Está en la página 1de 3

SALA CONSTITUCIONAL DE LAMBAYEQUE

EXPEDIENTE Nro.: 110- 2012-PA/SPJ

DEMANDANTE: GUISELLA VASQUEZ TORO

DEMANDADO: ZONA REGISTRAL II SEDE CHICLAYO

MATERIA: PROCESO DE AMPARO

PONENTE: EDWIN FIGUEROA GUTARRA

RESOLUCIÓN Nro.

En Chiclayo, a los 13 días del mes de setiembre de 2012, la Sala Constitucional de Lambayeque,
integrada por los magistrados Huangal Naveda, Rodas Ramírez y Figueroa Gutarra, pronuncia la
siguiente resolución:

ASUNTO

Recursos de apelación interpuestos por:

1. Armando Chunga Bernal, Abogado de la Zona Registral II, sede Chiclayo, contra el
auto de fecha 24 de mayo de 2012, que declara la nulidad de la resolución 3 de fecha
03 de mayo de 2012 y declara infundada la excepción de incompetencia.

2. Armando Chunga Bernal, contra la sentencia de fecha 05 de junio de 2012, que declara
fundada la demanda de amparo de autos.

3. El Procurador Adjunto de la SUNARP, contra la misma sentencia.

ANTECEDENTES

La demanda de amparo interpuesta (p.43-58) alega la vulneración de los derechos


constitucionales al trabajo, a la defensa y al debido proceso, a fin de que se declare nulo el
despido arbitrario de fecha 06 de diciembre de 2011. Refiere la demandante que sus convenios
de prácticas pre profesionales en los Registros Públicos de esta ciudad se han desnaturalizado
luego de efectuar prácticas desde el 01 de abril de 2011.

La contestación de demanda por parte de la Zona Registral (p. 210-234) rechaza la pretensión
de la actora y refiere que la demandante en forma voluntaria solicitó la culminación de sus
prácticas pre profesionales. Acota que no se encuentra prevista plaza alguna para la misma en
el Cuadro de Asignación de Personal y que la demanda debe ser declarada improcedente.

El auto impugnado (p. 271-272) declara nulo el extremo de haber dejado sin efecto el
concesorio de apelación otorgado a la emplazada contra la resolución No. 1 (admisorio de
demanda) así como declara infundada la excepción de incompetencia, decisión contra la cual la
demandada formula impugnación (p. 282-289) en el sentido de que no se ha aplicado en forma
debida el precedente vinculante 206-2005-PA/TC así como alude a problemas de
motivación.
La sentencia impugnada (p. 273-276) estima la demanda y ordena la reposición de la
demandante. Considera como fundamento central que los convenios de prácticas de la actora
se han desnaturalizado pues la misma realizaba labores propias de una trabajadora. Reseña
que las actuaciones inspectivas del caso han verificado que se constató que la demandante
cumplía labores en atención al usuario y caja, sin advertirse capacitación y formación.

La impugnación formulada por la Zona Registral II (p. 282-289) señala que se ha


desnaturalizado la esencia de un proceso constitucional y que no se ha valorado debidamente
la renuncia de la actora a sus prácticas pre profesionales.

A su turno, la apelación del Procurador SUNARP (p. 297-302) refiere que existe nulidad
absoluta de la recurrida pues no ha habido un correcto emplazamiento del Procurador con la
demanda y que por lo tanto, se ha configurado una situación de indefensión.

FUNDAMENTOS

§ Las prácticas pre profesionales y sus exigencias

1. En el ámbito normativo, las modalidades formativas laborales han sido delimitadas por la Ley
28518 y en tal sentido, el artículo el artículo 51 inciso 6 de la norma acotada precisa las
circunstancias de desnaturalización de dicha actividad.[1] En forma complementaria, el artículo
1º del Decreto Supremo Nº 003-2008-TR[2] fija las restricciones a dicha modalidad formativa.
Finalmente, el artículo 44º[3] de la Ley 28518 regula la duración de la jornada formativa.

2. Desde la jurisprudencia constitucional,[4] la delimitación de estándares decisorios ha


asumido la posición de desnaturalización si las labores asignadas al practicante no coinciden
con las tareas formativas propias de un convenio de esta naturaleza,[5] criterio que a su vez
conduce a que las prácticas contrarias al sentido de las formalidades formativas, den lugar a
una categoría de reconocimiento de relación laboral.

§ Análisis del caso concreto

3. Es pertinente desestimar la apelación respecto del auto impugnado pues sin perjuicio de que
se apela indistintamente contra la resolución 1 (admisorio de demanda) y resolución 4(auto
que deja sin efecto la nulidad del concesorio dispuesto por la resolución 3 así como declara
infundada la excepción de incompetencia), las impugnaciones formuladas son manifiestamente
improcedentes.

4. En efecto, respecto al admisorio debemos señalar que dicho acto procesal obedece a una
consideración estimable respecto a un proceso a verificar y respecto del cual, aún corresponde
una contestación que a su vez debe dilucidar la pretensión.

5. De otro lado, la excepción de incompetencia no es procedente si existe una probable


afectación a derechos fundamentales, cuestión que implica que el juez constitucional no
pueda renunciar a las facultades que le otorgan la Constitución y la ley. En tal sentido, deviene
insuficiente la impugnación respecto al auto del caso.

6. Respecto al fondo, esta Sala considera, en relación a la primera impugnación de la parte


demandada, que no se desvirtúa el juicio de valor emitido por el A-quo pues de la verificación
efectuada por la Autoridad Administrativa de Trabajo, se constató efectivamente que la actora
se desempeñaba en labores de atención al usuario y caja (p. 13- 14), tarea ciertamente
contraria a los fines formativos propios de un convenio de prácticas pre profesionales.

7. Bajo esta lógica, no debe restársele facultades al empleador para disponer las modalidades
de contratación que considere pertinentes, mas resulta de suyo exigible que la modalidad que
empleare, sea respetuosa de los derechos fundamentales de los servidores de la institución,
situación frente a la cual no se puede oponer la ausencia de plaza en un Cuadro de Asignación
de Personal, en tanto la prevalencia de respeto al derecho fundamental resulta mayor frente a
disposiciones administrativas. De otro lado, esta Sala no ordena una modificación del CAP sino
solo restituye la efectividad de un derecho conculcado.

8. De la misma forma, el argumento relativo a que la actora renunció a sus prácticas y que por
tanto ello da lugar a la improcedencia de la demanda, queda desvirtuado en razón de que
corren en estos actuados (p. 22-35), idénticas cartas de renuncia a las prácticas, tanto de otros
beneficiarios como de la recurrente, aspecto que nos conduce a concluir que no ha habido una
real manifestación de voluntad y que, por el contrario, se trata de un instrumento que resulta
contrario al derecho fundamental al trabajo, en tanto tiene los visos de una imposición del
empleador.

9. De la misma forma, en cuanto a la segunda impugnación, correspondiente a la Procuraduría


SUNARP, si bien la demanda no formula el emplazamiento al Procurador, es de advertirse que
el admisorio de demanda (p. 60), en forma clara, determinante y objetiva dispone el
emplazamiento al Procurador de la entidad emplazada, con lo cual no existe indefensión
alguna, debiendo desestimarse de plano este argumento.

DECISIÓN:

Por las consideraciones expuestas, la Sala Constitucional de Lambayeque, con la autoridad que
le confiere la Constitución Política del Perú, CONFIRMA el auto que declara la nulidad de la
resolución 3 de fecha 03 de mayo de 2012 y declara infundada la excepción de incompetencia,
y la sentencia que declara fundada la demanda de amparo de autos.

Publíquese y notifíquese.

SS.

HUANGAL NAVEDA

RODAS RAMIREZ