Está en la página 1de 4

La reforma a la educación

La educación básica es algo que todos sabemos que se debe reformar, el sistema

siempre ha tenido falencias ya ni siquiera falencias creadas por la incapacidad de los

alumnos, sino por la incapacidad de los docentes o directivos dictando temáticas

simplemente inservibles al desarrollo social como sujeto. Esto es algo que se refleja en la

sociedad actual todos los días, el ser humano no es capaz de crear una autonomía, viendo la

educación en un segundo o incluso tercer plano, cuando esta es la piedra angular de la

sociedad, o al menos debería serlo. Nuestro sistema educativo hoy en día se basa en una

doctrina, una forma de memorización para todo, o con temáticas que a muchos educandos

ni les será útil en un futuro, solamente, para entornos académicos mas avanzados. Esta idea

toma la premisa de que la educación debe ser para formar sujetos íntegros que sean capaces

de cambiar la sociedad en que se vive, capaces de romper la rueda de ignorancia con una

nueva capacidad de crítica.

En el siglo XIX, se implementó el método de aprendizaje Montessori, el cual

consiste en la adaptación a una sociedad cambiante sin dejar de lado las necesidades del

educando tanto para su formación como joven, como su formación para un futuro, creando

un ambiente individualizado en que cada educando aprende lo que necesita para una vida

sociedad y laboral, con la inexistencia de premios o castigos con el objetivo de llegar a la

autonomía.

La falta de autonomía no es el único problema de nuestro sistema educativo.

También existe la falta de motivación de los educandos aspecto necesario para la creación
de la piedra angular-es decir, el pilar social que necesita el país para su pronta mejora-y esta

motivación solo la puede transmitir o el docente o la familia.

Cesar Bona profesor de España nos dice en unos de sus libros “yo no hago nada

extraordinario, solo me divierto en clase” (Bona, 2015). El docente, es aquel que transmite

conocimiento y el conocimiento es de todo tipo, no solo académico si no también personal,

por docentes que no cumple las expectativas de un alumno es que muchos de estos alumnos

no avanzan. Algo que si nos ha quedado claro es que el que quiere aprender lo logra, solo

aquellos con apetito de conocimiento son los que cambiaran la sociedad, por eso parte del

problema de la educación es la forma de motivar a la misma.

Otros autores como Guillermo Hoyos, pensador colombiano, nos expone una

realidad chocante, hoy en día la educación ha sido algo que solo busca el objetivo de lucro

y de competitividad. Cuando la educación, debe formar a seres cooperativos, críticos y

competentes, siendo estos el fin de la educación. Pero podemos ver de manera clara que es

un objetivo que no se ha logrado a pesar del tiempo que ha transcurrido. Una solución

planteada por este autor es la de una educación humanística y algo empírica, esta consiste

en ir más allá de la transmisión de conocimiento y empezar a ir a la trasmisión de

experiencias creando una interacción permanente entre alumnos y docente.

Somos un país que no se acerca a los sistemas educativos de los demás como; japón;

Finlandia; Estonia o Canadá, esto es algo claro, pero es bien sabido que Colombia tiene

todo el potencial necesario para ser potencia, nos falta la piedra angular de la que hablaba

antes, si fuéramos capaces de crear trabajadores con autonomía Colombia seria catapultado

a ser potencia.
El desarrollo personal es claro que depende de la crianza, crianza la cual hoy en día

ya no es trabajo completo de la familia, si no, también en gran parte de los educadores y el

entorno escolar; desde la forma de educación; los primeros amigos hasta la elección de un

personero, siendo este el primer contacto político que tiene el educando. Sin embargo, se

aprecia que incluso este ejercicio de voto está mal planteado y debe reformarse, esta

actividad se muestra como si la política fuera solo el acto del voto, pero no como la

elección más conveniente para el común; o más mecanismos de participación ciudadana-

que a su vez forman parte de la política- para la creación de justica, no se enseña el

verdadero gobierno o la falta de este mismo he incluso de se oculta que la necesidad de

autonomía del pueblo, en este caso la comunidad educativa.

¿Cuál podría ser entonces la solución a un sistema tan decadente como este? La

solución es el tiempo, creer en los pocos agentes de cambio que ya están y, mediante estos

crear aún más. La solución no es crear mas anarquía que la existente. Si no, en vez de eso,

crear en sistema educativo que se merece el país, un sistema donde en los docentes

predomine la autocrítica y donde el educando cree autonomía y crítica para así, llegar a ser

ciudadanos íntegros que aporten a la sociedad, la solución a la degradada educación valga

la redundancia, es la propia educación. Una educación humanística que cree seres humanos,

no agentes corporativos.

Se necesita reeducar a los docentes, una nueva generación de docentes que sean

conscientes del problema, nuevos y futuros jóvenes que quieran reformar todo, vivir de la

paciente labor educativa, que no remunera mucho siendo esta una causa de porque la

docencia no está bien vista, pero ¿Por qué solo buscar el premio económico y no el del

cambio? Buscamos nuevas formas de educar sin importar la economía, pues esta es la que
corrompe al hombre y esto lo sé porque soy educado y puedo decir que la sociedad nos

corrompe, el poder nos corrompe y por eso sé que es lo que nos conviene y por eso le

apunto a la educación.

Colombia, país que ha sangrado y aun sangra, veamos lo que seremos, apuntémosle

a la educación, todos los pensadores hoy de en día concuerdan, la educación es la única

salida, artistas lo dicen en sus canciones que nos llaman a la conciencia, eduquemos y

seamos educados, porque los docentes aun necesitan aprender, aún no saben del mundo y

lo poco que saben debe transmitirse bien, sin imponer, sin brindar dogmas, si no, con

objetividad.

Para finalizar, se concluye de manera clara una respuesta a nuestro pobre sistema

educativo, una solución a este, planteada por el maestro Guillermo Hoyos en una de sus

entrevistas. Así, el objetivo principal de la educación sí debe ser educar para la ciudadanía

(Hoyos, 2011). Creando seres con autonomía y en paz, sin guerra civil entre personas-

creando una moral o ética de la cual nos habla Kant en 1995- cuando el ser humano logre

llegar a estos estados, su nación podrá avanzar y la educación se podrá nombrar como

reformada.