Está en la página 1de 5

CONTESTA RECURSO DE CASACIÓN . SOLICITA SE RECHACE.

Excelentísima Cámara:
Tatiana Mansilla, por derecho propio, con DNI N° 33.780.528, en
representación de mi hija, Guadalupe Sánchez de 13 años de edad, con DNI N° 45.426.194, por
la parte querellante, manteniendo el domicilio legal constituido en Avenida Corrientes 1296, piso
7, dpto. 77 de esta Ciudad, con el patrocinio letrado del Dr. Federico Lucio Godino (Tº 104 Fº
21 C.P.A.C.F), usuario cuit 20 29152778 8, correo electrónico federico_godino@hotmail.com,
pertenecientes al Departamento de Práctica Profesional de la Facultad de Derecho de la
Universidad de Buenos Aires, en la causa Nº 2558/2017 caratulada “Lorenzo, Maximiliano
Walter s/ abuso sexual 3° párrafo”, a cargo de la Defensoría Pública Oficial Nro 14 que tramita
ante los Tribunales Orales en lo Criminal y Correccional de la Capital Federal, a V.V.E.E
respetuosamente digo:

I. OBJETO
En tiempo y forma oportunos conforme al art 465 y 466 del CPPN,
vengo a contestar el traslado del recurso de casación interpuesto por la asistencia técnica de Sr
Maximiliano Walter Lorenzo.
Por los fundamentos de hecho y derecho que expondremos a
continuación, solicitó se rechace el recurso impetrado, y se mantenga la resolución dispuesta en
autos. Como se expondrá, el recurso resulta infundado, no articula las afectaciones concretas que
la sentencia produciría, así como no ofrece una crítica razonada de las posibles afectaciones de
normas federales. Por el contrario, el recurso está fundado en afirmaciones meramente
dogmáticas, críticas de la función judicial en general, sin analizar el caso concreto que originó la
acción, las pruebas en las que se sustenta, así como las manifestaciones de los distintos
participantes de las audiencias convocadas.

II. ANTECEDENTES
Este Tribunal, el 10 de abril del corriente, al dictar sentencia en la
presente causa Nro 5410 resolvió condenar a Maximiliano Walter Lorenzo como autor
penalmente responsable del delito de abuso sexual con acceso carnal contra menor de trece años
de edad, agravado por haber sido cometido por el encargado de la guarda y por el
aprovechamiento de la situación de convivencia preexistente con la víctima, reiterado, a la pena
de doce año de prisión, accesorias legales y costas; asimismo se le impuso obligación de no
acercarse a menos de doscientos metros, ni contactarse, ni comunicarse de manera alguna con la
víctima Guadalupe Sánchez; la obligación de presentarse ante este tribunal cada quince días y la
prohibición de salir del país (art 310 Código Procesal Penal de la Nación).
III. HECHOS NO CONTROVERTIDOS EN LA CAUSA
Cabe poner de resalto que pese a desarrollar a continuación todos los
argumentos por los que consideramos improcedente - formal y sustancialmente- el recurso
incoado por el Sr. Defensor Público, hay hechos insoslayables que persisten en la actualidad y
que no han sido impugnados ni controvertidos a lo largo de su Recurso.
En este sentido vale aclarar que nos encontramos discurriendo acerca
de una presunta motivación de la Sra Mansilla para influir en la niña y que la misma denuncie un
abuso inexistente, cuando no constan elementos probatorios concretos para respaldar cursos
hipotéticos sostenidos por la defensa.
Por lo tanto, y al existir puntos de la resolución aquí cuestionada no
controvertidos por el Defensor, solicitamos que los mismos comiencen su faz de ejecución dado
que han quedado firmes.

IV. IMPROCEDENCIA DEL RECURSO DE CASACIÓN


El recurso de casación interpuesto por el Defensor Público no hace más
que demostrar su disconformidad con la resolución adoptada por V.E. pero no aporta argumentos
jurídicos ni fácticos de ningún tipo que puedan llegar a conmover tal decisorio.

V. CONTESTA AGRAVIOS
V.1. Primer Agravio: Prueba testimonial para condenar.
El Defensor alega de manera exclusivamente abstracta que no hay
suficientes pruebas para condenar a su asistido en base a que las pruebas testimoniales no
alcanzan el grado de certeza necesaria.
La convicción judicial para resolver no depende de la cantidad —en
términos numéricos— de los elementos de prueba que se producen durante el juicio sino del
valor y la fuerza probatoria que —fundada y racionalmente — se le asigne a la evidencia, incluso
cuando ella principalmente se asiente en el relato de la víctima; y la determinación de mérito,
referida a la responsabilidad que pudo caberle a una persona por un hecho en concreto, no es el
resultado de una mera operación matemática. (Voto de las Sras. Juezas Ana María Conde e Inés
M. Weinberg, al que adhieren los Sres. Jueces Luis F. Lozano y José O. Casás1)

1 Ministerio Público —Defensoría General de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires— s/ queja por
recurso de inconstitucionalidad denegado en ‘Legajo de requerimiento de elevación a juicio en autos N
G, G E s/ inf. art. 149 bis CP’ ” Expte. n° 8796/12—Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de Buenos
Aires, 11-09-13
En los delitos contra la integridad sexual el testimonio de la víctima
resulta la prueba dirimente, toda vez que son hechos que por su propia naturaleza suelen tener
lugar en ámbitos de intimidad y confianza, exentos de las miradas de terceros, por lo cual en
estos supuestos el grado de certeza requerido para un pronunciamiento condenatorio se
complementa generalmente con prueba indirecta: en lo sustancial, el dictamen debidamente
fundado de los profesionales intervinientes y las declaraciones de terceros que reproducen lo que
a ellos les contó la víctima o que narran circunstancias que percibieron y resultan conducentes a
la investigación...En materia de delitos contra la integridad sexual, una vez establecida la
fiabilidad del testimonio de la víctima, si a ello se aúna la declaración de terceros que advirtieron
en aquélla un estado de afectación emocional o cambios notorios en su comportamiento
característicos de quien ha padecido una experiencia semejante, si se descarta además la
posibilidad de que quien denuncia sea una persona fabuladora y se desecha la existencia de
animosidad para con el imputado, se logra entonces reunir elementos que evaluados de manera
integral contribuyen a refinar el cuadro cargoso... En los delitos contra la libertad sexual los
tribunales, al valorar las pruebas conforme a la regla de la sana crítica, deben necesariamente
adoptar un criterio más amplio y flexible y si a pesar de ello conservan dudas acerca de la
materialidad de los hechos o bien de la autoría del imputado, entonces sí deberá primar la
presunción de inocencia y la aplicación del principio in dubio pro reo (voto del Dr. Morin)2.

En la sentencia condenatoria, la declaración testimonial verosímil de la


niña en la cámara Gesell se complementa con el dictamen de los profesionales del CMF (peritos
psicólogos y médicos) y las testimoniales de sus primas Alexia y Julieta, quienes apreciaron una
situación en la cual estaba siendo abusada por el Sr. Lorenzo, junto con las de otros testigos
como Tatiana Mansilla y Noemí Vizgarra. De esto se desprende que, el TOC valoró todas las
pruebas en su conjunto para arribar a una condena y no es un caso de testigo único, como quiere
tergiversar la defensa.

V.2. Segundo Agravio: La supuesta inexistencia de sintomatología de abuso.

El Defensor al impugnar la resolución sostiene que la sintomatología de


la niña no corresponde a abuso sino a una situación traumática que estaba transitando por la
muerte de su abuela.
Cabe destacar, que son claros y precisos los informes del CMF en cuanto
establecen que la sintomatología de Guadalupe Sánchez se corresponde a la de abuso sexual en
tanto presentaba alteraciones del sueño y la alimentación, trastornos de conducta, autoagresiones
-cortes en los antebrazos-, angustia , trastorno de sueño (pesadillas, no poder dormir en su casa),

2 R. M. K. | abuso sexual, Cámara Nacional de Casación en lo Criminal y Correccional II - Cita: MJ-JU-M-


108187-AR | MJJ108187
irritabilidad, vivencias de vergüenza y miedo, entre otros, los cuales en su conjunto no se
presentan ante la pérdida de un familiar.

V.3. Tercer Agravio: La incorporación por lectura de las pericias del CMF.
En el recurso interpuesto, el Defensor sostiene que en la resolución
adoptada “se violó el derecho de defensa por la incorporación por lectura”. Esto no sucedió ya
que el defensor tuvo la posibilidad de contraexaminar a los peritos del CMF durante el debate
pero consintió la incorporación por lectura, de lo que se desprende que no hubo un
cercenamiento de tal garantía no sólo porque el imputado contaba con la asistencia técnica sino
también porque su defensa contó efectivamente con la oportunidad procesal de examinarlos y
renunció a la misma. Además, es importante destacar que sí se afecta tal garantía según la Corte
I.D.H cuando se le impide al abogado defensor interrogar a los testigos de cargo cuyos
testimonios obran en el expediente3. Así es que la C.S.J.N afirmó que la incorporación por
lectura al debate de los principales testigos de cargo sin posibilidad para la defensa de
contrainterrogarlos significa una “palmaria lesión al derecho de defensa”4 .

VI. SOLICITA SE RECHACE


Por todo lo expuesto, se solicita a V.V.E.E. que se rechace el Recurso de
Casación interpuesto por la defensa por improcedente, debido a la inexistencia de argumentos
jurídicos y fácticos válidos, a la falta de fundamentación y por carecer de una crítica razonada.

VII. RESERVA DEL CASO FEDERAL


Se deja desde ya planteado el caso federal para recurrir ante la Corte
Suprema de Justicia de la Nación, para el improbable e hipotético caso de un pronunciamiento en
autos contrario a lo solicitado por esta parte, toda vez que ello constituiría un grave agravio al
constitucional derecho de defensa, según lo prevé el art. 14 de la Ley 48.- Y, en particular se
peticiona al Tribunal que al momento de resolver las cuestiones planteadas por las partes,
proceda a efectuar el pertinente control de convencionalidad y constitucionalidad de las normas
internas de derecho positivo que pudieren resultar aplicables al caso.

VIII. PETITORIO
Por todo lo expuesto, a V.E. solicitamos:
3 Castillo Petruzzi, Corte IDH.
4 “Benítez, Aníbal Leonel s/ Lesiones graves” –causa nro 1524-,sentencia del 12 de Diciembre
de 2006.
1) Se tenga por presentado en tiempo y forma la contestación del recurso
de casación interpuesto.
2) Oportunamente, se rechace el recurso.
3) Se tenga por efectuada la reserva del Caso Federal.

Proveer de conformidad, que


Será justicia.-