Está en la página 1de 4

VISITACIÓN

I. Orientación de Dios.

a. ¿Cómo puede concluirse la predicación del evangelio?


 “Debe cumplirse mayormente por esfuerzos perseverantes e individuales,
mediante las visitas a la gente en sus hogares” MB, 102.
 “Hay familias a quienes nunca alcanzarán las verdades de la Palabra de
Dios, a menos que los dispensadores de su gracia entren en sus hogares y
les señalen el camino más excelente” HAp, 300.
 “No hemos de esperar que las almas vengan a nosotros; debemos
buscarlas donde estén” MB, 82.
 “Muchos están aguardando a que se les hable personalmente” DTG, 115.

b. El ejemplo de la Biblia

 Jesús
“Nuestro Salvador iba de casa en casa, sanando a los enfermos,
consolando a los que lloraban, calmando a los afligidos, hablando palabras
de paz a los desconsolados” SC, 143.

 Los discípulos
Jesús envió a los discípulos de dos en dos. Marcos 6:7.
“La presentación de la verdad con amor y simpatía de casa en casa, está
en armonía con la instrucción de Cristo a sus discípulos en su primer viaje
misionero” MB, 78.
Después envió a los setenta. Lucas 10:1.
“Así como enviara a los doce, ‘designó el Señor aun otros setenta, los
cuales envió de dos en dos delante de sí, a toda ciudad y lugar a donde él
había de venir’” DTG, 452.

 Los cristianos primitivos


Visitaban y enseñaban de casa en casa. Hechos 5:42.
Pablo anunciaba el evangelio públicamente y también en las casas.
Hechos 20:20.

1. ¿Cuáles son los propósitos de la visitación?

a. Desarrollar amistad.

 Las encuestas indican que aproximadamente 70% a 80% de los bautizados


en nuestras iglesias tuvieron su primer contacto por medio de un familiar,
amigo o vecino adventista. Esto comprueba que las personas son traídas
a la iglesia por amistad.
 En todas partes siempre hay personas que se sienten solas y que
responderán favorablemente a una amistad cristiana.
 “Vuestro éxito no dependerá tanto de vuestro saber y talento, como de
vuestra capacidad para conquistar corazones”. MB, 96.

b. Ayudar a las personas en sus necesidades


 Oír y demostrar interés por sus problemas
 “Hemos de ministrar a los que desesperan e inspirar esperanza a los
descorazonados” DTG, 78.

c. Testificar
 Dar testimonio personal y presentar a Cristo como Salvador.
 Hablar de la alegría y del gozo que existe en la vida cristiana.
 “Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras
buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos” (Mateo
5:16).
 “Se necesita cantar, orar y dar estudios bíblicos en los hogares de la gente”
MB, 144.

c. Dar estudios bíblicos


 “Veíase a centenares y miles de personas visitando las familias y
explicándoles la Palabra de Dios. Los corazones eran convencidos por el
poder del Espíritu Santo, y se manifestaba un espíritu de sincera
conversión” SC 54.

2. ¿A quienes visitar?

a. Vecinos, amigos y parientes

 “Id a vuestros vecinos visitándolos uno por uno, y acercaos a ellos hasta
que sus corazones sean calentados por vuestro interés y vuestro amor
abnegado” SC, 145.
 “Deben visitar a toda familia del vecindario...” SC, 17.
 Al comenzar el trabajo de visitación usted descubrirá que entre las casas
visitadas, hay individuos que ya esperaban por alguien que un día llegase a
hablarles con respecto de la salvación.
 “... rehusando trabajar para sus vecinos inconversos, serán llamados a
rendir cuentas por los deberes no cumplidos” MB, 94.

b. Personas atraídas por las diversas actividades evangélicas de la iglesia:


 Grupos pequeños
 Escuela Sabática
 Clases bíblicas
 Cursos bíblicos de radio y TV
 Series de evangelismo
 Semana Santa, evangelismo joven y Semana de la Cosecha
 Personas que aceptaron el llamado en ceremonias bautismales.
 Escuela Adventista
 Colportaje
Estos nombres y direcciones pueden obtenerse con el coordinador de
interesados.

b. Los desconocidos por medio del trabajo de la encuesta.

3. Cómo prepararse para la visita

a. Formar parejas
 El plan bíblico de visitación en parejas es eficaz.
 Marido y mujer forman una buena pareja de visitación.
 Si no fuera un matrimonio, de preferencia dos del mismo sexo.
 Si es posible uno con más experiencia con otro de menos experiencia.

b. Preparar una lista de las personas que serán visitadas.


c. Hacer oraciones intercesoras por ellas.
d. Seleccionar algunos pasajes de la Biblia para compartir con los visitados.

4. Cómo proceder al visitar interesados

a. Mantener el semblante alegre y tener buena apariencia personal.


b. Demostrar interés por todos los de la familia.
c. Manifestar simpatía, atención, bondad y amor.
d. Tener en mente que antes de tratar de llevar a una persona a Cristo, usted debe
ganarle la confianza y amistad.
e. Tener entusiasmo y convicción.
f. No criticar otras religiones.
g. No divergir, ni discutir.
h. No ser insistente.
i. No hacer preguntas indiscretas.
j. No hablar demasiado.
k. No visitar personas del sexo opuesto solos.
l. Ser puntual y no visitar en horarios inapropiados.

5. Qué hacer durante la visita

a. Al llegar saludar a los visitados.


 “Mucho depende de la manera en que tratéis a aquellos a quienes visitáis.
Al saludar a una persona, podéis estrecharle la mano de tal manera que
ganéis su confianza enseguida, o de una manera tan fría que ella piense
que os es indiferente” MB, 94.
b. Presentar a la persona que está acompañando.
c. Conversar de manera amigable para crear un ambiente favorable a la visita.
d. No ser el único que hable, al contrario oír con atención y paciencia.
e. Siempre dirigir la mirada a la persona con quien se está hablando.
f. Tornarse verdaderamente interesado en las otras personas.
g. Tratar de saber la ocupación del jefe de la familia y la religión a la que
pertenecen.
h. Descubrir los nombres de los miembros de la familia.
i. Compartir su testimonio personal y promesas bíblicas, pues muchas veces esta
es la llave para abrir los corazones.
j. Hacer oración a favor de la familia visita.
k. Invitar a la familia para participar de un estudio bíblico.
l. Tratar de marcar la fecha de la próxima visita.
m. Despedirse de todos.
n. Retirarse.

6. ¿Qué hacer en situaciones difíciles?

a. Algunas personas se mostrarán receptivas al evangelio, otras no.


b. Si la persona reacciona de manera desfavorable, mantener una actitud cordial.
c. Si es posible, concluya con una oración, terminando así la visita en un tono
amistoso.

7. También visitar a los enfermos, recién bautizados, miembros apartados e


inactivos.

a. Orar, consolar y animar a los enfermos.


b. Integrar a los recién bautizados en la comunidad de la iglesia y ayudarlos a
formar nuevas amistades con otros miembros.
c. Demostrar amor y atención a los miembros apartados y ayudarlos a curar sus
heridas al escucharlos y aproximarlos nuevamente de Jesús y de la iglesia.
d. Contribuir para el crecimiento y nutrición espiritual de los miembros activos.

“Los ángeles de Dios os asistirán acompañándoos a las moradas de las personas a


quienes visitéis...” SC, 147.
147.

“Al visitar a la gente, y conversar, orar y simpatizar con ella, ganaréis sus corazones. Esta
es la obra misionera más elevada que pueda realizarse” SC, 148.