Está en la página 1de 4

El teatro es un espectáculo en donde los actores representan una historia frente a un público.

En el teatro se combinan diálogos, gestos, sonidos y luces.

Elementos de la obra de teatro:

Los actores: son las personas que representan a los personajes de la historia.

El director: es la persona que planea y dirige la obra.

La utilería: son los objetos y accesorios que se usan para la representación. Por ejemplo, el
vestuario nos habla de la edad, época o personalidad del personaje.

La escenografía: es el ambiente que rodea a los personajes. Con la iluminación y el sonido se


logran ambientar los lugares y los momentos en los que se desarrollan los hechos
representados.

¿Qué hacen los actores?:

Los actores deben transmitir claramente el sentimiento y las características del personaje que
representan.

Cualidades de los actores:

Estudian y se aprenden los parlamentos o diálogos de sus personajes.


Expresan las emociones de su personaje. Para ello deben tener una adecuada expresión
corporal y un buen manejo de su voz.
Usan el vestuario y el maquillaje adecuados para caracterizar su papel.
Siguen las orientaciones del director.

¿Cómo son los diálogos en una obra de teatro?:

Los parlamentos son los diálogos de los personajes, es decir, aquello que cada actor tiene que
expresar.

Características de los parlamentos:

 Antes de cada parlamento, siempre se escribe el nombre del personaje.


 Los parlamentos están acompañados de acotaciones.

Las acotaciones son las explicaciones que orientan al actor sobre los gestos y los movimientos
que debe realizar.
Elementos de la representación teatral
El uso de los diferentes elementos que componen un espectáculo teatral no tiene límites, puesto que
la imaginación es siempre capaz de recurrir a nuevos materiales y a nuevos sistemas
significantes

El uso de los diferentes elementos que componen un espectáculo teatral no tiene límites, puesto que la
imaginación es siempre capaz de recurrir a nuevos materiales y a nuevos sistemas
significantes. Habitualmente, los elementos de un espectáculo más importantes, se circunscriben a
aquellos que están más relacionados con el resultado final que percibe el espectador. Analizaremos
entonces los que consideramos más relevantes para el objeto de nuestro trabajo.

El actor. El actor se constituye como el elemento principal del hecho escénico.

Como elementos fundamentales en el trabajo del actor en escena tenemos:


 Las acciones físicas: que hace y como se comporta el personaje en escena.
 La voz y la dicción, el tono que usa el personaje en escena, acento, colocación vocal
 La interacción del personaje de acuerdo a sus circunstancias dadas, sus conflictos, su relación
con los demás actores.
 El cuerpo como elemento expresivo de caracterización física y como condicionante de la acción
escénica.
El texto. El texto es generalmente el primer acercamiento que tiene el actor con su
personaje. Es, generalmente, el punto de partida del proceso escénico

Es necesario que el actor se relacione con su texto, para que pueda hallarse diciéndolo con
verosimilitud, de lo contrario, se cae en el mero recitar de textos que no enriquecen una obra
teatral, sino que más bien limita el acercamiento del público con el hecho escénico}

Escenografía. La escenografía forma parte imperante del contenido conceptual de la


obra. Tiene la función y la virtud de acercar al público con el entorno físico en el que se
desarrolla la acción, así como de predisponerlo a la atención de acuerdo a las características de
la misma. Cuando el espectador observa la escenografía empieza a desarrollar criterios sobre el
concepto de la puesta en escena. De acuerdo a los elementos de la misma sabe si la obra que
observará será naturalista o no.

Vestuario. La importancia del vestuario radica en que éste constituye frecuentemente, la


primera impresión que tiene el público y la primera relación con el actor y con el personaje que
éste se encuentra desarrollando

Maquillaje. El maquillaje se constituye en el teatro, además de un simple medio de


embellecimiento, como parte constituyente dentro de los elementos que permiten una
caracterización que acerca tanto al actor con el personaje al que interpreta, como al espectador
con la realidad escénica.

Objetos. Entendemos por objeto todo lo que puede ser manejado y manipulado por el actor en
escena. El objeto forma parte del decorado plástico de un escenario pero, , “cada objeto que se
ponga en escena debe estar justificado”, no se coloca en el escenario nada que no vaya a ser
utilizado y que por ende en lugar de realzar el trabajo del actor, lo entorpezca.

Musicalización. La musicalización de una obra de teatro permite la dinamización del ritmo de


la obra.

La música, debe tener una coherencia entre sí a lo largo de toda la obra: debe estar contenida
dentro del concepto que quiere manejar el director como eje principal de su obra.

Iluminación. La iluminación ocupa un lugar preponderante dentro de la construcción


escénica, al permitir al director elaborar una atmósfera dentro de la cual se desenvuelve el
trabajo del actor. La iluminación ha logrado grandes avances en los últimos años. Actualmente
los teatros de pequeña y gran envergadura cuentan con un sistema de luces que permite
ambientar, dar realce a los espacios representados, escenografías, objetos, telones, así como a
los actores y su conjunto de vestuario y maquillaje.
Los personajes
Los personajes constituyen el segundo elemento dentro del mundo dramático.
Al igual que en las obras narrativas, en las obras dramáticas existen personajes, seres creados por el
dramaturgo, que cobran vida en la ficción de la obra.
Ellos dicen sus parlamentos y, a través de sus palabras, nos ayudan a configurar la acción.

Recordemos que los personajes se mueven, hacen gestos, llevan vestimentas, y los lectores nos enteramos de
todo esto mediante las acotaciones.

Es importante que señalemos que estos personajes, que existen en la obra dramática, son encarnados
por actoresal momento de representar la obra y convertirla en una pieza teatral.
Los actores son personas reales, que pueden dar vida a distintos personajes, según las obras que realicen.

En las obras dramáticas existen varios tipos de personajes.

Estos son:

1-el protagonista, 2-el antagonista 3-personajes secundarios,

4-personajes colectivos 5-personajes alegóricos.

El protagonista
Es el personaje principal, el más importante.
Es quien representa a una de las fuerzas que normalmente existen en la obra dramática, y que se encuentran en
conflicto.

Lo común es que el protagonista siempre trate de buscar la solución del conflicto de buena manera.
Es un personaje con el cual el lector o el público se identifica; al leer o al presenciar la obra "solidariza" con él, se
pone de su lado.

El antagonista
Es también un personaje importante, y representa a la otra fuerza que lucha.
El antagonista es, entonces, quien se opone al protagonista, está en contra de que él logre sus fines.
Dicho de un modo familiar, el antagonista es como el malo de la historia.
Él retrasa la solución del conflicto, y los lectores y espectadores destinatarios de la obra, generalmente, no
estamos de su lado, no queremos que triunfe.

Personajes secundarios
Son aquellos que no representan una de las dos fuerzas en conflicto, sino que se suman a una de las dos, dando
su apoyo ya sea al protagonista o al antagonista.
No hay que creer que por ser secundarios, estos personajes tienen menos importancia dentro de la obra.
Lo que sucede es que el conflicto no está centrado en ellos, pero su acción es igualmente definitiva para el
desenlace de la obra y su presencia es esencial.

Personajes colectivos

Son un tipo de personaje que, a pesar de ser una sola persona, representa a muchas otras; es como si fuera la
encarnación de un grupo.

Puede ser, por ejemplo,

1-un representante del pueblo,

2-o de los súbditos de un rey, por ejemplo.

Personajes alegóricos

Constituyen la encarnación de aquellas cosas abstractas, que no son personas. Evidentemente, estos son
personajes simbólicos, a los que se les dan las características de aquellas cosas a las que representan.

Esto ocurre en aquellas obras donde participan como personajes La Primavera, por ejemplo, o La Muerte,
representada como una mujer vestida de negro, que aparece de pronto.
En una famosa obra dramática denominada El Gran Teatro del Mundo intervienen varios de estos personajes, como
el Mundo, quien aparece en escena como si fuera una persona, que representa al universo entero