Está en la página 1de 6

SEÑORES

NUEVA EPS
EMPRESA PROMOTORA DE SERVICIOS DE SALUD
Barranquilla – atlántico

Asunto: Derecho de Petición.

OMAR MARTINEZ ARIZA, identificado como aparece al pie de mi firma, mayor de edad,
residente y domiciliado en este municipio, por medio del presente escrito, invocando el
Derecho de Petición consagrado en el Artículo 23 de la Carta Política y Artículos 5 y ss. Del
Código Contencioso Administrativo, solicito respetuosamente en calidad de cotizante de la
EPS NUEVA, lo siguiente:
SOLICITUD
Teniendo en cuenta el portafolio de servicios de la EPS NUEVA, solicito:
1. Se autorice la realización del tratamiento de HEMODIÁLISIS, que está recibiendo
mi esposa, beneficiaria, OLARIS ELVIRA GALLARDO GOENAGA, identificada con la
C.C. No 22.453.350 de Baranoa, que le fue ordenada para ser realizada en la ciudad
de Barranquilla, en la Clínica Reina Catalina sede situada en el municipio de
Baranoa (Atlántico) por ser este municipio el domicilio mío y de mi esposa.
2. En caso de no aprobarse lo anterior, de manera subsidiaria solicito lo siguiente:
2.1. Se realice el tratamiento de HEMODIALISIS, que se le debe practicar a mi
esposa señora OLARIS ELVIRA GALLADO GOENAGA, en la E.S.E. Hospital San
Rafael, del Municipio de Sabanalarga (Atlántico)
2.2. Sea que se nieguen las dos peticiones anteriores o se conceda el traslado de
la realización del tratamiento a la ESE San Rafael de Sabanalarga, solicito en
todo caso que la EPS se haga cargo del traslado de mi esposa OLARIS ELVIRA
GALLARDO GOENAGA, de nuestro lugar de residencia en el municipio de
Baranoa al lugar donde la EPS autorice la realización del tratamiento.
Lo anterior soportado en la ley 100 de 1993 Sistema de Seguridad Social en Colombia, Ley
1122 de 2007 - artículos 16 y artículo 23; Ley 1438 de 2011 –artículos 53 y 121; artículo 10
Decreto 1757 del 3 de agosto de 1994; Decreto 1616 de 1995, entre otros.
HECHOS
Esta solicitud se encuentra fundamentada en los siguientes hechos:
1. Soy cotizante en la NUEVA EPS, y tengo como beneficiaria a mi esposa OLARIS
ELVIRA GALLARDO GOENAGA.
2. Soy pensionado con una pensión que no supera los dos salarios mínimos legales
mensuales vigentes.
3. Vivo con mi esposa y soy el sostén de la familia.
4. Actualmente me encuentro al día en el pago de las cotizaciones.
5. Ambos residimos en la carrera 18 No 13 – 30 de la ciudad de Baranoa.
6. Desde hace varios años mi señora ha estado siendo atendida por la EPS por
insuficiencia renal.
7. Ella recibió tratamiento para esta dolencia, sin embargo, el único tratamiento
viable es la realización de hemodiálisis.
8. Esta hemodiálisis se está realizando en el lugar señalado por la EPS en la calle 47
con carrera 16 de la ciudad de Barranquilla.
9. En razón de la edad que tenemos y el estado en que mi esposa termina la
realización de cada hemodiálisis, es necesario contratar un automóvil para
transportarla el día en que se realiza el tratamiento. Hasta el momento me he
gastado más DOSCIENTOS MIL PESOS ($200.000,oo) en transporte por las razones
ya señaladas, teniendo en cuenta que actualmente se está realizando hemodiálisis
cada 3 días, es decir 3 veces a la semana, al mes se genera un gasto que supera el
millón de pesos.
10. En el municipio de Baranoa la Clínica Reina Catalina, tiene centro de Hemodiálisis
donde podría perfectamente adelantarse el tratamiento.
11. De igual manera la ESE San Rafael del Municipio de Sabanalarga tiene centro de
Hemodiálisis.
12. En las posibilidades señaladas en los numerales 10 y 11 se encuentran mucho más
cerca de nuestro lugar de residencia.
FUNDAMENTO DE HECHO Y DE DERECHO
Sobre el presente tema la Corte Constitucional ha señalado:
El servicio de transporte no es catalogado como una prestación médica en sí. No
obstante, se ha considerado por la jurisprudencia constitucional y, actualmente, por
el ordenamiento jurídico, como un medio que permite el acceso a los servicios de
salud, pues, en ocasiones, de no contar con el traslado para recibir lo requerido,
conforme con el tratamiento médico establecido, se impide la materialización de la
mencionada garantía fundamental.1
Así, la Resolución 5521 de 2013, “por medio de la cual se define, aclara y actualiza
integralmente el Plan Obligatorio de Salud”, establece que se procede a cubrir el
traslado acuático, aéreo y terrestre de los pacientes, cuando se presenten patologías
de urgencia o el servicio requerido no pueda ser prestado por la IPS del lugar donde
el afiliado debería recibir el servicio, incluyendo a su vez el transporte para atención
domiciliaria (artículo 124). Por lo tanto, en principio, son estos eventos los que deben
1
A respecto ver Sentencia T-760 de 2008 y T-352 de 2010, entre otras.
ser cubiertos por las EPS.
No obstante, esta Corporación ha sostenido, como se observó en párrafos anteriores
y lo ha reiterado en sus pronunciamientos, que el servicio de salud debe ser prestado
de manera oportuna y eficiente, libre de barreras u obstáculos de acceso, por tanto
en aquellos casos en que el paciente requiera un traslado que no esté contemplado
en la citada Resolución y tanto él como sus familiares cercanos carezcan de recursos
económicos necesarios para sufragarlo, es la EPS la llamada a cubrir el servicio, en la
medida en que, de no hacerlo, se pueden generar graves perjuicios en relación con la
garantía del derecho fundamental a la salud.
Ante estos eventos, la jurisprudencia constitucional ha señalado que al juez de tutela
le compete entrar a analizar la situación fáctica que se le presenta, pues se deben
acreditar las reglas establecidas por este Tribunal como requisito para amparar el
derecho y trasladar la obligación a la EPS de asumir los gastos derivados del servicio
de transporte2, a saber:
(…) que (i) ni el paciente ni sus familiares cercanos tienen los recursos económicos
suficientes para pagar el valor del traslado y (ii) de no efectuarse la remisión se
pone en riesgo la vida, la integridad física o el estado de salud del usuario. 3
Ahora bien, en cuanto a la capacidad económica del afiliado esta Corte ha señalado
que cuando este afirma que no cuenta con los recursos necesarios para asumir los
servicios solicitados, lo cual puede ser comprobado por cualquier medio, incluyendo
los testimonios, se invierte la carga de la prueba. Por consiguiente, es la EPS la que
debe entrar a desvirtuar tal situación, en la medida en que cuenta con las
herramientas para determinar si es verdadera o no.4
Por otro lado, relacionado también con el tema del transporte, se encuentra que
pueden presentarse casos en que el paciente necesita de alguien que lo acompañe a
recibir el servicio, como es el caso de las personas de edad avanzada, de los niños y
niñas, o que el tratamiento requerido causa un gran impacto en la condición de
salud de la persona. En ese orden, “si se comprueba que el paciente es totalmente
dependiente de un tercero para su desplazamiento y que requiere de “atención
permanente para garantizar su integridad física y el ejercicio adecuado de sus
labores cotidianas”5 (iii) ni él ni su núcleo familiar cuenten con los recursos
suficientes para financiar el traslado6 la EPS adquiere la obligación de sufragar
también los gastos de traslado del acompañante.
Así las cosas, si bien el ordenamiento prevé los casos en los cuales el servicio de
transporte se encuentra cubierto por el POS, existen otros eventos en los que, pese a
encontrarse excluidos, el traslado se torna de vital importancia para poder
garantizar la salud de la persona, por consiguiente, el juez de tutela debe analizar la
2
Sentencia T-039 de 2013.
3
Sentencia T-154 de 2014.
4
Ver Sentencia T-048 de 2012, entre otras.
5
Sentencia T-154 de 2014.
6
Sentencia T-459 de 2007
situación particular, a fin de evidenciar si ante la carencia de recursos económicos
tanto del afectado, como de su familia, sumado a la urgencia de la solicitud, es
obligatorio para la EPS cubrir los gastos que se deriven de dicho traslado, en aras de
evitar imponer barreras u obstáculos a la garantía efectiva y oportuna del derecho
fundamental a la salud7
Por su parte la Supersalud, ha señalado:
El Sistema General de Seguridad Social en Salud es reglado, en consecuencia los
actores que en él intervienen, como es el caso de las Empresas Promotoras de Salud
– EPS -, deben dar cabal cumplimento a la normatividad vigente que regula el tema.
En ese sentido, la Resolución 5592 de 2015, “Por la cual se actualiza integralmente el
Plan de Beneficios en Salud con cargo a la Unidad de Pago por Capitación-UPC del
Sistema General de Seguridad Social en Salud —SGSSS y se dictan otras
disposiciones”, definió en su artículo 2° el Plan de Beneficios, con cargo a la UPC,
como aquel conjunto de servicios y tecnologías descritas en éste, y que se constituye
en uno de los mecanismos para la protección del derecho fundamental a la salud,
para que las EPS o las entidades que hagan sus veces, garanticen el acceso a los
servicios y tecnologías en las condiciones previstas en dicha resolución.
Igualmente, el artículo 3 de la norma ibídem, definió los principios generales para la
aplicación del plan de beneficios con cargo a la UPC, entre los cuales se encuentra el
principio de integralidad, que se encuentra definido, así:
“ARTÍCULO 3o. PRINCIPIOS GENERALES PARA LA APLICACIÓN DEL PLAN DE
BENEFICIOS EN SALUD CON CARGO A LA UPC. Los principios generales para la
aplicación del Plan de Beneficios en Salud con cargo a la UPC, son:
1. Integralidad. Toda tecnología en salud contenida en el Plan de Beneficios en
Salud con cargo a la UPC para la promoción de la salud, prevención, diagnóstico,
tratamiento, rehabilitación y paliación de la enfermedad, debe incluir lo necesario
para su realización de tal forma que se cumpla la finalidad del servicio, según lo
prescrito por el profesional tratante.
(…)”
Así pues, se evidencia que el contenido de la resolución en mención, está
encaminado a la protección del derecho a la salud de los ciudadanos, y a la
realización de los fines de la misma, sin barreras para el acceso a la prestación de los
servicios de salud, y sin dilaciones en la atención.
Ahora bien, respecto del transporte de pacientes, el artículo 127 de la
plurimencionada resolución, estableció lo siguiente:
“ARTÍCULO 127. TRANSPORTE DEL PACIENTE AMBULATORIO. El servicio de
transporte en un medio diferente a la ambulancia, para acceder a una atención
incluida en el Plan de Beneficios en Salud con cargo a la UPC, no disponible en el
lugar de residencia del afiliado, será cubierto en los municipios o corregimientos
7
Sentencia T 148 de 2016.
con cargo a la prima adicional para zona especial por dispersión geográfica.
PARÁGRAFO. Las EPS o las entidades que hagan sus veces igualmente deberán
pagar el transporte del paciente ambulatorio cuando el usuario debe trasladarse
a un municipio distinto a su residencia para recibir los servicios mencionados en el
artículo 10 de este acto administrativo, cuando existiendo estos en su municipio
de residencia la EPS o la entidad que haga sus veces no los hubiere tenido en
cuenta para la conformación de su red de servicios. Esto aplica
independientemente de si en el municipio la EPS o la entidad que haga sus veces
recibe o no una UPC diferencial.” (Subrayado fuera de texto)
De acuerdo con lo anterior, i) el transporte de un paciente ambulatorio para acceder
a una atención incluida en el POS no disponible en su lugar de residencia y ii) el
transporte de un paciente ambulatorio cuando debe trasladarse a un municipio
distinto a su residencia para recibir los servicios catalogados como la puerta de
entrada al sistema, esto es, urgencias o consulta médica u odontológica general; se
encuentran dentro de las coberturas que las EPS están en la obligación de proveer a
sus afiliados.
Teniendo en cuenta todo lo dispuesto por la Resolución 5592 de 2015, aplicable para
el caso en particular, se puede concluir que la EPS está en la obligación de cubrir con
los gastos por concepto de transporte del paciente ambulatorio, exclusivamente,
pero nada estipuló sobre algún tipo de reconocimiento en dinero por concepto de
transporte o estadía para su acompañante.8
Considero pertinente recordar que en aquellos casos de enfermedad de alto costo en los
que se soliciten medicamentos no incluidos en el POS, corresponde a las EPS, de manera
inmediata y sin más trámite, ponerla a consideración del respectivo Comité Técnico
Científico. Para garantizar el cumplimiento de esta responsabilidad, la misma disposición
señala que si la EPS no estudia oportunamente tales solicitudes ni las tramita ante el
respectivo Comité y se obliga a la prestación correspondiente mediante acción de tutela,
los costos serán cubiertos, por partes iguales, entre la EPS responsable del incumplimiento
y el Fosyga. Adicionalmente señalo que es evidente que el procedimiento médico de
diálisis, es una afección que impacta gravemente la salud, que pone en peligro la vida y
que hace que quien las padece requiera de cuidados extremos para mantener una vida
digna. Es una enfermedad que requiere de atención y tratamiento no solo en lo que se
refiere a la atención médica, sino además en lo que implica el mantenimiento de
condiciones dignas para quien las padece, con el fin de que puedan sobrevivir en la mejor
situación posible.
Por lo anteriormente expuesto solicito se dé trámite a la solicitud antes enunciada, por
cuanto reitero es un derecho que me asiste.
NOTIFICACIONES
Puedo ser notificado en la carrera 18 No 13 – 30 de Baranoa o en el correo electrónico
carlosalbertomarti@gmail.com.
8
Concepto 1-2016-053512 de Supersalud.
Agradezco de antemano su atención, en espera de una respuesta positiva.

Atentamente,

OMAR RAFAEL MARTINEZ ARIZA


Cédula de Ciudadanía Nº

c.c. Superintendencia Nacional de Salud