Está en la página 1de 7

Josefa Camejo

Ir a la navegaciónIr a la búsqueda

Josefa Camejo

Información personal

Nacimiento 18 de mayo de 1791


Paraguaná

Fallecimiento 5 de julio de 1862 (71 años)


Ciudad Bolívar

Nacionalidad Venezolana

Información profesional

Ocupación Heroína

Movimiento Independencia de Venezuela

[editar datos en Wikidata]

Josefa Venancia de la Encarnación Camejo1 (Paraguaná, estado Falcón, Venezuela, 18


de mayo de 1791-5 de julio de 1862),2 también conocida como La Camejo y Doña
Ignacia, fue una de las heroínas que luchó, como otras mujeres de la época,3 por la
independencia de Venezuela.

Índice

 1Biografía
 2Lectura feminista del escrito de las barinesas
 3Reconocimientos
 4Referencias
 5Enlaces externos

Biografía[editar]
De familia insigne, hija de Miguel Camejo y de Sebastiana Talavera y Garcés,4 sus padres
eran los propietarios del fundo en el que vivía, Aguaque.
Josefa asistió a la escuela en la ciudad de Coro y después fue enviada por sus padres a
Caracas a proseguir sus estudios. Allí conoció los inicios de la independencia de
Venezuela, que se produjeron el 19 de abril de 1810.
En 1811, con 20 años de edad, se traslada a vivir junto con su madre a Barinas donde las
esperaba su tío monseñor Mariano de Talavera y Garcés, que fue secretario de la Junta
Patriótica de Mérida y que tuvo gran influencia en la educación de su sobrina.5
Ante la ofensiva de los realistas, y alentada por su tío, Josefa Camejo reunió a un
numeroso grupo de mujeres que querían participar en la lucha armada, y solicitaron al
gobernador de la Provincia, Pedro Briceño del Pumar, que se contase con ellas para la
lucha, asegurándole que:
«El sexo femenino, Señor Gobernador, no teme los horrores de la guerra, antes bien, el estallido del
cañón no hará más que alentar, su fuego encenderá el deseo de libertad, que sostendrá a toda
costa en obsequio del suelo patrio […]»

En 1813 contrajo matrimonio con Juan Nepomuceno Briceño Méndez debió refugiarse del
avance de los realistas trasladándose a Bogotá, donde nacería su primer hijo, Wenceslao.
Josefa se encarga de la desocupación de Barinas, conduciendo toda la caravana hasta su
destino, si bien en la travesía murió su madre ahogada.
Embarazada, ante la masacre de Ocumare del Tuy, se traslada a Bogotá en donde
permanece hasta la batalla de Boyacá en 1819, cuyo triunfo le permite el regreso y
reunirse con su esposo.
En 1820, su tío Mariano le encarga parar la insurrección de Paraguaná que logra reducir,
disponiendo para ello de armas y luchando hasta lograr la incorporación de Coro a la
independencia nacional, lo que ocurrió el 3 de mayo de 1821. Regresó a Barinas donde
estaba su hija y su esposo que ya muy enfermo falleció.

Lectura feminista del escrito de las barinesas[editar]


Aunque la historiografía ha recogido la participación de algunas mujeres que tomaron las
armas, a medida que avanza la investigación histórica con enfoque de género, hay
testimonios y cartas que demuestran que las mujeres participaron en política, colaborando
en actividades conspirativas, organizando reuniones , actuando como correos y en
acciones bélicas.
En el análisis de la participación de las mujeres en la indepencia de Venezuela, debe
considerarse la heterogeneidad predominante en países latinoamericanos en los que la
configuración de la ciudadanía se ha estructurado sobre las diferencias de género, de
etnia,división sexual del trabajo y sobre la distribución desigual y el control de los recursos
de poder.6
Las mujeres que firmaron el escrito, además de Josefa, fueron, entre otras, Nicolasa
Briceño, María Miyares y Concepción Villafañe. Todas estaban al corriente de los hechos
políticos y de las acciones militares6
Que noticiosas de la invasión que intentan los guayaneses en el punto de S. Fernando, y de que ha
sido forzoso dirigir toda la fuerza que había de guarnición en esta plaza a aquel apostadero
Expresaron su descontento con el hecho de que «no se haya contado con ellas para
proteger su seguridad».
Advirtiendo que la flaqueza es algo que se atribuye al sexo definido como débil, afirmaron:
«El sexo femenino, señor, no teme los horrores de la guerra: el estallido del cañón no hará más que
alentarle, su fuego encenderá el deseo de su libertad, que sostendrá a toda costa en obsequio del
suelo patrio.»

Es el conocimiento de lo que estaba sucediendo lo que las lleva a querer participar y a


solicitar que se las destine a donde le pareciere al Gobernador conveniente. En su
respuesta del Gobernador dijo ver con agrado que se guiaran por el sentimiento y no por el
conocimiento.
«Dénsele al ‘bello sexo’ las más expresivas gracias, insinuándoseles el agrado con que el gobierno
ve sus sentimientos nacidos de un verdadero amor a la patria, a cuyo servicio se destinará con
oportunidad, ocupándosele de los negocios que se considere más útil.»

El escrito fue publicado en la prensa con el comentario referente a que por ser «dignas
esposas, madres y amantes de los venezolanos de Barinas, no podían ser indiferentes a la
suerte de su país».
«No puede concebirse que actúen por sí mismas, porque su seguridad está en peligro, porque
individualmente se consideran capaces de hacerlo. Hasta en el sacrificio se asume que la mujer lo
ofrece por otro y que está obligada a él, por la condición que resulta de su relación con algún
hombre.»5

Reconocimientos[editar]
 El 8 de marzo de 2002, Día Internacional de la Mujer, el presidente de la República,
realizó la ceremonia de incorporación simbólica de la heroína Josefa Camejo al
Panteón Nacional.

 El aeropuerto internacional de Falcon, Estado en el que nació Josefa Camejo, lleva su


nombre Aeropuerto Internacional Josefa Camejo

 En Coro, el monumento a la Federación Venezolana en la parte central del


monumento destaca la escultura que representa a la heroína falconiana Josefa
Camejo.

 En Pueblo Nuevo, plaza Josefa Camejo

Panteón Nacional en donde, desde el 8 de marzo de 2002, reposa simbólicamente Josefa


Camejo

En el Aeropuerto Internacional Josefa Camejo, busto de Josefa Camejo


En Coro (Venezuela), monumento a la Federación Venezolana. En la parte central del


monumento destaca la escultura que representa a la heroína falconiana Josefa Camejo.

En Coro (Venezuela), plaza Josefa Camejo

En Pueblo Nuevo, plaza Josefa Camejo

Josefa Camejo
Nació en Curaidebo (Edo. Falcón) el 18.5.1791.
Josefa Camejo
Ilustración realizada por Francisco Maduro.
Heroína de la independencia, y tenaz defensora de la
Provincia de Coro. Hija de Miguel Camejo y de Sebastiana
Talavera y Garcés, fue conocida también como "Doña
Ignacia". Inició sus estudios en el colegio de las hermanas
Salcedo en Coro y luego fue enviada a un convento de
monjas en esa ciudad, donde completó su educación y
estuvo en contacto con las ideas republicanas. En 1810
estando en Caracas, tuvo la oportunidad de vivir los sucesos
del 19 de abril. En 1811, viajó a Mérida donde conoció al
coronel Juan Nepomuceno Briceño Méndez, con quien
contrajo matrimonio. El 18 de octubre de 1811 firma el
documento titulado "Representación que hace el Bello Sexo
al Gobierno de Barinas"; en que las firmantes enteradas de
la invasión que intentaban los guayaneses por San
Fernando, se ponían a la orden para la defensa de Barinas,
sin ningún temor los horrores de la guerra.
A principios de 1813, Barinas fue asediada por tropas
realistas al mando de José Antonio Puey, por lo que el
gobernador, Manuel Antonio Pulido se vió en la necesidad
de llevar a cabo el traslado de la población hacia San Carlos
(Edo. Cojedes), travesía a la que se incorporan Josefa y su
madre, quien muere ahogada cuando cruzaba el río Santo
Domingo. En San Carlos, los pobladores procedentes de
Barinas se unen a las fuerzas de Rafael Urdaneta,
disponiéndose que los hombres protegieran a las mujeres
durante el viaje hacia la Nueva Granada. Durante este
éxodo, Josefa Camejo se dedicó a curar a los heridos. Al
llegar a Nueva Granada se unió a las familias republicanas,
permaneciendo allí por espacio de cuatro años.
A mediados de 1818 decide regresar a Venezuela, viajando
según algunos testimonios, disfrazada de vagabunda o
pordiosera.
En 1821, al frente de 300 esclavos que trabajaban en su hato
de Paraguaná, propició una rebelión contra las fuerzas
realistas de la Provincia de Coro; pero fueron derrotados. El
3 de mayo del mismo año, con un grupo de 15 hombres se
presentó en Baraived, lugar donde descansaba el jefe
realista Chepito González, a quien enfrentó y derrotó.
Posteriormente se dirige junto con varios patriotas a Pueblo
Nuevo, donde es puesto preso el gobernador, nombrándose
a un gobernador civil republicano: Mariano Arcaya. El
mismo día Josefa Camejo leyó en Pueblo Nuevo el
manifiesto que declaraba libre a la Provincia de Coro y en
el que se juraba fidelidad a la República. Se dice que
después de la Independencia se retiró a sus haciendas en
donde finalizó sus días al lado de su familia.
Bibliografía acerca de Josefa Camejo:
BUENO, Luis Alfonso. Josefa Camejo: Coro en la
Independencia. Coro, Asamblea Legislativa del Estado
Falcón, 1971.
Espacio Publicitario