Está en la página 1de 2

El sueño de Manuel

Manuel era un niño muy especial, vivía en una comuna rural cercana a San José de
la Mariquina. Todas las mañanas de lunes a viernes se levantaba muy temprano
para ir al colegio, gustaba esperar su furgón escolar en frente de la tenencia de
carabineros que estaba ubicada en su sector.
Manuel se maravillaba de ver los uniformes de color verde y de esos grandes y
hermosos vehículos, en su mente él se imaginaba que algún día el seria Carabinero
y sería el mejor de todos.
Aquella mañana Manuel, llego muy emocionado a la escuela, su amigo el Sargento
Maripan, lo había saludado con el saludo oficial de carabineros y le dijo que hoy lo
iría a visitar a su escuela, como cada semana. Ese día era muy especial,
Carabineros de Chile, celebraba un nuevo aniversario, y la escuela junto a sus
profesores tenía un acto en reconocimiento a la noble y sacrificada labor que
desempeña carabineros de chile. En la escuela del sector rural de Ticalhue, esa
mañana había mucho movimiento, todo tenía que estar perfecto para la celebración,
Manuel también tenía una gran misión, representar a sus mejores amigos y leer un
pequeño discurso, destacando las virtudes y los valores que entrega la institución
por lo cual, en casa se había preparado con la ayuda de su hermana y también
contó con la ayuda de su amigo Sargento. Manuel se sentía emocionado, así que
decidió días antes ir donde su amigo Sargento, y hacer algunas preguntas para así
preparar su discurso. El sargento Maripan era muy amable y cercano a la familia de
Manuel, cada vez que tenía un tiempo libre, los visitaba para saber en qué
condiciones se encontraban, y cuando le tocaba servicio pasaba con sus colegas a
verificar que todo estuviese bien y tranquilo en casa y en todo el sector. Mientras
Manuel conversaba y le hacía preguntas a su amigo Sargento Maripan, su mente
volaba y soñaba con que algún día el también seria parte de las filas y llevaría con
orgullo ese uniforme verde que tanto amaba. Manuel quería ser grande luego y
poder ayudar a la gente, él sabía que la misión de carabineros de chile era muy
importante y también muy sacrificada y muchas veces muy ingrata.
Mientras el Sargento Maripan conversaba con Manuel, en un momento ambos se
quedaron en silencio, y Manuel con sus ojitos brillantes y con una sonrisa le
pregunta a su amigo: ¿Sargento usted cree que cuando yo sea grande logre ser
carabinero? El Sargento Maripan también era padre de dos hermosas niñas, y con
ese amor de padre mira a Manuel y le responde con voz fuerte y clara: Pues claro
Manuel, si tú lo deseas con todo tu corazón, estudias y te preparas, claro que
llegaras a ser un gran carabinero. Nuestra labor como institución es servir a nuestra
Patria, tenemos el compromiso de reafirmar y valorar la dignidad de todas las
personas, garantizar los derechos humanos hasta de los detenidos, es cierto han
cometido delitos, pero jamás olvidamos que, a pesar de eso, también son personas,
nosotros como funcionarios públicos, servimos a toda la sociedad, entregamos
nuestros conocimientos y ayuda a todo quien lo necesite, somos responsables en
cumplir nuestra labor de forma honesta y correcta, en nuestra institución nos
enseñan y nos preparan a ejercer nuestra autoridad con sabiduría y mucha
responsabilidad, así que Manuel, si tú te preparas lo lograras. Pasaron algunos años
y Manuel logro su sueño, hoy es un funcionario, ayuda a su comunidad y a todo
quien lo necesite, siguiendo los consejos y el ejemplo que un día recibió de su gran
amigo el Sargento Maripan.

FIN