Está en la página 1de 1

ENSAYO:

LA SEPTIMA PAPELETA
NOMBRE: MAURICIO AHUANARI GARZON PROGRAMA: ING. DE PETROLEOS

CODIGO: 20191176177 ASIGNATURA: CONSTITUCION POLITICA

En la década de los 80 Colombia pasaba por un momento de caos institucional y era víctima de un
conflicto armado con varios puntos como lo eran: la guerrilla, el narcotráfico, el paramilitarismo, que
afectaban todos los niveles de la vida pública colombiana. El panorama era desolador y la confianza
en las instituciones cada vez disminuía. En ese contexto, sin embargo, nació un movimiento estudiantil
que revolucionó por completo la política colombiana.
En 1989 varios universitarios de distintas universidades privadas primero y públicas después
empezaron a relacionarse antes de las elecciones del 17 de marzo de 1990 en las que se elegían
(senado, cámara de representantes, asamblea departamental, juntas administradoras locales, concejo
municipal, alcaldes) para realizar una exigencia concreta donde el punto era la creación de una nueva
constitución política. Este grupo de universitarios paso a llamarse “La séptima papeleta”, porque
propuso incluir un séptimo voto en el que se solicitaría una reforma constitucional mediante la
convocatoria de asamblea nacional constituyente
En el tiempo que duró el movimiento, los estudiantes tuvieron eficacia al difundir su exigencia de
manera clara y sencilla, lo que facilitó que sus ideas dieran resultado en prácticamente todos los
medios de comunicación. A demás de esto, fueron capaces de movilizar a alumnos y profesores de
todas las instituciones educativas y de todas las regiones del país para promover este séptimo voto en
las mencionadas elecciones.

Poco antes de las elecciones, la autoridad electoral anunció que estos votos no se contarían
formalmente, pero fue tal la cantidad de ellos (más de dos millones) que la Corte Suprema de
Justicia reconoció que el constituyente primario se había expresado de manera directa, y, por tanto,
era vital organizar un plebiscito sobre el tema. Este plebiscito se desarrolló el 27 de mayo, el mismo
día de la elección presidencial en Colombia, y 89% de los electores dieron su votó una nueva
Asamblea Constituyente
De esta forma, una votación simbólica inicial se transformó en un hito político e histórico que marcó
la ruta hacia la Constitución de 1991, misma que apostó por la ciudadanización de la política, creó
nuevos mecanismos para vigilar a los poderes públicos y devolvió la confianza de los colombianos
en sus instituciones.