Está en la página 1de 1

En este trabajo intentaré desarrollar la visión de Manuel Belgrano respecto al Comercio, para

ello considero necesario desarrollar aspectos sobre su vida, para entender su forma de
pensamiento.

Belgrano, nacido en Buenos Aires en 1770, hijo de María Josefina González Casero y de
Doménico Belgrano Peri, comerciante en Liguria, Italia que adquirió riquezas que le
permitieron proporcionar a sus hijos gran educación, ya que el mismo viajó a España para
estudiar leyes en Salamanca. Sin embargo, conoció su verdadera afición que consistió en
contribuir, en cuanto pudiese, al bien público.

Su formación se produjo dentro del contexto del siglo XVIII época en la que se suscitó la
Revolución Francesa, por lo que las ideas de libertad, igualdad, seguridad y propiedad
penetraron en su ideología.

Por otro lado, considero también necesario contextualizar las memorias de Belgrano. En otras
palabras, es primordial, entender que escribió dentro de una época caracterizada por el
colonialismo, un sistema social y económico por el cual un Estado domina y explota un
asentamiento, imponiendo un control económico, militar, político y social. Como es sabido,
España crea el Virreinato el Río de la Plata, con capital situada en Buenos Aires, y en el año
1794 se crea el Consulado de Comercio, al que fue nombrado secretario.

En un principio, tenía una visión optimista ya que creía que podría ser creado para poder
favorecer de cierta manera a las “Provincias”, pero luego comprendió que su trabajo
comprendería la racionalización de la economía del Virreinato, y realizar memorias sobre
temas importantes para la economía regional. Además, otra decepción para él, fueron los
hombres que conformarían la junta que trataría la agricultura, industria y comercio ya que
todos eran comerciantes españoles que solo conocían el comercio monopolista y que
posponían el interés común por sus propios intereses. Pero esta situación no fue suficiente
para mitigar el interés de Belgrano por contribuir a la patria, por lo que se propuso a hablar y
escribir sobre materias como el comercio, la agricultura, la navegación y la educación técnica
orientada al comercio.

Ahora considero oportuno desarrollar las Memorias de Belgrano, en la que se percata de la


deplorable situación del comercio, atribuyendo responsabilidad al que denomina “Tirano de
Europa”, refiriéndose a Inglaterra. Asimismo, también es evidente la importancia que le
confería al Comercio, considerándola como la columna principal de la felicidad de la Nación, ya
que, si éste cesa los recursos irremediablemente se agotan, y así se produce el deterioro de la
Patria.

Teniendo en cuenta que, para Belgrano, es primordial el equilibrio para que puede
desarrollarse el Comercio, el contrabando y el monopolio deben ser aniquilados porque:
Primero, el contrabando es un medio deshonroso para los comerciantes, a través del cual los
codiciosos buscan obtener sus riquezas faltando a la ley, y perjudicando al Comercio lícito. Y
por otro lado, la existencia del monopolio que consiste en la reducción a unas pocas manos de
las riquezas tampoco permite alcanzar el bien común del Estado. Pero además según él, lo más
benéfico para la Patria es que las producciones de esta tengan valor, aunque sean caros, y que
esa desigualdad en algún momento se equilibra, pero frente a un comercio ilícito y monopólico
eso jamás sucederá.