Está en la página 1de 2

Con el corazón en el bolsillo

Correr, desplazarse rápidamente con pasos largos, era una actividad común en las
clases de educación física de Andrés Hernández. Un día a sus 15 años sintió un
dolor en el abdomen y un cansancio que no le permitió correr por más de 5 minutos.
Este simple hecho le avisaba que tener un corazón anormal sería el inicio de
múltiples fallas cardiacas y una historia por contar.

Andrés Hernández era uno de los tantos pacientes en lista de espera a un


trasplante de corazón. Esta situación en Colombia es desalentadora, debido a los
pocos donantes. Pero la vida, lo sorprendería con una nueva alternativa y como
sacado de película, el médico cardiólogo Leonardo Salazar le presenta el HeartMate
II, un dispositivo pulsátil, con un tamaño similar al de un control remoto, que
reemplazaría sus débiles latidos.

Llegó el día definitivo. El 4 de junio del 2015, con 40 kilos de peso, débil y
sobreviviente a 20 hospitalizaciones por falla cardiaca, Andrés, cansado pero
confiado fue intervenido quirúrgicamente para implantarle un corazón artificial de
titanio. Empezó la cuenta regresiva y afuera la espera de sus padres parecía infinita.

Liliana y Jorge, padres de Andrés estaban en angustia desde que les dijeron que su
bebé de seis meses tenía el corazón grande y podría apagarse en cualquier
momento. Habían vivido al lado de su hijo todo un proceso difícil por el desarrollo
de su enfermedad. Contra todo pronóstico el corazón de su hijo había sobrevivido
a 20 hospitalizaciones. Ahora sentados en la sala de espera del hospital, solo
quedaba confiar en que el HeartMate ll sería el motor que le regalaría a su hijo una
mejor vida.
Bombear 10 litros de sangre en un minuto, cánulas insertadas por cirugía, turbina
que aspira e impulsa la sangre a la arteria aorta y diseñado para no fallar son las
características del equipo que acompaña a Andrés y que a través de baterías
recargables le ha permitido llevar una vida normal.

transcurrido los días andrés se adapta muy bien a los equipos que lleva, busca la
manera de acomodarse y hacer la vida mejor ante la dificultad que le proporciona
los cables y demás aparatos que lleva.