Está en la página 1de 7

Fundación Universitaria Claretiana

Movimiento Bíblico Latinoamericano

Teología Contextual

Docente: Maricel Mena

Trabajo presentado por;

Jair Andrés Agudelo Restrepo

Giraldo Antonio Noreña Castaño

Higinio Rafael Acevedo Ramírez

2018
INTRODUCCIÓN

El texto propuesto para reflexión me lleva a recordar que es la teología, definición dada por

uno de mis maestros que la expone como la ciencia de la hermenéutica que estudia la

manifestación de Dios en la historia concreta del hombre (revelación), en su espacio y su tiempo.

La hermenéutica a través de la historia ha sido una disciplina, método de interpretación, teoría de

la comprensión, ciencia del sentido, pero su vitalidad e importancia radica en su finalidad. Como

bien sabemos las teologías contextuales han aprovechado la fructificación de la filosofía

hermenéutica que se convierte en una disciplina que no puede desligarse del proceso teológico,

interesándose en redactar las características generales de estas teologías de acuerdo a las

preguntas hermenéuticas detalladas. En este sentido Las teologías contextuales confiesan la

relatividad histórica y cultura sumergida en la necesidad extrema de exponer y explicar el por

qué y el para que se interpreta, quién interpreta, qué se interpreta y cómo se interpreta.

La teología se hace hermenéutica en la medida en que comprende que no hay afirmación de

Dios que no implique una afirmación sobre el hombre, la manifestación de Dios se revela en la

historia de la humanidad, en su propia existencia (en su espacio y en su tiempo). En este sentido

un teólogo no puede contentarse con buscar la intangibilidad en sí de los enunciados

escrituristicos, o de enunciados de tipo dogmáticos si no intenta extraer el sentido que tiene para

nuestro tiempo, además no puede quedarse solo en la reflexión pues lo anterior debe ejecutarse

en la praxis de la cotidianidad. Hoy la nueva teología hermenéutica contextual está más cerca,

más próxima a la Revelación, por nuestra misma condición histórica de tener la tarea y la

oportunidad de determinar lo que distingue a Dios padre revelado en Jesucristo.


HERMENEUTICA DE LA PAZ COMO PROYECTO HUMANIZADOR

En los portafolios pasados desarrollamos como eje temático y controversial “la violencia”

partiendo de nuestra realidad cotidiana, marcada por la injusticia social,

desembocando en continuos enfrentamientos, si nos situáramos en el hoy podemos decir que

pasamos por una profunda crisis un ejemplo concreto es la problemática en la educación

superior, nuestros jóvenes salen a protestar y en estos escenarios de denuncia de la ineficiencia

del estado frente a la ejecución presupuestal insuficiente para la necesidades de la educación

superior publica, estas manifestaciones casi siempre terminan violentamente en confrontaciones

con los agentes que representa al estado, en este caso con los escuadrones móviles antidisturbios

de la policía. Este es un ejemplo de la violencia que es utilizada por los actores del conflicto, sin

referirnos al pasado histórico violento de nuestro territorio patrio.

Tomando la peri copa del prendimiento de Jesús (Lc 22,47-53), recordemos que el evangelio

Lucano es una obra social por excelencia, el pasaje nos narra cómo los discípulos del maestro no

ven otra forma de actuar ante las condiciones de desigualdad social y de injustica generalizada,

esto parece justificar el uso de las armas y la violencia argumentos de una vida sin ley, o mejor la

ley del más fuerte, sin embargo la expresión de Jesús “basta ya” denotan nuevas alternativas ante

el uso de la espada “Símbolo de la violencia” hay otras formas, él tiene nuevas propuestas

desimanadas por todo el evangelio “amen a sus enemigos”, en el Reino primero es la

misericordia y amor por los demás.

De lo anterior surgen cuestionamientos sobre la violencia a la luz de las teologías y

hermenéuticas contextuales ¿Es necesario hoy una hermenéutica para la paz? Intentaremos en el

desarrollo de este escrito dar respuesta a dicha pregunta. La sociología y antropología analizan

la violencia desde tres dimensiones intentando dar una explicación desde la realidad del hoy y
desde las historias de vida de quienes son sometidos, convirtiéndose en víctimas o victimarios de

la violencia. El conflicto el estado y el sujeto son las dimensiones que nos permiten deslumbrar

la complejidad de la dinámica de una relación cargada de injusticia vigente en la sociedad

colombiana.

Hermenéutica para la paz. (Un camino de construcción de liberación y de justicia)

Desde la reflexión de nuestro contexto, la violencia es injusticia, quienes la sufren y la

padecen claman por un ideal de paz, el anhelo de un gobierno que les devuelva la dignidad, en

sus relaciones, lugares y espacios. Una paz que como digo el Papa Francisco en una de sus

homilías debe ser “fruto de la justicia social”. Una hermeneuta de la paz es pertinente y

necesaria, pues esta reflexión de una paz razonada que debe traducirse en un desarrollo y

construcción permanente de un sistema cuya estructura “la paz” se concrete en todas las ramas

de la sociedad, es decir en la política, en lo social, lo económico, donde lo primero ha de ser una

paz que encarne la justicia, para lo que necesariamente habrá que buscar alternativas al conflicto,

el Vaticano II al respecto afirma:

Bajo todas estas reivindicaciones se oculta una aspiración más profunda y más universal: las

personas y los grupos sociales están sedientos de una vida plena y de una vida libre,

digna del hombre, poniendo a su servicio las inmensas posibilidades que les ofrece el

mundo actual. Las naciones, por otra parte, se esfuerzan cada vez más por crear una

comunidad universal. De esta forma, el mundo moderno aparece a la vez poderoso y

débil, capaz de lo mejor y de lo peor, pues tiene abierto el camino para optar entre la

libertad o la esclavitud, entre el progreso o el retroceso, entre la fraternidad o el odio.

El hombre sabe muy bien que está en su mano el dirigir correctamente las fuerzas
que él ha desencadenado, y que pueden aplastarle o servirle. Por ello se interroga a sí

mismo. (Constitución pastoral Gaudium et Spes, 9).

Al situarnos en esas realidades oscuras de nuestro pasado pero también de nuestro presente,

en el que la violencia es tan cotidiana, la forma más común de acceder a una solución, una

hermenéutica que toma en serio la vida casi sin esperanza de quienes sufren este flagelo partirá

de una teología que tendrá como perspectiva una “justicia teologal” que toma cuerpo en la

realidad y se esperanza en la escritura sagrada que ha de implicar un evento transformador de

nuestra existencia y de la forma como hemos de desarrollar nuestra praxis, de una justicia social

teologal, comprendida no la forma como Dios es justo, pero si mas bien la mamera como Dios

nos hace justos que vendría a a ser en ultimas el cimiento de una paz social con justicia social.

En este sentido esta reflexión e interpretación nos lleva a cuestionarnos sobre la necesidad de

la puesta en marcha de una radical renovación que parte del sujeto e irradia la sociedad y el

estado produciendo condiciones éticas y morales estructurales, ‘el árbol bueno da frutos buenos,

el árbol malo da frutos malos’ (Lc 6, 43). ¿Qué clase de árbol soy?

CONCLUSIÓNES

La injusticia, los desplazamientos, la violación de los derechos humanos, la destrucción de

estructuras (Templo de Jerusalén) condiciones socio históricas de los tiempos de Jesús y de la

época en la que se escribió el evangelio, se repiten de la misma manera en nuestra época de

conflicto y posconflicto en Colombia. El evangelio lucano tiene un fuerte tinte social, además

propositivo, que no se remite a relatar hechos, sino a inspirar interpretaciones precisamente

desde la orilla social, que, inspirados en las condiciones históricas de su tiempo, permiten en

perspectiva del conflicto colombiano, actualizar su mensaje esperanzador. Este tipo de

reflexiones además de cuestionar y cuestionarnos sobre realidades próximas nos exige, casi más
que invitarnos, a asumir un compromiso radical como cristianos frente al posconflicto en

Colombia.

Es real que debemos reconocer nuestra historia, pero esta lectura, esta hermenéutica de la paz

debe hacerse desde una orilla propositiva en términos de una justicia social que nos permita darle

cuerpo a una realidad esperanzadora desde la perspectiva bíblica. En palabras de Jesús un

proyecto humanizador del Padre, un mundo con justicia social. Es claro que la hermenéutica para

la paz no es solo proceso interpretativo de la realidad en contextos violentos, ella busca

primeramente una transformación de conciencia para hacer y materializar la paz, una paz que

debe construirse paso a paso.

Concluimos uniéndonos también a la intención del Papa Francisco, realizada el lunes 8 de

junio, “un minuto por la paz”. Resumidas en algunas frases.

“No es suficiente hablar de paz, se debe hacer la paz. Y quien habla solamente de paz

y no hace la paz se contradice, y quien habla de paz y favorece la guerra, por

ejemplo, con la venta de armas, es un hipócrita". Diálogo con periodistas en el avión

de regreso de Sarajevo, 6 de junio de 2015.

"La paz no es un producto industrial: la paz es un producto artesanal. Se construye

cada día con nuestro trabajo, con nuestra vida, con nuestro amor, con nuestra

cercanía, con nuestro querernos mutuamente. ¿Entendido? ¡La paz se construye cada

día!". Encuentro con niños en el Vaticano, 11 de mayo de 2015.

“No somos "ellos y yo", somos "nosotros". Queremos ser "nosotros", para no

destruir la patria, para no destruir el país. Vos sus musulmanas, vos judío, vos

ortodoxo, vos católico... pero somos "nosotros". ¡Esto es construir la

paz!". Encuentro con los jóvenes en Sarajevo, 6 de junio de 2015.


“La paz auténtica es trabajar para que todos encuentren solución a los problemas, a

las necesidades, que tienen en su tierra, en su patria, en su familia, en su sociedad.

Así se construye la paz —como dije— «artesanal»". Encuentro con niños en el

Vaticano, 11 de mayo de 2015.

“Cada acción y cada gesto de ustedes hacia el prójimo puede construir la paz. El

auténtico constructor de la paz es el que da el primer paso hacia el otro. Y esto no es

debilidad, sino fuerza, la fuerza de la paz". Encuentro con niños en el Vaticano, 11 de

mayo de 2015. (Papa Francisco)

BIBLIOGRAFIA

Siebert. R, La religión en perspectiva de la sociología critica,1974

Gutiérrez Gustavo, perspectivas de la teología de la liberación, Madrid 1984

De La Torre Gonzalo, los milagros de Jesús, Ediciones Fucla, Choco 2008

De La Torre Gonzalo, Hermenéutica Bíblica contextualizada, Ediciones Fucla, Choco 2008

Mena Maricel, Modulo Pensamiento Bíblico Latinoamericano, Ediciones Fucla, 2010

https://opusdei.org/es-ar/article/como-se-construye-la-paz-segun-el-papa-francisco/

También podría gustarte