Está en la página 1de 2

¿Por qué debo esperar a que alguien haga algo?

¿Por qué tengo que esperar que nos ayuden?


¿Por qué no alzo yo mi voz? ¿Por qué no defendemos todos nuestros derechos?

Buenos días compañeros, honorable jurado calificador, público en general mi nombre es: … y hoy
vengo hablarles sobre el tema de SEXUALIDAD Y EQUIDAD DE GENERO .

La sexualidad tiene como base el sexo biológico o reproducción sexual. Es un componente que es
parte de la misma naturaleza humana y que permite desarrollarnos plenamente en todos los
ámbitos, como hombres o como mujeres.

La sexualidad no es algo aislado ni se refiere exclusivamente a los órganos genitales o a las


relaciones sexuales, es algo más complejo e interesante que abarca todas las esferas que
conforman al ser humano: la biológica, la psicológica y la social. Todas ellas te hacen ser una
persona única e irrepetible. Cada persona es única, distinta de todas las demás, no solo sus
rasgos físicos y por la carga genética que posee, sino también por su interioridad, por su manera
de ser y de pensar, por su sensibilidad y por su manera de comportarse, en la que influye el
entorno sociocultural.

La sexualidad es la integración de varias potencialidades de los seres humanos: la capacidad de


relacionarnos con los demás y de amarlos, la de dar y recibir placer, las posibilidades de decidir y
desarrollarnos social y profesionalmente y la de reproducirnos.

Por esto, aunque nuestro sexo este definido desde antes de nacer –por nuestros genes- el
desarrollo de estas potencialidades se da poco a poco. Se trata de integrar todas estas
potencialidades en una personalidad madura y responsable.

Los componentes de la sexualidad son:

 Reproducción. El ser humano como todos los mamíferos se reproduce sexualmente. Esto
implica que para perpetuar la especie se necesita a otro. En el ámbito biológico el
espermatozoide requiere un ovulo; sin la aportación de ambos no se produce la
fecundación. Pero hay un aspecto psicológico. Los seres humanos dan un valor a la
reproducción, es una manera de perpetuarse, de seguir vivos. Los padres se reflejan en los
hijos.
 Erotismo es una característica humana; el concepto en sí se refiere a las conductas y
actitudes manifiestas que incitan a la interacción y a la actividad sexual, tales como:
caricias, besos, abrazos, masturbación, entre otras que conducen generalmente y
directamente a la sensación de placer sexual de quien las practica y que no
necesariamente se busca con estas conductas la reproducción. Involucra a la persona de
forma íntegra: física y psicológicamente, representa la forma en la que expresa para sí y
los demás, sus deseos, fantasías y sentimientos más íntimos.
 Vinculación afectiva. La sexualidad puede ir más allá de la reproducción y del erotismo. Se
trata de un nexo entre dos personas, un nexo cuyo fundamento no es solo el cuerpo, sino
el deseo de hacer feliz al otro.

Y el género, los órganos genitales constituyen uno de los aspectos de la sexualidad humana, pero
no el único. Se llama género a la identidad sexual que se construye psicológica, cultural y
socialmente. Algunas culturas fueron muy duras al establecer el papel de la mujer y el
comportamiento que esperaba de ella; es decir, construían el género de manera rígida. Por
ejemplo, solo se le asignaba el papel de madre y esposa, excluyéndola de la vida política,
económica y cultural.
Históricamente la diferencia entre el género humano ha sido marcada fuertemente. En la mayor
parte de las sociedades la mujer no tenía derecho a ni a ser escuchada, ni a opinar, ni mucho
menos a elegir su papel en la familia o en la sociedad, pues existía una división de trabajo muy
diferenciada; el hombre se dedicaba al trabajo y la mujer al cuidado de la casa y de la familia y esa
forma de vida ha sido infundida a través de las diferentes generaciones.

Toda persona tiene el derecho a exigir un trato digno, justo y equitativo.

Estos derechos están protegidos por la ley en la “Declaración Universal de los Derechos Humanos
“. Sabemos muy bien que hombres y mujeres tienen los mismos derechos, privilegios e igualdad de
oportunidades. Sin embargo a lo largo de la historia no siempre se ha reconocido esta igualdad
fundamental entre hombres y mujeres, ni siempre se han respetado los derechos de la mujer en la
sociedad, en la familia o en el trabajo.

Todavía en algunos lugares, las mujeres obtienen menos salario que los hombres por el mismo
trabajo realizado, se les impide el acceso a puestos directivos en las empresas y a ocupar espacios
públicos de poder o se les discrimina por estar embarazadas. Cuando se trata de salvaguardar los
derechos de igualdad y equidad entre la mujer y el hombre se habla de equidad de género.

La equidad de género significa que mujeres y hombres, independientemente de sus diferencias


biológicas, tienen derecho a acceder con justicia e igualdad al uso, control y beneficio de los
mismos bienes y servicios de la sociedad, así como a la toma de decisiones en los ámbitos de la
vida social, económica, política, cultural y familiar. Es la aceptación de las diferencias entre
hombres y mujeres, y la aceptación también de derechos, buscando el ideal de un equilibrio en el
que ninguno de ambos sexos se beneficie de manera injusta en perjuicio del otro.

La desigualdad de género puede llegar a violencia y esto si ya es un gran problema porque pues la
mayoría de las mujeres no pueden defenderse porque muchas veces el hombre tiene una mayor
fuerza muscular y empiezan a golpearlas solo por un desacuerdo.

El desacuerdo de que si eres mujer eres un ser más bajo, para mi es absurdo.

La sociedad debería dejar a las mujeres trabajar o ser deportistas sin ser juzgadas o maltratadas y
a los hombres dejar de tener expresión de sentimientos sin ser juzgados y molestados con
nombres peyorativos.

Actualmente podemos notar que hasta los padres de familia tratan diferente si son niñas o
hombres, como por ejemplo: si eres hombre y te regañan o castigan, no puedes llorar y las niñas
sí, otro es si eres niña no puedes ver deportes, ni decir malas palabras, y si eres hombre si puedes,
pero esto ¿porque?... pues creo que esto es consecuencia por la manera en cual se ha estado
educando en valores, principios y normas de vida desde hace muchos años.

Si al hombre no se le hace creer que tiene que ser agresivo, la mujer no será sumisa. Si el hombre
no fuera controlador, la mujer no será controlada. Hombres y mujeres deben sentirse libres de ser
sensibles, fuertes. Es hora de que veamos a los géneros como un conjunto en vez de polos
opuestos.