Está en la página 1de 3

PLANTA DE MANZANILLA

Nombre común: Manzanilla,

Nombre científico: Matricaria


recutita

Clase: Magnolipsida

Familia: Asteraceae

Origen y hábitat natural:

La manzanilla es una planta originaria de Europa occidental y


del norte de Asia. Antiguamente crecía en abundancia en la
región de los Balcanes por motivos principalmente medicinales.
Después fue introducida en Europa central y en países como
Italia, Bulgaria y Rusia. En la Península Ibérica se cultiva en todo
el territorio excepto en el noreste, este y sureste.

Características de la manzanilla:

La camomila es una especie herbácea, anual y aromática. Su


tallo es erguido, ramoso y puede llegar a medir unos 50 cm de
altura. Sus hojas son pinnadas, alternas, segmentadas y tienen
una ligera capa de vello. En verano presenta una inflorescencia
formada por flores amarillas reunidas en capítulos que se rodean
de lígulas blancas y de una carola amarilla. Esta cabeza floral no
supera el centímetro de diámetro.

Los frutos de la camomila son aquenios cilíndricos, de


aproximadamente 1 mm de diámetro.
La planta se poliniza con la ayuda de insectos como las abejas,
las avispas o las hormigas, pero también tiene la capacidad de
auto polinizarse.

No se debe confundir con la Manzanilla Romana, también


llamada la manzanilla amarga (perenne). Ésta, tiene
propiedades más marcadas, un tallo más rastrero, de menos
altura y menos ramificado que la Manzanilla Alemana.

Propiedades medicinales de la manzanilla:

Su infusión es famosa gracias a sus propiedades calmantes y


también por favorecer las digestiones difíciles y abrir el apetito.
También es conocida por actuar como un sedante suave. Otros
beneficios medicinales serían:

 Antialérgica: Ayuda en casos de alergias.

 Antiespasmódica: Previene espasmos musculares y del


aparato digestivo.

 Antihistamínica: Puede ayudar a tratar irritaciones varias


de la piel.

 Antiinflamatoria: Sirve para aliviar inflamaciones de


diversas causas.

 Cicatrizante de heridas, llagas y quemaduras.

 Colirio natural para tratar enfermedades de la vista.

 Diurética: Favorece la eliminación de líquidos y toxinas.

 Emenagoga: Regula la menstruación de la mujer.

 Febrífuga: Ayuda a aliviar la fiebre.


Usos de la manzanilla:

La manzanilla se usa para el cuidado del cutis porque ayuda a


limpiar impurezas y regenerar las células. Además, con sus
flores secas se pueden elaborar mascarillas.

También se usa en la elaboración de champús, para dar brillo al


cabello, tintes naturales, para aclarar el color del pelo, y para
minimizar las canas. Agregada al agua del baño, ayuda a la
relajación y a descongestionar la piel.

Por otro lado, entre sus diversos usos culinarios, destaca sobre
todo en el preparado de infusiones con fines terapéuticos, pero
también en la elaboración de licores como el vermú, confituras,
golosinas, helados y otros dulces, gracias a sus propiedades
aromáticas.