Está en la página 1de 4

Niveles del habla: localismo o regionalismo

Los distintos usos que hacemos de nuestra lengua (o idioma), originan los diferentes registros
o niveles del habla, dependiendo de la formación sociocultural del hablante, de los hábitos
lingüísticos de la comunidad y de la situación en que se produce. El registro se define en el
Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua (DRAE) como "modo de expresarse
en función de las circunstancias".

No hablamos igual con un amigo que con el médico, con nuestra madre que con el portero
de la discoteca; no es igual escribir una carta y escribir en un examen, ni siquiera se presenta
una historia de la misma manera hablando que escribiendo. También cambiamos de registro
dentro de la clase y en el recreo, ni dice las mismas cosas a un bebé una mujer o un hombre.
Todas estas formas son lo que se denominan registros.

Todas estas situaciones son compartidas por la mayoría de las personas; es decir, que todos
los alumnos hablan de manera distinta en el aula y en el recreo. Pero el registro tiene otra
dimensión: el aspecto individual. Así, en el recreo, cada alumno da un tono propio a su
narración de lo ocurrido en la visita a un planetario. Pero, el lenguaje no sólo sirve para
describir el mundo, sino también para actuar en él. En efecto, un enunciado lingüístico es
también un acto de habla, dependiendo del contenido.
Según lo que se ha expresado, hay una gran variedad o niveles del habla; o lo que es lo
mismo, hablamos con diferentes registros o niveles idiomáticos. Pero existen tres grandes
grupos o niveles del habla: coloquial, culto y vulgar.

- Nivel coloquial: surge de forma espontánea en una conversación. La espontaneidad


es imprescindible para explicar el subjetismo, el registro coloquial es contundente e
incluso se usan palabrotas (garabatos). La fonética tiende a la relajación, de modo que
hablar sea más fácil para los interlocutores. La sintaxis está menos cuidada que en la
lengua escrita y a menudo las frases no las acabamos. Se titubea mucho y la
contradicción es otra de sus características. El léxico es muy impreciso. Abundan las
muletillas, frases hechas o simples, abundan diminutivos y aumentativos así como las
comparaciones, exageraciones, ironía...
- Nivel culto: sistema del habla empleado por personas cultivadas o con cierto grado
académico; por esta razón aquí se incluyen los niveles científico y literario. Dentro
de esta categoría de lenguaje culto, podemos hacer una distinción en tres rangos,
según el nivel cultural:
Nivel culto: alta formación cultural.
Nivel común: cotidiano, coloquial, estándar. Es la forma correcta del idioma
que permite la comunicación entre los hablantes del mismo.
Nivel popular: escaso conocimiento cultural, vocabulario sencillo, pero no
vulgar.
- Nivel vulgar (nivel marginal): escaso y pobre vocabulario, que se reemplaza por
gestos y palabras groseras. Se utilizan muchas muletillas, repetición de términos a
veces poco apropiados para la situación, abundancia de vulgarismos y expresiones
defectuosa, inversión de orden de los pronombres, uso de expresiones locales y
regionales e incluso barbarismos. Falta educación y contacto con la lengua estándar.
Es el empleado por gente de escasa o de ninguna cultura. En ese caso podemos
encontrar errores fonéticos, sintácticos, léxicos propios del lenguaje vulgar.

A modo de recapitulación, recordar las siguientes definiciones:

- Vulgarismo: palabra que se dice y se escribe mal.


- Lenguaje: capacidad que tiene una persona para poder comunicarse
- Lengua: el conjunto de signos lingüísticos seleccionado por un grupo de hablantes.
- Habla: es la conversación, una de las formas de expresar la lengua o idioma.
- Comunicación: actividad humana que le permite al hombre vivir en sociedad.

Localismo y regionalismo:

Los localismos son palabras, expresiones o atribución de significados cuyo uso es exclusivo
de un área geográfica determinada, coincidiendo ésta normalmente con un término municipal
o población. En español, y otros idiomas -extendidos por un zona geográfica amplia- se
pueden considerar localismos aquellos vocablos o expresiones propios de una región o país
que en los demás, o bien no se utiliza por existir un equivalente, o bien tienen un significado
diferente.

Se entiende por regionalismos a las palabras particulares de un país o de una región, en donde
se utilizan palabras que suelen ser sinónimos locales de palabras de un uso más general para
representar alguna idea, objeto o concepto. Los regionalismos son una forma de hablar en
distintos lugares, por lo que una palabra puede significar algo en determinada región y en
otra distinta significar otra cosa, o nada. Son una manera de nombrar las cosas pero que en
distintas partes tienen un nombre diferente. Los regionalismos son a su vez una propensión
a utilizar lo “local” como un lenguaje más “cercano” y al mismo tiempo dar una exaltación
de las palabras y conceptos propios al momento de hablar, que al utilizar palabras más
generalizadas. Los regionalismos se diferencian de los localismos en que estos últimos son
expresiones propias de alguna región específica, generalmente dentro de un mismo país,
mientras que los regionalismos abarcan una extensión mucho mayor.

Ejemplos de regionalismo:

- Autobús: Camión (México), guagua (Cuba).


- Tienda: Bodega (México), almacén (España),
- Chile: Chile (México), pimiento (España), ají (Cuba)
- Fósforos: Cerillas (España) Cerillos (México)
- Bueno: Bacán (chile), Chido (México), Guay (España)
- Descompuesto: Amolado (México) tronado (México) Fastidiado (México)
- Dinero: pasta (España), plata (Argentina) Lana (México), Guita (Argentina).
- Beso: Kiko (México), chape (Perú).
- Estadounidense: Gringo (en Latinoamérica)
- Conflicto: bronca (México-argentina), pleito (Perú).
- Niños: Críos (España), Chamos (Venezuela), Chavos (México).
- Persona sucia: Guarro (España) chamagoso – puerco (México).
- Papa: papa (Perú y Latinoamérica), patatas (España).
- Hábil: Ducho (México), bravo (Perú).
- La cometa (juego de la cometa): Papalote (México, costa rica, Cuba, Honduras),
pandorga (Paraguay), chichigua (república dominicana), volador (Bolivia), pipa
(Brasil).
- Cerdo: Cochino (México, cuba y varios países de Latinoamérica), chancho (Cuba)
puerco (México y varios países de américa latina), marrano (España, México y otras
regiones).
- Deprimido: agüitado (México) cabizbajo (México).
- Mal vestido: fachoso (México), mamarracho (México).
- Estacionar el coche: Estacionar (México), aparcar (España).
- Malo o inservible, barato: Chafa (México), cutre (España).
- Trabajo: Jornada (Argentina), Jornal (España), Chamba (México).

También podría gustarte