Está en la página 1de 33

© Centro de Estudios Adams La re p ro d u cción total o parcial de esta obra por cualquier

Ediciones Valbuena, S.A. medio, existente o de próxima invención, sin permiso por
www.adams.es. escrito de los propietarios del © será perseguido de acuerd o
I.S.B.N.: 978-84-9084-122-8 con la legislación vige n te
Diríjase a CEDRO (Centro Español de Dere chos
Reprográ fi cos, www.cedro.org) si necesita foto- Anagrama «LUCHA CONTRA LA PIRATERIA»
copiar, escanear o hacer copias digitales de algún
f ragmento de esta obra. propiedad de Unión Internacional de Escritores.

UNIDAD DE APRENDIZAJE 1
LA EVALUACIÓN EN FORMACIÓN PARA EL EMPLEO APLICADA A
LAS DISTINTAS MODALIDADES DE IMPARTICIÓN

PRESENTACIÓN DE LA UNIDAD

Introducción
En esta primera unidad del módulo de evaluación vamos a comentar los conceptos
básicos, así como el proceso que debemos seguir para realizar la evaluación del
alumnado.
Es una unidad sencilla que parte desde cero, definiendo los conceptos que vamos
a necesitar para determinar el proceso de evaluación. Los contenidos que debemos
asimilar son los relacionados con la evaluación de objetivos y competencias que
pretendemos que el alumnado consiga.
Los conceptos en los que hay que hacer más hincapié son los relacionados con la
medición y la evaluación, ya que durante años se han confundido, y también el re-
lacionado con el concepto actual de evaluación. Por otro lado, es importante dife-
renciar la interpretación normativa de los resultados de la interpretación de criterios.
En esta unidad vamos a reflexionar, por un lado, sobre los aspectos a tener en cuenta
para planificar el proceso de evaluación:
▪▪¿Qué vamos a evaluar?
▪▪¿Cómo lo vamos a hacer?
▪▪¿Qué fin perseguimos?
▪▪¿Cuándo lo vamos a evaluar?
▪▪¿Quién va a participar?
Además, comentaremos el tema relacionado con la evaluación de competencias y el
procedimiento a seguir para la acreditación de las mismas.

Objetivo
El alumnado será capaz de analizar los principios fundamentales de la evaluación, así
como las formas que puede adoptar en función de su finalidad, medios, colectivo...

13
Duración
20 horas.

Relación de contenidos
1. La evaluación del aprendizaje.
2. La evaluación por competencias.

Criterios evaluativos
CE1.1. Diferenciar medición y evaluación de resultados en función de los niveles de
referencia (norma o criterio).
CE1.2. Definir las condiciones que determinan que una evaluación sea objetiva, fia-
ble y válida.
CE1.3. Analizar las características de la normativa que regula la evaluación por
competencias.
CE1.4. Identificar las diferentes modalidades de evaluación atendiendo a su finali-
dad, momento de realización y agente evaluador.
CE1.5. Distinguir los instrumentos de evaluación en función de las características
(aprendizajes simples y complejos) y tipos de contenido (teórico, práctico y
profesional).

14
1. LA EVALUACIÓN DEL APRENDIZAJE

1.1. CONCEPTO DE EVALUACIÓN

Si buscamos bibliografía, podemos encontrar multitud de definiciones relacionadas


con el concepto de evaluación. Algunos autores y autoras entienden por evaluación
el control del éxito o el fracaso, en el sentido de identificar y medir resultados. Otros
autores consideran la evaluación como una ayuda para tomar decisiones racionales.
Para esta Unidad de Aprendizaje tomaremos como referencia la siguiente definición:

■■ IMPORTANTE
Evaluar es valorar una realidad, que forma parte de un proceso cuyos momentos previos
son los de fijación de características de la realidad a valorar, y de recogida de información
sobre las mismas, y cuyas etapas posteriores son la información y la toma de decisiones
en función del juicio emitido.
Fuente: Pérez y García (1989).

La evaluación como parte del proceso formativo debe aplicarse a todos los elemen-
tos constitutivos del mismo y a los aspectos que influyan en el resultado educativo,
es decir, debe involucrar al alumnado, los docentes, los programas, métodos y pro-
cedimientos, el material didáctico...
El proceso formativo comienza con la detección de unas necesidades formativas y la
formulación de unos objetivos para satisfacerlas. Después se infieren las estrategias
de formación más adecuadas para conseguir los objetivos en ese grupo de aprendi-
zaje. Con todo ello se elabora un plan de formación.
La evaluación es el mecanismo que nos permite comprobar la idoneidad de nuestro
plan de acción para conseguir los objetivos que se pretenden, y también es el medio
fundamental para comprobar la eficacia, eficiencia y el impacto de las acciones for-
mativas realizadas.

15
¿Qué es la evaluación docente?
El personal docente es el responsable de la evaluación de los aprendizajes adquiri-
dos por el alumnado.
Cuando oímos o leemos la palabra evaluación tendemos a asociarla con los exá-
menes o con la medición del rendimiento del alumnado; pero la evaluación no solo
debe limitarse a comprobar los resultados del alumnado, sino que también nos ayu-
da a aumentar o elevar la calidad del aprendizaje y el rendimiento del alumnado.

■■ IMPORTANTE
La evaluación docente es el conjunto de acciones que intentan verificar, de forma conti-
nua, en qué medida se han alcanzado los objetivos de aprendizaje establecidos.
Se centra más en el proceso que en el resultado, lo que permite tomar decisiones a tiem-
po para mejorar el proceso de aprendizaje.

El sentido de la evaluación docente es comprobar y mejorar la eficacia del apren-


dizaje; es un permanente control de calidad con la idea de mejorar el proceso y el
resultado. No podemos identificar la evaluación como un instrumento de control
para rendir cuentas, sino como un instrumento para identificar los puntos fuertes y
débiles del proceso formativo con el objeto de introducir las mejoras que se consi-
deren oportunas.
La evaluación tiene que ser un proceso paralelo al proceso educativo, proporcionan-
do la información necesaria para su continuo reajuste y perfeccionamiento.
La evaluación es un proceso y como tal no puede limitarse a un solo momento en la
etapa final, sino que debe desarrollarse a lo largo de todo el proceso educativo para
mejorar su perfeccionamiento. Sus funciones básicas son:
1. Recoger información sobre el alumnado, relacionada con su nivel de aprendiza-
je y su funcionamiento dentro del grupo; así como la relacionada con la propia
acción formativa.
2. Analizar toda la información posible y valorarla mediante la formulación de
juicios.
3. Ayudarnos a tomar decisiones que permitan orientar y mejorar tanto el aprendi-
zaje del alumnado como el propio proceso enseñanza-aprendizaje.

16
REPRESENTACIÓN ESQUEMÁTICA DEL CONCEPTO DE EVALUACIÓN

INFORMACIÓN
PERMITE AL DOCENTE FINALIDAD DE
ACERCA DE

Observar Recoger Reflexionar

Recoger Describir Valorar

Describir Analizar

Analizar Tomar decisiones


El alumnado
Explicar

FASES DEL PROCESO EVALUATIVO

PREPARACIÓN Se elabora el plan de formación

Debemos hacernos las siguientes preguntas:


¿Qué información recoger? Elementos a evaluar
RECOGIDA DE
¿Dónde encontrarla? Fuentes
INFORMACIÓN
¿Cómo recogerla? Técnicas e instrumentos.
¿Cómo registrarla? Fichas de control

FORMACIÓN DE JUICIOS Criterios e indicadores


DE VALOR Calificaciones

Después de:
La evaluación inicial o diagnóstica
TOMA DE DECISIONES
Evaluación procesual o formativa
Evaluación final o sumativa

Los datos recogidos durante el proceso de evaluación se pueden comparar con:


▪▪La información que ya tenemos del elemento o persona objeto de evaluación.
De esta forma, vemos los cambios que han experimentado.
▪▪La información que tenemos de elementos o personas con características si-
milares a las nuestras. De esta forma podemos ver las semejanzas y diferen-
cias con otras situaciones formativas.

17
▪▪La información que nos aporta un criterio elegido previamente. De esta for-
ma, comparamos lo conseguido con lo que se cree adecuado.
Una vez recogida y valorada la información, la evaluación supone la emisión de un
juicio de valor según unos criterios especificados previamente.

1.2. PLANIFICACIÓN DE LA EVALUACIÓN

Escamilla, A. y Llanos, E. (1995) expresan que la planificación del sistema de eva-


luación exige que tomemos decisiones de diversa índole. Entre ellas, destaca la de-
terminación de su propia metodología, es decir, las técnicas y los instrumentos de
evaluación, así como también el modelo para evaluar el aprendizaje del alumnado.
Vista así, la planificación del sistema de evaluación implica un proceso que se desa-
rrolla de manera sistemática, gradual y diversificada.
El proceso evaluativo docente comienza con la planificación de la evaluación.
Si entendemos la evaluación como un proceso, necesitamos un planteamiento sis-
temático que sirva de guía para orientar el qué, cómo, cuándo, con qué y para qué
evaluar.

PREGUNTAS A REALIZAR PARA LA PLANIFICACIÓN DE LA EVALUACIÓN

¿QUÉ SE ¿PARA
¿CÓMO? ¿CUÁNDO? ¿CON QUÉ?
EVALÚA? QUÉ?

Planificación de la evaluación

El plan de evaluación se elabora durante la fase de diseño instruccional, que es


cuando se definen los objetivos de aprendizaje, los contenidos y los criterios e ins-
trumentos de evaluación.

18
■■ IMPORTANTE
El plan de evaluación determina la estrategia evaluativa más adecuada a seguir en el trans-
curso de una acción formativa para que el alumnado alcance los objetivos de aprendizaje.
Nos ayuda a responder a las siguientes preguntas:
▪▪¿Qué evaluar?
▪▪¿Cómo evaluar?
▪▪¿Cuándo evaluar?
De esta forma, podemos prever las posibles dificultades que aparecen y adoptar las accio-
nes y recursos necesarios.
Tener un plan de evaluación consensuado por escrito facilita la acción evaluadora y eli-
mina incertidumbres y malentendidos derivados de una falta de planificación.

El personal docente es el principal responsable de la evaluación del aprendizaje del


alumnado, y para llevarla a cabo de manera eficaz es importante tener en cuenta que
el planteamiento de la evaluación pasa por las siguientes fases:
1. Establecer con claridad los objetivos de aprendizajes finales que se pretenden
alcanzar en el ámbito de los conocimientos, habilidades y actitudes.
2. Determinar el peso específico que dichos objetivos tendrán en la puntuación
final.
3. Seleccionar la técnica evaluativa que se utilizará para recoger información so-
bre el nivel alcanzado por el alumnado en estos objetivos de aprendizaje.
4. Elaborar los instrumentos de medición que se utilizarán.
5. Aplicar dichos instrumentos para recoger información.
6. Analizar los resultados obtenidos teniendo en cuenta la interpretación norma-
tiva que se quiera hacer de los resultados y la ponderación específica de las
diferentes informaciones obtenidas en el caso de desear una valoración global.
En caso de que la persona formadora no haya elaborado el plan de evaluación y no
esté de acuerdo en algo, deberá comunicárselo a los responsables de la acción for-
mativa para que se pueda tomar una decisión al respecto.
Durante la elaboración del plan de formación también se diseñan y se consiguen los
instrumentos de evaluación que necesitaremos.
A continuación mostramos unas propuestas de plan de evaluación:

19
PLAN GENERAL DE EVALUACIÓN

INSTRUMENTOS /
MOMENTO DESCRIPCIÓN
TÉCNICAS

Nivel inicial
Inicio
Interés y expectativas

Aprendizaje
Durante
Participación

Nivel de aprendizaje adquirido


Final
Satisfacción del alumnado

PLAN DE EVALUACIÓN POR UNIDAD DIDÁCTICA

TÍTULO DE LA UNIDAD:

Criterios o indicadores de evaluación Instrumentos o técnicas a utilizar

Agentes que intervienen


Aunque no siempre es posible, los agentes que emitan juicios sobre la formación
deberían ser todos aquellos afectados por ella, desde el alumnado hasta la dirección
de la organización, pasando por los docentes, el departamento de formación, los
compañeros y compañeras, los superiores...
Así, podemos decir que los principales agentes que participan en la evaluación son:
▪▪El personal docente: son las personas encargas de evaluar al alumnado. Ac-
tualmente también se está planteando una nueva estrategia de evaluación en
la que participa el alumnado.
▪▪El alumnado: que se encarga de autoevaluarse, valorando sus fortalezas y
debilidades relacionadas con el proceso de aprendizaje. También realiza la
evaluación del personal docente y del proceso de aprendizaje en el que ha
participado.

20
▪▪Agentes externos de la evaluación: es la evaluación que se hace desde fuera
del ámbito educativo. La realiza personal técnico contratados por la adminis-
tración u otros organismos.

1.3. IMPORTANCIA DE LA EVALUACIÓN: MEDIR Y EVALUAR

Evaluar y medir son dos procesos estrechamente relacionados pero que no pueden
identificarse como una misma cosa.

¿Qué es medir?
Medir es comparar algo con una unidad que utilizamos como patrón, y evaluar es
interpretar la medida. La medida es un elemento imprescindible para la evaluación
y puede ser cuantitativa (contestar 10 preguntas) o cualitativa (perfección de un di-
bujo). La medida por sí sola no quiere decir nada, para que tenga verdadero sentido
hay que interpretarla.

■■ IMPORTANTE
La medición es uno de los momentos del proceso evaluativo y se preocupa de la recogi-
da de datos necesarios sobre los cuales serán hechos los juicios evaluativos.
Por ejemplo, una puntuación de 6 en un cuestionario evaluativo no nos dice nada por
sí sola, tendríamos que interpretarla en función de la puntuación máxima, la media, el
índice de dificultad…

Para evaluar hay que medir, y en todo instrumento de medida siempre cabe un error
de medición.
La medida no puede ser absolutamente exacta, bien por falta de precisión del ins-
trumento, bien por error humano al realizar la medida, por eso siempre se admite un
margen de error aceptable que varía según los casos.
En el caso de las conductas humanas, los errores de medición encuentran un campo
más abonado, ya que los comportamientos humanos que se pretenden medir tienen
una gran variabilidad y mayor posibilidad de ser distorsionados por la subjetividad
del observador.

21
■■ IMPORTANTE
La evaluación carece de procedimientos o técnicas infalibles, por eso tenemos que in-
tentar que el margen de error afecte lo menos posible al rigor de nuestro trabajo. Al uti-
lizar un instrumento de evaluación debemos asegurarnos de que su margen de error es
aceptable, para medir de forma fiable y evaluar la labor formativa correctamente.
La evaluación es el proceso mediante el cual se emiten una serie de juicios sobre la
información recibida gracias al proceso de medición (que garantiza datos más válidos y
fiables). Los criterios evaluativos son los aspectos que tendremos en cuenta para dife-
renciar los buenos resultados de los malos, los éxitos de los fracasos.

¿Qué es evaluar?
La evaluación requiere medir, pero va más allá, puesto que implica valorar la infor-
mación recogida en función de unos criterios establecidos. Tendremos que deter-
minar los niveles de corrección que deben presentar esos criterios para que sirvan
como patrón comparativo y poder valorar la información.
Evaluar es interpretar la medida, y consiste en establecer la puntuación a partir de la
cual se considera aprobado el alumnado. Es necesario contar con un criterio unifica-
do a la hora de interpretar el valor de las calificaciones; una vez aclarado y unificado
esto, podemos emitir el juicio, valorar si se ha alcanzado o no el nivel de aptitud.
Por tanto, para evaluar podemos utilizar dos sistemas: la norma y el criterio.
1. Evaluar con respecto a la norma es comparar el rendimiento de una persona con
el de las demás y emitir un juicio. Se trata de un procedimiento objetivo, pero la
calificación asignada no dependerá única y exclusivamente de la persona eva-
luada, sino que depende de su posición respecto al grupo de referencia.
2. Evaluar con respecto al criterio; el criterio es un elemento externo a la persona
evaluada. En él se marcan las condiciones para una evaluación positiva.

■■ EJEMPLO
Situación: el objetivo de una actividad es redactar tres oraciones subordinadas sin co-
meter ninguna falta de ortografía. La persona que mejor lo ha hecho ha redactado dos
oraciones y ha cometido una falta.
Resultado: si evaluamos a esta persona con respecto a la norma del grupo, es la mejor, la
número 1, pero si la evaluamos respecto al criterio, no ha alcanzado el objetivo.

22
1.4. CARACTERÍSTICAS DEL PROCESO DE EVALUACIÓN

Las características de la evaluación constituyen los ejes sobre los que se fundamenta
el planteamiento que se haga de la misma. Veamos cómo debe ser la evaluación:
1. Útil en la medida en que sea relevante (porque contemple los aspectos más im-
portantes) y oportuna (porque proporcione la información necesaria en el mo-
mento requerido).
2. Integral porque, a través de su proceso, se evalúa la mayor diversidad de apren-
dizajes y se considera a la persona evaluada en su totalidad (rendimiento, acti-
tudes, capacidades…).
3. Continua, ya que permite conocer y valorar, tanto cuantitativa como cualitati-
vamente, el progreso de la persona a lo largo de su aprendizaje. Se trata de un
proceso sistemático que sigue un orden secuencial y permite el análisis y va-
loración de los resultados de aprendizaje. Estos resultados constituyen la base
para la programación docente día a día, así como para establecer actividades y
procedimientos adecuados para solucionar las dificultades que van apareciendo.
4. Autocorrectiva, ya que contempla mecanismos de ajuste de estrategias e instru-
mentos para futuras etapas del proceso de evaluación permanente.
5. Participativa y cooperativa, ya que permite al alumnado participar en la evalua-
ción de su propio proceso de aprendizaje.
6. Proceso con carácter acumulativo, que consiste en registrar permanentemente
cómo la persona evaluada va desarrollando las competencias profesionales. Se
registran las calificaciones parciales a medida que se van realizando evaluacio-
nes. Esto nos permite establecer una relación entre las informaciones anteriores
y las que se producen en el presente, con lo que se obtiene una opinión más
amplia sobre la actuación de la persona evaluada.
7. Acreditativa. En este sentido los resultados de la evaluación se traducen en cali-
ficaciones nominales o numéricas que se recogen en documentos oficiales (ac-
tas de evaluación, informes de evaluación, libro de calificaciones…), dejando
constancia de los estudios realizados.
8. Innovadora. Los cambios en los programas formativos llevan a modificaciones
también en el proceso de evaluación. El rol docente tiene que ser innovador
y creador de medios e instrumentos que faciliten su actividad evaluadora; así
como utilizar, en su práctica educativa, medios y procedimientos diferentes a
lo cotidiano.

23
■■ IMPORTANTE
La evaluación innovadora es aquella que trata de mostrar nuevas técnicas y soluciones a
los múltiples problemas que la evaluación educativa presenta en un mundo en continuo
cambio y avance tecnológico.
Fuente: Ramo, Z. y Gutiérrez, R. (1995).

Además de estas características generales relacionadas con el proceso de evalua-


ción, tenemos que tener en cuenta una serie de características técnicas que guían
la elaboración de los instrumentos utilizados en la evaluación y que vamos a ver a
continuación.
1. Sistematicidad. Hace referencia a que la evaluación debe atenerse a normas y
procedimientos que estén planificados y desarrollados al detalle. Es necesario
plantear la forma en que se va a realizar el seguimiento de acuerdo a un plan
previamente trazado y que debe ser llevado a cabo de forma rigurosa.
2. Fiabilidad. Es una de las dos cualidades que debe poseer cualquier instrumento
de medida (la otra es la validez). El concepto de fiabilidad se refiere a la estabi-
lidad que proporciona el instrumento en la obtención de resultados.

TIPOS DE FIABILIDAD

Se da cuando distintas personas corrigen el mismo exa-


INTEREVALUADORA men y coinciden en la valoración siguiendo los varemos
de corrección correspondientes

Se da cuando la misma persona corrige el mismo examen


INTRAEVALUADORA
en distintas ocasiones y le da una única valoración.

Si los instrumentos se utilizan más de una vez para evaluar lo mismo, los resultados
obtenidos deben ser parecidos. Decimos que una prueba es fiable si los resultados
que ofrece tienen estabilidad, si evaluando siempre a la misma persona en la misma
situación obtuviéramos los mismos resultados. Métodos para determinar la fiabilidad:
▪▪Formas paralelas.
▪▪Dos mitades.
▪▪Test-retest.

24
■■ ACTIVIDAD
Busca en Internet información sobre los siguientes métodos que nos ayudan a asegurar
la fiabilidad de una prueba de evaluación:
▪▪Formas paralelas.
▪▪Dos mitades.
▪▪Test-retest.
Elabora un documento con la descripción de cada uno de ellos que más te haya gustado
indicando la fuente y envíaselo a tu tutor o tutora para que evalúe el ejercicio.

Todos estos métodos tienen en común el hecho de comparar los resultados de la


prueba con otra prueba o consigo misma, y expresar la evaluación numéricamente,
mediante el llamado coeficiente de fiabilidad, que es el grado en que esos dos con-
juntos de resultados son coincidentes.

■■ IMPORTANTE
Cuanto más alto es el coeficiente de fiabilidad, es decir, cuanto mayor es el grado de
coincidencia entre los grupos de resultados, más fiable resulta la prueba.

Validez
El concepto de validez o exactitud define que el instrumento mide aquello para lo
que fue diseñado. La evaluación debe reflejar una correspondencia inequívoca entre
la información y el aspecto de la realidad que se evalúa, lo que implica que en el
diseño de la evaluación se controle la interferencia de variables extrañas y se garan-
tice que los instrumentos de medición midan lo que se quiere medir. La validación
de una prueba puede realizarse de distintas formas, siguiendo diferentes procesos, lo
que los expertos denominan tipos de validez. Se distinguen cuatro tipos.

■■ IMPORTANTE
Una prueba no puede ser válida si no es fiable, es decir, si sus resultados no son con-
sistentes. Pero una prueba puede ser fiable y no ser válida, es decir, pueden darse los
mismos resultados en repetidas ocasiones, pero no evaluar aquello que se supone que se
debería evaluar.

25
TIPOS DE VALIDEZ

DE CONTENIDO La prueba evalúa exactamente los objetivos que había previsto

Tiene capacidad de predicción de las conductas que tendrán


DE PREDICCIÓN
las personas examinadas en la vida real

Se da cuando se obtienen resultados semejantes a otras prue-


bas iguales validadas previamente, o cuando diversas edicio-
RECURRENTE
nes de una misma prueba obtienen puntuaciones iguales con
los mismos examinados

Cuando una prueba es coherente con el currículum educativo


DE CONSTRUCTO
y las prácticas de clase

Objetividad
Decimos que la evaluación es objetiva si no depende de la apreciación, del juicio
subjetivo de la persona evaluadora, ya que las cuestiones planteadas están perfecta-
mente delimitadas y admiten una única solución.

■■ IMPORTANTE
Una prueba de evaluación objetiva es una prueba de selección múltiple en la que cada
pregunta tiene establecida la respuesta correcta y, además, el sistema de puntuación.

Una prueba de evaluación es objetiva cuando sus resultados son independientes


de la actitud o apreciación personal. Esta característica hace referencia al grado de
uniformidad con que varias personas pueden aplicar una misma prueba, ya que la
evaluación subjetiva es una valoración que realiza la persona evaluadora, y su per-
cepción subjetiva influye en la nota. La evaluación debe minimizar las apreciaciones
personales en el momento de emitir juicios valorativos, porque la calificación puede
variar de una persona a otra cuando no existe una escala objetiva de medida.

Efectividad
Esta característica de la evaluación hace referencia a la capacidad o habilidad que
se demuestra para obtener un resultado concreto partiendo de una acción. Esto hace

26
que se deban optimizar todos los procedimientos implicados en la evaluación, de
manera que los resultados obtenidos sean los mejores.

Autenticidad
Bachman y Palmer (1996) distinguen entre autenticidad situacional y autenticidad
interaccional.

TIPOS DE AUTENTICIDAD

Exige que la evaluación guarde relación con actividades que se


SITUACIONAL
desarrollan en la vida real o que son posibles en ella

Exige el conocimiento, las destrezas y las habilidades necesa-


INTERACCIONAL rias que las personas necesitarían para actuar en una situación
similar

1.5. MODALIDADES DE EVALUACIÓN

Podemos distinguir tipos de evaluación según el aspecto que tengamos en cuenta:

Según el momento
Si tenemos en cuenta el momento en que se plantea la evaluación, podemos hablar
de evaluación previa, al inicio del curso; evaluación inicial o diagnóstica, evalua-
ción continua o procesual, evaluación final y evaluación posformativa.
Veremos, a continuación en qué consiste cada una de ellas:
1. Evaluación previa. Es la que se realiza antes de empezar el curso con el fin de
seleccionar al alumnado y homogeneizar el grupo.
2. Evaluación inicial o diagnóstica. Es la que se realiza al inicio del curso, aunque
también puede realizarse al principio de un módulo o tema, y nos permite:
▪▪Detectar los conocimientos, las habilidades, las expectativas y la motivación
de las personas que componen el grupo.
▪▪Detectar carencias y errores que puedan obstaculizar el proceso de aprendiza-
je, así como aspectos que se dominan con el fin de evitar su repetición.

27
▪▪Sirve como línea base para contrastar posteriormente si los conocimientos y
habilidades del alumnado al finalizar la formación superan los que tenían al
inicio.
En función de la información recogida podemos ajustar el punto de partida
del curso al nivel que presenta el grupo. La finalidad es poder situar a cada
persona en el punto de partida más adecuado a su nivel.
La prueba de evaluación que se realice en este momento debe referirse al con-
junto del programa, recogiendo los aspectos más relevantes del mismo, que
permitan verificar el nivel de preparación de esas personas para enfrentarse al
proceso de aprendizaje.
Teniendo en cuenta esa información se puede adecuar la actividad docente
(métodos, técnicas…) y el diseño del curso (objetivos, actividades…) al nivel
que presenta el grupo, e incluso a cada una de las personas como consecuen-
cia de su individualidad.

■■ ACTIVIDAD
Piensa en el certificado de profesionalidad, Módulo Formativo o unidad formativa
que vas a impartir en el futuro y elabora tu propio cuestionario de evaluación inicial o
diagnóstica. Si en vez de usar un cuestionario, se te ocurre una forma más creativa de
realizarlo, ¡adelante!
Envía el documento que resulte a tu tutor o tutora para que pueda evaluarlo.

1. Continua o procesual. Se trata de una evaluación que se realiza a lo largo de


todo el proceso formativo, de forma que permite averiguar el nivel de cada
persona en cada momento y la forma en que se están alcanzando los objetivos
propuestos en cada una de las fases para adaptarlos o mejorarlos si es necesario.
Su objetivo es perfeccionar el proceso formativo, por lo que es necesario que
esté diseñada para que se pueda ver claramente la dificultad de aprendizaje de
una persona concreta o del grupo en general, y pueda así solucionar a tiempo
para no bajar el nivel de motivación.
Las pruebas que se realicen durante este tipo de evaluación serán para evaluar
habilidades, competencias y actitudes desarrolladas hasta el momento.
2. Final o sumativa. Este tipo de evaluación trata de valorar todo el proceso, per-
mitiendo conocer el grado de aprendizaje alcanzado respecto a los resultados

28
obtenidos en la evaluación inicial. En este momento se conoce también el grado
de consecución de los objetivos y el desarrollo de competencias del alumnado.
3. Posformativa. Es la evaluación que se realiza después de pasado un tiempo de
la finalización de una acción formativa y una vez que la persona se ha incorpo-
rado a su puesto de trabajo.

Según el agente evaluador


Si tenemos en cuenta quién interviene en la evaluación (centro que lo imparte, ins-
pector o inspectora de una entidad externa, coordinador o coordinadora de la acción
formativa, personal formador, alumnado…), podemos hablar de evaluación interna
o externa, y dentro de estas encontramos varias tipologías. Veremos, a continuación
en qué consiste cada una de ellas:
1. Evaluación interna. Se trata de aquella que realizan las personas que integran
el proceso formativo, por ejemplo, el centro formativo, el personal docente, el
alumnado... Dentro de la misma encontramos varios tipos:
▪▪Autoevaluación. Es cada persona quien hace una evaluación de sí misma.
Consiste en un proceso reflexivo en el que analiza y valora sus niveles de rea-
lización, adquisición o ejecución de ciertas tareas u objetivos.
Antes de efectuar la autoevaluación se deben fijar los criterios de compara-
ción. Puede ser individual (cada persona evalúa su aprendizaje) o grupal (el
grupo en su conjunto evalúa el aprendizaje). Es una herramienta para la moti-
vación y la toma de conciencia, porque ayuda a la persona a:
a) Analizar su actividad individual y en grupo.
b) Reconocer sus puntos fuertes y sus limitaciones; de manera que pueda
orientar su proceso de aprendizaje de una forma más eficaz.
c) Desarrollar una actividad de autocrítica.
▪▪Hetero-evaluación. Es la que realiza la persona docente. Evalúa la consecu-
ción de los objetivos a través de diferentes técnicas y, como consecuencia de
la información, toma las decisiones pertinentes. Esta evaluación puede ser
individual (evalúa a cada alumna y alumno) y grupal (evalúa al grupo como
colectivo de aprendizaje).
▪▪Coevaluación. Se trata de una evaluación conjunta, en la que cada persona
evalúa a las demás y las demás la evalúan a ella.
Puede aplicarse sobre una actividad o proceso en el que han participado todas
las personas y todas realizan esa valoración. A través de ella, las alumnas y
los alumnos intercambian opiniones, y esto permite:

29
a) Sugerir recomendaciones que ayuden a reorientar y mejorar el proceso
de aprendizaje.
b) Aportar soluciones para mejorar a nivel individual y colectivo.
c) Poner en práctica la convivencia grupal.
d) Dar oportunidades para asumir actitudes y opiniones como resultado de
la reflexión y la crítica.
e) El alumnado puede ser consciente de sus limitaciones de una manera
informal. La corrección por parte de compañeras y compañeros produce
menos ansiedad y, a veces, sus explicaciones, sus palabras… resultan
muy aclaradoras.

■■ IMPORTANTE
La mayoría de las evaluaciones que se realizan en el aula las lleva a cabo el personal
docente, pero es importante planificar los momentos de autoevaluación y coevaluación
en el aula, ya que van dirigidas a desarrollar la autonomía de las personas.

2. Evaluación externa. Se trata de aquella que realiza un agente evaluador que no


pertenece a la acción formativa. Por ejemplo, un inspector del Servicio Público
de Empleo Estatal (SEPE).

Según su finalidad
Si tenemos en cuenta la finalidad que persigue la evaluación que queremos realizar,
nos podemos encontrar con los tipos que enunciamos a continuación:
1. Evaluación diagnóstica. Es la evaluación que sirve para conocer el nivel del
grupo, de forma que permite adaptar la programación.
2. Evaluación continua o formativa. Es la evaluación que se realiza durante el de-
sarrollo del curso para:
▪▪Identificar los logros y adquisiciones que el alumnado va realizando a lo largo
del curso.
▪▪Detectar el grado de avance en el logro de los objetivos.
▪▪Distinguir lo que el alumnado domina.
▪▪Mostrar la situación del grupo en general y la de cada persona en particular.
▪▪Localizar deficiencias, ya que todavía hay posibilidad de remediarlas.

30
▪▪Recoger información sobre el desarrollo del proceso de aprendizaje, para
controlar su marcha e introducir mejoras.
Su finalidad es identificar el progreso individual y asegurarnos de que el apren-
dizaje del alumnado se da en el sentido y dirección que se pretende.
La prueba que se realice en este momento debe referirse a cada una de las uni-
dades didácticas que se han trabajado, centrándose en las partes más significati-
vas para facilitar la toma de decisiones.
También se puede recoger información a través de la observación y el análisis
permanente del comportamiento y el trabajo realizado por el alumnado.

■■ IMPORTANTE
Hay que centrarse en actividades específicas, pero también en actividades ordinarias del
aula: ejercicios, solución de problemas…, con el fin de recoger información sobre los
resultados de aprendizaje y sobre el proceso.

3. Evaluación sumativa o final. Es la evaluación que se realiza al final del proceso


de aprendizaje para verificar sus resultados; además, sirve para lo siguiente:
▪▪Identificar los logros y competencias que las personas han adquirido al finali-
zar el programa de formación.
▪▪Establecer el nivel final, diferenciando entre las personas que hayan conse-
guido un nivel de competencia suficiente y las que no lo hayan logrado.
▪▪Determinar si se alcanzaron los objetivos y en qué medida fueron alcanzados
por cada una de las personas que han participado en el curso.
▪▪Certificar esa adquisición de conocimientos, habilidades y actitudes.
▪▪Establecer comparaciones entre los resultados establecidos por los diferentes
grupos.
▪▪Predecir el éxito de las personas que han participado en cursos de un nivel
superior.
▪▪Informar a cada una de las personas sobre sus progresos.
▪▪Identificar nuevas necesidades.
Tiene como finalidad la calificación del alumnado y la valoración de la acción
formativa de cara a su mejora. La prueba que se realice deberá referirse a la
totalidad del programa, e incluirá todos los elementos importantes del mismo.
En la evaluación sumativa se integra, en una calificación, el conjunto de datos
que ya fueron recogidos en las etapas de evaluación realizadas en el curso.

31
■■ IMPORTANTE
Se evalúa para saber hasta qué punto se han logrado los objetivos y no para emitir una
calificación, aun cuando esto pueda ser un requisito o exigencia social de la que el per-
sonal docente no pueda desligarse.

1.6. SOPORTE DOCUMENTAL CON EVIDENCIAS DE RESULTADO

El soporte documental es un medio en el cual se contiene información. Este soporte


varía según los materiales y la tecnología empleada. Podemos encontrar soporte en
papel, audiovisual, informático…
El objetivo para utilizar estos soportes documentales también puede ser diferente:
▪▪Archivo.
▪▪Seguimiento.
▪▪Justificación.
▪▪Acreditación.
Utilizaremos los soportes documentales durante el proceso educativo como instru-
mento para facilitar el seguimiento y evaluación del alumnado, y también al final
del proceso, como justificación del resultado conseguido.
El personal docente reflejará documentalmente los resultados obtenidos por el alum-
nado en la acción formativa, y en cada uno de los módulos formativos que la com-
ponen, para que quede constancia de ello.
Normalmente, cada entidad que realiza formación tiene sus propios soportes do-
cumentales. En ellos están previamente definidos los criterios o códigos para de-
terminar esos resultados, que se pueden reflejar tanto de manera nominativa como
numeral.

Las actas de evaluación


En este tipo de soporte se recogen, de manera general, los resultados obtenidos por
el alumnado en los diferentes módulos formativos que componen el curso o certifi-
cado de profesionalidad.
Se deja constancia de si se han adquirido o no las capacidades de los módulos for-
mativos y, por lo tanto, la competencia profesional de las unidades a las que están
asociados.

32
Permiten ver el nivel del resultado conseguido en cada uno de los módulos, y valo-
rar si se ha superado el curso completo o en alguno de los módulos no se ha llegado
al resultado mínimo exigido.
En función de estos resultados se podrán tomar las decisiones que se consideren más
adecuadas, como conceder un título o establecer un plan de mejora, entre otras.

Los informes
El informe es uno de los soportes más utilizados. Un informe necesita ser claro y
preciso, además debe contar con la cantidad de detalles suficientes como para que
cualquier persona que lo lea por primera vez pueda comprenderlo.
En el informe se incluyen los aspectos que vamos a evaluar, de esta forma podemos
ver los puntos fuertes y también las áreas de mejora.
En este informe podemos concretar los aspectos a evaluar de la manera que nos
parezca más adecuada y más operativa (por unidades de aprendizaje, unidades for-
mativas o módulos).
Los informes también pueden incluir elementos persuasivos, tales como recomen-
daciones, sugerencias u otras conclusiones con posibles acciones futuras que se pu-
dieran adoptar.

■■ ACTIVIDAD
En el siguiente enlace podrás ver un ejemplo de un instructivo para la elaboración del
informe de la evaluación de los resultados de aprendizaje de la Escuela Superior Técni-
ca del Litoral:
www.icm.espol.edu.ec
Se trata de un informe con mucho detalle del cual podrás extraer ideas para crear
tus propios informes de evaluación. Tómalo como ejemplo y elabora un informe de
evaluación que sea válido para una Unidad de Aprendizaje que pertenezca a tu campo
de conocimientos.
Crea un fichero en el que aparezcan los objetivos y contenidos de la Unidad de Aprendi-
zaje de referencia y el informe de evaluación.

33
Expediente académico del alumnado
Se trata de un documento que recoge las calificaciones y el seguimiento realizado al
alumnado lo largo del proceso formativo. Es el que sirve para poder emitir el certifi-
cado académico, como documento oficial que refleja el aprendizaje obtenido.
Mientras que un diploma acredita haber demostrado un nivel satisfactorio en los
aprendizajes, un certificado tiene una eficacia legal.
Puedes ver ejemplos a través de la página www.madrid.org.

34
2. LA EVALUACIÓN POR COMPETENCIAS

La evaluación del alumnado se realizará por módulos formativos con el fin de


comprobar los resultados del aprendizaje y, en consecuencia, la adquisición de las
competencias profesionales.

■■ IMPORTANTE
El concepto de competencia en el Espacio Europeo de Educación Superior se entiende
como una combinación dinámica de atributos, en relación a conocimientos, habilida-
des, actitudes y responsabilidades, que describen los resultados de los aprendizajes de
un programa educativo o lo que los estudiantes son capaces de demostrar al final del
proceso educativo (Proyecto Tunning).
El desarrollo de una competencia es un proceso continuo, y debe tener en cuenta el
alcance de conocimientos, habilidades, actitudes y responsabilidades. Las competen-
cias que se definen tienen que ser evaluables, y por ello, la forma en la que se formulen
estas competencias debe permitir la identificación de resultados de aprendizaje que
puedan ser observables y mensurables.
Fuente:www.uab.es.

Esta evaluación la realizará el personal docente que imparta las acciones formativas
a través de métodos e instrumentos que garanticen la fiabilidad y validez de la mis-
ma. Para evaluar las competencias es necesario disponer de alguna fuente de infor-
mación y algunos criterios de evaluación.

■■ IMPORTANTE
En el ámbito laboral se utilizan las tareas profesionales como fuente de información, y
los estándares de calidad como criterios de evaluación.
En el ámbito educativo se toman como referencia las capacidades y criterios de evalua-
ción establecidos para cada uno de los módulos formativos asociados a sus correspon-
dientes unidades de competencia.

35
¿Cómo se evalúan las competencias en el aula?
Como personal docente, tenemos que evaluar el grado de adquisición de las compe-
tencias profesionales propuestas en el certificado de profesionalidad.
Para realizar esta evaluación nos centrarnos en las tareas realizadas por el alumnado,
utilizando diferentes fuentes de información:
▪▪Trabajos del alumnado.
▪▪Pruebas evaluativas.
▪▪Observaciones en el aula.
También, aplicamos los criterios de evaluación más adecuados para el nivel en que
se encuentra el alumnado. Las pruebas de evaluación que utilicemos se estructu-
rarán por unidades de competencia (unidad mínima de evaluación); de forma que
podemos ver las unidades concretas que domina la persona y las que no.
Las pruebas teóricas y las pruebas prácticas han de estar vinculadas entre sí. Ambas
han de plantear la evaluación de competencias en las situaciones y contextos más
significativos del ámbito de trabajo.

■■ IMPORTANTE
La tarea del docente para evaluar competencias supone:
1. Realizar una evaluación formativa, pero no solo del alumnado, sino también de los
métodos de enseñanza centrada no solo en lo que el alumnado sabe, sino en lo que
el alumnado sabe hacer.
2. Utilizar una mayor variedad de instrumentos para llevar a cabo la evaluación.
3. Considerar los diferentes estilos de aprendizaje, niveles lingüísticos y antecedentes
educativos, entre otros factores condicionantes.

2.1. PROCEDIMIENTO PARA EL RECONOCIMIENTO Y ACREDITA-


CIÓN DE COMPETENCIAS PROFESIONALES

Las competencias profesionales reflejan el conjunto de conocimientos y capacidades


que permiten a una persona el ejercicio de la actividad profesional conforme a las
exigencias de la producción y el empleo.
El conjunto de unidades de competencia con significación para el empleo constitu-
yen una cualificación profesional.

36
Estas competencias pueden adquirirse mediante formación (formal o no formal) o
por experiencia laboral.

¿Qué competencias se pueden acreditar?


Se pueden acreditar las unidades de competencia del Catálogo Nacional de Cualifi-
caciones Profesionales que estén incluidas en títulos de Formación Profesional o en
certificados de profesionalidad.
Cada Unidad de Competencia será la unidad mínima de acreditación. También, pue-
de obtenerse un certificado de profesionalidad cuando se acreditan todas las unida-
des de competencia de una determinada cualificación.
En el RD 395/2007, que regula el subsistema profesional para el empleo, podemos
leer al respecto que, entre los fines que persigue la Formación Profesional para el
Empleo, se encuentra proporcionar a las personas trabajadoras los conocimientos y
las prácticas adecuados a las competencias profesionales adquiridas, tanto a través
de procesos formativos (formales o no formales) como de la experiencia laboral,
que sean objeto de acreditación.

■■ EJEMPLO
Puedes acceder al Real Decreto 395/2007, de 23 de marzo, por el que se regula el sub-
sistema de Formación Profesional para el Empleo, a través del número 87 del BOE:
www.boe.es

¿Qué vías existen para acreditar competencias?


Las competencias profesionales se adquieren a través de la formación y a través de
los conocimientos que adquirimos al desempeñar un puesto de trabajo (experiencia
laboral). Por lo tanto, la obtención de competencias profesionales se puede realizar
por las siguientes vías:
1. De una forma sistemática y reglada. Es la vía formal. Las vías formales para
adquirir competencias profesionales son:
▪▪Dentro de la Formación Profesional en el Sistema Educativo: ciclos de For-
mación Profesional de grado medio y superior, programas de Cualificación
Profesional Inicial (PCPI).

37
▪▪Dentro de la Formación Profesional para el Empleo: formación de oferta aso-
ciada a certificados de profesionalidad, formación en alternancia, asociada a
certificados de profesionalidad.
Los títulos de Formación Profesional y los certificados de profesionalidad tie-
nen carácter oficial y validez en todo el territorio nacional.
Una vez finalizada la formación, se solicita la acreditación de competencias
total o parcial.
2. A través de vías no formales. Esto es, por la acumulación de aprendizajes adqui-
ridos, por cualquier vía, a lo largo de la vida. Las vías no formales para adquirir
competencias profesionales son:
▪▪Dentro de la Formación Profesional en el Sistema Educativo: procesos forma-
tivos no conducentes a acreditaciones oficiales.
▪▪Dentro de la Formación Profesional para el Empleo: formación de oferta no
asociada a certificados de profesionalidad, formación en alternancia, no aso-
ciada a certificados de profesionalidad.
3. Por la experiencia laboral adquirida.

■■ IMPORTANTE
Para acreditar las competencias conseguidas por vía no formal, es necesario participar
en el procedimiento de acreditación y reconocimiento de competencias.
La Ley orgánica 5/2002, de 18 de junio, establece en su artículo 8 que la evaluación y
la acreditación de las competencias profesionales adquiridas a través de la experiencia
laboral o de vías no formales de formación tendrá como referente el Catálogo Nacional
de Cualificaciones Profesionales y se desarrollará siguiendo en todo caso criterios que
garanticen la fiabilidad, objetividad y rigor técnico de la evaluación.
Puedes ver esta ley completa consultando el número 147 del BOE.

4. A través del contrato de formación y aprendizaje. Esta vía queda regulada por
el Real Decreto Ley 10/2011, que puedes ver en el BOE número 208, sobre
medidas urgentes para la promoción del empleo de los jóvenes, el fomento de
la estabilidad en el empleo y el mantenimiento del programa de recualificación
profesional de las personas que agoten su protección por desempleo.

38
■■ ACTIVIDAD
Lee el Real Decreto Ley 10/2011 y extrae las conclusiones más importantes de esta vía
de acreditación de competencias profesionales para elaborar un documento y enviárselo
a tu tutor o tutora para que lo evalúe.

¿Cómo se obtiene el certificado?


Para obtener el certificado, la persona tiene que tener las certificaciones parciales de
las distintas unidades de competencia que componen el certificado. Para obtener una
Unidad de Competencia existen las siguientes vías:
▪▪Superar los módulos formativos correspondientes, mediante la realización y
evaluación de las acciones formativas pertinentes.
▪▪Participar en las pruebas que convoque la Administración correspondiente
para dicha Unidad de Competencia, basándose en el Real Decreto 1224/2009,
de reconocimiento de las competencias profesionales adquiridas por expe-
riencia laboral o vías no formales de formación.
▪▪Mediante la convalidación de la Unidad de Competencia por estar en pose-
sión de la misma a través del sistema de Formación Profesional.

■■ IMPORTANTE
Puedes ver el siguiente Real Decreto 1224/2009, de 17 de julio, de reconocimiento de
las competencias profesionales adquiridas por experiencia laboral, en el Boletín Oficial
del Estado número 205.

Las Administraciones competentes llevaran un registro nominal por especialidades,


tanto de las acreditaciones de las unidades de competencia como de los certificados
de profesionalidad que expidan. Los centros autorizados para la impartición de los
módulos formativos deberán entregar a la Administración un acta de evaluación de
los alumnos, indicando en los términos de apto/no apto la superación del módulo.
Dicha acta será el referente para la certificación de la Unidad de Competencia.

¿Qué son el reconocimiento y la acreditación de competencias?


Es un conjunto de actuaciones para reconocer, evaluar y acreditar las competencias pro-
fesionales adquiridas mediante la experiencia laboral o vías no formales de formación.

39
Esta evaluación y acreditación se desarrollará siguiendo criterios que garanticen la
fiabilidad, objetividad y rigor técnico de la evaluación, y el Catálogo Nacional de
Cualificaciones Profesionales sirve de referencia objetiva en este procedimiento.

■■ IMPORTANTE
Se puede acreditar un título de Formación Profesional o certificado de profesionalidad
completo, pero también se puede realizar una acreditación parcial de competencias, que
es acumulable y permite ir completando la formación hasta obtener el correspondiente
título o certificado.

¿Qué hacer para participar en el procedimiento para el reconocimiento y acre-


ditación de competencias?
Antes de participar en el procedimiento para el reconocimiento y acreditación de
competencias se deben realizar dos tareas:
1. Informarse y orientarse. Lo primero que debemos hacer es identificar qué cosas
sabemos y sabemos hacer que estén incluidas en el Catálogo Nacional de Cua-
lificaciones Profesionales (CNCP), que incluye las competencias profesionales
que pueden ser reconocidas por experiencia laboral o por formación.
2. Buscar convocatorias. Las administraciones estatales y autonómicas realizan
convocatorias públicas del procedimiento de evaluación y acreditación de com-
petencias profesionales adquiridas a través de la experiencia laboral o de vías
no formales de formación.
En estas convocatorias se identificarán las unidades de competencia que son ob-
jeto de evaluación, así como los títulos de Formación Profesional o certificados
de profesionalidad en los que estén incluidas.

¿Quién puede optar?


Puede optar al procedimiento cualquier persona que haya adquirido competencias
profesionales a través de su experiencia laboral o a través de vías no formales de
formación. Para ello deberán inscribirse en las convocatorias públicas y cumplir los
siguientes requisitos:
▪▪Requisitos de nacionalidad: tener nacionalidad española, ciudadana de la
Unión Europea o autorización de residencia en España.
▪▪Requisitos de participación: según edad, experiencia laboral y formación.

40
REQUISITOS DE PARTICIPACIÓN

UNIDADES DE EXPERIENCIA
EDAD FORMACIÓN
COMPETENCIA LABORAL

2 años
Mínimo 1200 h.
NIVEL 1 18 años 200 horas
trabajadas en los
últimos 10 años

3 años
Mínimo 2000 h.
NIVEL 2 20 años 300 horas
trabajadas en los
últimos 10 años

Fases del procedimiento para el reconocimiento y la acreditación de competencias


El procedimiento de acreditación de competencias consta de tres fases:
1. Fase de asesoramiento. En esta fase se aconseja sobre las unidades de compe-
tencia que se pueden acreditar en función del historial profesional y formativo,
y contrastándolo con el referente (Catálogo Nacional de Competencias Profe-
sionales). Se emite un informe orientativo sobre la conveniencia o no de pasar a
la siguiente fase de evaluación, y la persona decide si continúa o no.
2. Fase de evaluación. En esta fase hay que demostrar las competencias profe-
sionales en las unidades de competencia para las que hayan pedido el recono-
cimiento. La comisión de evaluación analizará y valorará toda la información
aportada por la persona (dossier de competencias, informe emitido en la fase
de asesoramiento…) y planificará y organizará la evaluación, seleccionando los
métodos y las actividades más adecuadas a cada caso (entrevista, pruebas pro-
fesionales de competencia, simulaciones de situaciones profesionales, observa-
ción en el puesto de trabajo u otras).
3. Fase de acreditación y registro. Si se supera el proceso de reconocimiento, se
expide uno de los dos elementos que indicamos a continuación:
▪▪Una acreditación parcial de cada una de las unidades de competencia que
haya demostrado conocer en el proceso.
▪▪Un certificado de profesionalidad si se demuestra competencia en todas las
unidades de la cualificación.

41
Los datos se transfieren a un registro nominal y por Unidad de Competencia. La Ad-
ministración convalida los módulos asociados a cada unidad acreditada y la Admi-
nistración realizará la exención de los módulos asociados a cada unidad acreditada.

¿Quién expide la acreditación?


La acreditación puede ser expedida por dos tipos de entidades:
1. Si la formación o la convocatoria de acreditación de la experiencia profesional
es de ámbito estatal, la acreditación es expedida por el SEPE.
2. Si la formación o convocatoria de acreditación de la experiencia laboral es de
ámbito autonómico, la acreditación es expedida por la Consejería de Educación.

¿Qué ventajas aporta la acreditación?


Las principales ventajas de poseer una acreditación son las siguientes:
▪▪Obtener una acreditación oficial con validez en todo el territorio nacional.
▪▪Conseguir acreditaciones que conducen a un certificado de profesionalidad o
un título de Formación Profesional y su correspondencia entre ellos.
▪▪Hacer visibles las competencias y valorar la experiencia.
▪▪Establecer un plan de formación individualizado que complete o aumente las
competencias profesionales.
▪▪Incrementar las posibilidades de empleabilidad y mejora de la cualificación.
▪▪Fomentar la movilidad en el mercado de trabajo nacional y europeo.

¿Por qué se deben registrar las competencias profesionales?


La normativa establece que las Administraciones competentes deberán llevar un re-
gistro nominal y por especialidades de los certificados de profesionalidad y acredita-
ciones parciales acumulables expedidas.
Este registro facilita el reconocimiento de las competencias profesionales obtenidas
por cualquier vía (formal o no formal) y a través de los procedimientos de recono-
cimiento, evaluación y acreditación de competencias profesionales que se puedan
establecer en el futuro.

■■ IMPORTANTE
Las inscripciones efectuadas en el Registro de certificados de profesionalidad y acredita-
ciones parciales de las Comunidades Autónomas se comunicarán al Registro General en
el Sistema Nacional de Empleo coordinado por el Servicio Público de Empleo Estatal.

42
RESUMEN
▪▪La evaluación docente es el instrumento que permite identificar los puntos débiles
y fuertes del proceso formativo e introducir las mejoras que se consideren conve-
nientes.
▪▪Para evaluar hay que medir. Este es el primer paso del proceso, que se encarga de
recoger la información.
▪▪La evaluación consiste en emitir juicios sobre esa información recogida.
▪▪Podemos evaluar con respecto a:
1. Normas: comparar el rendimiento de cada persona con el grupo.
2. Criterios: comparar el rendimiento con una pauta externa.
3. Individualidad: comparar el rendimiento de la persona con el que tenía al inicio
de la acción formativa.
▪▪Las fases del proceso evaluativo son:
a) Determinar qué voy a evaluar y el peso específico que tendrá cada uno de esos
aspectos dentro de la puntuación total.
b) Seleccionar las técnicas para recoger información.
c) Elaborar instrumentos.
d) Aplicar instrumentos.
e) Analizar la información.
▪▪La evaluación es: util, integral, continua, autocorrectiva, participativa y cooperati-
va, acumulativa, acreditativa, innovadora.
▪▪Las características técnicas de la evaluación son: fiabilidad, validez, objetividad,
autenticidad.
▪▪Los tipos de evaluación que encontramos en función del momento en que se reali-
za son:
1. Previa al inicio del curso.
2. Inicial: al comienzo del curso.
3. Continua o procesual: durante el desarrollo del curso.
4. Final, o sumativa: cuando termina el curso.
5. Posformativa: un tiempo después de finalizar el curso.

43
▪▪Los tipos de evaluación que encontramos en función de la finalidad que se preten-
de son:
a) Diagnóstica: para conocer el nivel del grupo y adaptar la programación.
b) Continua o formativa: para controlar que vamos en la dirección adecuada, re-
forzar los logros e introducir las mejoras que se consideren oportunas para co-
rregir deficiencias.
c) Sumativa o final: para calificar al alumnado y valorar la acción formativa de
cara a su mejora.
▪▪Los tipos de evaluación que encontramos en función de los agentes que participan
son:
1. Autoevaluación: cada persona evalúa su propio rendimiento.
2. Heteroevaluación: el personal docente evalúa el rendimiento de cada una de las
personas y del grupo en su conjunto.
3. Coevaluación: cada persona evalúa a las demás y es evaluada por cada una de
ellas.
▪▪El soporte documental es el medio que contiene información sobre el proceso de
aprendizaje del alumnado. Los más importantes son:
a) Acta de evaluación: recoge los resultados obtenidos por el alumnado en los
diferentes módulos formativos con el fin de tener una visión global del nivel
conseguido por el alumnado en el curso.
b) Informe de resultados: se recogen los aspectos que se van a evaluar, organiza-
dos por unidades de aprendizaje, módulos…; además, puede incluir sugeren-
cias, recomendaciones...
c) Expediente académico del alumnado: es el que recoge las calificaciones y el
seguimiento realizado a lo largo del proceso formativo, y que sirve para poder
emitir el certificado académico oficial.
▪▪Las competencias que se pueden acreditar son las que se incluyen en el Catálogo
Nacional de Cualificaciones.
▪▪Las competencias se pueden acreditar a través de las vías formales de formación,
de las vías no formales de formación, de la experiencia profesional y de los contra-
tos de formación y aprendizaje:
1. Vías formales de formación se refiere a la Formación Profesional del sistema
educativo y la Formación Profesional para el Empleo.

44
Dentro de la Formación Profesional encontramos los ciclos formativos de grado
medio y superior y los Programas de Cualificación Profesional Inicial (PCPI).
Dentro de la Formación Profesional para el Empleo están los certificados de
profesionalidad y la formación en alternancia asociada a los certificados.
Una vez finalizada la formación se solicita la acreditación de competencias, sea
total o parcial.
2. Vías no formales de formación y experiencia laboral. Para acreditar las com-
petencias adquiridas por estas vías es necesario participar en el procedimiento
para el reconocimiento y acreditación de competencias.
Para obtener el certificado hay que tener la certificación de cada una de las uni-
dades de competencia que componen el certificado de profesionalidad.
Este certificado lo expide la Administración de las Comunidades Autónomas y
queda registrado; además, se comunica al Registro General en el Sistema Na-
cional de Empleo.
Los contratos de formación y aprendizaje están regulados por el Real Decreto
Ley 10/2011.

45