Está en la página 1de 4

El darwinismo cuántico

Conferencista: Eugenio Andrade

Presentado por: Daniel Eduardo Bernal Lozano 1’110.533.294

El investigador Eugenio Andrade inició su charla con una breve aproximación a la historia de la física
cuántica mostrando como desde sus inicios en 1933 Niels Bohr tras el descubrimiento del átomo de
hidrógeno abrió las puertas al descubrimiento de una nueva manera de ver la vida. Las moléculas
orgánicas que son comunes a todos los organismos vivientes no escapan a esta interpretación desde la
física cuántica a pesar de que la escala de la vida 10-5m es mucho mayor a la escala de Planck 10-35m,
en el mundo orgánico se observan muchos comportamientos que solamente pueden ser explicados
mediante esa dualidad onda-partícula como por ejemplo la existencia de estados estacionarios discretos
o la selección de caracteres mediante procesos evolutivos, lo que deja la puerta abierta acerca de si la
vida además de ser complejas aglomeraciones de mecanismos moleculares, celulares, tisulares, etc. es
información.

La información cuántica que se encuentra en los organismos es abundante, por ejemplo el


comportamiento de una planta en respuesta a un estímulo lumínico, químico, etc es información que
está almacenada y es inherente a esta. Por tanto, visto desde la mecánica cuántica si se entiende que los
organismos pertenecen a la realidad cuántica, se espera que cada uno de esos estados, esa información
sean descritos mediante una función de onda particular. Lo cual explicaría alternativamente algunos
fenómenos ecológicos de control de población que se dan de manera natural sin una aparente
explicación como por ejemplo el comportamiento de algunas bacterias conocido como Quantum
sensing. Por tanto, es posible conocer el estado de un pequeño ambiente si se superponen los estados de
los organismos que lo habitan, es decir el estado natural de dicho ambiente puede ser entendido como
una única función de onda que es producto de la superposición de los múltiples estados de onda.
Extrapolando dicho concepto, se puede llegar a la conclusión de que el universo puede ser definido
brevemente mediante una única función de onda que está compuesta por la superposición de infinitas
funciones de onda.
De esta manera, el concepto de vida visto desde la interpretación de Copenhage está sujeta a un
conjunto de características que describen la mecánica cuántica. Como ya fue dicho, la vida almacena
información, puede ser vista como un conjunto de estados discretos, sus estados son definidos por una
función de onda y existe una particular dualidad en la mayoría de las relaciones que se presentan en la
naturaleza. Por tanto, en biología es posible que se llegue a encontrar algo similar al principio de
incertidumbre de Heisenberg, de modo que se puede pensar que la sola observación de la vida puede
alterar la realidad que se observa. De manera que la vida tal como se conoce solo pertenece a la
componente corpuscular; en tanto que la componente ondulatoria se encuentra disponible a manera de
información, de la cual prescindimos cuando se realiza la observación corpuscular.

Antiguos filósofos han intentado dar explicación a aquella componente ondulatoria, por ejemplo
Parménides habló del ser y posteriores filósofos intentaron definir dicha dualidad cuerpo-espiritu. De
manera que la teória cuántica mas alla de ser una explicación del comportamiento de las partículas,
constituye un medio para entender aquello que se planteaban los filósofos de la antigüedad acerca de
que es la vida y como está compuesta.

Tras el desarrollo de diferentes técnicas de observación y el método científico llegó el boom de la


biología, con esta llegaron múltiples teorías acerca de los mecanismos que gobiernan su
funcionamiento, la clasificación, la evolución, entre muchas otras teorías que hoy en día son los pilares
de la biología moderna. Las diversas teorizas de la evolución convergen en que existen determinados
caracteres que perduran en el tiempo mientras que otros desaparecen. Borges escribió en su libro “ El
Jardín de los senderos que se bifurcan ” acerca de algo muy particular que ocurre en evolución, existen
determinados caracteres discretos que pueden ser vistos como estados estacionarios discretos desde la
teoría cuántica, los caracteres discretos en determinados puntos a través del tiempo tienen la posibilidad
de cambiar, desaparecer o perdurar, por tanto deben elegir uno de estos caminos, sin embargo lo que se
observa es que existen algunos caminos que tienen preferencia, es decir un gran número de organismos
responden simultáneamente o por lo menos en un periodo de tiempo pequeño a la selección de
caracteres discretos específicos, similar a lo ocurrido durante el quantum sensing, como si todos los
organismos sin comunicarse estuvieran enlazados cuanticamente para poder seleccionar uno de los
caracteres.
Lo anterior puede ser explicado desde la teoría cuántica si se entiende que la vida es información y
cada estado corresponde a una función de onda que se superpone con múltiples funciones de onda. Por
ejemplo la información de la vida se almacena en el material genético, en los patrones de
comportamiento que se transmiten, etc. de manera que la concepción cuántica de la vida no es errada.
El entrelazamiento cuántico y la superposición de ondas por tanto son los mecanismos que darían una
explicación a teorías como la de la evolución.

En la actualidad se aceptan dos teorías: la de la corriente Darwinista y la corriente Neo-Lamarkiana. La


primera se basa en que existen diferentes poblaciones de una misma especie y que gracias a un suceso
que ocurre en el ambiente como por ejemplo un cambio en la temperatura, la presión o la altitud dos
poblaciones se desarrollan de maneras distintas ya que tienen condiciones diferentes y por tanto su
acervo genético se ve sometido a generar nuevas alternativas para superar dichos cambios, lo que
Darwin plantea es que los distintos caracteres compiten y que el mas adaptado es aquel carácter que
puede hacer evolucionar a la especie; Por otro lado, la concepción Neo-Lamarkiana de la evolución
plantea que los caracteres siempre han existido en todos los organismos a pesar de que no se presentan
las características a la vista, tal como si fuera esto una superposición de estados cuánticos. Esta idea
acepta el hecho de que los caracteres son discretos y no continuos como lo plantea Darwin, con lo cual
se llega al hecho de que tras una modificación del ambiente o de disponibilidad de recursos por
ejemplo, los individuos en general se ven forzados a expresar determinados caracteres y estos
caracteres se transmiten de una generación a otra.

El darwinismo cuántico es una teoría que intenta explicar la teoría de la evolución de Darwin desde una
visión cuántica y plantea que los estados cuánticos mas aptos son aquellos que logran superar la barrera
de la selección natural y tal como lo plantea Borges, las especies se comportan como caminos que se
bifurcan y existen caminos que se prefieren por encima de otros como si la naturaleza prefiriera
algunos estados respecto a otros. Cuando se tiene un sistema en decoherencia, se tiene la perdida de
estados superpuestos mientras que perduran los preferidos, de nuevo tal como en la física cuántica, la
naturaleza en sí es un estado en de coherencia donde constantemente se prefieren ciertos caminos sobre
otros, mientras algunos se eliminan.
Algo interesante de la selección de dichos caminos preferidos es que semejante a lo ocurrido con las
partículas cuánticas, parece que las especies en el proceso evolutivo jugaran a saltar al burro, ya que se
observa que los caracteres preferidos son aquellos que nunca cambian en tanto que perduran mas
aquellos que se adaptan mucho mejor al medio. Además la teoría darwiniana propone que los estados
superpuestos son aquellos que se eliminan.

Tal como lo plantea el efecto Zenon, hay estados preferidos que no solamente aparecen frecuentemente
sino que dichos estados entre mas frecuentemente aparecen, es mas probable que surjan de nuevo tal
como si un tipo de inteligencia cuántica gobernara el control de la evolución de las especies. De ahí la
idea del porque los animales comparten información con el ambiente.

Cuanticamente, la naturaleza tiene un gran observador y es ella misma, de manera tal como ocurre en el
experimento de la doble rendija, el comportamiento es diferente cuando se tiene al observador. Este
comportamiento es propio de estos grandes sistemas, e incluso como lo mencioné previamente el
universo en si puede considerarse como un gran sistema que se puede definir por una función de onda.

En conclusión, la mecánica cuántica se constituye como un buen modelo que se aproxima a la realidad
y permite explicar de manera concisa los fenómenos que gobiernan la naturaleza y la vida en general.