Está en la página 1de 4

18/5/2018 Trumpetland.com - ‘¿Y con tres botones tocas todas las notas?

’ - Parte 1: Cantar tocando

Magazine Social School Store


     

Portada Actualidad La trompeta Trumpetwiki

‘¿Y con tres botones tocas todas las notas?’ ­ Parte 1:
Cantar tocando
PEDAGOGÍA · JORDI ALBERT
Publicado en: 'Artículos de Trumpetland' ­ Edita: Trumpetland.com ­ Sanlúcar de Barrameda (Cádiz, España) VIDEOLECCIONES PARA APRENDER A
ISSN: 2254­8521  
TOCAR LA TROMPETA CON GRANDES
PROFESORES
» VER TODAS

 
 

08­04­2016

A qué trompetista no le han hecho esta pregunta. Piénsalo un momento,
desde afuera puede parecer mágico: de un pedazo de metal —muy bien
desarrollado, no se ofendan mis amigos constructores— sacamos sonidos
hermosos que se vuelven música al final.
 
Más allá de la calidad de sonido que cada uno pueda obtener, los
diferentes sonidos surgen —brincando de un lado al otro, de arriba abajo,
forte y piano— de una campana enfrente de un trompetista que casi ni se
mueve. Se genera, lógicamente, una pregunta tan ingenua como esta (“¿Y
con tres botones tocas todas las notas?”) ante una magia de tal calibre. Jordi Albert Gargallo es uno
de esos trompetistas
interesados por la educación
Mi hermana Ana es oboísta. La miraba estudiar y sentía, además de y la investigación en el
envidia por su vasto repertorio disponible, una gran vergüenza al comparar ámbito de la trompeta. Al
sus estudios con los míos. Ella es más pequeña que yo, y por tanto terminar la carrera de
trompeta y educación musical
comenzó a estudiar unos años más tarde. Sin embargo, coincidía mi sexto estudió una especialidad en
año de estudios con su tercero, y sus partituras eran bastante más educación artística en la
difíciles. En lo que se refería a lectura iba también muy por delante de mí. Universidad de Valladolid
(España), un máster en la
Su mente musical, en definitiva, parecía adelantarme por mucho. Está Universidad de las Artes de
claro que ella es mucho más inteligente que yo, pero creo que alguna Cuba y otro en la Universidad
relación había entre las demandas del instrumento y su desarrollo como Politécnica de Valencia
(España). Actualmente cursa
músico. Si ella podía mover los dedos a esa velocidad con tantas llaves y dos doctorados en esas
agujeros, ¿por qué yo, con solo tres botones, tenía tantas dificultades mismas universidades,
para la digitación? ambos sobre la trompeta y su
educación, y es profesor de
la Universidad Veracruzana
de México.
 
LOS TRUCOS DE LOS MAGOS Se ha especializado en la
adquisición de la motricidad
Pero volvamos por un rato a la magia del sonido en la trompeta. A unos se para el dominio instrumental,
aunque se destacan trabajos
nos notan, más que a otros, los trucos que realizamos para generarla. en el ámbito de la filosofía de
Desde el trompetista que no mueve ni un pelo de las cejas cuando toca la pedagogía de los
hasta el que se pone de colores, hace todos los aspavientos posibles y instrumentos musicales, así
como indagaciones en el
hasta se le mueven hasta las orejas —hay gran variedad de formas de entorno del domimio
tocar la trompeta—; pero todos son magos, sean sus movimientos más instrumental de la trompeta.
sutiles o más toscos. Ha impartido más de 120
cursos en México, Cuba,

https://www.trumpetland.com/tmp/index.php?section=articles&cmd=details&id=123 1/4
18/5/2018 Trumpetland.com - ‘¿Y con tres botones tocas todas las notas?’ - Parte 1: Cantar tocando
Personalmente, prefiero basar mi didáctica en la visión del primer tipo de Guatemala, Canadá, EEUU,
España, Honduras,
magos trompetistas, esos que no mueven nada. Esta decisión responde a Colombia, Venezuela, Chile,
cuestiones motrices en la búsqueda de la construcción de un dominio del Argentina, Angola y Chana.
instrumento eficiente y saludable. Pero de eso hablaremos en el siguiente Clases con Jordi Albert por  
0,99 €.
capítulo.

Como decía, se noten más o menos los movimientos, aquello de que Compartir 0
salga música de estos tubos de metal es magia. El mago trompetista hace
Compartir 0
aparecer de su chistera —en forma de campana— sonidos hermosos,
0 Imprimir
ordenados en forma de música.
Email
Hace muchos años un amigo no­músico —este calificativo resulta curioso
cuando lo usas fuera de un círculo de músicos— me hizo una pregunta
antes de la otra típica pregunta de los botones: “¿Qué es lo que le pasa por el cerebro a un
trompetista mientras toca?”
 
Aquella cuestión hizo una revolución en mí. Tanto es así
que a día de hoy sigo buscando una respuesta precisa a
una cuestión de tal calibre. Durante aquella
conversación no alcancé a dimensionar la pregunta
correctamente y di una contestación que, aunque
ofrecería una hipótesis de investigación probablemente
para el resto de mis días, no llegaba a la suela de los
zapatos de aquel asunto:

—Lo que sucede es que nuestra mente quiere escuchar un sonido, ordena al cuerpo repetir unos
movimientos previamente aprendidos, y luego compara aquello que quería escuchar con lo que ha
sucedido —dije—.
 
—Ya, ya. Pero ¿cómo sabes qué movimientos tienes que hacer? —añadió él—, tendrás que pensar
mucho.

Esta última pregunta me dejó ‘tocado’ del todo.

—No se debe pensar demasiado —contesté—. Si pensaras demasiado no podrías tocar.
—Pero ¿qué haces cuando no te sale? —insistió—,  
¿en qué piensas?

Aquella conversación parecía ir por un camino incierto.

—Bueno, pues observo qué está fallando y lo vuelvo a
intentar cambiando ese aspecto —le respondí, aunque
en aquel entonces yo ya era consciente de que la
repetición ansiosa no era un buen camino, y la
evaluación constante se había convertido en la guía de
mis aprendizajes—.
 
—Y, con la música, ¿qué piensas? —continuaba
preguntándome—. ¿Miras las notas y aprietas los…
—hacía el gesto de mover los dedos—? ¿Y con tres
botones puedes tocar todas las notas?
 
—Es magia —dije para acabar la conversación—, y los
buenos magos nunca explican sus trucos.
 
—Ah, lo que pasa es que soplas y mueves los botones,
no hace falta que me lo expliques —finalizó él—.

SI NO LO CANTAS NO LO PUEDES
TOCAR
Mi amigo me estaba preguntando desde el primer
momento por la motricidad, por la ejecución de los
movimientos para hacer sonar la trompeta. Pero la
conversación causó una revolución en mi mente: ¿por
qué nuestro cuerpo realiza esos movimientos?

Para sonar, como dije al inicio de este libro [se refiere al
libro Labios y mente de acero], por un lado se requiere
de oscilaciones de la compresión del aire y de la resistencia de los labios a ese aire espirado, y por otro
lado mover los dedos para presionar los pistones (1). Podríamos añadir algunos elementos más, pero
esto sería lo básico.
 
Y estos movimientos u oscilaciones responden a una necesidad previa a sonar. O sea, suceden cosas
antes de sonar —eso está más o menos claro—, y mientras tocamos realizamos los movimientos
característicos de tocar la trompeta —entre ellos, mover los dedos—, pero ¿qué es lo que detona esos
movimientos?

Debes cantarlo antes de tocarlo —me decían mis maestros—. Debes escucharlo mientras lo tocas —
decían otros—. Imagínate el sonido, piensa en un color, y un sinfín de indicaciones del mismo estilo,

https://www.trumpetland.com/tmp/index.php?section=articles&cmd=details&id=123 2/4
18/5/2018 Trumpetland.com - ‘¿Y con tres botones tocas todas las notas?’ - Parte 1: Cantar tocando
estamos más que habituados a escucharlas en nuestras clases. Y cuando traté de hacer eso mismo a la
mañana siguiente de la conversación con mi amigo, me di cuenta de algo interesante.

Hagamos una pausa y juguemos tú y yo un momento, como ya es costumbre:

1. Piensa en una melodía de trompeta que hayas tocado. Date un instante más. Trata de escucharla
en tu mente.
2. Ahora probemos con un estudio del método de Arban para trompeta que recuerdes de memoria (o
de algún libro que usaste al inicio de tu aprendizaje).
3. Ahora piensa en otra melodía, una que no sea original de trompeta. Trata de escucharla en tu
mente.

Seguramente, en las dos primeras audiciones escuchaste el nombre de las notas. No fue hasta la tercera
audición —la de la melodía que no era original de trompeta— cuando, con suerte, escuchaste la música.

Me refiero aquí a audiciones porque también se llama así a la habilidad de proyectar un sonido en
nuestra mente sin que el estímulo externo —la fuente sonora— esté presente. Escucha interna se
suele utilizar también, pero más que una cuestión pasiva —que sí puede suceder en una audición normal
— la escucha interna es siempre activa, teniendo nosotros que realizar un esfuerzo mental por reproducir
un conjunto de sonidos, sea en un plano más o menos consciente y voluntario.

NOTAS O SONIDOS
Observé cuando hice este experimento que, al tratar de escuchar internamente la música para trompeta,
escuchaba en realidad nombres de notas más o menos afinadas. Esos nombres de notas hacían que
presionara una determinada combinación de botones y realizara otras acciones con los labios y el aire
para que se produjera un sonido. Pero ahora comprendía que lo que me decían mis maestros no era
sobre las notas y sus nombres: era sobre los sonidos. “Debes imaginar un sonido” me decían, y no
“debes imaginar unas notas”.
 
En mi época de estudiante algunos estudios me sonaban extremadamente gangosos —sobre todo el
segundo estudio del método de Clarke— y recuerdo que mi maestro me insistía en que no pronunciara
cada una de las notas… ¡Cómo me costó aquello!

Los nombres de las notas son, sin duda, una pesada cruz. Los trompetistas solemos escucharlos en
cualquier melodía, y siempre un tono arriba —un oído poco absoluto y un tanto particular—. O sea,
además de que algunos nos equivocamos habitualmente, encima escuchamos las notas con otros
nombres, así que más que de un oído absoluto podemos hablar de un oído doblemente relativo.

Yo siempre escuchaba “si no lo puedes cantar no lo puedes tocar”. Pero ese “cantar” para mí tenía una
dimensión diferente.
 
Hay una gran diferencia entre cantarlo sin la trompeta y cantarlo mientras tocas: la primera acción
se puede realizar sin problemas pero la segunda no es una práctica habitual (aunque es posible hacerlo).
Ahora bien, la clave estará en la manera en la que lo cantemos. La primera recomendación para
cualquier estudiante de música es evitar a toda costa los nombres de las notas. Se inventaron para
facilitar el aprendizaje de la música —aunque se podría aprender también sin ellos— y son útiles al
principio, pero posteriormente pueden producir problemas de dos clases: dificultades para pasar de los
simples nombres y la lectura a la música en sí, y —en el caso de la trompeta y de los instrumentos de
viento— problemas técnicos relacionados con la cavidad bucal.

En el pequeño juego anterior vimos cómo al tratar de escuchar un concierto o un estudio de trompeta
prestamos atención al nombre de los sonidos, y sólo en caso de tratar de escuchar internamente una
melodía que no fuese de trompeta pudimos llegar directamente a lo que es la música.
 
Los nombres actúan como un filtro. En mi caso, en lugar de los nombres de las notas yo preferiría
escuchar en mi mente el sonido del trompetista que me gusta. No tengo por qué conformarme con
los nombres de las notas.

CÓMO ES ESO DE CANTAR MIENTRAS SE TOCA
Por otro lado, en el plano técnico, cantar el nombre de las notas mientras se toca la trompeta da
muchos problemas. Quizás te sientas identificado. Lo que a mí me sucedía en aquel estudio de Clake lo
pude observar cantándolo sin la trompeta.
 
Yo cantaba “to­e­i­o­e­i­a­e­i­a­o­i…”, claramente intentando pronunciar “do­re­mi­do­re­mi­fa­re­mi­fa­sol­
mi…”.
 
¡Estaba cantando los nombres de las notas, pero sólo con las vocales! ¡Por eso me sonaba gangoso y
pastoso! (En picado, sería “to­te­ti­to­te­ti­ta­te­ti­ta­to­ti…”). ¿No te ha pasado a ti?

En el caso de los trompetistas, el yugo de la solmisación anuda tremendamente nuestra lengua. Claro que
la vocalización es una técnica que se utiliza para tocar sonidos en la trompeta, pero en ningún caso se
refiere a eso. Comenté en los artículos Hasta que nota llegas y Acabar con un nudo en la lengua las
dificultades que se pueden generar con el tema de la vocalización “a­i­a”. Ahora imaginemos que
añadimos al ya de por sí problemático “a­i­a” la cuestión de las vocales de los nombres de las notas. La
dificultad se hace más grande, y por eso estaba yo así en aquel momento.

https://www.trumpetland.com/tmp/index.php?section=articles&cmd=details&id=123 3/4
18/5/2018 Trumpetland.com - ‘¿Y con tres botones tocas todas las notas?’ - Parte 1: Cantar tocando
La segunda recomendación para trompetistas —si se quiere practicar la vocalización como técnica para el
registro— es buscar una vocal única, o varias vocales muy cercanas, eliminando las vocales que
provengan de los nombres de las notas.

Utilizaremos de nuevo un ejercicio que es básico en toda la técnica:
 
Muérdete el dedo meñique a la altura del nudillo, arquéalo ligeramente hacia arriba, relaja un poco la
mandíbula y canta un sonido.

Seguramente te sonó una “ae” —se llama e abierta, que en español no existe, pero que en otros
idiomas como mi lengua materna (el valenciano) sí—, y esa es la vocal que yo uso para estudiar. Fue
la que empleé para eliminar aquel sonido gangoso del estudio de Clarke, y funcionó, aunque me costó
mucho al principio. A partir de aquel día decidí no cantar nunca más los nombres de las vocales en una
partitura, y usar en su lugar esta vocal.
 
Si lo quieres probar, te recomiendo que sigas mordiéndote el dedo para encontrarla. Es un fonema muy
particular.

Con la posición de la cavidad bucal —así llamo yo al conjunto de la cavidad oral y orofaríngea— que me
aporta la vocal “ae” puedo conseguir un buen sonido en el instrumento, y así, esto —relacionando cantar
con tocar, y por tanto aplicando aquello de cantar mientras tocas— toma una vertiente positiva.

Y hasta aquí la parte en la que hablamos de cantar mientras tocamos. En la segunda parte de ¿Y con tres
botones tocas todas las notas? hablaremos de qué tiene que ver en todo esto la Proyección Mental
Sonora (PMS) y la digitación, y daremos algunos ejercicios para desarrollarlos. ¡No te la pierdas!

NOTAS:

(1) Para adaptar la longitud del tubo y poder ejecutar los diferentes armónicos. (subir)

© 2012­2016 Trumpetland
  Trumpetland Tweets por @trumpetlandcom
Contacto   Aviso legal   Guía de compra 36 977 Me gusta

Trumpetland.com
@trumpetlandcom

Te gusta Registrarte #Trumpet #Lesson THE IMPORTANCE OF


MUSICAL PHRASING by Brian Neal (Professor at
@mdcollege)
A ti y a 112 amigos más os gusta esto
Full Video: trumpetland.com/lesson/240-the…

Insertar Ver en Twitter

https://www.trumpetland.com/tmp/index.php?section=articles&cmd=details&id=123 4/4

También podría gustarte