Está en la página 1de 6

Objetivos SMART: Cómo redactar un

objetivo de forma inteligente

AUTOR: SEBASTIÁN PENDINO


CATEGORÍA: EMPRENDER

Los objetivos SMART son un clásico de los cuales todos hemos oído hablar alguna vez pero
¿cuántos de nosotros aplicamos los objetivos o metas a diario en nuestra vida o negocio?

Objetivos SMART
Veamos rápidamente qué son los objetivos Smart y el significado de cada una de las letras
de SMART junto con algunos ejemplos prácticos de su uso.
Antes de empezar no olvidemos que “tener objetivos claros es el primer paso hacia el éxito”.

Objetivos SMART, ¿Qué son?


Ventajas al redactar objetivos SMART
#1 Específico (Specific)
#2 Medible (Measurable)
#3 Alcanzable (Achievable)
#4 Relevante (Relevant)
#5 Tiempo límite (Time-bound)

Objetivos SMART, ¿Qué son?


El primer uso del término SMART se lo debemos a George T. Doran quien en 1981 publicó
un Paper llamado “There’s a S.M.A.R.T. Way to Write Management’s Goals and Objectives”.
SMART (listo, inteligente en inglés) es una metodología que nos permite No olvidar los
elementos* indispensables a la hora de redactar un objetivo eficaz.
En definitiva, S.M.A.R.T. es un acrónimo de 5 palabras (*elementos) que veremos a lo largo
de este artículo:
Specific (Específico)
Measurable (Medible)
Achievable (Alcanzable)
Relevant (Relevante)
Time-Bound (A Tiempo)
Existen otras variantes que otorgan a la sigla SMART diferentes significados a cada una de
las letras según el contexto en que se usen:

Variantes de la Metodología SMART

Specific (Específico) Estratégico, Significante.


Measurable (Medible) Motivador.
Achievable (Alcanzable) Aceptable, Acordado, Alineado con la estrategia.
Relevant (Relevante) Real, Razonable, orientado a Resultados.
Time-Bound (A Tiempo) Time-based, Trackeable, Tangible, con Tiempo limitado.
Ventajas al redactar objetivos Smart
Los objetivos Smart son fáciles de entender.
La metodología Smart se basa en establecer metas que se puedan cumplir. De esta manera
sabremos claramente cuando un objetivo ha sido alcanzado (concluido).
Redactar objetivos sirve como guía a lo largo de todo un proyecto.
Definir objetivos permite a un grupo de trabajo identificar las metas y asignar tareas y
responsabilidades a cada miembro.
Tener objetivos claros es el primer paso hacia el éxito.
SMART: Cómo hacer objetivos reales
Y finalmente veamos cada una de las cinco características que no pueden faltar a la hora de
redactar un objetivo “inteligente”.

#1 Específico (Specific)
Al definir un objetivo Smart, éste no debe ser ambiguo, ya sea que fijemos metas personales
o si trabajamos junto a un equipo de trabajo bajo forma de empresa o agencia.
Una buena forma de lograrlo es redactar un objetivo específico respondiendo a la mayor
cantidad de preguntas:
Qué. Detalle de lo que queremos lograr con nuestro objetivo.
Cuál. Incluir posibles obstáculos reales que nos impiden alcanzar nuestro objetivo. Nos
anticipamos al 3er punto de esta metodología (Achievable).
Quién. Persona asignada para alcanzar un objetivo. Puede tratarse de un trabajo delegado
para un tercero. En muchos casos somos nosotros mismos.
Dónde. Si la ubicación es relevante para cumplir un objetivo no debemos olvidarnos del
“dónde”.
Objetivos SMART, ejemplos:
Objetivo equivocado: aumentar nuestras ventas para agosto.
Objetivo Smart: aumentar las ventas de X línea de producto un 20% para el 31 de agosto de
este año en todo el país. La responsabilidad corresponde a la gerencia del departamento de
comercialización.

#2 Medible (Measurable)
Si no medimos el progreso de un objetivo nunca sabremos cuánto nos falta para alcanzar
una meta. Un objetivo para ser Smart debe ser cuantificable.
Al redactar un objetivo debemos hacernos estas preguntas:
¿Cuánto? ¿Cuántos?
¿Cómo sabré cuándo se haya cumplido? (con el objetivo o meta).
Medición implica seguimiento. Sin querer abusar de anglicismos, poder medir significa
poder Trackear.
Objetivos SMART, ejemplos:
Objetivo equivocado: aumentar el ticket medio de compra del público joven en nuestra
tienda online.
Objetivo Smart: aumentar el ticket medio de compra en nuestra tienda online un 20%.
Público-objetivo: usuarios recurrentes entre 16 a 29 años (+ otros datos o nombre del
segmento/target).

#3 Alcanzable (Achievable)
Al crear un objetivo debemos pensar seriamente si se trata de algo posible de alcanzar.
Los objetivos realistas nos tienen que animar a seguir adelante y no desalentarnos. Pero
¿será que ya tenemos las habilidades y herramientas necesarias para lograrlo? ¿No habrá
alguna etapa o paso anterior que nos estamos dejando de lado?

Si no lo puedes medir, no lo puedes gestionar :: CLICK TO TWEET

Un objetivo alcanzable debe responder:


¿Cómo se puede alcanzar una meta?
¿Qué tan posible de lograr es la meta?
Objetivos SMART, ejemplos:
Objetivo equivocado: aumentar las visitas al sitio web de la empresa al doble en un año.
Objetivo Smart: aumentar las visitas (no usuarios) al sitio web de la empresa de 5.000 a
10.000 por mes para poder lanzar nuestro nuevo servicio. Fecha límite 31 de agosto del año
próximo.

Si no lo puedes medir, no lo puedes mejorar :: CLICK TO TWEET

#4 Relevante (Relevant)
Un objetivo para ser relevante debe encontrarse de acuerdo a la estrategia global de
nuestra marca, empresa o estrategia personal.
Algunas preguntas para definir objetivos relevantes:

Por qué. Preguntarnos el “para qué” de algo nos ayuda a darnos cuenta si se trata o no de
un objetivo importante. Daremos prioridad a aquellos que realmente lo son.
¿El objetivo individual es importante para el objetivo global (estrategia)?
¿Es el momento adecuado para plantear este objetivo?
¿La persona asignada al objetivo es la correcta? (empresa, grupo) ¿Soy la persona correcta?
(marca personal / profesional).
¿El objetivo se adapta a la realidad o contexto en el que nos encontramos?
Objetivos SMART, ejemplos:
Objetivo equivocado: aumentar el equipo de vendedores para poder crecer en ventas.
Objetivo Smart: aumentar nuestro equipo de vendedores de 5 a 8 antes del 31 de agosto
para así poder aumentar un 50% las ventas en la región X de nuestro país.

#5 Tiempo límite (Time-bound)


Es fundamental establecer una fecha límite para cumplir un objetivo. Esto suele ser más
difícil de conseguir en el caso de las metas personales. Al ser nosotros mismos quienes nos
“controlamos” solemos hacernos trampa.
De todas maneras, en el caso de una empresa o StartUp, resulta importante fijar un marco
de tiempo para evitar que ciertas tareas sean pospuestas por nuevos problemas que
parecen “aparentemente” urgentes.

Al formular un objetivo SMART deberemos preguntarnos:

¿Cuándo deberá estar terminado? Fijar una fecha límite.


¿Qué debo hacer hoy, mañana, pasado…? Evitar emergencias o urgencias.
¿Qué debo hacer dentro de 6 meses? Evitar apagar fuegos dentro de 6 meses.
Objetivos SMART, ejemplos
Objetivo equivocado: aumentar la lista de suscriptores al blog de la empresa (o personal).
Objetivo Smart: crear un nuevo Lead-Magnet gratuito de 30 páginas. Ofrecerlo en el
blog/web antes del 31 de agosto para poder solicitar datos de contacto contra descarga
(nombre, correo) y así aumentar un 5% mensual la cantidad de suscriptores al boletín
informativo de nuestro negocio.
Conseguir redactar un objetivo de manera inteligente es la diferencia entre éxito y fracaso.

SEBASTIÁN PENDINO
Consultor de Marketing digital especializado en plataforma web y E-Commerce. Formador
y mentor de emprendedores. Speaker en conferencias de marketing digital,
emprenderismo y negocios online.

BIBLIOGRAFÍA:

https://sebastianpendino.com/objetivos-smart-que-son/
https://blog.hubspot.es/marketing/5-ejemplos-de-metas-inteligentes-para-tu-empresa
https://inbound.digifianz.com/academy/aprende-como-establecer-objetivos-smart
https://abasto.com/consejos/5-pasos-para-fijar-objetivos-smart/