Está en la página 1de 5

APROXIMACIÓN AL APOCALIPSIS (20)

EXCURSUS: LIBROS CELESTES1

“El que venciere será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles”. Apocalipsis 3:5.

El Pantocrato
Hermanos, en esta serie del Apocalipsis que estamos teniendo, hemos terminado el capítulo 3 del libro del Apocalipsis, hemos terminado la consideración del mensaje del Señor a
las siete iglesias en Asia Menor, que es un mensaje profético del Espíritu Santo a toda la historia de la iglesia, a todas las iglesias de la tierra, pero antes de entrar al capítulo 4; en la
noche de hoy quisiera hacer un excursus, o sea, tratar un tema de lo que se trató en las edades de la iglesia pero que no se pudo tratar más a fondo, entonces lo dejamos para tratarlo al
final, puesto que en el tratamiento de cada período de la iglesia no hubo el tiempo para tratarlo a fondo. Ustedes recuerdan que mencionamos cuando tratábamos el mensaje a la iglesia
en Sardis, que hay un verso misterioso, serio, que dice el Señor allí, entonces el excursus es para profundizar un poquito más en la consideración de lo que el resto de la palabra del
Señor dice al respecto, que cuando tratamos a Sardis no lo pudimos tratar a fondo. Si ustedes se fijan en el capítulo 3, en el versículo 5 del Apocalipsis, allí decía y dice el Señor Jesús:
“El que venciere será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles.” Aquí hay una
frase bastante seria, aunque aquí lo dice como una promesa, lo que es serio es lo que uno se pregunta e implica. Lo que dice es que el que venciere, no borrará su nombre del libro de la
vida, eso está claro, pero la pregunta que las personas se hacen es: Y si un creyente nacido de nuevo no venciere, qué pasa? Su nombre es borrado del libro de la vida? O será que un
creyente nacido de nuevo, como dice la Escritura, vence el mundo? Porque dice San Juan: Todo aquel que es nacido de Dios vence al mundo, entonces ahí es donde uno se pregunta no
por lo que está escrito, sino por lo que no está escrito, y si no vencen, será borrado su nombre del libro de la vida? Lógico que es una pregunta seria que merece una consideración más
detenida. Yo estuve tomando algunas notas que quisiera compartir con mis hermanos en este excursus, tener más en cuenta algunos detalles.

La primera vez que aparece este asunto de un libro donde están nuestros nombres y no sólo un libro, sino muchos libros donde también están nuestras obras; aparece por primera
vez en el libro del Exodo; es la primera vez en que se menciona este asunto, luego se vuelve a mencionar de una manera un poco más compleja; entonces quisiera que fuéramos a Exodo
32, los versículos 32 y 33; allí está Moisés movido por el Espíritu de Cristo intercediendo por el pueblo de Israel que había pecado con idolatría y desenfreno mientras Moisés estaba
recibiendo las tablas de la ley. Cuando bajó Moisés encontró el desastre, rompió las tablas, hubo aquel juicio de parte de los levitas que se pusieron de parte de Jehová, al lado de
Moisés y Moisés se volvió a interceder profundamente y en esa intercesión, Moisés dijo unas palabras al Señor que no sabemos de donde tomó el conocimiento de eso porque de
Génesis hasta este pasaje no aparece enseñanza acerca del asunto y la primera vez que Moisés lo menciona ya lo da como un hecho; o sea que es una revelación que tuvo Moisés y Dios
le contestó como que es así, como Moisés estaba diciendo, que si realmente existía un libro y no sólo uno porque vamos a ver que hay otros, pero aquí cuando aparece por primera vez
dice Exodo 32:32-33, así: “que perdones ahora su pecado, si no, ráeme ahora de tu libro que has escrito”. Aquí Moisés tiene un conocimiento de la presencia de Dios, de un libro donde
Moisés está inscrito, que Dios ha escrito ese libro y que Moisés escribe que si no va a perdonar a Israel, su pecado, que lo borre del libro: ráeme ahora de tu libro que has escrito; aquí
por las palabras de Moisés, todavía no vemos la respuesta de Dios, por la palabra de Moisés parece que este libro ya tenía cosas escritas y es lo que vamos a estar estudiando porque el
libro de la vida no es una cosa simple, parece que es una cosa compleja; allí vamos a encontrar versículos que nos hablan de varios libros y versículos que nos hablan de cosas que ya
estaban escritas, de cosas que se están escribiendo ahora y de cosas que se van a escribir después y también de cosas que se borran, entonces es interesante ver todas estas cosas. Cuales
son las que la Biblia enseña que ya venían escritas, cuales son las que se van escribiendo y cuales las que se van a escribir a partir de un momento futuro, así que no es un libro así
simple, hay pasajes donde se habla del libro de los vivientes donde por el contexto parece que están escritos incluso los impíos que rechazaron a Cristo y que son borrados por haberlo
rechazado; pero ya estaban escritos en el libro de los vivientes y por rechazar a Cristo son borrados. Vamos a ver los versos ahora. Se nos habla también del libro de la vida, así
simplemente, el libro de la vida; en otra parte dice están escritos en el libro, simplemente el libro; en otro dice el libro de la vida; otros versos dicen el libro de la vida del Cordero,
entonces no es una cosa simple, es una cosa compleja. Algo que tiene ya del pasado, algo que se está escribiendo ahora, algo que se puede borrar, algo que se va a escribir después.
Entonces vamos a ver esos distintos versos. Este primero nos muestra a Moisés tener ya en la presencia de Dios, una revelación del libro, Moisés no había hablado nunca de esto, pero
ahora Moisés dice: “tu libro que has escrito”; o sea que Dios ha escrito un libro en el cual figuraba Moisés; no sabemos si éste era el libro de la vida donde estaba el nombre solo o lo
que en otros pasajes dice, los libros donde se escribe nuestras obras; aquí él lo menciona como un solo libro, parece que no hace diferencia, él Moisés, entre un libro de nombres y un
libro de obras, pero él lo llama libro. Bueno, entonces nos toca quedarnos todavía con la pregunta, qué libro era éste? El de los nombres, el de la vida, o el de las obras. Hay también
otras menciones que vamos a ver, que se habla del libro de la verdad donde está escrita de antemano la historia que va a suceder después, eso está en Daniel y está también el libro de
las memorias donde se escribe lo que nosotros hacemos a favor de la causa del Señor y por amor a él, eso se escribe y se está escribien do, ese se llama el libro de las memorias, lo

1Enseñanza en reunión de la obra en Teusaquillo, Bogotá D. C., Colombia, febrero 1 de 2002.


vamos a ver también. Por lo pronto quedémonos aquí con la respuesta del Señor que es una respuesta seria: “Y Jehová respondió a Moisés: Al que pecare contra mi, a éste raeré yo de
mi libro”; o sea que Dios sabía, porque él es omnisciente, que en el futuro algunos nombres iban a ser raídos de ese libro; sin embargo estaban escritos porque el Señor dijo: “Al que
pecare contra mi, a éste raeré yo de mi libro”; coloca el raeré como en futuro; o sea que mientras no haya pecado contra él, no ha sido raído, pero si peca va a ser raído y lo dice el
Señor mismo. “Al que pecare contra mi, a éste raeré yo de mi libro”.
Entonces, al respecto, yo quisiera que ustedes me acompañarán al Salmo 69, donde hay unas palabras de David por el Espíritu de Cristo, porque éste es un Salmo mesiánico, donde
se refiere a esas personas que estaban en el libro de los vivientes y que son raídas por rechazar a Cristo. Vamos al Salmo 69, vamos a leer del versículo 28 donde está la frase clave de lo
que estamos tratando, pero quisiera que para entender mejor esa frase tengamos en cuenta el contexto del Salmo. En primer lugar, dice: “Al músico principal; sobre Lirios. Salmo de
David”; aquí en este Salmo hay unas frases que son mesiánicas, proféticas, donde David habla, pero es el Espíritu de Cristo en David porque por ejemplo, dice el versículo 19,
pareciera que fuera Cristo en la cruz: “Tú sabes mi afrenta, mi confusión y mi oprobio; delante de ti están todos mis adversarios. El escarnio ha quebrantado mi corazón, y estoy
acongojado. Espere quien se compadeciese de mi, y no lo hubo; y consoladores, y ninguno hallé. Me pusieron además hiel por comida, y en mi sed me dieron a beber vinagre.” Todos
sabemos que éste es un Salmo mesiánico, aunque lo habló David, era el Espíritu de Cristo en David, prefigurando lo que iba a pasar Cristo en la cruz, “me dieron a beber vinagre”, dijo
el Señor y eso se cumplió; pero lo curioso es lo que continua diciendo David por el Espíritu en el verso 22, o sea, el castigo que viene a los rechazadores de Cristo, dice: “Sea su convite
delante de ellos por lazo, y lo que es para bien, por tropiezo. Sean oscurecidos sus ojos para que no vean, y haz temblar continuamente sus lomos. Derrama sobre ellos tu ira, y el furor
de su enojo los alcance. Sea su palacio asolado; en sus tiendas no haya morador,” ¿por qué? ¿por qué ese castigo? “porque persiguieron al que tu heriste, y cuentan del dolor de los que
tú llagaste. Pon maldad sobre su maldad, y no entren en tu justicia, Sean raídos del libro de los vivientes, y no sean escritos entre los justos”. Esta es una frase seria, aquí se habla de un
libro de los vivientes donde ya estaban escritos los que iban a rechazar a Cristo, porque si no como van a ser raídos, pero por cuanto rechazaron a Cristo, sean raídos del libro de los
vivientes, y la otra frase es con respecto al futuro: “no sean escritos entre los justos”, como si no solamente los justos vinieran escritos, sino como si fuera a haber una escritura futura de
los justos y ahora dice en cuanto al libro de los vivientes: sean raídos, quiere decir que estaban y cuando los justos vayan a ser escritos después, otra vez, entonces no sean escritos allá,
o sea, que nos damos cuenta que el asunto del libro es una cosa compleja, no es simple. Aquí habla de cosas que se escribirían en el futuro. Aquí habla de los justos; no es que no vaya a
haber conocimiento acerca de los impíos.
Yo quisiera que ustedes me acompañaran a otro versículo que está en Jeremías 17:13, vamos a leer ese misterioso verso allí. “¡Oh Jehová, esperanza de Israel! Todos los que te
dejan serán avergonzados y los que se apartan de mi serán escritos en el polvo, porque dejaron a Jehová, manantial de aguas vivas.” Cosa curiosa! Sí son escritos, pero no en los cielos,
la congregación de los primogénitos está inscrita en los cielos, pero éstos que dejan al Señor, dice: “serán escritos en el polvo” y sabemos lo que significa el polvo en la Biblia. Cuando
el hombre pecó: Polvo eres y al polvo has de volver; o sea, volver al polvo es la muerte; es decir, ser escritos en el polvo quiere decir que son condenados a la muerte, no solo a la
muerte primera, porque esa a todos los justos morirán, pero la muerte segunda es más grave y aquí se habla del polvo, puede ser la muerte primera, pero implicará también la segunda?
Nos preguntamos. Dios lo sabe.
Ahora vamos a ver otros versos en este contexto, donde se habla de la inscripción en los cielos, está en Lucas 10:20, es para que los hermanos tengan los versos y después repasar
por usted mismo este asunto, dice cuando vinieron los setenta regocijándose, Señor hasta los demonios se nos sujetan en tu nombre y el Señor les dice: “Pero no os regocijéis de que los
espíritus se os sujetan” por qué no? porque habrá algunos obradores de iniquidad que también a veces se le sujetaron los demonios, entonces, no se alegren por echar demonios porque
algunos van a decir en aquel día: Señor, acaso no echamos demonios en tu nombre y el Señor les dirá: obreros de iniquidad; o sea, que por echar demonios, por sanar enfermos y por
profetizar no hay que alegrarse: “no os regocijéis de que los espíritus se os sujetan, sino” de esto es lo que hay que regocijarse: “regocijaos de que vuestros nombres están escritos en los
cielos”, no en el polvo, sino en los cielos, esas son palabras del Señor Jesús y que solamente registra Lucas y en Hebreos, ustedes saben que yo personalmente creo que Hebreos lo
escribió Lucas también, dice Hebreos en el capítulo 12, vamos a ver el contexto de esa expresión versículo 23, de la siguiente manera. Hebreos 12:23, leo desde el 22: “os habéis
acercado al monte de Sión, a la ciudad del Dios vivo, Jerusalén la celestial, a la compañía de muchos millares de ángeles, a la congregación de los primogénitos que están inscritos en
los cielos”, lo mismo que decía Jesús, registrado por Lucas: “regocijaos de que vuestros nombres están escritos en los cielos” y aquí habla de la congregación de los primogénitos, cuyos
nombres están inscritos en los cielos. Ahora, lo curioso es que aquellos del Salmo 69 que rechazaban al Mesías, fueron raídos del libro de los vivientes y no escritos con los justos; se
habla de unos nombres que estaban y que serían borrados; pero esos no eran salvos porque fueron los que rechazaron a Cristo; o sea que cuando Dios hizo al hombre no lo hizo para el
infierno. Dios hizo el infierno para el diablo y sus ángeles, la voluntad de Dios es que todos los hombres sean salvos, pero había personas que estaban en esta sección llamada “el libro
de los vivientes”, que iban a rechazar a Cristo y su nombre iba a ser raído y no estaba en el libro por haber aceptado a Cristo, estaban porque fueron personas creadas para Dios, pero al
rechazar a Cristo, fueron raídos y aquel que dice el Señor: Aquel que pecare contra mi, a ese raeré yo de mi libro, quiere decir que ya estaba en el libro; entonces hay una sección del
libro, del libro de los vivientes, donde estaban escritos los nombres de las personas que después iban a pecar e iban a rechazar a Cristo, e iban a ser borrados; esos vivientes no eran
vivientes con la vida de Cristo, ni con la vida del Cordero, sino vivientes con la vida natural, pero Dios seguramente si tiene contado aún nuestros cabellos, ¿no tendrá contados todas
las criaturas que él ha creado? Seguramente que sí también. Fíjense que aún a Israel le mandó a hacer un censo terrenal y hubo un censo en Sinaí y luego cuando se cambió la
generación, Dios mandó a hacer otro censo en Moab y hubo otro censo; entonces sí existen aquí en la tierra censos en los registro terrenales, no había registros celestiales de todas las
criaturas también, entonces yo me pregunto: Esa sección del Salmo 69:8 que habla del libro de los vivientes, donde hay nombres de personas que rechazarían a Cristo y que por eso
serían raídas del libro, no quiere decir que los nombres de todos los seres humanos estaban escritos para recibir al Mesías y quedarían si lo recibían, y serían borrados si lo rechazan.
Entonces, vemos que esa es una sección que no se refiere a los que han recibido a Cristo, ¿se dan cuenta? Es una sección diferente. Ahora, hemos leído que existen unos nombres
escritos en los cielos por lo cual hay que regocijarse, seguramente que no es la misma sección del libro de los vivientes, ¿por qué? porque aquí se refiere a los que ya son salvos. Ahora,
la Biblia habla de nombres escritos en el libro de la vida y de la vida del Cordero, vamos a ver esos versículos.
Vamos a Apocalipsis capítulo 13, versículo 8 y vamos a compararlo con Apocalipsis capítulo 17, también versículo 8. Apocalipsis 13:8 y 17:8, vamos a tenerlos los dos juntos a
mano, porque es necesario interpretar el uno con el otro, porque si no quizá lo vamos a interpretar mal, esa es una regla de sana hermenéutica. Una regla para interpretar sanamente es
que cuando hay un pasaje conflictivo, donde no se sabe como interpretarlo si así o asá, se necesita buscar otros pasajes complementarios paralelos, que traten del mismo asunto para
poderlos interpretar con la ayuda del otro versículo. Si leemos sólo el 13:8 y lo tratamos de interpretar solo, sin el 17, lo podemos interpretar equivocada mente. Dice el 13:8 de
Apocalipsis, así: “Y la adoraron”, o sea a la bestia, venía hablando de la bestia, y dice: “se le permitió hacer guerra contra los santos, y vencerlos”, dice el 7: “También se le dio
autoridad sobre toda tribu, pueblo, lengua y nación”, esa es la bestia, el anticristo final y ahora dice así: “Y la adoraron todos los moradores de la tierra cuyos nombres no estaban
escritos en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado desde el principio del mundo”; no sé si se dieron cuenta el tono como leí esto. Vuelvo y leo: “Y la adoraron todos los
moradores de la tierra cuyos nombres no estaban escritos en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado desde el principio del mundo”, por qué hago ese espacio? Si no hubiera
leído el 17, quizá lo hubiera leído de otra manera, lo hubiera leído así: “no estaban escritos en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado desde el principio del mundo”, a quién
se refiere este desde el principio del mundo? Al Cordero, o a los que estaban escritos en el libro de la vida? Esa es la pregunta. Se puede interpretar que éstos, desde el principio del
mundo, se refiere al Cordero que fue inmolado, o se puede interpretar a los nombres escritos en el libro de la vida, miren dos manera como se puede leer, si sólo miramos el capítulo 13,
se puede leer de dos maneras; una, cuyos nombres no estaban escritos en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado desde el principio del mundo, o sea que aquí desde el
principio del mundo se refiere al Cordero inmolado desde el principio del mundo, o se puede leer también así: escritos en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado desde el
principio del mundo; o sea, escritos desde el principio del mundo o inmolado desde el principio del mundo, entonces cuál de los dos vamos a escoger? Y si es inmolado desde el
principio del mundo o escrito desde el principio del mundo. Si interpretamos esto con la ayuda del 17, nos damos cuenta que se refiere a los nombres escritos desde el principio del
mundo, no al Cordero, sino a los nombres. Por eso, cuando hay un pasaje difícil hay que tomar otro paralelo que habla de lo mismo y se interpreta. Entonces, vamos al capítulo 17 de
Apocalipsis versículo 18, donde fíjense que habla de lo mismo, habla de la bestia, del anticristo. Dice: “La bestia que has visto, era, y no es; y está para subir del abismo e ir a
perdición;” o sea, ese es el anticristo del otro lado, “y los moradores de la tierra, aquellos cuyos nombres no están escritos desde la fundación del mundo en el libro de la vida, se
asombrarán viendo la bestia que era y no es, y será”. Entonces, por el capítulo 17 nos damos cuenta que son los nombres que no estaban escritos desde el principio del mundo en el
libro de la vida los que van a adorar a la bestia; los que no estaban. Entonces, con el 17 se nos aclara en cual sentido interpretar el 13:8. Con el 17:8 nos ayudamos a ver cual escogemos
en la balanza: Si es el Cordero inmolado desde el principio del mundo o los nombres escritos en el libro de la vida del Cordero inmolado, escrito desde el principio del mundo, cuál
escoger? Con la ayuda del 17, somos inclinados a escoger a los nombres que no estaban escritos desde el principio del mundo en el libro de la vida. En el 13 dice en el libro de la vida
del Cordero y aquí dice solo el libro de la vida y se refieren a los mismos; quiere decir que el libro de la vida del Cordero está en el libro de la vida. No sabemos si el libro de la vida
sea más extenso que en libro de la vida del Cordero o el libro de la vida tiene una sección que es la del Cordero y otra la de los vivientes, que estaban antes y que fueron borrados, por
eso la palabra el libro de la vida, es algo amplio, se dan cuenta? El libro de la vida, el libro de la vida del Cordero, el libro de los vivientes; pero el contexto del Salmo 69:28 del libro
de los vivientes, se refiere a personas que estaban escritas, seres humanos que iban a rechazar a Cristo y por eso iban a ser borrados, o como decía el Señor a Moisés: Al que pecare
contra mi, a éste raeré de mi libro, pero vemos que aquí está hablando de esos que se apartan del Señor que serán inscritos en el polvo, pero habla de otros que están inscritos en los
cielos y cuyos nombres están en el libro de la vida y de la vida del Cordero. Miremos otro detalle: Cuándo fueron escritos estos nombres en el libro de la vida o de la vida del Cordero?
Ciertamente que si vemos la gramática del verso, da la impresión que estuvieran siendo escritos a lo largo de la historia. Véalo otra vez, leamos el 17:8, dice: “.... los moradores de la
tierra, aquellos cuyos nombres no están escritos desde la fundación del mundo en el libro de la vida, se asombrarán viendo la bestia que era y no es, y será”, no dice aquí desde antes de
la fundación del mundo, eso sí sería diferente; claro, en Efesios habla de escogidos desde antes de la fundación del mundo, ciertamente Dios lo sabe, tuyos eran y me los diste, claro,
Dios lo sabe. Si sabe cuantos son los cabellos de cada ser humano, si sabe cuantas son las hojas de cada árbol como no va a saber los nombres de los suyos, amén? si él sabe inclusive
los que han de ser muertos. Cuando consoló a aquellos bajo el altar: Señor, hasta cuando no juzgas y vengas nuestra sangre de los que moran en la tierra y les dijo: esperen hasta que se
complete el número de los que han de ser muertos así como vosotros, o sea que el Señor ya desde antes, sabía un número exacto de las personas que iban a morir. Ciertamente que el
Señor conoce a los suyos desde antes, por eso dice: a los que antes conoció, a éstos predestinó para que sean hechos conforme a la imagen de su Hijo y a los que predestinó a éstos
también llamó y a los que llamó a éstos también justificó y a los que justificó y a los que justificó a éstos también glorificó; eso ya lo sabe Dios desde la eternidad. No estamos negando
el aspecto de la presciencia de Dios y de la elección de Dios y de la predesti nación de Dios, y de la ordenación de Dios. Creyeron los que estaban ordenados para vida eterna y el Señor
añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos; no estamos negando ese aspecto, pero aquí por la manera como está escrito, no dice que es antes de la fundación del mundo,
sino desde; en el 13 también lo dice así. En el 13:8 dice de la misma manera: “desde el principio del mundo”, no antes de la fundación del mundo, sino desde, o sea que a partir del
principio del mundo, los nombres fueron escritos; o sea, que posiblemente iban siendo escritos en la medida que las personas recibían al Señor o creían en El. No quiere negar eso que
Dios conozca, que haya elegido, predestinado, lo que estamos viendo es la gramática, no habla de antes, sino desde, nombres escritos desde, o sea que desde que se fundó el mundo, los
nombres han sido escritos, desde la fundación del mundo.
Ahora, miremos otros versículos que nos ayudan a entender un poquito esto. Vamos a Filipenses 4:3 donde Pablo así como Jesús, tenía la certeza de que sus apóstoles, aquellos 70 y
otros como ellos, sus nombres estaban escritos en los cielos, San Pablo aquí en la tierra ya tenía esa fe respecto de sus compañeros. Miren lo que dice Filipenses, capítulo 4, versículo 3,
dice allí Pablo a los Filipenses: “Asimismo te ruego a ti,” éste es Lucas, “compañero fiel” y Pablo le dice a Lucas esto: “Asimismo te ruego a ti, compañero fiel, que ayudes a éstas”, o
sea, Evodia y Síntique, estas amadas hermanas que tenían problemas, “que combatieron juntamente conmigo en el evangelio” y tenían problemas, “con Clemente también y los demás
colaboradores míos, cuyos nombres,” y ese “cuyos”, yo creo que incluye a Síntique y a Evodia, junto con Lucas y Clemente y los demás compañeros, “cuyos nombres están en el libro de
la vida”; o sea que Pablo tenía la certeza que esos hermanos, ya sus nombres estaban en el libro de la vida, así como también Jesús dijo: no os regocijéis que los demonios se os sujetan,
sino que vuestros nombres están escritos en los cielos. Cosa interesante esa, verdad hermanos? Pero ahora vamos a ver unos versos donde se habla de un momento en el futuro, por el
contexto parece ser en el momento de la venida del Señor cuando se escribe otra vez los nombres. Hay unos que estaban escritos y fueron borrados por rechazar al Señor o pecar contra
El. Otros que son escritos desde el principio del mundo en el libro de la vida y de la vida del Cordero, de los cuales Jesús reconoció a los 70 y a otros con ellos y lo mismo Pablo que
reconoció a sus compañeros en el libro de la vida. Pero hay unos versos que nos hablan de una escritura futura como sí lo que ha sido escrito tuviera que ser confirmado después de todo
el camino hasta la venida del Señor.

En primer lugar, recordemos lo que ya leímos en el Salmo 69 donde no sólo dice que los rayera del libro de los vivientes, sino que no fueran escritos entre los justos; o sea, que en el
futuro, Dios escribirá los justos, es decir, es como una escritura definitiva. Digamos que esos libros son libros móviles, incluso el de las obras; o sea, los ángeles describen tus obras: si
pecaste, allí están escritos tus pecados; si te arrepentiste es borrado, ya Dios no se acuerda de tus pecados, pero vuelves y pecas, vuelve y se escribe; te arrepientes vuelve y se borra; o
sea, que esos libros no son inmóviles, son muy dinámicos. Dice que los muertos serán juzgados conforme a lo escrito en los libros. Cuando viene el juicio de cada uno en el trono
blanco, según lo escrito en el libro por sus obras, son juzgados. Ahora, son condenados no por sus obras, sino por no estar en el libro de la vida, por eso son condenados, pero en base a
qué son condenados? A sus obras, sus obras hicieron que su nombre no estuviera en el libro de la vida; es como si hubiera una relación en esas dos cosas, porque son juzgados es por las
obras, pero se van al lago de fuego por no estar en el libro de la vida, o sea que tiene que haber una relación. Entonces, vamos a ir a un versículo donde el Señor ve lo que está escrito y
dice lo siguiente en Ezequiel y después veremos la escritura futura. Ezequiel capítulo 13, versículo 9, allí el Señor está hablando de los falsos profetas, de que cuando llegue el
momento de ser escritos los nombres ellos no van a estar allí. Ezequiel 13:9, en el contexto de los falsos profetas. Ezequiel 13:9 dice lo siguiente; lo voy a leer desde el 8, para tener el
contexto inmediato: “Por tanto, así ha dicho Jehová el Señor: Por cuanto vosotros”, esos vosotros, son los falsos profetas, “habéis hablado vanidad, y habéis visto mentira, por tanto, he
aquí yo estoy contra vosotros, dice Jehová el Señor. Estará mi mano contra los profetas que ven vanidad y adivinan mentira; no estarán”; fíjense en el futuro; “no estarán en la
congregación de mi pueblo, ni serán inscritos”, futuro, en el libro de la casa de Israel, ni a la tierra de Israel volverán; y sabréis que yo soy Jehová el Señor”. Entonces está expresión
del Señor: “ni serán inscritos, en el libro de la casa de Israel”, es que habrá en el futuro, cuando Israel vuelva a su tierra para comenzar a recibir al Mesías y el reino mesiánico, el
milenio, habrá una inscripción, pero los falsos profetas que mintieron en Israel, no estarán en la congregación, ni serán inscritos. Aquí está hablando de una inscripción futura. Por eso
les decía, parece que hay cosas que ya estaban escritas, nombres que estaban escritos, cosas que se están escribiendo y cosas que se escribirán en el futuro, es algo simple, es algo en
etapas, aquí dice en futuro, “ni serán escritos, en el libro de la casa de Israel”. El Señor escribirá por etnias, porque dice la escritura que de toda etnia, tribu, pueblo, lengua y nación, él
tiene gente. Aquí se refirió a la inscripción de los de la etnia de Israel, pero hay otros pasajes donde se refiere a la inscripción de las otras etnias; una inscripción futura. Entonces vamos
a ver eso también en el Salmo 87, en este contexto de la inscripción futura. Salmo 87 versículo 6; vamos a leer todo el Salmo que es corto: “A los hijos de Coré. Salmo. Cántico. Su
cimiento”, viene hablando de la ciudad de Dios, “está en el monte santo. Ama Jehová las puertas de Sión. Más que todas las moradas de Jacob. Cosas gloriosas se han dicho de ti,
Ciudad de Dios.” Noten, está hablando hacia el futuro, hacia la Ciudad de Dios; podemos decir, a la nueva Jerusalén. “Yo me acordaré de Rahab”, miren esta frase del Señor, está
hablando de la Ciudad de Dios, pero se acuerda de otros y dice: “me acordaré de Rahab y de Babilonia entre los que me conocen;” o sea, que habrá gente de Rahab y de Babilonia que
llegará a conocer al Señor, de los cuales el Señor se acordará: “He aquí Filistea”, o sea Palestina “y Tiro”, o sea Fenicia, Líbano, “con Etiopía; éste nació allá. Y de Sión se dirá: Este y
aquel han nacido en ella. Y el Altísimo mismo lo establecerá. Jehová contará al inscribir a los pueblos. Este nació allí”. Fíjense que hay una inscripción futura: no sólo de Israel, Israel
es como decir el primogénito, Sion es la capital, pero no sólo estará escrita gente de la capital, sino de Rahab, de Babilonia, de Filistea, de Tiro, de Etiopía y de los pueblos. En el
mismo contexto de la inscripción de los pueblos pone en medio a Sion. Había dicho me acordaré de Rahab y de Babilonia entre los que me conocen. He aquí Filistea y Tiro, con Etiopía;
éste nació allá; o sea, Dios está diciendo éste es de Filistea, porque quien hizo a Filistea, sino el Señor, quién hizo a Babilonia? Estos son los de Babilonia, éstos son los de Tiro, éstos
son los de Sion, éstos son los de Colombia, éstos son los de Ecuador y no sólo naciones sino etnias; éstos son los zulúes, éstos los vantues, éstos los paisas, éstos los costeños, etc.
porque dice: etnias; la palabra nación en el sentido bíblico es la etnia. De toda tribu, pueblo, lengua y etnia, el Señor tiene gente escogida, pero lo curioso es que aquí aparecen siendo
inscritos en el futuro. Los falsos profetas no serán inscritos en el libro de la casa de Israel, como si los inscritos para Israel y la ciudad santa están en una sección del libro que
corresponde a Israel, pero hay otra sección que corresponde a Tiro, otra sección que corresponde a Babilonia, otra que corresponde a Filistea, otra que corresponde a cada uno de los
pueblos, a cada una de las lenguas, etc. Entonces nos damos cuenta que este libro no es algo simple. Desde el principio del mundo se está escribiendo, pero se escribirá algo específico
a partir de la venida del Señor para el reino del milenio y la Jerusalén nueva, y otros ya venían escritos, pero al llegar el juicio final, no aparecieron escritos, fueron raídos. Hay dos
causas por las que el Señor menciona que los rayera del libro: porque rechazaron al Señor y porque pecaron contra Jehová. Entonces hermanos, esos versículos son interesantes, verdad?
Vamos a tomar unos minutos para ver otros versos que se refieren a los otros libros, porque cuando hablamos de éstos, es necesario también hablar de los otros para no hacer la
confusión, amén? Entonces, vamos a ver primero en Daniel, capítulo 7, donde por primera vez se mencionan esos libros de las obras por los cuales se va a juzgar a las personas. Daniel
7:10, esa es la profecía de las bestias y al final del reino del Señor. Después de describir todas las bestias, presenta la venida del Señor, en el verso 9, cuando toma el Anciano de días,
pone los tronos y se establece el juicio para el milenio y llega en el versículo 10, en el contexto del juicio y dice: “Un río de fuego procedía y salía delante de él, millares de millares le
servían y millones de millones asistían delante de él, el Juez se sentó y los libros fueron abiertos”. Aquí habla no de un solo libro, sino de varios libros en el día del juicio, amén? este
verso es desarrollado en Apocalipsis. Entonces, vamos a Apocalipsis, capítulo 20, versos 12 y 15. Apocalipsis 20, se refiere con Daniel 7. Apocalipsis 20, versículo 12, dice lo siguiente
en el contexto del juicio del trono blanco, después del milenio, leo desde el 11: “Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo, y
ningún lugar se encontró para ellos. Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios, y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto,” o sea, que este otro que es el de la
vida, es distinto a otros, y ese de las obras no es uno solo, sino son varios. Hay varias cosas registradas en el libro, y no es un solo libro, sino muchos libros, mínimo cada persona tiene
un libro o una biblioteca. Todos nuestras intenciones, palabras, pensamientos, dice que cada palabra que decimos será juzgada, eso está en un libro; o sea que hay ángeles que están
tomando nota todo el día; hay unas bibliotecas inmensas en los cielos para cada uno de los millones y millones de personas que existimos, y del juicio dice: “los libros fueron abiertos, y
otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras”, o sea, que todas nuestras obras están
escritas en libros. “Y el mar entregó los muertos que había en él; y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras. Y la
muerte y el hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda. Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego”. Ahora, esto me hace
pensar unas preguntas que se las dejo a ustedes. Aquí en el juicio del trono blanco todo mundo va a ser juzgado por sus obras, pero los que no se hallen en el libro de la vida van a ir al
lago de fuego, pero mi pregunta es: ya que no se va a juzgar solamente por el libro de la vida, sino por los libros de las obras y el que no se halle va al lago de fuego y el que si se halle,
es mi pregunta, será que habrá algunos que no calificaron para el tribunal de Cristo? Pero que después del milenio son juzgados en el trono blanco y sus nombres sí están en el libro de
la vida. Sólo algo la pregunta, porque no podemos doctrinar con silencios, pero así como...... calificará en el trono blanco? O será que ninguno de los que va al trono blanco, estará en el
libro de la vida? Esa es la pregunta que les dejo, porque aquí dice así: “el que no se halló inscrito” en el de la vida, pero será que al decir: “el que no se halló”, está implicando que
algunos si se hallaron en el trono blanco? Por eso no podemos dogmatizar basados en el silencio, pero si podemos preguntar, por eso lo dejo a nivel de pregunta, sólo a nivel de
pregunta.
Volvamos ahora a Daniel, para ver otros libros donde había cosas escritas antes que sucedieran y a ese libro donde la historia está escrita de antemano, a ese libro se le llama el
libro de la verdad, qué cosa misteriosa! La historia que ha de acontecer en el futuro ya escrita en el libro de la verdad, antes de que acontezca, qué cosa misteriosa son estos libros,
verdad? Pero estamos