Está en la página 1de 5

Una mirada de la atención integral del niño y la niña

Una mirada de la atención integral del niño y la niña

Atender de manera efectiva a los niños en la Institución Educativa, requiere ofrecer espacios de aprendizaje, con una mirada integral, a los padres de familia. Espacios que incluyan aspectos de salud, apoyo emocional, nutrición y, por supuesto educativos, entre otros, que promuevan prácticas de crianza saludable, tomando en cuenta que las acciones que se realizan en esta etapa pueden ser determinantes para su futuro.

Eso, justifica la necesidad de estar alertas y prestar atención a lo que ocurre con nuestros niños y realizar coordinaciones con la Posta o Centro de Salud de nuestra jurisdicción para realizar actividades intersectoriales.

Si bien la enfermera es responsable de brindar información importante relacionada a la alimentación balanceada, especialmente para prevenir y revertir los casos de anemia, como docentes nos corresponde brindar orientaciones relacionadas a la alimentación responsiva, que se enfoca en los gestos y señales de saciedad o hambre que los niños realizan al momento de alimentarse. Es decir, no sólo es importante lo que el niño come, sino principalmente cómo es este momento; los padres, madres y cuidadores deben conocer que en esos momentos se debe propiciar un ambiente tranquilo en el hogar, donde primen la paciencia y el amor.

En ese sentido, es necesario informar a los padres que:

En los primeros años (0 a 7), el niño necesita relaciones afectuosas y respetuosas para conformar positivamente su personalidad. Poe eso, requieren abrazos, gestos de aprobación y que se les mencione con generosidad el cariño y afecto que se les tiene. Esto mismo, debe ocurrir en el momento de la alimentación, que es también un momento de interacción y vínculo, donde los niños necesitan ser escuchados, tener a un adulto cerca y que esté atento a ellos. Es importante recordar que, en la medida que se sientan más seguros, estarán más listos para comer solos.

Por eso, hay que prestar atención a las características del entorno:

El lugar debe ser seguro.

El mobiliario debe ser de acuerdo a la edad y tamaño de los niños, para que puedan sentarse con comodidad y colocar sus pies en el piso. El menaje, como las cucharitas, deben ser adecuados al tamaño de la boca y los platos deben ser de acuerdo a la edad de los niños; que se puedan limpiar con facilidad y no retengan olores.

Que no deben existir distractores para que los niños “coman de manera mecánica” mirando la tv o manipulando un celular. Este hecho debe evitarse, ya que alimentarse no significa “engullir los alimentos”, sino que alimentarse es recibir también afecto y cariño del padre, madre o cuidador.

En relación a las características del padre, madre o cuidador:

¿Conoce al niño?

¿Conversa con él o ella?

¿Dispone del tiempo necesario para acompañarlo?

¿Conoce sus gustos y preferencias? Lo qué le gusta o no al niño, si prefiere comer despacio o más rápido, si disfruta del momento de comer.

En relación al control de crecimiento y desarrollo (CRED) es necesario tomar en cuenta que se debe anticipar al niño o niña los procedimientos que se realizarán:

Comentarle que se le llevará a la posta donde le realizarán algunas preguntas y que debe responder con tranquilidad.

Que se le pesará en la balanza.

Que le aplicarán alguna vacuna para evitar que se enferme; que puede sentir algún pequeño dolor pasajero, entre otros comentarios.

Como docentes, nuestro rol es realizar actividades que incluyan a diferentes actores de la comunidad, asegurando siempre que nuestros niños y niñas sean atendidos en las condiciones adecuadas y garantizando el respeto, seguridad y cuidado.

Sesión: Atención integral a los niños y niñas

Momentos

 

Descripción

Materiales

Tiempo

Apertura

A

medida que los padres van ingresando, se les proporciona

Tarjetas de colores en cantidad suficiente para todos los asistentes Se elige la cantidad de colores de tarjetas de acuerdo a los grupos que se desee formar. Plumones, cinta adhesiva. Hojas Bond con las preguntas.

20

una tarjeta de colores, en la que se escribe el nombre del padre,

minutos

madre o cuidador. Se da la bienvenida a los padres, felicitándoles por su responsabilidad y preocupación por sus niños. Se pide que se agrupen de acuerdo al color de la tarjeta (es necesario que preveas las tarjetas de forma que permita formar grupos de manera equitativa). Cada grupo recibe una hoja Bond que contiene la pregunta sobre la que conversarán. Las preguntas son:

 

1. ¿Qué alimentos envías en la lonchera de tu hijo o hija?

2. ¿Qué vacunas ha recibido tu hijo o hija desde que ha nacido?

3. ¿Qué enfermedades pueden trasmitir los insectos cuando pican a los niños?

4. ¿Cómo son los momentos de alimentación a los niños y niñas en el hogar?

Cada grupo conversa acerca de la pregunta que les tocó durante 10 minutos.

Diálogo y

Eligen un representante de cada grupo para que comparta lo comentado a todos participantes.

Paleógrafo

40

reflexión

Plumones

minutos

A

medida que los padres comparten lo conversado en el grupo,

la docente anota las respuestas en el papelógrafo ubicado debajo de la hoja que contiene la pregunta. Cuando todos los grupos han comentado sus respuestas, la docente presenta a la enfermera explicando que ayudará a que

se conozca adecuadamente lo que se tratará para mejorar el desarrollo integral de los niños y niñas.

A

continuación, la enfermera inicia la explicación:

Importancia de la alimentación responsiva Al terminar la explicación, la docente refuerza la información brindando lo necesario sobre alimentación responsiva, mencionando que:

- La calidad y cantidad de alimentos que reciben los niños y niñas son muy importantes. Sin embargo, la forma en cómo reciben estos alimentos es determinante.

- A este cuidado por la forma en que se brindan los alimentos, se denomina alimentación responsiva o alimentación perceptiva.

- La alimentación responsiva, consiste en estar atentos a las señales que realiza el niño al momento de alimentarlo. Es decir, estar atentos a sus gestos y expresiones de su rostro, de su cuerpo y, por otro lado, se trata de rodearlo en un ambiente de respeto y cuidado.

- El momento de alimentación requiere considerar aspectos como: las características particulares de cada niño, a todos no les gusta lo mismo y de la misma manera.

- El adulto que alimenta, es quién debe acompañar de manera calmada, atenta y respetuosa.

- El entorno y mobiliario adecuado, de acuerdo a la edad de los niños.

En relación a la pregunta 2: ¿Qué vacunas ha recibido tu hijo o hija desde que ha nacido? La enfermera menciona lo relacionado a las vacunas y su implicancia en la salud de los niños. La docente menciona que para que las vacuna sean aceptadas por los niños:

-

No deben ser utilizados para generar miedo o que obedezcan los mandatos de los adultos. Muchas veces se les amenaza diciéndoles que se les llevará a la posta para que los vacunen cuando no obedecen.

Así mismo, existen algunos mitos relacionados con las vacunas que es necesario aclarar:

- Algunas vacunas generan enfermedades incurables, no deben colocarse vacunas seguidas a los niños.

- Se insiste en la ventaja que tienen los niños cuando reciben las vacunas necesarias.

- Se aclara respetuosamente que los mitos sobre las vacunas no tienen fundamento y que dejar a los niños

 

sin vacunar los exponen a enfermedades que pueden tener consecuencias perjudiciales para su desarrollo integral saludable.

 
 

Reflexionar con los asistentes que antes de vacunar a los niños, se puede realizar lo siguiente para disminuir el miedo:

En

bebes y niños:

 

- Sentar o recostar al niño o niña en las piernas de la madre o de quién lo lleva. Es mejor no colocarlo en la camilla, dado que es un espacio desconocido y esto puede aumentar el miedo.

- Contenerlo al momento de la inyección y acunarlo en el pecho.

- Anticiparles, comentando que el dolor durará poco y luego pasará.

 

Considerar que luego de cualquier vacuna, los niños y niñas se sienten un poco fastidiados, incluso les puede dar un poco de fiebre o malestar que puede expresarse en llanto o malestar. Luego hay que considerar un tiempo para estar muy cerca de ellos, pues se sentirán un poco más sensibles.

A

continuación, la enfermera explicará acerca de las

enfermedades trasmitidas por los insectos (pregunta 3). La docente brindará la información correspondiente, enfatizando lo correspondiente a los insectos de la localidad.

En

relación a la pregunta 4 (los momentos de alimentación de

los

niños y niñas), la docente explicará los aspectos que se

deben considerar al momento de alimentar a los niños,

considerando su edad y características.

Cierre

Los

padres comentan sus opiniones en torno a lo que han

25

escuchado. La docente les pregunta: ¿Qué cambios podemos realizar en nuestras actividades diarias para mejorar el cuidado y atención de nuestros niños y niñas? Los padres comentan los cambios que pueden realizar en diferentes momentos de la alimentación de sus hijos y los cuidados que tendrán en consideración al momento de vacunarlos.

minutos