Está en la página 1de 4

El cuerpo como vehículo expresivo transformador: La infancia es unmomento

expresivo y creador, y la importancia del acercamiento metodológico-educativo apropiado


al mundo infantil se centra en el juego, en el cuerpo y la exploración kinética, como
vehículo expresivo y de aprendizaje social.

lúdica del movimiento y la danza donde el cuerpo que juega -se implica
necesariamente con la afectividad de su mundo personal y con el de los otros-
construyendo un espacio de encuentro y de despliegue. Las dinámicas donde la
actitud corporal se hace presente, como por ej: actitudes de sostén, ocultamiento o
persecución, promueven una fisicalidad que unidas a las improvisaciones y al
desconcierto que generan, se revelan una danza singular y necesaria de la que
surge una experiencia sensible. Esta se compone de una decodificación de
habilidades motoras, la observación de los compañeros, la preparación para el
juego, el trabajo colectivo, el entrenamiento de la psicomotricidad, el acuerdo
tónico-emocional, entre otras que funcionan como una lupa sobre los hábitos y las
creencias sociales, que deconstruyen lo solemne y se instala en un lugar positivo y

de confianza mutua. El cuerpo como vehículo del arte


Di Bella, Daniela (2018)

La Expresión Corporal en el desarrollo de personas con discapacidad

La Expresión Corporal es una disciplina que permite encontrar, mediante el estudio y la


profundización del cuerpo, un lenguaje propio. También puede considerarse el proceso de
exteriorización de lo más oculto de nuestra personalidad a través del cuerpo, es la utilización
del cuerpo para expresar y comunicar.

Según la RAE, una persona con discapacidad es una persona que tiene impedida o entorpecida
alguna de las actividades cotidianas consideradas normales, por alteración de sus funciones
intelectuales o físicas.

Una vez entendidos estos términos, podemos comenzar a hablar del uso de la psicomotricidad
en la educación del movimiento y del cuerpo en niños con discapacidad. La psicomotricidad
fue utilizada por Wieland como terapia, ya que el niño está inmerso en el mundo social, y su
emocionalidad engloba la motricidad, la sensitividad y la cognición. Aspectos que hay que
trabajar, ya que según la Asociación Americana sobre retraso Mental (A.A.R.M.) el retraso
mental no está en la persona ni el entorno, sino que es la resultante de las capacidades de la
persona en el entorno en que desarrolla su existencia, por eso la creación de un entorno
adecuado va a ser uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta. La motricidad y
sensitividad envuelven el conocimiento del cuerpo y la expresión a través de él (lenguaje
corporal) y junto con algunas áreas de habilidades que presentan mayores dificultades para
este grupo como pueden ser el bienestar emocional, las relaciones interpersonales o la
autodeterminación nos van a marcar los objetivos que queremos alcanzar.

Estos objetivos van a ser:

-Mejora de capacidades cognitivas primarias

-Desarrollo de la capacidad de comunicación (verbal, musical, corporal...)

-Desarrollo de la imaginación y creatividad

-Fomento de la autoestima

-Desarrollo de habilidades sociales

-Trabajo de la motricidad y del control del movimiento

Para esto vamos a tener que llevar a cabo un tipo de metodología que permita a los alumnos
alcanzar estos propósitos de forma satisfactoria teniendo en cuenta sus dificultades.

Este trabajo supondrá una realización de ejercicios individuales, por parejas y en grupos
pequeños de forma progresiva, del mismo modo que se utilizarán estilos de enseñanza que
vayan dando cada vez más protagonismo al alumno.
Todo lo comentado anteriormente queda explicado de forma muy general, pero como
muestran diversos estudios pueden realizarse multitud de ejercicios a lo largo de las sesiones
para alcanzar los objetivos. De esta manera se propone un taller de música y danza donde se
realizan actividades como la construcción de instrumentos musicales con materiales
reciclados. A continuación se buscará la creación de un ritmo con el instrumento creado, lo
que logrará motivar al alumno y mejorar su autoestima ya que das uso a algo creado por ti
mismo. Más adelante se juntan los ritmos con un compañero creando una combinación que
mejorará las habilidades sociales y por último se realizaría una improvisación de ritmo unido al
baile, mientras un grupo realiza un ritmo, otro grupo crea una coreografía, lo cual es muy
motivante y ayuda al control del cuerpo y de la cognición del esquema corporal.

Sin duda, es muy importante acabar las sesiones con una relajación en la que los alumnos
puedan asimilar todo lo captado a lo largo de la sesión y así trabajar las bases sensitivas y su
integración con lo experimentado.

Para un trabajo completo se podría trabajar con material auxiliar como pelotas, aros, palos,
cuerdas... etc.,la música sería un gran recurso ya que es un excelente medio de comunicación
para personas con dificultades. A partir de unos aspectos básicos podemos crear infinidad de
ejercicios, sesiones y actividades para lograr el desarrollo integral de estos niños con alguna
discapacidad mediante la Expresión Corporal.

Esto es un trabajo complicado y que necesita mucho tiempo y paciencia para llevarse a cabo,
pero todo depende si lo que queremos es quedarnos en el esfuerzo mínimo o queremos
realizar un trabajo de calidad y provechoso.

BIBLIOGRAFÍA

-García, M., Panojo, V., & Villagra, A. La expresión corporal en la discapacidad cognitiva.
Universidad Autónoma de Madrid: España. Recuperado de:
http://servicios2.abc.gov.ar/lainstitucion/sistemaeducativo/educacionfisica/materialdeconsult
a/documentosdescarga/educfisicayespecial/26.pdf

-González, V. B., & García, P. S. (2012). Taller de música y danza: expresión corporal en un
centro de apoyo a la integración de personas con discapacidad intelectual. EmásF: revista
digital de educación física, (14), 52-59. Recuperado de:
http://emasf.webcindario.com/Taller_de_musica_y_danza.pdf

-Schinca, M. (2000). Expresión Corporal. Técnica y expresión del movimiento. Barcelona:


CISSPRAXIS.

-Zuhrt, R. (1996). Educación del movimiento y del cuerpo en niños discapacitados físicamente.
(5º edición). Buenos Aires: Panamerican