Está en la página 1de 8

Miguel de Cervantes Saavedra

(Alcalá de Henares, España, 1547 - Madrid, 1616) Escritor español, autor de Don Quijote de la
Mancha (1605 y 1615), obra cumbre de la literatura universal. La inmensa fama de este libro
inmortal, que parte de la parodia del género caballeresco para trazar un maravilloso retrato
de los ideales y prosaísmos que cohabitan en el espíritu humano, ha hecho olvidar la existencia
siempre precaria y azarosa del autor, al que ni siquiera sacó de la estrechez el fulgurante éxito
del Quijote, compuesto en los últimos años de su vida.

Supuesto retrato de Cervantes, atribuido a Jáuregui

Cuarto hijo de un modesto médico, Rodrigo de Cervantes, y de Leonor de Cortinas, vivió una
infancia marcada por los acuciantes problemas económicos de su familia, que en 1551 se
trasladó a Valladolid, a la sazón sede de la corte, en busca de mejor fortuna. Allí inició el joven
Miguel sus estudios, probablemente en un colegio de jesuitas.

Cuando en 1561 la corte regresó a Madrid, la familia Cervantes hizo lo propio, siempre a la
espera de un cargo lucrativo. La inestabilidad familiar y los vaivenes azarosos de su padre
(que en Valladolid fue encarcelado por deudas) determinaron que la formación intelectual
de Miguel de Cervantes, aunque extensa, fuera más bien improvisada. Aun así, parece probable
que frecuentara las universidades de Alcalá de Henares y Salamanca, puesto que en sus textos
aparecen copiosas descripciones de la picaresca estudiantil de la época.

En 1569 salió de España, probablemente a causa de algún problema con la justicia, y se instaló
en Roma, donde ingresó en la milicia, en la compañía de don Diego de Urbina, con la que
participó en la batalla de Lepanto (1571). En este combate naval contra los turcos fue herido
de un arcabuzazo en la mano izquierda, que le quedó anquilosada.

Cuando regresaba de vuelta a España tras varios años de vida de guarnición en Cerdeña,
Lombardía, Nápoles y Sicilia (donde había adquirido un gran conocimiento de la literatura
italiana), la nave en que viajaba fue abordada por piratas turcos (1575), que lo apresaron y
vendieron como esclavo, junto a su hermano Rodrigo, en Argel. Allí permaneció hasta que, en
1580, un emisario de su familia logró pagar el rescate exigido por sus captores.

Don Quijote enloquece leyendo libros de caballerías (ilustración de Gustave Doré)

Ya en España, tras once años de ausencia, encontró a su familia en una situación aún más
penosa, por lo que se dedicó a realizar encargos para la corte durante unos años. En 1584
casó con Catalina Salazar de Palacios, y al año siguiente se publicó su novela pastoril La Galatea.
En 1587 aceptó un puesto de comisario real de abastos que, si bien le acarreó más de un
problema con los campesinos, le permitió entrar en contacto con el abigarrado y pintoresco
mundo del campo que tan bien reflejaría en su obra maestra, el Quijote.
Don Quijote de la Mancha
La primera parte de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha apareció en 1605; el éxito de este
libro fue inmediato y considerable, pero no le sirvió para salir de la miseria. Al año siguiente
la corte se trasladó de nuevo a Valladolid, y Cervantes con ella, para poder seguir mendigando
favores. Mientras los grandes poetas del Siglo de Oro, empezando por Francisco de
Quevedo o Luis de Góngora, gozaban de una sólida posición o de la protección de aristócratas, y
el mejor dramaturgo de la época, Lope de Vega, podía incluso vivir de su obra, la justa fama
que le había dado la difusión del Quijote sólo sirvió a Cervantes para publicar otras obras que
ya tenía escritas: los cuentos morales de las Novelas ejemplares, el Viaje del Parnaso y las Comedias
y entremeses.
En 1615, meses antes de su muerte, envió a la imprenta el segundo tomo del Quijote, con lo
que quedaba completa la obra que lo sitúa como uno de los más grandes escritores de la
historia y como el fundador de la novela en el sentido moderno de la palabra. A partir de una
sátira corrosiva de las novelas de caballerías, el libro construye un cuadro tragicómico de la
vida y explora las profundidades del alma a través de las andanzas de dos personajes
arquetípicos y contrapuestos, el iluminado don Quijote y su prosaico escudero Sancho Panza.
Las dos partes de Don Quijote de la Mancha ofrecen, en cuanto a técnica novelística, notables
diferencias. De ambas, la segunda (de la que se publicó en Tarragona una versión apócrifa,
conocida como el Quijote de Avellaneda, que Cervantes tuvo tiempo de rechazar y criticar por
escrito) es, por muchos motivos, más perfecta que la primera, publicada diez años antes. Su
estilo revela mayor cuidado, y el efecto cómico deja de buscarse en lo grotesco y se consigue
con recursos más depurados.
Los dos personajes principales adquieren también mayor complejidad, al emprender cada uno
de ellos caminos contradictorios, que conducen a don Quijote hacia la cordura y el desengaño,
mientras Sancho Panza siente nacer en sí nobles anhelos de generosidad y justicia. Pero la
grandeza del Quijote no debe ocultar el valor del resto de la producción literaria de Cervantes,
entre la que destaca la novela itinerante Los trabajos de Persiles y Sigismunda, su auténtico
testamento literario.
Miguel de Cervantes Saavedra

Novelista, poeta y dramaturgo español. Se cree


que nació el 29 de septiembre de 1547 en Alcalá
de Henares y murió el 22 de abril de 1616 en
Madrid, pero fue enterrado el 23 de abril y
popularmente se conoce esta fecha como la de su
muerte. Es considerado la máxima figura de la
literatura española. Es universalmente conocido,
sobre todo por haber escrito El ingenioso hidalgo
Don Quijote de la Mancha, que muchos críticos
han descrito como la primera novela moderna y
una de las mejores obras de la literatura universal.
Se le ha dado el sobrenombre de Príncipe de los
Ingenios.

Supuesto retrato de Cervantes, atribuido a Jáuregui

Miguel de Cervantes nació en Alcalá de Henares en 1547. Fue el cuarto de los siete hijos de un
modesto cirujano, Rodrigo de Cervantes, y de Leonor Cortinas. A los dieciocho años tuvo que huir a
Italia porque había herido a un hombre; allí entró al servicio del cardenal Acquaviva. Poco después
se alistó como soldado y participó heroicamente en la batalla de Lepanto, en 1571; donde fue herido
en el pecho y en la mano izquierda, que le quedó anquilosada. Cervantes siempre se mostró
orgulloso de haber participado en la batalla de Lepanto. Continuó unos años como soldado y, en
1575, cuando regresaba a la península junto a su hermano Rodrigo, fueron apresados y llevados
cautivos a Argel. Cinco años estuvo prisionero, hasta que en 1580 pudo ser liberado gracias al
rescate que aportó su familia y los padres trinitarios. Durante su cautiverio, Cervantes intentó fugarse
varias veces, pero nunca lo logró. Cuando en 1580 volvió a la Península tres doce años de ausencia,
intentó varios trabajos y solicitó un empleo en <<las Indias>>, que no le fue concedido, Fue una
etapa dura para Cervantes, que empezaba a escribir en aquellos años, En 1584 se casó y, entre
1587 y 1600, residió en Sevilla ejerciendo un ingrato y humilde oficio –comisario de abastecimientos-
, que le obligaba a recorrer Andalucía requisando alimentos para las expediciones que preparaba
Felipe II. La estancia en Sevilla parece ser fundamental en la biografía cervantina, pues tanto los
viajes como la cárcel le permitieron conocer todo tipo de gentes que aparecerán como personajes en
su obra. Cervantes se trasladó a Valladolid en 1604, en busca de mecenas en el entorno de la corte,
pues tenía dificultades económicas. Cuando en 1605 publicó la primera parte del Quijote, alcanzó un
gran éxito, lo que le permitió publicar en pocos años lo que había ido escribiendo. Sin embargo, a
pesar del éxito del Quijote, Cervantes siempre vivió con estrecheces, buscando la protección de
algún mecenas entre los nobles, lo que consiguió sólo parcialmente del conde de Lemos, a quien
dedicó su última obra, Los trabajos de Persiles y Segismunda.

Don Quijote enloquece leyendo libros de caballerías (ilustración de Gustave Doré)


Oscar Wilde
Oscar Wilde, nació el 16 de octubre de 1854, en Dublín,
Irlanda. Fue un escritor, poeta y dramaturgo, su
sarcasmo social y su increíble ingenio lo hicieron famoso
a nivel universal. Procede de una familia aristocrática,
fue el segundo de tres hermanos.
Un joven con un rendimiento académico
impresionante, inició sus estudios en Trinity College y
culminó en Oxford. Periodo en cual aprovechó para
estudiar los clásicos de la literatura griega,
convirtiéndose así en todo en un experto en la materia;
lo cual lo llevó a ganar diversos premios de la poesía
clásica, entre ellos el Premio Newdigate de la poesía, el
cual gozaba de gran prestigio en aquella época.
Se establece desde 1879 en Londres y dos años más
adelante contrajo matrimonio y se hace padre de dos hijos. Es precisamente en aquellas tierras
donde comienza a producir sus primeras obras, como: en 1890, la novela, El retrato de Dorian
Gray y en teatro en 1892, El abanico de Lady Windermere; en 1894 Salomé, la cual fue censurada
al reflejar allí personajes bíblicos.
En 1895, La importancia de llamarse Ernesto, divertida y graciosa comedia que en diversas
ocasiones ha sido llevada al cine. Editó también, un escrito denominado, Woman’s World, una
revista femenina durante los años 1887 a 1889.

EL DERRUMBE DE SU CARRERA
En 1895, su vida dio un giro inesperado y tanto a nivel personal, como en su carrera todo se viene
abajo; pues es acusado de sodomía, por el padre de un gran amigo suyo, por tal razón,
fue condenado a trabajos forzosos durante los próximos dos años de su vida.
El tiempo que duró en prisión lo dedico en gran parte a escribir una larga carta la cual se titula: De
Profundis. Esta no se publicó de manera completa, sino después de su muerte en el año 1909.
Luego de salir de prisión se aleja totalmente de la sociedad, decide alejarse de Inglaterra y elige
a Francia como su destino, Bernaval para ser más precisos y donde vive hasta que su esposa
muere, en 1898.

Desde aquel entonces y con el nombre de Sebastián Melmoth, se dedicó a viajar por Europa,
estableciéndose finalmente en Paris, lugar donde murió a sus 46 años, en noviembre de 1900.
Oscar Wilde
Oscar Wilde fue una de las grandes figuras de las
letras de habla inglesa, su nombre completo fue
Oscar Fingal O’Flahertie Wills Wilde, y además
destacó también como poeta y dramaturgo. Nació
en la ciudad de Dublin en Irlanda, cuando era parte
del Reino Unido, el 16 de octubre de 1854. Hijo del
destacado oftalmólogo y arqueólogo Sir William
Wilde, y de la

Primeros años
La educación de Oscar se dio en el hogar hasta que tuvo nueve años. Entró al sistema escolar
en la Portora Royal School, en la ciudad de Enniskillen, por los siguientes siete años. Luego
estudió tres años en el Trinity College de su ciudad natal. Tanto en el hogar como en el
colegio demostró un extraordinario talento para las letras, si bien sus habilidades para las
actividades físicas dejaban mucho que desear.

Acontecimientos destacados
Wilde se inició con la publicación de su primer libro, llamado “Poemas”, que resultó ser un
éxito inmediato. Además de ello, Wilde fue reconocido como uno de los representantes más
prominentes de los movimientos esteticista y decadentista, que ponían en tela de juicio las
vestimentas, actividades y actitudes típicamente consideradas “masculinas”. Por el contrario,
mantenían un comportamiento completamente opuesto, mediante el uso de vestimentas
extravagantes y poses lánguidas. Gran parte de los elementos de esta filosofía se reflejan en la
única novela de Wilde, publicada en 1890: “El Retrato de Dorian Gray”.

El movimiento esteticista no era bien visto en la sociedad victoriana, y Wilde tuvo por ello una
corte de detractores. La situación tenía además el agravante del agudo y mordaz ingenio del
escritor, que dejaba en ridículo con facilidad a la crítica. De este modo se convirtió en una
personalidad celebrada.

Sin embargo, la fortuna no le sonreiría siempre. Wilde, a pesar de estar casado y tener hijo,
sostenía una relación sentimental con el joven Arthur Douglas, a quien llamaba “Bosie”. El
padre del joven se molestó con ello y llamó “sodomita” a Wilde, por lo que este le demandó.

Wilde no pudo lograr que se castigase al padre de Bosie. Por el contrario, él mismo fue
acusado de “indecencia grave”, que era como se solía llamar a la homosexualidad en la era
Victoriana. Fue condenado a dos años de trabajos forzados.

Últimos años
Esta condena afectó el trabajo de Wilde y su vida personal. Su esposa le quitó la patria
potestad, y la condena significó el inicio de una oleada de intolerancia en varios países de
Europa. La relación entre Wilde y Douglas intentó mantenerse a pesar de la violenta oposición
de los allegados a ambos, pero terminó desintegrándose.

Hacia 1897 el escritor se radicó en París, donde vivió usando el nombre “Sebastian Melmoth”,
a partir de San Sebastián, y de la novela gótica “Melmoth el Errabundo”. A pesar de que
estaba en condiciones de escribir, su condición sufrió un severo deterioro. Arruinado y
enfermo, cerca del final de su vida se bautizó como católico. Terminó falleciendo de
meningitis el 30 de noviembre de 1900. Fue sepultado en las afueras de París, en el
Cementerio de Bagneux. Nueve años después fue trasladado al cementerio Padre Lachaise, en
la propia ciudad.

Legado
Wilde fue portador de un estilo único, no sólo como escritor en relatos como “El Príncipe
Feliz” u obras de teatro como “La importancia de llamarse Ernesto”. En lo personal, mostró
también un carácter destacado. Supo llevar con humor la famosa parodia llamada “Patience”
que se hizo de su estilo por parte de Gilbert y Sullivan, y que tuvo un resonante éxito.
En 2017, se emitió en el Reino Unido el Acta Policial y Criminal 2017, mediante la cual queda
sin efecto la condena impartida a Wilde, debido a que las acciones por las que fue condenado
ya no constituyen delito.

Entre las principales obras de Oscar Wilde podemos mencionar: El fantasma de


Canterville (obra de teatro, 1887), El ruiseñor y la rosa (cuento, 1888), El gigante
egoísta (cuento, 1888), Un príncipe feliz (cuento, 1888), El retrato de Dorian Gray (novela,
1890), El crimen de Lord Arthur Saville (cuento, 1891), Salomé (obra de teatro, 1891), El
abanico de Lady Windermere (obra de teatro, 1892), Una mujer sin importancia (obra de
teatro, 1893), La importancia de llamarse Ernesto (obra de teatro, 1895), Un marido
ideal(obra de teatro, 1895) y La balada de la cárcel de Reading (poema, 1897).
Bram Stoker
(Abraham Stoker, Dublín, 1847 - Londres,
1912) Novelista irlandés autor
de Drácula (1897), obra clásica y de las más
influyentes dentro de la literatura de terror. Hijo
de un funcionario público, hasta los siete años
de edad sufrió una grave parálisis que le
impedía andar. Los problemas de salud de su
niñez no le impidieron distinguirse como atleta
y futbolista en la Universidad de Dublín, donde
cursó con excelentes resultados la carrera de
matemáticas y fue presidente de la Sociedad
Filosófica.

Bram Stoker

Entre 1867 y 1877 fue funcionario público en Dublín. En esta misma época, siguiendo la
inclinación que sentía hacia el teatro, posiblemente heredada de su padre, escribió crítica
dramática para The Evening Mail, sin recibir por ello ninguna compensación económica.
En 1878 conoció a su ídolo, el actor inglés Henry Irving. Nació entre ellos una gran amistad y
Stoker se convirtió en representante y secretario del actor. Ocupó en este empleo los
veintisiete años siguientes, en los que se encargó de la correspondencia de Irving, le
acompañó en sus múltiples giras y estuvo a su lado en el momento de su muerte; junto a él
dirigió el Lyceum Theatre de Londres. Sus recuerdos darían lugar al libro Recuerdos personales de
Henry Irving (1906).
Bram Stoker escribió numerosas novelas y relatos cortos, entre los que destacan El paso de la
serpiente (1890), El misterio del mar (1902), La joya de las siete estrellas (1904) y La dama de la
mortaja (1909). También se le debe el entretenido libro Impostores famosos, en el que sostiene,
entre otras, la pintoresca teoría de que la reina Isabel I de Inglaterra era un hombre disfrazado.
Pero su obra más célebre es Drácula (1897), novela en la que construyó, a través de diarios y
cartas, el retrato de uno de los personajes más famosos del ideario decadentista de la época,
el conde vampiro de Transilvania. El relato se basa en diversas leyendas previas, aunque
Stoker consigue una unidad de efecto e inquietantes resonancias eróticas y simbólicas,
suprimiendo las fronteras sensibles entre vida y muerte a través de un juego de seducción de
gran poder y sugerencia.
La novela fue de los best sellers editoriales a lo largo del siglo XX y una fructífera inspiración
para el cine, dando lugar a un auténtico reguero de películas a partir de la obra maestra del
cineasta alemán F. W. Murnau (1922) y de la protagonizada en 1931 por Bela Lugosi; entre las
más recientes, destaca la de Francis Ford Coppola(1992). De su restante producción cabe
citar Bajo el crepúsculo (1882), El hombro de Shasta (1895), La señorita Betty (1898), El
Hombre (1905), La señora Athlyne(1908), La guarida del gusano blanco (1911) y otros títulos
como Muerte entre bastidores, El huésped de Drácula, La casa del juez y Drácula: la cúspide del horror.