Está en la página 1de 20

UNIVERSIDAD NACIONAL MAYOR DE SAN

MARCOS

INFORME N° 3:
PURIFICACIÓN DE COMPUESTOS ORGANICOS –
CRISTALIZACIÓN.
EXPERIENCIA

elaborada en el curso de Laboratorio de Química Orgánica

MESA:

Grupo 3

HORARIO:

Miércoles 2-4 pm

PROFESOR
Mg. Q.F. Walter Rivas Altez

LIMA – PERÚ
2019
1. INTRODUCCION.

Por lo general, resulta completamente inútil la determinación de un punto

de fusión, punto de ebullición o cualquier otra propiedad física de un

compuesto que no está, o que no pudiera estar puro. Es particularmente

desaconsejable confiar en los resultados analíticos sin tener la seguridad

de que la muestra analizada es pura. El proceso de purificación puede

consistir en separar pequeñas cantidades de impurezas que contaminan

el producto a analizar, o bien separar (aislar) un compuesto de una mezcla

en la que las sustancias indeseables están presentes en cantidades

relativamente grandes.

La recristalización es el método utilizado para obtener un compuesto puro

a partir de una mezcla de componentes sólidos. Se basa en la solubilidad

diferencial de los componentes sólidos. Se basa en la solubilidad de los

componentes de la mezcla en el disolvente o mezcla de ellos, lo que

permite lograr la separación de uno de ellos del resto.

El método más apropiado para la eliminación de las impurezas que

contamina el sólido es por cristalizaciones sucesivas bien en un disolvente

puro, o bien en una mezcla en una mezcla de disolventes. Al

procedimiento se le da el nombre de recristalización.


2. MARCO TEORICO.

CRISTALIZACIÓN

Técnica de separación de disoluciones en

la que las condiciones se ajustan de tal

forma que solo puede cristalizar alguno de

los solutos permaneciendo los otros en la

disolución.

Esta operación se utiliza con frecuencia en la industria para la purificación de

las sustancias que, generalmente, se obtienen acompañadas de impurezas.

RECRISTALIZACIÓN

Fundamentos de la recristalización

Los productos sólidos que se obtienen en una reacción suelen estar

acompañados de impurezas que hay que eliminar para poder disponer del

producto deseado en el mayor grado de pureza posible. El método más

adecuado para la eliminación de las impurezas que contamina un sólido es por

cristalizaciones sucesivas bien en un disolvente puro, o bien en una mezcla de

disolventes. Al procedimiento se le da el nombre genérico de recristalización.

Procedimiento experimental

El sólido que se va a purificar se disuelve en el disolvente caliente, generalmente

a ebullición, la mezcla caliente se filtra para eliminar todas las impurezas

insolubles, y entonces la solución se deja enfriar para que se produzca la


cristalización. En el caso ideal, toda la sustancia deseada debe separarse en

forma cristalina y todas las impurezas solubles deben quedar disueltas en las

aguas madres. Finalmente, los cristales se separan por filtración y se dejan

secar. Si con una cristalización sencilla no se llega a una sustancia pura, el

proceso puede repetirse empleando el mismo u otro disolvente.

Elección del disolvente

- El punto crucial de en el proceso de cristalización es la elección adecuada del

disolvente que debe cumplir las siguientes propiedades:

- Alto poder de disolución de la sustancia que se va a purificar a elevadas

temperaturas.

- Baja capacidad de disolución de las impurezas que contaminan al producto en

cualquier rango de temperatura.

- Generar buenos cristales del producto que se va a purificar.

- No debe reaccionar con el soluto.

- No debe ser peligroso (inflamable).

- Debe ser barato.

- Fácil de eliminar.

Un factor muy importante a tener en cuenta es si el disolvente es acuoso u

orgánico. En caso de usar disolventes orgánicos es necesario siempre calentar la

mezcla con el montaje de reflujo. Si no se hace de esta manera se generan

vapores inflamables que pasan a la atmósfera y que en contacto con llamas o

focos de calor conducen a un serio riesgo de incendios y explosiones.


Preparación de la disolución

- Como regla general, el objetivo es disolver

el soluto en la mínima cantidad de

disolvente a su temperatura de ebullición.

El compuesto a recristalizar, finamente

pulverizado, se coloca en un matraz de

fondo redondo del tamaño adecuado al que

se acopla un refrigerante de reflujo. Se

echa un trocito de plato poroso y se cubre

el sólido con un volumen del disolvente

elegido que se juzgue todavía insuficiente para disolverlo totalmente se

calienta la mezcla hasta ebullición, agitando constantemente al comunicar al

líquido un movimiento de giro. A la solución hirviente se añade más disolvente

en pequeñas porciones y continuando la agitación. Entre cada dos adiciones

se debe dejar el tiempo suficiente para que el soluto pueda disolverse. Se

continúa la adición de disolvente hasta que todo el soluto se ha disuelto a la

temperatura de ebullición.

Filtración en caliente

La solución caliente se debe filtrar de tal forma que no cristalice nada de soluto

ni en el papel de filtro ni en el embudo.


Para ello se requiere una filtración rápida con un mínimo de evaporación en un

embudo previamente calentado en una estufa, y provisto de un filtro de pliegues

para aumentar la velocidad de filtración.

Enfriamiento de la disolución

Durante el enfriamiento de la solución caliente se pretende que cristalice la

máxima cantidad de la sustancia deseada con un mínimo de impurezas.

El proceso se realiza en un matraz Erlenmeyer, tapado. Generalmente, es

preferible que los cristales tengan un tamaño medio, porque los cristales

grandes pueden incluir gran cantidad de disolvente, el cual lleva impurezas

disueltas, y los cristales pequeños presentan una gran superficie sobre la que

éstas quedan adsorbidas.

Separación de los cristales

En este paso se pretende separar los cristales formados, quitándoles la mayor

cantidad posible de aguas madres, con una evaporación mínima. Generalmente

esto se consigue empleando un embudo Buhner unido a un Kitasato, que a su

vez se conecta a la trompa de vacío. Los Kitasatos deberán sujetarse mediante

unas pinzas a un soporte. El Buhner debe ser de tamaño adecuado, eligiéndose

el más pequeño que permita la recogida con holgura de toda la masa cristalina

sin que ésta llegue a rebosar el borde superior del embudo. El papel de filtro

debe cubrir por completo todos los orificios de la placa del Buhner, pero su

diámetro debe ser ligeramente inferior al de esta placa. Al colocarlo debe


quedar completamente liso y sin arrugas para que no pueda pasar nada de

sólido por sus bordes. Esto se consigue fácilmente humedeciendo el papel con

disolvente y haciendo succión.

Secado de los cristales

Los cristales obtenidos en la última etapa deben quedar libres del disolvente

adherido mediante un secado. El Buhner se invierte sobre un papel de filtro de

superficie lisa doblado en tres o cuatro capas y los cristales se pasan a éste con

ayuda de una espátula limpia. Sobre los cristales se colocan otras hojas de

papel de filtro y la mayor parte del disolvente se exprime presionando

fuertemente. Entonces se pasan los cristales a un vidrio de reloj limpio o una

cápsula plana y se cubren con una hoja de papel de filtro para evitar que caigan

partículas de polvo. En estas condiciones se pueden dejar secar al aire a la

temperatura ambiente o se pueden introducir en un desecador de vacío sobre

un desecante que sea eficaz para eliminar el disolvente usado.

3. COMPETENCIAS.
- Conocer y comprender el concepto de cristalización.

- Describir los diferentes métodos de purificación.

4. MATERIALES

En esta experiencia N°3 los materiales a usar fueron:

a) Producto obtenido en la

práctica anterior
e) Trípode
b) Carbón activado

c) Agua destilada f) Malla

g) Embudo
d) Mechero
j) Tubos de prueba
h) Matraz o kitasato

i) Gradilla
5. PARTE EXPERIMENTAL

Purificación del paracetamol obtenido en la práctica

Usando el paracetamol en la anterior experiencia, la colocamos en un vaso de

150Ml. Seguidamente, se agregó 8Ml de alcohol etílico y con la ayuda de una

bagueta disolvimos el residuo sólido; luego, calentamos la solución hasta que no

quede residuo alguno, si se presentaba una coloración se tenía que agregar un

par de miligramos de carbón activado, se calentó hasta su ebullición y de

inmediato filtramos la solución caliente.

Dejamos el tubo reposar en la gradilla para que enfríe. Luego de observar, lo

sometimos a un enfriamiento mediante chorros de agua. Finalmente, filtramos en

vacío, se lavó los cristales con agua helada. Estos últimos se guardaron para

usarlos en la siguiente experiencia.

Fig. 1. Calentamiento de la solución.


6. CONCLUSIONES.

Se llegó a la conclusión que el ácido acetil salicílico necesita aun de

dos procesos (filtrado al caliente y luego al frio) para poder realizar el

retirado de las impurezas.

Logramos describir qué forma tomarían las muestras al enfriarse, todo

por comprender bien el manejo del proceso para la cristalización. Todo

lo trabajado en clase sin falla alguna ayuda de mucho en el

aprendizaje.

El carbón activado es parte fundamental del proceso de cristalización,

ya que elimina impurezas coloridas.

Realizar la disolución en caliente es de suma importancia para obtener

una disolución saturada y facilitar la cristalización del soluto.

Emplear cristalería caliente, evita que se formen cristales prematuros

durante la filtración por gravedad.


7. RESULTADOS.
1. ¿Por qué se eligió al alcohol etílico como solvente ideal?
Para decidir que solvente utilizar, se debe considerar que “Semejante
disuelve a semejante”.
El etanol es un buen candidato debido a que:
- Es estable a temperaturas elevadas.
- No reacciona con el compuesto a cristalizar.
- Es volátil y los cristales secan con mayor facilidad.
- No es toxico.
2. ¿Qué tipo de impurezas encontró al realizar la purificación?
Los tipos de impurezas o co-precipitaciones son los siguientes:
a. Oclusiones e inclusiones: En la oclusión ocurre precipitación de un material
o compuesto que no es parte de la estructura de cristal, pero este lo atrapa
dentro de él. El caso de la inclusión ocurre cuando los iones que tienen carga
y tamaño similar se atrapan dentro de la retícula del cristal precipitado.
Ambos son difíciles de remover debido a la profundidad de su locación.
b. Adsorción superficial: Al igual que en la inclusión, en este proceso se
genera en la superficie del precipitado una retención de los iones en exceso
como una capa adsorbida. Este genera en el precipitado una adsorción
superficial de los compuestos interferentes, alterando cantidades
cuantitativas.
c. Reemplazo isomorfo: Si en el precipitado tenemos presentes compuestos
isomorfos, pueden sufrir reemplazo iónico si estos tienen sus dimensiones
reticulares iguales, causando la formación de un producto inesperado
conocido como cristal mixto, suele ocurrir con iones que tengan la misma
carga y tamaño iónico. Se encuentra influenciada por la rapidez de la
precipitación.
d. Post precipitación: Al dejar el precipitado con su agua madre por periodos
prolongados de tiempo, una segunda sustancia forma un precipitado con el
agente precipitante.
3. Al realizar la etapa de enfriamiento, ¿Qué observó?
- por el poco tiempo de enfriamiento se pudo lograr a observar unos
pequeños cristales en la parte inferior como precipitado.
4. Realice sus conclusiones correspondientes.
Los compuestos orgánicos contienen impurezas que pueden ser separadas
por diversos métodos, particularmente por el método de recristalización.
- El carbón activado ayuda a absorber impurezas coloreadas del compuesto
orgánico.
- Notamos una significativa diferencia en el tamaño de los cristales en ambas
muestras. Siendo de mayor tamaño para la que se encontraba a temperatura
ambiente, y de pequeños en la que fue enfriada con agua.
- En lo que respecta a las masas de las muestras iniciales, notamos una
variación. Lo cual es un factor que determina la existencia de impurezas.
- El factor de adherencia imposibilita la obtención de un 100% de cristales.
8. CUESTIONARIO.
1. ¿Qué otras técnicas de purificación de compuestos orgánicos se
conocen? Detallar cada uno de los métodos.
Destilación:
Una de las principales técnicas para purificar líquidos volátiles es mediante la
separación u purificación por destilación. En la destilación se hace uso de la
diferencia entre los puntos de ebullición de las sustancias que constituyen las
mezclas.
Las fases en una destilación son: la vaporización o transformación del líquido
en vapor y la condensación o transformación del vapor en líquido. Existen
varias clases de destilación, la elección en cada caso se hace de acuerdo con
las propiedades del líquido que se pretenda purificar y de las impurezas que
lo contaminan.
Tipos de destilación:
a. Destilación simple:
Es una técnica utilizada en la purificación de líquidos cuyo punto de ebullición
menor de 150º C a la presión atmosférica y sirve para eliminar impurezas no
volátiles.
Esta técnica también se emplea para separar dos líquidos cuyos puntos de
ebullición difieran al menos en 25º C. Ejemplo: Sistema butano-etanol, agua-
metanol. El líquido se destila desde el matraz de destilación, ocurriendo
primeramente la vaporización, estableciéndose el equilibrio liquido vapor.
Parte del vapor se condensa en las paredes del matraz, pero la gran parte
pasa por la salida lateral condensándose debido a la circulación del agua fría
por el tubo refrigerante, a este producto se le conoce como, “destilado”, y a la
porción que queda en el balón de destilación el “residuo”.
b. Destilación al vacío:
Muchas sustancias no pueden purificarse por destilación a la presión
ordinaria, porque se descomponen a temperaturas cercanas a su punto de
ebullición normal, en otros casos la destilación requiere de inmensas
inversiones o utilización de energía en gran cantidad, o finalmente poseen
problemas de equilibrio liquido-vapor, en consecuencia, se emplea el método
de destilación al vacío o a presión reducida. Sabemos que un líquido empieza
a hervir cuando su presión de vapor iguala a la presión atmosférica o de
operación, por lo tanto, si reducimos la presión de operación tendremos la
ebullición a temperaturas bajas.
c. Destilación Fraccionada:
La destilación fraccionada no es nada más que una técnica para realizar una
serie completa de pequeñas separaciones (destilación simple), en una
operación sencilla y continua. Una columna de destilación fraccionada
proporciona una gran superficie para el intercambio de calor, en las
condiciones de equilibrio, que se establece entre el vapor que asciende y el
líquido (condensado) que desciende.
Esto tiene como consecuencia una serie completa de evaporaciones y
condensaciones parciales en toda la longitud de la columna de
fraccionamiento. Cuando el condensado en algún punto de la columna toma
calor del vapor, parte se evapora de nuevo y el vapor formando el más rico en
el componente más volátil (el de menor ebullición).Al mismo tiempo, cuando
el vapor cede calor al condensado, parte del mismo se condensa, siendo este
condensado más rico en el componente menos volátil (el de mayor punto de
ebullición), bajo este panorama podemos decir que partiendo de la base de la
columna, a medida que aumenta la altura aumenta el enriquecimiento del
componente más volátiles inversamente con el componente menos volátil.
d. Destilación por arrastre de vapor:
Es una técnica que sirve fundamentalmente para separar sustancias
insolubles en agua y literalmente volátiles, de otros productos no volátiles
mezclados con ellas.
Este método es un buen sustituto de la destilación al vacío, y tiene algunas
ventajas, ya que la destilación se realiza a temperaturas bajas. El
comportamiento de la destilación de un sistema de dos fases miscibles,
donde cada líquido ejerce su propia presión de vapor y la suma de ambas es
de la presión de operación, y son independientes de las cantidades relativas
de la mezcla. Estos hechos constituyen la base para la purificación de
sustancias por el arrastre de una corriente de vapor.
Existen varios compuestos orgánicos de punto de ebullición relativamente alto
que con agua co-destilan en una cantidad en peso lo suficientemente grande
para ser destilados con cierta rapidez por debajo del punto de ebullición del
agua.
Cristalización:
La cristalización es la técnica más sencilla y eficaz para poder purificar
compuestos orgánicos sólidos. Se basa en la disolución de un sólido impuro
en la menor cantidad de disolvente adecuado en caliente. Bajo estas
condiciones se genera una disolución saturada que al enfriar se sobresatura
produciéndose la cristalización. El proceso de cristalización es un proceso
dinámico, de manera que las moléculas que están en la disolución están en
equilibrio con las que forman parte de la red cristalina. El elevado grado de
ordenación de una red cristalina excluye la participación de impurezas en la
misma. Para ello, es conveniente que el proceso de enfriamiento se produzca
lentamente de forma que los cristales se formen poco a poco y el lento
crecimiento de la red cristalina excluya las impurezas, caso contrario, el
enfriamiento de la disolución es muy rápido las impurezas pueden quedar
atrapadas en la red cristalina. Se utiliza el criterio de “lo semejante disuelve a
lo semejante” para la elección de un disolvente de cristalización. Los
disolventes más usados, en orden de polaridad creciente son el éter de
petróleo, cloroformo, acetona, acetato de etilo, etanol y agua. Es mejor utilizar
un disolvente con un punto de ebullición que sobrepáselos 60°C, pero que a
su vez sea por lo menos 10°C más bajo que el punto de fusión del sólido que
se desea cristalizar. En muchos casos se necesita usar una mezcla de
disolventes y conviene probar diferentes mezclas para encontrar aquella que
proporciona la cristalización más efectiva.
Sublimación:
Para la química, la sublimación (fenómeno también definido como
volatilización) es el procedimiento que se basa en modificar el estado sólido
de un material por el de estado gaseoso, sin necesidad de llevarlo hacia el
estado líquido. El concepto también permite nombrar al método opuesto (el
traspaso directo entre el estado gaseoso y el sólido), aunque es más habitual
que se hable de sublimación inversa o cristalización. El punto de sublimación,
o temperatura de sublimación, es aquella en la cual la presión de vapor sobre
el sólido es igual a la presión externa. La capacidad de una sustancia para
sublimar dependerá por tanto de la presión de vapor a una temperatura
determinada y será inversamente proporcional a la presión externa. Cuanto
menor sea la diferencia entre la presión externa y la presión de vapor de una
sustancia más fácilmente sublimará. Generalmente, para que una sustancia
sublime debe tener una elevada presión de vapor, es decir, las atracciones
intermoleculares en estado sólido deben ser débiles. Así, los compuestos que
subliman fácilmente tienen una forma esférica o cilíndrica, que no favorece
unas fuerzas intermoleculares fuertes La sublimación es un método excelente
para la purificación de sustancias relativamente volátiles en una escala que
oscila entre los pocos miligramos hasta 10 gramos.
Cromatografía:
La cromatografía es un
método poderoso para
separar componentes de
mezclas como las que se
forman en reacciones
químicas.

Está técnica se utiliza para obtener los componentes individuales puros de


una mezcla y también para determinar la proporción de estos componentes.
En la cromatografía, las moléculas se distribuyen en dos fases distintas, y la
separación tiene relación directa con la diferencia de solubilidad que las
diferentes moléculas muestran en cada fase. Además, como los componentes
difieren en cuanto a movilidad, la cromatografía sirve también para determinar
una correspondencia entre un compuesto y una muestra de referencia de
estructura conocida. Las técnicas cromatografías son muy variadas, pero en
todas ellas hay como ya se mencionó dos fases diferentes, una fase móvil
que consisten un fluido (gas, líquido o fluido supercrítico) que arrastra a la
muestra través de una fase estacionaria que se trata de un sólido o un líquido
fijado en un sólido. Los componentes de la mezcla interaccionan en distinta
forma con la fase estacionaria. De este modo, los componentes atraviesan la
fase estacionaria a distintas velocidades y se van separando. Clasificación de
la cromatografía por tipos:

2. ¿Qué es la recristalización?
Los productos sólidos que se obtienen en una reacción suelen estar
acompañados de impurezas que hay que eliminar para poder disponer del
producto deseado en el mayor grado de pureza posible. El método más
adecuado para la eliminación de las impurezas que contamina un sólido es
por cristalizaciones sucesivas bien en un disolvente puro, o bien en una
mezcla de disolventes. Al procedimiento se le da el nombre genérico de
recristalización.
La técnica comprende los siguientes pasos:
• Disolución del material impuro en una cantidad mínima de solvente.
• Filtración de la solución caliente, después de añadir un adsorbente, para
eliminar las impurezas insolubles.
• Enfriamiento de la solución y recolección de los cristales.
• Lavado de los cristales con solvente frío para remover el líquido madre.
• Secado de los cristales puros.
Y se continúa con el mismo proceso hasta que se logre purificar el sólido

3. ¿Qué son las aguas madres? ¿Qué utilidad le daría usted?


Se les denomina aguas madres a las soluciones que quedan luego de la
precipitación, son el residuo de una solución salina que se ha hecho
cristalizar.
La separación de los cristales del líquido que los contiene (Aguas Madres) se
realiza por filtración al vacío o por decantación. Una vez filtradas, las aguas
madres pueden recuperarse.

4. ¿Qué tipos de cristales existen? ¿Qué parámetros influyen en su


formación?
Tipos de cristales:
Cristales Solidos:
Estos se diferencian de los sólidos amorfos porque su estructura es
prácticamente insuperable en cuanto a su periodicidad. En general, se
presenta en forma de agregado de pequeños cristales (o policristalinos) como
en el hielo, las rocas muy duras, los ladrillos, el hormigón, los plásticos, los
metales muy proporcionales, los huesos, etc., o mal cristalizados como las
fibras de madera corridas.
Cristales Líquidos:
Los cristales líquidos son sustancias que comparten características de los
líquidos y los sólidos. En un líquido, todas las moléculas pululan de forma
desordenada y sin una posición fija. Por otra parte, en un sólido las moléculas
se encuentran pegadas unas a otras deforma rígida, pero siguiendo algún
patrón en el que se encuentran ordenadas. Su formación está influenciada
por la forma alargada y de sus moléculas de sus componentes.
Cristales Iónicos:
Gracias a las fuerzas de electroestática es posible unir los iones negativos y
positivos para conformar este tipo de cristales. Al no poseer electrones libres
resultan pésimos conductores de electricidad y calor. Sólo los iones
comienzan a movilizarse y ser conductores de electricidad cuando el cristal es
calentado.
Cristales Covalentes:
Los átomos de los cristales covalentes se mantienen unidos en una red
tridimensional únicamente por enlaces covalentes. Este tipo de cristal son
extremadamente duros y difíciles de deformar, y son malos conductores del
calor y por lo tanto de la electricidad (ya que sabemos que el calor y la
conductividad tienen una relación directa) ya que no existen electrones libres
que trasladen energía de un punto a otro. Un ejemplo típico de este tipo de
cristal es el Diamante.
Cristales Metálicos:
La estructura resulta muy sencilla ya que cada uno de los puntos del cristal es
reemplazado por átomos que pertenezcan a un metal igual. En sus capas
externas, está dotado por algunos electrones que no están unidos de forma
muy resistente. Resulta un conductor de calor y electricidad muy bueno
gracias a los electrones libres que posee.
9. REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS.
1. Geissman T. A (1974) principios de química orgánica. Segunda edición.
Editorial reverte, 13.
2. Lamarque Alicia, López liza, Maestri Damián. Torres Mariela y Zygadlo Julio
(2000). Fundamentos Teóricos – practico de química orgánica, primera
edición. Editorial brujas. 9-10.
3. consejo superior de investigaciones (internet). Cristalografía, resolución
estructural- cristalización de proteínas