Está en la página 1de 4

Pertinencia y justificación de las consideraciones mínimas para la ubicación

del área de servicios de una Brigada de Servicios, durante la realización del


planeamiento a nivel Gran Unidad de Batalla.

Introducción

En el arte de la guerra, la logística constituye un aspecto fundamental que puede


definir el curso de una guerra. Desde la época de Alejandro Magno, comandando a
Los Macedonios apoyado en un equipamiento adecuado que le permitió la conquista
de grandes extensiones de terreno, pasando por los romanos que contaban con un
excelente sistema logístico que le permitió extender su imperio y mantenerlo por
más de 500 años. En todas las épocas y en todas las latitudes, la logística siempre
jugó un papel fundamental, creándose frases que trascienden en el tiempo, como la
que dijo Napoleón, quien definía con una frase la importancia de la logística al
afirmar que los Ejércitos caminan sobre sus estómagos, de igual manera se puede
citar la nefasta decisión de Hitler en la campaña del Este, de continuar las
operaciones sin considerar las inclementes condiciones meteorológicas durante la
invasión a Rusia, haciendo imposible que los abastecimientos llegasen y
produciendo una cantidad de bajas considerable, lo que a la postre le significó la
derrota de su Ejército. En contra parte, se puede mencionar como ejemplo positivo,
la formidable disposición del Ejército de los Estados Unidos de implementar técnicas
y procedimientos revolucionarios que permiten extender el brazo de apoyo logístico
a distancias impensadas por otros Ejércitos, dando luces de la importancia de la
logística para el desarrollo y mantenimiento del poder de su Ejército, lo cual
constituye un ejemplo a seguir, entendiendo nuestra realidad y potenciando
nuestras fortalezas.

En ese sentido, debemos considerar que en la actualidad el nivel Gran Unidad de


Batalla (GUB), constituye el límite entre el nivel táctico y el operacional, teniendo
como elemento de apoyo administrativo a la Brigada de Servicios, Gran Unidad
encargada de planear el sostenimiento de las operaciones, teniendo como una de
sus actividades más importantes determinar la ubicación de su área de servicios.

La determinación de la ubicación del área de servicios, constituye en todos los


niveles y escalones, un aspecto básico para el desarrollo de las operaciones de
apoyo administrativo, sin embargo las consideraciones para dicha ubicación no
siempre obedecen a aspectos tácticos que se ajustan a nuestra realidad, sino por
el contrario, a aspectos netamente doctrinarios que al ser cumplidos a rajatabla
podrían poner en riesgo el desarrollo de las operaciones o desperdician
oportunidades de actuar en forma ventajosa, siempre alineado con la iniciativa
disciplinada y a la mentalidad ofensiva, aspectos importantes que deben estar
presentes siempre en todo planeamiento.
En tal sentido, se puede afirmar que se requiere determinar la pertinencia de cada
una de las consideraciones para la ubicación del área de servicios de una
Brigada de Servicios, justificando su posible modificación con fundamentos
coherentes que se ajusten a nuestra realidad geográfica y política, de tal manera
que contribuyan a un planeamiento adecuado.

Desarrollo

El apoyo administrativo es el conjunto de actividades que se realizan para asegurar


el sostenimiento de las operaciones (apoyo logístico y de personal), cuya ejecución
se encuentra a cargo de las Unidades de servicios con las que cuenta el Ejército.
En el nivel Gran Unidad de Batalla, el comandante cuenta con la Brigada de
Servicios para asegurar un adecuado apoyo administrativo a sus elementos
componentes, siendo esta Gran Unidad la responsable de realizar el planeamiento,
para lo cual ejerce el comando de todas las unidades logísticas y de personal que
se asigne a la GUB y es responsable, ante el comandante de éste, de todas las
operaciones logísticas y de personal requeridas para la ejecución del plan u orden
administrativa.

Figura 1: Escalonamiento del apoyo administrativo

Dentro de las actividades que realiza la Brigada de Servicios en el ejercicio de sus


funciones, existe una que cobra particular importancia, toda vez que constituye la
base para que los demás elementos constitutivos inicien su planeamiento. Dicha
actividad es la determinación de la ubicación del área de servicios. El análisis que
se presenta refuta la determinación doctrinaria de ubicar dicha área de servicios en
una distancia entre los 30 y 60 km de la línea de contacto, sin precisar en los
reglamentos, distancias máximas en el desarrollo de operaciones defensivas. Los
fundamentos que se presentan son la diversidad geográfica con la que cuenta
nuestro territorio y que en un hipotético caso se convertiría en un teatro de
operaciones complicado, en el cual determinar parámetros matemáticos podría ser
un grave error, en contra parte, lo que se propone es realizar una estimación de las
capacidades del enemigo, para adelantar a menos de 30 km, si es que el enemigo
no posee artillería de largo alcance o retrasar la ubicación del área de servicios a
una distancia mayor a los 60 km si es que el apoyo de fuegos amenaza la integridad
del área de servicios. Otro fundamento importante es la necesidad de implantar
flexibilidad en las operaciones de apoyo administrativo, debiendo estar en
condiciones de adelantar o retrasar rápidamente el área de servicios, o caso
contrario, descentralizar su ubicación sin afectar el comando y control,
acompañando dicha descentralización de medios con operaciones de engaño,
como son la construcción de maquetas, emisión de señales falsas o
desplazamientos ilusorios que denoten preparación y que engañen al enemigo
sobre la verdadera ubicación del área de servicios.

Un aspecto que cobra vital importancia hoy en día en el desarrollo de las


operaciones es el alcance operacional, entendido como la capacidad de una fuerza
de apoyar logísticamente sus operaciones de manera ininterrumpida. Ahora bien, el
extender el brazo logístico, supone el desarrollo de capacidades; sin embargo, la
iniciativa de nuestros comandos puede hacer que algunas capacidades sean
sustituidas con ingenio y trabajo para extender el apoyo logístico y permitir continuar
las operaciones. La referencia que se hace es a la implantación de los “tambos”
para el abastecimiento de artículos de Clase I, II y V Int, para lo cual únicamente se
requiere el conocimiento de nuestro terreno, la selección adecuada de bienes que
se ponen a disposición de la fuerza y el entrenamiento del personal que participa en
las operaciones. A contra parte, se extenderá la distancia de apoyo con relación a
la ubicación donde actuarán los elementos constitutivos del Ejército de
Operaciones.

Para determinar la ubicación del área de servicios, es necesario que el lugar elegido cuente
con facilidades existentes, disponibilidad de puertos, aeródromos, terminales terrestres,
talleres civiles, entre otros. Al respecto, ……

La disponibilidad de las vías de comunicación ….

El tipo de operación ….

Conclusiones
…..
….
….

Referencias Bibliográficas

Ballesteros, P. (2005) ¿Cómo los empresarios aplican la logística militar en sus


organizaciones? Colombia https://es.scribd.com/doc/57348662/Logística-
militar

Ejército del Perú (2009) Logística militar. Tomo 1 y 2. Lima: Ep

Ejército del Perú ME 100-15- (2016) Manual de Logística. Lima.

Ejército del Perú ME 54-2- (2004) Manual de la Brigada de Servicios. Lima.

Navarro, M. (2012): Contribución del proceso logístico de las Fuerzas Armadas del
Perú al Desarrollo y la Defensa Nacional. Tesis para optar el grado de
Magister en Desarrollo y Defensa Nacional. Lima: Centro de Altos Estudios
Nacionales.

También podría gustarte