Está en la página 1de 2

¿Cómo debe ser la escuela con una cultura escolar emancipadora?

1.- “La escuela no puede ser reflejo de la sociedad que tenemos, la escuela debe ser
reflejo de la sociedad que queremos”

Luís Beltrán Prieto Figueroa

Por ejemplo, si unas familias se caracterizan por un clima agresivo, de desprecio y abandono de
sus hijos e hijas y de violencia verbal y física; estos niños y niñas, adolescentes y jóvenes, deben
encontrar en la escuela un espacio de convivencia, de solidaridad, de amor, reconocimiento y
respeto, es decir, que las experiencias de vida que tengan en la escuela sean distintas, que
experimenten que el mundo puede ser completamente diferente al que viven en estas familias.
Los maestros y las maestras no pueden tener ni indiferencia ni indolencia ante estas situaciones,
sino que, al contrario, DEBEN HACER LA DIFERENCIA para que nuestros niños, niñas, adolescentes
y jóvenes encuentren en la escuela UN ESPACIO DE REFERENCIA SOCIAL Y CULTURAL para crear
desde nuestras instituciones educativas: ciudadanía, cultura de convivencia, solidaridad, bien
común y compromiso social, respeto a la vida y al ambiente; amor y estima a sí mismos, a sí
mismas y a los y las demás; valoración y disfrute por la vida y por el aprendizaje; respeto al trabajo
en colectivo, al ejercicio de una comunicación permanente y una escuela como referente social y
político de democracia participativa y protagónica y de construcción colectiva. Por otro lado, si
nuestros niños, niñas, adolescentes y jóvenes viven en hogares de mucho amor, respeto y
comunicación, deben encontrar en la escuela la continuidad, la coherencia y la
complementariedad para su formación integral.

2.- Dentro de la cultura escolar emancipadora las Planificaciones ¿Qué deben incluir?

Otros confunden el camino con el mapa: gastan sus energías en elaborar una maravillosa
planificación, con su misión y su visión perfectamente redactadas, en la que plantean su proyecto
educativo, especificando objetivos y estrategias, pero el proyecto queda ahí, en el papel, no pone
a caminar la escuela en un movimiento innovador, consciente y reflexivo, no desrutiniza las
prácticas, no enseña a desaprender, no genera participación, investigación, entusiasmo,
cooperación.

Confunden el camino con las superautopistas que nos brindan las nuevas tecnologías y piensan
que si ponemos computadoras e Internet en las escuelas y si incorporamos a las aulas el
powerpoint y el videobim, ya tenemos resuelto el problema educativo. Ignoran que las nuevas
tecnologías son sólo medios que debemos saberlas aprovechar, pero que ciertamente no nos van
a librar del esfuerzo de “hacer camino”.

3.- pero la sociedad esta tan corrompida que ya no hay vuela atrás

Tan negativo es no tener horizonte como pensar que ya hemos llegado a él o peor, creer que
somos el horizonte. La autocomplacencia impide avanzar. El único modo de conseguir el horizonte
es seguirlo buscando, porque la meta no está al final del camino, sino que consiste precisamente
en seguir caminando y buscando siempre, en no claudicar, en administrar la esperanza y seguir
fieles en la búsqueda de una educación siempre renovada

Debe ser:

 Un caminar colectivo.
 Un caminar lleno de ilusión y de esperanza

La educación no puede ser meramente un medio de ganarse la vida, sino que tiene que convertirse
y ser un medio para ganar a la vida a los demás, para provocar ganas de vivir con sentido y con
proyecto.

¿Cuales Serian Sus Recomendaciones?

1. De docente a educador (De enseñar conocimientos y materias, a enseñar a vivir)

Desgraciadamente, el corazón no va a la escuela. El amor es donación, entrega. “Amar es querer el


bien para el otro en cuanto otro”, como lo definió Aristóteles.

2. De la enseñanza al aprendizaje (Del aprendizaje de la cultura, a la cultura del aprendizaje)

Error de confundir memorización con aprendizaje (uno sólo se aprende de memoria lo que no
entiende

También podría gustarte