Está en la página 1de 72

NO ~AL~ •:.

A
pOMit..'v,LIO

Facultad de
UNAP Ciencias Forestales

ESCUELA DE FORMACIÓN PROFESIONAL DE INGENIERÍA FORESTAL

TESIS

"RELACIÓN DE BIOMASA AÉREA Y CARBONO ALMACENADO EN LOS


BOSQUES DEL ARBORETUM "EL HUAYO", CIEFOR- PUERTO
ALMENDRAS, IQUITOS"

Tesis para optar el título de Ingeniero Forestal

Autor

PORTAL CESAR BABILONIA HONORES

!quitos - Perú

~)QNAOO PUH.: 2014


fb~\ e:. &lb~ !on;a. Wono
/quirltl. J J d~ ~ g ti~ 2fJ /l./
Facultad de
p Ciencias Forestales

ACTA DE SUSTENTACIÓN

O E T E S 1S Nº 540

Los miembros del Jurado que suscriben, reunidos para evaluar la sustentación de tesis

presentado por el Bachiller PORTAL CESAR BABILONIA HONORES titulado:


"RELACJON DE BIOMASA AEREA Y CARBONO ALMACENADO EN LOS
BOSQUES DEL ARBORETUM "EL HUAYO", CIEFOR PUERTO
ALMENDRAS, !QUITOS", formuladas las observaciones y analizadas las respuestas,
lo declaramos: ..!.f.f.~0.§?(f. P~Q .. ..
Con el calificativo de: ... !.~~.(~.':.~ ....... ..
En consecuencia queda en condición de ser calificado: ....4.!..!..~ ..............
Y, recibir el Título de Ingeniero Forestal.

lqu1tos, 08 de enero del 2014

1/. ,.
J'f.:.)r/t,dL<A..>
v-+~ ccu..¿cLU/W
~1A.I)..
LR l
lng. MARLEN YARA PAN DURO DEL AGUILA, M.Sc.
Presidente

co.
lng. LUIS FERNAN ·O ALVAREZ VASQUEZ, M.Sc.
Miembro
lng. JUAN D~DALE~
~~';o
MELENDEZ, M.Sc.

Asesor

Conservar los-bosques benefician a la humanidad iNo lo destruyas!


Ciudad Universitaria "Puerto Almendra", San Juan, Iquitos-Perú
www.unapiquitos.edu.pe
Teléfono: 065-225303
DEDICATORIA

A Dios por mostrarme día a día


que con humildad, paciencia y
sabiduría todo es posible.

A mis padres Cesar y Rosa


quienes con su amor, apoyo y
comprensión incondicional
estuvieron siempre a lo largo
de mi carrera profesional y que
han sido incentivo en vida.

A mis hermanos Roger y


Ricardo, a ellos por su
apoyó moral y porqué
siempre tuvieron una
palabra de aliento en los
momentos difíciles.
ii

AGRADECIMIENTO

./ Agradezco en primer lugar a Dios quien me dio la vida y me ha llenado

de bendiciones en todo este tiempo, a él que con su infinito amor me ha

dado la sabiduría suficiente para culminar mi carrera universitaria .

./ Quiero expresar mi mas sincero agradecimientos, reconocimiento y

cariño a mis padres Cesar y Rosa por todo el esfuerzo que hicieron para

que yo pueda culminar con éxito esta profesión y hacer de mí una

persona de bien, gracias por los sacrificios y la paciencia que

demostraron todos estos años; gracias a ustedes he llegado donde

estoy .

./ Gracias a mis hermanos Roger y Ricardo, quienes han confiado en mi y

haberme apoyado para seguir adelante .

./ Agradezco también de manera especial al lng. Denilson Del Castillo,

quien con su conocimiento y su apoyo supo guiar el desarrollo de la

presente tesis desde el inicio hasta su culminación .

./ A la Facultad de Ciencias Forestales de la Universidad Nacional de la

Amazc;>nia Peruana por darme la G~pc:xtl.lniGiad de estudiar en sys aulas .

./ A mis profesores por haberme brindado sus conocimientos a lo largo de

esta carrera.
iii

IN DICE

Pág.

DEDICATORIA

AGRADECIMIENTO ii

LISTA DE CUADROS V

LISTA DE FIGURAS vi

RESUMEN vii

1.- INTRODUCCION 01

lt- EL PROBLEMA 03

2.1.- Descripción del problema 03

2.2.- Definición del problema 04

111.- HIPOTESIS 05
3.1.- Hipótesis general os
3.2.- Hipótesis alterna os
3.3.- Hipótesis nula os
IV.- OBJETIVOS 06

4.1.-0bjetivos generales 06

4.2.- Objetivos específicos 06

V.- VARIABLES 07
5.1.- Identificación de variables, indicadores e índices 07

5.2.- Operacionalización de variables 07

VI.-MARCO TEORICO 08

VIl.- MARCO CONCEPTUAL 20

VIII.- MATERIALES Y METODOS 23


iv

8.1. Lugar de ejecución 23

8.2. Materiales y equipos 23

8.2.1.- De campo 23

8.2.2.-De gabinete 23

8.3. Método 24

8.3.1.- Tipo y nivel de Investigación 24

8.3.2.- Población y muestra 24

8.3.3.- Diseño estadístico 24

8.3.4.- Análisis estadístico 25

8.3.5.- Procedimiento 25

8.4. Técnicas e instrumentos de recolección de datos 28

8.5. Técnicas de presentación de resultados 28

IX.- RESULTADOS 29

X.- DISCUSIONES 36

Xt- CONCLUSIONES 39

XII.- RECOMENDACIONES 40

XIII.- BIBlJOGRAFIA 41

ANEXO
V

LISTA DE CUADROS

~ ~~
1. Identificación de variables, índices e indicadores. 07

2, Inventario de carbono ~n bosques de coníferas. 11

3. Análisis de varianza de variables. 24

4. Estadística de la regresión de la biomasa aérea y su carbono almacenado. 30

5. Estadística de regresión de clase diamétrica y su biomasa aérea. 31

6. Estadística de regresión de la clase diamétrica y carbono almacenado. 33


7. Estadística de la regresión de la clase altura y su biomasa aérea. 34
8. Estadística de la regresión de la clase altura y su carbono almacenado. 35

9. Biomasa aérea y carbono almacenado en los bosques del Arboretum. 57

1O. Análisis de variancia de la biomasa aérea y su carbono almacenado. 59


11. Clase diamétrica con respecto a su biomasa aérea. 59
12. Análisis de variancia de la clase diamétrica y su biomasa aérea. 60
13. Clase diamétrica con respecto a su carbono almacenado. 60
14. Análisis de variancia de la clase diamétrica y su carbón almacenado. 60
15. Clase altura con respecto a su biomasa aérea. 61

16. Análisis de variancia de la clase altura y su biomasa aérea. 61


17. Clase altura con respecto a su carbono almacenado. 61
18. Análisis de variancia de la clase altura y su carbono almacenado. 62
vi

- -. ~

LISTA DE FIGURAS

Pág.

1 Línea de regresión de biomasa área y carbono almacenado. 29

2 Línea de regresión de biomasa área por clase diametrica. 31

3 Línea de regresión del carbono almacenado por clase diametrica. 32


4 Línea de regresión de biomasa aérea y su altura total. 33

5 Línea de regresión del carbono almacenado y su altura total. 35

6 Mapa de ubicación del centro de investigación y enseñanza forestal. 55

7 Mapa de ubicación de la parcela N° 12 para la evaluación de la biomasa aérea y

carbono almacenado 56
vii

-
RESUMEN

El presente trabajo de tesis se realizó en los bosques del jardín botánico

Arboretum "El Huayo" del CIEFOR - Puerto Almendras, perteneciendo a la

Facultad de Ciencias Forestales de la Universidad Nacional de la Amazonía

Peruana, la Gual se realizó un inventarie ae las espeGies en la parcela nblmere 12

con el objetivo de relacionar la biomasa aérea y carbono almacenado en

mencionados bosques.

La biomasa aérea y el carbono almacenado de los bosques del Arboretum tienen

una relación muy fuerte ya que la línea de regresión está bien definida ya que

presenta un 100% de asociación y una alta diferencia significativa; de las cuales

la biomasa aérea y el carbono almacenado con su clase diamétrica tienen un 38%

de asociación y que el 15% varia en su clase diamétrica.

La biomasa aérea y el carbono almacenado con su clase de altura presentan una

relación directa del 92% de asociación y el 85% varia en su altura lo cual muestra

una diferencia significativa.

Palabras claves: Biomasa aérea, carbono almacenado, clase diamétrica, clase

de altura, bosque.
l. INTRODUCCIÓN

Los bosques como sistema natural son complejos y por lo tanto contribuyen, a mitigar

el cambio climático global al almacenar carbono en la vegetación y en el suelo, e

intercambiar carbono con la atmósfera a través del proceso fotosintético y la

respiración. No se deja de reconocer que en el caso de alteraciones en los bosques,

los mismos liberan el carbono.

La posibilidad que abrió el Protocolo de Kyoto para un nuevo tipo de inversiones en el

sector forestal, requiere por parte de los organismos nacionales el desarrollo de

indicadores de biomasa y contenido de carbono, además de los parámetros clásicos

necesarios para la ordenación de bosques como es el volumen. Los estudios de

biomasa son importantes para comprender el ecosistema forestal porque permiten

evaluar los efectos de una intervención con respecto al equilibrio del ecosistema

(TELLER, 1988).

Es de suma importancia saber cuánto de biomasa aérea existe en los bosques del

Arboretum, que pueden ser considerados como las mayores reservas de carbono,

dado que secuestran una cantidad gigantesca de carbono en su biomasa.

De esta manera los bosques juegan un rol principal no solo como factor de desarrollo

de un país y de sus modelos de sostenibilidad, sino que adquieren protagonismo

mundial por su probable reconocimiento como sumideros en los sistemas contables de

los ciclos de carbono.


2

Es necesario saber cuál es la relación que existe entre la biomasa aérea y carbono

almacenado en aéreas boscosas existente con la mayor exactitud posible para

modelar la cantidad de carbono.

El almacenamiento de carbono en árboles de acuerdo a su biomasa, tiene la

importancia de prestar servicio ambiental que valoriza la incorporación de especies

arbóreas y se suma así a posibles beneficios para el hombre que adopta estos

sistemas alternativos y beneficios al nivel d.e fijación de· carbono por medio de "bonos

verdes" o "de carbono" o su equivalente en impuestos, a su ecología dentro del marco

social, etc. (IPPC, 2000).

Por otra parte, en cuanto a su alcance, esta investigación abrirá nuevos caminos para

desarrollar nuevas aplicaciones en las distintas menciones de la gestión ambiental,

sirviendo como marco referencial a estas.

La realización de este trabajo fue motivada para aportar información ambiental a

estudios referentes a la captura de carbono en los bosques de la Amazonia Peruana.

Esperamos que sea de utilidad para la formulación de políticas que apunten a la

solución de algunos de los grandes problemas ambientales y que represente un aporte

para solucionar el problema sobre Cambio Climático.


11. EL PROBLEMA

2.1. Descripción del problema

El planeta ha dado cambios en la cobertura boscosa con alteraciones generados por

múltiples efectos negativos que causan en los climas y la acumulación de los gases de

efectos invernaderos (GEl) en la atmósfera, el control de emisiones y flujos de

carbono, constituyen temas principales de la Convención Marco de las Naciones

Unidas para el Cambio Climático (CHALMERS, 2009).

Como problema principal de la contaminación del planeta es la explotación de

combustibles fósiles y tecnologías industriales obsoletas, el cambio de uso del suelo y

la destrucción de millones de hectáreas forestales están provocando un aumento en la

concentración de los Gases de Efecto Invernadero (GEl) en la atmósfera. De acuerdo

con estimaciones de la comunidad científica, se requiere un esfuerzo global para

reducir las emisiones, ya que de lo contrario, en el año 2100 las concentraciones de

(C0 2 ) en la atmósfera podrían generar una variación de la temperatura de entre 1,1 y

6,4°C (FAO, 2002).

Otra de las causas de las emisiones de C0 2 de procedencia antropogénica son

aproximadamente 7,0 Gt C año-1 producto de la quema de combustibles fósiles y de

0,6 a 2,5 Gt C año-1 procedentes de la deforestación (OMM, 2006). Cerca de la mitad

de las emisiones antropogénicas de dicho gas permanecen en la atmósfera, una

cuarta parte es absorbida por los océanos y bosques templados y el resto es

absorbido por un sumidero terrestre aún desconocido (KOSKELA et al. 2000, IPCC,

2001 ). Es posible que una parte considerable de dicho sumidero desconocido sea
4

terrestre; posiblemente los bosques tropicales o bosques boreales ubicados en zonas

sin alteración (KOSKELA et al. 2000).

Según (CHALMERS 2009), en los ecosistemas forestales el crecimiento y desarrollo

de la población genera un continuo avance sobre muchos bosques, particularmente en

las regiones en desarrollo, propendiendo a una rápida deforestación. Sin embargo, en

. norte América está sucediendo el fenómeno opuesto, pasando de ser países

conservadores de bosques a convertidores de los mismos.

Mediante este proyecto de investigación se pretende aportar más información sobre la

relación de la biomasa aérea y de carbono almacenado en los bosques del Arboretum

"El huayo".

2.2. Definición del problema

¿Cuál es la relación de biomasa aérea y de carbono almacenado en los bosques del

Arboretum "El Huayo"?


111. HIPÓTESIS

3.1. Hipótesis general

• Existe relación de biomasa aérea y carbono almacenado en los bosques del

Arboretum "El Huayo".

3.2. Hipótesis alterna

• Existe una relación lineal entre la biomasa aérea con su clase diamétrica en los

bosques del Arboretum.

• Existe un incremento en proporción directa en el almacenamiento de carbono

con respecto al tamaño diamétrica en los bosques del Arboretum.

• Entre la biomasa aérea y el carbono almacenado hay una relación directa con

respecto a su altura total de los arboles en los bosques del Arboretum.

3.3. Hipótesis nula

• No existe relación de biomasa aérea y carbono almacenado en los bosques del

Arboretum "El Huayo".


IV. OBJETIVOS

4.1. Objetivo general

Relacionar la biomasa aérea y carbono almacenado en los bosques del Arboretum

"El Huayo".

4.2. Objetivos específicos

• Determinar la relación de la biomasa aérea y su clase diamétrica en los

bosques del Arboretum.

• Determinar la relación del carbono almacenado y su clase diamétrica en los

bosques del Arboretum.

• Determinar la relación de la biomasa aérea con la altura total de los bosques del

Arboretum.

• Determinar la relación del carbono almacenado con la altura total de los bosques

de Arboretum.
V. VARIABLES

5.1. Identificación de variables, indicadores e índices

Cuadro 01. Identificación de variables, índices e indicadores.

Variables Indicadores lndice


Variables lndeQendientes

Diámetro • Área basal m2

• Volumen m3

• Clase DAP cm
Altura • Clase ALT m

Variables DeQendientes

Carbono almacenado • Peso del carbono tn/ha

Biomasa aérea • Peso seco tn/ha

5.2. Operacionalización de variables

La biomasa aérea: Es el peso seco del material vegetal de los árboles con DAP

mayor a 1O cm, incluyendo fustes, corteza, ramas y hojas.

Diámetro del árbol: Es la línea recta que une los extremos de un círculo pasando

por el centro.

Carbono: Es un elemento crucial para la existencia de los organismos, y que tiene

muchas aplicaciones industriales importantes. Su número atómico es 6; y pertenece al

grupo 14 ó IVA del sistema periódico.

Volumen del bosque: Es el producto del diámetro al cuadrado por la altura total

multiplicado por un factor de forma.


VI. MARCO TEORICO

Las plantaciones pueden retener una mayor cantidad de carbono que los bosques

naturales, pero una plantación manejada retendrá en promedio 1/3 ó 1/2 de la

cantidad de carbón de un bosque natural, ya que éste es repetidamente cosechado

(HOUGHTON, 2005; ORTEGA, S.C et al. 201 0).

En tanto, la deforestación tiene implicancias muy importantes para el cambio

climático. Se estima que la deforestación representa alrededor del 20% de las

emisiones globales de gases de efecto invernadero, más que las aportadas por el

sector transporte en su conjunto (SOMOGYI et al. 2006). De este modo todas las

actividades a mantener y aumentar la biomasa de los ecosistemas forestales

propenden a la mitigación del cambio climático (SANQUETTA, C.R.; BALBINOT, R.,

2004).

Si bien es cierto dentro de los bosques existen ecosistemas forestales que contienen

grandes cantidades de carbono que es almacenado en la biomasa aérea viva y

muerta, así como ~n el suelo (POST et al. 1982), las regiones tropicales presentan

un proceso acelerado de cambio de uso del suelo de estos ecosistemas forestales a

tierras de pastos y cultivos (FAO, 2001). En 1989, la Organización de las Naciones

Unidas comenzó a planear una Conferencia sobre Medio Ambiente y Desarrollo para

discutir cómo alcanzar el desarrollo sostenible, fue así que en 1992 se llevó a cabo

en Río de Janeiro, Brasil, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Ambiente y

Desarrollo o Cumbre de la Tierra, momento máximo de soporte político para vincular


9

las metas de desarrollo con la erradicación de la pobreza y la protección ambiental

para alcanzar el desarrollo sostenible (FAO, 2002).

Para un mejor calculo de biomasa y carbono se realiza la medición de pesos

iníciales y los pesos secos de las hojas recolectados en los bosques; y mediante un

factor de conversión de 3,67 se calculó el contenido de dióxido de carbono (C02) en

cada compartimiento (MÁRQUEZ et al. 2000).

MÁRQUEZ (2000), afirma que para monitorear la fijación de carbono requiere una

serie de inventarios para cuantificar los cambios a lo largo del tiempo.

Frecuentemente, los inventarios utilizan parcelas permanentes de medición (PPM)

como un medio para obtener datos estadísticamente más confiables y reducir costos

para llevar a cabo el monitoreo y mientras estas parcelas permiten evaluar

eficientemente los cambios en la fijación o almacenamiento de carbono.

En un proyecto realizado en Costa Rica sobre las estimaciones de carbono, se

hicieron sobre la justificación de tres criterios básicos para reclamar compensaciones

de carbono: (1) el carbono almacenado en los bosques naturales o primarios se

encuentran amenazados de deforestación: (2) el reclamo del carbono fijado por

crecimiento de superficies de bosques secundarios presentes en la zona del

Corredor Biológico Mesoamericano durante todo el período de análisis (año 1997 al

2025) y (3) por acción directa del CBM, se puede disminuir o impedir el cambio de

uso y se puede estimular la reconversión a usos forestales de tierras con aptitud

forestal (CORRALES et al. 1998).


10

Como es consecuencia del cambio climático los bosques se diferencian de modo

significativo en su capacidad de absorber y almacenar carbono. Los factores que

influencian los índices de absorción de carbono son: Temperatura, precipitación,

densidad de masa, suelo, pendiente, altura, condiciones topográficas, índice de

crecimiento y edad. Los bosques densos tienen mayor capacidad para almacenar

carbono que los bosques abiertos y las zonas arboladas. Los bosques que no han

sufrido perturbaciones pueden almacenar más carbono que los bosques

degradados. Los bosques húmedos, en cambio, contienen más carbono que los

bosques de zonas áridas o semi-áridas y los bosques maduros almacenan mayores

cantidades de carbono que los bosques jóvenes (CIESLA, 1996).

Para todos los bosques muestreados, la biomasa arriba del suelo es el mayor

contribuyente a sus reservas de carbono, debido principalmente al carbono

contenido en los árboles. Los resultados indican que el bosque con mayor reserva

de carbono es el bosque latifoliado, el cual cuenta con árboles de mayor DAP

(MÁRQUEZ, 2000).

En un trabajo de investigación en Guatemala para la captura de carbono en bosques

de coníferas utilizaron una metodología de parcelas cuadradas concéntricas para

realizar el inventario de carbono. El total de carbono estimado tiene un rango de

variabilidad de ±50 tnC/ha. Los resultados se presentan a continuación (tn C/ha)

(CASTELLANOS, 2000).
11

Cuadro 02. Inventario de carbono en bosques de coníferas.

Sotobosque Bosque Hojarasca Suelo(10cm) Total


San José n*=51 6,45 67,10 5,05 31 '1 11 o
T achoche n=40 6,4 64,8 6,79 47,3 125
r---·
Tesoro n=40 2,3 63,5 2,08 37,5 105
Las Cebollas coníferas n =
4,3 42,6 7,9 36,5 91
19
Las Cebollas latifoliado
7,1 91,2 6,1 71,0 76
n=15
Fuente. CASTELLANOS (2000)

Investigaciones recientes indican que los bosques, aún en pie, del mundo fijan por lo

menos el 25% del dióxido de carbono proveniente de la combustión de combustibles

fósiles (MALHI et al. 1999). La mayoría de los modelos climáticos también indican

que los sumideros terrestres de carbono aumentarán durante la primera mitad del

presente siglo debido a una expansión en la cobertura forestal.

La biomasa de los tallos leñosos con DAP mayor a 5 cm se calcula con una

ecuación de biomasa. Estas ecuaciones pueden tener una entrada (DAP), dos

entradas (DAP y altura) o tres entradas (DAP, altura y densidad). Entre más

variables se usen, más confiables son los datos. Es recomendable y en muchos

casos necesario obtener tablas de biomasa locales para las especies forestales del

proyecto (MACDICKEN, 1997).

BROWN (1992) y otros científicos han desarrollado ecuaciones de biomasa para

bosques latifoliados a partir de bases de datos que incluyen muchas especies de

árboles cosechados en las tres regiones tropicales del mundo (un total de 371

árboles con DAP en el rango de 5 a 148 cm fueron utilizados para generar estas
12

ecuaciones). Estas ecuaciones de regresión para biomasa pueden proveer

estimados de biomasa por árbol.

Los bosques secundarios son ecosistemas de rápido crecimiento, por lo que en ellos

se fijan grandes cantidades de carbono (C) en periodos de tiempo cortos

(FELDPAUSCH et al. 2004). La conversión de pasturas abandonadas a bosques

secundarios y plantaciones forestales constituye una alternativa para incrementar las

tasas de fijaci_óri de C, con el beneficio adicional de aumentar la biodiversidad local

(SIL VER et al. 2004).

CHACON et al. (2007), en su estudio sobre la fijación de carbono a determinado que

el total carbono fijado en el bosque secundario fue de 46,4 ± 7,1 Mg ha-1, con una

tasa de fijación de 3,1 Mg ha-1 de C por año. Al separar los diferentes estratos del

bosque secundario, se determinó que el carbono fijado en el mantillo fue de 0,04 ±

0,01 Mg ha-1, en las herbáceas 0,6 ±O, 1 Mg ha-1, en las lianas 1,2 ± 0,2 Mg ha-1,

en el sotobosque 2,5 ± 0,4 Mg ha-1, en los latizales 2,6 ± 0,8 Mg ha-1 y en los

fusta les 39,4 ± 7,1 Mg ha-1. Los fusta les aportaron la mayor fijación de carbono en el

bosque secundario, representando un 84,9% del total del carbono fijado. Los

latizales, por su parte, representaron el 5,7% del total de carbono fijado. En bosques

secundarios de 12 a 14 años originados de pasturas en la Amazonia Central de

Brasil, (FELDPAUSCH et al. 2004), estimo la biomasa de los árboles en 120,9 Mg

ha-1. En dicho estudio se tomó en cuenta únicamente la biomasa encontrada en los

fustes, los cuales presentaban un DAP entre 1 cm y 30 cm. En el bosque secundario

en nuestro estudio, la biomasa de los fustes fue de 86,8 Mg ha-1.


13

CHACÓN et al. (2007), sostiene que al separar los latizales y los fustales en sus

diferentes componentes, ambos siguieron una tendencia similar en cuanto a la

fijación de carbono. En los latizales, los fustes representaron un 90,4% (2,4 Mg ha-1)

del total del carbono fijado, seguido de las ramas con 6,2% (0.2 Mg ha-1) y

finalmente las hojas con 3,4% (0.1 Mg ha-1 ). En el caso de los fusta les, los fustes

representaron 90,6% (35, 7 Mg ha-1) del total del carbono fijado, seguido de las

ramas con 6,1% (2,4 Mg ha-1) y finalmente las hojas con 3,3% (1,3 Mg ha-1).

CARITAT et al. (1992), realizó su investigación en comunidades de España dando

como estructura forestal de las parcelas de muestreo en Fitor, los diámetros

normales están comprendidos entre 5 y 32 cm; la densidad es elevada (1 024

pies/ha) como es propio de masas juveniles y la altura media de los árboles es

también relativamente elevada alcanzando un valor de 10,8 m. En S t. Hilari los

diámetros normales es entre 24 - 57 cm; la densidad es de 575 pies/ha; y la altura

arbórea media de 12,4 m y por lo tanto su distribución de la biomasa en la parcela

Fitor la biomasa aérea total del estrato arbóreo es de 134 tn/ha y la masa total media

de la parte aérea de los alcornoques de 353 Kg. En St. Hilari estos valores son de

328 tn/ha y 1024 kg respectivamente. También presento, que en Fitor las ramas

principales constituyen el 33%, el tronco el 31%, y las ramas secundarias el 17-18%.

En St. Hilari las ramas principales constituyen el 42%, el tronco el 20% y las ramas

secundarias el 17-18%. Debemos notar que en el alcornoque la bifurcación del

tronco se produce relativamente próxima a la base, observándose habitualmente

dos, tres, o incluso cuatro ramas principales. A estas ramas principales corresponde

la mayor porción de biomasa epigea. En referencia a la corteza, la masa media


14

estimada en un árbol tipo de Fitor es de 57 kg y supone el 17% de la biomasa aérea;

mientras que en St. Hilari es de 208 kg representando el 20% de dicha biomasa

aérea. En ambas parcelas la porción menor de la biomasa aérea corresponde a las

hojas, fracción foto sintetizadora, que representan del 0,8 al 1% del total.

TRAVER et al. (2007), dice que a pesar de tanto biomasa aérea como la radical

aumentan conforme lo hace la clase diamétrica, puede afirmarse que el porcentaje

de ambas fracciones sobre la biomasa total se mantiene prácticamente constante. El

porcentaje de la Biomasa Aérea (BA) sobre la biomasa total varía entre el 83,4% en

las clases diamétricas mayores, y el 85,4 para la menor clase diamétrica (CD).

ALBERTO et al. (2008), muestra resultados obtenidos que reflejan que la

acumulación de biomasa aérea en la clase diamétrica inferior (10 cm) fue de 1688,2

kg/ha, para la clase diamétrica media (36 cm) fue de 1520,0 kg/ha y para la clase

diamétrica superior (60 cm) fue de 836,3 kg/ha. El total de biomasa aérea acumulado

fue de 57129,1 kg/ha o aproximadamente 57,13 tn/ha. El mismo autor dice que el

carbono acumulado en la clase diamétrica inferior (1 O cm) fue de 874,5 kg/ha, para

la clase diamétrica media (36 cm) fue de 787,3 kg/ha y para la clase diamétrica

superior (60 cm) fue de 433,2 kg/ha. El total de carbono acumulado fue de 29592,9

kg/ha o aproximadamente 29,59 tn/ha.

Desde el punto de vista teórico en un proyecto mecanismo de desarrollo limpio

(MOL) los costos de oportunidad no solo están relacionados a la opción de usar el

suelo en la agricultura, sino a los compromisos futuros que tendrá el país en el

Protocolo de Kyoto (PK), así mismo como lo es Chile, deberán en un futuro reducir
15

sus emisiones de gas de efecto de invernadero (GEl); esto provocará costos

adicionales en el sector energético, industria y transporte. Si en un futuro no existen

áreas para compensar las emisiones de estos sectores mediante actividades de Uso

de la Tierra, Cambio de Uso de la Tierra y Forestación, es posible que estos costos

sean significativos en un escenario de limitado progreso tecnológico (BENÍTEZ et al.

2001 ).

Un aumento en la frecuencia de las sequías podría reducir la cantidad de carbono

almacenado en los bosques amazónicos. Por lo tanto, es de mucha importancia

contar con programas de monitoreo del ciclo de carbono a largo plazo en los

diferentes tipos de bosques de la Amazonía para cuantificar estos posibles cambios

(HONORIO et al. 201 0).

El mismo autor menciona por otro lado, un área de bosque es considerada como una

fuente de carbono cuando el stock de carbono disminuye con el tiempo. En general,

el punto clave, es que los cambios en el stock de carbono ocurren debido al balance

entre todos los flujos que entran o salen del componente. Entonces, es importante

estudiar los stocks y los flujos de carbono para tener una idea completa del ciclo de

carbono de un bosque.

CHOMITZ (2000), definió un enfoque "tonelada-año" que se basa en que los

proyectos temporales, reciben créditos por cada año que una tonelada de carbono

permanece capturada, en función de un factor que determina la equivalencia entre

una tonelada capturada temporalmente y una tonelada reducida en forma

permanente.
16

Desde la época de las indUstrias el cambio climático va teniendo un ritmo

ascendente, es por ello que debe tener un proyecto REDD (Reducción de emisiones

de deforestación y degradación) tiene un gran potencial para generar beneficios para

la conservación de la biodiversidad y otros servicios ambientales más allá de la

captura de carbono. Hasta cierto punto, es probable que un proyecto REDD a

cualquier escala tenga efectos positivos sobre la biodiversidad, pero es necesario

que haya objetivos específicos de conservación; ya que aunque las metas de

carbono y biodiversidad son muy compatibles, puede haber discrepancia entre ellas

(RENDÓN et al. 2009).

Uno de los gases más abundantes en la atmósfera es el dióxido de carbono (C02), lo

cual tiene un rol importante en los procesos vitales y fundamentales de las plantas,

animales y en definitiva del ser humano, como en la fotosíntesis, la respiración como

las diversas actividades internas del cuerpo humano. El C0 2 , en cantidades

adecuadas, es uno de los gases de efecto invernadero que contribuye a que la tierra

tenga una temperatura habitable. Y es que sin el C0 2, la tierra sería un bloque de

hielo (MEDIO AMBIENTE, ENERGIA Y CIENCIA, 2003).

El C0 2 (dióxido de carbono) es un gas incoloro, denso y poco reactivo. Forma parte

de la composición de la tropósfera, actualmente en una proporción de 350 ppm (1

ppm corresponde a 1 mg/kg) (SEGOVIA, 2009). Así afirma el mismo autor que es

muy sabido que existe una relación directa entre el calentamiento global o cambio

climático y el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero provocado

por las sociedades humanas tanto industrializadas como en desarrollo (FRERS,

2006), el nivel de emisiones de dióxido de carbono (C02) ha aumentado un 31%; el


17

metano (CH 4 ) se ha incrementado un 145% y el óxido nitroso (N20) un 15%. Se

sabe que las concentraciones de dióxido de carbono (C0 2) en la atmósfera en la

actualidad superan las alcanzadas en el último medio millón de años, y

probablemente en los últimos 20 millones de años.

Existen métodos para la estimación de la biomasa como el método destructivo como

uno no destructivo, dependiendo de las posibilidades del estudio. Como dice su

nombre, el método destructivo consiste en la extracción física de los árboles,

proceso que consume gran cantidad de tiempo y recursos (BROWN, 1992). Por otra

parte, el método no destructivo, que no implica el apeo o volteo del árbol es rápido,

por lo que un mayor número de árboles puede ser muestreado, reduciendo así el

error muestra! en comparación al muestreo destructivo (HAIRIAH et al. 2001 ).

MADGWICK (1973), utilizó el método del árbol medio que consiste en buscar el árbol

que contenga el diámetro promedio, apearlo y estimar su peso seco. Sobre esta

base la biomasa total, en una unidad de superficie, se calcula por el producto entre

el número de árboles y la biomasa del árbol medio. En general, se utiliza cuando los

ejemplares presentan un alto valor económico, ecológico o social.

El método de regresión consiste en el apeo de árboles en distintas clases de DAP

para extraer sub - muestras y pesar. Luego estas son secadas y pesadas en

laboratorio y se proyectan sobre los árboles apeados. Sobre estos datos se generan

relaciones empíricas de biomasa, las que se aplican a cada uno de los árboles del

rodal, obteniendo así la biomasa total en función de la suma de la biomasa de los

árboles individuales (TELLER, 1988).


18

En el ecosistema forestal existen componentes para analizar los métodos destructivo

directo (BROWN et al. 1989) o estimaciones indirectas del material vegetal para

hacer las inferencias respectivas; el segundo caso es más práctico cuando se desea

estimar la biomasa aérea de los árboles. Para ello, se debe contar con funciones

que estimen la biomasa total con base en el tamaño y dimensiones de los árboles,

es decir, funciones matemáticas basadas en las relaciones alométricas que ocurren

entre los órganos de un individuo (HUXLEY, 1932).

La materia orgánica del suelo (MOS) está compuesta por sustancias carbonadas

orgánicas, y se encuentran desde materiales vegetales frescos sin descomponer

hasta cadenas carbonadas muy transformadas y estables como los ácidos húmicos.

Estas sustancias carbonadas provienen de restos vegetales, raíces de plantas,

restos animales (macro, meso y microfauna), bacterias y hongos (CAZORLA, 2008).

Los ecosistemas forestales son un reservorio considerable de carbono y contienen

más del 80% del carbono global de la superficie. Sin embargo, cuando los bosques

están maduros no ocurre asimilación neta de carbono, debido a que se encuentran

saturados. En México, los bosques manejados cubren una superficie de 7,3 millones

de ha, en tanto que los bosques protegidos cubren una superficie de 7,1 millones de

ha. Por otro lado cerca del 80% de las tierras forestales son de propiedad comunal y

el 95% de los aprovechamientos forestales provienen principalmente de bosques

templados nativos (MASERA et al. 2001 ).

Mientras tanto en los bosques de Amazonía Boliviana se encontró que la biomasa

aérea total (DAP ~1 O cm.) se estimó en 171 tn/ha, el carbono almacenado en 86


19

tn/ha y usaron 0,606 gr/cm 3 para la densidad básica promedio (DBP). El factor de

expansión (FE) para el volumen de madera en Amazonía varía entre 1,08 y 1,36 con

1-1 = 1 ,20; el factor de expansión para la biomasa varía entre 1,52 a 3,66 con 1-1 =

2,23. Si el inventario corresponde a árboles DAP 2: 1O cm no se usa FE para el

volumen, sólo se usa para estimar la biomasa. Pero en el caso de un inventario para

DAP2:20 cm con 100 m 3/ha, es necesario usar el FE para estimar el Vdap> 1ocm=

Vdap>20cm*FE= 100*1.20= 120m3/ha. Como DBP= 0,606, la biomasa de fustes como

Bf= Vdap> 1ocm * DBP= 120 m3*0,606Um3= 72,72 t. La biomasa aérea total (Bt), Bt=

Bf* FE Bt= 72,72 t*2,25 = 16,62 t., (DAUBER et al. 2005).


VIl. MARCO CONCEPTUAL

Biomasa aérea: Se refiere al peso seco del material vegetal de los árboles con DAP

mayor a 1O cm, incluyendo fustes, corteza, ramas y hojas. Corresponde a la altura

total del árbol, desde el suelo hasta el ápice de la copa (PIZZURNO, 201 O).

Biomasa del fuste: Se refiere al peso seco del fuste. Corresponde a la biomasa del

fuste comercial del árbol, desde el tocón hasta la primera bifurcación o inicio de la

copa (PIZZURNO, 201 0).

Bosque: Son aquellas áreas que cuentan con una alta densidad de árboles. Los

bosques son algo similar a una comunidad, pero de plantas, que cubren una

importante porción del planeta tierra y que además funcionan como el hábitat de

algunos animales, como moduladores de los flujos hidrológicos y ostentan una

función tan determinante como importante, como es la de conservar el suelo.

(MEDIO AMBIENTE, 2013).

Bosques naturales: Áreas forestales en las que están presentes las características

principales y los elementos claves de los ecosistemas naturales,. tales como la

complejidad, estructura y diversidad (FSC, 1996). ·

Bosque primario: Es un ecosistema caracterizado por la abundancia de árboles

maduros, relativamente no afectados por actividades humanas. Los impactos

humanos en estas áreas forestales han sido normalmente limitados a niveles bajos

de caza artesanal, pesca y cosecha de productos forestales y, en algunos casos, a

niveles bajos de densidad, de agricultura migratoria con períodos de descanso


21

prolongados. Tales ecosistemas son llamados "maduros," "viejos," o bosques

"vírgenes." (FSC, 1996).

Bosque secundario: Los ecosistemas que se regeneran luego de disturbios

sustanciales (inundaciones, fuegos, cambios en el uso del suelo o extracciones de

madera extensivas e intensivas), caracterizados por la escasez de árboles maduros

y por la abundancia de especies pioneras, al igual que por rebrotes en el subpiso

densos y plantas herbáceas.. Aunque


. los bosques secundarios generalmente llegan

a su punto máximo de acumulación de biomasa dentro de un ciclo de

aprovechamiento, la transición hacia un bosque primario usualmente requiere varias

rotaciones de distintas duraciones, dependiendo de la severidad del disturbio

original. La transformación irreversible de los suelos subyacentes y del ciclo de

nutrientes ocasionados por el uso crónico o intenso pueden hacer imposible el

retorno del bosque primario original (FSC, 1996).

Carbono potencial: Se refiere al carbono máximo o carbono real que pudiera

contener un determinado tipo de vegetación, asumiendo una cobertura total y

original (ALPÍZAR, 1996).

Carbono real: Se refiere al flujo de carbono de la atmósfera a la tierra producto de la

recuperación de zonas (regeneración) previamente deforestadas, desde pastizales,

bosques secundarios hasta llegar a bosque clímax. El cálculo, por lo tanto, está

definido por el crecimiento de la biomasa convertida a carbono. (ALPÍZAR, 1996).

Carbono fijado: Se refiere al carbono salvado de emitirse a la atmósfera por un

cambio de cobertura. Se fundamenta en un supuesto riesgo que se tiene de


22

eliminación de los bosques y, por ende, de emisión de carbono. El valor estimado

considerando el carbono real y una tasa de deforestación (ALPÍZAR, 1996).

Ecuación alométricas de biomasa: Es una herramienta matemática que permite

conocer de forma simple, la cantidad de biomasa de un árbol por medio de la

medición de otras variables. Las ecuaciones son generadas a partir de los análisis

de regresión, donde se estudian las relaciones entre la masa (generalmente en peso

seco) de los árboles y sus datos dimensionales (ej. altura, diámetro), (RUGNITZ el

al. 2009).

Factor de expansión de la biomasa (FEB): Es la proporción directa entre la

biomasa aérea total (BAT) y biomasa de fuste (BF). Se trata de un factor variable

que depende de la especie arbórea, las condiciones ambientales, la densidad de

plantación, el tipo de bosque y la edad de los individuos, entre otros aspectos. Este

factor se utiliza para estimar la biomasa total de un árbol cuando únicamente se

cuenta con datos de biomasa del fuste (PIZZURNO, 201 0).

Carbono almacenado: Es la cantidad total de C contenida por la biomasa.


VIII. MATERIALES Y METODOS

8.1. Lugar de ejecución

El desarrollo de la investigación se realizó en el Jardín Botánico Arboretum "El

Huayo" (JBAH), que pertenece al Centro de Investigación y Enseñanza Forestal

Puerto Almendras de la Facultad de Ciencias Forestales de la Universidad Nacional

de la Amazonía Peruana, localizado en las coordenadas UTM 680729 (Este},

9576316 (Norte), a una altitud promedio de 122 m.s.n.m. Políticamente se encuentra

en la provincia de Maynas, Distrito de San Juan Bautista, Región Loreto. El JBAH

tiene 18,8 ha de área total, está constituido de un bosque natural con las siguientes

dimensiones: 1000 m x 225m, dividida en 16 parcelas, cada uno de ellas de 1,18

ha. (Ver Figura 06 y 07 del anexo), (DEL CASTILLO, 2011 ).

8.2. Materiales y equipos

8.2.1. De campo

Brújula "Suunto", GPS, hipsómetro digital "NIKON", clinómetro "Suunto", forcípula,

pintura en spray color rojo, jalones, machetes, wincha de 50 m, cámara fotográfica,

placas codificadas, hilo rafia, lápiz y borrador, formato de campo, escalera.

8.2.2. De gabinete

Materiales de escritorio y papelería en general, computadora personal y accesorios y

programa estadístico PHStat2.


24

8.3. Método

8.3.1. Tipo y nivel de Investigación

La investigación fue del tipo de estadística descriptiva y comparativa correlaciona! y

de regresión que permitió tener información de básica de la relación de la biomasa

aérea y el carbono almacenado.

8.3.2. Población y muestra

La población estuvo constituida por todas las especies forestales que se encuentran

en el JBAH que tiene un área de 18,8 ha y la muestra en el presente estudio estuvo

constituida por 1 ha dividida en 25 unidades de parcelas de muestras (UPM) o sub -

parcelas de 20m x 20m.

8.3.3. Diseño estadístico

Se realizó análisis de variancia (ANOVA) al 5%, utilizando la prueba de "F", para

estimar y probar hipótesis respecto a las variaciones de la población y probar

hipótesis con respecto a las medias de las poblaciones.Fisher. George Waddle

Snedecor (1881-1974).

Cuadro 03: Análisis de varianza de variables.

Fuente de Grado
Suma de Cuadrados Cuadrado Medio Fo
Variancia delibertad.

Trata m t-1 l: Yi2. /ri - ( l: Yij)2/n SCtrat 1t-1


error t(r-1) SCtot - Sctrat SCE/t(r-1) CMtrat/CME
total n -1 ¿: Y2ij - ( ¿: Yij)2/n

R2 = SCtrat 1 SC Total
25

8.3.4. Análisis estadístico

Se empleo la estadística descriptiva para los valores biomasa aérea y carbono

almacenado.

8.3.5. Procedimiento

La metodología para obtenerla biomasa aérea y de carbono almacenado que se

utilizó, corresponde a Red Amazónica de inventarios Forestales citado por

(HONORIO Y BAKER, 201 0).

a. Para la relación de la biomasa aérea y carbono almacenada

La medición para relacionar la biomasa aérea y carbono almacenado en los árboles

se realizó midiendo el diámetro con DAP ~ 1O cm y altura de todos los individuos

localizados en las sub - parcelas de 20 m x 20 m. También se considero los

individuos con DAP ~ 2,5 cm (HONORIO Y BAKER, 2010).

Cálculo de volumen
1

(CHAVE et al. 2006); Para encontrar el área basal en metros cuadrados por ha

(m 2/ha) por medio de la siguiente fórmula:

:r(DAP) 2
G=
40000

Donde:

G = área basal en m 2

rr=3,1416

DAP = Diámetro a la altura del pecho (1 ,50 m)


26

(CHAVE et al. 2006); Para determinar el volumen que se expresa en metros cúbicos

por ha (m 3 /ha) se utilizó la fórmula siguiente:

V= G '"'f ,,,h

Donde:

V =volumen en m 3

G =área basal en m 2

f = factor de forma (0,65)

h = altura en metro

b. Procesamiento y cálculo de los datos

• Para el cálculo de la biomasa aérea

Para el cálculo de la biomasa aérea total se utilizó el método matemático propuesto

en la metodología de (DAUBER et al. 2005), quienes recomendaron usar factores de

expansión cuando se trabaja con datos de inventarios forestales de árboles (DAP ;:::

1O cm.), que se resume en la fórmula:

BA = FEB *' BF

Donde:

BA = Biomasa aérea.

BF =Biomasa del fuste.


FEB = Factor de expansión (2,25).
27

• Para el cálculo de la biomasa del fuste

Para encontrar la biomasa del fuste del bosque se utilizó la metodología sugerida

por BROW (1992). La biomasa de cada una de las unidades de parcelas de

muestras (UPM) se estimó multiplicando el volumen de la unidad por la densidad

promedio de la madera de esa unidad. La densidad promedio es una media

ponderada con respecto al volumen de parcela, de manera tal que las especies con

mayor proporción de volumen dentro de la parcela tienen mayor peso relativo en la

densidad; La densidad es la masa de la madera seca al horno por unidad de

volumen:

BF =V*DB

Donde:

BF = Biomasa del fuste


V = Volumen en m 3

db = Densidad básica en kg/m 3

La densidad básica de las especies fueron recopiladas en el laboratorio de

tecnología de maderas de la UNAP y del artículo científico de (CHAVE et al. 2006).

Es importante contar con valores de densidad para las especies presentes en el

área de proyecto. Si se desconocieran valores de densidad para las especies

encontradas en el área, es importante tomar muestras de madera para determinar la

densidad o utilizar un valor de 0,5 kg/m 3 que es la densidad media universal (CHAVE

et al. 2006).
28

• Para el cálculo del carbono almacenado

Carbono acumulado en la biomasa aérea

Una vez lograda la biomasa de los individuos, se multiplicó por el contenido de

carbono ponderado por especie o tipo de bosque. El factor comúnmente utilizado es

0,5 ya que la literatura indica que en promedio, la materia vegetal seca contiene un

50% de carbono. Los valores de carbono se expresan en tn/ha (toneladas de

carbono por hectárea) (MACDICKEN, 1997).

CBA= BAxFc

Donde: CBA = Carbono de biomasa aérea tn/ha


Fe = Factor de corrección (50%)

BA = Biomasa aérea

8.4. Técnica e instrumentos de recolección de datos

La técnicas para la recolección de los datos se realizó dentro de la investigación

evaluativa, explicativa de las cuales se tomaron los datos en el mismo lugar de los

hechos, de esta manera se realizó el inventario de la biomasa aérea en donde se ha

diseñado un formato de campo con los siguientes datos: N° de individuo, especie de

árbol, DAP, altura total, N° de sub parcelas y colecta de datos. Ver anexo 01.

8.5. Técnica de presentación de resultados

La presentación de los resultados se basará en cuadros y figuras.


IX. RESULTADOS

9.1. Relación de la biomasa aérea y carbono almacenado de los bosques del

Arboretum

En cuadro 09 del anexo indica que en la parcela de estudio existe 278,82 tn de

Biomasa aérea y 139,41 tn de carbono almacenado, en la figura 01, se aprecia para

esta relación, hay una tendencia directa positiva con un coeficiente de correlación (r)

perfecta de 1, en el cuadro 04 muestra un coeficiente de determinación (r2) igual 1,

esto implica que por cada unidad aumentada de la Biomasa aérea el carbono

incrementa al 100% de sus unidades.

16
14
12

- -;¡¡
.S:
e
~
o
-o
IU
10 ,
8 ..
(>Y
e
G/ 6 ~ :Pronóstico para Y
u
IU
E 4
jij
o
e
o 2 +
,g "'.: . ...,
,_
IU
V o
o 5 10 15 20 25 30 35
Biomasa Aerea(tn/ha)

Figura 01. Línea de regresión de biomasa aérea y carbono almacenado.

El análisis de variancia de la regresión que se muestra en el cuadro 10 del anexo

reporta que hay una alta diferencia significativa que lleva a aceptar la hipótesis de
30

que existe relación de biomasa aérea con el carbono almacenado dentro de los

baques del Arboretum.

Cuadro 04. Estadística de la regresión de la biomasa aérea y su carbono

almacenado.

Estadística de la regresión
Coeficiente de correlación Simple 1
Coeficiente de determinación R/\2 1

9.2. Relación de la biomasa aérea y su clase diametrica de los bosques del

Arboretum

Según la figura 02, la línea de regresión de la biomasa área por clase diamétrica,

indica la existencia de modificaciones que suceden a la clase diamétrica. En el

cuadro 05, la regresión de ambas variables en cuanto a su relación se obtuvo un

coeficiente de correlación (r) que bordea un valor igual a 0,38, que indica que hay

38% de asociación de las cuales el coeficiente de determinación (~) igual a O, 15;

esto implica que el 15% de las variaciones se debe a su clase diametrica.

El cuadro 11 del anexo, que la clase diametrica con respecto a su biomasa aérea

representa que en la clase DAP de 40 cm tiene la mayor cantidad de biomasa aérea

con un 58.73 tn aproximadamente.


31

70.00 ¡· ~-

60.00
t;'
.e 50.00
..
?
iü 40.00
'
(>
...
Q,l
•Q,I r'
tiS
tiS 30.00 l.~
"'
tiS
E
.2 20.00
co
.
<'. ·
10.00

0.00
'
o 20 40 60 80
DPronósti
Clase DAP(cm) copara
y

Figura 02. Línea de regresión de biomasa área por clase diamétrica.

El cuadro 12 del anexo de análisis de variancia de la regresión de ambas variables

se aprecia que existe alta diferencia significativa que lleva a aceptar la hipótesis

alterna de que existe una relación lineal entre la biomasa aérea y su clase DAP.

Cuadro 05. Estadística de regresión de clase diamétrica y su biomasa aérea.

Estadística de la regresión
Coeficiente de correlación Simple 1 0,383650107
Coeficiente de determinación RA2 1 O, 147187405

9.3. Relación del carbono almacenado y su clase diamétrica de los bosques

del Arboretum

En la figura 03, se muestra la línea de regresión del carbono almacenado y su clase

diamétrica, indicando que el carbono almacenado sufre variaciones como


32

consecuencia de las variaciones de la clase diamétrica, estas relaciones entre las

variables observadas presentes en el cuadro 06, se obtuvo un coeficiente de

correlación (r) igual a 0,38 que implica una asociación de 38% para el coeficiente de

determinación (~) que muestra valor de O, 15, esto indica que hay 15% de las

variaciones que se debe a su clase diametrica.

Según el cuadro 13 del anexo que la clase diametrica con respecto a su carbono

almacenado representa que la clase DAP de 40 cm tiene la mayor retención de

carbono acumulado con un 29.36 tn aproximadamente.

o V !iJ Pronóstico para V

Clase OAP(cm)

Figura 03. Línea de regresión del carbono almacenado por clase diamétrica.

En el cuadro 14 del anexo el análisis de variancia reporta la diferencia significativa

en la fuente de variación de regresión. Donde que acepta la hipótesis alterna con el

incremento directo del carbono almacenado con respecto a su clase DAP.


33

Cuadro 06. Estadística de regresión de la clase diamétrica y carbono almacenado.

Estadística de la regresión
Coeficiente de correlación Simple 1 0,383650107
Coeficiente de determinación R"2 1 O, 147187405

9.4. Relación de la biomasa aérea y su altura total de los bosques del

Arboretum

En la presente figura 04, línea de regresión entre ambas variables se observa que la

clase altura con la biomasa aérea tiene una asociación. El cuadro 07 representa el

O, 92, es decir 92% de coeficiente de correlación (r) entre ambas variables. El

coeficiente de determinación indica que el 85% de las variaciones acontecidas en la

biomasa se debió a las variaciones de la clase altura.

Según el cuadro 15 de la anexo, que la clase altura con respecto a su biomasa

aérea representa que en una altura de 20 m hay 132 tn de biomasa aérea.

160

-
140 +~

¡;-
.S::.
120 r
e
.....
ilí 100
... 80
Q)

•QI
111
111
"'111 60 . OY
E 40
o
~
20 <>
··-- OPronó~ticopara Y
'
o -·--- ·-T ......,_ --1

o S 10 15 20 25

l - -·
Clase Altura {m)

Figura 04. Línea de regresión de biomasa aérea y su altura total.


34

El análisis de variancia del cuadro 16 del anexo reporta que hubo alta diferencia

significativa para la fuente de variación de regresión lo cual acepta que hay relación

entre la biomasa aérea y su clase altura.

Cuadro 07. Estadística de la regresión de la clase altura y su biomasa aérea.

Estadística de la regresión
Coeficiente de correlación Simple 1 0,922828676
Coeficiente de determinación R"2 1 0,851612765

9.5. Relación del carbono almacenado y su altura del bosque del Arboretum

Según la figura 05, la línea de regresión del carbono almacenado y su altura se

muestra que las relaciones entre variables existe asociación, este se aprecia en el

cuadro 08, esta relación clase altura y carbono almacenado hay un coeficiente de

correlación ( r ) igual a 0,92, coeficiente de determinación ( ~) es igual a 0,85; estos

resultados indican que hay 92% de asociación entre ambas variables, que es alto de

·las cuales el 85% se debe a las variaciones de la clase altura.

Según el cuadro 17 de la anexo, que la clase altura con respecto a su carbono

almacenado representa que en una altura de 20 m, el carbono acumulado es

aproximadamente de 66 tn.
35

80

-íü 70
.e
.... 60
o"tt
111
1:
50
.V
u
111
E OY
ñi 30
o
1:
o 20
...
.Q
111 ~\ 11: Pronóstico para
u 10 : y
o
o 5 10 15 20 25
Clase Altura (m)

Figura 05. Línea de regresión del carbono almacenado y su altura total.

En el cuadro 18 del anexo el análisis de variancia se reporta que hay diferencia

significativa que al mismo tiempo acepta la hipótesis alterna de que el carbono

almacenado y su clase altura existe una relación entre ambas variables.

Cuadro 08. Estadística de la regresión de la clase altura y su carbono almacenado.

Estadística de la regresión
Coeficiente de correlación Simple 10,922828676
Coeficiente de determinación R/\2 10,851612765
X. DISCUSIÓNES

En el presente estudio se utilizó el análisis estadístico para determinar la relación de

la biomasa aérea y carbono almacenado de los bosques del Arboretum por ser un

tipo de bosque natural, se muestra en la figura 01, donde presenta una tendencia

directa positiva existiendo una asociación perfecta entre ambas variables al 100%. El

cuadro 09 del anexo muestra 278,82 tn de biomasa aérea y 139,41 tn de carbono

almacenado en el área de estudio lo que concuerda con CIESLA (1996), diciendo

que los bosques se diferencian de modo significativo en su capacidad de absorber y

almacenar carbono, mientras tanto HOUGHTON (2005), citado por ORTEGA et al.

(201 0), afirma que estos bosques naturales retienen la mayor cantidad de carbono

en promedio de 1/3 ó 1/2 de almacenamiento.

En la biomasa aérea y su clase diamétrica está presente en la figura 02, que da

como resultado un 38% de asociación de las cuales el 15% de las variaciones que

sucede en la biomasa aérea por las modificaciones de su clase diamétrica lo que se

puede apreciar en el cuadro 05, en el cuadro 11 del anexo existe 1468,17 tn/ha de

biomasa aérea en 40 cm de su clase diamétrica y el resultado que muestra

(FELDPAUSCH et al. 2004),· es que al estimar la biomasa de los árboles da 120.9

Mg ha-1 entre diámetros de 1 y 30 cm, otro de los autores es CARITAT et al. (1992),

que dio como resultado de su investigación utilizando en dos parcelas de muestreo

una de ellas llamada Fitor donde que la biomasa aérea total del estrato arbóreo es

de 134 tn/h y en el otro St. Hilari estos valores son de 328 tn/ha respectivamente y

TRAVEL et al. (2007), encontró que el porcentaje de la Biomasa Aérea sobre la


37

biomasa total varía entre el 83,4% en las clases diamétricas mayores, y el 85,4 para

la menor clase diametrica.

El carbono almacenado y su clase diamétrica que se muestran en la figura 03 y el

cuadro 06, indican que hay 15% de variaciones del carbón almacenado como

consecuencia de las variaciones de la clase diamétrica y el cuadro 13 del anexo

presenta 564.33 tn/ha de carbono almacenado en 60 cm de diámetro lo que no

concuerda con CASTELLANOS (2000), por hacer estudios de coníferas que le dio

como resultado un rango de variabilidad de 50 tn/h de carbono también ALBERTO et

al. (2008), encontró carbono acumulado en la clase diamétrica inferior (1 O cm) fue de

874,5 kg/ha, para la clase diamétrica media (36 cm) fue de 787,3 kg/ha y para la

clase diamétrica superior (60 cm) fue de 433,2 kg/ha. El total de carbono acumulado

fue de 29592,9 kg/ha o aproximadamente 29,59 tn/ha.

Biomasa aérea y su relación con la altura del bosque se muestra en la figura 04 y el

cuadro 07 se observa que la clase altura con la biomasa aérea tiene el 85% de las

variaciones acontecidas en la biomasa se debió a las variaciones de la clase altura

mientras en el cuadro 15 del anexo se aprecia que en clase altura de 20 m hay 132

tn de biomasa aérea lo que no concuerda con CARITAT et al. (1992), que en su

investigación encontró en una altura de 12,4 m la distribución de su biomasa aérea

de 134 tn/h.

En el cuadro 08 se aprecia que hay 92% de asociación entre ambas variables, que

es alto de las cuales el 85% se debe a las variaciones de la clase altura lo que indica

en el cuadro 17 del anexo en un altura de 20 m en los árboles existe 1650,25 tn/h de


38

carbono almacenado y CHIDIAK et al. (2003), dice que para hacer forestación y

reforestación bajo un Desarrollo de Mecanismo Limpio (MDF) se debe tener ciertos

parámetros como por ejemplo que la altura mínimo de los bosques debe estar entre

2 y 5 m de altura.
XI. CONCLUSIÓNES

• La biomasa área con su clase diamétrica existe una acción entre ambas variables

pero su relación es baja y que sus variaciones de biomasa aérea se deben a

efectos de su diámetro.

• El carbono almacenado con su clase diamétrica indica que también existe una

asociación con una relación baja y que sus variaciones del carbono almacenado se

deben a efectos de su diámetro.

• La clase altura y su biomasa aérea indica que hay asociación entre ambas

variables lo cual es muy alta y que sus variaciones se deben a efectos de su altura.

• La clase altura y su carbono almacenado indica que también existe una asociación

lo cual es muy alta y que sus variaciones se deben a efectos de su altura.


XII. RECOMENDACIONES

• Realizar estudios similares para poder determinar con exactitud el carbono

almacenado en diferentes tipos de bosques.

• Monitorear estos estudios para obtener información necesaria para estudios

futuros en temas referidos al medio ambiente.

• Para estimar la tasa de captura de carbono en el bosque es importante utilizar

los métodos no destructivos.

• Con los resultados obtenidos planificar actividades de reforestación en bosques

de terraza baja para utilizarlos como sumidero del dióxido de carbono.


XIII. BIBLIOGRAFIA

ALBERTO, D.M.; ELVIR, J.M. Acumulación y fijación de carbono en biomasa aérea de

Pinusoocarpaen bosques naturales en Honduras. Sistemas y recursos forestales

2008 17(1 ), 67-78. [En línea]. 2008. [Fecha de consulta: 01 de mayo de 2012].

Disponible a través de <http://www.inia.es/gcontrec/pub/067-078-

cumulacion.pdf>.

ALPÍZAR, W. 1996. Proceso metodológico para la cuantificación de carbono de la

biomasa en pie en bosque natural y sus estimaciones de no emisión y fijación.

Oficina Costarricense de Implementación Conjunta (OCIC).

BARTELINK, H. H. 1996. Allometric relationships on biomass and needle area of

Douglas-fir.For. Ecol. Manag. 86: 193-203.

BENITEZ, P.; OLSCHEWSKI, R.; DE KONING, F.; LOPEZ, M. 2001. Investigación

de bosques tropicales. Análisis costo-beneficio de usos del suelo y fijación de

carbono en sistemas forestales de Ecuador Noroccidental. Eschborn.82 p.

BROWN, S.; GUILLESPI, A.; LUGO, A. 1989. Biomasa estimation methods for

Tropical Forest with aplications to Forest Inventaries Data. Forest Science.Vol

35.881-902 p.

BROWN, S.; LUGO, A. E. 1992. Por encima de las estimaciones de biomasa de

tierra de los bisques húmedos tropicales de la Amazonia Brasilera.

lnterciencia 17:8-18.
42

BROWN S., 1992. Biomasa en bosques de Lenga en la provincia de Última

Esperanza, XII Región. Memoria de Título. Santiago, Universidad de Chile,

Facultad de Ciencias Forestales. 63 p.

BUSCH, C.; SÁNCHEZ-AZOFEITA, A. & SATHAYE, J. (2000): "Estimating the

greenhouse gas.

CARITAT. M.; OLIVA, M.; MOLINAS, M. 1992. Distribución de la biomasa en dos

parcelas de Alcornocal. Laboratori del Suro. Estudi General de Girona (UAB).

PI .Hospital 6, 17071 Girona, Espaiia. SCZENTIA gerundensis, 18: 131-142

(1992). [En línea]. [Fecha de consulta: .01 de mayo de 2012]. Disponible a

través de: <http//enersilva.navegantes.info/areasubir/artículos/Montero.pdf>.

CARZOLA C. 2008. Materia orgánica y fertilidad de suelos. Estación Experimental

Agropecuaria "Marcos Juárez". Área de suelos y producción vegetal.

Argentina.

CASTELLANOS, E. 2000. Comunicación personal, Universidad del Valle de

Guatemala, trabajo de investigación en proceso.

CAUSTON, D. R. 1985. Biometrical structural and physiological relationships among

tree parts. In: Attributes of trees as crop plants.

CHACÓN, P; LEBLANC1, H.A; RUSSO, R.O. 2007. Tierra Tropical. Fijación de

carbono en un bosque secundario de la región tropical húmeda. Costa Rica. 3

(1): 1-117.
43

CHALMERS, H. 2009. CAMBIO CLIMÁTICO: ¿QUÉ PAPEL CUMPLEN LOS

BOSQUES? Red de Ciencia y Desarrollo (SciDevNet). [En línea]. [Fecha de

consulta: 15 de mayo de 2012]. Disponible a través de:

<http://www.cambioclimatico.org/contenido/que papel cumplen-los-bosques>.

CHAVE, J.C., MULLER LANDAU, H.C., BAKER, T.R., EASDALE, T.A., TER

STEEGE, H., WEBB, C.O. 2006. Regional and phylogenetic variation of wood

density across 2,456 neotropical tree species. Ecological Applications, 16:

2356-2367.

CHOMITZ, K. 2000. Evaluating Carbon Offsets from Forestry and Energy Projects:

How Do They Compare? Development Research Group, The World Bank,

Washington, OC, USA. 25 p.

CIESLA, W. M. 1996. Cambio climático, bosques y ordenación forestal. Roma: FAO.

146 p.

CORRALES, L.; ALPIZAR, W. Y IMBACH, P. 1998. Estimación de la cantidad de

carbono almacenado y captado (masa aérea) en el Corredor Biológico

Mesoamericano, Costa Rica. Comisión Centroamericana de Ambiente y

Desarrollo. Costa Rica. 25 p.

DAUBER; E.; TERÁN, J. Y GUZMÁN, R. 2005. Estimaciones de biomasa y carbono

en bosques naturales de Bolivia. Revista Forestal Iberoamericana. 5(1) 1: 1O.


44

DEANS, J. D. J. MORA. AND J. GRACE. 1996. Biomass relationships for tree

species in regenerating semi-deciduous tropical moist forest in Cameeroon.

For. Ecol. Manag. 88: 215-225.

DE ARCE, C. 1986. Diccionario Ecologico Ilustrado. Editorial Mitre. Barcelona,

España. 239 p.

DE JONG, B. H. J., G. MONTOYA-GÓMEZ, K. NELSON, L. SOTO-PINTO, AND R.

TIPPER. 1995. Community forest management and carbon sequestration: A

feasibility study from Chiapas, México. lnterciencia 20(6): 409-416.

DEL CASTILLO M., D. M. 2011. Trabajabilidad de la madera de 20 especies

forestales del Jardín Botánico - Arboretum "El Huayo", basado en el

conocimiento de la estructura celular del xilema de la rama, !quitos, Tesis para

optar el título de Ingeniero Forestal. !quitos, Perú. Universidad Nacional de la

Amazonia Peruana, Facultad de Ciencias Forestales. 83 p.

DIÓXIDO DE CARBONO; ES EL PRINCIPAL CAUSANTE DEL CALENTAMIENTO

GLOBAL EN LA TIERRA. 2012. [En línea]. [Fecha de consulta: 28 abril de

2012], disponible a través de: < http://WwW.consumer./web/es/ambiente.php>.

EMRICH, A.; POKORNY, B.; SEPP, C.2000. Importancia del manejo de los bosques

secundarios para la política de desarrollo. GTZ. Eschborn, DE. 197 p.

FAO, 2001. [En línea]. Situación de los Bosques del Mundo. Depósitos de

documentos de la FAO. Departamento de Monte. [Fecha de consulta: 15 de

mayo de 2012]. Disponible en: www.fao.org/docrep/003/y0900s06.htm>.


45

FAO, 2002. [En línea]. Captura de carbono en los suelos para un mejor manejo de la

tierra. Informes sobre recursos mundiales de suelos. Organización de las

naciones unidas para la agricultura y la alimentación. [Fecha de consulta: 15

de mayo de 2012]. Disponible en: <http//www.fao.org/documents/2779.htm>.

FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y_ la Alimentación, IT).

2005. Situación de los bosques del mundo. Roma, IT. 153 p.

FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación,

IT).2006. Evaluación de los recursos forestales mundiales 2005: 15 resultados

claves (documento electrónico). Roma, IT.8 p.

FELDPAUSCH, T.; RONDON, M.; FERNANDES, E.; RIHA, S.; WANDELLI, E.

2004.Carbon and nutrient accumulation in secondary forests regenerating on

pastures in Central Amazonia Ecological Applications 14(4) Suplemento. 164-

176.

FRERS, C. 2006. El dióxido de carbono y su impacto en el cambio climático.

Disponible en la _World WideWeb:<www.internatura.org/informes/C02.pd>.f

FSC, 1996. Principios y Criterios para El Manejo de Bosques Naturales. Forest

Stewardship Council Documento No. 12.

HAIRIAH, K.; SITOMPUL; VAN NOODWICK, M.; PALM, CH. 2001. Methods for

sampling carbon stocks above and below ground. lnternational Centre for

Research in Agroforestry. Southheast Asían Regional Research Progamme.


46

Bogor, Indonesia, [En línea]: [Fecha de consulta: 15 de mayo de 2012].

Disponible a través de: <http:\www.icraf.cgiar.org\sea>.

HONORIO, E.; BAKER, T. 2010. Manual para el monitoreo del ciclo del carbono en

bosques amazónicos. Instituto de Investigaciones de la Amazonia Peruana.

!quitos, Perú. 54 p.

HUXLEY, J. S. 1932.Problems of relative growth. The dial press, New York. 276 p._

IPCC (lntergovernmental Panel on Climate Change, CH). 1995. IPCC Second

Assessment Climate Change 1995. IPCC. Ginebra, CH. 73 p.

IPCC. 2000. Uso de la tierra, cambio del uso de la tierra. Informe especial. Resumen

para responsables de políticas. Grupo lntergubernamental de expertos sobre

el cambio climático. Montreal, Canadá. 24 p.

IPCC (Grupo lntergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, CH). 2001.

Tercer Informe de evaluación cambio climático 2001, la base científica

(Resumen para responsables de políticas y Resumen técnico) (documento

electrónico). Ginebra, CH, IPCC. 94 p.

KANNINEN, M. 2000. Secuestro de carbono en bosques: el papel de los bosques en

el ciclo global del carbono. 11 Conferencia electrónica agroforestería para la

producción animal en América Latina (FAO-CIPAV). 12p. [En línea]. [Fecha

de consulta: 15 de mayo de 2012]. Disponible en formato pdf a través de:

<http ://lead. virtualcentre. org/es/ele/conferencia2/articu lovb. pdf>.


47

KAPPELLE, M. 2004. Diccionario de la Biodiversidad. Instituto Nacional de

Biodiversidad (INBio) & Cooperación Española (AECI). lncluding 5, 739 terms.

INBioPress, Santo Domingo de Heredia, 2004.

KOSKELA, J.; NYGREN, P.; BERNINGER, F.; LUUKKANEN, O. 2000. Implicaciones

del Protocolo de Kyoto para la gestión de los bosques tropicales y uso de la

tierra: perspectivas y dificultades. (Tropical Forestry Reports 22). Helsinki, Fl,

University of Helsinki.1 03 p.

LANDSBERG, J. J., ANO S. T. GOWER. 1997. Applications of Physiological Ecology

to Forest Management. Academic Press. San Diego, U.S.A. 354 p.

MADGWICK, H. 1973. Biomasa and productivity models of forests canopies. En

Analysis of temperate forests ecosystems. Springer Verlag, Berlin. RFA.

MACDICKEN, K. G. A guide to monitoring carbon storage in forestry and agroforestry

projects. USA. [En línea] 1997. [Fecha de consulta: 15 de mayo de 2012].

Disponible en: <http://www.winrock.org/clean energy/files/carbon.pdf>

MALHI, Y.; BALDOCCHI, D.D. Y JARVIS, P.G. 1999.The Carbon Balance of

Tropical, Temperate and Boreal Forests. Plant, Cell and Environment: 715-

740.

MÁRQUEZ. 2000. Comunicación personal. Valores de carbono almacenado para los

bosques latifoliado y mixto del área del Lago de Atitlán, Sololá, Guatemala.

Fundación Solar. Guatemala.


48

MÁRQUEZ, L; ROY, A; CASTELLANOS, E. 2000. Elementos técnicos para

inventarios de carbono en uso del suelo. Guatemala, Fundación Solar.

MASERA, O; CERÓN, A; ORDÓÑEZ, A. 2001. Forestry mitigation options for

Mexico: Finding synergies between national sustainable development priorities

and global concerns. Mitigation and Adaptation Strategiesfor Global Change.

MX (6): 291-312.

MEDIO AMBIENTE, ENERGÍA y CIENCIA. Noviembre 2005.

<http://www.consumer.es/web/es/medio ambiente/energia y ciencia/2005/11

/04/146723.php>.

MEDIO AMBIENTE. Mayo 2013. <http://www.definicionabc.com/medio-

ambiente/bosque.php#ixzz2TOD44Xeb>.

OMM (Organización Metereológica Mundial, CH). 2006. [En línea]. The state of

greenhouse gases in the atmosphere using global observations up to

December 2004. Greenhouse Gas Bulletin 1:14. Génova, IT, OMM. 4p.

[Fecha de consulta: 15 de mayo 2012]. Disponible a través de

<http://gaw.kishou.go.jp/wdcgg.html>

ORTEGA, S. C.; GARCÍA-GUERRERO, A.; RUÍZ, C.A.; SABOGAL, J. 2010.

DEFORESTACIÓN EVITADA. UNA GUÍA REDD-+ COLOMBIA. Ministerio de

Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial; Conservación Internacional

Colombia; Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF); The Nature

Conservancy; Corporación Ecoversa; Fundación Natura; Agencia de


49

Cooperación Americana (USAID); Patrimonio Natural - Fondo para la

Biodiversidad y Áreas Protegidas y Fondo para la Acción Ambiental. Bogotá.

72 p.

PIZZURNO, M.C. 2010. Estimación preliminar del stock de carbono en diferentes

tipos de bosques en el parque nacional Caazapá, Departamento Caazapá

(Tesis para obtener el título de Ingeniero Forestal). San Lorenzo, Paraguay.

Universidad Nacional de Asunción. Facultad de Ciencias Agrarias-

Departamento de Silvicultura y Ordenación Forestai.Paraguay.87 p.

POST, W.; EMANUEL, R.; ZINKE, P. ANO STANGENBERGER , AG. 1982. Soil

carbon pools and world life zones. Nature 298: 156-159

RENDÓN, 0.; BAKER, T.; HEALEY, J.; DEL CASTILLO, D.; PG JONES, J.; ROMAN,

R. 2009. Criterios e indicadores ara proyectos REDD. Fortalecimiento de

capacidades para pagos de seNicios ambientales (carbono y biodiversidad)

en la Amazonia Peruana. Universidad de Leeds, Reyno Unido. 35 p.

RÜGNITZ, M. T.; CHACÓN, M. L.; PORRO R. 2009. Guía para la Determinación de

Carbono en Pequeñas Propiedades Rurales -- 1. ed. -- Lima, Perú.: Centro

Mundial Agroflorestal (ICRAF) 1 Consórcio Iniciativa Amazónica (lA). 79 p.

SANQUETTA, C. R.; BALBINOT, R. 2004. Metodología para determinar la biomasa

forestal. In: SANQUETTA, C. R.; ZILLIOTTO, M. A. (Ed). Fijación de carbono:

Actualidades, proyectos e investigaciones. Curitiba, Brasil.


50

SEGOVIA, G. Calentamiento global y C02. Boletín Electrónico Ciencia. [En línea].

2009[Fecha de consulta: 15 mayo 2012]. Disponible en: <http://www.segovia-

hernandez.com/publicaciones/id= 122627. pdf>.

SILVER, W.L.; KUEPPERS, L.; LUGO, A. E.; OSTERTAG, R. Y MATZEK, V.

2004.Carbon sequestration and plant community dynamics following

reforestation of tropical pasture. Ecological Applications 14(4) Suplemento

2004:1115-1127.

SOMOGYI, Z.; CIENCIALA, E.; MAKIPAA, MUUKKONEN, P.; LEHTONEN A.;

WEISS, P. [En línea]. INDIRECT METHODS OF LARGE FOREST BIOMASS

ESTIMATION. Europe Journal Forest Research. STERN, N. 2006. Stern

Review on the Economics of Climate Change.HM Treasury.2006. [citado 15

de mayo 2012]. Disponible a través de: <http://www.hm-

treasury.gov.uk/sternreview index.htm>.

TELLER A., 1988. Biomass, productivity and wood waste evaluation in a spruce

forest (Strainchamps, 1983). Commonwealth Forest Review 67(2):129-147.

TRAVER, M.; PUERTAS, F; PRIMICIA, l. 2007. Proyecto FORSEE. Una red de

zonas piloto para verificar y mejorar los indicadores de gestión forestal

sostenible de los bosques a nivel regional en el arco atlántico de Europa.

Informe final regional. [En línea]. [Fecha de consulta: 01 de mayo de 2012].

Disponible a través de: <http//w3.pierroton.inra.fr/IEFC/FORSEErapports.pdf>.


51

WADSWORTH, F.H. 2000. Producción forestal para América Tropical. Manual de

agricultura 710-S. United States Department of Agriculture (USDA), Forest

Service. Washington DC, US. 563.


ANEXO
MATRIZ DE CONSISTENCIA

TITULO: "RELACIÓN DE BIOMASA AÉREA Y CARBONO ALMACENADO EN LOS BOSQUES DEL ARBORETUM "EL
HUAYO", CIEFOR- PUERTO ALMENDRAS, !QUITOS"

AUTOR: Bach. BABILONIA HONORES PORTAL CESAR.

FORMULACION DE
HIPOTESIS OBJETIVOS VARIABLES DE ESTUDIO INDICADORES IN DICES
PROBLEMA
GENERAL GENERAL

¿Cuál es la relación de • Existe relación de • Relacionar la biomasa Biomasa aérea. Peso seco. tn/ha.
biomasa aérea y de biomasa área y de aérea y carbono
carbono almacenado, carbono almacenado almacenado en los Carbono almacenado. Peso del Carbono tn/ha.
en los bosques del en los bosques del bosques del Arboretum almacenado.
Arboretum "EL Arboretum "EL "EL HUAYO".
HUAYO". HUAYO".
• Determinar la relación de
la biomasa aérea y su
clase diamétrica en los
bosques del Arboretum.

• Determinar la relación del


carbono almacenado y su
clase diamétrica en los
bosques del Arboretum.

• Determinar la relación de
la biomasa aérea y el
carbono almacenado con
la altura total de los
bosques del Arboretum.
54

Formato de campo

Responsable: Fecha:

Hora de inicio:
-------------------- Hora de finalización: ----------------
N0 de personas: -------------

Formulario de Inventario Forestal para determinar la biomasa aérea y carbono

almacenado

DAP
NO Sub parcela Nombre común Nombre científico Altura del árbol (m) Observación
(cm)
55

. ,_
l,¡t·,\f.'-f'lo\
.,--~"-~~.,,-,~,u
JV'ti\UU t'il~llUt "'t
.fJf. .-tm<\U
li _ _ ._.. lí.'ii

,. ¡-"'"··-
. ....,._,...._,.
!\~a.J61•
·~
........... ...
,.

•''-~
'\
'.- .
t \:i\
'' 1
"-, '<) ••

l \
; ; ~
!
l -'
1 '
l
./-

, ,,·1'
~

•CENTRO DE
¡. !INVESTIGACIÓN Y
'ENSEÑANZA FORESTAL-
.,....,., CIEFOR-FCF-UNAP

Figura 06. Mapa de ubicación del Centro de Investigación y Enseñanza Forestal


56

u----I.jo:_y_F~Ji.D_.~-
(]]c~~ T•titllr:O tt• l

•c-...a.. .
li-t! hu 4el Cuo:'lub
N<... ~ •

nO f1.Motll!l\ 4• Tcmlb w en
uBP1oat~~
r.
. 4•C•4tO'f AJ~ o.:!..
Pl.oa1.e~adt[t,_ .. Fotottüu
F~~ata)o, :<:0)
nO F'luo!..eot• 4• Tenll::b.. W•nJl,
IN•rn101H".....,.
•O.tu\-~ ... r:LHUI.YO
~o~~~ ... ..,..,.
~

T~o4• !lett'•
c:::J t.co.,.. -~tul~
CJ IJ.otqo>e 4o ten•&& -.1;..

i Área de
estudio

Figura 07. Mapa de ubicación de la parcela No 12 para la evaluación de la biomasa

aérea y carbono almacenado.


57

Cuadro 09. Biomasa aérea y carbono almacenado en los bosques del Arboretum.

Carbono
N° de Sub Biomasa Biomasa Carbono
N/IND Almacenado
parcela Aérea (tn) Aérea (tn/h) Almacenado (tn)
(tn/h)

1 48 3,550432374 88,76080934 1,775216187 44,38040467

2 89 4,643792733 116,0948183 2,321896366 58,04740916

3 71 29,30346737 732,5866843 14,65173369 366,2933422

4 71 9,626736474 240,6684119 4,813368237 120,3342059

5 18 4,404788825 110,1197206 2,202394413 55,05986032

6 83 21 ,44457289 536,1143222 1O, 72228644 268,0571611

7 55 24,81433103 620,3582758 12,40716552 310,1791379

8 97 14,19754367 354,9385917 7,098771835 177,4692959

9 66 12,75688219 318,9220548 6,378441096 159,4610274

10 74 4,407283476 11 O, 1820869 2,203641738 55,09104345

11 67 9,197177082 229,929427 4,598588541 114,9647135

12 55 12,54264201 313,5660502 6,271321004 156,7830251

13 66 9,236523794 230,9130949 4,618261897 115,4565474

14 58 13,4622227 336,5555674 6,731111348 168,2777837

15 59 15,28572415 382,1431038 7,642862076 191,0715519

16 49 15,52976796 388,2441991 7,764883982 194,1220995

17 71 3,597720712 89,94301781 1 '798860356 44,9715089

18 85 9,574469269 239,3617317 4, 787234634 119,6808659

19 55 8,903870386 222,5967596 4,451935193 111 ,2983798


58

20 65 7,520609129 188,0152282 3,760304564 94,00761411

21 94 11 ,32254654 283,0636636 5,661273272 141,5318318

22 92 12,78764889 319,6912221 6,393824443 159,8456111

23 92 6,300486789 157,5121697 3,150243394 78,75608486

24 .. 62 6,196424759 154,910619 3,09821238 77,45530949

25 46 8,216049179 205,4012295 4,10802459 102,7006147

Total 1688 278,82 6970,59 139,41 3485,29


59

Cuadro 1O. Análisis de variancia de la biomasa aérea y su carbono almacenado.

Grado
Fuente de Suma Cuadrado Valor crítico
de F
variancia Cuadrados Medio de F
Libertad

Regresión 1,00 253,91 253,91 1,8181 E+32 0,00


Residuos 23,00 0,00 0,00
Total 24,00 253,91

Cuadro 11. Clase diamétrica con respecto a su biomasa aérea.

Clase Biomasa Aérea Biomasa Aérea

Diamétrica (tn) (tn/h)

o 15,50 387,44

10 42,66 1066,42

1 20 53,23 1330,68

30 31,62 790,41

40 58,73 1468,17
,.

50 31,95 798,82

60 45,15 1128,66

Total 278,82 6970,59


60

Cuadro 12. Análisis de variancia de la clase diamétrica y su biomasa aérea.

Fuente de Grado de Suma de Promedio de Valor crítico


F
variancia Libertad cuadrados los cuadrados de F

Regresión 1 190,5224755 190,5224755 0,86295281 0,39554963


Residuos 5 1103,89858 220,779716
Total 6 1294,421055

Cuadro 13. Clase diamétrica con respecto a su carbono almacenado.

Clase Diamétrica Carbono Almacenado (tn) Carbono Almacenado(tn/h)

o 7,75 193,72

10 21,33 533,21

20 26,61 665,34

30 15,81 395,20

40 29,36 734,08

50 15,98 399,41

60 22,57 564,33

Total 139,41 "3485,30

Cuadro 14. Análisis de variancia de la clase diamétrica y su carbón almacenado.

Fuente de Grado de Suma de Promedio de Valor crítico


variancia libertad cuadrados los cuadrados F de F
Regresión 1 47,63061887 47,63061887 0,86295281 0,395549634
Residuos 5 275,974645 55,19492899
Total 6 323,6052638
61

Cuadro 15. Clase altura con respecto a su biomasa aérea.

Clase Biomasa Aérea Biomasa Aérea

Altura (tn) (tn/h)

o 29,04572052 726,1430131

10 117' 7580086 2943,950214

20·. 132,0199853 3300,499633

Total 278,8237144 6970,59286

Cuadro 16. Análisis de variancia de la clase altura y su biomasa aérea.

Grados Promedio de
Fuente de Suma de Valor crítico
de ·los F
variancia cuadrados de F
libertad cuadrados
Regresión 1 5301,849603 5301,849603 5,73912414 0,25174242
Residuos 1 923,8081417 923,8081417
Total 2 6225,657745

Cuadro 17. Clase altura con respecto a su carbono almacenado.

Carbono Carbono
Clase
Almacenado Almacenado
Altura
(tn) (tn/h)

o 14,52286026 363,0715065

10 58,87900428 1471,975107

20 66,00999265 1650,249816

Total 139,4118572 3485,29643


62

Cuadro 18. Análisis de variancia de la clase altura y su carbono almacenado.

Promedio de
Fuente de Grados de Suma de Valor crítico
los F
variancia libertad cuadrados de F
cuadrados
Regresión -1 1325,462401 1325,462401 5,73912414 0,25174242
Residuos 1 230,9520354 230,9520354
Total 2 1556,414436
5~2