Está en la página 1de 5

¿Cómo podemos mejorar la expresión corporal por medio del aprendizaje de la danza?

Nelson Berrio

Justificación

Los seres humanos estamos en constante contacto con el mundo exterior, es por eso que
debemos ser asertivos a la hora de comunicarnos con los demás, pero comunicarnos con los
demás es un acto mucho más complejo que simplemente hablar, por medio de nuestro cuerpo
transmitimos una gran cantidad de mensajes, en la mayoría de las ocasiones de manera
inconsciente, y siempre se nos ha educado para mejorar la manera en como escribimos y
hablamos, pero poco se hace para enseñar acerca de la expresión corporal.

A través del aprendizaje de la danza aprendemos mucho acerca de nuestro cuerpo y


adquirimos consciencia del mismo, gracias a esto podemos mejorar las expresiones
corporales y empezar a comunicarnos de una manera más asertiva al ser conscientes de la
manera en que con nuestro cuerpo estamos transmitiendo mensajes a las demás personas
cuando estamos interactuando con ellas.

Objetivos

 Identificar los aspectos comunicativos que podemos mejorar a través del


aprendizaje de expresiones corporales por medio de la danza.
 Fortalecer nuestras habilidades comunicativas a través del conocimiento de nuestro
cuerpo.
Expresión corporal y danza a lo largo del tiempo.
La danza es una costumbre cultural que se inicia en las primeras comunidades humanas,
donde el baile lo consideraban como una necesidad que ayudaba a relacionar la vida
interior con la vida diaria, estaba más encaminado a un sentido que era el espiritual y
mágico, a través del cual expresaban su sensación de vivir, sentimientos y pensamientos.
Con el paso del tiempo se han ido desarrollando distintas formas y vías de manifestación
cultural de la danza cada vez más diversas. Todo comenzó en la Grecia arcaica y en el Asia
menor, donde se desarrolló la iconografía, llegando a nosotros rasgos tanto de las danzas
etruscas y romanas como de las helénicas.
Durante la Edad Media la Iglesia puso muchas trabas para el desarrollo de la danza,
queriendo extinguirla por considerarla típica de tradiciones paganas. Ya en el Renacimiento
empieza a proliferar el ballet de cour, creado en Italia como forma de espectáculo. En los
siglos XV y XVI es cuando se inicia la ópera-ballet, en la cual surge un trabajo más
centrado en la técnica y mecanicismo del gesto y la actitud corporal. Esto hace establecer
unas bases de la danza académica, lo cual llega a su culminación con la creación de los
ballets rusos a principios del siglo XX. Las más importantes de la época fueron Diaghilev,
Nijinska, Massine, Balanchine, algunos vigentes aún en la actualidad. Al mismo tiempo
que se desarrolló progresivamente las líneas académicas de danza, también aparecieron
otras alternativas de danza. Por ejemplo, en este ámbito podemos destacar a Dalsarte en el
siglo XIX y a Duncan en el XX, los cuales criticaban unos movimientos muy
esquematizados y estereotipados.
Por otro lado, podemos decir que ha sido a mediados del siglo pasado cuando ha
comenzado a desarrollarse con fuerza nuevas tendencias de danza, que reciben el nombre
de “danza moderna” o “danza contemporánea”. Estas corrientes se han iniciado en
Centroeuropa, siendo uno de los exponentes más importantes Garnier o Béjart; mientras
que al mismo tiempo en América aparecía la “danza-jazz”, destacando Cole y Ailey.
Al hilo de lo anterior, también cabe mencionar que, de forma paralela, siguen su curso las
danzas populares propias y autóctonas de cada pueblo, comunidad o país. Son danzas que
conservan un estilo tradicional puro a nivel de la técnica, la escenografía, la música, la
coreografía y que su fin último es la transmisión de la cultura característica de una zona.
En cuanto a las últimas décadas, podemos decir que están apareciendo numerosas formas
nuevas de danza, todas ellas muy diversificadas, tanto por su configuración a la hora de
llevarlas a la práctica como por sus bases teóricas, las cuales pueden verse de diferente
manera, dependiendo de la utilidad que le demos a la danza; puede ir de lo espiritual, lo
epistemológico o lo filosófico, hasta lo terapéutico, médico o de rendimiento motriz. En
esta línea de actuación encontramos nuevas corrientes de danza que actuales que se están
consolidando, como el gymdance, el aeróbic, danse-contact-improvisation, biodanza, y la
danza-terapia.
La danza como medio de expresión corporal.
En la literatura se ha definido la danza desde diferentes ámbitos como el arte, la educación,
el ocio y la terapia, siendo el movimiento rítmico y la expresión corporal parte común en
todas las definiciones, creándose cada vez una definición más amplia. Para Lacarcel (1995)
la danza pone en juego el sistema kinésico proporcionando información de nuestro propio
cuerpo en el espacio: posturas, movimientos, equilibrio y orientación. Esto puede ser
utilizado para reeducar al niño con problemas para que pueda tomar conciencia de su
entorno, de su propio cuerpo y un desarrollo de la conciencia estética.
La expresión corporal es espontanea e instintiva, pero al mismo tiempo calculada, esto
depende del entorno en que nos encontramos, cuando estamos en sitios donde nos sentimos
seguros de sí mismos actuamos con naturalidad, mientras que en aquellos donde nos
sentimos un poco reprimidos solemos esconder muchas cosas y actuar de manera más
prudente.
El lenguaje del cuerpo comprende cualquier movimiento, sea reflexivo o no, de una parte, o
de la totalidad del cuerpo que una persona emplea para comunicar un mensaje emocional al
mundo exterior, siempre van a existir dos elementos en la comunicación que son, él envió
del mensaje y la manera en como este es percibido por el que lo recibe. La danza posee la
capacidad de representación e imitación, lo que sugiere que quizá representa una forma
primitiva de lenguaje.
En la danza se utilizan movimientos que generalmente siguen un patrón, estos están
acompañados de música y estos a su vez sirven como una manera de comunicar o expresar
a los demás lo que la música nos hace sentir, la neuropsicologa Beatriz Calvo Merino
descubrió que al ver bailar a otra persona podemos vernos reflejados en esta, como si
fuésemos nosotros quienes estuvieran bailando, los responsables de este efecto son las
neuronas espejo, las cuales residen en el área motora del cerebro.
La forma en como comunicamos con nuestro cuerpo a la hora de bailar, pueden llegar a ser
tan representativas para quienes nos observan que podemos generar este tipo de conexión
con ellos, por lo general, cuando danzamos estamos transmitiendo algún sentimiento al
público que nos observa, ya sea un sentimiento de felicidad, tristeza, pasión, entre otros; las
expresiones corporales que se utilicen permiten que aquellos que nos observan se sientan
conectados con nosotros o simplemente no generar nada en ellos, por eso es de gran
importancia expresar de manera correcta lo que queremos que el público perciba con
nuestros movimientos.
La danza, antes de ser un arte, ha sido una expresión espontanea de la vida colectiva, es
decir, se ha utilizado como lenguaje social e incluso religioso, anteriormente, las tribus
indígenas realizaban especies de ceremonias con música, sacrificios y expresiones
dancísticas como medio para pedir a los dioses algo que necesitaran en su debido momento;
además de esto, cada pueblo tiene un baile tradicional, propio de su región, que se ha
transmitido de generación en generación, y que en nuestros tiempos aún se enseña en las
escuelas como símbolo de sentido de pertenencia a la región a la cual pertenecemos.
Incorporar la danza en el sistema educativo podría ser un plus para el aprendizaje de los
niños y jóvenes, ya que es una actividad física que se aprenda por medio de la práctica, lo
que puede hacer más llamativas las clases, puesto que no tenemos que permanecer horas
enteras leyendo libros para adquirir ciertas habilidades físicas y cognitivas que nos puede
brindar la danza, entre las cuales podemos destacar habilidades comunicativas, las cuales
son las que toman relevancia en el desarrollo de este texto, las cuales trataremos más
adelante.
Algo que podemos afirmar es que el cuerpo no miente, y esto se puede evidenciar muy
fácilmente, ya que cuando tenemos una sensación de rechazo o bien sea de placidez,
nuestro cuerpo es el que hace que las demás personas se enteren de esto, por los gestos o
posturas que tomamos frente a las personas o elementos que nos transmiten esta sensación,
debido a esto, es de gran importancia tener consciencia de nuestro cuerpo, lo cual se puede
aprender por medio de la danza, ya que para poder ejecutar de manera correcta las
secuencias o pasos que se aprenden, debemos empezar a hacer consciencia de nuestro
cuerpo, que partes del mismo debo emplear, como se deben mover estas, lo postura de mi
cuerpo, y una cantidad de cosas que se deben tener en cuenta a nivel técnico, que me
pueden ayudar a generar un conocimiento de mi propio cuerpo.

Por medio del aprendizaje de la danza se pueden mejorar ciertos aspectos comunicativos no
verbales como son:
 Las expresiones faciales, mejoran notablemente cuando empezamos a practicar y
generamos sensaciones de seguridad y autoconfianza a medida que aprendemos
nuevos elementos.
 Se logra disminuir la tensión mental, lo que nos ayuda a actuar de manera más
natural cuando debemos expresarnos frente a otras personas.
 Por medio de la práctica de la danza se posibilitan situaciones para desarrollar
situaciones sociales, lo que facilita la afirmación personal, nos genera un
sentimiento de participación e inclusión y ayuda a mejorar la seguridad en sí mismo.
 Al conocer y dominar nuestro cuerpo, sentiremos más seguridad de nosotros
mismos y podremos actuar de forma más natural.
 Mejoramos nuestra percepción espacial, lo cual puede ser de gran importancia a la
hora de tener que expresarnos frente a un público, ya que hemos dominado espacios
cuando se hacen puestas en escena, se puede sentir más tranquilidad al expresarnos
ante un público.
 Se genera un equilibrio y armonía individual y grupal potenciada desde el trabajo
corporal.

Para concluir, podemos observar que los aspectos que mejoramos por medio del
aprendizaje de la danza están estrechamente orientados a generar una mejor imagen de
nosotros mismos, lo que nos regala seguridad y permite que mejoren nuestros expresiones
corporales sean más asertivas, ya que estas en muchas ocasiones nos juegan una pequeña
trampa cuando empezamos a sentir inseguridad y miedo a lo que puedan pensar las demás
personas, esta sensación tiende a desaparecer cuando empezamos a sentirnos seguros de sí
mismos, esto permite que al comunicarnos con las demás personas, nuestro lenguaje
corporal sea mejor y se vea representado por la seguridad en sí mismo.

Bibliografía
Balcells, M. C., & Foguet, O. C. (1992). Bailando en la escuela, el cuerpo expresivo, material
alternativo y percepcion : v1. Barcelona: Inde Publicaciones.

Jordan, O. R., & Campos, R. C. (2011). Las competencias básicas desde la educación física.
Barcelona: Inde Publicaciones.

Luis Antonio Muñoz Tecano, B. E. (2017). La danza como estrategia para la expresión corporal en
el grado transición del colegio Catumare, sede Rochela Villavicencio. Villavicencio.

Schinca, M. (2010). Expresión corporal : técnica y expresión del movimiento. - 4. ed. Barcelona:
Wolters Kluwer.

Sinay, P. (2005). Aportes de la expresion corporal en los aprendizajes : cuerpo, movimiento y


experiencia artistica. Alternativas: Espacios pedagogicos, 9(38), 173-182.