Está en la página 1de 376

MECÁNICA DE SUELOS

Fuerza Normal
100 a 1000 A

A B

Cara 2 Cara 1

C i-1 i+1
D i

Alvaro Ignacio Covo Torres

∆P

a Arena
Arena

Isocrona

Linea Hidrostatica H
u ex (z,t)

ARCILLA ARCILLA
z Eje de Simetria

∆P

Arena
Arena

Cartagena, octubre de 2008.


MECÁNICA DE SUELOS

Alvaro Ignacio Covo Torres, Ph.D.


Universidad de Cartagena

Cartagena, octubre de 2008.


TABLA DE CONTENIDO

CAPITULO I

INTRODUCCIÓN 1
Revisión histórica 2
Problemas de suelo en tiempos prehistóricos 2
Problemas de suelo en tiempos antiguos 2

CAPITULO II

LA NATURALEZA DEL SUELO


Procesos de meteorización 5
Textura del suelo 5
Naturaleza de los depósitos de suelo 6
Tamaño del grano y distribución por tamaños. 6
Origen y tipos de depósitos de suelo 9
Suelos residuales 9
Suelos transportados 9
Suelos depositados por el agua 9
Suelos transportados por gravedad 10
Depósitos glaciales 10
Depósitos de suelos transportados por el viento 10
Suelos Orgánicos 10
Materiales de relleno 11
Forma de la partícula 11
Propiedades electro-químicas de minerales arcillosos 11
Minerales arcillosos 12
Estructura de los depósitos de arcilla 13
Superficie Especifica 14
Sensitividad 14
Relaciones de fase y definiciones básicas 14
Relación de Vacíos 16
Porosidad 16
Grado de Saturación 16
Densidad Relativa 18
Densidad Total 20
Densidad Seca 20
Densidad del agua 20
Densidad de los Sólidos 20
Limites de Atterberg e índices de consistencia 22
Límite Líquido 22
Límite Plástico 23
Índice de Plasticidad 23
Índice de Liquidez 23
Actividad 24
Identificación de minerales en suelos arcillosos 24
Límite de contracción 25

CAPITULO III

CLASIFICACION DE LOS SUELOS


Introducción 27
Sistema de clasificación unificado de los suelos 27
Límite de contracción 30
Sistema de clasificación AASHTO 30
Índice de Grupo 30

CAPITULO IV

EXPLORACION DEL SUBSUELO


Tipos de equipos de perforación 34
Tipos de tomamuestra 36
Tubos shelby 36
Tomamuestra estándar 37
Tomamuestra Oakfield 39
Muestras en roca 39
Medida de la Resistividad en suelos 40
Medidas de Resistividad en el Laboratorio 40
Medidas de Resistividad en el Campo (El Arreglo de Wenner) 41
Resistividad Típica de Suelos 42
Ecuación de Resistividad para suelos estratificados 42
Interpretación de Mediciones de resistividad de Campo 45
Ejemplo de registro de perforación 46

CAPITULO V

COMPACTACION Y ESTABILIZACION DE SUELOS


Introducción 47
Compactación 47
Teoría de compactación 48
Propiedades y estructura de suelos compactados 50
Equipos de compactación y procedimientos 55
Densidad de Campo 59

CAPITULO VI

ESFUERZOS EN LOS SUELOS


Esfuerzo total geostático 60
Presión de poros 60

ii
Medición de Presión de poros en el campo (Piezómetro) 61
El esfuerzo efectivo 62
Presión lateral efectiva geostática para suelos normalmente consolidados 63
Distribución de esfuerzos en una masa semiinfinita 63
Teoría de Bousinesq 63
Esfuerzo bajo un área circular cargada 66
Esfuerzo bajo una esquina de un área rectangular cargada 66
Aproximación 1 a 2 67
Método de Newmark 67
Asentamientos por distorsión elástica para área circular cargada sobre un sólido semi-infinito 69
Asentamiento por distorsión elástica para áreas rectangulares cargadas sobre un sólido semi-
infinito y finito. 69
Determinación de Profundidad de sondeos en exploración de subsuelo 72

CAPITULO VII

HIDRAULICA DE LOS SUELOS


Permeabilidad del suelo 73
La ley de Darcy 73
Efecto de la textura del suelo 74
Efecto de la gradación 74
Efecto del contenido de finos en gravas 74
Efecto del grado de compactación 74
Efecto de la estructura y discontinuidades 75
Medición de la permeabilidad en suelos de grano grueso (Permeámetro de cabeza constante) 75
Medición de la permeabilidad en suelos de grano fino (Permeámetro de cabeza variable) 76
La permeabilidad en función de la viscosidad del agua 77
Medición de la permeabilidad en la cámara triaxial 77
Permeabilidad en suelos estratificados 77
La permeabilidad en función de la relación de vacíos 79
El principio de Bernoulli aplicado a la Mecánica de Suelos 79
Efecto del flujo de agua sobre la masa de suelo 80
El concepto del peso unitario efectivo 80
El fenómeno de arenas movedizas 81
Requisitos de materiales filtrantes, Geotextiles y Geomembranas. 81
Capilaridad 82
Capilaridad en estratos no homogéneos 85
Drenaje con capilaridad 86
Medición de permeabilidad en el campo (Pozos) 88
Teoría de Pozos con Flujo estabilizado 88
El método de bombeo en excavación 88
El método del tubo 91
El método del piezómetro 92
Prueba de precolación 93
Diseño de sistemas de disposición de aguas negras 94
Movimiento Superficial de las partículas de suelo 94

iii
CAPITULO VIII

FILTRACION Y REDES DE FLUJO


Introducción 97
Redes de flujo 98
Propiedades de las redes de Flujo 99
Propiedades de las líneas de flujo y equipotenciales 99
Redes de flujo en muros de contención 99
Redes de flujo en presas de tierra 103
Determinación del gradiente hidráulico entre dos puntos 104
Redes de flujo en suelos ortotrópicos 105

CAPITULO IX

TEORIA DE LA CONSOLIDACION
Compresibilidad (av) y coeficiente de cambio volumétrico (mv) 109
Indice de compresión (Cc) 112
Coeficiente de empuje de tierra en reposo para arcillas sobreconsolidadas. 113
Derivación de la ecuación de la consolidación 114
Factor tiempo (T) y distancia máxima de drenaje (H). 116
El coeficiente de consolidación Cv 116
Solución general de la ecuación de la consolidación 116
Condiciones de frontera (Solución exacta) 117
Solución por diferencias finitas 118
El operador diferencias finitas de primer orden 118
El operador diferencias finitas de segundo orden 118
Condiciones de frontera (Solución por diferencias finitas) 119
Determinación de los Parámetros de Consolidación en el Laboratorio 121
Determinación del 0% Consolidación 121
Ajuste de curvas de consolidación 122
El método de Taylor para estimar t50 y t90 122
Determinación de t50 y t90 por el método de Casagrande 122
Determinación del coeficiente de consolidación (Cv) 123
Correlación entre el límite líquido y el coeficiente de consolidación 123
Consolidación secundaria 125
Teoría de la consolidación con compresión secundaria de Barden 125
Relación entre el contenido de humedad natural y la consolidación secundaria 126
Teoría de la consolidación con compresión secundaria y propiedades constantes. 126
Solución general aproximada para propiedades constantes 129
Teoría de la consolidación con compresión secundaria y propiedades variables 136
Determinación experimental de los parámetros de consolidación secundaria. 138
Evaluación de los parámetros Cv y M considerados constante 140
Evaluación de Cv y M basado en la Permeabilidad y la relación de vacíos 141
Resultados de ensayos y comentarios de consolidación secundaria. 141
Medición de la permeabilidad. 142

iv
Parámetros viscosos 143
Parámetro B 144
Parámetro C 145
Medida de la expansión en suelos de grano fino (Método de la Navy) 150
Presión de expansión potencial 150
Potencial expansivo libre 150
Consolidación radial para, el caso de igual deformación, considerando resistencia al flujo
dentro del drenaje vertical de arena y la perturbación por instalación. 153
Drenajes verticales de arena, Introducción. 152
Problemas prácticos. 153
Solución considerando deformación libre 154
Derivación teórica de la ecuación de Barron modificada (deformación igual) 154
Determinación del parámetro (A) 156
Ecuación de Barron con permeabilidad perturbada por instalación del drenaje vertical. 157
Permeabilidad Constante en la Zona de Perturbación 157
Permeabilidad Con Variación Lineal en la Zona de Perturbación 158
Comparación de resultados obtenidos por diferencias finitas y las ecuaciones de Barron 158
Comparación entre la Solución de Deformación Libre e Igual. 158
Resistencia dentro del drenaje vertical de arena 159
Ejemplos del Efecto de la perturbación por la instalación del drenaje 161
Ejemplo de Permeabilidad Constante en la Zona de Perturbación 161
Ejemplo de Permeabilidad Variable en la Zona de Perturbación 163
Casos donde se combina los efectos de Resistencia dentro del Pozo y Perturbación por
Instalación del Drenaje 163
Ecuación de Barron 165
Ejemplo 9.03 166

CAPITULO X

RESISTENCIA AL CORTANTE EN LOS SUELOS


El concepto de ángulo de fricción interna 175
Estado de esfuerzos planos en un punto 176
Criterio de falla en los suelos 178
El recorrido del esfuerzo 179
El ensayo triaxial 181
Ensayo de permeabilidad en la cámara triaxial 182
Tipos de ensayos triaxiales 182
El concepto de φ=0 183
El ensayo de compresión inconfinada 184
Arcillas sensitivas 184
Correlación entre el Número de golpes y la resistencia inconfinada 184
La teoría de la adhesión 185
Variables que afectan el ángulo de fricción interna de los suelos 186
Angulo de Fricción en arenas 186
Angulo de Fricción para esfuerzos Bidimensionales 189
Angulo de Fricción para esfuerzos Triaxiales 189
Angulo de fricción interna efectivo en arcillas 191

v
Relación entre el índice de plasticidad y el ángulo de fricción interna para suelos de grano fino
normalmente consolidados 191
Evaluación del módulo de elasticidad en arcillas 192
Evaluación del módulo de elasticidad en arenas 192
El ensayo de corte directo 192
Teoría de Rankine sobre empuje horizontal sobre muros de contención 193
Teoría de Rankine para empuje activo sobre muros de contención 193
Teoría de Rankine para empuje pasivo sobre muros de contención 193
Fuerza lateral contra muros de Contención por el método de Coulomb. 194
Deducción de la Fuerza Activa de Coulomb Utilizando Máximos y Mínimos 195
Deducción de la Fuerza Pasiva de Coulomb Utilizando Máximos y Mínimos 197
La Fuerza Activa de Coulomb obtenida mediante Variación del Angulo de deslizamiento de la 197
cuña (β).
La Fuerza Pasiva de Coulomb obtenida mediante Variación del Angulo de deslizamiento de la
cuña (β). 198
El Método de Culman para Fuerza Activa 200
El Método de Culman para la Fuerza Pasiva 201
El Método de Poncelet para Cálculo de la Fuerza activa de Coulomb y el ángulo de
deslizamiento crítico. 202
El Método de Poncelet para Cálculo de la Fuerza pasiva de Coulomb y el ángulo de
deslizamiento crítico. 205
Presión activa debida a sismos 206
Presión pasiva debida a sismos 206
Movimiento del muro 207
Efecto del Tipo de suelo 207
Efecto debido a sobrecarga uniforme 207
Sistema de drenaje y presión de agua 208
Efectos tridimensionales 211
Fricción contra la espalda del muro 212
Evaluación del efecto de arco 213

CAPITULO XI

ESFUERZO ADMISIBLE EN CIMIENTOS


Esfuerzo de falla en suelos de grano fino 216
Esfuerzo de falla en suelos de grano grueso 218
Falla por corte en los suelos 220
Falla de corte general de Terzaghi 220
Falla de corte Local (Peck, Hanson y Thornburn) 222
Falla por licuefacción durante un sismo en suelos granulares 223
Asentamiento debido a reducción de la relación de vacíos y por distorsión elástica 224
Evaluación de las constantes de resorte para un suelo. (SOPORTES FLEXIBLES). 225
Determinación Teórica de los valores de las rigideces. 227

vi
CAPITULO XII

PILOTES Y CIMENTACIONES SOBRE PILOTES


Introducción. Tipos de pilotes referidos al método de colocación 229
Tipos de martillos 229
Capacidad de carga de pilotes en arcilla 230
Capacidad de carga de pilotes en arena 231
Capacidad teórica de pilotes por punta en arena en función del ángulo de fricción interna. 232
Asentamiento de pilotes individuales y pruebas de carga 232
Factor de seguridad en pilotes 235
Dinámica de Pilotes Hincados 235
Formulas Dinámicas (Engineerin News) 235
Formulas Dinámicas (Martillos Delmag) 236
La Ecuación de Onda 236
Incremento de Resistencia de Pilotes Hincados en Arcilla. 240
Ejemplo Práctico 1 241
Ejemplo Práctico 2 243
Ejemplo Práctico 3 244
Asentamiento y carga admisible de pilotes en grupo 246
El fenómeno de la Fricción Negativa 247

CAPITULO XIII

ESTRUCTURAS DE RETENCION Y ESTABILIDAD DE TALUDES


Diseño de muros de contención 250
Diseño de tablestacas 253
Tablestaca en voladizo (Empotradas) en materiales friccionantes 253
Tablestaca anclada, empotrada en materiales friccionantes 255
Tablestaca anclada, simplemente apoyada en materiales friccionantes 256
Diseño de estructuras utilizando muertos de concreto o pilotes 260
Diseño de Tablestacas en arcilla 261
Excavaciones soportadas lateralmente 262
Esfuerzos laterales en estructuras considerando el suelo como resortes 263
Estabilidad de taludes 270
Taludes infinitos 270
Taludes finitos 272
Método de Culman 272
El método de las tajadas 274
El método de Bishop modificado 276

CAPITULO XIV

DINAMICA DE SUELOS Y ASPECTOS SISMICOS


Introducción. 280
Fundación de Maquinas 280

vii
Movimiento debido a Sismos. 280
Cargas por Impacto. 280
Análisis de vibración forzada y amortiguada de fundaciones. 280
Característica de oscilaciones verticales. 280
Simplificación del problema 280
Propiedades dinámicas de los suelos 284
Diseño para evitar resonancia. 285
Equipos de alta frecuencia 285
Equipos de baja frecuencia 285
Vibraciones acopladas 285
Efecto de la profundidad de la cimentación 285
Proximidad a una capa de suelo rígida 286
Frecuencia natural por vibración de equipos soportados sobre pilotes 290
Esfuerzo admisible y asentamientos. 291
Transmisión de vibración y monitoreo 294
Monitoreo de vibración 295
Teoría de vibraciones 295
Teoría de vibraciones libres sin amortiguamiento 295
Teoría de vibraciones libres amortiguadas con un grado de libertad 296
Teoría de vibraciones forzadas y amortiguadas con un grado de libertad 298
Equipos reciprocantes 299
Aspectos sísmicos 300
Sismo de diseño 300
Estudios específicos del lugar 300
Magnitud del sismo 300
Intensidad 301
Relación entre la magnitud e intensidad 301
Reducción de la vulnerabilidad de la fundación a solicitaciones sísmicas 301
Cargas sísmicas en las estructuras 301
Cargas en la fundación 301
Cargas contra paredes 301
Potencial de licuación 303
Factores que afectan la licuación 303
Evaluación del potencial de licuación 304

APENDICE A. Notación 309


APENDICE B. Ejemplo análisis de ensayo de consolidación 317
APENDICE C. Asentamientos por Distorsión Elástica, Método de Schmertmann 323
APÉNDICE D. Efecto de la hinca de un pilote en el suelo circundante 327
APENDICE E. Teoría General del Esfuerzo para Suelos de Grano Fino. 331
APENDICE F. Bibliografía. 345
APENDICE G. Índice Temático 353

viii
Prefacio.

Estas conferencias fueron elaboradas ante la necesidad de resumir en una unidad coherente los últimos
avances de la Mecánica de Suelos para ser dictadas en dos cursos introductorios de Mecánica de Suelos.

Las conferencias fueron desarrollada básicamente de acuerdo con el programa del curso de Mecánica de
Suelos I y II que se ofrece en la Facultad de Ciencias e Ingeniería de la Universidad de Cartagena. Los
temas referentes a muros de contención, tablestacas y estabilidad de taludes del Capítulo 13 pueden ser
dictados tanto en cursos introductorios como avanzados de Mecánica de Suelos. El capítulo 14 cubre los
avances efectuados en los últimos años en dinámica de suelos, el cual fue implementado para ser dictado en
cursos de postgrado.

Agradezco a las personas que me sirvieron de inspiración y contribuyeron a despertar mi interés en este
tema; entre ellos se destacan los profesores José Antonio Covo Tono, Jorge E. (El Papi) Cruz Pombo,
Arnoldo Berrocal Tatis, de la Universidad de Cartagena y Richard P. Long, Ken Demars y Kent A. Healy de
la Universidad de Connecticut.

Ing. Alvaro Ignacio Covo Torres, Ph.D.


Profesor Asociado
Universidad de Cartagena.

ix
x
CAPITULO I

1.0 1 INTRODUCCION

El Suelo como material de construcción. El suelo puede ser considerado como el material más antiguo
y mas complejo utilizado por ingenieros.

A menos que se construya sobre roca, las estructuras de cualquier clase deben ser cimentadas sobre el
suelo. Por lo tanto, la escogencia del tipo de cimentación es uno de los primeros problemas que
debe ser abordado en un proyecto.

Debido al poco desarrollo de la mecánica de suelos como una disciplina de la ingeniería hace varias
décadas, o suposiciones equivocadas acerca del comportamiento del suelo, o incluso debido a ignorancia
de los principios descubiertos de la mecánica de suelos, los ingenieros se han visto abocados a un sin
número de fallas en el suelo. Las fallas del suelo pueden ser debidas entre otras a:

1) Acción no anticipada del agua


2) Acción de heladas
3) Asentamientos excesivos no previstos

Cientos de miles de kilómetros de vías en carreteras y aeropuertos se han desintegrado debido a cargas
excesivas, o a cambios radicales en el contenido de humedad, o a variables climatológicas tales como las
heladas. Muchas presas de tierra han fallado porque los ingenieros no fueron capaces de prever con
precisión las propiedades del suelo remoldeado y compactado o el efecto del régimen de lluvias en el
comportamiento del suelo. Fallas en túneles, puentes, y en otras muchas estructuras de retención y varias
estructuras hidráulicas han sucedido debido a que los ingenieros fueron incapaces de calcular
satisfactoriamente las presiones a que el subsuelo iba a estar sometido y los consiguientes asentamientos.
Asentamientos diferenciales fueron también responsables de la falla de grandes estructuras. Un elevador
de grano de 1'000.000 de bushels1 de capacidad, que pesaba 18.000 toneladas, colapso en Manitoba
Canadá, en 1914, debido a una falla del subsuelo en un estrato suelto. El elevador consistía de 65 silos
circulares de 24 metros de altura. Los silos estaban soportados por una gran placa de cimentación.
Cuando los silos fueron llenados por primera vez se hundieron de un lado hasta una profundidad de 12
metros quedando inclinados un ángulo de 30 grados con respecto a la vertical, tal como se muestra en la
Figura 1.01. Los silos fueron levantados y soportados con éxito en 70 caisons de 1.80 metros de diámetro.

Mas tarde los principios que rigen las resistencia del suelo pudieron ser comprobados con la falla a gran
escala producida en el elevador de grano. A través del tiempo, los ingenieros han aprendido que la
naturaleza de los suelos es mucho mas compleja que otros materiales de construcción como el hierro,
madera, concreto, etc. Los esfuerzos de trabajo y el comportamiento de estos materiales han sido
determinados con un grado de confiabilidad elevado, lo que permite diseños económicos.
Comportamientos inesperados de estos materiales no son comunes. Por el contrario, los suelos utilizados
para construcción y para soporte de estructuras poseen propiedades bastante diferentes. Es sabido que
vibraciones puede licuar una arena suelta con la consiguiente falla de la estructura. Las arcillas
pueden presentar alta resistencia cuando están secas pero fallar a esfuerzos muy bajos cuando están
saturadas debido al hinchamiento de esta al absorber agua. Otro gran problema con suelos de grano fino es
el de presentar levantamientos durante el deshielo debido a heladas por expansión del agua, los cuales
causan fallas en el pavimento debido a perdida en la capacidad portante del suelo. La mayoría de las fallas
ocurren por la acción no prevista del agua. Por esta razón el control del agua es de gran importancia.

1
Unidad de medida seca Norte Americana. 1 Bushel = 35.24 Litros
Figura 1.01. Falla del Elevador de Grano de Transcona en Winnipeg, Manitoba, Canada.

1.02. REVISION HISTORICA.

En tiempos modernos, la disciplina de la mecánica de suelos avanza a pasos agigantados. Es interesante


estudiar la evolución de los conceptos utilizados en trabajos de suelos e ingeniería de fundaciones en el
pasado. Debemos estar conscientes que el conocimiento que poseemos actualmente es una herencia
acumulada durante la historia de la humanidad.

1.02.1 Problemas de Suelos en Tiempos Prehistóricos. La mecánica de suelos tal como nosotros la
conocemos no existía para nuestros antepasados. Desde tiempos prehistóricos el suelos presentaba
problemas al hombre, ya que por ejemplo, el transporte de mercancías y los viajes debían hacerse
necesariamente sobre la tierra, sobre terrenos pantanosos, arenosos, montañosos; Estos terrenos
presentaban grandes obstáculos. En épocas tempranas de su historia el hombre se movilizaba a pie y en
los primeros asentamientos el ser humano trasladaba sus viviendas en busca de mejores o mas tierras con
sus pertenencia cargadas sobre sus espaldas.

Mas tarde, el suelo fue utilizado como material de construcción y como soporte de las estructuras
construidas. En épocas tempranas el hombre utilizó el suelo para construir lomas para enterrar a sus
muertos, para construir refugios contra las inundaciones, para la construcción de canales, zanjas y
fortificaciones. El progreso del conocimiento del hombre en la utilización del suelo fue mas bien lento.

1.02.2 Problemas de suelo en tiempos antiguos. Los problemas de suelos en tiempos antiguos fueron
asociados con las vías, canales y puentes. por ejemplo, el Dschou-Li, un libro de las costumbres de la

2
dinastía china de Dschou, algunos 3.000 anos antes de Jesucristo, contenían provisiones e
instrucciones para la construcción de vías y puentes.

El uso de pilotes de madera y pilas de piedra en suelos blandos fue conocido en Egipto 2.000 anos antes
de Jesucristo. El uso de pilotes condujo a la construcción de la cámara mortuoria en la pirámide de Se'n
Woster I, quien gobernó en Egipto unos 2.000 anos antes de Jesucristo. El fondo del bloque fue cortado de
bloques de piedras calizas redondeadas con un hueco en el centro. El bloque de piedra fue apoyado en
unas capas de conglomerado y arena el cual finalmente las desplazo hasta llegar al manto rocoso. Las
paredes del bloque de piedra fueron pulidas para reducir la fricción causada durante el hundimiento del
bloque.

El suelo fue también utilizado como material de construcción para lagunas y diques de retención.
Templos antiguos y monumentos alrededor del mundo fueron construidos utilizando piedra y suelo
como material de construcción. Los Aztecas construyeron templos y ciudades en los suelos blandos del
valle de ciudad de México mucho antes de que los europeos descubrieran el nuevo mundo.

Los arquitectos y constructores Europeos notaron asentamientos apreciables en catedrales y edificios


grandes. El ejemplo mas conocido es el de la Torre Inclinada
de Pisa, la cual sufrió asentamientos de 1.2 y 3 metros en sus
lados norte y sur, respectivamente, desde 1174 hasta nuestros días
mediante un proceso conocido como consolidación. Los
escandinavos utilizaron pilotes de madera para soportar
construcciones en arcillas blandas. Una de las obras mas
importantes construidas por los españoles en el nuevo mundo en
esa época fue el Fuerte San Felipe de Barajas en Cartagena de
Indias junto con las murallas construidas como un sistema para
proteger la ciudad de los ataques de los bucaneros de la época. El
Castillo de San Felipe es una estructura de piedra pegada con
argamasa (una mezcla de cal y arena) construida sobre un
cerro natural. Ejemplo del ingenio de los españoles para su
diseño y construcción fue el problema planteado para la
reparación efectuada en la década de 1970 de una porción del
muro sur del Castillo de San Felipe, donde fue necesario utilizar
pilotes fundidos en el sitio de 45 centímetros de diámetro para
soportar el muro que permitió su restauración.

Figura 1.02. Torre Inclinada de Pisa.

El diseño de fundaciones y otras construcciones donde se utilizaba suelo y roca se efectuaba mediante reglas
empíricas ya que no se desarrollaron teorías sino hasta mediados del siglo 17. El nombre mas famoso de
esa era es el de Coulomb. El estaba interesado en el problema de la presión ejercida por el suelo
sobre muros de retención; sus procedimientos de cálculo tienen todavía vigencia. La teoría de resistencia
mas común en suelos lleva su nombre. Durante los siglos 18 y 19 se destacaron los ingenieros franceses
Collins y Darcy y el escoses Rankine los cuales hicieron importantes contribuciones. Collins fue el primer
ingeniero que estudio el problema de la falla de taludes en arcilla como también la medida de la
resistencia al esfuerzo cortante de estos suelos. Darcy estudió el problema del movimiento del agua
en arenas saturadas estableciendo lo que se conoce en la literatura como la ley de Darcy. Rankine
desarrollo una metodología para el cálculo de presión sobre muros de contención. En Inglaterra
Gregory utilizo filtros horizontales para estabilizar cortes efectuados para construir vías férreas.

A comienzos de siglo se hicieron importantes estudios principalmente en Suecia. Atterberg


desarrolló los límites de consistencia los cuales se utilizan hoy. Durante el período 1914-1922 se
hicieron importantes investigaciones en relación con importantes fallas de taludes ocurridas en puertos y
vías férreas, donde la Comisión Geotécnica de vías Férreas de Suecia desarrollo varios conceptos y
aparatos utilizados en la Ingeniería Geotécnica. Se desarrolló el método de cálculo de taludes

3
conocido como el método de Fellenius. También idearon métodos para la obtención de muestras como el
del pistón y otro tipo de toma-muestras y desarrollaron importantes conceptos como el de la sensitividad
de las arcillas y consolidación; esta ultima estudia el tiempo que toma el agua en los poros de la arcilla en
salir debido a esfuerzos adicionales en la muestra, retardando de esta forma su reducción de volumen.

A pesar de estos desarrollos en Suecia, se considera que el padre de la Mecánica de Suelos fue el Austríaco
Profesor Karl Terzaghi. El publicó en el año de 1925 el primer libro que compendia todo el desarrollo de
la Mecánica de Suelos conteniendo además sus importantes aportes como la Teoría de la Consolidación.
Terzaghi fue un ingeniero excepcionalmente creativo. El escribió varios importantes libros sobre la
Mecánica de Suelos y mas de 250 artículos. El fue profesor del Robert College en Estambul,
Technische Hochschule en Viena, M.I.T., y Harvard University desde 1938 hasta su retiro en 1956. El
continuó ejerciendo como Ingeniero consultor hasta su muerte en 1963 a la edad de 80 años.

Arthur Casagrande contribuyó al avance de la Mecánica de Suelos. El fue profesor en la Universidad de


Harvard desde 1932 hasta 1969. Además hizo importantes contribuciones al arte y la ciencia de la
Mecánica de Suelos y la Ingeniería de Fundaciones. Otros personalidades que contribuyeron al
desarrollo de la Mecánica de Suelos fueron Taylor, Peck, Tsckebotarioff, Skemptom y Bjerrum. Desde la
década del 50 el campo de la ingeniería geotécnica ha crecido vertiginosamente.

Terzaghi y Casagrande empezaron a enseñar Mecánica de Suelos e Ingeniería Geológica en los Estados
Unidos. Antes de la segunda guerra mundial estos temas eran ofrecidos como cursos para estudiantes
graduados. Actualmente se dictan por lo menos dos cursos de Mecánica de Suelos a nivel de pregrado en
las Universidades del Mundo.

4
CAPITULO II

2.01 LA NATURALEZA DEL SUELO.

Roca y Material de suelo se forman por la deposición originada por uno o mas procesos geológicos
ocurridos en la superficie de la tierra. La tierra es el tercer planeta del sistema solar que giran alrededor
del sol; Es un planeta azul de unos 12.000 kilómetros de diámetro que se desliza silenciosamente
alrededor del sol, tomando aproximadamente 365 mas 1/4 de días para completar una revolución alrededor
de este. La órbita de la tierra alrededor del sol sigue una trayectoria elíptica con un diámetro medio de 150
millones de kilómetros, tomando unos 8 minutos para que sus rayos de luz lleguen a la tierra. El sol gira
alrededor de nuestra galaxia (La Vía Láctea) tomando alrededor de 26.000 años para completar una
revolución completa. En la distancia que hay de la tierra al sol caben aproximadamente 100 diámetros
solares. La Vía Láctea esta formada por millones de estrellas similares a nuestro sol de mayor y menor
tamaño que este, siendo el sol una estrella de tamaño medio. De acuerdo con el astrónomo Americano
Carl Sagan, en el Universo existen alrededor de 50.000 planetas con condiciones aptas para la
formación de la vida; independientemente de esto, los procesos de formación de suelo son similares en
todos los planetas con atmósfera. Nuestra Luna tiene un diámetro de unos 2.000 kilómetros y fue visitada
por Americanos durante el final de la década del sesenta y parte de la del setenta; muestras traídas durante
las misiones APOLO fueron analizadas utilizando los criterios desarrollados en la tierra y tienen las
mismas características de suelos limo-arenosos encontrados en ciertas regiones de la tierra. Es
importante anotar que las condiciones de la luna son diferentes a las de la tierra ya que en la Luna no
hay agua ni atmósfera que transporte los suelos. Otro planeta visitado por sondas no tripuladas por el
ingenio Americano durante la década del ochenta fue el Planeta Marte, el cual a diferencia de la tierra tiene
la atmósfera de color rojizo.

De acuerdo con la cosmología moderna la tierra se formó hace unos 4.500 millones de años. Después de su
formación la tierra empezó a enfriarse produciéndose la roca madre cerca de la superficie de la cual a su
vez se formó el suelo debido a un proceso de desintegración. En ingeniería , suelo se refiere al material
mas o menos aglutinado por acción de la gravedad cerca a la superficie de la tierra. El suelo cubre una
pequeña parte de la superficie exterior del planeta (a lo sumo unos centenares de metros), debajo del cual
encontramos una capa de roca mas o menos intacta llamada corteza de unos 25 a 50 kilómetros de espesor,
la cual se encuentra flotando sobre una capa de material fluido conocida como Magma, el cual sale por
volcanes a través de fallas que conectan el magma fluido con la superficie terrestre. Cuerpos celestes
con una determinada condición crítica de masa y diámetro se convierten en estrellas.

2.01.1 Procesos de Meteorización

En planetas como la Tierra y Marte la roca madre se desintegra debido a efectos combinados del
intemperismo por cambios de temperatura incluyendo evaporación, congelación y al movimiento del agua
y a los vientos. El intemperismo actúa sobre los materiales cercanos a la superficie de forma física y
química ocasionando desintegración de las partículas de roca en tamaños mas péquenos. La desintegración
física ocurre por la congelación y fusión del agua, cambios de temperatura, erosión, y la actividad de las
plantas y animales incluyendo al hombre. Los cambios químicos descomponen las rocas por
oxidación, reducción, carbonatación y otros procesos químicos. Generalmente los agentes químicos son
mucho mas importantes que los físicos. Los suelos pueden ser residuales cuando son depositados en el
mismo lugar de origen o transportados por el agua, el viento, glaciares, etc. La historia geológica de un
depósito en particular afecta significativamente el comportamiento del suelo desde el punto de vista de
la ingeniería.
2.01.2 Naturaleza de los depósitos de suelo

2.01.2.1 Textura del suelo. Siguiendo la clasificación unificada de los suelos (USCS) este se clasifican
en suelo propiamente dicho para tamaño de partícula menores que 7.5 centímetros. Este rango se
subdivide a su vez, teniendo en cuenta su textura, en suelos de grano grueso (Gravas y Arenas) para
tamaños mayores que 0.075 milímetros; Las partículas con tamaños menores se clasifican como suelos de
grano fino (Limos o Arcillas). El criterio utilizado para diferenciarlos es un tamaño tal en que no se
distingan los granos individuales, el cual corresponde a unos 0.075 milímetros. Los suelos de grano
grueso tienen un comportamiento sencillo de describir utilizando conceptos tales como densidad y
ángulo de fricción interna. El comportamiento de las partículas de grano fino se complica debido al
desbalance ionico que existe en su estructura lo que origina que los suelos de grano fino sean
afectados por los cambios de humedad lo cual provee el medio para que operen los iones desbalanceados en
la estructura interna de la arcilla produciéndose cambios volumétricos y/o presiones de expansión
asociados con los cambios de humedad. En la tabla 2.01 se muestra el cuadro de textura y características del
suelo de acuerdo con el tamaño del grano. Los limos se diferencian de las arcillas por sus
características de plasticidad, tal como se describirá mas adelante en este capitulo.

Tabla 2.01. Textura y otras características del suelo


Nombre Suelo Gravas y Arenas Limos Arcillas

Tamaño Grano Grano Grueso, se puede Grano fino, no se puede Grano fino, no se puede
distinguir los granos identificar los granos con identificar los granos con
individuales con el ojo el ojo el ojo
Características Granular, sin cohesión Poca Cohesión, Poco Cohesivos, Plásticos
Plásticos
Efecto del agua Poco importante Importante Muy importante
Efecto de distribución de Importante No es importante No es importante
tamaño

2.01.2.2 Tamaño del grano y distribución por tamaños. Tal como se sugirió en la sección precedente,
el tamaño de las partículas de suelo tiene marcado efecto en el comportamiento del suelo; por lo que
desde el punto de vista de la clasificación de los suelos es importante hacerlo con base en la distribución de
tamaños. La relación en el rango de variación de tamaño de partículas de suelo varia en orden de magnitud
(en el orden de 10 ; por lo que la distribución de tamaños de suelo se hace en escala semi-
logaritmica tal como se muestra en la Figura 2.01, donde en la abscisa se muestra el tamaño de la partícula y
en la ordenada el porcentaje de la muestra por peso que tiene un tamaño menor que el tamaño
considerado. En esta figura se muestra una subdivisión para gravas y arenas de acuerdo con su tamaño;
nótese que las divisiones corresponden a tamices estándar de acuerdo con la ASTM (American Society for
Testing and Materials), donde el Tamiz 3/8" marca la diferencia entre gravas finas y gruesas, el tamiz No
4 representa la frontera entre gravas y arenas, el tamiz No 10 separa las arenas gruesas de las medias, el
tamiz No 40 las arenas medias de las finas y el tamiz No 200 divide las arenas finas de los limos y arcillas.
En la tabla 2.02 se muestra la apertura de los tamices de acuerdo con su numeración estándar.

El comportamiento ingenieril de un depósito de suelo depende fundamentalmente de las fuerzas que actúan
en las áreas de contacto entre las partícula individuales. Estas son en su mayor parte las fuerzas
gravitacionales relacionadas con la masa y por lo tanto aproximadamente con el volumen de las partículas y
las fuerzas superficiales derivadas de la actividad electroquímica en la superficie de las partículas. Las
partículas de arcilla tienen generalmente forma aplanada. Esta característica combinada con su tamaño
diminuto producen una relación alta entre el área superficial de las partículas con su volumen, por lo que a
pequeña escala las fuerzas superficiales electroquímicas predominan sobre las fuerzas gravitacionales
derivadas de la masa.

6
Tabla 2.02 Tamices ASTM estándar con su correspondiente abertura

Tamiz Estándard Apertura Tamiz (mm)


3/8" 9.525
4 4.750
10 2.000
20 0.850
40 0.425
60 0.250
100 0.150
140 0.106
200 0.074

Tamiz Estandard (Pulg) Numero de Tamiz Estandard

3" 2" 1" 3/8" 4 10 C 40 100 200


100
B

80 A

60

40

20

0
100 10 1 0,1 0,01 0,001
T a m a ño d e l G ra no (m m )

GRAVA ARENA
LIMO O ARCILLA
gruesa fina gruesa media fina

Figura 2.01 Curvas Granulométricas típicas

La distribución de tamaños se efectúa siguiendo la norma ASTM D422 -63 (reaprobada en 1990) y se
reporta en el formato mostrado en la Figura 2.01. Debido a que el análisis mecánico no es practico para
tamaños menores que el tamiz 200 la norma utiliza un análisis combinado para suelos que contengan limo
o arcilla, el cual incorpora el análisis por medio de hidrómetro. El hidrómetro es un aparato que mide la
densidad de un fluido por encima de su centro de volumen. El ensayo se efectúa introduciendo un
peso conocido de suelo que pasa el tamiz 10 (115 gramos para suelos arenosos y 60 gramos para suelos
arcillosos) en una probeta cilíndrica que tiene un volumen de 1 litro. La muestra se agita después de
añadirle un agente dispersante que evite los granos individuales se aglutinen. La muestra se deja reposar
anotándose la lectura de densidad en función del tiempo. El porcentaje que se encuentra en suspensión al
tiempo considerado se estima de la densidad y el tamaño de la partícula utilizando la ley de Stokes para
esferas cayendo en un fluido que relaciona la velocidad terminal de caída de la esfera con las densidades
de la esfera y del fluido y la viscocidad de este último. La velocidad terminal del grano de suelo se
calcula dividiendo la distancia corregida del centro de volumen del hidrómetro a la superficie del agua por
el tiempo transcurrido desde que se inicio el ensayo. La ley de Stokes se puede escribir como:

7
γ s −γ w 2
v= D
18µ T

Donde los términos con sus unidades en el sistema CGS son:

V = Velocidad terminal de caída de la esfera (cm/s)


γs = Peso unitario de la esfera (Dina/cm3 )
γw = Peso unitario del agua (Dina/cm3 )
D = Diámetro de la esfera en cm.
µΤ = - 7.33x10-8T 3 + 9.37x10-6T 2 – 5.33x10-4T + 1.757x10-2 Viscocidad Poise (dina-s/cm2 )
T = Temperatura del agua en grados centígrados

Figura 2.02. Microfotografía de Mineral de Kaolinita (microscopio de electrones).


El ancho de la foto es de 5x10-6 m

El ensayo hidrométrico es impráctico para tamaños menores que 0.005 mm ya que las partículas de
grano fino tienden a tener formas aplanadas tal como se muestra en la Figura 2.02. En adición cuando el
tamaño de las esferas es pequeño relativo al tamaño de las moléculas de agua se presenta un desbalanceo,
ya que no es probable que igual numero de moléculas del líquido colisionen con la partícula en
consideración, lo cual ocasiona el movimiento al azar de la partícula. Este fenómeno fue observado por
primera vez por el biólogo Escocés Robert Brown (1773-1858) a mediados del siglo pasado y se
conoce como movimiento browniano.

El coeficiente de uniformidad (Cu ) y de gradación o curvatura (Cc ) están asociados con el proceso de
gradación de arenas y gravas y se definen mediante las relaciones:
D D302
cu = 60 y Cc = 2.01
D10 D10 D60

8
Donde D60 , D30 y D10 se refiere al diámetro que corresponde a un porcentaje que pasa el 60, 30 y 10 por
ciento, respectivamente. Por ejemplo, la Curva B de la Figura 2.01 tiene un D60=1.9 mm, D30=0.3 mm y
D10=0.18 mm.

2.01.3 Origen y Tipos de depósitos de suelos

Los depósitos de suelo naturales se clasifican de una manera amplia como suelos residuales o suelos
transportados.

Los suelos residuales son formados por meteorización in situ y permanecen en el sitio de deposición. Esto
ocurre principalmente en zonas tropicales que no han sido sometidas a glaciaciones. Un ejemplo común son
las lateritas, depósitos ricos en aluminio y hierro que se encuentran en América del Sur, partes de Africa,
India y Australia.

Los suelos transportados son desplazados desde su lugar de deposición y colocados en otros sitios. Los
principales agentes de transporte son el agua, el hielo y el viento. El tamaño y forma de las partículas de un
deposito de suelo transportado con frecuencia están determinados por el agente de transporte y el modo
como se forman los depósitos.

2.01.3.1 Suelos depositados por el agua

Los ríos son agentes de erosión, transporte y formación de depósitos extremadamente fuertes, en partículas
durante las crecientes. El material que se deposita a lo largo del curso de los ríos se denomina aluvión,
aunque con frecuencia se aplica también a los suelos mas finos, tales como arenas, limos y arcillas, para
diferenciarlos de la arena gruesa, la grava y partículas de mayores dimensiones

En el curso alto del río el rápido flujo transporta todo excepto los fragmentos de roca mas grandes
erosionando con gran rapidez el lecho del valle y sometiendo a abrasión las partículas, hasta darles una
forma parcialmente redondeada. La formación del depósito comienza en el curso medio del río ya que la
velocidad del flujo y la capacidad de transporte disminuyen . Primero se forman los depósitos de grava de
río , seguidos aguas abajo por las arenas de río y luego , en el curso bajo del río , donde el movimiento es
lento por arenas finas aluviales y limos aluviales. Los suelos depositados por ríos y corrientes de agua se
denominan en general aluviales.

Durante las crecientes, cuando el río desborda las orillas en su curso bajo, el agua puede inundar grandes
extensiones de tierras planas. La velocidad del flujo disminuye repentinamente en toda el área excepto
en el canal central del río y grandes cantidades de materiales se depositan , primero las partículas gruesas y
después el material mas fino. En el curso bajo del río, las inundaciones repetidas combinadas con los
meandros pueden producir extensas planicies de inundación aluvial con sucesiones de limo y arcillas
aluviales, a menudo intercalados con capas de arena posiblemente de gravas.

Cuando eventualmente el río desemboca en un sitio de aguas tranquilas, el flujo se detiene y el material fino
que todavía queda en suspensión se deposita. Los suelos formados de esta manera se denominan de acuerdo
con el medio de formación del deposito ; los formados en el agua se denominan en general depósitos
lacustres, los formados en estuarios se denominan estuarios y los que se forman en el delta se denominan
délticos.

El mar es otro agente importante en el ciclo de erosión, transporte y formación de depósitos. Las olas de
manera incesante erosionan el área costera debido a su impacto y también a los residuos que ellas
transportan. Los fragmentos de roca que han sido quebrados y redondeados se acumulan formando playas,
los cuales son depósitos de arena y grava. Los materiales finos continúan en suspensión hasta ser
depositados en áreas del lecho marino formando depósitos marinos.

9
El transporte y deposición de suelos por agua produce partículas redondeadas y tienden a ser homogéneos,
presentando variaciones que reflejan el régimen de deposición que forma cada capa. La estructura que se
observa en los suelos depositados por el agua es muy regular en cada capa. En suelos arcillosos se observan
capas a menudo de unos pocos milímetros de espesor que se distinguen a simple vista. Este tipo de suelo se
denomina en ingles Varved Clays.

2.01.3.2 Suelos transportados por gravedad

Cuando el suelo es transportado cuesta abajo por acción de la gravedad y es depositado y sometido a una
cierta presión efectiva que lo aglutina se denomina coluvial. Los suelos coluviales presentan una estructura
irregular con planos de falla en todas las direcciones.

2.01.3.3 Depósitos glaciales

Actualmente existen glaciares en Groenlandia, Antártida, en el norte del Canadá y Alaska, en los Alpes en
el Himalaya y en otras zonas montañosas del mundo. Sin embargo, gran parte del norte de los Estados
Unidos, de las Islas Británicas, del norte de Europa y partes de Asia, fueron afectadas por pasadas eras
glaciales, las cuales acumularon masas de hielo de 200 a 3000 metros de espesor. El período de glaciación
mas reciente termino hace unos 10.000 años. Gran parte de los suelos superficiales de estas zonas
estuvieron sometidos a los efectos de transporte y deposición de glaciares. El Glacial Till es un tipo de
suelo muy común en los depósitos glaciales y generalmente consiste en un arena gravo limosa con arcilla de
alta densidad y resistencia.

2.01.3.4 Depósitos de suelos transportados por el viento

Existen depósitos de arenas transportadas por el viento que cubren grandes extensiones de tierra en zonas
desérticas, en cuya superficie se aprecian dunas formadas por la acción del viento que transporta partículas
de arena a lo largo del terreno. Debido al limitado poder de transporte del viento, las dunas tienden a estar
formadas por partículas del mismo tamaño y de forma redondeada por acción de la intensa abrasión. Las
dunas desérticas pueden encontrarse en zonas desérticas de la tierra como el norte de África, Asia, el medio
oriente y los estados unidos.

Un tipo importante de suelo transportado por el viento es el loess, el cual esta constituido por limos que son
depositados en estado suelto y se van densificando por la acción de la presión efectiva aplicada sobre ellos.
Estos suelos son comunes en el medio oeste de los Estados Unidos partes de Rusia, China y Europa y su
formación es producto de los procesos de glaciación cuando el hielo se derrite y deposita el suelo disuelto,
el cual a su vez es transportado por el viento y depositado. Un indicativo de la estabilidad de este tipo de
suelos es la densidad. Cuando el loess se encuentra por encima del nivel freático y no ha sido expuesto a la
acción del agua y tiene baja densidad, menor que 80 libras por pie cubico, la presencia de agua debido a
alteraciones asociadas con el desarrollo de la tierra puede originar un colapso brusco de la estructura del
suelo. Este tipo de suelos se conoce como colapsable. A diferencia de los suelos depositados por el agua, el
loess tiene una estructura irregular.

2.01.3.5 Suelos orgánicos

Los depósitos de arcilla y limos derivados del proceso de sedimetación en lagos, estuarios o en zonas de
inundación de ríos, puede contener cantidades apreciables de materia orgánica debido a cadáveres de
animales o materia vegetal en descomposición. Esta materia orgánica pudo ser transportada por el viento
y/o agua. Cuando el contenido de materia orgánica de un limo o arcilla supera determinado niveles estas se
denominan arcillas y limos orgánicas, de acuerdo con la clasificación unificada de los suelos mostrada en el
próximo capítulo.

10
2.01.3.6 Materiales de relleno

El material de relleno colocado por el hombre en proyectos se denomina relleno. Los materiales de relleno
provienen por lo general de la excavación de depósitos de materiales granulares pero también pueden
efectuarse con arcilla, limos o cualquier material inorgánica, siempre y cuando satisfaga los requerimientos
del proyecto. Por ejemplo, los terraplenes de carreteras se construyen generalmente con materiales de
grano fino hasta una cierta altura, por encima del cual se colocan rellenos granulares de 20 a 100
centímetros de espesor y por último la capa de rodadura, la cual puede consistir de una capa de 5 a 20
centímetros de concreto Pórtland o asfáltico. Los rellenos se deben colocar bajo ciertas condiciones de
densidad, por lo que se hace necesario aplicarle energía de compactación, de acuerdo con los criterios
descritos en el capitulo 5.

REDONDEADAS ANGULARES

Subredondeadas Subangular

Figura 2.03 Formas típicas de partículas granulares

2.01.4 Forma de la partícula

La forma de las partículas individuales afecta tanto la repuesta de los suelos granulares como la
gradación. La forma se puede clasificar de acuerdo con las reglas desarrollada por la petrología
sedimentaria; Este refinamiento no se justifica para efectos de los análisis de ingeniería. La descripción
cualitativa de la forma se hace usualmente como parte de la clasificación visual del suelo. Los suelos de
grano grueso son clasificados por forma usualmente siguiendo los lineamientos mostrados en la Figura
2.03.

Se puede distinguir también entre partículas que son abultadas y aquellas que son en forma de agujas o de
hojuelas. La Hojuelas de mica es un ejemplo preciso de este ultimo y arena de Ottawa es un ejemplo del
primero. Partículas de forma cilíndrica difieren en su comportamiento cuando son comprimidos por un
pistón. Los granos abultados se pueden comprimir en solo pequeña cantidad incluso en estado suelto,
pero las hojuelas de mica son muy compresibles aun bajo pequeñas presiones, hasta la mitad de su
volumen original. La forma de los granos de arena y grava son determinantes en sus características
friccionantes.

2.01.5 Propiedades electroquímicas de minerales arcillosos

Introducción. Las partículas de suelo con tamaños correspondientes a arcillas presentan características de
adhesión y plasticidad. Dichas partículas están constituidos por minerales de arcilla. Es importante
distinguir que aunque un suelo puede tener tamaño de arcilla puede estar constituido por polvo de cuarzo el
cual se produce por abrasión de la roca madre.

11
Minerales arcillosos. Los minerales arcillosos son producto de la meteorización química y están
compuestos en su mayor parte por silicatos de aluminio hidratados ; el comportamiento de las arcilla en
presencia de agua esta determinado por la acción electroquímica que ocurre en su estructura. Las arcillas
tiene una carga desbalanceada y son afectadas grandemente por la presencia del agua. Este detalle es
experimentado cuando las carreteras destapadas se vuelven intransitables durante la estación de lluvias.

Los minerales arcillosos tienen forma cristalina y están constituidos por dos unidades estructurales. La
unidad tetraédrica y la octaédrica, tal como se muestra en las Figuras 2.04a) y 2.04b). Los minerales de
arcillas se dividen en tres grupos principales los cuales son : caolinitas, illitas y las montomorilonitas.

Silicio

Unidad tetraédrica
a) Representación de una capa tetraédrica
Oxígeno

Hidroxilo

Aluminio o Magnesio

Representación de una capa


b)
Enlace por iones de potasio
relativamente débil

7A 10A 9.6A

Enlace por hidrógeno


relativamente fuerte Enlace muy débil por moleculas de
agua absorbida e iones metalicos

c)c) d)d) e)
e)

Figura 2.04. Unidades estructurales de minerales de arcilla a) Tetraédrico b) Octaédrico


Estructura c) Caolinita d) Illita e) Montmorilonita

Caolinitas. El bloque estructural de este grupo de minerales esta formado por una capa de unidad
tetraédrica y octaédrica que tienen un espesor de 7A, tal como se muestra en la Figura 2.04c). La arcilla se
forma por estos bloques, los cuales se conectan entre si para formar partículas de 500 a 1000 A de espesor.
Los enlace entre partículas se producen por hidrógenos los cuales producen un enlace relativamente fuerte.

Illitas. El bloque estructural de este grupo esta formado por capas de una unida octaédrica entre dos
unidades tetraédrica de forma opuesta tal como se muestra en la Figura 2.04d). Algunos de los silicios
(Si4+) de la unidad tetraédrica son reemplazados por iones de aluminio (Al3+) lo que implica que un ion de
menor valencia reemplaza a otro de mayor, produciéndose un desbalance adicional. El déficit de carga es
compensado parcialmente por iones de potasio (K+). Los enlaces entre las unidades se producen mediante

12
estos iones de potasio y son relativamente débiles, por lo que los espesores de las partículas de este mineral
varían de 200 a 300 A.

Montmorilonitas. Este grupo tiene un bloque estructural similar al de las illitas pero además de la
sustitución de del silicio por aluminio en las unidades tetraédricas, algunos de los iones de aluminio (Al+3)
de las unidades octaédricas se reemplazan por magnesio (Mg 2+) y hierro (Fe2+). Estas substituciones
resultan en un desbalance iónico aun mayor que atrae a las moléculas de agua superando la débil atracción
entre los iones (OH-) y (H+) utilizando los primeros en un esfuerzo por balancear la carga positiva
desbalanceada en la partícula. Al agua utilizada por la partículas de arcilla en su intento por balancear su
carga se conoce como agua absorbida y su interacción con las partículas de arcilla se describe mediante la
teoría de la doble capa, la cual puede es presentada en el libro “Soil Technology” de Mitchell”, publicado
por Jhon Wiley and Sons (1976). La naturaleza exacta del agua absorbida no se comprende por completo
pero en general se conceptúa que en un espesor equivalente a varias moléculas de agua esta se encuentra
fuertemente adherida a la partícula de arcilla presentando una baja movilidad y una viscosidad muy alta que
se estima en 2 ordenes de magnitud superior a la del agua ordinaria.

2.01.6 Estructura de los depósitos de arcilla

Macroestructura. Los rasgos estructurales usualmente visibles en un depósito de arcilla tales como
estratificación, fisuración, canales de raíces e inclusiones orgánicas definen la macroestructrua del suelo.

a) b)

Partícula de limo o arena

c)

Figura 2.05. a) Estructura floculada salina, b) Estructura dispersa, c) Estructura de arcilla


natural.

Un depósito de arcilla que no presenta variaciones visibles en su estructura puede denominarse como
uniforme. Muchos suelos arcillosos son estratificados, esto es las diferentes capas asociadas con diversos
regímenes de deposición presentan capas individuales delgadas de unos pocos milímetros de espesor y se
denominan laminadas.

Muchas arcilla se presentan fisuradas con una red de grietas y se denominan fisuradas. Los depósitos de
arcillas que no presentan signos de fisuración se denominan intactos. Un caso interesante de arcillas
fisuradas es el de las arcillas coluviales.

Arcillas laminadas tendrán permeabilidades mas altas en el sentido horizontal que el vertical siendo la
diferencia mas apreciable en la medida en que se acentúe la diferencia de permeabilidad entre las capas que
constituyen el suelo. Así mismo, la permeabilidad de suelos arcillosos intactos será menor que las de suelos
fisurados ; por el contrario, la resistencia de suelos intactos será mayor que aquella de suelos fisurados.

13
Microestructura. El arreglo estructural de partículas individuales o grupos de partículas de un depósito de
arcilla a escala microscópica define la microestructura del suelo. Partículas de suelo pueden presentar
atracción mutua debida a fuerzas de Van der Waal como también repulsión debido a que ambas presentan la
misma carga. Una suspensión alcalina disminuye el efecto de repulsión, lo que permite que se formen
grumos que se sedimentan con relativa rapidez. Por el contrario si la solución de la suspensión es ácida
entonces se acentúa el efecto repulsivo y las partículas permanecen en suspensión un tiempo mayor.
Investigaciones recientes efectuadas con microscopios electrónicos han demostrado que las estructuras de
las arcillas se forma grupos de placas de arcilla con contacto cara a cara y de forma paralela, tal como se
muestra en las Figuras 2.05a) y 2.05b). Es común encontrar estos grupos formando conectores entre
partículas de limo y de arena, tal como se muestra en la Figura 2.05c).

Superficie especifica. La superficie especifica es un parámetro que mide el área superficial media de una
arcilla. Las partículas coloidales han sido definidas arbitrariamente que varían entre 10-6(1µ) y 10-9 metros.
En general, partículas con tamaños mayores que 1 milímetro son influenciadas mayormente por fuerzas
gravitatorias. Una superficie especifica de 25 m2 por gramo se ha sugerido como el límite inferior del
rango coloidal. Valores típicos de superficie especifica varían desde 10 m2 por gramo para caolinita hasta
800 m2 por gramo para la montmorilonita. Para visualizar el gran valor de la superficie especifica de la
montmorilonita notemos que solo 6 gramos de este mineral de arcilla se requeriría para tener un área
equivalente a la de un campo de Football. La gran superficie especifica de la montmorilonita explica su
alto límite líquido debido a que la fuerza de repulsión prima sobre las fuerzas gravitatorias..

Sensitividad. En general se encuentra que la resistencia de una arcilla remoldeada es menor que la
inalterada. La disminución de la cohesión se atribuye a la ruptura de la adhesión electroquímica entre las
partículas y a la redistribución de parte del agua absorbida, la cual se convierte en agua libre. La
sensitividad de la arcilla define la relación entre la resistencia inalterada y la remoldeada así :
Re sistencia inalterada
Sensitividad = 2.02
Re sistencia remoldeada
Tabla 2.03
Sensitividad Descripción
<2 Insensitiva
2-4 Medianamente sensitiva
4-8 Sensitiva
8-16 Muy sensitiva
>16 Rápida

La mayor parte de las arcillas tienen una sensitividad comprendida entre 1 y 4. En algunos casos se han
registrado valores tan altos como 100. En la siguiente tabla se muestra clasificación de la sensitividad
propuesta por Skempton y Northey (1952) y Bjerrum (1954).

2.01.7 Relaciones de fase y definiciones básicas

Introducción. En esta sección introduciremos los términos básicos utilizados en la ingeniería geotécnica
para clasificar los suelos. La notación mostrada en la Tabla 2.04 será utilizada a lo largo de este libro.

En la lista, M denota masa y L longitud. Los valores de las unidades de la densidad del agua en Kg/m3
es 1.000; este valor se puede reducir a la unidad expresando la densidad en Ton/m3 , resultando la densidad
del agua igual a 1. En ingeniería civil generalmente se utiliza las unidades llamadas técnicas donde un peso
de 1 Kilogramo se refiere a 1 Kilogramo-Fuerza o sea 9.8 Newtons.

Relaciones de fase. En general, la masa de suelos consiste en una colección de partículas sólidas con
vacíos entre ellas. La parte sólida del suelo esta constituida por pequeños granos de diferentes
minerales, y los vacíos están llenos con aire o agua o ambos, tal como se muestra en la Figura 2.06. De esta
figura se deduce que el volumen total de la muestra estará constituido por la suma de los volúmenes de

14
sólidos y de vacío. El volumen de vacío a su vez esta compuesto por el volumen de aire y agua. En la
Figura 2.07 se muestra lo que se conoce con el nombre de diagrama de fase en el que las tres fases se
muestran separadamente. En la parte izquierda se muestra generalmente el volumen de las tres fases y en
la derecha se muestra la masa correspondiente a cada una de las fases. Aunque solo se muestra el
diagrama en dos dimensiones, generalmente se utilizan unidades de volumen. Una importante propiedad de
suelos es el contenido de humedad expresado en porcentaje (w), la cual se determina utilizando la
relación:
Mw
w= *100 2.03
Ms
Donde: Mw = Masa de agua y Ms = Masa de suelo seco

Tabla 2.04
Símbolo Dimensión Unidad Definición
A --- --- Actividad Ec 2.
e --- Decimal Relación de vacíos
IL --- --- Indice de liquidez
LL --- --- Limite liquido
IP --- --- Indice de plasticidad
LP --- --- Limite plástico
S --- (%) Grado de saturación Ec
Va L3 m3Volumen de aire
Vs L3 m3 Volumen de sólido
3 3
Vt L m Volumen total
LC --- --- Limite de contracción
Vv L3 m3 Volumen de Vacíos
w --- (%) Contenido de humedad
MT M Kg Masa total de suelo
Ms M Kg Masa de suelo seco
Mw M Kg Masa de agua
ρT M/L3 Kg/m3 Densidad total
ρb M/L 3
Kg/m3 Densidad boyante
ρd M/L3 Kg/m3 Densidad seca
ρw M/L 3
Kg/m 3
Densidad del agua
WT M Kg Masa total de suelo
Ws M Kg Masa de suelo seco
Ww M Kg Masa de agua
γT M/L3 Kg-F/m3 Peso Unitario total
γb M/L3 Kg-F/m3 Peso Unitario boyante
γd M/L 3
Kg-F/m3 Peso Unitario seca
γw M/L3 Kg-F/m3 Peso Unitario del agua
Gs (Ms/Vsγw) --- Gravedad específica de los sólidos
Gw (Mw/Vsρw) --- Gravedad específica del agua

En ingeniería geotécnica generalmente se mide la masa total de suelo MT y la masa de agua (Mw)
restando la masa total de la masa de suelo seco (Mw=MT-Ms). La muestra se seca siguiendo la norma
ASTM D-2216, la cual consiste en mantener la muestra de suelo por 24 horas en un horno a una
temperatura de 110 o C. Se utiliza 24 horas de secamiento porque después de este tiempo la perdida de
humedad no es significativa. La húmeda puede ser determinada por métodos alternos como el secado en el
mechero (Norma ASTM D-4959), Secado en utilizando horno de micro-onda Norma ASTM D-4643,
Secado por gas de carbonato de calcio Norma ASTM D-4944 o secado utilizando materiales radiactivos
Norma ASTM D-3017. Los métodos del microondas y del mechero no pueden ser utilizados en suelos
que contengan carbón y/o materia orgánica ya que estos materiales son combustibles. En la práctica
geotécnica la humedad se presenta generalmente con dos decimales.

15
La relación fundamental que permite calcular el volumen de vacío es la gravedad especifica de los
sólidos (Gs), la cual se determina generalmente utilizando el picnómetro (Recipiente de volumen
conocido con cuello reducido) siguiendo la norma ASTM D-854. El procedimiento consiste en utilizar
preferiblemente un picnómetro de 500 centímetros cúbicos de capacidad al cual se le añade 50 gramos de
suelo seco (Ms) y agua hasta completar el volumen; la masa se determina y se le llama (M1).
Separadamente se llena de agua hasta la capacidad del picnómetro, se pesa y se le designa por (M2).
Determinando la masa del picnómetro Ms la gravedad especifica se puede calcular con la ecuación.
MsG w
Gs = 2.04
M s − M1 + M 2
Donde: Gw = -5x10-6 T2+ 1.00022 (Gravedad específica del agua, donde T > 4oC)

Tres relaciones volumétricas importantes pueden ser determinadas a partir del diagrama de fase mostrado en
la Figura 2.07.

Tabla 2.05. Gravedades específicas de algunos minerales


Cuarzo 2.65
Feldepato K 2.54-2.57
Feldespato Na-Ca 2.62-2.76
Calcita 2.72
Dolomita 2.85
Moscovita 2.70-3.10
Biotita 2.80-3.20
Clorita 2.60-2.90
Pirofilita 2.84
Serpentina 2.20-2.70
Caolinita 2.62-2.66
Haloisita 2.55
Illita 2.60-2.86
Montmorilonita 2.75-2.78
Atapulgita 2.30

a) Relación de vacíos e, el cual se define como:


Vv
e= 2.05
Vs
Donde: (Vv=volúmen de vacíos y Vs=Volúmen de sólidos). La relación se expresa generalmente en su
forma decimal. La relación de vacíos varía desde cero hasta mas de 30. En arenas la relación de vacíos
varia típicamente entre 0.5 y 1. El rango típico para arcillas es entre 0.7 y 1.5. Se presentan valores
mayores para algunos suelos orgánicos. Las arcillas aluviales se forman mediante un proceso de
decantación de suelos erosionados que son depositados en áreas mas bajas; La relación de vacíos de
suelos de tipo arcilloso en esta etapa de formación puede tener relaciones de vacíos estables del orden de 9.

b) La porosidad n se define como:


Vv
n= 2.06
VT
Donde: (VT = volúmen total de la muestra.). Tradicionalmente la porosidad se expresa en porcentaje.
Teóricamente la porosidad puede variar desde cero hasta 100. Se puede mostrar que la porosidad n,
expresada en su forma decimal, y la relación de vacíos e están relacionadas mediante las expresiones:
e n
n= y e=
1+ e 1− n

16
c) Grado de saturación S se define como:
Vw
S= 2.07
VV
El grado de saturación se expresa generalmente como el porcentaje del volumen de vacíos conteniendo
agua. Cuando el suelo esta completamente seco el grado de saturación es 0. Cuando el suelo está
sumergido y el volumen de vacíos esta completamente lleno de agua la saturación será del 100 por ciento.

Tabla 2.06. Algunas relaciones gravimétricas.

DADO Propiedad Buscada


γw y Gravedad Peso Unitario Peso Unitario Humedad de Relación de
específica G Seco γd Saturado γsat Saturación Vacíos (e)
1 2 3 4 5 6
1 1 1 Gγ w
G; γd --- --- (1 − )γ d + γ w ( − )γ w −1
G γ d Gγ w γd

γ sat − γ w Gγ w − γ sat Gγ w − γ sat


G; γsat --- ( )G ---
G −1 (γ sat − γ w )G γ sat − γ w

G 1+ w
G; w --- ( )γ w ( )Gγ w --- wG
1 + wG 1 + wG
n n
G; n --- G (1 − n)γ w [G − n(G − 1)]γ w (
G (1 − n)
)
1− n
G G+e e
G; e --- ( )γ w ( )γ w ---
1+ e 1+ e G
γd γ sat γ sat − γ d
−1
γd; γsat γ w + γ d − γ sat
--- ---
γd γ w + γ d − γ sat

γd nγ w n
γd; n (1 − n)γ w
--- γ d + nγ w γd 1− n
γd eγ w e
(1 + e) +γ d
γd; e γw
---
1+ e (1 + e)
---

γd; w γd wγ d

γ w − wγ d
--- (1 + w)γ d --- γ w − wγ d

γ sat γ sat wγ sat


γsat; w γ w − w(γ sat − γ w ) --- --- γ w − w(γ sat − γ w )
1+ w
γ sat − nγ w nγ w n
γsat; n (1 − n)γ w γ sat − nγ w ---
γ sat − nγ w 1− n
γ e eγ w
(1 + e) sat − e γ sat − γw γ sat + e(γ sat − γ w )
γsat; e γw 1+ e
--- ---

17
Partículas de Suelo
C’

C
Fase Liquida (Agua)
B B’

Fase Gaseosa (Aire)

Figura 2.06 Esqueleto de suelo conteniendo partículas sólidas (S), Vacíos de aire (A) y agua (W)

Vaire Aire Maire

Vagua Agua Magua

Vsólido Sólido Msólido

Figura 2.07 Relaciones de masa y volumen en el diagrama de fase

Figura 2.08. Arreglo con: a) Relación de vacíos máxima, b) Relación de vacíos media densa, c)
Relación de vacíos media densa. d) Relación de vacíos mínima. Esferas verdes Arriba.

La densidad relativa se define para suelos granulares mediante la relación:


emax − e γ γ − γ dmin
Dr = *100 = dmax d *100 2.08
emax − emin γ d γ dmax − γ dmin
donde emax y emin representan la máxima y mínima relación de vacíos, obtenidas en los ensayo ASTM
designación 4254 y 4253, respectivamente. En la expresión 2.08 e representa la relación de vacíos del suelo

18
en su estado natural. Así mismo, γd representa su peso unitario seco. A continuación presentamos
ejemplos de relación de vacíos máxima, media densa, suelta y mínima.

Tabla 2.07. Relaciones de vacios máximos y mínimos de algunos materiales.


Descripción emax emin
Esferas Uniformes 0.92 0.35
Arena de Ottawa Normalizada 0.80 0.50
Arena Limpia Uniforme 1.00 0.40
Limo Inorgánico 1.10 0.40
Arena Limosa 0.90 0.30
Arena Fina a Gruesa 0.95 0.30
Arena Micacea 1.20 0.40
Arena Limosa y Grava 0.85 0.30

La relación de vacíos de la Figura 2.08a) se puede determinar calculando el volumen de una esfera de radio
a (Vs) y el volumen total (VT) que corresponde a un cubo de radio (2a), obteniendo:
4
8 a3 − π a3
Vv VT − Vs 3 8 − 4.189
e= = = = = 0.91 2.09
Vs Vs 4 4.189
πa 3

3
La relación de vacíos de la Figura 2.08b) se puede determinar calculando el volumen de una esfera de radio
a (Vs) y el volumen total (VT) que corresponde a un paralelepípedo de base cuadrada con lado igual a (2a) y
altura (2a sen(60º)), obteniendo:
4
8 a 3 sen(60º ) − π a 3
Vv VT − Vs 3 6.928 − 4.189
e= = = = = 0.65 2.10
Vs Vs 4 4.189
πa 3

3
La relación de vacíos de la Figura 2.08c) se puede determinar calculando el volumen de ocho esferas de
radio a (Vs) y el volumen total (VT) que corresponde a un paralelepípedo de base cuadrada con lado igual a
(4a) y altura (3.414a), obteniendo:
4
(4 a ) 2 * 3.414 a − 8 * π a 3
Vv VT − Vs 3 54.624 − 33.512
e= = = = = 0.63 2.11
Vs Vs 4 33.512
8* π a 3

3
La relación de vacíos de la Figura 2.08d) se puede determinar calculando el volumen de 9 esferas 1 de radio
a (Vs) y el volumen total (VT) que corresponde a un paralelepípedo de base triangular equilátera de (5.464a)
de lado y altura (3.915a), obteniendo:
3 (5.46a) 2 4
3.915a − 9 * π a 3
Vv VT − Vs 4 3 50.61 − 37.701
e= = = = = 0.34 2.12
Vs Vs 4 37.701
9* π a 3

3
En general, la relación de vacíos en suelos encontrados en la naturaleza varía generalmente entre 0.40 y 1.1.
Un caso importante es la denominada arena de Ottawa, la cual está constituida por granos de 0.42 a 0.84

1
Nótese que en la figura se puede observar que hay 4.5 esferas verdes (superiores) constituidas por 1 en el
centro, 6/2 sobre los lados verticales del paralelepípedo y 3/6 en las esquinas. Se puede demostrar que
también habrá 4.5 esferas moradas (inferiores), para un total de 9 esferas.

19
mm. La relación de vacíos en suelos de textura fina pueden tener valores superiores a 2, principalmente
cuando se trata de limos elástico orgánicos y/o arcillas de plasticidades mayores que 100.

Ejemplo 2.01

Una muestra de suelo húmedo en un plato tiene una masa de 580 gramos. Después de secarla en el
horno a 110 0C por 24 horas la masa de suelo seco mas la del plato es de 412 gramos. Si la masa del plato
es de 28 gramos determine el contenido de humedad de la muestra.

Solución: Llamando: Masa de suelo húmedo mas plato = M1


Masa del suelo seco mas plato = M2
Masa del plato = M3
El contenido de humedad se puede calcular como:
M1 − M 2 580 − 412
w= * 100 = * 100 = 43.75%
M2 − M3 412 − 28
Otro concepto muy útil en ingeniería geotécnica es el de densidad. La densidad se define como la
masa por unidad de volumen. La densidad conecta el lado de densidad con el de volumen del
diagrama de fase. Con referencia al diagrama de fase mostrado en la Figura 2.07 los mas importantes tipos
de densidad en ingeniería geotécnica son:

Densidad total: Se define como la relación entre el peso total y el volumen total
MT
ρT = 2.13
VT
Densidad Seca: Se define como la relación entre el peso seco y el volumen total
Ms
ρd = 2.14
VT
Densidad del agua: Se define como la relación entre el peso de agua y el volumen que esta ocupa
Mw
ρw = 2.15
VTw
Densidad de los sólidos: Se define como la relación entre el peso de los sólidos y el volumen que este ocupa
Ms
ρs = 2.16
Vs
En suelos naturales la densidad natural varia entre ligeramente por encima de 1000 hasta 2400 Kg/M3. La
densidad de los sólidos varia generalmente entre 2500 y 2800 Kg/M3. La mayoría de las arenas varían
entre 2600 y 2700 Kg/M3. La gravedad especifica de los sólidos se define entonces como:
Ms
Gs = 2.17
V s ρw
Nótese que la gravedad especifica de los sólidos no tiene dimensión.

Un caso particular de la densidad total es el saturado la cual se define como:


MS + Mw M + VV ρw GS + e
ρsat = = S = ρ 2.18
VS + Vw VV + VS 1+ e w
Estrictamente la densidad total debe ser utilizado en vez de la saturada ya que es posible que aun suelos
que estén completamente sumergidos tengan algo de aire en su estructura. La densidad seca (γd) se utiliza
para evaluar la calidad de la compactaron en rellenos de terraplenes compactados por el hombre. De
las relaciones básicas se pueden obtener otras tal como se ilustra en los ejemplos que se describen a
continuación.

20
Ejemplo 2.02

Dado que la densidad total es de 1760 Kg/M3, la humedad es el 10% y la gravedad especifica de los
sólidos es 2.7; calcule la densidad seca, la relación de vacíos, la porosidad, el grado de saturación y la
densidad saturada (cuando los poros estén completamente llenos de agua).

Para resolver el problema dibujemos primero el diagrama de fase mostrado en la Figura Ejemplo 2.02.

a) Densidad seca
ρT 1760 Kg
ρd = = = 1600 3
w .
11 M
1+
100
b) Relación de Vacíos
Ms
De la definición de Gravedad especifica obtenemos: Vs =
Gsρw
Del diagrama de fase obtenemos: Vv = VT - Vs
Ms
De la definición de densidad seca obtenemos: VT =
ρd
De la definición de Relación de vacíos obtenemos:
Ms Ms

Vv VT − Vs ρd Gsρd
e= = = = 0.69
Vs Vs Ms
Gsρd

Va (a) Aire Ma

Vw (w) Agua Mw
VT MT

Vs (s) Sólidos Ms

Figura Ejemplo 2.02 - Diagrama de Fase


c) Porosidad

De la definición de porosidad obtenemos:


e
n= * 100 = 41%
1+ e
d) Grado de saturación
w
Ms( )
De la definición de contenido de humedad: Vw =
100
ρw

21
Ms
De la definición de Volumen de vacíos: Vv = eVs = e
Gsρw
wMs
ρw * 100
Por definición de saturación: s = * 100 = 39%
eMs
Gsρw
e) Densidad saturada. La densidad saturada se puede calcular considerando el concepto de completa
saturación (S=100), lo que equivale a tomar la masa de agua en el suelo (Mw) igual a la correspondiente
al producto del volumen de vacíos por la densidad del agua.

Ms + Vvρ w Ms + eVsρ w GsVsρ w + eVsρ w Gs + e Kg


ρ sat = = = = ρ w = 2006 3
VT eVs + Vs eVs + Vs 1+ e M

2.01.8 Límites de Atterberg e índices de consistencia.

En la tabla 2.1 indicamos que la presencia de agua en el suelo puede afectar las propiedades
mecánicas de los suelos, especialmente en suelos de grano fino. En el caso de los suelos de grano fino
interesa no solamente el contenido de humedad sino también los contenidos de humedad que
corresponden a diferentes propiedades de los suelos. El ingeniero Sueco, A. Atterberg trabajando en la
industria de la cerámica en 1911 definió mediante ensayos sencillos los siguientes limites de consistencia:
1) Límite superior o de flujo viscoso.
2) Límite Líquido (Limite inferior de flujo viscoso)
3) Límite de adherencia (La arcilla no se adhiere a aspas metálicas)
4) Límite de cohesión (Los granos cesan de adherirse unos a otros)
5) Límite plástico (límite inferior del estado plástico)
6) Límite de contracción (Límite inferior de cambio volumétrico)

Atterberg definió el índice de plasticidad, que es el rango de humedad sobre el cual el suelo permanece
en estado plástico y sugirió que estos índices podrían utilizarse para clasificar los suelos. A finales de la
década de 1920 los ingenieros Karl Terzaghi y Arthur Casagrande, trabajando en el U.S Bureau of Public
Roads, estandarizaron los límites de Atterberg de tal forma que pudieron ser utilizados para efectos de
clasificación. En la practica actual de la ingeniería geotécnica se utiliza el limite liquido (LL o WL), el
limite plástico (LP o WP) y en algunas ocasiones el limite de contracción (LC o WC). El limite de
adherencia y de cohesión son mas útiles en la industria de la cerámica y en la agricultura.

Límite Líquido (LL). Los límites de Atterberg originales eran mas bien arbitrarios y bastante difíciles de
reproducir, especialmente por operadores inexpertos. Tal como fue mencionado, Casagrande (1932,
1958), trabajo para estandarizar los ensayos. El desarrollo el aparato de límite líquido haciendo el
ensayo menos dependiente del operador (ver Figura 2.09a). Casagrande definió el LL como el
contenido de humedad al cual una apertura estándar, cortada sobre la muestra remoldeada se cierra sobre
una distancia de 13 mm a 25 golpes de la taza estándar que caen una distancia de 10 mm (ver Figuras
2.09a) y 2.09b).

En la practica es difícil conseguir que la muestra se cierre los 13 mm a 25 golpes, por lo que la norma
ASTM D 4318 recomienda el método de 1 punto, el cual se calcula mediante la ecuación:
0.121
⎡N⎤
LL = W N ⎢ ⎥ = KW N 2.19
⎣ 25 ⎦
donde:
N = Numero de golpes al cual se cierra la abertura estándar,
WN = Contenido de humedad de la muestra correspondiente a un número de golpes N.

22
Donde K esta dado por la tabla que se muestra a continuación.
Tabla 2.08
N (Numero de golpes) K (Factor de corrección)
20 0.974
21 0.979
22 0.985
23 0.990
24 0.995
25 1.000
26 1.005
27 1.009
28 1.014
29 1.018
30 1.022

En este método de cálculo, el número de golpes deberá estar comprendido entre 20 y 30. El límite
líquido se toma entonces como el promedio de por lo menos dos ensayos. Si la diferencia de los dos
ensayos es mayor que un 1 por ciento el ensayo deberá repetirse. El limite liquido de la mayoría de los
suelos es menor que 100 por ciento pero puede arrojar valores hasta mayores que 600 por ciento en
materiales como la montmorilonita. Casagrande (1932) y Norman (1958), encontraron que la resistencia al
cortante a la humedad correspondiente al limite liquido es de 2.5 y 2 kN/m2 , respectivamente, o sea de
0.025 y 0.02 kg/cm2 ).

a)
b)

c)

Figura 2.09 a) Cazuela de Casagrande mostrando la espátula para cortar y el suelo antes de aplicar
los golpes, b) Después de aplicar el número de golpes necesarios para que se una 13 mm, c) Estado
de suelo después de conseguir el Límite Plástico mostrando rollos de 3.8 mm de diámetro.

Límite Plástico (LP). El límite Plástico es el contenido de humedad bajo el cual el suelo pierde la
propiedad de dejarse deformar sin desmoronarse cuando se forman rollos de 3.2 mm de diámetro. El límite
plástico se define entonces como el contenido de humedad al cual rollos de 3.2 mm de diámetro se
desmoronan cuando son arrollados con las manos del laboratorista, tal como se ilustra en la Figura 2.09c).
Para una descripción del procedimiento véase la norma ASTM D 4318-84.

El índice de plasticidad (IP) se define como la diferencia de humedad entre el límite liquido y el límite
plástico, o sea:
IP = LL - LP 2.20
El índice de plasticidad mide el potencial expansivo del suelo, ya que la expansividad potencial del suelo
ocurre en la medida en que ocurren cambios de humedad que aumentan o disminuyen el volumen del suelo,

23
los cuales se dan sobre mayormente sobre el rango del índice de plasticidad. Otro concepto importante en
suelos es el límite de contracción, el cual se define como el contenido de humedad bajo el cual cesan los
cambios volumétricos de la arcilla. Para una descripción del ensayo véase la norma ASTM D 4943.

Índice de Liquidez. El índice de Liquidez se define para suelos de grano fino como:
w − LP
IL = 2.21
LL − LP
donde w representa la humedad natural. La Figura 2.10a) presenta de forma gráfica el Índice de Liquidez
(IL) en función del contenido de humedad (w). La Figura 2.10b) presenta el comportamiento general
esfuerzo-deformación para suelos de grano fino.

Actividad. El concepto de actividad de la arcilla (A) fue definido por Skempton en 1953 como:
IP
A= 2.22
Fraccion − Arcilla
Donde IP representa el índice de plasticidad y la fracción de arcilla representa el porcentaje de partículas
con tamaño menor que 0.002 milímetros. Arcillas con actividades comprendidas entre 0.75 y 1.25 son
consideradas normales. Arcillas con actividades menores que 0.75 son inactivas y con actividades mayores
que 1.25 son consideradas activas. Diferente tipos de mineral de arcilla presentan rangos definidos de
actividad, tal como se muestra en el capitulo 4.
Volumen de suelo

a)

45º

Indice de Liquidez (IL ) IL <0 IL =0 IL =1 IL >1


Sólido Semi-sólido Pástico Liquido
0 LC LP LL
Contenido de Humedad

LP< w <LL
Esfuerzo ( σ )

b)
w<LP
w ≈ LL
w>>LL

Deformación unitaria ( ε )
Figura 2.10 a) Contenido de humedades (w) mostrando los varios estados del suelo. b) Respuesta
generalizada de esfuerzo-deformación en los diferentes estados.

24
Identificación de minerales en suelos arcillosos. La mineralogía de los suelos arcillosos se obtiene
mediante la técnica de difracción de rayos Xs utilizando la ley de Bragg, para lo cual se requiere de un
equipo costoso, el cual no esta disponible en muchas de las ciudades del tercer mundo.

La identificación del mineral de una arcilla se puede establecer aproximadamente utilizando el concepto de
actividad (A) de una arcilla. La correlación entre el mineral de arcilla y su actividad se presenta en la
tabla 2.06. El mineral de arcilla también se puede establecer de manera aproximada utilizando la Figura
3.02 del próximo capítulo.

Tabla 2.09. Actividad para varios minerales. Skempton (1953) y Mitchell (1976)
Mineral Actividad
Na montmorilonita 4-7
Ca montmorilonita 1.5
Illita 0.5-1.3
Kaolinita 0.3-0.5
Halloysita (deshidratada) 0.5
Halloysita (hidratada) 0.1
Attapulgita 0.5-1.2
Allofane 0.5-1.2
Mica (moscovita) 0.2
Calcita 0.2
Cuarzo 0.

100
90 Shellhaven (1.33)
Indice de Plasticidad

80
70 Arcilla Londres (0.95)
60
50 Arcilla Weald (0.63)
40
30
20
Horten (0.42)
10
0
0 20 40 60 80 100

Fracción de arcilla (<2µ) %

Figura 2.11. Actividad de 4 suelos. (Skempton 1953)

Límite de contracción. El método para determinar el límite de contracción esta regulado por la norma
ASTM D 427-83. El ensayo consiste básicamente en determinar el contenido de humedad bajo el cual una
pastilla de suelo moldeada a una humedad cercana a la correspondiente al límite líquido, en un petri de
porcelana de cerca 140 milímetros de diámetro, cesa de contraerse. Este ensayo debe manejarse con
extremo cuidado, preferiblemente al aire libre evitando el contacto con el mercurio, ya que estos vapores
son tóxicos y producen daños irreversibles en el cerebro. Para una determinación teórica de su valor con
base en los límites líquidos y Plásticos, véase el método propuesto por Casagrande en el próximo capítulo.

25
Ejercicios

2.01 Demostrar las expresiones mostradas en la Tabla 2.05.


2.02 Demuestre la ecuación 2.08.
2.03 Demuestre la ecuación 2.04.
2.04 Cual será la máxima y mínima relación de vacíos teórica para la arena de Ottawa
2.05 Una muestra de arcilla inalterada sometida al ensayo de compresión simple arroja una carga de falla
de 2.7 Kilogramos por centímetro cuadrado. Luego la muestra se remoldea y arroja un valor de
1.2 Kilogramos por centímetro cuadrado en el mismo ensayo. La muestra tiene un limite liquido e
índice de plasticidad secado al horno de 70 y 32 por ciento, respectivamente. Comente sobre la
sensitividad de la arcilla.
2.06 Una muestra de arena limosa es sometida al ensayo de limite líquido donde se obtiene un valor de
21 por ciento. Si la muestra no tiene plasticidad, comente sobre el potencial de expansión de dicha
arena. Comente sobre el potencial expansivo de la arcilla del ejercicio anterior.
2.07 Calcule la superficie especifica de la partícula de arcilla mostrada en la Figura 2.02. Si la partícula
de mineral de montmorillonita mantiene las mismas proporciones a las mostradas en la figura,
calcule el tamaño que la partícula de montmorilonita debe tener para producir una superficie
específica de 800 m2 por gramo.

26
CAPITULO III

CLASIFICACION DE LOS SUELOS

3.01 Introducción

Los suelos pueden ser estudiados mas eficientemente cuando son clasificados de acuerdo con ciertos
criterios por diferentes sistemas. Un sistema se entiende como un grupo ordenado de ciertos elementos
y/o hechos de acuerdo con principios preestablecidos. Por su naturaleza, la clasificación es la
primera actividad de una disciplina científica. La clasificación es el primer paso en el diseño y
construcción de pavimentos.

El material de subrasante es el material del sitio sobre el cual se construye la estructura del pavimento, la
cual consta de 3 capas tal como se describe a continuación.

La sub-base es la capa que se coloca encima de la subrasante de acuerdo con un diseño y sirve de soporte
a la base.

La base es la capa que se coloca encima de la sub-base de acuerdo con el diseño y sirve de soporte a la capa
de rodadura, la cual puede ser rígida o flexible de acuerdo con el método de construcción adoptado.

Existen diferentes sistemas de clasificación; en este texto mencionaremos el sistema de clasificación


unificado (SCU) y el sistema AASHTO.

3.02 El sistema de Clasificación Unificado de los Suelos

El sistema de clasificación Unificado de los Suelos. Este sistema fue desarrollado por A. Casagrande y fue
adoptado tentativamente por el Corp of Engineers como clasificación para pistas de aeropuertos en
1942.

desde 1942 el sistema de clasificación de Casagrande ha sido expandido y revisado en cooperación


con la oficina de reclamaciones, de tal forma que aplica no solo a aeropuertos pero también a terraplenes y
fundaciones. El sistema de Casagrande revisado se conoce como el sistema de clasificación unificado de
los suelos y está reglamentado por las normas ASTM 2487 y 2488.

Los suelos se clasifican según este sistema de acuerdo con las indicaciones mostradas en el cuadro que
se presenta en la siguiente pagina.

Básicamente, el suelo se clasifica como de gradación gruesa o fina dependiendo de que retenga mas o
menos del 50% del material por peso en el tamiz No 200 (0.074mm).

Los suelos de gradación gruesa se clasifican a su vez en gravas o arenas. Las gravas se clasifican por
tamaño entre 75 y 4.8 mm (Tamiz 4). Las partículas de arena se clasifican entre el tamiz No 4 (4.8 mm)
y el tamiz 200 (0.074mm). Las gravas y arenas a su vez se clasifican en gruesas y finas de acuerdo con su
tamaño, tal como se ilustra en la curva de gradación adjunta.

Los suelos de gradación fina se subclasifican de acuerdo con su ubicación en la carta de plasticidad
desarrollada por Casagrande, donde en las abscisas se gráfica el límite líquido y en las ordenadas el
índice de plasticidad, tal como se muestra en la Figura 3.01. Una línea importante en este cuadro
de plasticidad es la línea A, la cual divide los suelos altamente plástico de los moderadamente plásticos; la
ecuación de esta línea es horizontal hasta el punto LL=25.5-IP=4 y de este punto en adelante
IP=0.73(LL-20), tal como se muestra en el cuadro de plasticidad de la Figura 3.01.
Cuadro para Clasificación de Suelos - Norma ASTM 2487-90 (A) Clasificacion del Suelo

Simbolo de Nombre de Grupo


Criterios utilizados para asignar Nombre de Grupo y Símbolos utilizando Pruebas de Laboratorio Grupo
Sueos de Grano Grueso, Gravas Gravas Limpias Cu>=4 y 1<=Cc<=3 (E) GW Grava Bien Gradada(F)
Mas del 50% Retiene Tamiz 200 Mas del 50% de la Menos del 5% de Finos (C) Cu<4 y/o 1>Cc>3 (E) GP Grava Pobremente Gradada (F)
Fracción Gruesa Grasvas con Mas de 12% Finos Clasifican como ML o MH GM Grava Limosa (F,G,H)
Retiene en Tamiz 4 de Finos (C) Finos Clasifican como CL o CH GC Grava Arcillosa (F,G,H)
Arenas Arenas Limpias Cu>=6 y 1<=Cc<=3 (E) SW Arena Bien Gradada
Mas del 50% de la Menos del 5% de Finos (C) Cu<6 y/o 1>Cc>3 (E) SP Arena Pobremente Gradada (i)
Fracción Gruesa Arenas con Mas de 12% Finos Clasifican como ML o MH SM Arena Limosa (G,H,I)
PAsa en Tamiz 4 de Finos (C) Finos Clasifican como CL o CH SC Arena Arcillosa (G,H,I)
Sueos de Grano Fino, Limos y Arcillas Magras IP>7 y Encima o En la Línea "A" (J) CL Arcilla Magra (K,L,M)
Mas del 50% Pasa Tamiz 200 Limite Liquido<50 Inorganico IP<4 o Debajo de la Línea "A" (J) ML Limo (K,L,M)
Límite Líquido Secado al Horno Arcilla Orgánica (K,L,M,N)
<0,75 OL
Organico Límite Líquido no Secado Limo Orgánico (K,L,M,O)
Limos Elasticos y Arcillas IP Sobre o En la Línea "A" CH Arcilla Gorda (K,L,M)
Gordas Inorganico IP Debajo de la Línea "A" MH Limo Elástico (K,L,M)
Limite Liquido >=50 Límite Líquido Secado al Horno Arcilla Orgánica (K,L,M,P)

28
Organico Límite Líquido no Secado
<0,75 OH Limo Orgánico (K,L,M,Q)
Suelos Altamente Orgánicos Constituidos en su Mayor Parte por Materia Orgánica, Color Oscuro PT Turba
2
(A) Basado en el Material que Pasa el (E) Cu=D60/D10 - Cc=(D30) /(D10*D60) (M) Si la fraccion Retenida en el Tamiz 200
Tamiz de 3" (75 mm) (F) Si el Suelo Contiene Mas de un 15% de Arena Añada Contiene mas de un 30% de Grava
(B) Si la Muestra de Campo Contiene Tamaños "Con Arena" al Nombre de Grupo Añada Gravoso al Nombre del Grupo
Mayores que 3" se Anade con Piedra (G) SI los Finos Clasifican como CL-ML utilice Doble Símbolo (N) El lP es Mayor o igual que 4 y Grafica
(C) Gravas con 5 a 12% de Finos Requieren GC-GM o SC-SM en o por encima la Línea "A"
Doble Símbolo (H) Si los Finos Son Orgánicos añada "Con Finos Orgánicos" (O) EL lP es Menor que 4 o Grafi-
GW-GM Grava Bien Gradada con Limo al Nombre de Grupo ca Debajo de la Línea "A"
GW-GC Grava Bien Gradada Con Arcilla (I) Si el Suelo Contiene Mas de un 15% de Grava Añada (P) El IP Grafica en o encima de La Línea "A"
GP-GM Grava Pobremente Gradada con Limo "Con Grava" al Nombre de Grupo (Q) EL IP Grafica Debajo de La Línea "A"
GP-GC Grava Pobremente Gradada con Arcilla (J) Si los Limites de Atterberg caen en la Zona Sombreada
(D) Arenas con 5 a 12% de Finos Requieren El Suelo clasifica CL-ML, Arcilla Limosa
Doble Símbolo (K) Si la Fraccion retenida en el Tamiz 200 Contiene entre 15 y 29% de Arena o Grava
SW-SM Arena Bien Gradada con Limo Añada "Con Arena" o "Con Grava" el que mas Predomine
SW-SC Arena Bien Gradada Con Arcilla (L) Si la fraccion Retenida en el Tamiz 200 Contiene mas de un 30%
SP-SM Arena Pobremente Gradada con Limo de Arena añada "Arenoso" al Nombre de Grupo
SP-SC Arena Pobremente Gradada con Arcilla
IP=0.9(LL-8) (Linea U )
60
Arcillas inorganicas de baja Suelos inorgánicos de
de baja plasticidad, arenas alta plasticidad
50
y arcillas limosas
Indice de Plasticidad

Arcillas inorgánicas IP =0.73(LL-20)


40 de plasticidad (Línea A )
CH
m edia
À renas finas y suelos limosos
30 micaceos y diatomaceos, limos
Limos arcillosos
elásticos, lim os organicos,
A rcillas limosa y
arcillas y arcilla limosas
20 A renas
CL O H o MH

10 Limos inorgánicos y orgánicos y arcillas


C L-ML ML o O L limosas de baja plasticidad, rocas molidas
y arenas limosas
0
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100

Lím ite líq uid o

Figura 3.01. Cuadro de Plasticidad (Casagrande)


60
Linea U
M ontm orillonita Illitas
50
Linea A
Indice de Plasticidad

40

30 K aolinita

20

H allosoysitas
10

C loritas
0
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100

L ím ite líq uid o

Figura 3.02. Ubicación de minerales de arcilla comunes en la carta de Plasticidad de Casagrande

Ensayos efectuados en diferentes partes del mundo permiten definir además la línea U, la cual es vertical
hasta el punto LL=16-IP=7 y tiene por ecuación IP=0.9(LL-8), tal como se muestra en la Figura 3.01.

Los suelos de gradación finas se clasifican en limos y arcillas dependiendo de si el limite liquido es menor
o mayor que 50, respectivamente.

Los minerales presentes en una arcilla se pueden determinar de forma aproximada utilizando la Figura 3.02
(Casagrande 1948 y Mitchell 1976)

Las arcillas a su vez se clasifican como gordas y magras dependiendo de su ubicación en la carta de
plasticidad. Las arcillas en general, se ubican por encima de la línea A y se clasifican en gordas y magras de
acuerdo con que sus límites líquidos sean mayor o igual y menor que 50 por ciento, respectivamente.

Por el contrario, los limos se ubican en la parte inferior de la línea A se clasifican en elásticos y limos
propiamente dichos cuando sus limites líquidos se ubican por encima o por debajo de 50 por ciento,
respectivamente.

29
Suelos finos con doble símbolo (CL-ML) se definen para aquellos casos donde los puntos caen dentro de
la zona sombreada del cuadro de plasticidad en la Figura 3.01.

El cuadro de plasticidad tiene la ventaja adicional que permite definir la clase de mineral de arcilla que
la constituye, tal como se muestra en la Figura 3.02.

3.02.1 El límite de contracción.

El límite de contracción puede ser estimado utilizando el criterio sugerido por Casagrande. El índice de
contracción se determina de la intersección con la línea de cero índice de plasticidad de la línea que une el
punto que ubica el suelo en la carta de plasticidad con la intersección de las líneas A y U, tal como se
muestra en la Figura 3.03.

Indice de plasticidad
50
Suelo No Limite de contraccion
1 12
2 32

(1) (2)
0
0 50 100
Limite Liquido

12 32

Figura 3.03. Método de Casagrande para estimar el límite de contracción.

3.03 Sistema de clasificación AASHTO

El sistema de Clasificación de la AASHTO. El sistema de clasificación de la AASHTO fue desarrollado


por la oficina de carreteras públicas de los Estados Unidos en el año de 1928 y adoptado en el año de
1931. Clasifica los suelos de acuerdo con su estabilidad a las cargas ocasionadas por vehículos sobre la
fracción que pasa el tamiz No 10.

Originalmente los suelos fueron clasificados en dos grupos principales A y B, de acuerdo con el
comportamiento frente a la cargas de los vehículos. El grupo A comprende aquellos suelos que le dan a la
capa de rodadura un soporte uniforme. El grupo B comprende aquellos suelos que no soportan la capa
de rodadura de forma uniforme ocasionando fracturas en pavimentos de concreto portland y deformaciones
excesivas en pavimentos flexible. Posteriormente el grupo B fue abandonado, manteniéndose únicamente la
letra A, con los diferentes subgrupos mostrados en la tabla adjunta, que permiten la clasificación de los
suelos.

3.03.1 Indice de grupo

El índice de grupo se utiliza para describir y clasificar el suelo en el sistema AASHTO. El índice de grupo
es un número comprendido entre 0 y 20 ; Los materiales utilizables como bases tienen un índice de grupo
igual a cero y aumenta progresivamente hasta un valor de 20 para suelos con un pasa tamiz 200 mayor que
75 y con límites líquidos y plástico mayor que 60 y 30, respectivamente. El índice de grupo (IG) se calcula
mediante la expresión :

IG = 0.2(a) + 0.005(ac) + 0.01(bd)

30
Donde :

a = Parte del porcentaje que pasa tamiz 200, mayor que 35 sin exceder de 75, expresado como un número
positivo, todo entre 0 y 40.

b = Parte del porcentaje que pasa tamiz 200, mayor que 15 sin exceder de 55, expresado como un número
positivo, todo entre 0 y 40.

c = Parte del valor numérico del límite líquido, mayor que 40 sin exceder de 60, expresado como un
numero positivo comprendido entre 0 y 20.

d = Parte del valor numérico del índice de plasticidad, mayor que 10 sin exceder de 30, expresado como un
numero positivo comprendido entre 0 y 20.

El índice de grupo se puede evaluar fácilmente sumando las contribuciones obtenidas de las Figuras 3.04a)
y 3.04b). En la Figura 3.05 se presenta la ubicación de los materiales de gradación fina en la carta de
plasticidad de Casagrande. Nótese las similitudes y diferencias entre las dos clasificaciones. El criterio de
clasificación se basa también en el límite líquido. Nótese que los suelos que clasifican como A-4 y A-6 se
distinguen de los A-5 y A-7 con base en el límite líquido igual a 40, a diferencia de la clasificación
unificada donde el límite líquido que separa los suelos de alta plasticidad de los de baja es igual a 50. Esta
división es debida básicamente al uso que se le da a las dos clasificaciones, siendo la unificada general y la
de la AASHTO esta orientada para aplicaciones en carreteras y aeropuertos.
% que pasa tamiz 200
12 LL 60 o mas o menos 15 20 25 30 35 40 45 50 55 o mas
0
IP 10 o menos 12
55
10 14
50
16 2
45
8 18
a) 20 b)
6 22 4
IP 30 o mas
24
LL 40 o menos
4 26
28 6
2

0
o mas 75 70 65 60 55 50 45 40 35 o menos 8
% que pasa tamiz 200

Figura 3.04. Indice de Grupo ; suma de las ordenadas de los cuadros a) y b).

31
CLASIFICACION DE SUELOS Y MEZCLAS DE AGREGADOS Y SUELO (CON SUBGRUPOS SUGERIDOS)

Materiales Granulares Materiales Limo Arcillosos


Clasificacion General (35% o Menos Pasa Tamiz 200) (Mas de 35% Pasa Tamiz 200)
A-1 A-3 A-2 A-4 A-5 A-6 A-7
Clasificacion de Grupo A-1a A-1b A-2-4 A-2-5 A-2-6 A-2-7 A-7-5 A-7-6

Ensayo de Gradacion
Porcentaje Que Pasa
No 10 50 Max ----- ----- ----- ----- ----- ----- ----- ----- -----
No 40 30 Max 50 Max 51 Min ----- ----- ----- ----- ----- ----- ----- -----
No 200 15 Max 25 Max 10 Max 35 Max 35 Max 35 Max 35 Max 36 Min 36 Min 36 Min 36 Min
Caracteristicas de la Fra-

32
cción Que Pasa Tamiz 40
Limite Liquido ----- ----- 40 Max 41 Min 40 Max 41 Min 40 Max 41 Min 40 Max 41 Min
Índice de Plasticidad 6 Max NP 10 Max 10 Max 11 Min 11 Min 10 Max 10 Max 11 Min 11 Min*
Indice de Grupo 0 0 0 4 Max 8 Max 12 Max 16 Max 20 Max

Tipo usual de Material Fragmentos de Arena Gravas y Arenas Limosas Suelos Limosos Suelos Arcillosos
Constituyente Significativo Piedra, Grava y Fina o Arcillosas
Arena

Comportamiento General Excelente a Bueno Medio a Pobre


Como Subrasante

* El indice de Plasticidad del Subgrupo A-7-5 es igual o Menor Que el LL Menos 30. * El indice de Plasticidad del Subgrupo A-7-6 es Mayor Que LL Menos 30.
Tomado de "Standard Especificaciones For Highway Materials and Methods of Sampling and Testing".
70

Indice de plasticidad 60

50
Línea U
Línea A
40
A-7-6

30

A-7-5
20
A-6

10
A-4 A-5
0
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100
Límite líquido

Figura 3.05. Clasificación por el sistema AASHTO mostrado en el cuadro de plasticidad de


Casagrande

El comportamiento de los suelos clasificados según este sistema se muestran en la tabla a continuación. En
la clasificación moderna se omitió el subgrupo A-8 y se subdividió el grupo A-7 en dos, tal como se
muestra en la tabla adjunta.

Ejercicios.

3.01 Clasifique por los sistemas AASHTO y USC las muestras A, B y C mostrada en la Figura 2.01, dados
los límites de Atterberg mostrados abajo.

Muestra Límite Líquido Índice Plástico


A 25 5
B 30 7
C 54 28

3.02 Defina el concepto de Límite de Contracción. Estime el limite de contracción para los suelos
mostrados arriba.

3.03 Mediciones de las propiedades físicas efectuadas en el subsuelo de una localidad indican los resultados
mostrados en la tabla abajo, calcule a) El límite de contracción y b) El movimiento máximo que
sufrirá una zapata cimentada a “0.0, 0.50, 1.0, 1.5 y 2.0” metros de profundidad debido a cambios en
la humedad del terreno de cero a 1.50 metros.
Profundidad Humedad (%) Pasa tamiz Límite Límite Limite de Compresión
(metros) Mínima Máxima 200 (%) Líquido Plástico Contracción Simple (T/m2)
0.00 - 0.50 21 39 84 47 24 15 - 4
0.50 -1.00 32 37 96 59 28 14 - 8
1.00 -1.50 29 32 93 53 32 9-7
1.50 -2.00 27 29 91 46 25 8-7
2.00 -5.00 28 28 91 46 25 7-7

33
CAPITULO IV

EXPLORACION DEL SUBSUELO

4.01 EXPLORACION PARA ESTRUCTURAS PESADAS.

Exploraciones para estructuras pesadas como edificios, puentes y otras estructuras pesadas son efectuadas
con el mismo objetivo básico que el de la identificación de suelos superficiales, con la diferencia de que se
elabora la estratigrafía del suelo debajo de la estructura. Entre mas pesada sea la estructura la perforación se
debe llevar a mayor profundidad que garantice estratos competentes para soportar los esfuerzo inducidos
por la estructura. Así por ejemplo, la exploración para una vivienda de un piso requerirá de sondeos de 2 a
5 metros de profundidad, mientras que estructuras mas pesadas requerirán de perforaciones de 5 a 50 metros
de profundidad, dependiendo del peso de la estructura y la resistencia de los estratos que componen el
subsuelo hasta la profundidad a que el edificio ejerce esfuerzos apreciables.

Las exploraciones deben ser planeadas lo suficientemente cercanas de tal forma que se obtenga suficiente
información sobre la extensión y espesor de los diferentes estratos que forman el subsuelo del lugar. Para el
caso de un puente, una o dos perforaciones en cada pila o apoyo del puente será suficiente, mientras que en
un edificio generalmente se efectúa un sondeo en cada esquina y uno en el centro. Para el caso de presas, se
requerirá efectuar perforaciones profundas y en número suficiente repartidos en el área que ocupará la presa.
En caso de encontrar el manto rocoso, las perforaciones deberán continuarse dentro de ella con el objeto de
determinar la calidad de la roca.
T rípode C abulla

P es o utilizado para avanzar T ubería


A gua a pres ión para avanzar de reves tim iento y obtenc ión de m u-
es tra

A gua rec ic lada

T ubería de lavado
M otobom ba

E lem ento para c ortar que


s e reem plaza por tom a-
m ues tra durante opera-
c ión de m ues treo

Figura 4.01 Esquema de equipo para efectuar perforaciones por percusión-lavado (Mohr, 1943)

4.02 Tipos de Equipos de Perforación.

Los sondeos profundos se efectúan básicamente con dos tipos de equipos, los cuales son percusión lavado y
de rotación. Los equipos de percusión lavado, tal como se muestra en la Figura 4.01, se avanzan
generalmente hincando una tubería de revestimiento de 2.5 pulgadas; una vez se hinca la tubería hasta la
profundidad a que se desea tomar la muestra, se extrae el suelo atrapado dentro del tubo mediante agua a
presión, la cual es impulsada por una motobomba a través de una tubería de lavado de 1.25 a 1.75 pulgadas
de diámetro, la cual tiene una elemento cortante que permite la salida del agua en la punta. En suelos
arcillosos no es necesario utilizar tubería de revestimiento ya que las paredes se auto sostienen.
En los equipos de rotación como su nombre lo indica, se aplica un torque a la tubería. El elemento mas
simple utilizado para avanzar la perforación es un barreno helicoidal (flight auger, ver Figura 4.02a), el cual
es avanzado en el terreno y extraído una vez se introduce toda la extensión del barreno dentro del suelo.
Este proceso se continua hasta llegar a la profundidad a que se desee tomar una muestra. Este tipo de
barreno se utiliza extensivamente en muchas partes del mundo en suelos de grano fino, ya que con este
método no se utiliza tubería de revestimiento.

Tubería de Muestreo

Hélices
Barreno Helicoidal Externas

Tapón Tomamuestra

a)
b) c)

Figura 4.02 Esquemas de barrenos utilizados para efectuar perforaciones con rotación (Mohr, 1943)

Figura 4.03a) Equipo de perforación rotatorio montado sobre camión.

35
Figura 4.03b) Equipo de perforación rotatorio montado sobre orugas.

Otro tipo de barreno mas versátil es el barreno con un espacio en el centro (Hollow stem auger), el cual
consiste generalmente de un tubo de 4 pulgadas de diámetro con una platina soldada formando la hélice del
barreno en su parte externa. El barreno hueco en el centro se avanza rotando la tubería hasta llegar a la
profundidad donde se desee extraer la muestra. Este tipo de barreno se puede utilizar tanto en suelos
arcillosos como arenosos, y posee unas uñas en su parte inferior que minimiza la entrada de material en el
centro del tubo ayudado por el hecho de que se forma un tapón en su parte inferior; saliendo el material
generalmente por la parte externa del barreno hueco. En suelos arenosos se utiliza un tapón el cual es sujeto
en su lugar por medio de una tubería interna de 1 ¼ de pulgada la cual se coloca en la parte interior del
Hollow Stem sujetándola a esta en su parte superior, tal como se muestra en la Figura 4.02b). Una vez se
alcanza la profundidad deseada se extrae la muestra con el tomamuestra utilizando tubos shelbys o el
tamamuestra partido estándar, , descritos en la sección 4.03, tal como se muestra en la Figura 4.02c). Este
tipo de tubería (Hollow Stem) requiere de equipos de gran potencia para avanzar los tubos como el
mostrado en la Figura 4.03a) y 4.03b). En la Figura 4.03b) se muestra perforador montado sobre orugas.

4.03 Tipos de tomamuestra.

4.03.1. Tubos Shelbys.

En arcillas se utilizan tubos de pared delgada (tubos shelby), los cuales son avanzados en el suelos mediante
gatos hidráulicas. Los tubos shelby son manufacturados con tubos de acero 16-gauge de diámetros de 2 a
5.5 pulgadas y 24 pulgadas de largo. La punta del tubo es adelgazada con el objeto de disminuir la fricción
de la muestra contra las paredes del tubo. Los tubos shelby tienen una relación de espesor de pared a
diámetro pequeña y minimizan la perturbación de la muestra. Cuando el tomamuestra es extraído del suelo
se sellan los extremos con parafina o tapones plásticos con el objeto de minimizar la perdida de humedad de
las muestras. Los esfuerzos generados durante la penetración del tubo son analizadas en el trabajo de
Hvorslev, 1948. Esta fricción puede exceder fácilmente la resistencia del suelo y compactarlo y aumentar
su resistencia. La extracción de la muestra también genera densificación de la muestra. Debido a que el
esfuerzo máximo ocurre en la porción de suelo que penetra últimamente al tubo (la parte inferior), se
recomienda extraer la muestra empujándola desde el fondo tal como se muestra en la Figura 4.03. Cuando
la muestra es uniforme dentro del tubo shelby, se recomienda tomar preferiblemente la porción superior de

36
la muestra para los ensayos. Cuando la resistencia del suelo es variable y por ejemplo se empuja el tubo
desde un suelo duro hacia uno mas blando el primero forma un tapón en el tubo que impide que el suelo
blando penetre dentro del tubo. Este fenómeno permite determinar de forma bastante precisa la transición
de estratos resistentes a menos resistentes. El tubo shelby presenta serios inconvenientes cuando se
encuentran suelos limosos o arenosos, ya que debido a la baja o ausencia de cohesión en este tipo de suelos.
En este tipo de suelos se utiliza la cuchara partida descrita en la sección 4.03.2

Presión Hidráulica

Tubería de Muestreo

Porción óptima para


ensayo de resistencia
(menos comprimida)

Parte Superior

Tubo Shelby

(Mas comprimida)
Muestra de Suelo

Dirección recomendada
Parte inferior para extraer la muestra

4.04 a) Tubo Shelby al introducir la muestra b) Dirección óptima para extraer la muestra y
porción recomendable de muestra a ensayar.

4.03.2 Tomamuestra estandar

Debido a lo elaborado del proceso de extracción de muestras en el laboratorio y a que en suelos de grano
grueso las muestras extraídas no presentan información sobre las condiciones de densidad y resistencia, se
desarrolló el tomamuestra partido (split spoon, ASTM D 1586) mostrado en la Figura 4.05, el cual consiste
en un tupo de 1-3/8 de pulgada de diámetro interno y 2 pulgadas de diámetro externo el cual al desenroscar
los extremos de la cuchara (tubo partido), permite la extracción de la muestra tal como se muestra en la
Figura 4.05 El tomamuestra es hincado en el subsuelo mediante golpes de una pesa de 140 libras (63.63
Kg) cayendo una distancia de 30 pulgadas (75 cm) golpeando un cabezote roscado a la parte superior de la
tubería de lavado. El número de golpes (N) se contabiliza como el requerido para que el tomamuestra
partido penetre 1 pie (30 cm). El Tomamuestra partido puede ser utilizado para obtener muestras en arcilla,
el cual proporciona información acerca del número de golpes el cual se relaciona con la resistencia
inconfinada dependiendo del tipo de suelo, tal como se muestra en la Figura 10.13..
Los parámetros mas importantes en relación con materiales granulares son el ángulo de fricción interna y la
densidad relativa. Las primeras correlaciones del ángulo de fricción interna y el número de golpes fueron
obtenidas por Terzaghi y Peck en 1948 (Ver Figura 11.10). En la tabla 10.02 se muestra una correlación
aproximada entre el número de golpes y la densidad relativa que es frecuentemente utilizada en la practica
de la ingeniería geotécnica. En la Tabla 10.02 no se tiene en cuenta el esfuerzo efectivo a que está
sometido el suelo. Gibbs y Holtz,(1957) efectuaron ensayos controlados de penetración estándar, donde el

37
esfuerzo efectivo fue medido. En la Figuras 4.06a) y 4.06b) se presenta resumen de los datos obtenidos por
los mencionados investigadores.

Roscas
Balin de acero de φ 5/8"

3/4"

2" 1 1/2" 1 3/8" Cuchara Partida

3" 22" 7"

Figura 4.05 Tomamuestra Partido (Split Spoon) utilizado en el ensayo de penetracion estandard
Estandard

Presión Vertical
Efectiva-Lbs/pul2
Arena Gruesa 40
100
Número de Golpes por Pie

20
80 10
60 0

40 0 - Sec. Aire
0 - Humeda
20
22-27*- Sec.
0 Aire
22-27*- Humeda
0 20 40 60 80 100 120
Densidad Relativa (%) 36-47*- Sec.
Ai
* Medida
Figura 4.06a) Correlación entre el Número de Golpes, la densidad relativa y la presión de
confinamiento para Arenas Gruesas.

38
Presión Vertical
Efectiva-Lbs/pul2

Número de Golpes por Pie


Arena Fina
60 40
20
50
10
40 0
30 0*
9*
20
25*
10 48*
0
0 20 40 60 80 100 120 * Medida

Densidad Relativa (%)

Figura 4.06b) Correlación entre el Número de Golpes, la densidad relativa y la presión de


confinamiento para Arenas Finas.

4.03.3 Tomamuestra Oakfield

Este tipo de tomamuestra se utiliza principalmente en la confirmación de las condiciones de resistencia del
fondo de la excavación de zapatas previas a su construcción. La verificación de las condiciones del fondo
del cimiento permite tomar medidas correctivas. El tomamuestra Oakfielo consiste en un tubo de 1 pulgada
de diámetro por 1 pie de largo abierto lateralmente en la mayor parte de su extensión. En este tipo de
equipo la perforación se avanza mediante barreno de mano de 1¼ pulgadas de diámetro. La verificación de
la resistencia del suelo en el campo se efectúa con un penetrómetro de bolsillo calibrado, el cual da la
resistencia del suelo con un 20 a 40 por ciento de precisión.

4.03.4 Obtención de muestras en roca.

Las muestras en roca se obtienen utilizando perforadores rotatorios donde el plano de rotación del eje del
motor es transferido a un plano horizontal a la tierra, de forma tal que la tubería puede ser avanzada
mediante rotación en el sentido vertical. En la obtención de rocas se obtiene un parámetro llamado RQD,
Rock Quality designation, el cual se obtiene utilizando muestras sanas que tengan mas de 4 pulgadas de
longitud. El valor del RQD se calcula entonces como la relación que existe entre la suma de las longitudes
de los pedazos de mas de 4 pulgadas y la longitud total de la muestra de roca obtenida, donde las rupturas
obvias ocasionada por el equipo no son consideradas. La calidad de la roca se obtiene de acuerdo con la
siguiente tabla.

Tabla 4.01. Calidad de la roca (RQD) medida en el campo.

RQD (%) Calidad de la Roca


90-100 Excelente
75-90 Buena
50-75 Aceptable
25-50 Pobre
0-25 Muy Pobre

39
4.04 Medida de la resistividad en suelos.

4.04.1 Introducción,

La medición de la resistividad de los suelos es una propiedad que tiene aplicaciones en el control de
corrosión de estructuras metálicas como pilotes, tanques, etc., ya que esta propiedad controla la velocidad
con que los electrones emigran hasta un ánodo de sacrificio de Zinc, el cual es colocado por tener este un
potencial eléctrico superior al del acero. Mediciones de resistividad también son útiles en la ingeniería
geotécnica, ya que permite establecer espesores de estratos.

4.04.2 Teoría.

La diferencia de potencial, medida en voltios, que se produce entre dos puntos entre los cuales existe una
resistencia R en Ohmio y circula una corriente I en Amperios se puede calcular mediante la ecuación:

∆Vab = I R 4.01

∆V

I I
a b
R

Figura 4.07. Medida de Diferencia de Potencial entre dos puntos.

Es un hecho obvio para nuestra intuición que la resistencia que se produce a lo largo de una masa es
proporcional a la distancia recorrida por los electrones e inversamente proporcional al área; esto nos permite
escribir la siguiente relación:
L
Rα 4.02
A

Introduciendo la constante de proporcionalidad ρ podemos escribir:


L
R=ρ 4.03
A

Donde el símbolo ρ introducido en la ecuación 4.03 representa la resistividad, la cual se expresa en Ohm-
metro, tal como lo indica la misma ecuación.

4.04.3 Medidas de Resistividad en el Laboratorio.

La medición de resistividad se puede hacer en el laboratorio con muestras físicas donde se hace pasar una
corriente a través de una masa de suelo de longitud y área conocida, donde la ecuación 4.03 y un arreglo
semejante al mostrado en la Figura 4.07 se utiliza para calcular la resistividad. La resistividad de los
suelos esta determinada principalmente por el contenido de humedad e iones disueltos. Lo anterior es
particularmente cierto para el caso de suelos arcillosos. Suelos secos y rocas presentan alta resistividades;
suelos granulares saturados tienen resistividad moderada y arcillas saturadas tienen baja resistividad.
Resistividades representativas se muestran en la Tabla 4.02. Sin embargo, suelos de origen marino
presentan resistividades mucho mas baja que las mostradas en la Tabla debido a su deposición en ambiente
salado, tal como se evidencia con los resultados de campo mostrados en la Figura 4.10.

40
4.04.4 Medidas de Resistividad en el Campo (El Arreglo de Wenner).

La medición de Resistividad en el Campo se efectúa utilizando lo que se conoce en la literatura como el


arreglo de WENNER; dicho arreglo se muestra de manera esquemática en el semi-espacio mostrado en la
Figura 4.08, donde la resistividad de un suelo homogéneo se puede calcular mediante la ecuación 4.04 que
se muestra a continuación.
∆V
ρ = 2π a ( ) 4.04
I
X
+I
∆V -I

a a a

∆V
ρ = 2πa( )
I
I = Corriente en Amperios
∆V = Diferencia de Potencial en Voltios
ρ = Resistividad en Ohm-Metro
a = Distancia entre Electrodos en metros

Z
Figura 4.08. Esquema del Arreglo de Wenner.

X
+I
∆V -I

a a a

Estrato 1

Estrato 2

Estrato 3

Z
Figura 4.09. Medición de Resistividad en Suelos Estratificados.

Investigaciones efectuadas con el arreglo de Wenner indican que aproximadamente, la profundidad a la que
el arreglo sondea la resistividad es igual a la separación entre electrodos (a). La medida de la resistividad
de los diferentes estratos se dificulta por el hecho de que los suelos en la naturaleza son depositados en
capas, de acuerdo con el régimen de deposición y fuente de suelo del momento, tal como se muestra en la
Figura 4.09. El arreglo de Wenner mide entonces una resistividad promedio hasta una profundidad a;

41
dicha resistividad se conoce en la literatura como resistividad aparente o ρap. En esta sección mostramos
los resultados de la evaluación la resistividad real de cada estrato con base en las medidas de resistividad
aparente. Los espesores de los diferentes estratos pueden ser definidos de una manera aproximada
graficando la resistividad aparente acumulada, donde las resistividades aparentes obtenidas se suman entre
si obteniendo un gráfico similar al mostrado en la Figura 4.10. Nótese que el cambio en la pendiente de la
curva de resitividad acumulada coincide con la variación en la resisitividad real indicado por la curva real.
Así, de 0 a 2 metros se define un estrato, de (2 a 12), de (12 a 20) y de (20 a 26) se definen tres estratos con
resistividades aproximadamente iguales dentro de dichos rangos. Mediciones de resistividad utilizando la
metodología mostrada en la sección 4.04.03 se muestran también en la Figura 4.10. Estos datos sugieren
que la resistividad de las muestras tiene la tendencia de ser mayor que la calculada con el arreglo de
Wenner arrojando diferencias de hasta 400 por ciento, tal como se muestra en la Figura 4.10..
Sondeo Electrico No 1
Resistividad (Ohm-M)
0 10 20 30 40
0 Aparente
Valor de a (Metros)

5 Acumu.
10 Real
Laborat.
15
20
25
30

Figura 4.10. Datos de Medición de Resistividad aparente, aparente acumulada y Real1.

4.04.4.1 Resistividad Típica de Suelos.

La resistividad de los suelos depende principalmente del contenido de humedad y en menor grado del tipo
de textura. La tabla 4.02 presenta el rango de resistividad dependiendo del tipo de suelo. Tal como se
menciono en la sección 4.04.03, suelos de origen marino tienen resistividades un orden de magnitud mas
bajos que los indicados en la Tabla 4.02.
Tabla 4.02. Resistividad Representativa de los suelos
ρ ( Ohm-centímetro) Tipo de Suelo
500 - 2,000 Arcillas o Limos Orgánicas Saturados
1,000 - 5,000 Arcillas o Limos Inorgánicos Saturados
5,000 - 15,000 Limos y Arcillas Duras Parcialmente Saturadas y Arenas
Saturadas y Gravas
10,000 - 50,000 Pizarras, Arcillas y Limos Secos
20,000 - 100,000 Arenisca Compactada, Arenas y Gravas Secas
100,000 - 1,000,000 Rocas Cristalinas Sanas

4.04.4.2 Ecuación para Suelos Estratificados.

Para efectos de encontrar una expresión que permita calcular de una manera eficiente las resistividades
aparentes considerando los valores de resistividad real y el espesor de los estratos, consideramos que la
resistividad aparente del estrato K-esimo es proporcional a la suma de los espesores del estrato (bK) e
inversamente proporcional a la distancia del punto medio del estrato a la superficie (mK). Lo anterior nos
permite escribir:

1
Reducida por el método de Barnes (1952), ver sección 4.04.03.

42
K bj
∑ (m
j =1 )p
j
ρap,K = 4.05
K bj
∑ρ
j =1 (m j ) p
j

Donde el valor de (mK) para el K-esimo estrato puede ser calculado como:
bK K −1
mK = + ∑b j 4.06
2 j =1
Los resultados mostrados en la tabla 4.03 fueron obtenidos utilizando un modelo de diferencias finitas, el
cual se utilizó como base para obtener el valor del exponente p de la ecuación 4.05, el cual resultó ser igual
a 4.5.
Tabla 4.03. Resultados del Programa de Diferencias Finitas.
Resistividad Espesor del Resistividad Resitividad Espesor del Resistividad
Real (Ohm-m) Estrato (m) Aparente(Ohm-m) Real (Ohm-m) Estrato (m) Aparente(Ohm-m)
5000 7 5000 5000 1 5000
1000 3 4891 1000 9 4877

Resistividad Espesor del Resistividad Resitividad Espesor del Resistividad


Real (Ohm-m) Estrato (m) Aparente(Ohm-m) Real (Ohm-m) Estrato (m) Aparente(Ohm-m)
5000 7 5000 5000 7 5000
100 3 4010 4000 3 4998

Resistividad Espesor del Resistividad Resitividad Espesor del Resistividad


Real (Ohm-m) Estrato (m) Aparente(Ohm-m) Real (Ohm-m) Estrato (m) Aparente(Ohm-m)
1300 7 1300 1300 7 1300
8 3 865 5 3 814

Resistividad Espesor del Resistividad


Real (Ohm-m) Estrato (m) Aparente(Ohm-m)
5000 6 5000
3000 4
1000 4 4965

Comparando los resultados de la ecuación 4.05 con los datos de la tabla 4.02 encontramos que el exponente
p varia entre 4 y 5 siempre y cuando los valores de (bi+1/bi) sean menores o iguales que 3. La ecuación 4.05
puede entonces ser utilizada para encontrar los valores de las resistividades reales con base en los datos de
resistividad aparente. A continuación presentamos valores de resistividad aparente calculados con la
ecuación 4.05 y un valor de p igual a 4.5.

La tabla 4.05 muestra los resultados de la resistividades reales en los estratos subyacentes de tal forma que
la resistividad aparente calculada es igual a la mostrada en la tercera columna de la tabla 4.04. El resultado
de las tablas 4.05 simula el procedimiento requerido para obtener las resistividades reales partiendo de los
datos de resistividad aparente obtenidas en el campo.

43
Tabla 4.04. Resultados de la ecuación 4.05 con p=4.5.
Resistividad Espesor del Resistividad Resitividad Espesor del Resistividad
Real (Ohm-m) Estrato (m) Aparente(Ohm-m) Real (Ohm-m) Estrato (m) Aparente(Ohm-m)
5000 7 5000 5000 1 5000
1000 3 4848 1000 9 4996
Resistividad Espesor del Resistividad Resitividad Espesor del Resistividad
Real (Ohm-m) Estrato (m) Aparente(Ohm-m) Real (Ohm-m) Estrato (m) Aparente(Ohm-m)
5000 7 5000 5000 7 5000
100 3 3611 4000 3 4990
Resistividad Espesor del Resistividad Resitividad Espesor del Resistividad
Real (Ohm-m) Estrato (m) Aparente(Ohm-m) Real (Ohm-m) Estrato (m) Aparente(Ohm-m)
1300 7 1300 1300 7 1300
8 3 574 5 3 428
Resistividad Espesor del Resistividad
Real (Ohm-m) Estrato (m) Aparente(Ohm-m)
5000 6 5000
3000 4
1000 4 4948

Tabla 4.05. Resistividades reales calculadas con la ecuación 4.05 obtenidas con base en las
Resistividades Aparentes de la Tabla 4.02.
Resistividad Espesor del Resistividad Resitividad Espesor del Resistividad
Real (Ohm-m) Estrato (m) Aparente(Ohm-m) Real (Ohm-m) Estrato (m) Aparente(Ohm-m)
5000 7 5000 5000 1 5000
1300 3 4891 6701 9 4877
5000 7 5000 5000 7 5000
154 3 4010 4700 3 4998
Resistividad Espesor del Resistividad Resitividad Espesor del Resistividad
Real (Ohm-m) Estrato (m) Aparente(Ohm-m) Real (Ohm-m) Estrato (m) Aparente(Ohm-m)
1300 7 1300 1300 7 1300
20 3 865 17 3 814
Resistividad Espesor del Resistividad
Real (Ohm-m) Estrato (m) Aparente(Ohm-m)
5000 6 5000
3000 4
2100 4 4965

La metodología planteada por las ecuaciones 4.05 y 4.06 tienen el inconveniente de que las lecturas
obtenidas no siguen la teoría presentada debido a que en la naturaleza los estratos, principalmente cerca de
la superficie no tienen ni la horizontalidad ni la homogeneidad planteada por dichas ecuaciones. Por esta
razón, recomendamos el procedimiento propuesto por Barnes (1952). Esta metodología presenta en
general valores de resistividad real que son evaluables en la mayoría de los casos, siempre y cuando la
resistencia obtenida en la columna 2 aumente en la medida que aumenta la profundidad, tal como se ilustra
en la Tabla del ejercicio 4.04. De acuerdo con la experiencia obtenida por el autor en la ciudad de
Cartagena, algunas mediciones de la resistencia señalada en la columna 2 disminuye con la profundidad
para ciertas mediciones aisladas, lo que obliga a desechar dichas mediciones, ya que no encaja dentro del
contexto del modelo que estamos utilizando. Nótese que la columna 7 de la Tabla 4.04 arroja valores de
resistividad real tan bajos hasta de 1.30 Ohm-M.

44
4.04.4.3 Interpretación de mediciones de resistividad de campo.

Barnes, 1952, desarrolló una metodología donde las capas de suelo son consideradas como resistores en
paralelo. Para este caso se puede demostrar que la conductividad en mhos, el reciproco de la resisitividad
de cada capa se puede calcular como:
i i −1
Li = ∑ Lj − ∑ Lj 4.07
j =1 j =1
La resistividad real de cada estrato por este método se puede calcular mediante la ecuación de Wenner
modificada, ecuación 4.08. Para ejemplo de cómo aplicar la metodología véase el ejercicio 4.04.
2 π aι
ρR = 4.08
Li
Ejercicios.

4.01. Calcule la energía aplicada en el ensayo estándar por cada golpe aplicado. En un ensayo se
obtiene un número de golpes menor que uno; proponga una metodología que permita determinar
números de golpes menores que uno.
4.02. Explique la razón por la que se coloca el balín en el tomamuestra estándar. Sugerencia: Considere
que por debajo del nivel freático el agua penetra en la tubería utilizada para tomar la muestra a la
profundidad deseada.
4.03. El perfil estratigráfico en la siguiente página muestra el número de golpes del ensayo estándar
obtenido a diferentes profundidades. Determine la densidad relativa y el peso unitario total y seco
a diferentes profundidades. Asuma que la saturación (S) por encima del nivel freático es del 100
por ciento.
4.04. Determine la calidad de una roca donde la muestra extraída fue de 80 centímetro, obteniéndose
pedazos de 32, 21, 12 centímetros, y el resto fueron pedazos de menos de 10 centímetros.
4.04 Dados los datos mostrados en las dos primeras columnas de la Tabla 4.03, calcule y grafique los
resultados de forma análoga a los mostrados en la grafica 4.10.

Tabla Ejercicio 4.04. Resultados de medición de medida de la resistividad de campo.


Lonja 18 NORTE ESTE
UTM 1.149.291 444.541
1 2 3 4 5 6 7
(Mts) (Ohms) (Ohm-M) (Ohm-M) (Mho) (Mho) (Ohm-M)
Valor de a R Aparente Acumu. ΣLi (app) Li (app) Real
1 2,0000 12,57 12,57 0,5000 0,5000 12,5664
2 0,6000 7,54 20,11 1,6667 1,1667 5,3856
4 0,1100 2,76 22,87 9,0909 7,4242 1,6926
6 0,0535 2,02 24,89 18,6916 9,6007 1,3089
10 0,0525 3,30 28,19 19,0476 0,3560 70,5918
16 0,0500 5,03 33,21 20,0000 0,9524 39,5842
20 0,0490 6,16 39,37 20,4082 0,4082 61,5754
24 0,0480 7,24 46,61 20,8333 0,4252 59,1123
Sugerencia: La columna 5 es el inverso de la resistencia, esto es (1/R). La columna 6 se calcula restando el
valor de la casilla correspondiente a esta profundidad menos la anterior. Por ejemplo para a = 4 M:
2π x 2
L3 =9.0909-1.6667 = 7.4242 - a3 = 4 – 2 = 2 - ρ= = 1.6926 Ohm-M
7.4242

45
EJEMPLO REGISTRO DE PERFORACIÓN

PERFORACION No 1 Pag 1 de 1
PROPIETARIO: ARQUITECTO/INGENIERO:

LUGAR:CASTILLO GRANDE, CL 5, KRA 12 Y 13 PROYECTO:


CARTAGENA, COLOMBIA EDIFICIO DE 15 NIVELES PROPUESTO
MUESTRA ENSAYOS

COMPRESION SPLE (T/M )


2
No DE GOLPES POR PIE
CLASIFICACION (USC)

DENSIDAD RELATIVA
RECUPERACION (%)
PROFUNDIDAD (M)

PESO SECO (T/M )


3
Descripción
GRAFICO

NUMERO

TIPO
RELLENO EN LADRILLO, ARENA, ZAHORRA 1 PB
ARENA GRUESA A MEDIA, Suelta a Media SP 2 TP 3
Densa, Gris a Gris Clara 1 SP 3 TP 4
Con Raices de Mangle de 1.5 a 2 Metros SP 4 TP 6
2 SP 5 TP 7
emax= 1,02 SP 6 TP 9
emin= 0,49 3 SP 7 TP 14
SP 8 TP 14
4 SP 9 12

5 SP 10 12

Con Grava, Piedra Pomez, por debajo de 6 6 SP 11 14


Metros
7 SP 12 12

8 SP 13 7

9 SP 14 12
10
10 SP 15 14

11 SP 16 20

12 SP 17 18

13 SP 18 21

14 SP 19 23

15 SP 20 31

FIN DE LA PERFORACION Penetrómetro de Bolsillo *


NIVELES DE AGUA UNIVERSIDAD DE CARTAGENA INICIADA: Mayo 11 de 2002
NA 1.1 M TP Facultad de Ciencias e Ingeniería TERMINADA: MAyo 12 de 2002
NA Programa de Ingeniería Civil EQUIPO: PL SUPERVISO AAV
NA APROBO: AIC TRAB. NO 2002006

46
CAPITULO V

COMPACTACION Y ESTABILIZACION DE SUELOS

5.01 Introducción

En las aplicaciones de la ingeniería geotécnica a menudo los suelos pueden presentar condiciones adversas a
las solicitaciones de la estructura. Los suelos pueden ser blandos, altamente compresibles o tener una
permeabilidad muy alta, dificultando de esta forma la construcción de la estructura proyectada. En algunos
casos es posible reconsiderar el emplazamiento de la estructura ; esto sin embargo, la mayoría de las veces
no es posible debido a razones diferentes a las meramente geotécnicas. Una posibilidad, seria adaptar la
cimentación de la estructura y otra comúnmente utilizada, es la de mejorar las condiciones del subsuelo
mediante un proceso de estabilización. En la mayoría de los casos el segundo procedimiento es el mas
adecuado para la estructura. La estabilización del suelo puede conseguirse por medios mecánicos o
químicos, aunque también se utilizan ocasionalmente métodos térmicos y eléctricos para estabilizar el suelo.

En este capitulo trataremos primordialmente la estabilización mecánica o densificación, la cual se conoce en


ingeniería geotécnica como compactación. El suelo también puede ser sometido a un proceso de mezcla de
sustancias químicas, para lo cual se requiere mezclarlo con la sustancia seleccionada para luego someterlo a
un proceso de compactación. Productos generalmente utilizados son el cemento Portland, cal, asfalto,
cloruros de calcio y sodio.

Otros métodos de estabilización de suelos blandos pueden consistir en reducir el contenido de humedad de
los suelos mediante bombeo o aplicación de precarga, para lo cual el suelo es sometido a una precarga por
un tiempo predeterminado para aumentar la resistencia del suelo y minimizar asentamientos.

El proceso de compactación y estabilización es particularmente importante cuando el suelo es utilizado


como material de construcción, como es el caso de presas de tierra y terraplenes para carreteras. Si el suelo
no es compactado convenientemente, la estructura sufrirá asentamientos excesivos debido a posibles
hoquedades en la masa de suelo. Las condiciones del suelo puede ser mejoradas mediante la colocación de
rellenos controlados sobre los cuales se pueden colocar cimientos de estructuras con mediana condición de
carga.

5.02 Compactación

El proceso de compactación consiste en densificar un suelo mediante la aplicación de energía mecánica. Los
equipos vibratorios son los mas eficientes para compactar suelos granulares. Los equipos con llantas
neumáticas también son eficientes en la compactación de arenas y gravas. Grandes pesos dejados caer con
ayuda de grúas también son utilizados para compactar rellenos granulares sueltos ; este ultimo proceso se
conoce como compactación dinámica. Algunas de estas técnicas serán discutidas mas adelante en este
capitulo.

Suelos de grano grueso y fino son generalmente compactados en el laboratorio mediante caída libre de
martillos estandarizados. También se han utilizado prensas para compactar suelos en el laboratorio. Quizás
el método mas eficiente de compactar suelos se consigue con el compactador giratorio donde los esfuerzos
cortantes son aplicados en todas las direcciones de la muestra, tal como se muestra en la Figura 5.01. El
proceso de compactación con el compactador giratorio es tan eficiente que requiere de la colocación de
empaques del tipo O-ring para evitar la salida del agua del molde.
Carga aplicada

Molde

Figura 5.01. Modo de aplicación de carga mediante compactador giratorio.

El objetivo de la compactación es el de mejorar las propiedades ingenieriles del suelo. Entre las ventajas de
la compactación tenemos las siguientes :

Reducción de Asentamientos en las estructuras.

Aumento de la resistencia del suelo

5.02.1 Teoría de compactación

Los fundamentos de la teoría de compactación fueron introducidos por R. R Próctor en la década de 1930
cuando trabajaba en el “Bureau of Water Works and Supply” en la ciudad de los Angeles, donde desarrolló
la teoría de la compactación en una serie de artículos publicados en el “Engineering News Records (proctor
1933). El ensayo de compactación de laboratorio se conoce como el ensayo de Proctor.

Proctor estableció que la compactación es función de 4 variables : (1) densidad seca (ρd), (2) contenido de
humedad (w), (3) energía de compactación y (4) tipo de suelo. La energía de compactación se mide como
la energía mecánica que se le aplica al suelo. La energía de compactación se mide en el laboratorio como la
energía aplicada por un martillo que cae con una caída libre predeterminada. La energía de compactación se
puede determinar en el campo mediante el numero de pases del compactador. El ensayo de compactación
esta estandarizado mediante la norma ASTM D 698 (1980) y se efectúa con un martillo de 2.495 Kg (5.5
libras) cayendo una distancia de 30.48 centímetros (1 pie). El suelo es acomodado en un molde de 0.944
litros (1/30) de pie cubico en tres capas a las cada una de las cuales se le aplica 25 golpes.

Ejemplo 5.1

Calcule la energía de compactación utilizada en el ensayo de Proctor estandard.

Solución :
mg * caida * No.capas * No.de.gopes / capa
Energía de compactación = =
Volumen.Molde

2.495Kg * (9.81m / s 2 )(0.3048m) * (3Capas)(25Golpes / Capa )


=
0.944 x10 − 3
KJ
= 592.7
M3

48
Debido a que la energía de compactación del ensayo original de Próctor resultó insuficiente para ciertas
aplicaciones, se desarrollo el ensayo de Próctor modificado, el cual se efectúa con un martillo de 4.99 Kg de
masa cayendo de una distancia de 45.7 centímetros (1.5 Pies), acomodando en el molde de (1/30) de pie
cúbico 5 capas de 25 golpes cada una.

La humedad de compactación se grafica contra el peso seco y se conoce en la literatura como curva de
compactación. Nótese que se requieren un mínimo de 3 puntos para definir la curva de compactación.
Estas curvas son únicas para cada tipo de suelo y la misma energía de compactación. El punto de mayor
densidad en la curva de compactación define la humedad optima de compactación y la densidad máxima
para una energía de compactación determinada. La línea punteada define la línea de humedades optimas ;
nótese que dependiendo de la densidad máxima establecida se puede determinar de esta línea de óptimos la
humedad requerida para minimizar la energía de compactación.

La curva de Próctor estándar; mostrada en la Figura 5.02, indica que por ejemplo con un 11 por ciento de
humedad es imposible obtener una densidad de 106 libras/pie3 para una energía de compactación aplicada
de 592.7 KJ/M3 1 ; lo mismo puede decirse para una humedad del 20 por ciento.

125
Saturacion 60% 80% 100
Linea de cero
120 aire
Peso Seco (Lb/Pie3)

115
Modificado
Estandard
110
Linea de
optimos
105

100
0 5 10 15 20 25
Contenido de humedad w (%)

Figura 5.02. Proctor Estandard y modificado de una arcilla limosa típica

En la dos curvas mostradas en la Figura 5.02 se definen dos zonas separadas por las humedades óptimas
correspondientes. La parte de la curva con humedades menores y mayores que la optima se conoce como la
rama seca y húmeda, respectivamente. Valores típicos de humedades óptimas están comprendidos entre 8 y
20 por ciento para materiales gravosos y arcillosos, respectivamente. Materiales arenosos tienen humedades
optimas comprendidas entre 13 y 16 por ciento. Ejemplos de curvas de próctor para diferentes materiales se
presentan en la Figura 5.03. Las líneas de 100 por ciento de saturación mostradas en la Figura 5.02 se
calculan considerando que la saturación de muestra es del 100 por ciento; las mencionadas curvas se
calculan entonces mediante la ecuación 5.01 utilizando un valor de S igual a 100 . Nótese que la densidad
seca del suelo nunca alcanza la densidad máxima determinada por la ecuación 5.01. La línea de 100 por
ciento saturación se conoce como la línea de cero contenido de aire. Ejercicio: Demuestre la ecuación
5.01.

S (Gs ) ρ w
ρd = 5.01
S + wGs

1
Energía de compactación del Próctor estándar.

49
Grava Arenosa
Linea de cero aire-Gs=2.65
140
135 Grava Limo-Arenosa
(Zahorra)

Peso Seco (Lb/Pie3)


130
125 Arcilla Areno-Limosa
LL=28 - IP=9
120
Arcilla Limosa
115
LL=37 - IP=15
110
Arcilla Gorda
105 LL=67 - IP=40
100
Arena Pobremente
95 Gradada
0 5 10 15 20 25
Contenido de humedad w (%)

Figura 5.03. Curvas de compactación para 6 suelos diferentes compactados de acuerdo con el Proctor
estandard.

5.03 Propiedades y Estructura de Suelos Compactados.

La estructura y las propiedades ingenieriles de suelos cohesivos compactados dependerá en gran parte del
tipo y esfuerzo de compactación y del contenido de humedad utilizado para el moldeo. Generalmente el
contenido de humedad de compactación del suelo es referido al contenido óptimo de humedad del tipo de
compactación utilizado. Dependiendo de la humedad de compactación los suelos se denominan en la rama
seca, húmeda o cerca al óptimo. Investigaciones efectuadas en suelos compactados en la rama seca de curva
de compactación indican que la estructura del suelo es independiente del tipo de compactación utilizado. La
estructura de los suelos compactados en la rama húmeda depende del tipo de equipo utilizado y por lo tanto
habrá variaciones en la resistencia, compresibilidad, etc., del suelo.
Densidad Seca Compactada

Energia de Compactacion Alta

E
D
B

A
C
Poca Energia de Compactacion

Contenido de Humedad

Figura 5.04. Efecto de la compactación en la estructura del suelo (Lambe, 1958a)

50
Para una misma energía de compactación la estructura del suelo se orienta mas a medida que aumenta el
contenido de humedad. La estructura del suelo en la rama seca adopta una forma floculenta mientras que en
la rama húmeda tiende a orientarse mas a medida que aumenta la energía de compactación, tal como se
muestra en la Figura 5.04.

1.00E-04

1.00E-05
Permeabilidad
(Cm/Seg)

1.00E-06

1.00E-07

1.00E-08
12 13 14 15 16 17 18 19
Contenido de Humedad (%)

124

122
Densidad Seca

120
(Lbs/Pie3)

S=100%
118

116

114

112
12 13 14 15 16 17 18 19
Contenido de Humedad (%)

Ensayos de Compactación y Permeabilidad en muestra de Arcilla Arenosa de Jamaica.


Figura 5.05. Cambio en la permeabilidad en función del contenido de humedad de moldeo (Lambe
1958b).

La permeabilidad (Capitulo VII) disminuye en la medida que se aumenta la humedad, cuando la energía de
compactación se mantiene constante y llega a un valor mínimo cerca a la humedad optima, tal como se
muestra en la Figura 5.05. Este efecto se explica debido a que la estructura de la arcilla se orienta en forma
horizontal disminuyendo la permeabilidad. Si se aumenta la energía de compactación, la permeabilidad se
reduce debido a la consecuente reducción en la relación de vacios.

La compresibilidad (Capitulo IX) de la arcilla compactada es una función del nivel de esfuerzo a que el
suelo será sometido. A esfuerzos relativamente bajos, las arcillas compactadas en la rama húmeda son mas
compresibles. Para altos niveles de esfuerzo lo opuesto es cierto. En la Figura 5.06 se observa que el
cambio en la relación de vacíos se mucho mayor para aquellos suelos que son compactados en la rama
húmeda de la curva de compactación.

51
Presiones de Consolidacion Bajas

Relacion de Vacios (e)


Rama Seca o Inalterada

Rama Humeda o Remoldeada

Esfuerzo Efectivo (Escala Natural)

Presiones de Consolidación Altas

Rama Seca o Inalterada


Relacion de Vacios (e)

Rama Húmeda o Remoldeada

Descarga para ambas Muestras

Esfuerzo Efectivo (Escala Logaritmica)

Figura 5.06. Cambio en la Compresibilidad con la humedad de moldeo (Lambe 1958b).

La expansión potencial es mayor en aquellas arcillas compactadas en la rama seca de la curva de


compactación. El suelo en estas condiciones tienen una tendencia mayor a absorber mayor cantidad de
agua, lo cual genera mayor expansión volumétrica. Las arcillas compactadas en la rama seca tienen una
tendencia menor a reducir su volumen, tal como se evidencia en la Figura 5.07, donde las muestras de
arcilla compactadas en la rama húmeda de la curva muestran mayores reducciones de volumen.

52
4
3.5

Encogimiento Axial
3
Punzonamiento
2.5
Vibracion
2 Estatico
1.5 Estatico

1
0.5
0
12 14 16 18 20 22 24

112
111
Densidad Seca

110
Proctor
(Lbs/Pie3)

109
S=100%
108
107 Punzonamiento
106 Vibracion
105 Estatico
104
103
102
12 14 16 18 20 22 24

Contenido de Humedad (%)

Figura 5.07. Contracción como función de la humedad de moldeo (Seed y Chan, 1959)

La resistencia de suelos arcillosos compactados es bastante compleja. En general, los suelos compactados
en la rama seca tienden a tener mayores resistencias que aquellos compactados sobre la rama húmeda. La
resistencia de los suelos compactados en la rama húmeda dependen también del tipo de compactación por la
diferencia en las estructura del suelo. Si el suelo es sumergido esta condición cambia debido a la expansión,
especialmente en la rama seca de la curva. Las curvas de deformación de una arcilla limosa se muestran en
la Figura 5.08. En estas figuras se muestra el esfuerzo necesario para causar una deformación del 25 por
ciento (parte alta) y un 5 por ciento (parte media) para tres esfuerzos de compactación diferentes. Los
esfuerzos son aproximadamente en la parte húmeda de la curva aumentando significativamente hacia la
parte seca de la curva.

Nótese que para un punto en particular de la rama húmeda el esfuerzo a 5 por ciento de compactación es
menor para una mayor energía de compactación. Esta tendencia también se observa en la Figura 5.09,
donde la resistencia se mide con el CBR (California Bearing Ratio). En esta prueba la penetración de un
pistón de 3 pulgadas cuadradas medido en especímenes compactados es comparado con aquel que se
produce en una muestra de piedra triturada bien compactada. El CBR es un ensayo comúnmente utilizado
en el diseño de pavimentos. En la Figura 5.09 se observa un incremento del CBR en la medida que se
incrementa la energía de compactación.

53
Esfuerzo requerido para Producir 25%
Ensayo No Consolidado No drenado Presion Lateral=10Kg/cm2

12

de Deformacion (Kg/cm2)
10

0
10 12 14 16 18 20 22 24 26
Esfuerzo requerido para Producir 5%

12
de Deformacion (Kg/cm2)

10

0
10 12 14 16 18 20 22 24 26

120
Densidad Seca (Lbs/Pie3)

S=100% 55 Golpes Por Capa


115 Gs=2.72
26 Golpes Por Capa
110
12 Golpes Por Capa
105
6 Golpes Por Capa
100

95

90
10 12 14 16 18 20 22 24 26
Contenido de Humedad (%)

Figura 5.08. Resistencia como función de la humedad de moldeo y Energía de Compactación (Seed y
Chan, 1959)

54
100

CBR Sin Sumergir


80

60

40

20

120
Densidad Seca (Lbs/Pie3)

S=100% 55 Golpes Por Capa


115 Gs=2.72
26 Golpes Por Capa
110
12 Golpes Por Capa
105
6 Golpes Por Capa
100

95

90
10 12 14 16 18 20 22 24 26
Contenido de Humedad (%)

Figura 5.09. Resistencia medido por el CBR y Densidad Seca como función de la humedad de moldeo
y Energía de Compactación (Turnbull y Foster, 1956)

5.04 Equipos de Compactación y Procedimientos.

El suelo a ser utilizado en un relleno compactado debe ser explotado de un área de préstamo.
Retroexcavadoras, Bulldozers, Dragalinas y mototraillas, entre otras, son utilizados para explotar el material
de préstamo. Dependiendo de las condiciones de resistencia del suelo, las mototraillas deben ser asistidas
en el proceso de explotación por el bulldozer. El material cortado por el bulldozer se carga mediante
cargador y es transportado en volquetas cuando las distancias de acarreo son mayores que 50 metros. En la
Figura 5.10 se muestra un cargador de un metro cúbico de capacidad cargando una volqueta de 5 metros
cúbicos de capacidad. La retroexcavadora utilizada en combinación con volquetas reduce el tiempo del
ciclo de explotación y cargue ya que la retro excava y carga el material. En la Figura 5.11 se muestra una
retroexcavadora de una yarda cúbica de capacidad cargando una volqueta de 5 metros cúbicos.

Cuando la distancia de acarreo es considerable se utilizan generalmente las mototraillas, las cuales son
vehículos todo-terreno que se utilizan para explotar, transportar y regar el material en capas en la zona de
relleno. Los camiones con volteo son utilizados transitando tanto en carreteras pavimentadas como
provisionales; el volteo puede ser trasero, de lado o de fondo. El material a extenderse puede requerir de
algún tratamiento como es agregar agua o secar, dependiendo de las condiciones de humedad del material
de préstamo. La adecuación de la humedad del suelo minimiza la energía necesaria para compactar el suelo
para satisfacer las especificaciones del proyecto. Una vez conseguida la humedad apropiada, el material es
regado utilizando bulldozers o motoniveladoras hasta conseguir el espesor de la capa, la cual esta
comprendida generalmente entre 10 y 40 centímetros, dependiendo del tipo de suelo y equipo utilizado para
la compactación. El tipo de equipo de compactación seleccionado depende del tipo de suelo a compactar.

Para suelos granulares, generalmente se utilizan compactadores vibratorios con tambores lisos, lo cual
incrementa la eficiencia del proceso de compactación.

55
Figura 5.10. Cargador cargando volqueta con material explotado por bulldozer

Figura 5.11. Retroexcavadora cargando volqueta

56
Figura 5.12a). Compactador del tipo pata de cabra halado por tractor.

Figura 5.12b) Compactador vibratorio de tambor liso autopropulsado.

57
Los rodillos de alta presión de contacto (de hasta 55 psi) de tambor metálico liso se utilizan en todo tipo de
suelos, con la excepción de suelos rocosos. El uso mas común de compactadores pesados de tambor
metálico liso es para efectuar el proceso de Proofrolling en subrasantes y compactación de pavimento
asfáltico.
Zona Plastica
Sin Compactar

Zona Compactada

Arena
Arcilla
Suelo Firme

Figura 5.13. Modelos que simulan la acción del Compactador pata de cabra para arcilla y arenas
(But et al. 1968)

Densidad Seca Lbs/Pie3 Densidad Seca Lbs/Pie3


95 100 105 110 95 100 105 110
0 0

1 1
Profundidad (Pies)

Profundidad (Pies)

2 2
Densidad inicial

Densidad inicial

3 3

4 4

5 5
a) 2 Pases de rodillo b) 5 Pases de rodillo
6 6
40 50 60 70 80 90 100 40 50 60 70 80 90 100
Densidad Relativa (%) Densidad Relativa (%)

Densidad Seca Lbs/Pie


3
Densidad Seca Lbs/Pie3
95 100 105 110 95 100 105 110
0 0

1 1
Profundidad (Pies)

Profundidad (Pies)

2 2
Densidad inicial

Densidad inicial

3 3

4 4

5 5
c) 15 Pases de rodillo d) 45 Pases de rodillo
6 6
40 50 60 70 80 90 100 40 50 60 70 80 90 100
Densidad Relativa (%) Densidad Relativa (%)

Figura 5.14. Relación entre densidad y profundidad para un compactador de 5670 Kg de masa
operando a 27.5 Hz en un relleno de 2.4 metros de altura (Dáppolonia et. al. 1969)

58
El compactador de llantas inflables cubre un 80 por ciento del área ocupada por las llantas, donde la presión
de las llantas puede ser hasta de 100 psi. Este tipo de compactador se utiliza para compactar suelos
granulares y cohesivos como también para compactar pavimentos asfálticos.

Probablemente el primer tipo de compactador desarrollado fue el del tipo Pata de Cabra, el cual tiene patas
adheridas al tambor metálico. El área de estas extensiones es de 30 a 80 cm2 cubriendo entre un 8 a 12 por
ciento del área ocupada por el tambor. Debido a la poca área cubierta se consiguen altas presiones de
contacto en este tipo de compactadores (del orden de 200 a 1000 psi), los cuales son utilizados generalmente
en suelos arcillosos. En la Figura 5.12a) se muestra un compactador del tipo pata de cabra halado por un
tractor . En la Figura 5.12b) se muestra un compactador vibratorio de tambor liso el cual también es halado
por el tractor. Otro tipo de compactador desarrollado es el de malla, el cual ocupa un 50 por ciento del área
ocupada por el rodillo, el cual transmite presiones del orden de 200 a 900 psi ; este tipo de compactador es
especialmente eficiente para compactar suelos rocosos. La Figura 5.13 muestra el efecto de suelos
arcillosos y arenoso cuando son compactados por compactador del tipo pata de cabra. Esta figura muestra
de forma gráfica que este tipo de compactador trabaja mas eficientemente en suelos arcillosos.

En la Figura 5.14 se muestra la densidad obtenida con un compactador vibratorio de 5.67 toneladas en
función de la profundidad del relleno. Nótese que el porcentaje de compactación es de un 91 por ciento al
iniciar la compactación y que se consigue el 98 por ciento de la densidad máxima (107 Lbs/Pie3) a una
profundidad de 2 pies (0.60 metro) con 2 pases. Para un número de pases de 15 y 45 el mismo grado de
compactación se obtiene a profundidades de 0.90 y 1.20 metros, respectivamente.

5.05 Densidad de Campo.

El control de densidad se efectúa en el campo mediante diversos métodos. El método mas rápido utilizado
en la actualidad es el método nuclear, el cual requiere de un equipo especializado. Este ensayo está
descrito y regulado por la norma ASTM D 2950.

El método tradicional mas utilizado es quizás el del cono de arena, donde la densidad del suelo es
determinado pesando una cantidad de suelo húmedo extraída de un pequeño hueco efectuado con cincel y
mona. El volumen del hueco es determinado mediante la diferencia de peso de arena de Ottawa la cual
tiene un peso específico conocido. La arena se vierte dentro del hueco cayendo desde un frasco el cual
tiene un cono en la boca. La determinación del peso de arena requiere descontar el peso de arena que se
queda en el cono, el cual es conocido como la constante del cono. Este ensayo esta descrito y regulado por
la norma ASTM D 1556.

El método del balón con agua se basa en el mismo principio del método del cono, pero se utiliza agua y una
membrana flexible, la cual esta contenida dentro de un cilindro especial, donde el volumen que ocupa el
hueco se mide por la cantidad de agua que entra a este. Este ensayo esta descrito y regulado por la norma
ASTM D 2167.

Ejercicios.

5.01 Utilizando la información mostrada en la Figura 5.14, determine el máximo porcentaje de


compactación que se obtendrá después de compactar una capa de material de subbase de 60
centímetros sueltos con 25 pases de un compactador de 5700 Kilogramos. Si la densidad del
material en cantera equivale a el 101 por ciento de la densidad máxima de la obtenida en el próctor
estándar y la especificación del proyecto es del 95 por ciento, estime la cantidad de material que
debe ser explotado para colocar un relleno de 45.000 metros cúbicos. Si la humedad del material
al llegar al sitio se encuentra a un 3 por ciento por debajo de la optima obtenida en el ensayo de
próctor modificado, calcule el volumen de agua que se requerirá en el proyecto si la especificación
requiere que el contenido de humedad se encuentre comprendida entre –2 y +2 de la óptima
obtenida en el ensayo de próctor modificado.

59
CAPITULO VI

ESFUERZOS EN LOS SUELOS

6.01 Esfuerzo Total Geostático.

El esfuerzo es uno de los conceptos fundamentales en Mecánica de Suelos. El esfuerzo se define como una
fuerza por unidad de área. Haciendo referencia a la Figura 6.01, el esfuerzo vertical Total (σ Τ ) en una
masa de suelo en la dirección vertical se define entonces como el peso de la masa de suelo dividido por el
área considerada obteniendo: (σΤ =γT*Z), donde γT representa el peso unitario total de la masa de suelo y
(Z) la profundidad a que se desea calcular el esfuerzo. Para diferentes estratos (1 a n) podemos escribir:

σ T = ∑ [γ T i ][∆Z i ]
n
6.01a)
i =1
n
donde: Z = ∑ [∆Z i ]
i =1

Figura 6.01. Diagrama Ilustrando El Concepto de Esfuerzo Total

6.02 Presión de Poros.

La presión de poros o neutra (u) es la presión hidrostática que prevalece en los poros de una masa de suelos.
En el laboratorio la presión de poros se puede medir mediante piezómetros de laboratorio, los cuales
esencialmente son tubos que miden la presión que equilibra aquella dentro de la masa de suelos. Para
ilustrar el concepto de presión de poros consideremos el permeámetro de cabeza constante mostrado en la
Figura 6.02, donde la diferencia de altura en el agua a la entrada y salida del permeámetro forza el agua a
moverse dentro de la masa de suelos. Los tubos mostrados en la parte superior del permeámetro miden la
presión (hp) que se produce en la masa de suelos. La presión de poros se calcula como el peso unitario del
agua (γw) multiplicado por la altura de presión. La presión de poros se calcula entonces como:
u = γw(hp) 6.01b)

Nótese que la altura de presión mostrada en el permeámetro se toma como la distancia desde la máxima
altura a que sube el agua dentro del piezómetro hasta el punto en consideración. En el capitulo de
Hidráulica de los suelos se introducirán los conceptos de altura total (ht) y altura de elevación (he).
Figura 6.02 Permeámetro de cabeza constante

6.03 Medición de Presión de Poros en el Campo.

La presión de poros en el campo se mide mediante piezómetro de campo. El piezómetro de campo se utiliza
rutinariamente en la ingeniería ambiental para medir la calidad del agua freática; en ingeniería de suelos el
piezómetro de campo se utiliza generalmente para medir la posición del nivel freático en el lugar objeto de
estudio o para medir la presión de poros en puntos definidos del subsuelo. Refiriéndonos a la Figura 6.03,
un piezómetro es esencialmente un pozo el cual consta de una camisa de revestimiento, que tiene pequeños
aguaceros en la zona donde se desea medir la altura de presión. Con el objeto de prevenir la intrusión de
finos a través de los agujeros se le coloca un recubrimiento de grava que a la vez aumenta la efectividad del
piezómetro. Alrededor de la excavación del pozo y en la parte del tubo donde se desea medir la presión de
poros se coloca un geotextil (ver sección 7.03.2), el cual previene la intrusión de finos en la grava y de
grava en el piezómetro. En la parte superior se coloca una capa de bentonita la cual previene la entrada de
aguas superficiales en el pozo. Finalmente en la parte superior del piezómetro se coloca una tapa que
previene la entrada de agua al pozo.

La altura de presión del punto “A” se calcula como el producto del peso unitario del agua por la altura
medida desde el punto donde se desea medir la presión (Altura de presión) obteniéndose:
u = γ w * hp
Tapa Métalica Tapa del Tubo

Geotextil
Tubo de PVC de 4"

Bentonita hp
Arena
Tubo Perforado con (altura de Presión)
orificios de 1 mm en la
parte donde se mide la Grava
presión de poros,
(recubierto con geotextil)
A

Figura 6.03. Esquema piezómetro

61
6.04 El Esfuerzo Efectivo

El concepto de esfuerzo efectivo fue introducido por Karl Terzaghi en relación con la teoría de la
consolidación y se relaciona con el la parte del esfuerzo que se trasmite de grano a grano. Para comprender
las implicaciones de este concepto consideremos el esquema mostrado en la Figura 6.04, donde uw
representa la presión de poros en el agua de los poros, ua la presión en el aire que se encuentra en los poros,
σ’’ el esfuerzo que se trasmite grano a grano a nivel de partícula. El color azul oscuro en la figura
representa el agua en los poros de la muestra, el azul claro el aire en los poros, las partículas por las elipses.
Consideremos el estado de esfuerzos en las diferentes fases del suelo, tal como se muestra en la Figura
6.04b), donde además de las fuerzas en las fases mostradas también se muestran las fuerzas eléctricas de
atracción y repulsión, las cuales se denotan por R’ y A’ , las cuales representan las fuerzas de repulsión y
atracción eléctrica, respectivamente. De la Figura 6.04 b) Podemos hacer suma de fuerzas en la dirección
vertical obteniendo:

σt (BB’)(CC’) = Fw + Fa + Fm - A’ + R’ 6.02

Considerando que las fuerzas Fw , Fa , y Fm actúan sobre las áreas Aw, Aa y Am, respectivamente que las
presiones sobre estas áreas son uw, ua y σ’’ podemos escribir:

Fw = uw*Aw , Fa = ua*Aa , Fm = σ’’*Am 6.03

Reemplazando las ecuaciones 6.03) en 6.02 y dividiendo por el área (CC’)(BB’) obtenemos:

σt = uw*aw + ua*aa + σ’’*am - AE + RE 6.04


Aw Aa Am A' R'
donde: a w = , aa = , am = , AE = , RE =
CC '*BB ' CC '*BB ' CC '*BB ' CC '*BB ' CC '*BB '

Partículas de Suelo
C’

C
Fase Liquida (Agua)
B B’

Fase Gaseosa (Aire)

Esquema de Corte en Suelo


a)

σT (BB’)(CC’)

B B’
Fw Fm Fa

A’ R’

b)
Figura 6.04. Fuerzas Que intervienen en el Plano (CC’-BB’)

62
De la Figura 6.04a) se infiere que el factor de contacto grano a grano (am) de los suelos es una pequeña
fracción del área total y en suelos saturados el área aw es muy próxima a la unidad. Estudios efectuados en
arenas indican que para este tipo de suelos am varía entre 0.005 y 0.03. Estudios de esta índole no se han
llevado a cabo para suelos arcillosos pero la evidencia indica que el valor de am es del orden de 0.01 y las
fuerzas de naturaleza eléctrica juegan un papel preponderante en suelos de grano fino.

Nótese que la suma de aw, aa y am es igual a la unidad y que para suelos saturados el valor de aw es
prácticamente igual a uno.

El concepto de esfuerzo efectivo que se denota por (σ’) se obtiene como el promedio que ocurre de dividir
el valor de Fm por el área total: esto es:

σ’ = Fm/(BB’*CC’) = σ’’*am

Considerando que las fuerzas electricas A’ y R’ se compensan y lo consignado en el párrafo anterior


podemos re-escribir la ecuación 6.04 del esfuerzo efectivo propuesta por Terzaghi como:

σT = u w + σ’ 6.05

Nótese que el esfuerzo de contacto real (σ’’) es del orden de un mil por ciento por ciento mayor que el
esfuerzo efectivo (σ’) . Por esta razón, esfuerzos relativamente pequeños en las arena (del orden de 10 Kg-
F/cm2) producen aplastamiento en los granos, principalmente en arenas pobremente gradadas.

Las fuerzas eléctricas que operan en los suelos no son bien entendidas y su cuantificación no es posible en la
actualidad. Las fuerzas eléctricas son producidas por el desbalance iónico que tienen las partículas de
arcilla. La manifestación de estas fuerzas eléctricas se hace evidente en la presión de expansión que
desarrolla la arcilla cuando esta se expande debido a cambios en la humedad del entorno, generando
presiones de expansión que pueden llegar hasta mas de 2 Kilogramos Fuerza por centímetro cuadrado.

6. 05 Presión Lateral efectiva Geostática para suelos normalmente consolidados.

La presión lateral que ocurre en una masa de suelo debajo de la superficie de la tierra se puede calcular en
función del esfuerzo efectivo vertical mediante la ecuación:

σh‘ = Ko*( σv ‘ ) a) Donde Ko = 0.95 - Sen ( φ ) y Ko = 0.19 + 0.233 Log10(IP) b) 6.06


(Broker and Ireland, 1965) (Alpan, 1967)

donde “φ “ e “IP” representan el ángulo de fricción interna efectivo y el índice de plasticidad del suelo,
respectivamente.

6.06 Distribución de esfuerzos en una masa semi-infinta.

La distribución del esfuerzo sobre una masa de suelo elástico semi-infinito, tal como se muestra en la Figura
6.05 es un problema fundamental en Mecánica de Suelos. La teoría comúnmente aceptada es la teoría
desarrollada por Bousinesq en el siglo pasado utilizando una serie de suposiciones simples, tal como se
describe a continuación.

6.06.1 Teoría de Bousinesq: El ingeniero Francés Bousinesq desarrollo una expresión que permite calcular
el esfuerzo debido a una carga puntual en un punto cualquiera de un semi-espacio tal como se muestra en la
Figura 6.05. Las hipótesis utilizadas fueron las siguientes:

1) El sólido es un semi-espacio isotrópico, elástico y homogéneo, con módulo de elasticidad E.

63
2) El desplazamiento del punto considerado es inversamente proporcional a la distancia radial medida
desde el punto de aplicación de la carga hasta el punto.
3) El desplazamiento es directamente proporcional al coseno del ángulo que forma la línea de aplicación
de la carga con el radio.

Figura 6.05. Espacio Semi-infinito Con Carga Puntual Aplicada

Con referencia a la Figura 6.05, podemos escribir el desplazamiento del punto A hasta A1 como:

C * Cos( β ) C * Cos( β )
SR = 6.07a) , SR + δR = 6.07b)
R R + dR

La deformación unitaria (ε ) se puede escribir sustrayendo la ecuación 6.07a) de 6.07b), obteniendo:

C * Cos( β )
ε= 6.08
R2

σ
Asimismo tenemos, E= 6.09
ε
Combinando las ecuaciones 6.08 y 6.09, tenemos la ecuación para calcular el esfuerzo σR.

ECos( β )
σR = C 6.10
R2
Para calcular la fuerza vertical, P, utilizamos la siguiente integral,

P= ∫σ
AREA
R Cos( β )dA 6.11

Haciendo el cambio de variable correspondiente, obtenemos:

P = ∫ σ R Cos ( β )(2π R 2 Sen( β ))dβ 6.12


A
Tomando la ecuación 6.10, remplazamos en la ecuación 6.12 y nos queda,

64
Π
P = 2π Ec ∫ 2 Cos 2 ( β ) Sen( β )dβ 6.13
0

Figura 6.06. Determinación Gráfica de σz

Al resolver la anterior integral nos queda,


2
P = π EC 6.14
3

Despejando,

3⎛P⎞
EC = ⎜ ⎟ 6.15
2⎝π ⎠

Utilizando las ecuaciones 6.10 y 6.15, finalmente nos queda que el esfuerzo, σR , es igual a
3 P Cos ( β )
σR = 6.16
2 π R2

El esfuerzo en el sentido vertical σz se puede determinar considerando que el esfuerzo en la dirección


tangencial es cero, lo que implica que no existe desplazamiento en la dirección tangencial. Lo anterior se
puede demostrar utilizando resultados de la teoría de la elasticidad para el caso que la relación de poissón µ
es igual a 0.5, esto es cuando no existe cambio volumétrico de la masa de suelo. Teniendo en cuenta lo
anterior y utilizando la Figura 6.06, obtenemos para σz :
σ z = OA cos( β ) = σ R cos 2 ( β )

3P 1
σz = 6.17
2 π z [1 + (r / z ) 2 ]( 5 / 2 )
2

donde z representa la profundidad medida a partir de la superficie y r la distancia a la línea de acción de la


carga, tal como se muestra en la Figura 6.05.

65
6.06.2 Esfuerzo Debajo del centro de un área circular cargada.

Considerando el área circular cargada mostrada en la Figura 6.07, la ecuación 6.17 puede integrarse sobre
el área mostrada obteniéndose:
Radio ( a )

Incremento de Presión
(q )

⎡ 1 ⎤
Z ∆σ z = q ⎢1 − 2 (3 / 2) ⎥
6.18
⎣ [1 + (a / z ) ] ⎦

∆σz

Figura 6.07. Determinación de ∆σz Debajo del centro para Sección Circular Cargada

6.06.2 Esfuerzo Debajo de la esquina de un área rectangular cargada.

El esfuerzo debajo de una de las esquinas de un rectángulo, tal como se muestra en la Figura 6.08, fue
resuelta por Newmark en 1935 integrando la ecuación 6.17 sobre la región mostrada; la solución se muestra
a continuación:
∆σ z 1 ⎡ 2mn(m 2 + n 2 + 1) 1/ 2 m 2 + n 2 + 2 ⎛ 2mn(m 2 + n 2 + 1) 1/ 2 ⎞ ⎤
IZ = = ⎢ * + tan − 1⎜ 2 ⎟ ⎥ 6.19
q 4π ⎣ m 2 + n 2 + m 2 n 2 + 1 m 2 + n 2 + 1 ⎝ m + n 2 − m2 n 2 + 1 ⎠ ⎦
Donde:
B L
m= y n=
Z Z
q

∆σz

Figura 6.08. Esfuerzo debajo de la esquina de área rectangular cargada

66
6.06.3 Aproximación 1 a 2

Con base en la solución de Bousinesq se desarrolló la aproximación 1 a 2, la cual se ilustra en la Figura


6.09. Esta aproximación calcula con una precisión del orden del 95 % cuando se compara con el esfuerzo
promedio calculado con la ecuación de Bousinesq debajo del área. La aproximación 1 a 2 se puede
escribir como:
qBL
∆σ z = (Sección Rectangular) 6.20 a)
(B + Z)(L + Z)

2
qD
∆σ z = 2
(Sección Circular) 6.20 b)
(D + Z)

Z/2 B Z/2
∆σz

B+Z

Figura 6.09. Criterio utilizado en la aproximación 1 a 2

6.06.4 Método de Newmark.

El método de Newmark es un método gráfico que se basa en la ecuación 6.18, donde se determina el radio
de la sección que debe ser cargada para obtener incrementos de esfuerzos iguales. En la tabla 6.01 se
muestra el radio (a) que debe tener el área cargada para obtener incrementos de esfuerzos del 10 por ciento
del esfuerzo aplicado en la superficie (q), a un profundidad (Z), localizada en el centro del área circular
cargada. En la Figura 6.10 se muestran dichos resultados en forma de ábaco. Nótese que el valor de Z en
el ábaco corresponde a la profundidad a que se desea calcular el esfuerzo. El esfuerzo para una zona
cargada con carga variable en cada uno de los sectores del ábaco de Newmark se puede calcular mediante la
ecuación:
n
∆σ z = 0.005∑ qi 6.21
i =1

67
Tabla 6.01
Circulo No Radio Relativo Número de Cuadros
∆σz/q a/Z Por Anillo

1 2 3 4

0 0.000 0.000
20
1 0.100 0.270
20
2 0.200 0.400
20
3 0.300 0.518
20
4 0.400 0.637
20
5 0.500 0.766
20
6 0.600 0.918
20
7 0.700 1.110
20
8 0.800 1.387
20
9 0.900 1.908
20
1.0 ∞
3
Valor de unidad de Influencia:
0.005 por cada Malla unidad de
Influencia
Cáculo de
esfuerzo en la 2
esquina de la
Zona Cargada

L=5.2 M 1
Profundidad
z=4 metros
B=3.2 M 9no Círculo
0
-3 -2 -1 0 1 2 3
Unidad de
Cálculo de Influencia
-1
esfuerzo en el
centro de la
Zona Cargada
-2
2do Rayo
20mo
Rayo 1er Rayo
-3
Figura 6.10. Diagrama de Newmark Para Calcular Esfuerzos debajo del Centro de los Círculos y
a la Profundidad z. Nótese que la Escala del Diagrama esta determinada por z.

68
6.06.5 Asentamientos por distorsión elástica para área circular cargada sobre un sólido semi-infinito.

El asentamiento de un área circular cargada puede ser calculado en el centro mediante la relación:

R
ρ o = ∆qs 2(1 − µ 2 ) 6.22a)
E
El Borde se asienta una cantidad dada por la ecuación:

2
ρr = ρo 6.22b)
π
Donde ρ es el asentamiento, ∆qs el esfuerzo aplicado, R el radio del circulo, E él módulo de elasticidad y µ
la relación de Poisson. El asentamiento promedio de una área circular cargada es el 85 por ciento del
dado por la ecuación 6.22a). Las ecuaciones 6.22a) y 6.22b) indican que el asentamiento de un área
circular cargada sobre un semi-espacio es directamente proporcional al radio.

6.06.6 Asentamiento por distorsión elástica para áreas rectangulares cargadas sobre un sólido semi-
infinito e finito.

Schleicher, presentó en 1926 una solución para el asentamiento por distorsión elástica bajo la esquina de
una área rectangular cargada. La solución obtenida es presentada en forma matemática y mediante gráfico
a continuación.
1− µ 2
∆ρ = ∆qsB Iρ 6.23
E
Donde:
1⎡ 1+ l2 +1 ⎤ L
Iρ = ⎢l.Ln( ) + Ln(l + l 2 + 1)⎥ Con: l= 6.24
π ⎣⎢ l ⎥⎦ B
Factor de Influencia Iρ
1.400
Factor de Influencia, Iρ

1.200
1.000
0.800
0.600
0.400
0.56
0.200
0.000
1 3 5 7 9
L/B

Figura 6.11. Factor de Influencia Ecuación 11.16

La ecuación 6.23 lo mismo que la 6.19, pueden ser utilizadas para obtener el asentamiento o el esfuerzo en
cualquier punto del área cargada utilizando el procedimiento mostrado en la Figura 6.12. El esfuerzo o el
asentamiento puede ser obtenido considerando los cuadrados de lados (αL, βB, (1-α)L, y (1-β)B.
Aplicando dicho concepto al asentamiento de un cimiento cuadrado en el centro obtenemos:

69
1⎡ 1+ l2 +1 ⎤
Iρ (l = 1) = ⎢lLn ( )l + Ln(l + l 2 + 1)⎥ = 0.56.
π ⎢⎣ l ⎥⎦
Utilizando la ecuación 6.23, obtenemos para el asentamiento del cimiento cuadrado en el centro.
B 1− µ 2 B
∆ρ = ∆qs (4 * 0.56) = ∆qs 1.12(1 − µ 2 ) 6.25
2 E E
La ecuación 6.23 permite calcular el asentamiento en la esquina de una área rectangular cargada, donde el
sólido se considera como una masa semi-infinita. Sin embargo, el asentamiento debido a las cargas que se
encuentran en la superficie de la tierra se debe modelar considerando que desde un punto de vista practico,
la región compresible es una pequeña porción de la corteza terrestre, tal como se muestra en la Figura 6.13.
Esto hizo necesario desarrollar una ecuación que tuviera este factor en consideración. Una solución
aproximada fue presentada por Steinbrenner en 1934. La base teórica de su solución fue la integración
de la ecuación de Bousinesq para una área rectangular cargada, obteniendo el asentamiento en la esquina de
dos formas. En la primera obtuvo el asentamiento desde la superficie hasta el infinito ρT, y luego obtuvo el
asentamiento desde una profundidad D hasta el infinito obteniendo ρ P . El asentamiento desde la
superficie hasta D será entonces ρD = ρT - ρ P . La solución de dicho problema se puede obtener utilizando
la ecuación 6.26.
B
∆ρ D = ∆qs Iρ 6.26
E
Donde:
Iρ = (1 − µ 2 ) F1 + (1 − µ − 2µ 2 ) F2 6.27
Con:
1⎡ (1 + l 2 + 1) l 2 + d 2 (l + l 2 + 1) 1 + d 2 ⎤
F1 = ⎢l.Ln( ) + Ln ( )⎥ 6.28a)
π ⎣⎢ l (1 + l 2 + d 2 + 1) l + l 2 + d 2 + 1 ⎦⎥
d l L D
F2 = TAN −1 ( ) 6.28b) , donde: l = y d=
2π d l2 + d 2 +1 B B

Los Factores F1 y F2 que permiten calcular el Factor de Influencia utilizando la Ecuación 6.26 y 6.27 se
presentan en la Figura 6.14.
L

αL βB
B ρ

∆σv

Figura 6.12. Esquema para calcular asentamiento en cualquier punto con la ecuación 6.23 o 6.26.

70
L
∆qs
B ρD

D Compresible

Incompresible

Figura 6.13. Esquema de influencia de área rectangular cargada sobre un estrato de espesor finito.

Figura 6.14. Factores de influencia para asentamiento por distorsión elástica en esquina de área
rectangular cargada.

Ejemplo 6.01. Calcule el esfuerzo debajo de la esquina y del centro de una área rectangular de 5.2 por 3.2
metros a una profundidad de 4 metros, la cual se encuentra sometida a un esfuerzo de 10 toneladas por
metro cuadrado, tal como se muestra en la Figura 6.10. Resolverlo por el método de Newmark, la ecuación
6.19 y la 6.20a). Para resolver dicho problema consideramos que la profundidad z mostrada en la figura
corresponde a 4 metros. En la figura se dibuja el área bajo la cual se desea evaluar el esfuerzo exactamente
debajo del centro de los círculos. Luego se cuenta el número de cuadros encerrados por la huella del
cimiento. Finalmente, el esfuerzo a la profundidad z será el producto de multiplicar el numero de cuadros
por el esfuerzo aplicado en el área por 0.005 que corresponde al factor de influencia de cada cuadro.

Método de Newmark
El incremento de esfuerzo debajo de la esquina del rectángulo a una profundidad de 4 metros será:
∆σz=0.005*34*10 = 1.7 Toneladas por metro cuadrado.
El incremento de esfuerzo debajo del centro del rectángulo a una profundidad de 4 metros será:
∆σz=0.005*64*10 = 3.2 Toneladas por metro cuadrado.

71
Ecuación 6.19
El incremento de esfuerzo debajo de la esquina del rectángulo a una profundidad de 4 metros será:
∆σz=0.172*10 = 1.72 Toneladas por metro cuadrado.
El incremento de esfuerzo debajo del centro del rectángulo a una profundidad de 4 metros será:
∆σz=4*0.084*10 = 3.36 Toneladas por metro cuadrado.
Ecuación 6.19a)

10 * 5.2 * 3.2
∆σ z = = 2.5 Toneladas por metro cuadrado
(5.2 + 4)(3.2 + 4)
Nótese que el resultado de la ecuación 6.19a) corresponde aproximadamente al promedio de los valores
calculados en la esquina y el centro del área cargada, el cual es de 2.54 Toneladas por metro cuadrado.

6.07 Determinación de Profundidad de sondeos en exploración de subsuelo

Los métodos estudiados en este capítulo permiten calcular el incremento de esfuerzo debido a la colocación
de una estructura sobre el suelo. Se considera como regla general que el efecto de la estructura sobre el
suelo será despreciable cuando el incremento de esfuerzo dividido por el esfuerzo efectivo a que el suelo
estaba sometido antes de colocar la estructura sea menor que el cinco por ciento. Esta relación de
esfuerzos se puede calcular utilizando los principios estudiados en este capitulo.

6.01. El suelo en el fondo marino esta constituido por un depósito de 12 metros de un limo elástico que
tiene un peso total de 1.7 toneladas por metro cúbico y una humedad de 53 por ciento. Si el fondo
del mar se encuentra en ese sitio a una profundidad de 15 metros, calcule y grafique el esfuerzo
total y efectivo desde la superficie del agua hasta una profundidad de 27 metros medido por debajo
del nivel de mar.
6.02. El subsuelo de lugar donde se planea construir un edificio que pesará 1500 toneladas y ocupara un
área de 10 por 15 metros esta constituido por un deposito de arcilla normalmente consolidada de 20
metros de espesor seguido por una arcilla fuertemente sobreconsolidada. La arcilla normalmente
consolidada superficial tiene un peso total de 1.95 toneladas por metro cúbico. Si el nivel freático
se encuentra una profundidad de 3 metros, determine la profundidad mínima a que se debe avanzar
la perforación para satisfacer los requisitos descritos en la sección 6.07. Sugerencia: Utilice la
ecuaciones 6.04 y 6.19a) para calcular el esfuerzo efectivo inicial y el incremento de esfuerzo
debido al edificio, respectivamente. Asuma que la profundidad de cimentación es de 1 metro.
Respuesta: 17 metros (Llevar a 20 metros)
6.03. Elabore un programa que calcule automáticamente la presión debajo de un área rectangular cargada
dado un punto arbitrario a una profundidad z, considerando que el punto podría estar fuera de la
zona cargada. Explique el resultado de la ecuación 6.19 aplicado a un punto muy cerca de la
superficie.
6.04. Calcule el asentamiento por distorsión elástica del ejemplo 6.01 considerando que subsuelo del
lugar esta constituido por un manto de arcilla de consistencia media que tiene una cohesión de 9
toneladas por metro cuadrado y una profundidad de 10 metros. Sugerencia: Utilice la ecuación
6.26 para calcular el asentamiento donde el módulo de elasticidad se puede estimar con la ecuación
10.16a).
6.05. Calcule el esfuerzo que se produce debajo de la Pirámide de Keops si la base tiene 230 metros de
lado y una altura de 146 metros, a profundidades de 0 a 600 metros en incrementos de 20 metros.

72
CAPITULO VII

HIDRAULICA DE LOS SUELOS

7.01 Permeabilidad del Suelo.

Permeabilidad se define como la propiedad de un material poroso que permite el paso del agua y en general
cualquier fluido a través de los vacíos interconectados.

La resistencia del suelo al flujo del agua depende del tipo de suelo en su mayor parte y de la densidad en
menor extensión. Por ejemplo, bajo las mismas condiciones, materiales limosos conducen menos aguas
que arenas finas y estas ultimas conducen menos que gravas limpias.

7.01.1 La Ley de Darcy. Darcy publicó en (1856) su articulo donde describe una serie de ensayos
efectuados en materiales arenosos, encontrando esencialmente que el flujo “Q” que atraviesa una muestra
de suelo de sección “A”, Longitud “L“ y que se encuentra sometido a una diferencia de nivel de agua
“(hTE-hTS)”, tal como se muestra en la Figura 7.02, se puede expresar mediante la relación:

(hTE − hTS ) (hTE − hTS )


Q=k A Donde la expresión =i se denomina Gradiente Hidráulico.
L L
7.01

Dividiendo el flujo por la sección, podemos escribir la velocidad de aproximación como:

v = ki 7.02a)

La proporcionalidad de la ley de Darcy es valida para flujo laminar; cuando el flujo es turbulento, la forma
general de la ley de Darcy es:

v=C i 7.03

k = Tanα
v

v Crit

iCrit Gradiente Hidráulico ( i )


Flujo Laminar Filtración Turbulenta Gradiente Hidráulico
k iCrit = 0.3 a 0.5 cm/s
Figura 7.01. Diagrama Mostrando el rango de Proporcionalidad de la Ley de Darcy

La Ley de Darcy es valida hasta un gradiente hidráulico critico, que corresponde a una velocidad de
aproximación crítica, tal como se muestra en la Figura 7.01. Para valores mayores la velocidad de
aproximación se puede representar por la ecuación 7.03.
7.01.2 Efecto de La Textura del Suelo: A continuación presentamos tabla de rango de permeabilidad de
los suelos de acuerdo con su textura, de acuerdo con la clasificación hecha por Terzaghi..

Tabla 7.01

Permeabilidad Relativa Valores de la Permeabilidad Textura del Suelo


(cm/seg)

Muy Permeable Mayor que 1x10-1 Gravas Gruesa


Mediana Permeabilidad De 1x10-1 a 1x10-3 Arenas Gruesas a Finas
Baja Permeabilidad De 1x10-3 a 1x10-5 Arenas Limosas y Limos Gruesos
Muy Baja Permeabilidad De 1x10-5 a 1x10-7 Limos Finos
Impermeable Menor que 1x10-7 Arcillas

7.01.3 Efecto de la Gradación: A Continuación presentamos ejemplos de Permeabilidades típicas de


algunos suelos de acuerdo con su gradación:

Tabla 7.02

Tamaño del Grano Permeabilidad (cm/Seg) M2 de Suelo Requerido Para Ser Equivalente
(mm) a una tubería de 5 cm de Diámetro.

Piedra de 25 a 40 4x10+1 1x10-1


Grava de 9.5 a 4.5 2x10+0 2x10+0
Arena Gruesa 4x10-1 2x10+1
Arena Fina 4x10-3 2x10+3
Limo 4x10-6 2x10+6

7.01.4 Efecto de Contenido de Finos en Gravas: La permeabilidad se reduce drásticamente en gravas


arenosas de granos con tamaños mayores que 0.16 mm (Tamiz 100) con pequeños porcentajes de finos, tal
como se muestra a continuación:

Tabla 7.03

Grava Arenosa Bien Gradada

Porcentaje que Pasa Tamiz 100 Permeabilidad (cm/seg)

0 1x10-1
4 5x10-3
7 5x10-4

7.01.5 Efecto del grado de Compactación en la Permeabilidad: La Tabla 7.04 presenta el cambio en la
permeabilidad de acuerdo con el grado de compactación:

74
Tabla 7.04

Permeabilidad (cm/seg)

Tipo de Suelo Grado de Compactación

Suelto Denso

Arena Limosa 1x10-4 1x10-5


Arena Gravosa 1x10-2 2x10-3

7.01.6 Efecto de la Estructura y Discontinuidades en la Permeabilidad: La Tabla 7.05 presenta el


efecto de las discontinuidades y estructura en el valor de la permeabilidad.

Tabla 7.05

Permeabilidad (cm/seg)
Tipo de Suelo
Inalterado Recompactado

Arena Limosa 1x10-2 1x10-5

Arena Limo Arcillosa 5x10-4 5x10-7

7.01.7 Medición de la Permeabilidad para Suelos de Grano Grueso.

La Permeabilidad se mide en suelos granulares utilizando el Permeámetro de cabeza constante. Esquema de


dicho permeámetro se muestra en la Figura 7.02. El ensayo de permeabilidad de cabeza constante esta
descrito en la Norma ASTM D 2434. La Permeabilidad se puede calcular midiendo el flujo que sale en el
punto de salida junto con la diferencias de altura, el área y la longitud de la muestra utilizando la ecuación
7.01. Obteniendo:

Figura 7.02. Esquema Permeámetro de Cabeza Constante

75
QL
k= 7.04
(hTE − hTS ) A

h T1 Área “a”

h T2

Piedra Porosa hT

Área “A”

L
Piedra Porosa

Figura 7.03. Esquema Permeámetro de Cabeza Variable

El examen de la Figura 7.02 indica que cuando el agua fluye en la dirección positiva del eje X el gradiente
hidráulico dh/dt, el cual representa la pendiente con respecto a los ejes indicados, es negativa. Esto indica
que para ordenar el sentido de la velocidad de aproximación en función del gradiente debemos escribir:

v = − ki o Q = − kiA 7.02b)

La velocidad dentro de la masa de suelo es mayor que la velocidad de aproximación, ya que el agua se
mueve a través de los vacíos de la masa de suelo. La velocidad dentro de la masa de suelo se conoce en la
literatura con el nombre de velocidad de filtración (vs) y se calcula dividiendo la velocidad de aproximación
por la porosidad (n) obteniendo:

ki
vs = 7.02c)
n

7.01.8 Medición de la Permeabilidad para Suelos de Grano Fino.

La baja permeabilidad de los suelos de grano fino dificulta la medición del flujo de agua que sale de la
muestra. Esta dificultad es superada efectuando el ensayo en un permeámetro de cabeza variable, tal como
se muestra en la Figura 7.03. En este tipo de permeámetro se utiliza una pipeta de sección menor que la
del permeámetro de, forma tal que se aumente la precisión de la medición. Para las condiciones mostradas
en la Figura 7.03 la permeabilidad se puede calcular utilizando la relación:
L a h
k= ln( T 1 ) 7.05
(t 2 − t1 ) A hT 2

76
7.01.10 La permeabilidad en función de la viscosidad del agua.

La permeabilidad de un suelo varia en menor escala en función de la temperatura del agua, la cual
condiciona su viscosidad. La viscosidad del agua en poises (dina-s/cm2) se puede expresar en función de
la temperatura (T) en grados centígrados mediante la ecuación:
μ T = −7.33 x10 −8 xT 3 + 9.37 x10 −6 xT 2 − 5.33 x10 −4 xT + 0.01757 7.06

Utilizando la ecuación 7.06 podemos escribir la relación entre la permeabilidad a 20 grados y a una
temperatura T como:
K 20o xμ .20o
KT = 7.07
μ.T

7.01.11 Medición de la Permeabilidad en Cámara Triaxial

El aire atrapado dentro de la muestra de suelo introduce errores en la medición de la permeabilidad.


Modernamente la permeabilidad se mide en la cámara triaxial siguiendo la norma ASTM 5084, confinando
el suelo con membranas flexibles, aplicándole una presión de confinamiento del orden de 10 a 30 PSI con el
objeto de saturar completamente la muestra. La saturación incompleta de la muestra introduce diferencias
apreciables en el valor de permeabilidad tal como fue evidenciado por (Wallace, 1948), donde el valor del
coeficiente de permeabilidad se redujo en arenas mas de 50 por ciento para grados de saturación de 80 %.
El ensayo se efectúa bajo gradientes hidráulicos comprendidos entre 2 y 30, aumentándose en la medida en
que el suelo es mas impermeable, reduciendo de esta forma el tiempo necesario para efectuar el ensayo; se
debe tener cuidado de no aplicar gradientes excesivamente altos, ya que esto tiende a consolidar el suelo.
En este permeámetro se pueden efectuar ensayos de cabeza variable o constante, tal como lo prescribe la
norma.

7.01.12 Permeabilidad en suelos estratificados

La permeabilidad en suelos estratificados, tal como se muestra en la Figura 7.04a) presentan valores
diferentes en sentido paralelo y perpendicular a la orientación de las laminas. Asumiendo que la
permeabilidad y espesor de cada capa es Ki y ai, respectivamente, podemos calcular la permeabilidad en el
sentido paralelo considerando un experimento donde aplicamos un gradiente hidráulico en la dirección de la
laminación, tal como se muestra en la Figura 7.04b), donde consideramos que el suelo tiene un ancho
unitario. La permeabilidad se puede evaluar considerando que el flujo que atraviesa el suelo es igual a la
suma de los flujos que atraviesan cada uno de las capas así :
Qk = K k i (a k * 1)

El flujo que atraviesa el permeámetro se calcula entonces como la suma de las permeabilidades obteniendo :
n
∑ K k ( a k * 1)
n n ⎡ n ⎤
Q= ∑ Q = ∑ K
k k
[i ](a k * 1) = k = 1 [i ] ⎢ ∑ ( a k ) ⎥ * (1)
k =1 k =1 n
∑ (ak ) ⎣⎢k = 1 ⎦⎥
k =1
Dado que la permeabilidad de un suelo homogéneo es igual a KiA, concluimos que la permeabilidad
equivalente del suelo se puede expresar como :
n
∑ K k (a k * 1)
K equiv. ( Paralelo) = k = 1 7.08a)
n
∑ (a k )
k =1

77
Figura 7.04. Permeabilidad en suelos estratificados.

La permeabilidad en el sentido vertical, tal como se muestra en la Figura 7.04c) se puede evaluar
considerando que el flujo que atraviesa cada uno de los estratos es constante. Lo anterior nos permite
escribir :
Δh ΔhTk
Q = K1 T 1 * A = K k * A = constante
a1 ak
Debido a que el flujo es constante podemos efectuar la transformación de coordenadas de forma tal que el
flujo sea constante e igual a K1 así :
Δh ΔhTk
Q = K1 T 1 * A = K1 * A = constante
a1 K1
a
Kk k
La ecuación anterior nos sugiere que el flujo que atraviesa el suelo en la dirección perpendicular se puede
expresar como :
n
∑ (ΔhTk )
Q = K1 ( k = 1 ) * ( A)
n K
∑ ( 1 ak )
k = 1 Kk
De la expresión podemos escribir :
n n
∑ ( ΔhTk ) ( Δh )
n
∑ (a k ) ∑
Tk
Q=( k = 1 ) * ( A) = ( k =1
) k = 1 * ( A)
n 1 n 1 n
∑ ( a )
k
∑ ( a )
k
∑ (a )
k
k = 1 Kk k = 1 Kk k =1

De donde podemos escribir la permeabilidad equivalente en el sentido perpendicular como :

78
n
∑ (a k )
K equi ( Perpn) = k = 1 7.08b)
n a
∑ ( k)
k = 1 Kk

7.01.13 La permeabilidad en función de la relación de vacíos.

En la Figura 7.05 se muestra resultados de permeabilidad para diversos tipos de suelos. Nótese que la
permeabilidad se puede expresar de forma aproximada como una línea recta en un gráfico semi-logarítmico,
tal como se muestra en la Figura 7.05. Lo anterior nos permite escribir en general la permeabilidad final e
inicial en función de la relación de vacíos final e inicial como:
Kf
e f = eo + C K log 7.09
Ko

Figura 7.05. Permeabilidad para diversos tipos de suelos.

7.02 El Principio de Bernoulli aplicado a la Mecánica de Suelos.

El principio de Bernoulli establece que la altura total del agua es igual a la altura de elevación + la altura de
presión + la altura de velocidad. Esto lo podemos expresar como: HT = He + Hp + Hv . El flujo de agua en
los suelos tiene generalmente velocidades muy bajas, por lo que el termino de velocidad puede ser
despreciado, obteniendo:

HT = He + Hp 7.10

79
7.02.1 Efecto del flujo de agua sobre la masa de suelo

El agua al fluir a través de un suelo pierde energía especifica, ya que el agua en la parte superior del
permeámetro de la Figura 7.06 tiene una altura total mayor a la del la parte inferior. Con el objeto de
estudiar el efecto que produce el flujo de agua evaluemos el esfuerzo efectivo vertical que se produce en un
punto que este ubicado a una profundidad Z por debajo del nivel superior del suelo. La evaluación del
esfuerzo efectivo requiere de la evaluación del esfuerzo total y la presión de poros en ese punto. La
ecuación del esfuerzo efectivo de Terzaghi establece:
σT = σ’v + u 7.11

La presión total se puede calcular como: σ T = a γ w + Zγ T 7.12

La cabeza de presión se puede calcular de la ecuación de Bernoulli utilizando el valor de la altura total y
altura de elevación mostrados en la Figura 7.06 , obteniendo:

Hp = HT - He = (a+L)(L-Z)/L - (L-Z) = a(L-Z)/L 7.13

La presión de poros se puede escribir como: u = γw a(L-Z)/L 7.14

Reemplazando las ecuaciones 7.14 en la 7.12 y utilizando la 7.11 obtenemos para el esfuerzo efectivo:
σ v = [γ b + iγ w ]Z 7.15
( L + a)
Donde i es gradiente hidraulico: i=
L
(a+L)

Seccion “A” HT

Z Suelo, γT
(a+L)(L-Z)/L

(L-Z)
Datum
Piedra Porosa

Figura 7.06. Esquema Permeámetro vertical de cabeza constante mostrando HT a la derecha.

7.03 El Concepto de Peso Unitario Efectivo

La ecuación 7.15 indica que el flujo del agua a través de una masa de suelo produce una fuerza por unidad
de volumen análoga al peso especifico. Cuando el flujo ocurre en la dirección de la gravedad podemos
introducir el concepto de peso unitario efectivo, lo que nos permite escribir:
γ e = [γ b ± iγ w ] 7.16

80
Donde el signo positivo describe el flujo en la dirección de la gravedad y el negativo el flujo en dirección
contraria a la gravedad.

7.03.1 El fenómeno de Arenas Movedizas

El fenómeno de arenas movedizas se produce cuando el flujo de agua ocurre de abajo hacia arriba y el
gradiente hidraulico es de una intensidad tal que produce un peso unitario efectivo igual a cero. Esta
condición nos permite escribir el gradiente hidraulico crítico, bajo el cual el fenómeno de arenas movedizas
es inminente. Utilizando la ecuación 7.15 para la condición del gradiente hidráulico crítico obtenemos:
γb
iCrit = 7.17
γw
El concepto de gradiente hidráulico crítico es particularmente importante en el diseño y planificación de
excavaciones y en general para evaluar el efecto del flujo de agua en condiciones donde este ocurra en
dirección contraria a la gravedad. Ejemplos prácticos de la evaluación de este efecto se muestran en el
siguiente capitulo.

7.03.2 Requisitos de Materiales Filtrantes, Geotextiles y Geomembranas.

Muchas de las aplicaciones de la mecánica de suelos requiere de la colocación de filtros. Los


requerimientos de los materiales de filtro fueron investigados por Terzaghi. El filtro debe satisfacer tres
características principales en relación con el material a filtrar, a saber:
D15 Filtro
a) Retención del suelo: <5
D85 Suelo
D Filtro
b) K Filtro> K Suelo: 4 < 15 < 20
D15 Suelo
D50 Filtro
c) Estabilidad del Filtro: < 25
D50 Suelo
Donde D15, D50 y D85 representan el tamaño de partícula correspondiente al porcentaje que pasa por peso al
15, 20 y 85 por ciento, respectivamente. En las últimas décadas se ha popularizado la utilización de
geotextiles, de los cuales existen los no tejidos y los tejidos. Los geotextiles se fabrican con fibras
sintéticas las cuales pueden ser flexibles o rígidas dependiendo de la aplicación. Los geotextiles se utilizan
como elementos filtrantes a la vez que separan materiales de gradación fina de los de gradación gruesa
evitando de esta forma la contaminación del material grueso, lo cual reduciría la capacidad de soporte de
este. La norma estándar que regula la determinación del tamaño aparente de las aberturas de un geotextil
están regulados por la norma ASTM D4751; la resistencia a la abrasión de un geotextil está regulada por la
norma ASTM D 4886. La transmisividad (medidad de la permeabilidad) de un geotextil está descrito por
la norma ASTM D 4716. Adicionalmente, debido a la gran resistencia a la tensión de los geotextiles, estos
aumentan de forma considerable la capacidad portante de los suelos, principalmente en aquellos casos
donde se aplican cargas de forma cíclica, como es el caso de los pavimentos. La norma estándar que regula
la determinación de la carga de rotura/elongación de un geotextil por el método del agarre están regulados
por la norma ASTM D 4632.

También existen en el mercado las geomembranas, las cuales son impermeables. Las geomembranas se
utilizan en aplicaciones donde es necesario contener líquidos en aquellas localidades donde el suelo del
sitio no sea lo suficientemente impermeable como para retenerlos. El índice de resistencia a la falla por
aplicación de punzonamiento está regulado por la norma ASTM D 4833. La integridad de las pegas en
laminas flexibles, y resumen de la practica de procedimientos de ensayos esta descrito en la norma ASTM D
4545.

81
7.04 Capilaridad

Es un hecho observado que en suelos arenosos el agua asciende con relativa rapidez con respecto al nivel de
la posición de la tabla de aguas. El mismo fenómeno se observa en tubos de diámetros inferiores a 10
milímetros, los cuales reciben el nombre de tubos capilares. Si visualizamos los poros del suelo como
constituidos por tubos de diámetro pequeño podemos estudiar las fuerzas responsables de que el agua suba.
La fuerza que hace que el agua suba dentro del tubo capilar es un fuerza por unidad de longitud llamada
Tensión Superficial. Para comprender como opera la tensión superficial hagamos el siguiente experimento:
Tomemos una cuchilla de afeitar tradicional , coloquemosla cuidadosamente sobre el agua, y observaremos
que la cuchilla flota a pesar de que la densidad del metal es unas 8 veces mayor que la del agua. La tensión
superficial se produce cuando se presentan dos elementos a saber:

1) Frontera aire-agua o fluido 1-fluido 2


2) Superficie polarizable sobre la cual pueda operar la tensión superficial; Polarizable se conoce
comúnmente como material hidrófilo.

La tensión superficial se produce debido a la naturaleza dipolar del agua que es la responsable de la fuerza
débil que hace que el agua se mantenga en su forma liquida. En la superficie del agua las moléculas de agua
se encuentran en una condición de desequilibrio eléctrico que al encontrar una superficie polarizable tiende
a balancearse eléctricamente polarizando la superficie produciéndose una atracción entre el agua y la
superficie polarizada. Del experimento con la cuchilla de afeitar concluimos que la tensión superficial
empuja hacia arriba el borde de la cuchilla.

Waire - ΔW

A
Sección AA’ anillo

Superficie del agua


A’ Tensión Superficial

A Superficie del agua

A’

Figura 7.07. Esquema Aparato Para Medir la Tensión Superficial

La tensión superficial se puede medir mediante un dinamómetro y un anillo, midiendo la reducción en el


peso del anillo al momento en que este esta a punto de despegarse del agua, tal como se muestra en la Figura
7.07. Los puntos de vista respecto al mecanismo que produce la tensión superficial están aun en
controversia, si embargo, la tensión superficial ha sido medida por diferentes investigadores obteniendo
resultados concordantes. La tabla siguiente contiene la tensión Ts en la línea superficial de agua que hace
contacto con el aire en función de la temperatura T. (Tomado del Smithonian Physical tables).

Tabla 7.06
Temperatura (oC) = 0o 10o 20o 30º 40º
Tensión Superficial (Dina/cm) = 74.08 72.72 71.25 69.67 68.11

La Figura 7.08a) muestra un corte del tubo capilar donde se aprecia que la parte superior del agua dentro del
tubo adopta una forma de copa que se conoce con el nombre de menisco. El valor del ángulo α mostrado,
llamado ángulo de contacto, depende de la composición química de las paredes del tubo y del tipo de
impurezas que lo cubren. Si las paredes de un tubo de vidrio han sido limpiadas y humedecidas antes del
ensayo entonces α=0. En la Figura 7.08a) también se muestra las fuerzas que intervienen en el equilibrio de
la masa de agua dentro del tubo capilar. En la Figura 7.08b) se muestra el estado de tensión (presión

82
negativa) dentro del tubo capilar. Haciendo equilibrio de las fuerza que se muestran en la Figura 7.08a)
obtenemos:
π r2 γw Ηc = Ts 2π r Cos α

De Donde Podemos escribir la ecuación:

0 .1 5 Si consideramos α=0 podemos escribir: 0 .1 5


Hc = C o sα Hc = 7.18
r r

En la tabla 7.07 se muestra los rangos de altura capilar de acuerdo con el tipo de suelo.

Tabla 7.07 Rangos de altura capilar de acuerdo con el tipo de suelo.

Tipo de suelo Altura capilar (cm)


Grava fina 1 a 10
Arena gruesa 10 a 15
Arena media 15 a 30
Arena fina 30 a 100
Limo 100 a 1000
Arcilla 1000 a 3000
Coloides 3000 y mas

La tensión superficial es la responsable de la ascensión capilar en los suelos. Con el objeto de profundizar
en el estudio de la capilaridad consideremos el permeámetro mostrado en la Figura 7.09, donde el agua
asciende por encima del nivel del agua del plato de fondo hasta una altura máxima llamada altura capilar
(Hc). Consideremos la condición transitoria donde el agua ha subido hasta una altura z (frente capilar)
dentro de la masa de suelo. Nótese que el valor de la presión en el frente capilar es igual a (-Hc γw ); esto
es debido a que consideramos un suelo homogéneo y uniforme por lo que la tensión superficial hace el
mismo efecto desde que empieza a ascender el agua dentro del los tubos capilares que se forman dentro de
la masa de suelo hasta que llega a su posición de equilibrio cuando z=Hc . En la Tabla 7.08 mostramos las
diferentes alturas en los puntos de entrada y salida.

Sección Hp He HT

TABLA 7.08 E 0 0 0

F -Hc z z-Hc
Utilizando la ley de Dárcy podemos escribir: v = -k i 7.19

Utilizando la ley de Dárcy podemos escribir en forma matemática:


v = -k i 7.20a)
HT (S ) − HT ( E ) z − Hc
donde: i= =
z( S ) − z( E ) z
de donde obtenemos utilizando la ecuación 7.02c):
k ( Hc − z )
vs = 7.20b)
nz
dz
Considerando que la velocidad es la derivada del espacio con respecto al tiempo obtenemos: v=
dt
dz k ( Hc − z )
Igualando las velocidades obtenemos: = 7.20c)
dt nz
introduciendo la condición de frontera (z=0 para t=0). La solución de la ecuación diferencial nos permite
escribir:

83
nHc ⎡ Hc z ⎤
t= ⎢ LN ( )−
Hc ⎥⎦
7.20d)
k ⎣ Hc − z

2r

Ts α Ts

-Hc* γw

Hc Wagua Hp

Piedra Porosa

Figura 7.08 a) Agua contenida en un tubo capilar Figura 7.08 b) Tensión dentro del Tubo

Suelo Sin Saturar,γTo

Frente Capilar -Hc

Hc S
Suelo, γT f Hp(a)
Z Saturado a
E

Piedra Porosa

Figura 7.09. Esquema Permeámetro vertical Con Ascensión Capilar

ASCENCION CAPILAR

0,0
Ascencion Capilar

0,2
(Z=z/Hc)

0,4

0,6

0,8

1,0
0,0010 0,0100 0,1000 1,0000 10,0000
Factor Tiempo Tc=(Kn/Hc)t

Figura 7.10. Factor Tiempo Vs Ascensión Capilar Unitaria z/Hc.

84
La ecuación 7.20d) se puede escribir en forma adimensional como:

⎡ 1 ⎤ tk z
Tc = ⎢ LN ( ) − Z ⎥ Donde: Tc = y Z= 7.20e)
⎣ 1− Z ⎦ nHc Hc
Las ecuaciones 7.20d) y 7.20e) representan la solución general de las condiciones mostradas en la Figura
7.08 y su solución en forma gráfica se presenta en la Figura 7.10. Esta solución fue presentada por
Terzaghi en su libro de mecánica teórica de los suelos y representa una aproximación del comportamiento
del flujo de agua ascendente en los suelos. El problema de la ascención capilar tal como fue estudiado en la
presente sección representa una aproximación del problema.

7.04.01. Ascensión Capilar en suelos no homogéneos

La solución obtenida mediante la ecuación 7.20b) se puede generalizar para el caso de flujo ascendente a
través de la i(esima) capa de un sistema de n suelos de propiedades distintas, tal como se muestra en la
Figura 7.11, utilizando el principio de la permeabilidad equivalente dado por la ecuación 7.08b) obteniendo:
i −1
∑ ( Δz ) + z − z
j i −1
j =1 z z
K equi ( Perpn) = = = 7.21a)
i − 1 Δz j z−z
i −1 i Δz
j z−z
i
a + bz
∑ ( )+ ∑ ( )+
j =1 K K j =1 K K
j i j i
i Δz z
j i 1
donde: a = ∑ ( )− y b= con Δzi, Ki, Hci y ni representan el espesor, permeabilidad,
j =1 K K Ki
j i
succión capilar y porosidad de la i(esima) capa de suelo.

Figura 7.11. Esquema sistema de n suelos de propiedades distintas.

De forma análoga a lo expresado en la ecuación 7.20a) para el caso de propiedades constantes, podemos
escribir la ecuación diferencial para la condición donde el frente capilar se encuentre en la i(esima) capa
como:
dz z ( Hci − z ) ( Hci − z )
= = 7.21b)
dt a + bz nz n ( a + bz )
de lo anterior podemos escribir:

85
t n( a + bz )
∫ dt = ∫ z dz 7.21c)
t z Hc − z
i −1 ii −1
Lo anterior no permite escribir la solución del problema como:

ni ⎡ i Δz ⎤ ⎛ Hc − z ⎞ ni
t=t +
i −1 K ⎢
⎢ ∑ (
j
) − z + Hc ⎥ LN ⎜
i
i
i ⎥ ⎜ Hc − z ⎟
i −1 ⎟
+ (Hci − z + z i −1 ) 7.21d)
= K /K
⎝ ⎠ Ki
i
⎣ j 1 j i ⎦ i

12
Altura por encima del nivel

10

8
freatico

4
Valor equivalente a la porosidad
2

0
0 5 10 15 20 25 30 35
Contenido de humedad (%)

Figura 7.12. Resultado de medición de succión capilar.

El concepto de capilaridad se ha tratado de forma simplificada en esta sección. Suelos reales presentan un
comportamiento mucho mas complejo que el ilustrado aquí. La determinación de la succión capilar está
regulado por las normas ASTM D 2325 y D 3152 para suelos con succiones capilares menores y mayores
que 10 metros, respectivamente. Suelos con alturas capilares menores que 1 metro se pueden obtener
directamente observando las ascensión capilar en el laboratorio. La Figura 7.12 muestra los resultados de
los ensayos efectuados sobre una muestra limosa, , donde el agua retenida (expresada como contenido de
humedad) fue obtenida para diferentes succiones aplicadas sobre la muestra de suelo, de acuerdo con la
norma ASTM 2325. La muestra utilizada tiene una permeabilidad promedio de 3x10-6 cm/s. Los
resultados mostrados en la Figura 7.12 se pueden explicar considerando que la muestra no es uniforme y
que por lo tanto la succión capilar es la resultante de la actuante sobre la sección del frente capilar bajo
estudio. Resalta el hecho de que la saturación de la muestra disminuirá en la medida en que asciende el
frente capilar. Por las razones anotadas anteriormente, el grado de saturación de la muestra será mayor para
aquellas casos donde el agua retenida sea obtenida mediante drenaje descendente1 que por ascensión capilar
directa.

7.04.02 Drenaje

El proceso de drenaje se define como la acción mediante la cual el agua contenida en la columna de suelo
(arena) sale del suelo por acción de la gravedad. En la Figura 7.13 mostramos las condiciones de drenaje
ocasionadas por el bombeo desde el manto de grava mostrado. El gradiente hidráulico se puede obtener de
forma análoga a utilizada en la sección anterior obteniendo:
z − Hc
i= 7.22a)
z

1
El drenaje se define como la acción mediante la cual el agua contenida en la columna de suelo (arena) sale
del suelo por acción de la gravedad.

86
considerando que la velocidad con que el agua desciende está dada por la ley de Darcy como:
− ki k ( Hc − z ) dz
v = = = 7.22b)
s n (1 − S ) n (1 − S ) z dt
donde S representa el grado de saturación final del suelo, expresado en tanto por uno, después de ocurrido
el proceso de drenaje y el agua fluye únicamente a través del espacio de aire que va esta dejando. La
cantidad de agua que sale de los poros por unidad de volumen se puede expresar entonces como: (1-S)n,
donde n representa la porosidad. La solución de la ecuación diferencial se puede expresar entonces
integrando entre los límites z=H hasta z como:
t z n (1 − S ) z dz
∫0 dt = ∫ H 7.22c)
k ( Hc − z )
de donde obtenemos :
n (1 − S ) Hc ⎡ H − Hc z H ⎤
t= )− +
k ⎢

LN (
z − Hc Hc Hc ⎥⎦
7.22d)

Bombeo
Condición inicial

γ Tf

Condición intermedia durante el bombeo


-Hc
z Depósito de arena
H
hp(a)
Diagramas de Presión
z
Condición final
a
γ To = γ sat Hc
Hc

Manto de grava
Figura 7.13. Drenaje de un lecho de arena por bombeo de agua en un manto de grava subyacente.

Para el caso donde Hc sea despreciable obtenemos la ecuación simplificada:


n (1 − S )
t= [H − z ] 7.22e)
k
La ecuación 7.22d) se puede escribir en forma adimensional como:

⎡ ⎛ H / Hc − 1 ⎞ − Z + H ⎤ donde: tk z
Tcd = ⎢ LN ⎜ ⎟ Tcd = Z =
Hc ⎥⎦
y 7.22f)
⎣ ⎝ 1− Z ⎠ n (1 − S ) Hc Hc

La solución general de la ecuación 7.22d) se muestra en forma adimensional para diversos valores de H/Hc
en la Figura 7.14, donde el grado de drenaje se grafica en función de el factor tiempo Tcd. El grado de
drenaje D(%) expresado en porcentaje se define como:
(H − z)
D (%) = * 100 7.23
( H − Hc )
Nótese que en la medida en que la relación entre H/Hc se hace mas grande la ecuación resultante se
aproxima a la dada por la ecuación 7.22e).
La presión en la arena por debajo del frente capilar mostrado en la condición intermedia en la Figura 7.13 se
puede calcular tal como se ilustra en la figura mediante la expresión:

87
aHc
Hp(a) = − 7.24
z
Nótese que al final del proceso el valor de z es Hc y el máximo valor de a permitido es Hc. El valor de la
altura de presión en la arena por encima de z es constante e igual al valor de la succión capilar el cual es
algo mayor que Hc (ver Figura 7.12); denotando la altura capilar aumentada como H´c podemos escribir el
valor del la altura de presión por encima de z como.
Hp( por encima de z ) = − H `c 7.25
Valor de Tcd
0 10 20 30 40 50
0

20 H/Hc
Grado de drenaje

40
40 20
10
60
5
2
80

100

tk
Figura 7.14. Grado de drenaje en función del factor tiempo Tcd = .
n (1 − S ) Hc
7.05 Medición de Permeabilidad en el Campo.

7.05.1 Teoría de Pozos con Flujo estabilizado: Los pozos son perforaciones que se efectúan generalmente
en un acuífero2 con el objeto de extraer agua para consumo o para efectuar mediciones de Permeabilidad de
campo. Consideremos el pozo mostrado en la Figura 7.15, el cual tiene un radio ro , y al ser bombeado
después de un cierto tiempo se obtienen un flujo estable Q bajo un abatimiento ho. Supongamos además que
a una cierta distancia r1, el abatimiento es igual a h1. El gradiente hidráulico se puede expresar en forma
general como dh/dr y el área de suelo a través de la cual el agua esta fluyendo se puede expresar como 2πrh,
donde h representa el abatimiento a una distancia radial r, debido al bombeo del pozo. Considerando la
forma matemática de la Ley de Dárcy (ecuación 7.01, podemos escribir:
dh 1 dr 2π
− Q = − kiA = − k (2πrh), de donde obtenemos: = (hdh), Integrando ambos lados de la
dr k r Q
igualdad obtenemos:
1 1 dr 2π
r h1

k r∫o r ∫ (hdh) , De donde podemos escribir finalmente: 2 2
= Q=
( h1 − ho ) 7.26a)
Q r
LN ( 1 )
ho

ro
7.05.2 El método de Bombeo en Excavación. El profesor Kent A. Healy, de la Universidad de
Connecticut, sugirió en 1976 la aplicación de la ecuación 7.26a) para evaluar de forma aproximada la
permeabilidad de campo en aquellos casos donde la tabla de aguas se encuentra cerca a la superficie. El
procedimiento consiste en efectuar una excavación hasta una cierta profundidad por debajo del nivel

2
Acuíferos son denominados los depósitos de suelos que por su naturaleza granular permiten extraer agua
desde un pozo, restituyéndose el nivel del agua a su nivel inicial en un tiempo razonable que permite la
extracción cotidiana de agua.

88
freatico; luego se procede a extraer parte del agua dentro de la excavación, registrando la elevación del nivel
freatico con respecto al fondo de la excavación en su posición de equilibrio (antes de efectuar el bombeo) e
inmediatamente después de efectuando el bombeo, anotando el área correspondiente a cada altura. El
Profesor Healy sugiere que las alturas hi se pueden tomar con respecto al fondo de la excavación. Se
sugiere que se efectúe una excavación de forma similar a la mostrada en la Figura 7.17, donde la
permeabilidad se puede calcular considerando que el LN(R/r) es aproximadamente igual a 1.4, obteniendo:
. Q
14
k= 7.26b)
( H − h 2 )π
2

Pozo Excavado h
Nivel de Terreno

r1

2r o
Acuifero Acuifero

h1

ho
Estrato Impermeable
r

Figura 7.15. Esquema Pozo Excavado hasta Material Impermeable

RECUPERACION POZO
0,0
0,1
0,2
0,3 h1/H
Zp=h/H

0,4
0,5
0,6
0,7
h2/H
0,8
0,9
1,0 t1 t2
0,001 0,01 0,1 1 10
HK.t
Tp=
0,175.D2
Figura 7.16. Recuperación pozo utilizando las ecuaciones 7.26c) y 7.26d).

La medición de permeabilidad de campo tiene la ventaja con respecto a la medida en el laboratorio de que se
evalúa la permeabilidad sobre una muestra mucho más grande. Una ventaja adicional es que se evitan los
problemas asociados con la perturbación y saturación incompleta que son dos fuentes de error apreciable en
las mediciones de laboratorio. La ecuación 7.26b) puede ser utilizada para estudiar de forma aproximada
la respuesta de entrada de agua a una perforación donde se presentan condiciones análogas a las observadas
en las Figuras 7.15 y 7.17 obteniendo:

89
0.175D 2 H +h
t= LN ( ) , Donde: D = diámetro del Pozo, K = Permeabilidad horizontal. 7.26c)
HK H −h
La ecuación 7.26c) puede ser graficada en forma adimensional, tal como se muestra en la Figura 7.16
haciendo los siguientes cambios de variables:
HK h
Tp = t y Zp = 7.26d)
0.175D 2 H

Tabla de Agua R a

r
Excavación H
h

Estrato Impermeable
r

Figura 7.17. Esquema Excavación para determinación de Permeabilidad de Campo

Ejemplo 7.01: Con referencia a la Figura ejemplo 7.01 los datos mostrados en la Tabla 7.09 se han
obtenido en una prueba de Permeabilidad de Campo. El análisis de la Figura 7.17 y de la tabla 7.09 se
obtiene la altura al nivel freático (H) y la altura h:
H = 1.44 - 0.44 = 1.00 M ; h = 1.40 – 0.44
H = 1.00 M h = 0.96 M
Q(Promedio) = (2.3E-5 + 1.6E-5)/2 = 1.95 E-5 M3/Seg

Utilizando la ecuación 7.26b) obtenemos


1.4 * 1.95 E − 5
= 1.1x10 −4
1.4Q Metro
k= =
2 2 2 2
( H − h )π (1.00 − 0.96 ) * π Seg

Tabla 7.09

Profundidad de agua
con Respecto al fondo Área Superficial Flujo “Q”
Hora de la Excavación (Metros) del agua (Metro2 ) Metro3/Seg

(0.27 + 0.41) * 0.04 M3


4:00 1.44 0.45*0.6=0.27 = 2.3E − 5
2 * 10 * 60 Seg
4:10 1.40 0.45*0.9=0.41
(0.41 + 0.54) * 0.02 M3
4:20 1.38 0.45*1.2=0.54 = 1 .6 E − 5
2 * 10 * 60 Seg

90
0.44 M

1.44 M

Altura Medida con Respecto al


Fondo de la Excavación

1.92 M

Figura Ejemplo 7.01

7.05.3 El método del Tubo: Este método fue desarrollado por Frevert y Kirkham, 1948. En este método se
hinca un tubo en el subsuelo hasta una determinada profundidad extrayendo luego el suelo que quede dentro
de este. Luego se procede a bombear el agua hasta abatir el nivel de esta dentro del tubo hasta una
profundidad ho, medida con respecto a la tabla de agua del sitio. Luego se espera a que el nivel de agua
llegue hasta h1, tal como se muestra en la Figura 7.18. La permeabilidad del manto se calcula utilizando la
ecuación 7.27.
A * LN (ho / h1 )
k= 7.27
Et1
A = Área del tubo
ho = Distancia del agua dentro del tubo a la tabla de aguas al iniciarse el ensayo
h1 = Distancia del agua dentro del tubo a la tabla de aguas al término del ensayo
t1 = Tiempo transcurrido para el agua pasar de ho a h1.
E = Coeficiente según tabla adjunta.

2r

Nivel freatico

h1
ho
Profundidad

Tubo

Figura 7.18. Esquema Método del tubo

Sugerimos utilizar un valor de E=2.5 (Diámetro del tubo en cm), ya que no se justifica una mayor precisión
dada la incertidumbre en las mediciones de permeabilidad debido a lo heterogéneo que son los estratos en la
naturaleza, pudiendo presentarse diferencias de ordenes de magnitud en unos pocos metros. En este método
se debe tener cuidado de sellar los alrededores del tubo para evitar infiltración de aguas superficiales y/o
agua freática que percole alrededor del tubo. Este método acentúa la medición de la permeabilidad en la
dirección vertical en aquellos suelos que por su naturaleza de deposición presentan diferente
permeabilidades en la dirección vertical y horizontal. Este método se puede aplicar con relativa facilidad
durante la ejecución de exploraciones geotécnicas, aprovechando las perforaciones efectuadas para llevar a
cabo la medición de la permeabilidad en el campo.

91
Tabla 7.10
Diámetro del Tubo (cm)
Profundidad
2.5 5.1 7.6 10.2 12.7 15.2 20.3
Diámetro
Valor de E en cm.
1 --- --- --- --- --- 39.6 53.1
2 --- --- --- --- 33.3 39.4 52.8
3 --- --- --- 26.2 33.0 39.4 52.6
4 --- --- 19.6 26.2 32.8 39.1 52.1
5 --- --- 19.6 25.9 32.8 38.9 51.8
6 --- 13.0 19.3 25.9 32.5 38.6 51.6
7 --- 13.0 19.3 25.7 32.3 38.6 51.3
8 --- 13.0 19.1 25.7 32.3 38.4 51.1
10 --- 12.7 19.1 25.1 31.8 37.8 ---
12 6.4 12.7 18.8 24.9 31.5 --- ---
15 6.1 12.4 18.3 24.6 --- --- ---
25 5.8 11.7 17.3 --- --- --- ---
40 5.3 10.2 --- --- --- --- ---
60 4.8 --- --- --- --- --- ---
100 3.8 --- --- --- --- --- ---

7.05.4 El Método del Piezómetro: El método del piezómetro se utiliza cuando se desea medir el
coeficiente de permeabilidad a una profundidad determinada del subsuelo. En este método, a diferencia del
tubo, se permite que el agua entre al tubo sobre una longitud “w”, ubicada en la parte inferior del tubo. Esta
longitud “w” se puede conseguir perforando el tubo a lo largo de esta longitud y colocando una malla que
impida la entrada de finos. La permeabilidad se puede calcular mediante la ecuación 7.27, utilizando el
valor de “E” mostrado en la Figura 7.19. El Método del piezómetro acentúa la permeabilidad horizontal en
aquellos suelos que por su naturaleza no son isotrópicos.

2r

Nivel freático

h1
ho

Figura 7.20. Esquema Método del piezómetro

92
35
30
Factor "E" (cm)
25
20
15
10
5
0
0 2 4 6 8 10
Longitud de Cavidad (cm)

Figura 7.19. Factor E (Método del Piezómetro)

7.05.5 Prueba de Percolación: La prueba de percolación consiste esencialmente en efectuar una


perforación en el suelo llenarlo de agua y medir la rata a la cual el nivel del agua dentro del hueco
desciende. El ensayo de Percolación en suelos de grano fino depende del contenido de humedad del suelo
que rodea el hueco al momento de efectuar el ensayo. El contenido de humedad del suelo depende de la
distancia al nivel freatico y de las condiciones climáticas al momento de la prueba. Humedecer el suelo
previo al ensayo no afecta substancialmente los resultados. El tamaño y forma del hueco afecta los
resultados del ensayo. No existen bases teóricas para diseñar sistemas de disposición de aguas negras
utilizando resultados de ensayos de Percolación. Se han desarrollado reglas empíricas para el diseño de
sistemas de viviendas individuales y se presentan en las tabla 7.11a) y 7.11b). La norma ASTM D 5126
presenta una guía para la determinación de la permeabilidad en la zona no saturada de acuerdo con los
resultados del ensayo de percolación.

Tabla 7.11a)

Rata de Percolación Permeabilidad (cm/seg)

(min/cm) Terreno Seco Terreno Húmedo

1 1x10-3 1x10-2
2 5x10-4 5x10-3
4 2x10-4 2x10-3
8 3x10-5 5x10-4
16 1x10-5 2x10-4

Tabla 7.11b)

Permeabilidad Rata de Percolación (min/cm)

(cm/seg) Terreno Seco Terreno Húmedo

1x10-2 0.1 1
2x10-3 0.4 2
3x10-4 6 30
1x10-5 16 60

93
7.06 Diseño de Sistemas de Disposición de Aguas Negras.

Las aguas residuales de viviendas individuales pueden ser vertidas al terreno después de haber retenido los
sólidos en un tanque séptico. La absorción del agua por el terreno esta controlada por su permeabilidad. La
película biológica que se forma alrededor del sistema de desagüe controla permeabilidad alrededor del
sistema que vierte el agua al terreno. La rata de terminal de capitación del suelo alrededor de los tubos es
de 10 y 30 Litros por día por metro cuadrado de suelo para suelos de grano fino y grueso, respectivamente.
Estos parámetros controlan generalmente el diseño de estos sistemas para suelos arenosos. En la Figura
7.21 presentamos un esquema de la porción final del sistema que evacua aguas residuales en el terreno.

El suelo que rodea el sistema de disposición de agua debe tener una permeabilidad adecuada que permita
evacuar agua libre de impurezas hasta 30 a 60 centímetros por debajo de la tabla de agua del sitio por un
espacio de 8 a 16 metros. La capacidad del suelo natural de evacuar el agua depende de la posición de la
tabla de aguas, su pendiente, profundidad al estrato impermeable y distancia a otros sistemas de drenaje. Si
se usa análisis de infiltración para el diseño, se debe utilizar un valor realista de la cantidad de agua residual.
El profesor Healy recomienda utilizar 400 litros por día por habitación.

Relleno con Suelo


Impermeable .: .: Relleno en Material Granular
: : :.
Zona de Reducción de Tubería Perforada
la Rata de Aceptación
del Suelo
Nivel Freatico

Figura 7.21. Esquema Sistema de Drenaje Campo de Infiltración

7.07 Movimiento Superficial de las partículas de suelo.

El movimiento de las partículas tiene su iniciación en las corrientes cuando el arrastre del fluido en
movimiento vence a las fuerzas gravitacionales y cohesivas que obran sobre las mismas. La partícula
desplazada rueda así junto con el fluido, o si la fluctuación vertical momentánea de la velocidad es mayor ue
su velocidad de asentamiento, la partícula es impulsada hacia arriba en suspensión.

Esta aseveración implica que las partículas pequeñas son erosionadas mas fácilmente que las grandes por
ofrecer menor resistencia a las fuerzas hidrodinámicas. Esto no es completamente cierto debido al efecto
creciente que las fuerzas cohesivas en las partículas pequeñas y porque las partículas grandes originan
corrientes en remolino a medida que las pasa el flujo turbulento.

Las partículas mayores que aproximadamente 0.2 milímetros actúan como obstáculos individuales en el
fondo de la corriente y forman remolinos. Mientras continua la partícula dando origen a dichos remolinos,
concentra sobre si misma fuerzas que de otra forma estarían distribuidas sobre una área mayor del fondo de
la corriente. Cuando tales fuerzas sobrepasan un valor crítico, la partícula es puesta en movimiento a lo
largo del lecho de la corriente, o arrastrada en suspensión.

Si las partículas son demasiado pequeñas como para formar remolinos, las fuerzas hidrodinámicas del fluido
se aplican al lecho de la corriente en conjunto, originando una situación peculiar, en que las partículas
individuales grandes pueden ser movidas por velocidades que no perturban un lecho constituido por
material mas fino. Se requieren mayores velocidades para iniciar el movimiento de lechos constituidos por
suelos de grano fino, tanto por la ausencia de fuerzas concentradas sobre las partículas finas como el efecto
creciente producido por fuerzas cohesivas en limos y arcillas. Las condiciones expresadas en esta sección

94
fueron resumidas en el diagrama presentado por Hjulstrom (1939), Figura 7.22, en el que se relacionan la
erosión, el transporte y la deposición en función de la velocidad media de la corriente.

DIAGRAMA DE HJULSTROM
1000
Velocidad Media (cm/s)

EROSION
100

10
TRANSPORTE
DEPOSITACION
1

0.1
0.001 0.01 0.1 1 10 100

Diametro (mm)
Figura 7.22. Diagrama de Hjulstrom en el que se relacionan la erosión, el transporte y la deposición
de sedimentos en función de la velocidad media de la corriente

EJERCICIOS

7.01 Evalúe el flujo y el gradiente hidráulica para las condiciones del permeámetro mostrado en la Figura
Ejercicio 7.01. Considerando que la capilaridad es constante e igual a Hc y la porosidad es n.
Asumiendo que Ki=10-6 cm/s, n=0.42, Ks/Ki=3 y Hc=2.3 metros, evalúe el tiempo que demora el frente
capilar en ascender desde la base hasta 0.98Hc graficando los resultados.

7.02 Evalúe la ecuación 7.21d) cuando la permeabilidad dentro de la muestra tiene una variación como la
mostrada en la Figura del ejemplo 7.01, considerando que la permeabilidad en el punto de entrada es Ki
y en el punto de máxima altura capilar es de Ks utilizando los parámetros dados en el ejercicio 7.01,
Considerando además que la capilaridad y la porosidad son variables desde Hci= 3.5 metros hasta
Hcs=2.3 metros y ni=0.42 hasta ns=0.50.

A Ks

Frente Capilar
L Muestra de suelo Figura ejercicio 7.01

Datum

Ki

95
7.03 Calcule los esfuerzos que se producen en el sentido del flujo y perpendicular a este en la dirección de
los ejes mostrados en la figura del ejercicio 7.03 en el punto (X’, Y’) indicado.

X
ΔhT
Muestra de Suelo
X’ Y’

Y’

L
α
X’
Y
Figura Ejercicio 7.03

7.04 Durante la ejecución de un sondeo se hincan 5 metros de camisa de acero de 2.5 pulgadas de diámetro
limpiando el tubo de tal forma que este queda libre de suelo. Si la lectura de nivel freático después de
que limpio el tubo fue de 1.2 metros por debajo del nivel existente de terreno y 1.6 metros 2 horas
después estime el coeficiente de permeabilidad del suelo.

7.05 Utilizando los resultados de la ecuación 7.26c) mostrados en la gráfica 7.16), describa un procedimiento
para estimar el coeficiente de permeabilidad conociendo el tiempo que toma el agua para subir desde
una altura h1 hasta una altura h2 dentro del pozo. Si el agua en un apique de 0.25 metros de diámetro y
1.8 metros de profundidad toma un tiempo de 3 horas para subir desde el fondo del apique hasta 0.70
metros medido a partir de la superficie, y la posición de equilibrio del agua dentro del apique es a 0.50
metros de profundidad, estime el coeficiente de permeabilidad k en centímetros por segundo. De
acuerdo con este resultado describa la textura del suelo.

7.06 Se desea calcular el tiempo necesario para que ocurra el drenaje de una arena limosa con las
condiciones mostradas en la Figura 7.13 considerando que el valor de la altura capilar está dado
mediante la información mostrada en la Figura 7.12 y que la permeabilidad del estrato es de 3x10-6 cm/s
para un valor de H=5 metros. Evalúe el volumen de agua que sale de la arena, el tiempo que tarda en
ocurrir el proceso de drenaje y el valor de la altura de presión en función de la altura sobre la altura
medida a partir de la capa de grava en posición final, (Explique).

96
CAPITULO VIII

FILTRACION Y REDES DE FLUJO

8.01 Introducción.

El agua se mueve a través de los poros de los suelos. En el capitulo VII presentamos la ley de Darcy, la
cual describe el movimiento del agua en el suelo en una dimensión. El flujo de agua en tres dimensiones se
describe con la ecuación de Laplace. La ecuación de Laplace se obtiene considerando la ley de Darcy en
una dimensión cuando el flujo que entra a través de las caras positivas del elemento diferencial es igual al
que sale. Con referencia a la Figura 8.01, lo anterior se expresa como:

∂ hT ∂ hT ∂ hT
Qx = K x dy.dz a) Qy = K y dx dz b) Qz = K z dx dy c) 8.01
∂x ∂ y ∂z
El flujo que sale por las caras positivas se puede expresar como:

⎛∂ h ∂ 2 hT ⎞ ⎛∂ h ∂ 2 hT ⎞
Q x + dx = K x ⎜⎜ T + dx ⎟⎟dy dz Q y + dy = K y ⎜⎜ T + dy ⎟⎟dx dz
⎝ ∂ x ∂ x 2
⎠ ⎝ ∂ y ∂ y 2

⎛∂ h ∂ 2 hT ⎞
Q z + dz = K z ⎜⎜ T + dz ⎟⎟dx dy 8.02
⎝ ∂z ∂ z2 ⎠

dx
dz Qz

dy
Qx x

Qy

Figura 8.01. Elemento Diferencial mostrando el flujo que entra por sus caras negativas

La diferencia del flujo que sale menos el que entra es igual a cero y se obtiene restando las ecuaciones 8.02
de las 8.01, obteniendo:

Qx + dx + Q y + dy + Qz + dz − Qx − Q y − Qz = 0 8.03

Reemplazando las ecuaciones 8.02 en la 8.03 obtenemos:


⎛ ∂ 2 hT ∂ 2 hT ∂ 2 hT ⎞
⎜⎜ K x + Ky + Kz ⎟⎟dx dy dz = 0 8.04a)
⎝ ∂ x2 ∂ y2 ∂ z2 ⎠

Considerando que Kx = Ky = Kz podemos escribir la ecuación de Laplace:

⎛ ∂ 2 hT ∂ 2 hT ∂ 2 hT ⎞
⎜⎜ + + ⎟⎟ = 0 8.04b)
⎝ ∂x ∂ y2 ∂ z2
2

La ecuación 8.04b) se puede resolver utilizando elementos de la herramienta matemática llamada variable
compleja , la cual proporciona dos familias de curvas, llamadas líneas de flujo y líneas equipotenciales, las
cuales serán descritas en la próxima sección de este capitulo.

8.02 Redes de Flujo.

La solución matemática de la ecuación de Laplace no esta cubierta en los cursos de matemáticas que
normalmente se imparten a nivel de pregrado en las Universidades del mundo. Los ingenieros civiles
utilizamos redes de flujo para determinar de forma gráfica la solución de la ecuación de Laplace. Con el
objeto de ilustrar el método, consideremos el permeámetro de cabeza constante mostrado en la Figura 8.02,
donde el permeámetro representa un ancho unitario y las líneas horizontales (líneas de flujo) y las verticales
(líneas equipotenciales) forman cuadrados de lado (a), tal como se muestra en la figura.

Figura 8.02. Permeámetro mostrando líneas de flujo y equipotenciales.

El flujo que atraviesa el canal superior (1) entre las equipotenciales 2 y 3 se puede calcular utilizando la ley
de Darcy, ecuación 7.01, obteniendo:

⎛ ∆hT ⎞
⎜⎜ ⎟⎟
Q1 = K i A = K ⎝ E
N ⎠ * (a *1) = K ∆hT 8.05
a NE

98
Donde NE Representa el numero de espacios que se forman entre las líneas equipotenciales, el cual para el
caso mostrado es igual a 5.

El flujo que atraviesa el permeámetro mostrado en la Figura 8.02 se calcula sumando el flujo que atraviesa
el canal (1) con el que atraviesa el canal inferior (2), o en general hasta llegar hasta NF, que representa el
numero de canales que formemos en el permeámetro siguiendo los lineamientos anotados arriba. El flujo
total que atraviesa el permeámetro se calcula entonces mediante la expresión:
NF
Q=K ∆hT 8.06
NE

donde NF y NE denotan el números de espacios de flujo y equipotenciales, respectivamente.

8.02.1 Propiedades de las redes de Flujo

Las líneas A a C y 0 a 5 mostradas en la Figura 8.02 muestran la red de flujo para el caso del permeámetro
mostrado.

Líneas de Flujo. Las líneas A a la C se conocen en la literatura como líneas de flujo y los espacios
formados entre ellas se denominan espacios de flujo.

Líneas equipotenciales. Las líneas 0 a 5 con los espacios formados entre ellos se conocen como líneas y
espacios equipotenciales, respectivamente.

8.02.2 Propiedades de las líneas de flujo y equipotenciales.

1) Las líneas de flujo forman en el limite, cuando el numero de espacios tiende a infinito, cuadrados
perfectos, por lo que estas se cortan en ángulo recto.
2) Las líneas equipotenciales tienen la misma altura total, la cual es medida con respecto a un datum o
nivel de referencia. La altura total (hT) se calcula mediante la ecuación de Bernolli sumando las alturas
de presión (hP) y la altura de elevación (hE) donde la altura de velocidad no se considera, ya que esta es
despreciable en suelos. Lo anterior se puede escribir como: (hT = hP + hE)
3) La caída de potencial entre dos líneas equipotenciales consecutivas es constante y es igual a la caída de
potencial total divido entre el número de espacios equipotenciales. Esto es: (∆hi-i+1= ∆hT/NE)
4) El flujo que atraviesa cada uno de los espacios de flujo es idéntico para cada uno de ellos.

8.03 Redes de Flujo en Muros de Contención.

Con el objeto de reducir las presiones horizontal sobre la espalda de muros de contención se coloca
generalmente filtros los cuales permiten la evacuación del agua con mayor rapidez que esta puede entrar.
Los filtros pueden ser colocados de varias formas tales como se muestran en la Figura 8.03.

a) Filtro en la Base:

(Esfuerzo Total). Con el objeto de ilustrar la aplicación de las redes de flujo a muros de contención,
consideremos la Figura 8.03a), donde se muestra un muro de contención con filtro en su base. En la figura
se muestra la red de flujo con un solo canal de flujo; nótese que a pesar de tomar un solo canal de flujo se
obtiene por interpolación la altura de presión para el rango completo. La altura de presión se puede calcular
utilizando la ecuación de Bernoulli (7.10), donde la altura de elevación se obtiene midiendo la altura con
respecto al plano de referencia seleccionado. La altura de total hT se obtiene considerando la propiedad de
las líneas equipotenciales (3), obteniendo que la caída de potencial entre A y B, B y C, C y D es igual a la
caída de potencial total dividida por el número de espacios equipotenciales NE. La caída de potencial total
entre líneas consecutivas se calcula entonces como:

99
∆hT 3.9
∆ hT ( A − B ) = ∆ hT ( B − C ) = ∆ hT (C − D ) = = = 1.3 Metros
NE 3
La tabla 8.01 muestra un resumen donde se calcula las alturas totales y de presión de los puntos A, B, C y D.

La altura Total en (B) se evalúa como hT(B) = ∆hT(A) - ∆ht(A-B) = 3.9 - 1.3 = 2.7 . La altura total en “C”
se evalúa como hT(C) = ∆hT(B) - ∆ht(B-C) = 2.7 - 1.3 = 1.3. De forma análoga podemos evaluar la altura
total en (D).

La altura de presión se evalúa entonces substrayendo la altura de elevación de la altura total, tal como se
muestra en la tabla 8.01.

Tabla 8.01

Altura
Punto Total Elevación Presión

A 3.9 3.9 0.0

B 2.6 1.8 0.9

C 1.3 0.7 0.3

D 0.0 0.0 0.0

Nótese que a pesar de que las líneas de flujo mostradas en las Figuras 8.03a), 8.03b) y 8.03c) no forman
cuadrados, en el límite cuando el número de espacios de flujo aumenta hasta convertirse en distancias
infinitesimales, la solución representadas por las redes de flujo formados por líneas de flujo y
equipotenciales curvas si representan cuadrados, ya que la curvatura tiene un valor finito mientras que las
áreas formadas por las líneas equipotenciales y de flujo tiene un valor infinitesimal. Utilizando este
razonamiento podemos concluir que en efecto la solución obtenida mediante la técnica de las redes de flujo
se aproxima a la solución exacta, desde un punto de vista riguroso, del problema en la medida en que se
construyan mas canales de flujo con sus correspondientes espacios equipotenciales. Las soluciones
obtenidas para efectos de aplicaciones de ingeniería representan una buena aproximación al problema del
flujo bidimensional, la cual es exacta sobre las líneas equipotenciales y de flujo discretas obtenidas en la
solución por redes de flujo, tal como se muestra en las Figuras 8.03.

(Esfuerzo Efectivo, γe): Con referencia a la Figura 8.03a), debido a que el flujo va hacia abajo, se produce
una fuerza por unidad de volumen en la dirección del flujo, la cual es igual a: ( i γw ); de donde se puede
evaluar el peso unitario efectivo utilizando la ecuación 7.15. Antes de obtener el peso unitario efectivo
debemos primero evaluar el gradiente hidráulico (i), para los rangos (A-B), (B-C) y (C-D). El gradiente
hidráulico entre A y B se calcula utilizando la ecuación 7.01 obteniendo:
hT ( A) − hT ( B ) 3.9 − 2.6
i( A− B ) = − = = 0.59
L( A) − L( B) 3.9 − 17
.

El resultado para todos los rangos es mostrado en la tabla 8.02.

100
Linea Equipotencial Linea de Flujo
A

NF = 1
3
NE = 3 Arena
2
B
Suelo Impermeable
1
Muro de C
Contencion
Datum 0
D
Filtro 1 2 3
Altura de Presion hP
a) Muro Con Filtro en la Base

Linea Equipotencia Linea de Flujo

Z Arena

D Suelo Impermeable

L-Z Escala
Muro de
Contencion
Filtro 0 1
S

b) Muro con Filtro sobre el Talud

Linea Equipotencial Linea de Flujo

Arena

Suelo Impermeable
Escala
Filtro Vertical
0 1

c) Filtro Vertical
Figura 8.03. Tipos de Filtro en Muros de Contención

101
Tabla 8.02

Rango ∆hT ∆L i = ∆hT/ ∆L

A-B 1.3 3.9 - 1.8 0.59

B-C 1.3 1.8 - 0.7 1.18

C-D 1.3 0.7 - 0.0 1.86

El Gradiente hidráulico promedio ponderado para el rango se obtiene como:


0.59 * (3.9 − 18
. ) + 118 . − 0.7) + 162
. (18 . * (0.7 − 0)
i(Pr omedio ) = = 0.94 8.07
3.9
Aplicando el principio de Bernoulli (Ecuación 7.15), podemos evaluar el peso unitario efectivo promedio
γe(prom) como:

γe(prom) = γb + 0.94γw

Nótese que el esfuerzo vertical en el suelo al lado del muro se puede calcular utilizando el concepto de peso
unitario total y el de esfuerzo efectivo. El ejercicio 8.01 ilustra este principio.

b) Filtro Sobre el Talud

Presión de Poros: La presión de poros para este caso se puede calcular tenido en cuenta que el gradiente
hidráulico a lo largo de la línea de flujo es igual a la unidad. Lo anterior se puede comprobar considerando
que la altura total en los puntos E y S de la Figura 8.03b), considerando el datum a la elevación del punto S
de la Figura 8.03a), es igual a 3.9 y 0, respectivamente. En la tabla 8.03 se muestra resumen de los cálculos
efectuados.

Tabla 8.03

Altura
Punto Total Elevación Presión

E 3.9 3.9 0.0

S 0.0 0.0 0.0

El gradiente hidráulico entre E y S se puede calcular entonces como:

hT ( E ) − hT ( S ) 3.9 − 0
i( E − S ) = − = = 10
.
( L − Z ( E )) − (l − Z ( S )) 3.9 − 0

De lo anterior se desprende que el gradiente hidráulico entre (E) y (D) es también igual a uno, por lo que la
caída de altura total (hT) entre los puntos mencionados se calcula como:
hT ( E ) − hT ( D) 3.9 − hT ( D)
1= − =
( L − Z ( E )) − ( L − Z ( D)) 3.9 − ( L − Z ( D))

De donde se obtiene que hT(D) = (L-Z). Considerando la ley de Bernoulli y considerando que la altura de
elevación en (D) hE(D) = L - Z, la altura de presión en el punto D es igual a cero {hP(D) = 0}. Dado que el

102
punto D es un punto cualquiera sobre la espalda del muro concluimos que la presión hidrostática sobre el
muro es igual a cero.

Peso unitario Efectivo (γe): Utilizando la ecuación 7.12, obtenemos para el peso unitario efectivo:

γe = γb + γw = γT

c) Filtro Vertical. Aunque el filtro vertical no permite que se produzcan presiones de poros contra el
muro, no previene las presiones que se forman sobre la superficie de falla, las cuales ocasionan un
aumento en la presión sobre el muro. Para una discusión de como se evalúan las presiones en estas
circunstancias ver El texto de “Mecánica Teórica de los Suelos” del Profesor Karl Terzaghy. En el
capitulo 10 presentamos soluciones simplificadas para los tipos de filtro mencionados.

Flujo que llega al filtro: El flujo que llega al filtro se puede calcular utilizando la ecuación 8.06,
obteniendo:

NF ⎡ 1 1 1 0.6 ⎤
Q = K∆hT = K ⎢ ∆hT 1 + ∆hT 2 + ∆hT 3 + ∆hT 4 =
NE ⎣ 4.2 5.2 6 6.3 ⎥⎦

⎡ 1 1 1 0.6 ⎤
Q = K ⎢2.8 + 3.2 + 3.6 + 38
. = 2.24 K
⎣ 4.2 5.2 6 6.3 ⎥⎦

De donde: Q = 2.24 K

8.04 Redes de Flujo en Presas de Tierra.

La presa de tierra mostrada en la Figura 8.04 representa un problema un poco mas complejo que los
estudiados anteriormente, ya que la línea freática superior no esta definida. Sin embargo, la 3era propiedad
de las líneas equipotenciales permite determinar la línea freática superior, donde la caída de potencial es
igual a la diferencia de altura de elevación debido a que la altura de presión en la línea freática superior es
igual a cero. La línea freática superior fue encontrada mediante tanteos por ensayo y error hasta encontrar la
solución del problema. Una vez la línea freática superior se ha determinado se puede proceder a mejorar la
solución dibujando tantos canales de flujo como sea necesario.

Escala

0 5 10
15
Nivel de Agua
A' a
10
B' a
hP(A) a
A hP(B)
B a
10 20 30
Datum 40 a
0
50

Suelo Impermeable

Figura 8.04. Red de Flujo en Presa de Tierra con Filtro en el pie del talud Aguas Abajo de la Presa.

103
Flujo que llega al filtro: El flujo que llega al filtro se puede calcular utilizando la ecuación 8.06,
obteniendo:

NF 1
Q = K∆hT = K∆hT = 0.2 K * 12.5 = 2.5K De Donde: Q = 2.5 K
NE 5
Donde K = Coeficiente de Permeabilidad del suelo que conforma la presa.

8.05 Determinación del gradiente hidráulico entre dos puntos:

Para determinar el gradiente hidráulico entre dos puntos necesitamos conocer la caída de potencial entre
líneas equipotenciales. Con referencia a la Figura 8.04, la caída de potencial (a) entre dos líneas
equipotenciales consecutivas se obtiene mediante:

∆hT 12.5
∆hT ( A − B) = = = 2.5 Metros
NE 5

El gradiente hidráulico en el rango de (A a B) se obtiene dividiendo la caída potencial entre las


equipotenciales A’ y B’ por la distancia entre A y B (LAB=10 Metros)1. Lo anterior nos permite escribir:

2.5
i AB = = 0.25 De donde obtenemos: iAB = 0.25
10
La altura de presión se puede obtener midiendo a escala mediante la aplicación del principio de Bernoulli
(Ecuación 7.10) y considerando que la altura total en las equipotenciales correspondientes son constantes a
lo largo de ella, obteniendo:

hPA = 5.2 Metros y hPB = 3.8 Metros

8.06 Ejemplos de Redes de Flujo:


Escala

Linea de Flujo 0 1 2

Linea Equipotencial

Suelo Impermeable

Figura 8.05a) Tablestacado con Diferencia de Mareas

1
La longitud LAB=10 Metros se obtiene midiendo la longitud a escala de la Figura 8.04.

104
Escala

Linea Equipotencial
0 2 4 Linea de Flujo

Suelo Impermeable

Figura 8.05b) Presa en Concreto

8.07 Redes de flujo en Suelos Ortotrópicos:

Con referencia a la Figura 8.01, consideremos un suelo que tiene una permeabilidad Kx y Ky en las
direcciones x e y, respectivamente. Considerando que la velocidad es un vector podemos escribir el flujo Q
como:
Q = Qx . i + Q y . j 8.08

Donde i e j son los vectores unitarios en las direcciones x e y, respectivamente. Reemplazando las
ecuaciones 8.01 en 8.08 obtenemos:

∂ hT ∂ hT
Q = Kx dy dz i + K y dx dz j 8.09
∂x ∂x

Ky
Reemplazando por la transformación x ' = x 8.10
Kx
y considerando la regla de la transformación de la cadena en la ecuación 8.09 obtenemos.

∂ hT ∂ x' ∂ hT ∂ hT Ky ∂ hT Kx
Q = Kx dy dz i + K y dx dz j = K x dy dz i + K y dx' dz j
∂ x' ∂ x ∂x ∂ x' Kx ∂x Ky

⎡∂ h ∂ hT ⎤
Q = K x K y ⎢ T dy dz i + dx ' dz j⎥ 8.11
⎣ ∂ x' ∂x ⎦

La Ecuación 8.11 con la transformación indicada por la ecuación 8.10 produce una ecuación idéntica a la de
Laplace, donde la permeabilidad a utilizar para calcular el flujo que atraviesa el suelo esta dada por la media
geométrica de las permeabilidades estos es:

105
NF
Q = K Pr om ∆hT 8.12
NE
donde: K Pr om = Kx Ky

Ejemplo 8.01.

Con el objeto de ilustrar la aplicación del método, consideremos las condiciones mostradas en la figura del
Ejemplo 8.01a), donde la permeabilidad en la dirección x es 4 veces mayor que la de la dirección y. Esto es:
(Kx=4Ky ); de donde obtenemos que la transformación de x a x’ se efectúa mediante la relación:

x’ = 0.5x

Escalas
y Seccion Original
0
0 4 4

x
Suelo Impermeable

Figura Ejemplo 8.01a) Sección Original Presa

La red de flujo se construye entonces en la sección transformada. Nótese que en la sección transformada las
líneas equipotenciales y de flujo satisfacen todos los requisitos de las redes de flujo pero no en la sección
original, tal como se muestra en la Figuras de los Ejemplos 8.01b) y 8.01c), respectivamente.

Seccion Transformada Escalas


y
0
0 4
4

x'
Suelo Impermeable

Figura Ejemplo 8.01b). Sección Transformada Presa con Red de Flujo.

Escala
Linea Equipotencial 0 2 4 0 Linea de Flujo
4

Suelo Impermeable

Figura Ejemplo 8.01c) Sección Original Presa mostrando red de flujo

106
El flujo que atraviesa la presa se calcula utilizando la media geométrica de las permeabilidades obteniendo:

NF 2
Q= Kx Ky ∆hT = 4 K y2 (3.2) ; De donde se obtiene: Q = 142
. Ky
NE 9

EJERCICIOS

8.01 Dibuje la red de flujo para las condiciones mostradas en la Figura 8.03a) considerando 2 canales de
flujo. Calcule a) El flujo que atraviesa el relleno de arena si esta tiene una permeabilidad de 0.0006
cm/seg. b) calcule la presión hidrostática que se produce sobre el muro. C) calcule la presión debida al
suelo. Sugerencia : para la parte c) considere el peso unitario efectivo para lo cual debe evaluar el
gradiente hidráulico (i) en cada punto de interés utilizando la ecuación : γe = γb + γw *i y utilice un
ángulo de fricción interna de 32 grados. La presión efectiva se puede calcular también utilizando el
concepto de peso unitario total, donde el esfuerzo total se calcula como el resultante de utilizar el
esfuerzo total del cual se substrae la presión de poros; utilice ambos métodos y compare los resultados,
explique. La presión total sobre el muro se puede evaluar entonces como la debida al agua mas la
debida al suelo tal como lo indica las ecuaciones 10.18a) o 10.19a).

8.02 Resuelva los apartes a), b) y c) del ejercicio 8.0 1 para las condiciones mostradas en la Figura 8.03b)

8.03 Resuelva los apartes a), b) y c) del ejercicio 8.01 asumiendo que no se instalo el filtro.

8.04 Compare los resultados obtenidos por los tres métodos.

8.04 Dibuje la red de flujo de la Figura 8.04 considerando 2 canales de flujo.

8.05 Dibuje la red de flujo correspondiente a la Figura 8.05a) con dos canales de flujo cuando la
permeabilidad en el sentido horizontal es 4 veces mayor que la del sentido vertical. Si la permeabilidad
en el sentido horizontal es 0.00009 cm/s, calcule el flujo que atraviesa el suelo.

8.06 Evalúe el gradiente hidráulico, el flujo y los esfuerzos efectivos en el punto C indicado en la Figura
considerando que el valor de a es igual a 1.5metros, y el peso unitario total es de 2.1 toneladas por
metro cúbico.

a A
a B
C

Figura ejercicio 8.06


Sugerencia:
a) Considere que la líneas perpendiculares al talud representan líneas equipotenciales, por lo que la caída de
potencial entre los puntos A y B es a*sen(i).

107
b) Utilice la Ecuación 7.16 aplicándola vectorialmente a las direcciones tangencial y normal al talud para
calcular el peso unitario efectivo en cada dirección.
Respuesta: iT = gradiente hidráulico en la dirección tangencial = seno(i)
iN = gradiente hidráulico en la dirección normal = 0
γ ’(Tang) = Peso unitario efectivo tangencial = γ T*cos(i)
γ ’(Norm) = Peso unitario efectivo normal = (γ T – γ w )*sen(i)
σ ‘(Norm) = a* (γ T – γ w )*sen(i)
σ ‘(Tang) = (6*a)* (γ T )*cos(i)

8.07.Con referencia a la Figura Ejercicio 8.07, considerando que la línea freática superior es recta,
demuestre que el tiempo que demora el agua de bajar de Ho a h esta dado por las formulas aproximada:
⎛ ⎞
L2 ⎜ 2 Ho ⎟
t= ⎜ LN ( )+ − 1⎟
2 K h Ho ⎜ h
+1 h ⎟
⎜ ⎟
⎝ Ho ⎠
⎛ Ho ⎞
2
L
t= ⎜ − 1⎟ L
2 K h Ho ⎝ h ⎠

Con: Kh = Permeabilidad
Horizontal h Ho

Aproximación

Figura. Ejercicio 8.07

108
CAPITULO IX

TEORIA DE LA CONSOLIDACION

9.01 Teoría general.

Las presiones adicionales aplicadas a los suelos generan disminución de volumen de los poros. Cuando este
condición es inducida en suelos saturados de grano fino la disminución de volumen toman un cierto tiempo
debido a que el agua es expulsada muy lentamente como consecuencia de la baja permeabilidad en este tipo
de suelos. Ensayos efectuados sobre muestras de suelo indican que existe una relación de vacíos asociada
con un esfuerzo efectivo. En la Figura 9.01a) y 9.01b) se muestra un esquema de esta relaciones.

e2-e1
(Rama precomprimida) Cr=-
log(σ'2/σ'1)
T H H
Δe
Δlog(σ') M B

Relacion de vacios
Relacion de vacios

Escala Natural
Escala Natural

Maxima Presión de T
Δe preconsolidación (Rama virgen)
av = -
Δe Δσ' Δe

Δσ'
e2-e1 Δlog(σ')
Cc=-
log(σ'2/σ'1)

Esfuerzo efectivo Esfuerzo efectivo


Escala natural Escala logaritmica

Figura 9.01a) Relación de Esfuerzo efectivo en escala 9.01b) Relación de esfuerzo efectivo en escala
natural contra relación de vacíos. Logarítmica contra relación de vacíos.

El ensayo de consolidación unidimensional está regido por la Norma ASTM D 2435. En la Figura 9.01a)
se muestra la definición de la compresibilidad av, la cual se define mediante la relación mostrada en la
Figura 9.01. Esta relación será utilizada mas adelante en este capitulo, para el desarrollo de la teoría de la
consolidación. En mecánica de suelos se utiliza también el concepto de coeficiente de cambio volumétrico,
el cual se define como la inversa del modulo de elasticidad, esto es :

1 Δε av Δe
mv = = = a) donde : av = b) 9.01
E Δσ ' (1 + e) Δσ '

En la Figura 9.01b) se muestra la misma relación graficada en escala logarítmica en la abscisa. En el gráfico
se observa una zona donde el cambio en la relación de vacíos es relativamente pequeño en función del
cambio en el esfuerzo y otra zona donde este cambio es mas pronunciado. Las dos zonas están separadas
por el máximo esfuerzo de consolidación (σ’v(max)) al cual estuvo sometida la muestra. La zona donde se
encuentra la zona de máxima presión de preconsolidación se identifica fácilmente utilizando el
procedimiento gráfico propuesto por Casagrande el cual consiste en determinar primero el punto de máxima
curvatura (Punto “M” en la gráfica 9.01b) y trazar una tangente por ese punto (Línea T-T) ; Después se
traza una línea horizontal que pase por el punto “M” (Línea H-H) y se traza la bisectriz del ángulo formado
por estas dos líneas (Línea B-B). El punto correspondiente a la máxima presión de preconsolidación se
define en el punto de intersección de la línea tangente definida por la parte recta de la rama virgen con la
línea B-B, tal como se ilustra esquemáticamente en la Figura 9.01b). La norma ASTM 2435 – 90 describe
el procedimiento para obtener las propiedades de consolidación en arcillas. La norma ASTM D 4186 - 89
describe el ensayo de consolidación unidimensional para suelos arcillosos donde la deformación es
controlada.

Sobre las ramas virgen y precomprimida se define el índice de compresión como Cc y Cr, respectivamente
como :
e2 − e1 e4 − e 3
Cc = − 9.02a) Cr = − 9.02b)
σ' σ'
Log ( 2 ) Log ( 4 )
σ '1 σ '3
(Rama virgen) (Rama precomprimida)

La relación de vacíos final se puede calcular sobre la rama virgen utilizando :


σ'f
e f = eo − CcLog ( ) 9.03a)
σ 'o
Y sobre la rama precomprimida :
σ' f
e f = e o − CrLog ( ) 9.03b)
σ 'o
Para el caso general, donde el recorrido del esfuerzo ocurra sobre las dos ramas se puede utilizar :
σ ' v ( max ) σ' f
e f = e o − CrLog ( ) − CcLog ( ) 9.04
σ 'o σ ' v ( max )

CORRELACION ENTRE Cc y LL

0.7
Indice de Compresion Cc

0.6
0.5
Datos 96+98
0.4
Reg. 1996+98
0.3
95% de Casos
0.2
0.1
0
20 40 60 80 100
Límite Líquido

Figura 9.02. Correlación entre el límite líquido y el índice de compresión obtenida en la Universidad
de Cartagena.

Ejercicio en clase : Demuestre que el asentamiento (ρ) de una masa de suelo de espesor h, relación de
Δe
vacíos inicial eo y cambio en la relación de vacíos Δe se expresa como : ρ= h 9.05
1 + eo

110
Investigaciones efectuadas sobre diferentes tipos de suelo y recopiladas por Terzaghi y Peck sugieren que el
índice de compresión se puede evaluar como :
Cc = (0.007 ± 0.002)( LL − 10) 9.06a)

Ensayos efectuados en la Universidad de Cartagena, sugieren una expresión análoga a 9.06a). La relación
ajustada de forma tal que incluye el 95 por ciento de los casos estudiados se muestra en la ecuación 9.06b).
Cc = (0.008)( LL − 10) 9.06b)
Donde “LL” representa el limite liquido expresado en porcentaje. El coeficiente Cr se puede evaluar
aproximadamente como el 14 por ciento del valor de Cc esto es :
Cr = 0.14Cc 9.07

Las ecuaciones 9.06a) y 9.06b) se muestra de forma gráfica en la Figura 9.02. Investigaciones efectuadas
sobre arcillas de Chicago sugieren que el índice de compresión se puede evaluar también como el 1 por
ciento de la humedad natural esto es :
Cc = 0.01( wnat ) 9.08
0.5
Datos 96 y 98 U de C C/σ'max = 0.0123*Ip0.8408
Regresión U de C R2 = 0.77
0.4
Regresión Skempton
0.3 Reg. Bjerrum 1972
C/σ 'max

0.2

C/σ'max = 0.066*Ip0.3729
0.1

0.0
0 10 20 30 40 50 60
Indice de Plasticidad
Figura 9.03. Relaciones obtenidas entre cohesión, índice plasticidad y máxima presión de Precon-
solidación obtenidas por Skempton (1948), Bjerrum 1972 y Universidad de Cartagena 1996 y 1998.

La definición completa del problema requiere definir la máxima presión de preconsolidación, tal como es
mostrado por la ecuación 9.04. Skempton en 1948 encontró que la máxima presión de preconsolidación es
directamente proporcional a la cohesión siendo el coeficiente de correlación [0.1+ (0.004±0.001)IP], donde
IP representa el índice de plasticidad. Lo anterior nos permite escribir :
C
= 0.1 + 0.004( IP) 9.09a)
σ ' v ( max)

Bjerrum (1972), propuso la siguiente correlación:


C
= 0.066( IP ) 0.373 9.09b)
σ 'v (max)

Una ecuación análoga a la 9.09b) fue desarrollada en la Universidad de Cartagena. La siguiente relación
fue obtenida:
C
= 0.0123( IP) 0.841 9.09c)
σ 'v (max)

111
Las ecuaciones 9.09 se muestran en la Figura 9.03. De las ecuaciones anteriores podemos concluir que las
ecuaciones 9.09b) y 9.09c) son mas consistentes que la 9.09a), ya que materiales con índice de plasticidad
próximos a cero presentan una baja cohesión; esto es debido a que la succión capilar en estos materiales es
cercana a cero. Ver problema 10.05.

Ejercicio en clase : Demostrar que el índice de compresión “Cc”se relaciona con la compresibilidad av
mediante :
0.435Cc
av = 9.10a)
σ 'v

9.01.01 Índice de compresión (Cc) y coeficiente de cambio volumétrico (mv) en arenas.

La Figura 9.04a) presenta los resultados de un ensayo de consolidación efectuado sobre una arena con un 28
por ciento de pasa tamiz 200 y un D50 de 0.29 milímetros. La máxima relación de vacios e de (emax=0.90)
dado por el ensayo de densidad relativa, designación ASTM 4253. Nótese que a pesar de la baja densidad
inicial de la muestra esta no presenta grandes deformaciones, comparado con (emin=0.30) obtenido en el
ensayo de densidad relativa, a pesar de que se le aplicaron esfuerzos efectivos relativamente altos. Nótese
que la máxima presión de consolidación aparente es del orden de 2000 kilo-Pascales.

Relacion de Vacios vs Esfuerzo Efectivo Cc = 0.100


Cr = 0.013
Tamiz 10 a 28 por ciento Pasa Tamiz 200 D 50 = 0.29 mm

1.0

0.9
Relación de Vacios

0.8

0.7

0.6

0.5
1 10 100 1000 10000
Esfuerzo Efectivo (Kilo-Pascales)
Figura 9.04a) Relación esfuerzo-relación de vacíos para una arena Bien Gradada.

En la Figura 9.04b) se muestran los valores del índice de compresión en la rama pre-comprimida (Cr) y en
la rama virgen (Cc), los cuales se pueden expresar como:
Cr = 0.0123 para D50 > 0.35 milímetros 9.10b)
Cr = 0.0055 − 0.0163Log10 ( D50 ) para D50 < 0.35 milímetros 9.10c)

El valor del índice de compresión en la rama virgen se puede expresar como: Cc = 8Cr 9.10d)

El cambio en la relación de vacios puede ser evaluado determinando la relación de vacios inicial que existe
bajo la presión vertical efectiva aplicada al suelo y el número de golpes utilizando los resultados de Gibbs y
Holtz (1957), mostrados en las Figuras 4.06a) y 4.06b) para arenas gruesas y finas, respectivamente. El
punto (σ’o ,e), puede ser graficado en una figura esfuerzo efectivo-relación de vacios análoga a la mostrada

112
en la Figura 9.04a). La grafica esfuerzo-relación de vacíos puede ser obtenida entonces extendiendo el
punto graficado hasta que corte la curva de índice de compresión virgen con una pendiente igual a Cr. La
curva de compresión virgen puede ser obtenida graficando como punto inicial la máxima relación de vacíos
a una presión vertical de 1 Kilo Pascal con una pendiente igual a Cc, obtenida de la Figura 9.04b). La
máxima relación de vacios puede ser estimada de la Tabla 2.07.
Cr(Finos) = 0.0055-0.0163*LOG(D50) Cr(Gruesos) = 0.013
0.040

Arenas Finas (Medidos)


0.035
Correlación Arenas Finas
Arenas Gruesas (Medidos)
0.030 Correlación Arenas Gruesas
Cr

0.025

0.020

0.015

0.010
0.01 0.1 1 10
D50 (milímetros)
Figura 9.04b) Relación entre el valor del índice de compresión y D50 para arenas.

9.01.02 Coeficiente de empuje de tierra en reposo para arcillas sobreconsolidadas.

El fenómeno de arcillas sobreconsolidadas se presenta en aquellos suelos donde la máxima presión de


sobreconsolidación es mayor que a la que el suelo esta sometido en el momento de su extracción. Dado
que la máxima presión lateral esta dada por las ecuaciones 6.06 como el producto entre Ko y la presión
vertical entonces la máxima presión horizontal puede ser substancialmente mayor que la presión vertical
existente en la actualidad, tal como es mostrado en la Figura 9.05. La relación de sobreconcolidación (RSC)
se puede calcular mediante la ecuación:
σ ' v ( max )
RSC = 9.11
σ ' v ( actual )
RSC = Relación de Sobreconsolidación
Coeficiente de Empuje de Tierra

3,0 RSC
2,5 1
en Reposo (Ko)

2,0 2
1,5 4
1,0 8
0,5 16
0,0 32
0 20 40 60 80
Indice de Plasticidad

Figura 9.05. Ko como una función del índice de plasticidad y la relación de sobreconsolidación.
(Brooker y Ireland, 1965)

113
9.02 Derivación de la ecuación de la consolidación :

La ecuación de la consolidación puede ser derivada utilizando la ley de Dárcy y el principio de conservación
de la masa. Para tal efecto consideremos la Figura 9.06, donde se muestra un elemento de volumen de la
masa de suelo al cual entra un volumen de agua por la cara negativa y sale otro volumen por la cara positiva.
Para el caso que el volumen que entra sea igual al que sale se obtiene la ecuación de Laplace (8.04). De
acuerdo con la ley de Dárcy (7.01), el flujo de agua que entra y sale del elemento el volumen se puede
expresar como :
∂ hT
Q=K A 9.12a)
∂z
2
∂ hT ∂ hT
Q + dQ = K A+ K A 9.12b)
∂z ∂z
2
Substrayendo la ecuación 9.12a) de la 9.12b) obtenemos el cambio de volumen ocurrido en un instante dt:
dv ∂ 2 hT
= −k A 9.13
dt ∂ z2
z Q+dQ Area (A)

dz

Figura 9.06. Elemento de volumen dentro de la masa de suelo.

Con referencia a la Figura 9.08, considerando la altura de presión de exceso y considerando el principio de
Bernoulli (Ecuación 7.10), podemos escribir que la altura total del punto z es igual a :
uex
hT = he+hp = z + (2H-z+hex) Donde : hex = 9.14
γw
Derivando la ecuación 9.14 dos veces con respecto a z obtenemos :

∂ 2 hT 2
1 ∂ u ex
= 9.15
∂ z2 γ w ∂ z2

Reemplazando la ecuación 9.15 en la 9.13 obtenemos :

2
dv K ∂ u ex
=− A 9.16
dt γ w ∂ z2

Utilizando la ecuación 9.05, el cambio de volumen en la unidad de tiempo se puede expresar como :
∂e
dv ∂t
= dz A 9.17
dt 1 + eo

114
Utilizando la ecuación 9.01 b) en su forma diferencial y utilizando la regla de la cadena, la ecuación 9.17
puede ser reescrita como :
∂ e ∂ σ' ∂ σ'
av
dv ∂ σ' ∂t ∂t
=− dz. A = dz A 9.18
dt 1 + eo 1 + eo

Dial de deformación

Piedra Porosa

Muestra de Suelo 2H

Piedra Porosa

Base

Aplicador de Carga
Aplicador de Carga

Figura 9.07. Esquema consolidómetro con doble drenaje con una sobrecarga ΔP.

ΔP

a Arena
Arena

Isocrona

Linea Hidrostatica H
u ex (z,t)

ARCILLA ARCILLA
z Eje de Simetria

ΔP

Arena
Arena

Figura 9.08. Esquema mostrando presión hidrostática en el subsuelo y aumento de la presión de


poros por un incremento instantáneo en el esfuerzo por la aplicación de una sobrecarga ΔP.

Teniendo en cuenta la definición del principio del esfuerzo efectivo (ecuación 6.04) podemos escribir :

σ’v = σT - uz = σT - uest - u ex 9.19

115
Derivando la ecuación 9.19 con respecto al tiempo, asumiendo que el esfuerzo total es constante durante el
proceso de consolidación y que el esfuerzo hidrostático en el punto z no varía con respecto al tiempo,
obtenemos:
∂σ ' ∂ u ex
=− 9.20
∂t ∂t

Reemplazando la ecuación 9.20 en la 9.18 obtenemos :


∂ u ex
av
dv ∂t
=− dz. A 9.21
dt 1 + eo

Igualando las ecuaciones 9.16 con la 9.21 obtenemos :


∂ u ex
av 2
∂t K ∂ u ex
=−
1 + eo γ w ∂ z2

Reordenando obtenemos finalmente la ecuación de la consolidación de Terzaghi :


∂ 2 u ex ∂ u ex K v (1 + eo )
Cv = Donde : C v = 9.22
∂ z2 ∂t a v .γ w

donde Cv representa el coeficiente de consolidación vertical. Con el objeto de obtener una solución
general hagamos los siguientes cambios de variables :

C v .t z u
T = a) ; Z= b) y Wex = ex c) 9.23
H2 2H Δp

9.02.1 Factor tiempo (T) y distancia máxima de drenaje (H). La expresión anterior nos permite
presentar la solución de la ecuación de la consolidación en forma gráfica de tal forma que dicha solución sea
general, tal como se muestra en la ecuación 9.23. El factor T se conoce en la literatura como el Factor
tiempo. Tal como se muestra en la Figura 9.07, H representa la máxima distancia de drenaje, la cual es
igual a la mitad de la altura total para doble drenaje, o igual a la altura total cuando la frontera inferior es
impermeable. En el Apéndice III mostramos los resultados de un ensayo de consolidación con su análisis
correspondiente.

9.03 Solución teórica de la ecuación de la consolidación de Terzaghi

La ecuación de la consolidación (9.22) se puede resolver utilizando la herramienta matemática de la


transformada de Laplace combinada con las series de Fourier ; ver apéndice. Las suposiciones básicas
consideradas en la solución se describen a continuación :
1) Saturación completa
2) La ley de Dárcy es válida
3) Las deformaciones del suelo son pequeñas comparadas con la altura de la muestra (Teoría infinitesimal)
4) La consolidación se calcula con base en la disipación de la presión de poros.
5) El esfuerzo total aplicado en cada punto de la muestra es constante (σT = constante)
6) La permeabilidad (k), relación de vacíos (e), compresibilidad (av) y el coeficiente de consolidación (Cv)
de la muestra permanece constante durante cada incremento de carga

116
9.03.1 Condiciones de frontera : Las condiciones de frontera tal como se muestran en la Figura 9.07
consisten en que la presión de exceso en la parte superior e inferior del estrato de arcilla son cero a lo largo
del proceso de consolidación y que la presión de exceso para un tiempo igual a cero es constante e igual a
Δp en los otros puntos. Considerando una distribución de presión inicial cualquiera, las condiciones de
frontera se pueden expresar en forma matemática como :

uex(z,t=0) ; uex(z=0,t)=0 ; uex(z=2H,t)=0 9.24

Considerando las condiciones de frontera descritas por las ecuaciones 9.24 la solución general de la
ecuación 9.22 se representa como :
−n2π 2Cvt
1 ∞ 2 ⎛ nπ . z ⎞ 2 H nπ . z
u ex ( z , t ) = ∑e H Sen⎜ ⎟. ∫ u ex ( z , t = 0) Sen( ).dz
H n=1 ⎝ 2H ⎠ 0 2H
9.25

Reemplazando las ecuaciones 9.22 en la 9.24 obtenemos la solución general :

∞ ⎛ nπ .Z ⎞ 2 nπ .Z
Wex ( Z , T ) = ∑ e −n π T Sen⎜
2 2
⎟. ∫ Wex ( Z , T = 0) Sen( ).dz 9.26
n=1 ⎝ 2 ⎠0 2

El término uex(z,t=0) de la En la ecuación 9.25 representa la distribución de presión en el estrato de suelo


para el tiempo igual a cero. En la medida que transcurre el tiempo la presión de exceso (uex(z,t)) se va
disipando produciendo isocronas, tal como se muestra en la Figura 9.09. La consolidación del punto z en el
instante t se define en porcentaje mediante la letra U(z , t), de acuerdo con la figura como :
Δp − u ex ( z , t )
U (z, t ) = x100 9.27
Δp
El porcentaje de consolidación promedio U(t) se define entonces como la diferencia entre el área total de
curva mostrada en la Figura 9.09a) menos el área sombreada. Lo anterior se puede escribir como :
2H
Δp ( 2 H ) − ∫ u ex ( z , t ) dz ⎛ u ( prom, t ) ⎞
U (t ) = 100 z =0 = 100⎜1 − ex ⎟ 9.28a)
Δp ( 2 H ) ⎜ ΔP ⎟
⎝ ⎠
2
2 − ∫ Wex ( Z , T ) dz
U (T ) = 100 z =0
2
(
= 100 1 − W ( prom, T )
ex
) 1
9.28b)

En la Ecuación 9.28a) y 9.28b) U(t) y U(T) representan el porcentaje de consolidación promedio a un


tiempo (t) o factor tiempo (T) determinados y donde el valor del área mostrada en la Figura 9.10b) es igual a
2. A manera de ejemplo, notemos que el valor de uex(z,t=0) para la distribución mostrada en la Figura 9.09
es igual a Δp. Casagrande (1938) y Taylor (1948) encontraron la siguiente aproximación cuando la
distribución inicial de presión es constante como la mostrada en la Figura 9.09; dicha solución se puede
escribir como :
2
π ⎛ U (T ) ⎞
T = ⎜ ⎟ Para U(T) < 60% 9.28c)
4 ⎝ 100 ⎠

T = 1.781 − 0.933Log10 (100 − U (T ) ) Para U(T) > 60% 9.28d)

1
Para una definición de Wex(prom,T) ver ecuación 9.34. uex(prom,t) se define de forma análoga.

117
z

H uex(z,t) Consolidacion

Eje de simetria

ΔP

Figura 9.09. Definición del Porcentaje de consolidación en un punto y el promedio de todos los
puntos.
9.04 Solución por diferencias finitas

La ecuación de la consolidación puede ser resuelta por el método de las diferencias finitas. El método de las
diferencias finitas se efectúa dicretizando el medio continuo en un numero finito de incrementos
diferenciales tal como se muestra en las Figura 9.10b). Efectuando los cambio de variables mostrados por
las ecuaciones 9.23 en la ecuación de la consolidación (9.22) obtenemos :
∂ 2Wex ∂ Wex
= 9.29
∂ Z2 ∂T
Considerando los cambio de variables indicados por las ecuaciones 9.22, las condiciones de frontera
descritas por las ecuaciones 9.24 pueden ser reescritas como :

Wex(Z,T=0)=1 ; Wex(Z=0,T)=0 ; Wex(Z=2,T)=0 9.30

Para poder utilizar el método de las diferencias finitas se debe primero obtener el equivalente al operador
derivada en términos de diferencias finitas. Para tal efecto consideremos la Figura 9.11 donde se muestra
una curva cualquiera con valores definidos en los puntos (i-1) a (i+1) . El operador primera derivada se
puede expresar como la tangente que pasa por los puntos (i-1) e (i+1), así :
1 = y (i + 1) − y (i − 1)
D x Y ≈ .DFC 9.31
2h
El operador de diferencias finitas mostrado con la Ecuación 9.31 se conoce como centrado. El operador
segunda derivada puede ser obtenido aplicando el operador primera derivada a las expresiones obtenidas
tomando el operador primera derivada centrados en los puntos a y b. Lo anterior nos permite escribir :

y (i ) − y (i − 1) y (i + 1) − y (i )
DFa1 = 9.32a) ; DFb1 = 9.32b)
h h
Aplicando el concepto de primera derivada al la primera derivada obtenida por las ecuaciones 9.23a) y
9.23b) obtenemos el operador segunda derivada en diferencias finitas como:

2 DFb1 − DFa1 y (i + 1) − 2 y (i ) + y (i − 1)
DFC = = 9.32c)
h h2

118
uex(Z,T) Uex(Z,T)
0 0
1 1
2 Δz 2 ΔZ
H 3 uex(3,T) 1 3 Uex(3,T)
4 4
5 Eje de 5 Eje de
simetria simetria
6 6

H 1

ΔP 1
Figura 9.10a) Isocrona para un instante t mostrando 9.10b) Isocrona para un instante T. Nótese
10 nodos para el intervalo mostrado. que las variables son adimensionales.

Y=F(X)

y(i-1) y(i) y(i+1)

a b

i-1 i i+1

h h

Figura 9.11. Definición de los operadores de diferencias finitas de primero y segundo grado.

Los operadores mostrados en las ecuaciones 9.32a) y 9.32b) se conocen en la literatura como operadores de
diferencias finitas hacia atrás y adelante, respectivamente. Reemplazando los operadores dados por las
ecuaciones 9.32 en la ecuación 9.29 obtenemos la ecuación de la consolidación en términos de diferencias
finitas así:
ΔT
Wex (i, T + ΔT ) = (Wex (i + 1, T ) − 2Wex (i, T ) + Wex (i − 1, T )) + Wex (i, T ) 9.33
ΔZ 2
ΔT
La convergencia de la ecuación 9.33 se garantiza cuando el valor de F= es menor o igual que 0.25.
ΔZ 2
Para el caso mostrado en las Figuras 9.10 donde ΔZ=0.2 deducimos que : ΔT = 0.25(0.2) 2 = 0.01

9.04.1 Condiciones de frontera (diferencias finitas) :

Con referencia a la Figura 9.10b), para obtener la solución de la ecuación diferencial de la consolidación por
el método de diferencias finitas basta con considerar los nodos de 1 al 5, ya que el resto es simétrico,
considerando que debido a la simetría la presión de exceso del nodo 6 es igual a la del nodo 4.
Consideremos el caso donde la presión de exceso para t=0 es constante e igual Δp esto es :
Uex(Z,T=0)=Δp . La condición de que la presión de exceso es igual a cero para Z=0 esto es
Uex(Z=0,T)=0 , se consigue considerando que Uex(0,T)=0. Para ilustrar el procedimiento mecánico de la
solución miremos los resultados de la tabla 9.01, donde se muestran los resultados para el factor tiempo T
múltiplos de 0.05. Vale anotar que para resolver la ecuación diferencial por el método de las diferencias

119
finitas la tabla resultante va en incrementos del factor tiempo de 0.01 en 0.01. El procedimiento consiste en
utilizar la ecuación 9.33 sucesivamente hasta llegar al porcentaje de consolidación deseado. A manera de
ejemplo efectuaremos los cálculos correspondientes a las iteraciones 1 y 2. La presión de poros promedio,
para un numero “n” de divisiones sobre el rango H, se calcula en general utilizando la ecuación :
n−1
0.5 * Wex (0, T ) + ∑ Wex (i, T ) + 0.5 * Wex ( n, T )
Wex (Pr om, T ) = i =1 9.34
n
El porcentaje de consolidación promedio “U(T)” se calcula restando de 1 la presión de poros promedio y
multiplicando por 100 obteniendo :

U (T ) = 100 * (1 − Wex (Pr om, T ) ) 9.35

Para 5 divisiones, tal como se muestra en la Figura 9.10b) la presión de poros promedio se calcula como :
Wex (1, T ) + Wex ( 2, T ) + Wex (3, T ) + Wex ( 4, T ) + 0.5 * Wex (0, T )
Wex (Pr om, T ) =
5
Iteración 1)
Wex(1,0+DT) = 0.25*( Wex(0,0)+2* Wex(1,0)+ Wex(2,0) ) + Wex(1,0+DT) = 0.25*(0-2+1) + 1 = 0.75
Wex(2,0+DT) = 0.25*( Wex(1,0)+2* Wex(2,0)+ Wex(3,0) ) + Wex(2,0+DT) = 0.25*(1-2+1) + 1 = 1.00
Wex(3,0+DT) = 0.25*( Wex(2,0)+2* Wex(3,0)+ Wex(4,0) ) + Wex(3,0+DT) = 0.25*(1-2+1) + 1 = 1.00
Wex(4,0+DT) = 0.25*( Wex(3,0)+2* Wex(4,0)+ Wex(5,0) ) + Wex(4,0+DT) = 0.25*(1-2+1) + 1 = 1.00
Wex(5,0+DT) = 0.25*( Wex(4,0)+2* Wex(5,0)+ Wex(6,0) ) + Wex(5,0+DT) = 0.25*(1-2+1) + 1 = 1.00
Wex(6,0+DT) = Wex(4,0+DT) = 1.00
Wex(Prom,0.01) = ( 0.75+1.00+1.00+1.00+0.5*1.00)/5 = 0.85
W(Prom,0.01) = 100*(1-0.85) = 15%

Iteración 2)
Wex(1,0.01+DT)=0.25*(Wex(0,0.01)+2* Wex(1,0.01)+Wex(2,0.01) )+Wex(1,0.01)=0.25*(0-2*0.75+1)+0.75= 0.63
Wex(2,0.01+DT)=0.25*(Wex(1,0.01)+2* Wex(2,0.01)+Wex(3,0.01) )+Wex(2,0.01)=0.25*(0.75-2+1)= 0.94
Wex(3,0.01+DT)=0.25*(Wex(2,0.01)+2* Wex(3,0.01)+Wex(4,0.01) )+Wex(3,0.01)=0.25*(1-2+1)= 1.00
Wex(4,0.01+DT)=0.25*(Wex(3,0.01)+2* Wex(4,0.01)+Wex(5,0.01) )+Wex(4,0.01)=0.25*(1-2+1)= 1.00
Wex(5,0.01+DT)=0.25*(Wex(4,0.01)+2* Wex(5,0.01)+Wex(6,0.01) )+Wex(5,0.01)=0.25*(1-2+1)= 1.00
Wex(6,0.01+DT)=Wex(4,0.01+DT)=1.0
Wex(Prom,0.02) = ( 0.63+0.94+1.00+1.00+0.5*1.00)/5 = 0.81
W(Prom,0.02) = 100*(1-0.85) = 18.8%

Iteración 3)
Wex(1,0.02+DT)=0.25*(Wex(0,0.02)+2* Wex(1,0.02)+Wex(2,0.02) )+Wex(1,0.02)=0.25*(0-2*0.63+0.94)+0.63= 0.55
Wex(2,0.02+DT)=0.25*(Wex(1,0.02)+2* Wex(2,0.02)+Wex(3,0.02) )+Wex(2,0.02)=0.25*(0.63-2*0.94+1)= 0.88
Wex(3,0.02+DT)=0.25*(Wex(2,0.02)+2* Wex(3,0.02)+Wex(4,0.02) )+Wex(3,0.02)=0.25*(0.94-2+1)= 0.98
Wex(4,0.02+DT)=0.25*(Wex(3,0.02)+2* Wex(4,0.02)+Wex(5,0.02) )+Wex(4,0.02)=0.25*(1-2+1)= 1.00
Wex(5,0.02+DT)=0.25*(Wex(4,0.02)+2* Wex(5,0.02)+Wex(6,0.02) )+Wex(5,0.02)=0.25*(1-2+1)= 1.00
Wex(6,0.02+DT)=Wex(4,0.02+DT)=1.0
Wex(Prom,0.03) = ( 0.55+0.88+0.98+1.00+0.5*1.00)/5 = 0.81
W(Prom,0.03) = 100*(1-0.85) = 18.8%

Iteración 4)
Wex(1,0.03+DT)=0.25*(Wex(0,0.03)+2* Wex(1,0.03)+Wex(2,0.03) )+Wex(1,0.03)=0.25*(0-2*0.55+0.88)+0.63= 0.49
Wex(2,0.03+DT)=0.25*(Wex(1,0.03)+2* Wex(2,0.03)+Wex(3,0.03))+Wex(2,0.03)=0.25*(0.552*0.88+0.98)=0.82
Wex(3,0.03+DT)=0.25*(Wex(2,0.03)+2* Wex(3,0.03)+Wex(4,0.03) )+Wex(3,0.03)=0.25*(0.88-2*.98+1)= 0.96
Wex(4,0.03+DT)=0.25*(Wex(3,0.03)+2* Wex(4,0.03)+Wex(5,0.03) )+Wex(4,0.03)=0.25*(0.98-2+1)≈ 1.00
Wex(5,0.03+DT)=0.25*(Wex(4,0.03)+2* Wex(5,0.03)+Wex(6,0.03) )+Wex(5,0.03)=0.25*(1-2+1)= 1.00
Wex(6,0.03+DT)=Wex(4,0.03+DT)=1.0
Wex(Prom,0.04) = ( 0.49+0.82+0.96+1.00+0.5*1.00)/5 = 0.75
W(Prom,0.04) = 100*(1-0.85) = 24.6%

120
Iteración 5)
Wex(1,0.04+DT)=0.25*(Wex(0,0.04)+2* Wex(1,0.04)+Wex(2,0.04) )+Wex(1,0.04)=0.25*(0-2*0.49+0.82)+0.63= 0.45
Wex(2,0.04+DT)=0.25*(Wex(1,0.04)+2* Wex(2,0.04)+Wex(3,0.04) )+Wex(2,0.04)=0.25*(0.49-2*0.82+0.96)= 0.77
Wex(3,0.04+DT)=0.25*(Wex(2,0.04)+2* Wex(3,0.04)+Wex(4,0.04) )+Wex(3,0.04)=0.25*(0.82-2*.96+1)= 0.93
Wex(4,0.04+DT)=0.25*(Wex(3,0.04)+2* Wex(4,0.04)+Wex(5,0.04) )+Wex(4,0.04)=0.25*(0.96-2+1)= 0.99
Wex(5,0.04+DT)=0.25*(Wex(4,0.04)+2* Wex(5,0.04)+Wex(6,0.04) )+Wex(5,0.04)=0.25*(1-2+1)= 1.00
Wex(6,0.04+DT)=Wex(4,0.04+DT)=1.0
Wex(Prom,0.05) = ( 0.45+0.77+0.93+0.99+0.5*1.00)/5 = 0.73
W(Prom,0.05) = 100*(1-0.85) = 27.1%

Consolidación = 1 - u ex/Δ P Valor de T


0 0,010
Altura de la Muestra (z/H)

0,050
0,2
0,100
0,4 0,200
0,300
0,6 0,400
0,8 0,500
0,600
1 0,700
0,0 0,2 0,4 0,6 0,8 1,0 0,848
Presion de Poros (uex/Δ P) 1,500

Figura 9.12a). Isocronas por diferencias finitas mostrando Z desde 0 hasta 1 (Ecuación 9.33).

Exacta
Dif. Fin (5 div)
Dif. Fin (10 div)
0,0

20,0

40,0

60,0

80,0
rm
P
ó
c %
C
n
o
d
lia
s
e

100,0
0,01 0,10 1,00 10,00
Factor Tiempo

Figura 9.12b). Comparación solución exacta con (diferencias finitas, Ecuaciones 9.33 y 9.35).

9.05 Determinación de los Parámetros de Consolidación en el Laboratorio

9.05.1 Determinación de 0% de Consolidación. La Figura 9.13 en la página 118 ilustra el procedimiento


utilizado para determinar la línea de cero por ciento para muestras parcialmente saturadas. El procedimiento
consiste en escoger un punto arbitrario sobre la porción curva inicial de la muestra, dividir el tiempo
seleccionado por 4 colocar una línea (bc) que pase por el punto seleccionado. La línea de cero por ciento
corresponderá entonces a l alinea tal que la distancia (bc) sea igual a la (ab), tal como se muestra en la
figura. Nótese que este procedimiento gráfico se basa en la propiedad de la curva de que la primera porción
es una parábola.

121
Tabla 9.01 Mostrando solución de la ecuación diferencial de la consolidación para un número de
5 divisiones sobre el tramo “H” mostrado en la Figura 9.10b).
Iteración Presión de exceso Presi Cons. Factor % de
ΔT Nodo 0 Nodo 1 Nodo 2 Nodo 3 Nodo 4 Nodo 5 Nodo 6 Prom. Prom. Tiemp Cons.
0 0.00 0.00 1.00 1.00 1.00 1.00 1.00 1.00 0.90 10.0
1 0.01 0.00 0.75 1.00 1.00 1.00 1.00 1.00 0.85 15.0 0.01 11.3
2 0.02 0.00 0.63 0.94 1.00 1.00 1.00 1.00 0.81 18.8 0.03 16.0
3 0.03 0.00 0.55 0.88 0.98 1.00 1.00 1.00 0.78 21.9 0.04 19.5
4 0.04 0.00 0.49 0.82 0.96 1.00 1.00 1.00 0.75 24.6 0.05 22.6
5 0.05 0.00 0.45 0.77 0.93 0.99 1.00 0.99 0.73 27.1 0.05 25.2
10 0.10 0.00 0.34 0.62 0.81 0.91 0.95 0.91 0.63 37.0 0.10 35.7
15 0.15 0.00 0.28 0.52 0.71 0.82 0.86 0.82 0.55 44.8 0.15 43.3
20 0.20 0.00 0.24 0.46 0.62 0.73 0.77 0.73 0.49 51.4 0.20 50.1
25 0.25 0.00 0.21 0.40 0.55 0.65 0.68 0.65 0.43 57.1 0.25 56.0
30 0.30 0.00 0.19 0.35 0.49 0.57 0.60 0.57 0.38 62.1 0.30 61.1
35 0.35 0.00 0.16 0.31 0.43 0.50 0.53 0.50 0.33 66.5 0.35 65.7
40 0.40 0.00 0.14 0.28 0.38 0.45 0.47 0.45 0.30 70.4 0.40 69.7
45 0.45 0.00 0.13 0.24 0.34 0.39 0.41 0.39 0.26 73.9 0.45 73.2
50 0.50 0.00 0.11 0.22 0.30 0.35 0.37 0.35 0.23 76.9 0.50 76.3
55 0.55 0.00 0.10 0.19 0.26 0.31 0.32 0.31 0.20 79.6 0.55 79.1
60 0.60 0.00 0.09 0.17 0.23 0.27 0.29 0.27 0.18 82.0 0.60 81.5
65 0.65 0.00 0.08 0.15 0.20 0.24 0.25 0.24 0.16 84.1 0.65 83.7
70 0.70 0.00 0.07 0.13 0.18 0.21 0.22 0.21 0.14 85.9 0.70 85.6
75 0.75 0.00 0.06 0.12 0.16 0.19 0.20 0.19 0.12 87.6 0.75 87.3
80 0.80 0.00 0.05 0.10 0.14 0.17 0.17 0.17 0.11 89.0 0.80 88.7
85 0.85 0.00 0.05 0.09 0.12 0.15 0.15 0.15 0.10 90.3 0.85 90.1
90 0.90 0.00 0.04 0.08 0.11 0.13 0.14 0.13 0.09 91.4 0.90 91.2
95 0.95 0.00 0.04 0.07 0.10 0.11 0.12 0.11 0.08 92.4 0.95 92.2
100 1.00 0.00 0.03 0.06 0.09 0.10 0.11 0.10 0.07 93.3 1.00 93.1
105 1.05 0.00 0.03 0.06 0.08 0.09 0.09 0.09 0.06 94.1 1.05 93.9
110 1.10 0.00 0.03 0.05 0.07 0.08 0.08 0.08 0.05 94.8 1.10 94.6
115 1.15 0.00 0.02 0.04 0.06 0.07 0.07 0.07 0.05 95.4 Exact
120 1.20 0.00 0.02 0.04 0.05 0.06 0.06 0.06 0.04 95.9
125 1.25 0.00 0.02 0.03 0.05 0.05 0.06 0.05 0.04 96.4
130 1.30 0.00 0.02 0.03 0.04 0.05 0.05 0.05 0.03 96.8

9.05.2 Determinación de t50 y t90 por el método de Taylor. La Figura 9.14 muestra el soporte teórico del
procedimiento propuesto por Taylor para determinar el 90 por ciento y por ende el 50 y el ciento de
consolidación primaria. El cero por ciento de la consolidación primaria se obtiene polongando la parte recta
inicial de la curva hasta intersectar el cero en la escala de raíz cuadrada del tiempo. El procedimiento
propuesto por Taylor arroja en general valores diferentes a los obtenidos por el método semilogarítmico
debido a las discrepancias que existen entre la teoría y las propiedades de la muestra.

9.05.3 Determinación de t50 y t90 por el método de Casagrande. En la Figura 9.15 se muestra los
resultados de laboratorio de una curva de consolidación en forma semi-logarítmica. Nótese que la parte de
la curva para tiempos superiores a 250 minutos no es horizontal sino que se produce una línea recta
inclinada. Este fenómeno se observa en la mayoría de las muestras ensayadas a presiones superiores a la
máxima presión de preconsolidación y se conoce como compresión secundaria; el comportamiento de la
muestra en la parte inicial de la curva se conoce como consolidación primaria. Como se estudio en este
capitulo, la consolidación primaria se produce debido a disipación de las presiones de exceso de la muestra
siguiendo la ley de Darcy. Mediciones cuidadosas de las presiones de poro durante la consolidación

122
secundaria indican que las presiones de poro son esencialmente iguales a cero y no explican la compresión
de la muestra. No existe una explicación clara sobre el modelo físico que produce este fenómeno pero se
supone que se debe a reordenamiento de las partículas de arcilla debido al desbalance iónico originado por
el acercamiento de las partículas, donde las partículas se deslizan unas con respecto a otras buscando el
equilibrio iónico óptimo lo cual conduce a la reducción en la relación de vacíos. Investigaciones efectuadas
por el suscrito en la Universidad de Connecticut, Covo 2001, indican que aun después de una semana la
consolidación secundaria continúa en muestras de laboratorio de una pulgada de espesor. El ensayo de
consolidación unidimensional tal como fue propuesto por Terzaghi está estandarizado por la norma ASTM
D2435-90. El ensayo se efectúa en un recipiente cilíndrico donde se coloca la muestra con drenaje por la
parte inferior y superior (Drenaje doble), tal como se muestra en la Figura 9.07, o por la parte superior
únicamente (Drenaje sencillo). Las cargas se aplican de tal forma que el siguiente incremento representa el
doble de la carga del ciclo anterior ; la nueva carga generalmente se aplica generalmente por un período de
24 horas pero puede ser mas corto dependiendo de la rapidez con que la muestra se comprima. En suelos
constituidos por limos gruesos, el nuevo incremento puede sostenerse por tiempos tan cortos como 10
minutos debido a la relativa alta permeabilidad de estos suelos. De otra parte, cuando se desea precisar la
consolidación secundaria cada carga puede mantenerse por varios días o incluso meses.
Factor Tiempo
0.01 0.10 1.00 10.00
0.0 a 0% Consolidacion

b
20.0
% de Consolidacion

40.0
Exacta
60.0

80.0

100.0

Figura 9.13. Determinación de la línea de cero por ciento consolidación para


muestras parcialmente saturadas

9.05.4 Determinación del coeficiente de consolidación (Cv). Utilizando los resultados de la Tabla 9.01 o
las ecuaciones 9.28c) y 9.28d) podemos obtener:
T50 = 0.196 y T90 = 0.848
Utilizando la Ecuación 9.23a) podemos escribir:
H 2T H 2T
Cv = 90
y Cv = 50
.
90 t 50 t
90 50
Utilizando los resultados de las ecuaciones anteriores en conjunción con los t50 y t90 dela Figura 9.15
podemos obtener los coeficientes de consolidación párale 50 y el 90 por ciento de consolidación. Los
valores de Cv mostrados en la Figura 9.16 fueron obtenidos mediante el promedio de los coeficientes de
consolidación al 50 y 90 por ciento de consolidación.

9.05.5 Correlación entre el límite líquido y el coeficiente de consolidación En la Figura 9.16 se presenta
los rangos de variación del coeficiente de consolidación Cv. Según esta fuente, el coeficiente de
consolidación (Cv en cm2/s) se puede expresar en función del límite líquido expresado en porcentaje de
manera aproximada como:
2.8
Cv = 9.36
LL2

123
Factor Tiempo
0.0 0.2 0.4 0.6 0.8 1.0 1.2 1.4 1.6 1.8
0% Consolidacion
0.0
10.0
20.0

% de Consolidacion
30.0
40.0
50.0 Exacta
60.0
70.0
80.0
90.0
100.0
a 0.88 1.01
1.15a

Figura 9.14. Determinación del 90 por ciento de consolidación según el método propuesto por Taylor

Tiempo vs Lectura Dial


0% Consolidación Metodo de Cagrande 4 Kg/cm2

1470
1450
1430
Lectura Dial Pulgx10-4

1410
1390 50% Consolidación
1370
1350
1330
1310
90% Consolidación
1290
1270 100% Consolidación
1250 t90
t50
0.1 1 10 100 1000 10000
Tiempo en Minutos
Figura 9.15 Determinación de la línea de cero por ciento consolidación y la de 100%
de consolidación en una muestra de laboratorio por el método semi-logarítmico.
-2.008
CORRELACION ENTRE Cv y LL Cv = 2.793(LL)
Coeficiente de Consolidación

0.1
Regresión
Inalteradas
Muetras Precomprimidas por
Cv (cms2/s)

0.01 Datos Uni C/gna


encima de este límite
Reg. Uni C/gna
0.001 Manual Navy

Muestras Completamente Remol-


deadas por debajo de este Límite
0.0001
20 40 60 80 100
Límite Líquido
Figura 9.16. Correlación aproximada entre el coeficiente de consolidación Cv y
el límite líquido de la (U.S. Navy, 1986) y Universidad de Cartagena 1996 y 1998.

124
9.06 Consolidación con compresión secundaria.

Investigaciones efectuadas sobre la consolidación secundaria indican que la compresión ocurre siguiendo
una línea recta tal como se muestra en la Figura 9.15. La pendiente de la mencionada curva semi-
logarítmica en función de la relación de vacíos (Cα), conocida como el índice de compresión secundaria, se
puede expresar como :
⎛tf ⎞
Δ e = Cα .Log 10 ⎜⎜ ⎟⎟ 9.37a)
⎝ to ⎠
El valor de Cα se puede estimar en función del índice de compresión secundaria modificado, del gráfico
mostrado en la Figura 9.17, teniendo en cuenta que :

Cα = Cαε (1 + e P ) 9.37b)
El índice de compresión secundaria se puede obtener aproximadamente de la Tabla 9.02 en función del
índice de compresión secundaria Cc dado por la Ecuación 9.02a) o 9.02b), dependiendo de si el cargue
ocurre sobre la rama virgen o precomprimida.

El examen de la información contenida en la Tabla 9.02 analizada a la luz de las Ecuaciones 9.70 indica que
el coeficiente C tendrá un mayor valor en la medida en que Cα disminuye y Cc aumenta. Valores
excepcionalmente grandes de Cc/Cα se presentan cuando la arcilla presenta coeficientes de compresión
secundaria bajos, como es el caso del Kaolin de Geogia de los Estados Unidos de América.

9.06.01. Teoría de consolidación con compresión secundaria de Barden.

La compresión secundaria ocurre bajo un esfuerzo efectivo constante en apariencia. El examen de la Figura
9.18b) junto con la ecuación 9.39 indica que debe existir una componente microscópica de esfuerzo que
origina la fase de compresión secundaria. Este componente se muestra gráficamente como un
amortiguador viscoso en las Figuras 9.18b). Dicho esfuerzo fue designado como esfuerzo viscoso por
Barden. Es importante anotar que el mecanismo de la consolidación secundaria empieza a operar desde el
inicio del proceso de la consolidación junto con el de disipación de presión de poros. De otra parte, el
único mecanismo que opera durante la fase de la compresión secundaria es el esfuerzo viscoso. Los
investigadores no han propuesto un mecanismo que explique el proceso de consolidación secundaria.
1 1 Arcilla de Whangamarino (New land y Alley, 1960)
2 Arcilla Limosa de Ciudad de Mejico, (Leonard y Girault, 1961)
3 Limo Órganico Calcareo (Wahls, 1962)
)

4 Arcilla de Leda (Craw ford, 1965) 6


Secundaria Modificado (C
Indice de Compresión

5 Arcilla Plástica de Noruega (Bjerrum, 1967)


0,1 6 Turba Amorfa y Fibrosda (Lee y Braw ner, 19 63) 2
7 Muskeg Canadiense (Adam, 1965)
8 Depósitos Marinos Órganicos (Keane, 1965) 1
9 Arcilla Azul de Boston (Horn y Lambe, 1965) 3 7
10 Arcilla Azul de Chicago (Peck, Personal Files) 8
5
11 Arcilla Limosa Organica (Jonas, 1965) 4
0,01 11
Limos Organicos (Moran, et al, 1958)
Regresión

10 9

0,001
1 10 100 1000
Contenido de Humedad
Figura 9.17. Correlación aproximada entre el índice de compresión secundaria Cαε y
la humedad natural (Mesri 1973)

125
Tabla 9.02. Valores de Cc/Cα para suelos Naturales*
Tipo de Suelo Cc/Cα
Limos Orgánicos 29 17
Turba Amorfa y Fibrosa 29 12
Musket Canadiense 11 10
Arcilla Leda de Canadá 33 17
Arcilla Sueca Posglacial 33 14
Arcilla Azul Blanda de Victoria, C.B 38
Arcillas y Limos Orgánicos 25 17
Arcilla Sensitiva de Porttand, ME 40 18
Lodo de la Bahía de San Francisco 25 17
Arcilla Laminada de New Liskeard, Canada 33 17
Arcilla de Ciudad de Méjico 33 29
Limo del Río Hudson 33 17
Arcilla del valle del río Connecticut remoldeada 51 32
Arcilla Limosa Órgánica de New Haven, CT. 25 13
* Modificado de Mesri y Godlewsky, 1977 y Covo, 2001.

9.06.01.01 Teoría de la consolidación con compresión secundaria y propiedades constantes.

La descripción del proceso de consolidación secundaria se puede efectuar combinando la ecuación


diferencial obtenida por Terzaghi con el mecanismo del amortiguador viscoso mostrado en la Figura 9.18b).
Esta figura indica que la deformación que sufre el amortiguador debe ser igual a la que sufre el resorte que
representa la estructura del suelo. La ecuación diferencial de Terzaghi (9.22) se puede modificar
obteniendo la de Barden (1969):
∂ 2U ex ∂μ K v (1 + eo ) Cv . t z uex
=− Con: C v = , T = , Z= , U ex = ,
∂Z 2
∂T av γ w H2 2H ΔP
Δσ '
, μ= (Grado de compresión)
ΔP
y HO = Máxima distancia de drenaje 9.38

La ecuación que controla el amortiguador viscoso se puede expresar como:


∂ε ⎡C τ '⎤
= B Sinh ⎢ ' ⎥
9.39
∂T ⎢⎣ σ f ⎥⎦
El esfuerzo viscoso del amortiguador conduce el mecanismo de compresión secundaria, el cual opera desde
el inicio del proceso de consolidación. Cuando el incremento de esfuerzo (ΔP) es aplicado al suelo el
esfuerzo efectivo de Terzaghi se puede escribir como:
ΔP + τ'O = uex + Δσ' + τ' 9.40

Donde τ 'o es el esfuerzo viscoso remanente del incremento anterior (Sidhan 1976). Considerando que
HO
μ= ε , donde ρ se refiere al asentamiento para μ=1 y HO = la altura inicial de la muestra.
ρ ( μ = 1)
La ecuación 9.39 se puede re-escribir como:
∂μ HOB ⎡C τ '⎤
= Sinh ⎢ ' ⎥ 9.41
∂T ρ ( μ = 1) ⎣⎢ σ f ⎦⎥

126
⎡ C ΔP ⎤ ⎡ τ'⎤ ⎡ τ O' ⎤
Llamando A = ⎢ ⎥ , τ = ⎢ ΔP ⎥ y Q = ⎢ ⎥ y dividiendo y multiplicando la ecuación 9.41 por
⎢⎣ σ f ⎥⎦ ⎣ ⎦ ⎣ ΔP ⎦
'

ΔP, obtenemos:
∂μ HO B
= Sinh(A(1 + Q - Uex - μ)) 9.42
∂T ρ ( μ = 1)

Una forma adimensional de la ecuación 9.42 se puede escribir como:


∂μ 1
= Sinh(A(1 + Q - Uex - μ)) 9.43
⎡ H BA ⎤ A
∂⎢ O t⎥
⎣ ρ ( μ = 1) ⎦

mV y TS se pueden expresar como:


ρ ( μ = 1)
HO
m.V = 9.44a)
ΔP

H O BA H O BCΔP BC
TS = t= t= t 9.44b)
ρ ( μ = 1) ρ ( μ = 1)σ f
'
mV σ 'f
Resolviendo para B podemos escribir:
TS mV σ '
f
B= 9.45
BCt
Reemplazando la ecuación 9.44b) en 9.42 obtenemos:
∂μ 1
= Sinh(A(1 + Q - Uex - μ)) 9.46
∂ TS A
T
Para tener el mismo factor tiempo en las ecuaciones 9.46 y 9.38 definimos M= , obteniendo:
TS
∂μ 1
= Sinh(A(1 + Q - Uex - μ)) 9.47
∂ T MA
La solución simultanea de las ecuaciones 9.47 y 9.38 nos da la solución del problema de la compresión
secundaria; esta solución nos permite obtener valores teóricos para el grado de compresión, presión de
poros y esfuerzo viscoso a lo largo de la muestra que se consolida.

El sistema de ecuaciones simultaneas formadas por la 9.47 y 9.38 no tiene una solución cerrada. La
solución se puede obtener transformando las ecuaciones diferenciales en términos de diferencias finitas.
Reemplazando los operadores de diferencias finitas mostradas en la Sección 9.04, obtenemos:
μ (i, T + ΔT ) − μ (i, T ) 1
= Sinh(A(1 + Q - Uex(i,T) - μ(ι,Τ ) )) 9.48a)
Δ.T MA

U e. x (i + 1, T ) − 2U e. x (i, T ) + U e. x (i − 1, T ) μ (i, T + ΔT ) − μ (i, T )


=− 9.48b)
Δ.Z 2
ΔT
La metodología utilizada para obtener la solución se puede describir como sigue:

127
1) El grado de compresión en cada nodo puede ser evaluado para el siguiente incremento de tiempo
utilizando la ecuación 9.48a)
2) La presión de poros se puede calcular por medio de la ecuación 9.48b).

La presión de poros al tiempo T=T+ΔT no se puede obtener de forma directa debido a la forma de la
ecuación 9.48b). El procedimiento utilizado fue propuesto por Barden (1968); requiere de estimar primero
la presión de poros en el nodo Nd utilizando la ecuación 9.48b). La presión de poros en el nodo Nd -1 y
en adelante puede ser calculada utilizando la misma ecuación. Este procedimiento es continuado hasta que
la presión de poros en el nodo 1 es obtenida. Si el valor obtenido en este nodo es menor que cero,
entonces la presión de poros asumida fue muy baja y es necesario asumir una presión ligeramente superior.
Por le contrario si el valor en el nodo 1 es mayor que cero entonces se deberá asumir un valor menor. El
procedimiento es continuado hasta que la presión de poros calculada en el nodo 1 es cero, dentro de la
aproximación deseada. Las Figuras 9.19a) hasta la 9.19d) muestra la solución para varios casos de A y M.
Nótese que el esfuerzo viscoso toma una parte substancial del esfuerzo aplicado ΔP. Una comparación
entre las Figuras 9.19a) a la 9.19d) indica que para valores pequeños de M la consolidación ocurre más
rápido. De otra parte, entre mayor es el valor de A, la consolidación ocurre mas rápidamente.

Z
i+1 ΔZi
i ΔZi
i-1

Nd
Nd+1
a) Modelo de Hook b) Modelo de Maxwell c) Distribución de Nodos

Figura 9.18. Modelos reológicos y esquema general para solución por diferencias finitas.

A=15 - M=5000 - Q=0.1


0,0
Compresión

0,2 Grado de Comp.


Grado de

0,4 Presion Poros


0,6
Esfuerzo Visc.
0,8
1,0
0,1 1 10 100
Factor Tiempo
Figura 9.19a) Consolidación con pequeña deformación y compresión secundaria.

A=15 - M=20000 - Q=0.1


0,0
Compresión

0,2
Grado de

Grado de Comp.
0,4
Presion Poros
0,6
0,8 Esfuerzo viscoso
1,0
0,1 1 10 100
Factor Tiempo
Figura 9.19b) Consolidación con pequeña deformación y compresión secundaria.

128
A=20 - M=5000 - Q=0.1
0,0

Compresión
0,2
Grado de
Grado de Comp.
0,4
0,6 Presion Poros
0,8 Esfuerzo viscoso
1,0
0,1 1 10 100

Factor Tiempo
Figura 9.19c) Consolidación con pequeña deformación y compresión secundaria.

A=20 - M=20000 - Q=0.1


0,0
0,2
Compresión

Grado de Comp.
Grado de

0,4
Presion Poros
0,6
Esfuerzo viscoso.
0,8
1,0
0,1 1 10 100
Factor Tiempo

Figura 9.19d) Consolidación con pequeña deformación y compresión secundaria.

9.06.01.02 Solución general aproximada para propiedades constantes.

Una solución aproximada de las ecuaciones diferenciales simultanea 9.48a) y 9.48b) se puede obtener
desacoplando el problema. Desacoplando las ecuaciones nos permite obtener el coeficiente de
consolidación de manera sencilla una vez los parámetros viscosos son obtenidos. De esta forma se obtiene
una solución cerrada de cada una de las partes. El objetivo de esta solución es obtener el parámetro
viscoso M, el cual será utilizado para obtener la solución por diferencias finitas.

Las soluciones de cada una de las ecuaciones se pueden describir tal como se muestran a continuación:

1 ⎡ EXP(T / M − D) + 1⎤
μ 2= 1 + Q − LN ⎢ ⎥ 9.49a)
A ⎣ EXP(T / M − D) − 1⎦

⎧ ⎡ EXP[A(1 + Q − μ 2 )] − 1⎤ ⎫
T = M ⎨ D − LN ⎢ ⎥⎬
⎣ EXP[A(1 + Q − μ 2 )] + 1⎦ ⎭
9.49b)

⎡ EXP[ A(1 + Q)] − 1⎤


Con: D = LN ⎢ ⎥
⎢⎣ EXP[ A(1 + Q)] + 1⎥⎦

La solución de Terzaghi se puede escribir como:

129
4T
μ 1= Para μ1 < 0.60 9.50a)
π
μ 1= 1 − 10[−1.0718*T −0.0911] Para μ1 > 0.60 9.50b)

La solución aproximada para un factor tiempo T se obtiene multiplicando las soluciones desacopladas
obteniendo:
μAprox = μ1 μ2 9.51

La Figuras 9.20 muestran la comparación entre la solución por diferencias finitas y la desacoplada. Nótese
que la solución desacoplada se encuentra debajo de la de diferencias finitas. Con el objeto de convertir la
ecuación 9.51 en una solución exacta, efectuamos un estudio extenso, donde soluciones fueron obtenidas
para valores de A y M comprendidos entre 10 y 100 y desde 10,000 a 60,000, respectivamente. Las
μ .( Fin.Dif )
Figuras 9.21a) hasta la 9.21d) muestran el valor de Fμ = como una función de M
μ .( Approx)
manteniendo A y el factor tiempo constantes. Estos resultados indican que el valor de Fμ es
aproximadamente constante sobre valores de M relativamente grandes. La discrepancia observada en la
Figura 9.21a) ocurre para valores de μ(Diferencias Finitas) menores que 10%. EL valor de Fμ es
esencialmente uno para valores del factor tiempo (T) mayores que 20, lo cual indica que la ecuación 9.51
representa la solución exacta para valores de T mayores que 20. En forma matemática podemos escribir:
μ (FD) = Fμ *[ μ1 μ2] 9.52

La Ecuación 9.49a) indica que el máximo grado de consolidación es iguala a (1+Q ), esto como resultado
del comportamiento mostrado en la Figura 9.18, el cual es causado por el incremento de esfuerzo efectivo
debido a la fluencia lenta de la arcilla del cargue anterior. Los valores de Fμ fueron entonces promediados
para el rango estudiado de M. Figura 9.22 muestra un gráfico donde las variables independientes son A y T.
De aquí podemos inferir que el valor de Fμ se puede aproximar para el rango mostrado como una línea recta,
obteniendo:
Fμ = d1 + d2 *(A) 9.53

A=26 - M=1623 - Q=0.07


0,0
0,2
compresión
Grado de

0,4 Dif. Finitas


0,6 Desacoplada
0,8
1,0
0,01 0,1 1 10 100
Factor Tiempo
Figura 9.20. Comparación entre la solución desacoplada y la de diferencias finitas.

130
A=10
1,2

μ (FD)/μ (Desacop.)
T=.5
1,1 T=1
T=3
1,0
T=5
0,9 T=10
0,8 T=30
10000 20000 30000 40000 50000 60000
Valor de M

Figura 9.21a). Valor de Fμ en función de M, A y T.

A=15
1,0
μ (FD)/μ (Desacop.)

T=.5
0,9 T=1
T=3
T=5
0,8
T=10
T=30
0,7
10000 20000 30000 40000 50000 60000
Valor de M

Figura 9.21b). Valor de Fμ en función de M, A y T.

A=20
1,0
μ (FD)/μ (Desacop.)

T=.5
0,9 T=1
T=3
0,8 T=5
T=10
T=30
0,7
10000 20000 30000 40000 50000 60000
Valor de M

Figura 9.21c). Valor de Fμ en función de M, A y T.

131
A=25
1,0
T=.5
μ (FD)/μ (Desacop.) T=1
0,9
T=3
T=5
0,8 T=10
T=30
0,7
10000 20000 30000 40000 50000 60000
Valor de M

Figura 9.21d). Valor de Fμ en función de M, A y T.

μ(FD) debe ser mayor que 0.10


1.0 T=.5
μ(FD)/μ(desacop.)

T=1
0.9 T=3
T=5
0.8 T=10
T=30
0.7
15 20 25
Valor de A

Figura 9.22. Valores de Fμ en función de A y T .

Tabla 9.03. Coeficiente de regresión lineal de la ecuación 9.53.

T d1 d2
0.5 0.7350 0.00450
1.0 0.7337 0.00550
3.0 0.8647 0.00316
5.0 0.9102 0.00236
10.0 0.9512 0.00136
30.0 0.9824 0.00052

La Figura 9.23 muestra la variación de Fμ sobre un rango de A mayor, variando desde 10 hasta 100. Los
datos muestran que la relación de A y M con Fμ no es lineal. Una solución fue entonces obtenida para cada
uno de los rangos mostrados en las tablas 9.03 y las ecuaciones 9.54 y 9.55a) a 9.55c).

Fμ = aA2 + bA + c 9.54

Los valores de a, b y c se pueden expresar a su vez en función del factor tiempo como:

a = ca´(0) + ca´(1)T + ca´(2)T2 + ca´(3)T3 9.55a)

b = cb´(0) + cb´(1)T + cb´(2)T2 + ca´(3)T3 9.55b)

132
c = cc´(0) + cc´(1)T + cc´(2)T2 + cc´(3)T3 9.55c)
CONSOLIDACION SECUNDARIA
1,0

0,9 Valor de A
Valor de F

10
0,8
20
0,7 50
100
0,6

0,5
0,01 0,1 1 10 100
Factor Tiempo

Figura 9.23. Valores de Fμ en función de A y T.

Los valores de los parámetros ca´(i), cb´(i) cc´(i) se muestran en las tablas C.02 como:

Tabla 9.04a)
T=0.01 - 0.1
ca´ cb´ cc´
c(0) 5.612E-07 1.875E-03 8.088E-01
c(1) -2.995E-03 3.798E-01 -8.159E+00
c(2) 7.505E-02 -9.584E+00 2.134E+02
c(3) -4.723E-01 6.006E+01 -1.366E+03

Tabla 9.04b)
T=0.1 – 1.0
ca´ cb´ cc´
c(0) -2.471E-05 4.736E-03 7.626E-01
c(1) 5.414E-05 -8.610E-03 -1.713E-02
c(2) -1.499E-04 2.135E-02 -1.011E-01
c(3) 9.363E-05 -1.297E-02 1.134E-01

Tabla 9.04c)
T=1.0 - 10.0
ca´ cb´ cc´
c(0) -4.101E-05 6.597E-03 6.422E-01
c(1) 1.697E-05 -2.467E-03 1.361E-01
c(2) -2.954E-06 3.996E-04 -2.157E-02
c(3) 1.633E-07 -2.122E-05 1.119E-03

133
Tabla 9.04d)
T=10.0 – 40.0
ca´ cb´ cc´
c(0) -4.993E-06 1.047E-03 9.409E-01
c(1) 1.678E-07 -4.218E-05 3.061E-03
c(2) -1.225E-09 4.954E-07 -5.989E-05
c(3) 4.367E-13 -1.779E-09 3.509E-07

Tabla 9.04e)
T > 40.0
ca´ cb´ cc´
c(0) 0.000E+00 0.000E+00 1.000E+00
c(1) 0.000E+00 0.000E+00 0.000E+00
c(2) 0.000E+00 0.000E+00 0.000E+00
c(3) 0.000E+00 0.000E+00 0.000E+00

A manera de ilustración, los valores de a, b y c de las ecuaciones 9.54 y 9.55 se muestran para el factor
tiempo comprendido entre 0.1 y 1. Dichos valores fueron tomados de la Tabla 9.03b). Lo anterior nos
permite escribir:

a = -2.471*E-5 + 5.414E-5*(T) - 1.499E-4*(T)2 + 9.363E-5*(T)3 9.56a)


b = +4.736*E-3 - 8.610E-3*(T) + 2.135E-2*(T)2 - 1.297E-2*(T)3 9.56b)
c = +7.626*E-1 - 1.713E-1*(T) - 1.011E-1*(T)2 + 1.134E-1*(T)3 9.56c)

Las Figuras 9.24a) y 9.24b) muestra una comparación entre la solución por diferencias finitas y las
ecuaciones 9.55a) a 9.55c) junto con los resultados mostrados en las Tablas 9.04a) a 9.04e).

La Figura 9.20 indican que para valores del factor tiempo (T) mayores que 20, la curva es una línea recta en
una gráfica semi-logarítmica. Lo anterior indica que la parte final de la curva puede ser descrita como:

μ2 =g1 + g2 Log(g3*t) 9.57

Siddhan (1976), Considerando que el término D de la ecuación 9.49a) y los términos superiores de (T/M)
de la serie de potencia son despreciables y que (T/M) es despreciable comparado con 2, sugirió que la
solución de la ecuación 9.49a) se puede expresar como:
1 ⎡ T ⎤
μ .2 = 1 + Q + LN ⎢
⎣ 2M ⎥⎦
9.58
A
Las Figuras 9.24a) y 9.24b) muestra la solución por diferencias finitas y la dada por las ecuaciones 9.49,
9.50, 9.52 y 9.54. La comparación con la solución de diferencias finitas y la aproximada muestra que a
pesar de que los valores de M estudiados fueron mayores que 10.000, la solución dada por la Ecuación 9.52
es también valida para valores de M del orden de 10. Nótese que para valores pequeños de M la curva de
consolidación no tiene la forma usual que se observa en el laboratorio ya que la compresión secundaria
ocurre al mismo tiempo que la primaria. Valores pequeños de M se obtienen en relación con estratos de
suelos de mas de 1 metro de espesor, tal como se obtendrá en los ejemplos 9.01 y 9.03. La ecuación 9.58
será utilizada para obtener los parámetros de consolidación secundaria, tal como se describe a continuación.

134
CONSOLIDACION SECUNDARIA
A=20 - M=5000 - Q=0.10
0,0

Grado de Consolidación
μ1∗ μ2
0,2 Fμ (μ1∗ μ2)
μ1
0,4 μ2
Dif. Finitas
0,6

0,8

1,0
0,01 0,1 1 10 100
Factor Tiempo

Figura 9.24a). Comparación entre la solución desacoplada y de diferencias finitas.

CONSOLIDACION SECUNDARIA
A=10 - M=10 - Q=0.10
0,0
μ1∗ μ2
Grado de Consolidación

0,2 Fμ (μ1∗ μ2)


μ1
0,4
μ2
0,6 Dif. Finitas

0,8

1,0

0,01 0,1 1 10 100


Factor Tiempo

Figura 9.24b). Comparación entre la solución desacoplada y de diferencias finitas.

La ventaja de la ecuación 9.58 sobre la dada por la 9.49a) es que relaciona el coeficiente de compresión
secundaria con el tiempo real y la rata de deformación de la siguiente manera:

ρ ( μ = 1)
Considerando las definiciones de deformación unitaria, ε= μ y considerando la definición del
Ho
coeficiente de Compresión secundaria modificado dado por la Ecuaciones 9.37 y derivando la Ecuación
9.58 obtenemos:
dε ρ ( μ = 1) 1
C αε= = t
d ( Log10 t ) HO A
⎡ C. ΔP ⎤
Reemplazando el valor de A= ⎢ ⎥ dado en la Ecuación 9.41, podemos escribir:
⎢⎣ σ f ⎥⎦
'

2.3 ρ ( μ = 1)σ .'f


C αε =
H O .C.ΔP

135
ρ ( μ = 1)
Reemplazando por mv obtenemos:
H O ΔP
2.3mV σ 'f
C= 9.59
Cαε
La ecuación 9.59 que fue desarrollada por Siddhan en 1976, nos permite calcular el parámetro de
compresión secundaria C de forma directa. Siddhan desarrolló también un procedimiento para calcular el
coeficiente de consolidación (Cv) y el parámetro (M). El método desarrollado por él es complicado. Las
Ecuaciones 9.53 y 9.54 nos permite calcular estos dos parámetros de manera directa.

A=15 - M=20000 - Q=0.10


0,0
Compresión.

0,2
Grado de

Dif. Finitas
0,4 Aproximada
0,6
0,8
0,1 1 10 100
Factor Tiempo

Figura 9.25a). Comparación entre solución de diferencias finitas y ecuación 9.58.

A=20 - M=5000 - Q=0.10


0,0
Compresión

0,2
Grado de

0,4 Dif. Finitas


0,6 Aproximada
0,8
1,0
0,1 1 10 100
Factor Tiempo

Figura 9.25b). Comparación entre solución de diferencias finitas y ecuación 9.58.

9.06.01.03 Teoría de la consolidación con compresión secundaria y propiedades variables.

Los parámetros de consolidación varían sobre el rango de esfuerzo con que se trabaja en la ingeniería
geotécnica, la cual debe ser considerada en los análisis. La principal dificultad en la teoría de propiedades
variables consiste en que las curvas deben ser ajustadas tal como se sugiere en la sección . El método
utilizado en esta sección consiste en medir la variación de la permeabilidad en función de la relación de
vacíos y la relación de vacíos en función del esfuerzo efectivo. Los parámetros de consolidación
secundaria C y B se obtienen utilizando el ajuste de curva descrito en la sección 9.06.01.01, tal como fue
sugerido por Barden (1969) y Siddhan (1976).

Siddhan (1976) mostró que los parámetros de compresión secundaria varían con respecto al nivel de
esfuerzo efectivo que prevalece durante cada incremento de carga. Es posible entonces utilizar estos
parámetros de compresión secundaria y validar la teoría de la consolidación. La comparación entre teoría
y datos de laboratorio que se muestra en las Figuras 9.29 y 9.30 muestra buena correlación.

136
La ecuación diferencial que controla el proceso de consolidación con propiedades variables de
permeabilidad se puede expresar como:

gv ⎡ 1 ∂ K v ∂ U ex ∂ 2U ex ⎤ ∂μ
⎢ + ⎥=− 9.60
g vO ⎣ Kv ∂ Z ∂ Z ∂Z ⎦ ∂T

K v (1 + eo ) uex ξ Cvt
Con: gv = , U ex = , Z= , T=
a v .γ w ΔP Ho H O2
Δσ '
, μ= (Grado de compresión)
ΔP
y H = Máxima distancia de drenaje.

La ecuación del amortiguador se puede escribir como:

∂μ 1
= Sinh(A(1 + Q - Uex - μ)) 9.61
∂T MA

La solución de las ecuaciones simultaneas del sistema formado por las 9.60 y 9.61 se obtiene de manera
análoga a la descrita en la de propiedades constante. Expresando las ecuaciones diferenciales en términos
de diferencias finitas obtenemos:

μ (i, T + ΔT ) − μ (i, T ) 1
= Sinh(A(1 + Q - Uex(i,T) - μ(ι,Τ ) )) 9.62a)
ΔT MA

g V ⎡ D * U e. x (i + 1, T ) − 2U e. x (i, T ) + E * U e. x (i − 1, T ) ⎤ μ (i, T + ΔT ) − μ (i, T )


⎢ ⎥ =−
g VO ⎣ Δ.Z 2
⎦ Δ.T
9.62b)

K v (1 + eo ) Cv . t z uex K vO (1 + eo )
gv = , T = , Z= , U ex = , g vO =
av γ w H2 2H ΔP av γ w

D = 1+
Kv (i + 1, t ) − Kv (i − 1, t )
= 1+
[σ ´(i + 1, t )]−C − [σ ´(i − 1, t )]−C , E=2–D
4 Kv (i , t ) [4σ ´(i, t )]−C
⎡ gV ⎤
Considerando que la deformación es pequeña, ⎢ ⎥ puede ser expresado utilizando como:
⎣ gVO ⎦

gV K σ'
= VO 'VO 9.63
g VO KV σ V

⎡ C ΔP ⎤
A= ⎢ ⎥ 9.64
⎣⎢ σ f ⎦⎥
'

137
Cv mV σ '
Kv σ '

M = =
f f
9.65
2
H .B C
O H γW BC
2
O

Nótese que los valores de los parámetros A y M se calculan utilizando las ecuaciones 9.64 y 9.65,
respectivamente. Es evidente que el parámetro M no será constante para el caso de propiedades variables.

9.06.01.04 Determinación experimental de parámetros de consolidación secundaria.

La ecuación 9.58 puede ser utilizada para obtener el parámetro de compresión secundaria Cαε. La ecuación
9.49a) describe la parte recta de la curva en un gráfico semi-logarítmico. Expresando la solución en
términos de T, podemos escribir:

1 ⎡ EXP(T / M − D) + 1⎤
μ 2= 1 + Q − LN ⎢ ⎥ 9.66a)
A ⎣ EXP(T / M − D) − 1⎦

⎧ ⎡ EXP[ A(1 + Q − μ 2 )] − 1⎤ ⎫
T = M ⎨ D − LN ⎢ ⎥⎬
⎣ EXP[ A(1 + Q − μ 2 )] + 1⎦ ⎭
9.66b)

La pendiente de la parte recta de la curva semi-logarítmica es mayor en la medida en que el parámetro A


disminuye. Las ecuaciones 9.67 se utilizaron para ajustar las curvas experimentales con el objeto de
obtener los parámetros viscosos. El procedimiento se puede resumir como sigue:

(1) El coeficiente de compresión secundaria CαεΟ y la duración tf se obtienen de las condiciones del
⎛ dε ⎞
cargue previo, los cuales son los iniciales del siguiente. La rata de deformación ⎜⎜ ⎟⎟ al momento de la
⎝ d t ⎠O
aplicación de la carga bajo estudio se puede obtener de la ecuación:

⎛ dε ⎞ 0.4343
⎜⎜ ⎟⎟ = CαεΟ2 9.67
⎝ d t ⎠O t f

⎛ dε ⎞
La rata de deformación ⎜⎜ ⎟⎟ al final del cargue bajo estudio se puede calcular utilizando la ecuación
⎝ dt ⎠ f
9.67 utilizando las condiciones del cargue actual. El coeficiente de compresión secundaria Cαεf se calcula
utilizando los datos del cargue actual utilizando:

( DR2 − DR1) 3
Cαεf (c) = 9.68
hO log 10 (t 2 / t1)

Los símbolos se presentan de nuevo por conveniencia como:

σ'O = Esfuerzo efectivo inicial.


σ'f = Esfuerzo efectivo final.
ρ = Asentamiento en cualquier instante

2
Propiedades del cargue anterior.
3
Propiedades del cargue actual bajo estudio.

138
ρf = Asentamiento final.
ρ(μ=1) = Asentamiento para μ=1.
HO = Máxima distancia de drenaje.
hO = altura total de la muestra.
τO = Esfuerzo viscoso inicial.
τf = Esfuerzo viscoso final
Q = τO /(σ'f-σ'O)
μf = Grado de compresión al final de la duración de la carga.
( DR2 − DR1)
Cαεf = Coeficiente de Compresión secundaria.
hO log 10 (t 2 / t1)
mV = Coeficiente de compresibilidad.

(2) Como una primera aproximación, el parámetro Q se asumió igual a cero y μf=1.0 . mv se puede
calcular como:
ρ f
mv = 9.69
hO ΔP

El valor del parámetro C se puede calcular utilizando la ecuación 9.59 obteniendo:


2.3mV σ 'f ⎡C ⎤ ⎡ σ 'f ⎤ ⎡ 1 ⎤
C= =⎢ C ⎥⎢ ⎥⎢ ⎥ 9.70a)
Cαε ⎣ Cαε ⎦ ⎢⎣σ ' (e) ⎥⎦ ⎣ (1 + e) ⎦

El valor inicial y final de C se puede obtener como:

⎤⎡ σ f ⎤⎡ 1 ⎤
'
⎡ C
CO = ⎢ C ⎥⎢ ⎥⎢ ⎥ 9.70b)
⎣ Cαε ⎦ ⎢⎣σ 'o ⎥⎦ ⎣ (1 + eo ) ⎦

⎡ C ⎤⎡ 1 ⎤
C f = ⎢ C ⎥⎢ ⎥ 9.70c)
⎣ Cαε ⎦ ⎢⎣ (1 + e f ) ⎥⎦

(3) El valor de A puede ser evaluado como:

⎡ C ΔP ⎤
A= ⎢ ⎥ 9.71
⎣⎢ σ f ⎦⎥
'

Para esta primera aproximación la curva de μ vs Log(time) se puede dibujar para todo los tiempos
medidos. El valor de μ se puede calcular de:
ρ
μ= 9.72
ρ( μ = 1)

Los resultados experimentales de la curva μ vs Log(tiempo) se comparan con el valor teórico de la curva μ
vs Log(T ), los cuales son obtenidos de la ecuación 9.38 para un valor de Q = 0 y el valor de A calculado.
De esta comparación los valores correspondientes de T y t son obtenidos. El parámetro viscoso B puede ser
obtenido de la ecuación 9.45, resultando:

139
Ts.mV σ 'f
B= 9.73a)
Ct

1 Kv .σ f Ts.aV .σ 'f T .aV .σ 'f


'

B= 2 = = 9.73b)
H O γ W .CM (1 + eo )Ct (1 + eo )CMt

Utilizando los valores de B y C aproximados, las ratas de deformaciones pueden ser calculadas en el
paso 1. El esfuerzo viscoso inicial y final τo y τf se pueden calcular de:
⎛∂ε ⎞ ⎡ C.τ o ⎤
⎜⎜ ⎟⎟ = B Sinh ⎢ ' ⎥ 9.74a)
⎝ ∂ t ⎠O ⎣⎢ σ f ⎦⎥
⎛∂ε ⎞ ⎡ C.τ f ⎤
⎜⎜ ⎟⎟ = B Sinh ⎢ ' ⎥ 9.74b)
⎝ ∂t ⎠f ⎢⎣ σ f ⎥⎦

(4) El grado de compresión al final de la compresión (μf ), se puede calcular como:

ΔP − (τ f − τ o )
μ. f = 9.75
ΔP
ρf
ρ(μ=1) = 9.76
μf
ρ ( μ =1)
mV = 9.77
hO ΔP
mV y C pueden ser recalculados utilizando las ecuaciones 9.69 y 9.70a), respectivamente. Este valor
de C se compara con el obtenido al inicio del paso (4). Si el valor es diferente, el paso (4) se repite hasta
que los valores inicial y final de C es el mismo.
⎡ τ O' ⎤
(5) Los valores de A y Q se calculan utilizando las ecuaciones 9.71 y 9.42 ie: Q = ⎢ ⎥ . La curva
⎣ ΔP ⎦
de μ vs Log(tiempo) para los nuevos valores se dibujan y la curva experimental se compara con la teórica
generada por medio de la ecuación 9.52. De los nuevos valore de T y t, el parámetro B se obtiene con la
ecuación 9.73a). El nuevo valor de B se compara con el anterior. Si son diferentes, los pasos (4) y (5)
son repetidos hasta obtener la aproximación deseada. Ejemplos de aplicación de las Ecuaciones 9.68 y 9.69
se presentan en las Figuras 9.28 a 9.30.

9.06.01.04.01 Evaluación de los parámetros Cv y M considerados constante.

Una vez los parámetros viscosos son obtenidos, Los valores de M y Cv pueden ser calculados de la
ecuación 9.79 y 9.78 mediante el ajuste de las curvas experimental y la teórica. La principal dificultad es
que estos valores no son conocidos en este momento. Para salvar este obstáculo, utilizando al solución
dada de la siguiente forma:

Primero asumimos un valor razonable de M (por ejemplo M=5000). El valor teórico de μ(T=0.5) se
obtiene con la ecuación 9.52. El tiempo correspondiente se obtiene interpolando la curva experimental
para μ(T=0.5). Cv se calcula entonces por medio de la ecuación 9.78. El valor de M puede ser
actualizado con la ecuación 9.79. Este proceso iterativo se adelanta hasta que los valores iniciales y finales

140
de M son iguales. Las Ecuaciones 9.52 y 9.53 y la información contenida en las Figura 9.22 y/o tabla
9.03 puede ser utilizada para obtener la solución deseada para valores de A entre 15 y 25. Los resultados
mostrados en las Tablas 9.04a) hasta 9.04e) junto con las ecuaciones 9.49 a 9.53, pueden ser utilizadas para
valores de A comprendidos entre 10 y 120. Esta solución nos permite efectuar las iteraciones requeridas
para obtener los parámetros C y M. En forma matemática podemos escribir:
0.5H o2
Cv = 9.78
t [μ .(T =0.5) ]

Cv mV σ '

M =
f
2
9.79
H BCO
Después que los valores finales son obtenidos, se puede obtener la solución por diferencias finitas con el
objeto de verificar los resultados.

9.06.01.04.02 Evaluación de gv y M basado en la Permeabilidad y la relación de vacíos.

La teoría de la consolidación fue desarrollada por Terzaghi con base en una serie de suposiciones siguiendo
la ley de Darcy y la compresibilidad del suelo. Barden (1968) expandió la teoría con el objeto de explicar
la compresión secundaria observados en el laboratorio y en el campo. La teoría de la consolidación se
puede validar mediante la obtención de los valores de M y C directamente de la curva de permeabilidad-
relación de vacío, tal como lo indican las ecuaciones 9.79 y 9.70a).

Los parámetros de consolidación secundaria se obtienen tal como se describe en la sección anterior. Los
parámetros C y B son utilizados para obtener la información requerida para reconstruir la curva teórica de
tiempo en función del grado de compresión. El valor de M se puede calcular como:
g v mv σ f ´ K vσ f ´
M = = 9.80
H o2 BC γ w H o2 BC
La ecuación 9.71 s utiliza para calcular el parámetro A. El parámetro M se puede evaluar con la ecuación
9.80, donde Kv se puede calcular de los datos de laboratorio, como las mostradas en la Figura 9.28.
El factor tiempo puede ser transformado en tiempo real utilizando la definición del factor tiempo
g vO . t
(T = ). El valor de gVO se calcula entonces como:
H2
K (1 + eo )
g vO = vO 9.81
a v .γ w
Donde aVO se calcula con la ecuación 9.10a) como:
CC
a v (t , i ) = 9.82
2.303 * σ v' .o
En general, los valores de C y B se pueden considerar constantes para cada incremento de carga.
Consideraciones especiales se requieren para valores pequeños del esfuerzo efectivo.

9.06.01.04.03 Resultados de ensayos y comentarios de consolidación secundaria.

Los ensayos mostrados aquí fueron efectuados con muestras remoldeadas del Valle del Río Connecticut.
Las muestras fueron colocadas en la celda de consolidación, el cual se muestra de forma esquemática en la
Figura 9.26. Los consolidómetros tienen la opción de ser utilizados como permeámetros. La presión de
poros fue medida con el mecanismo mostrado en la Figura 9.26. La presión de poros fue medida abriendo
las válvulas A y C y cerrando la válvula B. La elevación del mercurio en el manómetro fue ajustada de tal
forma que la elevación del Mercurio debajo de la válvula C permanecía constante. La diferencia de nivel
entre la altura de equilibrio del mercurio permitió medir la presión de poros en la parte inferior de la

141
muestra. Una vez la presión de poros era medida la válvula C se cerraba, con el objeto de asegurar que la
operación ocurría sin cambio de volumen. Presión de confinamiento no fue utilizada durante estos
ensayos. La presión aplicada sobre la muestra varió desde 153 KG-F/M2 a 12,500 KG-F/M2 (1500 a
122,500) Pascales. Una presión de 163 KG-F/M fue aplicada en adición a los 153 KG-F/M2 debidos a la
piedra porosa y tapa de transferencia. La presión de poros medida fue de 152KG-F/M2, lo cual representa
el 93 por ciento de la presión total aplicada. De otra parte, la presión de poros medida sugiere que no hay
efectos viscosos para este nivel de esfuerzo; lo anterior es consecuencia de que la relación de sobre-
consolidación es mayor que 1.0. El tiempo de respuesta del sistema fue de aproximadamente 15 segundos.

Muestra
hwo hmo
P+Δ P
Nivel de Agua hwf hmt
Piedra Porosa

Válvula A Válvula B

Válvula C

Figura 9.26 (Esquema del sistema de medida de la presión de poros)

9.06.01.04.04 Medición de la permeabilidad.

La permeabilidad fue medida abriendo las válvulas A y B y cerrando la válvula C. Le tiempo requerido
(Δt) para que el agua vaya del punto hwo a hwf. La Permeabilidad fue calculada mediante la ecuación:
2
⎛ d ⎞ ⎛ Δt ⎞ ⎛h ⎞
K = ⎜ ⎟ ⎜ ⎟ Log e ⎜⎜ To ⎟⎟ 9.83
⎝ D ⎠ ⎝ ΔL ⎠ ⎝ hTf ⎠

Muestra: ARCILLA LAMINADA DEL RIO CONNECTICUT

1,6
Rama Virgen
Ensayos
Relación de Vacios

1,4

1,2
σ 'max = 1710
100 1000 10000
2
Esfuerzo Efectivo (Kg-F/M )
Figura 9.27. esfuerzo efectivo en función de la relación de vacíos.

142
Estos ensayos fueron efectuados con drenaje en una sola dirección debido al sistema de medición de presión
de poros, tal como se muestra en la Figura 9.26. Las propiedades Físicas de la arcilla del Valle del Río
Connecticut se presenta en las Figuras 9.27 y 9.28. En la Tabla 9.05 se presentan los parámetros físicos
que corresponden a cada incremento de esfuerzo. Las Figuras 9.29 y 9.30 muestran una comparación entre
las curvas teóricas y experimentales, donde la curva denominada Teoría(ajustada ) y Teoría(de K) se refiere
a las teóricas obtenidas con propiedades constantes y variables, respectivamente. Los resultados de los
ensayos de consolidación y resumen de los cálculos se muestran en la Tabla 9.05. Resumen del
procedimiento utilizado se presenta en la sección 9.06.01.04.

Tabla 9.05. Resumen de Propiedades Físicas de los ensayos efectuados en la arcilla remoldeada del
Río Connecticut. (Unidades Kg-F = 9.8 Newtons , Metros y Minutos, Gs=2.61)
Ensayo Unidad V2 V3 V4 V5 V6
σ'o Kg-F/M2 3.63E+02 6.63E+02 1.35E+03 2.50E+03 5.00E+03
σ'f Kg-F/M2 6.63E+02 1.35E+03 2.50E+03 5.00E+03 1.00E+04
σ'f/σ'o 1.83E+00 2.04E+00 1.85E+00 2.00E+00 2.00E+00
eo 1.55E+00 1.51E+00 1.46E+00 1.40E+00 1.33E+00
ef 1.51E+00 1.46E+00 1.40E+00 1.33E+00 1.25E+00
Ko M/min 1.47E-07 1.39E-07 1.28E-07 1.17E-07 1.05E-07
Kf M/min 1.39E-07 1.28E-07 1.17E-07 1.05E-07 9.36E-08
Kf/Ko 9.46E-01 9.21E-01 9.14E-01 8.97E-01 8.91E-01
Cc 1.53E-01 1.62E-01 2.24E-01 2.33E-01 2.66E-01
Ho Metro 1.77E-02 1.74E-02 1.71E-02 1.67E-02 1.62E-02
B’ 1/min 4.64E-09 5.67E-09 5.58E-09 4.59E-09 5.65E-09
C 4.67E+01 5.03E+01 5.70E+01 7.04E+01 7.18E+01
τo Kg-F/M2 4.86E+01 9.14E+01 1.49E+02 2.42E+02
τf Kg-F/M2 4.86E+01 9.14E+01 1.49E+02 2.42E+02 4.74E+02
Q 2.89E-02 7.07E-02 7.95E-02 5.97E-02 4.84E-02
avo M2/Kg-F 1.91E-04 1.06E-04 7.21E-05 4.04E-05 2.31E-05
avf M2/Kg-F 1.91E-04 5.21E-05 3.89E-05 2.02E-05 1.15E-05
gvo M2/min 1.96E-06 3.29E-06 4.37E-06 6.95E-06 1.06E-05
gvf M2/min 1.82E-06 6.05E-06 7.21E-06 1.21E-05 1.83E-05
gv(Avg) M2/min 1.89E-06 4.67E-06 5.79E-06 9.53E-06 1.44E-05
Mo 1.43E+03 2.17E+03 3.44E+03 6.49E+03 9.86E+03
Mf 1.36E+03 2.00E+03 3.14E+03 5.82E+03 8.79E+03
M(Avg) 1.40E+03 2.09E+03 3.29E+03 6.16E+03 9.33E+03
M(Ajustado) 2.25E+03 1.97E+03 1.97E+03 6.32E+03 9.37E+03
Cv(Ajustado) M2/min 4.02E-06 3.88E-06 3.75E-06 9.30E-06 1.43E-05
Cαe 1.87E-03 2.00E-03 1.97E-03 2.00E-03 2.24E-03

9.06.01.04.05 Parámetros viscosos.

La Tabla 9.05 indica que el parámetro C aumenta en función del esfuerzo efectivo para valores bajos de
este. De otra parte, el parámetro B permanece aproximadamente constante para todos los esfuerzos
estudiados..

143
9.06.01.04.06 Parámetro B

El valor del parámetro B estuvo comprendido entre 5x10-9 y 7x10-9 1/min. La variación de este parámetro
fue tan pequeña que este resultado indica que este parámetro es aproximadamente constante.
Recomendamos utilizar un valor único de B de 10-10 (1/s)
Muestra: ARCILLA LAMINADA DEL RIO CONNECTICUT
e = 1.47*Log10(K) + 11.59
2,0
Relación de Vacios

1,8 Regresión Lineal


Datos
1,6

1,4

1,2

1,0
0,1 1 10
Permeabilidad (M/min)*E-7

Figura 9.28. Permeabilidad en función de la relación de vacíos.


Ensayo V2 - C=46.7 - B=4.64E-9 - Q=0.03
0,0
Grado de Compresión

0,2

0,4 a)

0,6

0,8

1,0
0,1 1 10 100 1000 10000
Tiempo (minutos)
Medido Teoría (Ajustada) Teoría (de K)
Figura 9.29a). Grado de Compresión contra tiempo en minutos.
Ensayo V2 - C=46.7 - B=4.64E-9 - Q=0.03
1,0
Presión de poros unitaria

0,8

0,6
b)
0,4

0,2

0,0
0,1 1 10 100 1000 10000
Tiempo (minutos)
Medido Teoría (Ajustada) Teoría (de K)

Figura 9.29b). Presión de poros contra tiempo en minutos.

144
Ensayo V3 - C=50.3 - B=5.67E-9 - Q=0.07
0,0

Grado de compresión
0,2

0,4
a)
0,6

0,8

1,0
0,1 1 10 100 1000 10000
Tiempo (minutos)
Medido Teoría(Ajustada) Teoría (de K)

Ensayo V3 - C=50.3 - B=5.67E-9 - Q=0.07


1,0
Presión de poros unitaria

0,8

0,6
b)
0,4

0,2

0,0
0,1 1 10 100 1000 10000
Tiempo (minutos)
Medido Teoría (Ajustada) Teoría (de K)
Figura 9.30. Grado de compresión y presión de poros contra tiempo en minutos.

9.06.01.04.07 Parámetro C.

Tal como lo indica la Ecuación 9.70b), el parámetro C depende de la relación Cc/Cα. La Figura 9.31a)
presenta los resultados obtenidos para el parámetro Cc/Cα. para una arcilla de baja compresibilidad del valle
del río Connecticut. Estos resultados indican que dicho parámetro varia linealmente hasta un esfuerzo de
1710 Kg/M2, dicho esfuerzo coincide con el obtenido en la Figura 9.27 utilizando la construcción e
Casagrande. Después de este valor dicho parámetro permanece esencialmente constante e igual a 49.
Dichos resultados sugieren que el valor de Cc/Cα aumenta desde un valor de 24.5 para un esfuerzo
efectivo de cero hasta un máximo de 49 para un esfuerzo correspondiente al máximo esfuerzo de
consolidación (σ’vmax). La curva 9.31b) fue construida usando los resultados promedio de la Tabla 9.02
con la tendencia indicada por la Figura 9.31a).

Los resultados mostrados en la Tabla 9.05 muestra que el valor de Cc/Cα varía desde un mínimo de 16 hasta
un máximo de 32 en promedio. Dicha información se utilizo para esbozar la tendencia general ded las
arcillas, la cual esta indicada en la Curva 9.31c). La Ecuación 9.70a) indica que el parámetro Cαε varia

145
directamente con la compresibilidad (mv), el esfuerzo final (σf) e inversamente con el parámetro C. De aquí
se desprende que el parámetro C es un parámetro fundamental que controla el valor de Cαε.

100 Arcilla laminada de Connecticut

24.5 + 0.0143* σ' v ( σ'v <σ'max )


80
(E - D)
Arcilla Tabla 9,02 (16 + )
σ'max σ'v
60 Ejemplo 9.01, 16 + 0.00064* σ' v
σ'max = 1710
Cc/Cα

a) 49
40
b) 32
20 σ'max =
c) E = 32 25000
D = 16
0
σ'max
0 5000 10000 15000 20000 25000
Esfuerzo inicial σ'vo (Kg/M2)

Figura 9.31 Parámetro Cc/Cα en función del esfuerzo efectivo.

El análisis utilizando Propiedades variables es más consistente que el de Propiedades constantes y permite
analizar estratos de suelo donde el esfuerzo efectivo final e inicial varia a lo largo del estrato. El gran
inconveniente del ensayo de compresión secundaria es que los ensayos de laboratorio toman 2 o más días.
Mas investigación necesita ser efectuada para obtener los parámetros de consolidación secundaria en
función de propiedades índices. Sin embargo, La tabla 9.02 indica que el cociente de el índice de
compresión y el índice de compresión secundaria (Cc/Cα) varia entre 11 y 40. Utilizando la ecuación
9.70a) podemos calcular el coeficiente C, para suelos inalterados y normalmente consolidados, como:
⎡ C ⎡ ' ⎤
⎤ σ f ⎡ 1 ⎤ ⎡ CC ⎡ ' ⎤
⎤ σf
C=⎢ C ⎥⎢ ⎥⎢ ⎥=⎢ ⎥⎢ ⎥ = 2(10 a 40) = 20 a 80
⎣ Cαε ⎦ ⎢⎣σ ' o ⎥⎦ ⎣ (1 + eo ) ⎦ ⎣ Cα ⎦ ⎢⎣ σ 'o ⎥⎦
Para suelos sobre consolidados, debido a que el índice de compresión en la rama precomprimida es menor
que el de la rama virgen, el coeficiente C será algo menor. El valor de C mostrado en la Figura 9.31 es
variable hasta un nivel de esfuerzo de 1710 Kg-F por metro cuadrado. El examen de la Tabla 9.05 y de la
Figura 9.27 indica que precisamente a este nivel de esfuerzo la curva esfuerzo relación de vacíos en escala
semi-logarítmica se vuelve recta, esto es entra en la rema virgen. La anterior propiedad indica que
dependiendo de que tanto sea el nivel de pre-compresión, así será el valor del parámetro C, siendo cercano a
20 para arcillas fuertemente consolidadas (σ’max/σ’o > 8) y del orden de 80 para arcillas normalmente
consolidadas (σ’max/σ’o < 4), debido al incremento del índice de compresibilidad en la medida en que
aumenta el esfuerzo efectivo disminuye la relación de sobre consolidación, ie σ’max/σ’o.

Los valores anteriores indican que en promedio el valor de C puede ser tomado como 50. Dado que
CΔp
A= , podemos concluir que entre mayor sea el valor de C mayor será el valor de A, y dado que el
σ'f
valor del índice de compresión secundaria es inversamente proporcional al valor de C, podemos corroborar
que a mayor valor de C la consolidación ocurrirá mas rápidamente. Así mismo, en el limite cuando Cα

146
tienda a cero, la consolidación ocurre totalmente dentro de la compresión primaria, resultando mayores
valores de C.

Ejemplo 9.01

Calcule el asentamiento que se producirá bajo la carga mostrada en la Figura Ejemplo 9.01, dadas las
propiedades físicas de los suelos mostradas abajo. Calcule el tiempo necesario para que ocurra el 50 y el 90
por ciento de consolidación. Estime la consolidación que se producirá entre 2 y 20 años después de aplicada
la precarga.

ΔP=10 Ton /M2

1M
Arena
1M

2M 1

Arcilla

2M
2

Arena
Figura Ejemplo 9.01.

Humedad natural = 28%


Peso unitario total de la arcilla = 1.97 Ton/M3
Gravedad especifica = 2.70
Limite liquido = 45%
Indice de Plasticidad = 20%
Resistencia inconfinada (2Cohesion) = 9 Ton/M2
Altura total (h=2H) = 4 metros
Distancia *a* = 1 metro
Espesor del estrato de arena superior = 2 metros
Peso unitario total de la arena = 2 ton/M3
Número de golpes del ensayo estándar para la arena (N=10).
Sobrecarga (ΔP) (Geoestática) = 10 Ton/M2
Coeficiente de consolidación (Cv) = 7*10-4 cm2/seg (tomado de la Figura 9.16, Debajo de línea Media).
Altura capilar de la arena = 0.60 Metros
Relación de vacíos = 0.76

Para efectos del calculo del asentamiento, dividamos el estrato de arcilla en 2 subestratos de 2 metros de
espesor cada uno. El esfuerzo inicial en los puntos 1 y 2 se calcula como :
σo’(1) = 1*2 + 1*1 + 1*0.97 = 3.97Ton/M2 ; σo’(2) = σo(1) + 2*0.97 = 5.91 Ton /M2

Debido a que la presión ΔP es geoestática, la presión final se obtiene sumando esta presión a la presión
inicial obteniendo :
σf’(1) = σo’(1) + ΔP = 3.97 + 10 ; σf’(2) = σo’(1) + ΔP = 5.91 + 10
= 13.97 Ton/M2 = 15.91 Ton/M2

147
Utilizando la ecuación 9.08 y 9.07 calculamos los índices de compresión para la rama virgen y
precomprimida como :
Cc = 0.01*28% = 0.28 (Rama Virgen) ; Cr = 0.07*Cc = 0.02
La máxima presión de preconsolidación se puede estimar utilizando la ecuación 9.09a) como :
Cohesion 4.5 Ton
σ ' v (max) = = = 25
2
0.1 + 0.004 * IP 0.18 M
Como la presión máxima del estrato no supera la máxima presión de preconsolidación de 25 Ton/M2
entonces el cambio en la relación de vacíos para los estratos 1 y 2 se calcula como :
⎛ σ ' f (1) ⎞
Δe(1) = Cr log⎜ ⎟ = 0.02 log⎛⎜ 13.97 ⎞⎟ = 0.011 ,
⎜ σ ' o (1) ⎟ ⎝ 3.97 ⎠
⎝ ⎠
⎛ σ ' f ( 2) ⎞
Δe( 2) = Cr log⎜ ⎟ = 0.02 log⎛⎜ 15.91 ⎞⎟ = 0.009
⎜ σ ' o ( 2) ⎟ ⎝ 5.91 ⎠
⎝ ⎠
El asentamiento por consolidación de los subestratos 1 y 2 se calcula utilizando la ecuación 9.05
obteniendo :
Δ.e(1) 0.011
Δρ .(1) = h= * 2 = 0.013 Metros
1 + eo 1 + 0.76
Δ.e( 2) 0.009
Δρ .( 2) = h= * 2 = 0.010 Metros
1 + eo 1 + 0.76
El asentamiento total del estrato de arcilla se calcula finalmente como :
ρ . = Δρ (1) + Δρ ( 2) = 0.013 + 0.01 = 0.023 = 2.3 Centímetros.
Estudiando los resultados de la tabla 9.01 obtenemos que el factor tiempo (T) para el 50 y el noventa por
ciento se de 0.196 y 0.848, respectivamente. El tiempo para que se produzca el 50 y el 90 por ciento del
asentamiento se puede calcular utilizando la definición del factor tiempo dada por la ecuación 9.23a) como :
2 2 2 2
T50 * H 0.196 * ( 200) T90 * H 0.848 * ( 200)
t 50 = = = 130 Días ; t 90 = = = 561 Días
Cv −4 Cv −4
7 * 10 7 * 10
El asentamiento que ocurrirá entre 2 y 200 años se deberá a la consolidación secundaria. El cambio en la
relación de vacíos se puede obtener utilizando las ecuaciones 9.37a) y el valor de Cc/Cα = 20 se puede de la
Figura 9.31c) para un valor del esfuerzo inicial de 5000 Kg-F/M2, así :
⎛tf ⎞ ⎛t ⎞ 0.28 ⎛ 200 ⎞
Δ e = Cα .Log 10 ⎜⎜ ⎟⎟ = 0.07 Cc Log 10 ⎜⎜ f ⎟⎟ = 0.07 xLog 10 ⎜ ⎟ = 0.00196
⎝ to ⎠ 20 ⎝ to ⎠ 20 ⎝ 2 ⎠
El asentamiento por consolidación secundaria se puede evaluar utilizando la ecuación 9.05 como :
Δ e(1) 0.00196
Δρ (1) = h= * 4 = 0.0045 M = 0.45 cm
1 + eo 1 + 0.76
Los valores de la compresibilidad utilizados para calcular el asentamiento total son en gene3ral
conservadores, por lo que el asentamiento por consolidación secundaria se puede considerar como incluido
en el cálculo de asentamiento total efectuado en la pagina anterior por lo que el asentamiento por
consolidación primaria sería igual a 2.3 – 0.45 = 1.85 cm. La consolidación secundaria se describe
generalmente en los textos como una combinación de las curvas Terzaghi 0.804 y la Ecuación 9.37, tal
como se muestra en la Figura 9.32, donde el valor de 0.804 fue calculado como el resultado del
asentamiento de la consolidación primaria dividido por el asentamiento total, esto es (1.85/2.30) y el resto
dado por la Ecuación 9.37 donde el asentamiento a producirse de 2 a 200 años (T = 1.1 a 110) corresponde a
0.45 cm. Teniendo en cuenta la teoría de Barden, podemos concluir que los valores de A y M se pueden
calcular mediante las ecuaciones 9.71 y 9.70. La curva 9.31c) nos permite obtener para un esfuerzo vertical
inicial promedio de 5000 Kg-F/M2, un valor de Cc/Cα=20. Lo anterior nos permite calcular los parámetros
como:

148
⎤ ⎡ σ f ⎤ ⎡ 1 ⎤ ⎡ CC ⎤ ⎡ σ f ⎤
' '
⎡ C
C=⎢ C ⎥⎢ ⎥⎢ ⎥=⎢ ⎥⎢ ⎥ = 20[2] = 40
⎣ Cαε ⎦ ⎢⎣σ 'o ⎥⎦ ⎣ (1 + eo ) ⎦ ⎣ Cα ⎦ ⎢⎣σ 'o ⎥⎦
⎡ C.ΔP ⎤ ⎡ 40 x10 ⎤
A= ⎢ ⎥=⎢ ⎥ = 28.6 , Q = 0
⎣⎢ σ f ⎦⎥ ⎣ 13.97 ⎦
'

C v mvσ f ´ a v Cv 0.435CrCv 0.435 x(0.0196) x7 x10 −4


M = = = = = 0.02
H o2 BC (1 + eo ) H o2 BC (1 + eo ) H o2 BC (1 + 0.76) x 200 2 x10 −10 x 40
El valor de M de 0.02 obtenido resulta demasiado pequeño y no permite obtener una solución estable por lo
que recomendamos utilizar un valor de 0.2 como mínimo. La solución mostrada en la Figura 9.32, compara
la ecuación de Barden desacoplada, Fμ(μ1xμ2) con valores de A de 28.6, correspondientes a valores de
Cc/Cα de 20, con un valor de M de 0.20 con la solución de Terzaghi. La inspección de dichos resultados
indica que para mantos de suelos de más de 1 metro de espesor la ecuación de Terzaghi describe los tiempos
de asentamientos con una diferencia teórica del orden del 20 por ciento, cuando se compara con la solución
de Barden, mientras que la solución dada por la ecuación (9.37a) y Terzaghi (0.804) combinadas arroja
diferencias de hasta un orden de magnitud para la consolidación secundaria. Los cálculos efectuados en
este ejemplo indican que el mecanismo de compresión secundaria representa el 20 por ciento del
asentamiento total del estrato de suelo. Lo anterior nos muestra la importancia que tiene el fenómeno de
compresión secundaria en el cálculo de los asentamientos en suelos arcillosos. Resulta evidente de la misma
Figura que los tiempos para que ocurran dichos asentamientos deben ser calculados ya sea con la teoría de
Barden o en su defecto la teoría de Terzaghi, utilizando el procedimiento indicado en la Figura 9.32. En la
teoría de Barden el mecanismo de consolidación primaria (1.85 cm) mas el de consolidación secundaria
(0.45 cm) están involucrados en los cálculos desde el inicio del proceso de consolidación como lo indican la
Figura 9.18b) y las ecuaciones 9.38 y 9.39.

Nótese que la solución simplista, propuesta en la mayoría de los libros, desarticula el problema
considerando por un lado la solución de Terzaghi y por otro el complemento del asentamiento dado por la
Figura 9.31c), Tabla 9.02 y las ecuaciones 9.37, las que si bien proporcionan un estimativo de la magnitud
y tiempo para que ocurran los asentamientos son esencialmente incorrectas desde un punto de vista teórico y
práctico ya que pueden proporcionar diferencias de mas de un orden de magnitud en el estimativo del
tiempo. La solución de Barden proporciona una respuesta al problema de la consolidación secundaria que
lo describe de forma racional. Nótese que la solución dada por la ecuación de Barden tiende a parecerse a
la dada por la ecuación de Terzaghi considerando que el problema de la consolidación secundaria no existe
aparentemente para mantos arcillosos en el campo, debido al pequeño valor de M obtenido en el problema,
la consolidación tiende a ocurrir mas rápidamente para valores pequeños de M.

Es importante anotar que si la arcilla del ejemplo hubiera sido normalmente consolidada se hubiera obtenido
un valor de Cc/Cα de 32, tal como lo indica la Figura 9.31d) para un valor de σ’max de 25000 Kg-F/M2.
Así mismo, se hubiera obtenido una valor de Cc de 0.28, lo que nos hubiera dado los siguientes resultados:
⎡ C ⎡ ' ⎤
⎤ σf ⎡ 1 ⎤ ⎡ C.ΔP ⎤ ⎡ 64 x10 ⎤
C=⎢ C ⎥ ⎢ ⎥ ⎢ ⎥ = 32[2 ] = 64 , A= ⎢ ' ⎥=⎢ ⎥ = 45.8
⎣ Cαε ⎦ ⎢⎣ σ 'o ⎥⎦ ⎣ (1 + eo ) ⎦ ⎢⎣ σ f ⎥⎦ ⎣ 13.97 ⎦
C v mvσ f ´ av Cv 0.435CrCv 0.435 x(0.28) x7 x10 −4
M = = = = = 0.19
H o2 BC (1 + eo ) H o2 BC (1 + eo ) H o2 BC (1 + 0.76) x 200 2 x10 −10 x64
La solución con compresión secundaria con los parámetros obtenidos arriba se muestra también en la Figura
9.32. La comparación de las curvas obtenidas con los parámetros para compresión secundaria y primaria
resalta la importancia de establecer criterios como el anotado en la Figura 9.31 y la utilización del valor de
Cc o Cr dados por las ecuaciones 9.02a) o 9.02b), respectivamente.

149
CONSOLIDACION CON COMPRESION SECUNDARIA

0,0

Grado de Compresión Terzaghi, 0.804


0,2
A=28.6 - M=0.20

0,4 Ec. 9.37 - Q=0


A=45.8 - M=0.20
0,6 Terzaghi 1.0

0,8

1,0
0,001 0,01 0,1 1 10 100
Factor Tiempo

Figura 9.32 Solución utilizando la ecuación de Barden desacoplada y Terzaghi.

9.09 Medida de la expansión de suelos de grano fino en función del esfuerzo aplicado (Método de la
Navy)

El método de la fuerza naval de los EEUU (Navy) tiene como finalidad obtener la expansión del suelo en
función de un esfuerzo aplicado con la condición de humedad más crítica que prevalezca en el terreno, tal
como se obtiene de forma teórica mediante las ecuaciones 9.38 a la 9.41. Para tal efecto, se somete la
muestra a diversos esfuerzos en el aparato de consolidación, los cuales podrían ser por ejemplo : 0.1, 0.4 y
0.8 kilogramos por centímetro cuadrado. Los resultados obtenidos se pueden graficar tal como se muestra
en Figura 9.18. Las ecuaciones 9.84, 9.85 y 9.86 indican que el potencial expansivo de un suelo estará
controlado por las condiciones suelo, por lo que es importante obtener muestras que representen las
condiciones mas críticas posibles.

Para la implementación de esta metodología se acomoda la muestra inalterada o remoldeada en el


consolidómetro en las condiciones de campo o deseadas de laboratorio. Luego se coloca en cero el dial de
deformación del consolidómetro y se le añade una pequeña cantidad de agua que permita la inmersión y
saturación de la muestra. Cada muestra se deja expandir hasta que esta cese o por un período de 24 horas.

9.09.1 La presión de expansión potencial del suelo es función de la densidad seca, humedad inicial y el
límite líquido, tal como lo indica la correlación obtenida por Komornick y David (1969) basándose en los
resultados de unas 200 muestras de suelos :
LL w
Log ( Ps ) = 2 .132 + 2.08( ) + 0.665 ρ . d − 2.69( N ) 9.84
100 100
Donde LL y wN representan el límite líquido y la humedad natural expresados en porcentaje, ρd la densidad
seca en gramos por centímetro cúbico y Ps la presión potencial de expansión expresada en kilogramos por
centímetro cuadrado.

9.09.2 El potencial expansivo libre del suelo tiene una importancia crucial en el diseño de estructuras de
pavimentos y en general estructuras livianas. Representando la expansión potencial libre en porcentaje por
Sp podemos escribir las correlación obtenida por Johnson y Snethen (1979) como :
Log ( S p ) = 0.0367( LL) − 0.0833wN + 0.458 9.85
O’Neill y Ghazzaly (1977) encontraron la correlación:
S p = 2.27 + 0.131( LL) − 0.27W N 9.86

150
En las ecuaciones 9.85 y 9.86 el límite líquido (LL) y la humedad natural (wN) se expresan en porcentaje.
La expansión potencial calculada mediante las ecuaciones 9.86 y 9.87 corresponde a la medida en forma
libre, esto es sin esfuerzo aplicado sobre el. La mayoría de las estructuras tienen un cierto esfuerzo
aplicado, por lo que obtener una correlación que tenga en cuenta este parámetro es particularmente
importante. Gogoll (1970) encontró la correlación :
S ' p = S p (1 − 0.728 σ ' v ) 9.87
Donde Sp representa el potencial expansivo libre calculado mediante las ecuaciones 9.85 o 9.86 expresada
en porcentaje, σ’v el esfuerzo efectivo aplicado en kilogramos por centímetro cuadrado y S’p representa la
expansión potencial que corresponde al esfuerzo aplicado expresada en porcentaje. El coeficiente de la
ecuación 9.87 podría ser calculado de forma tal que el coeficiente de la raíz de σ 'v en la ecuación

S ' p = S p (1 − Coef σ 'v ) sea igual a cero, para σ’v igual al valor de Ps dado por la ecuación 9.84.

Ejemplo 9.02
Para ilustrar el uso de las ecuaciones veamos el siguiente ejemplo : Evalúe la presión de expansión
potencial, la expansión potencial máxima y la expansión total considerando que la altura de suelo a
expandirse es de 2 metros, dicho suelo tiene un límite líquido (LL) de 60 por ciento, una humedad natural
(wN) de 25 por ciento y una densidad seca (ρd)de 1.33 gramos por centímetro cúbico.
LL = 60 ; wN = 25% ; ρd = 1.33
1) Presión de expansión Potencial Máxima se calcula mediante la ecuación 9.84 obteniendo :
60 25
Log ( Ps ) = 2.132 + 2.08( ) + 0.665 ρ .d − 2.69( ) = −0.41
100 100
De aquí se obtiene que Ps es igual a :
Ps = 10 −0.41 = 0.39 Kg/cm2 = 38 kPa
2) La máxima expansión se puede calcular utilizando la ecuación 9.85 así:
Log ( S p ) = 0.0367( LL ) − 0.0833w N + 0.458 = 0.0367*(60) - 0.0833(25) + 0.458 = .5775
De donde se obtiene :
S p = 10 +0.5775 = 3.78 por ciento
La máxima expansión se puede calcular también mediante la ecuación 9.86 como :
S p = 2.27 + 0.131( LL ) − 0.27W N = 2.27 + 0.131*(60) - 0.27*(25)
Sp = 3.38 por ciento
Nótese que utilizando las ecuaciones 9.85 y 9.86 se obtiene el orden de magnitud de la expansión libre, que
es la manera como se debe interpretar estos resultados. La misma anotación es valida para los resultados
obtenidos con la ecuación 9.84. Nótese que aun para un mismo sitio se obtiene cierta variación si se toman
diferentes muestras ya que la variabilidad es característica de los suelos.

Considerando que el cambio volumétrico ocurre sobre una altura de 2 metros obtenemos que el cambio
volumétrico total es :
ExpansionTotal = ( 2 mts ) * (0.0338) = 0.0676 mts = 6.76 cms
Utilizando la ecuación 9.87 obtenga la expansión potencial para los esfuerzos de 0, 0.2, 0.4 y 1.0
kilogramos por centímetro cuadrado.

Para una presión de 0.2 kilos por centímetro cuadrado obtenemos :


S ' p = S p (1 − 0 . 728 σ ' v ) = 3 . 78 * (1 − 0 . 728 * 0 . 2 ) = 2 . 55 % => S’p = 2.55%
De forma análoga obtenemos para el resto de los valores:
Presión Aplicada S’p (kg/cm2)
0.0 3.78
0.2 2.55
0.4 2.04

151
1.0 1.02
4

Expansión (%) 3

0
0
0.0 0,2
0.2 0,4
0.4 0,6
0.6 0,8
0.8 1
1.0

Esfuerzo aplicado (Kg/cm2)

Figura 9.33. Deformación calculada en función del esfuerzo aplicado para los datos del ejemplo 9.02.

9.08 Consolidación radial para el caso de igual deformación considerando resistencia al flujo dentro
del drenaje vertical de arena y la perturbación por instalación.

9.08.1 Introducción.

El proceso de consolidación de las arcillas y otros suelos de grano fino demora lapsos de tiempo
considerable. Este proceso puede ser acelerado mediante la instalación de drenajes verticales de arena. Un
drenaje vertical de arena consiste esencialmente en un excavación cilíndrica efectuada en el suelo
rellenada con arena. El proceso de consolidación es acelerado porque la máxima distancia de drenaje es
reducida a una distancia conveniente, y la permeabilidad horizontal es usualmente mayor que la vertical
(Ver Figuras 9.34. En estas figuras apreciamos como la máxima distancia de drenaje puede ser reducida
substancialmente desde el valor (H) hasta uno menor, que se conoce como el radio efectivo equivalente
del pozo, y que se simboliza como re . Para la distribución en forma de cuadrados mostrada el valor de re
es igual a 0.57*S, donde S representa la separación entre los pozos. La ecuación diferencial que describe la
consolidación radial con el agua fluyendo hacia los drenajes verticales de arena esta dada por:
∂u ex 1 ∂u ex ∂u
Ch ( + ) = ex 9.88a)
∂r 2
r ∂r ∂t
u ex r
Con referencia a la Figura 9.36, e introduciendo los cambios de variables: U ex = , R= , y
ΔP rw
Cht
Th = en la ecuación 9.88a), podemos escribir:
re2
ΔTh ⎧ ΔR ΔR ⎫
2 ⎨
U (i + 1, Th)(1 + ) + U (i − 1, Th)(1 − ) − U (i, Th)⎬ = U (i, Th + ΔTh) − U (i, Th)
ΔR ⎩ R R ⎭
9.88b)
Existe la necesidad de asistir al ingeniero en el proceso de diseño para determinar el espaciamiento y
dimensión de los pozos. Este conocimiento permitirá al ingeniero acelerar la consolidación del subsuelo,
de tal forma que los requerimientos del proyecto sean satisfechos.

Los modelos matemáticos utilizados para describir el comportamiento de los drenajes verticales de
arena utiliza extremos de rigidez de la carga aplicada. El caso donde se asume que la carga es

152
completamente flexible se conoce en la literatura como deformación libre; el otro extremo que supone que
la carga es completamente rígida se conoce como de igual deformación. En el caso de deformación libre la
deformación en el área de influencia del pozo es variable y depende de la distancia al pozo. Los casos
reales caen dentro de estos dos extremos ya que la carga se comporta como un medio semi-rígido. En
adición a las presentadas en la Sección 9.03, en esta sección se utilizaron las siguiente suposiciones.

7. Flujo radial uni-dimensional.

Drenajes Verticales Direccion del Flujo


Sobrecarga
re Manto de Arena

Suelo de
grano fino S

Para distribución cuadrada re = 0.57*S 9.89a) ; para distribución triangular re = 0.525*S 9.89b)

Figura 9.34. Esquema de un sistema de drenajes verticales de arena.

9.08.2 Problemas prácticos.

Los métodos de instalación de los pozos pueden clasificarse de acuerdo en el efecto ocasionado sobre el
suelo. Aquellos donde el suelo es desplazado para acomodar la arena se conocen como de
desplazamiento. Aquellos donde el suelo es removido se conocen como de no desplazamiento.

z
Drenaje Vertical de Arena
Dirección de flujo Dentro del Drenaje

r
rw rs re

Figura 9.35. Idealización de un drenaje vertical de arena y su zona de influencia.

En el procedimiento de desplazamiento la tubería es introducida en el suelo mediante los golpes de un


martillo, vibración, etc; La decisión es determinada por el tipo de suelo.

153
Entre los métodos utilizados para remover el suelo en el método de no desplazamiento tenemos: el de
agarre, barreno, y aire o agua inyectada.

La instalación de los drenajes verticales de arena perturba el suelo circundante, disminuyendo su


permeabilidad. La Figura 9.35 muestra como los drenajes verticales son modelados
matemáticamente. El radio del drenaje se denomina como rw , rs representa el radio de la zona
perturbada y re representa el radio de influencia efectivo del pozo.

Barron (3) consideró que la permeabilidad en la zona perturbada (rw < r < rs) es constante. La zona
exterior comprendida entre rs y re , mostrada en las Figuras 9.37 y 9.38, es la zona no perturbada.
Soluciones analíticas fueron desarrolladas por Barron para valores pequeños de (rs / rw). Barron asumió
que debido a que esta zona es adyacente al drenaje esta consolidará rápidamente. Solución de Barron
modificada se presenta en las siguientes secciones..

El presente trabajo investiga nuevos modelos de perturbación y resistencia dentro del drenaje de arena.
Condiciones en las cuales la eficiencia de los drenajes es mermada son mostradas. El presente trabajo
permite la comparación de las diferentes hipótesis de perturbación. Las conclusiones permiten mejorar
la instalación de los drenajes verticales.

9.08.3 Solución considerando deformación libre

La solución de la ecuación de la consolidación se puede efectuar resolviendo la Ecuación 9.88, utilizando


una metodología de diferencias finitas, o soluciones exactas utilizando series de Béssel. Esta última
solución se presenta a continuación:
α =∞ U 12 (α , s )e μ
u = uo ∑
α 1,α 2,α 3.... 2 2 2 ⎡ 4 ⎤
9.90
α (n − s ) ⎢ 2 2 2 − U 0 (α , s ) − U 1 (α , s )⎥
2 2

⎣π α s ⎦
donde: μ = −4n α Th , uo representa la presión aplicada en la superficie del terreno y u la presión de
2 2

poros promedio.

9.08.4 Derivación teórica de la ecuación de Barron modificada (igual deformación)

Con Referencia a la Figura 9.36, el flujo se puede expresar utilizando la ley de Darcy como:
∂ hT K ∂u
Q = -K i A = - K [ (2π r)H = (2π r)H 9.91
∂r γw ∂ r
Asumiendo que el flujo Q es proporcional al Volumen entre re y r; nos permite escribir:

Q = C1 (t) ( re2 - r2 ) π H 9.92

Combinando 9.91 con 9.92 obtenemos:

∂u (r e − r 2 )
2

=C2(t) 9.93
∂r r
Resolviendo la ecuación diferencial 9.93 para r obtenemos:
⎡ r2 ⎤
uex(r,t) = C2(t) ⎢ r e LN ( r ) −
2
⎥ + C3(t) 9.94
⎣ 2⎦

154
Considerando que la arena ofrece resistencia al flujo del agua dentro del pozo, el valor promedio de la
presión de exceso dentro del drenaje vertical de arena, u ex ( r = rw , t ) , cuando se considera flujo constante
dentro del drenaje vertical de arena, se puede expresar como :
2H 2 K h ∂ u
u ex (r = rw , t ) = 9.95
3K w .rw ∂ r r =r
w

Permeabilidad = Kh

Drenaje Vertical de Arena


Permeabilidad = Kw H

i -1 i i +1
rw Δr r Δr re
Figura 9.36. Esquema mostrando las condiciones generales del campo a consolidar y el drenaje
Vertical de arena.

∂u
Donde la expresión representa el gradiente hidráulico para r = rw del campo que se esta
∂r r =rw
consolidando radialmente.

∂u (r e − rw )
2 2

Reemplazando la ecuación 9.95 en la 9.94, que =C2(t) e integrando de rw a re,


r =rw ∂r rw
obtenemos la presión de poros de exceso promedio dentro del drenaje vertical de arena, lo que nos permite
escribir:
⎡ r rw − r 2 2 K h H (re − rw ) ⎤
2 2 2 2

u ex (r , t ) = C2(t).re ⎢.LN ( ) +
2
2
+ 2 2 ⎥ 9.96
⎣⎢ rw 2re 3K w re rw ⎦⎥

Asumiendo que u(r,t) = B f(r) e-At Resulta:

rw 2 − r 2 2 K h H 2 (re − rw )
2 2
r
f(r) = LN ( ) − + 9.97a) y C2 (t) = B e-At 9.97b)
rw 2re 2 2
3K w re rw
2

La presión de poros promedio para un tiempo t , para el rango de rw a re, se puede obtener integrando
para dicho rango la expresión:
2π r = re

∫o r =∫ru (r , t )r dr dθ
w
u ex (t ) = 2π r = re
9.98

∫o r =∫r r dr dθ
w

155
De donde obtenemos la presión de poros promedio u ex (t ) para el campo a cualquier tiempo t:

u ex (t ) = C2 (t) re2 F(n,α,γ) 9.99a)


⎡ n 2
3 1 2γ (n − 1) ⎤
2 2
donde: F(n,α,γ) = ⎢ LN (n) − + 2 + ⎥
⎣n −1
2
4 4n 3α n 2 ⎦
KW H re
Con: α = 9.99b) , γ= 9.99c) y n= 9.99d)
Kh rw rw

Nótese que la expresión de u ex (t ) es función del tiempo únicamente. Reemplazando la expresión 9.97b)
en la 9.99a) obtenemos:

u ex (t ) = B re2 F(n,α,γ) e -At 9.100

Considerando que Para el instante inicial u ex (t = 0) = uo (Constante) obtenemos:

B re2 F(n,α,γ) = uo 9.101

Reemplazando (9.101) en (9.100) obtenemos:


u ex (t ) = uo e -At 9.102

9.08.3.1 Determinación del parámetro (A)

Consideremos que la variación del volumen con respecto al tiempo es igual al área multiplicada por la
variación del nivel de la superficie (Asentamiento ρ ) con respecto al tiempo. En forma matemática
podemos escribir:

dV ∂ ρ ∂e 1
= * ( Area) = H * (re − r 2 )π
2
9.103
dt ∂t ∂ t 1 + eo

Donde: e = Relación de vacíos.


∂e
Considerando que la compresibilidad av es igual a − y que la variación del esfuerzo efectivo σ' es
∂σ'
igual a la variación de la presión de poros ( ∂ σ ' = −∂ u ex ) podemos escribir:

dV ∂ u ex a v
= H * (re − r 2 )π
2
9.104
dt ∂ t 1 + eo

de (9.91) obtenemos:
dV K ∂ u ex
Q= =− h (2π r)H 9.105
dt γw ∂r

156
uo
igualando (9.104) y (9.105) , considerando que C2 (t=0) = y la ecuación (9.102) para r
re F (n, α , γ )
2

= rw obtenemos:

∂ u ex uo
= − 2Ch 2 para t=0 9.106
∂t re F (n, α , γ )
k h (1 + eo )
donde Ch = es el coeficiente de consolidación horizontal. Utilizando la ecuación (9.101)
av g w
∂ u ex
resulta: = uo(-A)e-At 9.107
∂t
Considerando las ecuaciones (9.106) y (9.107) para el tiempo inicial t=0, obtenemos:
2Ch
A= ; lo que nos permite escribir utilizando los resultados de (9.96), (9.99) y (9.100):
re F (n, α , γ )
2

2T
h

uex (T ) = u o e F ( n, α , γ ) 9.108
Ch t
donde: Th = 9.109
re 2
n2 3 1 2γ 2 (n 2 − 1)
y F(n,α,γ) = LN ( n ) − + + 9.110
n2 −1 4 4n 2 3α .n 2

De donde podemos escribir considerando las ecuaciones 9.96 y 9.99a):


u ex (T ) ⎡ R 2 − 1 2γ 2 (n 2 − 1) ⎤
uex(R,T) = ⎢ LN ( R ) − + ⎥ 9.111
F ( n, α , γ ) ⎣ 2n 2 3α .n 2 ⎦
r
donde: R =
rw

9.08.4 Ecuación de Barron con permeabilidad perturbada por instalación del drenaje vertical.

9.08.4.1 Permeabilidad Constante en la Zona de Perturbación. Con relación a la Figura 9.37,


Considerando que la permeabilidad en la zona de perturbación es constante y flujo Variable indicado por la
Ecuación 9.110, podemos reemplazar F(n,α,γ) dado por la ecuación 9.108 por un valor equivalente de
F(n,α,γ,β,s) así:
⎡ 2 ⎛ n β ⎞ ⎤
⎢ 2n LN ⎜ ( s )( s ) ⎟ − n + s (1 − β ) + β ⎥
2 2

F(n,α,γ,β,s) = F(n,α,γ) ⎢
⎝ ⎠ ⎥ 9.112
⎢ 2n LN (n) − n 2 + 1
2

⎢ ⎥
⎣ ⎦
Kh rs
Donde: β = y s=
Ks rw

157
9.08.4.2 Permeabilidad Con Variación Lineal en la Zona de Perturbación. Considerando la variación
de la permeabilidad en la zona de perturbación mostrada en la Figura 9.38, podemos reemplazar en la
Ecuación 9.110 F(n,α,γ) por F(n,α,γ,β ,s). Utilizando resultados obtenidos de manera análoga a los
utilizados en la obtención de la Ecuación 9.116, obtenemos el factor equivalente:
⎡ 2 n ⎤
⎢ 2n LN ( s ) − n + s + D ⎥
2 2

Fv(n,α,γ,β,s) = F(n,α,γ) ⎢ ⎥ 9.113


⎢ 2n LN (n) − n + 1 ⎥
2 2

⎣⎢ ⎦⎥
⎡ 2 β n 2 ( s − 1) s 2 β ( s − 1) 2 2 β ( s − β )( s − 1) ⎤
donde: D = ⎢ LN ( ) − + LN ( β )⎥
⎣ s−β β ( β − 1) ( β − 1) 2

Zona Perturbada Zona No Perturbada Permeabilidad = Kh

Drenaje Vertical
de Arena H

rw rs r re
Permeabilidad

Kw = Permeabilidad dentro del Drenaje

Kh
Ks
rw rs r re

Radio Medido a Partir del Centro del Drenaje


Figura 9.37. Permeabilidad Constante en la Zona de Perturbación.

9.08.4.3 Comparación de resultados obtenidos por diferencias finitas y las ecuaciones de Barron

9.08.4.3.1 Comparación entre la Solución de Deformación Libre e Igual.

En la Figura 9.39 mostramos comparación entre la solución obtenida por los métodos de deformación igual
(Barron) y libre (Diferencias Finitas). En la Figura el valor de U representa el valor del porcentaje de
consolidación promedio obtenido mediante la ecuación 9.108. Nótese que en la medida en que n aumenta
la diferencia entre las dos soluciones es menor.

158
9.8.4.3.2 Resistencia dentro del drenaje vertical de arena.

A continuación presentamos un estudio comparativo entre los resultados obtenidos utilizando la ecuación de
Barron original, la de Barron modificada y por técnica de diferencias finitas. En las Figuras 9.40a) y 9.40b)
mostramos resultados de la perturbación originada por flujo dentro del pozo únicamente utilizando la
solución de Barron mediante programa elaborado para tal fin, donde el grado de perturbación se evalúo al
50 y al 90 de consolidación, tal como se muestra en las figuras. La solución de Barron, tal como se muestra
en la Ecuación 9.116, requiere de una integración sobre la altura H. En las Figuras 9.40 a 9.48 la relación
Ch(P)/Ch(NP) denota la relación que hay entre los coeficientes horizontales de consolidación perturabado
dividido por el no perturbado, ie el que existía antes de la instalación de los drenajes verticales de arena.

En la Figura 9.41 mostramos la solución obtenida por el método de diferencias finitas (Covo, 1999), y en la
Figura 9.42 la obtenida utilizando la Ecuación 9.62 en conjunción con la 9.66. Nótese que los valores
obtenidos por la ecuación de Barron modificada son bastante próximos a los obtenidos por la de diferencias
finitas y la ecuación de original de Barron. La discrepancia no justifica mayores refinamientos ya que
siempre existirá variabilidad en las propiedades del suelo respecto a la arena utilizada. La Ecuación
modificada de Barron (9.108) es mucho mas fácil de implementar, y su utilización no involucra diferencias
apreciables.

Zona Perturbada Zona No Perturbada Permeabilidad = Kh

Drenaje Vertical
de Arena H

rw rs r re
Permeabilidad

Kw = Permeabilidad dentro del Drenaje

Kh
Ks
rw rs r re

Radio Medido a Partir del Centro del Drenaje


Figura 9.38. Permeabilidad Variable en la Zona de Perturbación.

159
CONSOLIDACION RADIAL

1.00

N=10 Def. Libre


(1-U/100)

n=10 Igual Def.


0.10 N=5 Def. Libre
n=5 Igual Def.

0.01
0.0 0.5 1.0 1.5 2.0 2.5 3.0 3.5 4.0
Factor Tiempo

U = Porcentaje de Consolidación Promedio.


Figura 9.39. Comparación entre Deformación Libre e Igual.
Evaluada al 50% de Consolidación - Barron 1948
1,0
n Kw/Ks
0,8 15 10000
Ch(P)/Ch(NP)

6 10000
0,6
3 10000
0,4 15 1000
6 1000
0,2 3 1000

0,0
0 20 40 60 80 100
Valor de H/rw

Figura 9.40a). Perturbación por Resistencia al Flujo dentro del Drenaje.

Evaluada al 90% de Consolidación - Barron 1948


1,0
n Kw/Ks
0,8 15 10000
Ch(P)/Ch(NP)

6 10000
0,6
3 10000
0,4 15 1000
6 1000
0,2 3 1000

0,0
0 20 40 60 80 100
Valor de H/rw
Figura 9.40b). Perturbación por Resistencia al Flujo dentro del Drenaje.

160
Diferencias Finitas
1,0
n Kw/Ks
0,8 15 10000
Ch(P)/Ch(NP)

6 10000
0,6
3 10000
0,4 15 1000
6 1000
0,2 3 1000

0,0
0 20 40 60 80 100
Valor de H/rw

Figura 9.41. Perturbación por Resistencia al Flujo dentro del Drenaje.

Barron Modificada - Ecuaciones 9.108 y 9.110


1,0
n Kw/Ks
0,8 15 10000
Ch(P)/Ch(NP)

6 10000
0,6
3 10000
0,4 15 1000
6 1000
0,2 3 1000

0,0
0 20 40 60 80 100
Valor de H/rw

Figura 9.42. Perturbación por Resistencia al Flujo dentro del Drenaje.

9.08.4.3.3 Efecto de la perturbación por la instalación del drenaje.

9.08.4.3.3.1 Permeabilidad Constante en la Zona de Perturbación. La Perturbación generada por la


instalación del drenaje vertical de arena es otro aspecto importante en el diseño de un campo de drenajes
verticales de arena. Existe incertidumbre en cuanto a la extensión de la perturbación (rs) y el grado de
reducción de la efectividad de drenaje vertical denotado por el parámetro (β=Kh/Ks). La extensión de rs
depende del radio de drenaje rw , y será del orden 1.5 a 2.0 veces el radio rw . Así mismo, el valor de β
mínimo estará controlado por la relación que haya entre la permeabilidad vertical y la horizontal,
obteniéndose como valores límites las relaciones:
Kvertical
βmáximo = (9.114a) rs(máximo) = ( 1.5 a 2.0 ) rw (9.114b)
K Horizontal
Las Ecuaciones 9.114a) y 9.114b) revelan la importancia de considerar radios de perturbación relativamente
grandes en aquellos casos donde el valor de n es menor que 3, como es el caso de los denominados en
ingles Wick Drains.

161
Perturbación Por Instalación del Drenaje
Permeabilidad Constante n = 10
1,2

Ch(P)/Ch(NP) 1,0 β=4


0,8 Barron

Dif. Fin.
0,6
Ec. 9.112
0,4
0,2
0,0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
Valor de s

Figura 9.43. Perturbación por Instalación del drenaje.

Perturbación Por Instalación del Drenaje


Permeabilidad Constante n =5
1,2
1,0 β=4
Ch(P)/Ch(NP)

Barron
0,8
Ec. 9.112
0,6
Dif. Fin.
0,4
0,2
0,0
1 2 3 4 5
Valor de s

Figura 9.44. Perturbación por Instalación del drenaje.

Perturbación Por Instalación del Drenaje


Permeabilidad Constante
n =10
1,2
1,0 β = 16
Ch(P)/Ch(NP)

Barron
0,8
Ec. 9.112
0,6
0,4
0,2
0,0
1 3 5 7 9
Valor de s

Figura 9.45. Perturbación por Instalación del drenaje.

162
En las Figuras 9.44 a 9.53 presentamos comparación entre los diferentes modelos de perturbación
desarrollados en la presente publicación. En las Figuras 9.47 y 9.45 presentamos solución para un valor de
n=10 , β=4 y β=16 , y se observa que la solución de diferencias finitas coincide con la dada por la Ecuación
9.112. En las figuras también se aprecia que la solución de Barron, Ecuación 9.115, es valida hasta valores
de s del orden de 3 para un valor de n de 10.

9.08.4.3.3.2 Permeabilidad Variable en la Zona de Perturbación. La permeabilidad variable en la zona


de perturbación representa quizá una mejor forma de considerar la variación de la permeabilidad. Las
Figura 9.46, 9.47 y 9.48 presenta el uso de la ecuación 9.113 para valores de n de 6, 10 y 15 y diferentes
valores de β. En las figuras podemos observar que las soluciones por diferencias finitas coinciden bastante
bien con las obtenidas utilizando la ecuación 9.113.

Perturbación Por Instalación del Drenaje


Permeabilidad Variable
1,2 n =6
1,0 β=4
Ch(P)/Ch(NP)

0,8 Dif. Fin.

0,6 Ec. 9.113


0,4
0,2
0,0
1 2 3 4 5 6
Valor de s
Figura 9.46. Perturbación por Instalación del drenaje.

Perturbación Por Instalación del Drenaje


Permeabilidad Variable
n = 10
1,2
1,0 β=8
Ch(P)/Ch(NP)

0,8 Ec. 9.113

0,6
Dif. Fin.
0,4
0,2
0,0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
Valor de s
Figura 9.47. Perturbación por Instalación del drenaje.

9.08.4.3.4 Casos donde se combina los efectos de Resistencia dentro del Pozo y Perturbación por
Instalación del Drenaje.

En las Figuras 9.50 mostramos una comparación entre la Solución Deformación Libre (Diferencias finitas) y
deformación Igual donde se involucra soluciones combinando los efectos de resistencia al flujo dentro del
drenaje y la perturbación por instalación. La soluciones presentada como Barron y Diferencias finitas
fueron obtenidas considerando flujo constante dentro del drenaje vertical de arena, mientras que la otra fue
obtenida utilizando las Ecuaciones 9.108 y 9.110, donde el flujo dentro del drenaje vertical de arena se
considera constante.

163
Perturbación Por Instalación del Drenaje
Permeabilidad Variable
n = 15
1,2
1,0 β = 32
Ch(P)/Ch(NP)
0,8 Dif. Fin.

0,6
Ec. 9.113
0,4
0,2
0,0
1 4 7 10 13
Valor de s
Figura 9.48. Perturbación por Instalación del drenaje.
CONSOLIDACION RADIAL
Permeabilidad Constante en la zona Perturbada
0 Kh/Ks = 4
% de Consolidacion

Kw /Kh = 1000
20
s =2 - H/rw = 50
Promedio

40 n=10 Barron Ec. 9.115, 9.116

60 n=10 Barron-Ec.9.108, 9.110 y 9.112

80 n=10 Dif. Fin.

100
0,01 0,1 1 10 100
Factor Tiempo
Figura 9.49. Comparación entre la Solución Deformación Libre e Igual.

CONSOLIDACION RADIAL
Permeabilidad Variable en la zona Perturbada
0 Kh/Ks = 32
Kw /Kh = 10000
% de Consolidacion

20 s =3 - H/rw = 50
Promedio

40 n=10 Barron Ec. 9.113


n=10 Dif. Fin.
60

80

100
0,01 0,1 1 10 100
Factor Tiempo
Figura 9.50. Comparación entre la Solución Deformación Libre e Igual.

164
CONSOLIDACION RADIAL - DIFERENCIAS FINITAS
Permeabilidad Variable en la zona Perturbada Kh/Ks = 4
Kw /Kh = 10000
0
s = 3 - H/rw = 50
% de Consolidacion

20 n=10 Ec. 9.113


Promedio

n=10 Dif. Fin.


40

60

80

100
0,01 0,1 1 10 100
Factor Tiempo
Figura 9.51. Comparación entre la Solución Deformación Libre e Igual con Permeabilidad Variable.

En la Figuras 9.50 y 9.51 mostramos condiciones análogas a las de la Figura 9.49 pero se considera que la
permeabilidad varía linealmente en la zona de perturbación, Ecuación 9.113, comparándola con la solución
de diferencias finitas (Dif. Fin.). Debido a que la ecuación de Barron considera únicamente permeabilidad
constante en la zona de perturbación, esta no se presenta. De estas dos figuras podemos concluir que los
resultados son equivalentes.

La ecuación modificada de Barron dadas por las Ecuaciones 9.108, 9.110 y 9.111, presenta soluciones que
se aproximan bastante bien a las obtenidas mediante la técnica de diferencias finitas. La solución de Barron
modificada puede ser implementada de forma mucho mas sencilla que la de diferencias finitas, por lo que
recomendamos su utilización. Los resultados mostrados en las Figuras 9.46 a 9.51 justifica la utilización de
flujo constante dentro del drenaje vertical de arena pozo, Ecuación 9.112, consiguiendo un ahorro
substancial de tiempo en la obtención de la solución.

No podemos perder de vista que la mayor dificultad en un diseño de un sistema de drenajes verticales de
arena es la obtención de los parámetros de diseño como son: el coeficiente de consolidación horizontal
(Ch), la relación entre la permeabilidad no perturbada y la perturbada ( β= Kh / Ks ), el valor del radio
hasta donde el efecto de la perturbación se extiende ( rs ) y la relación entre las permeabilidad en la arena del
drenaje vertical y la permeabilidad en la arcilla para r=rw, Ks.

9.09. Ecuación de Barron.

Por conveniencia, mostramos la ecuación de Barron publicada en 1948, tal como aparece en la referencia

⎧ f ( z) ⎡ r r 2 − rs 2 Kh n 2 − s 2 ⎤ ⎫
uex(r,z,Th)= u " ex ( T ) ⎨ ⎢ LN ( ) − + LN ( s) ⎥ + 1 − f ( z ) ⎬ 9.115
⎪⎩ ν ⎣ ⎪⎭
2 2
rs 2re Ks n ⎦
n 2
n 3 s 2
K n −s2 2

con: ν = 2 2 LN ( ) − + 2 + h LN ( s) ,
n −s s 4 4n Ks n 2

u " ex ( z , T ) = uo . e
ξ. f ( z) ξ=
2Th Cht
, , Th =
ν re
2

165
e λ .( z − 2 H ) + e − λ . z
1/ 2
⎡ 2 K h (n 2 − s 2 ) ⎤
f ( z) = y λ =⎢ ⎥
1 + e − 2λ . H ⎢⎣ K w re ν ⎥⎦
2

La expresión uex(r,z,Th) representa la presión de exceso a un factor tiempo Th , a una profundidad z y a una
distancia r medida a partir del centro del drenaje vertical de arena. u " ex ( z , T ) representa la presión de
poros promedio a una profundidad z. La presión de poros promedio para toda la masa se puede escribir
como:
z= H

∫ u "ex ( z, T )dz
z =0
u= 9.116
H
Ejemplo 9.03

En el año 1992, la Empresa DEXTON S.A ordeno la construcción de dos tanques en su zona de muelles,
uno de 250 y otro de 1600 Toneladas. La solución de cimentación de ambos tanques fue efectuada. El
tanque de 1600 toneladas es un tanque de 13.5 metros de diámetro por 12 de altura, el diseño y seguimiento
de este último lo desarrollaremos en esta sección.

El terreno encontrado se puede describir como una arcilla de plasticidad media (LL=36 a 62; IP=12 a 32 )
de consistencia blanda a media (qult = 4 a 6 Ton/M2 ) a media con una humedad de 34 a 27 por ciento, el
cual se extiende hasta una profundidad de 8 metros, por debajo del cual se encuentra un deposito de arcilla
de alta plasticidad, de consistencia muy resistente a dura, el cual se extiende hasta la profundidad a que los
sondeos se terminaron a 15 metros por debajo del nivel existente de terreno. El nivel freático original de la
zona se encontraba a 0.80 metros de profundidad. Asentamientos promedios por reducción en la relación
de vacíos del orden de 0.095 metros fueron calculados para el tanque. Así mismo se estimó un coeficiente
de consolidación vertical promedio (Cv) de 0.0008 cm/s2 (tomado de la Figura 9.16); dado que la zona fue
rellenada con arcillas excavadas en otras zonas de la planta podemos considerar que el coeficiente de
consolidación horizontal (Ch) es sensiblemente igual al vertical. Dicho coeficiente de consolidación
permitió calcular el tiempo para que ocurriera el 90 por ciento de la consolidación primaria, el cual resulto
del orden de 21.5 años. El cálculo se efectuó tal como se muestra a continuación:
T90 H 2 0.848 * 800 2
t90 = = = 21.5 años. 9.117
Cv 0.0008
Debido a que se encontraron suelos de consistencia blanda a media hasta una profundidad de 8 metros,
decidimos colocar una precarga con el objeto de reducir tanto el tiempo de consolidación como el del riesgo
de una falla por cortante del suelo. La precarga fue generada mediante la colocación de un tronco de
pirámide de material seleccionado de 7 metros de altura, un diámetro superior e inferior de 10 y 24 metros,
respectivamente. Una vez terminado el proceso de consolidación, el material seleccionado fue utilizado
para construir los diques de contención del tanque. El peso unitario del material seleccionado sin
compactar es del orden de 1.75 toneladas por metro cúbico.

La consolidación del manto de arcilla blando fue acelerada reduciendo la distancia máxima de drenaje
mediante la colocación de drenajes verticales de arena de 0.10 metros de diámetro por 5 metros de
profundidad, los cuales fueron colocados formando cuadrados de 0.50 metros de lados, lo que nos da,
utilizando la ecuación 9.89a) para re :

re = 0.57 S = 0.57 * 0.50 = 0.285 metros.

Utilizando la ecuación 9.99d) obtenemos para n:

166
re 0.285
n= = = 5 .7
rw 0.05

Tabla 9.06. Resumen Datos utilizados para diseño de los drenajes verticales de arena.
N Separ. (cm) re (cms) rw(cm) γ α β s
5,70 50 28,75 5 100 100000 1,5 2,5

La Tabla 9.06 contiene los valores de los diferentes parámetros utilizados para diseñar el campo de drenajes
verticales de arena. Utilizando las ecuaciones 9.112 y 9.113 obtenemos:
⎡ 2 ⎛ n β ⎞ ⎤
⎢ 2n LN ⎜ ( s )( s ) ⎟ − n + s (1 − β ) + β ⎥
2 2

F(n,s,α,β,γ) = F(n,α,γ) ⎢
⎝ ⎠ ⎥ = 1.118*1.33 = 1.49 9.118
⎢ 2 n 2
LN ( n) − n 2 + 1 ⎥
⎢ ⎥
⎣ ⎦
⎡ 2 n ⎤
⎢ 2n LN ( s ) − n + s + D ⎥
2 2

Fv(n,s,α,β,γ) = F(n,α,γ) ⎢ ⎥ =1.118*1.174 = 1.312 9.119


⎢ 2n LN (n) − n + 1 ⎥
2 2

⎣⎢ ⎦⎥
⎡ 2 β n 2 ( s − 1) s 2 β ( s − 1) 2 2 β ( s − β )( s − 1) ⎤
donde D = ⎢ LN ( ) − + LN ( β ) ⎥
⎣ s−β β ( β − 1) ( β − 1) 2 ⎦
En la Figura 9.52 mostramos el comportamiento teórico que se predice con los datos mostrados en la Tabla
9.06 con un coeficiente de consolidación horizontal (Ch ) de 0.0008 cm/s2.

PREDICCION ASENTAMIENTO TANQUE 102


0
10 F(n,α,γ ,β,s) = 1,459
Perm. Const
20
Asentamiento (mm)

Perm. Variab.
30
40 F(n,α,γ ,β,s) = 1,312
50
60
70
80
90
100
0,1 1 10 100

Tiempo Transcurrido (Dias)

Figura 9.52. Asentamientos predichos para tanque 102 utilizando la información obtenida en el
estudio geotécnico.

167
PREDICCION ASENTAMIENTO TANQUE 102
1

F(n,α,γ ,β,s) = 1,459


0,1
(1 - U/100)

F(n,α,γ ,β,s) = 1,312


0,01 Perm. Const
Perm. Variab.

0,001
0 10 20 30 40 50 60 70

Tiempo Transcurrido (Dias)


Figura 9.53. Asentamiento predicho para tanque 102 expresado en tanto por uno de consolidación
(U).

Los datos mostrados en la Figura 9.52 se pueden graficar en forma de línea recta haciendo la transformación
que se muestran e n la Figura 9.53.

Una vez instalados los drenajes o pilotes de arena, procedimos a colocar la precarga, la cual tomo un tiempo
de 24 horas para ser colocada en su totalidad. Se colocaron plataformas de asentamiento en el punto
central y 3 puntos perimetrales. Las lecturas de asentamiento fueron tomadas con nivel de precisión. El
resultado de las lecturas se resumen la Tabla 9.07 y en forma gráfica en la figura 9.54.

Tabla 9.07. Resumen lecturas de asentamiento.


(Días) Asentamiento en milímetros
Tiempo Centro Nor-Este Nor-Oeste Sur-Este
0 0 0 0 0
1 28 28 28 28
2 39 37 35 35
4 46 49 43 44
7 60 60 55 54
9 65 64 62 60
12 71 72 70 70
16 85 82 80 82
22 98 91 88 90
31 103 94 90 92
∞ 110 103 98 96

La información de asentamiento mostrada en la Figura 9.54 fue utilizada para estimar el asentamiento que se
obtendría al 100 por ciento de consolidación, el cual se muestra en la última fila de la Tabla 9.07. El
asentamiento en tanto por uno se muestra en forma gráfica en las figuras 9.55 a 9.58.

Las figuras 9.55 a 9.58 sugieren que las curvas teóricas, tiempo deformación de los campos de drenajes
verticales de arena son líneas rectas cuando se gráfica el tiempo en escala natural en las abscisas y las
ordenadas en escala logarítmica cuando se gráfica ( 1 – U/100 ), donde U es la consolidación promedio, tal
como se muestra en la Figura 9.53. Las curvas medidas se desvían de las teóricas mostradas en las Figuras
9.55 a 9.58. De acuerdo con la teoría, las curvas de las Figuras 9.55 a 9.58 deben pasar por el cero de la

168
gráfica, tal como se ilustra en la Figura 9.53. Esta diferencia puede ser explicada teniendo en cuenta que de
acuerdo con la teoría de deformación elástica instantánea expuesta en el capitulo VI, el suelo sufre una
deformación instantánea por distorsión elástica, la cual se puede calcular con las ecuaciones 6.21 a 6.28.
TANQUE 102 - DEXTON S.A
10
Asentamiento Total (mm)
Nor-Oeste
30 Centro
Nor-Este
(medido)

50
Sur-Este
70

90

110

1 10 100
Tiempo Transcurrido (Dias)

Figura 9.54. Asentamientos medidos en tanque de 1600 toneladas.


TANQUE 102 - PUNTO CENTRAL
Asentamiento Maximo = 0.110 M - n=5.7
U=Porcentaje de Consolidación

1
Medido
Regresión
(1-U/100)

0,1

0,01
0 10 20 30 40 50 60
Tiempo Transcurrido (Dias)
H/rw = 100 - Kw/Kh=10000 - Kh/Ks=1,5
Figura 9.55. Asentamientos medidos en el centro del tanque expresado en tanto por uno.

Las figuras 9.55 a la 9.58 muestran una tendencia a intersectar el eje de las ordenadas en un punto diferente
de cero. La interpretación de este fenómeno es que ocurre un asentamiento de forma instantánea en el
suelo, el cual puede ser evaluado mediante estos gráficos. Adicionalmente, el asentamiento instantáneo del
tanque fue medido durante la prueba hidrostática. Resumen de los asentamientos calculados con el
intersecto y los medidos durante la prueba hidrostática se muestran en la Tabla 9.09.

Los parámetros de consolidación deben ser obtenidos descontando el valor debido al asentamiento
instantáneo. Las curvas de asentamiento contra tiempo que se muestran en las figuras 9.59 y 9.61a) fueron
elaboradas con los parámetros mostrados en la Tabla 9.08, descontando los asentamientos instantáneos
mostrados en la Tabla 9.09 de los totales mostrados en la 9.08, considerando un asentamiento máximo por
consolidación de 95 mm.

La máxima presión de pre-consolidación, el esfuerzo inicial en el punto medio del estrato (Z=4 metro) y el
incremento de esfuerzo (ΔP) se puede calcular teniendo en cuenta las ecuaciones 9.09c), 6.01a) y 6.20b),

169
considerando que el peso unitario total de la arcilla es de 1900 Kg/M3 y que el nivel freático está a una
profundidad de 0.8 metros como:
5000
σ 'max = = 30205 Kg-F/M2 - σ 'VO = 0.8 *1.9 + 3.2 * 0.9 = 4400 Kg-F/M2
0.0123(22) 0.841
qD 2 12 x13.5 2 Ton Kg − F
ΔP = = = 7.141 2 = 7141
(D + Z ) 2
(13.5 + 4) 2
M M2
Tabla 9.08. Resumen propiedades teóricas de los campos de drenajes verticales de arena.
Permeabilidad
Constante Variable
Punto ρ max Valor de n γ = H/rw α = Kw/Kh β = Kh/Ks s F(n,α,γ) F(n,α,γ,β,s) F(n,α,γ,β,s)
Central 110 5,70 100 100000 1,5 2,5 1,118 1,490 1,312
Noreste 106 0,00 100 100000 1,5 2,5 1,118 1,490 1,312
noroeste 98 0,00 100 100000 1,5 2,5 1,118 1,490 1,312
sureste 96 0,00 100 100000 1,5 2,5 1,118 1,490 1,312

La Figura 9.60 nos permite obtener el parámetro Cc/Cα = 18. Lo anterior nos permite calcular los valores
de A y M, con base en las ecuaciones 9.64 y 9.70b), obteniendo:
⎡C ⎤⎡σ ' f ⎤ (4400 + 7141) CΔP 47.2 * 7141
C=⎢ C ⎥⎢ ⎥ = 18 x = 47.2 , A = = = 29.2 - Q = 0
⎣ Cα ⎦ ⎢⎣σ ' o ⎥⎦ 4400 σ'f (4400 + 7141)
Cv mvσ f ´ av Cv 0.435CrCv 0.435 x(0.305 x0.14) x0.002
M = 2 = = = = 5.32
re BC (1 + eo )re BC (1 + eo )re BC (1 + 0.79) x 28.75 2 x10 −10 x 47.2
2 2

TANQUE 102 - PUNTO NOR-ESTE


Asentamiento Maximo = 0.106 M - n=5.7
U=Porcentaje de Consolidación

1
Medido
Regresion
(1-U/100)

0,1

0,01
0 10 20 30 40 50 60
Tiempo Transcurrido (Dias)
H/rw = 100 - Kw/Kh=10000 - Kh/Ks=1,5

Figura 9.56. Asentamientos medidos en el noreste del tanque expresado en tanto por uno.

Los valores obtenidos arriba se utilizaron en la Figura 9.61b) donde se llevo a cabo una solución análoga a
obtenida mediante la solución simultanea de las ecuaciones diferenciales 9.48a) y 9.48b), donde la ecuación
9.48b) es reemplazada por la 9.88b), obteniendo de esta forma la solución de la consolidación radial con
compresión secundaria. En la solución se utilizó un asentamiento máximo por consolidación de 90 mm.
La comparación de las curvas teóricas obtenidas en las Figuras 9.61a) y 9.61b) indica que el asentamiento
predicho se acerca mas a los reales cuando se tiene en cuenta la compresión secundaria. Tal como se ilustró
en el ejemplo 9.01, la compresión secundaria ocurre al tiempo que el de la primaria, por lo que su efecto no
es apreciable durante la consolidación de la arcilla.

170
TANQUE 102 - PUNTO NOR-OESTE
Asentamiento Maximo = 0.098M - n=5.7

U=Porcentaje de Consolidación
1
Medido
Regresion
(1-U/100)

0,1

0,01
0 10 20 30 40 50 60
Tiempo Transcurrido (Dias)
H/rw = 100 - Kw/Kh=10000 - Kh/Ks=1,5

Figura 9.57. Asentamientos medidos en el noroeste del tanque expresado en tanto por uno.
TANQUE 102 - PUNTO SUR-ESTE
Asentamiento Maximo = 0.096M - n=5.7
1
U=Porcentaje de Consolidación

Medido
Regresion
(1-U/100)

0,1

0,01
0 10 20 30 40 50
Tiempo Transcurrido (Dias)
H/rw = 100 - Kw/Kh=10000 - Kh/Ks=1,5

Figura 9.58. Asentamientos medidos en el sur este del tanque expresado en tanto por uno.

TANQUE 102 - DEXTON S.A


0
10
Nor-Oeste
20
Asentamiento Medido

Nor-Este
Corregido (mm)

30 Sur-Este
40 Centro
50
60
70
80
90
1 10 100
Tiempo Transcurrido (Dias)

Figura 9.59. Asentamientos corregidos en el tanque de 1600 toneladas.

171
35,0
30,0
Cc/Cα 25,0
20,0
15,0
10,0
5,0 σ 'max = 30488

0,0
0 10000 20000 30000 40000 50000
2
Esfuerzo inicial (Kg/M )

Figura 9.60. Estimativo del parámetro Cc/Cα para el Ejemplo 9.03.

TANQUE 102 - DEXTON S.A


0
Nor-Oeste
Asentamiento Corregido

Nor-Este
20
Sur-Este
Centro
40
(mm)

Perm. Const
Perm. Variab.
60
Predicción (Barron)
ρ (Consolidación)max = 95 mm
80

100
1 10 100
Tiempo Transcurrido (Dias)

Figura 9.61a). Solución de Barron con Asentamientos corregidos (Teóricos) y medidos.


TANQUE 102 - DEXTON S.A
0
Nor-Oeste
Nor-Este
20
Asentamiento Corregido

Sur-Este
Centro
40
Perm. Const.
(mm)

Perm. Variab.
60 Predicción (Barron con
compresión secundaria A=29.2)
80 ρ (Consolidación)max = 90 mm

100
1 10 100
Tiempo Transcurrido (Dias)

Figura 9.61b). Solución de Barron con Asentamientos corregidos (Teóricos) y medidos con
compresión secundaria.

172
El valor de M calculado para la Figura 9.61b) es igual a 5.32 debido a que el valor de la máxima distancia
horizontal de drenaje (re) es unas 12 veces mas grande que la máxima distancia vertical de drenaje en el
ensayo de consolidación. Dicha Figura nos muestra que la curva asentamiento en función del tiempo es
muy similar a la curva donde no se considera compresión secundaria. Esto es, que la compresión
secundaria tiene una gran influencia en las muestras de laboratorio pero no es tan marcado su efecto en la
consolidación de campo.

Tal como se discutió en el problema del ejemplo 9.01, los cálculos de asentamiento por reducción de vacíos
incluyen por lo general el asentamiento por compresión secundaria, lo que justifica los resultados con
consolidación secundaria mostrados en la Figura 9.61b). La comparación de las curvas obtenidas con
permeabilidad variable y constante, ecuaciones 9.112 o 9.113 con la 9.108 producen prácticamente los
mismos resultados, por lo que podemos concluir que cualquiera de los dos modelos puede ser utilizado.

El asentamiento instantáneo del tanque se puede calcular utilizando la ecuación 6.25, donde el módulo de
elasticidad se evalúa con la ecuación 10.16a) (400 veces la Cohesión). Considerando una cohesión
promedio de 3 toneladas por metro cuadrado, un esfuerzo aplicado de 12 toneladas por metro cuadrado y un
ancho del cimiento de 13.5 metros obtenemos el asentamiento instantáneo como:
B 5.98
Δρ D = Δqs (4 Iρ ) = 1000 * 12 * * 0.131 * 4 = 36 mm 6.25
E 400 * 3
Donde:
Iρ = (1 − μ 2 ) F1 + (1 − μ − 2μ 2 ) F2 6.26
Con:
F1 y F2 dados por las ecuaciones 6.27a) y 6.27b), respectivamente, o leídos de la Figura 6.13.
El valor del ancho de cimiento B utilizado en la ecuación 6.25 corresponde al lado de un cuadrado que tiene
igual área que un circulo de diámetro 13.5 metros dividido por dos. El valor del asentamiento es
multiplicado por cuatro debido a que la ecuación 6.25 calcula el valor del asentamiento en la esquina del
cimiento. Este valor es multiplicado entonces por 4 para obtener el valor del asentamiento total en el centro
del área cargada.

El valor del asentamiento en el borde del tanque es calculado utilizando la ecuación 6.21, resultando un
valor que representa el 63.7 por ciento del valor del asentamiento en el borde, obteniendo:
2
ρ Per = ρ Centro = 23 mm 6.21
π
Tabla 9.09. Resumen asentamientos instantáneos medidos durante la prueba hidrostatica y
calculados de las mediciones durante la precarga.

Asentamiento medido ( ρ )
Punto Precarga Hidrostática
Centro 19 ----
Nor-Este 29 27
Nor-Oeste 26 39
Sur-Este 17 14
Promedio= 24 27 mm

El asentamiento promedio durante la precarga se aproxima bastante bien al medido durante la prueba
hidrostática, arrojando una diferencia del 89 por ciento, la cual es aceptable dentro de la practica y la teoría
de la mecánica de suelos. Cabe recalcar además que los valores calculados con la ecuación de Steinbrenner
(1934) y el módulo de elasticidad dado por la ecuación 6.22 coincide prácticamente con el valor obtenido
durante la aplicación de la precarga.

173
Por último, el valor del asentamiento calculado por reducción en la relación de vacíos fue de 95 mm, el cual
cuando se añade al valor teórico en el borde dado por la ecuación 6.21 nos da una predicción para el
asentamiento total de:
ρT = 95+22 = 117 mm
Del presente ejercicio se desprende la necesidad de descontar el asentamiento instantáneo del total para
poder calcular los parámetros de consolidación de forma correcta.

EJERCICIOS

9.01 Evalúe la solución de la ecuación de la consolidación considerando 10 y 20 divisiones en vez de 5 y


compare la solución exacta con la de 5, 10 y 20 divisiones. Comente sobre los resultados.

9.02 Repita el ejercicio del Ejemplo 9.01 para una sobre carga Δp de 22 Ton/M2. Sugerencia : Note que los
esfuerzo finales superan al esfuerzo máximo de preconsolidación. Comente sobre los resultados.

9.03 Repita el ejercicio del Ejemplo 9.01 para una sobrecarga debida a una zapata de 2 por 3 metros
cimentada a una profundidad de 1.5 metros, la cual trasmite un esfuerzo de trabajo de 15 toneladas por
metro cuadrado. Sugerencia: Utilice la ecuación 6.19a) para calcular el incremento de esfuerzo.
Calcule la contribución de asentamiento debida a la arena utilizando la ecuación 9.10b) para calcular el
valor de Cc para la arena.

9.04 Evalúe las isocronas para los casos de una distribución de presión inicial triangular con el vértice hacia
arriba y hacia abajo utilizando la ecuación 9.33. Así mismo, calcule la consolidación promedio para
dichos casos utilizando las ecuaciones 9.34 y 9.35.

9.05 Repita el ejercicio anterior considerando distribución de presiones trapezoidal para relaciones entre la
presión arriba y abajo de: 0, 0.4, 0.8, 1.20, 1.4 y 1.8.

9.06 Escriba un algoritmo general que permita evaluar la solución de la ecuación de la consolidación para
cualquier condición general de carga.

9.07 Utilizando la ecuación diferencial para flujo radial, Ecuación 9.88, escriba dicha ecuación en término de
diferencias finitas y evalúe la consolidación radial para los casos de n=3, n=5, n=8, n=10. Sugerencia:
Utilice las ecuaciones 9.31 a 9.32 para convertir la ecuación diferencial en términos de diferencias
finitas. Considere que la forma del campo que se consolida tiene forma de cuña, esto es que al calcular
el promedio de la presión de exceso esta sea ponderada de acuerdo con el área de cada sección. Haga
un gráfico análogo al 9.39 donde se muestre la consolidación por diferencias finitas (deformación libre)
y la de Barron (igual deformación), Ecuación 9.108.

9.08 Utilizando los resultados mostrados en el Apéndice II, analice los resultados utilizando el método de
Taylor. Comente sobre las ventajas del método de Taylor para efectuar los ensayos de consolidación
de forma mas rápida, sin tener que esperar 24 horas en cada cargue.

9.09 Calcule el asentamiento por reducción de vacíos que sufrirá el tanque del Ejemplo 9.03 y compare con
los valores utilizados en el problema, utilizando valores promedios de los parámetros dados.

9.10 En la Figura 9.61b) se calculó la curva asentamiento contra tiempo para 90 milímetro de asentamiento
por reducción de vacíos considerando el fenómeno de compresión secundaria dado por las ecuaciones
9.108, 9.112, 9.113, 9.52, 9.53 y 9.54. Repita el ejercicio para asentamientos dados por la Tabla 9.08,
deduciendo el asentamiento instantáneo (por distorsión elástica), dados en la Tabla 9.09.

174
CAPITULO X

RESISTENCIA AL CORTANTE DE LOS SUELOS

10.01 El concepto de Esfuerzo normal, tangencial y ángulo de fricción interna

El suelo es un material compuesto de partículas individuales las cuales están en contacto entre si. Es un
hecho observado que los suelos poseen la capacidad de resistir esfuerzos aplicados sobre ellos ; esto es
obvio si consideramos que gran parte de la superficie de nuestro planeta esta cubierta de suelos. La
resistencia del suelo a soportar cargas se debe a su capacidad de resistir esfuerzos cortantes. Para estudiar
el fenómeno consideremos que efectuamos un ensayo sobre arena de playa donde tomamos una caja sin
fondo y la llenamos de arena de forma tal que la arena dentro de la caja sin fondo este en contacto con la
arena de la playa tal como se muestra en la Figura 10.01. El experimento consiste en aplicar una fuerza
horizontal a la caja hasta alcanzar la máxima fuerza que hace que el movimiento sea inminente.

Figura 10.01. Ensayo para ilustrar la resistencia al corte en suelos arenosos.

La estática establece que en la medida en que la fuerza horizontal se incrementa se va produciendo una
fuerza horizontal entre las dos superficies en contacto (se produce en el fondo de la caja sin fondo), y
alcanza un valor máximo que es igual a la fuerza normal aplicada a la superficie multiplicada por un
coeficiente µ(e) que se conoce como el coeficiente de rozamiento estático. Vale anotar que después que se
origina el movimiento estático la fuerza necesaria par mantener el movimiento uniforme es algo menor que
la máxima estática y se calcula mediante el producto de un coeficiente de rozamiento denominado dinámico
µ(d) , el cual es como consecuencia menor que el estático.

α R
Ν

Figura 10.02. Esquema mostrando la resultante R de las fuerza H y N.


Reemplazando el efecto de la fuerza horizontal (H) y (N) por la resultante (R) nos permite concluir que
existe un ángulo crítico ( α(crit) ) formado entre la normal (N) y la resultante que ocasiona que el movimiento
sea inminente. Llamando al ángulo crítico ( φ ) (ángulo de fricción interna del suelo) podemos escribir:

H
Tan(φ ) = 10.01a)
N
De donde resulta:

H = NTan(φ ) 10.01b)

Dividiendo ambos miembros de la ecuación 10.01b) por el área de fondo obtenemos un es fuerzo normal y
uno tangencial al plano “P”. Llamando al esfuerzo normal σ'n (esfuerzo efectivo) y al esfuerzo tangencial
o de corte τ podemos escribir :

τ = σ ' Tan(φ ) 10.02

10.02 Estado de esfuerzos planos en un punto (Circulo de Mohr)

Para estudiar el estado de esfuerzos planos en un punto consideremos el elemento de área mostrado en la
Figura 10.03a). En esta figura se muestra un punto sometido a esfuerzos normales en dos direcciones
ortogonales ie X e Y. De la figura se desprende que no existen esfuerzos de corte en los planos
perpendiculares a X y a Y. Con el objeto de determinar la existencia de esfuerzos tangenciales en otros
planos consideremos un plano inclinado una ángulo α con la horizontal. Las fuerzas normal y horizontal
que se producen en el cuerpo libre mostrado en la Figura 10.03b) sugieren que existe una fuerza de reacción
actuando sobre el plano inclinado α que equilibra a la horizontal y normal. La resultante actuando sobre el
plano α se puede descomponer en una fuerza normal y una tangencial, tal como se muestra en la Figura
10.03b).

a
Y σ1 X’
Y’ a/Cos(α)

R = F1 + F3

b σ3 σ3 N T F3=σ3(c*1)
c=
α α α a*Tan(α)

σ1
α F1= σ1(a*1)

Figura 10.03 a) Estado de esfuerzo de un punto Figura 10.03b) Fuerzas en plano inclinado

Las Fuerzas T y N se pueden escribir entonces como :

T =σ1*a*Sin(α) − σ3*a*Seno(α) 10.03a) Ν = σ3*a*Tan(α)*Seno(α) + σ1*a*Cos(α) 10.03b)

176
Los esfuerzos se pueden obtener dividiendo las ecuaciones 10.03 por el área del plano inclinado
obtenemos :

τ = (σ 1 − σ 3 ) * Seno(α ) * Cos (α ) σ n = σ 3 Seno 2 (α .) + σ 1Cos 2 (α .)

Expresando los senos y cosenos en términos de los ángulos dobles obtenemos :

(σ 1 − σ 3 ) (σ 1 + σ 3 ) (σ 1 − σ 3 )
τ= * Seno(2α .) 10.04a) σn = + * Cos (2α ) 10.04b)
2 2 2
Las ecuaciones 10.04 representadas en la Figura 10.04 se conoce en la literatura como circulo de Mohr.
Esta figura representa el estado de esfuerzos planos de un punto en dos dimensiones donde las ordenadas y
abscisas representan los esfuerzos tangencial y normal en un plano inclinado un ángulo (α ) con la
horizontal. Los esfuerzos σ1 y σ3 se conocen como los esfuerzos principales. Las direcciones principales
se designan en general como aquella donde los esfuerzos cortantes son iguales a cero. Nótese que en el
circulo de Mohr el ángulo barrido representa el doble del ángulo que forma el plano considerado con el eje
de las abscisas y que el esfuerzo cortante en planos que sean perpendiculares entre si será igual pero de
signo contrario.

τ
σn(α)

τ(α)

σ3 σ1
τ(90+α) σn

σn(90+α)

−τ

Figura 10.04. Representación gráfica de las ecuaciones 10.04 (Circulo de Mohr)

El estado de esfuerzos en el plano α y uno perpendicular se muestra en la Figura 10.05. En mecánica se


demuestra utilizando la relación de Cauchy que el esfuerzo en dos dimensiones es un tensor de orden 2 y sus
componentes se escriben como :

⎡σ (α ) τ (α .) ⎤ ⎡σ x ' x ' σ x ' y ' ⎤


σ~ = ⎢ n ⎥=⎢ ⎥ 10.05
⎣ τ (α .) σ n (90 + α )⎦ ⎣σ x ' y ' σ y ' y ' ⎦

Las diferentes componentes del tensor esfuerzo se pueden calcular en el plano utilizando las propiedades del
circulo de Mohr, tal como se muestra en la Figura 10.04, obteniendo:

177
X'

Y'

σn(α) σn(90+α)

τ(α) τ(90+α)

τ(90+α)
α
σn(90+α) τ(α)
σn(α)

Figura 10.05. Representación gráfica de los esfuerzos dados por las ecuaciones 10.04.

10.03 Criterio de falla en suelos

Es un hecho observado que bajo una cierta combinación de esfuerzos normales se produce la falla del
material que constituye el suelo. La ecuación 10.02 establece el criterio de falla para materiales
friccionantes, la cual se puede expresar en forma gráfica como :

τ = σ'nTan(φ) Criterio de falla


τ σ'n(α)

τ(α)
φ σ'3 2α
φ σ'1 σ'n
τ(90+α)

σ'n(90+α)
−τ τ = σ'nTan(φ) Criterio de falla

Figura 10.06. Representación gráfica de la ecuación 10.02 mostrando la condición de falla.

En la Figura 10.06 se combino los resultados del circulo de Mohr y el criterio de falla en esfuerzos. Para el
sistema de esfuerzos mostrados se concluye que no se ha producido la falla de la muestra ya que en ningún
plano (α) se satisface la condición de falla. No perdamos de vista que el esfuerzo representado en la Figura
10.06 es el mostrado esquemáticamente en la Figura 10.05 y que los esfuerzos que describen
satisfactoriamente la falla son los efectivos. Las ecuaciones 6.06 representa la relación existente entre el
esfuerzo normal y el horizontal que se produce en condiciones de cargue geoestático, el cual se produce en
regiones relativamente planas en el subsuelo de la tierra. En la Figura 10.07a) se muestra la posición de un
punto cercano al fondo de un cimiento, el cual no ha sido cargado. En la medida en que se carga el cimiento
y se supera cierta carga critica, el estado de esfuerzo en el punto mencionado empieza a ser tal que se supera

178
la capacidad del suelo para mantener condiciones geoestáticas y se produce un recorrido del esfuerzo similar
al mostrado en la Figura 10.07b), hasta que los esfuerzos producidos son tales que se alcanza la condición
de falla produciéndose un descenso excesivo y abrupto del cimiento y se dice que se produjo la falla del
cimiento. En las Figuras 10.08b) hasta 10.08c) se muestra esquemáticamente la dirección y el progreso de
la plastificación del suelo debajo del cimiento durante el cargue hasta que se alcanza la condición de falla.
En la Figura 10.08a) se muestra el asentamiento del cimiento. En el punto A se produce la condición de
falla en el primer punto debajo de cimiento y marca el limite de la primera zona donde el comportamiento
del asentamiento es elástico. Del punto A al C se distingue otra zona donde la variación del asentamiento en
función de la carga se incrementa. En la tercera zona, después del punto C, los asentamientos empiezan a
ser excesivos debido a la extensión de la plastificación de la zona, produciéndose la condición de falla en el
punto D.

Kf
τ = σ'nTan(φ ) Criterio de falla
τ
D
Ko

φ σ'3 σ'1
A B
φ σ'n

Ko

−τ
τ = σ'nTan(φ ) Criterio de falla
Kf
Figura 10.07a). Representación de condición de falla del suelo manteniendo σ3 constante
e incrementando σ1 mostrando el recorrido del esfuerzo del punto C al D.

10.04 El recorrido del esfuerzo.

La Figura 10.07a) muestra los puntos C y D sobre el círculo de Mohr. De la figura se desprende que
podemos definir las variables p y q como:

σ1 + σ 3 σ1 −σ 3
p= 10.06a) q= 10.06b)
2 2
En términos de esfuerzos efectivos podemos escribir:
σ '1 +σ '3 σ '1 −σ '3
p' = 10.06c) q' = 10.06d)
2 2
Los parámetros p y q permiten definir de forma completa el circulo de mohr al cual pertenecen, ya que con
únicamente estos valores se puede calcular los valores de los esfuerzos principales. Esta forma de
representar el circulo de Mohr tiene la ventaja de que permite rastrear el modo de cargue de suelo, esto es el
recorrido del esfuerzo tal como se muestra en las Figuras 10.07a) y 10.07b). Nótese que la envolvente de
Mohr es tangente a los círculos y la línea Kf corta al circulo pasando por el punto de máximo esfuerzo
cortante. La línea de falla se representa entonces como aquella que une el origen con las parejas (p’,q) de
falla. Con relación a la Figura 10.09 podemos escribir la siguiente relación entre el ángulo β que se forma
en el diagrama (p’, q) así :

Sin(φ ) = Tan( β ) 10.07

179
En la Figura 10.10 se muestra el recorrido del esfuerzo para una muestra de suelo sometida a un esfuerzo
lateral σ3 a la cual se le aplico un esfuerzo deviador ∆p hasta obtener la condición de falla de la muestra.

q Recorrido del esfuerzo Linea Kf

D
Linea Ko

β
A B
p'

Figura 10.07b) Representación de las condiciones de la Figura 10.07a) en términos de p’y q.

Esfuerzo aplicado (Kg/cm2 )


0 2 4 6 8 10
0.0
Asentamiento

0.2 A) Primera Condicion


A
B
(pies)

0.4 Plastica
C
0.6 B) Falla por corte local

0.8 D C) Inicio falla corte general


1.0 D) Falla por corte general
a) b)

c) d)
Figura 10.08. a) Curva de asentamiento vs esfuerzo aplicado. b) Extensión y sentido de la
plastificación inicial del suelo a un esfuerzo de 4.5 Kg/cm2. c) Extensión y sentido de la
plastificación a 7.0 Kg/cm2. d) Extensión y sentido de la plastificación al esfuerzo de falla de 8.2
Kg/cm2 (Whithman y Hoeg, 1966)

180
Envolvente de Mohr
σ'1 + σ'3 τ = σ'nTan(φ ) (Criterio de falla)
τ 2
Kf

σ'1 - σ'3
R=
φ 2

φ β σ' σ'1
3
A B
φ σ'n

Envolvente de Mohr
Kf

−τ τ = σ'nTan(φ ) (Criterio de falla)

Figura 10.09. Obtención de la relación entre el ángulo β y el ángulo φ.

β
(σ'3,σ'3)
p'

Figura 10.10. Recorrido del esfuerzo efectivo para un ensayo triaxial efectuado en una arena donde
la rata de aplicación de carga es uniforme.

10.05 El Ensayo Triaxial

El ensayo triaxial esta normalizado mediante la norma ASTM D 4767. En el laboratorio se utiliza una
cámara, llamada triaxial, la cual consiste en un recipiente transparente de forma cilíndrica dentro de la cual
se coloca la muestra que se desee ensayar recubriéndola con una membrana impermeable de látex, de
manera que el fluido que va a aplicar el esfuerzo σ3 no penetre la muestra. El fluido utilizado puede ser
aire, agua, pero generalmente se utiliza glicerina por sus propiedades lubricantes que previene la oxidación
del equipo triaxial. En la Figura 10.11 se muestra esquemáticamente el equipo triaxial. Debido a que la
presión dentro de la cámara actúa en todas las direcciones, al comienzo del ensayo el esfuerzo σ’1 es igual al
σ’3. El esfuerzo ∆p en el sentido vertical se aplica a través del pistón donde la longitud inicial de la muestra
es medida como también la deformación que se produce bajo los diferentes esfuerzos aplicados, tal como se
muestra en la Figura 10.12. El recorrido del esfuerzo que se produce se muestra esquemáticamente en la
Figura 10.07b) hasta que la pareja (p’,q) alcanza la condición de falla produciéndose la fluencia de la
muestra, tal como se muestra en la Figura 10.16a).

181
Figura 10.11. Representación esquemática de la cámara triaxial

10.05.1 Ensayos de Permeabilidad en la cámara triaxial. En adición a los ensayos de resistencia, el


equipo triaxial permite medir la permeabilidad de una muestra de suelo a través de los tubos de drenaje
conectados a las tapas inferior y superior los cuales permiten aplicar un gradiente hidráulico a la muestra. El
ensayo de permeabilidad puede ser de cabeza variable o constante dependiendo de las condiciones
impuestas. El ensayo de permeabilidad efectuado en la cámara triaxial tiene la ventaja de que la presión
aplicada, llamada presión de respaldo (back pressure), a la cámara triaxial comprime las burbujas de aire
disuelto en el agua disolviéndolo finalmente. Generalmente la presión de respaldo es de orden de 10 a 20
psi y se aplica por un periodo de 24 horas con lo que se consigue la saturación de la muestra.

10.05.2 Tipos de ensayos triaxiales. En la cámara triaxial se pueden en general efectuar dos tipos de
ensayos, No drenados (rápidos) y drenados (lentos).

En los ensayos rápidos no se produce cambio de volumen de la muestra ; este tipo de ensayo se pueden
simular en el laboratorio efectuando el ensayo sobre muestras completamente saturadas donde se mantienen
cerradas las válvulas inferior y superior de los tubos de drenaje de la muestra. El fenómeno físico que
ocurre es que los esfuerzos de exceso generados por las presiones aplicadas a la muestra son absorbidos por
el agua tal como se describió en la teoría de la consolidación en el capitulo 9. El mismo efecto se consigue
cuando las presiones son aplicadas con mayor velocidad que la habilidad que tiene el suelo para permitir
que el agua de los poros sea expulsada de la muestra por lo que no se produce ningún cambio de volumen en
la muestra.

Los ensayos Lentos por el contrario, son aquellos donde la aplicación de los esfuerzos son lo
suficientemente lentos como para que se produzca la expulsión del agua de la muestra originados por las
presiones de exceso, lo que permite la reducción de volumen de la muestra.

Las muestra también pueden ser consolidadas bajo presión hidrostática antes del ensayo produciéndose
toda la reducción de volumen que requiera el esfuerzo aplicado. Los ensayos consolidados no drenados
están estandarizados por la Norma ASTM D 4767. Este tipo de ensayo se conoce con el nombre de
consolidado. Los siguientes tipos de ensayos son posibles :

No drenados Drenados
No consolidado no drenado (UU) No consolidado drenado (UD)
Consolidado no drenado (CU) Consolidado drenado (CD)

182
10.06 El concepto de φ=0.

Hasta el momento las teorías expuestas son aplicables a materiales friccionantes como las arenas. A
diferencia de los materiales ganulares, los suelos de grano fino presentan consistencia una vez son extraídos
del suelo y exhiben cohesión, la cual consiste en la capacidad que tiene un material de resistir esfuerzo
cortantes cuando los esfuerzos totales laterales aplicados a la muestra son esencialmente ceros, lo cual no es
el caso de los materiales granulares de acuerdo con lo descrito por la ecuación 10.02, donde la capacidad
máxima de una arena para resistir esfuerzos cortantes depende del ángulo de fricción interna y del esfuerzo
normal aplicado sobre el plano bajo estudio de la muestra. Esta concepción de que las arcillas son
materiales esencialmente cohesivos permaneció extendida hasta la primera mitad del siglo XX ya que la
mayoría de los ingenieros separaban el estudio de la resistencia de los suelos a esfuerzo cortantes en suelos
cohesivos y friccionantes.

Los trabajos de Terzaghi y luego de Skempton contribuyeron a clarificar los conceptos relacionados con la
naturaleza de la resistencia al cortante de los suelos de grano fino. Es un hecho que todos observamos que
la cohesión de las arcillas disminuye drásticamente ante la presencia de agua. Esto es la cohesión no es una
propiedad intrínseca de la arcilla sino que depende del contenido de humedad. Si pensamos sobre la
estructura de los suelos de grano fino llegamos a la conclusión de que están compuestos por granos de
tamaño finito. El mecanismo físico que conocemos produce resistencia a esfuerzos cortantes es el
friccionante, tal como lo describe la ecuación 10.02.

30
10 Psi (Total)
25 30 Psi (Total)
100 Psi (Total) Kf
Valor de q (Psi)

20 10,30,100 (Efectivo)
15 Kf
Concepto φ = 0
10
Tan(β) = seno(φ ) = 0,234
5
o
φ = 13,1
0
0 20 40 60 80 100 120

Valor de p o p ' (Psi)

Figura 10.12 Recorrido del esfuerzo para resultados de los ensayos mostrados en la tabla 10.01

Con el objeto de poner a prueba la teoría anterior consideremos el siguiente experimento donde 3
especímenes de la misma arcilla se consolidaron a una presión de 16 psi dentro de la cámara triaxial. A
continuación las tres muestras se sometieron a presiones de 10, 30 y 100 psi y se ensayaron dentro de la
cámara triaxial hasta obtener la carga de falla cerrando las válvulas de drenaje. El resultado de los ensayos,
dentro de errores experimentales, es que la carga de falla es tal que qf = 4.8 psi ; los resultados del ensayo
ideal se muestran en la tabla 10.01 y se presentan gráficamente en la Figura 10.12. En la figura se aprecia
que en los 3 ensayos tienen el mismo recorrido del esfuerzo en términos de esfuerzos efectivos.

183
Tabla 10.01a)
Esfuerzos en la muestra al momento de la falla

Presión de consolidación = 16 psi.


Presión de Esfuerzo total Presión de Esfuerzo efectivo
Ensayo - confinamiento (psi) - de falla (σ1) (psi) - Poros (psi) de falla (σ'1) (psi)
1 10 19.6 -6 25.6
2 30 39.6 +14 25.6
3 100 109.6 +84 25.6

Tabla 10.01b)

Valores totales y efectivos de p y q para los resultados de la tabla 10.01a) al inicio y al final del ensayo

Presión de consolidación = 16 psi.


Ensayo - qo (psi) - po(psi) - qf (psi) - pf (psi) p’f (psi)
1 0 10 4.8 14.8 25.6
2 0 30 4.8 34.8 25.6
3 0 100 4.8 104.8 25.6

10.07 El ensayo de compresión inconfinada.

El ensayo de compresión inconfinada es un caso particular de los descritos bajo la Norma ASTM D 4767
donde el esfuerzo total de confinamiento lateral es igual a cero. Si por ejemplo, la muestra de la tabla 10.01
se sometiera a un ensayo de compresión inconfinada el esfuerzo de falla vertical seria de 9.6 psi y la presión
de poros seria igual a -16 psi, si la presión efectiva en la dirección horizontal se mantuviera en 16 psi. En la
practica la muestra puede no tener la capacidad de mantener el esfuerzo efectivo aplicado debido a que la
máxima presión que la muestra es capaz de sostener es debido a la succión capilar. Si la succión capilar
máxima de la muestra supera los 16 psi la muestra puede mantener este esfuerzo efectivo. Ver Ejemplo
10.05.

Si la muestra a ensayar se mantiene en un ambiente donde la humedad relativa sea inferior al 100 por ciento
la muestra puede aumentar el esfuerzo efectivo siempre y cuando la succión capilar sea mayor que la
máxima presión de consolidación aplicada en la cámara triaxial. Por el contrario, si la muestra se mantiene
en un ambiente donde la humedad relativa sea del 100 por ciento (como en una cámara húmeda), el esfuerzo
efectivo de la muestra disminuirá hasta llegar a ser esencialmente igual a cero. E l mismo efecto se consigue
cuando la muestra es sumergida en agua. Por esta razón vías destapadas que son transitables y presentan
buen comportamiento durante el verano se vuelven intrasitables durante la época de lluvias. Los Materiales
granulares no son afectados sensiblemente por las lluvias ; el diseño de pavimentos requiere por lo tanto de
una estructura granular llamada base, la cual es colocada en la superficies, sobre la cual se coloca la capa de
rodadura.

Arcillas Sensitivas. El término sensitividad se utiliza para determinar la relación que existe entre la
cohesión de una muestra inalterada sobre la misma muestra remoldeada (Ecuación 2.02). La sensitividad
esta relacionada con el índice de liquidez (Ecuación 2.21), ya que las mayores perdidas de resistencia
ocurren en un estado de alta floculación el cual se da cuando la humedad del suelo es relativamente alta
comparada con el límite líquido efectuado sobre la muestra remoldeada. Los suelos sedimentados en
medios marinos tienden a tener alta sensitividad. Arcillas con sensitividades mayores que 8 se denominan
“rápidas” (quick). En la naturaleza se han medido arcillas con sensitividaaes tan altas como 500.

Relación entre el número de golpes y la resistencia inconfinada. En general, los investigadores han
encontrado que no existe una correlación única entre el ensayo de compresión inconfinada y él número de
golpes (N) del ensayo de penetración estándar. Sin embargo existe evidencia de que esta correlación

184
puede ser establecida de forma aproximada para un cierto tipo de suelo. Resumen de dicha experiencia se
muestra en la Figura 10.13

30
Numero de Golpes del Ensayo ML / CL-ML
25 Terzaghi
CL-CH
Estandard (N)

20 CH

15

10

0
0 1 2 3 4
Compresion Inconfinada (Kg/cm2)

Figura 10.13. Correlación entre el número de golpes del ensayo estándar y el ensayo de compresión
inconfinada.

Tabla 10.02. Descripción cualitativa de suelos de grano grueso y fino de acuerdo con su resistencia.

CONSISTENCIA DE LOS SUELOS DENSIDAD RELATIVA DE LOS


DE GRADACION FINA. SUELOS DE GRADACION GRUESA.
Compresión Inconfinada N-Golpes/Pie Densidad_Relativa
TON/M2 CONSISTENCIA 0-3 Muy Suelta ( 0 - 15)
< 2.5 Muy Blando 4-9 Suelta (15 - 35)
2.5 - 5.0 Blando 9-29 Media Densa (35 – 65)
5.0 - 10.0 Medio 30-49 Densa (65 – 85)
10.0 - 20.0 Resistente 50-80 Muy Densa (85 –100)
20.0 - 40.0 Muy Resistente
40.0 - 80.0 Duro
> 80.0 Muy Duro

10.08 La teoría de la adhesión .

Las leyes de la fricción fueron estudiadas por Leonardo Da Vinci en 1500 y restablecidas por Amontons en
1699 y se conocen frecuentemente como las leyes de Amontons. Desde entonces se ha comprobado que la
máxima fuerza lateral que se le puede aplicar al cajón de la Figura 10.01 es independiente del área y
directamente proporcional a la fuerza normal aplicada. Karl Terzaghi a raíz de sus estudios de Mecánica de
Suelos a principios de este siglo sugirió un modelo que se conoce hoy como la teoría de la adhesión. La
primera teoría que se estableció para explicar el fenómeno de la fricción fue el del entrelazamiento que
ocurre debido a las asperezas de la superficies en contacto. Esta teoría fue descartada ya que ensayos
efectuados por diferentes investigadores donde la superficies friccionantes fueron pulidas especularmente
presentaban esencialmente la misma fricción que superficies menos pulidas (Bowden y Tabor, 1950, 1964).
Con el objeto de comprender el fenómeno consideremos la Figura 10.14 donde se muestra los puntos de
contacto a nivel microscópico entre las superficies. Según la teoría de la adhesión, los esfuerzos de contacto

185
entre las superficies microscópicas son generalmente lo suficientemente altos como para alcanzar el límite
de fluencia (σy) de los materiales que constituyen la muestra ; por ejemplo, el esfuerzo de fluencia del
cuarzo es del orden de 1’500.000 psi. Considerando que el máximo esfuerzo cortante que podemos aplicar
al material en las condiciones de fluencia es directamente proporcional al esfuerzo de fluencia podemos
escribir :
τ y = µ.σ y 10 .08
Si llamamos a la fuerza normal que actúa en el punto i a nivel microscópico Ni , Podemos expresar el área
de contacto microscópica como :
N i1
σy = 10.09
Ac1 (i )

Figura 10.14. Bloques friccionantes mostrando puntos microscópicos de contacto.

Combinando las ecuaciones 10.08 y 10.09 obtenemos la contribución a la resistencia tangencial total T que
produce el punto i. Llamando Ti a la máxima resistencia tangencial en el punto i podemos escribir :
T1i = Ac1 (i ) * τ y = N i1 .Tan(φ ) 10.10a)

Sumando las contribuciones de cada uno de los puntos obtenemos nuevamente la ecuación 10.01b).
T = N .Tan(φ ) 10.10b)

Nótese que de acuerdo con esta teoría, al apoyar el bloque de la Figura 10.14 sobre una cara que tenga un
área menor, la ecuación 10.09 predice que las áreas individuales Ac2(i) serán menores que las de la posición
mostrada, pero la suma de las áreas microscópicas de contacto será constante para cualquier posición del
cuerpo (k) tal como se ilustra en la ecuación 10.11.
n1 n2 nk
Ac ( Microscopica ) = ∑ Ac1 = ∑ Ac 2 = ∑ Ack = Constante 10.11
i =1 i =1 i =1

10.09 Variables que afectan el ángulo de fricción interna de los suelos

10.09.01 Angulo de Fricción en arenas. La teoría de la adhesión predice que la resistencia tangencial en
un plano cualquiera será directamente proporcional al área de contacto total a nivel microscópico. Debido
a que el área de contacto en un plano aumenta en la medida en que se incrementa la densidad es razonable
concluir de que el ángulo de fricción interna de un suelo dependerá de la relación de vacíos del material.
Este razonamiento es confirmado por resultados experimentales, tal como se muestra en la Figura 10.15,

186
donde el ángulo de fricción interna varía desde 32 hasta 40 grados para la misma muestra, dependiendo de
las condiciones de porosidad inicial. La línea correspondiente a Ec. 10.12a) en la Figura 10.15 fue
calculada teniendo en cuenta que el incremento en el área de contacto total es inversamente proporcional a
la disminución en el área lateral podemos escribir la relación entre los ángulos de fricción interna final e
inicial (φo) y (φf) con respecto a las porosidades inicial no y final nf como:
2/3
⎡1 − n f ⎤ ⎡ 1 + eo ⎤
2/3

Tan(φ f ) = ⎢ ⎥ Tan(φ .o ) = ⎢ ⎥ Tan(φ .o ) 10.12a)


⎣ 1 − no ⎦ ⎢⎣1 + e f ⎥⎦

40
Angulo de Friccion

38
36 Ajustada
34 Ec. 10.12a)
32 φcv
30 Medidos
28 φµ
26
24
46 44 42 40 38 36 34 32

Porosidad Antes del Ensayo

Figura 10.15. Angulo de fricción interna de una arena media a fina (Rowe, 1962)

En la Figura 10.15 φcv representa el ángulo de fricción residual (a volumen constante), el cual es
aproximadamente igual al ángulo de reposo y φu el ángulo de fricción entre partículas, el cual sería igual al
de una superficie especular construida con el material que constituye el suelo. La diferencia entre φcv y φu
se debe a la energía adicional que debe disiparse para vencer el entrelazamiento entre los granos de suelos
en el plano de falla de la muestra donde se produce una desorganización de la estructura densa de la muestra
con el consiguiente incremento de la porosidad en ese plano. Nótese que la misma diferencia aproximada
se produce entre las líneas correspondientes a (Ec. 10.12a y Medida) en la Figura 10.15. La ecuación
10.12a) puede ser utilizada en problemas prácticos ya que sus resultados son conservadores.

La energía adicional puede ser estimada considerando que a lo largo del plano de falla se encontraran
partículas con una tamaño igual al máximo diámetro, las cuales deberán ser desplazadas fuera del plano una
distancia igual a la mitad del máximo diámetro cuando el plano del falla es mobilizado una distancia igual al
máximo diámetro. Haciendo las manipulaciones del caso y considerando que la energía adicional esta
afectada por un factor igual a 0 a 1 para densidades relativas de 0 a 1, obtenemos:

Energia( Arena) D (1 + emax − Dr (emax − emin ))Tan(φ ) + 0.5 Dmax Dr 2 (emax − emin )
= max
Energia( Adhesion) Dmax (1 + emax − Dr (emax − emin ))Tan(φ )
10.12b)
La ecuación 10.12b) se puede combinar con la 10.12a) obteniendo:
2/3
Energia ( Arena) ⎡ 1 + eo ⎤
Tan(φ f ) = ⎢ ⎥ Tan(φ .o ) 10.12c)
Energia ( Adhesion) ⎢⎣1 + e f ⎥⎦
Resultados de la ecuación 10.12c) se muestran en la Figuras 10.16d) y 10.16e) como Adhes. Mod. Nótese
que la regresión mostrada con los parámetros promedio (ecuación 10.13c) coincide con los de la adhesión
modificada, lo que verifica la ecuación 10.12c).

187
Figura 10.16a). Resultado de ensayo triaxial efectuado sobre una muestra de arena media fina densa.

Ensayos de corte directo efectuados en arenas pobremente gradadas y limos en la Facultad de Ciencias e
Ingeniería de Universidad de Cartagena arrojaron los resultados mostrados en la Figura 10.16b). Las
ecuaciones de regresión de la Figura 10.16b) se pueden expresar como:
φ = aDr 2 + bDr + c 10.13a)
El valor promedio de los coeficientes de las ecuaciones de la Figura 10.16b) se pueden expresar como:
φ = 0.00056 Dr 2 + 0.05964 Dr + c 10.13b)
La ecuación 10.13b) presenta el inconveniente de que arroja valores muy altos para las arenas con tamaños
máximos correspondientes al tamiz 200. Con el objeto de conseguir una solución general de tal forma que
la teórica no sobrepase la medida, los valores de los coeficientes fueron reducidos al 80 por ciento del valor
mostrado en la ecuación 10.13b), obteniendo:
φ = 0.000448Dr 2 + 0.04771Dr + c 10.13c)
Angulo de Friccion en Arenas Uniformes y Limos
55
Pasa 4 Ret. 20
Regression
Angulo de Fricción

50
Interna (grados)

Pasa 20 Ret. 60
45 Regression
Pasa 60 Ret. 100
40
Regression
35 Pasa 100 Ret. 200
Regression
30 Limo(Pasa 200)
Regression
25
0 20 40 60 80 100
Densidad Relativa

Figura 10.16b). Angulo de fricción interna en función de la densidad relativa (Tuiran y Pereira,
2000)

188
ANGULO DE FRICCION PARA Dr = 0 φ (Dr=0) = 1,965*LN[Diam (m ax)]+31,9
38

Angulo de Friccion (Grados


36
34
32
Medido
30
Regresion
28
26
24
22
0,01 0,1 1 10

Diametro máximo (D 100 ) (mm)

Figura 10.16c). Angulo de fricción interna para Dr=0 (Angulo de Reposo) (Tuiran y Pereira, 2000)

Con referencia a la Figura 10.16c), el ángulo correspondiente a una densidad relativa igual a cero se puede
expresar como:
φ ( DR = 0) = 1.965.LN ( Dmax) + 31.9 = c 10.13d)
La ecuación 10.13c), la cual es válida para esfuerzos bidimensionales, se puede escribir entonces como:
φ = 0.00048Dr 2 + 0.04771Dr + 1.965.LN ( Dmax) + 32 10.13e)
La ecuación 10.13e) es válida para estado de esfuerzos bidimensionales en suelos. Para estado de esfuerzos
tridimensionales como es el caso de esfuerzos triaxiales podemos escribir:
φ = 0.00048Dr 2 + 0.04771Dr + 1.965.LN ( Dmax) + 29 10.13f)

Arena Gruesa y = 0,002x2 - 0,04x + 34,552


Pasa 4 Retiene 20 R2 = 0,9448
55
Angulo de Friccion

Medido
Interna (grados)

50
45 Reg. Prom.
40
Teoria Adhes
35
30 Adhes. Mod.
0 20 40 60 80 100
Densidad Relativa Polinómica
(Medido)

Figura 10.16d). Angulo de Fricción interna en función de la densidad relativa. (Tuirán y Pereira,
2000)

Las arenas utilizadas para la elaboración de la Figura 10.16c), tal como se indica en las Figuras 10.16
correspondientes, son arenas pobremente gradadas. Investigación efectuada en la Universidad de Cartagena
(Cabarcas y Lizarazo, 2003), indican que el ángulo de fricción interna de arenas bien gradadas son menores
que las reportadas en la Figura 10.16c). De acuerdo con la información recopilada en esta última referencia,
recomendamos utilizar el tamaño correspondiente a D50 en vez de D100 cuando se utilice dicha figura.
Es importante anotar que la información obtenidas por este método debe ser interpretada con cautela ya que
el ángulo de fricción interna del suelo tiende a disminuir hasta su mínimo valor al momento de la falla.

189
Arena Media y = 0,0007x2 + 0,0559x +
Pasa 20 Retiene 60 32,243
R2 = 0,965
45

Angulo de Friccion
Medido

Interna (grados)
40
Reg. Prom.

35 Teoria Adhes

30 Adhes. Mod.
0 20 40 60 80 100
Densidad Relativa Polinómica
(Medido)

Figura 10.16e). Angulo de Fricción interna en función de la densidad relativa. (Tuiran y Pereira,
2000)

Limo y = -0,0002x2 + 0,1115x +


Pasa 200 26,53
R2 = 0,9836
40
Angulo de Friccion
Interna (grados)

Medido

35
Reg. Promed

30 Teoria Adhes

25 Adhes. Mod.
0 20 40 60 80 100
Densidad Relativa Polinómica
(Medido)
Figura 10.16f). Angulo de fricción interna en función de la densidad relativa. (Tuiran y Pereira,
2000)

La metodología aplicada mediante la ecuación 10.12b) al caso del limo indica que el factor de 0.5 de dicha
ecuación no satisface a los resultados experimentales, por lo que redujimos dicho factor hasta obtener el
ajuste de la ecuación teórica, obteniendo un valor de 0.1, tal como se muestra en la ecuación 10.14a).
Energia( Limo) D (1 + emax − Dr (emax − emin ))Tan(φ ) + 0.1Dmax Dr 2 (emax − emin )
= max
Energia( Adhesion) Dmax (1 + emax − Dr (emax − emin ))Tan(φ )
10.14a)
La ecuación 10.14a) se puede combinar con la 10.12a) obteniendo:
2/3
Energia ( Limo) ⎡ 1 + eo ⎤
Tan(φ . f ) = ⎢ ⎥ Tan(φ .o )
Energia ( Adhesion) ⎣⎢1 + e f ⎦⎥
10.14b)
Nótese que el valor del factor de ajuste se reduce de 0.5 a 0.1 cuando pasamos de arenas a limos. Lo
anterior sugiere que el factor correspondiente para arcillas es muy próximo a cero, lo que nos permite
escribir la ecuación 10.15. Con esta ecuación obtendremos ángulos de fricción interna de forma

190
conservadora racionalmente. La tabla 10.03 muestra ángulos de fricción interna para gravas y arenas
sueltas y densas.
Tabla 10.03 Ángulo de fricción para suelos granulares típicos
Suelto Denso

Tipo de suelo Triaxial Corte directo Triaxial Corte directo


Arena gravosa
a grava arenosa
bien gradada 33 36 45 50

Arena bien gradada 30 32 40 44

Arena fina uniforme 28 29 34 39

10.09.02 Angulo de Fricción Interna Efectivo en arcillas saturadas. Ensayos efectuados en muestras
saturadas de diversas regiones del mundo indican que el seno del ángulo de fricción interna efectivo de las
arcilla depende del índice de plasticidad para arcillas normalmente consolidadas. Resumen de estos
resultados se muestran en la Figura 10.17. La inspección de la Figuras 10.15 y 10.16 indica que el ángulo
de fricción interna efectivo para arcilla sobre consolidadas debe ser mayor que el de las normalmente
consolidadas, pero su aumento no será tan apreciable como en el caso de las arenas. La ecuación 10.12a)
nos permite escribir el ángulo de fricción interna para suelos de grano fino saturados en función del índice
de plasticidad como:

Seno(φ ) = 0.74 − 0.21Log10 ( IP) 10.15

Sin( φ ) Prom = 0.74 - 0.21*log10(IP)

0.7 Reg. Lin.


0.6 No Pertur.
Remold.
Seno(φ )

0.4
Kaolinite Activ>0.75
0.3
illita Activ<0.75
0.1
* Material Ideal Ubicado
Montmorillonita
0.0 Sobre la Linea A
1 10 100 1000
Indice de Plasticidad

Figura 10.17. Angulo de fricción interna efectivo en función del índice de plasticidad para
arcillas normalmente consolidadas (Kenney, 1959). (Datos para arcillas Puras de Olson, 1974.)

Los profesionales de la geotecnia aceptan que el ángulo de fricción interna en arcillas normalmente
consolidadas no se incrementa cuando aumenta la presión de confinamiento y se consolidad bajo dicha
presión. Esta conclusión se debe a los resultados obtenidos por diversos investigadores en la primera
mitad del siglo 20 Henkel (1956). Sin embargo, no debemos perder de vista que en la elaboración de los
ensayos que condujeron a esta conclusión se consolidaron las muestras hasta que la presión de poros se
disipó completamente. Lo anterior no garantiza que el esfuerzo aplicado lateralmente a la muestra
corresponda al medido utilizando la ecuación 6.06 o 9.19, donde no se tuvo en cuenta la componente

191
viscosa (τ’) dado por la ecuación 9.40. En las Figuras 9.29b) y 9.30b) se aprecia que la componente del
esfuerzo viscoso puede ser hasta el 20 por ciento del incremento de esfuerzo (∆P) aplicado, por lo que el
esfuerzo asumido como actuante no es correcto. (Ver Ejercicio 10.09). Esto explica la propiedad de que los
suelos sobre consolidados tienen un ángulo de fricción interna algo mayor que los normalmente
consolidados, Henkel (1956).

10.10 Evaluación del módulo de elasticidad en arcillas.

Él módulo de elasticidad en arcilla, en relación con el asentamiento por distorsión elástico tratado en las
secciones 6.06.4 y 6.06.5 del capítulo 6, puede ser obtenido como 400 veces la cohesión de la arcilla o 5.14
veces él módulo de elasticidad obtenido en el ensayo de compresión inconfinada. Él módulo de elasticidad
puede ser obtenido de forma mas sofisticada utilizando el equipo triaxial, donde la presión lateral es la
presión efectiva que prevalece en el campo. El ensayo triaxial utilizado debe ser del tipo consolidado no
drenado.
E = 400 Cohesión 10.16a)

Debido a lo costoso del ensayo triaxial y a lo puntual de la información obtenida, y a los buenos resultados
obtenidos en la práctica del autor con suelos de la zona del caribe Colombiano y el oeste medio de los
Estados unidos de América, consideramos justificado plenamente la utilización de las relaciones
aproximadas utilizando los datos del ensayo de compresión inconfinada. Ejemplo de validación de esta
practica se ilustra en la sección 9.10.

10.11 Evaluación del Módulo de elasticidad en Arenas.

Él módulo de elasticidad en arcilla, en relación con el asentamiento por distorsión elástico tratado en las
secciones 6.06.4 y 6.06.5 del capítulo 6, puede ser evaluado, de acuerdo con investigaciones teóricas
utilizando la ecuación de Meyerhoff modificada y trabajos de investigación efectuados en Universidad de
Cartagena Gary, 2001, en función del modulo de elasticidad considerando que él módulo de elasticidad (E)
es igual a 150 veces el número de golpes del ensayo estándar, donde N es él número de golpes del ensayo
estándar y E es el modulo de elasticidad dado en Toneladas por metro cuadrado. El valor del módulo de
elasticidad de una arena también puede ser obtenido en el ensayo triaxial aplicando un esfuerzo de
confinamiento equivalente al que existe en el campo.
E = 150 N 10.16b)

Como quiera que el asentamiento en arenas es prácticamente instantáneo, el asentamiento total en arenas
puede ser calculado utilizando un índice de compresibilidad (Cc) o un coeficiente de cambio volumétrico
(mv) acomodado que depende del ancho del cimiento, donde B es expresado en pies, el cual se puede
expresar como:
2
0.173 ⎡ B + 1⎤
Cc =
N ⎢⎣ B ⎥⎦
10.17a)

2
0.0078 ⎡ B + 1⎤
mv =
N ⎢⎣ B ⎥⎦
10.17b)

Las ecuaciones 10.17) y 10.17b) permiten evaluar el asentamiento total de un cimiento en arena utilizando
las ecuaciones 9.01 a 9.04, siguiendo el procedimiento descrito en la sección 9.01 y el ejemplo 9.01 donde
el incremento de esfuerzo puede ser calculado mediante la ecuaciones 6.17 a 6.20

10.12 El ensayo de corte directo.

El ensayo de corte directo, como su nombre lo indica, se efectúa aplicando un esfuerzo cortante conocido
sobre un plano de área conocida tal como se muestra en la Figura 10.01. El ensayo de corte directo está
normalizado por la norma ASTM D 3080-90.

192
10.13 Teoría de Rankine sobre empuje horizontal sobre muros de contención.

10.13.1 Coeficiente de presión activa. En la teoría de rankine para la condición activa (desde el punto de
vista del suelo) se supone que la presión lateral sobre el muro será menor que la geostática (ver ecuación
6.05), ya que el muro se separa por la presión del suelo. En estas condiciones, se produce la falla a todo lo
largo del muro. En la Figura 10.18 se muestra la deducción del empuje activo. Tal como es indicado en
la Figura 10.18, la presión activa se denota como ( σ’a ) y se calcula entonces utilizando la ecuación
10.18a) como :
1 − seno(φ )
σ 'a = σ ' v = K aσ ' v 10.18a)
1 + seno(φ )

Así mismo, la presión activa para el caso de suelo de grano fino, utilizando el concepto de φ=0 se puede
calcular mediante la ecuación:
σ a = σ v − 2C 10.18b)
Donde, a diferencia de cuando se utiliza la fricción, los esfuerzos utilizados son esfuerzos totales, ya que
en el ensayo de compresión inconfinada no se considera la presión de poros (Ver Sección 10.06)..
Recorrido del esfuerzo Kf
σ'v + σ'a τ=σ'nTan(φ ) Criterio de falla
τ 2

D Ko σ'a - σ'a
Seno( φ ) =
σ'v - σ'a σ'a + σ'a
C
2
De donde se despeja:
φ
Condición φ σ'a σ'v =γ e*Z σ'n σ'a=
1-Seno( φ )
σ'v
1+Seno( φ )
Geostática
σ'a= K a σ'v

Ko
4
−τ τ=σ'nTan(φ ) Criterio de falla
Kf
Figura 10.18. Deducción del coeficiente de presión activa Ka.

10.13.2 Coeficiente de presión pasiva. En la condición pasiva de Rankine (desde el punto de vista del
suelo) se supone que la presión lateral sobre el muro se incrementa y será mayor que la geostática (Ver
ecuación 6.05), ya que el muro es forzado contra el suelo, quien es pasivo en este caso, ya que la fuerza se
ejerce sobre el suelo. En esta condición, también se produce la falla a todo lo largo del muro pero la presión
resultante que se conoce como presión pasiva es mayor que la geostática y se puede calcular utilizando el
procedimiento mostrado en la Figura 10.19.

Tal como es indicado en la Figura 10.19, la presión pasiva se denota como ( σ’ p ) y se calcula entonces
utilizando la ecuación 10.18b) como :
1 + sen o(φ .)
σ'p = σ ' = K pσ ' v 10.18c)
1 − sen o(φ .) v

193
Así mismo, la presión activa para el caso de suelo de grano fino, utilizando el concepto de φ=0 se puede
calcular, utilizando esfuerzos totales, mediante la ecuación:
σ p = σ v + 2C 10.18d)

Recorrido del esfuerzo Kf


σ'p + σ'v τ=σ'nTan(φ ) Criterio de falla
τ 2

D Ko σ'p - σ'v
Condicion Seno( φ ) =
σ'p - σ'a σp + σ'v
geoestatica
2 De donde se despeja:
C σ'p
φ
1+Seno( φ )
σ'n σ'p= σ'v
σ'v =γ e*Z 1-Seno( φ )

σ'p= K p σ'v

Ko

−τ τ=σ'nTan(φ ) Criterio de falla


Kf
Figura 10.19. Deducción del coeficiente de presión pasiva Kp.

10.14 Fuerza lateral contra muros de Contención por el método de Coulomb.

10.14.1 Introducción. Los muros de contención de tierra son generalmente diseñados asumiendo una cierta
presión de fluido equivalente donde la mayor parte del esfuerzo se gasta en la ingeniería de detalles de la
pared y cimentación del muro. Este procedimiento es apropiado para muro de poca altura, pero resulta
inapropiado para muros de mas de 2 metros de alto, donde se justifica evaluar de una manera precisa las
presiones de tierra y agua que actúan sobre el muro.

El suelo es un material interesante ya que presentando resistencia a esfuerzos cortantes y rigidez, también es
permeable permitiendo que presiones de agua actúen dentro de el. La resistencia del suelo reduce los
esfuerzos laterales, los cuales son menores que los que actúan verticalmente, dependiendo del movimiento
relativo de la masa de suelo con respecto al muro. La presión de agua depende únicamente de las
condiciones de drenaje del muro. La presencia de agua en suelos de grano fino puede incrementar el
esfuerzo vertical hasta 100 veces la vertical debido a efectos de expansión por heladas. Efectos de 3
dimensiones no son generalmente tenidos en cuenta en los diseños y pueden afectar la presión lateral.
Desde luego, los métodos constructivos pueden tener efectos marcados en el comportamiento del suelo. A
continuación revisamos los factores mencionados y su forma de evaluarlo.

La interacción entre un muro de rigidez relativamente alta comparada con la del suelo que es relativamente
baja y variable hace que el problema sea indeterminado, esto es no tiene una solución única y depende de las
condiciones de frontera. El diseño se efectúa usualmente utilizando la resistencia ultima del suelo dada por
la presión activa cuando el suelo en contacto con el muro es desplazado del resto debido a la rotación del
mismo. Esta suposición es usualmente valida para muros de concreto reforzado soportados sobre zapata.

La característica de resistencia que se debe utilizar para muros de retención permanente es el ángulo de
fricción interna efectivo. La cohesión se presentara temporalmente en arcillas, pero no a largo plazo. El
ángulo de fricción interno se mide en ensayos triaxiales. Sin embargo, ensayos de corte directo
proporcionan un confinamiento más cercano al que se presenta en la espalda de un muro, proporcionando

194
ángulos de fricción que son mayores y más apropiados para el cálculo de presiones de suelo en este tipo de
estructura. Ángulos de fricción interna son presentados para suelos típicos en la tabla 10.03.
cos 2 (φ − α )
Ka = 2
10.19a)
⎡ sen(φ + φ w ) sen(φ − i ) ⎤
cos 2 (α ) cos(α + φ w ) ⎢1 + ⎥
⎣⎢ cos(α + φ w ) cos(i − α ) ⎦⎥
cos 2 (φ + α )
Kp = 2
10.19b)
⎡ sen(φ + φ w ) sen(φ + i ) ⎤
cos 2 (α ) cos(α − φ w ) ⎢1 − ⎥
⎣ cos(α − φ w ) cos(i − α ) ⎦

Figura 10.20. Ecuación de Coulomb para muro con pendiente en relleno, muro y fricción
contra la pared.

El ángulo de fricción interna obtenido en el ensayo de corte directo puede utilizarse para calcular la presión
lateral cuando el muro rota o se traslada lo suficiente como para desarrollar la resistencia al corte del suelo y
puede ser calculado afectando el esfuerzo vertical por el coeficiente de presión activa (Ka) dado por la
ecuación 10.15a). De forma análoga, la ecuación 10.15b) se utiliza para calcular la presión pasiva que el
suelo genera contra el muro. La presión lateral aumenta linealmente con la profundidad tal como se
muestra en las Figuras 10.32. Los valores de Ka y Kp depende de la inclinación de la pendiente del muro y
del relleno y pueden ser calculados utilizando las ecuaciones 10.19a) y 10.19b). Es importante reconocer
que la presión lateral que ejerce el suelo contra el muro es menor que la vertical y que la presión calculada
aplica solo a las partículas sólidas y no al agua. La deducción de la Ecuación 10.19a) se presenta en la
Sección 10.14.8.

10.14.2 Deducción de la Fuerza Activa de Coulomb Utilizando Máximos y Mínimos.

El empuje horizontal de un suelo contra muros de contención si inclinación del talud ni el muro, y con las
presiones activa y pasiva normal a la dirección de la gravedad fue resuelto por el ingeniero Rankine y fue
presentado en las ecuaciones 10.18a) y 10.18c),

Los empujes activo y pasivo también fueron resueltos por el Ingeniero Francés Coulomb considerando que
la fuerza activa se desarrolla debido a que la cuña mostrada en la Figura se desliza contra el muro
produciendo la condición mostrada en la Figura 10.21.

195
Con referencia a la Figura 10.21, el peso de la cuña se puede evaluar como:
H2
Wc = γe 10.20
2Tan( β )
donde γe representa el peso unitario efectivo del suelo dado por la ecuación 7.16. Del triangulo de fuerza
mostrado en la Figura 10.21 obtenemos:
H 2Tan( β − φ )
Ea = γe 10.21
2Tan( β )

Figura 10.21. Empuje activo de Coulomb.

Derivando la fuerza activa con respecto a β e igualando a cero obtenemos:


∂Ea H 2 γ e ⎡ Tan( β − φ ) 1 ⎤
= ⎢− + ⎥=0 10.22
∂β 2 ⎣ Sen ( β ) 2
Tan( β )Cos ( β − φ ) ⎦
2

Sen(2 β ) − sen(2 β − 2φ ) = 0 10.23


La ecuación 10.23 se puede escribir como: 2 sen(φ ) cos(2 β − φ ) = 0 , de donde obtenemos:
φ
βc = 45 + 10.24
2
Reemplazando este valor en la ecuación 10.21 obtenemos el valor de la fuerza activa como
H 2γ e φ
Ea = Tan 2 (45 − )
2 2
φ 1 − sen(φ )
Nótese que el valor de Tan 2 (45 − ) = , con lo que se comprueba la ecuación de presión
2 1 + sen(φ )
activa, Ecuación 10.18a).

196
10.14.3 Deducción de la Fuerza Pasiva de Coulomb Utilizando Máximos y Mínimos.

El valor de la fuerza pasiva puede ser obtenida, de forma análoga, del triangulo de fuerza mostrado en la
Figura 10.22 (Coulomb, 1776) como:
H 2Tan( β + φ )
Ep = γe 10.25
2Tan( β )
Derivando la presión activa con respecto a β e igualando a cero obtenemos:
∂Ep H 2 γ e ⎡ Tan( β + φ ) 1 ⎤
= ⎢− + ⎥=0 10.26
∂β 2 ⎣ Sen ( β )
2
Tan( β )Cos ( β + φ ) ⎦
2

De donde obtenemos:
Sen(2 β ) = sen(2 β + 2φ )

Figura 10.22. Empuje Pasivo de Coulomb.

La ecuación 10.26 se puede escribir en como: 2 sen(φ ) cos(2 β + φ ) = 0 , de donde obtenemos:


φ
βc = 45 − 10.27
2
Reemplazando este valor en la ecuación 10.25 obtenemos el valor de la fuerza pasiva como
H 2γ e φ
Ep = Tan 2 (45 + ) 10.28
2 2
φ 1 + sen(φ )
Nótese que el valor de Tan 2 (45 + ) = , con lo que se comprueba la ecuación de presión
2 1 − sen(φ )
pasiva, Ecuación 10.18c).

10.14.4 La Fuerza Activa de Coulomb obtenida mediante Variación del Angulo de deslizamiento de
la cuña (β).

Con relación a la Figura 10.23, la ecuación general de empuje activo se puede obtener obteniendo primero
el peso de la cuña Wc mediante:

197
H 2 sen(90 − α + i ) sen(90 − β + α )γ e
Wc = 10.29
2 cos 2 (α ) sen( β − i )
La presión activa se puede obtener cerrando el polígono de fuerzas mostrado en la Figura 10.23 como:
WcSen( β − φ )
Ea = 10.30
Sen(θ a)
donde: θ a = 90º + φw + α + φ - β
La solución de la ecuación 10.30 esta dada por el valor de β que maximiza el resultado de dicha ecuación.
Dicha solución ha sido resuelta (Poncelet, 1840) y es presentada en la ecuación 10.19a) y la Figura 10.20.
La ecuación 10.30 también puede ser resuelta variando el valor de β en un ordenador hasta obtener su
máximo valor.

Figura 10.23. Empuje General Activo de Coulomb

10.14.5 La Fuerza Pasiva de Coulomb obtenida mediante Variación del Angulo de deslizamiento de
la cuña (β).

El peso de la cuña (Wc) está dado por la ecuación 10.29. La presión pasiva se puede obtener cerrando el
polígono de fuerzas mostrado en la Figura 10.24 como:
WcSen( β + φ )
Ep = donde: θ p = 90º - φw + α - φ - β 10.31
Sen(θ p)
La solución de la ecuación 10.31 está dada por el valor de β que minimiza el resultado de dicha ecuación.
Dicha solución ha sido resuelta (Jumikis, 1968) y es presentada en la ecuación 10.19b) y la Figura 10.20.
La ecuación 10.31 también puede ser resuelta variando el valor de β en un ordenador hasta obtener su
mínimo valor. A manera de ejemplo, resolvamos los siguientes ejercicios:

Ejemplo 10.01.
Dados: i =15o , φ=30º , φw=15º , α=5º , γe=2 Ton/M2 , H=2.77 M, calcule los empujes activo y
pasivo desarrollados por el suelo.

198
Utilizando las ecuaciones 10.16a) y 10.16b) obtenemos:
Ka = 0.422 y Ea = 3.24 Toneladas por metro lineal de muro.
Kp= 8.635 y Ep = 66.25 Toneladas por metro lineal de muro.
Variando el ángulo β, obtenemos la solución mostrada en la Figuras 10.25 y 10.26 para las fuerzas activa y
pasiva, respectivamente. El valor de las fuerzas máximo y mínimo obtenido son:
Ea = 3.24 Toneladas por metro lineal de muro.
Ep = 66.25 Toneladas por metro lineal de muro.
Ejemplo 10.02.
Dados: i =15o , φ=30º , φw=15º , α=0º , γe=2 Ton/M2 , H=2.77 M, calcule los empujes activo y
pasivo desarrollados por el suelo.
Utilizando las ecuaciones 10.16a) y 10.16b) obtenemos:
Ka = 0.373 y Ea = 2.86 Toneladas por metro lineal de muro.
Kp= 10.815 y Ep = 82.98 Toneladas por metro lineal de muro.
Variando el ángulo β, obtenemos el valor de las fuerzas máximo y mínimo permite obtener las fuerzas
activa y pasiva como:
Ea = 2.86 Toneladas por metro lineal de muro.
Ep = 82.98 Toneladas por metro lineal de muro.

Figura 10.24. Empuje General Pasivo de Coulomb

De lo anterior, y de otros ejemplos, se desprende que los valores obtenidos por las ecuaciones 10.19a) y
10.19b) arrojan valores esencialmente idénticos a los obtenidos mediante la variación de β en las
ecuaciones 10.30 y 10.31. De acuerdo con estos cálculos, podemos concluir que la fuerza activa puede ser
calculada con la ecuación 10.19a) ya que arroja valores conservadores. Para el caso de la fuerza pasiva,
recomendamos reducir el valor dado por la ecuación 10.19b) en un 20 por ciento, ya que de lo contrario
dicha ecuación arrojaría valores mayores que los actuantes en la naturaleza ya que la hipótesis de planos de
ruptura (donde opera la reacción R a un ángulo β en las Figuras 10.23 y 10.24, no es correcta para el caso de
la cuña pasiva de deslizamiento, ya que las líneas de ruptura son curvas.

199
H =2,77 M - i = 15o - α = 5o - o 3
φ = 30 - γ e = 2 Ton/M - φ w = 15
o

Valor de la Fuerza Activa


(Ton/ML) 3

0
0 20 40 60 80 100
Valor de β (Grados)
Figura 10.25. Solución de la Presión Activa mediante variación de β en la Ecuación 10.28.

H = 2,77 M - i = 15o - α = 5o - o 3
φ = 30 - γ e = 2 Ton/M - φ w = 15
o

140
Valor de la Fuerza Pasiva

120

100
(Ton/ML)

80

60
40

20
0
0 10 20 30 40 50
Valor de β (Grados)
Figura 10.26. Solución de la Presión Pasiva mediante variación de β en la Ecuación 10.29.

10.14.6 El Método de Culman para Presión Activa. Culman (1866) propuso una metodología gráfica
para calcular la presión activa en muros de contención. Su fundamento teórico es análogo al de la presión
activa mostrado en la sección 10.14.4. En la Figura 10.27 se muestran el peso de la cuña W, la reacción R
y la fuerza activa Ea. Con el objeto de obtener la solución del ángulo β que maximiza el valor de Ea,
rotemos el sistema de fuerzas mencionado un ángulo 90-φ en el sentido de las manecillas del reloj, de forma
tal que la línea de acción del peso de la cuña (W ), coincida con la línea AD, tal como se muestra en la
Figura 10.27. Una vez efectuada la rotación de las fuerzas, resulta que la línea de acción de la resultante
coincide con la línea ABi y la línea de acción de la fuerza de presión activa coincide con la llamada línea de
posición. La mecánica del proceso consiste en escoger un ángulo β arbitrario, formado de trazar el valor
del peso sobre la línea AD a partir del punto A. Sobre el punto que corresponde al peso de la cuña
(Distancia W1), trazamos una recta paralela a la línea de posición. Donde esta paralela corta a la recta AB1,
la cual determina el valor de la fuerza que presionaría activamente al muro correspondiente al ángulo de
iteración β. Este procedimiento se repite par diversos ángulos de inclinación hasta obtener el valor máximo

200
de la fuerza, la cual nos permite calcular el valor de la presión activa. Para el ángulo de inclinación
correspondiente a la recta ABi, el valor del peso de la cuña W se calcula como:
1
W = γ e ( AB)( X i ) 10.32
2
La inspección de la ecuación 10.32 indica que la única cantidad variable que interviene para calcular el peso
de la cuña (W) es Xi. Despejando el valor de Xi de dicha ecuación obtenemos:
2W
Xi = 10.33
γ e ( AB)
De lo anterior podemos inferir que no es necesario graficar el peso de la cuña (W) a lo largo de la recta AD,
sino que basta con graficar el valor de Xn a lo largo de esta recta midiendo a partir de A. Nótese que el
valor de Xn se obtiene midiendo la distancia del punto Bn a la recta AB, tal como se muestra en la Figura
10.27. De esta forma, el valor de la fuerza Ean se obtiene multiplicando el valor de nn’ por la expresión:
γ e ( AB)
10.34
2
El valor de la fuerza activa de Coulomb corresponde a la máxima obtenida de todas las iteraciones
efectuadas.

Figura 10.27. Solución de la Fuerza Activa mediante el método de Culman.

10.14.7 El Método de Culman para la Fuerza Pasiva. Culman (1866), también propuso una
metodología gráfica para calcular la fuerza pasiva para muros de contención. Su fundamento teórico es
análogo al de la fuerza pasiva mostrado en la sección 10.14.5. En la Figura 10.28 se muestran el peso de
la cuña W, la reacción R y la fuerza activa Ep. Con el objeto de obtener la solución del ángulo β que
maximiza el valor de Ea, rotemos el sistema de fuerzas mencionado un ángulo 90+φ en el sentido de las

201
manecillas del reloj, de forma tal que la línea de acción del peso de la cuña (W ), coincida con la línea AD,
tal como se muestra en la Figura 10.28. Una vez efectuada la rotación de las fuerzas, resulta que la línea
de acción de la resultante coincide con la línea ACn’ y la línea de acción de la fuerza pasiva coincide con la
llamada línea de posición mostrada en la figura.

Siguiendo un procedimiento análogo al indicado en la sección 10.14.6, graficamos el valor de la altura del
triángulo ABC sobre el lado AB (FC), sobre la recta AD (Segmento An), tal como se muestra en la Figura
10.28. A partir del punto n resultante trazamos la recta nn’ paralela al línea de posición. El valor de la
fuerza pasiva Epn se obtiene multiplicando el valor de nn’ por la expresión:
γ e ( AB)
10.35
2
El valor de la fuerza pasiva de Coulomb corresponde a la mínima obtenida de todas las iteraciones
efectuadas.

Figura 10.28. Solución de la Fuerza Pasiva mediante el método de Culman.

10.14.8 El Método de Poncelet para Cálculo de la Fuerza activa de Coulomb y el ángulo de


deslizamiento crítico.

El método de Poncelet (Poncelet 1840) es también un método gráfico que permite obtener directamente la
Fuerza activa de Coulomb, evitándose la iteraciones. De esta metodología se pueden obtener las ecuación
10.19a). Con referencia a la Figura 10.29, la fuerza activa de Coulomb se obtiene de la siguiente manera:

202
1) Se traza la línea AD que forma una ángulo φ con la horizontal. Luego trazamos la línea de
posición, la cual forma un ángulo φ + φ w en dirección contraria a las manecillas del reloj, con la
recta AB que forma la espalda del muro tal como se muestra en la Figura 10.29.
2) Una vez obtenida la línea de posición procedemos a trazar la línea BJ, paralela a la línea de
posición.
3) A partir del punto J trazamos una perpendicular a la línea AD (recta JK)hasta cortar el semicírculo
AKD.
4) Haciendo centro en A, trazamos el arco de círculo KL hasta cortar la recta AD en el punto L.
5) A partir de L, trazamos una recta paralela a la línea de posición hasta cortar la línea BD en el punto
C.
6) De esta forma queda definido el ángulo crítico que genera la máxima fuerza del suelo contra el
muro.
7) Haciendo centro en L, trazamos el arco CM. El área del triangulo MLC multiplicada por el peso
unitario del suelo (γ), nos permite calcular el valor de la Fuerza Activa de Coulomb.

El procedimiento de Poncelet para evaluar la fuerza activa de Coulomb nos permite calcular esta de forma
analítica mediante el siguiente desarrollo:
1 ⎛e⎞ 1 1
Ea = γ e nf ⎜ ⎟ = γ e fe = γ e e 2 seno(ψ ) 10.36
2 ⎝n⎠ 2 2
1
donde el peso de la cuña Wc = γnf = peso de la cuña que desliza, Triangulo ABC. Aplicando la ley
2
seno para el triangulo ACL podemos escribir:
seno( β − φ ) e
= 10.37
seno(ψ + β − ϕ ) n
donde n = ab representa la media geométrica. Teniendo en cuenta que los triángulos CLD y JBD son
semejantes podemos escribir:
b−n seno(90 + α − φ ) b − n H cos(φ − α ) b − n
e = BK = AB = 10.38
b−a seno(ψ ) b − a cos α seno(ψ ) b − a
La razón (b-n)/(b-a) puede ser transformada de la siguiente forma:
b − n b − ab 1 − a / b 1
= = = 10.39
b−a b−a 1 − ( a / b) 1 + a / b
Aplicando la ley seno a los triángulos ABJ y ABD podemos escribir:
a a AB seno(φ + φ w ) seno(φ − i )
= = 10.40
b AB b seno(ψ ) seno(90 + i − α )
donde: seno(ψ ) = seno(90 − α − φ w ) = cos(α + φ w ) 10.41
y: seno(90 + i − α ) = cos(i − α ) 10.42

Sustituyendo los valores de e, (b-n)/(b-a) y a/b en la ecuación 10.34 obtenemos:


b−n 1
= 10.43
b−a seno(φ + φ w ) seno(φ − i )
1+
cos(φ w + α ) cos(i − α )

H cos(φ − α ) 1
e= 10.44
cos(α ) cos(α + φ w ) seno(φ + φ w ) seno(φ − i )
1+
cos(φ w + α ) cos(i − α )

203
de donde obtenemos el valor de la fuerza activa de Coulomb como:
1 1 cos 2 (φ − α ) cos(α + φ w )
Ea = γ e e 2 seno(ψ ) = γ e H 2 2
10.45
2 2 ⎡ sen(φ + φ w ) sen(φ − i ) ⎤
cos 2 (α ) cos 2 (α + φ w ) ⎢1 + ⎥
⎣⎢ cos(α + φ w ) cos(i − α ) ⎦⎥
La ecuación 10.43 nos permite escribir la ecuación general de fuerza activa de Coulomb como:
1
Ea = γ e H 2 Ka 10.46
2
donde el coeficiente Ka representa el coeficiente general que permite computar la fuerza y presión activa de
Coulomb en un muro de contención de geometría general, el cual esta dado por la ecuación 10.19a), la cual
repetimos para conveniencia del lector.
cos 2 (φ − α )
Ka = 2
10.19a)
⎡ sen(φ + φ w ) sen(φ − i ) ⎤
cos 2 (α ) cos(α + φ w ) ⎢1 + ⎥
⎢⎣ cos(α + φ w ) cos(i − α ) ⎥⎦

Figura 10.29. Solución de la Fuerza Activa por el método de Poncelet.

De la construcción mostrada en la Figura 10.29 se puede deducir que el ángulo critico β (Activo) se puede
calcular como:
Tan( β ( Activo) − φ ) =
− Tan(φ − i ) + Tan(φ − i)[Tan(φ − i ) + Cot (φ − α )][1 + Tan(φ w + α )Cot (φ − α )] 10.47
1 + Tan(φ w + α )[Tan(φ − i ) + Cot (φ − α )]

204
10.14.9 El Método de Poncelet para Cálculo de la Fuerza pasiva de Coulomb y el ángulo de
deslizamiento crítico.

El método de Poncelet (Poncelet 1840) permite obtener directamente la Fuerza pasiva de Coulomb de forma
gráfica. De esta metodología se puede obtener las ecuación 10.19b). Con referencia a la Figura 10.30, la
fuerza pasiva de Coulomb se obtiene de la siguiente manera:

Figura 10.30. Solución de la Fuerza Pasiva por el método de Poncelet.

1) Se traza la línea AD que forma una ángulo φ con la horizontal. Luego trazamos la línea de
posición, la cual forma un ángulo φ + φ w en la dirección de las manecillas del reloj, con respecto a
la recta AB que forma la espalda del muro tal como se muestra en la Figura 10.30.
2) Una vez obtenida la línea de posición procedemos a extender la línea de posición desde el punto B
hasta intersectar a la línea AD.
3) A partir del punto K trazamos una perpendicular a la línea AD (recta KZ) hasta cortar el
semicírculo AZD.
4) Haciendo centro en A, trazamos el arco de círculo ZS hasta cortar la recta AD en el punto S.
5) A partir de S, trazamos una recta paralela a la línea de posición hasta cortar la línea BC en el punto
C.
6) De esta forma queda definido el ángulo crítico que genera la máxima fuerza del suelo contra el
muro.
7) Haciendo centro en S, trazamos el arco CN. El área del triangulo SCN multiplicada por el peso
unitario del suelo (γ), nos permite calcular el valor de la Fuerza Pasiva de Coulomb.

205
La ecuación 10.19b) puede ser deducida de forma análoga a la empleada en la Sección 10.16.8 pudiéndose
demostrar que:
1
Ep = γ e H 2 Kp 10.48
2
donde el coeficiente Kp representa el coeficiente general que permite computar la fuerza y presión pasiva de
Coulomb en un muro de contención de geometría general, el cual esta dado por la ecuación 10.19b), la cual
repetimos para conveniencia del lector.
cos 2 (φ + α )
Kp = 2
10.19b)
⎡ sen(φ + φ w ) sen(φ + i ) ⎤
cos 2 (α ) cos(α − φ w ) ⎢1 − ⎥
⎣ cos(α − φ w ) cos(i − α ) ⎦
De la construcción mostrada en la Figura 10.30 se puede deducir que el ángulo critico β (Pasivo) se puede
calcular como:
Tan( β ( Pasivo) + φ ) =
Tan(φ + i ) + Tan(φ + i)[Tan(φ + i ) + Cot (φ + α )][1 + Tan(φ w − α )Cot (φ + α )] 10.49
1 + Tan(φ w − α )[Tan(φ + i ) + Cot (φ + α )]

10.14.10 Presión activa debida a sismos: Un procedimiento simple para determinar el efecto de un sismo
en la presión lateral ejercida sobre el suelo contra una estructura de retención, para un muro con las
condiciones mostradas en la Figura 10.23, consiste en determinar los parámetros con los cambios de
variables indicados a continuación:
1
PAS = γ e H 2 Ka (i ' ,α ' )(1 − k v ) F ' 10.50
2
i' = i + ξ =Pendiente de modificada del talud α ' = α + ξ =Angulo modificado del muro
Kh cos 2 (α ' )
ξ= F'=
1− Kv cos 2 (ξ ) cos 2 (α )
donde Kv y Kh representan la aceleración vertical y horizontal del terreno, respectivamente. La fuerza
resultante variará dependiendo de la aceleración del terreno y el movimiento del muro. Podemos considerar
para efectos prácticos que la posición de la resultante estará ubicada a una distancia de 0.60H por encima de
la base del muro. Cuando el suelo este por debajo del nivel freático se deberá añadir la presión
hidrodinámica (pw)Z la cual se calcula como:
( p w ) Z = 1.5 K h γ w (hZ ) 0.5 10.51
donde: γw = peso unitario del agua, h = profundidad del agua, y Z = profundidad medida desde la
superficie del agua. Dadas las exigencias de la presente metodología de diseño, se considera satisfactorio
un factor de seguridad de hasta 1.10.

10.14.11 Presión Pasiva debida a sismos. Un procedimiento simple para determinar el efecto de un sismo
en la presión lateral ejercida sobre el suelo contra una estructura de retención, para un muro con las
condiciones mostradas en la Figura 10.24, consiste en determinar los parámetros con los cambios de
variables indicados a continuación:
1
PPS = γ e H 2 Ka (i ' ' ,α ' ' )(1 − k v ) F ' ' 10.52
2
i ' ' = i ± ξ =Pendiente de modificada del talud α ' ' = α ± ξ =Angulo modificado del muro
cos (α ' ' )
2
F''=
cos 2 (ξ ) cos 2 (α )

206
Para el caso de la presión pasiva se debe examinar las posibilidades de (+ y –) para de esta forma
determinar cual es el signo que produce el menor valor para la presión pasiva e el evento de un sismo. De
forma análoga al caso de la presión activa, para efectos prácticos podemos considerar que la posición de la
resultante estará ubicada a una distancia de 0.60H por encima de la base del muro.

10.14.12 Movimiento del Muro. El valor de la presión lateral del suelo contra el muro dependerá del
movimiento relativo entre los dos. La tendencia de la presión de suelo a aumentar con la profundidad y a
disminuir con el movimiento relativo del muro y suelo se muestra en las Figuras 10.32. La mayoría de los
muros de contención de concreto reforzado sobre cimientos, se mueven lo suficiente en su parte superior
(0.001H) como para garantizar que se desarrolle el esfuerzo cortante en arenas densas, por lo que para estos
casos es apropiado el uso de Ka. Algunos muros deben ser diseñados para presiones más altas cuando se
limita su movimiento por placas de piso.

10.14.13 Efecto del Tipo de suelo. El mejor material para rellenar la espalda de muros de contención son
arenas y gravas angulares con menos de un 5 por ciento que pase el tamiz No 200, ya que estos suelos se
compactan fácilmente y tienen ángulos de fricción altos. Suelos con un pasa Tamiz 200 Mayor que el 5 por
ciento no deben ser utilizados para rellenar en la espalda de muros ya que no se compactan ni drenan
fácilmente, y porque en climas fríos, el efecto de heladas en los suelos pueden generar presiones laterales de
varios kilogramos por centímetro cuadrado.

10.14.14 Efecto debido a sobrecarga uniforme.

EL método de Culman facilita la inclusión de sobrecargas, incluso variables en la solución del problema
tanto para la cuña activa como la pasiva, siendo particularmente importante para el caso de la activa, ya que
el no considerar su efecto podría poner en peligro la estabilidad de la estructura de retención. Las
sobrecargas son debidas al transito de vehículos y/o la acumulación de materiales en la cercanía del muro.
El efecto de la sobrecarga puede ser tenido en cuenta mediante la regla de Rebhann para carga
uniformemente distribuida. Con referencia a la Figura 10.31, el peso unitario del suelo puede ser
modificado de manera que incluya el efecto de dicha sobrecarga haciendo las siguientes consideraciones:

dW = −[γ e dA + p cos(i )ds ] 10.53


donde: dS = elemento de línea CD.
dW = diferencial de peso modificado
γe = Peso unitario efectivo del relleno.
cos( i ) ds = dx = Proyección horizontal de ds.
i = Angulo de inclinación del talud.
p cos( i ) ds = Elemento diferencial de sobrecarga vertical que actual sobre la proyección de ds (dx).
El signo menos de la ecuación 10.53 indica que el peso sigue la dirección contraria a la dirección del eje z,
considerado como positivo hacia arriba. De la Figura 10.31 podemos deducir que el diferencial de área
(dA) se puede escribir como:
1
dA = h ds 10.54
2
de donde podemos despejar ds:
2dA
ds = 10.55
h
Sustituyendo el valor de ds dado por la Ecuación 10.55 en la Ecuación 10.53 obtenemos:
⎡ 2p ⎤ ⎡ 2p ⎤
dW = − ⎢γ e dA + cos(i )dA⎥ = − ⎢γ e + cos(i )⎥ dA = −γ ' dA
⎣ h ⎦ ⎣ h ⎦

207
⎡ 2p ⎤
donde: γ ' = ⎢γ e + cos(i )⎥ representa el peso unitario efectivo modificado el cual reemplaza a γe .
⎣ h ⎦

Figura 10.31. Regla de Rebhann para calcular el peso unitario modificado.

10.14.15 Sistemas de drenaje y Presión de agua. La utilización de arenas y gravas limpias no evita que se
generen presiones de poro contra la espalda del muro. Arenas limpias y gravas tienen permeabilidad
mayores que la precipitación durante un aguacero fuerte. Si el suelo se provee de un buen drenaje la rata de
infiltración de agua será mayor que la precipitación (3 a 30 cm/hr) y no habrá escorrentía. Toda el agua que
se infiltra deberá ser removida por un sistema de drenaje que evite la formación de presión de poros. La
importancia del tipo de sistema de drenaje utilizado es mostrado en las Figuras 10.33. La practica común
de dejar orificios y colocar un poco de grava detrás de estos resulta en un drenaje pobre y resulta
insuficiente por la gran distancia que el agua debe recorrer para alcanzar el filtro y salir del suelo; a esto se
le añade el efecto de la contaminación de la grava cuando no se construye un filtro apropiado. Desde hace
unas 3 décadas la industria de la construcción cuenta con geotextiles que permiten la construcción de
sistemas de drenaje efectivos a un costo relativamente bajo. Resulta importante que el geotextil sea lo
suficientemente permeable y que el agregado grueso tenga una permeabilidad lo suficientemente alta que
garantice un flujo de agua sin la generación de presiones de poros. Si resulta difícil respirar a través de un
geotextil entonces este no es lo suficientemente permeable. Una tubería perforada se requiere generalmente
para evacuar el agua lateralmente, Un buen sistema de drenaje puede reducir la presión contra el muro hasta
en un tercio.

208
o
φ Ka
55 0.10
H
50 0.13
1 2 45 0.17
P= γH Ka 40 0.22
2
35 0.27
H/3
30 0.33

γ HKa
Figura 10.32a) Cálculo de presión lateral.

0.001H

γ HKa γ HKa γ HKa*1.6

Figura 10.32 b) Rotación Figura 10.32 c) Traslación Figura 10.32 d) Sin Movimiento

0.65γ HKa γ HKa*1.3


Figura 10.32 e) Movimiento del pie Figura 10.32 f) Flexión

209
H
PSuelo PAgua

Suelo Agua H/3

γ b HKa γ w H

φ=40º ; Ka = 0.22 ; γT = 130 Lbs/Pie3 ; γ b = 67.6 Lbs/Pie3


P Tot = P Suelo + P Agua = 0.5* γ b*H2*Ka + 0.5*γw* H2 = 0.5*67.6* H2*0.22 + 0.5*62.4* H2

P Tot = 38.6 H2

Figura 10.33 a) Sin Drenaje desarrollándose la presión hidrostática máxima

PAgua
H
PSuelo
Suelo Agua

Filtro 0.45
H/3

γ bHKa
φ=40º ; Ka = 0.22 ; γT = 130 Lbs/Pie3 ; γ b = 67.6 Lbs/Pie3

PTot = PSuelo + PAgua = 0.5* γ b*H2*Ka + 0.13*γw* H2 = 0.5*67.6* H2*0.22 + 0.13*62.4* H2

= (7.44 + 8.1) H2

P Tot = 15.54 H2

Figura 10.33 b) Línea de Drenaje a lo largo del muro

210
H
PSuelo
Suelo

Filtro H/3

γ ΤHKa*1.3

PTot = PSuelo = 0.5* γ T*H2*Ka*1.3 = 0.5*130* H2*0.22*1.3

P Tot = 18.6 H2

Figura 10.33 c) Filtro contra la espalda del muro

Filtro

H
PSuelo
Suelo

H/3

γ ΤHKa

PTot = PSuelo = 0.5* γ T*H2*Ka = 0.5*130* H2*0.22

P Tot = 14.3 H2

Figura 10.33 d) Filtro debajo del relleno

10.14.16 Efectos tridimensionales. Existe una gran cantidad de muros que son relativamente cortos. La
Variación de la presión generada ene un muro largo y uno corto puede ser apreciable.

Un silo o un muro de retención con variaciones cercanas a 90 grados en su alineamiento puede presentar
discrepancias de la misma forma que la prueba triaxial varia de la de corte directo, hay un menor
confinamiento del suelo adyacente, presentando una menor resistencia, resultando en presiones mayores.
Este efecto puede ser tenido en cuenta utilizando ángulos de fricción un poco menores que el proporcionado
por la prueba triaxial. El otro extremo ocurre en un hueco vertical relleno donde existe un confinamiento
mayor. Un incremento de 4 grados que resultara en un aumento del valor de Ka sería apropiado para el

211
diseño. La relación altura diámetro (H/D) debe ser mayor que 3 para que este efecto sea significativo.
Este caso se muestra en las Figuras 10.34a) y 10.34b).

Figura 10.34 Efecto de 3 dimensiones

d
H

φw

d'' d
d' D γ H Ka
Reduce el brazo de momento Reduce la presión lateral en un silo esbelto
a) b)
Figura 10.35 Efecto de fricción contra la pared

10.14.17 Fricción contra la espalda del muro. La fricción en la pared del muro de contención es un
fenómeno real que se produce en la medida en que el muro se mueve hacia afuera y por lo tanto debe ser
considerado en el cálculo de la presión lateral. El efecto de fricción contra la pared del muro reduce un
poco el valor de Ka pero la dirección de la resultante es alterada de forma significativa. Esto efecto reduce
el momento de volcamiento reduciendo la resistencia requerida en el muro. El ángulo de fricción entre el
suelo y la espalda de un muro rugoso puede tomarse como 2/3 del ángulo de fricción interna del suelo. Si la
relación altura espesor del relleno es alta (H/D>3) como es el caso de silos altos, la fricción soportara una
parte apreciable del peso de suelo de forma tal que la presión vertical es reducida de forma apreciable y por
lo tanto la presión lateral contra la pared. Este fenómeno se conoce como efecto de arco y es por esta razón
que se requiere vibradores para vaciar silos de cemento y grano. El efecto de fricción se produce cuando
hay movimiento relativo entre el suelo y el muro.

212
10.14.18 Métodos constructivos. La presión lateral ejercida por el suelo depende del ángulo de fricción
interna del relleno, el cual a su vez depende de la densidad, tal como se muestra en la Figura 10.20. Con el
objeto de minimizar la presión lateral del suelo se deberá entonces compactar el relleno. Con el objeto de
minimizar el incremento de presión durante el proceso de compactación se deberá utilizar equipos pequeños.
El uso de equipos vibratorios de gran tamaño podría aumentar la presión lateral hasta llegar a ser igual a la
vertical.

Existen dos métodos para reducir las presiones contra el muro. El primero consiste en compactar el relleno
con ranas vibratorias colocando el relleno en capas de 10 centímetros de espesor como máximo. El segundo
método consiste en soportar lateralmente el muro durante el proceso de compactación con equipos grandes.
Cuando el soporte lateral del muro es removido mas tarde, la presión lateral contra el muro es reducida ya
que la resistencia al cortante del suelo es movilizada. Las suposiciones de diseño son tan validas como lo
sea el control de calidad durante la construcción del muro. Si se utilizan valores reducidos de presión lateral
en el diseño, el ingeniero debe asegurarse de que el relleno adecuado se va a utilizar y que el relleno se
compactara convenientemente.

10.14.19 Conclusiones. Las presiones laterales en estructuras de retención será reducida por un factor de
hasta 4 si el relleno es compactado adecuadamente y el relleno consiste en arena y grava con un adecuado
sistema de drenaje.

10.14.20 Evaluación del efecto de arco

El efecto de arco se produce debido a una redistribución del esfuerzo por una movilización del suelo. Con
referencia a la figura, consideremos que el suelo se encuentra en condiciones geostáticas y se produce una
movilización del suelo a una profundidad H, debida por ejemplo a la excavación de un túnel, tal como se
muestra en la Figura 10.36.

σz
Esfuerzo Cortante
Inducido (τ ) σn dZ

Disminución de esfuerzo por


Efecto de arco.

Compuerta

σv = γ H B

Se baja Compuerta

a) Inicial b) Final
Figura 10.36. Evaluación teórica del efecto de arco en suelos.

213
Debido a que el suelo es obligado a descender, este produce un esfuerzo cortante τ , el cual tiene como
consecuencia una reducción en la distribución de esfuerzo vertical, la cual obliga al suelo a seguir una curva
no lineal. Con el objeto de determinar dicha curva, consideremos el elemento mostrado en las Figuras
10.36a) y 10.36b) a una profundidad Z. Lo anterior nos permite escribir el equilibrio del elemento como:
σ'n = σ'z Ka y τ = σ'z Ka tan(φ) 10.56
Haciendo suma de fuerza verticales obtenemos:
σ z' * B *1 − 2σ z' * 1 * ka * tan(φ ) * dZ + γ * B *1 * dz = (σ z' + dσ z' ) * B * 1
Reordenando obtenemos:
dσ z' ⎡ 2 * Ka * tan(φ ) ⎤ '
+
dZ ⎢⎣ ⎥σ z = γ 10.57
B ⎦
Resolviendo e introduciendo las condiciones de frontera ie σ'z =q (esfuerzo aplicado en la superficie) para
Z =0 obtenemos:
γ 2 * Ka * tan(φ )
σ 'z =
A
[1 − e ] + q * e
− AZ − AZ
Donde: A=
B
10.58

La ecuación 10.58 indica que el esfuerzo vertical que actúa en la zona aledaña a la excavación del túnel
puede disminuir substancialmente ya que el efecto es mas pronunciado entre más profunda sea la cota a la
cual se excava el túnel, lo que permite reducir costos en su fabricación. (Véase Ejercicio 10.03).

EJERCICIOS

10.01 Obtenga los esfuerzos tangencial y normal en las direcciones de los ejes X y Y mostrados en el
ejercicio 7.03

10.02 Calcule la parte c) de los ejercicios 8.01, 8.02 y 8.03 (la debida al suelo mas la debida al agua)
comparando los resultados encontrados. Sugerencia : Considere el peso unitario efectivo
(ecuación 7.14) para lo cual debe evaluar el gradiente hidráulico (i) en cada punto de interés
utilizando la ecuación : γe = γb + γw *i y utilice un ángulo de fricción interna de 32 grados.
Resuelva el ejercicio utilizando esfuerzos totales comentando sobre los resultados obtenidos.

10.03 Evalúe las presiones fuerzas horizontales activa, pasiva y geostática para un muro de contención
de 3 metros de altura el cual ha sido rellenado con una arena media que tiene un peso unitario total
de 2 toneladas por metro cúbico y un ángulo de fricción interna de 32 grados, considerando que el
nivel de agua freática esta a 0, 0.5, 1, 1.5, 2, 2.5 y 3 metros de profundidad. Grafique las
presiones horizontales efectivas y totales en función de la profundidad para cada uno de los casos.
También grafique las fuerzas en función de la profundidad del nivel de agua. Comente sobre los
resultados.

10.04 Evalúe la ecuación 10.58 en forma numérica y grafique los resultados, considerando φ = 26º, q = 3
Toneladas por metro cuadrado, γ = 1 tonelada por metro cúbico y un ancho de túnel B = 12 metros

10.05 Desarrolle una ecuación análoga a la 10.58 considerando que el efecto de arco se produce en un
cilindro de radio R. Se presentan dos casos a saber: a) En el primer caso se aumenta el esfuerzo
en la parte superior mediante la aplicación de una presión q, desarrollándose esfuerzos tangenciales
de reacción, los cuales operan en dirección contraria a la mostrada en la Figura 10.36b). b) Un
segundo caso se puede generar cuando la condición mostrada en la parte a) del ejercicio es
modificada debido a que se permite el desplazamiento de un pistón en el fondo de cilindro, de tal
forma que el esfuerzo tangencial se desarrolle en la misma dirección a la mostrada en la Figura
10.36b). Nótese que el caso de esfuerzo vertical geostático se encuentra comprendido entre la
posición a) y b) del presente ejercicio.

214
10.06 La arena utilizada para rellenar la espalda de un muro de contención tiene un ángulo de fricción
interna (φ) de 40 grados, un peso específico total (γT) de 2 toneladas por metro cúbico y una altura
capilar ( H c ) de 27 centímetros. Asumiendo que la humedad de la muestra es tal que se desarrolla
la máxima tensión posible en la arena, demuestre que la cohesión efectiva es 0.106 toneladas por
metro cuadrado y que la presión combinada de suelo y agua contra el muro es igual a:
2sen(φ )
σ h = γ T ZKa − Hcγ w Donde Z representa la profundidad medida a partir de la
1 + sen(φ )
superficie del relleno con arena y H cγ w representa la succión capilar promedio de la muestra.
Comente sobre el significado físico del segundo miembro de la ecuación mostrada.

10.07 Utilizando procedimiento análogo al mostrado en la Figura 10.36 encuentre la expresión


correspondiente al esfuerzo vertical del suelo producido en silos de radio R.
⎛ 2 KaTan (φ ) Z ⎞
⎡ ⎜
−⎜ L ⎟⎤
γ R ⎢ ⎜ R ⎟⎥

Respuesta: σ z = − e ⎝ ⎠
'
⎢1 ⎥ Donde: R= Radio del Silo, Ka es
2 KaTan(φ L ) ⎢ ⎥
⎣ ⎦
dado por la ecuación 10.18a), Ko por la ecuación 6.05 y φL el ángulo de rozamiento entre el suelo
y la pared del silo.

10.08 Demuestres que la altura capilar el ángulo de fricción interna y la presión de falla en el ensayo de
compresión inconfinada se relacionan mediante la ecuación:
2 Hcγ w seno(φ )
qult =
1 − seno(φ )
Comente sobre la diferencia de los valores de la cohesión obtenido en el ensayo de compresión
inconfinada y el obtenido en el ejercicio 10.05.

10.09 Una arcilla tiene un esfuerzo máximo de preconsolidación de 5 Toneladas por metro cuadrado, una
humedad natural de 36 por ciento, una gravedad específica de los sólidos de 2.73, un límite líquido y
plástico de 62 y 30, respectivamente. Cuatro muestras de dicha arcilla de 1 pulgada de diámetro por
2 de altura se someten ensayos triaxiales consolidados, drenados con presiones hidrostáticas de 10,
20, 40 y 80 Toneladas por metro cuadrado por un tiempo de 48 horas. Calcule: a) el ángulo de
fricción interna efectivo que se obtendría de las muestras y b) el ángulo de fricción interna que se
obtendría considerando erróneamente que la consolidación cesó porque las presiones de poro de
exceso son iguales a cero. Sugerencia: utilice la teoría de la consolidación con compresión
secundaria de Barden.

10.10 Calcule las presiones activas y pasivas para las condiciones anotas, utilizando las ecuaciones 10.19.
a) i =16o , φ=28º , φw=12º , α=12º , γe=2.1 Ton/M2 , H=3 M.
b) i =16o , φ=32º , φw=12º , α=12º , γe=2.1 Ton/M2 , H=3 M.
c) i =16o , φ=35º , φw=12º , α=12º , γe=2.1 Ton/M2 , H=3 M.
d) i =16o , φ=40º , φw=12º , α=12º , γe=2.1 Ton/M2 , H=3 M.

10.11 Haga una hoja de calculo que ejecute los casos del ejercicio 10.09 utilizando las ecuaciones 10.19,
10.30 y 10.31. comente sobre los resultados.

10.12 Resuelva el ejercicio anterior utilizando los métodos de Culman y Poncelet descritos en las secciones
10.16.6 a 10.16.9. Comente sobre los resultados.

215
CAPITULO XI

ESFUERZO ADMISIBLE EN CIMIENTOS

11.01. Esfuerzo de Falla en Suelos de Grano Fino (El concepto de φ=0)

Consideremos un cimiento continuo tal como el que se muestra en la Figura 11.01, donde un cimiento
continuo se encuentra sometido a una carga Q por unidad de longitud. Si consideramos una curva de falla
circular podemos obtener tomando momento con respecto al punto “o” que el esfuerzo de falla es igual a:

Qfalla

qfalla
o
o

C=Cohesión
Figura 11.01. Criterio de Falla con superficie Cilíndrica.

q falla = 2π C 11.01

Donde C representa el esfuerzo resistente al corte no drenado, conocido en la literatura como cohesión. En
general se puede obtener curvas de falla formadas por círculos, líneas rectas y espirales logarítmicas,
similares a las mostradas en la Figura 11.02; donde se puede obtener la ecuación:

q falla = (π+2) C 11.02

En general, el esfuerzo de falla se puede representar en general como:

q falla = C Nc 11.03

Donde Nc es un factor de forma, el cual se muestra en la Figura 11.04. Nótese que el valor de Nc no
depende del tamaño del cimiento. En general se puede obtener curvas de falla formadas por círculos y
espirales logarítmicas, similares a las mostradas en la Figura 11.02 y 11.03, los cuales se asemejan mas a los
formados en la naturaleza, arrojando valores menores a los obtenidos utilizando círculos únicamente.
Ejemplo 11.01. A manera de ejemplo, consideremos un cimiento cuadrado de 2 metros de ancho cimentado
a 1 metro de profundidad. El suelo tiene una cohesión de 10 toneladas por metro cuadrado, tal como se
muestra en la figura. Se desea calcular el esfuerzo de falla y el admisible para un factor de seguridad (FS) de
3.

Df = 1 Metro

B = 2 Metros

Cohesión = 10 Ton/M2

Figura Ejemplo 11.01

El valor de Df/B = 0.5; de la Figura 11.04 obtenemos un valor de Nc = 7. El valor del esfuerzo de falla y
el admisible se obtienen como:

q falla = C Nc = 7 * 10 ; q falla = 70 Toneladas por metro cuadrado.

qadm = qfalla/FS = 70/3 = 23.3 Toneladas por metro cuadrado.

Nótese que 23.3 toneladas por metro cuadrado es ligeramente superior al valor del esfuerzo ultimo en el
ensayo de compresión inconfinada, el cual es igual a 2 veces la cohesión; para nuestro caso este valor es de
20 toneladas por metro cuadrado.

Qfalla

qfalla

Figura 11.02. Criterio de Falla con superficie en espiral logarítmica y líneas rectas Df=0.

217
Qfalla

qfalla
Df

Figura 11.03. Criterio de Falla con superficie en espiral logarítmica y líneas rectas.
factor de Capacidad de

10
9
Carga (Nc)

8
Continuo
7
Cuadrado
6
5
4
0 1 2 3 4 5
Df/B

Figura 11.04. Factor de Capacidad de Carga en arcilla para el concepto de φ=0 (Skempton, 1951)

11.02 Esfuerzo de Falla en Suelos de Grano Grueso ( φ )

Los suelos de grano grueso se caracterizan mediante el ángulo de fricción interna del material, el cual
depende de la densidad relativa de la arena o grava, tal como se muestra en la Figura 10.14. EL valor de la
resistencia del suelo fue desarrollado de forma aproximada por Terzaghi siguiendo el procedimiento
mostrado en la Figura 11.05.
P P

Df γDf γDf

a) b)

Figura 11.05. Cimiento continuo a) Situación Real b) Asumida.

218
Qult qs

O B/2 M

I II
C H
H = B tan(45+φ/2) / 2

45-φ/2 45+φ/2 = B Kp / 2
J
Donde: Kp = (1+sen(φ))/(1-sen(φ))

Qult/B = (∆qs)u C = B(Kp)/2

qs

I II
H T1 P T2

N1 N2

Figura 11.06. Derivación de la capacidad portante ultima con base en las cuñas de Rankine.

La máxima fuerza P que puede ser aplicada a la cuña pasiva se puede expresar mediante la ecuación 10.18c)
y teniendo en cuenta el valor de H indicado en la Figura 11.06, obtenemos:

⎡ 1 HC 1 ⎤ B 1
Pp = ⎢q s + γ ( )( )⎥ HKp = q s Kp 3 / 2 + γ .B 2 Kp 2 Î 11.04
⎣ 2 2 C/2 ⎦ 2 8

La máxima sobrecarga (∆qs)u que puede ser aplicada a la cuña activa I puede ser obtenida mediante la
ecuación 10.18a) como:

⎡ 1 HB 1 ⎤
Pa = ⎢(∆q s ) u + γ ( )( ) HKa ; Reemplazando Ka por 1/Kp obtenemos:
⎣ 2 2 B / 2 ⎥⎦

H 1 1 B 1
Pa = (∆q s ) u + γ .H 2 = (∆q s ) u + γ .B 2 11.05
Kp 2 Kp 2 Kp 8

Igualando las ecuaciones 11.04 y 11.05 y despejando (∆qs)u obtenemos:

219
γ .B
(∆q s ) u = ( Kp 5 / 2 − Kp 1 / 2 ) + q s .Kp 2 11.06
4
Llamando Nγ = (Kp – Kp )/2
5/2 1/2
y Nq = Kp2 podemos escribir la capacidad ultima de carga
como:
γ .B
(∆q s ) u = Nγ + q s .Nq 11.07
2
Los factores adimensionales Nγ y Nq son llamados factores de capacidad de carga y dependen únicamente
del ángulo de fricción interna φ. En la Figura 11.07 se muestra los valores de Nγ y Nq utilizando los
resultados de la ecuación 11.07.

50
40 Νγ
Nq
Valor de (φ )

30
20
10
0
0 10 20 30 40 50 60
Factores de Carga
Figura 11.07. Valores de Nγ y Nq utilizando los resultados de la ecuación 11.07.

11.03 Falla por Corte en los suelos.

Introducción.

En la Figura 10.08 mostramos el estado de esfuerzo deformación de un cimiento, donde el punto A representa
el estado donde se presenta el primer punto donde se produce la condición de falla plástica, el punto B
representa una condición donde un área considerable ha alcanzado la condición de falla llamada condición de
falla local, el punto C representa el estado donde la zona de falla plástica es tal que la curva esfuerzo
deformación representada en la Figura 10.08a) deja de ser lineal y comienza a curvarse notoriamente. Para
el caso D la zona plastificada se ha generalizado de tal forma tal que la curva esfuerzo deformación alcanza
un estado muy próximo al de fluencia (condicione de falla general), esto es que la deformación del suelo
continuara sin aumento apreciable de carga, produciéndose un levantamiento de la zona adyacente al cimiento
produciéndose el mecanismo de ruina del sistema.

11.03.01 Falla por corte general de Terzaghi.

Terzaghi desarrolló la ecuación de falla general basándose en los resultados obtenidos por la ecuación 11.08.
Para este caso consideró una superficie de falla tal como se muestra en la Figura 11.08.

Utilizando estas suposiciones obtenemos utilizando equilibrio de momentos una ecuación similar a la 11.07,
la cual se repite por conveniencia.
γ .B
(∆q s ) u = Nγ + q s .Nq 11.08
2

220
Los factores adimensionales Nγ y Nq para este caso se muestran en la Figura 11.09.

Qfalla

qfalla
o

45-φ/2
C 45-φ/2
Cuerpo Rígido
Espiral Logarítmica

Figura 11.08. Esquema mostrando suposiciones empleadas en el desarrollo de la ecuación de falla


general de Terzaghi.

SOLUCION DE TERZAGHI; FALLA POR CORTE GENERAL

40
Valor de ( φ )

30
Νγ
20 Nq

10

0
0 10 20 30 40 50 60 70
Factores de Carga

Figura 11.09. Valores de Nγ y Nq para el caso de corte general debida a Terzaghi.

El valor del esfuerzo admisible se puede calcular para un factor de seguridad FS utilizando la ecuación 11.09.
Nótese que el factor de seguridad recomendado para cimientos sobre suelos granulares es de (FS=3),
pudiendo utilizar un valor mínimo de 2.5.

γ .B
Nγ + q s .Nq
(∆q s ) ad = 2 11.09
FS
La Ecuación 11.09 representa el máximo esfuerzo que puede ser aplicado al suelo a una profundidad Df, lo
cual requeriría que el cimiento Hueco sin suelo apilado encima de este (en forma de cajón). Con el objeto de

221
tener en cuenta este efecto el profesor Peck sugiere utilizar la ecuación 11.10, tal como se muestra a
continuación.

γ .B
(∆q s ) u = Nγ + q s .( Nq − 1) 11.10
2
La ecuación para el esfuerzo admisible se puede expresar entonces como:
γ .B
Nγ + q s .( Nq − 1)
(∆q s ) ad = 2 11.11
FS
Donde qs se puede calcular como:

qs = Df *γ1 ; donde γ1 es el peso especifico efectivo de la superficie del terreno hasta una profundidad Df
y γ1 es el peso unitario efectivo (Ecuación 7.16) por debajo de Df.

11.03.02 Falla por corte local de Peck Hanson y Thornburn.

El Profesor Ralph Peck desarrolló la ecuación de falla local basándose en los resultados obtenidos mediante
la ecuación 11.08. Para este caso consideró una superficie de falla tal como se muestra en la Figura 11.08,
donde el valor de los factores de carga se limitó para tener en cuenta la falla por corte local descrito en la
introducción de la sección 11.03 y la 10.03 y la Figura 10.08a) a 10.08c). Los resultados de los valores de
Nγ y Nq se muestran en la Figura 11.10 en función del angulo de fricción interna y de manera aproximada del
número de golpes del ensayo de penetración estándar (N), ver sección 4.03.2.

SOLUCION DE PECK ET AL; FALLA POR CORTE LOCAL

42
40
Valor de ( φ)

38 Νγ
36 Nq
34
N
32
30
28
0 20 40 60 80 100 120 140
Factores de Carga, Valor de "N"

Figura 11.10. Valores de Nγ y Nq para el caso de corte local de Peck Hanson y Thornburn.

Los valores de Nγ y Nq se presentan en las Figuras 11.07, 11.09 y 11.10 en función del ángulo de fricción
interna para los casos de la solución aproximada de Terzaghi, falla por corte general y falla por corte local,
respectivamente. En la tabla 11.01 presentamos valores de Nγ y Nq en función del ángulo de fricción
interna de aproximadamente 35 grados, el cual corresponde a un numero de golpes de 25, de acuerdo con la
Figura 11.10.

Ejemplo 11.02. Dado un número de Golpes N=28, calcule el ángulo de fricción interna y los factores de
carga Nγ y Nq utilizando los resultados de las Figuras 11.07, 11.09 y 11.10. El valor de B es de 2 metros, el
valor de Df es de 1 metro y el peso especifico del suelo hasta Df es de 2.2 Toneladas por metro cúbico y el
promedio por debajo de Df es de 1.4 Toneladas por metro cúbico, calcule el valor de la carga de falla y de

222
admisible utilizando un factor de seguridad de 3. El esfuerzo de falla y el admisible se obtuvo utilizando las
ecuaciones 11.10 y 11.11. Los resultados de dichos cálculos se muestran en la Tabla 11.01

Tabla 11.01. Valores de los factores de carga para un valor de N=28

De la Figura 11.10 obtenemos para N=25 qs = Df * γ1 = γ = 1.4 T/M3


==> φ = 35o 2.2 Ton/M2
Figura No (φ)Grad Nγ Nq qs (Ton/M2) qfalla (Ton/M2)1 qad (Ton/M2)2
11.07 35 12 14 2.2 45.4 15.1
11.08 35 46 46 2.2 163.4 54.5
11.09 35 39 39 2.2 138.2 46.1

El valor que recomendamos es el obtenido mediante la Figura 11.09, esto es para el caso de corte local. Sin
embargo, en general no recomendamos utilizar esfuerzos de diseño por encima de 25 toneladas por metro
cuadrado basándose únicamente en los resultados del estudio de suelos de campo, a menos que se haga
ensayos en cada uno de los cimientos, donde el valor del numero de golpes debe ser verificado al momento de
abrir la excavación durante el proceso de construcción de los cimientos. En ningún caso recomendamos
esfuerzos admisibles de diseño por encima de 40 toneladas por metro cuadrado. Los análisis descritos se
refieren a cimientos continuos. Estos criterios pueden ser utilizados para cimientos rectangulares, ya
que resultan conservadores.

Los criterios anotados en este capitulo se refieren a criterios basados únicamente en el esfuerzo de falla,
donde el valor del esfuerzo admisible se obtiene utilizando un factor de seguridad. El asentamiento de un
cimiento es una función de las características del suelo y del tamaño del cimiento. Por esta razón es
obligatorio evaluar los asentamientos del cimiento teniendo en cuenta la geometría y las propiedades del
suelo, lo cual limitará el esfuerzo de diseño por debajo del obtenido con la ecuación 11.11 para cimientos
relativamente grandes (de mas de 3 metros). El esfuerzo de diseño de cimientos pequeños (menores de 2
metros), están en general controlado por el criterio de resistencia. El criterio de asentamiento es descrito en
él capitulo 9 para suelos arcillosos.

A continuación describiremos una metodología desarrollada por el autor para suelos granulares utilizando los
resultados de la ecuación de Meyerhof.

11.03.03 Falla por licuefacción durante un sismo en suelos granulares.

Durante el sismo de 1964 ocurrido en Niigata en Japón varios edificios de apartamentos sufrieron fallas en su
cimentación debido a la disminución de la relación de vacíos como consecuencia de la aceleración inducida
por el sismo, el cual tuvo una aceleración máxima de 0.64g. La expansión de la moderna ciudad de Niigata
ha reclamado tierras bajas mediante rellenos en la rivera del Río Shinano. En la Figura 11.11 se muestra el
estado de varios edificios de apartamentos cuya cimentación falló como consecuencia del sismo de 1964.

De acuerdo con los resultados de Seed, H. B. e Idriss (1982), el potencial de licuefacción es máximo en
suelos granulares en estado suelto. Así mismo, el potencial de licuefacción es mínimo en suelos granulares
densos, esto equivale a densidades relativas superiores a 65 por ciento, o a una densidad seca superior al
90 por ciento de la densidad máxima del próctor modificado. La densidad relativa se puede determinar en
función del número de golpes del ensayo estándar y la presión vertical efectiva utilizando los resultados de
las Figuras 4.06. De forma simplificada, y de acuerdo con los resultados presentados en la Tabla 10.02,
suelos con un número de golpes del ensayo estándar superiores a 20 presentan un bajo potencial de
licuefacción.

1
El qfalla se calculó utilizando la ecuación 11.10
2
El qad se calculó utilizando la ecuación 11.11

223
El potencial de licuefacción de un suelo suelto puede ser disminuido mediante la densificación del estrato
utilizando técnicas como el de hinca de tubos con una punta perdida. En esta técnica el tubo se llena de grava
y luego se extrae dejando la punta perdida abajo consiguiendo la densificación del suelo. En sitios donde el
nivel freático es alto, el suelo se puede densificar mediante la hinca de pilotes de madera, los cuales deben
quedar completamente sumergidos en agua con el fin de prevenir su deterioro bacteriano. El potencial de
licuefacción puede ser disminuido también mediante el reemplazo o adición de un relleno compactado de
suficiente espesor (del orden de 3 metros).

El proceso de falla por licuefacción durante sismos puede ser entendido mediante el estudio de la
compresibilidad presentado en las Figuras 9.04. En estas figuras se observa que la relación de vacíos pasa de
1.06 a aproximadamente 1.0 para un incremento del esfuerzo efectivo superior a 12 Kilogramos fuerza por
centímetro cuadrado, presentando una máxima presión de preconsolidación del orden de 6 Kilogramos por
centímetro cuadrado. Es bien sabido que la forma más efectiva de compactar suelos granulares es mediante la
aplicación de vibración. Este proceso es precisamente el que ocurre durante un sismo de suficiente
intensidad y duración3, el cual compacta el suelo produciendo un movimiento hacia abajo del edificio, el cual
con la suficiente inercia produce la falla masiva del suelo.

Para que este tipo de falla se produzca se necesita la presencia de un estrato granular suelto de gran espesor.
Falla por licuefacción durante sismos no se produce cuando un estrato denso de suficiente espesor aísla el
estrato blando de la cimentación del edificio.

Figura 11.11 Falla por rotación de la cimentación de edificios en Niigata durante el sismo de 1964.

11.03.04. Asentamiento debido a reducción en la relación de vacíos y por distorsión elástica.

El asentamiento de suelos de grano fino por reducción en la relación de vacíos es un fenómeno dependiente
del tiempo (Consolidación), fue descrito en él capitulo 9. El asentamiento por consolidación puede ser
calculado utilizando el valor de los coeficiente de compresibilidad (Cc y Cr) dados por las ecuaciones 9.02a)
y b) en conjunción con la ecuación 9.04, donde el máximo esfuerzo de preconsolidación σ´(max) está dado
por la ecuación 9.09a). El esfuerzo final σ´f de las ecuaciones 9.03 y 9.04 puede se calculado mediante la
relación:
σ´f = σ´o + ∆σ´ 11.12

3
Falla por licuefacción durante sismos se producen generalmente en zonas de riego sísmico alto.

224
Donde ∆σ´ representa el incremento de esfuerzo, el cual puede ser calculado utilizando las ecuaciones
estudiadas en él capitulo 6.

De la misma forma, el tiempo que la arcilla demora para consolidarse puede ser calculado de forma
aproximada utilizando la teoría unidimensional de Terzaghi, mediante la ecuación 9.22, donde la solución
general esta dada por la ecuación 9.26. Las Figuras 9.12a) y 9.12b) presenta la solución de la ecuación 9.22
para las condiciones de frontera que prevalecen en el consolidómetro, tal como se muestra en la Figura 9.08.
De acuerdo con investigación efectuada por el autor utilizando resultados de la ensayos de consolidación en
arenas, el índice de compresión en arenas puede ser expresado en función de D50 ,Ver Figura 9.04b, mediante
las relaciones:
Cr = 0.0123 para D50 > 0.35 milímetros 11.13a)
Cr = 0.0055 − 0.0163Log10 ( D50 ) para D50 < 0.35 milímetros 11.13b)
El valor del índice de compresión en la rama virgen se puede expresar como: Cc = 8Cc 11.13c)

El cambio en la relación de vacios puede ser evaluado determinando la relación de vacios inicial que existe
bajo la presión vertical efectiva aplicada al suelo y el número de golpes utilizando los resultados de Gibbs y
Holtz (1957), mostrados en las Figuras 4.06a) y 4.06b) para arenas gruesas y finas, respectivamente. El
punto (σ’o,e), puede ser graficado en una figura esfuerzo efectivo-relación de vacios análoga a la mostrada en
la Figura 9.04a). La grafica esfuerzo-relación de vacíos puede ser obtenida entonces extendiendo el punto
graficado hasta que corte la curva de índice de compresión virgen con una pendiente igual a Cr. La curva de
compresión virgen puede ser obtenida graficando como punto inicial la máxima relación de vacíos a una
presión vertical de 1 Kilo Pascal con una pendiente igual a Cc, obtenida de la Figura 9.04b). La máxima
relación de vacios puede ser estimada de la Tabla 2.07

Además del asentamiento estudiado, los suelos sufren asentamientos por distorsión elástica del suelo a
volumen constante, el cual ocurre instantáneamente bajo una relación de Poisson de 0.5 (µ=0.5). En la
secciones 6.06.5 y 6.06.6 presentamos los criterios utilizados para calcular asentamientos instantáneos para el
punto central y esquina de cimientos circulares y rectangulares, respectivamente. En las secciones 10.10 y
10.11 presentamos procedimientos aproximados para calcular el módulo de elasticidad para suelos de grano
fino y grueso, respectivamente.

El asentamiento en estructuras se limita generalmente a menos de 30 milímetros. Este criterio puede resultar
inadmisible para soportar cierto tipo de maquinas para las cuales los requerimientos de diseño son
suministrados por el fabricante. Adicionalmente a las consideraciones estáticas, se debe tener en cuenta
criterios dinámicos, los cuales son expuestos en el Capítulo 14. Criterios de diseño para prevenir el colapso
de estructuras durante los sismos también son expuestos en el mismo capítulo. A pesar de que ciertas
estructuras han sufrido asentamientos de hasta 20 centímetros sin comprometer la estabilidad de la misma el
asentamiento máximo se debe limitar a 10 centímetros siempre y cuando el factor de seguridad de los
cimientos superficiales sea mayor o igual que 3 y que la mayor parte de dichos asentamientos ocurran
durante la construcción del proyecto. Asentamientos mayores que 3 centímetros durante la vida útil de la
estructura son en general inadmisibles debido a que comprometen la estabilidad de los acabados en los
edificios ocasionado fisuras tanto en los pisos como en los muros acabados de la obra.

11.04. Evaluación de las constantes de resorte para un suelo. (SOPORTES FLEXIBLES).

Los apoyos sobre los cuales se soportan las estructuras sufren deformaciones mas o menos apreciables,
durante la construcción y después de esta. Los factores de seguridad de los suelos y rocas son tales que las
deformaciones que se presentan en los apoyos se puede modelar generalmente como resortes. Las
ecuaciones básicas que relacionan la carga aplicada con la deformación son P=K∆ y M=Kθ θ y, para
cargas axiales y momentos, respectivamente. En las ecuaciones anteriores P y M representan carga axial y
momento, ∆ y θ deformación axial y angular y K y Kθ representan las constantes de proporcionalidad
respectivas.

225
Y

KθY

KY

KX KθX X
KZ

Z KθZ

Figura 11.12. Esquema Resortes.

Considerando un nodo en un Pórtico espacial en 3 dimensiones, tal como se muestra en la Figura 11.12,
podemos escribir la relación entre las constantes de los resortes las cargas y las deformaciones en
forma matricial para el nodo i como:

⎡ PX .i ⎤ ⎡ K X .i 0 0 0 0 0 ⎤ ⎡δ X .i ⎤
⎢ P ⎥ ⎢ 0 KY .i 0 0 0 0 ⎥ ⎢ δY .i ⎥
⎢ Y .i ⎥ ⎢ ⎥⎢ ⎥
⎢ PZ .i ⎥ ⎢ 0 0 K Z .i 0 0 0 ⎥ ⎢δZ .i ⎥
⎢ ⎥=⎢ ⎥⎢ ⎥ 11.14
⎢ M X .i ⎥ ⎢ 0 0 0 K (θ ) X .i 0 0 ⎥ ⎢θ X .i ⎥
⎢ M Y .i ⎥ ⎢ 0 0 0 0 K (θ ) Y .i 0 ⎥ ⎢θY .i ⎥
⎢ ⎥ ⎢ ⎥⎢ ⎥
⎣ M Z .i ⎦ ⎣ 0 0 0 0 0 K (θ ) Z .i ⎦ ⎣θZ .i ⎦

La ecuación matricial 11.14 se puede utilizar para modelar los apoyos de una estructura en 3 dimensiones,
una vez se determinen la rigidez en las diferentes direcciones tal como se indica en la siguiente sección. De
esta forma se introducen automáticamente las condiciones de frontera, permitiendo una modelación mas real
de la estructura4.

4
Esta aproximación es aceptable teniendo en cuenta que los factores de seguridad utilizados para el cálculo
de la resistencia admisible del suelo es tal que la respuesta carga-deformación de este es aproximadamente
elástica.

226
Y

My

By Mz

Mx X

Bx
Figura 11.13 - Momentos actuando sobre cimiento

1.05.01 Determinación Teórica de los valores de las rigideces.

El valor de la constante KZ se puede calcular de la información del estudio de suelos, conociendo el valor
de la carga (PZ) actuando sobre el cimiento y su correspondiente asentamiento (ρ ) mediante la ecuación
PZ
KZ = . Idealmente el valor de KX y KY son aproximadamente iguales a la sexta parte del valor de KZ;
ρ
debido a que el suelo lateral ofrece una resistencia adicional podemos tomar el valor de KX y KY como
igual a un tercio de Kz. Con referencia a las Figuras 11.12 y 11.13, los valores de de Kz y Kθ de la
ecuaciones (Pz = Kz.ρ) y (M=Kθ (θ) ) se pueden calcular mediante las ecuaciones:
BY B X σ BY B X σ BY B X σ
KZ = ac
a) ; K X = ac
b) ; KY = ac
c)
ρ ac 3 ρ ac 3 ρ ac
BY3 BX σ ac BX3 BY σ ac BYm BXn σ ac
Kθ X = d) ; Kθ Y = e) ; KθZ = f) 11.15
( F * ρ ac ) ( F * ρ ac ) ( Fθ Z * ρ ac )

Donde F es un factor comprendido entre 10 y 14 (sugerimos tomar 12), σ ac es el esfuerzo actuante del
suelo al cual corresponde un asentamiento ρ en la dirección del eje Z, el cual es perpendicular al
plano del dibujo. El valor de FθZ fue calculado tomando un valor de µ=0.4 y se puede tomar de la
Figura 11.14; Con (m=1 y n=3) para By>Bx o (m=3 y n=1) si Bx>By . En caso de cimientos sobre
pilotes se puede calcular el esfuerzo admisible promedio que los pilotes ocasionan sobre el cabezal y
asimilarlo a σ ac , obteniendo de esta forma la rigidez del cabezal de forma aproximada.

25.00

20.00

15.00
Fθ z

10.00

5.00

0.00
0 0.2 0.4 0.6 0.8 1
Menor Valor de Bx/By o By/Bx

Figura 11.14. Factor de la ecuación 11.15f).

227
Ejercicios.

Ejercicio 11.01. Utilizando la ecuación 6.22 demuestre que el asentamiento promedio para un área cuadrada
cargada es igual al 85 por ciento del calculado en el centro. Sugerencia: Calcule el factor de influencia
para el asentamiento en el centro, la esquina y el borde de un cimiento cuadrado y evalúe un promedio
ponderado.

Ejercicio 11.02. Utilizando la ecuación 6.25 verifique los factores F1 y F2 utilizados para calcular el factor
de influencia Iρ mostrados en la Figura 6.12 Note que dichos factores aplican para cimientos cuadrados, por
lo que se puede calcular el factor de influencia en la esquina de un cimiento de ancho B/2 y multiplicarlo por
cuatro.
Nρ ⎛ B + 1 ⎞
2

Ejercicio 11.03. Utilizando la ecuación de Meyerhof ∆qs = ⎜ ⎟ donde N representa él


8 ⎝ B ⎠
numero de golpes, B el ancho del cimiento en Pies, ρ el asentamiento en Pulgadas y ∆qs el esfuerzo para el
asentamiento asumido. Verifique el valor de Cc dado por la ecuación 11.13a) y el valor de mv dado por la
ecuación 11.13b), calculando el asentamiento por reducción de vacíos para un cimiento cuadrado de 2.1
metros de ancho cimentado a 1 metro de profundidad Asumiendo que el estrato esta por encima del nivel
freático. Sugerencia: Utilice un valor de N de 10, considere que el estrato tiene un espesor de 15 metros y
utilice la ecuación 6.20a) para calcular el incremento de esfuerzo a una profundidad ∆z.

Ejercicio 11.04. Dada una carga de 120 toneladas, calcule el esfuerzo admisible y tamaño del cimiento para
un estrato arenoso con un valor de N=10, considerando que el nivel freático esta a una profundidad de 1
metro y que el peso unitario total del suelo es de 2 toneladas por metro cúbico. Limite el esfuerzo
considerando que el factor de seguridad mínimo es de 3 y que el máximo asentamiento aceptable es de 5
centímetros.

Ejercicio 11.05. Dada una carga de 100 toneladas, calcule el esfuerzo admisible y tamaño del cimiento para
un estrato arcilloso con una cohesión 5 toneladas por metro cuadrado, considerando que el nivel freático esta
a una profundidad de 1 metro y que es peso unitario total del suelo es de 1.9 toneladas por metro cúbico.
Limite el esfuerzo considerando que el factor de seguridad mínimo es de 3 y que el máximo asentamiento
total aceptable es de 4 centímetros.

228
CAPITULO XII

PILOTES Y CIMENTACIONES SOBRE PILOTES

12.01. Introducción. Tipos de Pilotes referidos al método de colocación.

Cierto tipo de estructura, ya sea por gran su peso, asentamiento excesivo1 o por la existencia de suelos no
aptos para soportar las cargas impuestas por ella deben ser cimentadas sobre pilotes, por los que las cargas se
soportan a cierta profundidad en estratos competentes, donde loas asentamientos estarán dentro de los rangos
permitidos para la estructura. Refiriéndose al método de colocación, los pilotes pueden ser clasificados en 2
grandes grupos: de desplazamiento y de no desplazamiento.

12.01.01. Los de desplazamiento se refiere a aquellos casos donde el suelo es desplazado para acomodar el
pilote y en general el método que se utiliza para su colocación es el de hinca. Los pilotes son hincados
mediante la aplicación de energía, la cual proviene en general de un peso (martillo) que se deja caer sobre
este desde una altura de 0.5 a 1.5 metros. En este método el pilote puede ser prefabricado y reforzado
convenientemente para resistir los esfuerzos generados por el golpe del martillo o puede ser fundido en el
sitio hincando un tupo con una tapa perdida en la punta; en esta última modalidad el tubo es extraído cuando
las condiciones del suelo lo permiten. Caso similar al anterior ocurre cuando el pilote es hincado en arcillas
resistentes a muy resistentes, abierto en su parte inferior, donde se forma un tapón de suelo, el cual es
arrastrado hacia abajo durante el proceso de hinca del pilote cuando la resistencia desarrollada contra las
paredes internas del tubo supera la resistencia de punta del pilote, tal como es descrito en el presente
capitulo.

Tubos de sección cuadrada, de 50 centímetros de lado externo, manufacturados con concreto pretensado, se
han hincado con éxito en la Sociedad Portuaria Regional de Cartagena para la ampliación de su muelle
marginal en la ciudad de Cartagena. La ventaja de utilizar tubos de concreto en vez de pilotes de concreto de
sección cuadrada es que los tubos tienen un peso substancialmente menor, facilitando la hinca y la
manipulación de los pilotes en las maniobras previas a la hinca. En la construcción de tanques se ha
utilizado con éxito pilotes o drenajes verticales de arena, de 10 y 20 centímetros de diámetro, para la
estabilización del subsuelo de los tanques construidos en la Empresa Dexton S.A en la zona industrial de
Mamonal en la ciudad de Cartagena de Indias (ver Ejemplo 9.03). El método del desplazamiento es
aplicado generalmente en suelos blandos, donde los pilotes son hincados hasta un estrato competente, el cual
se encuentra generalmente por debajo de 5 metros de profundidad.

El desplazamiento del suelo ha sido utilizado con éxito, en suelos granulares, para aumentar su densidad
permitiendo soportar la estructura superficialmente. En la ciudad de Cartagena de Indias existen varios
ejemplos de edificaciones cimentadas superficialmente, donde el suelo ha sido densificado mediante la hinca
de varas de mangle. Debido a las restricciones con el mangle en la actualidad, este podría ser reemplazado
por pilotes rellenos con grava arenosa o arena gravosa.

12.01.02 Tipos de Martillos. Los equipos utilizados para la hinca de los pilotes se clasifican en a) de acción
sencilla, los cuales pueden ser de gravedad o de vapor y de b) acción doble.

Los martillos de acción sencilla tienen masas que varían desde 70 kilogramos como los utilizados en
estudios de suelos hasta mas de 6 toneladas, los cuales son generalmente movidos por acción de vapor. Los
martillos de menos de 2 toneladas son levantados generalmente por acción de malacates. Los martillos de
acción sencilla han caído en desuso en obras importantes debido a las ventajas que aportan los martillos de
acción doble.

Los martillos de acción doble consisten en general de un pistón el cual es impulsado por energía producida
por combustión de combustible del tipo Diesel la cual es contenida dentro de un cilindro el cual impulsa el

1
Para criterios de asentamiento admisibles vea la Sección 11.03.04
pistón (martillo) hacia arriba y los gases producidos son utilizados posteriormente para impulsar el martillo
hacia abajo incrementando de esta forma la eficiencia de dichos martillos. Estos martillos tienen pesos que
varían desde 0.5 a mas de 4 toneladas.

12.01.03. Los de no desplazamiento se refiere a aquellos pilotes donde el volumen de suelo que ocupará el
pilote es extraído y reemplazado por un material de calidad superior al del suelo, el cual en general consiste
en concreto reforzado en la parte superior (hasta 3 a 10 metros), y simple por debajo de esta profundidad.
Mas del 95 por ciento de los edificios altos construidos en la ciudad de Cartagena de Indias han sido
soportados sobre este tipo de pilotes, los cuales se construyen en general en diámetros de 30 hasta 120
centímetros. El método de no desplazamiento se utiliza generalmente en suelos de consistencia resistente a
dura y de densidades relativas superiores al 60 por ciento, o en aquellos sitios donde edificaciones de poca
altura han sido soportadas superficialmente sobre suelos consistente en arenas muy sueltas a media densa, las
cuales serían densificadas debido a la vibración inducida por el proceso de hinca en el suelo circundante. El
método de no desplazamiento también ha sido utilizado con éxito para soportar estructuras pesadas en suelos
blandos.

12.02. Capacidad de Carga de Pilotes en Arcilla.

La capacidad de carga de un pilote en arcilla puede calcularse como la suma de su capacidad de carga lateral
mas la capacidad por punta. La capacidad de carga por punta puede estimarse utilizando la Figura 11.04
para un valor de Df/B>5, obteniendo un valor de Nc=9. Multiplicando la resistencia última en la punta (9C)
por Ap, donde Ap representa el área de la punta y C la cohesión de la arcilla, el valor de la capacidad última
en la punta se puede expresar entonces como:
Qp = CNc * Ap = 9C * Ap 12.01

Dado que la resistencia al corte del suelo esta dada por el valor de la cohesión “C”, el valor de la resistencia
por unidad de área a lo largo del perímetro y profundidad del pilote se puede expresar como:
Ql = C * α 2 * L * Per 12.02

Donde el L es la longitud del pilote, (Per) el perímetro, C la cohesión y α 2 es un factor de adhesión


(Tomlinson 1957 y Peck 1958), el cual esta dado por la Figura 12.01. La capacidad última del pilote se
puede calcular sumando las contribuciones dadas por la ecuaciones 12.01 y 12.02, obteniendo:
Qfalla = Qp + Ql = 9C * Ap + Cα 2 * L * Per 12.03

1
0.8
Valor de α 2

0.6 Prom
Lim. Inf
0.4 Lim. Sup
0.2
0
0 1 2 3 4
Valor de qult

Figura 12.01. Factores de Adhesión.

La adhesión en pilotes hincados puede llegar incluso a ser igual a la cohesión, esto es particularmente cierto
después de transcurrido un cierto tiempo de la hinca (ver Figura 12.08). Dadas las incertidumbres asociadas

230
con el cálculo de la capacidad última de los pilotes, recomendamos utilizar la línea correspondiente al límite
superior mostrado en la Figura 12.01.

Para pilotes Pre-excavados, recomendamos utilizar la curva correspondiente al promedio de la misma Figura.
La reducción en la adhesión para este tipo de pilotes se debe entre otros factores a la utilización de bentonita
cuando se encuentran suelos granulares. Esta práctica ha sido verificada mediante la ejecución de pruebas de
carga arrojando resultados satisfactorios en la Ciudad de Cartagena de Indias, donde el autor la ha utilizado
en más de 20 edificios de mediana altura.

12.03 . Capacidad de Carga de Pilotes en Arena.

La capacidad de carga de un pilote en arena puede calcularse también como la suma de su capacidad de carga
lateral mas la capacidad por punta. La capacidad de carga por punta puede estimarse utilizando el criterio de
Meyerhof para pilotes el cual se puede resumir como:
fp = βN (Kg/cm2) 2 12.04
β es igual a 4 para pilotes hincados con desplazamiento y 2 para pilotes donde el suelo no es desplazado.

La capacidad de carga última por fricción se puede calcular utilizando el criterio propuesto por Meherhof, el
cual puede ser resumido con el esquema que se muestra en la Figura 12.02.

Pilote Suelo Movilizado

(10 a 20)D

N
fl = (Kg/cm2)
γ

fp
Figura 12.02. Esquema mostrando el criterio de Meyerhof en Pilotes.
N
fl = (Kg-F/cm2) 12.05
γ
El valor de γ depende del tipo de instalación del pilote. Para Pilotes Hincados se utiliza un valor de γ de 35
(γ=35). Pilotes Preexcavados se pueden calcular utilizando un valor de γ de 50 (γ=50). La profundidad a
la cual ocurre el cambio de variación lineal a constante esta comprendido entre 10 y 20 veces el diámetro o
lado del pilote (D). El valor de 10 corresponde a una densidad relativa menor que 30 por ciento y el de 20 a
una densidad relativa mayor que el 70 por ciento; valores entre 10 y 20 se presentan para valores intermedios
de la densidad relativa. En la práctica se puede utilizar el valor promedio o sea de 15.

La distribución de presión lateral se debe al efecto de arco que se produce en el suelo análogo al descrito en el
capitulo 10, debido al movimiento relativo del pilote con respecto a este, fenómeno que ocasionan una

2
El valor de fp debe ser comparado con el obtenido utilizando la ecuación 11.08 y Figura 11.09; en caso de
ser este último menor que el dado por la ecuación 12.04 se deberá tomar el obtenido con la ecuación 11.08.

231
disminución en el esfuerzo vertical en el suelo adyacente al pilote debido al esfuerzo cortante que se produce
alrededor de este, el cual es movilizado junto, tal como se ilustra en las Figuras 12.02 y 10.36. La capacidad
última del pilote por punta se puede calcular mediante:
Qp = fp * Ap = βN ( Ap) 12.06
Dado que la resistencia al corte del suelo esta dada por el valor de fl el valor de la resistencia por unidad de
área a lo largo del perímetro y profundidad del pilote se puede expresar para un suelo uniforme como:
fl
Ql = * (15 D) * Per + f l * ( L − 15 D) * Per 12.07
2
Donde el L es la longitud del pilote, (Per) el perímetro y N el número de golpes del ensayo estándar descrito
en la Sección 4.03.2. La capacidad última del pilote se puede calcular sumando las contribuciones dadas por
la ecuaciones 12.06 y 12.07, obteniendo:
fl
Qfalla = Qp + Ql = βN ( Ap) + * (15 D) * Per + f l * ( L − 15 D) * Per 12.08
2
12.03.01. Capacidad teórica de pilotes por punta en arena en función del ángulo de fricción interna.

La capacidad de carga de los pilotes en la punta también puede ser evaluada en forma teórica utilizando la
metodología propuesta por Meyerhoff 1959 y Berezantezev et al, 1961, para cimientos profundos utilizando
la ecuación 11.10 y la Figura 12.03.
γ .B
( Δq s ) u = Nγ + q s .( Nq − 1) 11.10
2
De cualquier forma que se calcule la capacidad portante se hace necesario confirmar la capacidad portante de
los pilotes mediante la ejecución de pruebas de carga y además evaluando el asentamiento teórico de la
estructura, limitando el asentamiento total y diferencial de la estructura a 10 y 2 centímetros, respectivamente.
1000 1000
Factor de Capacidad Portante (Nq)
Factor de Capacidad Portante (Nγ )

100 100

10 10
Corte General
Corte General
Superficial
Superficial
Corte Local Profundo
Corte Local
Profundo
Corte General
Corte General
Profundo
Profundo 1
1
15 20 25 30 35 40 45 10 15 20 25 30 35 40 45
Angulo de Fricción Interna (φ) de Fricción Interna (φ)
Angulo Angulo de Fricción Interna (φ)

Figura 12.03. Factores de capacidad de carga para cimientos profundos.

12.04. Asentamientos de Pilotes individuales y Pruebas de Carga.

El asentamiento de un pilote individual depende del diámetro del pilote, y la carga. El comportamiento de
un pilote individual es análogo al que se produce en una prueba de carga de un pilote individual. Existen
varios criterios para obtener la carga última en pilotes. Una de las mas conocidas es el criterio de Davidson

232
descrito en el libro de Peck Hanson y Thornburn (1953). Las pruebas de carga axial en pilotes está
normalizada mediante la normaASTM 1143-81 (Reaprobada en 1987). En la Figura 12.04 presentamos los
resultados de una prueba de carga efectuada en el Muelle de la Sociedad Portuaria Regional de Cartagena, el
cual se muestra como la curva a.

En la Figura 12.03a) mostramos montaje de una prueba de carga para un pilote de 100 toneladas de
capacidad. Para la prueba se utilizó un gato de 200 toneladas de capacidad ya que según la norma, la carga
mínima que se le debe aplicar al pilote es el doble de la carga de diseño. El resultado de dicha prueba se
muestra en la Figura 12.06. En la Figura 12.03b) se muestra el arreglo utilizado para las pruebas cuyos
resultados se muestran en las Figuras 12.13a) y 12.13b) del Ejemplo 3.

De acuerdo con el criterio propuesto por Davisson para la obtención de la carga de falla graficamos los
datos de carga contra deformación, tal como se muestra en la Figura 12.04. La línea recta que se muestra
en la parte superior del gráfico o-o´ representa la deformación elástica del pilote calculada mediante la
ecuación ΔL=PL/AE , donde ΔL representa la deformación elástica del pilote, P la carga aplicada, A
la sección del pilote y E el módulo de elasticidad del material con que se fabricó el pilote. La recta dibujada
en la parte inferior del gráfico c-c´ es paralela a la anterior y esta separada una distancia igual a
(0.15+0.1d), donde d es el diámetro del pilote en pies y el resultado esta dado en pulgadas. La carga de falla
esta definida entonces según este criterio como el punto donde la curva carga deformación del pilote
ensayado intercepta a la línea recta inferior definida arriba c-c´, tal como se muestra en la Figura 12.04. A
continuación mostramos curvas obtenidas en pruebas de carga efectuadas en la Costa Caribe Colombiana.

El asentamiento de un pilote individual se obtiene entonces directamente de la gráfica carga deformación


obtenida en la prueba de carga. El asentamiento de un pilote individual se puede estimar reconstruyendo la
curva carga deformación utilizando las dimensiones y propiedades físicas del pilote, y las condiciones de
cargue teniendo en cuenta los criterios expuestos en la Figura 12.04. La precisión obtenida es usualmente
suficiente para ser utilizada en el diseño. Usualmente estas predicciones se corroboran efectuando pruebas
de carga en pilotes individuales.

Figura 12.04a). Detalle montaje de una prueba de carga mostrando gato de 200 toneladas de
capacidad, pilote de prueba, tres de los cuatro pilotes de reacción, dial de Carga, dial de deformación,
y recipiente de aceite hacia la esquina inferior derecha.

233
Figura 12.04b). Detalle montaje de una prueba de carga mostrando gato de 30 toneladas de capacidad,
pilote de prueba, los dos pilotes de reacción, dial de Carga y dial de deformación.

SOCIEDAD PORTUARIA REGIONAL DE CARTAGENA Deformación Total

PILOTE No 1 Elástica
O Línea de Falla
0
c
Deformación (mm)

5 O´
C
a
10
b
Carga de Falla
15 C´
= 142 Tons

20

25
0 20 40 60 80 100 120 140
Carga (Tons)

Figura 12.05. Resultado de una prueba de carga típica ( a) Pilote que Trabaja por Punta y Fricción.
b) Pilote de Punta y c) Pilote que trabaja por fricción. Pilote de 60 centímetros de lado.

234
EDIFICIO PENINSULA PILOTE No 2
Carga (Tons)
0 20 40 60 80 100 120 140 160 180 200
0
Deformación en mm

10
Extrapolada

Deformacion Total
15
Elastica
Linea de Falla
20

Carga de Falla = 200 Toneladas

Figura 12.06. Prueba de carga efectuada en la ciudad de Cartagena. Pilote de 0.60 metro de diámetro
cimentado a 18 metros de profundidad (fricción y punta). Refuerzo Longitudinal 6 φ de 3/4”.

12.05. Factor de Seguridad en pilotes.

El factor de seguridad mínimo de diseño que se recomienda para estructuras sobre pilotes es de 2. Sin
embargo, si se conociesen los factores de seguridad de cada uno de los pilotes, el factor de seguridad que
se podría tolerar en el pilote mas crítico de forma segura, esto es que la curva carga deformación se mantenga
recta, es de 1.6, tal como se aprecia en la Figura 12.04a), donde hasta 100 toneladas la curva carga
deformación del pilote es aproximadamente lineal. La implementación de este criterio requiere de una
evaluación estadística completa de la capacidad de carga de cada uno de los pilotes que soportarán la
estructura, donde la capacidad de carga mínima de los pilotes estará dada por el valor de la media menos 3
veces el valor de la desviación típica de la muestra, esto asumiendo que la distribución de frecuencia de la
capacidad de carga de los pilotes sigue una distribución normal. Sin embargo, la decisión del factor de
seguridad debe ser tal que el asentamiento total y diferencial de la estructura sea menor en general que 10 y 2
centímetros, respectivamente.

12.06. Dinámica de pilotes hincados.

12.06.01 Formulas dinámicas (Engineering News) . Como se mencionó en la introducción, la hinca de lo


pilotes se produce mediante la aplicación de energía al pilote mediante la aplicación de energía con un
martillo de acción sencilla de peso WH cayendo una determinada altura H donde el pilote penetra una
distancia s por cada golpe del martillo. Considerando que el pilote tiene una resistencia R y que toda la
energía perdida en el martillo es igual a 0.1 pulgadas multiplicada por la resistencia del pilote. La formula
Engineering news se puede expresar como:

WH H = R(s+0.1) 12.09

Utilizando un factor de seguridad de 6, expresando H en pies la formula anterior se puede escribir como:
2W H H
R= 12.10a)
s + 0.1

235
Donde R y WH son la resistencia del pilote y el peso del martillo expresado en las mismas unidades, s es la
penetración expresada en pulgadas y H es la carrera del martillo expresada en pies. La ecuación 12.09 puede
ser utilizada para martillos de acción doble reemplazando la expresión WH H por la energía del martillo E
obteniendo.
2. E
h
R= 12.10b)
s + 0.1

12.06.02 Formulas dinámicas (Martillos Delmag). Una marca de martillos de acción doble muy popular en
Colombia es la Delmag. Dicho fabricante recomienda la utilización de la siguiente formula para sus
martillos:
EQ
Ru = 12.11
(t + e)(Q + W )
Donde Ru es la resistencia última del pilote, E la energía del martillo (Kg-F)-M , Q Es el peso del pistón
(martillo) Kg, W peso del pilote en Kg, t penetración por golpe en mm y e es el coeficiente de restitución, el
cual debe ser medido en el campo para cada caso y varía entre 5 y 10 milímetros.

12.06.03 Ecuación de onda. La ecuación de onda fue implementada después del desarrollo de los
computadores, los cuales permitieron su solución utilizando técnicas de diferencias finitas. La primera
solución practica del problema fue presentada por Smith en 1960. La ecuación de onda puede ser utilizada
para determinar la penetración por golpe s en función de la resistencia, determinar los esfuerzos que se
producen durante la hinca y para escoger del martillo adecuado de acuerdo con las condiciones especificas
del proyecto. Para la presentación que haremos necesitaremos las siguientes definiciones:

A = Area de la sección transversal del pilote


Cm = Desplazamiento relativo entre dos elementos adyacentes del pilote.
D m = Desplazamiento del elemento dos intervalos de tiempo (ΔT) atrás.
"

D m = Desplazamiento del elemento un intervalo de tiempo (ΔT) atrás


'

D m = Desplazamiento del elemento al tiempo considerado


ΔT = Intervalo de tiempo
eh = Eficiencia del martillo dada por la tabla 12.05.
E = Módulo de elasticidad del material del pilote.
Fm = Fuerza del elemento = CmKm
Fam = Fuerza no balanceada en el elemento que causa aceleración (F=ma)
g = Constante de gravedad.
J = Constante de amortiguación, Js representa el valor lateral y Jp el de punta.
K(m) = Valor de la constante de los resortes de los elementos = AE/ΔL para los segmentos de pilote.
K’(m) = Valor de la constante de los resortes del suelo = R(m)/quake3.
ΔL = Longitud de los elementos de los pilotes.
R(m) = Resistencia del suelo ya sea lateral o de punta. Incluye efectos de amortiguamiento.
R’m = Cantidad estimada de Pu de cada elemento.
vm = Velocidad del elemento m al tiempo T+ΔT.
v’m = Velocidad del elemento m al tiempo T-ΔT.
W(m) = Peso del segmento m

3
La expresión quake se refiere al desplazamiento elástico del suelo alrededor del segmento o punta del
pilote.

236
Tabla 12.01. Intervalo de tiempo (ΔT) a ensayar en la ecuación de onda

Material del elemento Longitud en m. ΔT de ensayo


Acero 2.4-3.1 0.00025
Madera 2.4-3.1 0.00025
Concreto 2.4-3.1 0.00033

El pilote se divide en una serie de elementos tal como se muestra en la Figura 12.07. El sistema se construye
como una serie de elementos donde se considera intervalos de tiempo (ΔT) lo suficientemente cortos de tal
forma que la onda viaje de un elemento a otro durante el intervalo de tiempo ΔT. En la práctica esto no es
posible y ΔT es escogido de acuerdo con la tabla 12.01.

Cuerpo del Martillo W (1)


Amortiguador K(1)
Cabezote para Golpear W (2)
Amortiguador K(2)
W (3)
K(3) R(3)
W (4)
K(4) R(4)
W (5)
K(5) R(5)
W (6)
K(6) R(6)
W (7) Resistencia
Pilote K(7) R(7) de fricción
W (8) lateral
K(8) R(8)
W (9)
K(9) R(9)
W (10)
K(10) R(10)
W (11)
K(11) R(11)
W (12)
Resistencia por Punta

a) b)
Figura 12.07. a) Esquema Pilote. b) Modelo mecánico idealizado utilizado en la dinámica descriptiva
de la hinca de pilotes.

Para tiempos menores el intervalo de tiempo ΔT deberá ser menor. El intervalo de tiempo ΔT se puede
calcular de manera aproximada como:
W( m ) ΔL
ΔT =C 12.12
AEg

237
Donde C es un valor comprendido entre 0.5 y 0.75.

La ecuación utilizadas en los análisis de diferencias finitas se puede escribir como:


F g
D = 2 D m − D m + am ( ΔT )
' " 2
12.13
m W( m )
No es necesario resolver la ecuación 12.14a) directamente. Sin embargo, las cantidades de interés de todos
los elementos considerados son:

1. Fuerza en cada uno de los segmentos del pilote.


2. Desplazamiento en la punta del pilote por golpe.

El desplazamiento instantáneo de los elementos se calcula con la ecuación:


D = D m' + v m ( ΔT ) 12.14a)
m
una vez calculada el desplazamiento en cada uno de los elementos, la tensión o compresión en la sección
puede ser calculada mediante la diferencia de dos desplazamientos consecutivos así:
Cm = Dm – Dm+1 12.14b)
La fuerza en el segmento se calcula entonces como:
⎛ AE ⎞
Fm = C m ⎜ ⎟ = Cm K m 12.14c)
⎝ L ⎠m
La constante de resorte del suelo se puede calcular como:
'
Rm
Km =
'
12.14d)
quake
La resistencia por punta o lateral se puede obtener utilizando el valor apropiado de J y K’ como:
Rm = ( D m − D sm ) K m' (1 + Jv ) 12.14e)
m
.La fuerza de aceleración en el segmento se obtiene sumando las fuerzas en el elemento como:
Fam = Fm-1 – Fm - Rm 12.14f)

La velocidad del elemento se puede calcular con la ecuación:


F g
v m = v m' + am ( ΔT ) 12.14g)
W( m )

12.06.03.01 Pasos requeridos para evaluar la ecuación de onda.

1. Calcular el desplazamiento de cada uno de los elementos utilizando la ecuación 12.14a) utilizando
unidades consistentes. Para ΔT=1 se obtiene el desplazamiento del primer elemento; ΔT=2 se obtienen
desplazamientos de los dos elementos superiores y así sucesivamente hasta llegar a ΔT=m donde se calculan
los desplazamientos de los primeros m elementos.
2. Se calcula el desplazamiento plástico del suelo Dsm. Estos valores serán obtenidos únicamente si
Dm>quake o el desplazamiento elástico del suelo. Esto requiere de dos subrutinas- Una para el elemento de
la punta y otra para el resto de los elementos.
3. Se Calcula la resistencia por punta Rm (utilice p en vez de m para la punta) Utilizando la ecuación 12.14e)
utilizando J = Amortiguamiento lateral para todos los elementos con excepción del de la punta donde el J
utilizado es el amortiguamiento de la punta. Se requiere una ecuación con un loop mas otra separada para la
punta.
4. Se calcula la compresión del resorte en cada elemento Cm con la Ecuación 12.14b)
5. Se calcula la fuerza en cada elemento utilizando Cm y la constante del resorte AE/L utilizando la ecuación
12.14e). Las fuerzas en los amortiguadores y el cabezote del martillo se calculan mediante subrutinas
independientes, ya que en estos elementos usualmente no se desarrollan tensiones.

238
6. Calcule la velocidad de cada elemento utilizando la ecuación 12.14d)
'
7. Se reidentifican los valores calculados Dm y vm como D m y v m' para el siguiente intervalo de tiempo
T+ΔT y se recalculan los nuevos valores de Dm y vm utilizando la ecuación 12.14a) y 12.14g).
8. Se repiten los cálculos un mínimo de 40 veces y un máximo de 100 a no ser que se haya escogido una valor
de ΔT inadecuado. El valor resulta inadecuado cuando a) todas las velocidades calculadas son negativas o b)
cuando el valor de la penetración por golpe s, se vuelve menor que el del ciclo anterior.

12.06.03.02 Datos de entrada requeridos para el análisis por ecuación de onda.

1. Altura de caída y peso del martillo. Estos datos pueden ser dados o calculados de la energía como:
H=Eh/WH. El valor de la altura de caída se utiliza para calcular la velocidad del cabezote para golpear para
(ΔT=1, instante del impacto) mediante la ecuación:
v1 = eh (2 gH ) 12.15
2. El peso del cabezote para golpear, amortiguadores, segmentos de pilote y el módulo de elasticidad del
material del pilote.
3. Los valores de las constantes de resortes de los amortiguadores del cabezote para golpear y los
amortiguadores. La tabla 12.03 presenta los valores del módulo de elasticidad E para varios de los materiales
utilizados en estos elementos, de los cuales se pueden calcular los valores de las constantes de resorte como
K=AE/L, donde L representa el espesor de estos elementos. Utilice los coeficientes de restitución mostrados
en la taba 12.04.
4. Las propiedades del suelo las cuales son:
quake
Amortiguación lateral la cual es generalmente tomada como la tercera parte de la de la punta Js.
Amortiguación en la punta Jp.
Valores típicos del quake y amortiguación se muestran en la tabla 12.02
5. Se estima el valor del porcentaje de la carga total que es soportada por la punta comprendido entre 0 y 100
por ciento. No se recomienda utilizar valores superiores al 90 por ciento de la carga última del pilote.

Tabla 12.02. valores típicos de quake y amortiguación de acuerdo con el tipo de suelo.

Tipo de suelo Quake Constante de amortiguación Jp


Pulgada mm s/pie s/m
Arena 0.05-0.20 1.0-5.0 0.10-0.20 0.33-0.66
Arcilla 0.05-0.30 1.0-8.0 0.4-1.00 1.30-3.30
Roca >0.20 >5.0

Tabla 12.03. Valores del modulo secante de elasticidad para diversos materiales.

Material E, Ksi E, Mpa


Micarta 450 3100
Maderas recias 45 310
Discos de asbesto 45 310
Madera Prensada 35 240
Pino 25 170
Maderas Blandas 30 205

239
Tabla 12.04. Valores de coeficiente de restitución para diversos materiales4.
Material n
Madera cepillada 0.00
Pilotes de madera 0.25
Amortiguadores de Madera Compacta 0.32
sobre Pilotes de acero
Acero a acero anvil en pilotes de acero 0.50
o de concreto
Martillo de hierro colado sobre pilotes 0.40
de concreto sin cabezote

Tabla 12.05. Eficiencia (eh) en función del tipo de martillo.


Tipo de Martillo Eficiencia (eh)
De caída libre 0.75-1.00
De acción sencilla 0.75-0.85
De doble acción o diferencial 0.85-0.85
Diesel 0.85-1.00

El procedimiento anotado arriba fue implementado por Goble y Rausche (1986), donde desarrollaron el
programa de computador WEAP86 en lenguaje FORTRAN. Dicho programa fue mejorado y presentado en
1987 como WEAP87.

12.06.03 Incremento de resistencia de pilotes hincados en arcilla. Es un hecho observado que para pilotes
hincados y particularmente hincados en arcilla, esta se dificulta apreciablemente cuando se interrumpe por
varias horas. Esto se debe a que alrededor del pilote se producen unas presiones de poro durante la hinca, las
cuales contribuyen a disminuir el esfuerzo efectivo alrededor del pilote. Este efecto ocasiona que la carga
en los pilotes hincados aumente apreciablemente con el tiempo. El aumento de carga del pilote depende del
diámetro del pilote y del tipo de suelo donde se hinca. La Figura 12.08 muestra el incremento de la fricción
lateral en un pilote en función del tiempo transcurrido desde su hinca.

700
Friccion Lateral (Lbs/pie )
2

600
500
400 LL = 37 a 45%
300 IP = 20 a 22%
200 w = 35 a 3%
100 Pilote de 12'x12'x85'

0
0 10 20 30
Dias Despues de la Hinca

Figura 12.08. Aumento de la fricción lateral del pilote en función del tiempo de hinca.

4
ASCE (1941)

240
Teniendo en cuenta la información de la Figura 12.08 y que la disipación de las presiones de poro en el suelo
es análoga a la de la teoría de la consolidación, podemos concluir que para un pilote de 50 centímetros el
tiempo necesario aproximado para que el pilote alcance, en el mismo suelo, la resistencia porcentual será la
mostrada en la Figura 12.08 multiplicada por (50/30)2, o sea la relación de sus diámetros elevados al
cuadrado. Si consideramos que el pilote de 12 pulgadas (30 centímetros) toma un tiempo de 35 días para
alcanzar el 100 por ciento de la resistencia, el de 75 centímetros de diámetro requerirá de (50/30)2*35, o sea
de 97 días aproximadamente. Así mismo, la Figura 9.16 de este texto puede ser utilizada para obtener el
coeficiente vertical de consolidación del sitio, utilizando la ecuación 9.23a), donde consideramos que la
relación que existe entre los coeficientes horizontales de consolidación es igual al que existe entre los
verticales . De forma análoga, el tiempo necesario para que un pilote de 75 centímetros alcance el 100 por
ciento de su capacidad lateral será de 219 días. De la presente discusión podemos concluir que los pilotes
durante la hinca tendrán una capacidad de carga de hasta el 20 por ciento (Por extrapolación en la
Figura 12.08) de su carga de falla. Este hecho es particularmente cierto para el caso del programa
WEAP. De la anterior discusión podemos deducir que los valores dados por la formula de la
Engineering News no tiene en cuenta factores determinantes para la obtención del valor de la
capacidad última estática del pilote como son la longitud y peso del pilote, ya que parte de esta energía
se disipa a través de la onda elástica que se genera como también en perdidas al momento en que la
pesa golpea el pilote.

Ejemplo 12.01. Consideremos el caso real de un pilote hincado en la Bahía de Cartagena de Indias para la
construcción de 3 Duques de Alba o piñas de amarre para barcos de gran longitud, donde se hincaron tubos
de acero de 40.000 PSI, abiertos en la punta, de 75 centímetros de diámetro, 1 centímetro de espesor, y 32
metros de longitud, los cuales fueron hincados hasta 30 metros por debajo del nivel medio de mareas
utilizando un martillo tipo Delmag 36. Las características de los estratos submarinos fueron determinadas
mediante la ejecución de 4 perforaciones, las cuales fueron efectuadas desde una plataforma flotante. El
subsuelo del sitio consiste de 16 metros de agua seguido por un limo muy blando hasta una profundidad de
16 a 19 metros, por debajo del cual se encuentra una arcilla de media a alta plasticidad de consistencia
resistente a dura hasta la profundidad investigada, la cual fue de 30 metros por debajo del nivel medio de
mareas. De acuerdo con nuestras predicciones de capacidad de carga, utilizando formulas estáticas, fue de
200 a 260 toneladas dependiendo de la ubicación del sondeo. 3 pruebas de carga fueron efectuadas unos 30
días después de efectuada la hinca de los pilotes. De acuerdo con la información recopiladas en pruebas de
carga efectuada en los pilotes, la carga de falla de los mismos estuvo comprendida entre 190 y 200 toneladas.
El registro de hinca de los pilotes indica que la penetración por golpe del martillo fue de 7.5 milímetros. Los
datos del martillo, el pilote, y el coeficiente de restitución se describen a continuación:
Energía del martillo E = 11520 Kg-F-M
Peso del martillo Q = 3600 Kg-F
Peso del Pilote5 W = 9000 Kg-F
Penetración por golpe t = 7.5 milímetros
Coeficiente de restitución e6 = 6 milímetros.

Utilizando los datos anteriores en la ecuaciones 12.09 con un factor de ajuste de carga de 6 y la 12.11
obtenemos:
E 11520
h
R= = = 192 Toneladas
6( s + 0.0025) 6(0.0075 + .0025)
EQ 11520 * 3600
Ru = = = 243 Toneladas
(t + e)(Q + W ) (7.5 + 6.0)(3600 + 9000)

De los valores anteriores podemos deducir que el valor de R de la ecuación 12.09 con un factor de ajuste de
carga de 67 se relaciona con la carga última del pilote. El valor dado por la ecuación 12.09 es un poco mas

5
Incluye el peso de suelo arrastrado hacia abajo por efecto del tapón desarrollado en la punta.
6
Obtenido de resultados de campo para pilotes hincados sin amortiguamiento en la cabeza.

241
alto que el obtenido en las pruebas de carga. Esta diferencia no es significativa. La diferencia entre el valor
dado por la prueba de carga y el valor calculado por la ecuación 12.11 es en efecto realmente menor ya que es
un hecho verificado que la capacidad vertical de carga del pilote hincado se incrementa con el tiempo.

SOCIEDAD PORTUARIA REGIONAL DE CARTAGENA


Carga (Tons) PILOTE No 2
0 20 40 60 80 100 120 140 160 180 200
0
Extrapolado
Deformación (mm)

5
Elástica
10 Línea de Falla
Deformación Total
15

20

25
Carga de Falla (Por Extrapolación) = 195 Tons

Figura 12.09. Resultados de la prueba de carga efectuada en uno de los pilotes de los duques de alba en
la Sociedad Portuaria de Cartagena.

Resultados del Programa WEAP 87


800
Carga de Falla (Kips)*

700
600
500
400
300
200
100
0
0 100 200 300 400
Golpes por Pie

Figura 12.10. Curva de Carga del pilote de prueba de la Sociedad Portuaria de Cartagena en función
de la penetración.

El Ejemplo del pilote analizado fue estudiado utilizando el programa WEAP87. A continuación mostramos
el número de golpes predicho por el programa en función del número requeridos para que el pilote penetre un
pie en el terreno, donde las propiedades del pilote y del terreno fueron incorporadas en el problema; para este
caso se considero que el 30 por ciento de la capacidad del pilote es aportada por la punta y el 70 por ciento
por la fricción lateral. Los 7.5 milímetros por golpe equivalen a 40 golpes por pie. Utilizando dicho valor,
el valor que predice WEAP es de 80 kips, lo cual corresponde a 36 toneladas. Este valor corresponde al
(36/195)*100 o sea el 18.5 por ciento de la carga obtenida durante la prueba de carga. Este resultado indica

7
Una porción apreciable de la energía se disipa mediante la onda elástica y perdida al momento del impacto
de la pesa.

242
que el programa WEAP no debe ser utilizado para calcular la capacidad estática del pilote, ya que este
proporciona el valor de la capacidad de carga durante la hinca, la cual es substancialmente menor que la
máxima estática que el pilote adquiere a largo plazo.

Las Figuras 12.11a) y 12.11b) presentan los esfuerzos de tensión predichos por el programa WEAP87, los
cuales ocurren a dos metros por debajo del punto medio del pilote; los esfuerzos en el punto donde el martillo
golpea al pilote son solo algo menor que los esfuerzos mostrados. Estos resultados indican que el pilote se
puede hincar hasta una resistencia durante la hinca de 100 Kips4 ya que nos se superan los esfuerzos de falla
ni de compresión ni de tensión del material del pilote. Vale anotar que la capacidad de carga del pilote
durante la prueba de carga resultó ser de 195 toneladas, el cual es unas 5 veces mayor que la capacidad
predicha por el programa WEAP87.

Esfuerzo Máximo en Pilote (WEAP 87)


Compresión
Esfuerzo Máximo

29000
28000
(PSI)

27000
26000
25000
0 200 400 600 800
Carga de Falla, Kips (Hinca)

Figura 12.11a). Esfuerzo en el pilote a compresión en función de la capacidad de carga en la Hinca8.

Esfuerzo Mínimo en Pilote (WEAP 87)


(Tensión)

1000
Esfuerzo Mínimo

800
600
(PSI)

400
200
0
0 200 400 600 800
Carga de Falla, Kips (Hinca)

Figura 12.11b). Esfuerzo en el pilote a Tensión en función de la capacidad de carga en la Hinca.

Ejemplo 12.02. La tercera ampliación del muelle marginal de la Sociedad Portuaria Regional de Cartagena
se soportó mediante pilotes metálicos hincados de 0.64 metros de diámetro externo, sin punta, separados 6
metros centro a centro. La separación entre pilotes fue seleccionada por la Firma Alvarado & During con el

8
Note que la capacidad de carga durante la hinca es 5 veces menor que la obtenida durante la prueba de carga
estática.

243
objeto de minimizar costos, ya que de esta forma se redujeron substancialmente el número de pilotes. Con el
objeto de satisfacer los requisitos del proyecto, dado que la carga de diseño para el muelle es de 5 toneladas
por metro cuadrado, la capacidad admisible de diseño de los pilotes fue de 260 toneladas9. Los pilotes
fueron hincados con un martillo de las mismas características del Ejemplo 1, hincándose hasta obtener una
penetración de 2.5 milímetros por golpe. La capacidad última de carga se calcula a continuación
reemplazando los datos del ejemplo 1 en la ecuaciones 12.09 con un factor de ajuste de carga de 6 y la 12.11
obtenemos:
E 11520
h
R= = = 384 Toneladas
6( s + 0.0025) 6(0.0025 + .0025)
EQ 11520 * 3600
Ru = = = 387 Toneladas
(t + e)(Q + W ) ( 2.5 + 6.0)(3600 + 9000)

Debido a la gran separación entre pilotes, las pruebas de carga se efectuaron mediante ensayos dinámicos,
proporcionándole un golpe con el martillo al pilote, el cual había sido instrumentado previamente, con el
objeto de medir los esfuerzos en la parte superior de pilote. Utilizando el programa WEAP se obtuvieron los
resultados mostrados en la Tabla 12.06 y en la Figura 12.12. Las Pruebas dinámicas fueron efectuadas por la
Firma Vieco Ltda., de Medellín, Colombia.

Tabla 12.06. Resultado de Prueba de Carga Dinámica.


Carga en Toneladas
Pilote Tiempo(Días) Lateral Punta Total
B7' 0 56 17 73
B7' 4 63 20 83
B4' 16 104 18 122
B1' 25 149 32 181

200
Resistencia Última
en Toneladas

150

100 Total
Lateral
50

0
0 10 20 30
Tiempo en Dias

Figura 12.12. Aumento de la resistencia última del pilote con el tiempo.

Ejemplo 12.03. Consideremos el caso real de unos pilotes hincados en la Concentración Escolar Pedro de
Heredia en la Ciudad de Cartagena, donde se hincaron 66 pilotes en tubo de acero de 5.5 pulgadas de
diámetro externo con punta de 7.5 a 9 metros de longitud. La capacidad de carga admisible de diseño de los
pilotes fue de 6 toneladas. El subsuelo del sitio esta constituido por una arcilla de consistencia media (qult = 6

9
Este valor de carga fue obtenido teniendo en cuenta el peso propio de la estructura del muelle y el pilote.

244
Toneladas por metro cuadrado, humedad = 34 por ciento, límite líquido = 52 por ciento e índice de
plasticidad = 24 por ciento) hasta una profundidad de 6 metros. Por debajo del cual se encontró un depósito
de arcilla resistente a dura (qult = 40 Toneladas por metro cuadrado, humedad = 24 por ciento, límite líquido =
67 por ciento e índice de plasticidad = 32 por ciento), el cual se extiende hasta la profundidad a que se
terminaron los sondeos exploratorios, a 12 metros por debajo del nivel existente de terreno. Los pilotes a los
cuales se le efectuaron pruebas de carga presentaron penetración por golpe de 3 y 2 milímetros por golpe,
respectivamente y fueron hincados hasta una profundidad de 7.5 y 8.5 metros, respectivamente. La
capacidad de carga de los pilotes se puede estimar utilizando la ecuación 12.03 obteniendo:
Pilote de 7.5 metros de longitud:
[ ]
Qfalla = 9 * 20 * 0.0154 + 3 * 1 * 6 + 20 * 0.6 * 1.5 * 3.1416 * 0.14 = 2.8 + 15.8 = 18.6 Tons
Pilote de 8.5 metros de longitud:
[ ]
Qfalla = 9 * 20 * 0.0154 + 3 * 1 * 6 + 20 * 0.6 * 2.5 * 3.1416 * 0.14 = 2.8 + 21.1 = 23.9 Tons

De acuerdo con la ecuación 12.09 la capacidad dinámica de los pilotes, utilizando un factor de reducción de
carga de 2, tendiendo en cuenta que la pesa tiene una masa de 350 Kilogramos y una carrera de 60
centímetros en promedio obtenemos:
Pilote de 7.5 metros de longitud:
WH H 0.350 * 600
R = = = 19.1 Toneladas
u 2( s + 0.1 * 25.4) 2(3 + 2.5)
Pilote de 8.5 metros de longitud:
WH H 0.350 * 600
R = = = 23.3 Toneladas
u 2( s + 0.1 * 25.4) 2(2 + 2.5)

COLEGIO PEDRO DE HEREDIA


Carga (Tons)
0 2 4 6 8 10 12 14 16 18 20
0
Deformación en mm

2 PILOTE DE PRUEBA
No 1 Extrapolada
4

6
Deformación Total
8 Elástica
Línea de Falla
10

Carga de Falla = 18 Toneladas

Figura 12.13a). Prueba de Carga en pilote No 1 Ejemplo 3.

Los resultados de la capacidad de carga última de los pilotes calculados por la formula estática y dinámica
prácticamente coinciden cuando la capacidad de carga de la formula dinámica se divide por 2.
Adicionalmente, efectuamos pruebas de carga en cada uno de los pilotes obteniendo los resultados mostrados
en las Figuras 12.13a) y 12.13b). De acuerdo con la norma ASTM 1143-81, la carga en los pilotes de prueba
se llevo hasta el doble de la carga de diseño, equivalente a 12 toneladas como mínimo. La prueba del pilote
No 2 se llevo hasta 18 toneladas, sin conseguir fallar el pilote. La carga de falla se obtuvo por extrapolación
de las curvas obteniéndose 18 y 23 toneladas para los pilotes de prueba 1 y 2, respectivamente, la cual
coincide prácticamente con las obtenidas anteriormente. La anterior discusión nos permite concluir que para

245
este tipo de pilotes, la carga de falla en pilotes se puede estimar utilizando la formula de la Engineering News
afectándola de un factor de reducción de carga de 2.

COLEGIO PEDRO DE HEREDIA


Carga (Tons)
0 2 4 6 8 10 12 14 16 18 20 22 24 26 28 30
0
Deformación en mm

2
Extrapolada
4

6
Deformación Total
8 Elástica
Línea de Falla
10
PILOTE DE PRUEBA Carga de Falla = 23 Toneladas
No 2

Figura 12.13b). Prueba de Carga en pilote No 2 Ejemplo 3.

12.07. Asentamiento y carga admisible de pilotes en grupo.

El asentamiento de los pilotes en grupo es mayor que el de un pilote individual. El asentamiento de un


grupo de pilotes se evalúa como la suma del asentamiento de un pilote individual mas el asentamiento del
grupo, donde la zona que se considera donde se produce el asentamiento es por debajo de la punta de los
pilotes. Lo anterior se representa esquemáticamente en las Figuras 12.12.

El caso a mostrado en la Figura 12.14a) representa aquellos pilotes en grupo que están trabajando por punta.
y el 12.14b) aquellos que trabajan por fricción o por fricción y punta. El esfuerzo que se considera en el
caso b) es Δq´, el cual se calcula utilizando la distribución 1-2, lo cual se puede escribir como:

P P
Δq = 12.16a) Δq´= 12.16b)
BxL h h
( B + ) x( L + )
3 3
El asentamiento por disminución en la relación de vacíos debido a la acción de grupo ρg se calcula utilizando
los criterios descrito en las secciones 9.01 y 11.03.04. Si llamamos al asentamiento obtenido en la prueba de
carga ρpc , al asentamiento elástico ρE , el asentamiento total se puede calcular mediante la ecuación:
ρT = ρg + ρpc + ρE 12.17

Con referencia a la Figura 12.14 y las ecuaciones 12.01 a 12.08, la capacidad del grupo de pilotes se puede
evaluar como la capacidad última de un gran pilote que tiene un área de la base de (BL) para los pilotes que
trabajan por punta. Los pilotes que trabajan por fricción o por fricción y punta tendrán un área en la punta
de (B+h/3)(L+h/3). El perímetro del grupo de pilotes se tomará como igual a 4(B+L) para los tres casos
mencionados. La capacidad última del grupo de pilotes será la menor entre la capacidad calculada en este
párrafo y la del número de pilotes multiplicada por la capacidad última de cada pilote individual. La
capacidad admisible del pilote se calcula entonces como la capacidad última dividida por el factor de
seguridad, el cual se recomienda que sea de 1.8 como mínimo.

246
P P

BxL BxL

Δq
h
3
Δq Δq´

a) Pilotes Por Punta b) Pilotes Por Fricción o Fricción y Punta

Figura 12.14. Criterios utilizados para calcular el asentamiento de un grupo de Pilotes.

El asentamiento Elástico en grupo de pilotes es generalmente despreciable debido al alto confinamiento del
suelo a esas profundidades.

Nótese que el asentamiento del pilote individual representa le asentamiento que se produce a lo largo de la
longitud o fuste del pilote y el asentamiento del grupo mas el elástico es consecuencia de la disminución de la
relación de vacíos y distorsión elástica que sufre el suelo por debajo de la punta de los pilotes.

12.08. El fenómeno de la Fricción Negativa

La fricción negativa se produce en aquellos pilotes que trabajan por punta atravesando un estrato blando,
siendo este último comprimido después de colocados los pilotes. El procedimiento utilizado para calcular el
efecto de la presión negativa consiste en a) multiplicar el área lateral del pilote que atraviesa el estrato blando
comprimido por la resistencia al cortante, la cohesión, de dicho estrato o b) Dividir el peso del relleno
colocado encima del grupo de pilotes dividido por el número de pilotes. La carga por fricción negativa será
la menor de los procedimientos descritos en a) y b).

El fenómeno de la fricción negativa fue estudiado debido a la falla que se produjo en pilotes donde se
presentaron condiciones del tipo descrito en el párrafo anterior. Véase el problema 12.04.

Ejercicios:

12.01 Un Pilote de 0.45 metros de diámetro es cimentado a 12 metros de profundidad. El estrato en el cual
es excavado y fundido en el sitio consiste en un depósito de arcilla de 20 metros de espesor, debajo del
cual se encuentra el manto rocoso. La arcilla tiene una cohesión de 7 Toneladas por metro cuadrado,
un peso unitario total de 2 toneladas por metro cuadrado y una humedad de 24 por ciento. Calcule la
capacidad admisible y estime el asentamiento que sufrirá el pilote durante la prueba de carga
considerando un factor de Seguridad (FS=1.8).
12.02 Repita el problema 12.01 asumiendo que el estrato compresible consiste de una arena media densa la
cual tiene un numero de golpes (N) de 10.

12.03 Calcule la capacidad admisible y el asentamiento del grupo de pilotes para los ejercicios 12.01 y 12.02
considerando que el nivel freático y el nivel inferior del cabezal se encuentra a 1 metro de

247
profundidad. Considere que el cabezal esta soportado por un grupo de 9 pilotes separados 3
diámetros medido centro a centro.

12.04 Los pilotes de 1.0 metros de diámetro, mostrados en la figura, están cimentado a una profundidad de
25 metros, con una separación entre los pilotes de 3.0 metros, medido centro a centro. La carga
aplicada sobre los cuatro pilotes consiste en un relleno cuadrado de 6 metros de lado por 3 metros de
altura con peso unitario de 2.2 toneladas por metro cúbico. El estrato más superficial consiste en un
limo elástico de 15 metros de espesor que tiene una densidad total de 1.65 toneladas por metro cúbico,
un limite liquido de 53, un índice de plasticidad de 20 y una resistencia inconfinada de 2 toneladas por
metro cuadrado. Debajo del estrato superficial se encuentra un depósito consistente en una arcilla de
alta plasticidad de 15 metros de espesor que tiene un peso unitario total de 2 toneladas por metro
cúbico un limite liquido de 66 y un índice de plasticidad de 34 y una compresión simple de 34
toneladas por metro cuadrado. Por debajo de los estratos superficiales se encuentra un manto de roca
coralina con un RQD de 15 por ciento. Calcule a) La capacidad de carga total del pilote asumiendo
que el cabezal se encuentra cimentado a una profundidad de 1 metro. b) La fricción negativa que se
producirá en los pilotes y la capacidad neta de carga.

Relleno Colocado después de instalados los pilotes

Figura Problema 12.04

12.05 Se desea construir un edificio de 15 pisos con placas de 580 metros cuadrados. La estratigrafía del
sitio consiste en una arena gravo-limosa en estado medio denso, con un numero de golpes promedio de
16 hasta una profundidad de 27 metros con el nivel freático a 1 metro de profundidad. Por debajo del
estrato granular encontramos un manto de limo elástico de consistencia media con una humedad de 38
por ciento, una compresión simple de 8 toneladas por metro cuadrado, un peso total de 1.86 toneladas
por metro cúbico, un límite líquido de 53 y un índice de plasticidad de 20, el cual se extiende hasta una
profundidad de 33 metros. Por debajo de estos estratos encontramos un manto de arcilla de alta
plasticidad de consistencia muy resistente a dura con una humedad de 23 por ciento, una compresión
simple de 36 toneladas por metro cuadrado, un peso total de 2.03 toneladas por metro cúbico, un límite
líquido de 63 y un índice de plasticidad de 34, el cual se extiende hasta la profundidad a que se
terminaron los sondeos a 40 metros por debajo del nivel existente de terreno. Si la separación
máxima entre columnas es de 8 metros, estime la carga por columna, considerando un peso por metro
cuadrado de placa de 800 Kilogramos. Diseñe pilotes pre-excavados y fundidos en el sitio de 0.45,
0.60 y 1.0 metro de diámetro para soportar una carga admisible de 70, 120 y 220 toneladas,
respectivamente. Considere soportar los pilotes a 10, 15, 20 y 36 metros, haciendo la evaluación
económica de las diversas soluciones de cimentación considerando que la excavación y fundida del
pilote tiene un costo de 15 dólares por metro lineal y que el metro cúbico de concreto tiene un costo de
100 dólares. Los pilotes son reforzados en los 6 a 8 metros superiores; no considere el costo de dicho
refuerzo en el análisis. Comente sobre los riesgos de soportar los pilotes en o cerca del estrato limoso
de consistencia media que se extiende de 27 a 33 metros de profundidad. Estime el asentamiento de
un pilote y el de un grupo de pilotes de 4 y 9 para los diferentes casos propuestos.

248
12.06 Un estrato de arena gruesa tiene una densidad máxima, mínima y natural de 1.05, 0.49 y 0.97,
respectivamente. El estrato arenoso se extiende hasta una profundidad de 15 metros por debajo del
cual se encuentra un manto de arcilla de alta plasticidad, muy resistente a dura., Un pilote metálico de
0.25 metros de diámetro (2Rp) se hinca en dicho estrato arenoso hasta una profundidad de 17 metros.
Si el nivel freático en la zona se encuentra a 1 metro de profundidad y la gravedad especifica de la
arena es de 2.68, determine:
a) Demuestre que si el radio del pilote hincado es Rp y la relación de vacíos inicial del suelo es eo y la
final promedio después de la hinca es ef en la zona de influencia, el radio de influencia Ri hasta donde
1 + eo
la relación de vacíos es incrementada esta dada por la relación: Ri = Rp
eo − e f
b) Demuestre que si la relación de vacíos en la zona de influencia varía linealmente desde una relación
de vacíos igual a la relación de vacíos mínima en el ensayo de densidad relativa descrito mediante la
ecuación 2.08 (emin) adyacente al pilote hincado y eo para el valor Ri, el valor de la relación de vacíos
promedio e f promedio se puede calcular mediante la relación:

2mi , p ( Ri3 − R 3p ) (eo − emin )


e f = emin − mi , p ( R p ) + donde: mi , p =
3( R − R )
i
2 2
p ( Ri − R p )
c) Calcule el radio de influencia considerando una variación cúbica de la relación de vacíos en la zona de
influencia considerando que las condiciones de frontera están dadas por e = emin para ρ = Rp, ,
de de
= 0 para ρ = Rp , e = eo para ρ = Ri , = 0 para ρ = Ri considerando que la variación
dρ dρ
en la relación de vacíos está dada por: e = a3 ρ + a 2 ρ + a1 ρ + a o . Sugerencia: Escriba las
3 2

condiciones de frontera en forma matricial colocando los coeficientes ai en forma de un vector


columna, invierta la matriz y pre-multiplique el vector de los coeficientes por la inversa obtenida
obteniendo el vector de los coeficientes ai. Encuentre la relación de vacíos promedio e f y utilice la
ecuación del aparte a) para determinar el radio de influencia. Grafique la variación de la relación de
vacíos en función del radio para eo = 0.78, emin = 0.45, emax = 1.08, Rp = 0.30 metros.
d) El numero de golpes del ensayo estándar de estrato antes de hincar el pilote en función de la
profundidad. Sugerencia: Utilice la Figura 4.06a)
e) La capacidad portante teórica del pilote si el pilote es pre-excavado.
f) La capacidad portante teórica del pilote si el pilote es hincado.
g) El radio de influencia teórico (Ro) hasta donde la hinca del pilote aumenta la densidad del terreno
circundante asumiendo que la densidad relativa aumenta desde la correspondiente al estado natural
hasta el 100 por ciento para toda la extensión de la zona de influencia.
h) El radio de influencia teórico (Ro) hasta donde la hinca del pilote aumenta la densidad relativa del
terreno circundante asumiendo que la densidad relativa aumenta hasta una densidad relativa del 100
por ciento adyacente al pilote (Rp) variando linealmente hasta la natural a (Ro).
i) La energía teórica requerida para que el sistema martillo de hinca-pilote desplace el material desde la
superficie hasta la profundidad de hinca a 15 metros por debajo del nivel de terreno, discretizando el
problema por cada metro de profundidad.

249
CAPITULO XIII

ESTRUCTURAS DE RETENCION Y ESTABILIDAD DE TALUDES

13.01. Diseño de Muros de Contención.

En esta sección estudiaremos el diseño de muros de contención de concreto reforzado. Un muro de concreto
reforzado generalmente consta de los elementos que se muestran en la Figura 13.01.

W3 W2
H1 i = 15o
δ

H2 W1
Presión Horizontal dada por las
W4 ecuaciones 10.18a) y 10.18c)

H3 W5

H4 O
σ´h3 σ´h4
B1 B2 B3

Figura 13.01

El muro de contención se diseña considerando el equilibrio de los pesos 1 al 5 en combinación con la presión
horizontal ejercida por el suelo. El procedimiento se puede describir como sigue:

a) Primero se determina la resultante de las fuerzas verticales considerando que γs es el peso unitario del
suelo y γc es el peso unitario del concreto.

W1 = B2*(H2+H3)*γc
W2 = B3*H1*γs / 2
W3 = B3*(H2+H3)*γs
W4 = B1*H3*γs
W5 = (B1+B2+B3)*H4*γc
V = W1 + W 2 + W 3 + W 4 + W 5 13.01

b) Determinar la posición de las resultante de las fuerzas verticales “V” tomando momento con respecto al
punto “O” así:

B2 2B B B B + B2 + B3

W1 ( B1 + ) + W2 ( B1 + B2 + 3 ) + W3 ( B1 + B2 + 3 ) + W4 ( 1 ) + W5 ( 1 )
b= 2 3 2 2 2
V
13.02
c) Determinar el valor de la reacción horizontal y el momento producido por ellas así:

250
H D = ( H 1 + H 2 + H 3 + H 4)(σ 'h 4 +u4 )
1 1
H I = − ( H 3 + H 4)(σ ' h 3 +u 3 )
2 2

HR =HD - HI

H1 + H 2 + H 3 + H 4 H3+ H4
M = HD − HI 13.03
3 3
Donde σ h4 y σ h3 están dadas por las ecuaciones 10.16a) y 10.16b), respectivamente y u3 y u4 las presiones
de poro correspondiente.

d) Determinar la posición de la resultante de la carga vertical teniendo en cuenta el momento producido por
la fuerza horizontal:
B1 + B2 + B3 − M
bcg = − b+ 13.04
2 V
Las condiciones anteriores se puede representar en forma gráfica como

V
bcg

Figura 13.02.

Llamando B = (B1+B2+B3) obtenemos el máximo esfuerzo en el punto O y el mínimo en el otro extremo


como:
V 6M V 6M
σ max = + 13.05a) σ minx = − 13.05b)
Bx1 1 * B 2 Bx1 1 * B 2
e) Estabilidad contra el Volcamiento y Deslizamiento:

La estabilidad contra el volcamiento se puede analizar obteniendo el factor de seguridad obteniendo la



relación que existe entre el momento que resiste el volcamiento (V* b ) y el que lo favorece (M) obteniendo:

Vb
FSV = 13.06
M
De forma análoga el factor de seguridad contra el deslizamiento se puede obtener para arenas y arcillas como:
Arenas: Arcillas

VTan(φ ) ( Bx1)C
FS D = 13.06a) FS D = 13.07b)
HR HR
Donde φ y C representan el ángulo de fricción interna de la arena y la cohesión de la arcilla,
respectivamente.

El Giro del muro se puede estimar con base en el asentamiento (ρ ac) que se produciría para las dimensiones
(B1+B2+B3) , el largo total del muro L y una presión σac ∼ (σmax+σmin)/2.

251
La rotación del muro se puede evaluar utilizando la rigidez contra el giro dada por la ecuación 11.25b), la
cual toma la forma:.

( B1 + B2 + B3 ) 3 .( L = 1)σ ac Vbcg
Kθ = Donde: θ= 13.08
(12 * ρ ac ) Kθ
El desplazamiento horizontal de la parte superior del muro se puede calcular mediante la ecuación:

δ = (H2+H3+H4)*θ 13.09

A manera de ilustración, calcule el factor de seguridad contra el volcamiento, contra el deslizamiento y


determine la máxima y mínima presión que ocurrirá en el muro mostrado en la Figura del ejemplo 13.01

Ejemplo 13.01. Con referencia a las Figuras 10.19, 13.01 y la ecuación 10.14, determine la estabilidad de un
muro de contención con las siguientes características:

(Nota: Fuerza en Kg-F, distancia en metros y ángulo en grados).


Datos de Entrada
Tipo de filtro Si o No Factor Factor
Sin Filtro NO 0 2.7 0
Vertical NO 0 1.3 0
Base NO 0 1.2 0
Acostado SI 1 1 1
1
i φω α φ(Relleno) φ(Suelo) C(Suelo)
15 0 0 30
0.262 0.000 0.000 0.524 0.000 4.500
Ka = 0.4019
H1 H2 H3 H4 γ(Concreto) σad
0.268 2 0.2 0.3 2.4 8
D E F G H I
B1 B2 B3 γ(Relleno) γ(Suelo) ρad
0.5 0.3 1 2 2 0.03
Datos de Salida
W1 W2 W3 W4 W5 V
1.584 0.268 4.400 0.200 1.296 7.748

b1 b2 b3 b4 b5 bT
0.650 1.467 1.300 0.250 0.900 1.079

Hd Hi σmax σmin FHd FHi


2.768 0.5 6.999 1.609 3.079 0.100
Desplazamiento del Muro= 0.031
M bcg FSV FSD Kθ θ
2.841 0.188 2.94 2.93 129.6 0.0112294

En general se recomienda utilizar Factores de seguridad mínimos contra el volcamiento y deslizamiento de 2.


como mínimo cuando no se considera acción sísmica. El efecto de sismo puede ser introducido

252
incorporando las ecuaciones 10.50 a 10.52; cuando se considera el efecto debido al sismo en el diseño el
factor de seguridad mínimo deber ser de 1.15. En el ejemplo desarrollado en la pagina anterior no
consideramos la Carga HI debido a la acción pasiva del suelo en la parte izquierda del muro.

13.02 . Diseño de Tablestacas.

Las tablestacas son estructuras de retención similares a los muros. A diferencia de los muros, las tablestacas
no tienen base. Un tablestacado consiste básicamente en una estructura laminar que es hincada en el suelo.
Las tablestacas se clasifican dé acuerdo con las condiciones de apoyo como en voladizo y ancladas. Las
tablestacas ancladas se clasifican a su vez en empotradas y simplemente apoyadas.

13.02.01. Tablestacas en voladizo (Empotrada) en Materiales friccionantes.

Las tablestacas en voladizo en razón de su geometría derivan su estabilidad del empotramiento que se genera
por el cambio en el signo del esfuerzo. Un esquema de los esfuerzos asumidos que actúan contra ella se
muestra en la Figura 13.03. El esfuerzo que actúa contra la tablestaca por encima de la línea de dragado
(Punto 3) se calcula en la práctica utilizando la teoría de presión activa utilizando las ecuaciones 10.18a) y
10.19a).

∆P
0
H1 Línea de Suelo Superior
1 1´ γ1 , φ1
H2 γ´2, φ2
2 2´ ∆Pw
H3 γ´3, φ3
Línea de Dragado
3 3´ ∆Pw3
a
4

D 5 γ´4, φ4

7i 7 7d

Figura 13.03. Esquema de un Tablestacado empotrado y las presiones que actúan sobre ella.

Las presiones que actúan contra la tablestaca por debajo de la línea de dragado se pueden calcular
considerando que el presión dada por el punto 7i de la Figura 13.03 esta dada por la presión pasiva debida a
D menos la presión activa debida a (D+H1+H2+H3). Para el punto 7d la presión se calcula como la presión
pasiva debida a (D+H1+H2+H3) menos la presión activa debida a D. Para el caso más sencillo en el cual es
suelo por debajo de la línea de dragado sea uniforme y la presión vertical efectiva en el punto 3 sea σ´v(3) y
el peso unitario efectivo por debajo de la línea de dragado sea γ´, dichas presiones se pueden calcular como:

σ 7 i = ( Dγ ´)Kp − (σ ´v(3) + Dγ ´)Ka σ 7 d = (σ ´v(3) + Dγ ´)Kp − ( Dγ ´)Ka


13.10a) 13.10b)
Utilizando la ecuación 13.10a) se puede calcular la distancia (a) hasta el punto donde el esfuerzo sobre la
tablestaca es cero como:

253
σ ´v(3) Ka + ∆Pw3
a= 13.11
γ ´(Kp − Ka )

La ecuación 13.11 indica que el valor de a no depende del valor de D. El valor de D no es conocido en
este momento, el proceso de diseño se puede efectuar en general asumiendo el valor de D. El punto 5 se
determina mediante tanteos de tal forma que la suma de fuerzas horizontales sea cero. Luego se determina
sumatoria de momentos alrededor del punto 7; en caso de que la sumatoria sea diferente de cero, el valor de
D se varía hasta conseguir la condición de suma de momento cero, el cual representa la solución del
problema. Una vez determinado el valor de momento cero se procede a calcular el diagrama de momentos
para el diseño de la tablestaca. El diagrama de momento debe incluir el efecto de diferencia de mareas el
cual se puede tener en cuenta de forma aproximada calculado ∆P mostrado en la Figura 13.03 como:
D
∆Pw = γ w H 2 ∆Pw3 = ∆Pw
H3 + D
13.12a) 13.12b)
Donde: γw = peso unitario del agua.

La forma más sencilla de calcular el valor de z, una vez se ha asumido D, consiste en hacer la suma de las
fuerzas horizontales que actúan contra la tablestaca sumando las áreas de los triángulos: (0-1´-2´-3´-4-3-2-1-
0) – (4-7-7i-4) + (5-7d-7i-5) e igualándola a cero. Una vez se determina el valor de z se procede a calcular el
momento con respecto a 7; el valor de D que soluciona el problema es aquel que garantiza un valor de cero
para el momento.

Ejemplo 13.02. Dado el tablestacado mostrado en la Figura 13.03 con los parámetros mostrados a
continuación, determine el valor de D y dibuje el diagrama presiones., momentos y corte.

H1 H2 H3 D(Asumido)= G1 g´2 g´3 g´4 gw


1 1 1 4.87 2 1 1 1 1

∆p φ1 φ2 φ3 φ4 k1 k2 k3 k4
30 30 30 30 0.333 0.333 0.333 0.333 Ac
0 0.524 0.524 0.524 0.524 3.000 3.000 3.000 3.000 Pa

La tablestaca se puede resolver utilizando el procedimiento descrito, el cual se resume a continuación:


1) Se calculan los esfuerzos verticales, horizontales, fuerzas horizontales:
∆V
σ´v1= 0 σ´hi=
0.000 0.333
0.667
σ´v2= 2
0.667 1.333
2.000
σ´v3= 3
2.000 2.094 Σ∆Vi(1-5) I II(z)
2.188 4.603 23.891 18.320
s´v4= 4 Z
2.188 0.842 z= 1.053
El valor de z se calcula tal como se describió arriba.

σ´v7i = 4.87 σ´h7i = 11.653

254
σ´v7d = 8.87 σ´h7d = 24.987
Después de asumir el valor de D el valor de a se calcula como: a= 0.770

D= 4.87
Finalmente se varia D calculando z con el procedimiento descrito en la sección 13.02 el cual
garantiza el equilibrio horizontal. El valor de D asumido es correcto cuando el momento que se
obtiene es igual a cero, tal como se muestra en la tabla a continuación:
Punto b Zarr Zab DH P1 p2 Momento Corte
(1-2) 6.8700 0.0000 1.0000 1.0000 0.0000 0.6667 2.4011 0.3333
(2-3) 5.8700 1.0000 2.0000 1.0000 0.6667 2.0000 8.3822 1.3333
(3-4) 4.8700 2.0000 3.0000 1.0000 2.0000 2.1878 11.2285 2.0939
(4-5) 4.1002 3.0000 3.7698 0.7698 2.1878 0.0000 3.8847 0.8420
(5-6) 1.0528 3.7698 6.8172 3.0474 0.0000 -8.6611 -27.2995 -13.1968
(6-6´) 0.7818 6.8172 7.0882 0.2710 -8.6611 0.0000 -1.1296 -1.1736
(6´-7) 0.0000 7.0882 7.8700 0.7818 0.0000 24.9867 2.5456 9.7678
0.0130 0.0000
ΣM ΣV

Una vez se determina el valor de D, los diagramas de presión, momento y corte se pueden determinar
utilizando los procedimientos estudiados en resistencia de materiales.

13.02.02. Tablestacas ancladas, empotradas en Materiales friccionantes.

El procedimiento para él calculo de las tablestacas ancladas y empotradas se efectúa de manera análoga al de
las tablestacas en voladizo. A diferencia de las tablestacas en voladizo, las tablestacas ancladas y empotradas
son estáticamente indeterminadas. Estudios efectuados para este tipo de tablestacas indican que existe un
punto donde el momento es igual a cero, el cual se encuentra cerca al punto donde la presión neta sobre la
tablestaca es cero Punto (4). Terzaghi sugirió que el punto de momento cero se podía tomar como el punto 4.
Esta suposición permite obtener una solución aproximada, la cual para efectos prácticos proporciona una
precisión suficiente. Una precisión mayor requeriría de una solución de elementos finitos. De esta forma se
puede calcular el valor de la tensión en la tablestaca. El valor de D se determina entonces siguiendo un
procedimiento análogo al utilizado en la sección 13.02.01.

Ejemplo 13.03. Dado el tablestacado mostrado en la Figura 13.03 con los parámetros mostrados a
continuación, determine el valor de D y dibuje el diagrama presiones., momentos y corte, considerando que
la tablestaca esta rigidizada mediante un tensor colocado a 0.70 metros por debajo del nivel de terreno y
además esta empotrada, tal como se muestra en la Figura 13.03.

H1 H2 H3 D(Asumido)= γ1 γ´2 γ´3 γ´4 γw


1 1 1 3.04 2 1 1 1 1

∆p φ1 φ2 φ3 φ4 k1 k2 k3 k4
30 30 30 30 0.333 0.333 0.333 0.333 Ac
0 0.524 0.524 0.524 0.524 3.000 3.000 3.000 3.000 Pa
Dist. A Tensor= 0.7
∆V
σ´v1= 0
0.000 0.333

255
0.667
σ´v2= 2
0.667 1.333
2.000
σ´v3= 3
2.000 2.067 Σ∆Vi(1-5)-T I II(z)
2.135 2.271 7.828 12.818
σ´v4= 4 z
2.135 0.778 z= 0.434

σ´v7i = 3.04 σ´h7i = 6.773

σ´v7d = 7.04 σ´h7d = 18.862


Después de asumir el valor de D el valor de a se calcula como:
a= 0.7286

Punto b Zarr Zab ∆H p1 p2 Moment Corte


o
(1-2) 2.7286 0.0000 1.0000 1.0000 0.0000 0.6667 1.0206 0.3333
(2-3) 1.7286 1.0000 2.0000 1.0000 0.6667 2.0000 2.8603 1.3333
(3-4) 0.7286 2.0000 3.0000 1.0000 2.0000 2.1349 2.5287 2.0675
(4-5) 0.0000 3.0000 3.7286 0.7286 2.1349 0.0000 0.3777 0.7777
6.7874 4.5118
ΣM ΣV
Haciendo momento en el punto 5, el valor de T se calcula como
T= 2.241
D= 3.040
Finalmente se varia D calculando z con el procedimiento descrito en la sección 13.02 el cual garantiza el
equilibrio horizontal. El valor de D asumido es correcto cuando el momento que se obtiene es igual a
cero, tal como se muestra en la tabla a continuación:
Punto b Zarr Zab ∆H p1 p2 Moment Corte
o
(1-2) 5.0400 0.0000 1.0000 1.0000 0.0000 0.6667 1.7911 0.3333
(2-3) 4.0400 1.0000 2.0000 1.0000 0.6667 2.0000 5.9422 1.3333
(3-4) 3.0400 2.0000 3.0000 1.0000 2.0000 2.1349 7.3076 2.0675
(4-5) 2.3114 3.0000 3.7286 0.7286 2.1349 0.0000 2.1753 0.7777
(5-6) 0.4336 3.7286 5.6064 1.8779 0.0000 -5.5028 -5.4744 -5.1668
(6-6´) 0.3357 5.6064 5.7043 0.0979 -5.5028 0.0000 -0.1080 -0.2694
(6´-7) 0.0000 5.7043 6.0400 0.3357 0.0000 18.8623 0.3542 3.1656
0.0203 0.0000
ΣM ΣH

13.02.03. Tablestacas ancladas, simplemente apoyadas en Materiales friccionantes.

El procedimiento para él calculo de las tablestacas ancladas y simplemente apoyadas se efectúa de manera
análoga al de las tablestacas en voladizo. Este tipo de tablestaca es estáticamente determinada, y se puede

256
calcular asumiendo un valor para D, lo cual permite obtener una valor de la tensión en el tensor T. El valor
de D asumido es correcto cuando el momento con respecto al punto 7 es igual a cero.

Ejemplo 13.04. Dado el tablestacado simplemente apoyado y anclado mostrado en la Figura 13.04 con los
parámetros mostrados a continuación, determine el valor de D y dibuje el diagrama de presiones., momentos
y corte, considerando que la tablestaca esta rigidizada mediante un tensor colocado a 0.70 metros por debajo
del nivel de terreno y además esta simplemente apoyada, tal como se muestra en la figura.

∆P
bt 0
H1 Línea de Suelo Superior
1 1´ γ1 , φ1
H2 γ´2, φ2
2 2´ ∆Pw
H3 γ´3, φ3
Línea de Dragado
3 3´ ∆Pw3
a
4

D 5 γ´4, φ4

7i 7

Figura 13.04. Esquema de un Tablestacado anclado, apoyado y las presiones que actúan sobre el.

H1 H2 H3 D(Asumido)= γ1 γ´2 γ´3 γ´4 γw


1 1 1 1.74 2 1 1 1 1

∆p φ1 φ2 φ3 φ4 k1 k2 k3 k4
30 30 30 30 0.333 0.333 0.333 0.333 Ac
0 0.524 0.524 0.524 0.524 3.000 3.000 3.000 3.000 Pa

Dist. a Tensor= 0.7


∆V
σ´v1= 0
0.000 0.333
0.667
σ´v2= 2
0.667 1.333
2.000
σ´v3= 3
2.000 2.033
2.066
σ´v4= 4
2.066 0.691

257
σ´v7i = 1.74 σ´h7i = 3.307

σ´v7d = 5.74 σ´h7d = 16.118


El valor de a se calcula como:
a= 0.6691

Punto b Zarr Zab ∆H p1 p2 Momento Corte


(1-2) 2.6691 0.0000 1.0000 1.0000 0.0000 0.6667 1.0008 0.3333
(2-3) 1.6691 1.0000 2.0000 1.0000 0.6667 2.0000 2.7810 1.3333
(3-4) 0.6691 2.0000 3.0000 1.0000 2.0000 2.0659 2.3712 2.0330
(4-5) 0.0000 3.0000 3.6691 0.6691 2.0659 0.0000 0.3083 0.6911
6.4613 4.3908
ΣM ΣV
El valor de T se puede obtener al hacer equilibrio de fuerzas horizontales como:
T= 2.620
D= 1.740
El valor de D es correcto entonces cuando el valor del momento en 7 es cero, así:
Punto b Zarr Zab ∆H p1 p2 Momento Corte
(1-2) 3.7400 0.0000 1.0000 1.0000 0.0000 0.6667 1.3578 0.3333
(2-3) 2.7400 1.0000 2.0000 1.0000 0.6667 2.0000 4.2089 1.3333
(3-4) 1.7400 2.0000 3.0000 1.0000 2.0000 2.0659 4.5484 2.0330
(4-5) 1.0709 3.0000 3.6691 0.6691 2.0659 0.0000 1.0485 0.6911
(5-6) 0.0000 3.6691 4.7400 1.0709 0.0000 -3.3067 -0.6321 -1.7706
10.5314 2.6202
ΣM ΣV
-0.05417 0.0000

En las Figuras 13.05 y 13.06 mostramos diagramas de presiones, corte y momento para los casos estudiados.
Nótese que la tablestaca anclada y simplemente apoyada representa la solución más económica. Sin
embargo, este tipo de tablestaca no es él más recomendable para estructuras permanentes ya que el
movimiento de la tablestaca por debajo del suelo será mayor. Adicionalmente, la tablestaca anclada y
empotrada tiene un factor de seguridad adicional, ya que en condiciones críticas de funcionamiento (por
encima de los parámetros contemplados en el diseño), este tipo de tablestaca puede trabajar en el modo de
anclada y simplemente apoyada minimizando el riego de colapso de la estructura.

La solución de los tablestacados mostrados en las Figuras 13.05, 13.06 y 13.07 presentan los diagramas de
presiones, momento y corte sin factor de seguridad. Recomendamos incrementar el valor de D obtenido en
el diseño por un factor de 1.15 a 1.4 para obtener factores de seguridad de 1.3 y 2, respectivamente.

Finalmente podemos recomendar que las tablestacas en voladizo se pueden utilizar para contener suelos con
diferencias de altura pequeñas o que las presiones que actúan contra la tablestaca no sean demasiado grandes.
De cualquier forma, el diseño de un tablestacado será dictado por razones económicas y técnicas siempre que
produzcan estructuras seguras.

Los procedimientos descritos se aplican a materiales granulares. Dado que las arcillas deben su resistencia
al cortante a su ángulo de fricción efectivo, este procedimiento se puede aplicar a los suelos de grano fino
utilizando el ángulo de fricción interna efectivo dado por la Ecuación 10.15), dando en general resultados
conservadores. En caso de que se elija considerar la cohesión de la arcilla para analizar la estabilidad de la

258
tablestaca, se deberá tener en cuenta que los esfuerzos que se deben utilizar son los totales (ver el concepto de
φ=0 en el capítulo 10). Cuando se utiliza la cohesión para analizar la tablestaca se deberá tener especial
cuidado en la selección de los parámetros, ya que este tipo de análisis puede generalmente da resultados que
pueden comprometer la seguridad de la tablestaca.

Diagrama de Presión Neta

0
Profundidad (Z)

2
Voladizo
4
Ancl. Emp.
6
Ancl. Apoy.
8
10
-10 -5 0 5 10 15 20 25 30
Presión Neta

Figura 13.05. Diagrama de Presiones para Tablestacas en voladizo, Anclada-empotrada y anclada-


apoyada.

Diagrama de Corte

0
Profundidad (Z)

2
Voladizo
4
Ancl. Emp.
6
Ancl. Apoy.
8
10
-10 -5 0 5 10
Corte

Figura 13.06. Diagrama de Corte para Tablestacas en voladizo, Anclada-empotrada y anclada-


apoyada.

259
Diagrama de Momento

Profundidad (Z)
2
Voladizo
4
Ancl. Emp.
6
Ancl. Apoy.
8
10
-3 0 3 6 9 12 15
Momento

Figura 13.07. Diagrama de Momento para Tablestacas en voladizo, Anclada-empotrada y anclada-


apoyada.

13.02.04. Diseño de tensores utilizando muertos de concreto o pilotes.

Los tensores de las tablestacas ancladas se pueden soportar mediante muertos, los cuales se diseñan utilizando
las ecuaciones para soporte pasivo menos el activo utilizando la ecuaciones 10.19 de la paginas 157 y 158,
respectivamente. Especial cuidado se debe tener en cuanto a la ubicación del muerto; el muerto se debe
colocar en la zona III mostrada en la Figura 13.08. El tirón del tensor también puede ser soportado mediante
pares de pilotes, tal como se muestra en la Figura 13.08, donde la tensión resistida por los pilotes se calcule
siguiendo los lineamientos mostrados en la figura en función de la compresión ( CP ) y tensión ( TP ) de los
pilotes mostradas esquemáticamente.

Muerto

Superficie de Ruptura de Tensor T 45-φ/2 Zona III


Cuña Activa. Zona I (Recomendada)
(No efectiva) Zona II
(No recomendada)

CP TP
T
45-φ/2
φ

Punto estimado de no movimiento del tablestacado

Figura 13.08. Recomendación ubicación muerto de concreto para anclar tensores de tablestacas.

260
13.02.05 Diseño de Tablestacas en arcilla. Tal como se describió en la Sección 13.02.03, el diseño de
tablestacas en arcilla se puede efectuar utilizando el ángulo de fricción interna efectivo de la arcilla dado por
el ensayo triaxial menos 3 grados (ver Tabla 10.03) o por la ecuación 10.15. Este tipo de análisis se conoce
en la literatura como drenado o a largo plazo. Tablestacas temporales de retención pueden ser diseñadas
utilizando el concepto de φ=0, Este tipo de análisis se conoce como no drenado o a corto plazo. Para ilustrar
la metodología, estudiemos la tablestaca mostrada en la Figura 13.09.

H1

∆H H2
Arena ∆ H (γ w)
φ, γ '
H3
1 2' 2

Pasivo Activo
3
Arcilla
C ,γ T C ,γ
D T
4
5

Activo 7i 7 7d Pasivo

Figura 13.09. Esquema de un Tablestacado empotrado y las presiones que actúan sobre ella.

El esfuerzo horizontal en el punto 1, del lado de la arena, se calcula utilizando la ecuación e empuje activo de
Rankine (Ecuación 10.18a) como:
1 − sen(φ )
σ ' h (1) = Ka(σ ' v (1)) = (γ T 1 H 1 + (γ T 2 − γ w ) H 2 + (γ T 3 − γ w ) H 3 )
1 + sen(φ )
Del lado de la arcilla el esfuerzo lateral se calcula en función del esfuerzo total como:
3
σ h (1) = σ v − 2C= ∑ γ T i H i − 2C
i =1
La contribución debida a la diferencia de nivel de agua se tiene en cuenta de la manera mostrada en la Figura
13.09. Así mismo, el esfuerzo del lado izquierdo de la tablestaca se hasta el punto 4 se toma como pasivo del
lado izquierdo y activo del lado derecho, esto es la diferencia entre los dos. Siguiendo este criterio hasta el
punto 7 obtenemos el esfuerzo 7i como:
3
σ h (7i ) = 4C − ∑ γ I i H i > 0
i =1

De forma análoga, el esfuerzo al lado derecho de la tablestaca se obtiene mediante:


3
σ h (7i ) = 4C + ∑ γ I i H i
i =1

El resto del procedimiento es idéntico al descrito en las sección 13.02. Nótese que el valor de σ h (1) debe
ser mayor que cero, porque de lo contrario se produce un inestabilidad en la solución y la tablestaca resulta
inestable; así mismo, el valor de σh (7i) también debe ser mayor que cero.

261
13.03 Esfuerzos en Excavaciones soportadas.

Este tipo de situación se presenta cuando en la medida en que la excavación se va efectuando se va


soportando lateralmente las paredes de esta mediante el uso de elementos de compresión tal como se muestra
en la Figura 13.10. El tipo de diagrama que se muestra en la Figura 13.11 se presenta cuando el movimiento
en la parte superior de la excavación es restringida mas no el de la parte inferior.

Nivel Piezométrico Original Piezómetro Tabla de Agua Después de Bombear

Soportes

Estrato
Menos
Permeable

Figura 13.10. Esquema mostrando la colocación de soportes a compresión en una excavación


soportada.

Arena γΤH/C<=4 γΤH/C > 4

0.25H

H 0.50H

0.25H

0.65γeHKa (0.2 a 0.4)γΤH γΤH-4C


a) b) c) d)

Figura 13.11. Diagramas de presiones utilizados para calcular las fuerzas que actúan en los soportes
de las excavaciones mostrados en la Figura 13.10. Nótese que en el caso b) se utiliza esfuerzos efectivos
por lo hay que añadir la presión debida al agua. En los casos c y d se utilizan esfuerzosTotales.

262
13.04. Esfuerzos laterales en estructuras considerando el suelo como un medio elástico (resortes).

La respuesta esfuerzo-deformacion de un suelo depende del grado de preconsolidación o de compactación a


que haya sido sometido. Suelos normalmente consolidados pueden ser modelados considerando que el
coeficiente de reacción horizontal de la subrasante puede ser evaluado como:

fz
kh = 13.13
D
Donde: Kh = Coeficiente de reacción horizontal del subsuelo a la profundidad z.
f = Coeficiente de variación de reacción horizontal de la