Está en la página 1de 4

SISTEMA DIGESTIVO

La digestión es el proceso metabólico de energía, el alimento se transforma en sustancias más


simples para que pueda ser utiliado por las células y asi absorbido por la sangre.

Los órganos que lo componen:

Se ingieren los alimentos por la boca, luego son masticados y mezclados con las secreciones
de las glándulas salivales. Se forma el bolo alimenticio que es empujado por la lengua hacia la
parte posterior de la cavidad bucal. Este proceso es mecánico, químico ya que la amilasa
(enzima) segregada con la saliva inicia la degradación de los carbohidratos.

De ahí mediante la deglución (acción refleja) pasa a la faringe (donde se unen la cavidad oral
y nasal) El SNC interviene ya que es un reflejo cuyo centro es bulbar y requiere de neuronas
motoras y sensitivas.

El bolo alimenticio se dirige al esófago (órgano que constituye el primer elemento del tubo
digestivo), allí existe una formación llamada epiglotis que evita que el alimento ingrese a la
tráquea invadiendo las vías respiratorias. Simultáneamente la respiración se detiene
momentáneamente por mecanismos reflejos para impedir que pase el alimento a la laringe.

El esófago es un tubo muscular ubicado entre los pulmones por detrás del corazón y atraviesa
el diafragma. La presencia del bolo provoca en su pared la producción de ondas rítmicas de
contracciones musculares llamadas peristalsis que impulsa el bolo hacia el estomago. El
alimento no vuelve (por lo general) del estomago al esófago porque existe un grueso anillo
llamado esfínter esofágico. Este mecanismo se repite y eso lo permite un esfínter (valbula) que
se abre y se cierra en el momento adecuado para que los alimentos se dirijan en la dirección
correcta.

Los alimentos llegan al estomago, este es un saco muscular de paredes gruesas sitado en el
lado izquierdo del abdomen por debajo de las costillas inferiores, es la parte mas ancha del
tubo digestivo. Tiene una superficie externa lisa, y la interna presenta numerosos pliegues que
favorecen la mezcla de los alimentos con los jugos digestivos.

Está compuesto por una región cardiaca que limita con el esófago mediante un esfínter
llamado cardias, una región media, llamada cuerpo o antro y una región pilórica que cominica
con el intestino a través del esfínter pilórico.

Está revestido por una mucosa que contiene microscópicas glándulas gástricas que segregan
jugo gástrico, La función de este es eliminar los microorganismos ingeridos con los alimentos y
comenzar la digestión de las proteínas; contiene enzimas y acido clorhídrico. Además hay otras
glándulas que segregan mucosidad que sirven como protección contra la erosión y la auto
digestión.

El estomago, desde el punto de vista mecánico produce ondas peristálticas en la región


pilórica. Continúa la digestión fraccionando los trozos grandes de alimentos en más pequeños,
transformándose en una sustancia cremosa llamada quimo. El esfínter pilórico se relaja y una
pequeña parte del quimo es impulsado al intestino delgado por la contracción del estomago.
Cuando este vacio continúa contrayéndose estimulando los nervios de la pared y por su
relación con el SNC, en particular el hipotálamo, se produce la sensación de hambre.

El píloro comunica al estomago con el intestino delgado, Este es un tubo que se extiende
desde el estomago hasta el intestino grueso, es allí donde continua la digestión de hidratos de
carbono y proteínas, mientras comienza la digestión de grasas y la absorción de la mayoría de
los nutrientes. Requiere de 6 metros de longitud para la absorción.

Presenta dos porciones: Duodeno y Yeyuno Íleon.

1- Duodeno:

Mide 30 cm. Constituido por 4 porciones, a nivel de la 2da porción posee un orificio, la ampolla
de Váter, por donde se secretan las sustancias producidas por dos órganos accesorios, proveen
gran parte de las enzimas y secreciones necesarias para los procesos que aquí se llevan a cabo.
Estas son la bilis, producida por el Hígado y almacenada en la vesícula biliar y el jugo
pancreático, fluido alcalino que elabora el páncreas y que neutraliza el acido del estomago. Es
en el duodeno donde se da la mayor parte de la digestión.

2- Yeyuno-Íleon:

Estos se encargan del 90% de la absorción de los nutrientes.

Mecánicamente, el intestino delgado presenta dos tipos de movimientos: las contracciones


peristálticas, que impulsan el quimo a lo largo del intestino y los movimientos mezcladores o
segmentación rítmica, que mezclan el contenido intestinal con los jugos digestivos,
fraccionando el contenido y hacen que toso esto se ponga en contacto con la pared del
intestino para que el alimento pueda ser absorbido y pase a la sangre.

Cuando todas las partículas fueron digeridas y se han absorbido, el resto (material no digerido
y gran cantidad de agua), atraviesan la válvula ileocecal y pasa al intestino grueso o colon, y
comienza su recorrido hasta el ano.

El Colon, de mayor diámetro y paredes más gruesas consta de 3 partes, Colon ascendente,
Transverso y descendente.

El apéndice, si bien su ausencia no determina cambios en el proceso digestivo, su presencia


contribuye a la función del sistema inmunitario.

El material proveniente del intestino delgado que ya casi no posee nutrientes, es liquido.

El intestino grueso reabsorbe el agua y transforma los residuos en productos semisólidos


llamadas heces.

En el Colon existen numerosas colonias bacterianas (flora intestinal) beneficiosas para la


función digestiva pues se nutren del material indigerible, y en algunos casos sintetizan algunos
productos útiles.

Periódicamente se producen movimientos peristálticos más potentes que impulsan el


contenido hacia adelante hasta que llegan al recto para ser excretados.
Desde el punto de vista químico hay sustancias que desempeñan una función importante en la
digestión: Saliva, bilis y jugo pancreático

Glándulas Salivales: Son 3, la parótida, submaxilares y sublinguales.

Producen 1 litro de saliva por día, su función es disolver los alimentos secos, lubricarlos cuando
descienden por el esófago y humedecer la lengua para que no se pegue al paladar, facilitando
el habla. Químicamente se compone de 98% de agua, de sales y enzimas, posibilitando el inicio
de la degradación de los alimentos.

Hígado: Es la víscera mas voluminosa del cuerpo humano, y una de las más importantes en
cuanto a su función metabólica. Su función es la síntesis de proteínas y triglicéridos y el
almacenamiento de vitaminas, glucógeno, etc. Además es responsable de eliminar de la
sangre las sustancias que pueden resultar nocivas para el organismo transformándolas en
inocuas.

En cuanto al proceso digestivo, a partir del colesterol elabora bilis, necesaria para la absorción
de grasas. La bilis es una mezcla de productos de la desintegración de la hemoglobina, la
bilirrubina, las sales biliares y los ácidos biliares.

Ciertas células hepáticas sintetizan bilis constantemente esta es almacenada en la vesícula


biliar. Cuando el alimento pasa por el duodeno se produce una señal hormonal que ordena la
contracción de la pared de la vesícula y la bilis es impulsada hacia el intestino delgado. Allí
divide las grasas en pequeñas gotas permitiendo una mayor superficie de ataque para las
enzimas facilitando la degradación de los lípidos.

Páncreas:

Funciona como glándula mixta:

Como exocrina sintetiza y libera enzimas para la digestión: jugo pancreático.

El jugo pancreático es un jugo acuoso y claro, muy alcalino. Esta característica química es
fundamental, pues las enzimas segregadas por el páncreas y la pared intestinal no actúan en
medio acido, por ello es necesario que el quimo recién salido de la acidez estomacal encuentre
un medio neutralizante. En el intestino delgado las enzimas del jugo pancreático continúan la
digestión de los hidratos de carbono y de las proteínas y llevan a cabo casi toda la digestión de
lípidos, especialmente los triglicéridos.

Como endocrina (células alfa, beta y delta) su función es producir y segregar el glucagon, la
insulina y la somatostatina. Elevando o disminuyendo la glucosa en sangre.

Dado que a medida que el alimento es absorbido por el intestino aumenta la concentración de
glucosa en sangre, esto estimula al páncreas para liberar la insulina que a su vez estimula las
células para que utilicen la glucosa como combustible. Cuando el intestino no tiene más
alimento la concentración de glucosa en sangre baja y el páncreas deja de segregar insulina, en
ese momento el glucagon estimula al hígado a convertir el glucógeno en glucosa para
reabastecer a la sangre. La somatostatina regularía la producción y liberación de la insulina y
glucagon.