Está en la página 1de 5

DEFINICION

ARTICULO 1755

Por la prestación de servicios se conviene que estos o su resultado sean proporcionados por el
prestador al comitente.

CONCORDANCIAS: C.C. arto 1148 y ss.

Comentario Jorge A. Beltrán Pacheco

El contrato de prestación de servicios es aquel contrato típico (regulado por el ordenamiento


jurídico nacional) y nominado (que tiene un nomen iuris o nombre jurídico asignado por el Código
Civil peruano), por el cual un sujeto denominado prestador o locador de servicios se compromete
a efectuar una prestación de hacer a favor de otro sujeto denominado comitente o locatario de
servicios. Este contrato tiene las siguientes características:

a) Conmutatividad.- Las prestaciones que realizan las partes (prestador y comitente) deben estar
plenamente determinadas.

a) Onerosidad o gratuidad.- El contrato de prestación de servicios puede ser oneroso (existe el


pago de una retribución por el comitente a favor del prestador) como es el caso del contrato de
locación de servicios (de acuerdo al ARTICULO 1764 del Código Civil se establece: "por Ia locación
de servicios el locador se obliga, sin estar subordinado al comitente, a prestarle sus servicios por
cierto tiempo o para un trabajo determinado, a cambio de una retribución"), el contrato de obra
(de acuerdo al ARTICULO 1771 del Código Civil se establece: "por el contrato de obra el contratista
se obliga a hacer una obra y el comitente a pagarle una retribución"), el contrato de mandato (de
acuerdo al ARTICULO 1791 del Código Civil: "el mandato se presume oneroso (…)", también puede
ser oneroso el contrato de secuestro (el ARTICULO 1863 del Código Civil establece que "'os
depositantes son solidariamente responsables por el pago de la retribución convenida, los gastos,
costas y cualquier otra erogación que se derive del secuestro (…)" y el contrato de depósito si las
partes lo convienen; o gratuito (no existe retribución alguna) como es el caso (salvo pacto en
contrario) del contrato de depósito (en el ARTICULO 1818 del Código Civil se establece que "el
depósito se presume gratuito, salvo que, por pacto distinto o por la calidad profesional, por la
actividad del depositario u otras circunstancias, se deduzca que es remunerado ( ... )" o el contrato
de mandato (cuando las partes convengan su gratuidad).

e) Consensual.- De una lectura literal del ARTÍCULO objeto de comentario, el contrato de


prestación de servicios es un contrato que produce efectos personales a partir del consenso entre
las partes, es por ello que el ARTÍCULO resalta el uso del verbo "convenir" que alude a "convenio"
o "acuerdo". De este modo el contrato produce relaciones jurídicas obligatorias y determina la
existencia de situaciones jurídicas en la posición "prestadora" y "comitente".

d) Autónomo.- Cuando aludimos a la autonomía estamos refiriéndonos a la "insubordinación" en


la que se encuentra el prestador del servicio respecto del comitente, por ello no es posible
confundir a la prestación de servicios con el contrato de laboral. En el primero de los casos
tenemos que existe una labor desarrollada por un sujeto (prestador) conforme a sus
conocimientos (arte profesional) la que debe ser ejecutada con diligencia (cuidados ordinarios), a
fin de satisfacer la necesidad del acreedor, mientras que en el segundo la conducta se desarrolla
conforme a las especificaciones del empleador quien ejercita un poder de dirección, sanción y
fiscalización en una situación de subordinación plena. Una expresión de la autonomía del deudor
la encontramos en el ARTÍCULO 1760 del Código Civil que indica: "El que presta los servicios no
puede exceder los límites del encargo. Empero, puede apartarse de las instrucciones recibidas si
llena el encargo de una manera más ventajosa que la expresada en el contrato o cuando sea
razonable suponer que el comitente aprobaría su conducta si conociese ciertas circunstancias que
no fuese posible comunicarle en tiempo oportuno". El ejercicio del derecho potestativo antes
descrito se sustenta en los especiales conocimientos del prestador del servicio que fueron
valorados por el comitente al momento de celebrar el contrato correspondiente y que se
manifiesta en el artículo 1766 del Código Civil cuando se alude al carácter personalísimo del
contrato de locación de servicios: "el locador debe prestar personalmente el servicio ( ... )". Sin
embargo es importante destacar que dicha autonomía no es plena puesto que en algunos
contratos el comitente puede establecer especificaciones técnicas e indicaciones especiales que
deben ser cumplidas por el prestador del servicio.

Así por ejemplo en el ARTÍCULO 1775 del Código Civil se señala: "El contratista no puede introducir
variaciones en las características convenidas de la obra sin la aprobación escrita del comitente".
Así también en el ARTÍCULO 1777 del Código Civil que indica: "El comitente tiene derecho a
inspeccionar, por cuenta propia, la ejecución de la obra. Cuando en el curso de ella se compruebe
que no se ejecuta conforme a lo convenido y según las reglas del arte, el comitente puede fijar un
plazo adecuado para que el contratista se ajuste a tales reglas (...)". En estos ARTÍCULOS relativos
al contrato de obra podemos reconocer limitaciones a la ejecución de la prestación por parte del
prestador del servicio que no implica una subordinación sino la "determinación del interés del
acreedor a ser satisfecho".

e) De medios o de resultado.- La relación obligatoria que surge del contrato de prestación de


servicios es una vinculación intersubjetiva que puede ser: de medios o de resultados; cuando
aludimos a la obligación de medios estamos ante una relación obligatoria en la que el sujeto
deudor se compromete a realizar una prestación de hacer que no concluye en la consecución de
un resultado concreto por lo que esta solo implicará la realización de los medios necesarios para
obtener un "posible resultado". Por tanto, deberá ser efectuada conforme a las reglas de la normal
diligencia. De este modo se sostiene que "el deudor solo se obliga a actuar con la prudencia y
diligencia necesarias para obtener el resultado, sin que la obtención de este se encuentre dentro
del objeto debido".

Mientras que la obligación es de resultado cuando el deudor se compromete a la realización de


una prestación que concluye con la entrega al acreedor de un resultado concreto. Como ejemplos
de la primera clasificación tenemos a la locación de servicios y de la segunda al contrato de obra.

f) Formal o informal.- De acuerdo al Código Civil peruano las distintas modalidades del contrato de
prestación de servicios presentan variantes respecto a la forma. Así, por ejemplo: el ARTÍCULO
1755 establece (en el contrato de obra) que: "el contratista no puede introducir variaciones en las
características convenidas de la obra sin la aprobación escrita del comitente"; en este ARTÍCULO se
impone una formalidad en la declaración de voluntad del comitente por la que este debe declarar
por escrito su aceptación a la realización de variaciones en la obra, lo contrario significará su
disentimiento.

Por otro lado, en el mismo contrato el ARTÍCULO 1780 del Código Civil establece que: "cuando se
estipula que la obra se ha de hacer a satisfacción del comitente, a falta de conformidad, se
entiende reservada la aceptación a la pericia correspondiente. Todo pacto distinto es nulo". En
este caso encontramos la imposición de una formalidad solemne puesto que se sanciona con
nulidad la inobservancia de la forma.

Una vez aclarados los principales aspectos del contrato de prestación de servicios, es importante
indicar que en el Código Civil se regulan modalidades específicas y genéricas del presente
contrato, Como modalidades específicas (a las que considera como "contratos nominados"
aludiendo a la existencia de "nomen iuris”) el ARTÍCULO 1756 del Código Civil indica a las
siguientes:

"ARTÍCULO 1756.Son modalidades de la prestación de servicios nominados:

a. La locación de servicios.

b. El contrato de obra.

Como modalidades genéricas o innominadas (en tanto aluden a formas generales de contratación)
tenemos al artículo 1757 del Código Civil peruano:

"Articulo 1757.Son también modalidades de la prestación de servicios, y les son aplicables las
disposiciones contenidas en este capítulo, los contratos innominados de doy para que hagas y
hago para que des".

Estos contratos "doy para que hagas" y "hago para que des" resultan modalidades contractuales
amplias y vagas puesto que pueden corresponder a modalidades diversas, como por ejemplo:
"Juan, quien vive en Cajamarca, le entrega a Manuel una suma de dinero para que adquiera una
colección de libros en Lima la que será entregada a él al momento de su retorno"; este caso,
válidamente, puede referirse a una modalidad "doy para que hagas" no obstante se adecua a un
contrato de mandato por tanto se le aplicarán las reglas de este tipo negocia!. Así vemos, que
existen diversas situaciones que podrían encajar en las modalidades genéricas pero que
corresponden a modalidades específicas, por ende, es importante que la jurisprudencia nacional
establezca precisiones respecto a estos tipos contractuales.

ART.1755

c. El mandato.

d. El depósito.

e. El secuestro".

DIFERENCIA CONTRATO LABORAL Y PRESTACUION DE SERVICIOS


Cuando se configura una relación de dependencia laboral, la prestación de servicios se
materializa e instrumenta mediante el denominado contrato de trabajo regulado por la Ley
General del Trabajo. En este contrato, una de las partes –el patrono, empresario o
empleador- otorga remuneración a cambio de servirse, bajo su dependencia o dirección, de
la actividad subordinada de la otra parte denominada el trabajador

Se destaca el análisis de la subordinación y dependencia como elementos diferenciadores y


característicos de la relación laboral, su importancia a tiempo de calificar un contrato como
verdadera prestación de servicios independientes y los cuidados que tendrá que tener la
empresa moderna cuando decida utilizar la vía de la externalización para no caer en el
denominado fraude laboral.

La distinción entre ambos contratos radica no tanto en la subordinación ni en el modo de


retribución, sino en el resultado.

La prestación de servicio tiene por característica la autonomía del servicio y un resultado en un


plazo determinado, es decir se encarga a una determinada persona un servicio o una labor y ésta
la realiza; concluido dicho servicio, la relación civil que nació entre las partes se extingue. Ante el
miedo de perder el empleo, el trabajador continúa laborando bajo dicha modalidad, hasta que
pueda recolocarse en una empresa distinta o su empleador lo incluya en sus planillas.

Cuando las empresas optan por contratar personal, a través de contratos de locación de servicios,
lo suelen hacer para evitar los llamados “sobrecostos laborales” (vacaciones, gratificaciones,
Compensación por Tiempo de Servicios, pagos a EsSalud o AFP, entre otros). Sin embargo, este
tipo de contratación no se puede aplicar cuando el puesto a desempeñar de parte del prestador
del servicio es permanente, se encuentra subordinado a la empresa, es decir recibe órdenes,
cumple horarios de trabajo, es sancionado o felicitado, y percibe una contraprestación mensual
idéntica en cada mes; las mismas que son características de una relación laboral y no de una
prestación de servicio.
El trabajador está en todo su derecho de reclamar los beneficios sociales, si hubo subordinación
claro está, para ello sino logra un entendimiento con su empleador, puede solicitar una visita
inspectiva del Ministerio de Trabajo o demandar a su empleador, solicitando su incorporación en
planillas por desnaturalización de su contrato, evidentemente por el fraude cometido en su
contratación; pero, precisamos que para efectuar acciones administrativas o legales, es necesario
contar con medios probatorios que acrediten estos hechos.

El contrato por obra y servicio es un tipo contrato de trabajo muy presente en nuestro mercado
laboral. A pesar de que las condiciones laborales han cambiado mucho a lo largo de los últimos
años en lo referente a los contratos, este tipo sigue siendo uno de los modelos más utilizados.
Como indica su propio nombre se concierta para prestar servicios en una obra o en un servicio
determinado, que tenga una duración limitada aunque inicialmente esta sea incierta, ya que
algunos proyectos se pueden alargar en el tiempo según el devenir del trabajo en sí.