Está en la página 1de 1

La base de nuestra relación con Dios

1 Juan 1:1-4

Dios se ha acercado a los seres humanos por medio


de Jesucristo para darnos la vida (comunión con El).

1. Lo que les anunciamos respecto Jesucristo, que es la vida, nosotros lo conocemos bien, v.1.
2. A través de Jesucristo, la vida se ha manifestado, v. 2a.
3. Les testificamos y les anunciamos que la vida eterna se ha manifestado en el Hijo, v. 2b.
4. Les anunciamos lo que hemos experimentado acerca de Jesucristo, v. 3a.
5. El propósito de nuestro anuncio es que tengan comunión con nosotros, v. 3b.
6. Nosotros tenemos comunión con el Padre y con su Hijo Jesucristo, v. 3c.
7. Les escribimos esto para que haya plena alegría, v. 4.

Bosquejo textual

1. El mensaje del evangelio acerca de Jesucristo es digno de toda confianza (1:1).


1.1. El mensaje manifestado en Jesucristo es eterno, v. 1a.
1.2. El mensaje que se proclama es respaldado por la experiencia personal, v.1b.
2. El evangelio proclama que en Jesucristo la vida está al alcance de todos los seres humanos (1:2)
2.1. En Jesucristo se manifestó la vida, v. 2a.
2.2. En Jesucristo se proclama la fuente inagotable de vida eterna, vv. 2b.
3. La manifestación de la vida en Jesucristo afecta profundamente a los seres humanos (1: 3bc, 4).
3.1. En Jesucristo se restablece la comunión con Dios y entre los creyentes, v. 3bc.
3.2. La comunicación del evangelio trae alegría, v. 4.

Principios que se derivan del texto

1. El evangelio es digno de toda confianza por cuanto se fundamenta en hechos históricos.

2. El mensaje del evangelio debe ser anunciado a todos los seres humanos (Es universal).

3. El encuentro con Jesucristo profundamente nuestra relación con Dios y con nuestros semejantes.

Aplicaciones

Los cristianos tenemos la convicción que Dios se ha revelado de muchas maneras y en especial en la persona
de Jesucristo. Reflexione y argumente brevemente acerca de estas preguntas: ¿Existió realmente Jesucristo en la
historia humana? ¿Es confiable el mensaje de los apóstoles y los primeros predicadores cristianos? ¿En qué sentido
puede decirse que nosotros también, como los primeros cristianos, anunciamos lo que hemos experimentado
respecto a Jesucristo?

Los cristianos tenemos la responsabilidad de anunciar el evangelio. Los primeros versículos de la primera
carta de Juan dan fe de que ellos obedecieron la orden de Jesús. Esa es también nuestra responsabilidad. Es
necesario proclamar que Jesús, el Hijo de Dios, vino en cuerpo humano para dar su vida en sacrificio por el perdón
de los pecados. En este sentido, hay una dimensión del evangelio que debe ser anunciada a aquellos que no son
cristianos, para que se conviertan y vengan a la comunión con Dios por medio de Jesucristo.

La experiencia del encuentro personal con Jesucristo afecta profundamente a los seres humanos y sus
relaciones. La iglesia debe ser una comunidad en la cual las personas gocen de la comunión auténtica, no sólo con
Dios sino entre ellas mismas. La iglesia es una comunidad de amor y, como consecuencia, una comunidad en la cual
se encuentra el verdadero sentido de la vida. ¡En la iglesia hay vida abundante!