluyendo los parámetros de los Anexos A y B de la propuesta; los contaminantes
de las aguas subterráneas de la lista del Anexo I de la Directiva 2006/118/EC; sustancias prioritarias y
otros contaminantes recogidos en la lista del Anexo I de la Directiva 2008/105/EC; y otros contaminan-
tes relevantes, como microplásticos, o los contaminantes específicos establecidos por los EEMM en
cada cuenca.

Los EEMM deberán informar a los abastecedores de los resultados de los análisis y, en función de ello, se
podrá requerir un tratamiento adicional o un incremento o disminución de la frecuencia de muestreo.

Tomando como base las informaciones recogidas, los EEM deberán tomar medidas preventivas para reducir
el nivel de tratamiento y preservar la calidad de las masas de agua, o correctivas para identificar las fuentes
de contaminación. Deberán hacerlo en colaboración con el abastecedor, o asegurar que tales medidas son
adoptadas por los abastecedores.

b) Una valoración del riesgo en el abastecimiento, a realizar por los abastecedores grandes y muy grandes
en un plazo de 3 años, y de 6 años para los abastecedores pequeños. En todos los casos deberá revisarse
cada 6 años, y tales evaluaciones del riesgo deberán ser aprobadas por las autoridades competentes.

En función de esta valoración del riesgo y de los resultados de la evaluación de las masas de agua, los abas-
tecedores podrán ajustar la frecuencia de muestreo de los parámetros en las condiciones del Anexo II, par-
te C, y siempre que no se trate de parámetros “core” (Tabla 3).

c) Valoración del riesgo en las instalaciones domésticas a cargo de los EEMM, en un plazo de 3 años y
revisadas cada 3 años, con los siguientes elementos:

i. Examen de los riesgos potenciales en las instalaciones domésticas, en especial en las instalaciones
prioritarias (hospitales, guarderías, residencias...).

ii. Análisis regulares de los parámetros del Anexo I, parte C (Legionella y plomo), en las instalaciones
donde, en función del examen anterior, se considere un riesgo alto.

iii. Verificar si los productos de construcción en contacto con el agua son acordes a lo dispuesto en el
Reglamento 305/2011 EU. La idea de la Comisión es ir adoptando leyes delegadas en el Reglamento,
que marquen especificaciones higiénicas de los productos en contacto con el agua, aunque esto no se
refleja en el articulado.

LA NUEVA DIRECTIVA EUROPEA DE AGUAS DE CONSUMO: NOVEDADES E IMPACTOS

215
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Si como consecuencia de la evaluación los EEMM consideran un riesgo para la salud, o no se cumplen los
valores paramétricos, los EEMM deberán adoptar las medidas pertinentes, incluyendo entre otras medidas de
acondicionamiento en cooperación con los abastecedores, informar a los consumidores de las condiciones de
consumo, organizar entrenamientos a los fontaneros y profesionales, revisión de los materiales, y asegurarse
de que las medidas de prevención de la Legionelosis son implementadas, en su caso.

Las principales enmiendas propuestas por Parlamento y Consejo a los artículos 7 a 10 se resumen en el cuadro
siguiente:

Tabla 7: Principales enmiendas de Parlamento y Consejo a los artículos 7 a 10.

Artículo Parlamento Consejo


7. Estrategia basada en ries- • Clara definición de responsabilidades en la • Amplía el plazo de revisión en las masas
go (artículo introductorio) aplicación a masas de agua e instalaciones do- de agua a 6 años.
miciliarias. • Amplía a 4 años el plazo para la implanta-
• Faculta a EEMM para adaptar la implementa- ción inicial de PSA para los abastecedores
ción a las circunstancias geográficas o accesibi- grandes y muy grandes
lidad de la ZA.
• El plazo para la implantación inicial del PSA en
el abastecimiento se amplía a 6 años, sin distin-
ción de tamaño de abastecedor.
8. Masas de agua • Elimina párrafo relativo a la adopción de medi- • Añade el análisis de las sustancias de la
das por parte de los abastecedores. nueva lista del Anexo I, parte E (DEC y
• Énfasis en la adopción de medidas por parte PFAS)
de los que contaminan, tomadas en colabora- • Introduce la posibilidad de que los abaste-
ción con abastecedores y autoridades. cedores supriman un parámetro a controlar
• Abre la posibilidad de eliminar o reducir los tra- en función de los resultados de la evalua-
tamientos necesarios, en función de la evalua- ción en las masas de agua.
ción.
• Vigilancia de microplásticos sólo cuando la
metodología esté disponible (desarrollo encar-
gado a Comisión)
9. Abastecimiento • Posibilidad de excluir a los abastecedores muy • Posibilidad de eliminar parámetros que no
pequeños estén presentes en agua bruta, o que sean
únicamente producto de un tratamiento de
desinfección que el abastecedor no aplica.
10. Instalaciones domésticas • Responsabilidad directa de los EEMM en las • Elimina el párrafo relativo a las medidas de
instalaciones prioritarias. acondicionamiento en cooperación con
• Medidas de apoyo en el resto de instalaciones. abastecedores.

3. Nuevo modelo de control (analíticas) y frecuencias (Anexo II)

El modelo de control se basa ahora en los resultados de la evaluación del riesgo.

La parte A es una adaptación del Anexo I de la Directiva 2015/1787. Como novedad más importante, introduce la
obligación de incluir un control operacional en base a los resultados de la evaluación del riesgo en las masas de
agua y en el abastecimiento.

Como parte de este control operacional se incluye la medida del parámetro Turbidez en salida de filtros, diariamente
si el volumen de agua distribuida es ≤10.000 m3/d, y online si es mayor. El valor paramétrico se establece en 0,3 UNT
(95%) y no >0,5 NTU durante 15 minutos seguidos.

Ni el Parlamento ni el Consejo han propuesto enmiendas o supresiones de esta obligación concreta.

La parte B del Anexo II establece las frecuencias de muestreo para todos los parámetros del Anexo I de la propues-
ta (desaparece la clasificación de grupo A y B de parámetros con frecuencias de muestreo diferentes):

LA NUEVA DIRECTIVA EUROPEA DE AGUAS DE CONSUMO: NOVEDADES E IMPACTOS

216
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Tabla 8: Frecuencias mínimas de muestreo planteadas en el Anexo II de la propuesta de Directiva.

Caudal (m3/d) de agua distribuida N.º mínimo


o producida por ZA de muestras/año
≤100 10
>100 y ≤1.000 10
>1.000 y ≤10.000 50
>10.000 y ≤100.000 365
>100.000 365

Como resultado de la evaluación del riesgo, podrán añadirse parámetros o aumentar las frecuencias (Autoridades
competentes), o podrán dejar de vigilarse parámetros individuales o reducirse sus frecuencias siguiendo los criterios
de la parte C, excepto para los parámetros “core”.

La parte C del Anexo II establece las condiciones adicionales que deberán cumplirse para poder reducir la frecuen-
cia o eliminar un parámetro de la lista a vigilar:

• Para reducir la frecuencia, todos los resultados de las muestras tomadas durante 3 años deberán ser infe-
riores al 60% del VP.

• Para eliminar un parámetro de la lista, todos los resultados de las muestras tomadas durante 3 años deberán
ser inferiores al 30% del VP.

Todo ello implicaría un importantísmo incremento tanto en el número de muestras a tomar, pues los parámetros
“core” no pueden reducirse en ningún caso, como en los costes, pues los nuevos parámetros habría que analizarlos
durante 3 años como mínimo con la frecuencia fijada.

Por estos motivos, y por la inconsistencia con la gestión del riesgo obligatoria, tanto el Parlamento como el Consejo
han propuesto como enmiendas principales a estas partes B y C lo mismo:

• Recuperación de la clasificación de las listas de parámetros de grupo A. y B.

• Reinstaurar la tabla de frecuencias de la Directiva 2015/1787.

• Sólo E. coli y enterococos son considerados parámetros “core”.

4. Materiales en contacto con el agua

Durante el proceso de evaluación de la Directiva 98/83/CE, previo a la propuesta, la Comisión identificó este aspec-
to como una de las cuatro áreas de mejora de la misma. Sin embargo, las disposiciones de la propuesta a este
respecto consisten en la eliminación del artículo 10 de la Directiva vigente, siendo en parte sustituido por el nuevo
artículo 10 de la propuesta, referido únicamente a las instalaciones domésticas.

Esta aproximación deja fuera los materiales usados en el sistema de abastecimiento, así como a las sustancias
empleadas para el tratamiento que, aunque de forma bastante genérica, quedaban en ambos casos incluidos en la
redacción del artículo 10 de la Directiva vigente. Esto no supone por tanto ni avance ni mejora respecto a la situación
actual, y además no da respuesta a las ya antiguas aspiraciones del sector de tener un esquema de aceptación de
materiales en contacto con el agua único a nivel europeo.

Las enmiendas aprobadas por el Parlamento incluyen:

• Introducción de un nuevo artículo 10a, de redacción parecida al artículo 10 actual, donde se especifican los
requerimientos higiénicos mínimos para los productos, sustancias y materiales en contacto con el agua, inclui-
das sus impurezas:

— No deben reducir el nivel de protección de la salud de la Directiva.

— No deben afectar el olor o sabor del agua.

LA NUEVA DIRECTIVA EUROPEA DE AGUAS DE CONSUMO: NOVEDADES E IMPACTOS

217
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

— No deben encontrarse en el agua a niveles por encima de lo necesario para conseguir el propósito
para el que se usan.

— No deben promover el crecimiento bacteriano.

• Además, la Comisión deberá suplementar la Directiva con disposiciones sobre los requerimientos higiénicos
mínimos y la lista de sustancias usadas para la producción de materiales en contacto con el agua aprobadas
en la UE, en un plazo de 3 años.

Por su parte, el Consejo no ha propuesto aún enmiendas significativas al texto de la propuesta, aunque también
están discutiendo la introducción de un nuevo artículo 10a, en términos similares al Parlamento.

5. Acceso al agua de consumo

Este artículo, surgido como consecuencia de la primera iniciativa ciudadana de éxito lanzada desde la UE, la inicia-
tiva “Right2Water”, insta a los EEMM a garantizar el acceso a agua segura a todos los ciudadanos, incluyendo los
grupos “vulnerables y marginales” y a implantar las medidas para facilitar este acceso.

Este punto contempla la instalación de equipamientos internos y externos para dar acceso gratuito a agua de con-
sumo en espacios públicos.

También se insta a los EEMM a promover el agua de consumo mediante diferentes mecanismos: campañas de
comunicación sobre la calidad del agua, fomento del suministro de esta agua en las administraciones y los
edificios públicos y fomento del suministro gratuito de esta agua en restaurantes, cantinas y servicios de
comidas.

La propuesta del Parlamento establece que la Comisión deberá colaborar con los EEMM para proveer con fondos
de la Unión a municipios que requieran renovar las infraestructuras hidráulicas con el objetivo de asegurar la provi-
sión de agua de calidad a los grupos vulnerables y marginales; además introduce algunos matices a este artículo,
tales como que los equipamientos internos y externos para acceder al agua gratuitamente se pondrán a disposición
de los ciudadanos cuando sea “técnicamente factible” y “proporcionado a la necesidad de las medidas”, o que se
deberán tomar medidas para desincentivar el consumo de agua en botellas de plástico. El Consejo de la Unión, por
su parte, es partidario de eliminar este punto y dejarlo como responsabilidad nacional, dentro del principio subsidia-
riedad.

6. Información al público

El artículo sobre información a los consumidores es una de las principales novedades de la propuesta de nueva
Directiva y también surge como consecuencia de la iniciativa ciudadana “Right2Water”. Además de detallar toda la
información de calidad del agua a aportar, establece toda una serie de información no relacionada con calidad del
agua que también deberá ponerse a disposición del ciudadano (información sobre tarifas, tratamiento, consumos,
reclamaciones, etc.). Por otra parte, en el Anexo IV fija toda una serie de información que deberá estar disponible
para el ciudadano de manera on-line.

Respecto a la información sobre calidad del agua que se especifica que habrá que poner a disposición del público,
se incluyen parámetros físico-químicos que no se determinan en la actualidad (p.ej.: boratos, sulfuros, etc.).

El Anexo IV también fija la “antigüedad” máxima que podrán tener los datos sobre calidad del agua y destaca el
hecho de que incluye la exigencia de que estos, junto con la información sobre incumplimientos, deberán poder
consultarse para los últimos 10 años.

El documento aprobado por el Parlamento Europeo propone suavizar este artículo, eliminando diversos puntos so-
bre los que la propuesta de la Comisión plantea informar a los ciudadanos (p.ej. tratamiento y distribución del agua,
recogida y tratamiento de aguas residuales, etc.); además, plantea suprimir los parámetros físico-químicos que
aparecen en el Anexo IV de la propuesta y se limita a establecer que se proporcionará información sobre los pará-
metros Indicadores (actual Parte C del Anexo I, que el documento plantea reinstaurar). Por su parte, el documento
base del Consejo plantea centrar tanto el artículo 14 como el Anexo IV en los temas estrictamente relacionados con
la calidad del agua, eliminando todo el resto.

LA NUEVA DIRECTIVA EUROPEA DE AGUAS DE CONSUMO: NOVEDADES E IMPACTOS

218
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

PRINCIPALES IMPACTOS POTENCIALES PARA LOS ABASTECIMIENTOS


De todas las novedades que se han descrito, las que pueden suponer un mayor impacto en los abastecedores son,
por orden creciente de probabilidad de aparición en la Directiva final:

• Nuevo modelo de frecuencias, aunque muy probablemente se vuelva a la base de la Directiva 2015/1787.

• Información al público, que muy probablemente será bastante más limitada que en la propuesta, teniendo en
cuenta las posiciones tanto del Parlamento como del Consejo.

• Nuevos parámetros y valores paramétricos (Anexo I), pudiendo ser especialmente problemáticos los bajos
límites propuestos para plomo, disruptores endocrinos y PFAS.

• Control de clorato y clorito, con un límite mucho más bajo (0,25 mg/l) que el propuesto por la OMS (0,7 mg/l),
que podría poner en riesgo la desinfección con dióxido de cloro, además de requerir esfuerzos adicionales en
la correcta gestión del hipoclorito sódico.

• Necesidad de implantación de PSAs en pequeños abastecimientos.

• Límite operativo planteado para la turbidez a la salida de filtración en el Anexo II de la propuesta, que ningu-
na institución ha planteado enmendar, y cuyo cumplimiento podría requerir de importantes inversiones en
muchas plantas de nuestro país.

REFERENCIAS
Encuesta ciudadana, texto de Propuesta de Directiva y documentos relacionados en: https://ec.europa.eu/info/law/
better-regulation/initiatives/com-2017-753_en.

Texto de Propuesta de Directiva, en español: https://www.asoaeas.com/sites/default/files/Documentos/2018-04-17%20


-%20revised_drinking_water_directive_es.pdf.

Texto revisado Presidencia del Consejo en: http://data.consilium.europa.eu/doc/document/ST-14847-2018-INIT/en/pdf.

Enmiendas aprobadas por Parlamento Europeo: http://www.europarl.europa.eu/sides/getDoc.do?pubRef=-//EP//


NONSGML+TA+P8-TA-2018-0397+0+DOC+PDF+V0//EN.

CONTACTO
Miquel Paraira Faus
Aigües de Barcelona
General Batet, 1-7 08028 Barcelona
93 3422688
mparaira@aiguesdebarcelona.cat

Miguel Goizueta Sánchez


Canal de Isabel II
Santa Engracia, 125 28003 Madrid
91 5451000
mgoizueta@canaldeisabelsegunda.es

LA NUEVA DIRECTIVA EUROPEA DE AGUAS DE CONSUMO: NOVEDADES E IMPACTOS

219
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

REGLAS DE DECISIÓN PARA DECLARAR


LA CONFORMIDAD DE LOS RESULTADOS ANALÍTICOS

SUMARIO
La nueva versión de la Norma UNE EN ISO/IEC 17025:2017 establece que cuando un cliente solicite una declara-
ción de conformidad frente a una especificación o norma, tanto la especificación o norma como la regla de decisión
para la declaración de la conformidad, deben estar definidas y acordadas previamente.

Hasta la entrada en vigor de esta nueva versión los laboratorios acreditados no podían establecer conformidad bajo
el amparo de la acreditación. A partir de ahora, en caso de ser solicitado por el cliente, se deberá declarar conformi-
dad y, por consiguiente, la regla de decisión establecida debería ser la misma para todos los laboratorios.

En este sentido la norma orienta al uso de la Guía 98/4 (Papel de la incertidumbre de medición para el aseguramien-
to de la conformidad), si bien existen otras alternativas igualmente válidas si han sido acordadas con los clientes
(ILAC-G8:03/2009 – Guidelines on the Reporting of Compliance with Specification; EURACHEM/CITAC Guide: Use
of uncertainty information in compliance assessment First edition 2007; OIML TC3/SC5 The role of measurement
uncertainty in conformity assessment decisions in legal metrology).

Un correcto establecimiento de la regla de decisión ayuda a los laboratorios a disminuir el riesgo de error en la toma
de decisiones garantizando a los clientes fiabilidad y seguridad en la declaración del cumplimiento o no cumplimien-
to frente a las especificaciones establecidas. La regla de decisión se define (3.7 UNE-EN ISO/IEC 17025:2017)
como la regla que describe cómo se toma en cuenta la incertidumbre de medición cuando se declara conformidad
frente a un requisito especificado y, por tanto, usar correctamente la incertidumbre para declarar la conformidad es
clave para garantizar la veracidad de los resultados de la evaluación.

Los laboratorios deben tener una regla de decisión basada en documentación de referencia (Guía 98/4 u otras) y
personal competente para poder declarar conformidad.

La ponencia pretende dar a conocer una interpretación del papel que juega la incertidumbre de medición y como
puede usarse para establecer la regla de decisión.

PALABRAS CLAVE
Conformidad, Declaración, Especificación, Decisión, Cumplimiento, Tolerancia.

INTRODUCCIÓN
La nueva versión de la norma UNE-EN ISO/IEC 17025 establece (punto 7.8.3.1 b) que los laboratorios, cuando sea
pertinente, deben incluir una declaración de conformidad con los requisitos u especificaciones. El laboratorio debe
determinar y documentar la regla de decisión (punto 7.8.6) teniendo en cuenta el nivel de riesgo (tales como acep-
tación y rechazos incorrectos y supuestos estadísticos) asociado con la regla de decisión tomada y aplicar dicha
regla.

En este sentido existen diferentes maneras de establecer reglas de decisión para la declaración de la conformidad
y por tanto diferentes formas de conocer el riesgo.

REGLAS DE DECISIÓN PARA DECLARAR LA CONFORMIDAD DE LOS RESULTADOS ANALÍTICOS

220
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

A continuación, se va a dar a conocer tres reglas de decisión basadas las tres en documentación de referencia.
Existe más guías de referencia, pero se entiende que están son las más aplicables al sector.

Alternativa 1 (RD 902/2018)

La normativa de referencia utilizada es el Real Decreto 902/2018, de 20 de julio, por el que se modifican el Real
Decreto 140/2003, el Real Decreto 1798/2010, de 30 y el Real Decreto 1799/2010, de 30 de diciembre, por el que
se regula el proceso de elaboración y comercialización de aguas preparadas envasadas para el consumo humano.

Para la declaración de cumplimiento o incumplimiento se indica que no debe utilizarse la Incertidumbre. Sin embar-
go, es requerido que el resultado se exprese en el mismo número de decimales que la especificación cuando el re-
sultado y la especificación se encuentran en el mismo orden de magnitud. El número de decimales del resultado
depende del número de cifras significativas de la incertidumbre. Este es el modo en que la incertidumbre contribuye
a la declaración .

En la siguiente figura se representa esta alternativa:

Figura 1. Aplicación de la evaluación de la conformidad sin tener en cuenta la incertidumbre (Widlowski, J. L. (2015). Conformi-
ty testing of satellite-derived quantitative surface variables. Environ. Sci. Policy, 51, 149-169).

Alternativa 2 (ILAC G_8)

La normativa de referencia utilizada es ILAC – G8:03_2009 Guidelines on the Reporting of Compliance with Speci-
fication.

Para utilizar esta alternativa se debe considerar que el método de ensayo o el procedimiento de calibración del la-
boratorio se comporta como una distribución normal asegurando al menos una probabilidad de confianza del 95%.

La declaración de cumplimiento con especificaciones va a depender de la incertidumbre del método, de modo que
el resultado teniendo en cuenta la incertidumbre (R ± U) debe encontrase de manera íntegra por debajo o por enci-
ma de especificaciones. Cuanto menor es la incertidumbre del laboratorio menor es el intervalo de duda o intervalo
de no declaración.

En la siguiente figura puede verse como influye la incertidumbre a la declaración.

REGLAS DE DECISIÓN PARA DECLARAR LA CONFORMIDAD DE LOS RESULTADOS ANALÍTICOS

221
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Figura 2. Aplicación de la evaluación de la conformidad teniendo en cuenta la incertidumbre (Widlowski, J. L. (2015). Conformi-
ty testing of satellite-derived quantitative surface variables. Environ. Sci. Policy, 51, 149-169).

Rojo: Incumplimiento: El resultado teniendo en cuenta la incertidumbre no cumple con especificaciones.

Amarillo 1: No es posible establecer cumplimiento utilizando una probabilidad de cobertura del 95% aunque
el resultado esta por debajo de especificaciones.

Amarillo 2: No es posible establecer incumplimiento utilizando una probabilidad de cobertura del 95% aunque
el resultado está por encima de especificaciones.

Verde: Cumplimiento: El resultado teniendo en cuenta la incertidumbre cumple con especificaciones.

Debe tenerse en cuenta que la nueva norma pide declaración de cumplimiento o no cumplimiento asumiendo un
riesgo conocido.

Las declaraciones de cumplimiento o no cumplimiento solo hacen referencia al ítem ensayado o calibrado sin poder
extrapolarse del ítem original.

Alternativa 3 (Guía 98_4:2012)

La Guía ISO IEC 98-4:2012 (Uncertainty of measurement – Part 4: Role of measurement uncertainty in conformity
assessment) extiende el enfoque de las anteriores para incluir explícitamente los riesgos y desarrolla procedimien-
tos generales para decidir sobre la conformidad, basándose en los resultados de medida, haciendo uso del concep-
to de incertidumbre asociado a la medida, y reconociendo el importante papel que juegan las distribuciones de
probabilidad a la hora de expresar la incertidumbre y la información, siempre incompleta, de que se dispone.

Dado que la información sobre el resultado de medida se redujera exclusivamente al valor y del resultado acompa-
ñado de su incertidumbre expandida U correspondiente a una probabilidad de cobertura del 95% se puede asumir
que el valor de la característica se distribuye normalmente con media y y desviación típica σ = U/2. En estas condi-
ciones la probabilidad pc de que el elemento sea conforme podría evaluarse a partir de la siguiente integral:

Ts
1
∫ × e 2 (2) dn
2
– 1 1
pc =  
TI σ √2π

Si la probabilidad pc es suficientemente elevada (habitualmente es así cuando supera el 95%) el elemento se podría
considerar conforme.

Evidentemente, el proceso anteriormente descrito (cálculo de una integral para la determinación de la probabilidad
pc) no es de aplicación a la toma de decisiones en entornos de laboratorio. En dichos entornos es necesario imple-
mentar un procedimiento mucho más simple como el que a continuación se detalla, donde se utiliza el concepto de
banda de seguridad.

REGLAS DE DECISIÓN PARA DECLARAR LA CONFORMIDAD DE LOS RESULTADOS ANALÍTICOS

222
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

El valor verdadero del parámetro a verificar de un producto debe encontrarse dentro del intervalo de tolerancia defi-
nido por los límites inferior y superior de esta (TI, TS). Sin embargo, el producto únicamente se declarará conforme
con sus especificaciones si el valor y resultado de la zona de conformidad se obtiene reduciendo el intervalo de to-
lerancia (banda de seguridad) especificado en el valor de la incertidumbre en cada extremo (Ilustración 1).

Figura 3. Intervalo de aceptación y su relación con el correspondiente intervalo de tolerancia.

Así, la zona de aceptación de una especificación se verá reducida por la incertidumbre con la que el laboratorio sea
capaz de realizar la medida de la propiedad, al objeto de asegurar al 95% la correcta evaluación de la conformidad
para ese parámetro.

Dando un paso más, estas bandas de seguridad pueden ser interpretadas desde dos puntos de vista claramente di-
ferenciados: rechazo protegido, probabilidad de que un ítem rechazado sea conforme, y aceptación protegida, proba-
bilidad de que un ítem aceptado sea no-conforme. Visto así, las bandas podrían ser aplicables de distinta forma:

• Aceptación protegida, al objeto de no declarar conformidad a ningún producto con probabilidad de ser defec-
tuoso, las bandas se situarían en la zona interior del intervalo de tolerancia (Ilustración 2, izquierda).

• Rechazo protegido, al objeto no declarar conformidad a ningún producto que pudiera haber sido aceptado
habiendo probabilidad de ser defectuoso, donde las bandas se situarían en la zona exterior del intervalo de
tolerancia (Ilustración 2, derecha).

Figura 4. Aplicación de las bandas se seguridad desde el punto de vista del consumidor y del fabricante (Widlowski, J. L.
(2015). Conformity testing of satellite-derived quantitative surface variables. Environ. Sci. Policy, 51, 149-169).

CONCLUSIÓN
Se han propuesto tres alternativas o tres reglas de decisión para declarar conformidad frente a especificaciones.
Todas ellas validas pero cada una tiene un nivel de riesgo, un nivel de riesgo que en algunos casos como la alterna-

REGLAS DE DECISIÓN PARA DECLARAR LA CONFORMIDAD DE LOS RESULTADOS ANALÍTICOS

223
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

tiva 2 impide declarar cumplimiento o incumplimiento y en otros casos como la alternativa 3 la declaración tiene un
riesgo correspondiente a la incertidumbre. El objetivo requerido para los laboratorios acreditados es declarar esta
conformidad minimizando el riesgo

REFERENCIAS
ILAC – G8:03_2009 Guidelines on the Reporting of Compliance with Specification

Real Decreto 902/2018, de 20 de julio, por el que se modifican el Real Decreto 140/2003.

Guía ENAC – 09 Rev1. Guía para la expresión de la incertidumbre en los ensayos cuantitativos.

ISO IEC Guide 98-4. Uncertainty of measurement – Part 4: Role of measurement uncertainty in conformity assess-
ment.

CONTACTO
Begoña García
Responsable de Calidad. IPROMA

Ramón Bouza
Director de Laboratorio. AGQ

Pedro Pablo Morillas


Coordinador de Garantía de Calidad. Canal de Isabel II, S.A.

REGLAS DE DECISIÓN PARA DECLARAR LA CONFORMIDAD DE LOS RESULTADOS ANALÍTICOS

224
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

ALGORITMOS INTELIGENTES
PARA LA DETECCIÓN DE FUGAS
Margarida Azeitona, A. – Baseform, Lisboa, Portugal
Diogo Vitorino, A. – Baseform, Lisboa, Portugal
Ramón Dolz, A. – Baseform, Lisboa, Portugal

SUMARIO
La monitorización de sectores en tiempo real puede ser una herramienta muy útil para mejorar la eficiencia de los
sistemas de distribución de agua y para reducir sus pérdidas. En grandes sistemas, no es realista el estar perma-
nentemente atento a todos los sectores sin la ayuda de herramientas automáticas de monitorización, que son las
encargadas de asistir al personal de operaciones en el control total la red, y que permiten rastrear, recoger y validar
de forma sistemática toda la información relevante que se genera.

A partir de sofisticados algoritmos, Baseform utiliza robustos modelos estadísticos y los datos históricos de caudal,
para predecir de forma exacta los patrones de demanda y establecer si el consumo registrado, durante un periodo
de tiempo determinado, es normal, o podría revelar un comportamiento fuera de la normalidad.

La importancia estratégica que otorgan las empresas de agua a la priorización de sectores y a la planificación de la
operación y el mantenimiento de las redes, han llevado a la búsqueda de mecanismos fiables que sean capaces de
detectar desviaciones en los valores monitorizados. Este artículo introduce un procedimiento para identificar tenden-
cias en caudales mínimos nocturnos en horizontes de medio y largo plazo, que es particularmente útil en la detec-
ción temprana de fugas antes de que se conviertan en roturas catastróficas.

Las principales ventajas de este enfoque están ilustradas, a través de casos de detección de eventos reales, selec-
cionados en un sistema de abastecimiento de una empresa dónde el software está siendo utilizado.

PALABRAS CLAVE
Sistemas de abastecimiento de agua, medición de caudal, patrones de demanda, pérdidas de agua, detección de fugas.

INTRODUCCIÓN
La reducción de las pérdidas de agua continúa siendo una preocupación principal y una prioridad en las entidades
responsables del abastecimiento de agua. Su creciente importancia se debe principalmente a la mejora potencial de
los resultados operacionales, el impacto en la eficiencia y la sostenibilidad de la infraestructura, y las ventajas am-
bientales y sociales que puede producir una estrategia de reducción de las pérdidas de agua.

La supervisión y comparación adecuada de los sectores de medición es una herramienta poderosa para mejorar la
eficiencia de los sistemas de abastecimiento de agua y para reducir sus pérdidas (LOUREIRO et al. 2009; ALEGRE
et al. 2004). De hecho, en tiempo real, el monitoreo puede desempeñar un papel crucial en este proceso al permitir
la detección precoz de fugas, para que el personal de operaciones pueda abordar el problema antes de que se vuel-
va más severo, ahorrando así agua, minimizando los costes de reparación, las interrupciones de servicio y las que-
jas de los clientes.

A medida que los sensores y la telemetría se han hecho más asequibles, la cantidad de información sobre los datos
de caudal de red en los servicios de aguas ha aumentado considerablemente en los últimos años. Se ha convertido

ALGORITMOS INTELIGENTES PARA LA DETECCIÓN DE FUGAS

225
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

en una práctica cada vez más común, el equipar los sectores con medidores, permanentes o temporales, para mo-
nitorear el consumo de caudal de forma continua en el sector, y en sus clientes más importantes (por ejemplo, gran-
des consumidores).

Sin embargo, en los servicios de agua con un gran número de medidores y sectores, el procesamiento de datos
manual o no automatizado es exigente y requiere mucho tiempo, lo que conduce a la incoherencia en los resultados
debido a la dificultad de asegurar un procedimiento consistente. Es poco realista estar permanentemente atento a
todos los sectores y por lo tanto es esencial apoyarse en herramientas de monitorización automáticas en tiempo
real. El software de Baseform ayuda a la entidad gestora a monitorear toda la red en su gestión diaria, y a rastrear,
recopilar y validar toda la información relevante producida de manera sistemática (BASEFORM, 2017).

Varios algoritmos sofisticados, que están basados en robustos modelos estadísticos y datos históricos de caudal, es
emplean de forma permanente y continua, por el software Baseform, para predecir con precisión los patrones de
demanda de agua y para determinar si el consumo registrado durante un período determinado es normal o puede
revelar eventos anormales, como fallos de conexión, fugas o fallos de medición.

La ocurrencia de estas desviaciones desencadena la creación de eventos, los cuales son notificados por correo
electrónico y SMS al equipo de operaciones. El motor de detección de eventos utilizado por el software ofrece una
amplia variedad de enfoques, que van desde simples alertas basadas en umbrales, hasta métricas estadísticas
sólidas que analizan las desviaciones del patrón de demanda pronosticado a 24 horas (VITORINO et al. 2014; LOU-
REIRO et al. 2015). Todos estos procedimientos se pueden aplicar a diferentes niveles de series de tiempo de cau-
dal (p. ej., caudal instantáneo, por hora, caudal diario, caudal mínimo nocturno). La detección de roturas de tuberías
se basa generalmente en datos de caudal instantáneos, mientras que la identificación de fugas se basa en el análi-
sis de series temporales de caudal mínimo nocturno durante períodos de tiempo más prolongados.

RAZONAMIENTOS EN LA ESTIMACIÓN DE CAUDALES MÍNIMOS NOCTURNOS


La estimación de fugas en sectores se realiza generalmente analizando mediciones de caudales mínimos noctur-
nos (FARLEY y TROW, 2003; PUUST et al., 2010). El caudal mínimo es el caudal más bajo suministrado a un
sector de red hidráulicamente aislado, durante el período de la noche, y se puede dividir en cuatro componentes:
usos nocturnos de clientes, usos nocturnos excepcionales de clientes, fugas y roturas. La elección de este período
para estimar las pérdidas reales se deriva del hecho de que el consumo (uso del cliente) es generalmente menor
en ese momento que durante el resto del día, y consecuentemente la fuga representará una fracción más grande
del caudal medido.

Por lo tanto, la evaluación de las fugas implica registrar de forma continua los caudales mínimos nocturnos, noche
tras noche, a través del uso de software. En gran parte de los estudios publicados (p. ej., LOUREIRO, 2010, LOU-
REIRO et al. 2015), el caudal promedio y el caudal mínimo registrado dentro de algunas horas de la noche se utilizan
como estimaciones consensuadas del caudal mínimo nocturno. Se han propuesto algunos rangos de tiempo: p.e.
[01:00-06:00 [, [02:00-05:00 [. En este texto, AVG (nocturno) y MIN (nocturno), se utilizarán para designar respecti-
vamente el caudal medio y el caudal mínimo registrados entre las 1 a.m. y las 6 a.m.

Esta incertidumbre en la definición de una forma estandarizada y clara de los límites del período nocturno lleva-
ron a Baseform a investigar este asunto, y por último derivar un método de estimación que ha mostrado algunas
ventajas sobre los anteriores. Siguiendo el enfoque adoptado en investigaciones anteriores (VITORINO et al.
2014 and AZEITONA et al. 2016), el ciclo de demanda de 24 horas se perfila como un elemento central para el
análisis estadístico, crucial para definir los comportamientos de normalidad y consumo de manera dinámica.
Además, los datos de caudal han sido normalizados para convertir las series en intervalos de tiempo regulares
de 15 minutos.

La metodología de Baseform para estimar las fugas se centra en el análisis de percentiles bajos en el patrón de
demanda de 24 horas – en particular, el percentil del 5% (P5). En términos simples, el P5 puede entenderse como
el valor por debajo del cual se encuentran el 5% de las observaciones. El caudal de un día se analiza como una
secuencia de 96 valores de consumo de 15 minutos. Considerando el P5, en la práctica estamos obteniendo una
estimación robusta filtrando al menos 4 observaciones extremas (o el equivalente de 1 hora de medidas no necesa-
riamente secuenciales).

ALGORITMOS INTELIGENTES PARA LA DETECCIÓN DE FUGAS

226
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

La figura 1 ilustra algunas diferencias entre las estimaciones obtenidas por el AVG (noche), el MIN (noche) y el P5
diario, el método defendido en este documento. Estos métodos de estimación se aplicaron a los datos de caudal
instantáneo durante un período de 7 días; la mediana de caudal diario (P50) también está representada.

Figura 1. Valores instantáneos de caudal y estimación de caudal mínimo nocturno para el periodo 28 dic. 2016 – 3 ene 2017.

Los datos de caudal real se ven invariablemente contaminados con ruido y ausencia de datos, debido principalmen-
te a problemas de adquisición de datos. Por lo tanto, es crucial el comparar el impacto de algunos de estos fenóme-
nos perturbadores en el desempeño de los métodos. En el ejemplo mostrado, la estimación de AVG (noche) para el
jueves 29 está muy afectada por un mal funcionamiento del medidor (lecturas planas) entre las 4 a.m. y las 7 a.m.
De hecho, esta estimación es 1,66 veces mayor que la estimación proporcionada por el P5 diario (ver figura 4a para
una comparación más clara).

Además, también se analizó el impacto de un día festivo (día de año nuevo). En noches especiales como esta, el
consumo es más alto ya que las personas tienden a acostarse más tarde, o incluso permanecer despiertas toda la
noche. Una vez más, la estimación de AVG (noche) no es lo suficientemente robusta para los valores de consumo
anormales que afectan sólo a una fracción del período nocturno, y el valor producido más alto puede interpretarse
como un signo engañoso de una fuga en curso. El MIN (noche) no exhibió las mismas limitaciones que el AVG (no-
che), mientras se observa que el P5 diario produce resultados que son robustos a los fenómenos perturbadores
analizados.

La Figura 2 muestra la evolución de una sutil tendencia creciente entre el 7 de enero y el 13 de enero de 2017, que
puede ser indicativa del inicio de una fuga. Las estadísticas anteriores también se calcularon para este nuevo con-
junto de datos de caudal.

En la figura 4b se hace notable que el P5 diario es más eficaz para replicar la tendencia creciente asociada con los
datos de caudal instantáneo en análisis. Las secuencias AVG (noche) y MIN (noche) no aumentan en la misma pro-
porción, y contienen algunas fluctuaciones que interrumpen y enmascaran la tendencia.

Figura 2. Dato instantáneo de caudal y estimación de caudal mínimo nocturno para el periodo 7 Ene – 13 Ene 2017.

ALGORITMOS INTELIGENTES PARA LA DETECCIÓN DE FUGAS

227
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Al igual que las figuras anteriores, la figura 3 ilustra algunas diferencias entre los métodos de estimación en análisis
cuando se aplican a datos de caudal instantáneo dentro del período del 16 al 22 de enero de 2017. En el primer
ejemplo (Figura 1) fue posible verificar que la estimación MIN (noche) puede producir resultados consistentes a
pesar de la ocurrencia de fenómenos perturbadores. Sin embargo, dado que esta estimación se basa en un único
valor, en algunas situaciones este método de estimación podría fallar al no diferenciar correctamente el caudal mí-
nimo obtenido durante dos días consecutivos; esto podría significar no detectar el comienzo de una tendencia sutil,
o posponer su detección durante días, desperdiciando así tiempo que es crucial. La figura 3 representa series tem-
porales particularmente ruidosas para las cuales la estimación de MIN (noche) no es capaz de distinguir diferencias
de caudal mínimo nocturno durante toda una semana y los valores calculados son siempre cero, a diferencia de los
resultados del P5 diario (ver figura 4c).

Figura 3. Caudal instantáneo y estimación del caudal mínimo nocturno para el periodo 16-22 Ene 2017.

Figura 4. P50 diario y comparación de métodos de estimación de caudales mínimos nocturnos: (a) 28 dic 2016 – 3 ene 2017;
(b) 7 -13 ene 2017; (c) 16 –22 ene 2017.

El análisis anterior fue diseñado específicamente con el objetivo de estudiar el impacto de los fenómenos perturba-
dores durante la noche en la estimación del caudal mínimo nocturno. Se deben realizar pruebas complementarias
para comparar más exhaustivamente estos métodos. Sin embargo, los casos analizados aquí fueron los que pare-
cen más relevantes para probar en este contexto, ya que el objetivo aquí es definir un estimador que pueda resistir
a este tipo de eventos, con el fin de detectar tendencias en series de valores mínimos tan “limpios” como sea posible
y que retraten estrechamente la tendencia inherente a los datos instantáneos.

ALGORITMOS INTELIGENTES PARA LA DETECCIÓN DE FUGAS

228
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

En la siguiente sección, se discuten ejemplos adicionales de eventos perturbadores, así como los mecanismos im-
plementados para superar su impacto en el proceso robusto de detección de fugas tratado en este artículo.

ENFOQUE DE LA PROPUESTA
El reto de los servicios de agua para priorizar sectores y planificar la operación y el mantenimiento, resulta en una
búsqueda continua de mecanismos cada vez más fiables de detección de valores atípicos. Sin embargo, la mayoría
de los métodos estadísticos existentes para detectar valores atípicos en los datos con medición de caudal son com-
plejos de implementar, requieren una gran cantidad de datos consistentes, y pueden producir resultados que son
difíciles de entender. Además, estos métodos suelen centrarse en los eventos caracterizados por picos rápidos en
los valores de flujo instantáneo (tales como causados por roturas de tuberías), mientras que las variaciones y ten-
dencias más lentas en el caudal mínimo nocturno a menudo se pasan por alto.

En los últimos años, ha habido un creciente interés en el monitoreo online de los sistemas de distribución de agua,
principalmente porque la detección temprana de roturas contribuye a un mejor servicio, ahorro de agua, disminución
de los daños a la infraestructura y minimiza las consecuencias de interrupción a la población servida.

Los mecanismos de detección de eventos de Baseform están diseñados para operar casi en tiempo real, mediante
la adquisición de datos de caudal y la aplicación de procedimientos para decidir si un nuevo evento debe activarse
o no. Como se menciona en Vitorino et al. (2014), el software permite la yuxtaposición de múltiples detectores de
eventos, cada uno parametrizado para identificar ciertas condiciones específicas.

El detector de tendencias de caudales mínimos nocturnos puede ser completamente ajustado a las especificidades
del sector y a necesidades de la entidad gestora, por ejemplo, con respecto al tiempo de reacción o un umbral de
volumen para desplegar acciones inmediatas. Por lo tanto, la configuración del detector se basa en la definición de:

1. La amplitud temporal de la información histórica considerada (desde la última semana hasta más de un año).

2. El marco de tiempo utilizado para buscar observaciones de valores atípicos, que pueden ser al menos 30
días, pero esencialmente depende del horizonte deseado (medio a largo plazo).

3. El número de valores atípicos requeridos dentro de ese período de tiempo (que no debe exceder el 15% del
período total de tiempo para permitir la detección temprana de fugas en curso).

4. La desviación mínima de la mediana del patrón de demanda (que regula la magnitud mínima de los eventos
activados).

Además, este procedimiento para la identificación de tendencias en el caudal mínimo nocturno para horizontes de
mediano a largo plazo, aplica todos los criterios de filtrado anteriores discutidos y comprueba una tendencia crecien-
te en la mayoría de los valores mínimos cubiertos por la ventana del evento. Como se ha comentado antes, esta
serie temporal de valores mínimos se obtiene calculando P5 para cada día dentro de la ventana de tiempo.

Esta nueva metodología se basa en una parametrización que es más robusta ante fenómenos perturbadores, tra-
tando de identificar las tendencias más estables, que no incluyan muchas oscilaciones abruptas en la secuencia de
valores mínimos analizados. Entre las ventajas sobre los métodos tradicionales de detección de valores atípicos, se
encuentra el que este enfoque está muy centrado en el problema de analizar los caudales mínimos y está preparado
para filtrar los tipos conocidos de eventos perturbadores de verdaderos aumentos en valores mínimos.

En la figura 5 se ilustra el efecto de un período de lecturas planas (observaciones iguales consecutivas) tanto en el
caudal instantáneo como en la estimación de caudal mínimo nocturno. Esta situación es muy similar a la que se
discutió anteriormente con referencia a la figura 1 y en escenarios reales este tipo de situación está asociada con un
mal funcionamiento del medidor. Aunque la P5 puede producir una estimación más robusta que la AVG (noche), este
valor es mayor de lo esperado para ese tipo de día, y el patrón que se encuentra por debajo marca esta observación
como un valor atípico que podría utilizarse para alcanzar la cuota predefinida de valores atípicos necesarios para
desencadenar una tendencia evento en caudal mínimo nocturno. Por lo tanto, para evitar la detección de un evento
basado en una mala información a priori, los valores atípicos en estas circunstancias se descartan de la lista de
valores atípicos. Aún más, un análisis de tendencia en el caudal mínimo nocturno se cancela automáticamente (des-
cartado como un evento real) si el 90% de los valores de la secuencia de caudales mínimos nocturnos estimados

ALGORITMOS INTELIGENTES PARA LA DETECCIÓN DE FUGAS

229
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

son iguales. Esta regla fue introducida porque esto es un escenario poco probable a no ser que sea debido a averías
del medidor.

Figura 5. Impacto de lecturas planas: a) en caudal instantáneo; b) en caudal mínimo nocturno.

a) b)

Las figuras 6 y 7 representan el impacto de ausencia de datos y días festivos, respectivamente, en la estimación del
caudal mínimo nocturno. Estas situaciones son análogas a la anterior ya que producen las mismas consecuencias.
Por lo tanto, el procedimiento de corrección aplicado es similar, el detector rechaza todas las observaciones atípicas
(mínimos más altos) debido a la ocurrencia de fenómenos puntuales y externos que afectan el período nocturno y
perturban así el valor mínimo estimado.

Figura 6. Impacto de ausencia de datos en: a) caudales instantáneos; b) caudales mínimos nocturnos.

a) b)

ALGORITMOS INTELIGENTES PARA LA DETECCIÓN DE FUGAS

230
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Figura 7. Impacto de festivos en: a) caudal instantáneo; b) caudal mínimo nocturno.

a) b)

La figura 8 ilustra las diferencias instantáneas de patrones de caudal en los periodos de invierno y verano, para un
sector ubicado en un sistema en el área metropolitana de una gran ciudad europea. La tendencia del aumento del
consumo en el verano también se refleja en las variables de consumo restantes. En particular, un componente esta-
cional marcado es evidente en el caudal mínimo nocturno. Esta discrepancia se relaciona probablemente con varia-
ciones climáticas y por lo tanto con usos al aire libre tales como el riego de espacios verdes o de mantenimientos de
piscinas.

Se intentó caracterizar el fenómeno de los usos nocturnos al aire libre, incorporando un proceso de descartar even-
tos cuyo incremento en el valor mínimo se debió esencialmente al riego.

Figura 8. Efecto del uso al aire libre en caudales instantáneos a) invierno b) verano.

a) b)

En conclusión, la tendencia en los flujos nocturnos mínimos para los horizontes de mediano plazo a largo plazo sólo
se identifica si el análisis verifica los requisitos establecidos anteriormente. Los eventos generados se asignarán a
un usuario específico y se marcarán por nivel de gravedad. Posteriormente, los eventos detectados entran en un
flujo de trabajo de validación opcional donde los usuarios de la utilidad pueden analizar, validar y registrar los pasos
tomados para investigar y posiblemente corregir la situación/síntoma identificado por el software.

ALGORITMOS INTELIGENTES PARA LA DETECCIÓN DE FUGAS

231
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

CASOS
Además de la importancia en la detección temprana de roturas de tuberías, la identificación de tendencias anómalas
en series de tiempo de caudal, es decir, en series de tiempo de caudal mínimo nocturno, puede desempeñar un
papel importante en la prevención de la aparición de nuevas roturas de tubería y la detección de consumos anorma-
les. Por lo tanto, la metodología propuesta ha sido sometida a pruebas exhaustivas y se agregó al conjunto de he-
rramientas disponibles actualmente en el software Baseform.

Los métodos descritos aquí descritos están en funcionamiento en una red de distribución de agua sirviendo a una
población de 350.000 habitantes, que comprende unos 50 sectores y aproximadamente 1300km (≈ 800mi) de tube-
rías. La División de Operaciones en esta entidad está especialmente enfocada al rendimiento de los procesos de
detección de fugas en la red. Sin embargo, no es posible estar permanentemente atentos a todas las zonas en un
sistema grande como éste; el monitoreo del software se convierte en esencial proporcionando capacidades de pro-
cesamiento automático en tiempo real.

La Figura 9 ilustra la serie temporal de caudal mínimo nocturno para el 1er semestre del año en un sector. Esta
imagen da una perspectiva comparativa general de dos eventos de tendencia detectados en tiempo real utilizando
el método aquí presentado.

El primer evento se detectó a principios de marzo y la figura muestra el impacto de ese evento de fuga sobre un
periodo de 1,5 meses (43 días), con un aumento continuo del consumo aparente de agua durante ese período.
Tras la identificación y reparación de la fuga, se observa una disminución abrupta en el consumo. En este caso el
detector busca una tendencia creciente en la serie temporal y está configurado para esperar hasta que se alcan-
cen 4 observaciones de valores atípicos válidos durante el mes anterior. Antes del inicio del evento, es posible
detectar un valor anormalmente elevado que coincide con un día festivo (28 de febrero) y es por lo tanto automá-
ticamente descartado de la lista de observaciones de valores atípicos válidos, como se explica en la sección an-
terior.

Figura 9. Datos mínimos de caudal nocturno y patrón de demanda estimado para el 1er semestre de 2017 con el método de
muestreo basado en percentiles (escala de grises percentiles 0%/100% – blanca, hasta 50% – negro).

La figura 10 representa la serie de tiempo de caudal por hora correspondiente para el mismo sector, donde la ten-
dencia subyacente es clara y relativamente estable.

ALGORITMOS INTELIGENTES PARA LA DETECCIÓN DE FUGAS

232
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Figura 10. Datos de caudal diario para el 1er semestre de 2017.

Obtener las predicciones adecuadas (en otras palabras, establecer la normalidad) es crucial para poder determinar
si el comportamiento registrado durante un período específico es normal (como se esperaba) o puede revelar even-
tos anormales. Cuando este tipo de eventos se detectan, la clave del proceso es validarlos: si son genuinos (una
detección positiva de una fuga o algún otro tipo de consumo anormal) es crucial que sean eliminados de los registros
base utilizados para construir dinámicamente el patrón de demanda, para que el patrón no asocie esto con un com-
portamiento posiblemente normal, y este tipo de eventos puedan ser detectados de nuevo en el futuro. En este
punto, la participación de los operadores de la entidad gestora es clave para verificar la importancia y validez de
estos eventos que son sistemáticamente recogidos por el software.

El enfoque propuesto es flexible y puede aplicarse a la identificación de tendencias claras y estables, como las del
primer evento representado, o de tendencias muy expresivas y repentinas, como las del segundo evento en las fi-
guras 9 y 10. El último evento se asocia con una evolución repentina que podría concebirse y confundirse fácilmen-
te con un cambio de límite de sector, p.e. debido a trabajos de mantenimiento en el sector. Por otra parte, es frecuen-
te el caso en el que las tendencias crecientes no son visibles a nivel de datos instantáneos o por hora, debido a la
acumulación de eventos solapados, y por lo tanto el uso de datos de caudal mínimo aparece como una opción mejor.

Similar a lo que sucede con otros eventos detectados por el software, la notificación de los eventos de tendencia
incluye una cuantificación de magnitud y el volumen asociado perdido. Este tipo de información puede apoyar el
proceso de decisión de priorización y asignación de recursos al sector con el mayor potencial de recuperación o en
el que incurre en costes más elevados. El volumen perdido asociado con los eventos en las figuras 9 y 10 es de 2866
m3 y de 781 m3, respectivamente.

La detección precoz de fugas apoyada por este método permite al personal de operaciones abordar el problema
antes de que se vuelva más severo, ahorrando así agua, y reduciendo los costes de reparación, interrupciones de
servicio, y quejas de los clientes.

CONCLUSIONES
Este documento describe un procedimiento para la identificación de las tendencias en el caudal mínimo nocturno en
horizontes de medio a largo plazo (es decir, de unos cuantos días a varios meses). Este nuevo enfoque es especial-
mente útil en la detección precoz de fugas, que, debido a su naturaleza progresiva, son menos detectables al ojo
humano. Su objetivo es detectarlos antes de que escalen en roturas de tuberías más costosas y con mayor impacto
en el servicio.

Este detector de eventos se puede ajustar completamente a las características del sector e incluye una amplia gama
de estrategias para filtrar eventos perturbadores en el caudal mínimo nocturno (por ejemplo, ruido en los datos,
problemas de adquisición de datos, días festivos), obteniendo así una forma robusta para detectar fugas pequeñas

ALGORITMOS INTELIGENTES PARA LA DETECCIÓN DE FUGAS

233
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

e invisibles, que de otro modo serían difíciles de encontrar. Adicionalmente, proporciona una cuantificación de mag-
nitud y volumen asociado perdido, que puede facilitar el proceso de priorización y asignación de recursos al sector
con el mayor potencial de recuperación o que genera costes más elevados.

El documento también incluye la aplicación del método a un gran sistema urbano de abastecimiento de agua en una
empresa portuguesa donde está en uso la plataforma de software. Las principales ventajas de este enfoque se ilus-
tran a través de casos seleccionados de eventos de tendencia detectados en tiempo real que aportan beneficios
claros y retorno de inversión en las operaciones diarias.

REFERENCIAS
Alegre, H., Coelho, S. T., Almeida, M. C., Vieira, P. (2004). “Controlo de Perdas de Água em Sistemas Públicos de
Adução e Distribuição”, in série “Guias Técnicos”, n.º 3, ERSAR/LNEC.

Azeitona, M., Vitorino, D., Coelho, S. T. (2016). “Automatic, Dynamic Parametrization Of Consumption Patterns In
Water Supply”, in 17º ENASB, Lisboa (Portugal), 14‑16 sep.

BASEFORM (2017). http://baseform.com, accessed September.

Farley, M., Trow, S. (2003). “Losses in water distribution networks”, A practitioner’s guide to assessment, monitoring
and control, London, IWA Publishing.

Loureiro, D., Coelho, S. T., Ramalho, R., Alegre, H., Covas, D., Pina, A. (2009). “Correlating water consumption be-
haviour with billing, infrastructure and socio-demographic factors”, in CCWI 2009, Sheffield.

Loureiro, D. (2010). “Consumption analysis methodologies for the efficient management of water distribution sys-
tems”, PhD Thesis PhD Thesis, Universidade Técnica de Lisboa, Lisbon, Portugal.

Loureiro, D., Amado, C., Martins, A., Vitorino, D., Mamade, A., Coelho, S. T. (2015). “Water distribution systems flow
monitoring and anomalous event detection”, Urban Water Journal,January.

Puust, R., Kapelan, Z., Savic, D., Koppel, T. (2010). “A review of methods for leakage management in pipe networks”,
Urban Water Journal, 7, pp. 25-45.

Vitorino, D., Loureiro, D., Alegre, H., Coelho, S., Mamade, A. (2014). “In defense of the demand profile: a software
approach”, Procedia Engineering (Science Direct), Elsevier, vol. 89, pp. 982-989.

CONTACTO
Ramón Dolz Mollá
BASEFORM
Rua Borges Carneiro – 34 R/C – Lisboa (Portugal)
+34 695 523 999
amon.dolz@baseform.com

ALGORITMOS INTELIGENTES PARA LA DETECCIÓN DE FUGAS

234
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

CARACTERIZACIÓN DE ELEMENTOS HIDRÁULICOS


EN BANCO DE ENSAYOS. APLICACIÓN
EN SIMULACIÓN DE LLENADO-VACIADO
DE CONDUCCIONES

Biel Sanchis, Francisco – (EMIMET-Global Omnium)


Durán Zafrilla, Pablo – (EMIMET-Global Omnium)
Ponz Carcelén, Román – (EMIMET-Global Omnium)
Arrué Burillo, Paloma – (UPV)
Espert Alemany, Vicent – (UPV)
García-Serra García, Jorge – (UPV)
Porlan Ramos, Ana – (UPV)
Romero Sedó, Antonio Manuel – (UPV)

SUMARIO
Las condiciones de funcionamiento de los elementos hidráulicos en las redes de abastecimiento dependen de sus
características técnicas y de las condiciones hidráulicas presentes en la red. La caracterización en banco de ensa-
yos permite determinar su modo de funcionamiento en unas condiciones controladas de presión y caudal, aprove-
chando los resultados para multitud de objetivos, como validar la aplicación del elemento en cuestión en una insta-
lación, contrastar los datos experimentales con los ofrecidos por los fabricantes, comparar el funcionamiento de
elementos similares de varios fabricantes, etc.

Teniendo en cuenta los objetivos indicados, EMIMET (Global Omnium) en colaboración con el Grupo ITA y otros
investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia, ha llevado a cabo el desarrollo, implantación y puesta en
marcha de un banco de ensayos con capacidad para caracterizar elementos hidráulicos hasta DN800, dotado con
la instrumentación necesaria para medir presión aguas arriba y aguas abajo del elemento, caudal circulante, poten-
cia de bombeo, grado de apertura de elementos, etc., y con registro en tiempo real de las variables hidráulicas del
proceso. El diseño de los ensayos tiene en cuenta lo prescrito en las normas UNE-EN del elemento a ensayar.

Se realizaron ensayos de válvulas de tipo mariposa de varios diámetros, válvulas de tipo compuerta funcionando
como desagüe, válvulas hidráulicas y ventosas. En el caso de las ventosas también se realizaron más de 150 ensa-
yos en tres bancos de ensayo diferentes para verificar la repetitividad de las mismas. Se compararon los resultados
obtenidos con los proporcionados por los fabricantes, obteniendo la curva presión-caudal en expulsión y admisión
de aire, determinando la presión que provoca, en algunos casos, el cierre dinámico de ventosa (cierre prematuro sin
presencia de agua), así como la presión que provoca el cierre del primer flotador en ventosas “non–slam”. De todo
ello se concluyó la necesidad de incluir, en la próxima revisión de la normativa de ventosas (UNE-EN 1074:2001.
Válvulas para el suministro de agua. Requisitos de aptitud al uso y ensayos de verificación apropiados. Parte 4:
Purgadores y ventosas), el umbral de presión a partir del cual se produce el cierre dinámico, así como la presión de
subida del primer flotador en las ventosas “non–slam”.

Así mismo, los resultados obtenidos en los ensayos han facilitado el desarrollo de un modelo para simular el funcio-
namiento de las conducciones durante las operaciones de llenado y vaciado. El modelo de simulación utiliza las
ecuaciones de conservación de la energía, la geometría de la tubería, la ley de los gases perfectos, las ecuaciones
que caracterizan el comportamiento de válvulas, desagües y ventosas, y no tiene en cuenta la inercia del fluido. De
aplicación a tramos de conducción de pequeña pendiente, es capaz de predecir la evolución de presión y caudal en
el interior de la tubería, así como los tiempos para completar el llenado o vaciado de la conducción. Se ha compro-

CARACTERIZACIÓN DE ELEMENTOS HIDRÁULICOS EN BANCO DE ENSAYOS. APLICACIÓN EN SIMULACIÓN DE LLENADO-VACIADO DE CONDUCCIONES

235
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

bado la validez del modelo de simulación con datos experimentales obtenidos en campo, obteniendo una discrepan-
cia inferior al 12% entre los resultados experimentales y los teóricos ofrecidos por el modelo.

PALABRAS CLAVE
Banco de ensayo, ventosa, válvula, desagüe, modelo de simulación, llenado y vaciado.

INTRODUCCIÓN
En la actualidad, el sistema de abastecimiento en alta a Valencia y su Área Metropolitana suministra agua potable a
la ciudad de Valencia y a otros 45 municipios de la Comarca de l’Horta, adscritos a la Entidad Metropolitana de Ser-
vicios Hidráulicos (EMSHI). El sistema de agua en alta abastece a una superficie de 620 km2 y a una población de
1,6 millones de habitantes. El sistema está formado por 2 ETAP, aproximadamente 200 km de conducciones de
diámetros entre 1.600 mm y 300 mm, 3 depósitos de cabecera, 6 depósitos de regulación, 6 estaciones de bombeo
y unos 100 puntos de entrega de agua en alta a redes municipales.

Los depósitos de cabecera de las ETAP “El Realón” y “La Presa” presentan cotas de 92 msnm y 111 msnm respec-
tivamente, y alimentan a la red de aducciones de configuración mallada e interconectada, y por su morfología y
orografía precisa de regulación mediante la operación de válvulas, con puntos de suministro próximos al nivel del
mar. Gran parte de las conducciones de este sistema en alta tienen pequeñas pendientes de valor constante.

Figura 1: Esquema del sistema de abastecimiento de agua en alta. Área Metropolitana Valencia.

La caracterización de los elementos hidráulicos que forman parte del sistema resulta fundamental para la correcta
operación del mismo, tanto desde un punto de vista hidráulico como desde las perspectivas de garantía y calidad del
servicio prestado.

Entre las operaciones que se llevan a cabo en el sistema destaca el llenado y vaciado de las conducciones, las
cuales deben realizarse en condiciones de máxima seguridad para evitar posibles roturas o colapsos de las conduc-
ciones.

CARACTERIZACIÓN DE ELEMENTOS HIDRÁULICOS EN BANCO DE ENSAYOS. APLICACIÓN EN SIMULACIÓN DE LLENADO-VACIADO DE CONDUCCIONES

236
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

EMIMET (Global Omnium), en colaboración con el Grupo ITA y otros investigadores de la Universidad Politécnica de
Valencia, ha llevado a cabo el desarrollo, implantación y puesta en marcha de un banco de ensayos que permite
caracterizar el funcionamiento de los elementos hidráulicos en diferentes condiciones de operación, incluso con la
presencia de aire en el interior de la conducción, que resulta fundamental para caracterizar las operaciones de lle-
nado y vaciado.

Para el diseño de las pruebas a realizar en el banco de ensayos se ha tenido en cuenta la normativa vigente sobre
ensayos de verificación, UNE-EN 1074: 2001. Válvulas para el suministro de agua. Requisitos de aptitud al uso y
ensayos de verificación apropiados, UNE-EN 593: 2009. Válvulas industriales. Válvulas metálicas de mariposa, y
UNE-EN 1267. Válvulas. Ensayo de resistencia al flujo utilizando agua como fluido de ensayo.

Las especificaciones técnicas del banco de ensayos varían en función del tipo de elemento a ensayar, y en cualquier
caso cumplen con los requisitos normativos exigidos.

BANCO DE ENSAYOS
Descripción del Banco de Ensayos Hidráulico

El banco de ensayos hidráulico se encuentra ubicado en el depósito metropolitano de Albalat dels Sorells (Valencia),
el cual presenta una capacidad de almacenamiento total de 7.600 m3, dividido en varios módulos. Las instalaciones
del banco de ensayos están conectadas a uno de los módulos, de 1.850 m3, y presenta el esquema general de la
Figura 2.

Figura 2: Esquema general del banco de ensayos.

El banco permite el ensayo de elementos hasta DN800 (ver Figura 3), y es posible registrar simultáneamente 2 me-
didas de caudal y 4 medidas de presión. La frecuencia de muestreo de los datos se puede modificar en función del
tipo de ensayo a realizar.

Figura 3: Detalle del banco de ensayos hidráulico.

CARACTERIZACIÓN DE ELEMENTOS HIDRÁULICOS EN BANCO DE ENSAYOS. APLICACIÓN EN SIMULACIÓN DE LLENADO-VACIADO DE CONDUCCIONES

237
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Los componentes del banco de ensayos son: bomba de cámara partida (potencia 132 kW, caudal nominal 160 l/s y
altura nominal 58 mca), caudalímetro electromagnético DN300, medidores de presión con transductores y manóme-
tros, válvulas para regular la contrapresión (válvulas de mariposa DN 600 y DN 200, y válvula de asiento plano tipo
globo DN 150) y autómata PLC con conexión a SCADA. La longitud total del banco es de 20 m y el depósito está
cubicado mediante técnica de láser-escáner, con medidor de nivel mediante sensor radar.

Resultados de los Ensayos Realizados

Dada la configuración del banco de ensayos y las características del mismo, es viable realizar todo tipo de ensayos
dinámicos, donde existe un flujo de agua con elevado caudal para diámetros importantes. Los resultados de los
ensayos realizados se han comparado con las curvas de funcionamiento ofrecidas por los fabricantes.

1.- Ensayo de pérdida de carga en válvulas de mariposa: se realizaron para tres diámetros; DN200, DN400 y
DN600. En los ensayos se variaron las condiciones de presión aguas arriba y aguas abajo de la válvula para dife-
rentes grados de apertura, con o sin presión aguas abajo (tubería vacía). Los resultados se agruparon en función
de la diferencia de presión entre la entrada y la salida de la válvula, y/o si la presión aguas abajo de la misma es
cero (sin contrapresión, ver Figura 4), determinándose el coeficiente de caudal correspondiente en (m3/h)/bar0.5
(ver Figura 5).

Figura 4: Ensayo de válvula de mariposa sin contrapresión.

Figura 5: Kv válvula mariposa DN400 en función del número de vueltas de un total de 47 vueltas y contrapresión.

Como puede observarse en el Figura 5, el coeficiente de caudal Kv no se mantiene constante para un grado de
apertura determinado, sino que varía al hacerlo las presiones de entrada y salida. Cuando la contrapresión es nula,
el coeficiente de caudal disminuye sensiblemente respecto de los casos en los que la presión a la salida es distinta
de cero. Se ha determinado el coeficiente de caudal para cada grado de apertura, expresado en número de vueltas,
mediante la ecuación siguiente, obtenida por regresión:

Kv(DN, θ) = A(DN, θ) + B(DN, θ) × Ps + C(DN, θ) × ∆P + D(DN, θ) × Ps2 + E(DN, θ) × ∆P2(1)

CARACTERIZACIÓN DE ELEMENTOS HIDRÁULICOS EN BANCO DE ENSAYOS. APLICACIÓN EN SIMULACIÓN DE LLENADO-VACIADO DE CONDUCCIONES

238
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

siendo:

Kv (DN, θ): coeficiente de caudal para un DN y un número de vueltas θ, en (m3/h)/bar0.5.


A, B, C, D, E: coeficientes de la expresión, dependientes de DN y de θ.
Ps: presión a la salida (contrapresión), en mca.
ΔP: diferencia de presión entre entrada y salida, en mca.

La fórmula (1) determina el caudal circulante en la conducción en ausencia de caudalímetro, conocidos el DN de la


válvula, su grado de apertura, y las presiones de entrada y salida.

2.- Ensayo de pérdida de carga en desagües: en este caso las pruebas de válvulas de compuerta, actuando como
desagües, se realizaron para DN100 y DN150. El objetivo era determinar el coeficiente de caudal Kv del conjunto de
elementos que forman parte del desagüe (válvulas, codos, carretes, ...), en función del nivel de agua en la poceta de
descarga.

Figura 6: Esquema del ensayo de desagüe sin placa orificio. Figura 7: Detalle de elementos.

Figura 8: KV desagüe DN100 para diferentes presiones aguas arriba y distintas diferencias de presión entrada/salida.

Con los resultados de este ensayo es posible determinar el caudal de vaciado de las conducciones, en función de la
presión aguas arriba del desagüe y alimentar el modelo de vaciado para estimar la duración del proceso.

3.- Ensayo de válvulas hidráulicas: de aplicación para válvulas de control con una presión de tarado (ver Figuras 9
y 10), se realizaron varios ensayos, entre otros, se verificó si en todo el rango de caudales se mantiene la presión

CARACTERIZACIÓN DE ELEMENTOS HIDRÁULICOS EN BANCO DE ENSAYOS. APLICACIÓN EN SIMULACIÓN DE LLENADO-VACIADO DE CONDUCCIONES

239
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

dentro de un margen alrededor del valor de tarado, ensayando para diferentes presiones de tarado, regulándose el
caudal a través de las válvulas de contrapresión del banco y del variador de frecuencia de la bomba. También se
ensayó el funcionamiento de las válvulas hidráulicas para diferentes caudales fijando la presión aguas arriba (ver
Figura 11).

Figuras 9 y 10: Detalle del ensayo de válvulas hidráulicas.

Figura 11: Ensayo válvula hidráulica DN100 reductora de presión, con presión aguas arriba 30 mca y diferentes caudales.

4.- Ensayo de ventosas: para estos elementos se establecieron dos tipos de pruebas:

4.1.- Prueba de cierre de ventosas y golpe de ariete: con la tubería vacía, se abre rápidamente la válvula de
alimentación y se comprueban las presiones generadas por el cierre de la ventosa en presencia de agua
(golpe de ariete). Los ensayos se llevaron a cabo con ventosas DN50.

Figura 12: Esquema del ensayo de cierre y golpe de ariete en ventosas.

CARACTERIZACIÓN DE ELEMENTOS HIDRÁULICOS EN BANCO DE ENSAYOS. APLICACIÓN EN SIMULACIÓN DE LLENADO-VACIADO DE CONDUCCIONES

240
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

4.2.- Pruebas de ventosas con aire: se realizaron más de 150 ensayos de ventosas entre DN50 y DN150 en tres
bancos de ensayos diferentes; en los laboratorios ARI Flow Control Accesories Ltd. (Kfar Charuv-Israel), CSA (Sal-
somaggiore Terme-Italia) y BERMAD (Kibbutz Evron-Israel). En todos los casos se siguieron las recomendaciones
de la norma UNE-EN 1074-4 para realizar los ensayos.

Figuras 13, 14 y 15: Diferentes imágenes de los laboratorios de ensayo ARI, CSA y BERMAD.

Los ensayos realizados para cada una de las ventosas fueron:

• Curva Presión vs. Caudal para determinar el caudal expulsado o admitido por las ventosas en función de la
presión en el interior de la tubería.

• Condiciones (Presión y Caudal) en las que se produce cierre dinámico o cierre anticipado (antes de que
llegue el agua), si es que se produce, o condiciones de cierre del dispositivo anti-ariete correspondiente en las
ventosas tipo “non-slam”.

• Condiciones (Presión) bajo las cuales se produce la apertura de la membrana para expulsar el aire en las
ventosas tipo membrana.

Figura 16: Ejemplo de caracterización de ventosa en banco de ensayos.

La comparativa de resultados experimentales frente a los datos proporcionados por los fabricantes, muestra que en
las curvas de expulsión la desviación promedio es de un 19,9 %. Las ventosas en las que el caudal de expulsión
ensayado ha resultado inferior al comercial para los mismos valores de presión, sin producirse cierre dinámico en el
intervalo ensayado, han sido seis con una desviación entre el 10,2 % y el 62,0 %. En admisión las curvas presentan
un promedio de desviación del 57,4 %. En este caso ocho ventosas proporcionaron un caudal inferior al comercial
con una desviación promedio entre el 4,3 % y el 41,9 %.

En la mayoría de los catálogos, los fabricantes no hacen referencia ni a los laboratorios, ni a la metodología experi-
mental seguida para determinar la curva P vs. Q que presentan en sus catálogos, ni a las normas bajo las cuales se

CARACTERIZACIÓN DE ELEMENTOS HIDRÁULICOS EN BANCO DE ENSAYOS. APLICACIÓN EN SIMULACIÓN DE LLENADO-VACIADO DE CONDUCCIONES

241
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

han realizado los ensayos. Cabe pensar, dadas las desviaciones encontradas, que algunos ensayos o no se han
realizado, o no se han hecho de forma adecuada. Tampoco se indica por parte de los fabricantes la presión a la cual
se produce el cierre anticipado del flotador (con aire).

MODELO DE LLENADO Y VACIADO DE CONDUCCIONES.


APLICACIÓN DE RESULTADOS
Metodología de cálculo

Los resultados obtenidos en el banco de ensayos han permitido desarrollar un modelo de cálculo para una conduc-
ción de diámetro y pendiente constante, con válvula de llenado de tipo mariposa y un máximo de cinco ventosas en
la línea. Se define el protocolo de llenado fijando el incremento de tiempo de cálculo, la presión existente en la red
que alimenta la conducción a llenar, y el protocolo de apertura de la válvula que admite hasta seis posiciones dife-
rentes a lo largo del proceso de llenado. El modelo calcula la evolución del llenado manteniendo la lámina de agua
horizontal y reproduciendo el proceso real con la volumetría dependiente de la pendiente de la tubería. El modelo es
de aplicación a tramos de conducción de pequeña pendiente (ver Figura 17).

Figura 17: Modelo de cálculo con lámina de agua horizontal.

El modelo sigue el algoritmo de cálculo indicado en la Figura 18, utilizando las ecuaciones de conservación de la ener-
gía, la geometría de la tubería, la ley de los gases perfectos y las ecuaciones que caracterizan el comportamiento de
válvulas y ventosas, y finaliza el proceso indicando el tiempo de llenado. No se tiene en cuenta la inercia del fluido.

Figura 18: Algoritmo de cálculo del tiempo de llenado.

CARACTERIZACIÓN DE ELEMENTOS HIDRÁULICOS EN BANCO DE ENSAYOS. APLICACIÓN EN SIMULACIÓN DE LLENADO-VACIADO DE CONDUCCIONES

242
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

El modelo de cálculo precisa de los siguientes datos previos:

• Características de la tubería: ascendente o descendente, DN, longitud, pendiente uniforme, etc.

• Características de la válvula: DN y expresión que define el Kv en función de la presión de salida, diferencia


de presión, DN y grado de apertura definido por el número de vueltas admitiendo hasta seis posiciones a lo
largo del proceso.

• Características ambientales: temperatura ambiente, humedad relativa y altitud.

• Caracterización de las ventosas: cota de ubicación y curva caudal expulsado vs. presión.

• Protocolo de cálculo: presión de entrada a la válvula correspondiente de la red de distribución, intervalo de


tiempo de cálculo y velocidad aproximada de llenado.

Estudio experimental

Para comprobar la fiabilidad del modelo se han realizado ensayos de llenado de una tubería de fundición DN400 que
alimenta al depósito metropolitano de Museros (Valencia), cuyo esquema de la instalación se indica en la Figura 19.
Se realizaron tres ensayos de llenado: de P2 a P3, de P3 a P4 y de P2 a P4, con dos ventosas instaladas: V3 en el
punto P3 y V4 en el punto P4.

Figura 19: Esquema de la conducción para ensayo experimental.

En la Figura 20 se comparan los resultados experimentales y teóricos de los tres ensayos realizados, con una dis-
crepancia inferior al 12 %.

Figura 20: Comparativa de resultados de tiempo y caudales de llenado experimentales y teóricos.

Tllenado Tllenado Q Q
Variación
Tramo experimental modelo Variación (%) Experimental Modelo
(%)
(min) (min) (l/s) (l/s)
P2 a P3 25.66 27.19 5.96 39.28 37.67 4.12
P3 a P4 12.93 14.47 11.75 86.34 76.83 11.01
P2 a P4 34.93 36.14 3.46 - 59.10 -

CONCLUSIÓN
La caracterización de elementos en banco de ensayos ha permitido determinar curvas de funcionamiento en condi-
ciones hidráulicas que no han sido calculadas por los propios fabricantes, como ha sido el caso de las válvulas de
mariposa sin contrapresión y los desagües. En el caso de ventosas, los resultados de los ensayos experimentales
se han podido comparar con las curvas ofrecidas por los fabricantes Los estudios realizados ayudan a la selección
de los elementos más adecuados para las condiciones hidráulicas de las conducciones, así como a implementar
mejoras en las comprobaciones de mantenimiento de los elementos.

CARACTERIZACIÓN DE ELEMENTOS HIDRÁULICOS EN BANCO DE ENSAYOS. APLICACIÓN EN SIMULACIÓN DE LLENADO-VACIADO DE CONDUCCIONES

243
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Para la caracterización del funcionamiento de las ventosas aún hay mucho camino por recorrer. Sería necesario que
los fabricantes certificaran sus ventosas de acuerdo a normas, para que los datos técnicos de catálogo tuvieran mayor
grado de fiabilidad. Asimismo, además de la curva P-Q, sería deseable que aparecieran también los valores de la
presión máxima para no producir cierre anticipado, y de la presión a la que sube el primer flotador en las ventosas
“non-slam”, aspectos que sería recomendable incorporar en la norma UNE-EN 1074:2001. Válvulas para el suminis-
tro de agua. Requisitos de aptitud al uso y ensayos de verificación apropiados. Parte 4: Purgadores y ventosas.

Los resultados obtenidos en la caracterización de los elementos hidráulicos han servido como datos de entrada
imprescindibles para el modelo que simula el funcionamiento de las conducciones durante las operaciones de llena-
do y vaciado, y permite predecir tanto el tiempo de llenado o vaciado, como la evolución de la presión y el caudal en
el interior de la tubería. Este modelo ha mejorado las condiciones de operación en el llenado y el vaciado de las
conducciones.

En futuros trabajos es de interés el estudio del modelo aplicado a conducciones con cambio brusco de pendiente y
considerando la inercia del fluido, así como la programación mediante Dinámica de Fluidos Computacional (CFD)
para obtener mayor precisión en los resultados.

RECONOCIMIENTOS
La caracterización de ventosas en banco de ensayos ha sido posible gracias a la colaboración de ARI Flow Control
Accesories Ltd (Israel), CSA (Italia) y BERMAD (Israel).

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
Asociación Española de Normalización y Certificación – AENOR. UNE-EN 1074 y UNE-EN 1267.

Abreu, J., Cabrera, E., Espert, V. B., García-Serra, J., Sanz, F. (2012). Transitorios Hidráulicos. Del régimen estacio-
nario al golpe de ariete. Editorial UPV. Valencia.

Arregui, F., García-Serra, J., Kruisbrink, A. C. H., Cabrera, E., Fuertes, V. S., Palau, C. V., Gascón, L. (2003). Air
valve dynamic behaviour. Pumps, electromechanical devices and systems applied to urban water management,
PEDS 2003. 623-632. Abril 2003. Valencia.

Romero Sedó, A., Arrué, P., García-Serra, J., Espert, V., Biel, F. (2018). Modelo de llenado de grandes conducciones.
Ingeniería del agua, 22(4), 239-254.doi:https://doi.org/10.4995/ia.2018.9642.

Arrué, P., Romero, A. M., Espert, V., García-Serra, J., Ponz, R. (2017). Caracterización de ventosas de admisión y
expulsión de aire. V Jornadas de Ingeniería del Agua, octubre, 25-26.

CONTACTO
Román Ponz Carcelén
EMIMET (Global Omnium)
Antiga Senda de Senent, nº8-5 D. 46023 Valencia
96 398 09 50
rponz@emimet.es

Jorge García-Serra García


Grupo ITA (Universidad Politécnica de Valencia)
Camino de Vera s/n, Edificio 5C. 46022 Valencia
963.87.70.00 (ext.76112)
jgarcias@ita.upv.es

CARACTERIZACIÓN DE ELEMENTOS HIDRÁULICOS EN BANCO DE ENSAYOS. APLICACIÓN EN SIMULACIÓN DE LLENADO-VACIADO DE CONDUCCIONES

244
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

GESTIÓN DE CONSUMOS EN LA RED


DE ABASTECIMIENTO APLICANDO LAS TIC.
LA EXPERIENCIA DE EMACSA
Moral Fernández, Juan – EMACSA
Durán Molina, Jose Antonio – EMACSA

SUMARIO
EMACSA, ha tenido siempre por objetivo, implementar mejoras tecnológicas en sus procesos productivos que per-
mitan aumentar el grado de eficacia con el que viene prestando sus servicios.

Para ello, y en especial, con la eclosión de las tecnologías de la comunicación, EMACSA ha desplegado miles de
dispositivos con objeto de conocer en profundidad los eventos que suceden en la red de abastecimiento.

Hasta hace poco tiempo, la red de abastecimiento de la ciudad de Córdoba era controlada mediante un sistema
SCADA, que adquiría la información de la red por medio de una comunicación con los diferentes dispositivos de
campo (caudalímetros y manómetros), a través de numerosos PLCs remotos, los cuales están dotados de radio-
transmisores.

El sistema SCADA obtiene, en tiempo cuasireal, la información de todos los elementos de control de la red de abas-
tecimiento sectorizada para, posteriormente, almacenarla en ficheros históricos. La calidad de estos datos es pri-
mordial para el seguimiento del estado de la red.

Las herramientas informáticas anteriores, presentaban una serie de carencias: reconstrucción y validación de datos;
predicciones; generación de informes; gestión de eventos; y alarmas ineficaces.

Más recientemente, el número de dispositivos desplegados en la red se ha visto ampliamente aumentado con la
instalación de telelectura en los contadores domiciliarios, lo que ha provocado la necesidad de implantación de nue-
vas herramientas informáticas que permitiesen generar conocimiento con toda la información recogida en campo de
una forma global.

Este conocimiento, va más allá de la simple recogida de datos o monitorización de la red, pretendiendo, además de
lo anterior, generar información valiosa tanto para la operación de la red como para su planificación. Esta pretensión
de generar información, dado el elevado número de datos que se deben manejar, es la que hace imprescindible la
utilización de herramientas informáticas avanzadas, capaces de realizar miles de cálculos por segundo y ofrecer la
posibilidad de anticiparse en la subsanación de la incidencia.

Además, estas herramientas, desarrolladas todas para un fin concreto, deben interrelacionarse y ofrecer la posibili-
dad de crear nuevas herramientas a partir de ellas, de forma que se pueda crear un conjunto de aplicaciones que
puedan dar servicio a todos los integrantes de la compañía, en aquellos aspectos que les sean de interés.

Como en la vida cotidiana, cualquier cambio tecnológico disponible, debe hacerse permeable a los usuarios, ya que
sin la necesaria integración, se podría disponer de la mejor herramienta pero no se le podría sacar partido.

Por ello, al mismo tiempo que la tecnología ha evolucionado y se ha introducido en los procesos productivos de la
compañía, ha sido necesario crear itinerarios de adaptación de su principal activo, las personas. Como se describe
en el trabajo, todas las personas que componen la compañía, independientemente del puesto, se han visto invo­
lucradas en los cambios generados, existiendo un colectivo especialmente sensible a ellos, los lectores de conta­
dores.

GESTIÓN DE CONSUMOS EN LA RED DE ABASTECIMIENTO APLICANDO LAS TIC. LA EXPERIENCIA DE EMACSA

245
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Se describen en el presente trabajo, aquellos aspectos que han resultado clave en la transición de modelos, reali-
zando un breve recorrido por la historia de implementación del actual sistema de gestión de abastecimiento de la
compañía.

PALABRAS CLAVE
Sectorización, telelectura, abastecimiento, ciclo integral, TIC.

INTRODUCCIÓN
Hasta los primeros años del siglo XXI, la red de abastecimiento de Córdoba se gestionaba, en su práctica totalidad,
como un único sector del que se obtenían balances hídricos cada bimestre y que, aunque permitía conocer el esta-
do general del abastecimiento, no ofrecía información de detalle sobre dónde fallaba el sistema.

A priori, la configuración de la red de abastecimiento de la ciudad puede resultar particular ya que, la red de trans-
porte, se configura como una red mallada. Esto permite aumentar la garantía de suministro, pero complica el estudio
de los eventos que suceden en la red. Además, para acrecentar aún más la garantía de suministro, la red de trans-
porte contaba con innumerables conexiones a la red de distribución, lo que, por otro lado, aumentaba considerable-
mente los tiempos de actuación ante averías, lo que conllevaba graves perjuicios.

Fruto de la necesidad de concretar lo sucedido en los eventos conocidos de la red de abastecimiento y persiguiendo
obtener un mayor conocimiento de la misma, a primeros del presente siglo, se idearon una serie de proyectos sobre
las redes de la ciudad, que permitieran mejorar la gestión que se venía realizando del abastecimiento.

EL DESPLIEGUE DE INSTRUMENTACIÓN EN LA RED ABASTECIMIENTO


Sectorización y Microsectorización

Cuando se estudió la posibilidad de sectorizar la red de abastecimiento de Córdoba, se partió de 3 premisas, que
serían fundamentales en el diseño del proyecto:

• Los sectores de la red de distribución contarían con, al menos, 2 alimentaciones para garantizar en todo
momento el suministro.

• No solo se sectorizaría la red de distribución, sino que también se sectorizaría la red de transporte. Lo que
permitiría, a su vez, por un lado, redundar en la seguridad de garantía de suministro a los sectores de la red
de distribución y, por otro, mejorar la respuesta ante averías en la propia red de transporte.

• Los puntos instrumentados, se integrarían en el SCADA con el que contaba EMACSA, utilizando un sistema
de comunicaciones similar al que se utilizaba en las instalaciones remotas con las que se contaba, y que era,
comunicaciones vía radio respaldadas por GPRS.

En 2007, se comienzan las actuaciones necesarias para la sectorización de la red de abastecimiento de Córdoba,
dando lugar a la creación de 100 sectores, 65 en la red de distribución, con un tamaño medio de 19 km de red, y 35
en la red de transporte. Estas actuaciones consistieron en:

• Instrumentación de las alimentaciones a los sectores de la red de distribución que están compuestas por:

— Válvula motorizada y telecontrolada.

— Caudalímetro.

— Manómetro.

— Válvula manual (no motorizada).

GESTIÓN DE CONSUMOS EN LA RED DE ABASTECIMIENTO APLICANDO LAS TIC. LA EXPERIENCIA DE EMACSA

246
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

• Instrumentación de las válvulas intermedias en la red de transporte, que están compuestas por:

— Válvula motorizada y telecontrolada.

— Caudalímetro.

— Manómetro.

• Instalación de refuerzos de las mallas de la red en los sectores de la red de distribución.

• Corte o anulación, de alimentaciones a sectores de la red de distribución que no se instrumentaron.

• Corte o anulación, de tuberías de unión entre los propios sectores de la red de distribución.

Figura 1. Representación sectores Córdoba.

Una vez realizadas las actuaciones que permitirían sectorizar la red de abastecimiento de Córdoba, se procedió,
bajo riguroso control, al confinamiento de los sectores de la red de distribución, controlando tanto la calidad del agua
como la cantidad, es decir, se comprobaba la calidad de agua y se medían presiones en puntos estratégicos del
sector con el mismo sin confinar y se procedía a su confinamiento, vigilando las posibles oscilaciones que se pudie-
ran dar sobre las variables controladas. Durante la fase de confinamiento, no se detectó ninguna variación significa-
tiva de la calidad o cantidad del agua.

A principios de 2011, la red de abastecimiento de Córdoba se operaba sectorizada. Esto, conllevó una serie de cam-
bios sobre el modo de actuar sobre la red, por ejemplo, la localización de averías se circunscribía sector a sector y
se focalizaba en aquellos en los que existía un mayor consumo nocturno.

En las primeras etapas de la operación de la red de abastecimiento sectorizada ya se vislumbraban las carencias
con las que contaba la solución adoptada:

• La adopción de una doble alimentación, complicaba el entendimiento de lo que sucedía con el agua en el
sector de una manera exponencial. Mientras que, en una solución con una única alimentación por sector, el
agua solo podría entrar en el mismo en mayor o menor medida, en una solución con doble alimentación se
podría dar: que las dos alimentaciones aportasen al sector o que una aportase y la otra detrajese, o viceversa,
y estas combinaciones se pueden dar en un día en varias ocasiones.

• La conexión de los puntos instrumentados con el sistema SCADA proporcionaba una enorme cantidad de
datos que, además de no poder ser manejados por una persona para extraer información y conocimiento

GESTIÓN DE CONSUMOS EN LA RED DE ABASTECIMIENTO APLICANDO LAS TIC. LA EXPERIENCIA DE EMACSA

247
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

(piénsese que una sola señal aportaba unos 200 datos diarios. Existían unas 300 señales, lo que suponía
unos 60.000 datos diarios), presentaban los errores propios: falta de señal (por fallo de comunicaciones, ali-
mentación eléctrica, ...), error de medición (por la propia imprecisión de los equipos, por averías, ...), inconsis-
tencia de los datos, ...

Como en todo proyecto, las limitaciones del mismo venían impuesta por las propias premisas de diseño, por lo que
se utilizaron las mismas para crear soluciones:

• Se había requerido que los sectores se alimentasen, al menos, desde dos alimentaciones, pero esto no
impedía que, temporalmente, por un pequeño espacio de tiempo, no se realizasen las actuaciones necesarias
sobre los elementos de la red para convertir un sector con doble alimentación en dos sectores con una única
alimentación. Se creaba así lo que se denominó “sectorización dinámica”, que presenta como ventajas:

— Se reducen los errores de medición, así como, la casuística del aporte. Ahora existen dos sectores
y cada uno cuenta con una única alimentación

— Dada una incidencia, se detecta en cuál de los nuevos sectores creados ha quedado, con lo que se
reduce el área de actuación. Es más, ahondado en el enfoque “dinámico”, se pueden realizar manio-
bras sistemáticas sobre la red, moviendo el límite entre los 2 nuevos sectores creados, para cercar
cada vez más la incidencia.

• Se había requerido que los sectores se alimentasen, al menos, desde dos alimentaciones, pero esto no
impedía que se instalase en el interior de los sectores otros caudalímetros que permitiesen conocer con ma-
yor precisión qué ocurría con el agua en los mismo. Se creaba así lo que se denominó “microsectorización”,
que además permitía que se realizase de manera iterativa, es decir, se realizaba un primer despliegue de
caudalímetros, se detectaba el/los microsector/es que presentaba/n incidencia, y se volvía/n a microsectori-
zar, hasta conseguir un tamaño adecuado para controlar las incidencias que se producían en los mismos.

• Se había requerido que los puntos instrumentados

Así, la red de abastecimiento sectorizada de Córdoba, se explotaba revisando sistemáticamente la evolución de las
señales, los caudales nocturnos y sectorizando dinámicamente o microsectorizando, según el caso, en aquellos
lugares que se requería, pero no era suficiente. En el mejor de los casos, se conseguía controlar el agua aportada,
pero para conocer lo que verdaderamente ocurría en el sector, era necesario conocer también lo que ocurría con el
agua consumida, de forma que se pudiese aplicar la ecuación del Agua No Registrada (ANR) en cada sector indivi-
dualmente.

Despliegue Masivo de Telelectura

Técnicamente, la ecuación del ANR se podía aplicar en un sector, pero el factor temporización, producía una distor-
sión tan grande sobre la misma que, en la práctica, invalidaba los resultados.

Como se ha mencionado anteriormente, las señales de caudal aportado al sector se reciben, aproximadamente,
cada 7 minutos, mientras que los datos del agua consumida por los contadores domiciliarios, se recibe cada 2 me-
ses. Sin contar con ninguna habilidad especial, el lector ya habrá notado que esta diferencia en el espaciado de los
datos, no permite concretar lo ocurrido ante un evento en el sector. Además, por cuestiones organizativas, la lectura
de contadores de toda la ciudad, unos 90.000, no se acomoda a la estructura de los sectores, si no que priman otros
aspectos y, por supuesto, resulta inviable, en muchos casos, realizar la lectura de todos los contadores que compo-
nen un sector en una única jornada.

Por este, entre otros motivos, EMACSA decidió el despliegue masivo de telelectura de contadores domiciliarios. La
telelectura permite dotar al contador de un sistema de comunicaciones con el que puede transmitir su lectura en
periodos de tiempo muy reducidos.

Aunque, cuando en el año 2009 se decidió acometer este proyecto existían ya diferentes soluciones de comunica-
ciones, EMACSA impuso como premisas:

• El despliegue de telelectura de contadores se realizaría ligado a la renovación del mismo, y esta renovación,
implicaría mejorar las características metrológicas del contador, es decir, no solo se incidiría sobre el aspecto
de las comunicaciones, sino que también se haría sobre el de precisión de los equipos.

GESTIÓN DE CONSUMOS EN LA RED DE ABASTECIMIENTO APLICANDO LAS TIC. LA EXPERIENCIA DE EMACSA

248
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

• Las comunicaciones se realizarían en red fija, ya que es la única forma de garantizar la disposición de datos
cada muy poco espacio de tiempo.

• Los sistemas que se implementasen, serían multifabricante. EMACSA, como empresa pública, debe garan-
tizar la igualdad, concurrencia y transparencia, en todos sus procesos de contratación.

Así, desde este año se viene realizando el despliegue masivo de telelectura de contadores que, actualmente, ya
está disponible y operativo en más del 50% del parque, y avanzando a tasas cada vez mayores.

EMACSA, dispone, principalmente, de dos sistemas de telelectura, en función de la ubicación del contador:

• Para contadores individuales, se utiliza contador volumétrico R200 con módulo radio tipo clip-on, que permi-
te la lectura horaria del contador con envío cada 4 horas.

• Para contadores en batería, se utiliza contador volumétrico electrónico R500 cableado hasta un único mó-
dulo radio, que permite la lectura y envío diario.

Aunque la telelectura permite disponer de una mayor cantidad de datos, no es la solución global y definitiva al pro-
blema surgido para la realización de los balances hídricos de los sectores. Como se desprende del párrafo anterior,
dependiendo del sistema empleado, se pueden obtener datos de lectura del contador con temporizaciones distintas.
Además, como en cualquier instalación, aparecen los errores propios de la misma, que pueden ser muy similares a
los comentados para la instrumentación de la sectorización.

Si bien, con la telelectura se pueden realizar balances hídricos mucho más precisos que los que se pueden realizar
si no se cuenta con ella, se sigue careciendo de información más completa que permita detectar y/o resolver muchos
de los problemas que aparecen en la explotación de la red de abastecimiento.

En la situación actual, EMACSA maneja cerca de 1.000.000 de datos diarios para el estudio y la explotación de la
red de abastecimiento de la ciudad que, sin la colaboración de herramientas informáticas avanzadas sería una tarea
imposible de acometer y de la que se sacaría muy poco partido.

A futuro, se trabaja en la integración de nuevos sistemas de telelectura que, basándose en redes avanzadas de
comunicaciones como, por ejemplo, NB-IoT (Narrowband Internet of Things), permita desplegar telelectura en luga-
res donde, hasta el momento, era inasumible, o que, permita mejorar la información recibida.

Desarrollo de Software Específico

Desde el primer momento, cuando EMACSA apostó por la instrumentación de la red de abastecimiento con datos
en tiempo cuasireal, detectó que sería necesario la implementación de sistemas informático que permitiesen poder
trabajar con esa ingente cantidad de datos. En aquellos años, hace más de 10, términos como “big data” acababan
de ser acuñados y se estaban empezando a desarrollar, a nivel experimental, las primeras herramientas.

Por tanto, cabe comenzar este punto, destacando que el sistema implementado para el tratamiento de los datos en
su momento no fue erróneo, pero la eclosión y rápido avance de las tecnologías de la información y la comunicación,
ha dado un vuelco enorme a este campo, por el que ha sido necesario replanteárselo desde los cimientos.

Inicialmente, y como se ha referido en párrafos anteriores, los datos de la instrumentación de la sectorización de la


red de abastecimiento, eran visualizables desde el SCADA corporativo, que presenta las siguientes carencias:

• Los datos tienen que ser consultados y escritos en la base de datos de SCADA en tiempo real. Esto impli-
ca, por un lado, que si una estación remota no puede comunicar en un momento determinado provoca la
pérdida del dato y por otro, que no se pueden implementar sistemas de recopilación de datos con envío
diferido.

• Además, por lo anterior, y como norma general, la variable transmite su valor instantáneo, lo que puede ser
poco representativo de la realidad. Implementar otros métodos bajo la premisa del punto anterior, no mejora
sustancialmente este aspecto.

• SCADA escribe en la base de datos y representa los valores obtenidos, aun cuando estos son erróneos, ya
que no posee herramientas para la validación o tratamiento de los datos.

GESTIÓN DE CONSUMOS EN LA RED DE ABASTECIMIENTO APLICANDO LAS TIC. LA EXPERIENCIA DE EMACSA

249
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

• Las alarmas que pueden ser configuradas para cada variable no son adecuadas para la explotación de la
red, ya que se permite configurar un único valor por señal. En el caso de la evolución de caudal, en un deter-
minado punto, se producen variaciones tan significativas que un único límite superior o inferior, no aporta in-
formación relevante.

Como solución a estos problemas, se estudió la implementación de un sistema informático más avanzado, adaptado
a las características de la explotación de la red. Estudiadas las diferentes soluciones que se ofrecían en el mercado,
se optó por el desarrollo propio del mismo que, aunque ralentizaría la disponibilidad del mismo, permitiría obtener
una solución mucho más acorde a las características de la red sectorizada de la ciudad de Córdoba.

Así, en 2011 se firma convenio de investigación entre EMACSA y las universidades de Córdoba y Granada para la
“Incorporación de nuevas tecnologías de procesamiento de datos en la ayuda a la toma de decisiones para la ges-
tión automática de la sectorización de la red de abastecimiento de agua de la ciudad de Córdoba”. Fruto de este
convenio, se desarrolló la aplicación denominada SIRETRAC.

SIRETRAC es un sistema informático integrado con la intranet y con la infraestructura de telecontrol de EMACSA
cuya finalidad es proveer a los expertos de una mejor calidad de las medidas tomadas por los elementos telecontro-
lados con el objetivo, a su vez, de realizar un completo estudio y supervisión del funcionamiento de la sectorización
de la red de abastecimiento de agua de Córdoba.

El sistema SIRETRAC se divide en dos subsistemas, encargándose uno de ellos de la mejora de la calidad de las
medidas y, el otro, de facilitar las herramientas necesarias para realizar una supervisión y estudio del funcionamien-
to de la sectorización.

El subsistema ERV no posee interfaz gráfica con la que interactuar con el usuario final, ya que es un proceso auto-
mático y programado para ejecutarse cada media noche. La finalidad de este subsistema es, extraer todas las me-
didas de las señales registradas en el sistema; realizar una normalización de las mismas (en tramos de diez minu-
tos); reconstruirlas mediante diferentes procedimientos; y finalmente validarlas. Para realizar las labores de
reconstrucción y validación se hace uso de datos históricos. Por último, este subsistema es el encargado de alma-
cenar los registros de actividad (logs) y los diferentes eventos. Los eventos son medidas que no pueden ser valida-
das mediante el procedimiento automático, por lo tanto, deberían ser validadas por el supervisor en el subsistema
de Gestión.

El subsistema de Gestión es un sistema web cuya interfaz gráfica permite al usuario final hacer uso del sistema
SIRETRAC. Este subsistema ofrece la siguiente funcionalidad:

• Personalización de sectores en tiempo de ejecución.

• Generación de informes:

— Informe diario del sector.

— Informe por franja del sector.

— Informe de consumo del sector.

— Informe diario de las señales.

— Informe de fiabilidad de las señales.

• Supervisión de eventos.

• Listado de registros de actividad (logs).

En 2015, se firma convenio de investigación entre EMACSA y la Universidad de Córdoba para el “Estudio, diseño e
implementación de sistemas avanzados para el control del Agua No Registrada en base a los datos de los contado-
res y de la red de abastecimiento de agua de la ciudad de Córdoba”. Fruto de este convenio, se desarrollaron, tanto
el MDM (meter data management) corporativo, denominado MDMAC, como la aplicación denominada BALHIDRAC
para la realización del seguimiento en tiempo real del balance hídrico de los sectores que componen la red de abas-
tecimiento.

GESTIÓN DE CONSUMOS EN LA RED DE ABASTECIMIENTO APLICANDO LAS TIC. LA EXPERIENCIA DE EMACSA

250
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

MDMAC es el sistema encargado de la gestión de los datos provenientes de consumos. Se divide en dos subsis­
temas:

• CLC2MDM. Encargado de la adquisición automatizada desde los sistemas de telelectura y SCADA, la cual
se ejecuta periódicamente para obtener las lecturas desde diferentes orígenes de datos.

• MDMAC. Encargado de gestionar toda la información de las lecturas, así como proveer los servicios nece-
sarios para la integración con otras aplicaciones y herramientas.

La tecnología utilizada por MDMAC para la comunicación e integración de herramientas con el MDM es WCF (Win-
dows Communication Foundation), un marco de trabajo para la creación de aplicaciones orientadas a servicios.

Con WCF es posible enviar datos como mensajes asincrónicos de un extremo de servicio a otro. Un extremo de
servicio puede formar parte de un servicio disponible continuamente hospedado por IIS, o puede ser un servicio
hospedado en una aplicación. Un extremo puede ser un cliente de un servicio que solicita datos de un extremo de
servicio.

Los mensajes pueden ser tan simples como un carácter o una palabra enviados como XML o JSON, o tan complejos
como un flujo de datos binarios.

Se ha diseñado la arquitectura lo más eficientemente posible, de manera que los microservicios están alojados en
una aplicación (más eficiente que IIS), y el lenguaje de los mensajes enviados es XML tal y como recomienda el
estándar de Microsoft.

El sistema MDMAC está compuesto por dos motores de bases de datos:

• MongoDB. Esta base de datos NoSQL, líder en sistemas Big Data, es la encargada de almacenar toda la
información concerniente a las lecturas.

• SQL Server. La base de datos relacional de Microsoft es la encargada el resto de la información del sistema
(contadores, sectores, alarmas, etc) así como diferentes parámetros de configuración.

BALHIDRAC es el sistema encargado del seguimiento continuo del balance hídrico y del ANR/ANF, el cual debe
permitir:

• Mayor eficiencia económica y técnica.

• Mejor servicio para los clientes.

• El ANR es un indicador útil de la gestión de las redes de abastecimiento.

• Mejorar el control del ANR.

• Seguimiento de curvas de consumo de agua factura y aportada.

• Toma de decisiones.

• Identificación de pérdidas de agua.

• Minimización del ANR.

• Control del ANR por sectores personalizados.

• Planificación de actuaciones sobre la red.

Además de estas herramientas, se están desarrollando aplicaciones móviles de campo que permiten optimizar las
tareas de recogida de datos, en todos los ámbitos, relacionados con la información necesaria para la realización de
balances hídricos.

Actualmente, ya existen implantadas 3 aplicaciones móviles:

• App para lectura de contadores. Que no únicamente se ha creado para la recolección de datos, si no que
realiza un estudio básico, en base a los últimos consumos, que genera un aviso en tiempo real. Además, en-

GESTIÓN DE CONSUMOS EN LA RED DE ABASTECIMIENTO APLICANDO LAS TIC. LA EXPERIENCIA DE EMACSA

251
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

tre otras funcionalidades, geoposiciona la lectura tomada en caso que no existiesen las coordenadas del
contador.

• App para verificación de incidencias de lecturas. Una vez realizado un avanzado estudio de los consumos
producidos, existe la posibilidad de crear una revisión de un suministro, en la que se puede:

— Verificar un consumo, comprobando que no existan incorrecciones en los datos tomados, ya sean
manualmente o vía telelectura.

— Estudiar un exceso de consumo. En este caso, aprovechando la visita al domicilio del suministro, y
en caso de contrastarse el exceso de consumo, se comunica al abonado.

— Estudiar un defecto de consumo. En este caso, se verifica el correcto funcionamiento del contador y
se contrasta el motivo de la reducción del consumo.

La aplicación requiere, para todos los tipos de revisiones, la toma de una serie de fotografías, que permitan
atender al abonado en el servicio de atención al cliente sin necesidad de tener que volver a visitar la instalación.

• App para renovación de contadores. Es fundamental, para la mayor eficacia en la gestión del parque de
contadores, realizar un proceso de renovación de contadores donde: se minimicen los trabajos administrati-
vos, se garantice la integridad de los datos y se tomen todos datos posibles, con objeto de evitar tener que
volver a la instalación. Para ello, la aplicación incorpora:

— La lectura de códigos de barras, QR, ... para la introducción de los códigos de los contadores y mó-
dulos radio, con objeto de minimizar los errores de transcripción.

— La necesidad de realizar una serie de fotografías, tanto del contador levantado como del nuevo ins-
talado.

— La tramitación administrativa automática, con validación por experto, en caso necesario, en conexión
con el ERP, con objeto de minimizar la carga administrativa y los tiempos de sincronización realidad-da-
tos ERP.

Adaptación de RRHH

Todas las herramientas y aplicaciones descritas en este documento, junto con el resto de aplicaciones corporativas
que han evolucionado en la misma línea, han provocado la necesidad de la evolución del activo más importante del
proceso, las personas.

Todos los colectivos pertenecientes a la compañía han cambiado su forma de trabajar: técnicos, administrativos,
operarios, pero, en especial, el colectivo dedicado a la lectura de contadores.

Hasta este momento, el colectivo de los lectores de contadores, había evolucionado relativamente poco. Habían
cambiado los estadillos en papel por libretas electrónicas (PDAs), pero su trabajo, esencialmente, no se había visto
modificado. Eran expertos “tomadores de datos”.

Con la implantación de las herramientas descritas en este documento, y un plan de formación específico, han evo-
lucionado hacia, lo que podríamos denominar, “analistas de datos”.

Esta evolución, ha permitido, por ejemplo, que las personas que componen este colectivo realicen, entre otras:

• Labores de seguimiento e implantación de telelectura, analizando la evolución y consolidación de las zonas,


en función de los datos recibidos diariamente.

• Labores de mantenimiento preventivo y correctivo de la telelectura en fase de explotación.

• Macroanálisis de datos, realizando balances hídricos de sectores o zonas concretas de la red de abasteci-
miento.

• Microanálisis, o análisis de detalle, de los datos de un suministro que permitan identificar una fuga o, datos
anómalos, en general.

GESTIÓN DE CONSUMOS EN LA RED DE ABASTECIMIENTO APLICANDO LAS TIC. LA EXPERIENCIA DE EMACSA

252
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

EL DESPLIEGUE DE INSTRUMENTACIÓN EN LA RED DE ALCANTARILLADO


Con la sectorización y telelectura, se cierra el círculo para la realización de balances hídricos en la red de abasteci-
miento, pero cada vez es más relevante, de la misma forma, cerrar el círculo del ciclo integral del agua, por eso,
EMACSA, desde el año 2015, viene invirtiendo en la instrumentación de la red de alcantarillado.

Los proyectos realizados hasta la fecha no persiguen únicamente medir los caudales circulantes en varios puntos
de la red de alcantarillado, si no que tienen por objeto caracterizar lo que ocurre en la red para detectar y estudiar
los eventos singulares que pudieran producirse en la misma.

CONCLUSIÓN
El abastecimiento a una ciudad es un aspecto más de la vida de la ciudadanía y por tanto es permeable a los cam-
bios que en ella se producen. En la era de las tecnologías de la información y la comunicación, es impensable que
la gestión de un abastecimiento evolucione.

Los cambios, sobre todo ligados a la tecnología, deben permeabilizar sobre las personas para que se desarrollen
con éxito. Son por tanto los activos humanos, la base de cualquier cambio y con ellos sobre los que más se debe
trabajar desde el principio.

CONTACTO
Juan Moral Fernández
Empresa Municipal de Aguas de Córdoba, S.A.
De los Plateros, 1 14006 CÓRDOBA
606 589 437
jmoral@emacsa.es

GESTIÓN DE CONSUMOS EN LA RED DE ABASTECIMIENTO APLICANDO LAS TIC. LA EXPERIENCIA DE EMACSA

253
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

SELECCIÓN DE LA MEJOR TÉCNICA DISPONIBLE


PARA EL CRUCE DE CAUCES POR CONDUCCIONES
HIDRÁULICAS
Sánchez Pérez, Arantxa – Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
García Barcina, Jose María – Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
Diez López, David – Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
Herrera Gómez, Jose Manuel – Saitec, S.A.
Del Real Tuñón, Francisco Javier – Saitec, S.A.
Mateo Urdiales, Joaquín – Saitec, S.A.
De Vega Martínez, María Elena – Saitec, S.A.

SUMARIO
El Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia (CABB) promueve obras de saneamiento y abastecimiento en municipios
consorciados en el Territorio Histórico de Bizkaia.

En los proyectos que incluyen colectores de saneamiento o conducciones de abastecimiento, las obras de cruce de
cursos de agua son, quizá, uno de los aspectos más impactantes sobre el medio ambiente, generando residuos,
vertidos a las aguas, alteración del suelo y la vegetación, e, indirectamente, causando impactos sobre la fauna.

Asimismo, las distintas tecnologías de cruce (hinca dirigida, hinca de escudo cerrado, hinca de camisa metálica y ­zanja)
tienen unos costes económicos muy distintos, de modo que inciden significativamente en el presupuesto de las obras.

La consideración equilibrada de los aspectos económicos y ambientales en el diseño constructivo de las obras de
cruce de cursos de agua no es sencilla.

Con el objetivo de abordar esta problemática, el CABB, en colaboración con SAITEC, ha desarrollado una “Guía
Práctica para la Selección de la Mejor Técnica Disponible para Cruces de Cauces por Conducciones de Saneamien-
to y Abastecimiento”.

En esta guía se establece un proceso para seleccionar las opciones viables de cruce (desde el punto de vista cons-
tructivo y ambiental) y, entre ellas, evaluar su sostenibilidad económica y ambiental.

Adicionalmente se establece la Mejor Técnica Disponible (MTD) para cada una de las técnicas habitualmente utili-
zadas. La definición constructiva de la MTD se refiere a la estandarización de la forma de ejecución de cada uno de
los sistemas constructivos para que sea respetuosa con el medio ambiente, y que económicamente tenga un coste
razonable.

PALABRAS CLAVE
Sostenibilidad, conducciones enterradas, impacto ambiental, cauces.

INTRODUCCIÓN
Muchas de las obras que proyecta y ejecuta el CABB, como el resto de operadores del ciclo integral del agua, dis-
curren próximas a cursos de agua que, muy frecuentemente, es necesario cruzar. La mayor parte de este tipo de

SELECCIÓN DE LA MEJOR TÉCNICA DISPONIBLE PARA EL CRUCE DE CAUCES POR CONDUCCIONES HIDRÁULICAS

254
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

obras están sujetas a diversas autorizaciones que deben ser emitidas por administraciones con competencias am-
bientales. Es también frecuente que dichas administraciones impongan en sus autorizaciones la ejecución de cual-
quier cruce de río (independientemente de sus características) mediante técnicas de hinca. Si bien estas técnicas
pueden ser en algunos casos las más adecuadas desde un punto de vista ambiental, e incluso ser las únicas opcio-
nes viables, se ha de tener en cuenta que su ejecución no es en absoluto inocua para el medio ambiente y, desde
luego, son las técnicas de cruce más gravosas desde el punto de vista económico.

Por lo tanto, la decisión sobre la técnica constructiva a aplicar en un cruce de río no debe tomarse arbitrariamente.
Al contrario, debe ser fruto de un análisis en el que se tengan en cuenta, tanto los factores ambientales, como los
técnicos y los económicos.

Con el fin de orientar al proyectista en la toma de decisiones respecto a la técnica a emplear en los cruces de cursos
de agua, se ha desarrollado una guía metodológica que pretende ser una herramienta en la que se establecen los
pasos para seleccionar y diseñar, en fase de proyecto, la MTD para realizar cruces de cauce por conducciones y
colectores.

La MTD es la manera ambientalmente más respetuosa de llevar a cabo una actividad, teniendo en cuenta que su
coste esté dentro de unos límites razonables.

Aunque este concepto se aplica principalmente al ámbito industrial, que no está sujeto a la misma lógica que las
actividades de gestión de obras públicas, es posible adaptar este concepto a los procesos constructivos de cruces
de cursos de agua.

El proceso que se propone, por tanto, permite la selección y diseño de la MTD considerando criterios constructivos,
ambientales y económicos.

La Guía orienta al proyectista para, en primer lugar, comprobar la viabilidad constructiva y ambiental de las opciones
de cruce y, posteriormente, evaluar cuantitativamente la sostenibilidad económica y ambiental de esas opciones
viables, lo que permite ordenar las opciones de acuerdo con su sostenibilidad.

Para esta cuantificación se ha definido un indicador denominado “indicador de sostenibilidad”, que integra en su
fórmula tanto el coste económico, como el impacto ambiental de cada una de las opciones viables.

METODOLOGÍA
La elaboración de la Guía se estructuró en los siguientes bloques de trabajo:

1. Estudios preliminares.

2. Definición constructiva de la MTD.

3. Definición del proceso de selección de la MTD.

Estudios preliminares

Inicialmente se recopiló y analizó toda la información posible de cruces de cauces enterrados ejecutados o en eje-
cución por el CABB. Con la información obtenida se estudió de manera profunda cada una de las técnicas utilizadas,
siendo éstas:

• Zanja a cielo abierto —con ataguía central y con ataguía lateral—.

• Hinca dirigida.

• Hinca de camisa metálica.

• Hinca de escudo cerrado o micro-túnel.

La aproximación a las técnicas de ejecución permitió analizar otros aspectos como los costes de ejecución, los im-
pactos ambientales significativos, las medidas de integración ambiental habitualmente aplicadas, y su eficiencia.

SELECCIÓN DE LA MEJOR TÉCNICA DISPONIBLE PARA EL CRUCE DE CAUCES POR CONDUCCIONES HIDRÁULICAS

255
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Asimismo, se recopiló información de las autorizaciones emitidas por parte de las administraciones ambientales al
respecto de los cruces de cauces, estudiándose los condicionados impuestos para la ejecución de este tipo de
obras. Complementariamente, se analizaron las obligaciones legales a tener en cuenta en el diseño y ejecución de
estas actuaciones.

En el contexto del Territorio Histórico de Bizkaia, se realizó un estudio de las sensibilidades naturalísticas más rele-
vantes que pueden verse afectadas por estas obras, tales como especies de fauna y flora amenazada, hábitats de
interés comunitario, espacios protegidos... Especial mención debe hacerse del análisis de algunas de las especies
más amenazadas en Bizkaia, ligadas a los cursos de agua: el visón europeo, el cangrejo autóctono, el pez espinoso,
y determinadas especies de flora.

Con estos estudios preliminares se ha podido dibujar la problemática real, tanto a nivel ambiental como constructivo,
de los cruces de cursos de agua.

Sintéticamente, pueden resumirse los trabajos previos en los siguientes capítulos:

• Diseño y construcción actual de las distintas técnicas de cruce de cauce.

• Impactos ambientales de los cruces de cauce.

• Análisis de los costes económicos de las distintas técnicas de cruce de cauce.

• Análisis de los impactos ambientales de las distintas técnicas de cruce de cauce.

• Condiciones impuestas por las administraciones con competencias ambientales y la legislación ambiental.

• Estudio de especies amenazadas: visón europeo, cangrejo autóctono, pez espinoso, y determinadas espe-
cies de flora.

Definición constructiva de la MTD

Parte de los trabajos consistieron en la redefinición y estandarización de cada uno de los sistemas constructivos, con
el objeto de controlar y reducir la intensidad de los impactos ambientales más significativos.

Esta redefinición implica la descripción, apoyada con esquemas, de las fases durante la construcción, de la aplica-
ción de tecnologías disponibles que permiten reducir el impacto, limitación de tiempos de ejecución, condiciones de
diseño y obligación de aplicar determinadas medidas preventivas y correctoras para control de los principales impac-
tos ambientales de cada una de las técnicas.

Algunas medidas descritas están orientadas a:

• Reducir la ocupación al mínimo imprescindible.

• Aplicar medidas tecnológicas que mejoren la eficiencia de la obra y protejan los valores ambientales (ata-
guías hinchables de agua, tratamiento de aguas cargadas de sólidos en suspensión a base de aplicación de
floculantes no contaminantes...).

• Aplicar técnicas de bioingeniería para la restauración de cauces.

Definición del proceso de selección y diseño del cruce de cauce

A la luz de los trabajos preliminares, se estableció un proceso que integra en el diseño constructivo la identificación
de alternativas, la evaluación de la viabilidad constructiva y ambiental, así como los criterios para la valoración de la
sostenibilidad.

Las fases principales de este proceso son las siguientes:

1. Pre-diseño de cruces de cauce.

2. Análisis de la viabilidad constructiva y ambiental de los cruces previstos.

3. Cálculo de índices de sostenibilidad económica y ambiental de los cruces viables.

SELECCIÓN DE LA MEJOR TÉCNICA DISPONIBLE PARA EL CRUCE DE CAUCES POR CONDUCCIONES HIDRÁULICAS

256
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

4. Jerarquización de las opciones viables por orden de sostenibilidad y selección de la opción a desarrollar.

5. Diseño constructivo del cruce seleccionado de acuerdo con la MTD.

Figura 1. Proceso de selección de cruces de cauce.

1.  Pre-diseño de cruces de cauce

En un proyecto u obra de colectores o conducciones de agua en el que sea preciso cruzar la red hidrográfica, el
proyectista puede encontrar diferentes opciones para ello. Estas opciones pueden diferir en el tipo de sistema cons-
tructivo (infraestructura de cruce existente, zanja, hinca helicoidal, microtúnel...) y la localización (punto de cruce en
el caso de zanja, o la posición de las bocas de ataque y salida en el caso de técnicas de hinca).

SELECCIÓN DE LA MEJOR TÉCNICA DISPONIBLE PARA EL CRUCE DE CAUCES POR CONDUCCIONES HIDRÁULICAS

257
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Para mayor eficiencia del proceso de pre-diseño, las opciones de cruce que se definan deben considerar desde el
inicio las condiciones de viabilidad desde el punto de vista de la ingeniería, y desde el punto de vista ambiental.

En primer lugar, se recomienda analizar la coincidencia espacial del trazado preliminar con todos los elementos
ambientales sensibles disponibles en la infraestructura de datos espaciales de la Comunidad Autónoma de que se
trate (áreas de interés especial para especies amenazadas, Red Natura 2000, hábitats de interés comunitario...), de
forma que se descarten desde el inicio del proceso opciones que pueden resultar inviables por razones ambientales.

Para poder avanzar hacia la segunda etapa del proceso, el grado de desarrollo requerido (pre-diseño) de cada una
de las opciones, será el suficiente como para disponer de la siguiente información:

• Localización del cruce de cauce.

• Distancia al cauce de las bocas de entrada y salida (en el caso de hincas).

• Cota de entrada y cota de salida.

• Tipología de sistema constructivo.

• Estimación razonable de la duración de la obra en el cauce.

• Estimación razonable del número de árboles autóctonos que será preciso talar en el entorno del cauce.

• Superficie de ocupación temporal estimada.

• Superficie de ocupación permanente estimada.

• Volumen de hormigón que previsiblemente será utilizado.

• Volumen de tierras excedentes que previsiblemente se generarán.

• Volumen de lodos de excavación.

• Medidas ambientales que condicionan la viabilidad ambiental (en su caso).

• Presupuesto básico de instalación (incluyendo el coste de las medidas ambientales estándar y las que con-
dicionan la viabilidad ambiental).

• Presupuesto anual de mantenimiento.

• Periodo de explotación (vida útil).

2.  Análisis de viabilidad constructiva y ambiental de los cruces previstos

Será responsabilidad del Proyectista determinar, para cada caso en concreto, la viabilidad constructiva de los
distintos sistemas, realizando las consultas que considere pertinentes a los distintos profesionales. Las conclusiones
deberán documentarse en el correspondiente Informe de Viabilidad Constructiva (I1 en la figura 1).

Para ello, deberá tener en consideración las limitaciones propias de cada sistema, los condicionantes específicos
del punto de cruce (disponibilidad de espacio, tipo de terreno, inundabilidad, disponibilidad de accesos para maqui-
naria pesada —como por ejemplo tablestacadoras, apantalladoras, maquinaria propia de la hinca...—), etc.

En el correspondiente apartado de la Guía se proporcionan, a modo orientativo, unas directrices sobre la aplicabili-
dad de las distintas técnicas de cruce en función de los siguientes factores:

• Características de la conducción a instalar.

• Características del cauce.

• Tipología del terreno a atravesar.

Por otro lado, respecto a la viabilidad ambiental, la ejecución de los cruces de cauce genera impactos sobre ele-
mentos sensibles presentes en el medio. El criterio de viabilidad ambiental que se propone aplicar se basa en la
valoración de impactos y la posibilidad de adoptar medidas de integración o compensación ambiental.

SELECCIÓN DE LA MEJOR TÉCNICA DISPONIBLE PARA EL CRUCE DE CAUCES POR CONDUCCIONES HIDRÁULICAS

258
XXXV Congreso. Valencia, Marzo de 2019

Se adopta el criterio de que un sistema constructivo es inviable si genera algún impacto crítico sobre algún elemen-
to del medio natural. En caso de no ser así, se considera que el sistema es, a priori, viable ambientalmente.

Cabe distinguir un sistema viable condicionado, que es aquel que producirá un impacto severo, y por tanto requie-
re de determinadas actuaciones de integración o compensación ambiental como condición previa a su ejecución.

Es difícil establecer criterios objetivos para determinar los impactos crít