Está en la página 1de 28

TEMA 3: TEODOLITO

GENERALIDADES

Todos los trabajos de campo necesarios para llevar a cabo un levantamiento topográfico clásico
consisten, en esencia, en la medida de ángulos y en la medida de distancias.
Para medir ángulos se utilizar diversos instrumentos topográficos conocidos con el nombre
genérico de goniómetro que a su vez permite, también medir distancias por métodos indirectos.
Los goniómetros los podemos clasificar como:
- Acimutales: son los que nos permiten medir direcciones horizontales.
- Eclímetros: son los que nos permiten medir direcciones verticales.
- Teodolitos: son los que nos permiten medir ángulos o direcciones horizontales y verticales.
El teodolito es un instrumento utilizado en la mayoría de las operaciones que se realizan en los
trabajos topográficos. Directa o indirectamente, con el teodolito se pueden medir ángulos
horizontales, ángulos verticales, distancias y desniveles.
El teodolito es el más perfeccionado aparato destinado a medir direcciones horizontales y
verticales, habiendo sufrido grandes mejoras desde que fue construido el primero en 1787 (según
algunos autores), hasta nuestros días. Es sin embargo el Dr. Henri Wild (1877-1951 Suiza), quien
avanzó en la modernización de los teodolitos y construye los Teodolitos Ópticos, llamados así por
estar armados con limbos de cristal y complicados sistemas de lentes y prismas para facilitar las
lecturas.
TEODOLITO - DESCRIPCIÓN DE LAS PARTES QUE LO COMPONEN

Hay distintos modelos y características de teodolitos, pero en todos los modelos sus partes
fundamentales son: el soporte, la base, un círculo graduado fijo horizontal y el aparato de
puntería.

SOPORTE: Está compuesto por el trípode con su correspondiente tornillo o dispositivo de fijación.
El trípode proporciona un adecuado apoyo al instrumento, debe ser firme y estable, pero al mismo
tiempo debe ser liviano. Las tres patas del trípode son extensibles, donde en cada pata, la mitad
inferior se desliza en el interior de la otra mitad. Las patas terminan en punteras de hierro con un
estribo que permite apoyar el pie para enterrarlas en el suelo

Universidad Nacional de San Juan, Facultad de Ingeniería, Departamento de Ingeniería en Agrimensura 1


Documentos de cátedra preparado por Ing. Agrim. Guillermo Bustos
La madera es el material más apropiado para las patas del trípode porque por su bajo coeficiente
de dilatación, proporciona rigidez sin aumentar el peso del trípode. Donde la temperatura es más
constante se usan los trípodes con patas de duraluminio.
El trípode en la parte superior tiene una plataforma llamada platina, ésta es de metal duro
(duraluminio o bronce) y, tiene en el medio una perforación de unos 5 centímetros de diámetros
para facilitar el centrado del teodolito sobre la estaca de la estación en que se ha de medir.

BASE: se une al trípode mediante el correspondiente tornillo de fijación y esta compuesta por una
plataforma de tres brazos cuyos extremos están perforados por las roscas de tres tornillos
llamados tornillos calantes. El teodolito descansa sobre la punta de esos tornillos y por lo tanto
puede ser nivelado con ellos. Es por esta causa que los tornillos calantes reciben el nombre de
tornillos nivelantes.
Forma parte de la base un nivel esférico (cápsula semiesférica) donde la burbuja ocupará el punto
más alto de la cápsula.

CIRCULO GRADUADO HORIZONTAL: También llamado limbo horizontal, es un círculo graduado y


horizontal como una corona circular cuyo contorno está dividido en trazos finos. El limbo
horizontal, en las operaciones de lecturas acimutales, se mantiene fijo.
Nos adelantamos para decir que, también los teodolitos tienen un limbo vertical fijo, es decir, los
teodolitos ópticos están dotados de dos limbos de cristal, con complicados sistemas de lentes y
prismas para facilitar su lectura. Estos anillos de cristal tienen un espesor de varios milímetros,
siendo por ello muy resistentes, y casi imposible su rotura, aún en el caso de caída del teodolito.
Para permitir el paso de la luz necesaria para poder efectuar la lectura de los limbos, los
teodolitos poseen una o dos aberturas (generalmente una abertura). Las mismas están protegidas
Universidad Nacional de San Juan, Facultad de Ingeniería, Departamento de Ingeniería en Agrimensura 2
Documentos de cátedra preparado por Ing. Agrim. Guillermo Bustos
por una cubierta metálica, provista de un espejo interior, que permite dirigir convenientemente los
rayos luminosos.
Las graduaciones de los limbos son obtenidas hoy con gran precisión, y prácticamente pueden
ser consideradas exactas.
Los limbos horizontales se gradúan en 360º sexagesimales, y el sentido de la graduación, visto
desde arriba, es el de la marcha de las agujas del reloj. Los limbos verticales se gradúan en 360º
sexagesimales.
En algunos instrumentos, el 0º se encuentra en el cenit astronómico, y el sentido de la graduación
es el horario (miden ángulos cenitales), es el caso de los teodolitos Wild.
En otros aparatos el cero se encuentra en el nadir astronómico, y el sentido de la graduación es
anti – horario (miden ángulos nadirales), es el caso de los teodolitos Kern.
Las lecturas de ambos limbos se realizan a través de dispositivos llamados micrómetros ópticos
colocados en forma adyacente al anteojo.

APARATO DE PUNTERÍA: En el hueco central de la plataforma que constituye la base, gira un


muñón que sirve de soporte a toda la parte superior del instrumento. Inmediatamente por encima
de este muñón se encuentra una plataforma que se llama alidada que cuenta con un nivel tubular
denominado nivel de alidada. Sobre la alidada van fijos los dos soportes o montantes, cuyos
extremos superiores son cojinetes en forma de Y, en los cuales descansa los extremos de un eje,
llamado eje horizontal H-H. Alrededor de ese eje, gira el anteojo conjuntamente con el disco o
círculo graduado que recibe el nombre de limbo vertical. Los limbos verticales giran solidario con
el anteojo.

MOVIMIENTOS DEL TEODOLITO Y EJES DE GIRO

Los dos movimientos principales del teodolito son:

Universidad Nacional de San Juan, Facultad de Ingeniería, Departamento de Ingeniería en Agrimensura 3


Documentos de cátedra preparado por Ing. Agrim. Guillermo Bustos
- El giro de la alidada alrededor de un eje llamado eje vertical o principal V-V
- El giro solidario del anteojo y del limbo vertical alrededor del eje horizontal o secundario H-
H
Estos dos movimientos nos permiten hacer puntería sobre un mismo punto en dos posiciones del
anteojo. Cuando el círculo vertical está a la izquierda del anteojo CI, se dice que el teodolito está
en primera posición (posición I). Cuando el círculo vertical está a la derecha del anteojo CD, se
dice que el teodolito está en segunda posición (posición II).
La operación de bisectar un punto en las dos posiciones, recibe el nombre de vuelta campana, o
sea: giro de 180º de la alidada y volteo del anteojo.
Eje de colimación C-C definido por la recta que determinan el centro óptico del objetivo y el
centro de la cruz del retículo, es coincidente con el eje óptico (recta que une el centro óptico del
objetivo y el centro óptico del ocular, es la dirección según la cual un rayo de luz no experimenta
desviación al atravesar una lente).
Es decir, el teodolito tiene tres ejes fundamentales: el V-V; H-H y el C-C
TORNILLOS - SISTEMA DE FIJACIÓN DE LOS MOVIMIENTOS

Los teodolitos disponen de los siguientes elementos de fijación:


• Un tornillo de grandes movimientos horizontales, y su tornillo complementario de pequeños
movimientos, que permite o impide el movimiento de la alidada alrededor del eje vertical
del instrumento, pero dejando el limbo horizontal fijo a la base.
• Un tornillo de grandes movimientos verticales, y su complementario de pequeños
movimientos, que permite o impide la rotación solidaria del anteojo y del limbo vertical,
alrededor del eje horizontal.
• Algunos teodolitos, además tienen un tornillo de grandes movimientos, y su
complementario de pequeños movimientos, que permite o impide la rotación del conjunto
limbo horizontal–alidada. Es decir, aflojando este tornillo, todo el teodolito gira alrededor
del eje vertical. Los tornillos del conjunto limbo–alidada poseen cabezas hexagonales, a
diferencia del resto de los tornillos de fijación que son circulares, con el objeto de que
puedan ser diferenciados al tacto para evitar errores de operación.

Universidad Nacional de San Juan, Facultad de Ingeniería, Departamento de Ingeniería en Agrimensura 4


Documentos de cátedra preparado por Ing. Agrim. Guillermo Bustos
Los tornillos de grandes movimientos son elementos de ajuste, y por lo tanto actúan en forma
radial. Ajustándolos suavemente fijan el elemento en una dirección aproximada. Los tornillos de
pequeños movimientos, llamados también de aproximación, actúan generalmente en forma
tangencial al movimiento que controlan. Únicamente funcionan cuando los tornillos de grandes
movimientos están apretados pues actúan en forma combinada con éstos.
ELEMENTOS DE HORIZONTALIZACIÓN - NIVELES

Es imprescindible situar vertical el eje principal V-V con la mayor exactitud posible.
Por ello, todos los teodolitos disponen de tres tornillos nivelantes o calantes que moviéndolos
permiten inclinar todo el instrumento. Independientemente de esto, y por la importancia que tiene
verticalizar el eje principal V-V, se emplean los niveles. El teodolito para su horizontalización
posee dos niveles; el tubular que se encuentra en la alidada (también llamado nivel de burbuja) y
el esférico. El nivel de burbuja se define como: una ampolla de vidrio de forma tórica (resorte
doblado) casi llena de un líquido volátil, formando el espacio resultante una pequeña burbuja de
aire que ocupará siempre la parte más alta del tubo de vidrio.
Surge de esto un cuarto eje del teodolito, un eje imaginario llamado eje de nivel N-N que se define
como la recta tangente a la burbuja en su parte media, por lo tanto este eje será horizontal
cuando la burbuja esté calada.
Actuando sobre dos tornillos calantes hasta situar la burbuja de aire entre los dos trazos centrales
marcados sobre la ampolla se habrá conseguido que una recta de la base del aparato sea
horizontal y paralela al eje NN. A esta operación se denomina calar la burbuja. Cuando la burbuja
esta calada, el eje del nivel es tangente en el centro de la burbuja.

El nivel va protegido por una caja metálica [A] y se fija a la base del instrumento mediante una
articulación [B] y un tornillo de corrección [C].
La parte superior de un nivel tórico viene dividida generalmente por trazos de 2 mm de amplitud.
La sensibilidad del nivel S se define como el ángulo central en segundos que subtiende el arco
correspondiente a una división.
Para el cálculo de S expresado en segundos se emplea la siguiente ecuación:
Universidad Nacional de San Juan, Facultad de Ingeniería, Departamento de Ingeniería en Agrimensura 5
Documentos de cátedra preparado por Ing. Agrim. Guillermo Bustos
d
S´´ = α = . 206265"
R
El valor de d esta normalizado universalmente como se dijo a 2 milímetros, y el ángulo α oscila
entre 1 minuto y 20 segundos en instrumentos usuales.
Por encima del minuto de sensibilidad estacionar el teodolito adolece de poca precisión. Por
debajo de 20 segundos mucha dificultad para calar la burbuja y ésta se mueve con solo caminar
alrededor del trípode.
Loa niveles esféricos se usan para una primera nivelación aproximada de la plataforma (alidada),
y son mucho menos precisos que los tóricos, con una sensibilidad α que varía,
aproximadamente, entre 3 minutos y 6 minutos.
El estudio de estos niveles, como el uso del nivel de coincidencia, lo veremos con más detalle
cuando analicemos el tema 6- Altimetría.
EL ANTEOJO

En 1609, Galileo Galilei construyó el primer anteojo y fue confeccionado con una lente
convergente como objetivo y una lente divergente como ocular que desempeña la función de una
fuerte lupa. De esta forma, se pueden ver distintos y aumentados los objetos lejanos. Ambas
lentes están montadas en los extremos de dos tubos metálicos denominados tubo objetivo y tubo
ocular.
Los anteojos de los teodolitos pueden ser clasificados en astronómicos y terrestres.
El anteojo astronómico consta de dos lentes convergentes, montadas en un tubo formando un
sistema óptico centrado con la facultad de poder variarse la distancia entre dichas lentes. La
primera de éstas se denomina objetivo (enfrenta al objeto visado) y la segunda ocular (a la que
se acerca nuestro ojo).
El objetivo da una imagen real e invertida del objeto. A su vez el ocular, que funciona como una
lupa, proporciona de dicha imagen (que es pequeña) otra mayor, virtual y directa. De allí que en
definitiva el operador observe imágenes invertidas, aunque en la actualidad los instrumentos
poseen una lente intermedia que proporciona imágenes directas (anteojo terrestre).

En los anteojos topográficos se distingue el retículo que es una lámina de cristal sobre la cual van
grabados un trazo vertical y un trazo horizontal.

Universidad Nacional de San Juan, Facultad de Ingeniería, Departamento de Ingeniería en Agrimensura 6


Documentos de cátedra preparado por Ing. Agrim. Guillermo Bustos
El punto de intersección de los dos trazos recibe el nombre de centro del retículo, y define con el
centro óptico del objetivo, el eje de colimación del anteojo CC (también llamado eje de puntería).
La mitad inferior del trazo vertical está generalmente formada por un doble trazo, lo que permite
una más exacta bisección de señales gruesas o alejadas.
Además los retículos llevan unos trazos horizontales pequeños denominados trazos
estadimétricos, este anteojo recibe el nombre de anteojo distanciométrico y que sirven para la
medición indirecta de distancias, como veremos en Tema 5.
Antes de empezar las mediciones, los trazos del retículo se deben poner bien nítidos y negros
para el ojo del observador. Ello se logra apuntando preferentemente al cielo y corriendo hacia
delante o hacia atrás el anillo del ocular (lupa). Una vez regulado dicho anillo, se conservar su
posición, ya que es constante para cada observador.
Para conseguir la nitidez de la imagen del punto visado, se utiliza una lente divergente o de
enfoque que se encuentra en el interior del anteojo. Esta lente se desplaza con la ayuda del anillo
de enfoque, hasta que la imagen se vea nítida en el plano focal del retículo. Al mover ligeramente
la cabeza, el retículo y la imagen no deben desplazarse uno con respecto al otro (ver error de
paralaje).
Uno de los parámetros principales de los anteojos es el aumento A que se define como la relación
que existe entre el tamaño del objeto y el tamaño de su imagen. Esta relación ofrece un
procedimiento de cálculo de A cuando no se conocen las respectivas distancias focales de las
lentes.
DISTINTOS MODELOS DE TEODOLITOS Y SISTEMAS DE LECTURAS ANGULARES,
CARACTERÍSTICAS.

No todos los teodolitos tienen el par de tornillos que mueven el conjunto limbo–alidada.
A los teodolitos que no lo poseen, de la marca Kern, se los denomina reiteradores (con un solo
eje vertical). Debido a esto, en los teodolitos reiteradores no es posible mover en forma solidaria
el conjunto limbo–alidada. En este caso, si se desea colimar un punto con una lectura prefijada,
primero se deberá bisectar el punto y luego se colocará la lectura correspondiente. Esto se logra
cambiando la posición del limbo horizontal, pero sin mover la alidada. Los teodolitos reiteradores
poseen un tornillo especial que permite realizar dicha operación.
A los teodolitos que si poseen el par de tornillos que mueven el conjunto limbo–alidada, se los
denomina teodolitos repetidores (con dos ejes verticales coincidentes). Los teodolitos marca Wild
son repetidores. Los teodolitos que vamos a ver durante el curso reciben el nombre de Teodolitos
Céntricos, llamados así por que por construcción los tres ejes V-V, H-H y C-C se cortan en un
punto llamado centro del teodolito O.
MICRÓMETROS ÓPTICOS: Decíamos que las lecturas de ambos limbos se realizan a través de
dispositivos llamados micrómetros ópticos colocados en forma adyacente al anteojo principal. La
denominación de teodolitos de lectura óptica obedece a que se observa, la imagen del sector del
limbo considerado y el índice de lectura por medio de un sistema óptico apropiado, en un
pequeño anteojo denominado microscopio de lectura.

Universidad Nacional de San Juan, Facultad de Ingeniería, Departamento de Ingeniería en Agrimensura 7


Documentos de cátedra preparado por Ing. Agrim. Guillermo Bustos
Mediante este microscopio de lectura vemos superpuesta una escala sobre la correspondiente
lectura del limbo. Ambas debidamente aumentadas por el microscopio ofrecen la facilidad de
lectura que indica la figura.

Se utiliza un mismo microscopio para leer tanto el limbo horizontal (o azimutal) como el limbo
vertical.
El valor de la fracción de la menor división del limbo, determinado por la posición del índice, se
efectúa mediante el micrómetro óptico.
El sistema de lecturas con micrómetros ópticos se basa en el desplazamiento de los rayos
luminosos que concurren a formar las imágenes de las divisiones de los limbos, al atravesar una
lámina plana de caras paralelas accionada por un tornillo micrométrico, de tal forma que los
desplazamientos mencionados son proporcionales al giro de la lámina, quedando indicados los
valores angulares correspondiente en una escala adosada a dicho tornillo.
Supongamos que debemos efectuar la lectura correspondiente a una determinada dirección.
Observamos un sector del limbo, y a través de un sistema óptico (no representado en la figura) la
formación de las imágenes de las divisiones del limbo en el campo visual de lecturas, donde se
encuentra el índice. Para completar la lectura es necesario agregar a la división del limbo, en este
caso 11º (lectura gruesa), el intervalo i comprendido entre la misma y el índice de lectura.

De acuerdo a lo expresado la lectura sería de 11º más el intervalo i comprendida entre dicha
división y el índice. Para poder medirlo hacemos girar el tornillo hasta que se produzca la
coincidencia de la imagen correspondiente a la división 11º con el índice; como el desplazamiento
de los rayos luminosos provenientes del sector del limbo considerado es proporcional al giro de la
lámina, se deduce que el valor medido en la escala nos proporciona el valor del intervalo i
Universidad Nacional de San Juan, Facultad de Ingeniería, Departamento de Ingeniería en Agrimensura 8
Documentos de cátedra preparado por Ing. Agrim. Guillermo Bustos
Entonces a la lectura directa 11º se le suma la del micrómetro 21´30´´ nos da como resultado final
11º 21´30´´
En los micrómetros ópticos la imagen de la escala es observada en el campo visual de lectura,
simultáneamente con el limbo y el índice.
A continuación veremos algunos de estos teodolitos y sus sistemas de lecturas angulares.

Universidad Nacional de San Juan, Facultad de Ingeniería, Departamento de Ingeniería en Agrimensura 9


Documentos de cátedra preparado por Ing. Agrim. Guillermo Bustos
OPERACIONES PARA ESTACIONAR UN TEODOLITO, CENTRAR Y NIVELAR.

Estacionar un teodolito sobre un topocentro significa lograr que el eje de rotación V-V del
instrumento quede perfectamente vertical y coincidente con la vertical del punto, es decir, centrar:
el eje vertical pasa por el topocentro y nivelar: el eje vertical coincide con la vertical del punto.
Operaciones previas
1. Se coloca el trípode de modo que las tres patas del mismo estén bien abiertas y que la
platina esté aproximadamente horizontal. La altura del trípode debe ser compatible con
la altura del operador (altura del pecho del observador).
2. Una vez realizada la operación anterior, el trípode esta en condiciones de recibir el
teodolito. Se saca de su caja de transporte tomándolo por la horquilla porta-anteojo, y se lo
monta sobre la platina ajustándolo con el tornillo de amarre correspondiente. No se debe
soltar el teodolito hasta que no esté ajustado.
3. Se controla que los tornillos calantes tengan todos igual recorrido y estén en posición
intermedia.
ESTACIONAMIENTO

A. Con plomada óptica:


1. Sobre el topocentro se coloca el trípode con el teodolito ya montado, intentando que las
tres patas ocupen los vértices de un triángulo equilátero, que la platina quede lo más
horizontal posible, y que el topocentro sea el baricentro del triángulo mencionado. Estas
condiciones deben conseguirse lo más exactamente posible, y como la operación se
realiza a ojo, se requiere mucha práctica.

2. Se clava en el terreno una de las patas del trípode. Luego se toman las otras dos, y
moviéndolas suavemente (se las levanta levemente del terreno), se debe conseguir que el
punto que representa el topocentro quede adentro del círculo de la plomada óptica.
Cuando ello ocurre, se cierran suavemente las patas del trípode hasta lograr su contacto
con el terreno, y se clavan en el mismo. Si al clavar las patas se produjera un corrimiento
del punto hacia fuera del círculo de la plomada óptica, se lo corrige utilizando los tornillos
calantes. Durante toda esta operación, debe cuidarse de mantener horizontal la platina del
trípode.
Universidad Nacional de San Juan, Facultad de Ingeniería, Departamento de Ingeniería en Agrimensura 10
Documentos de cátedra preparado por Ing. Agrim. Guillermo Bustos
3. Alargando y acortando las patas del trípode se procede a centrar la burbuja del nivel
esférico de la base del teodolito. Para lograrlo rápidamente hay que tener en cuenta que la
burbuja se desplazará en la dirección de la pata con que se opera. Una vez calada la
burbuja, se controla que el punto que representa al topocentro siga dentro del círculo de la
plomada óptica. Si no es así, hay dos formas de corregirlo:
- Se afloja el tornillo de amarre, y se corre el teodolito sobre la platina hasta centrar
nuevamente el punto. Luego se vuelve a ajustar el tornillo de fijación. Al realizar esta
operación puede descentrarse la burbuja del nivel esférico. Si ello ocurre se la vuelve a
calar con las patas del trípode.
- El punto vuelve a centrarse mediante el uso de los tornillos calantes. Obviamente se
descalará el nivel esférico, por lo que habrá que centrarlo nuevamente con las patas del
trípode.

4. Una vez centrada la burbuja del nivel esférico, y controlado que el punto siga dentro del
círculo de la plomada óptica, se procede a la nivelación fina del teodolito. Ello se realiza de
la siguiente manera:
a. Se coloca el nivel de alidada paralelo a dos tornillos calantes, centrándose su burbuja con
suaves movimientos de rotación de ambos tornillos a la vez. Estos movimientos se
realizan tomando un tornillo con cada mano, utilizando los dedos índice y pulgar. Se giran
ambos tornillos calantes de forma tal que los dos índices vayan a la vez hacia dentro o a la
vez hacia fuera. La burbuja se desplazará en la dirección en que se mueve el índice de la
mano derecha, tal como lo indica la figura;

b. Se gira 90º la alidada. Con ello se consigue que el nivel tubular quede en la dirección del
tercer tornillo calante. Rotando suavemente este tornillo (solo éste), se centra la burbuja.

Con estas operaciones a) y b), se han nivelado dos líneas perpendiculares de la base nivelante.
Por lo tanto, si el nivel de alidada no tiene error, el limbo debe estar horizontalizado, y en
Universidad Nacional de San Juan, Facultad de Ingeniería, Departamento de Ingeniería en Agrimensura 11
Documentos de cátedra preparado por Ing. Agrim. Guillermo Bustos
consecuencia el nivel debe quedar calado en cualquier posición de la alidada. Para constatarlo, se
procede así:
c. Se lleva la alidada a la posición a) y se verifica el calado del nivel. Si no lo está, se lo cala y
se repite b). Así sucesivamente hasta que al volver a la posición a) se halle calado.
d. Se gira 180º la alidada, y se verifica si no se desplaza la burbuja. Si no hay
desplazamiento, se ha finalizado con la nivelación del instrumento.
e. Si existe desplazamiento, la mitad se corrige con los tornillos calantes, y la otra mitad se
corrige con el tornillo de corrección propio del nivel de alidada. Después se repiten las
operaciones de nivelación fina 4).

5. Se controla nuevamente la centración. Si el punto estación está dentro del círculo de la


plomada óptica, el teodolito está estacionado correctamente. Si existiese un pequeño
desplazamiento en la centración, se afloja el tornillo de amarre del teodolito, y se desplaza
el instrumento sobre la platina, hasta centrarlo. Luego se repiten las operaciones 3), 4) y
5). En caso de que el desplazamiento hubiese sido grande conviene comenzar de nuevo el
estacionamiento.
Observaciones importantes:
- Debe recordarse que la verificación y centración deben conseguirse en forma simultánea.
Una operación descorrige a la otra, y debe procederse por sucesivas aproximaciones.
- La experiencia enseña que si se procede meticulosamente como se ha indicado en los
sucesivos pasos, sin omitir ninguno, no es necesario repetir ninguna operación.
Otra forma de estacionar con la plomada óptica:
1. Sobre el topocentro se coloca el trípode sin el teodolito, de manera tal que el tornillo de
amarre quede aproximadamente sobre la vertical del punto estación. Luego se clavan las
tres patas intentando que las mismas ocupen los vértices de un triángulo equilátero, que la
platina quede lo más horizontal posible, y que el topocentro sea el baricentro del triángulo
mencionado. Estas condiciones deben conseguirse lo más exactamente posible, y como la
operación se realiza a ojo, se requiere mucha práctica.

2. Se deja caer un objeto (por ejemplo una piedra) desde el tornillo de amarre tratando que
caiga lo más cerca posible del topocentro (estaca). Luego se coloca el instrumento y se
procede a que el punto que representa al topocentro quede adentro del círculo de la
plomada. Esta operación se realiza moviendo solamente los tornillos calantes, uno por
ves. Es decir, se estaciona sin usar las patas del trípode.
Después se continúa con las operaciones que indican los puntos 3), 4) y 5) del caso anterior.

B. Estacionamiento con plomada física:


Se coloca el trípode con las patas extendidas y sin el teodolito, de manera tal que el tornillo de
amarre quede aproximadamente sobre la vertical del punto estación y se acomoda la plomada
física. Luego se procede igual que como la plomada óptica, pero las operaciones son más
complicadas debido a los movimientos de la plomada. En caso de correr viento, es casi imposible
trabajar.

C. Estacionamiento con bastón centrador (Centración forzada)

Universidad Nacional de San Juan, Facultad de Ingeniería, Departamento de Ingeniería en Agrimensura 12


Documentos de cátedra preparado por Ing. Agrim. Guillermo Bustos
Al realizar las operaciones previas, hay que tener especial cuidado en mantener flojo el tornillo
que ajusta el bastón, para evitar que éste se doble, ya que es de aluminio.

1. Ídem al apartado 1) de estacionamiento con plomada óptica.

2. Se clavan las patas en el terreno, se baja el bastón, y se coloca sobre el topocentro (debe
mantenerse flojo el tornillo que sujeta al bastón en todo momento).

3. Sacamos la cubierta de protección, aflojamos la tuerca de apretar (8), destrabamos el


bastón centrador y apoyamos la punta en el centro de la estaca. Colocamos el cabezal (3)
del trípode en su posición media o sea centrada en la marca circular grabada en el plato
(7).

4. Nivelación Gruesa: Calamos aproximadamente el nivel esférico (10) con ayuda de las tres
patas extensibles y completamos su nivelación oprimiendo el botón de desbloqueo (4) y
desplazando la cabeza del trípode sobre el plato del mismo hasta lograr su correcta
ubicación. Se ajusta el tornillo que sujeta al bastón (8).

5. Colocamos el teodolito sobre el trípode fijándolo con la palanca de cierre bayoneta (6).

6. Nivelación Fina: Ídem al punto 4) de estacionamiento con plomada óptica

El estacionamiento de este tipo de teodolito es mucho más sencillo y rápido.

CONDICIONES INSTRUMENTALES

Universidad Nacional de San Juan, Facultad de Ingeniería, Departamento de Ingeniería en Agrimensura 13


Documentos de cátedra preparado por Ing. Agrim. Guillermo Bustos
Aún los mejores teodolitos pueden no estar exentos por completo de errores. Si bien es cierto que
los instrumentos modernos son en general muy estables y conservan sus ajustes aún después de
varios años de servicio, es aconsejable un control los mismos, sobre todo después de transportes
largos, de golpes, de una manipulación descuidada, etc.
Un teodolito debe corregirse sólo cuando las diferencias encontradas sean suficientemente
grandes que hacen reducir la calidad de las medidas.
Recordemos los nombres de los ejes del teodolito:

V-V = eje vertical (alrededor de él gira la alidada)


C-C = eje de colimación (une el centro óptico del objetivo del anteojo con el centro del retículo)
H-H = eje horizontal (alrededor de él gira el anteojo junto con el limbo vertical)
N-N = eje del nivel tubular (se encuentra en la alidada y controla la verticalidad de V-V)
CONDICIONES IDEALES QUE DEBEN CUMPLIR LOS EJESDE UN TEODOLITO

1) V-V ⊥ N-N: Es decir que cuando se cala el nivel de alidada, por ser V-V perpendicular al
limbo horizontal, automáticamente V-V está vertical. Cuando no se cumple esta condición,
el instrumento adoloce de error de verticalidad v.

2) C-C ⊥ H-H: cuando se cumple esta condición, el eje C-C se desplaza en el espacio según
un plano. Cuando no se cumple, describe un cono con vértice en el eje H-H, y el teodolito
adolece de error de colimación c.

3) H-H ⊥ V-V: cuando se cumple esta condición, y las dos anteriores, el eje C-C se desplaza
en el espacio según un plano vertical. Cuando no se cumple, el instrumento adolece de
error de inclinación i, y el eje C-C, al girar alrededor de H-H, describirá en el espacio un
plano inclinado.
Debe mantenerse el orden de sucesión de las condiciones tal como se ha expresado, ya que sólo
después de eliminar el error de verticalidad podrá reconocerse y eliminar el error de colimación, y
sólo eliminando éste podrá reconocerse y eliminarse el error de inclinación.
VERIFICACIÓN Y CORRECCIÓN DE ESTOS ERRORES

ERROR DE VERTICALIDAD v

Se detecta verificando el nivel de alidada. Si se comprueba que está descorregido, se lo corrige.


Para ello basta recordar el principio general de los niveles que dice: Calado un nivel, y girado
sobre sí mismo 180º, si no hay corrimiento de la burbuja, significa que el nivel está corregido. En
caso contrario, el corrimiento de la burbuja será una desviación que equivale al doble del error.
Es por ello que al estacionar el teodolito se gira 180º la alidada y se verifica si se desplaza la
burbuja, y si esto ocurre, la mitad se corrige con los tornillos calantes, y la otra mitad se corrige
Universidad Nacional de San Juan, Facultad de Ingeniería, Departamento de Ingeniería en Agrimensura 14
Documentos de cátedra preparado por Ing. Agrim. Guillermo Bustos
con el tornillo de corrección propio del nivel de alidada.

ERROR DE COLIMACIÓN c

Existe cuando el eje C-C no es perpendicular al eje H-H, o sea que C-C forma con H-H un ángulo
de 90º ± c, donde c es el error angular positivo o negativo, denominado error de colimación. Este
error queda evidenciado sobre el limbo horizontal.

Estudiaremos un método para su verificación y corrección. Para ello hay que elegir un punto
cercano al plano horizontal que pasa por el teodolito, porque de esta manera se anula la
influencia del error de inclinación i y de algún residuo del de verticalidad (si lo hubiera),
evidenciándose el error c. Las operaciones que se efectúan son:
- Se estaciona el teodolito, se bisecta el punto elegido y se lee la lectura del limbo en
primera posición LI
- Se da vuelta campana y se bisecta nuevamente el punto, efectuándose la lectura
horizontal en segunda posición LII Si no hay error de colimación, ambas lecturas deberán
diferir exactamente en 180º, es decir: LII - LI = 180º.
- En caso que no suceda así, el exceso o defecto de la diferencia de lecturas a 180º,
equivaldrá a dos veces el error c.
LII - LI = 180º ± 2 c
- Verificado o detectado el error, se promedian las lecturas finas (minutos y segundos)
adoptando los grados de posición I (sin tener en cuenta los 180º de la posición II). La
lectura promedio obtenida es el valor que deberíamos haber leído si el aparato no hubiese
tenido error de colimación.
Universidad Nacional de San Juan, Facultad de Ingeniería, Departamento de Ingeniería en Agrimensura 15
Documentos de cátedra preparado por Ing. Agrim. Guillermo Bustos
- Para corregir el teodolito, se procede de la siguiente manera:
a. Con el tornillo micrométrico se reproduce la lectura fina (minutos y segundos). Al hacer
esta operación se descorrige la lectura gruesa (grados), la que se corrige con el tornillo de
pequeños movimientos horizontales de la alidada. Pero con ello el punto bisectado se
habrá desplazado con respecto al centro del retículo.
b. Con los tornillos horizontales que mueven el diafragma que sostiene el retículo, se traslada
éste hasta producir nuevamente la bisección del punto.
Esta corrección debe realizarse con mucho cuidado y por pequeñas etapas, para evitar que el
retículo tome una posición oblicua y por lo tanto provocar errores en las visuales. Es un trabajo
delicado, por lo que se recomienda recurrir a un mecánico especializado.
Ejemplo: se han realizado las siguientes lecturas en el círculo horizontal:
LI = 43º 22` 18” LII = 273º 22` 30” ;
LII - LI = 180º 00` 12” ; luego: 2 c = 00` 12” ; c = 00` 06”
 22´18´´ + 22´30´´ 
Promedio de las lecturas finas:   = 22´ 24´´
 2 
Las lecturas corregidas serán:
LI = 43º 22` 24”
LII = 273º 22` 24”
Con el tornillo micrométrico debe producirse la lectura fina, o sea 22` 24”. Con el tornillo de
pequeños movimientos horizontales de la alidada se debe hacer coincidir la lectura gruesa 273º o
43º, según la posición del aparato. Luego se procede a la bisección del punto con los tornillos
correctores (que mueven el retículo).

ERROR DE INCLINACIÓN i

Existe cuando el eje H-H no es perpendicular al eje V-V, o sea cuando estando correctamente
estacionado el aparato, el eje horizontal H-H no es horizontal. Es decir que el eje C-C, estando
corregido su error de colimación, describe un plano inclinado en el espacio, formando con la
vertical un ángulo i, igual ángulo forman H-H con el horizontal.
Nivelado el teodolito y una vez corregido los errores de verticalidad y de colimación, debemos
horizontalizar el eje H-H si queremos que los planos que describa el anteojo sean verticales, y así
conseguiremos la perpendicularidad entre el eje principal V-V y el eje secundario H-H.
Una de las formas de saber si un teodolito tiene error de inclinación i, es dirigir la visual al hilo de
una larga plomada en reposo colocada a unos 5 metros del teodolito y recorrer, dicho hilo, con el
centro de retículo. Para esto se realizan los siguientes pasos:

Universidad Nacional de San Juan, Facultad de Ingeniería, Departamento de Ingeniería en Agrimensura 16


Documentos de cátedra preparado por Ing. Agrim. Guillermo Bustos
• Se bisecta con el centro del retículo un punto alto del hilo de la plomada.
• Con el tornillo de pequeños movimientos verticales recorremos la plomada y si el centro
del retículo, en todo su recorrido, no se desplaza del hilo, el instrumento no tiene error de
inclinación. En caso contrario, si detectamos que el hilo se desplaza del centro del retículo,
el teodolito tiene error de inclinación.
• Para corregir el teodolito, se procede a bajar o subir (según sea el error) uno de los
extremo del eje horizontal H-H mediante el dispositivo laterales de que están provisto los
muñones de apoyo del eje horizontal. Esta operación es conveniente que sea realizada
por un mecánico especializado.
CONCLUSIONES SOBRE LOS ERRORES HASTA AQUÍ ANALIZADOS

- Si los dos puntos observados (A y B) se encuentran sobre el horizonte ( ZA = ZB = 90º) se


tienen cumplidas las mejores condiciones para que la influencia de los tres errores
residuales sea nula en la medida del ángulo horizontal.
- Cuando las visuales más se acerquen al horizonte tanto más serán favorables las
condiciones. Esto ocurre en aquellas triangulaciones donde sus lados son muy largos y
también los grandes desniveles entre los puntos no producen grandes inclinaciones de las
visuales.
- El promedio de un ángulo medido en las dos posiciones del anteojo es independiente de
los errores de colimación y de inclinación, pero no el error de verticalidad. Por ello, el
cuidado que se debe tener al verticalizar el eje (VV) del instrumento, especialmente
cuando las visuales resultan fuertemente inclinadas con respecto al horizonte.

Además de estos errores instrumentales corregibles, existen otros errores que no pueden ser
corregidos. De estos últimos, podemos señalar los siguientes errores:
ERROR DE EXCENTRICIDAD DEL PLANO VERTICAL DE MIRA e

Es cuando el eje C-C no corta al eje V-V, se considera siempre que el instrumento sea
rectificable, esto es que el eje de alidada sea vertical, que el eje de rotación del anteojo sea
horizontal y que eje de colimación sea perpendicular a éste último.

Universidad Nacional de San Juan, Facultad de Ingeniería, Departamento de Ingeniería en Agrimensura 17


Documentos de cátedra preparado por Ing. Agrim. Guillermo Bustos
Observemos que fijado el anteojo en una dirección cualquiera, cuando la alidada gira alrededor de
su propio eje V-V, el eje de colimación C-C describe una superficie reglada denominada
hiperboloide de una hoja. Una de las secciones principales de esta superficie es la elipse de
garganta, que en nuestro caso particular, ésta elipse se reduce a un círculo de garganta de radio
e. La distancia de este radio es la comprendida entre el eje de colimación y el eje de alidada.
Las generatrices de los infinitos hiperboloide reglados generados por las distintas posiciones del
anteojo, se proyectan siempre, sobre un plano horizontal, como rectas tangentes al círculo de
garganta.
En la figura α´ es el ángulo horizontal medido afectado por el error de excentricidad del eje de
colimación y α representa el ángulo medido libre de este error.
Por relación del triangulo tenemos:
α = α´ + β - γ
Si hacemos vuelta campana tendremos por procedimiento análogo:
α = α´´ + β - γ
Y sumando nos queda:
α´ + α´´
α=
2
donde α´ y α´´ son las lecturas en las dos posiciones del anteojo
Conclusión: La influencia del error de excentricidad del plano de mira o del anteojo es nula
cuando promediamos los valores obtenidos en cada una de las posiciones del anteojo.
ERROR DE EXCENTRICIDAD DEL LIMBO HORIZONTAL O DE ALIDADA E

Es cuando el eje V-V no corta al limbo horizontal en su centro. Si la alidada no gira alrededor del
centro del círculo c sino alrededor de otro punto c´, los valores leídos en el limbo horizontal no
corresponderán a la verdadera medida del ángulo de rotación. Demostraremos que la influencia
del error de excentricidad E es bastante fuerte

Universidad Nacional de San Juan, Facultad de Ingeniería, Departamento de Ingeniería en Agrimensura 18


Documentos de cátedra preparado por Ing. Agrim. Guillermo Bustos
P: Punto visado
L: Lectura sin influencia del error de excentricidad
L´: Lectura con influencia del error E
ε: Ángulo producido por el error de excentricidad
r: Radio del círculo graduado
E: Excentricidad
por ser la distancia cc´= E muy pequeña con relación a la distancia cP, podemos considerar que:
cP es paralelo c´P y que ε = ε′
Aplicamos el teorema del seno al triángulo c,c´L´:
e r e . sen δ e . sen δ
= ⇒ sen ε = ⇒ ε=
sen ε sen δ r r
e . sen δ e . sen δ . 206265"
ε expresado en segundos de arco: ε" . arco1" = ⇒ ε"=
r r
El máximo valor del error para un E determinado es para δ = 90°.
Ejemplo: calcular el ángulo ε producido por el error de excentricidad E
Datos: r = 4 cm ; e = 0,01 cm y δ = 90°; entonces sen 90° = 1
e 0,01cm . 206264,8"
Reemplazando: ε = = ≅ 516" ≅ 8' 36"
r . arc 1" 4cm
valor que en ningún caso debe ser despreciado y por lo tanto, no deben aceptarse lecturas dadas
con un solo índice. Las lecturas y se han realizado con un solo índice.
Supongamos, como efectivamente sucede, se tenga otro índice, es decir doble índices
diametralmente opuestos. Hay teodolitos, (por ejemplo, Wild T2 ) que tienen un sistema óptico en
el microscopio que permiten ver las imágenes de dos zonas superpuesta del limbo, de manera
que se aprecian dos lecturas correspondientes a dos índices diametralmente opuestos. De esta
manera, la influencia del error de excentricidad se elimina realizando dos lecturas los dos índices.
Conclusión: Una excentricidad no exagerada, entre el limbo y la alidada, se elimina la influencia
del error haciendo las lecturas con dos índices diametralmente opuestos, o haciendo las
observaciones en las dos posiciones del anteojo.
ERROR POR FALTA DE PERPENDICULARIDAD ENTRE EL CÍRCULO HORIZONTAL Y EL EJE DE
ROTACIÓN VV.

Universidad Nacional de San Juan, Facultad de Ingeniería, Departamento de Ingeniería en Agrimensura 19


Documentos de cátedra preparado por Ing. Agrim. Guillermo Bustos
No es admisible que un constructor realice un círculo con una desviación muy grande, debemos
concluir que una leve inclinación del círculo acimutal no da una influencia apreciable sobre las
medidas angulares del limbo horizontal.
ERROR DE CENTRACIÓN

Se define el error de centración, como la falta de coincidencia del eje vertical del teodolito con la
vertical del topocentro o sea que es un error cometido por el operador.
El efecto de la excentricidad en la medida del ángulo horizontal α, es máxima cuando el
desplazamiento e, se aproxima a la bisectriz del ángulo a medir.

α= ángulo correcto
α1= ángulo incorrecto
T= topocentro
T1= punto en que esta centrado
e= desplazamiento por mala centración
La= longitud TA
Lb= longitud TB

De la figura deducimos que: α = α1 - (x + y) = α1 - ∆α


Por ser x e y, ángulos pequeños:
e e e e
x= ∴ x" = ; y= ∴ y" =
La L a . arc. 1" Lb L b . arc.1"
e  1 1 
luego ∆α" =  + 
arc.1"  La Lb 

Ejemplo: Calcular el error cometido para un desplazamiento e =1cm., y La = Lb = 100mts.


2
Reemplazando: ∆α" = 1cm. 206264,8’’. ≅ 41"
10.000cm
Este ejemplo nos muestra la importancia que tiene la centración del teodolito y la exacta
señalización y verticalización de las señales. Además la fórmula nos muestra que el ∆α es
inversamente proporcional a las distancias, lo que significa que los puntos poligonales deben
marcarse con mayor cuidado cuando los lados sean cortos.
En mediciones cenitales, la influencia de este error, no es significativa.

Ejemplo: Calcular el máximo desplazamiento permitido si quiero medir el ángulo horizontal con un
error no mayor de 5”, entre lados cuyas longitudes son La = Lb = 100mts.
e  1 1 100.000mm . 5"
5” ≤  +  ∴ e≤ ≤ 1,2mm
arc 1"  la lb  2.206264,8"
ERRORES DE GRADUACIÓN DE LOS CÍRCULOS
Universidad Nacional de San Juan, Facultad de Ingeniería, Departamento de Ingeniería en Agrimensura 20
Documentos de cátedra preparado por Ing. Agrim. Guillermo Bustos
Las divisiones de un nuevo círculo se hacen mediante una máquina que tiene un limbo original
(modelo), que se supone sin errores. La reproducción se efectúa con un índice que recorre los
trazos del limbo original, mientras que un buril (punzón) unido a aquélla va marcando divisiones
sobre el nuevo círculo. De esta forma se consigue una copia del otro círculo patrón.
En el supuesto caso de que se ejerza una presión lateral sobre el buril, o que la luz llegue
inclinada, etc., puede producir un error en la nueva división en un sentido o en otro. Estas causas
pueden durar un tiempo bastante largo, variando poco a poco, por lo cual varían también
progresivamente las desviaciones laterales de los trazos. También las variaciones de temperatura
y, por consiguiente, la diferente dilatación del círculo, pueden dar lugar a errores variables de
división.
Ahora, las modernas máquinas de subdivisión y grabado de limbos de vidrio dan una excelente
precisión, obteniéndose las lecturas por transparencia o refracción.
Al hacer mediciones de ángulos se procura atenuar y hasta casi eliminar por completo el efecto
de los errores de división. Las lecturas realizadas con dos índice opuestos, además de la ventaja
de ser libres del error de excentricidad, tiene la ventaja de reducir la influencia del error periódico
de la graduación.
También se puede obtener una óptima eliminación de la influencia del error de graduación del
círculo en el teodolito con un índice, tomando el promedio de un mismo ángulo medido n veces
desplazando cada vez el sector de medición en 180°/ n. Esto es midiendo en distintos sectores
del círculo, se entiende así, porque la graduación del limbo es cerrada y en consecuencia la suma
algebraica de los errores debe ser cero.

Podríamos mencionar otros errores que atentan contra una buena medición, como por ejemplo:
ERROR POR MALA VISIBILIDAD: Es causado por la mala visibilidad debida a la vibración en la
atmósfera (refracción), que se observa entre media mañana y media tarde.
ERROR DE PARALAJE: Lo primero que ha de hacerse al manejar un anteojo, es situar el ocular a
la distancia correcta del retículo adaptado a la vista de cada operador. Para ello dirigimos el
anteojo al cielo y con movimiento suave, se moverá el ocular hasta que los hilos del retículo se
vean bien nítidos. Sin embargo el ojo puede tener la sensación de nitidez aún cuando exista una
pequeña diferencia entre la situación del plano de la imagen del objeto y el plano del retículo. La
pequeña distancia que pueda existir entre estos dos planos se llama paralaje.
Para comprobar si hay error de paralaje basta que el operador, observando por el ocular, mueva
ligeramente la cabeza de derecha a izquierda, si la imagen del objeto se desplaza respecto a la
cruz filar, es prueba evidente de que hay un efecto de perspectiva motivado porque ambas
imágenes no están en el mismo plano. Si la imagen del objeto al mover la cabeza se desplaza en
el mismo sentido, es un indicio de que esta imagen se encuentra más alejada del ojo que el
retículo y en este caso se entrará un poco el ocular; si la imagen se desplaza en sentido contrario,
será indicio que la imagen se halla más cerca del operador que el retículo por lo que será
necesario extraer un poco el ocular para hacer desaparecer la paralaje. Es muy importante hacer
desaparecer todo vestigio de paralaje antes de usar el anteojo, ya que es muy perjudicial para la
precisión de las mediciones trabajar con paralaje.

MEDICIÓN DE ÁNGULOS HORIZONTALES

Universidad Nacional de San Juan, Facultad de Ingeniería, Departamento de Ingeniería en Agrimensura 21


Documentos de cátedra preparado por Ing. Agrim. Guillermo Bustos
El valor de un ángulo horizontal α entre dos direcciones, por ejemplo, se obtiene al determinar el
sector del limbo horizontal comprendido entre ellas al ser colimadas. Tomando puntería en el
sentido que crece la graduación del limbo (recordar que en el teodolito el círculo horizontal es fijo,
la graduación del limbo crece en sentido retrógrado, de izquierda a derecha) y el índice es móvil,
entonces el valor del ángulo se obtiene como diferencia entre lectura dirección derecha y la
lectura dirección izquierda.
Toda medición de ángulos horizontales que tenga intención de alcanzar buenas precisiones debe
satisfacer las siguientes condiciones generales:
- Debe incluir reiteradas mediciones del ángulo para asegurar la eliminación de errores
accidentales (positivos o negativos), por ejemplo, la lectura de los círculos, bisección sobre
las señales, etc.
- Debe hacerse mediciones en las dos posiciones del anteojo para eliminar los errores
instrumentales (colimación, inclinación, y excentricidad del plano vertical de mira).
- Debe incluir mediciones en zonas diametralmente opuestas del círculo para eliminar el
error de excentricidad de la alidada.
- Si el ángulo es grande (digamos mayor de 5º las mediciones deben distribuirse
uniformemente en todo el círculo, de esta manera se eliminan los errores de división del
círculo.
Puesta en estación el aparato sobre el topocentro, se procede a la observación de los puntos que
se requieren. Entendemos como lectura de una dirección, el ángulo horizontal que existe entre el
cero del limbo, cualquiera sea su posición, y la dirección dada. Aplicando este concepto,
podemos decir que el ángulo entre dos direcciones (puntos I y D se obtiene como diferencia de
dos ángulos horizontales, siempre y cuando el origen del limbo permanezca fijo durante la
medición. Como la posición del índice puede ser cualquiera respecto al limbo, para calcular el
ángulo se pueden presentar dos casos:
1. El cero del limbo no está comprendido entre las dos direcciones:
Por ejemplo: L izq.= 80° ; L der. = 150° ⇒ α L der. – L izq.= 150°- 80 = 70°

2. El cero del limbo si está comprendido entre las dos direcciones:


Por ejemplo: L izq.= 320° ; L der.= 30° ⇒ α = L der.+ (360º - L izq.) = 30° + 40 = 70°

Universidad Nacional de San Juan, Facultad de Ingeniería, Departamento de Ingeniería en Agrimensura 22


Documentos de cátedra preparado por Ing. Agrim. Guillermo Bustos
MEDIDA DE ÁNGULOS VERTICALES

La medida de los ángulos verticales se efectúa haciendo uso del círculo vertical. Sobre este limbo
graduado, que está fijo al anteojo y rota alrededor del eje secundario H-H mientras que el índice I
del sistema de lectura permanece fijo, se efectúan las lecturas correspondientes.
Los círculos verticales de todos los teodolitos modernos son graduados en forma corrida de 0º a
360º (sistema sexagesimal), pero el sentido de crecimiento de la graduación puede ser horaria
(los teodolitos Wild), o antihoraria (teodolitos Kern).
En los teodolitos Wild se lee 0º en el círculo vertical cuando el eje de colimación esta dirigido al
cenit. En los teodolitos Kern se lee 0º cuando aquel es dirigido al nadir.
Las condiciones principales para que un ángulo vertical sea correcto son:
- El limbo vertical debe ser perpendicular al eje secundario H-H
- El eje horizontal del teodolito H-H debe pasar por el centro de graduación del círculo
vertical. De no ser así, el error de excentricidad del círculo vertical no se elimina como
sucede en la medición de ángulos horizontales. Los teodolitos Wild T2, eliminan la
influencia del error de excentricidad por la forma de coincidencia que tiene para efectuar
las lecturas.
- Cuando el eje principal sea vertical V-V debe coincidir con el cero del limbo (condición no
imprescindible para la medición de distancias cenitales como lo veremos más adelante).
- Se demuestra que la influencia de los errores de colimación e inclinación es despreciable.
Sin embargo, la influencia del error de verticalidad es importante, de ahí la trascendencia
del nivel testigo o del compensador automático. El análisis de estos elementos también lo
estudiaremos en otro punto de éste tema.
MEDICIÓN DE ÁNGULOS CENITALES EN TEODOLITOS WILD.

Centrado y nivelado el teodolito en el topocentro T y, siendo el punto o el centro del teodolito, se


trata de determinar el ángulo cenital Z que el eje de colimación C-C del anteojo pasante por el
punto P forma con la vertical del lugar VT.
En primera posición, y admitiendo momentáneamente la perfecta verticalidad del eje vertical; y
bisectando el cenit (eje de colimación está vertical, o sea que pasa por el cenit astronómico), la
lectura que con el índice se haga debe ser Zo = 0º 00`00”. En ese momento el eje vertical del
instrumento coincide con la vertical del lugar. Esta lectura Zo, llamada cenit instrumental, es una
lectura incógnita porque no hay manera de colimar el punto cenital, por lo tanto, no tendría el valor
de cero grado.
.

Universidad Nacional de San Juan, Facultad de Ingeniería, Departamento de Ingeniería en Agrimensura 23


Documentos de cátedra preparado por Ing. Agrim. Guillermo Bustos
Ahora se bisecta el punto P y, se leerá frente al índice fijo I la lectura L1. En esta operación la
escala del círculo se desplaza frente al índice fijo apareciendo una a una las divisiones cada vez
menores debido al sentido directo de crecimiento de la graduación (caso del teodolito Wild T1).
Para hallar el valor del ángulo Z (círculo a la izquierda), se debe realizar la diferencia:
Z = L1 - Lo ; o bien Z = L1 + 360º - Lo (1)
Segunda posición, rotando la alidada 180º aparece el círculo vertical a la derecha del observador.
De esta forma la graduación crecerá a la inversa del caso anterior.
Colimando el cenit tendremos la lectura Lo.

Ahora bisectamos el punto P, las lecturas irán disminuyendo frente al índice fijo y, se leerá frente
al índice fijo la lectura L2, el valor del ángulo Z será:
Z = Lo - L2 (2)
Sumando miembro a miembro las fórmulas (1) y (2), obtenemos:
2 Z = L1 + 360º - L2; por lo tanto:
L + 360º − L 2
Z= 1 (3)
2
Restando miembro a miembro las fórmulas (1) y (2), obtenemos:
0 = L1 + 360º + L2 - 2 Lo luego:
L o = L1 + L 2 + 360º (4)
2

Universidad Nacional de San Juan, Facultad de Ingeniería, Departamento de Ingeniería en Agrimensura 24


Documentos de cátedra preparado por Ing. Agrim. Guillermo Bustos
Ejemplo: L1 = 76º 24` 48” y L2 = 283º 30` 24”
Aplicando la fórmula (3), calculamos:
76º 24`48" + ( 360º − 283º 30`24" )
Z= = 76º 27` 12"
2
Aplicando la fórmula (4), para calcular el valor del cenit instrumental (Lo):
76º 24`48" + 283º 30 `24" + 360º
Lo = = 359º 57 `36"
2
con la fórmula (1) calculamos: Z = L1 + 360º - Lo = 436º 24` 48” - 283º 30` 24” = 76º 27` 12”
con la fórmula (2) calculamos: Z = Lo - L2 = 359º 57 ` 36” - 283º 30` 24” = 76º 27` 12”
Se observa que los resultados de Z son iguales aplicando cualquiera de las fórmulas.
Conclusión: Cuando queremos medir el ángulo cenital Z (a un punto fijo P) utilizamos la fórmula
(3). Es decir, es suficiente con leer L1 y L2, lecturas que reciben el nombre de lecturas
conjugadas (círculos a la derecha y a la izquierda), y no necesitamos calcular Lo. La suma de las
lecturas conjugadas (para una dirección dada) es igual a 360º:
L1 + L2 = 360º (5)

MEDICIÓN DE ÁNGULOS CENITALES EN TEODOLITOS KERN

Si ahora se estaciona un teodolito en el topocentro T, las lecturas del círculo vertical son
distancias nadirales y la graduación crece en sentido antihorario.
En primera posición, se bisecta un punto ubicado en el horizonte y se leerá frente al índice una
lectura de 90º. Girando el anteojo para bisectar el punto P ubicado por arriba del horizonte, en el
limbo vertical, que es arrastrado por el anteojo se leerá frente al índice una lectura L1 > 90º. Si
bisectamos el cenit se tendría una lectura Lo > L1.
Debiendo ser por definición, la Z > 0 se tendrá:
Z = Lo - L1 (6)
En segunda posición, bajando el anteojo se bisecta nuevamente el punto P y se leerá frente al
índice una lectura L2 > Lo y se tendrá:
Z = L2 - Lo (7)
Sumando miembro a miembro las fórmulas (6) y (7), obtenemos:
L − L1
Z= 2 (8)
2
La fórmula (8) permite obtener la distancia cenital de un punto fijo como la semidiferencia de
lecturas verticales, ejecutadas en primera y segunda posición.
EL NIVEL TESTIGO

Por mayor cuidado que se tenga al verticalizar el eje V-V del teodolito, siempre existirá entre la
vertical del lugar y el eje de rotación V-V un pequeño error residual de verticalidad v. Es decir, las
lecturas conjugadas L1 y L2 estarán afectadas de ese error y por lo tanto, la distancia cenital Z
también lo estará.
Este error se elimina con el nivel testigo, el cual se encuentra solidario con el índice fijo I. Por ello,
se debe calar la burbuja (por medio de un tornillo) cada vez que se efectúa una lectura en el limbo
vertical.
Esta operación demuestra que, la distancia cenital calculada mediante las lecturas conjugadas
obtenidas con el nivel testigo no es afectada por el error residual de verticalidad.

Universidad Nacional de San Juan, Facultad de Ingeniería, Departamento de Ingeniería en Agrimensura 25


Documentos de cátedra preparado por Ing. Agrim. Guillermo Bustos
SISTEMAS AUTOMÁTICOS COMPENSADORES DEL CÍRCULO VERTICAL

En los teodolitos con nivel testigo tienen el inconveniente que al calar la burbuja, cada vez que se
va a leer el círculo vertical, significa perder tiempo hasta que la burbuja se quede quieta (por la
sensibilidad del mismo). También es fácil que el operador se olvide de calar el nivel testigo,
ocasionando una lectura incorrecta. Estos teodolitos prácticamente ya no se fabrican.
A este efecto, se han construido teodolitos provistos de sistemas automáticos de dos técnicas
diferenciadas. En líneas generales, el círculo vertical automático a péndulo (caso del DKM1) se
funda en utilizar un prisma óptico de lectura del limbo vertical suspendido de un péndulo que
invariablemente mantiene una posición vertical. Es decir que, cualquier movimiento de inclinación
del instrumento, el péndulo provoca una modificación en la lectura del limbo, hasta obtener la
lectura correcta. Resultando así autoajustable y con mucha mayor precisión que la del nivel
testigo. El círculo vertical automáticos de liquido (caso del Wild T1) consiste en una reflexión de la
luz sobre la superficie de un liquido. Al estacionar mal el aparato, el eje vertical se desvía de la
plomada, formando un ángulo que, según sabemos, es el error. Así, el sistema convenientemente
construido corrige los puntos de lecturas hasta situarlo coincidente con respecto a la plomada. La
alta precisión de estabilidad y la excelente amortiguación dan seguridad en todas las condiciones
de trabajo.

ERROR DE ÍNDICE ε O CORRECCIÓN DE ÍNDICE

Hemos visto que hay que calar el nivel testigo para eliminar el pequeño error residual de
verticalidad v. En estas condiciones (admitiendo la perfecta verticalidad del eje principal), cuando
el anteojo esté horizontal, por ejemplo, y en primera posición, se leerá frente al índice I una
lectura L1 que debe ser de 90º 00` 00”. En segunda posición se leerá una lectura L2 que debe
ser de 270º 00` 00”. Recordemos que debe cumplirse
L1 + L2 = 360º
Pero si el índice no ocupa la posición correcta I (admitiendo la perfecta verticalización del eje
principal), al bisectar el punto P, en primera posición, de distancia cenital Z, se comete un error
en la determinación del ángulo, que corresponde al desplazamiento ε del índice entre el lugar I y
el I`.
Este desplazamiento ε se llama error de índice.
Universidad Nacional de San Juan, Facultad de Ingeniería, Departamento de Ingeniería en Agrimensura 26
Documentos de cátedra preparado por Ing. Agrim. Guillermo Bustos
Es por eso que, con círculo a la izquierda, se leerá frente al índice I`: L1 + ε (9)

Con círculo a la derecha se leerá frente al índice I: L2 + ε (10)


Debería cumplirse que: L1 + ε + L2 + ε = 360°
360º − ( L1 + L 2 )
entonces: ε= (11)
2
las ecuaciones del ángulo cenital en función de la corrección de cenit son:
primera posición: Z = L1 + ε (12)
segunda posición: Z = 360 - (L2 + ε) (13)
Es importante prestar atención a la denominación de corrección, lo que nos indica que la
aplicación del ε debe hacerse con su signo.
La determinación de ε se realiza de la siguiente manera:
- En primera posición del teodolito se bisecta un punto fijo alto y bien definido, se cala
el nivel testigo, si lo tuviera, y se lee el círculo vertical, por ejemplo; L1 = 33° 03' 40''
- En segunda posición del teodolito, se bisecta nuevamente el punto fijo, se cala el nivel
testigo si lo tuviera, y se lee el círculo vertical, por ejemplo; L2 = 326° 54' 00''
- Se calcula el valor de ε por la fórmula (11):
ε = ½[360° - (L 1 + L2)] = ½[360° - (33° + 333°) ] = 0° 1´ 10´´
- Se calculan las nuevas lecturas corregidas: L'1=L1+ε y L'2=L2+ε, y
hacemos uso de la que nos convenga. En nuestro caso, por estar en posición II nos
conviene utilizar L'2 = 326° 54´ 00´´ + 0° 1´10´´ = 326° 55´ 10´´
La corrección, que consistiría en cambiar los 326° 54' 00'' leídos por los 326° 55' 10''
calculados, se realiza de la siguiente manera: Los minutos y segundos se colocan con el tornillo
micrométrico, y los grados con el tornillo que cala el nivel testigo, si lo tuviera, o con un tornillo
especial que tienen los teodolitos automáticos para su corrección. En los con nivel testigo, se
completa la corrección calando el nivel con sus tornillos propios.
Las distancias cenitales del punto fijo utilizado serían:
posición I: Z = L1 + ε = 33° 03' 40'' + 0° 1´ 10´´ = 33° 04´ 50´´
posición II: Z = 360 - (L2 + ε) = 360° - (326° 54' 00'' + 0° 1´ 10´´) = 33° 04´ 5 0´´

Para terminar con este tema, y asegurarme que quede bien claro la diferencia entre una lectura
del círculo vertical (L1 o L2) y un ángulo cenital Z, veamos el siguiente problema. Quiero saber,
Universidad Nacional de San Juan, Facultad de Ingeniería, Departamento de Ingeniería en Agrimensura 27
Documentos de cátedra preparado por Ing. Agrim. Guillermo Bustos
cual es la lectura L1 que debo tener, para conseguir que el anteojo me describa un plano
horizontal, sabiendo que el valor de ε = - 0° 02' 20''.
El ángulo cenital que corresponde a esta posición particular del anteojo es Z = 90°, y la fórmula
(12) que me da el ángulo cenital en primera posición es: Z = L1 + ε
luego para nuestro problema, 90° = L 1+ ε ∴ L1 = 90° - (- ε) = 90° 02 '20''

Bibliografía a consultar en la biblioteca del Departamento de Ingeniería en Agrimensura:

- Teoría de Errores e Instrumentos – Tratado de Topografía 1 – Profesor Doctor Manuel Chueca


Pazos, Profesor Doctor José Herráez Boquera – Profesor Doctor José Luis Berné Valero

Universidad Nacional de San Juan, Facultad de Ingeniería, Departamento de Ingeniería en Agrimensura 28


Documentos de cátedra preparado por Ing. Agrim. Guillermo Bustos