Está en la página 1de 2

ORGANIZACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS

ORGANO: Comité de Desarme y Seguridad Internacional


TEMA: Intervención Militar Extranjera en Conflicto Armados Internos
PAIS: República de Chile
FECHA: 19 de mayo del 2019
POSTURA OFICIAL DE LA REPÚBLICA DE CHILE CON RESPECTO A LA
INTERVENCIÓN MILITAR EXTRANJERA EN CONFLICTOS ARMADOS
INTERNOS
En la actualidad, se ha podido apreciar que muchas naciones están en guerra consigo
mismas, debido a luchas de carácter civil y a conflictos étnicos, asimismo algunos
gobiernos no son capaces de ejercer autoridad sobre su propio territorio, lo que en
consecuencia origina una terrible crisis que resulta en conflictos armados internos.

Rememorando el Protocolo II de los convenios adicionales de Ginebra, el cual nos aclaró


las reglas aplicables a los conflictos armados de carácter no internacional y fue ratificado
por la Republica de Chile en 1991, se tiene presente que dichos conflictos presentan dos
criterios principales como la organización de las partes y la intensidad de las hostilidades,
es decir que los mencionados se caracterizan por presentar una estructura jerarquizada, la
capacidad para sostener operaciones militares y cuenta con otros factores como son la
gravedad, frecuencia y duración de los enfrentamientos, asimismo se utiliza diversos tipos
de armamento y el punto más lamentable es que los que más sufren las consecuencias de
estas pugnas son los civiles, quienes resultan gravemente heridos e incluso perecen.

También debemos indicar que dicho Protocolo es preciso al sostener que no se puede
menoscabar la soberanía de un Estado, es por ello que no se puede aceptar la intervención
militar extranjera, recordando que la violencia solo acarrea más violencia, y que la
República de Chile promueve como elemento central de política exterior la democracia
como el sistema político que constituye el marco para el pleno respeto de los derechos
humanos.
Ante ello, la República de Chile hace un llamado a los estados de la comunidad
internacional a fin de buscar soluciones pacíficas para las controversias, reiterando su
apego a la prohibición de la amenaza o del uso de la fuerza en las relaciones
internacionales, asimismo se reafirma que la República de Chile es contrario a la
intervención militar de una o más naciones en los asuntos internos de otra y cree que sólo
el derecho internacional puede establecer exigencias y limitaciones sobre ellos, a fin de
una coexistencia pacífica de la soberanía internacional.

Para finalizar, la Republica de Chile reitera su firme compromiso de cooperar, a través de


sus recursos técnicos y humanos de manera diplomática en los diversos foros
multilaterales, universales, entre otros, a efecto de contribuir a la solución de los
problemas que acechan a las diversas naciones.