Está en la página 1de 4

Universidad del Valle de Guatemala

Facultad de Ciencias Sociales


Departamento de Psicología
Maestría en Neuropsicología Clínica

Nombre: Neurociencia Aplicada I


Ciclo: Primer ciclo.
Año: 2019.
Profesor: María de Lourdes Bolaños Muñoz,
Fecha de elaboración: viernes 26 de abril de 2019.
Estudiante: Heber Osiel Morales López.
Carnet: 19766.

EL PRIMING

El priming es un tipo de aprendizaje implícito que facilita el procesamiento de


un material específico al cual hemos sido expuestos anteriormente. Es decir, mejora el
rendimiento en una tarea, ya sea en precisión, en velocidad o en ambos
aspectos, cuando se ha tenido una experiencia previa con estímulos relacionados
de alguna manera con los presentados en la tarea que se debe desempeñar. Por
lo tanto, el priming facilita la detección o identificación de estímulos iguales o similares a
los anteriormente presentados, debido únicamente a dicha presentación previa.

Este tipo de aprendizaje se forma y se evoca automáticamente, sin que sea necesaria la
intervención de procesos conscientes como en el aprendizaje explícito. Es un aprendizaje
muy efectivo y duradero, que hace más rápida y precisa nuestra percepción y comprensión
de determinados estímulos. La percepción de nuestro entorno y de los estímulos que lo
componen hace que se genere una huella mnésica de dicho entorno y, posteriormente, esta
huella es activada por estímulos iguales o similares a los procesados, lo que hace que la
información previa sea recuperada facilitando el procesamiento tanto de la información
nueva como de la ya familiar.

El priming perceptivo refleja el procesamiento previo de los aspectos perceptuales del


estímulo y es fácilmente observable en pruebas de memoria indirectas, en las que el
procesamiento de la información está guiado por las propiedades físicas del entorno y no por
su significado. Este tipo de pruebas suelen consistir en la presentación de una serie de
estímulos de determinada modalidad y categoría (palabras, dibujos de objetos, fotografías de
caras, etc.), para posteriormente volver a presentar dichos estímulos de forma muy breve o
presentar únicamente fragmentos de dichos estímulos y comprobar la mejora en la eficacia
del sujeto en la detección de los ítems en esta segunda exposición. La tarea de Gollins o los
test de completamiento de palabras (word-stem completion test) constituyen pruebas
paradigmáticas para el estudio del priming perceptivo.

Por su parte, el priming semántico se pone de manifiesto en tareas de memoria, también


indirectas, en las cuales es necesario llevar a cabo un procesamiento conceptual de los
estímulos, teniendo en cuenta la organización semántica de los mismos y sin que tengan una
especial relevancia los aspectos físicos de los estímulos. Por ejemplo, si una persona lee una
lista de palabras en la que se incluye la palabra león, esta provocará el efecto de priming
sobre el procesamiento posterior de la palabra tigre, al pertenecer ambas a la misma categoría
semántica.

El aprendizaje por priming es independiente del lóbulo temporal medial, aunque en él están
implicadas diversas regiones corticales. La intervención de diferentes áreas corticales en el
priming depende del tipo de estímulos con los cuales se esté generando, tal y como ponen de
manifiesto diferentes investigaciones llevadas a cabo con diferentes tipos de priming y con
distinto material estimular. Estudios realizados con técnicas de neuroimagen han mostrado
que el priming produce un aumento (ante estímulos nuevos) o una disminución (ante
estímulos familiares) de la actividad neural de la región implicada en el procesamiento de los
estímulos presentados. Esta disminución de la actividad cerebral ante estímulos familiares
puede deberse al hecho de que la nueva entrada de información enriquece la representación
creada en el neocórtex la primera vez que se procesó la información, lo que haría que se
activara únicamente un grupo selectivo de neuronas más reducido, pero más eficaz
funcionalmente. Por el contrario, cuando no existe una representación previa de la
información entrante en la neocorteza, la actividad neural en la región implicada en el
procesamiento es más alta, ya que no se produce una activación selectiva tan eficaz.

La activación cerebral en el priming semántico involucra regiones diferentes a las del priming
perceptivo. En términos generales, en el priming semántico hay una mayor implicación de
áreas corticales anteriores que en el priming perceptivo.

Por ejemplo, en una tarea de identificación de palabras a partir de la presentación de un


fragmento de las mismas (tarea típicamente empleada para la evaluación del priming
semántico), se ha observado que son las regiones cerebrales posteriores las que se encuentran
más implicadas. Más concretamente, se produce una activación occipitotemporal cuando los
estímulos son presentados visualmente, e inferotemporal si la presentación es auditiva.
Cuanto más conceptual es la tarea, mayor implicación tienen las áreas corticales anteriores.
Así, en una tarea de clasificación semántica en la que se deben clasificar los estímulos en
función de su relación semántica con otros, se ha comprobado que se produce una activación
temporal anterior izquierda. En tareas de carácter más conceptual (que reflejan lo que algunos
autores denominan priming conceptual), en las que se deben juzgar aspectos conceptuales
del estímulo –como decidir si una palabra es abstracta o no–, es el córtex prefrontal inferior
izquierdo el que tiene una mayor implicación. En esta región, al igual que en las áreas
implicadas en el priming perceptivo, se observa el mismo patrón de activación-desactivación
descrito anteriormente.
Referencias:

Jodar, M. (coord.). (2013). Neuropsicología. Barcelona: España: Eureca Media, S.L.