Está en la página 1de 2

ALAN TURING

en 1936 publicó el artículo “Sobre números computables, con una aplicación al


Entscheidungsproblem” (traducible como “problema de decisión”), que resultó ser el origen
de la informática teórica. En él definía qué era computable y qué no lo era. Lo computable era
todo aquello que podía resolverse con un algoritmo (conjunto de instrucciones finito que,
mediante pasos sucesivos, lleva a la solución de un problema). El resto eran tareas no
computables.
Turing predijo incluso los fallos que hoy afectan a nuestros ordenadores, como el hecho de que
se "cuelguen".

Antes de la existencia de los ordenadores, Turing no solo teorizó sobre la base de su


funcionamiento, sino que incluso predijo sus futuros fallos. Así, mientras ideaba su máquina,
definió el problema de parada, o halting problem, al afirmar que no existe ningún algoritmo
general que pueda averiguar si una operación iniciada será finita o no. Turing vaticinó de este
modo que los ordenadores se “colgarían”. Hoy, cuando una computadora cae en un bucle
infinito, debemos conformarnos con reiniciar la máquina.

René Descartes
Descartes, el filósofo francés por excelencia del siglo XVII, pretendía desarrollar un método que
permitiera alcanzar la verdad y hacer de la filosofía un conocimiento tan exacto y tan fiable como
pudiese serlo la geometría. Este método estaría inspirado en el hipotético-deductivo de Galileo y
constaría de cuatro reglas (evidencia, análisis, síntesis y enumeración). Aplicando este método a la
filosofía se encuentra con la necesidad de encontrar una realidad simple y evidente sobre la cual
construir todas las demás. Para ello aplica la duda metódica, descartando todas las ideas de las cuales
podamos tener la más mínima duda, para finalmente encontrar la primera verdad y la primera
realidad, el Yo.

El Yo, o “Res Cogitans” es una substancia. Es decir, no necesita de nada más para existir (solo
necesitaría a Dios para ser creado). No sería otra cosa que pensamiento, que nuestra mente y,
además, es totalmente independiente de nuestro cuerpo.

Descartes afirmó entonces que jamás podrían recrearse artificialmente la capacidad para el lenguaje
natural y la flexibilidad para habérselas con problemas de todo tipo de forma que nos fuera imposible
saber si estamos tratando con una máquina o con un ser humano. En esto se basa precisamente el
Test de Turing, el cual se podría resumir en lo siguiente: una persona interroga a un hombre y a una
máquina, los cuales están aislados del interrogador. Si el interrogador confunde a la máquina con un
hombre, esta máquina es inteligente.
Herbert Alexander Simón

Simón fue un pionero en el campo de la inteligencia artificial, creando con Allen Newell los
programas Logic Theory Machine (1956) y General Problem Solver (GPS) (1957). El GPS posiblemente
sea el primer método desarrollado para separar la estrategia de resolución de problemas de la
información sobre problemas particulares. Ambos programas se desarrollaron utilizando el lenguaje
de procesamiento de la información (IPL) (1956) desarrollado por Newell, Cliff Shaw y Simón. Donald
Knuth menciona el desarrollo del procesamiento de listas en IPL, con la lista vinculada originalmente
llamada "memoria NSS" por sus inventores.14 En 1957, Simón predijo que el ajedrez por computadora
superaría las habilidades del ajedrez humano en "diez años" aunque, en realidad, esa transición duró
unos cuarenta años.