Está en la página 1de 22

CURSO DE EVANGELISMO

INTRODUCCIÓN

Para iniciar este tema sobre Evangelismo, hablaremos de las dos comisiones que el Señor
recomendó a sus discípulos y con ellos a la Iglesia.

1. COMISIÓN NACIONAL (Mateo 10:5-15)


Esta comisión estaba dirigida exclusivamente al pueblo de Israel, como lo podemos ver en el
texto, los gentiles y los samaritanos les estaba vedado recibir el evangelio.

Para un judío le era abominación entrar a la casa de un gentil o samaritano aún hasta conversar.
Podemos observar los ejemplos en la Palabra de Dios.

a. Jesús y la mujer samaritana. Juan 4:9


b. Jesús y la mujer cananea. Mateo 15:21-28
c. Pedro y Cornelio. Hechos 10:28

2. COMISIÓN INTERNACIONAL (Marcos 16:15; Hechos 1:8).


El evangelio primero fue predicado a los judíos y durante el ministerio de Cristo en la tierra, los
discípulos cumplieron lo que el Señor les había encargado.

Pero a partir de su resurrección, la comisión encargada fue de ir por todo el mundo y predicar el
evangelio a toda criatura. A judíos, samaritanos y gentiles, la gracia estaba dada y era para todos
el evangelio.

a. A judíos Hechos 2:5


b. A samaritanos Hechos 8:4-15
c. A gentiles Hechos 10:45 - 48

Jesús dio órdenes a sus discípulos, pero son para toda la iglesia, son órdenes sin fecha. En otras
palabra, quedan en efecto hasta que Jesucristo vuelva a la tierra.

Es nuestra responsabilidad sembrar esta semilla que el Señor a depositado en nuestras manos.

Al estudiar estas lecciones de Evangelismo aprenderemos métodos para testificar y anunciar las
buenas nuevas de salvación a los que nos rodean sin importar clase social, color, raza, es nuestra
responsabilidad el mundo actual.

1.¿QUÉ ES EVANGELISMO PERSONAL?

El evangelismo personal es la obra que hace un creyente al mostrar a otra personal, con base en la
Palabra de Dios.
a. Su necesidad, como pecador perdido y culpable de la salvación provista por Dios.
b. Que Cristo, es el salvador que necesita.
c. Cómo hacer de Cristo su salvador personal.
d. Lo que involucra reconocer a Cristo como Señor y dueño.
e. Que la palabra de Dios puede satisfacer todas las preguntas, dificultades y objeciones que
pueda tener una persona.

Para llevar a cabo esta obra, todo creyente debe hacer suyo el lema del Apóstol Pablo: "me he
hecho débil a los débiles, para ganar a los débiles; a todos me he hecho todo, para que de todos
modos salve a algunos" (1ª. Corintios 9:22).

Tengamos en cuenta también lo que dice. (Proverbios 11:30).

"El que gana almas es sabio"

2.IMPORTANCIA DEL EVANGELIO

En esta lección miraremos siete razones de la importancia del evangelismo.

1. Tiene el respaldo de las Escrituras por precepto y ejemplo.

a. Dios mismo lo desea y esto lo sabemos. Isaías 43:3, 45:15-21; 60:16; Lucas 1:47; 1ª.
Timoteo 1:1).
Por el deseo de su corazón revelado en Ezequiel 33:11. (1ª. Timoteo 2:4; 2ª. Pedro 3:9).
Porque su amor lo movió a venir desde el cielo. (Juan 3:16; 1ª. Juan 4:14).

b. Cristo lo enseñó en dos formas:

Por su ejemplo: Aunque su ministerio público solo duró poco más de tres años no descuidó el
trabajo personal.

Eligió a sus discípulos individualmente. (Marcos 1:16, 3:14; Juan 1:43; Mateo 4:21).

Trató con muchas personas en conversaciones personales. La mujer samaritana Juan 4:1;
Nicodemo Juan 3:1; el Joven rico, María la hermana de Lázaro.

Por su Mandamiento, Mateo 28:19-28; Marcos 16:15.

c. La Iglesia primitiva lo practicaba. Después de pentecostés y las persecuciones la iglesia


apostólica lo esparció por toda Judea y Asia Menor, llegando inclusive a Europa (Roma). Hechos
3:1-9; 12.; 4:8-12; 8:35.

d. La Iglesia de hoy no puede existir sin él. El cristiano que no progresa con el evangelio
pronto verá que está retrocediendo. La iglesia que pierde su fervor evangelístico pronto
desaparecerá.

2. Es la solemne responsabilidad de cada creyente. Cada creyente debe leer (Salmo 7:11-12),
preferentemente sobre sus rodillas y a solas con Dios, Ezequiel 33:1-6; Proverbios 24:11-12; 1ª.
Corintios 9:16-27; Santiago 5:19-20. Seguramente no necesitará nada más para convencerse de la
suprema importancia y responsabilidad de ganar almas para Cristo.

3. Dios dice que el que gana almas es sabio. (Proverbios 11:30). ¿Qué significado tiene la
palabra ganar?

a. Es un término militar. Ganar una batalla, ganar una posición estratégica, ganar una ciudad
requiere paciencia, valor, perseverancia y en muchos casos es menester afrontar grandes riesgos.

b. Es un término comercial, todo comerciante puede apreciar que es necesario trabajar con
constancia y esfuerzo si quiere ganancias en sus negocios.

c. Es un término matrimonial, se habla de ganar una esposa, cautivando sus afectos. Cuando
un joven trata a una señorita buscando ganarla como esposa. ¿cómo trata de conquistarla? Piensa
mucho en ella, la visita, anda con ella, habla con ella, le envía regalos, sacrifica su propia
comodidad y sus propios intereses para estar con ella y por último le propone matrimonio. Si ella
le contesta "Sí", él la habrá ganado.

"Ganar almas es un trabajo noble, no hay ninguno más elevado, los ángeles lo ambicionan. Es un
trabajo duradero, pues sus resultados se verán en la eternidad."

"Es un trabajo saludable para el alma pues trae crecimiento, felicidad y frescura espiritual."

4. El valor del alma. La palabra alma se usa en la Biblia, para señalar esa parte espiritual del
hombree que es distinta a su cuerpo (Mateo 10:28; Marcos 8:36-37; Salmos 71:23).

¿Cómo podemos calcular el valor del alma?

1). Por su naturaleza y origen. El hombre fue creado por Dios y es un ser tripartito. (Génesis 2:7;
1ª. Tesalonicenses 5:23).

a. Con el cuerpo llega a ser consciente del mundo.


b. Con el alma llega a ser consciente de sí mismo.
c. Con el espíritu llega a ser consciente de Dios.

Es el espíritu lo que distingue al hombre del ser irracional.

2). Por sus facultades. El hombre tiene facultad para escoger entre el bien y el mal, puede tener
comunión con Dios o puede servir al diablo; puede ser una bendición o una maldición a sus
semejantes. ¡Cuán vastas son las posibilidades para bien o para mal cada alma!.
3). Por el valor que le da Cristo. El calvario nos habla de cuánta estima tienen las almas ante los
ojos de Dios. La preciosa sangre de Cristo fue derramada para redimirlas (1ª. Pedro 1:18-19;
Gálatas 2:20).

4). Por su existencia eterna. Ya sea en el cielo o en el lago de fuego (Marcos 9:43 - 48). Cristo
enseñó esto con claridad (Mateo 10:28; Lucas 16:19-31).

5). Por la batalla que se libra para su posesión. El alma humana es un campo de batalla entre
Dios y el diablo. (Lucas 11:21-23).

En Lucas 13:24 - 30 la palabra "esforzaos" significa "agonizar". El que quiere ganar almas
entabla una lucha contra el diablo y sus huestes (Efesios 6:11-12).

El obrero personal no debe ver a los hombres como cuerpos que tienen almas, sino como almas
que tienen cuerpos y debe hacer todo esfuerzo posible para ganar almas para Cristo.

Todo el mundo no puede compensar la pérdida de un alma

5. La Realidad de la eternidad. Mateo 13:41-43; 49:51; 25:30-46. Nos hablan acerca de la


eternidad. ¿Qué diremos acerca de ella? Ningún lenguaje humano puede describirla
adecuadamente, ni mente humana concebirla.

Cierto poeta ha dicho que sí fuera posible contar todas las flores de la primavera, todas las olas del
mar en verano, todas las sombras del bosque en otoño, todos los copos de nieve que caen en
invierno, todas las gotas de rocío en la mañana, todos los granos de arena en la playa bajo el sol de
mediodía, todos los trinos de los pájaros al atardecer y todas las estrellas que brillan en la noche, al
terminar de contar todo esto, apenas habría empezado la eternidad. Rescatar un alma, ganarla para
Cristo librarla de la eternidad de sufrimiento.

6. La Brevedad del tiempo. El corto día de la vida pronto terminará y nuestra oportunidad de
servir a Dios se habrá ido para siempre. (Juan 9:4; Romanos 13:11-12).

Un gran filósofo francés dijo: Aquel que aprecia la vida debe tener cuidado del tiempo, porque el
tiempo es el material de que esta hecha la vida.

7. Dios ha honrado grandemente el trabajo personal. Andrés es un buen ejemplo del trabajo
personal. Es mencionado tres veces en los evangelios y cada vez le vemos trayendo alguien a
Cristo. (Juan 1:40-42; 6:8-9; 12:22).

3. REQUISITOS PARA EL EVANGELISMO PERSONAL

En esta lección miraremos los requisitos para el evangelismo personal, teniendo en cuenta que
quien se va ha ocupar de este ministerio debe vivir una vida cristiana guiada por el Espíritu.
1. LA SEGURIDAD DE LA PROPIA SALVACIÓN
Debemos poder decir "que lo que sabemos hablamos" (Juan 3:11). Supongamos que la persona
con quien esta usted hablando le preguntara: ¿Está usted seguro que es salvo?. Podría usted
responder: "Si gracias a Dios estoy seguro".

Si le preguntara a continuación: ¿Sobre que basa usted la seguridad de su salvación?

¿Podría usted señalar que por confiar en la obra de Cristo consumada a su favor en la cruz y en El
como salvador personal? Está seguro de la salvación.

Pablo podía decir: "así que teniendo tal esperanza, usamos de mucha franqueza". (2ª. Corintios
3:12). Una firme convicción produce una confesión franca, la cual inspira confianza en el oyente.
(2ª. Corintios 4:13).

2. LA CONVICCIÓN DE LA CONDICIÓN ARRUINADA DEL HOMBRE SIN CRISTO


Es únicamente cuando el médico se da cuenta de qué enfermedad padece el paciente, que puede
recetar correctamente.

La palabra de Dios no nos deja en duda acerca de la condición del hombre y cada buen evangelista
debe familiarizarse completamente con la profunda y deplorable necesidad de los perdidos a
quienes trata de ganar para Cristo. La Biblia nos muestra lo siguiente con respecto al hombre sin
Cristo.

a. Está muerto y necesita regeneración. (Efesios 2:1-2; Juan 3:1-16).


La muerte en las Escrituras significa separación.
La muerte física ocurre cuando el espíritu se separa del cuerpo. (Santiago 2:26).
La muerte espiritual es la superación del hombre pecador de la vida de Dios. (Efesios 4:18; 1ª.
Juan 5:12).

b. Está perdido y necesita ser hallado. (Lucas 19:10; 2ª. Corintios 4:3). La palabra perdido
en las escrituras implica dos cosas:

Que una cosa no es poseída por su dueño legal o que una persona no sabe donde está o como
encontrar el camino que quiere.

En Lucas 15 la palabra "perdido" y derivados del verbo "perder" ocurren siete veces y tenemos
una descripción triple del pecador.

- La oveja se perdió por haberse descarriado.


- La moneda se perdió por haberse caído.
- El hijo prodigo se perdió por su capricho.

Por eso el pecador necesita ser hallado y salvado. La salvación es obra de Dios. Sólo él puede
hallar al descarriago, levantar al caído y pone en el corazón del pródigo el deseo de volver a su
padre.

c. Es un esclavo que necesita redención.


El pecador está bajo el control y poder de otro.
El pecado es su amo y el pecador su esclavo incapaz de liberarse así mismo (Juan 8:34). Por lo
tanto necesita ser redimido.

Redención es el acto por el cual se libera a una persona o cosa del poder de otra, pagando el precio
del rescate.

" Seguridad de la propia salvación.


" La convicción de la condición perdida del hombre.

3. AMOR Y OBEDIENCIA A CRISTO EL SEÑOR


Si verdaderamente le amamos, le obedeceremos. (Juan 14:15, 23; 15:10; 1ª. Corintios 13:4-7).

El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones para ser manifestado en nuestras vidas.
Solamente en la medida que el amor de Cristo nos constriña tendrá valor nuestro servicio. Si no
es inspirado por el amor de Cristo, el servicio será frío y mecánico.

¿Cómo se mide el amor hacia Cristo...?


Nuestro amor a Cristo se mide por el grado de sacrificio que hacemos por El. El nos amó y se dio
así mismo por nosotros (Gálatas 2:20). A nosotros nos corresponde hacer lo mismo por El,
ocupándonos de todo corazón de la tarea tan cercana a su corazón: La de llevar el mensaje de
salvación a los perdidos. Nuestra inversión en tiempo, energía, oración, estudio, dinero y
abnegación será bien recompensada.

4. CONOCIMIENTO DE LA PALABRA DE DIOS.


(2ª. Timoteo 2:15; Corintios 3:16). Esto es de gran importancia. Todo creyente debe adquirir lo
más rápido que le sea posible, el conocimiento general y práctico de la Biblia. Ella es su caja de
herramientas en el evangelismo.

Debe estar seguro de la inspiración divina de las Escrituras (2ª. Timoteo 3:15-16).

Debe estudiarla con determinación y concentración. Debe citarla con convicción y fervor y debe
usarla con habilidad y constancia.

Hay cuatro razones para buscar un conocimiento profundo de la Palabra de Dios.

a. Produce convicción de pecado.

" Es una palabra viva. (Hebreos 4:12). Posee la indescriptible cualidad generadora y
sustentadora de la vida espiritual.
" Es poderosa, vigorosa y activa. Muchos son salvos por medio de un texto sin oír una sola
palabra de un sermón.
" Es cortante, es una espada. (Efesios 6:17). Úsela, cítela y deje que ella haga el trabajo
(Hechos 7:54). Como un arado, abre un surco y revela lo que yace escondido bajo la superficie.
" Es penetrante. Puede llegar a lo más recóndito del corazón humano y exponer los
pensamientos e intentos. Es un crítico que acertadamente describe al pecador o lo desnuda ante
Dios. Esto explica su impopularidad.
" Hace separación. Separa entre el alma y el espíritu, entre lo natural y lo espiritual, entre
los salvos y los perdidos, entre el profesante vacío y el poseedor de la verdad.

b. Revela el camino de salvación. (2ª. Timoteo 3:14-15).


Úsela cuando trate con las almas porque les muestra su necesidad de salvación y la clase de
salvación que necesitan.

c. Da certidumbre de salvación. (1ª. Juan 5:13).


Solamente un "Así dijo Jehová" puede traer certidumbre:

" De salvación (Romanos 10:9-10).


" De que la salvación es segura (Juan 10:27-30).
" De bendiciones futuras (Juan 14:1-3).

d. Es la mejor guía para la vida.


Arroja luz sobre cada problema que pueda surgir (Salmos 119:105, 130. Proverbios 6:20-24; 2ª.
Pedro 1:3-4).

5. BUENA SALUD ESPIRITUAL


(Hay enfermedades hereditarias) Una vida llena del Espíritu y guiada por el Espíritu es esencial
para el ganador de almas (Efesios 5:18; Juan 16:13). A esta condición se llega mediante varias
cosas:

a. La presentación de nuestro cuerpo. (Romanos 6:13; 12:1-3). Nuestra vida llega a ser
primero justa, luego será útil. Primero viene el "ser", luego el "hacer" por el Señor. (1ª. Pedro
2:9). Debemos poner todo lo que somos y tenemos a su disposición para ser lo que El quiere que
seamos, hacer lo que El quiere que hagamos y para ir donde El quiere que vayamos.

b. La práctica de la oración. La obra es de Dios. Por lo tanto debemos consultar mucho con
El. Dios inspira, oye y contesta la oración de fe. La oración es confesión de nuestra incapacidad
y dependencia en el poder divino para suplir todo lo hace falta. Debemos orar para pedir
oportunidades para trabajar y sabiduría y dirección en el trabajo (Hechos 10:9-10; Santiago 1:5-6;
Jeremías 33:3: Colosenses 4:3; Efesios 6:18-19).

c. La pureza de nuestra vida. Una vida limpia es esencial para el servicio, porque Dios solo
utiliza instrumentos limpios. Una buena comida en un vaso limpio. Necesitamos pureza de
pensamiento (Filipenses 4:8) de palabra (Efesios 4:25; Salmos 50:16; Colosenses 4:6), de hecho
(1ª. Pedro 2:11- 12; 3:1; 2ª. Timoteo 2:21).

d. El propósito de corazón. Una santa determinación de obedecer la Palabra de Dios.

e. La mansedumbre y la humildad. 1ª. Pedro 3:15. "Encaminará a los humildes" (Salmo


25:9). La mansedumbre es fuerza bajo perfecto control, no es debilidad. El Señor Jesús es
ejemplo perfecto de esto. (Mateo 11:28-30). Debemos reconocer nuestra insuficiencia y confiar
en la fortaleza que El nos da. Así seremos humildes, pero no serviles. Tendremos confianza, pero
no presunción. (Juan 15:5).

6. ÁNIMO Y FORTALEZA
Existe una timidez natural en todos nosotros. Aún los grandes predicadores después de servir al
Señor por largos años han confesado ser tímidos. (Mateo 25:25).

Algunos creyentes son más tímidos que otros (Jeremías 1:8-10; Isaías 12:2-3: Josué 1:9). Dios
conoce nuestro carácter y junto con sus órdenes, nos da el poder para cumplirlas.

El verdadero valiente es el que sigue adelante aunque sienta miedo. Para nuestro consuelo,
pensemos que la persona a quien nos dirigimos está tan asustada de nosotros, como nosotros lo
estamos de ella.

Si tenemos miedo leamos: Salmo 27:1-14; 56:3; Isaías 12:2.


Si somos débiles leamos: Isaías 40:29-31; Efesios 1:19; 6:10.

7. SABIDURÍA Y DIRECCIÓN DIVINA


Esto incluye el uso de tacto en el acercamiento. El tacto lo aprendemos por la práctica constante.
¿Cómo nos gustaría que se dirigieran a nosotros?. El tacto se ha descrito como el arte de ponernos
en el lugar de otros, descubriendo sus necesidades para suplirlas antes que censurar su mala
conducta o forma de vivir.

Tacto significa tocar. Debemos tocar las almas en el lugar apropiado en el momento propicio y de
la manera más eficaz. Ejemplo: la mujer samaritana.

4. IMPEDIMENTOS AL EVANGELISMO

Aunque ganar almas por medio del evangelismo personal es tan esencial y tan bendecido por Dios,
¿Por qué no hay más creyentes que se ocupen practicándolo? Las siguientes lecciones tratarán de
responder a esta pregunta.

1. TEMOR DEL HOMBRE (Proverbios 29:25).


Muchos creyentes se han dejado amordazar por el temor de quedar mal ante los hombres.

La posibilidad de que sus amigos mundanos o cristianos carnales los consideren raros ha
despojado a miles del privilegio de testificar para Cristo.
El camino que Dios escoge para su pueblo nunca ha sido fácil. Esto lo dijo el mismo Señor
Jesucristo (Juan 15:18-21; Mateo 5:11-12). Está demostrado en los Hechos, en la historia de la
Iglesia primitiva como fue perseguida.

Las epístolas muestran que el "escándalo de la cruz" no ha sido quitado (Gálatas 5:11). Se ha
señalado que la cruz es una ofensa a la:

" Moralidad, porque ni las obras ni el carácter pueden hacer apto al hombre para la presencia
de Dios (Gálatas 2:16).
" Filosofía. Porque la cruz apela a la fe y no a la razón humana (1ª. Corintios 1:19-31).
" Cultura. Porque sus verdades se revelan a los niños (Mateo 11:25).
" Sociedad. Porque Dios elige a los pobres y humildes (Santiago 2:5).
" Voluntad. Porque exige rendición incondicional (Romanos 8:7-8).

Vivimos en un mundo que despreció, rechazó y crucificó al Señor de la Gloria, y su actitud hacia
él no ha cambiado.

Por lo tanto el cristiano debe enfrentarse valerosamente a la oposición que se levanta cuando él
testifica de su maestro y busca servirle.

Los propagandistas de cultos falsos no son tímidos en la propagación del error. Los vendedores
no sufren complejos de inferioridad cuando van de casa en casa ofreciendo su mercancía.

Los agentes de seguros no se avergüenzan al señalar las ventajas de tomar una póliza de seguro de
vida.

Como embajadores de Cristo debemos salir bajo sus órdenes, a testificar su poder y representar
dignamente al que nos salvó por su Gracia. (2ª. Corintios 5:20; Hechos 4:13).

2. FALTA DE ORACIÓN
"El siervo de Jehová" nos ha dejado un ejemplo en la oración como en los demás aspectos de su
vida (1ª. Pedro 2:21). ¡Cuantas veces leemos en los evangelios que El oraba, algunas veces toda la
noche! Si él necesitaba orar, ¡cuánto más nosotros!

La oración prepara al siervo de Dios para conocer y hacer la voluntad del Maestro. Descuidar la
oración es perder la sensibilidad a la dirección del Espíritu Santo (Isaías 11:2-3).

El cristiano que no tiene tiempo para orar está demasiado ocupado. Debemos buscar y tomar
tiempo para suplicar ante el trono de la gracia si queremos que nuestro servicio sea eficaz (Lucas
18:1; 6:12).

3. PECADOS ABRIGADOS SECRETAMENTE


Cualquier hábito dañino que contamina la conciencia, obscurece las facultades espirituales,
debilita nuestra sensibilidad a la dirección del Espíritu Santo y nos despoja de la comunión con
Dios. (Josué 7:10-13).

4. IGNORANCIA DE LA PALABRA DE DIOS


Muchos no dicen nada porque no tienen nada que decir, y no tienen nada que decir porque nunca
escuchan la voz de Dios.

Los niños aprenden a hablar por el oído y así debe aprender el hijo de Dios. (Isaías 50:4,5).
Necesitamos oídos abiertos si hemos de tener labios abiertos (Salmo 51:15).

Así como el médico estudia y repasa sus libros, debemos aplicarnos a las Escrituras para aprender
lo que Dios dice sobre la enfermedad del pecado y el remedio.

Algunas veces durante las reuniones evangelistas o cultos normales se le pide a un hermano
creyente que lo ha sido por muchos años que testifiquen de Cristo a un alma ansiosa de la
salvación; pero a veces responden "lo siento pero no tengo palabras para poder explicar acerca de
la salvación".

¿Será posible? ¿habrá creyentes que no sepan conducir un alma a Cristo?

Si los hay desafortunadamente, pero no tienen excusa que valga. Todo creyente debe procurar
obtener suficiente conocimiento para poder servir a su Señor. (Proverbios 2:1-6; 3:13-18; Tito
1:9).

5. EGOISMO
Ganar almas no es una obra fácil porque demanda esfuerzo, abnegación y es menester hacer una
inversión de tiempo, energías y dinero. Muchos están preparados para hacer esta clase de esfuerzo
para el bienestar de cualquier negocio, sea un taller, una tienda etc., pero no para los "negocios del
Padre". (Lucas 2:49).

La preservación propia es la primera ley de la naturaleza; pero ciertamente no es de la gracia (2ª.


Corintios 5:14-15; Lucas 14:26-27; romanos 12:11).

Cuando le preguntaron a Carey cuál era su negocio, contestó: "Mi negocio es predicar el
evangelio. Remiendo zapatos para sufragar los gastos".

Garibaldi, el libertador de Italia, dijo a aquellos que se ofrecieron para seguirle: "Les ofrezco
penurias, hambre, harapos, sed, noches de insomnio, pies lastimados, innumerables privaciones...
y victoria en la más noble causa que jamás les ha llamado".

6. INDIFERENCIA
Notemos la compasión de Cristo por los perdidos:

Suya era la compasión de un pastor por la oveja perdida. (Mateo 6:34).


De un médico por un paciente. (Mateo 14:14).
De un benefactor por los hambrientos. (Mateo 15:32).
De un consolador por los acongojados. (Lucas 7:13).
De un libertador por los oprimidos. (Marcos 5:19).

Debemos preocuparnos por nosotros mismos si no sentimos preocupación por los demás...

Juan Knox exclamó: "Dame Escocia o muero".


Notemos la ansiedad de Pablo (Romanos 9:1-3).
Consideremos el clamor de Jeremías (Jeremías 9:1)
Las lágrimas de Cristo sobre Jerusalén. (Lucas 19:41).
La indiferencia desaparecerá si consideramos en la presencia de Dios:

a. Las declaraciones de Dios con referencia a los perdidos. (Romanos 3:10-19; 6:23).
b. El amor de Dios manifestado en el don de su hijo (1ª. Juan 4:9).
c. El amor de Cristo demostrado por el sacrificio de sí mismo en la cruz por los pecadores.
(1ª. Juan 3:16).
d. El terrible destino de los que rechazan a Cristo (Apocalipsis 20:11-15; Marcos 9:43-48).

5.OBJETIVOS DEL EVANGELISMO

En las anteriores lecciones nos hemos ocupado principalmente con las cualidades del obrero
personal, porque esto es de suma importancia, pero las siguientes nos señalarán el objetivo del
trabajo.

El objetivo del evangelismo personal es cada ser humano, pero para estudiarlo con provecho
agruparemos a la humanidad en varios grupos:

1. El Descuidado o Indiferente. Este es por lo general, el tipo más común y quizás el más
difícil. El hombre de la actualidad es absolutamente indiferente a las realidades eternas. Esta
sumergido en sus negocios, su hogar y sus placeres. Estos son sus horizontes y no desea ver más
allá. Si algún pensamiento de Dios, del pecado, la muerte o la eternidad llega a penetrar en su
mente, lo desecha lo más rápidamente. No agita sus puños contra la Deidad ni niega la existencia
de Dios, pero ordena su vida como si Dios no existiera. Su lema es:

"Comamos, bebamos y estemos alegres" No hay Dios en todos sus pensamientos. (Lucas 12:19;
Salmo 10:4).

La tarea aquí es acudir a esta clase de persona y despertarla a la conciencia de su necesidad y


peligro. (Jonás 1:6).

2. El Engañado. Estos también son un grupo numeroso. Han escuchado enseñanzas falsas y
no conocen la verdad. Muy a menudo el error que los ciega parece tener fundamento en la
Palabra de Dios, pero esto se debe a una tergiversación de las escrituras o una mala interpretación
del texto que por lo general ha sido divorciado, de su contexto en las Escrituras. (2ª. Pedro 3:16).

Una de las señales de los últimos días es la multiplicación de maestros falsos y doctrinas erróneas
(1ª. Timoteo 4:1-3; 2ª. Timoteo 3:1-7; 4:3). No importa cuán irrazonable, ilógica y
antiescrituraria sea la enseñanza, siempre habrá aquellos que presten oído a ella y aún convierten
en entusiastas propagandistas del error.

En efecto, los adeptos a doctrinas falsas son casi siempre más celosos en su trabajo que los que
conocen la verdad divina. Entre los muchos engañados tenemos los católicos romanos,
adventistas, los llamados testigos de Jehová, espiritistas, mormones, Hare Crisma, etc.

Nuestra tarea es liberarlos del error mediante el uso inteligente de la Palabra de Dios. Esto es una
tarea difícil porque parece que el error ejerce una influencia hipnótica sobre sus víctimas y las
despoja de la capacidad de pensar con claridad y argumentar lógicamente.

3. El Objetante. Esta persona está llena de objeciones, muchas de ellas de segunda mano,
aunque trate de convencerse que son originales e incontestables. Ponen en duda la autoridad de la
Biblia porque dice: "Está llena de contradicciones" Se opone vigorosamente a ser clasificado
como un pecador perdido y culpable que no puede salvarse por esfuerzo propio.

La tarea aquí es responder a estas objeciones con paciencia y cortesía y esto no es tan difícil
porque las objeciones son casi siempre las mismas.

Muchas veces son solamente una excusa o un pretexto para continuar en el pecado.

4. Los Agnósticos, escépticos y ateos.

" El Agnóstico. Declara que ninguno puede saber que Dios existe, que ninguno puede
probar que la Biblia es la Palabra de Dios o que hay cielo o infierno. Niega la posibilidad de saber
con seguridad las verdades que componen la doctrina fundamental de la fe cristiana.

" Los escépticos. Confiesan con franqueza su incredulidad en la existencia de Dios y en la


Biblia como la revelación de Dios. Son incrédulos y no titubean en expresar su desprecio por la
cristiandad y por el Dios de los cristianos.

" El ateo. Niega llanamente que hay un Dios y busca explicar los milagros de la creación y
las maravillas de la naturaleza como el resultado de las fuerzas naturales. La tarea aquí es
demostrar que Dios existe y que se ha revelado a los hombres en la creación, por las escrituras,
pero de una manera grandiosa en Jesucristo el Salvador de todos los hombres.

5. El que tiene excusas. Este tiene inagotable raudal de excusas con las que cubre las
verdaderas razones que tiene para no confiar en Cristo. Alguien ha dicho que una excusa es la
explicación de un fracaso. No son nuevas las excusas, las vemos en el huerto del Edén y han
prevalecido hasta la actualidad. (Génesis 3:10-13; Lucas 14:18). La tarea aquí, como en el caso
del objetante, es responder a cada excusa con razones bíblicas y lógicas que muestran lo
irrazonable de sus excusas.

6. El ignorante o pagano. Estos nunca han oído el evangelio, nunca han leído alguna
literatura que les enseñe acerca de Dios, de Cristo y de la salvación. Esta clase es mucho más
numerosa de lo que sospechamos porque hay muchos entre nuestros vecinos que son tan
ignorantes del cristianismo como el nativo de la más remota tribu pagana.

6.MÉTODOS DE EVANGELISMO

Con referencia a métodos en el trabajo de ganar almas reconocemos que hay muchos hombres,
muchas mentes y muchos métodos.

No se pueden trazar reglas inflexibles, solamente podemos establecer ciertos principios generales
porque los métodos varían con el individuo y con la dirección de Dios.

No hay dos seres humanos exactamente iguales porque cada persona posee una personalidad
individual que le distingue de los demás. La personalidad consiste en intelecto, voluntad y
emociones que se expresan en lo que sabemos, hacemos y sentimos.

La tarea del ganador de almas es establecer contacto con el intelecto, hacer vibrar las emociones y
cautivar la voluntad a Cristo. Eso lo alcanzamos solo con nuestra suficiencia es de Dios
solamente. (2ª. Corintios 3:5-6).

Sin embargo hay algunas características que son comunes a toda la raza humana. Como en el
agua el rostro corresponde al rostro, así el corazón del hombre al del hombre. (Proverbios 27:19).

Esto significa que podemos vernos reflejados en nuestros semejantes. Mis reacciones son
semejantes alas de mi prójimo.

¿Me gusta el trato cortés y amable? A él también le gusta...


¿Detesto la intolerancia, la arrogancia, la condescendencia? El también las detesta...

El estudio de algunos personajes del Nuevo Testamento que fueron traídos a Cristo nos ayudará a
conocer los métodos que podemos emplear.

" Saulo de Tarso. Era un hombre resuelto, fanático e impulsivo. En este caso el Señor apeló
a su voluntad. Por eso Saulo responde diciendo: "Señor, ¿Que quieres que haga?" (Hechos 9:6).

" El Eunuco. Fue alcanzado a través del intelecto. Felipe le preguntó: ¿Entiendes lo que
lees? (Hechos 8:30).

" En caso de Libia, son las emociones las que ocupan el lugar principal, porque leemos: El
Señor abrió el corazón de ella (Hechos 16:14). Lo que no hubiera dado resultado en el caso de
Saulo o del eunuco, la conmovió a ella profundamente.

" En carcelero de Filipos. La conciencia fue despertada por el terremoto, produciendo


convicción de pecado y miedo. ¿Qué hubiera pasado si este método hubiera sido aplicado a
Libida? Hubiera muerto del choque nervioso.

La naturalidad en nuestros métodos es lo mejor. Siempre hay el peligro de querer imitar a otros y
así llegamos a ser artificiales.

Es bueno observar a otros cuando hacen la obra personal, también debemos escuchar los consejos
de obreros experimentados, pero al salir a trabajar debemos actuar con naturalidad.

David nos da un buen ejemplo rehusando llevar la armadura de Saúl (1ª. Samuel 17:38-39).
Aceptamos las sugerencias que nos parezcan buenas, pero aprendemos más de nuestros errores
cometidos en la práctica.

7.MÉTODOS DE EVANGELISMO
(PRINCIPIOS GENERALES)

Aquí consideraremos tres cosas importantes en el evangelismo. Algunos principios generales,


algunas formas de acercamiento y algunos ejemplos de acercamiento.

1. ALGUNOS PRINCIPIOS GENERALES

A. Diagnosticar el caso. Este sólo se puede hacer mientras nos habla la persona con quien
tratamos, tal vez respondiendo a preguntas atinadas que hacemos. En esta forma podemos
descubrir a cuál de los grupos que hemos estudiado pertenece esta persona. Esto es lo que hace
un médico al escuchar mientras el paciente describe sus síntomas; luego hace algunas preguntas
para aclarar el caso. Algunas preguntas que podemos hacer son las siguientes:

¿Qué cree usted que significa ser cristiano...?


¿Por qué desea usted ser cristiano?
¿Cómo piensa llegar a ser cristiano?

Las respuestas a estas preguntas darán buena orientación para lo que siga.

B. Describir la enfermedad. Aquí es de suma importancia que la descripción sea completa y


fiel. Usando diestramente la espada de la Palabra de Dios, debemos explorar profundamente y
exponer el cáncer del pecado.

Todo orgullo y auto suficiencia deben desaparecer y solamente la Palabra de Dios puede producir
efecto. Efesios 6:17 dice que la espada del Espíritu es la Palabra de Dios.

Por la Palabra de Dios debemos entender que se trata del texto adecuado, aplicado a la persona en
la forma adecuada y en el momento adecuado.

Para esto es imprescindible la dirección del Espíritu y el reconocer que la salvación es de Jehová.
(Jonás 2:9).

C. Recetar el remedio. En esto también procuremos ser sencillos, basando cada paso en la
Palabra de Dios. Averigüemos mediante preguntas sí la verdad que buscamos enfatizar es captada.

Dejemos que la persona exprese con sus propias palabras lo que entiende de las Escrituras que ha
leído y así podremos juzgar si entiende bien el pasaje. Una vez haya comprendido su condición
como pecador perdido, hablemos del amor de Dios mostrado en el don de su hijo. Pongamos en
alto la obra redentora de Cristo en la cruz, señalando que es todo suficiente para suplir la
necesidad del pecador. Expliquemos sencillamente el camino de salvación y lo que significa creer
la Palabra recibir al Salvador y confesarle como Señor (Romanos 10:9-10).

D. Advertir el peligro. Y hacerlo fielmente, porque "fieles son las heridas del que ama".

Existe el peligro de morir en el pecado. Juan 8:21.


De endurecer el corazón. Hebreos 3:12-15
Proverbios 29:1
De resistir contra el Espíritu. Hechos 7:51
De demorar demasiado. Hebreos 2:3
Proverbios 27:1
Que la venida de Cristo nos encuentre Lucas 13:24-25
Desprevenidos. Mateo 25:1

E. Instar a una decisión inmediata. Pero sin forzarla. Debemos evitar el evangelismo de alta
presión y la salvación por fórmula. La fórmula busca una respuesta afirmativa a una serie de
preguntas. Por ejemplo: usted es un pecador. ¿No es verdad? "Sí"

¿Usted cree que Cristo murió por los pecadores? "Sí"


Entonces debe haber muerto por usted. ¿No es cierto" "Sí"
¿Quiere usted confiar en El como Salvador? "Sí"
Bueno. Entonces usted ya es salvo.

Es preferible que, después de haber hecho claro el mensaje del evangelio, se pregunte: ¿Qué
piensa usted hacer ya que entiende el mensaje de salvación y guiarlo a tomar una decisión
personal confesando personalmente sus pecados a Cristo.

F. Establecer que la base de la seguridad es la Palabra de Dios. Señalando pasajes como Juan
3:16; 5:24; 10:9; 1ª. Juan 5:13.

G. Animar a que haga una confesión de fe en Cristo. Ante sus familiares y amigos (Romanos
10:9-10; Salmo 27:1; 2ª.Timoteeo 1:12). Animarles también a leer constantemente la Biblia, a
orar, a vivir por Cristo y servirle. (1ª. Pedro 2:2: Salmo 119: 9 -10; Daniel 6:10).

COSAS QUE DEBEMOS EVITAR


Aquí consideraremos principalmente lo que puede suceder después de una reunión de predicación
del evangelio.

a. No llame la atención a usted mismo. En este momento no conviene dar un tratado porque
distraería. Conserve a Cristo en el lugar prominente (Juan 3:30).

b. No trate con más de uno a la vez. Esté a solas con una persona. Una persona puede
cohibirse totalmente cuando llega un tercero. Si el tercero es creyente, que ore a Dios mientras
usted habla.

c. No sea ni descuidado, ni extravagante en su vestir. No sea como espanta - pájaros ni como


arbolito de navidad. No sea sombrío ni frívolo, sea natural, humilde, alegre, pero sobre toro
sincero.

d. No monopolice la conversación. Si la persona tiene mucho que decir, déjela que lo diga, al
fin terminará de hablar y tendrá usted su oportunidad.

e. Cuando trate con una persona mucho mayor que usted hágalo con mucho respeto. Las
personas mayores se ofenden si uno que es más joven quiere enseñarles.

f. Evite argumentos, puede ganar el argumento sin ganar la persona. El diablo verá con
agrado que usted se ponga a discutir. Algunas veces el inconverso recurre al argumento como
cortina de humo para cubrir su retirada.

g. No multiplique textos, es preferible usar dos o tres, remacharlos bien, que citar una docena.
Los textos no deben ser citados sino mostrarlos al interesado en la Biblia para que él pueda leerlos
por sí mismo.

h. No sea indebidamente familiar. Evite poner su mano en el hombre del inquiridor, porque
puede ofenderse.

i. No tenga prisa. Avance lentamente. Esté seguro que el interesado comprenda


perfectamente lo que dice la Palabra de Dios, hágale preguntas sobre lo que ha hecho. (Isaías
28:16; Hechos 8:30).

j. No pierda la paciencia, aunque tenga suficientes motivos para hacerlo. (2ª. Timoteo 2:25).

k. No diga "usted, sólo tiene que creer para ser salvo" a menos que la persona sepa qué y a
quién debe creer.

l. No oculte lo que significa ser cristiano, confesar a Cristo como Señor. Es decirle "adiós"
al Yo. Que esto quede bien claro.

m. No interrumpir a otro obrero si él lo llama pidiendo duda, entonces sí podrá auxiliarlo.


Tampoco deje que nadie lo interrumpa a usted. Pero si usted nota que no es capaz de tratar
convenientemente con su inquiridor y hay otra persona de más experiencia a la mano, no deje de
pedir ayuda.

n. No diga a una persona que ella es salva. Dios puede hacer eso mucho mejor que nosotros
y le convencerá más. Si nos preguntan "Ya soy salvo" volvamos otra vez a la Palabra de Dios y
preguntamos: "¿qué dice Dios?".

o. No use una terminología complicada para los oyentes aunque para usted sea familiar.
Ejemplo: Decir: ácido acetilsalicílico en vez de aspirina.

Así también cuando nosotros hablamos de: la primogenitura de Esaú, la raíz de David, Monte
Horeb, Paracleto santo, vara de Aarón, entre otros.

Alguien escuchó al predicador decir "Romanos 5:1", y creyó que el predicador, se refería al
resultado del partido de fútbol.

Jesús no solo habló con poder, también habló con claridad en el lenguaje popular de su tiempo.
Tanto que: "Gran multitud le oía de buena gana" (Marcos 12:37).

2. FORMAS DE ACERCAMIENTO
El problema de cómo acercarse a una persona es muy real, debe tenernos sobre nuestras rodillas,
debemos orar pidiendo sabiduría y debemos cultivar diligentemente este don de acercamiento.
Debemos pedir oportunidades para conversación personal y aprovecharlas cuando se presenten.
Cometeremos muchos errores pero la experiencia será provechosa. Enumeremos siete formas de
acercamiento y todas ellas tienen valor.

a. Acercamiento directo. Esto podía llamarse "táctica de choque". En este método llevamos
la guerra al campo del enemigo. Es la introducción abrupta al tema vital. Muchos usan este
método con muy buenos resultados y es, en muchas ocasiones un método indispensable por la
brevedad del tiempo.

b. Acercamiento indirecto. El método anterior no es favorecido por todos. Unos prefieren


iniciar la conversación tratando sobre el clima, otro asunto para luego dirigir la conversación al
tema espiritual. Esto requiere gran habilidad que se desarrolla con la práctica, cualquiera que
hubiere sido el tema al principio, sin ningún esfuerzo aparente, la conversación llega al tema
principal de manera que la persona no se imagina que ella misma ha introducido ese tema.

c. Por el arte de interrogar. Esto consiste en preguntas hábiles que despiertan el interés y
hacen que la persona crea que usted necesita ayuda. "Perdone pero, ¿podría decirme cómo puede
un pecador reconciliarse con un Dios Santo?.
d. Por hacer un favor. Muchas veces al hacer un favor a una persona nos presenta una
espléndida oportunidad para el contacto espiritual. Una mujer creyente supo que una vecina
estaba enferma, fue a su casa, le hizo una taza de té, lavó los trastes, baño a los niños y puso la
casa en orden. Luego leyó las Escrituras a la enferma y le habló de Cristo. Toda la familia fue
ganada para Cristo.

e. Por pedir un favor. Poniéndose así bajo obligación a las personas que lo concede. La
mayoría de las personas se sienten halagadas si se les pide un favor. Recordemos que Cristo usó
este método al tratar con la mujer samaritana. Cuando reciba un favor además de agradecerlo,
podrá usted hablar del que le hizo a usted el más grande de los favores al salvarlo.

f. Por entregar un tratado evangélico. Esta es quizás la forma más fácil de acercarse a una
persona. El tratado se entrega en una forma amable y cortés y así se establece el contacto que
puede abrir el camino a una conversación más amplia. Sin embargo, hay que tener mucho cuidado
que el contenido del tratado no desvíe al lector de la doctrina verdadera. Se acostumbra colocar la
dirección y horario de cultos de la iglesia que lo distribuye.

g. Después de una reunión evangélica. Esté en oración y alerta al interés que puede mostrar
una visita. Acérquese a la visita con una calurosa bienvenida. Quizá el comentario: "fue un buen
mensaje ¿verdad?" , provoque una respuesta favorable y un buen comienzo de conversación, si la
persona muestra poco interés, invítela a venir otra vez y repita que será bienvenida. Es necesario
cuidarse de no forzar una conversación. Muchas visitas han sido ahuyentadas para siempre por un
creyente excesivamente celoso que insistió en forzar una decisión.

3. ALGUNOS EJEMPLOS DE ACERCAMIENTO

1). Nuestro Salvador y la Mujer Samaritana (Juan 4)


a. Salió de su camino para encontrarla (v. 4)
b. No estaba atado por convencionalismos. (v. 9).
c. Actuó discretamente, era medio día. (v.6)
d. Soportó molestia para lograr este encuentro. (v. 6).
e. Usó tacto. Esperó hasta que estuvieran solos. (v. 8).
f. No le hizo reproches, pidió un favor. (v. 7).
g. Enseñó una verdad espiritual usando una metáfora sencilla. (v. 10).
h. No disimuló el problema. (v. 16-17).
i. Rehusó ser desviado cuando ella mencionó una cuestión religiosa (v. 19-20).
j. Superó los obstáculos que surgieron, a saber sexo (v. 9), raza (v. 9) y religión (v. 20).
k. Le reveló su pecado y su necesidad (v. 18).
l. Se reveló así mismo como el Mesías. (v. 26). Este es el objetivo de todo trabajo personal:
guiar al alma al conocimiento de Cristo.

2). Felipe el evangelista y el etíope. (Hechos 8:26-40).


a. El se acercó (v. 29). No era orgulloso ni pretencioso. No consideró que era rebajarse el
dejar la obra en Samaria para hablar con una sola persona.

b. Obedeció con prontitud la voluntad de Dios. No perdió tiempo. Poseía fervor santo para
aprovechar la oportunidad mientras existiese.

c. Le interrogó. No entregó un discurso ya preparado. Averiguó que sabía el eunuco y donde


estaba espiritualmente por medio de un interrogatorio sensato.

d. Se sentó con él. Viajaron juntos muchas horas, tal vez varios días.

e. Usó Escrituras para predicar a Jesús. Permitió que la palabra de Dios fuese leída,
comprendida y aplicada.

f. Lo guió a Cristo. Llegó el momento cuando el etíope comprendió la verdad y se sometió a


ella, creyó en Cristo y le reconoció como su Señor.

g. Lo dejó (v. 39). Pero no lo dejó igual que como lo encontró. No solo tenía la Palabra de
Dios en su mano, sino que también a Cristo como su salvador. El Espíritu Santo morando en él y
un corazón lleno de gozo.

8.RECOMPENSAS DEL EVANGELISMO

Con esta lección terminamos estas notas sobre evangelismo, que esperamos hayan dejado al
estudiante una visión clara sobre este trabajo en bien de la obra.

Las recompensas son cuatro:

1). El gozo que trae la obediencia al mandato de Cristo y el ver que las almas perdidas vuelven al
Señor por medio de nuestro testimonio. Esto en sí mismo es recompensa suficiente (Salmo 126:6;
Juan 13:17; Hechos 20:24).

2). La bendición que notaremos en las vidas de los que han acudido a Cristo por medio de
nosotros y quienes a su vez conducirán a otros a El. (Génesis 12:2-3). Hemos sido bendecidos por
Dios para que seamos bendición a otros. (Santiago 5:20; 1ª. Corintios 9:15-23).

3). La alabanza que recibiremos del Señor. Seguramente su "Bien hecho", compensará
ampliamente todo el trabajo que hayamos hecho por El.

4). Las coronas dadas por El.

a. La corona de gozo, para el ganador de almas. (1ª. Tesalonicenses 2:19-20).

b. La corona de justicia, para el guerrero, atleta y mayordomo que ama la venida del Señor.
(2ª. Timoteo 4:6-8).
c. La corona de vida, para el que resiste la tentación y es fiel hasta la muerte. (Santiago 1:12;
Apocalipsis 2:10).

d. La corona de gloria. Para los pastores, los que velan por las almas de los creyentes. (1ª.
Pedro 5:2-4).

e. La corona incorruptible. Para el que se abstiene de todo lo que le impide luchar y correr
eficazmente. (1ª. Corintios 9:24 - 27).

9.BOSQUEJO PARA EVANGELIZAR (Robinson A. Castro)

Es muy importante que el evangelista tenga en cuenta la importancia de presentar de manera clara,
resumida y ordenada el mensaje del evangelio. Por lo que sugerimos que utilice el siguiente
bosquejo de evangelismo, por medio del cual usted podrá presentar en forma amena y sin
extenderse demasiado los principales aspectos que el oyente debe conocer con respecto a la
necesidad de la salvación y como Jesús es el medio provisto para ello

El hombre necesita un Salvador Desde que Adán y Eva Fueron excluidos, por del
Edén por el pecado. Por cuanto todos pecaron .... Rm. 3 :23

El hombre no puede salvarse así mismo Nuestras obras. Tito 3:5


Nuestra Justificación Is. 64:6
Nuestra bondad Mt. 19:17
Nuestra religión Rm. 3:20

Dios ha provisto nuestra salvación por medio de Jesucristo Y en ningún otro hay salvación
Hcho. 4:12

La senda de la sangre
Sin derramamiento de sangre no hay remisión de pecados Abel - El cordero en Egipto -
los sacrificios de la Ley - Sufrimientos. Is. 53:3

La ley La ley de Dios entregada a Moisés en el Sinaí...

Leyes ceremoniales... Sacerdotes.


Sacrificios.
Sangre.
...Señalaban hacía el calvario Colosenses 2:17

La ley fue temporal Por la ley nadie se justifica para con Dios.
Gal. 3:13

El cordero Anunciado por Juan el bautista. Jn. 1:29

Su nacimiento Lucas 2:11

El declaró Yo soy el camino. Jn. 14 :6


Yo soy la puerta. Jn 10:9

Muerte Juan 19 : 17- 18


Romanos 5:8

Sepultura Marcos 16 :6

Ascensión Hechos 1:9

La iglesia Se compone en un grupo de cristianos bautizados en el nombre de


Jesucristo.
Solo hay una iglesia, Un cuerpo, Una fe .
Efesios 4: 4-5
Les prometió: Mateo 16 : 18.

Abrió la puerta Hechos 2 : 38-39

Una experiencia real Juan 3 : 5


Los judíos: Fueron llenos del Espíritu Santo.
Hechos 2 : 1- 4
Los Samaritanos: Hechos 8: 15-17
Los Gentiles: Hechos 10: 44-48
Los Religiosos: Hechos 19: 1-6
La experiencia del nuevo nacimiento, fue uniforme Todos se arrepintieron y creyeron.
Todos fueron bautizados en el Nombre de Jesucristo.
Todos recibieron el Espíritu santo y hablaron en otras lenguas.

"Derramare de mi Espíritu sobre toda carne" Y llamarás su nombre Jesús, porque él


salvará a su pueblo de sus pecados. Mateo 1:21

Porque el Nombre de Jesucristo es importante Mateo 1 : 21


Para identidad de quien somos: Ef. 3 : 14-15
En negocios: Col. 3 : 17
En el matrimonio : Hechos 15 : 14
En la salvación . Hechos 4:12

El señor tiene muchos títulos pero en la redención solo un hombre Zacarías 14 : 9, Hechos
9:5, Isaías 9 : 6
Jesús Filipenses 2:9

¿ Que dice la Biblia de la remisión de los pecados? Hechos 2 : 38, Lucas 24 : 47

¿ Ordenó Jesús que usáramos su nombre en el plan de salvación? Lucas 24: 47 , Mateo
28:19

Le obedecieron a los apóstoles? Hechos 8 : 16


Un hecho de las Escrituras Hechos 4:12 , Colosenses 3: 17
Un hecho de las Escrituras En la iglesia primitiva siempre bautizaban en le Nombre de Jesús.

Dios les siga bendiciendo


Sigamos estudiando la sana doctrina
Comunicate:
Pastor Fredy Delgado
Celular 2920 266815