Está en la página 1de 14

www.csnat.unt.edu.

ar/academica/publicaciones/revista‐arakuku 
 
FACULTAD DE CIENCIAS NATURALES 
UNT 
                                   
Revista Arakuku (2009) ‐ Número 1 (16 – 29) 

LA DETECCIÓN DE ACTIVIDAD HUMANA PASADA A


TRAVÉS DE TÉCNICAS QUÍMICAS
Roldán, Jimena
Laboratorio de Geoarqueología y Cátedra de Antropología Biológica. Fac. de Ciencias
Naturales. UNT-CONICET. Email: jimena_roldan@yahoo.com

Resumen

En este artículo se muestran las virtudes que presenta la utilización de técnicas químicas en el
estudio de suelos prehispánicos para la interpretación del registro arqueológico de una región
dada en el continente americano. Se tomaron en cuenta los elementos químicos mayormente
utilizados por los investigadores como ser: fósforo y metales pesados, entre otros. Los datos
obtenidos de estas firmas químicas aportan información sobre un número significativo de
actividades humanas pasadas, gracias a su capacidad de mantenerse como combinaciones
químicas estables en un suelo, por un prolongado lapso de tiempo y a la posibilidad de conocer
su origen y comportamiento en el perfil de un suelo.

Palabras claves: arqueología, métodos químicos, suelos prehispánicos, registro arqueológico,


continente americano.

Abstract

In this article is shown the virtues that present the use of chemical methods in the study of
prehispanic soils for the interpretation of the archaeological record of a given region in the
Americas. It took into account the chemical elements mostly used by researchers such as:
phosphorus and heavy metals, among other. The data obtained from these chemical signatures
provide information on a significant number of human past activities, thanks to its ability to remain
as stable chemical combinations in a soil for a long period of time and the possibility of knowing
their origin and behavior in a soil profile.

Key words: archaeology, chemistry methods, prehispanic soils, archaeological record, American
continent.

INTRODUCCIÓN excavaciones arqueológicas, y consecuen-


La relación histórica de la química temente comenzaron a formularse nuevas y
con la arqueología comienza en el siglo más complejas preguntas entre los
XVIII. En sus inicios, el fin de la química investigadores. Como en otros campos
analítica era identificar los elementos que científicos, el avance tecnológico acaecido
constituían los objetos arqueológicos. A después de la segunda guerra mundial abrió
finales del siglo XIX el análisis químico se un amplio espectro de posibilidades al
volvió una actividad común en las estudio de objetos arqueológicos a través de

  16 
 
Arakuku       Divulgación       Año 1 ‐ Número 1 

la química analítica. En un primer momento permitido, no sólo, recolectar información


se le prestó mucha atención al estudio de relevante para la arqueología de la región
objetos inorgánicos. Sin embargo, en la sino también agilizar la labor de prospección
actualidad, el interés en el análisis químico y detección de áreas de actividad humana
se vio desplazado a los objetos orgánicos (figura 1).
(proteínas, lípidos, ADN, entre otros),
probablemente como resultado de un
incremento en la sensibilidad de los
instrumentos analíticos (Pollard et al. 2006).
Como es sabido, toda excavación
arqueológica puede ser considerada como
un único experimento científico que no puede
repetirse, por lo tanto es obligación de quien
investiga extraer el máximo de información
posible de los objetos recuperados y de los
contextos excavados. En este punto el
análisis químico de dichos restos permite
recolectar datos originales sobre conductas
humanas pasadas que no pueden ser
obtenidos de otra manera.
El accionar humano, tanto pasado
como presente, provoca cambios en la
composición química del suelo que pueden
ser identificados y medidos a través del
análisis químico de algunos de los elementos
que lo componen. El impacto que el hombre
provoca en los suelos que habita es tal, que
las diferencias de concentraciones,
asociaciones y distribución espacial de
ciertos elementos químicos permiten
distinguir, claramente, los suelos
antropizados de los naturales, como así
también, identificar las actividades humanas Figura 1. Mapa político de América, en el cual se
realizadas en un espacio específico dentro marcan con círculos de colores los lugares donde
de un sitio arqueológico (Beck 2007, se realizaron las investigaciones arqueológicas
Entiwstle et al. 2000, Hutson y Terry 2006, tomadas como ejemplos para el continente
Leonardi et al. 1999, Linderholm 2007, Terry americano.
et al. 2000 y 2004, Wells et al. 2000).
Por lo tanto, el propósito de este En la actualidad, el estudio de la
trabajo es demostrar el valor que tiene para química de suelos en arqueología está
la investigación arqueológica la detección de ganando popularidad. A pesar de que los
ciertos elementos químicos en el suelo a artefactos arqueológicos todavía representan
través de análisis en campo y laboratorio. la evidencia principal de ocupación humana,
Para ello se tomarán ejemplos de estudios su distribución es frecuentemente muy
realizados en todo el continente americano irregular ya que muchas actividades no dejan
(Ball y Kelsay 1992, Coultas et al. 1993, rastros materiales que denoten actividad
Dunning 1993, Dunning et al. 1997 y 1998, humana pasada a simple vista, también se
Hutson y Terry 2006, Lima da Costa y Kern sabe que la distribución de estos no siempre
1999, Norton et al. 2003, Roldán et al. 2008 y se corresponde a áreas de actividad pasada.
2009, Sampietro y Vattuone 2005, Sandor et Sumado a ello, los registros artefactual y
al. 1986 y 2007, Schlezinger y Howes 2000, arquitectónico de muchos sitios
Sullivan y Kealhofer 2004, Terry et al. 2004, arqueológicos están poco preservados como
Wells et al. 2000) donde la obtención de resultado de procesos erosivos y biológicos,
datos químicos a partir de los mismos ha como así también por el impacto que el

17 
 
Roldán, J.        La detección de actividad humana pasada… 
 

accionar humano, tanto pasado como identificación de actividad humana, debido a


presente, causa en los mismos. Mientras que su capacidad de fijación en la mayoría de los
las firmas químicas, que son el resultado suelos, a su pérdida lenta de un perfil y a que
indirecto de actividades intencionales, tanto su migración vertical como horizontal
presentan una distribución más regular y pueden ser cuantificables. Tanto plantas
constante dentro de un área de ocupación, como animales (sumado el hombre) aportan
convirtiéndose en importantes herramientas a y extraen del suelo fósforo orgánico e
en el estudio de patrones de uso de suelos inorgánico en diferentes concentraciones, es
prehispánicos (Beck 2007, Sampietro y decir que éste se moviliza y transforma
Vattuone 2005, Schlezinger y Howes 2000, permanentemente en este sistema (Crowther
Terry et al. 2000 y 2004, Wells et al. 2000). 1997, Eidt 1977, Leonardi et al. 1999, Terry
Los elementos químicos que se et al. 2000, Sandor et al. 1986) (figura 2).
tienen en cuenta en las investigaciones El fósforo puede presentarse en el
arqueológicas son aquellos que tienden a suelo en innumerables formas, sin embargo
permanecer, prácticamente inalterados como para el estudio arqueológico sólo se utilizan
combinaciones químicas estables, por un tres de ellas: el fósforo disponible, que es
prolongado lapso de tiempo en el suelo. Para inorgánico y algo móvil en el perfil vertical de
ello como primera medida es necesario un suelo, proviene mayormente del material
conocer los procesos de formación de un parental pero un pequeño porcentaje es
suelo y la dinámica del paisaje en la cual se aportado por agentes externos como ser
circunscribe un sitio arqueológico. restos orgánicos producto de procesos
Posteriormente, con los datos obtenidos a naturales o antrópicos (Pollard et al. 2007); el
partir de estos estudios se interpretan fósforo total, que junto con el disponible
contextos culturales (Korobova et al. 1997, permite el cálculo del fósforo orgánico, se
Linderholm 2007). utiliza para establecen relaciones de uso de
En este trabajo se describirán suelo por parte del hombre (Franswan y
brevemente los elementos mayormente Nautiyal 1997); y por último, el fósforo
estudiados por la arqueología, su orgánico que se caracteriza por permanecer
aplicabilidad y el tipo de información que se prácticamente inmóvil en un perfil pedológico
puede obtener de los mismos, comenzando y es muy utilizado en arqueología, su origen
por el más importante de ellos: el fósforo, es externo producto de la descomposición de
donde se mencionarán sus características y la materia orgánica depositada en la
aplicabilidad en la investigación superficie de un suelo por agentes naturales
arqueológica. Luego se hablará de los o antrópicos (Linderholm 2007).
metales pesados, teniendo en cuenta los El análisis de fosfatos en suelo
mismos puntos ya mencionados para el cumple diferentes funciones en el trabajo
fósforo. A continuación se señalarán algunos arqueológico. Básicamente, se utiliza en
elementos que indican actividad humana prospecciones para detectar y delimitar sitios
pero son poco utilizados en la investigación arqueológicos que no muestran rastros
arqueológica. Finalmente, se elaborará una superficiales que indiquen su existencia,
síntesis de los temas tratados en este permite identificar áreas de actividad humana
trabajo. Siempre teniendo en cuenta que pasada, estudiar suelos sometidos a
estos datos deben de ser complementados actividad agrícola, contribuir a establecer la
con otros provenientes de diferentes fuentes organización socio-económica de un grupo
para lograr una correcta interpretación del humano (dado que la concentración y
registro arqueológico. distribución espacial de este elemento es un
indicador de la construcción social del
FÓSFORO [P] espacio) y hacer estudios paleoecológicos de
regiones de interés arqueológico (Eidt 1977,
Características del fósforo Franswan y Nautiyal 1997, Linderholm 2007,
El fósforo es uno de los elementos Schlezinger y Howes 2000, Terry et al. 2000,
químicos más confiables para la detección e Wells et al. 2000).

18 
 
Arakuku       Divulgación       Año 1 ‐ Número 1 

Figura 2. Modelo de la trasformación que sufren los compuestos que constituyen la materia orgánica del
suelo y la mineralización e inmovilización de fosfatos en suelos cultivados. Tomado de Linderholm (2007).

La aplicabilidad del análisis de fósforo Su aplicabilidad en la investigación


para la investigación arqueológica ha sido arqueológica americana
cuestionada, debido a que existen factores El análisis de fósforo fue el primer
como la dinámica de los procesos de estudio químico utilizado para la detección
formación del suelo y del paisaje junto con de sitios de actividad humana pasada. Sus
las condiciones medioambientales comienzos datan de principios del siglo XX
imperantes que provocan cambios en las en Europa con los trabajos de Arrhenius
concentraciones de este elemento a través (1931), Lorch (1940), Dauncey (1952) y
del tiempo en un suelo. Sintéticamente, el Provan (1973). Mientras que en América se
suelo pierde fósforo de forma continua y desarrolló, tardíamente, en la década del 70’
gradual, excepto en casos de erosión natural con los trabajos de Eidt (1973, 1977).
o antrópica que inducen una eliminación En el continente americano, se han
abrupta y casi total del mismo. Sin embargo, realizado trabajos basados en la detección
la pérdida de este elemento es mucho menor de fósforo con el propósito de obtener datos
que el aporte recibido por la actividad para corroborar un número variado de
humana y en muchos casos la durabilidad hipótesis. En este trabajo se presentarán los
del fenómeno prehispánico bajo estudio más representativos para cada subcon-
provoca cambios observables, en este caso, tinente.
a nivel de firmas químicas apreciables en Comenzando con América del Norte,
suelos antropizados (Crowther 1997, Sandor et al. (1986) realizaron análisis de
Linderholm 2007, Pollard et al. 2007). fósforo en suelos de Nuevo México que
fueron cultivados en tiempos prehispánicos
y, junto con otros estudios, muestra la

19 
 
Roldán, J.        La detección de actividad humana pasada… 
 

presencia de cambios sustanciales en las determinación de fósforo) para reconstruir las


propiedades químicas de estos suelos estrategias y prácticas de manejo agrícola
producidos por la actividad agrícola, las que antiguas, la producción de cultivos, los
persistieron por más de 900 años. El cambios en la agricultura a través del tiempo
principal cambio es de tipo degradatorio, con y el impacto medioambiental de sociedades
pérdida significativa de fósforo disponible y pasadas. Su fin último fue, a partir del
total en el horizonte A que puede conocimiento adquirido por medio de este
correlacionarse con la pérdida o ganancia de trabajo, saber que estrategias utilizar en la
otros elementos analizados. Años después actividad agrícola actual.
Schlezinger y Howes (2000), en el sitio
arqueológico Cape Cod. M.A., utilizaron la
concentración diferencial de fósforo orgánico
en el suelo para definir la presencia de
habitaciones prehispánicas y la variación
intra-sitio en el uso de la tierra, junto con
otros indicadores químicos. En pocas
palabras, el fósforo orgánico les permitió
establecer los límites de una ocupación
humana prehispánica en un área
determinada y observar la dinámica temporal
de dicha ocupación, a partir de la
concentración diferencial de este elemento
en el perfil del suelo. Bordeando la costa
atlántica, hacia el sur, se ubica el sitio de
Rich Neck Plantation Williamsburg (Virginia)
trabajado por Sullivan y Kealhofer (2004), en
él realizaron análisis químicos (fósforo) junto
con análisis de fitolitos para determinar áreas
de actividad humana dentro y alrededor del
lote de casas del siglo XVII. El análisis de
firmas químicas reveló un conjunto de seis Figura 3. Mapa de química del suelo, distribución
de fósforo. Rich Neck Plantation Williamsburg,
áreas de actividad, una cocina, área de
Virginia. Tomado de Sullivan y Kealhofer, 2004.
pastura, jardín, corrales y basurero de restos
animales (figura 3). Norton et al. (2003)
estudiaron los suelos de terrazas aluviales
cultivados por los Zunis (cultura nativa
norteamericana) en la región de las planicies
del Colorado, Nuevo México. Entre los
análisis practicados se encuentra la
determinación de un macronutriente tal como
el fósforo disponible y de fósforo orgánico
entre otros. El fin de la investigación fue
comprender como hacía uso este pueblo de
los recursos naturales disponibles para
cultivar en una región semiárida, se
pretendió alcanzar un mayor entendimiento
de los procesos de formación de suelo para Figura 4. Foto de cultivos de secano Zuni. Nuevo
poder contribuir a una conservación, México. Tomado de Sandor et al. 2007.
protección y restauración más efectiva de los
suelos degradados de esta región. En América Central la aplicación del
Continuando con ésta línea de investigación análisis de fósforo en suelos arqueológicos
en los pueblos Zunis (figura 4), Sandor et al. se ha incrementado recientemente. Dunning
(2007) evaluaron la fertilidad de los suelos a junto con otros investigadores (Dunning
través del análisis químicos (entre ellos la 1993, Dunning et al. 1997, 1998) estudiaron

20 
 
Arakuku       Divulgación       Año 1 ‐ Número 1 

la paleoecología de la región de Petexbatún etnográfico de las casas de los guardias e


en la jungla de Petén, tierras bajas de información arqueológica de una residencia
Guatemala, utilizando fracciones de fósforo del período clásico Maya que fue
entre otras técnicas. La correlación entre rápidamente abandonada. En ambos casos
niveles de fosfato residuales en suelo y el se observó una buena relación de altas
uso de tierras intra-sitio fue el foco de estudio concentraciones de fosfato en suelo con la
de Ball y Kelsay (1992) en sitios ubicados en preparación, el consumo y desecho de
terrazas aluviales en el centro oeste de alimentos (figura 6). Para concluir, en la
Belice. También en Belice, Coultas et al. península de Yucatán (México), Hutson y
(1993) utilizaron concentraciones de fósforo Terry (2006) realizaron análisis de fósforo,
para evaluar los efectos de prácticas de entre otros, para determinar actividades
terrazamiento antiguas en la calidad de ocurridas en pisos consolidados de contextos
suelos ubicados cerca de las tierras bajas domésticos en el sitio Maya clásico temprano
tropicales mayas. Wells et al. (2000) en la de Chunchucmil, los datos obtenidos a partir
región de Piedras Negras, Guatemala, de estos análisis se combinaron con estudios
detectaron montículos de depósitos etnográficos y etnoarqueológicos previos.
arqueológicos antes de excavar a partir del Los resultados mostraron diferenciación
análisis de fósforo en suelo para prospectar funcional de las habitaciones que componen
áreas de actividad doméstica, los resultados una residencia compleja, donde las frontales
obtenidos a partir del análisis químico de se utilizaban para recibir a los huéspedes y
estos suelos mostraron la capacidad que realizar otras actividades. También se
tienen estos elementos para reconstruir insinuó que diferentes desechos fueron
comportamientos pasados en contextos manejados de formas distintas, hecho
domésticos (figura 5). Más al sur en sugerido por la marcada concentración
Aguateca, Terry et al. (2004) pretendieron diferencial de elementos, si los niveles de
mejorar el entendimiento de la relación entre fósforo eran elevados entonces las
las actividades humanas y las firmas concentraciones de los otros elementos
químicas en suelos, a partir del estudio analizados eran sumamente bajas.

Figura 5. Concentración y distribución espacial de fósforo (mg/kg) extraído del suelo de Operación 10
Piedras Negras, Guatemala. Tomado de Wells et al. 2000.

21 
 
Roldán, J.        La detección de actividad humana pasada… 
 

Figura 6. A. Líneas isotópicas que representan la concentración de fósforo (mg/kg) en el suelo de la


estructura arqueológica del período clásico Maya en Aguateca, Guatemala. B. Líneas isotópicas que
representan la concentración de fósforo (mg/kg) en el suelo de la casa del guardia en Aguateca,
Guatemala. Tomado de Terry et al. 2004.

Finalmente, pero no por ello menos (2008, 2009) utilizaron los análisis de fósforo
importante, en América del Sur, Lima da y otros elementos químicos en suelo para
Costa y Kern (1999) realizaron estudios conocer las condiciones y los cambios
geoquímicos en suelos arqueológicos de ocurridos en los suelos que estuvieron
tierras negras en el Amazonas (Brasil), en sometidos a cultivo en la época prehispánica,
los que el análisis de fósforo en suelo les teniendo en cuenta la dinámica natural de los
permitió delimitar áreas de ocupación mismos, dentro de las diferentes unidades
humana prehispánicas. Los resultados geomorfológicas donde estuvieron
obtenidos fueron contrastados con otras asentados. Los resultados mostraron que
líneas de evidencia arqueológica. Más al sur tanto factores y procesos naturales como
en el noroeste Argentino (valle de Tafí) antrópicos han actuado de formas disimil en
Sampietro y Vattuone (2005) realizan, por las diferentes geoformas, posiblemente,
primera vez para la región, análisis de producto de la génesis particular de cada
fósforo en suelo para delimitar sitios de paisaje junto con la intensidad y diversidad
actividad humana pasada en estructuras de actividades realizadas por los grupos
residenciales de la cultura Formativa Tafí, humanos que los habitaron. En los
que junto con la determinación de otras resultados obtenidos para los andenes de
firmas químicas permitieron establecer tres cultivo de El Tolar se observó que las altas
áreas de actividad: en la primera se concentraciones de fósforo, junto con otros
cuarteaban los animales cazados; en la elementos, mostraban la utilización de
segunda se procesaban y almacenaban fertilizantes orgánicos para la manutención
alimentos vegetales; y la última está de dichos suelos; mientras que en El
asociada a la funebria (figura 7). Potrerillo esto no parece haber sucedido
En el mismo valle y asociado a la (figura 8).
cultura Formativa homónima Roldán et al.

22 
 
Arakuku       Divulgación       Año 1 ‐ Número 1 

Figura 7. Vista de planta donde se muestra la variación del fósforo inorgánico y del orgánico en el piso de
una unidad residencial excavada, Valle de Tafí, Argentina. Tomado de Sampietro y Vattuone 2005.

Figura 8. Gráfico que muestra las concen-traciones de fósforo (mg/kg) en el perfil 7 ubicado dentro de una
unidad residencial en El Tolar, Tafí del Valle, Argentina. Tomado de Roldán et al. 2008.

METALES PESADOS identificación de estos elementos en suelos


asociados con actividad humana pasada han
No todos los metales pesados son estado muy limitadas, en relación con lo que
útiles a los fines de una investigación sucede con el fósforo, en los últimos 10 años
arqueológica. Si bien la detección e se ha observado un creciente interés en el

23 
 
Roldán, J.        La detección de actividad humana pasada… 
 

análisis de los mismos. Hasta el momento se hombre los procesos de formación siguen
han utilizado para: prospecciones trabajando, provocando que las
arqueológicas; reconstruir la historia de uso concentraciones de éstos elementos
de un suelo; determinar si las paredes de cambien con el tiempo, para la interpretación
estructuras arquitectónicas prehispánicas de los datos arqueológicos el patrón espacial
estuvieron o no pintadas, en caso afirmativo de los elementos traza es más importante
pueden reconocerse incluso los pigmentos que el valor absoluto (Wells et al. 2000). Sin
utilizados; conocer si los suelos sometidos a embargo, los suelos altamente alcalinos,
actividad agrícola son óptimos para el cultivo como los de las regiones Maya, tienden a
o si están contaminados; y también se utiliza, fijar algunos de los iones metálicos en las
junto con otras líneas de evidencia, para partículas de suelo por cientos de años,
delimitar diferentes áreas de actividad. permitiendo que su análisis de resultados tan
De acuerdo con las improntas que confiables como los obtenidos a partir del
deja la actividad humana en el suelo y su fósforo (Terry et al. 2004).
relación con el contexto arqueológico donde En América Central, Wells et al.
se encuentran, el rastro de metales pesados (2000), en la región de Piedras Negras,
puede ser dividido en dos grupos Guatemala, determinaron patrones
funcionales. El primero estaría asociado a la complejos en las concentraciones de metales
actividad agrícola y el segundo a actividades pesados en las inmediaciones de las
humanas diversas. construcciones residenciales, posiblemente
En el primer grupo se podrían incluir como resultado de marcas residuales de
al cobre [Cu], hierro [Fe], manganeso [Mn] y pinturas basadas en minerales que
cinc [Zn] conocidos también como decoraron las paredes. El hierro y el
micronutrientes, porque están disponibles mercurio pudieron indicar la utilización de
para las plantas en pequeñas cantidades hematita (Fe2O3) y cinabrio (HgS) para los
cumpliendo funciones diversas. Sus rojos, el manganeso de pirolusita (MnO2)
concentraciones en el suelo dependen, para los negros, el hierro del ocre (Fe2O3
mayormente, del tipo de roca que forma el H2O) para los amarillos, el cobre de
material parental. malaquita (CuCO3) para los verdes y de
El cobre y el hierro son agentes azurita (2CuCO3) para los azules. Si bien el
activos en las reacciones de óxido-reducción fósforo sirve como indicador de actividad
que se dan en las plantas, esenciales para humana, los metales pesados pueden ser
su desarrollo y reproducción. Por otro lado, el indicadores de mayor resolución que señalan
cobre, también, contribuye al proceso de lugares de trabajo, actividades ceremoniales
respiración y en la asimilación del hierro. o artesanales (figura 9). En Aguateca, Terry
Este último es esencial en la síntesis de et al. (2004), a partir del análisis químico de
proteínas contenidas en los cloroplastos. El suelos dentro de una residencia etnográfica y
manganeso participa activamente en los de una perteneciente al período clásico
sistemas enzimáticos necesarios para las Maya, determinaron la presencia de altos
reacciones que tienen lugar en los procesos niveles de metales pesados en las
metabólicos de las plantas (Buckman y estructuras modernas probablemente como
Brady 1977). resultado del afilado de machetes y la
Por otro lado, el mercurio [Hg], niquel presencia de pilas desechadas, mientras que
[Ni] y plomo [Pb] pueden ser el producto de el uso de pigmentos minerales y actividades
agentes contaminantes que la actividad artesanales parecen haber contribuido a la
humana deposita en los suelos que habita. concentración de estos elementos en
En el segundo grupo entrarían, por contextos arqueológicos. En este trabajo, el
ahora, el manganeso, cobre, mercurio y estudio etnográfico permitió evaluar la
hierro que pueden ser utilizados para correlación entre actividades humanas y
determinar lugares de actividades humanas datos sobre la química de suelos, que puede
variadas que incluyen áreas de cocción de ser aplicado a situaciones arqueológicas
alimentos, ceremoniales y artesanales. (figura 10). Para terminar, en la península de
Si bien el suelo es un sistema Yucatán Hutson y Terry (2006) realizaron
dinámico y una vez abandonado por el análisis de metales traza en el sitio Maya

24 
 
Arakuku       Divulgación       Año 1 ‐ Número 1 

clásico temprano de Chunchucmil, y junto propias de personajes pertenecientes a la


con otras líneas de evidencia, establecieron élite, sin embargo, el tipo de tumba no
que cada habitación que conforma una coincidía con dichas ofrendas. Por otro lado,
unidad residencial fue utilizada para distintas el manejo diferencial que se hacía de la
tareas, aunque el uso preciso de cada una basura se ve reflejado en una mayor
de ellas no es claro. Los niveles de metales concentración de metales en algunos
traza encontrados en los bordes de cistas basureros y de otros elementos en otros.
funerarias sugieren que las ofrendas eran

Figura 9. Concentración y distribución espacial del hierro (Fe) en mg/kg en Operación 33 Piedras Negras,
Guatemala. Tomado de Wells et al. 2000.

Figura 10. A. Líneas isotópicas que representan la concentración de hierro (mg/kg) en el piso de la
estructura arqueológica del período clásico Maya en Aguateca, Guatemala. B. Líneas isotópicas que
representan la concentración de hierro (mg/kg) en el suelo de la casa del guardia en Aguateca, Guatemala.
Tomado de Terry et al. 2004.

25 
 
Sardi, F. G.        Caracteres mineralógicos del CaSO4∙2H2O… 
                                

Más al sur, Da Costa y Kern utilizan, establecer su comportamiento en suelos


a parte del fósforo, metales traza (Fe, Cr, Co, sometidos a actividad agrícola. Los mismos
Pb, entre otros) para determinar áreas de se presentaron en una de las geoformas
ocupación humana prehispánica en tierras (cono-glacis) en concentraciones aceptables
negras de Brasil, enfatizando su importancia para el buen desarrollo de plantas cultivadas
en este tipo de investigación. En los y en la otra (glacis cubierto) sus
horizontes A relacionaron la presencia de concentraciones estaban muy por debajo de
manganeso, cobre y cinc con alimentos lo aceptable para el cultivo, producto de un
vegetales y objetos de uso diario. Mientras bajo porcentaje de materia orgánica, factor
que en el noroeste Argentino, Roldán et al. que condiciona la presencia, distribución y
(2008, 2009) realizaron análisis de biodisponibilidad de estos elementos (figura
elementos traza o micronutrientes para 11).

Figura 11. Gráfico que muestra las concentraciones de cobre, hierro y manganeso (mg/kg) en el perfil 7
ubicado dentro de una unidad residencial en El Tolar, Tafí del Valle, Argentina. Tomado de Roldán et al.
2008.

PARA TENER EN CUENTA secundaria, es decir, necesitan


obligadamente de la apoyatura de otra
Elementos como el potasio [K], calcio evidencia química o de otro tipo de evidencia
[Ca], nitrógeno [N] y carbono [C] son para ser tenidos en cuenta. Esto se debe a
importantes indicadores de actividad humana que presentan una alta movilidad en el perfil
especialmente relacionada con restos o se mineralizan con rapidez, lo cual dificulta
orgánicos depositados voluntaria o la interpretación arqueológica de los datos
involuntariamente en un suelo. En muchos obtenidos a partir de los mismos.
de los trabajos presentados anteriormente, El calcio en particular, es un elemento
se efectúan análisis de estos elementos que cuando es parte importante en la
(Lima da Costa y Kern 1999, Norton et al. composición mineralógica de la roca que
2003, Roldán et al. 2008 y 2009, Sampietro y forma el material parental de un suelo, como
Vattuone 2005, Sandor et al. 1986, Sullivan y sucede en América Central, cumple la
Kealhofer 2004, Wells et al. 2000), donde la función de fijar a los metales traza
información que brindan es de tipo depositados por la actividad humana en el

  26 
 
Arakuku       Divulgación       Año 1 ‐ Número 1 

suelo por lapsos prolongados de tiempo, están relacionados con la actividad


provocando que su estudio e interpretación doméstica o ceremonial. Sin embargo, hay
sean sumamente confiables. una gran cantidad de factores que influyen
A pesar de ello, aún falta mucho por en la forma en que se presentan en el perfil
investigar en relación a la forma en que estos de un suelo, todo ello producto de su alta
elementos interactúan con las propiedades movilidad. El nitrógeno y carbono son
de un suelo sometido a actividad antrópica. rápidamente mineralizados, por lo que no
perduran en su estado original por mucho
EN SÍNTESIS tiempo. A pesar de ello, son elementos
importantes para el desarrollo de cultivos e
Ninguno de los elementos químicos informan sobre el tipo de actividad humana
mencionados aporta datos relevantes para la realizada en un área determinada.
investigación arqueológica por sí solos. Los
trabajos mencionados en este artículo AGRADECIMIENTOS
muestran que sólo a través de la
interpretación conjunta de los datos Quiero agradecer al Arq. Mario
aportados por varios de estos elementos, Maldonado quien me dio la idea de escribir
junto con otros datos provenientes de otras este trabajo, a los evaluadores por las
líneas de investigación (ya sea estudios observaciones efectuadas que permitieron
etnográfico, etnoarqueológicos, de suelo, de mejorar este trabajo y a las instituciones
paisaje, de artefactos y/o ecofactos como ser CONICET y CIUNT que aportaron
arqueológicos y de restos orgánicos, entre los medios económicos para dicho fin.
otros) se logra obtener información
pertinente relacionada con la actividad REFERENCIAS
humana pasada en un área o región Arrhenius, O. 1931. Dic bodenanalyse im
particular. dienst der Archäologic. Zeitschrift für
Entre los elementos Pflanzenernährung. Düngung und
mencionados, el fósforo ha sido el mejor Bodenkunde Teil B 10:427-439.
estudiado y el de más larga data en el campo
Ball, J. W. y R. G. Kelsay. 1992. Prehistory
de la investigación arqueológica. Su
intra-settlement land use and residual soil
versatilidad y alta estabilidad le confirieron un
phosphate levels in the upper Belize valley,
importante papel en la obtención de datos
Central America. Gardens of Prehistory,
relacionados a las áreas de ocupación
editado por T. W. Killion, pp 234-262.
humana pasadas. Actualmente, continúa
University of Alabama Press, Tuscaloosa.
estudiándose su aplicabilidad.
Por otro lado, los análisis de metales Beck, M. E. 2007. Midden formation and
pesados utilizados en la investigación intrasite chemical patterning in Kalinga,
arqueológica son relativamente recientes. La Philippines. Geoarchaeology: An
falta de trabajos específicos sobre los International Journal 22 (4):453-475.
mismos ha llevado a un entendimiento Buckman, H. O. y N. C. Brady. 1977.
parcial de la relación entre los datos Naturaleza y propiedades de los suelos.
obtenidos a partir de su estudio y las Montaner y Simons S. A., Barcelona.
improntas dejadas en un suelo por la
actividad humana. Lentamente, se vislumbra Coultas, C. L., M. E. Collins y A. F. Chase.
la importancia de la información que pueden 1993. Effects of ancient Maya agriculture on
obtenerse a partir de estos estudios. terraced soils of Caracol, Belize. Proceedings
Otros elementos que pueden of the First International Conference on
aportar información importante sobre Pedo-archaeology Special Publication 93-03,
actividad antrópica en un suelo son difíciles editado por J. E. Foss, M. E. Timpson y M
de interpretar debido a sus características. El .W. Morris, pp. 191-201. University of
potasio y el calcio son macronutrientes, es Tennessee Agricultural Experiment Station,
decir, elementos que se presentan en altas Knoxville.
concentraciones en un suelo para el buen Crowther, J. 1997. Soil phosphate surveys:
desarrollo de plantas domesticadas, también critical approaches to sampling, analysis and

27 
 
Roldán, J.        La detección de actividad humana pasada… 
 

interpretation. Archaeological Prospection France: a landscape geochemical study.


4:93-102. Catena 31:91-117.
Dauncey, K. D. M. 1952. Phosphate content Leonardi, G., M. Miglavacca y S. Nardi. 1999.
of soils on archaeological sites. Soil phosphorus analysis as an integrative
Advancement of Science 9:33-37. tool for recognizing buried ancient
ploughsoils. Journal of Archaeological
Dunning, N. P. 1993. Ancient Maya
Science 26:343-352.
anthrosols: soils phosphate testing and land
use. Proceedings of the First International Lima da Costa, M. y D. C. Kern. 1999.
Conference on Pedo-archaeology Special Geochemical signatures of tropical soils with
Publication 93-03, editado por J. E. Foss, M. archaeological black earth in the Amazon,
E. Timpson y M .W. Morris, pp. 203-210. Brazil. Journal of Geochemical Exploration
University of Tennessee Agricultural 66:369-385.
Experiment Station, Knoxville.
Linderholm, J. 2007. Soil chemical surveying:
Dunning, N. P., T. Beach y D. Rue. 1997. a path to a deeper understanding of
The paleoecology and ancient settlement of prehistoric sites and societies in Sweden.
the Petexbatún region, Guatemala. Ancient Geoarchaeology: An International Journal 22
Mesoamerican 8:255-266. (4):417-438.
Dunning, N. P., D. Rue, T. Beach, A. Covich Lorch, W. 1940. Die siedlungsgeographische
y A. Traverse. 1998. Human-environment phosphatmethode. Die Naturwissenschaften
interactions in a tropical watershed: The 28:633-640.
paleoecology of Laguna Tamarandito, El
Norton, J. P., J. A. Sandor y C. S. White.
Petén, Guatemala. Journal of Field
2003. Hillslope soils and organic matter
Archaeology 25:139-151.
dynamics within a native American
Eidt, R. C. 1973. A rapid chemical field test agroecosystem on the Colorado Plateau. Soil
for archaeological site surveying. American Science Society American Journal 63:225-
Antiquity 38:206-210. 234.
Eidt, R. C. 1977. Detection and examination Pollard, M., C. Batt, B. Stern y S. M. M.
of anthrosols by phosphate analysis. Science Young. 2007. Analytical chemistry in
197:1327-1333. archaeology. Cambridge University Press,
New York.
Entwistle, J. A., R. A. Dodgshon y P. W.
Abrahams. 2000. An investigation of former Provan, D. M. J. 1973. The soils of an Iron
land-use activity through the physical and Age far site, Bjellandsoynae, S. W. Norway.
chemical analysis of soils from the Isle of Norwegian Archaeology Review 6:30-41.
Lewis, Outer Hebrides. Archaeological
Roldán, J., M. M. Sampietro Vattuone, L. del
Prospection 7:171-188.
V. Neder y M. A. Vattuone. 2008. Efectos
Farswan, Y. S. y V. Nautiyal. 1997. antrópicos del uso del suelo durante el
Investigation of phosphorus enrichment in the Formativo en el valle de Tafí. Chungara
burial soil of Kumaun, mid-center Himalaya, 40(2):161-172.
India. Journal of Archaeological Science
Roldán, J., L. del V. Neder, M. M. Sampietro
24:251-258.
Vattuone, M. A. Vattuone y M. G. Maldonado.
Hutson, S. R. y R. E. Terry. 2006. 2009. Caracterización cultural y funcional de
Recovering social and cultural dynamics from estructuras arqueológicas (El Potrerillo-
plaster floors: chemical analyses at ancient Tucumán-Argentina). Chungara, en prensa.
Chunchucnil, Yucatán, México. Journal of
Sampietro, M. M. y M. A. Vattuone. 2005.
Archaeological Science 33:391-404.
Reconstruction of activity areas at a
Korobova, E. M., A. Veldkamp, P. Ketner y S. formative household in northwest Argentina.
B. Kroonenberg. 1997. Element portioning in Geoarchaeology: An International Journal
sediment, soil and vegetation in an alluvial 20(4):337-354.
terrace chronosequence, Limagne rif valley,

28 
 
Arakuku       Divulgación       Año 1 ‐ Número 1 

Sandor, J. A., P. L. Gersper y J. W. Hawley. Parnell. 2000. Quantitative phosphorus


1986. Soils at prehistoric agricultural measurement: a field test procedure for
terracing sites in New Mexico: III. archaeological site analysis at Piedras
Phosphorus, selected micronutrients and pH. Negras, Guatemala. Geoarchaeology: An
Soil Science Society American Journal International Journal 15(2): 151-166.
50:177-180.
Terry, R. E., F. G. Fernández, J. J. Parnell y
Schlezinger, D. R. y B. L. Howes. 2000. T. Inomata. 2004. The story in the floors:
Organic phosphorus and elemental ratios as chemical signature of ancient and modern
indicators of prehistoric human occupation. Maya activities at Aguateca, Guatemala.
Journal of Archaeological Science 27:479- Journal of Archaeological Science 31:1237-
492. 1250.
Sullivan, K. A. y L. Kealhofer. 2004. Wells, E. C., R. E. Terry, J. Parnell, P. J.
Identifying activity areas in archaeological Hardin, M. W. Jackson y S. D. Houston.
soils from a colonial Virginia house lot using 2000. Chemical analyses of ancient
phytolith analysis and soil chemistry. Journal anthrosols in residential areas at Piedras
of Archaeological Science 31:1659-1673. Negras, Guatemala. Journal of
Archaeological Science 27:449-462.
Terry, R. E., P. J. Hardin, S. D. Houston, S.
D. Nelson, M. W. Jackson, J. Carr y J.

29