Está en la página 1de 5

Universidad de Nariño

Licenciatura en filosofía y letras

Francis Dayana Cornejo

VIII Semestre

San Juan de Pasto


Junio de 2018
Análisis de La balada del café triste de Carson McCullers

1- ANALISIS PSICOLOGICO DE LOS PERSONAJES


 Miss Amelia Evans : Era una mujer físicamente atractiva, tenía una belleza bastante
particular y exótica: “morena, alta, con una musculatura y una osamenta de hombre.
Llevaba el pelo muy corto y cepillado hacia atrás, y su cara quemada por el sol tenía un
aire duro y ajado. Podría haber resultado guapa si ya entonces no hubiera sido
ligeramente bizca”, lo cual, precisamente generaba la inquietud y el respeto en los
hombres y mujeres del pueblo. Tenía un carácter fuerte, poco amigable, bastante
calculadora y conveniente, nunca demostrabas señas de interés y de gentileza, a
menos que estuviera esperando obtener provecho de algún asunto, robar o estafar a
las personas. Su padre había muerto hace tiempo y desde entonces se había
convertido en un ser totalmente solitario, entregado a sus negocios, puesto que era
una mujer muy rica e incrementaba cada vez más y más su riqueza y debía cuidar de
ella. Tenia la sensibilidad de una mujer y eso era fácil de apreciar cuando se trataba
de curar enfermedades a los niños, a los ancianos o a cualquier persona que lo
necesitara, excepto a las mujeres por quienes sentía una aversión muy grande, pero
también tenía la rudeza de un hombre, sobre todo cuando se trataba de administrar el
dinero y de solucionar o generar problemas, ante lo cual respondía con violencia.

No pensaba en el amor, de manera que durante mucho tiempo se mantuvo al margen


de no brindar su confianza a nadie, ni de demostrar tan siquiera mínimamente algún
gesto de interés por alguien, todo lo que hacía era contemplar tranquilamente desde
su casa la vida transcurriendo en el pueblo, esto quizás se debía a que el único amor
que había experimentado con sinceridad en su vida había sido el de su padre y leal a
este cariño se había cerrado por completo al de otros. Sin embargo, no fue sino hasta
que llego el jorobado al pueblo, aparentando ser su primo, cuando ella misma se dio
cuenta de la debilidad de su carácter, en realidad, aquel rigor que aparentaba su
semblante no era más que una máscara que la cubría de su fragilidad. En el fondo y en
esencia Amelia no era más que una mujer asustada, temerosa por que el afecto la
encontrara y la abrazara sin medida puesto que sabía que ella no huiría ante aquel
gesto sino que correspondería con dulzura y calma, buscaba ser amada, no era capaz
de ser amante de nadie y por eso contradictoriamente había tratado de demostrar
durante mucho tiempo su hostilidad y frialdad hacia los otros pero como es sabido el
amor , cuando es amor autentico, tiene el poder de transformar y quizás hace falta ser
lo suficientemente débil para poder amar. El amor no es fuerza imperativa para nadie,
llega y se instala en el espíritu de forma pacífica, sin hacer ni siquiera un ruido lejano,
cae en la mística contemplación de sí mismo y ahí se va tejiendo en el interior como
una red invisible en la que todo tiende hacia el centro como una fuerza de gravedad,
en donde evidentemente no hace falta sino ser liviano y etéreo para dejarse llevar y
precisamente Amelia era así: una ligera felina, con plumas en sus patas en lugar de
garras, un animal ascético colmado de esperanzas y de sueños, apocado y expectante,
estas fueron precisamente las razones por las que Amelia no pudo vencer la pelea
final, aquella tosquedad de cuerpo, era un vano reflejo de la delicadeza de su espíritu
y ahí también se hallaba la razón por la que de todas las personas del pueblo, era la
única curandera efectiva, en realidad, en su interior no acumulaba energía negativa,
ella no odiaba, ni le deseaba el mal a nadie; por el contrario, ella busca limpiar el
pueblo de su energía pesada, de su insensatez constante, de sus penas acumuladas,
buscaba ser un emanador de energía afirmativa y sanadora.

Al final, Amelia revela toda su sensibilidad, estalla en llanto y por una decisión sabia y
autónoma vuelve al ostracismo en el que se había ocultado durante años,
seguramente tenía una voz que por dentro gritaba pero que no podía más que
silenciar ante los demás, al menos, hasta que llegaba la noche y las puertas del café se
cerraban para recluirse en uno de sus cuartos y con las luces encendidas llorar.

 El primo Lyman (jorobado): Era un hombrecillo misterioso de no más de cuatro pies


de altura, lo cual, no le alcanzaba ni para llegarle a la cintura a miss Amelia, tenía una
joroba en su espalda que le impedía andar erguido y le daba la apariencia de un
duende pequeñito, nadie sabía a ciencia cierta cuantos años podía tener, algunos
consideraban por su carácter que era un niño pequeño y que había crecido un poco
desde su llegada, otros consideraban por su apariencia que ya era un anciano muy
vivido y fraudulento pero en cualquier caso, tenía un temple de bufón, se burlaba
confianzudamente de todo y de todos y encontraba la ironía perfecta para cada
evento que ocurría en el pueblo, era chismoso y entrometido, estaba informado
acerca de absolutamente todo lo que ocurría y pese a ser un absoluto desconocido,
tenía el don de hacerse amigo de cualquier persona que lo rodeara, era de ese tipo de
personas que tienen algo que las distingue de los mortales corrientes; personas que
poseen ese instinto que solamente suele darse en los niños muy pequeños, el instinto
de establecer un contacto inmediato y vital entre ellos y el resto del mundo¨, es por
eso que poseía el carisma necesario para contagiar y transformar el semblante incluso
de una mujer como miss Amelia, a quien enamoro con su jocosidad, sin embargo,
pese a dar una apariencia amigable y a veces inocente, en realidad tenía una gran
astucia, tenía maquinaciones perfectas para llamar y conservar la atención de las
personas, era muy diestro victimizándose y generando empatía o lastima. De manera
que aunque pudiera generar odio o repugnancia por su semblante hostigante,
terminaba atrayendo hacia el a muchas personas. En realidad, no necesitaba
compañía, afecto ni respeto, por su cabeza, cualquier acción era igual de insignificante
pero si sentía una fijación inmediata por algo o alguien, era muy hábil en conseguirlo.
Buscaba poder ser alguien en la vida de las demás personas, aunque fuera sirviendo
como sombra o como reflejo, se conformaba con lo poco pero hallaba en esa simpleza
la complejidad de las cosas, guardaba secretos, recuerdos y palabras que difícilmente
compartía y le asombraba lo distinto. Era desleal, ambicioso, interesado, mentiroso y
fraudulento, podría decirse que enamoro a miss Amelia, se aprovechó de ella para
quitarle el control de todo, incluso de ella misma y la dejo sin nunca haberla querido.
Él era el prototipo de amante que busca estimulo en el amado pero que en el fondo
siempre permanece solitario y vagabundo, lanzando al azar sus acciones y dejando
más desastres y dolor que dicha.

 Marvin Macy: Él era un hombre muy atractivo, aun estando viejo tenía un aspecto
deslumbrador, era el hermano de Henry Macy pero no se parecía en lo absoluto a él,
“era muy alto, fuerte, con unos ojos grises de mirar lento y el pelo rizado”, en este
sentido era un hombre envidiable, todas las señoritas de la región habían querido
estar con él en su juventud pero había algo negativo en su carácter que lo hacía
aterrador, tenía un espíritu ¨endiablado¨, desde muy niño buscaba burlarse y hacer
quedar en ridículo a las demás personas, quería tener el control de todo y buscaba mil
formas de llamar la atención ¨cuando era todavía niño, llevaba siempre en el bolsillo la
oreja seca y en salazón de un hombre al que había matado con una navaja de afeitar
en una pelea. Les cortaba la cola a las ardillas del pinar solo por divertirse, y llevaba en
el bolsillo izquierdo del pantalón matas de marihuana (prohibida) para tentar a los que
andaban deprimidos y propensos al suicidio¨, de tal manera, que nunca fue un buen
niño, ni muchacho, generaba temor, algunas veces respeto y sobretodo odio. Pero
como en el caso de Miss Amelia, esta no era sino una coraza, un disfraz, una forma de
lograr ser alguien para y ante los demás, porque en el fondo la esencia de su ser era
frágil, dulce, sumiso, compasivo, tierno, amoroso, entregado, el amado, aquel que lo
daba todo sin importar las circunstancias y evadiendo las consecuencias, que sería
capaz de ceder y abandonar su ser por otros, a quien el amor era capaz de transformar
en la más ingenua de las criaturas. Guardaba rencor en su corazón e imploraba a
regañadientes tener a alguien que lo cuidara, que le brindara el amor que le había
faltado de su madre, que lo guiara por el camino correcto y le prestara todas las
atenciones requeridas y al fin logro encontrar esa figura de su madre perdida en Miss
Amelia y hubiera sido lógico, puesto que pese a toda la aparente valía y
autosuficiencia de su semblante, le hacía falta la seguridad, la fuerza y la dureza de
Amelia, ella lo arropo, le hizo sentirse al fin valido aunque no existía una sola muestra
de ese afecto perdido de su parte y aunque la frivolidad de su carácter le llevara a
usarlo como un cliente más. Su espíritu, bastante endeble lo convirtió después en un
criminal sin límites, inhumano, con una visión de la vida amarga, buscando a toda
costa su venganza por el amor fallido hasta conseguirla. Su necesidad más inmediata
era la compañía pues su debilidad natural era la soledad.

2- ANALISIS PEDAGOGICO DEL TEXTO

La novela corta La balada del café triste, que corresponde a uno de los libros de relatos de Carson
McCullers que lleva este mismo nombre por título, pese a estar caracterizada de manera grotesca,
surrealista y demasiado inverosímil, es un reflejo real de la vida y es eso precisamente lo que trata
de enseñar o de manifestar al lector: una conciencia hacia la realidad, hacia lo que implica vivir, la
vida no como una salvación sino como una perdición rotunda, el inevitable fracaso del ser humano
ante los proyectos más altos de la vida como la felicidad, la justicia y el amor. Pero en medio de
ello también la necesidad de ver cada suceso como algo fantástico, irreal, extraviado de todo
pensamiento y posibilidad racional , logrando así entonces que la vida sea en si misma necesaria
de vivir. Pienso que esta novela es de tendencia moralista, es decir, trata de abordar temas e
implicaciones humanas éticas y morales, en este sentido, la aplicación pedagógica de la misma
puede tender hacia ello, hacia develar la profundidad y trascendencia de los sentimientos y
pensamientos con el propósito de aceptarlos, entenderlos y someterlos a una desarticulación para
una reconstrucción propia, en este texto, por ejemplo, no es visible el lado idealizado, platónico o
romántico del amor, sino el lado real, en el que el sufrimiento y el sometimiento del otro es
necesario para conseguir la felicidad individual.

En este sentido, el principal tema que se discute en el texto es el amor , una visión oscura,
enmascarada y abstrusa del amor, al cual no es fácil acceder, en el cual cada individuo es una ficha
en un campo de batalla sin principio, ni fin, que puede llegar a reafirmar o a negar la existencia y
no hay forma de ser en el mundo sin él, evitarlo es buscarlo con más ahínco y necesidad, sin
embargo, no existe una forma convencional del amor, la autora pese a hacer una caracterización
de lo que implica ser amante o ser amado así: “El amado no es más que un estímulo para el amor
acumulado durante años en el corazón del amante (...) no hay amante que no se dé cuenta de esto,
con mayor o menor claridad”, pretende con ello precisamente invitar a la deconstrucción misma
de lo que conlleva este evento en la vida, motivar a tratar de sentirlo de forma alternativa, sin
condiciones ni hechuras prestablecidas. En este sentido, amar no puede ser igual para cualquier
persona, pero cualquier persona si puede llegar a amar, siempre que la máscara que existe en
nosotros quede al descubierto y seamos capaces conscientemente de abandonar su uso. En este
sentido, una enseñanza importante es también la de no buscar en el otro obtener beneficios
individuales, amar, ayudar, respetar, escuchar y comunicarse con las demás personas sin esperar
sacar ventajas, sino con la única intención de valorar el ser que reside en cada persona. A la vez,
para la autora el amor es un leitmotiv capaz de transformar la vida y la realidad humana y así
como puede ser capaz de convertir en buena a una persona, lo debe ser también respecto al
mundo entero, a la sociedad y la humanidad en general.

Desde la perspectiva literaria, la articulación pedagógica del texto se halla en relación con su
estructura como novela corta, la cual pese a no contener en detalle el desarrollo de los eventos, o
la caracterización de los personajes, logra configurar en pocas palabras incluso las características
psicológicas más profundas y más humanas, así como a caracterizar escenarios sombríos, irreales y
puramente fantásticos. Dos hechos muy difíciles de lograr en la escritura narrativa y literaria, en
ese sentido, esta autora particularmente nos ofrece ejemplos concretos de cómo se puede
lograrlo y de cómo es posible volver de lo minimalista algo trascendental.

También podría gustarte