Está en la página 1de 6

Relaciones.

Estudios de historia y sociedad


ISSN: 0185-3929
relacion@colmich.edu.mx
El Colegio de Michoacán, A.C
México

Ruiz Guadalajara, Juan Carlos


Reseña de "MITO Y REALIDAD DE ZUYÚA. SERPIENTE EMPLUMADA Y LAS
TRANSFORMACIONES MESOAMERICANAS DEL CLÁSICO AL POSCLÁSICO" de Alfredo López
Austin y Leonardo López Luján
Relaciones. Estudios de historia y sociedad, vol. XXII, núm. 85, invierno, 2001
El Colegio de Michoacán, A.C
Zamora, México

Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=13708510

Cómo citar el artículo


Número completo
Sistema de Información Científica
Más información del artículo Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
Página de la revista en redalyc.org Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto
RES EÑAS
RELACIONES 85, INVIERNO 2001, VOL. XXII
RESEÑAS
ALFREDO LÓPEZ AUSTIN Y LEONARDO LÓPEZ el siglo pasado por las descripciones
LUJÁN, MITO Y REALIDAD DE ZUYUÁ. SERPIEN- de Désiré Charnay y que han sido, des-
TE EMPLUMADA Y LAS TRANSFORMACIONES de entonces, el centro de atención y el
MESOAMERICANAS DEL CLÁSICO AL POSCLÁ- pivote de múltiples interpretaciones
SICO, MÉXICO, EL COLEGIO DE MÉXICO, sobre los cambios sociopolíticos ocu-
FONDO DE CULTURA ECONÓMICA, FIDEICO- rridos en el período posclásico tem-
MISO HISTORIA DE LAS AMÉRICAS, 1999, prano. A diferencia de las diversas
168 P. hipótesis que sobre este asunto han
precedido,2 los modelos explicativos
R esultado de una segunda colabo- que ahora se ponen a consideración
ración estrecha entre un historiador y tienen la enorme ventaja de haberse
un arqueólogo, el dúo López vuelve a
la carga para entregarnos una hipóte- 1
Alfredo López Austin y Leonardo
sis asombrosa, por decir lo menos, en López Luján, El pasado indígena, México, El
torno a los cambios sucedidos en el Colegio de México/Fondo de Cultura
horizonte cultural intermedio denomi- Económica/Fideicomiso Historia de las
Américas, 1996, 308 p. Cfr. “El Posclásico,
nado Epiclásico Mesoamericano (650-
lo tolteca y lo mexica”: 262-271.
900 d.C.). Dicha propuesta asomó por 2
Destacan por un lado las posturas de
primera vez y de manera sintética en Alfred M. Tozzer, Sylvanus G. Morley y J.
El pasado indígena,1 ensayo en el cual Eric S. Thompson, quienes argumentaron
López Austin y López Luján recons- con algunas diferencias una influencia del
centro de México al área maya por diver-
truyeron con base en la información
sas vías (migraciones, invasiones, toltequi-
más reciente la trayectoria histórica de zación de grupos mayas por relaciones
los tres escenarios o desarrollos cultu- comerciales, etcétera); por el otro encontra-
rales hasta ahora identificables por los mos a George Kubler y Román Piña Chan
estudiosos del México antiguo: Arida- con propuestas inversas, es decir, explicar
mérica, Oasisamérica y Mesoamérica. las similitudes a partir de una influencia
Península de Yucatán-Altiplano Central.
Ahora, en Mito y realidad de Zuyuá los
Una posición nueva y de mayor peso in-
autores dirigen su puntería al proble- terpretativo la encontramos en Lindsay
ma central de lo que han denominado Jones, quien sostiene que las similitudes
“ideología zuyuana”. El punto de en- se deben no al flujo de personas sino de
trada al problema se encuentra en una ideas, es decir, que la llamada Chichen de
estilo tolteca fue construida por mayas
de las viejas incógnitas de los estudios
que imitaron y asumieron modelos del
mesoamericanistas, a saber, las sor- Centro de México como estrategia política
prendentes similitudes que existen en- y en el contexto de complejos procesos po-
tre Tula y Chichen Itzá, reveladas en líticos y religiosos.
2 4 9
RESEÑAS RESEÑAS
construido sobre un cúmulo de nue- laciones regionales y un complejo no con respecto a las formas de domi- evidencia arqueológica ha permitido
vos datos arqueológicos y epigráficos ideológico que le servía de sustento”.4 nación inferidas para el horizonte Clá- establecer para el Epiclásico el surgi-
producidos al menos desde los últi- Dicho complejo ideológico que termi- sico, a saber, el ejercicio del poder y la miento de centros administrativos y
mos diez años, y que han permitido naría por constituirse, de acuerdo al autoridad sobre complejos territoria- políticos con estructuras urbanas que
superar viejas visiones sobre la diná- modelo de los autores, en el paradig- les multiétnicos. El sistema zuyuano, sugieren la existencia de una situa-
mica de las sociedades protagónicas ma del orden primordial de la socie- por efecto mismo de la ideología y el ción política en reestructuración, así
del período clásico (200-900 d.C.), ver- dad, se sintetizó en la dualidad To- ritual que le dio sustento, habría lo- como un estado de incertidumbre de-
bigracia la romántica idea de un hori- llan-Quetzalcóatl, y permeó diversos grado resolver el ejercicio del poder bido a los vacíos de poder generados
zonte cultural de corte pacifista, ajeno escenarios mesoamericanos con dife- sobre territorios con población étnica- tras el declive de centros comercial y
a prácticas guerreras de conquista y a rente intensidad y matiz. El nuevo pa- mente diversificada, sin nulificar el sis- políticamente hegemónicos. Entre otras
rituales como el sacrificio humano. radigma sugerido habría sido la base tema tradicional basado en el paren- cosas, la arquitectura y las representa-
Lo que ahora se plantea mediante de una concepción o sistema político- tesco específico e histórico que cada ciones plásticas presentes en Xochi-
una visión global de la mesoamérica ideológico bautizado por los autores comunidad mantuvo con sus dioses calco, Cacaxtla, Zaachila y Monte Al-
del Posclásico, es el surgimiento de como “zuyuanismo”, designación cons- patronos y epónimos. Se trata de un bán muestran una marcada presencia
una nueva concepción del poder, de truida a partir de la referencia que en modelo que permite explicar el desa- de elementos bélicos como reflejo de
un nuevo tipo de acción política que diversas fuentes históricas hicieran rrollo de una nueva concepción del la sublimación que alcanzó la ideolo-
tuvo por sustento la ideología de la algunos grupos mayas del posclásico poder basada en el mito, que compar- gía militarista, las rivalidades y las re-
Serpiente Emplumada como símbolo a la Tollan mítica como Zuyuá o Si- tió elementos comunes o panmeso- sistencias frente al nuevo orden su-
y práctica de legitimación. Dicho pro- wán, es decir, el lugar de origen. americanos en ámbitos que preserva- praétnico en desarrollo. En todo ello
ceso es ubicado por los autores en el Los zuyuanos o innovadores, ya ron la particularidad de los grupos jugó un papel determinante la ideolo-
período de transición denominado fueran inmigrantes o nativos de las di- involucrados en una misma territo- gía de la Serpiente Emplumada, ima-
Epiclásico (650-900 d.C.), y tuvo como versas zonas que dominaron, habrían rialidad a dominar. De esta forma, la gen que se consolidó como la repre-
sujetos de realización a un sector de la sido en sus inicios los representantes religión y el mito se desarrollaron en sentación del ser divino por excelen-
sociedad clasificado como “innovado- y detentadores de la nueva concep- el seno de las prácticas del poder y en cia, generador del flujo del tiempo y
res”, quienes habrían apoyado su con- ción política, y habrían enlazado un el marco de un reacomodo de fuerzas de las sustancias entre el mundo de
cepción de dominio y control “en un complejo de prácticas políticas y reli- para terminar estableciendo la unidad los dioses y el mundo de los hombres.
complejo mitológico y ritual derivado giosas que permitieron implantar un esencial de los hombres bajo un mismo Así, la Serpiente Emplumada (Quet-
de tradiciones religiosas milenarias”3 sistema de dominación de amplio al- orden divino y explicando, al mis- zalcóatl, Kukulcan o Gucumatz) y la
y en interpretaciones novedosas con cance que logró desarrollar una ideo- mo tiempo, la diversidad humana. imagen de Tollan habrían sido los ve-
fines políticos, por sobre aquellos que logía y una autoridad globalizantes. El primer síntoma o reflejo de hículos míticos que permitieron a los
pretendían preservar las antiguas for- De ello se desprende una de las prin- cambio en la concepción del poder, y innovadores sublimar creencias tradi-
mas de organización política tras la cipales diferencias del sistema zuyua- por lo tanto del surgimiento de nue- cionales y adecuarlas a la nueva si-
caída de Teotihuacan. De ello se des- vas formas de organización política, tuación. Tollan-Quetzalcóatl se habría
prende el propósito central del libro: 3
Alfredo López Austin y Leonardo Ló- es ubicado por los autores en el perío- constituido en una ideología religiosa
“encontrar una liga entre una acción pez Luján, Mito y realidad de zuyuá: 37. do inmediato posterior a la caída de de síntesis que permitió sustentar y
política que pretendía innovar las re- 4
Ibidem: 37. Teotihuacan: entre otros aspectos, la legitimar el dominio y la expansión
2 5 0 2 5 1
RESEÑAS RESEÑAS
militar de los estados zuyuanos. De mo númen diversos atributos: hijo de instancias políticas que habrían per- zuyuana con funciones político-ad-
esta forma, López Austin y López Lu- la dualidad cielo-tierra, ordenador mitido el tránsito hacia formas de do- ministrativas que se relacionaría con
ján construyeron dos modelos inter- del universo, creador de los hombres, minio superior sobre territorios étnica los tres planos del universo.
pretativos, de carácter hipotético y a dador de la sustancia divina, donador y lingüísticamente diversos. Lo terre- En la segunda parte del texto los
manera de orientaciones metodológi- de los bienes más preciados del hom- nal como réplica de lo divino habría autores confrontan sus modelos con
cas, que pretenden integrar el estudio bre (maíz, fuego, pulque), articulador incorporado en diversas regiones, a las particularidades regionales de los
global de la ideología y de la tradición del flujo del tiempo, etcétera. Los au- diferencia de los “señores naturales”, diversos escenarios mesoamericanos.
mesoamericanas a la comprensión de tores lo caracterizan como el gran ex- la figura del dirigente máximo, recep- Es aquí donde afloran con mayor in-
tiempos, espacios y culturas específi- tractor, el gran ordenador, “El Con- tor de la fuerza de la Serpiente Em- tensidad los posibles elementos de la
cos en el Posclásico mesoamericano. quistador”. Desde Tollan, su morada plumada. Como figuras prototípicas ideología zuyuana presentes en una
El primer modelo dirige sus elemen- mítica, Quetzalcóatl gobierna, orde- del zuyuanismo, los hombres-dioses buena variedad de testimonios ar-
tos explicativos a la reconstrucción de na, distribuye y, en la fase auroral de que se habrían ostentado como répli- queológicos e históricos. Por ejemplo,
la ideología zuyuana, el segundo es- la creación del hombre termina por cas del Quetzalcóatl primigenio a lo las salas hipóstilas de la Tula hidal-
tablece los principios de su posible ar- fragmentarse en los dioses patronos y largo de Mesoamérica cumplieron con guense y de Chichen habrían respon-
ticulación política. gentilicios. Así, el modelo que define la función de refrendar el poder de dido, como solución arquitectónica, a
Con respecto al primer modelo, la trayectoria del hombre desde su los “señores naturales”, reproducien- las necesidades de instituciones de go-
los autores plantean los componentes creación hasta el comienzo de su vida do el desdoblamiento de la Serpiente bierno corporadas en contextos mul-
de la cosmovisión mesoamericana vi- mundana es planteado en tres fases: Emplumada en diversos dioses patro- tiétnicos; los rasgos eclécticos del arte
gente en el Posclásico, cosmovisión la nocturna, la auroral y la del orto so- nos. Producto de estas concepciones Epiclásico y la presencia en un sitio
que dotaba de sentido al papel del lar, que a su vez se corresponden, en- habría sido también la incorporación de elementos característicos de diver-
hombre en el mundo y que integró tre otras cosas, con un movimiento al ritual de la yacaxapotlaliztli u hora- sas regiones, verbigracia Xochicalco,
nuevos elementos al núcleo duro de que va de la unidad a la diversidad, dación ritual, misma que implicaba el permiten inferir, entre otras cosas, la
la religión. Así, a partir de los princi- de la oscuridad a la claridad, de la hu- viaje místico del gobernante zuyuano existencia de confederaciones de éli-
pios básicos gestados desde el Preclá- medad a la sequedad, de la montaña a la Tollan celeste para recibir los atri- tes surgidas como mecanismos de con-
sico Temprano (2 500 a.C.-1 200 a.C.), a la planicie, de la ductibilidad a la butos del dios. Similar a las réplicas trol político regional al amparo del
verbigracia la dualidad esencial de dureza, de la chichimecáyotl a la tol- humanas de Quetzalcóatl, las réplicas paradigma zuyuano basado en el es-
todo lo existente, la cosmovisión me- tecáyotl. terrenas de la Tollan celeste renovaban quema Tollan-Quetzalcóatl; las evi-
soamericana derivó en el Epiclásico Con el segundo modelo, el de la “el orden primigenio de la diversidad dencias iconográficas que refieren la
en una compleja concepción donde la articulación de la política zuyuana, bajo el poder único [...] El nombre de práctica de la yacaxapotlaliztli entre
Serpiente Emplumada enlazaba con los autores establecen los mecanismos Tula se hace sinónimo de metrópoli personajes del Altiplano Central y de
sus acciones y facultades el tiempo y las relaciones que operaron entre las civilizada”.5 Otra manifestación terre- la región mixteca; la presencia frag-
mítico, el tiempo de la creación de to- concepciones mítico-religiosas y las na de la cosmovisión y expresa en la mentaria, en los testimonios posterio-
dos los hombres y el tiempo histórico prácticas del poder en lo terrenal. Así, nueva organización política que im- res a la Conquista, de la Serpiente Em-
donde éstos se diversifican. Fue, de se propone como parte del nuevo or- peraría en el Posclásico la encontra- plumada y del lugar mítico del origen
acuerdo al planteamiento y a las fuen- den zuyuano la existencia de institu- mos en la excan tlatoloyan o triple
tes, la deidad que unificó en un mis- ciones de gobierno corporadas como alianza, esquema triádico de estirpe 5
Ibidem: 71.
2 5 2 2 5 3
RESEÑAS RESEÑAS
como partes esenciales de los princi- llan terrenales) y Chichen Itzá. Así, la uno imagen terrena de Quetzalcóatl, Qué factores hicieron que en unos
pios cosmológicos que normaron el integración y la organización del es- el otro Xólotl, su gemelo precioso. casos –aquellos descritos en el texto
ejercicio de la autoridad; la corrobora- pacio arquitectónico a los nuevos re- de Arthur Maass– las asociaciones sa-
ción en unos casos y la suposición en querimientos funcionales del gobier- Juan Carlos Ruiz Guadalajara lieran fortalecidas y negociaran exi-
otros de la existencia de diversas excan no y del ritual habrían desembocado, El Colegio de San Luis tosamente con el Estado, y en otros
tlatoloyan en regiones diferentes, in- más allá de la mera imitación de esti- –los descritos en el texto de José Rive-
cluida la referencia al patrón triádico los, en la materialización de la ideolo- ra–, las asociaciones salieran “perdien-
de posible origen zuyuano entre los gía zuyuana. Con ello el enigma que JOSÉ A. RIVERA, ACEQUIA CULTURE: WATER, do”. Según Rivera fue deteniendo los
tarascos con la formación del conjun- sirve de entrada al asunto encuentra LAND AND COMMUNITY IN THE SOUTH- grandes proyectos que las asocia-
to Pátzcuaro-Tzintzuntzan-Ihuatzio; ahora una vía de explicación que me- WEST, ALBUQUERQUE, UNIVERSITY OF NEW ciones pudieron “ganar”, o más bien
etcétera. rece la mayor de las atenciones por su MEXICO, 1998, 243 P. sostenerse. Las acequias de Nuevo
La mayoría de los testimonios potencial interpretativo. México persisten gracias a que impi-
aportados en torno al alcance del sis- Cabe cerrar esta reseña con un co- E n el libro de Arthur Maass ...and the dieron la construcción de grandes
tema zuyuano parecen corroborar la mentario final. Si bien es cierto que los desert shall rejoice y el desierto está de proyectos evitando la creación de
viabilidad de los modelos interpreta- estudios mesoamericanistas se han de- fiesta) el argumento central es que las Distritos de Riego y de Conservación
tivos a discusión y la difusión panme- sarrollado a partir de hipótesis, tam- asociaciones de regantes fueron capa- (pp. 152-158). Es claro en esta defensa
soamericana de una ideología que ha- bién lo es el hecho de contar, a partir ces de negociar con el Estado cuan- (por ejemplo el Belen Ditch War o el
bría viajado, de manera especialmente de Mito y realidad de zuyuá, con un do este construyó grandes obras (pre- Condo War) la importancia de una
intensa, a partir de las rutas comercia- nuevo marco de discusión que estoy sas). En la descripción y análisis de J. sociedad donde se permite la movili-
les y posiblemente por movimientos seguro aportará un caudal importan- Rivera sobre las acequias de Nuevo zación de protesta, así como el meca-
de población. También parece corro- te de reflexiones y nuevas discusio- México encontramos una catastrófica nismo y efectividad del sistema legal
borado el sentido o dirección de los nes. Me parece que la propuesta in- pérdida de control por parte de las de Estados Unidos.
principales flujos de influencia, esto terpretativa basada en el paradigma asociaciones de regantes; la forma- Es decir, no obstante la relación
es, del centro hacia el oriente de Me- zuyuano y en la ideología derivada ción de los Distritos de Conservación fracasada con el Estado en lo relativo
soamérica, lo cual adquiere claridad de Tollan-Quetzalcóatl será el siguien- con el cobro de impuestos para pagar a grandes obras de riego, en otros as-
por los préstamos lingüísticos del ná- te aspecto a desentrañar en el compli- la obra forzó a la quiebra a los peque- pectos el estado de Nuevo México ha
huatl a la zona maya en términos aso- cado mundo académico. Tal como lo ños regantes, y la toma de control por creado estructuras legales que han fa-
ciados al ejercicio del poder. Los de- señala el dúo López, los modelos pre- la agencia gubernamental de la ope- vorecido a las acequias —en el senti-
sarrollados intercambios y la consoli- sentados tienen un carácter hipotético ración desplazó la autoridad y res- do, no de mejorar la administración
dación de una hegemonía y de una y no pretenden erigirse en “lechos de ponsabilidades de los mayordomos del agua, sino en lo relativo a la de-
visión cosmopolitas en el contexto de Procusto”. Sin embargo, se necesitará de las acequias (por ejemplo p. 154 ss, fensa de sus asociaciones y su agua: la
la nueva concepción política genera- un esfuerzo enorme, necesariamente en p. 102 las últimas cuentas de ma- ley de 1895 que convierte a las ace-
da en el Epiclásico aportarían elemen- colectivo, para avanzar en la consoli- yordomos, en p. 126 una petición al quias en “cuerpos corporados cuasi
tos de explicación para entender las dación o modificación de esta propues- presidente Roosevelt –y, en general, públicos”, (pp. 51, 53) es decir las ace-
sorprendentes similitudes entre la Tula ta que, bien a bien, llega de la mano casos formación Distritos de Riego y quias son reconocidas formal y ofi-
hidalguense (una de las muchas To- de dos sólidos mesoamericanistas: el Conservación pp. 215-216). cialmente; una ley de 1903 que les
2 5 4 2 5 5