Está en la página 1de 10

FACULTAD DE HUMANIDADES Y ARTES

Escuela de Bellas Artes

UNIVERSIDAD NACIONAL DE ROSARIO

CÁTEDRA: HISTORIA DEL ARTE I


COMISIÓN: D
Trabajo Práctico N°: 1

Mundo Griego

La Rosa, GianFranco
Moreno, Rodrigo
Salatín, Raúl

Titular: Prof. Lic. Daniel Detti


Ayudantes: Yanina Caperone - Graciela Ciancetta

Fecha: 14/05/2018
La antigua grecia se divide en períodos:
● Edad oscura
● Época Arcaica
● Período Clásico
● Período Helenístico.

Antes de explicar cada una de las épocas o períodos, explicaremos brevemente cómo
era la civilización griega en aquella época. Ésta tiene origen en la civilización Cretense o
Minoica, que en la cultura se destaca por tener grandes constructores (ej. Puerta de los
Leones). Aquí se forma la primera cultura avanzada de lengua griega.

Edad oscura: fue donde colapsa significativamente la civilización micénica; se le llama así,
por las pocas fuentes y documentos que se encontraron en este período, aproximadamente
entre el 1200 a.C hasta el 776 a.C.

Época Arcaica: la nobleza arrebató el poder a los reyes y se formaron las distintas
ciudades-estados (​póleis​). Expandieron sus territorios, donde cada uno se hablaba distintas
variedades de la lengua griega mezclada con la lengua micénica.
Tenían la necesidad de encontrar nuevas tierras por el aumento demográfico y los conflictos
sociales. Esto supuso un enorme despegue económico y se introdujo la moneda.

Período Clásico: período donde el arte y la política llegaron a su máximo desarrollo, los
templos que habían sido destruidos por la guerra, ahora serán reconstruidos por la dirección
de Pericles.

Período Helenístico: se lo denomina así, porque es una etapa histórica que marcó dos
importantes acontecimientos políticos. Uno fue la muerte de Alejandro Magno, y el otro, el
suicidio de la última soberana helenística, Cleopatra de Egipto.
Hubo tres reyes que fundaron tres grandes dinastías, que predominaron en la época:
Ptolemaica, Seléucida y Antigónida. Éstos supieron cómo conservar y alentar el espíritu
griego, tanto en el arte como en la ciencia.

1
Ahora, para adentrarnos más en el Mundo Griego, profundizaremos en los textos de
Finley: “El legado de Grecia”, Hatje: “Historia de los Estilos Artísticos” y Gombrich: “El
gran despertar”.

En sus textos, Finley habla de que en la antigüedad, “Grecia” no era un “país” como
conocemos hoy en día; según Heródoto , se decía ​griego a cualquiera que compartiera sangre,
lengua, ritos, comunidad de templos y costumbres. Ningún otro lugar se le comparaba en lo
que es ubicación espacial geográfica, ni en su forma de gobierno. Había ausencia de una
política tangible, y existía una fuerza ideológica importante. La península griega era
prácticamente griega en su completitud, y existían numerosos territorios griegos separados en
islas y diferentes puntos continentales alrededor de ella. Esto se debió a numerosas oleadas de
migraciones en pequeños grupos (alrededor del año 1000 a.C.) y dispersiones (por conquistas
de Alejandro Magno) que introdujeron élites griegas en territorios nuevos.
A pesar de la separación espacial, y gracias a la fuerte ideología que se sostenía, la
homogeneidad de la que habla Heródoto se hacía notar en la similitud de casi todas las
ciudades griegas, y el lenguaje y la educación se mantuvieron firmes durante
aproximadamente un milenio.
Al comienzo de la época Helenística, hubo un dialecto común llamado Koiné,
conocido por todos nosotros como el “griego del Nuevo Testamento” y que se volvió
universal, salvo en la poesía y algunos sujetos extraños que no lo implementaron como
Arquimides. Por otro lado, los griegos tomaron el alfabeto de los fenicios a comienzos del
siglo VIII a.C, con modificaciones tras un periodo de experimentación, que quedó
estabilizado y se mantuvo sin ningún cambio esencial.

El gran período creativo que sería base del legado de la civilización griega, terminó
con la época de Alejandro. Dentro de los 400 años que suceden entre Homero y Aristóteles,
fueron concebidas casi todas las ideas, literaturas, y formas artísticas claves que luego serán
las que se transmiten a épocas y culturas posteriores. En este punto, la civilización griega
entra en un período de decadencia intelectual, extendiéndose hasta la toma de Bizancio.

2
Es interesante saber que no existen libros sobre la teología griega precristiana. La
piedad, religión, temas de libros y artículos se reducen a prácticas y relatos, mitos. No existía
una conducta central, es decir, doctrinas formuladas sistemáticamente, ni dogma, ni credo.
Por este motivo podía haber blasfemia o sacrilegio (a pesar de ser una mala conducta en los
ojos de los dioses), pero no ortodoxia y herejía.
La teogonía de Hesíodo contenía innumerables nombres, y aún más contienen
modernos manuales de religión pre-helenística. Nadie en ese momento podría enumerarlos
todos, ni mucho menos explicarlos. Sin embargo, existían nombres que eran homenajeados
más o menos por todo griego, ya que eran nombres relacionados a sujetos diarios como el
hogar, el mar, la fertilidad y el conocimiento, etc, y había una uniformidad general en la
concepción e importancia del panteón olímpico.

Gran parte de la actividad cultural se desarrollaba fuera de las casas y estaba


organizada directamente por el estado. Los individuos eran libres tanto de participar y
organizar asociaciones culturales privadas y locales, como de fomentar relaciones personales
con espíritus particulares y otras prácticas relacionadas.
El templo fue más un habitáculo del dios, que una casa de culto. No había altares, o
capillas, pero sí había, estatuas del dios en cuestión y un lugar para almacenar sus tesoros. El
altar, no el templo, fue la construcción más común de la práctica religiosa, a comparación de
las iglesias medievales y modernas.
No había una iglesia como una corporación con una misión o sanción divina, no
existían las revelaciones. Los sacerdotes eran funcionarios con deberes de cuidar al culto
público o a un miembro de la familia o familias que, por tradición ancestral, tenían a cargo un
templo local. En Atenas, el más alto funcionario cultural era uno de los arcontes anuales que
recibía el título ya casi obsoleto de “rey” por un año, que estaba sometido a normas de
conducta, y cualquiera que lo estorbara era acusado de sacrilegio.

“Políticamente, la ausencia de una autoridad central era absoluta” (Finley, 1983: 17).
Los estados territoriales surgieron en el período helenístico. Antes de esto, el mundo griego
estaba compuesto por pequeñas comunidades intransigentemente autónomas, llamadas ​póleis.​

3
Esta autonomía fue reducida de alguna forma por las denominadas “ligas” ocasionales
como la del Peloponeso, arcadia, beocia, y el imperio ateniense del siglo V a.C., las cuales
tenían vínculos internos más fuertes, pero sin imponer modalidades culturales o ideas.
La falta de autoridad central contribuyó a conservar las numerosas formas comunes de
conducta y pensamiento. Las ciudades fueron ciudades-estados independientes, con vínculos
psicológicos y sentimentales hacia la respectiva “ciudad madre”, y no políticos ni
económicos. Principalmente se destaca que muchas de las comunidades estaban ubicadas en
tierra no griega, y por lo tanto intentaban conservar su identidad griega en planificación
urbana y arquitectura, idioma y literatura, y religión.

“La rápida difusión de las nuevas ideas y prácticas culturales entre las extendidas
comunidades griegas fue, por consiguiente, un rasgo de los períodos arcaico y clásico”
(Finley, 1983: 17/18). Esto se sostuvo gracias a un denso y estable tráfico contínuo por todo
el mundo griego. La cantidad de vías de viaje y comercio facilitaron la transmisión cultural.
Las celebraciones no solo ponían en contacto a cantidades relativamente grandes de
hombres de muchísimas comunidades griegas, sino que también sirvieron de plataforma de
crecimiento para poetas, músicos, oradores, arquitectos y escultores.
Los antiguos griegos eran de un linaje completamente mestizo, hubo muchos siglos de
mezclas que comenzaron mucho antes del periodo micénico. También, los griegos llamaban
“bárbaros” a aquellas personas que no eran griegas y no hablaban la lengua griega, sin
importar el nivel culturas.

Las póleis griegas se pueden clasificar bajo varios criterios:


● Entorno: la diferencia que se daba entre las situadas en el seno de un ambiente
griego vasto, y las fundadas en un mundo extraño.
● Económico: se diferencian las poblaciones que realizaban agricultura casi
exclusivamente, y las que -aún manteniendo la agricultura en un nivel- se
transformaron en centros urbanos con mercados y manufactureras.
● Político: en un principio, las póleis eran administradas por familias
aristocráticas que actuaban conforme a normas consuetudinarias y que
monopolizaban todos los mecanismos ejecutivos, legislativos y bélicos. Luego
de unos siglos, se puede diferenciar entre estados oligárquicos y democráticos.

4
A pesar de esto, los griegos nombraron pólis a todas, sin importar la diferenciación
del entorno, económica o política, ya que en la ideología dominante, toda ciudad-estado era
una sociedad griega.

La palabra “ciudadano” era casi como la conocemos hoy, solo que en la antigua
grecia, muchos de los ciudadanos podían carecer de derechos políticos (como generalmente
pasaba en las oligarquías). Pero tenían derechos vitales de la ciudadanía, como derecho a
propiedad de tierra, a propiedad de una casa, al matrimonio mixto, etc. Cabe destacar que una
gran mayoría de la población sabía leer y escribir, en especial en las zonas urbanas.
Desafortunadamente, la cantidad de habitantes no se puede saber exactamente ya que
no realizaban esas clases de cuentas, pero se estima que la población ateniense en su punto
máximo pudo haber alcanzado hasta 275000, y las demás ciudades iban disminuyendo en
cantidad desde los 90000, 60000, hasta los pocos miles o menos. En las póleis grandes con
mayor territorio, era normal que los ciudadanos no se conocieran entre sí, pero existían
comunidades agrupadas que generaban vínculos entre ciudadanos de zonas/grupos distantes.
Sin embargo, a pesar de que se le brindaba un soporte igualitario a la población,
tendiendo a proteger el sector más débil en momentos de hambrunas o asedios, era aceptado
que existían los ricos y los pobres, “los pocos” y “los muchos”. En las oligarquías, esta
diferencia separaba a los que tenían derechos políticos activos de los que no tenían en
absoluto, o tenían derechos políticos pasivos. En cuanto al servicio militar en las poblaciones
democráticas, los caballeros y los hoplitas debían equiparse usando su bolsillo, por lo que
esto filtraba quiénes podrían ocupar estos roles. En general, “los muchos” trabajaban para
poder vivir, y “los pocos” vivían del trabajo de los demás. Por otra parte, la esclavitud era
algo que ya se aceptaba como algo necesario, y se incorporó como algo normal a todas las
actividades culturales. “El nivel de vida dominante era bajo” (Finley, 1983: 24).

Los griegos heredaron toda la tecnología básica de producción de alimentos,


herramientas y artesanías, pero nunca hicieron un avance significativo sobre estas. La
consecuencia de esto fue la constante amenaza de carestía, en especial en la alimentación.
Los teóricos de la época hicieron hincapié en la autosuficiencia como una virtud,
aunque generalmente era inalcanzable. Antes del periodo clásico, las ​póleis urbanas más

5
grandes habían consumido toda la capacidad de autosuficiencia de sus tierras, y tuvieron que
importar alimentos constantemente. “Hasta el Peloponeso, autosuficiente en este sentido en
épocas de paz, tenía que buscar el cereal en el extranjero durante las guerras de cierta
envergadura” (Finley, 1983: 25). De esto surge que las hambrunas sucedían seguido, debido a
cosechas malas o falta de capacidad de importación, y el problema de falta de conservación
de alimentos. Dicho esto, ninguna ​pólis podía ignorar el hambre, ya que como mencionado
antes, la idea de comunidad estaba bien con la desigualdad pero no toleraba el hambre: “los
muchos” no aceptarían pasar hambre.
En la sociedad desigual griega, existía una élite que dominaba todas las actividades,
ya sea políticas, militares, gimnásticas y culturales. Todos procedían de la misma minoría de
familias ricas. Lo interesante es que los muchos aceptaban el dominio centralizado de los
pocos. Las implicaciones culturales son las que más nos incumben: lo que esto generó fue
una cultura superior, una influencia sobre las ideas y valores en la filosofía y la ciencia, la
teoría política y social, literatura y arte, todos expuestos y fomentados dentro de la elite.

Ahora, hablaremos un poco sobre el arte en la antigüedad.


Lo que se puede entender en Hatje, es que el arte en la antigüedad era muy diferente a
la del día de hoy. No tenía relación ni con la capacidad normal del artista, con su habilidad
personal, ni tampoco con la comunidad; se representaba mucho a dioses, demonios, animales
y fantasmas en sus obras. Tenían una función primaria y exclusivamente utilitaria, constituía
el dominar y sobreponerse al mundo.
Surge, muy pronto una tendencia de carácter abstracto y geométrico, que muestra la
contraposición existente entre la obra creada por la mano del hombre y la floreciente vida de
la naturaleza, se trata de un arte tipo abstracto. La abstracta y geométrica, está condicionada
por la actividad del agricultor que habitaba en un poblado. Hay a su vez contrapuestas en el
modo de representación naturalista e intuitivo, en los comienzos de la historia del arte, está
vinculada estrechamente a la conducta del hombre cazador y recolector.
La paulatina transformación de una corriente estilística naturalista en otra de tipo
abstracta. La disolución de un mundo artístico geométrico a causa de la irrupción de
representaciones figurativas naturalistas que se interrelacionan mutuamente.

6
Todo lo que el hombre creó con sus manos lleva el sello de la época en que se
engendró. Se ve en todo, utensilios, herramientas de trabajo, hasta la imagen de la divinidad.
Solemos llamarlo estilo a este fenómeno, que consiste, en que cada época artística posea un
lenguaje formal común. El arte griego, posee una historia interna, con una evolución propia y
necesariamente condicionada, esta en la base de la creacion y evolucion del arte Romano y
con ello del arte Europeo.

La religión griega, no estaba dirigida por una casta sacerdotal, todo hombre era libre y
podía asumir el ministerio del sacerdocio. Los griegos no adaptaron imágenes de culto ni
templos, hasta que llegados a Grecia, entraron en contacto con la iconografía mediterránea. El
la época arcaica era adorado al aire libre, sin iconografía de culto.
Los templos griegos eran una morada de la divinidad y no una iglesia, a imitación de
sus dioses, los griegos pudieron formarse como hombres libres y con individualidad propia.
Los artistas, procedían durante el pasado heroico del segundo milenio a.C de Creta y Oriente,
sus trabajos se los vendían a los príncipes. Pero desde el periodo geométrico, los mismos
griegos practicaban la artesanía y las artes ,esto los ayuda a acceder a una mejor posición
social.
En la época clásica, el artista no es ya un cualquiera al que se mira con desprecio,sino
que, además de ser un hombre honrado y estimado, trata con las grandes personalidades de su
tiempo.
En la época arcaica, el artista es un hombre consciente de su propia valía. Su obra
parece como creación libre y cobran forma a través de los tiempos, todo lo contrario al
Oriente.

El arte en grecia comenzó como algo bastante rígido y primitivo. Se basaban mucho
en el arte egipcio. En un momento, alrededor del siglo VI a.C en la ciudad de Atenas, se da
comienzo a una revolución artística de las más importantes de la historia. En este punto, el
artista comienza a cuestionarse las proporciones y formas de representar que venían
siguiendo de sus antepasados; comienzan a realizar pequeñas pero importantes
modificaciones a la representación, con el objetivo de probar qué se podía modificar de la
figura para que pareciera más “natural” al ojo, e intentando dejar de lado la representación de
todas las cosas por cómo se entienden: lo nuevo era “​el cómo se ve, cómo queda mejor”​ .

7
Claro está que muchas obras pueden haber sido fallos visuales para los artistas en ese
momento, pero nunca se rindieron y siguieron explorando las posibilidades que se les
abrieron.
Esta revolución tuvo lugar en uno de los momentos más interesantes de la historia del
hombre: cuando los pueblos griegos comienzan a cuestionarse tradiciones y leyendas
antiguas, la ciencia como la conocemos hoy en día y la filosofía empiezan a formarse entre
los hombres, y comienzan a profundizar sus creaciones en el teatro.
Cabe resaltar que los artistas no eran gente de alto lugar en la sociedad; eran más bien
gente que trabajaba para vivir, “de los pocos”, en estados de vida que los de la clase alta
consideraban inferiores. Sin embargo, los artistas griegos participaban mucho más en la
ciudad que artistas de otros lugares, en especial en Atenas. Esto se debe a que la democracia
que tenian la mayoria de las ciudades griegas, les permitía a los habitantes de sectores
inferiores, participar de alguna forma en la política y cuestiones del gobierno.

Luego de la victoria sobre los persas, la ciudad fue reconstruida y los edificios fueron
levantados en su mayor esplendor hasta el momento.
Es importante resaltar que, previamente, los griegos consideraban a los dioses como
figuras extremadamente poderosas que eran atemorizantes y casi como demonios. Pero
Fidias, uno de los artistas más importantes, pudo imprimir otra visión de los dioses en la
gente: con su Palas Atenea, pudo mostrar a las divinidades como algo más bello, como un
gran ser humano, inspirando una mejor imagen en el pueblo. Este acontecimiento no es algo
menor; ​Fidias logró cambiar la concepción de los griegos sobre la divinidad.​

Volviendo a la revolución artística, podemos destacar que los templos de los dioses se
solían encontrar rodeados de estatuas de deportistas victoriosos, en forma de agradecimiento
a las deidades por la victoria. El hecho de que los deportes fuesen motivo de celebración
hacia los dioses, nos muestra que el deporte estaba más ligado a las creencias y ritos
religiosos. Se consideraba a los victoriosos de competiciones como gente favorecida por los
dioses y alguien a quien se debe temer y respetar. Estas estatuas eran la perfecta práctica para
los artistas que buscaban incorporar movimiento y fluidez a sus obras, ya que los ganadores
encargaban sus imágenes plasmadas en escultura.

8
Hasta aquí hemos hecho un resumido repaso de lo que fue el antiguo mundo griego,
con sus detalles políticos, sociales, culturales y espaciales, basándonos en lo que cuentan
Finley, Hatje y Gombrich.

Bibliografías:
-Finley, M.l. (ed.), (1983) “El legado de Grecia. Una nueva valoración. Crítica,
Barcelona.
-Hatje, U (2005) "Historia de los estilos artísticos”. Istmo, Madrid.
-Gombrich, E. H. (1999) "La historia del arte", Diana, México, decimosexta ed.